Archive for 19 mayo 2013

El colapso de Tirinto

¿Por qué sucumbieron los centros palaciegos micénicos alrededor del año 1200 a.C.? Un equipo germano-griego está comprobando si Tirinto fue destruida por un terremoto

Tirinto-proyecto_heracles

En el Canto II de la Ilíada, que según recientes investigaciones fue recopilada en el siglo VIII a.C., hay una referencia a Tirinto y a sus poderosas murallas. Es decir, en los antiguos relatos épicos griegos ya se ensalzaban las murallas de Tirinto e incluso su construcción fue atribuida a los míticos gigantes. El viajero e historiador griego Pausanias visitó sus ruinas en el siglo II d.C. y destacó que las murallas eran los únicos restos de la antigua ciudadela que quedaban en pie. Pausanias explica que un par de mulas no podrían haber movido ni siquiera la menor de las piedras usadas en la edificación, que sólo los cíclopes pudieron haber levantado las colosales piedras, que no estaban labradas. «Describe con bastante acierto la técnica constructiva ciclópea, que de hecho consiste en colocar enormes bloques de piedra con pequeñas piedras en los intersticios. Estos bloques, algunos de los cuales pesan más de diez toneladas, no están completamente en bruto, sino que fueron tallados. En este sentido, Pausanias estaba equivocado, simplemente quería expresar su asombro ante el tamaño y el peso de estos bloques», explican los arqueólogos Joseph Maran y Ursula Meinhardt a Historia National Geographic. Joseph Maran, de la Universidad de Heidelberg, es el director de las excavaciones en Tirinto, un proyecto del Instituto Arqueológico Alemán, en las que también participa Ursula Meinhardt. «El grosor de la muralla es variable, pero tiene un promedio de 7,30 metros. No es posible conocer su altura original, pues en ningún punto se ha conservado la muralla fortificada en su máxima altura. En la entrada principal, en el lado este de la ciudadela alta, la muralla tiene siete metros de altura en la fachada interior, pero se considera que es la altura mínima. El recinto tiene una longitud total de 350 metros», añaden.

La desaforada magnitud de las murallas de la antigua Tirinto, emplazada en un otero de la Argólida, da una idea de la importancia que debió tener la ciudad en época micénica. Las tumbas de fosa de Micenas, y sus lujosos ajuares, han revelado la presencia de una élite poderosa que ya ocupaba esta fortaleza en los siglos XVI y XV a.C. En cambio, todavía se desconoce la función que pudo tener Tirinto en esa época, ya que fue a partir del siglo XIV a.C. cuando se transformó gradualmente en un centro palaciego. ¿Qué ocurrió alrededor del año 1200 a.C.? ¿Por qué colapsaron los centros palaciegos micénicos? ¿Acaso se produjo un asalto, una invasión o una rebelión? ¿Por qué decayeron también sus sistemas políticos?

«Se trata de un fenómeno sorprendente en toda la Argólida y más allá que todavía requiere más investigación. Una conflagración destruyó el palacio de Tirinto, mientras que las casas de la ciudadela baja parecen haber sido destruidas pero sin que se haya observado el impacto de un fuego. La pregunta crucial es: ¿ocurrió esto en un momento determinado o durante un período corto de tiempo? El arqueólogo Klaus Kilian reconstruyó, a partir de sus observaciones durante los años setenta y ochenta, un suceso repentino causado por un desastre natural. Esta hipótesis se está investigando actualmente, pero hasta ahora es una mera conjetura arqueológica que todavía no ha sido probada por las ciencias geológicas», observan los arqueólogos alemanes.

Eso es precisamente lo que están intentando comprobar los geocientíficos Klaus-G. Hinzen, de la Universidad de Colonia, y Sharon K. Reamer, que desde septiembre de 2012 forman parte del proyecto Heracles, junto a Joseph Maran, Ursula Meinhardt y un equipo germanogriego. «La teoría según la cual los muros de la ciudad se derrumbaron como consecuencia de un terremoto no es nuestra. En el proyecto Heracles somos completamente neutrales respecto a las causas que provocaron el deterioro de la ciudad. Fue Klaus Kilian quien planteó la hipótesis del derrumbe causado por un terremoto, que se basa principalmente en sus observaciones en las partes afectadas de las murallas e inventario en la ciudadela baja de Tirinto. Uno de los objetivos del proyecto consiste en probar esta hipótesis con los métodos y modelos de la ingeniería sísmica, que hasta la fecha nunca se ha intentado», explican Klaus-G. Hinzen y Sharon K. Reamer a Historia National Geographic. «Kilian planteó la hipótesis de que los daños en los edificios palaciegos fueran debidos a movimientos sísmicos del suelo, pero los daños en los muros ciclópeos pudieron haber ocurrido más tarde de finales de la Edad de Bronce. Así que queda una pregunta por responder: ¿Puede un terremoto destruir la mayor parte del palacio, pero dejar prácticamente intactos los muros fortificados?», reflexionan.

Los investigadores están analizando los restos de edificios y murallas para comprobar la hipótesis de la destrucción de Tirinto y Midea como consecuencia de uno o varios terremotos. «Hemos empezado con un escaneado láser en 3D en una pequeña sección del muro. Sin embargo, la mayor parte de este trabajo está programada para este verano; todavía es muy pronto para extraer conclusiones», indican los geocientíficos.

Fuente: National Geographic

Anuncios

19 mayo 2013 at 10:44 am Deja un comentario

Nueva vida para la necrópolis paleocristiana de Tarragona

El cementerio romano, con tumbas desde el siglo I a. C., estaba cerrado desde 1992

necrópolis-paleocristiana-Tarragona

Primeros visitantes de la renovada necrópolis paleocristiana de Tarragona. / JOSEP LLUIS SELLART

La necrópolis paleocristiana de Tarragona, cerrada desde el año 1992, vuelve a estar abierta al público desde este fin de semana. El Departamento de Cultura de la Generalitat organizó ayer la primera visita al recinto en veinte años, coincidiendo con el Día Internacional de los Museos. El espacio renace con un nuevo itinerario por los recovecos de lo que es considerado como el conjunto funerario tardorromano a cielo abierto más importante del Imperio en Occidente. Las obras de puesta de largo, iniciadas en enero, han sido financiadas por Cultura con un coste de 225.000 euros. “Cataluña recupera una de sus joyas, es increíble que aún no estuviese realizada la restauración”, afirmó ayer el consejero de este departamento, Ferran Mascarell.

Los trabajos, realizados por un equipo multidisciplinar, se han centrado en recuperar la imagen que podría haber tenido el vestigio en época romana y en trazar por él un recorrido coherente. También se han protegido enterramientos degradados, puesto de relieve restos de interés y delimitado visualmente las diferentes áreas con pavimentos cromáticos. La funcionalidad del cementerio es clave para entender el proceso de implantación del primer cristianismo en la urbe, explicaron ayer Jacqueline Pacheco, arquitecta de los Servicios Territoriales del Departamento de Cultura en Tarragona, y Josep Anton Remolà, arqueólogo del Museo Nacional Arqueológico de Tarragona (MNAT). Ambos han sido los encargados de pilotar las actuaciones.

La revitalización del yacimiento, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en 2000, era una exigencia de la localidad por su valor histórico: Está ubicado en lo que un día fue una extensa zona suburbial de la antigua Tarraco, donde coexistían edificaciones residenciales, talleres y entierros. Los restos arqueológicos están vertebrados por un vial romano paralelo a la orilla del río Francolí, que conectaba el suburbio portuario con las principales salidas de la ciudad, como la Vía Augusta. Al este del vial se encuentran los restos de una antigua casa romana (domus) y al oeste se conserva un sector de la necrópolis paelocristiana. Esta abarca restos romanos de un periodo muy extenso de tiempo, desde el siglo I a. C. hasta el siglo VII d. C. En el área del cementerio se han recabado unas 2.051 inhumaciones que abrazan desde el siglo III d. C. hasta el periodo visigodo. “Pero continúa habiendo tumbas sin excavar”, explicó Remolà.

Los restos fueron depositados en ataúdes de madera, humildes losas, ánforas o sarcófagos de mármol, plomo y piedra e incluso mausoleos, dependiendo de la clase social a la que pertenecían. También se celebraron entierros colectivos en el lugar, que abarca 2.000 metros cuadrados. Además, los arqueólogos manejan la hipótesis de que los restos se encontraban colocados tanto alrededor como en el interior de una basílica. En ella se ha querido identificar una tumba con inscripciones alusivas a tres mártires de Tarraco, Fructuoso, Augurio y Eulogio, quemados vivos en la arena del Anfiteatro. Ballesteros recordó ayer otro hallazgo en los terrenos; el de la conocida como muñeca de Ivori, que data del siglo IV d. C. Aparecida dentro de un sarcófago junto a los despojos de una niña de seis años, que sobrepasa los 20 centímetros de altura y, además, su espalda, codos y rodillas están articuladas.

La necrópolis, recordó Remolà, fue descubierta en 1923. El hallazgo ocurrió durante la construcción de una factoría de la Compañía de Tabacos en la orilla de río. El sacerdote Joan Serra i Vilaró se dedicó con intensidad durante una década a excavar los terrenos. Por eso el espacio encierra otra curiosidad: Tanto apego sentía por la necrópolis el canónigo de la catedral de Tarragona que ordenó ser enterrado en ella. Hoy su tumba preside el espacio. “Su cuerpo fue embalsamado y colocado en una especie de búnker de hormigón”, narró Remolà.

Mascarell aseguró que la intervención de la necrópolis sigue siendo el paso previo de otro proyecto más ambicioso; el de trasladar a La Tabacalera el MNAT, la Biblioteca Pública de Tarragona y el Depósito Nacional Arqueológico. Pero la promesa tendrá que seguir aguardando porque la operación, que debería contar con la implicación del Estado, la Generalitat y la administración local, permanece paralizada. “Estamos centrados en definir bien el proyecto porque es fundamental para articular todo el sistema museístico arqueológico de la ciudad de Tarragona y del futuro del país”, concluyó el consejero.

Fuente: Mercè Pérez Pons | El País

19 mayo 2013 at 8:45 am Deja un comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2013
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente