Posts filed under ‘escultura’

Una nueva app móvil muestra en 3D el ciclo escultórico de época romana del yacimiento de Torreparedones

Fuente: Baena Digital
1 de noviembre de 2017

Ciclo Escultórico Torreparedones. Ese es el nombre de la nueva app móvil sobre el yacimiento arqueológico de Torreparedones, una aplicación que ya está disponible en Google Play y que recoge información y recreaciones virtuales 3D sobre la conocida thoracata y el resto de esculturas de época romana que se pueden visitar en el Museo Histórico y Arqueológico Municipal de Baena.

La app ha sido presentada recientemente por Antonia Merino en el I Congreso Internacional de Musealización y Puesta en Valor del Patrimonio Cultural Legatum 2.0. El trabajo por el Grupo de Investigación PAI HUM-882 “Antiguas Ciudades de Andalucía” de la Universidad de Córdoba (UCO) y el centro tecnológico CETEMET.

Las tres esculturas romanas encontradas en Torreparedones más destacables son las de divus Augustus, que representa el único testimonio en todo el imperio del tipo divus Augustus Pater, creado en época de Tiberio, posiblemente como modelo de la escultura de culto del nuevo dios.

Otro de los retratos que muestra la app representa a divus Claudius, reelaborado de un retrato de Calígula. Como explicó el catedrático Carlos Márquez, resulta excepcional porque el cuerpo togado y calzado con bota militar representa al emperador Calígula, del que apenas se conservan esculturas dado que tras su muerte muchas de ellas fueron destruidas o transformadas.

La estatua femenina probablemente representa a Diva Augusta, emperatriz Livia, viuda de Augusto, que también fue ascendida a los altares por parte del Senado en época de su nieto Claudio. Aparece como la imagen de unidad dinástica, por ser ella el nexo entre las dinastías Julia y Claudia.

La thoracata también es uno de los emblemas del yacimiento baenense. Se trata de una escultura labrada en mármol encontrada en 2010, que representa a un emperador romano del siglo I y que estuvo expuesta en la plaza forense.

 

Anuncios

1 noviembre 2017 at 7:56 pm Deja un comentario

Un paseo en Valencia por la mitología griega

El Jardín de las Hespérides recrea esta leyenda a través de sus esculturas y vegetación

Pérgola del Jardín de las Hespérides / JARDINES DE VALENCIA

Fuente: TAMARA VILLENA > Valencia |  LAS PROVINCIAS
27 de octubre de 2017

La ciudad de Valencia guarda rincones llenos de historia, arte y, por supuesto, encanto. Sin embargo, son muchos los que desconocen la singularidad de algunas de las zonas que la capital de la Comunitat Valenciana atesora en su interior, incluso sus propios residentes. El Jardín de las Hespérides es uno de ellos, y probablemente sea de los jardines menos conocidos de Valencia, a pesar de ser también uno de los más peculiares y diferentes.

Situado en la calle Beato Gaspar Bono, justo entre el jardín Botánico y el solar de Jesuitas, se trata de una de las maravillas que ofrece el repertorio jardinero de Valencia: 4.700 metros cuadrados junto al Botánico donde una colección de esculturas de la mitología griega (junto a un huerto de naranjos con cincuenta variedades de cítricos, el toque valenciano) forman una historia que va marcando la disposición de la vegetación.

Uno de los espacios del recinto arbolado / JARDINES DE VALENCIA

Se creó en el año 2000 para ocupar un solar con el que poder ampliar el botánico en un futuro y simboliza el mito del Jardín de las Hespérides, donde las manzanas de oro que guardaban las ninfas son sustituidas por naranjas valencianas como objeto preciado. Además de la amplia variedad cítrica que se puede encontrar, hay rincones para descansar entre enredaderas y vegetación que te harán olvidarte del Olympo.

El Ayuntamiento cataloga este jardín como de «colección» por su singularidad y atractivo, planteado como un ‘hortus conclusus’ cuya cerradura se abre ocasionalmente en una especie de guiños que invitan a los transeúntes a adentrarse en un espacio de fuga a las mundanidades de la urbe. Aquí, el relato mitológico es el hilo argumental que conduce al visitante a través de sus esculturas y vegetación.

Las Hespérides

Las manzanas de oro que originariamente custodian las ninfas hacen referencia al origen mitológico de los cítricos: en la boda de Hera con Zeus, la Tierra dio a la diosa como regalo nupcial unas manzanas de oro que fascinaron a Hera, tanto como para plantarlas en su jardín. Encomendó la labor de cuidar a estos frutos y su árbol a Ladon, un dragón inmortal de 100 cabezas, y a las Hespérides: tres ninfas del atardecer llamadas Egle (Resplandeciente), Eritia (Roja) y Hespertusa (Aretusa del Poniente) cuyos nombres hacen referencia a los matices del cielo conforme el sol se dirige hacia el ocaso.

Fue a Hércules a quien se le encomendó, entre las doce misiones que debía cumplir para convertirse en héroe, robar las manzanas de oro del jardín. Para ello venció al dragón, que se transportó al cielo y se convirtió en la constelación de la serpiente, pero las ninfas, desoladas por haber fallado y perder los frutos que custodiaban se transformaron en árboles: un olmo, sauce y álamo, tal y como las puedes ver en el jardín.

Estatua de Hércules inspirada en el mito, con una de las manzanas robadas / JARDINES DE VALENCIA

Un recorrido entre ninfas

Las puertas metálicas que guardan dos de las entradas al recinto cuentan con frases descriptivas del mito, como «A través de las olas del mar profundo llegaron a la hermosa isla de los dioses, allí donde las Hespérides tienen su casa de oro». El jardín sigue una estructura geométrica y cuenta con tres terrazas y una pérgola que ofrece una visión global del jardín antes de introducirte en él.

Frase grabada en la puerta de una de las entradas al recinto / JARDINES DE VALENCIA

El centro del jardín se forma como una explanada desde la que el espectador puede ver los episodios de la historia que sirve como referente argumental: las esculturas de las ninfas y su metamorfosis, la de Hércules, el árbol de los frutos de oro y el dragón transformado en serpiente.

Estatua de la metamorfosis de la ninfa / JARDINES DE VALENCIA

Los muros que recogen el espacio son de ciprés recortado y dentro de él, el agua adquiere un papel especial como otro de los elementos fundamentales de la historia de los jardines. Una fuente corona el punto más alto del jardín, escondida entre los cítricos y sigue una forma laberíntica que sugiere misterio a quien se adentre en su búsqueda. El agua brota del suelo y va por los canalillos que recorren las terrazas, hasta sumergirse en el tramo final y volver a emerger en el estanque donde se reflejan las ninfas convertidas en árboles. Y como broche otro estanque, más recóndito y tranquilo, rodeado de muros y cipreses, donde la diosa protectora de los jardines se presenta para atribuir una especial calma al lugar.

Si eres un apasionado de la mitología griega, o al menos de la popular película de Disney, deberías visitar este rincón para sentirte una más de las musas y recrear el mítico ‘No diré que es amor’, o bien para pasar de ‘Cero a Héroe’ en un pispás. Eso sí, hay que tener en cuenta que aunque sea de entrada libre y gratuita, al ser un recinto cerrado hay un horario de visita que en la temporada otoño-invierno es de 10.00 horas a las 18.00 horas y que se amplía dos horas (hasta las 20.00 horas) en primavera y verano.

 

27 octubre 2017 at 7:05 pm Deja un comentario

Diana caza en la Gran Vía

La escultora Natividad Sánchez se convierte en la primera mujer en idear una escultura para la avenida madrileña

Escultura de Diana Cazadora en el tejado del futuro Hyatt Centric Gran Vía. DANIEL ESPADA

Fuente: CARLOS DÁVALOS > Madrid  |  EL PAÍS
19 de octubre de 2017

En un estudio de arte, en la planta baja del número 5 de la calle Crevillente, detrás del Santiago Bernabéu, llama la atención una enorme escultura plantada en medio del local. Desde octubre del año pasado, una versión de esta obra descansa en una de las azoteas de Gran Vía, concretamente sobre el número 31. Es una obra de la arquitecta y escultora Natividad Sánchez Fernández (Jaén, 1960), que con su figura de Diana Cazadora se ha convertido en la primera mujer en idear un monumento para adornar los cielos de la centenaria vía madrileña.

“Cuando me plantearon el proyecto, me emocioné”, cuenta Sánchez junto a una de las cuatro maquetas que hicieron falta para realizar el proyecto, que finalmente terminó con una pieza de cinco metros de altura y más de 900 kilos de peso. “Estaba en el segundo año de la Escuela de Arte de la Palma”, receurda la artista, “un amigo me dijo que querían incluir una escultura en la remodelación de un edificio de Gran Vía”.

Quien hacía el encargo era el inversor mexicano Jorge Díaz Estrada, dueño, entre otros, del edificio de Sol que albergó el neón de Tío Pepe y que actualmente ocupa Apple. Su nuevo proyecto en el 31 de Gran Vía —edificio proyectado en 1925 por José Miguel de la Quadra Salcedo— será un hotel de la cadena Hyatt; el Hyatt Centric Gran Vía, con 159 habitaciones, un bar llamado Hielo y Carbón y una terraza en la azotea y que tiene previsto inaugurar en 2018.

“Díaz quería una escultura basada en la Diana Cazadora que hay en México DF, creada en 1942 por el escultor Olaguibel y que está en el Paseo de la Reforma. “En ella me inspiré”, agrega la artista, que contó con la ayuda de una de sus hijas que ejerció de modelo para encarnar a la deidad. La escultura de la cazadora romana Diana —Artemisa en la mitología griega— está rodeada de cinco perros y una diadema con la que acaba de disparar una flecha. “El propietario me propuso elaborar un anteproyecto para presentarlo en el Ayuntamiento y que lo aprobasen”. Una maqueta de unos 50 centímetros convenció al Consistorio.

Graduada en arquitectura en 1986, Sánchez estuvo colaborando en proyectos arquitectónicos de envergadura como la creación de la estación intermodal de Palma de Mallorca o las estaciones de metro de Barajas. “Cuando llegó la crisis llevaba 25 años ejerciendo y tenía 52 años. Puedes imaginar lo duro que es quedarse sin trabajo a esa edad”, dice Sánchez que, haciendo de la necesidad virtud, decidió reinventarse y matricularse en la Escuela de Arte de la Palma.

Aunque se trata de la primera mujer en diseñar una escultura en la Gran Vía, Sánchez prefiere enfatizar otros aspectos de la obra, como el uso de la tecnología: “Esta escultura establece un punto de transición entre la escultura analógica clásica-decimonónica de finales del siglo XIX y la escultura digital de principios del siglo XXI. Sin olvidar el modernismo del siglo XX que adorna toda la Gran Vía”. La autora opina que hasta ahora la escultura digital estaba más relacionada con los videojuegos que con el mundo artístico. “En este caso ha habido un punto de encuentro” resume la primera mujer en hacer una escultura para los altos de la Gran Vía.

 

19 octubre 2017 at 4:51 pm Deja un comentario

Tarragona: Una monumental fuente romana ‘duerme’ en un sótano a la espera de su restauración

El hallazgo se produjo hace 20 años, pero el promotor inmobiliario y el Ayuntamiento aún no han llegado a un pacto

Uno de los detalles decorativos que justifican el nombre de la fuente de los Lleons (Museu Nacional Arqueològic de Tarragona)

Fuente: SARA SANS > Tarragona  |  LA VANGUARDIA
14 de octubre de 2017

En el sótano de un bloque de pisos de Tarragona se esconde uno de los hallazgos arqueológicos más imponentes de los últimos años: una monumental fuente romana de 17 metros de longitud. La fuente comenzó a emerger a finales de los noventa, a raíz de la urbanización de los terrenos del barrio portuario de Tarraco. El promotor modificó el proyecto del edificio para no dañar la fuente y la tapó de nuevo a la espera de que un día se pudiera visitar. Después de veinte años enterrada y negociaciones fallidas, el Ayuntamiento planea una operación a dos bandas para expropiar al promotor y convertir la fuente en un espacio, por fin, visitable.

“Es una vergüenza y una pena que un monumento de esta envergadura e importancia histórica todavía no pueda verse; esta fuente es una maravilla”, mantiene el arqueólogo Joan Anton Remolà, que dirigió las excavaciones en 1998. El propietario del solar y promotor del edificio, Joan Martorell, invirtió 415.000 euros en su recuperación y los sucesivos cambios del proyecto constructivo del edificio. Martorell descartó levantar dos pisos más y ubicar el aparcamiento del bloque en las primeras plantas –lo habitual en estos casos– y conservó así la titularidad del solar y de los restos arqueológicos.

El edificio se construyó y la fuente volvió a taparse con grava, siguiendo las indicaciones de la comisión de patrimonio de la Generalitat. Y así hasta ahora. Esta semana, el Ayuntamiento aprobó la subasta de dos fincas del polígono comercial de Les Gavarres, en las afueras de la ciudad, para destinar la licitación a la expropiación y adecuación del monumento, conocido como la fuente de los Lleons. La operación no ha estado exenta de críticas y llega tras casi una década de negociaciones frustradas. El año pasado, cuando se había acordado la permuta de los terrenos municipales que saldrán a subasta por los bajos del edificio de Martorell, el grupo municipal de la CUP cuestionó la operación. Adujo que el Ayuntamiento había valorado la finca “por debajo del precio de mercado”. Y tras meses de nuevas conversaciones, finalmente el gobierno municipal ha optado por subastar los dos solares. La CUP ha vuelto a cuestionar esta semana la operación, ahora porque esta no es una prioridad “cuando en la ciudad hay necesidades mucho más importantes”. Ciutadans reiteró que “el precio de salida de subasta es muy bajo”. Pero el concejal de Urbanismo, Josep Maria Milà, respondió que los dos solares en juego se han tasado en tres ocasiones. “Ahora es el momento de invertir para recuperar los restos que se salvaron”.

La Font dels Lleons está en la esquina de las calles Pere Martell e Eivissa, “en la zona del barrio portuario de Tarraco”, recuerda Remolà. Sin embargo, las excavaciones no se hicieron de forma que permitieran una visión de conjunto de la antigua ciudad romana, sino que se ejecutaron solar por solar. Y luego se taparon a la espera de que un día puedan visitarse.

 

14 octubre 2017 at 8:31 am 2 comentarios

Un perro de bronce y otros tesoros romanos descubiertos con un detector de metales

La estatua del perro de bronce se ha conservado intacta y, según los arqueólogos, tenía fines curativos y podría estar relacionada con el templo romano de Lydney, que fue un templo curativo

Estatua completa. Estatua completa de bronce que representa a un perro sacando la lengua. Mide 214 milímetros de largo, 134 de alto y 50 de ancho. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

Fuente: ALEC FORSSMANN  NATIONAL GEOGRAPHIC
28 de septiembre de 2017

Un increíble bronce de un perro sacando la lengua y otros tesoros romanos han sido hallados con un detector de metales en el condado de Gloucestershire, en el suroeste de Inglaterra. El perro de bronce, en actitud de lamer, se ha conservado intacto y se trata de un hallazgo único en la historia británica, según informa hoy el Consejo del Condado de Gloucestershire. Los arqueólogos creen que la estatua tenía fines curativos y que podría estar relacionada con el templo romano de Lydney, un templo curativo donde se han encontrado varias ofrendas votivas, entre ellas representaciones de perros que sanaban las heridas lamiendo. También existe la posibilidad de que la estatua proceda de un templo romano que aún no ha sido descubierto en Gloucestershire.

“Este es el hallazgo de una vida”, expresa Pete Cresswell, un detectorista de metales

El tesoro romano ha sido hallado por Pete Cresswell y su cuñado Andrew Boughton. “No todos los días te encuentras con un tesoro romano de bronce. Sumamos 40 años usando detectores de metales, pero este es el hallazgo de nuestras vidas”, dice Cresswell, quien se puso en contacto con un equipo arqueológico local “para contribuir a la historia local y británica”. El tesoro romano, que incluye otras piezas excepcionales, ha sido datado en el siglo IV d.C. y “principalmente contiene objetos deliberadamente rotos, desde partes pequeñas de vasijas hasta una gran estatua de bronce. Lo más sorprendente de todo es la estatua del perro, completa y delicadamente detallada, que es un hallazgo único para la arqueología británica”, afirma el arqueólogo Kurt Adams, el agente de enlace de Portable Antiquities Scheme en Gloucestershire y Avon.

Fines curativos. Los arqueólogos creen que la estatua tenía fines curativos. En las cercanías se han encontrado otras representaciones de perros que sanaban las heridas lamiendo. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Hallazgo único. La estatua de bronce, que representa a un perro lamiendo, es un hallazgo único en la historia británica. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Detalles delicados. Detalles delicados en una de las patas del perro de bronce. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Fragmento de un rostro. Muchos objetos estaban deliberadamente rotos, entre ellos este fragmento de un rostro. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Tesoro romano. El tesoro romano incluye piezas excepcionales como este rostro del siglo IV d.C. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Inscripción. Placa de aleación de bronce que contiene la siguiente inscripción: (V?)MCONIA. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Cabeza de animal. Representación de una cabeza de animal, probablemente un león. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

28 septiembre 2017 at 5:12 pm Deja un comentario

El Museo Arqueológico Nacional expondrá el ‘águila bicéfala’ romana del MARQ

La mano de bronce romana que empuña una espada con una excepcional águila de dos cabezas hallada en 2015 en el yacimiento de Lucentum (antigua Alicante) será una de las invitadas de la exposición antológica del Museo Arqueológico Nacional (MAN), en Madrid, por sus 150 años de historia.

La mano de bronce romana que empuña una espada con una excepcional águila de dos cabezas, propiedad del Museo Arqueológico Provincial (MARQ), será expuesta en el Museo Arqueológico Nacional. EFE/Diputación Alicante

Fuente: EFE  |  LA VANGUARDIA
25 de septiembre de 2017

Alicante, 25 sep (EFE).- Propiedad del Museo Arqueológico Provincial (MARQ) de la Diputación de Alicante, esta pieza es singular en el mundo porque se trata de la única águila bicéfala hallada de la época romana, lo que doce años después de su descubrimiento sigue siendo un auténtico misterio para los arqueólogos.

Con el título “El poder del pasado”, la antológica del MAN se inaugurará el próximo 3 de octubre (hasta el 1 de abril de 2018) y el ‘águila bicéfala’ se unirá a un centenar de obras procedentes de sesenta instituciones y centros culturales de todo el país, según un comunicado de la Diputación.

Esta mano romana de Lucentum data del siglo I d.C. y es la única parte que se ha conservado de una escultura erigida a un emperador ataviado de militar (se desconoce de quién), y se ha salvado de la refundición durante los siglos posteriores por, probablemente, su valor como talismán.

Por su incalculable valor y singularidad, ya ha sido exhibida en la Sala del Trono (o de San Jorge) del prestigioso museo Hermitage de San Petersburgo (Rusia) con motivo del año ‘España en Rusia’ en 2011, y posteriormente también en el Drents Museum de Assen (Holanda).

Ha sido estudiada por el director técnico del MARQ, Manuel Olcina, quien la ha presentado a la comunidad científica en congresos especializados de España y Alemania.

Fue descubierta el 23 de marzo de 2005 (un Miércoles Santo) en una excavación dirigida por Olcina y Rafael Pérez Jiménez (arquitecto de la Diputación y responsable de la conservación del yacimiento) al frente de un equipo formado por arqueólogos, restauradores, dibujantes, topógrafos, encargados y peones, aunque los que tuvieron la fortuna de toparse ese día con la pieza y extraerla fueron los arqueólogos Antonio Guilabert y Eva Tendero.

Su aparición supuso una pequeña gran revolución ya que hay numerosos ejemplos en la cultura romana de águilas (a menudo para presentar a la legión o al dios Júpiter) de una cabeza, pero nunca de dos.

Al principio, una parte de la comunidad científica dudó de su autenticidad, pero la incredulidad fue dando paso a la sorpresa y a su puesta en valor a medida que avanzaban los procesos de estudio, validación, publicación y comunicación en congresos internacionales.

Los expertos se afanan desde entonces en tratar de descubrir el motivo por el cual el taller donde se fabricó, seguramente en alguna provincia de la actual Italia, Grecia o Turquía, escogió un águila bicéfala, ya que no hay “explicación ni paralelos”.

Ante la falta de evidencias científicas que desentrañen la incógnita, se especula que las dos cabezas puedan simbolizar Oriente y Occidente, que representen dos poderes o dos legiones distintas.

Un águila bicéfala protagoniza el escudo de Rusia, pero no proviene de los romanos sino de la caída del imperio Bizantino, momento en el que los zares heredaron esta simbología.

Los bizantinos, a su vez, habían tomado el águila bicéfala de los Selyúcidas musulmanes turcos y el único antecedente de este símbolo se encuentra en la civilización Hitita (dos mil años antes en la misma zona), aunque sin una aparente conexión directa.

De 6.110 gramos, 35 centímetros de largo y 11,2 de ancho, otra aportación de la mano de Lucentum es que el característico gesto de los dedos del emperador, sujetando el pomo de la espada para que la hoja repose en el antebrazo, ha facilitado saber que era precisamente una espada lo que habrían llevado en un principio otras manos romanas halladas con la misma disposición pero que se han encontrado vacías, como la estatua acorazada de Sancti Petri (Cádiz), del siglo I-II a.C.

La pieza se encontró a un metro de profundidad del Foro y, por los restos de su estrato, se cree que había sido colocada sobre una puerta como elemento de protección y mágica.

 

26 septiembre 2017 at 4:57 pm Deja un comentario

Valencia, ciudad de dioses y mitos

Historias de guerras, amores, incestos, pasiones, dioses y semidioses de la mitología clásica permenecen aún hoy en la sabiduría popular y en las calles de la capital del Túria

La transformación de una de las ninfas en árbol en el Jardín de las Hespérides. / AYUNTAMIENTO DE VALENCIA

Fuente: CONCHA MOLINA > Valencia  |  LAS PROVINCIAS
31 de agosto de 2017

En el principio, todo era Caos. Y de Caos surgieron Gea, Tártaro y Eros que dieron a luz a Erebos, Nyx, Eter y Hemera. Así explica la mitología clásica el origen del universo: de la tierra, el abismo y el amor nacieron las tinieblas, la noche y la luz del día. Resulta curiosa la pervivencia de los mitos clásicos hasta nuestros días, teniendo en cuenta que en su origen, a diferencia de las religiones monoteístas, fueron trasmitidos solo mediante el boca a boca.

Historias de guerras, furias, amores, incestos, templos, pasiones, dioses y semidioses de la mitología clásica permenecen aún hoy en la sabiduría popular: el nacimiento de Afrodita, la mirada petrificadora de Medusa, la historia de Dafne y Apolo, las aventuras de Hércules… Historias recordadas por muchos gracias a haberlas escuchado de boca de aquel profesor de Latín del instituto que las leía en voz alta con una pasión contagiosa.

Sin ir más lejos, Valencia debe su nombre a la Valentia romana, siendo fundada por la civilización del Imperio en el 138 a.C. sobre la actual Plaza de la Virgen. Allí se encontraba el foro y aún hoy puede leerse sobre el suelo una inscripción en latín sobre la fundación de la ciudad.

Así pues, debido a las raíces romanas de la ciudad y la fuerza de la tradición de la mitología clásica para ser trasmitida hasta la actualidad, en Valencia podemos encontrar múltiples referencias a los personajes que protagonizan los mitos, convirtiendo la ciudad en tierra de dioses y semidioses.

Fuentes de Valentia

Precisamente en la fuente de la Plaza de la Virgen se encuentra la figura de un hombre que sujeta en su mano un objeto del que salen frutos. El hombre representa el Río Túria y el objeto que sujeta en la mano una cornucopia o cuerno de la abundancia.

La cornucopia, presente en múltiples imágenes representativas de la mitología, hace referencia al mito griego de Zeus y Amaltea y simboliza la abundancia. Amaltea es la cabra que amamantó al dios Zeus, quien jugando con ella le rompió uno de sus cuernos.

Entonces, Zeus convirtió el cuerno en cornucopia de donde saldrían alimentos siempre que la cabra quisiera. La figura aparece en varios edificios y esculturas de la ciudad, en referencia a la fertilidad de la zona.

Fuente de la Plaza de / BIBLIOTECA VALENCIANA Y AYUNTAMIENTO DE VALENCIA

En otra plaza cercana a la Catedral, concretamente la Plaza de las Barcas, se encuentra otra fuente alegórica al mito de las Tres Gracias. Áglae, Talia y Eufrosine, representadas en la fuente central de la calle, son hijas de Zeus y la ninfa Eurínome.

Diosas del hechizo, la alegría y la belleza estaban presentes en todos los eventos en los que el placer fuera la protagonista como en los banquetes, la danza o el sexo para proporcionar alegría, belleza y fertilidad.

Entre al calle de la Paz y Colón se encuentra el jardín del Parterre donde, además de a Jaime I, encontramos una fuente que representa al dios de los mares, Poseidón que aparece rodeado siempre de criaturas marinas y con su tridente en la mano.

Jardines divinos

Si hay algún rincón de la ciudad en el que el caminante se envuelva en al mitología clásica este es sin duda el Jardín de las Hespérides. Su nombre, y las figuras distribuidas en su interior hacen referencia al mito de las manzanas doradas protegidas por las mélides.

Entre la lista de encargos que Euristeo hizo a Hércules, el undécimo recado consistía en robar las manzanas de oro que protegían las ninfas Hesperetusta, Egle y Eritia y Ladón, un dragón de tres cabezas. Dragón representado en una de las fuentes del jardín que tira el chorro de agua a la piscina.

Hércules se las ingenió para convencer al titán Atlas, encargado de sujetar el cielo, para que le trajera las manzanas mientras él sostenía su peso. El titán derrotó al dragón y Hércules logro los frutos. Precisamente en el jardín puede verse al hijo de Zeus sosteniendo una manzana y la metamorfosis de las ninfas en árboles ante la desesperación por el hurto.

Detalle del Jardín de las Hespérides. / AYUNTAMIENTO DE VALENCIA

Otros ejemplo de espacio verde con presencia de deidades son los Jardines de Viveros, donde las figuras divinas se esparcen como gotas de lluvia. En él encontramos cuatro estatuas que representan las “falsas estaciones”: Diana, Afrodita, Plutón y Apolo.

Estas estatuas fueron creadas por el artista Giacomo Antonio Ponzanelli, presente en muchas plazas y jardines de la capital del Túria y también en el Museo de la Ciudad, donde muchas de las estatuas han sido guardadas para protegerlas. De hecho, las figuras que están hoy en Viveros han pasado por los jardines de Pontons de Patraix y la Glorieta.

Así pues, Afrodita, diosa del amor y la belleza, aparece apoyada en un delfin en referencia a su nacimiento como hija de Urano; Apolo, siempre acompañado de una lira como dios de la música; Diana, diosa de la caza, con el arco, las flechas y el pecho izquierdo descubierto; Plutón, el dios de lo infiernos y de nuevo Poseidón, dios de los mares.

Detalle del Jardín de Monforte. / AYUNTAMIENTO DE VALENCIA

Conectado con los Jardines de Viveros se encuentran los Jardines de Monforte, donde se repite la presencia de Poseidón junto a una criatura marina que enrosca su cintura. Otra deidad presente es Flora, que porta la flor de óleno, una flor que producía fecundidad con solo tocarla, que entregó a Hera para que pudiese engendrar a Ares sin intervención de Zeus.

Otra estatua con mito propio es la de Dafnis y Cloe, dos bebés abandonados en un bosque que crecen juntos sin saber el lazo que les une y al alcanzar la adolescencia y con ella la sexualidad, se enamoran y acaban casándose. Uno de los ejemplos del incesto, bastante recurrente en la tradición mitológica: Zeus estaba casado con su hermana Hera; Mirra engendró a Adonis tras acostarse con su padre después de que Afrodita le castigara por no honrarla, y Urano se desfogaba con su madre Gea, aunqe estos encuentros servían para explicar la lluvia.

Al pasar lista por las murallas de Monforte, se encuentra también a Dioniso, dios del vino, con una copa alzada en al mano y un racimo de uva en la otra; Hebe, la diosa de la juventud y esposa de Hércules con un cáliza en la mano y una jarra en la otra, y Calíope, musa de la ciencia con un rollo de papiro.

Centros del conocimiento

UNIVERSIDAD DE VALENCIA

En el interior de Facultat de Filosofía y Ciencias del Conocimiento, en la Avenida Blasco Ibáñez, un mural representa Temis, diosa de la ley que aparece con los ojos vendados para no ver la maldad. Su presencia en esta facultad se explica porque hace años era la sede de los estudios de Derecho.

También en Blasco Ibáñez, frente a los Jardines de Viveros, aparece la escultura en cerámica de Atenea, diosa de la guerra y la estrategia. En su escudo, el rostro de Medusa; en la mano sujeta la victoria alada sobre el globo del mundo y a los pies una serpiente. En el pedestal una leyenda reza “Patria y escudo”.

En los jardines de la Biblioteca del Hospital se encuentran restos de la antigua Facultat de Medicina. Entre ellos, aparece la figura de Esculapio, dios de la medicina, con la vara de asclepio y una bebida curativa.

Detalles que pasaste por alto

Hay otros grandes edificios en los que ciertos detalles remiten a figuras mitológicas. Es el caso de los medallones del Templo de la Fama en la Lonja. En ellos aparecen representados emperadores y personajes míticos como Helena y Menelao, Héctor y Andrómaca, Filis y Demofón… Solo hay que afinar un poco la vista para descubrir uno a uno los personajes.

También hay que mirar muy de cerca la fachada del Teatro Principal para descubrir a Apolo, dios de la belleza y jefe de las musas, con una corona de laurel sobre la cabeza. En la del Teatro Olympia aparecen Hermes, dios del comercio y los viajeros, y Erato, musa de la poesía.

Así pues, Valencia queda protegida y vigilada por los dioses del Olimpo, quienes continuan aún tentados por la vida terrenal, siendo un reflejo de los defectos y pasiones humanas y velando por el destino de los valencianos que pasan por delante de ellos como si simples trozos de piedra se trataran. Y como desde siempre, sus historias seguirán estando entre nosotros in saecula saeculorum.

 

1 septiembre 2017 at 9:31 am 1 comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente