Posts filed under ‘ciencia’

Ciencia para revelar la historia: tras la pista de Tartessos

¿Cómo se fabricó el tesoro del Carambolo? Una nueva técnica de micro-fluorescencia desarrollada por investigadores del Centro Nacional de Aceleradores, en Sevilla, revela nuevos secretos sobre uno de los mayores tesoros del periodo tartésico en España

el-tesoro-del-carambolo_ng

Imagen general del tesoro de El Carambolo hallado en 1958 en las inmediaciones de la localidad de Camas, Sevilla. Foto: S. Scrivano et al. / Universidad de Sevilla

Fuente: HÉCTOR RODRÍGUEZ  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
16 de febrero de 2017

El 30 de septiembre de 1958 será recordado en los alrededores de Sevilla por el hallazgo arqueológico realizado en la localidad de Camas. El descubrimiento en cuestión tuvo lugar en los terrenos de la Real Sociedad de Tiro de Pichón de la villa hispalense, durante el transcurso de unas obras para la ampliación de las instalaciones. Fue entonces cuando la azada de uno de los operarios de la obra golpeó un objeto metálico. Este, sería la primera de las 21 piezas que pondrían -por fin- en el mapa a la civilización tartésica.

El conocido como el tesoro de El Carambolo, así bautizado por el cerro en que se encontró, está formado por 21 piezas de oro de 24 quilates. Juntas suman un peso de 2.950 gramos. Entre las piezas halladas, se encuentran dos brazaletes, dos pectorales, un collar y 16 placas de oro, encontradas todas ellas dentro de un recipiente de barro ovalado, junto a algunos restos de cerámica y los huesos de varios animales. Las joyas gozan de un estado de conservación óptimo salvo por algunos rasguños producidos en el momento en que fueron halladas. Estas, profusamente decoradas, dan testimonio de un arte fastuoso, delicado, bárbaro, y a su vez, de una muy notable unidad de estilo.

Las interpretaciones más aceptadas afirman que las piezas del tesoro formaron parte de los adornos de alguna figura política o religiosa de alto estatus. Sin embargo, por otra parte, el ya fallecido historiador y arqueólogo J. M. Blázquez Martínez de la Universidad de Salamanca explica en su obra, La religión de los pueblos de la Hispania preromana, que el toro fue una figura muy venerada por varias culturas en la península Ibérica. Y en este sentido, otras hipótesis más recientes, basadas en criterios arqueológicos y etnográficos, apuntan que podría tratarse, en parte, de los adornos un toro sagrado.

El tesoro del Carambolo es un conjunto de joyería de oro datada entre los siglos VIII y VI a.C, y que representa un conjunto estilístico sin igual en el campo de la arqueología.

pectoral-con-rosetas-del-tesoro-de-el-carambolo

Pectoral con rosetas del tesoro de El Carambolo. Foto: S. Scrivano et al. / Universidad de Sevilla

Sea como fuere, de lo que no cabe ninguna duda es de que el tesoro del Carambolo es un conjunto de joyería de oro datada entre los siglos VIII y VI a.C, y que representa un conjunto estilístico sin igual en el campo de la arqueología. Sus características morfológicas y de manufactura no se han encontrado en otros objetos del mismo periodo en la península Ibérica, por lo que la incógnita respecto a su significado y función sigue siendo objeto de estudio y discusión entre los expertos.

Un pueblo perdido en tiempo

Si bien es cierto que existe una extensa literatura en torno a la cultura tartésica, – a la que se vincula el presente tesoro- poco de lo escrito hasta el momento se puede respaldar con total seguridad. Ya en el Libro de los Reyes, en el Antiguo Testamento, escritas en torno al siglo VII a. C. pueden encontrase las primeras alusiones a esta civilización, localizada en lo que fue un lejano y misterioso lugar llamado Tarsis. Dícese que cada tres años las naves del Rey Salomón, volvían de esta ciudad, situada al sur de la península Ibérica, cargados de oro, plata y diversas riquezas.

brazalete

Uno de los brazaletes del tesoro de El Carambolo. El tesoro de El Carambolo, fechado en el periodo comprendido entre los siglos VIII y VI a.C. está compuesto por 21 piezas ornamentales, las cuales constituyen una unidad tipológica y estilística única en el campo arqueológico. Foto: S. Scrivano et al. / Universidad de Sevilla

Dos siglos más tarde, ya en el V a.C., también Heródoto de Halicarnaso, considerado padre de la historia, hacía referencia a Tartessos en sus escritos. En ellos alude al rey Argantonio,el hombre de plata“, último rey tartésio, con el que el reino llego a su fin, y el único del que se tienen referencias históricas. Tan solo un siglo antes, en el VI a.C el poeta Anacreonte también dejaría escritas algunas referencias en torno a esta misteriosa civilización.

Aurelio Padilla Monge, profesor de historia antigua en la Universidad de Sevilla, en su trabajo Algunas notas sobre la figura de Argantonio y sus elementos míticos, publicado en el Archivo Español de Arqueología, afirma que, buena parte de la historiografía centrada en la Iberia prerromana defiende que aquello que los griegos llamaron Tartessos fue una elaboración de la imaginación griega, construida a partir de algunos datos ciertos, y que acabó finalmente por integrarse en la mitología helena. De hecho la civilización tartésica -junto con la Atlántida- es unos de los grandes misterios que hunden sus raíces en la Grecia Clásica.

placa-con-rosetas-del-tesoro-de-el-carambolo

Placa con rosetas del tesoro de El Carambolo. Se ha concluido que han sido tres los distintos tipos de soldaduras empleadas: soldadura autógena, soldadura por fusión local y soldadura por aleación. Foto: S. Scrivano et al. / Universidad de Sevilla

De cualquier modo, los restos de distintos yacimientos arqueológicos sitúan a una hipotética civilización tartésica en el valle del Guadalquivir, al suroeste de la península Ibérica, en el territorio conformado entre las ciudades de Sevilla, Cadiz y Huelva durante la Edad del Bronce, y algo mas tarde, alcanzada la Edad del Hierro, desplazada en el espacio hacia el norte, al sur de Badajoz, e incluso hasta Portugal.

De este modo, aunque se sitúa a los tartesios en el interior de la península ibérica, y a sus vecinos fenicios en las áreas de litoral, la cercanía entrambos alimenta el debate en la actualidad sobre como fue la relación entre sendos pueblos. O si se trataba, verdaderamente, de dos pueblos distintos. Entre los estudiosos de la materia hay quien piensa que entre tartesios y fenicios existió un gran entendimiento y una fructífera coexistencia, origen de la posterior fusión de las dos culturas, y lo que motiva en la actualidad la imposibilidad de discernir -en términos arqueológicos- entre sus diferencias.

Arrojando luz, y rayos X, sobre el misterio

Tartésico o fenicio, la importancia del tesoro del Carambolo y el interés por su estudio en profundidad, ha llevado a los investigadores del Centro Nacional de Aceleradores a desarrollar un nuevo sistema para el análisis de sus piezas. Se trata de un nuevo sistema portátil de micro-fluorescencia de rayos X.

En el estudio de los hallazgos arqueológicos surgen a menudo preguntas imposibles de ser contestadas sin la ayuda de ciertas disciplinas científicas

En el estudio de los hallazgos arqueológicos surgen a menudo preguntas imposibles de ser contestadas sin la ayuda de ciertas disciplinas científicas. Algunas de estas cuestiones abarcan el tipo de material que constituye un objeto, su procedencia o su edad. Así, en los últimos años, la aplicación de estos métodos de análisis en el estudio de piezas de otras épocas ha permitido un aprendizaje sin precedentes. El conocimiento de la estructura de los materiales y los procesos químico-físicos relacionados con la creación de un objeto permite revelar el desarrollo tecnológico de los artesanos de la época, además de proporcionar una valiosa información para su conservación, restauración y la autenticación de los materiales que componen una obra de arte.

Simona Scrivano del departamento de Física Atómica, Molecular y Nuclear de la Universidad de Sevilla explica que: “en el ámbito de las técnicas aplicadas -como es el caso- a la joyería antigua en particular, hay numerosas características analíticas a tener en cuenta debido a la particularidad y heterogeneidad de los objetos que se quieren estudiar. También debido al gran valor de las piezas, su unicidad y a las restricciones en materia de seguridad de los museos y fundaciones a cargo de las mismas”.

La micro-XRF, (por sus siglas en inglés), es una técnica de análisis más moderna que permite el examen detallado de pequeñas zonas de la muestra

medicion-milimetrica

Detalle de la medida de uno de los brazaletes del tesoro de El Carambolo Foto: S. Scrivano et al. / Universidad de Sevilla

“Un requisito fundamental en el estudio del tesoro del Carambolo y otros hallazgos arqueológicos, es obtener una elevada resolución espacial que permita distinguir los diminutos detalles que presentan los objetos analizados, tales como las decoraciones y las zonas de soldaduras, a veces de un tamaño inferior a 50μm”, comenta la investigadora a National Geographic. Esta es la razón que motivó el desarrollo de un nuevo equipo portátil de micro-fluorescencia de rayos X.

La micro-XRF, (por sus siglas en inglés), es una moderna técnica de análisis que permite el examen detallado de pequeñas zonas de la muestra estudiada. Esta, consiste en el análisis de los rayos X emitidos por dicha muestra , – en este caso las piezas del tesoro- tras haber sido expuesta a otro tipo de radiación primaria. Posteriormente, a partir de una técnica conocida con el nombre de espectrometría, se analiza la radiación devuelta. Con ello, a partir de los datos obtenidos se torna posible averiguar de que elementos se compone el objeto estudiado así como la proporción en la que se encuentran.

La importancia del detalle

El nuevo equipo de micro-XRF fue desarrollado por investigadores del Centro Nacional de Aceleradores y de la Universidad de Sevilla con una idea general muy concreta: conseguir un instrumento capaz de analizar a escala micrométrica (inferior a 100 μm) los detalles presentes en las joyas arqueológicas.

Aunque el tesoro del Carambolo ha atraído la atención de numerosos investigadores desde su descubrimiento, aún faltaba por realizar un estudio detallado de los procesos de soldadura empleados y de las técnicas de producción. Según nos indica Scrivano: “el nuevo equipo portátil de micro-XRF ha verificado la validez del uso del nuevo sistema para analizar detalles muy pequeños tales como elementos decorativos y áreas de unión”.

Los objetos fabricados en un único taller bajo la estrecha colaboración entre varios orfebres con diferentes conocimientos tecnológicos

interior-del-brazalete

Detalles del interior de uno de los Brazaletes del tesoro de El Carambolo. Del ámbito oriental proviene el modelado de láminas por batido para formar las estructuras, las láminas peraltadas sobre las que se sueldan diversos elementos y el modelado con diferentes punzones y troqueles para dar forma a distintos elementos decorativos, las filigranas y el granulado del collar. Foto: S. Scrivano et al. / Universidad de Sevilla

Los resultados del artículo“Non-destructive micro-analytical system for the study of the manufacturing processes of a group of gold jewels from ´El Carambolo` treasure” han sido publicados recientemente en la revista Radiation Physics and Chemistry. El análisis de los resultados sobre el estudio llevado a cabo en 11 de las 21 piezas del tesoro ha podido establecer la existencia de varias etapas de construcción en algunas de las joyas, así como la presencia de tres tipos distintos de soldaduras.

Del mismo modo, se ha evidenciado una serie de similitudes y diferencias en las técnicas de manufactura empleadas para la producción de los objetos. Respecto a las similitudes, destacan la homogeneidad en la composición de las aleaciones; el uso de un mismo punzón para producir las tapas con forma de roseta de las cápsulas; la misma técnica de soldadura para unir los elementos decorativos similares, y el empleo del mismo patrón decorativo en todas las joyas. Estas similitudes tecnológicas abren paso a la hipótesis de que todos los objetos de dicho grupo fueron realizados en el mismo taller.

Atendiendo a las diferencias encontradas, como el uso de dos soldaduras distintas, una rica en plata y otra llevada a cabo mediante una aleación de plata y cobre, se evidencia la presencia de un conocimiento tecnológico procedente de dos culturas diferentes. Lo más relevante es la coexistencia de las técnicas de producción de estas dos culturas distintas, una atlántica y otra de origen fenicio.

A la luz de estos resultados, se podría avalar la hipótesis de que los objetos del tesoro de El Carambolo fueron fabricados en un único taller bajo la estrecha colaboración entre varios orfebres con diferentes conocimientos tecnológicos y procedentes de pueblos distintos. También pone de manifiesto el gran conocimiento, aunque empírico, por parte de estos orfebres antiguos de las propiedades de las distintas aleaciones, además de ser capaces de controlar las pequeñas variaciones de temperatura a las cuales ocurren los diferentes procesos, algo sin duda asombroso para la época, independientemente de que se tratase de tartesios o fenicios.

 

16 febrero 2017 at 11:37 pm Deja un comentario

¿Eres de letras? La sociedad digital te necesita

Nuevas opciones profesionales para la gente de Humanidades surgen junto al desarrollo de perfiles científicos que conlleva la revolución tecnológica

robot_westfield

Un robot posa leyendo Pinocho en Westfield, Londres. / JEFF SPICER (GETTY)

Fuente: SERGIO C. FANJUL > Madrid  |  EL PAÍS
8 de febrero de 2017

¿Qué pinta un humanista en plena revolución digital? En un mundo donde todo se reduce a la computación de ceros y unos, a algoritmos, sensores, aluviones de datos, robots, procesos automatizados, ¿dónde queda espacio para los analógicos saberes en torno al ser humano? Es una pregunta que preocupa y que circula en el mundo de la Humanidades, mientras vamos viendo cómo se van recortando a buen ritmo este tipo de materias en institutos y universidades.

Ya sabemos con certeza que los trabajos del futuro serán mayormente tecnológicos: muchos de los que existirán dentro en una década aún no podemos ni imaginarlos. Según la Comisión Europea en 2020 quedarán desiertos más de 750.000 empleos en áreas cientifico-técnicas (paradójicamente, también existe escasez de vocaciones científicas). Pero en este panorama hipertecnológico los humanistas todavía pueden jugar varios papeles. El más obvio: aprovechar los avances digitales para sus propias disciplinas, en lo que se han llamado las Humanidades Digitales. Pero no solo eso: también colaborar al propio desarrollo tecnológico (como colabora la filosofía o la psicología en el desarrollo de la Inteligencia Artificial) o, sobre todo, crear un marco de sentido para lo que se nos viene encima. Para poner unos límites a la Revolución Tecnológica que la hagan compatible con el ser humano tal y como lo conocemos. Si es que tal cosa es posible.

Colaborando con la tecnología

Aunque a primera vista pudiera no parecerlo, el desarrollo de la tecnología ha estado y está fuertemente imbricado con ciertas ramas de las Humanidades, sobre todo las más filosóficas. “Muchos de los desarrollos tecnológicos han salido primero de la mente de los filósofos para luego ser desarrollados por ingenieros”, afirma el filósofo de la ciencia y la tecnología David Casacuberta, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Hoy en día esa imbricación continúa. “Hay diversos aspectos de la tecnología que se tocan con cuestiones éticas”, explica Casacuberta. Pone como ejemplo el comportamiento de los coches autónomos, que funcionan sin conductor y que tendrán que decidir cómo actuar en diferentes casos, si dada la posibilidad de un choque tiene optar por salvar a las personas o al coche más caro, etc. O en sistemas que decidan a quién dar un préstamo bancario y a quién denegárselo. Con la llegada de las superinteligencias que pueden llegar a competir e incluso superar a la humana, los protocolos éticos serán indispensables. Al fin y al cabo las Leyes de la Robótica de Isaac Asimov, que prohíben a los robots dañar a los humanos por acción u omisión, no son más que uno de estos protocolos.

Alan Turing, cuyo famoso test está impregnado de contexto filosófico.

Alan Turing, cuyo famoso test está impregnado de contexto filosófico.

En un futuro el manejo de la tecnología se habrá simplificado tanto que, según algunos expertos, los perfiles más técnicos, como los de los programadores, serán menos necesarios y emergerán otros de carácter más humanístico. “Con los avances que está habiendo en inteligencia artificial las herramientas van a ser cada vez más sencillas de manejar a un nivel técnico y probablemente lo que se necesite entonces sea gente que sepa hacer las preguntas pertinentes, como psicólogos o filósofos”, concluye Juan Antonio Torrero, responsable de big data de Orange España.

La relación entre el desarrollo de la inteligencia artificial y la filosofía, la lingüística o la psicología es evidente. Por ejemplo, el célebre filósofo estadounidense Daniel Dennett ha trabajado extensamente en este ámbito. “Los filósofos han soñado con la inteligencia artificial durante siglos”, escribe en uno de sus artículos, “Hobbes y Leibniz, en formas muy diferentes, intentaron explorar la idea de romper la mente en pequeñas operaciones mecánicas. Descartes incluso anticipó el test de Turing (un experimento ideado por Alan Turing para verificar si existe inteligencia artificial)”. Otro notable filósofo implicado en temas como inteligencia artificial y singularidad tecnológica es Nick Bostrom, director del Instituto para el Futuro de la Humanidad de Oxford. Ante el posible surgimiento de una superinteligencia artificial: “Lo mejor que podemos hacer ahora mismo es impulsar y financiar el pequeño pero pujante campo de investigación que se dedica a analizar el problema de controlar los riesgos futuros de la superinteligencia”, escribió en la revista Edge, “será muy importante contar con las mentes más brillantes, de tal manera que estemos preparados para afrontar este desafío a tiempo”.

Tomando las riendas del caballo digital desbocado

El brutal desarrollo tecnológico sin control puede suponer una apisonadora que arrolle nuestras vidas y hasta nuestra propia naturaleza. Conviene pensar sobre ello, como hacen algunos humanistas. “Con la actual fascinación por la tecnología da la impresión de que todo se puede reducir a átomos y bits”, dice el sociólogo Francesc Núñez Mosteo, director del máster de Humanidades de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC), “hay que superar ese materialismo y entender que el ser humano no es solamente eso, sino también espiritualidad, política, moral, ética”. El sociólogo señala la necesidad de promover, más allá de lo científico-técnico, capacidades como el espíritu crítico o la capacidad de juicio que, en su opinión, nacen de las Humanidades. “La tecnología ha ampliado mucho nuestra capacidad de acción y necesitamos criterios para movernos en esos nuevos espacios”, apunta.

Desde algunas posturas cientifistas cualquier avance científico y tecnológico es bueno, pero esa no es una postura universalmente compartida. “Una parte de la tecnociencia ha venido a ponerse al frente de aquello que en el futuro tendrá que ser la vida humana”, explica la filósofa Marina Garcés, profesora de la Universidad de Zaragoza y directora del Aula Oberta del Institut d’Humanitats, en la que se debate sobre temas como estos. “Esa parte quiere monopolizar lo que consideramos la vida buena: una educación digitalizada, un buen envejecimiento gracias a los avances tecnológicos, etc”. Para evitar este monopolio de estos sectores tecnocientíficos Garcés apoya la idea de fundar una nueva alianza entre las ciencias y las humanidades, una alianza para repensar qué es lo que esperamos de desarrollo tecnológico, en qué nos queremos convertir: “Si solo vemos las funciones y no vemos el marco, somos esclavos de ese marco”.

Humanidades Digitales

La tecnología y las Humanidades se mezclan de una forma mucho más cotidiana habitualmente. El concepto de Humanidades Digitales se refiere a la utilización de las diversas herramientas tecnológicas en el ámbito de las Humanidades, ya sea en la docencia, la creación o la investigación. A día de hoy el impacto de la tecnología se observa en las bibliotecas digitalizadas, en las bases de datos, en los materiales digitales para la docencia o en los campus virtuales de las universidades. “La humanidades, casi en un ejercicio de ventriloquía, pueden utilizar la tecnología para mostrar que todavía es importante lo que tienen que decir”, opina Laura Borràs, directora del Máster de Literatura en la Era Digital de la Universidad de Barcelona.

La tecnología no solo ejerce de herramienta facilitadora, sino que también modula el contenido humanístico. “No es lo mismo la literatura digitalizada, que simplemente se ha pasado a un formato tecnológico, que la literatura digital que utiliza todos los recursos y que sin la tecnología pierde parte de su esencia”, explica Borràs. Así los textos de literatura digital incluyen imágenes, sonidos, hipervínculos o son animados al contacto con el dedo o el ratón, creando nuevas experiencias literarias difícilmente traducibles al papel. El escritor Michael Joyce, pionero de este tipo de literatura, creó obras cuyos fragmentos estaban relacionados mediante links, cosa normal al navegar por la web, pero que abre nuevas dimensiones en la literatura. La poesía digital, en las que las palabras se mueven, se modifican o forman sucesivas figuras, puede cumplir en esta era el papel de los viejos caligramas de Apollinaire. Y en cualquier iPad se pueden descargar coloridas versiones de los cuentos de terror de Lovecraft o de Poe que incluyen animaciones, interacción con el lector o efectos de sonido, que pueden ser muy del gusto de las nuevas generaciones de lectores.

tango_google

Tango, el proyecto de Realidad Aumentada de Google, y su aplicación en museos.

No solo literatura: las Humanidades Digitales abarcan multitud de disciplinas, como la geografía, la historia del arte, o la arqueología. El arqueólogo Joan Anton Barceló, profesor titular de Prehistoria en la Universidad Autónoma de Barcelona, utiliza de manera cotidiana tecnología avanzada en su tarea. Los escáneres 3D, sistemas de tomografía computerizada, teledetección satelital, etc, le proporcionan una gran cantidad de datos numéricos. “En una excavación arqueológica puede haber cinco pentabytes de información o incluso más” comenta el investigador. Para presentar todos esos datos al público aprovecha la naturaleza digital de la información para montar museos virtuales con todo tipo de información añadida. Todo esto cambia radicalmente la manera en cómo las nuevas generaciones se aproximarán al estudio del pasado y tratarán de predecir el futuro.

 

Ciencias vs. Humanidades

S. C. F.

La brecha entre las ciencias y humanidades, establecida desde la educación como una línea roja (que para muchos es preciso saltar) ha generado frecuentes fricciones. Si ahora las Humanidades se sienten amenazadas por el rampante desarrollo tecnológico, también han sido frecuentes las quejas desde el lado científico por el desinterés de los humanistas en sus disciplinas, excluidas con frecuencia de lo que generalmente llamamos cultura: se considera de incultos no conocer El Quijote pero muy normal no saber enunciar el Segundo Principio de la Termodinámica, que vertebra nuestro Universo.

Sobre esta brecha lanzó su crítica el físico y novelista británico C.P. Snow en su célebre conferencia de 1959, titulada Las dos culturas. Allí abogaba por traspasar las fronteras y trabajar de manera multidisciplinar para afrontar los problemas a los que se enfrenta la Humanidad. Más recientemente, el empresario y editor de la revista Edge John Brockman acuñó el término de Tercera Cultura, que trata de unir y superar las dos anteriores. Entre los nombres que se relacionan con este movimiento están el científico cognitivo Steven Pinker, el biólogo Richard Dawkins, el filósofo Daniel Dennett, el astrofísico Martin Rees, el físico Alan Guth o la bióloga Lynn Margulis, que vendrían a ocupar, desde las ciencias naturales, el papel del intelectual tradicional. Como se ve no abundan los humanistas.

 

8 febrero 2017 at 2:18 pm 2 comentarios

Descubren el secreto de las dentaduras perfectas de los antiguos romanos

Científicos analizaron los restos de 30 cuerpos preservados bajo la ceniza de Pompeya. La clave está en una dieta saludable que era escasa en un ingrediente del que hoy se abusa

calavera-antigua-roma
Fuente: Infobae
18 de enero de 2017

La higiene dental moderna hubiese sido totalmente innecesaria para los antiguos romanos que vivían en Pompeya. Así lo certifican los hallazgos arqueológicos que demuestran que tenían una excelente salud dental.

Científicos de la Superintendencia Arqueológica de Pompeya utilizaron escáneres para examinar a 30 habitantes de esa ciudad cuyos cuerpos quedaron preservados por la ceniza endurecida después de la erupción del volcán Vesubio en el año 79. El grupo, liderado por el radiólogo Giovanni Babino, concluyó que los antiguos romanos tenían “dientes perfectos” y “ninguna necesidad inmediata de dentistas”.

antigua-roma-2

Aunque nunca utilizaron cepillos ni pastas de dientes, la principal razón para mantener una dentadura tan saludable era su dieta baja en azúcar.

Massimo Osanna, superintendente de las ruinas Patrimonio de la Humanidad, explicó que la dieta era “balanceada y saludable, similar a la que hoy conocemos como dieta mediterránea“.

ruinas-pompeya

Comían mucha frutas y vegetales, pero muy poca azúcar”, explicó la ortodoncista Elisa Vanacore, que supervisó el análisis de los dientes. “Comían mejor que nosotros y por eso mantuvieron dentaduras perfectas”.

 

20 enero 2017 at 12:37 am Deja un comentario

Por qué preocupa a los científicos el supervolcán Campi Flegrei, en Nápoles, causante de la mayor erupción registrada en Europa

Oculto bajo del golfo de Nápoles se encuentra un volcán dormido de inmenso poder, que entró en erupción por última vez en el año 1538.

campi_flegrei1

El supervolcán Campi Flegrei se manifiesta a través de emisiones sulforosas, más que a través de un cono gigante. AFP

Fuente: BBC Mundo
23 de diciembre de 2016

Y ahora podría estar cerca de un punto crítico de presión.

El supervolcán Campi Flegrei, muy cercano a la ciudad italiana de Nápoles, muestra signos de “reavivarse”, según un estudio publicado esta semana.

Y no estamos hablando de cualquier volcán: el Campi Flegrei es mucho mayor que el Vesubio, el más conocido de los que se encuentran alrededor de Nápoles.

La caldera del volcán se formó hace alrededor de 39.000 años, en una explosión tan dramática que causó cambios climáticos en el mundo. Fue además la erupción más grande registrada en Europa en los últimos 200.000 años, según los científicos.

Y ahora, científicos italianos y franceses señalaron que de las varias calderas quiescentes -la parte interna del volcán, que aunque está quieta puede tener movimiento propio- que hay en todo el mundo, el Campi Flegrei “ha mostrado los signos más claros de una posible actividad“.

Los volcanes con calderas, como el Campi Flegrei, no tienen una ventilación obvia o un pico central, como si ocurre con otros volcanes como el Vesubio; en cambio, contienen una gran cámara de magma (roca fundida) subterránea.

Según los investigadores, es imposible saber cuándo un volcán de esta naturaleza hará erupción o si de hecho algún día lo hará.

campi_flegrei2

El Vesubio es el volcán más famoso de la región, pero es más pequeño que el Campi Flegrei. GETTY IMAGES

Pero de ocurrir, sería de “gran peligro” para las 500.000 personas que viven en las cercanías, le dijo a la agencia AFP el director de la investigación, Giovanni Chiodini.

El estudio señala que, por primera vez, se ha identificado “una discontinuidad en la vía de desgasificación de los magmas que se han descomprimido”.

Pero esta frase es difícil de comprender para alguien que no este familiarizado con los términos geológicos, entonces: ¿De qué peligro estamos hablando en realidad?

Rocas hidrotermales

Esa irregularidad podría causar la inyección de vapores de altas temperaturas dentro de las rocas que se encuentran en el interior del supervolcán, señaló Chiodini, quien también trabaja en el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV) de Italia.

“Las rocas, de calentarse, pueden finalmente perder su resistencia mecánica y causar una aceleración hacia condiciones críticas”, le dijo a AFP.

campi_flegrei3

La última gran erupción del Vesubio fue en el año 1944 y causó destrozos en varias ciudades. GETTY IMAGES

Sin embargo, el fenómeno no es exclusivo del volcán italiano.

Los autores del estudio incluyeron también las calderas volcán de Rabaul, en Papúa Nueva Guinea, y Sierra Negra, en Galápagos.

“En los tres se observó un periodo similar de varios años de crecimiento acelerado motivado posiblemente por procesos de despresurización y calentamiento del magma”, indicó la investigación publicada en la revista científica Nature Communications.

En resumen: los tres volcanes o calderas están viviendo procesos de calentamiento y presión interna que podrían causar una fuerte erupción.

Sin embargo, los científicos hicieron énfasis en que la caldera del Campi Flegrei está en plena zona metropolitana de Nápoles -a diferencia de lo que ocurre con los otros dos volcanes estudiados- lo que supone “una situación particularmente retadora para las autoridades“.

Peligro

En 2010, un grupo de investigadores propuso perforar más de tres kilómetros del Campi Flegrei con el objetivo de estudiar las rocas.

De este modo podrían analizar “cómo esas rocas responderían a una inyección de magma”, le dijo en septiembre a la BBC Christopher Kilburn, quien ha estudiado el supervolcán durante tres décadas.

Pero la iniciativa se paralizó tras haber recibido severas críticas de otros científicos y de la prensa local.

Los que se oponían a la idea temían que la perforación causara una “erupción de magma” en uno de los sitios geológicos más peligrosos del mundo.

campi_flegrei4

Las piedras producto de erupciones volcánicas son de gran valor científico. GETTY IMAGES

Las autoridades de Nápoles, en el sur de Italia, incrementaron la alerta del volcán en 2012 de verde a amarillo, y advirtieron sobre la necesidad de un monitoreo científico constante.

A pesar de que el Vesubio es el volcán más conocido de la región, es más pequeño que el Campi Flegrei.

 

23 diciembre 2016 at 11:02 am Deja un comentario

La malaria ya existía en el Imperio Romano

Restos humanos de 2.000 años de antigüedad hallados en varias regiones de la península itálica confirman que la malaria ya existía en el Imperio Romano, según publica hoy la revista especializada Current Biology.

malaria

La malaria ya existía en el Imperio Romano

Fuente: EFE – Washington  |  eldiario.es
5 de diciembre de 2016

La respuesta al debate sobre si la enfermedad estaba o no presente entonces es una prueba de genoma mitocondrial extraída de los dientes de cadáveres enterrados en tres cementerios italianos entre el siglo I y el III de la era común.

Esa información genética es importante, explican los científicos, porque sirve como un punto de referencia clave de cuándo y dónde existió el parásito en humanos, al tiempo que aporta más información sobre la evolución de las enfermedades humanas.

“La malaria fue probablemente un patógeno histórico significante que causó muerte generalizada en la Antigua Roma”, indicó Hendrik Poinar, director del centro de genética de la Universidad McMaster (Ontario, Canadá) en el que se efectuó el estudio.

La malaria es una enfermedad grave y en ocasiones mortal causada por parásitos del género Plasmodium que afecta principalmente a los países en vías de desarrollo con climas cálidos y es responsable de casi 450.000 muertes cada año, la mayoría de niños menores de cinco años.

“Existe amplia prueba escrita con descripciones de fiebres que suenan como la malaria en las antiguas Grecia y Roma, pero se desconoce la especie específica responsable de la enfermedad”, explicó Stephanie Marciniak, postdoctorada en la Universidad de Pensilvania.

“Nuestros datos confirman que la especie fue probablemente Plasmodium falciparum y que afectó a gente en diferentes ambientes ecológicos y culturales. Estos resultados arrojan nuevas preguntas, particularmente cómo de extendido estaba el parásito y qué impacto tenía en las comunidades de la Italia del Imperio Romano”, agrega.

El Plasmodium falciparum es el parásito de la malaria con más prevalencia en África subsahariana y el más mortal en todo el mundo.

Para efectuar este estudio, Marciniak y sus colegas analizaron ADN de los dientes de 58 adultos y 10 niños enterrados en tres cementerios de la época: Isola Sacra, Velia y Vagnari.

Situadas en la costa, Velia e Isola Sacra eran importantes ciudades portuarias y centros de comercio, mientras que Vagnari estaba en el interior y se cree que era lugar de entierro de trabajadores rurales.

 

6 diciembre 2016 at 12:14 am Deja un comentario

Por qué la fabulosa copa de Licurgo desconcertó y luego asombró a los científicos

copa_licurgo1

El cáliz guardaba sus secretos. LOS ADMINISTRADORES DEL MUSEO BRITÁNICO

Fuente: BBC Mundo
6 de noviembre de 2016

Todo en ella es fabuloso.

Desde las hojas de parra de plata dorada que adornan el borde y forman el pie de la copa, hasta las pequeñas esculturas de vidrio que representan varias escenas de la muerte de Licurgo, el mitológico rey de Tracia que perdió la vida por prohibir el culto a Dioniso, el dios tracio del vino.

Es un ejemplo excepcional, que data del siglo IV, de las que se conocen como copas de jaula o diatretum, pues las figuras de vidrio se entrelazan formando una suerte de jaula decorativa.

Las diatretas se cuentan entre los objetos de vidrio más técnicamente sofisticados que se produjeron antes de la era moderna.

Uno de los dos primeros expertos que la pudieron examinar en detalle en los años 50, David Benjamín Harden, la describió como “la pieza de vidrio más espectacular de ese período que conocemos“.

Y, a medida que se fue conociendo mejor, más estupefactos dejaba a los científicos.

Les impresionaba la habilidad de los artesanos para crear un objeto tan exquisito, que incluso con las máquinas modernas requeriría de destreza y tiempo para reproducir.

Pero eso no era todo.

Los artistas romanos que la crearon hace más de un milenio y medio habían dejado un secreto en su interior, que se revelaba con un dramático cambio de color.

A veces se veía así:

copa_licurgo2

LOS ADMINISTRADORES DEL MUSEO BRITÁNICO

Y otras así:

copa_licurgo3

LOS ADMINISTRADORES DEL MUSEO BRITÁNICO

El cambio dependía de la dirección de la luz.

Al alumbrarla por delante, su color es verde jade y opaco; por detrás, se torna rojo rubí translúcido… y varios tonos de esos dos colores en medio.

Perplejidad

Desde que el Museo Británico la adquirió en 1958, el misterio del color del cáliz milenario intrigó a los expertos.

No fue sino hasta 1990, cuando unos investigadores en Inglaterra examinaron con microscopios unos fragmentos del vidrio, que se descubrió que los artesanos romanos fueron unos pioneros de la nanotecnología.

Habían impregnado el vidrio con partículas de plata y oro que redujeron a 50 nanometros en diámetro, es decir, mil veces más pequeñas que un grano de sal.

Tal escala sólo da cabida a la perplejidad.

copa_licurgo4

Un color que los romanos lograron con lo que hoy en día es tecnología de punta. LOS ADMINISTRADORES DEL MUSEO BRITÁNICO

Particularmente porque simplemente añadir oro y plata al vidrio no produce automáticamente esa propiedad óptica única.

Para lograrlo, se requiere un proceso tan controlado y cuidadoso que lleva a que muchos expertos descarten la posibilidad de que los romanos hayan podido producir la asombrosa pieza por accidente, como sugieren algunos.

Es más, la mezcla tan exacta de los metales hace pensar que los romanos llegaron a entender cómo usar las nanopartículas.

Descubrieron que si le añadían metales preciosos al vidrio fundido lo podían teñir de rojo y producir unos efectos de cambio de color inusuales.

Pero, según los investigadores del estudio “La copa de Licurgo – la nanotecnología romana”, era una técnica demasiado complicada para perdurar.

No obstante, siglos más tarde la maravillosa copa fue la inspiración para la investigación contemporánea de nanoplasmones.

Ese secreto que dejaron los antiguos romanos en un cáliz que honra al dios de la vendimia y el vino, inspirador de la locura ritual y el éxtasis, hoy en día es valioso, entre otras cosas, para diagnosticar enfermedades e identificar riesgos biológicos.

 

Guardar

6 noviembre 2016 at 7:52 pm Deja un comentario

Lento despertar de un volcán a las puertas de Roma

  • Areas subterráneas se están llenado de magma y el terreno se eleva de 2 a 3 milímetros
  • Paradoja de los terremotos en Italia: Menos potentes, pero más destructivos, porque se producen en terreno montañoso, tienen menos profundidad y el patrimonio edilicio italiano es viejo y sin controlar

coliseo_roma_abc

Fuente: ÁNGEL GÓMEZ FUENTES  |  ABC
2 de noviembre de 2016

Un volcán se está despertado a las puertas de Roma y la tierra se eleva de 2 a 3 milímetros cada año. Un estudio confirma esta actividad sísmica en pueblos que son dormitorios de Roma y están a unos 25 kilómetros de la capital italiana: Ariccia, Castel Gandolfo, Albano, Marino y otros, todos ellos conocidos como «Castelli romani». Se excluyen riesgos inminentes para la ciudad eterna. De todas formas, el miedo y el pánico se adueñaron también de miles de familias romanas.

Roma tembló por el fuerte terremoto de Amatrice, del 24 de agosto, que ocasionó 298 víctimas mortales, y sobre todo la capital italiana ha temblado por el terremoto del pasado domingo, que ha destruido más de cien pueblos en las regiones de las Marcas y Umbria. El municipio de Norcia, cuna de San Benito, patrón de Europa, cuya basílica y monasterio se han derrumbado, se ha convertido en símbolo de este devastador movimiento sísmico, que en Roma, además de miedo, causó también daños materiales en algunos monumentos.

No «Big One» en Roma

Ante la reiteración de fuertes terremotos en Italia –la media es uno muy fuerte cada tres años- muchos se preguntan si Roma puede sufrir también un devastador movimiento sísmico, teniendo en cuenta la actividad volcánica a sus puertas. Los expertos dicen que en Roma no habrá un «Big One», el gran supuesto terremoto que según los científicos tendría una energía superior a los 8 grados Richter y durará de 3 a 5 minutos en California. O en todo caso tendrá que esperar siglos. Los geólogos explican que el único peligro para Roma está representado por el volcán que a sus puertas podría entrar en erupción. Pero para ello habría que esperar unos mil años, un tiempo insignificante geológicamente hablando, pero se trata de un lentísimo despertar en tiempo humano.

El estudio sobre la zona de «Castelli romani», publicado en Geophysical Research Letters, lo ha realizado un equipo internacional del Instituto italiano de geofísica y vulcanología, la universidad La Sapienza, el CNR (un centro público de investigación en Italia) y la Universidad de Madison. Después de reconstruir la historia de esta importante área volcánica, los científicos llegan a esta conclusión: «Existen volcanes diversos. Científicamente podemos definir este terreno como volcánicamente activo, pero está quieto; es decir, no hay evidencia que esté extinto, muerto, pero tampoco hay indicios de una próxima erupción. Los cráteres son los lagos de Ambano y Nemi o el lago ya seco de Ariccia. No se encuentran ejemplos análogos en Europa», afirma Fabrizio Marra, investigador del instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV).

Roma no será Pompeya

El estudio precisa que existen cámaras subterráneas, en las cuales se está acumulando el magma, situadas entre 5 y 10 kilómetros de profundidad, suficiente como para no suscitar preocupación. Según Fabrizio Marra, no existen riesgos inminentes para los romanos, ni tiene sentido hacer un plan de intervención, como sí lo hay en la zona próxima al Vesubio, donde las erupciones son frecuentes, la última durante la Segunda Guerra Mundial. Así, pues, imaginar a Roma como Pompeya es un juego de fantasía.

Otra cosa distinta es realizar planes de seguridad para las casas, palacios, iglesias y monumentos, porque los terremotos continuarán, teniendo en cuenta que la amenaza sísmica para Italia es muy grande, desde el norte al sur.

Terremotos más destructivos de Italia

Los expertos subrayan que en este país los terremotos son menos potentes, pero, paradójicamente, más destructivos. El investigador Mario Tozzi, del INGV, da esta explicación: «Italia tiene estructuras geológicas a escala más reducida y menos energía, pero los terremotos causan más víctimas que en Japón o en California por dos motivos: en primer lugar, Italia es un país montañoso y esto agrava los daños; en segundo lugar, los terremotos italianos tiene una escasa profundidad, difícilmente superan los 30 o 40 kilómetros, situándose en general en torno a los 10 kilómetros». En consecuencias, las ondas sísmicas no se atenúan porque atraviesan un espesor menor de rocas de cuanto sucede en Japón o en Chile, subraya Mario Tozzi, quien concluye destacando como otra causa fundamental para la destrucción en Italia la antigüedad de su patrimonio edilicio: «Es viejo y poco controlado. Los terremotos devastan Italia porque es un país constantemente no preparado».

Daños en la Ciudad Eterna

La explicación de Mario Tozzi ha tenido fiel reflejo en los últimos terremotos ocurridos en Italia y las consecuencias que se han visto también en la capital italiana. Por ejemplo, hubo caídas de escombros las basílicas de San Pablo y San Lorenzo, grietas en la iglesia de San Eustaquio.

Daños sufrió también la cúpula de Sant’ Ivo en la Sapienza, obra maestra de Borromini, el puente de Mazzini y las murallas Aurelianas. Además, por prevención se inspeccionaron las basílicas romanas, incluida la de San Pedro, el Coliseo y los foros imperiales.

 

5 noviembre 2016 at 12:00 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente