Posts filed under ‘exposiciones’

La ‘mini Troya’ íbera de Lleida

El yacimiento de Els Vilars d’Arbeca era una fortaleza única hace 2.800 años, con murallas de hasta nueve metros de alto y seis de ancho

els_vilars

Imagen digital de la fortaleza de Els Vilars. / JOSEP RAMON CASALS

Fuente: VANESSA GRAELL > Barcelona  |  EL MUNDO
13 de febrero de 2017

No fue un mito, aunque sigue siendo un misterio para los arqueólogos. La fortaleza de Els Vilars d’Arbeca (Lleida), construida hace 2.800 años, era tan inexpugnable como la Troya de Homero y es un yacimiento íbero único al norte del Ebro. Con murallas de seis metros de ancho y hasta nueve de altura y un foso de agua que podría ser doble, la fortaleza de Els Vilars fue un insólito reducto defensivo y de poder en el campo de Lleida, habitado durante cinco siglos y posteriormente abandonado. Las excavaciones arqueológicas han descubierto algunos extraños rituales que no se han conocido en ningún otro asentamiento íbero, como el entierro de un feto de caballo bajo el pavimento de la casa. En la cultura íbera (así llamaron los griegos a los habitantes del Levante y el sur de la península, custodios de unas tradiciones ancestrales distintas a las del interior), el caballo era un animal primordial, sinónimo de aristocracia y acompañante al más allá.

els_vilars2

Fotografía aérea del yacimiento de Els Vilars.

El descubrimiento de esta fortaleza, en 1975, empieza con una caja de zapatos. Todos los payeses de la zona sabían que en Arbeca había unas piedras extrañas, del pasado, con las que sus tractores solían encallar y les dificultaban el cultivo. Los niños solían jugar ahí y los cazadores iban en busca de conejos. «Un día, un vecino de Arbeca que entonces hacía el servicio militar en Tarragona se presentó en la clase de arqueología ibérica que impartía en el museo con una caja de zapatos llena de restos de cerámica», recuerda Emili Junyent, que entonces estaba acabando su tesis doctoral (hoy dirige el Grup d’Investigació Prehistòrica de la Universitat de Lleida). Pero la falta de recursos impidió que en los 70 se iniciara la excavación. Habría que esperar 10 años. En 1985 por fin se autorizó una intervención de urgencia. «La Generalitat era consciente de que se estaban destruyendo las ruinas e hicimos una intervención que, en principio, iba a durar un par de años. Parecía que estaba todo arrasado», recuerda Junyent. Y aunque las primeras excavaciones fueron decepcionantes, gracias a las indicaciones de un payés apareció la muralla. Así empezó la historia de una campaña arqueológica de 30 años que ha descubierto un inusual poblado, construido en el siglo VIIIa.C. y que ahora se muestra en el Museu d’Arqueologia con la exposición La fortalesa dels Vilars d’Arbeca, que se puede ver hasta el 30 de abril.

Entre las llanuras y los campos de Lleida, Els Vilars emerge como una ruina circular con las calles perfectamente delimitadas y, en el centro, una plaza con un pozo/cisterna (un elemento clave para subsistir en caso de sequía o de asedio). El origen del poblado se remonta a la primera Edad de Hierro y en los cinco siglos que estuvo habitado su urbanismo evolucionó, aunque siempre en anillos concéntricos. Al principio, toda la fortaleza estaba rodeada por un chevaux-de-frise, un círculo de piedras en vertical, de un metro, cual estacas, para impedir cualquier asalto por sorpresa. «Es un sistema de defensa desmesurado para un poblado ya amuralldo. Además, el chevaux-de-frise fue habitual en la Europa central o en la Hispania céltica, pero no en el mundo íbero. Es una idea muy antigua, que ya aparecía en La Ilíada, pero en el mundo íbero no se conocía», explica Junyent. Y sigue con las comparaciones homéricas. «Troya no necesitaba defensas. Sus murallas eran inexpugnables. En cambio, el campamento aqueo sí estaba rodeado por un foso y una estacada. Las fortalezas sólo podían tomarse por una treta, por una traición o por un largo sitio».

els_vilars3

Reconstrucción virtual del interior del poblado.

A pesar de la magna fortificación de Els Vilars, el poblado era un núcleo pequeño, con 150-170 habitantes. «El 80%de la superficie construida la ocupaban las defensas. Existe una desproporción inmensa con el espacio habitado. Lo que demuestra que era una arquitectura del poder y de la ostentación: todo está teatralizado. El poblado era la residencia del jefe de algún linaje en una sociedad cada vez más compleja La fortaleza tiene una dimensión ideológica, es un elemento identitario y cohesionador del grupo», cuenta el historiador.

«Hay un millar de yacimientos íberos en Cataluña, pero ninguno como éste. Entre los siglos VIII y IVa.C. el territorio estaba fragmentado en pequeñas unidades políticas. A partir del siglo Va.C. se fueron descomponiendo para crear poblaciones más grandes, siendo Iltirta (Lleida) la más grande, con 170.000 habitantes y 9.500 kilómetros cuadrados de extensión», apunta Junyent. Ya en el siglo III a.C. los íberos se verían envueltos en las Guerras Púnicas que enfrentaron a las dos potencias del Mediterráneo, Roma y Cartago.

Vino, caballos y rituales

En Els Vilars se bebía vino, se comían cereales (principalmente trigo) y viandas (desde cabras y ovejas hasta cerdos y vacuno), sin contar las piezas de la caza. Fundada en el siglo VIII a.C., antes de que los griegos llegaran a Empúries (575 a. C.), esta fortaleza presenta el urbanismo típico de la cultura íbera :un poblado circular con el epicentro en una plaza. Y un pozo/cisterna es el núcleo de la población, con calles estrechas en anillos concéntricos, de apenas 1,7 metros y con incipientes aceras.

Esta comunidad de agricultores llegó a desarrollar una tecnología hidráulica y metalúrgica, con hornos y molinos rotatorios. Pero además, también fue un pueblo dedicado a la cría de caballos. Y aquí aparece uno de los rituales más insólitos:se han encontrado fetos de caballo enterrados bajo las casas. En una costumbre extendida, los nonatos (ya fuese por nacer muertos o abortos) se enterraban bajo el perímetro de la casa, no en la necrópolis. «Obedecía algún tipo de práctica religiosa. Pero no se conoce ningún otro lugar en que se hiciera con los caballos: le daban el mismo trato que a los bebés humanos. Es un ritual dirigido a alguna divinidad relacionada con la fecundidad o la protección», apunta Emili Junyent.

 

15 febrero 2017 at 2:23 pm Deja un comentario

Los últimos romanos que resistieron en el Montgó

  • El fortín de la Penya de l’Àguila, en Dénia, acogió a los últimos soldados de Sertorio que perdieron la cruel guerra civil frente a Pompeyo y que probablemente se vieron abocados a un trágico destino
  • El Museo de Xàbia ha albergado ahora una exposición que muestra la vida militar y cotidiana de aquellos legionarios
  • La Universidad mantiene que este yacimiento constituía junto a otros ubicados en Moraira, Calp, Altea y Benidorm una línea de defensa de la costa

portada-1

Fuente: La Marina Plaza   12/02/2017
Fotografías: Ximo Bolufer, Museo Soler Blasco, Universidad de Alicante, MARQ

mapaEntre las virulentas guerras civiles que asolaron durante décadas la República Romana, una de las más desgarradas fue la que enfrentó a Sertorio con la facción más conservadora del Senado liderada por Sila. En el año 83 a.C., Sertorio, un caudillo de gran carisma, huyó de Italia y acabó por trasladar el escenario bélico a Hispania, donde aliado con las tribus locales resistió durante una década a los mejores ejércitos del mundo enviados por Roma y liderados, a partir del 77 a.C, por el gran Pompeyo.  La guerra finalizó en 72 a.C. con el asesinato a traición de Sertorio a mano de un lugarteniente.

Durante aquel conflicto hoy casi mítico, la costa de las actuales comarcas de la Marina jugaron un rol fundamental. Ante el difícil tránsito por tierra, este litoral ofrecía grandes ventajas para la navegación y de hecho uno de los principales puertos de los sertorianos fue Dianium, la actual Dénia.

Pero es que además Sertorio pretendía controlar y vigilar el tráfico de embarcaciones que navegaban en torno al cabo de la Nao, todo un referente geográfico en el Mediterráneo de la época, y para eso instaló una serie de fortificaciones al sur de Dianium ubicadas en la Penya de l’Àguila en el Montgó, la Punta de la Torre en Moraira, el Penyal d’Ifac en Calp, Cap Negret en Altea y el Tossal de la Cala ya en Benidorm.

tossalpenyal

La actual tesis de una serie de expertos entre los que destaca la profesora de la Universidad de Alicante (UA) Feliciana Sala es que todos esos yacimientos, tradicionalmente asociados a un origen íbero, sirvieron como pequeños fortines –castella en latín– de las tropas romanas de Sertorio. Su misión, además de ejercer una labor de control del territorio era fiscalizar todas las embarcaciones que navegaban en el triángulo integrado por Carthago Nova (la actual Cartagena, y de especial interés estratégico para Sertorio pues estaba en manos de su enemigo Pompeyo), Ebusus (hoy Eivissa) y la propia Dianium.

legionario-mar

De entre todos aquellos fortines, el de la Penya de l’Àguila «cuenta con un especial protagonismo en la contienda al acoger el enclave que puede simbolizar la tragedia vivida por los últimos sertorianos de Dénia», explica Sala. Fueron pues los últimos rebeldes de Sertorio que aún habrían resistido en su fortaleza en el Montgó pese a que la evolución de la guerra comenzó a ser crítica para los rebeldes después de que Pompeyo los venciera en las batallas de Valentia y Sucro (en el 75).

muralla-penya-aguila

Muralla de la Penya de l’Àguila

Esta consideración de la Penya de l’Àguila como último foco de resistencia rebelde no es mera especulación histórica. Ya en 1963, H. Schubart intuyó que la especial disposición de las tres murallas que configuraban el fortín obedecían a una «solución crítica o de emergencia» para evitar una posible invasión inminente. Por eso, Sala acaba preguntándose: «¿Acaso no semejan [las murallas] elementos de defensa propios de un campo de batalla? ¿Acaso no se percibe una desesperada respuesta ante un ataque inminente, quizás el último reducto de los sertorianos?».

Romans contra romans, la exposición en Xàbia: cómo vivía un soldado del siglo I a.C.

expo-xabia

Inaguración de la exposición en Xàbia

Las palabras de Sala están extraídas de un catálogo específico para la exposición Romans contra romans que, organizada por la propia Universidad de Alicante y el MARQ, ha acogido durante estos días el Museo Soler Blasco de Xàbia y que evoca toda esta epopeya. A pesar de que en rigor la Penya de l’Àguila se encuentra en Dénia, el museo xabienc alberga numerosos materiales de metal y cerámica que a lo largo de los años han sido salvados del expolio que sistemáticamente ha sufrido este yacimiento.

expo-xabia2

La razón, según explica el arqueólogo municipal de Xàbia, Ximo Bolufer, es que el Soler Blasco recibió dos donaciones trascendentes de restos procedentes de la Penya de l’Àguila: la primera se produjo a raíz de que a finales de la década de 1970 se abriera la controvertida pista para ascender hasta esa parte del Montgó; entonces, un residente extranjero que vivía en Jesús Pobre recogió de allí numerosos fragmentos históricos mientras en un impagable diario detallaba en qué punto exacto del yacimiento los había localizado; esos restos fueron cedidos más tarde al museo xabienc y también a mediados de los ochenta otro vecino en este caso de la propia Xàbia, Pepe Cardona, hizo lo mismo.

expo-xabia3

Buena parte de esos materiales han integrado ahora la exposición Romans contra Romans. No son sólo parte de los pertrechos militares que cargaban los soldados, sino también incontables piezas que nos permiten conocer bastantes cosas de su vida cotidiana: platos, fragmentos de tinajas, tapaderas de ollas, lingotes, cascos, anillos, chisqueros, tachuelas, proyectiles de hierro, puntas de lanza, ánforas, placas de cinturón, cuchillos, azadas, tenazas, pinzas, hachas, pies de palangana, monedas…

expo-xabia4

Piezas del Museo Soler Blasco expuestas.

¿Cómo era pues la vida de un soldado de Sertorio en el siglo I a.C?

La rutina diaria

La únidad básica del ejército romano era el contubernium, un grupo de ocho soldados que compartían habitáculo y deberes a rajatabla. La rutina comenzaba con el desayuno. Después, algunos hacían guardia y el resto se ejercitaban con las armas para un posible ataque. Siempre había que estar preparado.

El mantenimiento del castellum

vida-cotidiana

En la conservación del fortín además de soldados participaban carpinteros, albañiles, herreros o mozos de cuadra. También había médicos y escribas para redactar cartas y llevar cuentas. El acarreo de agua y leña era diario y se mandaba a soldados a cazar para traer carne fresca. Antes de dormir, había que limpiar todo el equipo: armas, indumentaria y la vajilla de cada legionario. También había tiempo para el ocio, como demuestra el hallazgo de fichas de juego.

dau

La dieta

Había tres alimentos fundamentales: el trigo, que se acarreaba desde los vecinos campos de cultivo de los íberos; y vino agrio y aceite, importados desde Roma en ánforas. La sal también era un elemento fundamental para conservar alimentos. La dieta se completaba con hortalizas, legumbres, frutas, carne fresca, miel, tocino, leche, queso, hierbas aromáticas y salazones. Cada contubernio disponía de una cocina portátil.

El salario

En los yacimientos se han hallado monedas romanas acuñadas por la República y también por ciudades íberas, forzadas por los romanos a emitir dinero para sufragar gastos de guerra.

El desenlace: de la esperanza de Mitríades a la guerra eterna

Pirata cilicio

Pirata cilicio

Los piratas cilicios pusieron allá por 75 a.C. a Sertorio en contacto con Mitríades VI, rey del Ponto, en el Mar Negro. El objetivo, negociar un pacto para hostigar desde los dos extremos opuestos del Mediterráneo a la poderosa Roma. En aquel año, Lucio Magio y Lucio Fannio, dos miembros de la facción popular del Senado a la que pertenecía Sertorio, llegaron al puerto de Dénia a bordo de un myoparo tripulado por estos piratas cilicios, cuya flota es muy posible que también estuviera amarrada en el Tossal de la Cala, el Penyal d’Ifac, Cap Negret o la Punta de la Torre.

Tal alianza no obtuvo resultados fructíferos y como ya se ha contado Pompeyo ganó el conflicto. Pero aún así, la República Romana no se libró de nuevas guerras civiles incluida la que un Pompeyo ya mucho más veterano disputó y perdió frente a Julio César entre el 49 y el 45 a.C.

 

12 febrero 2017 at 1:47 pm Deja un comentario

Se abre en Pompeya la Casa de los Castos Amantes, en homenaje a los enamorados

Después de doce años de restauración, se abre la Casa de los Vettii, una de las más famosas y ricas, que fascinó a Picasso

castos-amantes-abc

El fresco que da nombre a la Domus de los Castos Amantes – ABC

Fuente: ÁNGEL GÓMEZ FUENTES  |  ABC
6 de febrero de 2017

Los últimos frescos que se muestras al público en Pompeya son de rara belleza. Por un lado está la Casa de los Castos Amantes, el lugar más emblemático de la antigua ciudad romana. Por otro, la Casa de los Vettii, una de las más famosas y más ricas de Pompeya.

Excavada en el 1987, visitable con reserva solo durante ocho meses en el 2010, nunca fue abierta al público la domus de los Castos Amantes, así llamada por un fresco sobre la pared de un comedor donde aparecen un hombre y una mujer que se besan recostados sobre un lecho o triclinio durante un banquete.

Era una casa especialmente grande, pues contaba con numerosas habitaciones y una panadería industrial, y en toda la domus se ven reflejados la furia con la que la erupción del Vesubio canceló la vida en el 79 d. C. Aquí se encontraron los esqueletos de una mula y seis burros que se utilizaban para hacer girar las cuatro piedras de molino para producir harina en la panadería, además de distribuir el pan dentro y fuera de la ciudad.

La Domus será reconstruida totalmente con 10 millones de euros, dentro del plan denominado Gran Proyecto Pompeya, que la Unión Europea financió con un centenar de millones. Pero antes de iniciar los trabajos, el superintendente de Pompeya, Massimo Osanna, ha querido ofrecer a los visitantes una última ocasión para admirar la Domus: En homenaje a los enamorados se podrá entrar en grupos de 20 personas hasta el 14, día de San Valentín. Después, la cita será en el 2020, cuando se terminen los trabajos en la Domus y resplandezcan totalmente sus frescos.

La joya de Pompeya que sedujo a Picasso

castos-amantes3_abc

Imagen de la Casa de los Vettii – ABC

Una de las joyas de Pompeya, por su opulencia y grandiosidad, ha abierto después de doce años de restauración: La Casa de los Vettii. Para dar solemnidad a la reapertura asistió el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, destacando que Pompeya se ha convertido hoy en el «orgullo de los italianos». En un año de oro para los lugares de cultura italianos, Pompeya es detrás del Coliseo el segundo monumento más visitado de Italia: 3.209.089 ingresos en el 2016, un 7,5% más que en el año anterior, todo un récord de visitantes y de ingresos: 23,5 millones de euros.

Números destinados a crecer extraordinariamente en este año con la exposición «Picasso-Parade. Nápoles 1917», abierta desde el 10 de abril al 10 de julio para conmemorar los cien años del viaje en Italia de Pablo Picasso, quien visitó junto a Jean Cocteau las excavaciones. La fascinación que le causó el área arqueológica le llevó a pintar su célebre cuadro «Dos mujeres que corren en la playa» (1922), una pintura cargada de sensualidad, inspirada en algunas figuras clásicas de Pompeya. El pintor malagueño encontró también inspiración para sus diseños en el ballet ruso “Parade”.

Picasso fue seducido por la Villa de los Misterios y la Domus de los Vetii, ambas por sus frescos extraordinarios. Descubrió una pintura libre, poco esquemática, ligada al sentido de la decoración, del placer de vivir.

Priapo, restaurado y nuevamente visible

Durante decenios, un fresco de la Casa de los Vettii estuvo cubierto, porque era una imagen «prohibida» a menores, con una madera que se retiraba solo tras una justificada petición oficial, o bien con una propina al guardia: era el Priapo, dios de grueso falo, hoy nuevamente visible tras la restauración.

Se encuentra en el vestíbulo de la casa y es una de las figuras más fotografiadas y reproducidas de Pompeya: El dios Priapo, bajo cuya protección se había puesto el hogar, está representado en el momento de pesar sobre el plato de una balanza su enorme falo teniendo como contrapeso en el otro plato una bolsa de dinero. El dios representaba la prosperidad económica de los propietarios, los hermanos Aulus Vettius Restitutus y Conviva, exesclavos enriquecidos gracias al comercio. Su relación con Priapo se mostrada también de forma explícita en una estatua de mármol que originalmente decoraba la fuente del jardín y hoy está en el atrio. Una leyenda indicaba que el Priapo de los Vettii donaba fertilidad al tocar su falo.

En uno de los muros del atrio se encuentra una de las dos enormes cajas fuertes en las que los hermanos Vettii, comerciantes de vino al por mayor, tenían sus monedas romanas (sesterzi) y joyas.

Especialmente refinados son los frescos del triclinio (comedor) que representan escenas mitológicas. Los frescos fueron pintados en esta sala que a propósito no se iluminó demasiado para que la luz no dañara las pinturas, como si se tratara de una cuidada pinacoteca.

Esta resurrección de la ciudad romana destruida por Vesubio es posible gracias al citado Gran Proyecto Pompeya, un ambicioso plan tiene como objetivo preservar un área arqueológica de 44 hectáreas excavadas y de otras 22 pendientes de excavar: Se incluyen 1.500 edificios, 17.000 metros cuadrados de frescos y pinturas, además de 12.000 metros cuadrados de pavimentos.

 

6 febrero 2017 at 8:56 am Deja un comentario

Atenas rinde tributo a Adriano con un retrato desconocido del emperador

El Museo de la Acrópolis de Atenas rememora el comienzo del reinado de Adriano, quien fue un admirador y benefector de la ciudad griega

retrato-de-adriano_ng

Retrato de Adriano fechado entre el 130 y el 140 d.C. y hallado en la avenida Syngrou de Atenas en 1933. Foto: Acropolis Museum

Fuente: ALEC FORSSMANN NATIONAL GEOGRAPHIC
31 de enero de 2017

En agosto del año 117, hace casi 1.900 años, murió Trajano y Adriano se convirtió en el nuevo emperador romano. El Museo de la Acrópolis de Atenas rinde tributo a Adriano con motivo de esta efeméride. La exposición Retrato del emperador Adriano en el Museo de la Acrópolis, del 15 de enero al 31 de marzo, recuerda al emperador viajero, quien fue un admirador y benefactor de Atenas. La muestra presenta un magnífico retrato de Adriano fechado entre el 130 y el 140 d.C. y hallado en la avenida Syngrou de Atenas en 1933. Lleva una corona de hojas de roble con un águila en el centro que simboliza a Zeus, su mirada se dirige al cielo como si estuviera alejándose de la vida terrenal y luce una barba, emulando quizá a los filósofos griegos.

Antínoo, un mito extraordinario que se resiste a morir

Adriano visitó Atenas durante su reinado y emprendió un programa constructivo para renovar y expandir la ciudad. La devoción de Adriano por Grecia y por Atenas significó el resurgimiento de la vida cultural griega en tiempos del Imperio romano. El Arco de Adriano aún sigue en pie en una antigua carretera que llevaba de la Acrópolis al Templo de Zeus Olímpico. Probablemente fue erigido para celebrar el adventus o llegada del emperador a la ciudad. El Templo de Zeus Olímpico, el doble de grande que el Partenón, se comenzó a construir en el siglo VI a.C., pero fue Adriano quien lo concluyó gracias a una generosa donación. Otro edificio importante que construyó fue el Panteón, cuyas ruinas han sido localizadas en la calle Adrianou, en el barrio de Plaka.

 

31 enero 2017 at 9:32 pm Deja un comentario

Valencia exhibe el sexo en la antigua Roma

Prostitución, adulterio, las posturas sexuales más comunes, la homosexualidad… se muestran “sin tabúes” en el Museo de Prehistòria

expo_mp_valencia1

Exposición ‘El sexe a l’època romana’ en el Museu de Prehistòria de Valencia (Raquel Abulaila / LVD)

Fuente: LA VANGUARDIA
26 de enero de 2017

Prostitución, adulterio, las posiciones más comunes para la práctica sexual, la homosexualidad, la sexualidad divina… Nada escapa a la muestra El sexe a l’època romana que exhibe el Museu de Prehistòria de Valencia hasta el próximo 30 de abril con el propósito de descubrir los aspectos más íntimos de la vida de los romanos.

La muestra recorre desde la República hasta el siglo IV y está producida por el Museu d’Arqueologia de Catalunya, a través de Arqueoxarxa -red catalana de museus de arqueología-, y comisariada por Joan Mayné y Esther Gurri, del Museu de Badalona. Incluye una selección de 80 piezas procedentes de las colecciones de 11 museos catalanes y de los textos latinos más sugerentes.

Durante su presentación, celebrada este jueves en el Museu de Prehistòria de Valencia, el diputado de Cultura, Xavier Rius, ha augurado que se trata de una muestra que “por su contenido y tratamiento que se hace de la sexualidad tendrá una gran acogida”. Asimismo, Rius ha agradecido “la complicidad establecida entre administraciones y los centros museísticos para poder traer esta retrospectiva itinerante hasta el museo de la Diputación”.

expo_mp_valencia2

Exposición ‘El sexe a l’època romana’ en el Museu de Prehistòria de Valencia (Raquel Abulaila / LVD)

Por su parte, el responsable de la Unitat de Difusió, Didàctica i Exposicions del museo, Santiago Grau, ha indicado que la exposición “complementa las temáticas propias del Museu de Prehistòria de Valencia” y se ha mostrado convencido de que servirá para captar “nuevos públicos y fidelizar a los ya existentes”. Asimismo, Grau ha explicado que la exposición irá acompañada de conferencias de temática diversa en relación a las prácticas sexuales que se practicaban durante la época romana y visitas guiadas a la muestra.

El director del Museu d’Arqueologia de Catalunya, Josep Manuel Rueda, ha destacado que es una exposición “muy cercana” que “aborda el sexo sin tabúes, sin complejos, con un discurso explícito, pero con rigor científico”. Rueda ha indicado que se ha convertido en una exposición “con muy buena acogida”, como lo acredita que más de 80.000 personas ya la han visitado durante las diferentes itinerancias. Finalmente, la directora del Museu de Badalona, Margarida Abras, ha destacado que esta “será la primera vez en que se puedan ver en un mismo museo las cuatro Venus catalanas originales, todo un privilegio”, en referencia a las Venus de Empúries, de Barcelona, de Badalona y la Venus del teatro de Tarragona.

Del sexo marital al divino

Dirigida esencialmente a un público adulto, la muestra se divide en diferentes ámbitos. El primer lugar, ‘Sexo y matrimonio’, dedicado a las relaciones entre hombres y mujeres, su evolución a través del tiempo y la posición de corrientes filosóficas como el epicureísmo y el estoicismo frente a las relaciones sexuales y el matrimonio.

Por otra parte, ‘Sexo, seducción y belleza’ aborda la atracción física y los recursos que se podían emplear para seducir a la persona deseada. ‘Prácticas sexuales’ describe las diversas formas de disfrutar del sexo documentadas en la sociedad romana y la consideración que se tenía, incidiendo en las múltiples relaciones que se podían entablar fuera de la pareja legalmente establecida, ya fuera con personas del mismo género o con personas que cobraban para practicar el sexo.

Seguidamente, el visitante se traslada del mundo de los hombres al mundo de los dioses. Y es que la sexualidad divina servía como pretexto para justificar la vida sexual de los humanos. Júpiter, Venus, Cupido, Hermafrodita, Príapo y Baco tenían sus estrategias de seducción, sus aventuras, y sus engaños y desengaños.

expo_mp_valencia3

Exposición ‘El sexe a l’època romana’ en el Museu de Prehistòria de Valencia (Raquel Abulaila / LVD)

Sexo según los autores clásicos

A lo largo de la muestra, el visitante se encuentra acompañado en todo momento de los autores clásicos. Los consejos de Ovidio, de Séneca, de Plauto o de Suetonio sirven para contextualizar las piezas que se exponen: objetos de tipo religioso o con finalidad ritual, elementos de la vida cotidiana, piezas del ámbito público y de la intimidad doméstica.

Objetos como la “Venus de Badalona”, el “Vaso de Bílbilis” (Calatayud), el “falo de Sasamón”, el Tintinabulum (candelabro) -con la representación de Príap- o la representación antropomorfa de un falo, procedentes de Tarraco o el extenso conjunto de lámparas eróticas, llaman la atención del visitante, ya sea por su belleza o por su explicitado. Unas piezas que, junto con los textos latinos, nos hablan de la vida íntima de los antiguos romanos.

 

26 enero 2017 at 8:09 pm Deja un comentario

Desenfreno y tabúes: Valencia desvela en una exposición la vida sexual de los antiguos romanos

  • El Museu de Prehistòria de València exhibirá a partir del 26 de enero la muestra ‘El sexo en época romana’.
  • Una selección de 80 pinturas y objetos aborda esta temática, junto a los textos de autores clásicos latinos más sugerentes.
  • Dividida en cuatro bloques, analiza aspectos como el matrimonio, la seducción, las prácticas sexuales y la sexualidad de las divinidades.

cartel_sexo_epoca_romana

Fragmento del cartel anunciador de la exposición El sexo en época romana (MUSEU DE PREHISTÒRIA DE VALÈNCIA)

Fuente: EUROPA PRESS  |  20minutos.es

VALENCIA, 11 Ene.- El Museu de Prehistòria de València exhibirá a partir del 26 de enero la exposición El sexo en época romana, una muestra que reunirá pinturas y objetos que hablan de “desinhibición y desenfreno, pero también de tabúes y doble moral”.

La selección, producida por el Museo de Arqueología de Cataluña a través de Arqueoxarxa, analiza la vida sexual de los antiguos romanos, cuyas historias divinas y humanas estaban llenas de aventuras amorosas, estrategias de seducción, pasiones, transgresiones, engaños y desengaños, explican desde el centro dependiente de la Diputación de Valencia.

Comisariada por Joan Mayné y Esther Gurri del Museo de Badalona, el recorrido expositivo desvelará al público los aspectos más íntimos de la vida de los romanos desde la República hasta el siglo IV, a través de una selección de 80 piezas procedentes de las colecciones de once museos catalanes y de los textos latinos más sugerentes.

Dirigida esencialmente a un público adulto, la muestra se divide en cuatro grandes ámbitos. El primero, Sexo y matrimonio, está dedicado a las relaciones entre hombres y mujeres, su evolución a través del tiempo y la posición de corrientes filosóficas como el epicureísmo y el estoicismo frente a las relaciones sexuales y el matrimonio. El segundo, Sexo, seducción y belleza, habla de la atracción física y de los recursos que se podían utilizar para seducir la persona deseada.

La tercera sección, llamada Prácticas sexuales, describe las diversas formas de disfrutar del sexo documentadas a la sociedad romana y la consideración que se tenía, incidiendo en las múltiples relaciones que se podían entablar fuera de la pareja legalmente establecida, ya fuera con personas del mismo género, con personas que cobraban para practicar el sexo o incluso con animales.

De hombres y dioses

Seguidamente, el visitante se traslada del mundo de los hombres al mundo de los dioses. Y es que la sexualidad divina servía como pretexto para justificar la vida sexual de los humanos. Júpiter, Venus, Cupido, Hermafrodita y Baco tenían sus estrategias de seducción, sus aventuras, y sus engaños y desengaños.

A lo largo de la muestra, el visitante se encuentra acompañado en todo momento de los autores clásicos. Los consejos de Ovidio, Séneca o Plauto sirven para contextualizar las piezas que se exponen: objetos de tipo religioso o con finalidad ritual y elementos de la vida cotidiana.

Piezas como la Venus de Badalona, el Falo de Sasamón o el extenso conjunto de lámparas eróticas llamarán la atención del visitante por su belleza y por ser muy explícitas, auguran los impulsores del proyecto.

 

11 enero 2017 at 9:53 pm Deja un comentario

Los bustos romanos de Herculano, unidos en el muro de su propia red social

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Nápoles y México abren una muestra global inspirada en el reinado de Carlos III

bustos_romanos
Tres bustos romanos, copia de yeso, junto a los originales digitalizados

Fuente: JESÚS GARCÍA CALERO   |  ABC
5 de enero de 2017

Los romanos no tenían Facebook, pero los bustos rescatados de Herculano y Pompeya han encontrado, dos mil años después, la manera de crear su propia red social. Una exposición como la organizada por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Rabasf), permite apreciar las enormes posibilidades de la tecnología aplicada a la cultura. Titulada «Carlos III y la difusión de la Antigüedad», la muestra puede visitarse hasta el próximo 16 de marzo tanto en la Rabasf como en el Museo Nacional de Arqueología de Nápoles o la Academia de San Carlos de México. La experiencia es pionera, tres instituciones conectadas por wifi de última generación para volver a unir con la inmediatez de hoy los antiguos vínculos del siglo XVIII con aquellas enormes distancias que tardaban meses en cubrirse por barco.

Los primeros hallazgos arqueológicos bajo la lava del Vesubio entusiasmaron a Carlos III mientras era Rey de Nápoles (y lo fue durante 25 años, en los que animó a avanzar en las excavaciones). Cuando vino a reinar en España (entonces un enorme imperio) quiso seguir informado de las novedades. Por eso pedía copias en yeso de cuantas esculturas aparecían, así como dibujos y estudios que fue volcando en «Le Antichità di Ercolano Esposte», una de las primeras publicaciones de la arqueología romana que el Rey patrocinó. La Academia conserva desde 1775 aquellas copias realizadas para un Rey que tenía muy claro el valor de la difusión de aquellos descubrimientos. Toda Europa estaba pendiente de lo que los arqueólogos extraían de las ciudades asoladas por la erupción del año 79.

Este vídeo es fantástico si se visualiza desde un móvil o tableta:

La Rabasf tiene uno de los laboratorios de humanidades digitales más avanzados del mundo, así que para construir este muro en el que las copias y los originales han vuelto a verse las caras, se han virtualizado en 3D las obras con el fin de que, junto a cada copia, una tableta permita manipular y ver en detalle el original. Después de casi 300 años muchas de aquellas esculturas han sufrido modificaciones y restauraciones, por lo que la comparación tiene indudable interés, científico y divulgativo. Roturas, añadidos, y elementos que cambiaron con el tiempo son la comidilla en el muro de este Facebook de dos mil años.

Ello ha sido posible gracias al trabajo de la comisaría, María del Carmen Alonso Rodríguez, y al patrocinio de BQ, que ha puesto las tabletas que muestran los objetos «vivientes» que acompañan a cada estatua inmóvil sobre su peana.

peineta

Restauració en impresora 3D

Una de ellas, la afrodita de Herculano, ha sido objeto de una intervención peculiar: se ha reconstruido en una impresora 3D la túnica que portaba el original, perdida en la copia de yeso. En Nápoles existe un original de mármol de este busto procedente de Herculano. El vaciado en yeso que llegó a la Academia de Bellas Artes había perdido la base. Tras digitalizar el original en Nápoles se ha impreso la toga en 3D (la resina roja de la foto) con lo cual se ha podido completar el volumen original de la obra. Pero además en Nápoles ya no tenía instalada la torre sobre la cabeza y gracias al estudio del vaciado de Madrid se ha recuperado la pieza en los almacenes del museo italiano. Cada uno de los bustos tiene historias que contar… La UNAM, la Rabasf y el Museo napolitano han sumado esfuerzos y «actualizaciones» en el muro de esta historia entretejida.

Estatuas que viajaron a México

Carlos III, siguiendo la política de la Corona desde el Descubrimiento, quiso que Nueva España fuese el lugar de América donde se conociesen también estas novedades. Muy pronto funda la Academia de San Carlos de México, bajo la dirección del grabador Jerónimo Antonio Gil, y envía una generosa selección de vaciados desde la Rabasf, algunos procedentes de Pompeya y Herculano, pero no solo. Los yesos atraviesan entonces el océano en un navío y luego recorren en carro el duro camino desde Veracruz a México. Fue casi un milagro transportar algo tan delicado hasta allí. Según nos cuenta Carmen Alonso, Humboldt casi se cayó de espaldas cuando entró en la Academia mexicana con ánimo expectante sobre lo que podría encontrar en un rincón tan alejado de la cultura Europea y se halló, de frente, con una copia exacta del Laoconte. En México las esculturas enviadas por Carlos III fueron utilizadas como modelos por los alumnos. Y en la exposición hay muestras de los dibujos que los alumnos iban realizando de las esculturas clásicas, gracias a las copias llegadas desde Italia. Impresiona ver el nivel de alumnos adolescentes.

En las tres sedes de esta exposición se muestra un mismo discurso, cuyo punto de unión es -además de la tecnología empleada de manera novedosa y llena de sentido- el papel desempeñado por Carlos III hace casi 300 años, la grandeza de su esfuerzo y la enormidad de los dominios sobre los que reinaba.

gruta

Visión de la gruta virtualizada

Como colofón, el visitante puede sumergirse un poco más en la historia. Unas gafas de realidad virtual le llevan a una gruta bajo la ceniza, en la que puede descubrir esculturas, mosaicos y columnas a la luz de una lámpara de aceite, como los primeros arqueólogos de Pompeya. Y luego viaja a Madrid, donde asistirá al estudio de dibujo en el que los alumnos de la Academia aprendían los secretos de la representación del cuerpo humano gracias a las grandes obras de la antigüedad. Y luego, finalmente, en barco a México. Bajo la luz del sol virtual, visitará el patio de la Academia de San Carlos el día en que llegaron las esculturas. Embalajes milagrosos expuestos, como los yesos recién llegados. Los 2 euros que cuesta este viaje merecen la pena.

Carlos III y la difusión de la Antigüedad

Exposición en sede triple y conectada. Del 15 de diciembre de 2016 al 16 de marzo de 2017. Bustos romanos, copias en yeso del XVIII y copias digitales de las obras. Incluye una experiencia en gafas VR HTC-Vive.

Madrid: Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Calle Alcalá, 13. Horario: Martes a sábado: 10 a 15 y 17 a 20 horas. Domingo y festivos: 10 a 15 horas. Cerrado: 6 de enero de 2017. Tarifa única: 3 euros. Realidad virtual: 2 euros

México: Academia de San Carlos.

Nápoles: Museo Arqueológico Nacional. Web: carlosiii.es

 

5 enero 2017 at 9:57 am Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente