Posts filed under ‘escultura’

Tesoros destruidos por los terroristas en Palmira recobran la vida en Roma

Gracias a una tecnología de vanguardia, dos obras maestras de la época de la legendaria reina Zenobia se recomponen con una especie de prótesis tras su destrucción a martillazos

bustos_palmira

Los dos bustos dañados – ABC

Fuente: ÁNGEL GÓMEZ FUENTES  |  ABC
19 de febrero de 2017

El arte mutilado por los terroristas del Daesh en Siria está siendo restaurado en Italia. Se trata de dos bustos funerarios en piedra caliza de alabastro, cuya antigüedad se calcula entre los siglos I y III d. C., procedentes del Valle de las Tumbas, a las puertas de Palmira. Se conservaban en el Museo de la antigua ciudad siria, y fueron salvajemente dañados con martillazos por los terroristas del Daesh. Heridos de muerte, fueron salvados in extremis en el 2016 y están renaciendo ahora a una nueva vida con tecnología de vanguardia en el Instituto de Conservación y Restauración del ministerio de Bienes Culturales en Roma.

Se trata de dos figuras, un hombre y una mujer bellísima con el velo que le cubre la cabeza y joyas que le sujetan el manto sobre los hombros. Dos obras de arte, raro testimonio de la época de la legendaria reina Zenobia que en el 272 d. C. Conquistó la independencia del imperio romano. Incluso Hollywood celebró la reina de Palmira con la película «Bajo el signo de Roma» (1959), dirigida por Michelangelo Antonioni y Guido Brignone con Anita Eckberg interpretando a Zenobia, reina de Palmira.

El más deteriorado es el busto de la figura masculina, con media cara destruida. El restaurador experto de reconstrucción en 3D cura la herida con una especie de prótesis, fruto de una sofisticada impresión tridimensional (polvo de nailon sinterizado con láser) con una capa de estuco de un milímetro de espesor. “La restauración se hace con el respeto total del mármol original”, explica el restaurador Antonio Iaccarino Edelson. Para el busto de la dama noble, la restauración se hace fragmento a fragmento. Una vez que recuperen su integridad perdida, cosa que ocurrirá en breve, este pequeño gran tesoro será devuelto a Siria, , para que sean conservados en lugar seguro: En una caja fuerte del Banco Central sirio en Damasco.

El viaje de retorno no constituirá a buen seguro la aventura que rodeó a los dos bustos hasta que llegaron a Roma. En el 2015 funcionarios del Museo Arqueológico de Palmira se apresuraron a salvar algunas obras maestras ante la llegada de los terroristas del Daesh. Se vieron obligados a dejar atrás las estatuas y los sarcófagos más grandes, así como los dos bustos procedentes del Valle de las Tumbas. Cuando la ciudad de Palmira fue temporalmente liberada, en la primavera del 2016, los funcionarios de damasco volvieron para salvar algunas obras, entre ellas los bustos. Estos fueron metidos en una caja y por tierra, en una pequeña camioneta la llevaron hasta la embajada siria de Beirut, superando decenas de bustos de control. Funcionarios italianos se hicieron cargo de las dos obras en la embajada y después de no pocos problemas de aduanas, la caja pudo emprender vuelo desde Beirut a Roma.

Exposición en el Coliseo

Los dos bustos llegaron a la capital italiana a primeros de octubre pasado, para formar parte de la exposición «Renacer de las destrucciones, Ebla, Nimrub, Palmira», que estuvo abierta en el Coliseo hasta el 11 de diciembre.

En esa exposición, gracias a una reconstrucción a escala real realizada en Italia, fue posible admirar tres monumentos destruidos o dañados por los terroristas: El Toro androcéfalo que ya no existe del Palacio Noroeste de Nimruk (Irak), la Sala de Archivo de Ebbla (Siria) que custodiaba 17.000 tablillas cuneiformes y que se encuentra en grave estado de abandono, o una parte del techo destruido del milenario templo de Bel en Palmira (Siria). Con esta exposición se rindió homenaje al famoso arqueólogo asesinado en Palmira, Khaled Asaad, calificado de “héroe”, porque con otras personas salvó una gran cantidad de obras maestras que son patrimonio de la humanidad.

El objetivo de la exposición fue sensibilizar a la opinión pública internacional en el conocimiento de la cultura y salvaguardia de los lugares y monumentos que son patrimonio de la humanidad. Además, se quiso favorecer el debate sobre la reconstrucción de lo que se destruye y acerca de la restauración de cuanto queda dañado.

Los objetivos se han cumplido. Ahora el ministro de Bienes Culturales, Dario Franceschini, ha podido decir con orgullo que Italia es una potencia mundial en la restauración del patrimonio, «con institutos y restauradores que ponen en luz las excelencias italianas». En el caso de los dos bustos, bien se puede decir que lo que un día se destruyó a martillazos, en Roma ha sido salvado gracias al primoroso trabajo y pasión de restauradores italianos.

19 febrero 2017 at 2:15 pm Deja un comentario

Italia: Del mar de Tarento emerge una Afrodita de época helenística

afrodita_tarento1
Fuente: Vittorio Ricapito  |  La Repubblica
26 de enero de 2016

Una estatuilla posiblemente del período helenístico ha sido hallada en aguas del Cabo San Vito, en Tarento, al sur de Italia, por un tenista profesional de Martina Franca, Luca Dinoi, en su cuarta experiencia de pesca submarina. La estatuilla de bronce mide 80 cm de altura y representa a una mujer, probablemente la diosa Afrodita, que se limpia el pie izquierdo. Dinoi ha relatado que tocó una superficie rugosa con el codo mientras buceaba a unos 15 metros de profundidad. Al excavar encontró la estatuilla, la limpió y se la llevó a casa. Después decidió entregarla al alcalde de Tarento, Ippazio Stefano, quien ha confirmado la importancia del descubrimiento: “He mostrado la estatua a dos arqueólogos y un tercer arqueólogo de la superintendencia ha venido de Bari. Dicen que se trata de una obra del siglo IV a.C. Se llevará a cabo una investigación más precisa. Queremos que la estatua permanezca en Tarento”. El submarinista ha indicado que vio también un vaso. En los próximos días los arqueólogos subacuáticos llevarán a cabo inspecciones en la zona del descubrimiento en busca de nuevos hallazgos.

afrodita_tarento2

Luca Dinoi con sus padres

 

afrodita_tarento3

 

afrodita_tarento5

Luca Dinoi con el alcalde Ippazio Stefano

 

1 febrero 2017 at 8:05 pm Deja un comentario

Atenas rinde tributo a Adriano con un retrato desconocido del emperador

El Museo de la Acrópolis de Atenas rememora el comienzo del reinado de Adriano, quien fue un admirador y benefector de la ciudad griega

retrato-de-adriano_ng

Retrato de Adriano fechado entre el 130 y el 140 d.C. y hallado en la avenida Syngrou de Atenas en 1933. Foto: Acropolis Museum

Fuente: ALEC FORSSMANN NATIONAL GEOGRAPHIC
31 de enero de 2017

En agosto del año 117, hace casi 1.900 años, murió Trajano y Adriano se convirtió en el nuevo emperador romano. El Museo de la Acrópolis de Atenas rinde tributo a Adriano con motivo de esta efeméride. La exposición Retrato del emperador Adriano en el Museo de la Acrópolis, del 15 de enero al 31 de marzo, recuerda al emperador viajero, quien fue un admirador y benefactor de Atenas. La muestra presenta un magnífico retrato de Adriano fechado entre el 130 y el 140 d.C. y hallado en la avenida Syngrou de Atenas en 1933. Lleva una corona de hojas de roble con un águila en el centro que simboliza a Zeus, su mirada se dirige al cielo como si estuviera alejándose de la vida terrenal y luce una barba, emulando quizá a los filósofos griegos.

Antínoo, un mito extraordinario que se resiste a morir

Adriano visitó Atenas durante su reinado y emprendió un programa constructivo para renovar y expandir la ciudad. La devoción de Adriano por Grecia y por Atenas significó el resurgimiento de la vida cultural griega en tiempos del Imperio romano. El Arco de Adriano aún sigue en pie en una antigua carretera que llevaba de la Acrópolis al Templo de Zeus Olímpico. Probablemente fue erigido para celebrar el adventus o llegada del emperador a la ciudad. El Templo de Zeus Olímpico, el doble de grande que el Partenón, se comenzó a construir en el siglo VI a.C., pero fue Adriano quien lo concluyó gracias a una generosa donación. Otro edificio importante que construyó fue el Panteón, cuyas ruinas han sido localizadas en la calle Adrianou, en el barrio de Plaka.

 

31 enero 2017 at 9:32 pm Deja un comentario

La diosa chipriota descalza que ha aparecido en un pecio del siglo VII antes de Cristo

En las costas de Turquía, los arqueólogos investigan una nave de carga a 43 metros de profundidad, llena de ánforas, que guarda claves sobre el comercio en el Egeo

diosa_chipriota1

Imagen de la mitad inferior de la estatua femenina hallada en Turquía – ABC

Fuente: JESÚS GARCÍA CALERO  |  ABC
23 de enero de 2017

Una escultura cerámica, que representa a una antigua diosa chipriota y tiene la friolera de 2.700 años acaba de aparecer sumergida en el mar, cerca de Turquía. Es la mayor representación cerámica hallada nunca en las ricas costas turcas por los arqueólogos subacuáticos, un hallazgo que ha tenido lugar cerca de Bozburun en el distrito de Muğla’s Marmaris. Según los primeros análisis de la carga todo parece indicar que se trata de objetos del siglo VII a. C.

La pieza apareció durante la inspección a un pecio que fue detectado el pasado noviembre, informa el diario turco «Hurryet Daily News». Los trabajos dirigidos por la Universidad de Dokuz Eylül (DEU), en concreto por su Instituto de Ciencia y Tecnología Marinas, lograron extraer la escultura a una profundidad de 43 metros. El hallazgo ha sido datado en el conocido como periodo arcaico.

El profesor Harun Özdaş, director de la excavación, afirmó que los trabajos se han desarrollado con permiso del Ministerio de Cultura y Turismo y con el apoyo del Ministerio de Desarrollo turcos. Al parecer el hallazgo es en realidad la parte inferior de la escultura, que mide 60 centímetros, junto al que se han documentado platos y ánforas cerámicas.

El yacimiento tiene un área de 300 metros cuadrados y, después de valorar los hallazgos realizados, parece tener gran importancia porque arrojará luz sobre un importante periodo de la historia del Mediterráneo. Es la primera vez que se produce un hallazgo de estas dimensiones en la costa de Turquía, de donde proceden los más asombrosos pecios de las edades antiguas y en cuyas aguas nació la arqueología subacuática en los años sesenta del siglo pasado.

diosa_chipriota2

Actualmente los estudiosos han probado que el Mediterráneo fue el medio de comunicación principal por el que se extendieron los avances y el comercio en las edades antiguas. Bienes, opiniones y civilizaciones eran parte del intercambio cultural y comercial en aquellas épocas tempranas, según el profesor Özdaş. «Ese avance de las civilizaciones ha dejado huellas en el mar y ahora, estudiando estos rastros podemos saber más de las civilizaciones que vivieron en nuestras costas», añade el director de la excavación, según el citado diario.

La parte superior de la diosa

Özdaş afirmó que se ha encontrado la escultura bajo la arena del lecho marino después de una detenida prospección del yacimiento. «Cuando limpiábamos esa zona, primero vimos los dedos de los pies de la escultura. Y eso nos puso ansiosos. Después descubrimos la parte inferior del cuerpo. La escultura de la diosa llevaba un traje. Sabemos que estas representaciones tenían dos piezas y es por eso que creemos que la parte superior deberá aparecer en el mismo lugar».

La diosa está descalza, y viste una larga túnica. Se cree que medirá 1,20 metros cuando puedan unirse sus dos mitades. Al parecer un empeoramiento de las condiciones del mar obligó a detener la excavación. Pero este mismo año se realizará una nueva campaña en el yacimiento.

En estos momentos se llevan a cabo trabajos de conservación de los restos hallados en el laboratorio del impresionante Museo de Arqueología Subacuática de Bodrum. «La carga principal eran platos, que quedaron extendidos en un área muy amplia. También hay ánforas de tipología chipriota entre los restos. Esos elementos sumados a la escultura nos permiten concluir que se trata de un barco procedente de Chipre. El barco que viajaba desde el Mediterráneo hacia el Egeo en esa era arcaica, aporta importante información sobre las relaciones entre las civilizaciones de la época en la región egea», añadió el arqueólogo.

 

24 enero 2017 at 12:22 am Deja un comentario

Obra comentada: El emperador Augusto, de los hermanos Bonanome

Sonia Tortajada, restauradora de escultura del Museo Nacional del Prado comenta la obra “El emperador Augusto” (h. 1565) de Giovanni y Nicola Bonanome.

Fuente: Canal del Museo Nacional del Prado en Youtube

 

23 enero 2017 at 3:04 pm Deja un comentario

Descubierta en Terracina (Italia) una estatua de Diana cazadora

terracina_diana1

Fuente: La Repubblica
19 de enero de 2017

Dos mil años después, del subsuelo de Terracina, en la provincia de Latina, al sur de Roma, ha salido a la luz una estatua de la Diana cazadora y han emergido unas termas de época romana. Bienes arqueológicos de notable valor, descubiertos por casualidad en el curso de unas excavaciones para colocar unos tanques en un área de servicio de Agip en Via Roma, la calle principal de la ciudad.

Terracina, un  famoso centro balneario y ciudad que en época romana adquirió una considerable importancia con la apertura de la vía Apia, es rica en testimonios del pasado. En la misma zona donde se está excavando hoy en día, por la que de inmediato se ha interesado la Superintendencia, se encontró en el año 2000 una estatua de Júpiter Anxur, en el interior de lo que parece haber sido un frigidarium, una piscina termal de agua fría.

Ahora, la estatua de Diana cazadora, de la que ha sido recuperada más tarde también la cabeza, ha confirmado el valor de las termas presentes en esa zona, que a su vez están regresando a la luz. La estatua de la diosa de la caza parece ser que se encontraba en el caldarium, y debe pertenecer al siglo I-II d.C. Una zona rica también en pavimentos, estructuras e inscripciones de época imperial, en la que la Superintendencia está poniendo particular atención.

terracina_diana2

terracina_diana3

terracina_diana4

 

20 enero 2017 at 12:42 am Deja un comentario

Melina Mercouri, la ministra griega que se enfrentó al expolio de Gran Bretaña

La era una estrella antes de ser política, desde donde luchó por una Europa construida sobre la cultura.

mercouri_partenon

Melina Mercouri ante el Partenón

Fuente: MIGUEL A. DELGADO  |  El Español
7 de enero de 2017

En un momento en el que Europa no parece saber muy bien qué es, y en el que nadie tiene demasiado interés en recordar que la cultura debía ser uno de los ejes que marcarían la identidad de su proyecto, resulta aún más ilustrativo hablar de Melina Mercouri, probablemente una de las mujeres que más han hecho por definir lo que debía haber sido el sueño europeísta.

Pero lo más curioso es que lo hizo desde una apuesta por recuperar primero lo local. Cuando se convirtió en la primera mujer ministra de Cultura griega, en 1981 y con 61 años, ya era toda una estrella, después de protagonizar películas como Nunca en domingo (por la que fue galardonada en Cannes y nominada a un Oscar), Fedra o Topkapi, dirigidas por su marido Jules Dassin, y en las que compartió cartel con estrellas como Anthony Perkins, Peter Ustinov o James Mason, y de rodar con Juan Antonio Bardem Los pianos mecánicos. Además, había destacado también en el teatro y como cantante.

mercouri1

La actriz en la película Nunca en domingo (1960)

Sin embargo, nunca estuvo ajena a la política: era nieta de un histórico alcalde ateniense, y durante el Régimen de los Coroneles (1967-1974), que la sorprendió en el extranjero, se convirtió en uno de los mayores altavoces contra la dictadura, a la que atacó desde todos los púlpitos mundiales a los que tuvo acceso. Cuando a causa de ello le retiraron la nacionalidad, declaró: “nací griega y moriré griega. El señor Patakós [ministro del Interior de la Junta Militar] nació fascista y morirá fascista.”

Cuando accedió al ministerio, diseñó una política que buscó recuperar el inmenso legado clásico de Grecia. No sólo lo hizo promoviendo el establecimiento de parques arqueológicos donde los monumentos pudieran ser estudiados y disfrutados igualmente por los visitantes, sino que hizo de ello una reivindicación nacional. Hasta tal punto que impulsó la remodelación del Museo de la Acrópolis, para el que pretendía además recuperar los conocidos como Mármoles de Elgin, una gran colección escultórica que el británico lord Elgin se llevó a Inglaterra entre 1801 y 1805 tras ordenar retirarlos del Partenón. En aquellos años, Grecia estaba bajo gobierno otomano, y la península helénica era el tablero en el que se medían todas las grandes potencias del momento.

Deben entender lo que los mármoles del Partenón significan para nosotros: son nuestro orgullo, son nuestros sacrificios, son nuestro símbolo de excelencia más noble

La parte más destacada de la valiosísima colección, que puede visitarse en una sala especial del Museo Británico desde 1939, son dos tercios del friso del Partenón, la parte más simbólica y cuya vuelta a territorio griego ha sido reivindicada a lo largo de las décadas. Pero pocas veces con tanta virulencia como lo hizo Mercouri, que tanto durante su primer mandato como ministra, entre 1981 y 1989, como en el breve entre 1993 y 1994, se esforzó en aprovechar cualquier oportunidad que se le presentara para hacer la reclamación. En 1986 no dudó en afirmar en Oxford que “deben entender lo que los mármoles del Partenón significan para nosotros: son nuestro orgullo, son nuestros sacrificios, son nuestro símbolo de excelencia más noble, son un tributo a la filosofía democrática, son nuestras aspiraciones y nuestro nombre, son la esencia del ser griego”.

mercouri2

Melina Mercuri, actriz y ministra griega.(Melina Mercouri Foundation

Sin embargo, la cultura para Mercouri tenía una importancia que iba más allá de lo exclusivamente nacionalista. Fue suya la idea de que anualmente se designaran capitales culturales europeas (la primera de ellas fue Atenas, en 1985). También se esforzó en crear estrategias comunes entre los países miembros, dado que el Tratado de Roma que había dado origen al proyecto europeo en ningún momento se preocupaba de la cultura. De la misma forma, luchó porque Grecia volviera a acoger unos juegos olímpicos, sobre todo con la vista puesta en el primer centenario de su instauración en la era moderna, lo que tendría que haber ocurrido en 1996. Pero para ese año se fueron a Atlanta, cuna de la Coca-Cola, y Atenas tuvo que esperar al 2004 (con unos resultados económicos catastróficos, por cierto).

Ella no llegaría a verlo: por entonces, llevaba ya una década muerta. Fumadora empedernida, un cáncer de pulmón acabó con ella a los 73 años, mientras era tratada en Nueva York. A su muerte recibió el reconocimiento y el cariño de todo su pueblo, que incluso depositó numerosas cajetillas de tabaco ante su féretro. En su honor, la UNESCO creó un premio que lleva su nombre para reconocer las iniciativas más destacadas que busquen recuperar los paisajes más emblemáticos de todo el mundo. Su viudo creó la Fundación Melina Mercouri para mantener vivo su legado, que gestionó hasta su muerte en el 2008, aunque la fundación sigue en activo. Y cómo no, uno de sus objetivos principales sigue siendo conseguir que los mármoles del Partenón regresen a Grecia. Una difícil tarea: ni Grecia, ni desde luego Europa, son ya lo que eran cuando ella fue ministra.

 

7 enero 2017 at 2:35 pm 1 comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente