Posts filed under ‘escultura’

El enigma de la única ‘águila bicéfala’ romana persiste 13 años después

Los arqueólogos internacionales especializados en el mundo clásico siguen sin resolver el significado de la mano de bronce romana (siglo I d.C.) que empuña una espada con una excepcional águila de dos cabezas hallada hace ya trece años en el yacimiento romano de Lucentum (antigua Alicante).

Águila bicéfala. EFE

Fuente: EFE  |  20minutos.es
17 de junio de 2018

De 6.110 gramos, 35 centímetros de largo y 11,2 de ancho, esta mano izquierda sostiene el pomo de una espada ceremonial con el águila bicéfala y es la única parte que se conserva de una escultura erigida a un emperador ataviado de militar (se desconoce quién) que se salvó de la refundición de los siglos posteriores debido, probablemente, a su valor como talismán.

Esta escultura lleva el característico anillo imperial con el trazo de un “lituus” (representa el bastón de los sacerdotes augures), debió medir unos 2,2 metros de altura y por su incalculable valor y singularidad el fragmento fue exhibido en la Sala del Trono (o de San Jorge) del prestigioso museo Hermitage de San Petersburgo (Rusia) con motivo del año ‘España en Rusia’ en 2011.

Posteriormente fue a Assen (Holanda) antes de también formar parte de una exposición antológica del Museo Arqueológico Nacional (MAN) de Madrid.

El director técnico del centro expositivo donde se exhibe, el Museo Arqueológico de la Diputación de Alicante (MARQ), Manuel Olcina, ha relatado que se trata de una pieza “única” y “sin paralelos” en el mundo romano por tener el águila bicéfala.

El significado desconocido de las dos cabezas

Hay numerosos ejemplos de águilas de una cabeza en el mundo romano pero “nunca de dos”, en palabras de Olcina, quien ha recordado que un águila bicéfala protagoniza el escudo de Rusia, pero no proviene de los romanos sino en la caída del imperio Bizantino, momento en el que los zares heredaron esta simbología.

A su vez, los bizantinos la habían tomado de los Selyúcidas musulmanes turcos y el único antecedente de este símbolo se halla en la civilización Hitita (dos mil años antes en la misma zona), aunque sin una aparente conexión directa con los romanos.

“Hemos presentado este ‘unicum’ (único en latín) en congresos internacionales y hemos consultado con decenas de colegas europeos y estadounidenses, y no hay nada parecido por lo que no sabemos qué significan esas dos cabezas de águila”, según el arqueólogo del MARQ, quien especula que podrían simbolizar dos poderes, dos legiones distintas o, incluso, Oriente y Occidente.

En todo caso, la comunidad científica no tiene claro a qué hace referencia, “y no poder interpretar el significado de esta pieza supone, para mí, una frustración”, ha confesado.

La mano con el águila bicéfala fue descubierta el 23 de marzo de 2005 (un Miércoles Santo) a un metro de profundidad en una excavación en el Tossal de Manises de la antigua Lucentum dirigida por Olcina y Rafael Pérez Jiménez, arquitecto de la Diputación y responsable de la conservación del yacimiento, al frente de un equipo de arqueólogos, restauradores, dibujantes, topógrafos, encargados y peones.

Los afortunados en toparse con ella y extraerla fueron los arqueólogos Antonio Guilabert y Eva Tendero; en un principio, los expertos internacionales dudaron de su autenticidad y pusieron en tela de juicio la procedencia y antigüedad, pero una vez acreditada la metodología científica de su extracción se abrió un nuevo debate para tratar de contextualizarla e interpretar el mensaje que se quería trasladar.

Se cree que se pudo fabricar en un taller de alguna provincia de la actual Italia, Grecia o Turquía, y “al ser el retrato oficial de un emperador, no puede ser una improvisación del artista sino que tiene que querer decir algo, seguramente un mensaje que fue repetido en otras obras que, quizá, estén por encontrarse”, según el director técnico del museo alicantino.

Otra aportación de la mano de Lucentum es que el característico gesto de los dedos del emperador, sujetando el pomo de la espada para que la hoja repose en el antebrazo, ha facilitado saber que era precisamente una espada lo que habrían llevado en un principio otras manos romanas halladas con la misma disposición pero que se han encontrado vacías, como la estatua acorazada de Sancti Petri (Cádiz), del siglo II a.C.

 

Anuncios

17 junio 2018 at 9:01 pm Deja un comentario

Sotheby’s lleva a los tribunales a Grecia por un caballo de bronce

La casa de subastas de Nueva York ha presentado la demanda con el objeto de aclarar la procedencia legítima de la obra. Por su parte, el Ministerio de Cultura griego tiene como prioridad recuperar las antigüedades robadas y proteger su patrimonio cultural

El caballo de bronce / ABC

Fuente: Begoña Castiella  |  ABC
7 de junio de 2018

Por primera vez en la historia la casa de subastas Sotheby’s de Nueva York ha presentado una demanda al estado griego. Lo ha hecho «para clarificar los derechos de los propietarios legítimos» de una escultura de bronce, después que el estado griego exigiera la retirada de esta obra, que iba a ser subastada el pasado 14 de Mayo. La pieza forma parte de la magnífica colección de obras de arte del matrimonio norteamericano Barnet.

El objeto de la discordia es una pequeña escultura de bronce de 14 centímetros de altura, perteneciente al periodo geométrico (s.VIII a.C.) y de estilo corintio, que representa un caballo estilizado. Fue adquirida por los coleccionistas Howard y Saretta Barnet el 16 de noviembre de 1973, gracias al marchante de arte británico Robin Symes, caído en desgracia y arruinado desde hace unos años por su tráfico ilegal de antigüedades. Symes, a su vez, lo había adquirido en una subasta pública suiza de la casa Münzen und Medaillen AG en Basilea, el 6 de mayo de 1967.

Las fechas tiene su importancia: en 1970 se firmó la convención de UNESCO sobre el tráfico ilícito de bienes culturales, que especifica las las medidas «que deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, la exportación y la transferencia de propiedades ilícitas de bienes culturales».

El estado griego, a través de su Ministerio de Cultura, solicitó la retirada de este objeto de la subasta. Había sido avisado por el Dr. Cristos Tsirogiannis, un doctor en arqueología griego que ahora vive y trabaja en Inglaterra y había visto el anuncio de la subasta de esta colección, con este caballo figurando en la portada del catálogo. El Ministerio de Cultura envió un día antes de la subasta una carta solicitando la retirada del bronce y su ayuda para conseguir que sea devuelto a Grecia. Subrayaba que no existían pruebas en el archivo del Ministerio de que el objeto hubiera abandonado el país de forma legal y anunciaba que se reservaba el derecho de «tomar las medidas legales necesarias». El bronce fue retirado de la subasta y su venta estaba estimada entre 150.000 y 250.000 dólares.

El arqueólogo detective

Desde hace unos años, un arqueólogo griego consigue con tesón reconocer y avisar a las autoridades griegas del patrimonio heleno ilegalmente en el extranjero: se trata del Dr. Cristos Tsirogiannis, un arqueólogo que hizo la carrera en la Universidad de Atenas, trabajó para el Ministerio de Cultura desde 1994 hasta 2008 y a partir del 2004 cooperó con el departamento especializado en robos de obras de arte de la policía griega que localiza y se ocupa de la repatriación del patrimonio cultural griego saqueado y robado.

Tsirogiannis terminó su doctorado en la universidad de Cambridge sobre las redes internacionales ilegales que trafican con antigüedades. Después trabajó en un proyecto de tráfico de bienes culturales en el Centro de Crimen e Investigación judicial de la Universidad de Glasgow (Escocia) para luego entrar como arqueólogo para la Universidad de Cambridge. Ahora está escribiendo un libro sobre las redes ilegales de antigüedades. Pero eso sí, no ha dejado desde el 2008 de colaborar de forma voluntaria y gratuita con las autoridades griegas, así como con Interpol para detectar las obras de arte que fueron saqueadas, robadas y traficadas.

Y ha sido precisamente este «detective», como le llaman los griegos (también se le bautizó, con ironía, como Indiana Jones), quien se fijó en este caballito de bronce, lo identificó y avisó a las autoridades griegas y a las italianas. También alertó a la Interpol, más concretamente a la señora Françoise Bortolotti, que trabaja en la Unidad de Obras de Arte. Solicitó de Interpol que informara a las autoridades judiciales estadounidenses en Nueva York, así como a las autoridades policiales italianas y griegas, para examinar la casa de subastas Münzen und Medaillen AG en Basilea, con el fin de descubrir la identidad del remitente de ese caballo de bronce en 1967.

Antigüedades robadas

La lucha para conseguir el regreso a Grecia de antigüedades que fueron robadas de excavaciones legales o ilegales es una prioridad para el Ministerio de Cultura. Como botón de muestra, la identificación el año pasado de una parte esculpida de un sarcófago de mármol romano que estaba en venta en la Royal Athena Galleries de Nueva York. Su foto había sido descubierta en el archivo del «ladrón» de antigüedades italiano Gianfranco Becchina en el 2001. La pieza fue confiscada por las autoridades de Nueva York en enero del año pasado. Becchina fue condenado en Italia y Grecia por aceptar y distribuir objetos de arte que eran antigüedades robadas: algunas ya han sido identificadas y repatriadas a Grecia y a Italia, incluyendo una corona de oro macedónica que se encontraba en el Museo Getty en el 2007 y una cabeza esculpida en mármol del dios Hermes devuelta en el 2015. Los coleccionistas son ahora cuidadosos sobre la proveniencia de las obras que adquieren y las casas de subastas aún más: su reputación y sus ventas están en juego, por eso a veces retiran al último momento piezas anunciadas en los catálogos sin dar explicaciones. Y personas como el arqueólogo detective Tsirogianni y muchos funcionarios de Ministro de Cultura no bajan la guardia.

 

7 junio 2018 at 9:00 pm Deja un comentario

El líder de los laboristas ingleses se compromete a devolver a Grecia los mármoles de Elgin

Jeremy Corbyn asegura que las piezas deben retornar al país heleno, ya que fue allí donde se crearon

Fuente: ABC
4 de junio de 2018

Jeremy Corbyn ha afirmado en un periódico griego que devolvería a Grecia los mármoles de Elgin en caso de convertirse en el primer ministro de Reino Unido en las próximas elecciones. El líder de los laboristas ingleses daría solución de esa forma a una polémica con siglos de historia. Las piezas formaban parte del Partenón y fueron retiradas con el permiso del Imperio Otomano, que en ese tiempo gobernaba Grecia.

La colección llegó a Gran Bretaña entre 1801 y 1805 de manos de Thomas Bruce, conde de Elgin y, desde 1939, se expone en el Museo Británico de Londres. Siempre ha planeado sobre ella el debate de si se deberían devolver a Atenas para exponerse en el Museo de la Acrópolis. Grecia ha abanderado numerosas campañas para repatriar las piezas, pero las voces contrarias advierten de que ello supondría devolver otros tesoros artísticos.

Corbyn aseveró en una entrevista el diario Ta Nea que las esculturas «pertenecen a Grecia» y que, en caso de entrar en Downing Street, comenzaría una serie de «conversaciones contructivas» con el Gobierno para comenzar el proceso de retorno.

El líder laborista apoyó su discurso en que los mármoles habían sido creados en Atenas y habían adornado el Partenón durante cientos de años, según ha puesto de manifiesto el periódico británico The Telegraph.

Por su parte, Boris Johnson, secretario de Estado para Relaciones Exteriores, expresó durante su época como alcalde de Londres que «los restos permanecerían en Londres». Esta opinión la comparte el profesor de arqueología clásica de Oxford John Boardmann, quien afirmó que en caso de devolver las piezas «se estaría sentando un pésimo precedente».

El Museo Británico ha explicado en su página web que los mármoles «aquí son contemplados por una audiencia mundial y son estudiados activamente por una comunidad internacional de académicos. Gracias a esto se promueve la comprensión de la cultura griega antigua y su papel en respecto a las culturas del mundo».

 

4 junio 2018 at 1:55 pm Deja un comentario

Rodin se mide con Fidias

El British Museum de Londres confronta en una excepcional exposición las obras maestras del escultor francés con una selección de los mármoles del Partenón

A la izquierda, figuras de dos diosas procedentes del frontón este del Partenón. A la derecha, «El Beso», de Rodin (versión en yeso) – ABC

Fuente: Natividad Pulido – Londres  |  ABC
21 de mayo de 2018

Desembarco artístico francés esta primavera en Londres con dos de sus tesoros nacionales. Primero lo hizo Monet y sus poéticas arquitecturas en la National Gallery –hay lienzos del maestro impresionista que son pura abstracción– y, más tarde, Rodin en el British Museum con una exposición que habría emocionado al propio escultor al ver muchas de sus mejores creaciones cara a cara con los mármoles del Partenón que tanto admiraba, concebidos por Fidias. Dos de los más excelsos escultores de la Historia del Arte miden su enorme talento en la galería Sainsbury, que por vez primera desde que se inauguró en 2014 deja entrar la luz natural. No es fácil aguantar el tipo junto a las piezas que decoraron el Partenón. Rodin lo logra, demostrando con ello el genial escultor que fue.

A la derecha, «Dios del río Ilisos», figura A del frontón oeste del Partenón. A la izquierda, «Ariadna» (1905), de Rodin – ABC

Pocas veces se ve tanta obra maestra por centímetro cuadrado en una exposición, cuyo elegante montaje está a la altura. El diseño está inspirado en el estudio de Rodin en Meudon, a las afueras de París. Las esculturas se exhiben a la altura de nuestros ojos, como si nos halláramos visitando el taller del artista. En casi todos los casos hay un acceso de 360 grados que permite admirar las piezas desde todos los ángulos. Es una ocasión excepcional poder ver, fuera de sus habituales salas, un buen puñado de joyas del Partenón. Como lo es el generoso préstamo de esculturas del Museo Rodin de París. La ocasión bien lo merecía. Se reúnen, hasta el 29 de julio, con el patrocinio del Bank of America Merrill Lynch, más de ochenta obras en mármol, bronce y yeso, junto a algunos bocetos. La prensa británica se ha rendido al «combate del siglo» entre Fidias y Rodin: «Sorprendente, deslumbrante, sublime» (The Guardian), «Una inspiradora reunión de maestros» (The Times), «Uno de los espectáculos del año» (The Telegraph), «Triunfante» (The Daily Mail), «Extraordinario, impresionante» (The Observer)…

A la izquierda, «Iris», figura N del frontón oeste del Partenón. A la derecha, «Iris, mensajera de los dioses» (1895), de Rodin – ABC

Nunca viajó a Grecia

«Antigüedad es mi juventud», decía Rodin, asiduo lector de Ovidio. Nunca viajó a Grecia, pero siempre sintió fascinación por la escultura griega antigua y, en especial, por el Partenón, que consideraba «un monumento eterno». Fue tal la pasión de Rodin por la Antigüedad que coleccionó cerca de 6.000 piezas. En 1900 construyó un museo en Meudon para acogerlas. En 1881 visitó por vez primera Londres y acudió al British Museum. Se hospedaba en el hotel Thackeray, justo enfrente. Al fin podía admirar «in situ» –hasta entonces tuvo que contentarse con hacerlo en libros o postales– las obras que tanto le obsesionaban y cuya belleza le cautivaba. Hizo algunos bocetos en papel de carta del hotel. Pero nunca haría copias de ellas, tan solo le sirvieron como inspiración. «Amo las esculturas de la Antigua Grecia, han sido y siguen siendo mis maestros», decía Rodin. Visitó el museo al menos en quince ocasiones. «En mi tiempo libre frecuento el British Museum», solía decir. Lo hizo hasta poco antes de su muerte.

Mentor artístico y espiritual

«Palas Atenea con el Partenón» (1896), de Rodin – MUSEO RODIN

Fidias fue un mentor artístico y espiritual para Rodin. Aunque cueste creerlo, 2.320 años separan separan a ambos genios, que fueron los más célebres en sus respectivas épocas. Las esculturas de Fidias (h. 480-90 a.C.-h. 430 a.C) son de una rabiosa modernidad. Las más célebres, las monumentales esculturas de Atenea Virgen del Partenón, y de Zeus en Olimpia, ambas en oro y marfil. Las de Auguste Rodin (1840-1917) semejan reliquias arqueológicas. Y es que, como explica Hartwig Fischer, director del British Museum, Rodin eliminó cabezas y extremidades de sus esculturas, creando un nuevo género artístico moderno. A través de las piezas del Partenón, Rodin descubrió el poder de los fragmentos para transmitir el significado de la obra completa: «Las estatuas dañadas, encontradas en las ruinas, no son menos obras maestras por estar incompletas».

Concibe «El hombre que camina» como una reliquia arqueológica sin cabeza ni brazos, en la que desafía la representación del movimiento. Esta escultura se muestra junto a la figura K de una diosa, también sin cabeza ni brazos, procedente del frontón este del Partenón.

Dos versiones de «El pensador» de Rodin en las salas del British Museum – ABC

Lord Elgin y el expolio

Lord Elgin, embajador británico en Atenas, se llevó a Inglaterra muchas de las esculturas del Partenón que sobrevivivieron: 75 de los 160 metros del friso, 15 de las 92 metopas, 17 figuras de los frontones y algunas piezas del monumento. Lord Elgin le pidió a Antonio Canova que restaurara y reemplazara las partes perdidas. El artista rehusó, pues, al igual que Rodin, hallaba sinceridad e inspiración en los fragmentos. El Parlamento británico firmó la compra de las obras en 1816 y se exhiben en el British Museum desde 1817. «Desde entonces han inspirado a pensadores, poetas, artistas…, pero a ninguno como Rodin», advierte Hartwig Fischer.

«La edad de bronce» (1877), de Rodin – MUSEO RODIN

El Estado francés le encargó a Rodin unas puertas para un museo de artes decorativas que iba a inaugurarse en París. El proyecto no llegó a materializarse, pero «Las puertas del infierno», de seis metros de altura, fueron para el artista una fuente de inspiración constante durante toda su vida. Entre esas figuras, sus celebérrimos «El Beso» y «El pensador», que acabaron siendo esculturas independientes. Hay versiones de ambas en la exposición. De «El Beso» (se inspiró en los amantes Paolo y Francesca de «La Divina Comedia»), una versión en yeso de gran tamaño que Rodin mantuvo toda su vida. A su lado, los cuerpos de dos diosas, una reclinada junto a la otra, figuras L y M del frontón este del Partenón. Se cree que pueden ser hermanas o madre e hija. Tanto ellas como «El Beso» están tallados en un solo bloque de piedra: los dos artistas supieron extraer la carne cálida del frío mármol. En las esculturas de Fidias y Rodin hay intimidad, sensualidad y una fuerte carga emocional. En ambos casos, explica Celeste Farge, comisaria de la muestra, «la expresión y la pasión de las figuras se manifiesta a través del cuerpo». Para Ian Jenkins, también comisario, las figuras del Partenón constituyen un estudio erótico sobre la intimidad, a través de los pliegues mojados de sus vestidos. Cree que «El Beso» es «la mejor respuesta artística a las esculturas del Partenón».

Se cree que ni Fidias ni Rodin hicieron con sus manos todos sus trabajos. Este último pudo modelar en arcilla algunas obras que después otros fundían en bronce o esculpían en mármol. Y Fidias pudo diseñar y modelar las obras del Partenón, pero no ejecutarlas. Vamos que Damien Hirst no es original ni siquiera en eso. Rodin quiso que su arte «expresara las emociones desde las alturas del éxtasis hasta las profundidades de la agonía». Éxtasis y agonía que halló en los mármoles del Partenón que tanto amó, pero que también tanto le atormentaron: «Ningún artista podrá superar a Fidias. El más grande de los escultores nunca será igualado».

Fragmento correspondiente al friso norte del Partenón – BRITISH MUSEUM

De Miguel Ángel a la Acrópolis

Son muchas las conexiones entre Fidias y Rodin presentes en la exposición. Para su escultura «La edad de bronce» (1877), Rodin se inspiró tanto en «El esclavo moribundo», creado por Miguel Ángel en 1513 (Museo del Louvre) -viajó a Italia en 1875-76 y allí descubrió al genio florentino-, como en algunas de las figuras del Partenón. Es el caso de un joven que se prepara para el desfile incluido en el friso norte del principal monumento de la Acrópolis. En ambos casos se repite la pose, el gesto, la misma emoción. Auguste Neyt posó para esta escultura de Rodin.

 

21 mayo 2018 at 7:56 am Deja un comentario

Hallada una antigua cabeza de mármol en el parque arqueológico de Ostia Antica

Fuente: CECILIA CIRINEI Repubblica
4 de mayo de 2018

Una espléndida cabeza de mármol ha emergido de la tierra de Ostia Antica. En el parque arqueológico ha salido, con la tierra en el pelo confundiendo los detalles, lo que tal vez sea una Afrodita en el baño. “Parece tener el peinado de una Venus de Doidalsas, o podría ser una de las musas” afirman, tras una primera evaluación, las arqueólogas Mariarosaria Barbera y Cinzia Morelli, sin excluir otras interpretaciones. La Afrodita de Doidalsas, escultor griego del siglo III a.C., representa a la diosa en el baño, caracterizada con mechones de pelo recogidos en la parte superior de la cabeza y un pequeño moño, que la hace muy femenina, apoyado en la nuca. La encontrada en Ostia Antica podría ser una réplica de época imperial romana del célebre modelo griego. La delicada cabeza de mármol ha resurgido de la tierra durante unos trabajos de mantenimiento rutinarios en terrenos de almacenes de época posclásica.

 

 

4 mayo 2018 at 7:58 pm Deja un comentario

Las esculturas de Rodin “hablan” con las del Partenón en el Museo Británico

Las obras de Auguste Rodin entablan una conversación con las esculturas del Partenón en una nueva exposición del Museo Británico de Londres, “Rodin y el arte de la Antigua Grecia”, que pone en diálogo al francés con el clasicismo griego.

Vista de la escultura “Pallas con el Partenón” del escultor francés Auguste Rodin durante el pase de prensa de la exposición “Rodin y el arte de la Antigua Grecia” en el Museo Británico de Londres (Reino Unido). EFE

Fuente: Sabela Rey Cao – EFE  |  YAHOO Noticias
24 de abril de 2018

La primera pieza de la muestra es una escultura en mármol y yeso de la diosa griega de la sabiduría, Atenea -aquella que nació de la testa de Zeus después de que este se comiera a su madre-, representada con un Partenón en miniatura que emerge de su propia cabeza y que anuncia el motivo que recorrerá la producción del francés: Grecia como cumbre intelectual y artística.

Rodin (1840-1917) fue un frecuente visitante del Museo Británico, al que acudió por primera vez en 1881 y en el que siempre vagaba a la caza de los restos del templo griego para capturarlos a lápiz.

Sus dibujos, escritos y esculturas pueblan la exposición del famoso museo londinense, que ha colocado junto a sus creaciones las esculturas del Partenón, para establecer así comparaciones e iluminar la fuerte relación que mantuvo con los griegos, según explicaron los responsables en su presentación hoy a la prensa.

El escultor francés veía en Fidias, arquitecto encargado de reconstruir la Acrópolis de Atenas y el escultor más famoso de la Antigua Grecia, un mentor artístico e intelectual con el que hablaba, a pesar de las barreras temporales, a través de su obra.

“Quisimos poner en conjunto tantos paralelismos como pudimos”, indicó Ian Jenkins, comisario de la muestra, sobre las parejas escultóricas.

Una de las obras más famosas del francés, “El beso” (1882), que representa a dos amantes prohibidos de la “Divina Comedia” de Dante, se exhibe aquí junto a dos diosas descabezadas pertenecientes al frontón este del Partenón, en la que una reposa sobre el regazo de la otra.

Vista de la escultura “El beso” del escultor francés Auguste Rodin durante el pase de prensa de la exposición “Rodin y el arte de la Antigua Grecia” en el Museo Británico de Londres (Reino Unido). EFE

Estas dos creaciones dialogan formalmente y constituyen un escrupuloso y erótico estudio sobre la intimidad a partir de la idea de fundición entre sus figuras, generada por haber sido esculpidas en un mismo bloque de mármol, en ambos casos.

“Rodin no está citando directamente estas figuras del Partenón, pero vimos una conexión entre ellas”, señaló a Efe Celeste Farge, comisaria de la exposición, al tiempo que dijo que “la expresión y la pasión de las figuras se manifiesta a través del cuerpo”.

Vista de un freco del Partenón de Atenas expuesto durante el pase de prensa de “Rodin y el arte de la Antigua Grecia” en el Museo Británico de Londres (Reino Unido). EFE

Otros temas recurrentes del francés se pueden ver en el torso sin cabeza ni brazos de “El hombre que camina” (1907), donde el artista pone el foco en el poder expresivo del cuerpo y en la representación del movimiento con una figura suspendida en el acto de caminar.

“Se inspira en una gran variedad de fuentes, era un ávido lector”, apuntó Farge, en alusión a las influencias literarias del francés, que toma referencias de Dante, Baudelaire, Ovidio o los mitos griegos, entre otros.

“Tuvo la audacia de inventar sus propias figuras”, añadió Farge sobre las inspiraciones literarias del francés.

La comisaria se refirió así a la pieza “Ilusión: Hermana de Ícaro” (1894-6), en la que el genio se inventó una hermana para Ícaro -el hijo de Dédalo que se quemó al volar muy cerca del sol-, una figura que parece inicialmente sin vida y a la que Rodin le da la vuelta para generar la idea de una caída en picado hacia la Tierra.

Esta creación estaba pensada como parte del conjunto “Las puertas del infierno” (1880-1917), el primer gran encargo del francés para un museo de París, que concentraba en dos pórticos de seis metros de alto, personajes y escenas del “Infierno” de Dante.

El museo que se lo encargó nunca llegó a inaugurarse, pero él continuó trabajando en sus detalles hasta el final, creando nuevos modelos a gran tamaño de algunas de las figuras que ya había hecho, como “El pensador” -también en exhibición dentro de la muestra-.

“A Rodin le encantaba dibujar cuando venía aquí y queremos animar (a la gente) a hacer lo mismo”, dijo Farge sobre la novedosa inclusión de cuadernos de dibujo para que los visitantes tengan una experiencia parecida a la del francés, hace más de cien años.

Además, la pinacoteca ha prescindido de las cortinas en la sala para permitir la entrada de luz natural y ha colocado las esculturas a la altura de la visión, en bajos plintos.

La obra de Rodin, un escultor que fue un puente entre la Antigüedad y la Modernidad, estará en el museo de la capital británica hasta el 29 de julio.

 

29 abril 2018 at 10:39 pm Deja un comentario

Arqueólogos descubren busto de Marco Aurelio en Egipto

Arqueólogos han descubierto un busto del emperador romano Marco Aurelio en la ciudad sureña de Asuán, informó el domingo el Ministerio de Antigüedades de Egipto

Foto: AP / Repubblica

Fuente: 20minutos.com
22 de abril de 2018

El ministerio indicó que hallaron la cabeza en el Templo de Kom Ombo durante labores para proteger el sitio de las aguas subterráneas.

Los arqueólogos también desenterraron artefactos que corresponden al santuario del dios Osiris Ptah-Neb dentro del templo antiguo de Karnak, en la ciudad de Luxor, señaló el ministerio.

Agregó que los nuevos descubrimientos incluyen partes de un panel de piedra que representa un carnero y un ganso, símbolos del antiguo dios egipcio Amón, en una mesa de ofrendas.

Egipto espera que dichos descubrimientos aumenten el turismo, que ha sufrido las consecuencias de la crisis política tras el levantamiento de 2011.

 

22 abril 2018 at 7:36 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

junio 2018
L M X J V S D
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente