Posts filed under ‘arquitectura clásica’

La Unesco afirma que Palmira conserva gran parte de su integridad y autenticidad

Palmira “conserva gran parte de su integridad y autenticidad” pese a “la destrucción de varios edificios emblemáticos” durante su ocupación por el Estado Islámico, según concluyeron hoy los expertos de la Unesco, que durante dos días visitaron los restos arqueológicos.

palmira-ruinas

Vista de las ruinas del Castillo de Palmira (castillo de Fakhr-al-Din al-Ma’ani) en esa ciudad histórica en Siria. EFE/Archivo

Fuente: EFE  |  YAHOO Noticias

París, 27 abr.- La organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) anunció “medidas urgentes de salvaguarda” de la antigua ciudad de Palmira, incluida en su lista del patrimonio mundial.

En su informe preliminar, tras haber visitado la ciudad los pasados lunes y martes, los expertos constatan los “daños considerables” en el museo de la ciudad, indicó la Unesco en un comunicado.

“Los sarcófagos y las estatuas que eran demasiado grandes y pesadas para poder ser trasladadas a un lugar seguro antes de la llegada de los extremistas, están destrozadas, sus cabezas cortadas, y los fragmentos de muchas de ellas esparcidos por el suelo”, precisó.

Ante ello, se han establecido las “medidas de emergencia” necesarias para consolidar el edificio y ahora será necesario un considerable trabajo “para documentar, evacuar, proteger y restaurar todo cuanto sea posible”.

“Las labores de documentación e identificación de todos los fragmentos de estatuas destruidas ya han comenzado”, indicó la organización.

También comprobaron que el ágora fue destruido, al igual que el Arco del Triunfo y el Templo de Baal Shamin.

Los expertos, que estuvieron en todo momento escoltados por personal de la ONU, examinaron igualmente la gran columnata, compuesta por 750 columnas que se extienden a lo largo de 1,3 kilómetros, pero no pudieron acceder al Templo de Bel puesto que aún no han culminado las labores de desminado.

Además pudieron comprobar los daños sufridos en la Ciudadela de los Mamelucos, situada en una colina con vistas a la ciudad antigua.

Los miembros de la misión, encabezada por la directora del Centro del Patrimonio Mundial, Mecthild Rössler, “guardaron un minuto de silencio en memoria de las víctimas asesinadas en el Anfiteatro”.

“Palmira es un pilar de la identidad de Siria y contribuye a la dignidad de todos los sirios. La Unesco está decidida a garantizar la salvaguardia de este y otros lugares junto con todos sus socios, como parte de las operaciones humanitarias y de consolidación de la paz”, indicó la directora general de la organización, Irina Bokova.

La misión contó con el respaldo del director general de Antigüedades y Museos sirios, Mamoun Abdoulkarim, y de los jefes de varios departamentos encargados del patrimonio mundial, los museos, la arquitectura, y los sitios históricos del país.

“Los miembros de la misión rindieron homenaje al valor de todos quienes trabajan para documentar y salvaguardar el patrimonio de Siria, en particular en el seno de la Dirección General de Antigüedades y Museos de Siria, por su dedicación a proteger un patrimonio que pertenece por igual a todos los sitios y a toda la humanidad”, indicó la Unesco.

La misión presentará su informe definitivo sobre el estado de la ciudad durante la 40ª reunión del Comité del Patrimonio Mundial que tendrá lugar en Estambul en julio próximo.

En ese momento también recomendará las medidas de conservación necesarias.

La Unesco enviará una misión internacional de expertos para examinar con mayor detalle el estado de conservación de los diferentes sitios del patrimonio de Siria, incluyendo Palmira, agregó.

Berlín acogerá a principios de junio una reunión internacional de expertos sobre la preservación de los sitios del patrimonio de Siria.

Situado al nordeste de Damasco, en el desierto de Siria, el oasis de Palmira alberga las ruinas monumentales de una gran ciudad que fue uno de los centros culturales más importantes de la Antigüedad, sometida a la influencia de diversas civilizaciones.

En los siglos I y II, las técnicas grecorromanas se fusionaron con las tradiciones artísticas autóctonas y persas.

 

27 abril 2016 at 5:56 pm 1 comentario

El antiguo puerto imperial de Roma vuelve a mostrar sus restos arqueológicos

Los restos arqueológicos del puerto imperial de Claudio y Trajano, que fue el mayor del Mediterráneo y consolidó el poder de Roma en la Antigüedad, acaban de reabrirse al público y estarán accesibles este año durante seis meses.

puerto-de-trajano

Fuente: EFE  |  LA VANGUARDIA

Roma, 26 abr.- Fue el centro de operaciones más importante del mundo antiguo durante casi medio milenio pero hoy solo quedan restos de sus almacenes y dársenas que apenas permiten imaginar el bullicio de antaño, cuando se intercambiaban millones de ánforas de aceite de Andalucía o barricas de cereal egipcio.

Hace casi dos mil años era el lugar por el que transitaban personas y mercancías, procedentes de los confines del mundo conocido, para abastecer a todo el Imperio de vino, tejidos, metales para la construcción o también animales salvajes para los espectáculos de circo.

Además, servía como base defensiva para los navíos del ejército romano y como punto de partida de las campañas militares.

Estaba conectado al Tíber a través de un complejo sistema de canales que conseguían salvar el inconveniente de que el Mediterráneo es un mar que fundamentalmente se navegaba en verano y el río merma considerablemente su caudal en esa época.

Las mercancías llegaban al puerto y se reservaban en los almacenes, la parte que mejor se conserva, hasta que pasaban a embarcaciones menores que las distribuían al interior del imperio a través del río.

Estos locales han ayudado a dar testimonio de un sistema de medición y reparto de la mercancía.

A través de patios y pasillos, de los que aún se mantienen los cimientos, los productos se repartían en función de su destino y se computaban utilizando antiguos sistemas de medición: por ejemplo las ánforas para los líquidos, lo que permitía llevar un cálculo de las transacciones.

El puerto imperial es hoy “una de las piezas fundamentales para reconstruir la historia económica del imperio romano”, relata a Efe el arqueólogo responsable del proyecto de conservación del puerto, Renato Sebastiani.

El experto explica a Efe que uno de los objetivos es darlo a conocer tanto a visitantes italianos como a turistas extranjeros y para ello el aeropuerto de Fiumicino, cercano al lugar, ha habilitado un sistema de autobuses gratuitos hasta el parque arqueológico.

Comprender hoy el funcionamiento y las estructuras de este gran fondeadero requiere un ejercicio de imaginación, como en tantas obras de la Roma antigua.

Donde antes estaba el mar, ahora hay un inmenso parque colmado de eucaliptos, pinos y encinas ya que, a causa de la sedimentación, la línea de costa ha ganado unos cuatro kilómetros al agua; la zona fue recalificada y finalmente convertida en parque natural en las primeras décadas del siglo XX.

Aún se pueden percibir las marcas del salitre en los restos de los muros y el agua todavía emerge en algunas zonas cercanas a las antiguas dársenas.

También se adivinan los muelles de embarque, de los que se mantienen varios tramos de escaleras o las bitas para amarrar los barcos.

La historia del complejo portuario comienza en torno al 100 d.C., cuando la elevada población de Roma, cercana al millón y medio de habitantes, el equivalente a una concentración de 50 millones de personas en la época actual, exigía una infraestructura que pudiera garantizar el abastecimiento.

Sin el puerto imperial, “Roma no habría podido existir”, asegura a Efe el arqueólogo responsable del puerto de Claudio y Trajano.

Mientras que en el anterior puerto de Ostia solo podían atracar dos naves, en el nuevo complejo de Trajano podían hacerlo 200 embarcaciones.

Su cuenca hexagonal de 32 hectáreas lo convirtió en el centro de intercambios “más grande del mundo antiguo”, según el arqueólogo.

Ahora ese espacio es un enorme lago artificial pero que mantiene su forma regular de seis lados, sin precedentes en la antigüedad, más perceptible desde el aire o sobre los mapas que se pueden encontrar fácilmente en internet.

El acondicionamiento y la reapertura del sitio se está llevando a cabo gracias a la financiación de entes públicos y mecenas privados, como por otro lado ocurre en muchos bienes del patrimonio cultural romano como la reciente restauración de la Fontana di Trevi o el Coliseo romanos.

La fundación Benetton y el consorcio Aeropuertos de Roma participan en el proyecto de reacondicionamiento del puerto imperial de Claudio y Trajano.

26 abril 2016 at 1:46 pm 1 comentario

La Torre de Hércules: Dos mil años de reformas

Las obras previstas en dos cámaras de la Torre de Hércules se suman a las numerosas intervenciones en el faro a lo largo de su historia

torre_hercules

Fuente: José Manuel Gutiérrez > A Coruña  |  La Opinión A Coruña    24/04/2016

Llevar en pie al borde del mar dos milenios es un reto para cualquier construcción. Y todavía más si como en el caso de la Torre ha habido un largo periodo de tiempo en el que estuvo abandonada. Desde el siglo II el faro coruñés ha tenido que ser sometido a diferentes reparaciones para garantizar su conservación, algunas de gran importancia como la del siglo XVIII, y otras de menor entidad como la que afectará este año a dos cámaras interiores del edificio

El Concello acaba de sacar a licitación la restauración de dos cámaras interiores de la Torre de Hércules cuyo estado de conservación hace precisa una intervención para evitar la caída de fragmentos de las paredes y las bóvedas. Este riesgo es el que hace que ambos espacios se encuentren cerrados al público, aunque tras la realización de las obras serán reabiertos para permitir una mejor visita del monumento.

Desde su construcción en el siglo II antes de Cristo, el faro romano levantado bajo la dirección de Gayo Sevio Lupo ha sido objeto de numerosas reformas para mejorar su estado, que durante varios siglos fue ciertamente preocupante debido al abandono en que quedó sumido. En el siglo V el historiador Paulo Orosio habla de la Torre de Hércules como de un “faro altísimo y digno de mención entre muy pocas cosas”, lo que hace pensar que aún se encontraba en buen estado. Pero poco después debieron comenzar los problemas, ya que el arqueólogo José María Bello calculó que entre los siglos V y X cayó el muro exterior del faro, a lo que se unió que en la Alta Edad Media se levantó en las proximidades una fortificación para la que probablemente se emplearon materiales de la Torre, que a pesar de todo debió seguir funcionando como ayuda a la navegación.

La profesora Ana Goy Diz sospecha que sillares del faro también pudieron ser empleados para construir la fortaleza de la Ciudad Vieja, además de la Colegiata de Santa María del Campo y la iglesia de Santiago, aunque en 1553 el Ayuntamiento inicia la protección del edificio mediante la prohibición de nuevos expolios. Posteriormente se ordenó reparar las escaleras y la puerta, los cimientos y finalmente la instalación de unas nuevas escaleras. Este elemento había sustituido a la rampa mediante la que se accedía originalmente a la parte superior del faro y cuyo recuerdo permanece en las líneas inclinadas que ahora recorren el revestimiento exterior del faro instalado en el siglo XVIII.

El entonces capitán general de Galicia, el duque de Uceda, fue el responsable de que en 1685 se instalara una nueva escalera de madera que obligó a perforar las antiguas bóvedas romanas y de que se construyesen dos pequeñas torres para montar sendos faroles. Se cree que esa obra fue aprovechada para retirar la parte superior de la cúpula con la que remataba el edificio y que en su lugar se colocó un tejado con forma cónica.

La destrucción de uno de esos faroles llevó al ministro de Marina José Patiño a solicitar a mediados del siglo XVIII informes sobre el estado de la Torre que, aunque destacaban la solidez de la construcción original, proponían la realización de reformas, aunque no se llevaron a cabo, incluso cuando en 1769 un rayo acabó con el farol que aún quedaba en lo alto de la Torre.

Hubo que esperar a que en 1785 se decidiese llevar a cabo un proyecto de mejora del puerto para incluir al faro entre los elementos que debían reformarse, para lo que el capitán general de Galicia, Pedro Martín Cermeño y García de Paredes encargó al ingeniero militar Eustaquio Giannini que acometiera una restauración a fondo del edificio.

El técnico cumplió la orden de Cermeño de mantener en pie los restos romanos por motivos económicos, pero también por admiración hacia la obra que había pervivido durante tantos siglos. Giannini apostó por rodear la estructura cuadrangular del edificio con un revestimiento de piedra de cantería, por lo que su trabajo está considerado como “una de las primeras restauraciones científicas de un monumento de la antigüedad realizada en España”, según figura en el proyecto que ahora afectará a dos cámaras de la Torre.

Las obras de Giannini, que se desarrollaron entre 1788 y 1790, fueron las de mayor calado entre las que se acometieron desde la construcción del faro, que en 1858 sufrió una pintoresca intervención con motivo de la visita de Isabel II, ya que las paredes interiores fueron recubiertas de papel estampado y telas, además de tabiques de barrotillo en la primera planta y falsos techos en las bóvedas. Estos añadidos se retiraron en 1902, año en que también se realizaron otras mejoras, mientras que en 1926 se instaló el equipamiento eléctrico y en 1956 se terminaron las nuevas viviendas para los torreros que sustituyeron a las construidas en 1861.

En 1992 se realizó una importante restauración del monumento para reparar los daños sufridos a lo largo del tiempo y justo después de concluirla fue necesario retirar el hollín generado por el incendio del petrolero Mar Egeo. En 2010 se efectuó una nueva limpieza interior del faro y en 2012 se restauró una de las cámaras interiores que se hallaba en mal estado, a la que este año seguirán otras dos, situadas en la planta baja y en la segunda.

 

24 abril 2016 at 8:16 pm Deja un comentario

La imagen del Partenón hecho con tapones de vino gana el concurso de Baigorri

La imagen titulada “El templo de Baco”, que refleja el Partenón hecho con tapones de corcho de vino, ha ganado la segunda edición del Concurso de Fotografía Iñaki Aspiazu “Arquitectura y Vino”, convocado por Bodegas Baigorri, situada en Samanigo (Álava) y miembro de la DOCa Rioja.

el-templo-de-baco

“El templo de Baco”, de Guillermo Domeque Emo. Foto: Bodegas Baigorri

Foto: EFE  |  ABC    21/04/2016

“El templo de Baco” es obra de Guillermo Domeque Emo, quien ha explicado a Efe que la fotografía es “un homenaje a la cultura del vino y a la arquitectura clásica”.

“Probablemente, el Partenón dórico de la acrópolis ateniense sea el máximo exponente de la arquitectura, cuyas dimensiones, proporción y su sobria austeridad le otorgan la condición de referente universal”, ha añadido.

Así, ha explicado que, “dejando volar la imaginación, solo quedaba unir las piezas en forma de tapones de corcho y ajustar esas proporciones simples para asemejar un Partenón”.

“La localización, la dramatización con la luz, el uso de una óptica gran angular macro y muchas diferentes tomas y no menos retoques hicieron posible este homenaje a la cultura del vino y a la de la arquitectura clásica”, ha subrayado.

El jurado del certamen, en el que colabora el Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro, valoró del primer premio “la excepcional ejecución de una idea principal, en la que se reconocen las culturas del vino y de la arquitectura”.

El segundo premio ha correspondido a Gabriel Caneda Bahamonde, de cuya fotografía, que no tiene título, el jurado ha destacado la composición visual de algo construido.

José Ramón Luna de la Ossa se ha clasificado en tercer lugar por “Maridaje”, en la que resalta “el diálogo entre dos retóricas informalistas, como si de una melodía se tratara: el de la naturaleza vinícola y el del trazo de la arquitectura”, según el acta del concurso.

Estas tres fotografías, junto a otras 22 seleccionadas de entre las 156 presentadas al concurso, se exhiben en una exposición colgada en el mirador de Bodegas Baigorri, donde permanecerán hasta el próximo 13 de agosto.

Este certamen es un homenaje a la memoria del arquitecto Iñaki Aspiazu, fallecido en 2014 y quien diseñó y construyó esta bodega de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja.

La arquitectura, han explicado en Baigorri, ocupa un lugar importante en la bodega, dado que es un edificio que se adapta a la topografía existente, con respeto al medio donde se enclava y desarrolla de manera armoniosa todo su programa bajo la superficie, con siete plantas subterráneas al servicio del vino, que se elabora por gravedad.

Una de sus características es que la uva llega entera a la fermentación al desarrollarse todo el proceso de manera vertical y todos los movimientos de uva y de vino se producen por gravedad, lo que evita cualquier tipo de remonte mecánico.

 

21 abril 2016 at 8:16 pm 1 comentario

El Arco del Triunfo de Palmira ‘resucita’ en Trafalgar Square

La réplica ha sido construida por el Instituto de Arqueología Digital (IDA) a partir de tecnología tridimensional y con piedras egipcias

arco-trafalgar-square

Recreación del Arco del Triunfo de Palmira, en el centro de Londres. |  EFE

Fuente: CARLOS FRESNEDA  > Londres  |  EL MUNDO   19/04/2016

Una reproducción del Arco del Triunfo de Palmira, recreado digitalmente y reconstruido piedra a piedra con mármol egipcio, se levanta desde el martes en Trafalgar Square, marcando el camino entre la columna de Nelson y la National Gallery.

“Queremos mandar al pueblo sirio un mensaje de solidaridad”, ha dicho el alcalde de Londres, Boris Johnson, en el momento de quitarle simbólicamente el velo al monumento, erigido por el Instituto de Arqueología Digital.

“Pero queremos que sea también un desafío a los bárbaros de Daesh, o del Estado Islámico, como ellos mismos se llaman”, agregó Johnson. “No han logrado borrar 2.000 años de historia, aunque todos los esfuerzos deben centrarse ahora en reconstruir el pasado espléndido de Siria y garantizar un futuro a su población”.

La directora del proyecto, Alexy Karenowska, habló del simbólico puente “entre Oriente y Occidente” con esta reproducción itinerante del arco romano (destruido por el Isis durante la ocupación de Palmira) que viajará después a Nueva York y Dubai antes de viajar a Siria y ser emplazado junto al lugar donde estuvo el original.

“Siria ha sido históricamente una encrucijada de culturas”, declaró bajo el arco Mamoun Abdulkarim, ex director de antigüedades en Damasco. “Tenemos una herencia común y universal. Necesitamos que el mundo tome conciencia y nos ayude a recuperar nuestro legado y a poner fin al conflicto”.

 

19 abril 2016 at 5:41 pm Deja un comentario

Un estudio busca los restos de un circo romano en San Roque (Cádiz)

El enclave arqueológico de Carteia, en San Roque (Cádiz) será el escenario de un estudio para tratar de hallar los restos de un circo romano.

carteia-recreacion

Idealización de la ciudad de Carteia en los primeros siglos de nuestra era. Proyecto Carteia. Foto: Junta de Andalucía

Fuente: EFE  |  LA VANGUARDIA

Algeciras (Cádiz), 19 abr.-  Así lo ha anunciado hoy en rueda de prensa en Algeciras el subdelegado de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar, Angel Gavino.

Los actuales responsables del recinto detectaron el pasado año que parte de los restos, catalogados hace cincuenta años como un mercado, se corresponden con el contorno de un circo.

Por ello, a través de un convenio con Cepsa, que aportará 15.000 euros, se va a encargar al Instituto Andaluz de Geofísica, con expertos de la Universidad de Granada, una prospección del subsuelo sin necesidad de excavaciones para tratar de certificar el hallazgo.

El convenio con la petrolera también incluye actuaciones en el circuito interpretativo del enclave de Carteia, tal y como ha detallado la delegada territorial de Cultura de la Junta de Andalucía en Cádiz, Remedios Palma.

En caso de confirmarse el hallazgo, sería el primer circo romano de Andalucía cuyos restos podrán ser visibles, dado que los hallados hasta ahora se encuentran bajo el suelo urbano de diversas localidades.

19 abril 2016 at 1:50 pm 1 comentario

‘El Cid’ de Palmira, homenaje al arqueólogo que derrotó al IS después de muerto

  • Jaled era ‘el centinela’ de ‘la perla del desierto’, por eso lo mataron. Su triunfo póstumo es que ha sido elevado al panteón de los héroes
  • Ayudó a salvar 900 piezas únicas y se reconstruirá el Arco del Triunfo allí donde fue decapitado. Ésta es su gesta

le-monde-al-asaad

Doble página que publicó Le Monde en 2002, con él en las ruinas de Palmira

Fuente: FRANCISCO CARRIÓN  |  EL MUNDO       13/04/2016

Era ya parte de la formidable geografía de palacetes, templos, columnatas y torres que despuntaban en Palmira. Durante el último medio siglo Jaled al Asaad se había entregado a la tarea de preservar la “perla del desierto”, provisto de un tesón tan extraordinario que se había convertido en una figura perenne en mitad de aquel paisaje pétreo. Se conocía cada palmo de la capital del fugaz imperio de Palmira y, a lo largo de su carrera, había excavado sus entrañas en busca de nuevas tumbas y recovecos.

Cuando el pasado mayo las huestes del califato irrumpieron en Tadmur -el nombre semítico que usan los oriundos para referirse a Palmira-, Al Asaad rehusó emprender la huida y esperó a que los barbudos llamaran a su puerta. “Me dijo: “Mi vida ha sido restaurar los monumentos y recibir a las delegaciones de todo el mundo que nos visitaban. ¿Qué pasará con Palmira si todos la abandonamos? Tengo 83 años. Estoy jubilado y soy anciano. He vivido aquí y moriré también aquí””, relata su hijo Walid en conversación telefónica con Crónica.

La victoria que no vio

Han transcurrido dos semanas desde que el ejército sirio recuperara el control del recinto, pero su vástago -quien sucedió al arqueólogo al frente de Palmira tras su jubilación en 2003- no ha regresado aún a casa. “Si todavía viviera, mi padre estaría muy feliz de haber expulsado de la ciudad a quienes querían destruir la civilización y la Historia. Es una victoria contra el terrorismo”, murmura Walid, que considera la reconquista un triunfo póstumo del hombre que decidió sacrificarse por Palmira con la valentía del caballero curtido en mil batallas.

A mediados de agosto, tres meses después de su llegada, los yihadistas sometieron a Al Asaad a una muerte espantosa: lo arrastraron hasta la plaza que se abre frente al museo y un encapuchado le decapitó ante la mirada aterrada de decenas de vecinos. Más tarde, su cuerpo fue colgado de una farola por las manos. Sus verdugos colocaron la cabeza sobre la acera, sin olvidar el detalle de las gafas que solía lucir en las fotografías que guardan sus parientes. Atado a su torso, un cartel detallaba -escritas en árabe a mano- las supuestas acusaciones que le habían condenado a ser víctima de una daga: “Apoyar al régimen y representar a Siria en las conferencias de los infieles; dirigir el sitio de los ídolos de Tadmur; visitar Irán y celebrar el triunfo de la revolución de Jomeini…”. El cadáver fue trasladado posteriormente a la zona monumental, donde volvió a ser expuesto en público.

“Nadie imaginó que pudieran matarlo de aquella manera tan vil. Mi padre vivió por un principio y murió por fidelidad a esa máxima. Sus asesinos proceden de la Prehistoria y quieren destrozar el islam y todo lo relacionado con la ciencia y la cultura”, asevera su hijo, quien no ha olvidado la última ocasión en la que vio a su progenitor. “Era el Aid al Fitr [la fiesta que marca el fin del mes de ayuno musulmán de Ramadán]. Estábamos a 90 kilómetros de Palmira, en la casa de unos amigos de la familia. Mi padre esperaba escuchar buenas noticias pero por desgracia le informé de la destrucción del león de Al Lat [una estatua de 3,2 metros de altura en la que una gacela aparece a los pies de un león]. Jamás imaginé que aquélla sería nuestra última conversación”, dice Walid.

En las jornadas que sucedieron a la conquista del Estado Islámico [IS en sus siglas en inglés], Al Asaad pasó unos días en los calabozos, pero acabaron liberándolo. Fue precisamente unos días después de la visita que recuerda su hijo cuando el arqueólogo regresó a las mazmorras de la organización yihadista. Por aquel entonces parte de la familia aún residía en la ciudad. “Estuvo 27 días confinado en una celda. No nos permitieron verle ni enviarle las medicinas que necesitaba. Nos advirtieron de que no se nos ocurriera abandonar el pueblo porque nos necesitaban para ayudarles a excavar los tesoros de Palmira”, evoca Walid, quien también sufrió un interrogatorio de los militantes del IS.

Sus últimos seres queridos dejaron la villa el 18 de agosto de 2015 cuando la noticia de la decapitación del ex director del recinto monumental se había propagado por todos los rincones del pueblo. “Varios familiares, entre ellos uno de mis hermanos, escaparon tras su asesinato. Nos reunimos con ellos fuera de la villa. Juntos emprendimos el camino hacia Raqqa [capital del califato proclamado por el IS] y allí pasamos cuatro días escondidos porque era imposible recorrer la ruta hacia Homs sin caer en las garras del IS. Los vecinos nos contaron luego que el IS asaltó nuestra casa dos horas después de iniciar la huida”, narra Walid.

La familia, desperdigada hoy entre Damasco y Homs, aún no ha podido recuperar el cuerpo del arqueólogo ni darle sepultura. En cambio, la figura del hombre que mimó durante décadas un cruce de caminos de la vieja Ruta de la Seda ha recibido desde entonces homenajes a lo largo y ancho del planeta. “Es un hombre que sirvió a la arqueología y dejó su impronta en todos los monumentos de Palmira”, reconoce a este diario su yerno, Jalil Hariri, que trabajó codo a codo en la conservación del páramo. “Todo lo que sé se lo debo a él”, susurra.

“A diario el IS decapita y tortura a no pocos sirios. Lo que realmente hace único a Al Asaad es haberse convertido en un símbolo de la destrucción del patrimonio cultural sirio. Cuando velo su memoria también lo hago en nombre de los daños que el conflicto ha ocasionado en nuestro legado”, admite Amr al Azm, profesor de Historia y Antropología de Oriente Próximo en la Universidad Shawnee de Ohio (EEUU). Al Azm intimó con el difunto cuando era funcionario del departamento de Antigüedades sirio y dirigía la unidad de conservación. “Solía visitar Palmira por asuntos de trabajo y Al Asaad era una institución. Ningún compatriota conocía el complejo como él. Su muerte es una enorme pérdida“, añade el académico.

Desde su trágico desenlace, su erudición ha alimentado la leyenda de que -antes de padecer el calvario del IS- logró poner a buen recaudo una suerte de tesoro, con valiosas piezas de la colección de Palmira. “Le torturaron porque creían que había escondido algunos objetos y le obligaron a confesar todo lo que sabía, pero la historia del tesoro no es cierta. Mi padre no guardó nada e, incluso si lo hubiera hecho, lo habrían descubierto. Pasaron muchos meses en el recinto. Pusieron en marcha varias excavaciones y tocaron todo lo que les vino en gana”, opina Walid. Y agrega: “Los del IS son unos enfermos. Pensaron que en Palmira había tesoros de oro y ansiaban hallar diamantes y piedras preciosas”.

Obsesionados con el oro

“Cada vez que el IS conquista un territorio, interroga a los arqueólogos locales en busca de oro. Es su obsesión”, recalca Al Azm, quien atribuye la historia de las supuestas alhajas a “una invención de los medios de comunicación” alimentada por las manías de los yihadistas. A su juicio, los acólitos del IS recurren a las antigüedades con un doble objetivo: “Expolian lo que son capaces de vender y destruyen aquello otro que pueden usar en sus vídeos propagandísticos”.

“No hay piezas escondidas”, confirma a este suplemento el jefe de antigüedades sirio Maamun Abdelkarim, embarcado desde fines de esta semana en la primera expedición a los vestigios de Palmira para evaluar las heridas propinadas por la dinamita de los yihadistas. “Trasladamos -estima- el 90% de las estatuas y las piezas pequeñas antes de que llegara el Daesh [acrónimo en árabe del IS]”. En total, en los meses previos a la caída de Palmira, unos 900 artefactos fueron empaquetados y enviados a Damasco a contrarreloj. “Entre los objetos salvados, hay piezas de metal y barro consagradas al dios Bel [la deidad principal de Palmira junto al dios lunar Aglibol y al dios solar Yarhibol], así como monedas antiguas y estatuas de mujeres y hombres de distintos tamaños”, precisa Walid.

al-asaad

El arqueólogo acompaña a los reyes de España en una visita de éstos a la ciudad siria…

Al Asaad fue uno de los artífices de la laboriosa y veloz mudanza. “Nos ayudó como asesor valorando las piezas que había que salvar y descartando aquéllas que no resultaban prioritarias”, reconoce su vástago, que ha logrado salvar parte de la memoria gráfica de las delegaciones extranjeras para las que Al Asaad hacía de solícito embajador. En el archivo, aparecen varias instantáneas de la visita que en octubre de 2003 realizaron los entonces reyes de España, Juan Carlos I y Sofía, acompañados por Bashar Asad y su esposa, Asma. En las fotos, el guardián del recinto mantiene una animada conversación con sus huéspedes.

Los últimos 10 meses han trastocado para siempre la faz de la atracción turística de Siria que, tras siglos de abandono, redescubrieron unos mercaderes británicos en 1678 y cuyas 50 hectáreas comenzaron a auscultar las misiones europeas y estadounidenses el siglo pasado. Durante la desgraciada estancia del IS, el grupo ha reducido a escombros los templos de Bel o Baal Shamin y el arco del Triunfo.

En cambio, el anfiteatro romano -escenario del vídeo difundido en julio pasado con la ejecución de 25 soldados del régimen-, la ciudadela o la gran columnata han vencido a los extremistas. “El 80% de los monumentos ha resistido bien el paso del IS”, afirma Abdelkarim. “Haremos lo imposible -agrega- para concluir este mismo año la evaluación de los daños. Una vez que tengamos el visto bueno de la Unesco, nos llevará otros cinco años restaurar el complejo, pero necesitamos un clima de paz y el apoyo internacional. Palmira es patrimonio de toda la Humanidad”.

La tragedia de quien fuera su centinela ha elevado su biografía al panteón de los héroes. “Rechazó ser súbdito del IS y pereció como un mártir. Es el mártir de los monumentos de Siria”, proclama el máximo responsable del patrimonio del país árabe.

La explotación del régimen

Protagonista de innumerables tributos dentro y fuera de su patria, Al Asaad es también un salvavidas para Bashar Asad. “El régimen está explotando su muerte y la destrucción de Palmira en su propio beneficio. Es parte de una campaña para rehabilitar a Damasco con la ayuda de Rusia, una táctica que nadie debería comprar. Quieren preparar el terreno para las próximas negociaciones en Ginebra. Recordando el calvario de Al Asaad buscan obligar a los gobiernos europeos a reanudar los lazos con el régimen como si fuera el único aliado contra el IS y el flujo migratorio”, denuncia Al Azm. “El IS -advierte- no ha sido la única parte en liza que ha destruido sistemáticamente el patrimonio sirio. También lo han dañado el régimen sirio, los bombardeos de Rusia y de la coalición internacional que lidera EEUU o las bandas dedicadas al saqueo”.

En honor del atribulado arqueólogo, las autoridades sirias barruntan ya un homenaje que perviva en el terruño al que el anciano entregó sus energías. “Hemos pensado fabricar el Arco del Triunfo usando la arqueología digital que nos ofrece la Universidad de Oxford. La réplica se exhibirá primero en Londres y Nueva York y luego viajará a Siria. Será colocada en el lugar exacto donde Al Asaad fue decapitado”, avanza Abdelkarim. “Estamos hablando con su familia para que nos ceda su vivienda. Queremos convertirla en el museo que guarde la memoria del científico y amigo que padeció una muerte atroz por defender su pasión”.

Desde su refugio damasceno, Walid trata de mantener vivo el recuerdo del hombre que protegió Palmira lejos del campo de batalla. “Era una persona muy humilde. Trataba a todo el mundo con respeto y compartía con ellos alegrías y dolores. Durante su vida rechazó una y otra vez ofertas para dirigir otros yacimientos. Nunca pensó que tendría un final como el que tuvo porque miraba la vida con optimismo y cierta ingenuidad. Por encima de todo, amaba Palmira”.

 

14 abril 2016 at 1:30 pm 1 comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

abril 2016
L M X J V S D
« Mar    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.499 seguidores