Posts filed under ‘arquitectura clásica’

Bayas, la ciudad sumergida en el golfo de Nápoles

Unas fotografías aéreas descubrieron frente a Bayas (Italia) los restos, cubiertos por el mar, de un ninfeo y dos lujosas villas romanas

Estatua sumergida
Un arqueólogo submarino observa una de las estatuas sumergidas que en su día adornaron la villa de los Pisones, en la localidad costera de Bayas.

FOTO: Antonio Busiello

Fuente: Rubén Montoya  |  National Geographic
17 de julio de 2018

En la década de 1940, unas fotografías aéreas realizadas por el piloto Raimondo Baucher en el golfo de Pozzuoli, 23 kilómetros al norte de Nápoles, revelaron un amplio conjunto de estructuras ocultas en el fondo del mar. Las imágenes crearon gran expectación y llamaron la atención de aficionados y estudiosos, siempre atentos a nuevos hallazgos arqueológicos en un área muy próxima a los célebres yacimientos de Pompeya y Herculano, perfectamente conservados gracias a la erupción del Vesubio del año 79 d.C.

Pronto se comprobó que esta erupción no fue la única que propició milagros arqueológicos en la región. Desde principios de la Edad Media, un proceso denominado bradisismo, característico del área volcánica vesubiana, había hundido en el mar gran parte de la costa entre Pozzuoli (la antigua Puteoli) y Cumas, y con ella un conjunto de lujosas construcciones romanas que la arqueología podía ahora rescatar. Los restos detectados en las fotografías se encontraban en el pequeño golfo que se extiende ante Bayas, la antigua Baiae. Este lugar era ya conocido por los arqueólogos y amantes de las antigüedades, pues allí, en el área costera que no se había sumergido, se conservaban importantes vestigios arquitectónicos de época romana como edificios termales con salas abovedadas y cúpulas, e incluso restos de lo que pudo haber sido un palacio imperial de finales del siglo II.

Área residencial

A lo largo del siglo I a.C., la zona se desarrolló como lugar de retiro y diversión para los romanos ricos, y luego para los emperadores, debido a la calidad de sus aguas. Autores clásicos como Horacio, Estacio y Marcial elogiaron su belleza, mientras que otros, como Séneca y Varrón, criticaron los vicios y excesos de sus ricos inquilinos estacionales.

En el siglo I a.C., Bayas se convirtió en lugar de retiro y diversión para los romanos ricos

Por otra parte, en 37 a.C. se emprendió en el golfo de Pozzuoli la construcción de un gran complejo portuario, el llamado Portus Iulius, destinado a servir de base a la armada romana. El puerto estaba cerrado por un muelle de 371 metros de longitud, que iba desde Pozzuoli hasta punta Epitafio, y comprendía dos grandes «lagos», el lacus Avernus y el lacus Locrinus. Más allá de la punta Epitafio o el Portus Iulius conectaba con la bahía de Bayas, que también se cerró mediante una serie de construcciones para formar un tercer «lago» o puerto, el Baianus lacus. El puerto de Bayas tuvo un carácter de recreo y comercial, y en él se construyeron una serie de villas residenciales con espectaculares vistas al mar.

Entre los siglos III y V, y de nuevo entre los siglos VII y VIII, los movimientos tectónicos de nidos como bradisismo provocaron el hundimiento de gran parte de la costa entre Pozzuoli y Cumas, incluida Bayas. Pese a ello, ésta mantuvo su fama como balneario: en el siglo VI, el rey godo Atalarico y su secretario Aurelio Casiodoro recomendaban la zona por sus aguas termales, y durante el Renacimiento humanistas como Flavio Biondo y Ciríaco de Ancona mencionaban las propiedades terapéuticas del agua del golfo. A finales del siglo XV se construyó, sobre restos de época romana, el castillo Aragonés, sede del Museo Arqueológico de Bayas, donde se reunieron los hallazgos arqueológicos que se realizaban en la zona.

Primeros hallazgos

Siguiendo la pista de las fotografías de Baucher, en 1959 se realizaron las primeras prospecciones submarinas a cargo de Nino Lambolia –precursor de la arqueología subacuática italiana– y bajo las directrices de Amedeo Maiuri. Se escogió para ello una zona del golfo de Bayas a orillas de punta Epitafio, en cuyas inmediaciones habían aflorado, de manera fortuita, diversas esculturas, elementos arquitectónicos y estructuras desde 1920, durante la urbanización de la zona portuaria. Valiéndose de los medios disponibles entonces, los exploradores hallaron, a 6 metros de profundidad, una calle enlosada, bordeada por dos edificios y restos de estructuras que continuaban mar adentro.

Diez años después, en 1969, la marea descubrió, en el ábside de un edificio, dos esculturas de mármol de gran calidad: ambas formaban parte de un grupo escultórico entre cuyos personajes se reconoció a Odiseo (Ulises), lo que parecía estar relacionado con una antigua tradición que recoge Estrabón, según la cual Bayas derivaría su nombre de un personaje de la Odisea de Homero, el timonel Bayo, enterrado allí por Odiseo.

Según una tradición, el nombre de Bayas derivaría de Bayo, un compañero del héroe Odiseo

En 1980, la primera excavación subacuática sistemática puso al descubierto diversas estancias ricamente decoradas con mármoles. Los investigadores concluyeron que las estructuras correspondían a un complejo termal y a un ninfeo –un espacio con función de triclinio o sala de banquetes–, construidos en época del emperador Claudio (41-54). El ninfeo tenía una planta rectangular rematada por un ábside –donde habían aparecido las estatuas del grupo escultórico de Polifemo y Odiseo–, así como una serie de nichos ornados con dos estatuas de Dioniso, una de Antonia la Menor, madre del emperador Claudio, y posiblemente una hija de éste. Las paredes estaban decoradas con mármoles polícromos. Se especula con que las termas y el ninfeo formasen parte de una residencia imperial.

Mansiones de lujo

El trabajo de los arqueólogos desveló también otros restos sumergidos en la misma zona. Entre ellos destaca la denominada villa de los Pisones, una lujosa residencia con una extensión aproximada de 2.000 metros cuadrados. El complejo, situado a unos 150 metros de la costa y a unos ocho metros de profundidad, fue construido a finales del siglo I a.C. y constaba de diferentes estancias termales y residenciales distribuidas en torno a un amplio jardín porticado; la zona abierta al mar estaba dispuesta en terrazas. La villa contaba con una serie de piscinas ligadas a la actividad pesquera. Los restos de mosaicos y pinturas de algunas habitaciones manifiestan la riqueza de sus propietarios. El nombre de la familia de los Pisones aparece en sellos de plomo hallados en tuberías del complejo, lo que ha llevado a identificar esta residencia con la villa de Cayo Calpurnio Pisón en Bayas, donde Tácito sitúa el origen de la conjura liderada por este personaje contra Nerón. Al final, el emperador confiscó la propiedad y se cree que el complejo fue remodelado para acoger una segunda villa marítima en época de Adriano (117-138).

En la villa de los Pisones, Tácito sitúa el origen de una conjura contra el emperador Nerón

La villa de Protiro

La zona urbanizada de Bayas se comunicaba hacia el suroeste con otras propiedades a través de una calle a la que se abrían numerosas tabernas y que conducía a la entrada monumental de otra villa privada con vistas al Baianus lacus. Los arqueólogos la bautizaron como villa de Protiro porque contaba con un pórtico columnado frente a la puerta de entrada (en griego, pro thyra). La villa se dividía en dos secciones, una residencial y otra de termas privadas, separadas por una piscina de agua marina anqueada por numerosas esculturas. Destacan algunas estancias decoradas con mosaicos geométricos de tema mitológico y revestimientos de mármol. En la zona también se han hallado restos de pórticos y otras estructuras.

La villa de Protiro bordea el canal de más de doscientos metros de largo que comunicaba el mar con el lago artificial, y que ahora está hundido a entre seis y ocho metros de profundidad. Se cree que más allá de este canal, en la mitad meridional del muelle que cerraba el Baianus lacus, había construcciones similares, pero no se conservan restos debido a la erosión causada por siglos de fondeos y actividades portuarias. En esta zona tan sólo se han recuperado restos de estructuras asociadas a la pesca y algunos cimientos.

 

Estatua rescatada
Los buzos extraen del mar, en 1969, la estatua de uno de los compañeros del héroe Odiseo, que lleva un odre con vino para emborrachar al cíclope Polifemo. Esta pieza formaba parte de un grupo escultórico.

FOTO: Paul Fearn / Alamy / ACI

 

Una minuciosa restauración
Unos especialistas limpian y restauran una de las estatuas recuperadas en el yacimiento submarino de Bayas.

FOTO: Jonathan Blair / Getty images

 

El dios Dioniso
Estatua del dios del vino procedente del ninfeo o fuente monumental de Bayas. Museo Arqueológico de los Campos Flégreos.

FOTO: DEA / Album

 

El golfo de Pozzuoli
Mapa que muestra cómo era el golfo de Pozzuoli en el siglo XVI.

FOTO: Bridgeman / ACI

 

Anuncios

17 julio 2018 at 11:45 am Deja un comentario

Porcuna retoma la exhumación de su gran anfiteatro

El Ayuntamiento monumentalizará los restos y pide colaboración para recuperar el coliseo, similar al de Mérida

Restos del anfiteatro de Obulco exhumados durante la primera fase del proyecto – ABC

Fuente: Javier López – Jaén  |  ABC de Sevilla
5 de julio de 2018

El Ayuntamiento de Porcuna acometerá en septiembre la segunda fase de exhumación de su anfiteatro. Tras el hallazgo del coso, similar en tamaño al de Mérida, el consistorio ha asumido en solitario la recuperación de esta infraestructura, aunque el alcalde del municipio, Miguel Moreno, confía en que contribuya económicamente la Junta de Andalucía por la gran relevancia del monumento, acorde con la que tuvo durante la etapa de dominación romana la ciudad de Obulco.

La inversión prevista por el Ayuntamiento servirá para monumentalizar los restos hallados, a fin de preservarlos de la intemperie y el expolio, factores que inciden negativamente en otras zonas arqueológicas de Porcuna, como las viviendas y calzada romana descubiertas en el sector de San Benito, de propiedad privada, lo que obstaculiza la intervención pública y, en consecuencia, facilita la labor de quienes buscan piezas arqueológicas con detectores de metales.

Aunque hasta ahora los restos de anfiteatro descubiertos no han sufrido episodios de expolio, el consistorio pretende evitarlos con la recuperación del espacio, si bien el coste aproximado de la exhumación superaría los 3 millones de euros, cantidad de la que no dispone la administración local, que ha librado una partida de 165.000 euros para llevar a cabo la segunda fase de los trabajos, que servirán para apuntalar la estructura.

El proyecto requiere de la cooperación del conjunto de las administraciones públicas, dado que, a juicio del regidor, es un gran hallazgo, como acredita que los muros descubiertos, en buen estado de conservación, tengan más de 6 metros de altura. A partir de este dato, los arqueólogos deducen que es uno de los mayores coliseos construidos en Hispania, lo que revela la importancia de Obulco en la época de dominación romana, cimentada en su respaldo a Julio César en la guerra contra Pompeyo.

Con todo, la exhumación del coliseo de Obulco resultará compleja porque una parte del mismo esta bajo una serie de viviendas. También existen por esta causa problemas para la recuperación de la cisterna de La Calderona, uno de los mejores exponentes de este tipo de infraestructura en la Península Ibérica. En concreto, tres viviendas se alzan sobre esta magnífica obra de ingeniería, que abastecía de agua a una parte de la población, para cuya recuperación el Ayuntamiento ha solicitado fondos a cargo del programa 1,5% cultural del Ministerio de Fomento.

El anfiteatro, las casas romanas del sector San Benito, la necrópolis de Cerrillo Blanco y la cisterna aclaran que Porcuna es una de las poblaciones de España con más restos arqueológicos de la época romana. Así lo acredita también las numerosas piezas procedentes de la excavaciones pendientes de catalogación que se almacenan en depósitos municipales, equivalentes algunas de ellas en valor a la que se exponen en la torre de Boabdil y en una galería del Ayuntamiento.

 

5 julio 2018 at 6:47 pm Deja un comentario

Una de las termas más importantes de la Hispania romana en pleno corazón de Toledo

Este sábado se podrán visitar los restos de las termas romanas y el torso romano de mármol que han sido restaurados por el Consorcio. Están en unos sótanos de la plaza Amador de los Ríos de la capital

Restos de las termas y el torso romano de márnol (sólo existe otro sátiro danzante en el mundo, está en Grecia) / Cadena SER

Fuente: SARA CEBRIÁN – Toledo  |  Cadena SER
28 de junio de 2018

Es una de las termas más importantes de la Hispania romana. Unas termas públicas de mediados del S II d.c que suponen tan sólo una pequeña parte de un gran conjunto termal que se integraba en un enorme ´centro comercial de la época` de como mínimo 2.300 metros cuadrados. El edificio más grande de que se tiene constancia en el casco histórico como nos cuenta Carmelo Fernández, el arqueólogo. Entre los hallazgos más importantes está el torso romano de mármol que pertenece a un sátiro danzante. Sólo exite otro ejemplar en el mundo, concretamente en Grecia.

Restos arqueológicos restaurados en la plaza de Amador de los Ríos de Toledo / Cadena SER

Las obras han durado 19 meses, aunque el Consorcio lleva trabajando en esta vivienda mucho tiempo. En 1.986 aparecieron unos llamativos restos balneares romanos durante la reforma de este vivienda situada en la plaza Amador de los Ríos. Y en 2002 el Consorcio decidió abordar, estudiar y valorar estos restos.

Restos del sátiro danzante encontrado en las termas de Amador de los Ríos / Cadena SER

Ahora gracias a las pistas que los últimos trabajos arqueológicos han ofrecido se conoce la verdadera importancia de estos restos que se podrán visitar este sábado en unas jornadas de puertas abiertas, de 10 a 14:00 horas y de 18:00 a 21:00 horas.  Después la visita formará parte de las rutas del Patrimonio desconocido del Consorcio de Toledo.

 

28 junio 2018 at 6:08 pm Deja un comentario

El museo de Empúries crea una visita virtual en 3D del foro romano

El itinerario se estrenará este verano con las visitas guiadas y la previsión es irlo ampliando a otros espacios como la ágora

Una persona usando las gafas virtuales en el foro romano de Empúries (Gemma Tubert / ACN)

Fuente: ACN  |  LA VANGUARDIA
27 de junio de 2018

El Museu d’Arqueologia de Catalunya-Empúries estrenará este verano una nueva visita al yacimiento que permitirá a los visitantes sumergirse en la antigüedad a través de la realidad virtual. Los visitantes podrán, a partir del 7 de julio, realizar un itinerario, Empúries Virtual, por el foro romano del yacimiento en 3D. El equipamiento ha incorporado, inicialmente, cinco gafas de realidad virtual y dos tabletas, que permitirán al público sumergirse en la antigüedad a través de esta tecnología.

La visita, que se realizará cada día por la tarde con un guía y previa concertación, será posible a través de una aplicación que, a partir de la restitución en 3D de diferentes espacios, permitirá a los visitantes interactuar entre el pasado y el presente disfrutando de una “experiencia única”. Para hacerlo posible, la empresa Virtus Màgic, ha desarrollado una app lo más fidedigna a la realidad posible que sirve de guía a los turistas y que, al mismo tiempo, les proporciona información adicional sobre el espacio.

Una de las imágenes virtuales que se podrán ver en la vista 3D a Empúries (Cedida por el Departament de Cultura / ACN)

Para recrear los espacios, se han usado drones y ortofotografías del terreno con el objetivo de situar de forma precisa los restos arqueológicos. El proceso ha contado con la colaboración del equipo de arqueólogos del museo que han ofrecido asesoramiento para acercar al máximo el aspecto que tenía este punto durante la época romana.

Este nuevo recurso se añade a las visitas que actualmente ofrece el yacimiento y que cuenta con varios espacios audiovisuales abiertos al público, como el de bienvenida al equipamiento o el del criptopórtico de la domus de mosaico. La directora del museo, Marta Santos, sin embargo, ya ha avanzado que este es solo un primer paso que tiene como objetivo final ir incorporando progresivamente otros espacios a las nuevas tecnologías. En este sentido, ha explicado que ya están trabajando para incluir la ágora. “Estamos convencidos de que gustará al público”, ha insistido.

Imagen en 3D del yacimiento de Empúries (Cedida por el Departament de Cultura / ACN)

Por su parte, el director de la Agència Catalana del Patrimoni Cultural, Josep Manuel Rueda, ha remarcado que desde el ente se está haciendo un “esfuerzo importante” para promover esta clase de proyectos y ha recordado que ya se están aplicando en otros yacimientos como el de Ullastret.

El itinerario, que se comenzará a hacer en grupos reducidos de entre 10 y 15 personas, se podrá hacer cada día, de lunes a domingo, desde el 7 de julio hasta el 11 de septiembre, a partir de las cinco de la tarde. Estará disponible en varios idiomas, costará 10 euros y se tendrá que reservar previamente.

Durante la presentación del proyecto, el museo ha anunciado el programa de actividades de este verano, que comenzarán el próximo 2 de julio. Entre ellas, habrá visitas, talleres o conciertos en el foro romano.

 

27 junio 2018 at 6:37 pm Deja un comentario

Así era el Teatro Romano de Mérida hace 2.000 años

La aplicación de realidad virtual Imageen VR reconstruye el pasado histórico de ciudades significativas

Recreación virtual del Teatro Romano de Mérida. IMAGEEN

Fuente: IRENE MOLLÁ  |  EL PAÍS
25 de junio de 2018

La realidad virtual abre una ventana al pasado del Anfiteatro y del Teatro Romano de Mérida para mostrar el estado que tenían estos monumentos cuando se crearon, en el siglo I antes de Cristo. Se ha conseguido gracias a Imageen VR, una aplicación que “aprovecha la tecnología inmersiva para mostrar cómo era un lugar en una época distinta del presente”, explica Víctor de Vega, fundador de la empresa que la ha desarrollado. El proyecto se ha llevado a cabo en colaboración con el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida, con una subvención del Ministerio de Cultura y Deporte de 27.000 euros y con otra de 10.000 euros proveniente de La Caixa, y se estrenará a finales de junio.

Los visitantes pueden observar la recreación histórica y arquitectónica en 3D de distintas maneras. La primera consiste en alquilar en el museo unas gafas de realidad virtual que incorporan los contenidos. “Yo lo recomiendo, porque mires donde mires tienes la sensación de estar en ese lugar”, sostiene el fundador de Imageen, la empresa promotora. Otra opción es descargar la aplicación en el móvil o la tableta personal para combinar la visualización del estado actual del monumento con las recreaciones en pantalla. “Es como una ventana por la que miras al pasado”, comenta Víctor de Vega.

La ruta por todo el recinto museístico de Mérida cuenta con siete puntos de parada en los que se puede utilizar la aplicación para observar los contenidos virtuales, que son doce en total. También se ha recreado el proceso arqueológico del Teatro Romano: cómo se excavó, qué parte ha sobrevivido a los 2.000 años de historia, qué piezas se reconstruyeron o cuáles son recreaciones virtuales… “Se hace de la forma más realista posible”, afirma Félix Palma, director del Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida. “Evidentemente, cuando uno plantea una reconstrucción, existe cierto margen de hipótesis”, reconoce el responsable, que asegura estar “muy contento con el resultado”, pero que “serán los ciudadanos quienes determinen si la experiencia es satisfactoria o no”, añade.

Cada parada de la ruta reproduce un contenido diferente, como una lucha entre gladiadores o un guía turístico virtual que acompaña al viajero y aporta sus explicaciones en castellano o inglés. “Es la evolución del audioguía tradicional”, comenta De Vega, “porque algunos procesos son complicados de contar solo con palabras”, pero la combinación de ambos métodos “facilita el aprendizaje”, asegura el responsable de Imageen. Entre todos los contenidos virtuales destaca una obra de teatro de la época romana que representa el estilo de vida de sus habitantes, que, “más allá del espectáculo que pueda suponer, pretende mostrar los usos del teatro y del anfiteatro desde la rigurosidad histórica”, comenta Félix Palma.

El objetivo del proyecto, además realizar recreaciones históricas y arquitectónicas de ciudades significativas, es conseguir que “ver piedras nunca más sea aburrido”, según Víctor de Vega, quien apuesta por esta innovación en realidad virtual como una vía interesante para enseñar en centros educativos. “Se puede hacer desde cualquier lugar, pero la idea es mezclar la realidad simulada con un momento del pasado”, sostiene el fundador. La aplicación ya funciona en lugares históricos como Tarragona, Cartagena o Ampurias y se espera, en un futuro, “ser el referente en el sector”, comenta De Vega, “y llegar, por ejemplo, a Berlín, para mostrar cómo era todo antes de la guerra”.

Existen muchas maneras de visitar el Teatro Romano de Mérida, según el director del consorcio. Además de las rutas individuales, grupales y de otros tipos, desde finales de junio será posible disfrutar las recreaciones a través de las nuevas tecnologías. Palma considera que la novedad “será un atractivo más para que la gente visite la ciudad de Mérida”, y destaca el deseo de la organización por “implantarla en distintos espacios monumentales de la ciudad, como en el Templo de Diana“, que fue el centro urbanístico de la Augusta Emerita, actual ciudad de Mérida hace dos milenios.

2.000 AÑOS DE HISTORIA

El Teatro Romano de Mérida se ordenó edificar por Marco Vipsanio Agripa entre los años 15 y 16 antes de Cristo. Desde entonces, la construcción ha estado expuesta a 2.000 años de inclemencias meteorológicas, humanas y de otros tipos, hasta convertirse en las ruinas arquitectónicas que hoy protagonizan la ciudad de Mérida. Durante sus inicios, el teatro llegó a alcanzar un aforo de 6.000 espectadores, que se distribuían de acuerdo con su clase social en tres sectores de gradas separados por pasillos. Con el avance del cristianismo, que consideraba los espectáculos como un acto inmoral, el teatro entró en decadencia, hasta quedar parcialmente demolido y cubierto de tierra. En el año 1910 se procedió a su excavación. Hasta entonces, la summa cavea, es decir, su grada más alta, era la única parte libre de arena. Una serie de remodelaciones posteriores y la reconstrucción de ciertas partes del monumento contribuyeron a que fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993.

 

25 junio 2018 at 5:24 pm 1 comentario

Dórico, jónico y corintio, los tres órdenes griegos

En la antigua Grecia hubo tres estilos de construcción de edificios diferenciados por la forma de las columnas, sus capiteles y el entablamento

Dórico, jónico y corintio
Así era el aspecto, de forma general, de las columnas de los tres órdenes

FOTO: AKG / Album

Fuente: National Geographic
23 de junio de 2018

Lo que los historiadores del arte llaman «órdenes» en arquitectura griega son diferentes estilos de construcción que se distinguen básicamente por la disposición de los elementos arquitectónicos fundamentales –las columnas, los capiteles que las coronan y el entablamento (los elementos dispuestos sobre los capiteles)–, y también por las proporciones de estos elementos. En Grecia hubo dos órdenes arquitectónicos básicos: el dórico, el más antiguo y que se caracteriza por su sencillez, y el jónico, que se define porque las columnas tienen un capitel en forma de volutas. Ambos órdenes surgieron entre los siglos VII y VI a.C. El tercer orden, el corintio, era una variante del jónico y es más tardío, apareció en el siglo IV a.C. Su principal característica son los capiteles decorados con hojas de acanto.

El dórico y el jónico perduraron durante toda la Antigüedad clásica, si bien variaron las proporciones, en especial la altura y el diámetro de las columnas, que tendieron a hacerse más esbeltas, a la vez que se aligeraba el entablamento. Ejemplos de templos construidos en estos estilos son el Partenón, paradigma del orden dórico; el Erecteion, erigido en órden jónico, y el templo de Zeus Olímpico, con sus grandiosas columnas de orden corintio. Los dos primeros se alzan en la Acrópolis de Atenas, y el último, también en Atenas, a los pies de la colina sagrada.

 

Templo de la Concordia, en Agrigento (Sicilia)
Las austeras columnas dóricas del templo de la Concordia, situado en el siciliano Valle de los Templos, es un claro ejemplo de este simple y funcional orden arquitectónico.

Foto: Gtres

 

Templo de Zeus Olímpico en Atenas
Un buen ejemplo del orden corintio, una variante del jónico que apareció en el siglo IV a. C..

Foto: Gtres

 

El Erecteion de la Acrópolis de Atenas
El famoso Erecteion se edificó entre los años 421 y 406 a.C. y es un fantástico ejemplo del orden jónico. A la derecha se encuentran las Cariátides, seis columnas con forma de doncella que podrían representar a las seis hijas del rey Erecteo.

Foto: Gtres

 

24 junio 2018 at 12:49 pm Deja un comentario

Las Murallas Aurelianas, el monumento más grande de la Roma imperial

La Superintendencia Capitolina de Bienes Culturales ha encargado la primera campaña fotográfica integral sobre el recorrido entero de las Murallas Aurelianas, de más de 12 kilómetros de largo

Desde un puente
El Muro Torto desde el puente de la Villa Borghese.

Foto: Andrea Jemolo

Fuente: Alec Forssmann National Geographic
20 de junio de 2018

Las Murallas Aurelianas fueron erigidas por Lucio Domicio Aureliano (emperador romano entre el 270 y el 275 d.C.) para defender la ciudad de Roma de las invasiones bárbaras y, a lo largo de los siglos, se integraron en el tejido urbano: solemnes o solitarias, en palacios, cementerios, obras, a lo largo de avenidas u ocultas por la naturaleza. Las Murallas Aurelianas, con sus más de 12 kilómetros de largo en la actualidad, son el monumento más grande de la Roma imperial y el cinturón mural urbano más largo, antiguo y mejor conservado de la historia, según explicó ayer en un comunicado la Superintendencia Capitolina de Bienes Culturales, que ha encargado la primera campaña fotográfica integral sobre el recorrido entero de las murallas, incluso en los puntos no accesibles al público.

El elegido para documentar el recorrido de las Murallas Aurelianas ha sido el fotógrafo Andrea Jemolo, nacido en Roma el 10 de marzo de 1957, quien ha obtenido unas imágenes de gran definición. La exposición Walls. Las murallas de Roma. Fotografías de Andrea Jemolo, ideada por Claudio Parisi Presicce y comisionada por Federica Pirani y Orietta Rossini, abre hoy al público en el Museo dell’Ara Pacis de Roma y se podrá visitar hasta el 9 de septiembre de 2018. La muestra reúne una selección de 77 fotografías en color y en gran formato: cada una representa un pedazo de la historia y de la vida cotidiana. Hoy en día, tal y como expresa Marco Lodoli en el catálogo de la exposición, “las murallas siguen ahí, maravillosas, derrotadas, poéticas en su potente rendición, y el romano no les presta atención, como si esa gran serpiente formara parte de un paisaje eterno e indiferente, una arruga del tiempo, una melancolía habitual (…) Pocas obras en el mundo son tan grandiosas y melancólicas, tan trágicas y bellas, capaces de enseñarnos tantas cosas y quizá una sola cosa, pero decisiva: que de la vida no nos defendemos”.

 

Entre dos calles
Tramo de muralla entre la Via Campania y el Corso d’Italia, junto al parque de la Villa Borghese.

Foto: Andrea Jemolo

 

Interior de una muralla
El Estudio Randone, una escuela de cerámica, en el interior de la muralla de la Via Campania.

Foto: Andrea Jemolo

 

Tramo de muralla
Tramo de las Murallas Aurelianas a lo largo del Viale del Policlinico.

Foto: Andrea Jemolo

 

Reutilización de una muralla
Muralla reutilizada en el Viale di Porta Tiburtina, al lado de la estación de Roma Termini.

Foto: Andrea Jemolo

 

Junto a un edificio moderno
Las Murallas Aurelianas a la altura del Piazzale Labicano y el edificio del distribuidor hídrico, construido en 1935.

Foto: Andrea Jemoloç

 

Acueducto superior
Tramo de muralla con un acueducto superior, a lo largo de la Via Casilina Vecchia.

Foto: Andrea Jemolo

 

Integrada en un acueducto
La muralla y el acueducto a lo largo de la Via Casilina Vecchia.

Foto: Andrea Jemolo

 

A lo largo de una avenida
La muralla a lo largo del Viale Carlo Felice.

Foto: Andrea Jemolo

 

Torre defensiva
Torreón de la Porta Asinaria, una de las puertas de las Murallas Aurelianas, en el barrio de San Giovanni.

Foto: Andrea Jemolo

 

Junto a las obras del metro
La Porta Asinaria y las obras del metro.

Foto: Andrea Jemolo

 

Arcadas
Tramo interno de la muralla a lo largo del Viale di Porta Ardeatina.

Foto: Andrea Jemolo

 

Con una pirámide incluida
La Porta San Paolo con la Pirámide Cestia o de Cayo Cestio. La pirámide está incluida en la Muralla Aureliana.

Foto: Andrea Jemolo

 

A lo largo del río Tíber
Torreón sobre el Lungotevere Testaccio.

Foto: Andrea Jemolo

 

20 junio 2018 at 2:24 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

julio 2018
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente