Posts tagged ‘Enseñanza’

UGT Madrid denuncia el peligro en el que se encuentra el profesorado de Latín y Griego

 

Fuente: Gacetín Madrid
7 de julio de 2016

Las lenguas clásicas han tenido, hasta ahora, una gran relevancia en nuestra cultura occidental, por ello se ha permitido que las asignaturas de Latín y Griego pudiesen ofertarse en Secundaria con un mínimo de cinco alumnos. Sin embargo, las Instrucciones sobre el comienzo escolar 2016-17 en centros públicos docentes no universitarios de la Comunidad de Madrid establecen que ha de existir un mínimo de 15 alumnos matriculados en las materias troncales de opción, específicas y de libre configuración, salvo en el caso de Segunda Lengua Extranjera, para la que se exige un mínimo de 10 o Religión, para la que no se establece límites de mínimos.

Con ello, a corto plazo, los profesores que hayan impartido en Bachillerato Latín I o Griego I en grupos de menos de 15 alumnos podrían perder los grupos de Latín II y Griego II al verse obligados sus alumnos a abandonar dichas materias o tener que desplazarse a otro centro que las pudiera ofertar. Esta situación, además, se agrava por la implantación de la LOMCE en 2º de Bachillerato para el curso 2016-17, que impide a los alumnos de Ciencias Sociales cursar Latín II y que priva a Griego II de su condición de materia troncal general del itinerario de Humanidades.

Por tanto, la combinación de las citadas Instrucciones con la implantación de la LOMCE podría provocar desplazamientos y supresiones de docentes de Latín y, sobretodo, de Griego; obligarlos a impartir sus asignaturas en varios centros como profesor compartido, o a asumir otras materias ajenas a su formación.

Pero todo ello, además, vulnera el derecho del alumnado a elegir, cursar y diseñar su proyecto educativo, dado que muchos no podrán formarse en aquellas competencias y materias que hayan elegido para su futuro académico, eliminando la optatividad de dichas enseñanzas cuando todavía no ha finalizado el curso, dado que las pruebas extraordinarias se realizan en septiembre y todavía no ha terminado el proceso de escolarización de las mismas.

Por otra parte, consideramos una burla a las funciones y objetivos del Consejo Escolar de Madrid y, por tanto, hacia toda la ciudadanía a la que representa, el hecho de remitir dichas Instrucciones a los centros, antes de haber sido dictaminado y aprobado, por dicho órgano de representación, el borrador de Orden por el que se regulan determinados aspectos de organización, funcionamiento y evaluación en el Bachillerato, lo que significa que la Consejería de Educación, Juventud y Deporte desprecia las opiniones que dicho Consejo Escolar pueda tener al respecto y que las normas llegan al mismo con nula capacidad de modificación. En resumen, es un mero órgano que solo sirve para dar apariencia democrática y participativa sobre el papel, pero sin ninguna capacidad real de rectificación o cambio de una norma, actitud a la que ya nos tenían acostumbrados los anteriores gestores de la Consejería, pero que con actuaciones como esta, parece que tiene continuidad con los actuales. Mientras tanto, nos ponen sobre la mesa del Consejo Escolar un debate sobre el Pacto Educativo.

Enlace al Comunicado de Prensa de FETE-UGT Madrid

Petición en change.org: Mantengan Latín y Griego con menos de 15 alumnos en la Comunidad de Madrid

 

Anuncios

7 julio 2016 at 8:03 pm 1 comentario

La cultura clásica, castigada sin clase

La Sociedad Española de Estudios Clásicos denuncia la desaparición de la asignatura en Secundaria con la nueva reforma educativa

Escultura de la cabeza de la diosa Atenea, del periodo romano, después de ser descubierta en la Isla de Creta – Foto: Efe

Cuenta el filólogo, helenista y académico español Francisco Rodríguez Adrados que Solana y Rubalcaba le aseguraron que no querían pasar a la historia como los ministros que se «cargaron» el Latín  del currículum educativo de los niños españoles. Una situación que podría suceder de mantenerse el actual anteproyecto de la ley de Calidad de la Educación que está impulsando el ministro José Ignacio Wert.

De hecho, la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC), de la que Adrados es fundador y presidente de Honor, ha remitido una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que le alertan de la «crítica situación» en la que el anteproyecto pone a las enseñanzas del griego y latín, lo que supondrá «una pérdida de la capacidad de reflexión lingüística de los alumnos y, por ello, de toda su percepción y representación verbal, lo que implica una notable merma de sus posibilidades de adquirir conocimientos».

En la misiva, que respaldan una treintena de académicos de la Lengua y de La Historia, la Sociedad Española de Estudios Clásicos alerta de que en el caso de que el anteproyecto llegara a aprobarse, «el resultado no sería otro que la desaparición inmediata no sólo de una materia instrumental que ha gozado de la máxima aceptación por parte de los alumnos, como es la Cultura Clásica, sino también del griego y, en muy breve plazo del Latín».

Es por esto por lo que proponen que se deje todo tal y como está. Es decir, pretenden que se mantenga la Cultura Clásica de 3º y 4º de la ESO como materia de oferta obligada, ya que es el primer contacto que mantienen los alumnos con el Mundo Antiguo y la puerta de entrada a los estudios posteriores del Latín y Griego en Bachillerato.

También quiere que se mantenga el Latín en 4º de la ESO «en condiciones de optatividad real» sustituyendo la opcionalidad de la nueva ley, que propone cuatro optativas de libre elección, por itinerarios más claros: Geografía e Historia y Latín para Humanidades y Ciencias Sociales, Física y Química y Biología para Ciencias. En su opinión, esta alternativa «contribuye a mejorar la formación de los estudiantes y evita problemas de horarios en los grupos de los centros».

Conversión en optativa

Por otro lado, piden al presidente del Gobierno que la asignatura de Griego I y II se mantenga como una materia obligatoria de modalidad en el Bachillerato de Humanidades. La SEEC cree que su conversión en optativa entra en competencia directa con una segunda lengua extranjera e Historia del Arte, «la hace difícilmente viable y la condena a la extinción»

La misiva de la Sociedad Española de Estudios Clásicos ha recibido la adhesión, además, de 30 académicos de la Lengua y la Historia.

Para Rodríguez Adrados los cambios que afectan a la cultura clásica «suponen una desgracia cultural porque si desaparecen las lenguas clásicas, después de toda la labor que hemos hecho en los últimos cincuenta años, nos quedamos en el vacío y a la cola de todos los países europeos teniendo en cuenta, además, que sólo tendremos un Bachillerato de dos años». Para Rodríguez Adrados «lo que pedimos es bastante modesto, ya que no es otra cosa que se mantenga el Latín y el Griego tal como están, que ya era una reducción de cosas anteriores».

El temor del filólogo es que al dejar de ser materias esenciales el Latín y el Griego «los centros no están obligados a ofertarlas todas y ya se saben el pretexto: que no hay alumnos, con lo que estas materias quedan en un descampado, en peligro absoluto».

Adrados cree que el que se viniera impartiendo Latín en 4º de la ESO era una manera de que luego los alumnos se interesaran por la cultura clásica cuando se asomaban al Bachillerato pero con la nueva reforma, al no tener ninguna noción, «es difícil que luego un alumno se interese por estas materias. Si te cortan la raíz, ramas no crecen y esas las “ramas” la reforma educativa las deja mutiladas al ser el Griego y el Latín optativas entre una caterva de asignaturas. Así que se quedarán sin profesorado, harán que las explique cualquier individuo que no sabe. Es la antesala de su desaparición».

El latín y el griego desarrollan el razonamiento

Son muchos los docentes que defienden los beneficios de las lenguas clásicas por lo que aporta al alumnado, aunque tanto el Griego como el Latín no son asignaturas fáciles. Carmen Sedeño, profesora del colegio Divina Pastora de Getafe (Madrid) asegura que el Latín, «a nivel gramatical ayuda al conocimiento de la lengua castellana; a nivel cultural aporta un bagaje cultural enorme, desarrolla la capacidad para un razonamiento claro y bien estructurado porque obliga a un procedimiento deductivo muy importante para el alumno y mejora la redacción y la expresión». Incluso las crónicas parlamentarias guardan anécdotas famosas en relación con el latín, como la ocurrida a José Luis Solín Ruiz, ministro de Trabajo durante el régimen franquista a finales de los años cincuenta. Solín, natural de Cabra (Córdoba) le discutía con el político y rector de la Universidad Complutense, el profesor Muñoz Alonso, para qué servía el Latín. El profesor le respondió: «Por de pronto, para que Su Señoría, que ha nacido en Cabra, le llamen egabrense y no otra cosa».

Fuente: R. Ruiz | La Razón     11/10/2012

12 octubre 2012 at 9:00 am Deja un comentario

La enseñanza otra vez; por Francisco Rodríguez Adrados

Artículo del académico Francisco Rodríguez Adrados publicado en La Razón 25/01/2012.

Se comprende muy bien que el Gobierno, los periódicos y los medios de comunicación en general insistan preferentemente en los temas económicos, que son, efectivamente, los más urgentes. Es claro que el Gobierno actual da  impresión de seriedad y de competencia técnica en el tratamiento de este tema, y esperamos que acierte, será en beneficio de todos. Pero, aunque establecer un tiempo para cada tema es racional, ya casi da apuro escribir sobre otros asuntos. Pero no deberían olvidarse. En mi caso, pienso en el de la Enseñanza, que, con pequeñas excepciones, ha casi desaparecido de los ojos y oídos del público. Al mismo tiempo, la verdad es que nos desencanta un poco el que la Educación –muchos preferiríamos que se volviera a decir Enseñanza–, se haya encogido en el organigrama hasta ser sólo una Secretaría de Estado en vez de un Ministerio; ahora irá unida a temas sin gran relación con la Enseñanza. Y que no oigamos mucho sobre cómo y por quiénes va a tratarse en el detalle el tema. Con una excepción muy favorable, la de ofrecer tres años de Bachillerato. Desde siempre somos muchos los que hemos venido proponiéndolo.

Ya en noviembre pasado la Sociedad Española de Estudios Clásicos, que siempre ha intervenido en estos temas, envió al Gobierno y a los medios de comunicación una «Carta abierta de la Sociedad Española de Estudios Clásicos ante las próximas elecciones generales», título, en verdad, demasiado vago. Es de Enseñanza de lo que hablaba y la verdad es que no tuvo demasiado eco, sólo lo hubo, que yo sepa, en una nota de «El País». Se habla, en general, de poco más que del fracaso escolar, que es el fracaso de la nueva legislación que vino imponiéndose desde los años finales del franquismo. El rebajamiento de los niveles de la enseñanza, la fusión de todos los tipos de la misma (con perjuicio para todos), la imposición de la enseñanza obligatoria hasta una edad cada vez más avanzada, la demolición del sistema de pruebas y exámenes y de la autoridad del profesorado, la algarabía sobre la enseñanza lúdica y, en el fondo, contra el profesorado, el rebaje de las humanidades y el ocultamiento de la verdadera historia de España, han servido tan solo para forzar una innegable decadencia.

Y para hacer prácticamente único el sistema impuesto por el socialismo, como muy bien ha dicho Rajoy. Un sistema que, por otra parte, no es original de ellos, no lo seguían en los años treinta, fue más tarde cuando les llegaron ideas procedentes de los pedagogos que las cultivaban en la enseñanza infantil y que después infantilizaron, en la medida que pudieron, la Enseñanza Media. Y ahora se está rebajando, ya, la Universitaria.

Un cúmulo de errores
Lo triste es que nadie puede declararse inocente de este camino que la enseñanza ha recorrido. Comenzó ya con el tardo-franquismo, siguió con los socialistas de González (con los que todavía se podía dialogar y lograr concesiones), se agravó con los que ganaron en el 2004, absolutamente impermeables, no merecía la pena ni hablar con ellos.

Y el PP, es triste recordarlo, cuando tuvo la mayoría absoluto el año 2000 hizo poco por modificar las cosas: se dejó llevar a unas conversaciones engañosas con los sindicatos y cuando ya en el 2004 empezaron a sacar nuevas contrarreformas, nacían ya muertas, pronto anuladas. Han aprendido ya, sin duda.  Y ahora muchos dicen que se ha dañado a la enseñanza pública, que el PP favorece a la privada. Yo diría, más bien, que las reformas han hecho, a veces, imposible la privada, el que tiene algo de dinero emigra a la pública. Yo desciendo de la pública, era lo mejor que había y sigue siéndolo en la medida en que puede.

Hay que hacer más
En fin, el nuevo Gobierno debería atacar en lo posible ese problema. Bien está lo de los tres años, pero habría que hacer más. Pocas asignaturas y serias, mínimo de opcionales y de escapatorias. Eso ya en la ESO, en lo que quede de ella. Reafirmación, aquí y en el Bachillerato, de las humanidades, con una troncalidad bien fundamentada, sin vías alternativas que todo lo confunden.

El escrito de nuestra sociedad pide que, dentro del Bachillerato de tres años, se aumente la oferta de Griego y Latín, como sucede en los bachilleratos alemán, suizo o italiano. Son la base de la que partieron nuestra cultura y nuestra Enseñanza.
E insiste en que las materias que se consideran de oferta obligada se incluyan ineludiblemente en todos los centros de enseñanza. Y en el tema del reclutamiento del profesorado, que se viene degradando: nada de cursillos, pruebas con ejercicios prácticos, exigencia del conocimiento de la materia, especialización, nada de profesores que sirven para todo, nada de enseñanzas «afines». Y habría que estudiar un tema delicado: en muchos institutos la presencia masiva de emigrantes que ni comprenden nuestro idioma hacen difícil la enseñanza, un triste espectáculo. Habría que imaginar alguna solución.

Es en la Universidad donde la degradación, en el tema del ingreso en el profesorado, ha llegado más lejos: se puede llegar a catedrático de Universidad presentando en una ventanilla unos papelitos que luego juzga un tribunal anónimo. Y Bolonia, rebajando los estudios, queriendo imponer una enseñanza casi de conversación en grupitos, odiando la lección magistral, está ayudando al declive. Esto no es todo, sólo un inicio.

26 enero 2012 at 4:59 pm 3 comentarios

La Sociedad de Estudios Clásicos pide una revisión de la Secundaria

La extensión de la educación, con una enseñanza obligatoria hasta los 16 años, es uno de los grandes logros históricos de España. Sin embargo, la mejora de la calidad en las aulas es uno de los mayores fracasos “de todo el proceso y periodo democrático”, entre otras cosas, por la pérdida de espacio en el bagaje escolar de “materias fundamentales”, entre las que “se encuentra la enseñanza del Latín y del Griego”. Así lo cree la Sociedad Española de Estudios Clásicos, que en un comunicado reclama al nuevo Gobierno un gran acuerdo educativo para mejorar la calidad de la enseñanza y la integración de todos los estudiantes, que debe pasar, entre otras cuestiones, por reforzar en la ESO y el Bachillerato la presencia de esas materias, Latín y Griego, además de la optativa Cultura Clásica.

Ese sería, opinan, el primer paso de “un profundo proceso de revisión” de la ESO y el Bachillerato. Esta última etapa creen que debería tener tres cursos en lugar de los dos actuales, medida que lleva en su programa el Partido Popular, claro vencedor en las elecciones del pasado 20 de noviembre. Centrar el currículo en las materias fundamentales, explican, se podría hacer a costa de eliminar asignaturas “excesivamente especializadas” y otras “demasiado generales” que “distraen” y “sobrecargan” al alumno. Reclaman, asimismo, organizar la ESO de manera que encamine a los alumnos hacia el Bachillerato de letras, el de ciencias o la FP, con unas materias troncales bien definidas en cada caso que no se puedan sustituir por otras “de carácter formativo menor”. La Sociedad Española de Cultura Clásica pide además al nuevo Gobierno que las materias que se consideren de oferta obligada se ofrezcan sin recorte alguno de horas en todas las comunidades.

El País 28/11/2011

28 noviembre 2011 at 6:44 am 4 comentarios

Griego a distancia en Cataluña

Lo vimos venir y alertamos en su momento de las previsibles consecuencias que la aprobación del Decreto de ordenación de las enseñanzas de Bachillerato podía tener en nuestras materias.

Según publica ABC, en Cataluña la crisis ha obligado en los últimos años a recortar recursos en la enseñanza y está abocando a estudiantes de institutos públicos a seguir alguna de las materias de Bachillerato a través del Institut Obert de Cataluña (IOC). Al parecer, una de las materias más afectadas por esta situación es el Griego.

El IES Valldemossa de Barcelona, en concreto, ofrece este curso las asignaturas de Griego y Ciencia y Tecnología, de primero de Bachillerato, y Literatura Catalana, de segundo, a través del Institut Obert, al no llegar a ocho el número de alumnos matriculados en cada una.

Fuentes de este centro han indicado a Efe que el recorte de profesores especialistas ha obligado, no sólo este curso sino también en los dos anteriores, a buscar este recurso para ofrecer a los alumnos algunas de las asignaturas optativas que escogen, si bien el instituto intenta que sean las mínimas posibles.

Desde el Consorcio de Educación de Cataluñase indica que este recurso es «frecuente» en institutos de pequeño tamaño en los que no hay suficientes alumnos para todas las materias optativas existentes en Bachillerato.

Fuentes del sindicato de docentes de la enseñanza secundaria ASPEPC han indicado que esta opción ya se planteó cuando el anterior conseller de Educación, Ernest Maragall, recortó el número de institutos en los que se impartía el Bachillerato nocturno y se ofreció a los alumnos afectados estudiar a través del IOC.

Sin embargo, fuentes de este sindicato, de la Federación de Enseñanza de CCOO y de USTEC han asegurado que no tenían conocimiento de que un instituto público en el que se realizan estudios presenciales derivara a parte de sus alumnos hacia el IOC para cubrir sus carencias de profesores especialistas.

El Decreto de 2008 por el que se establece la ordenación de las enseñanzas de Bachillerato especifica que el departamento «ha de facilitar que, cuando la oferta quede limitada por razones organizativas, el alumnado pueda cursar alguna materia mediante la modalidad de educación a distancia o en otros centros educativos».

Según el representante de ASPEPC, Xavier Massó, el cambio curricular en Bachillerato, con una gran diversidad de materias optativas, que realizó el equipo de Ernest Maragall, ha ayudado a este tipo de situaciones, si bien considera que «parece que algunos IES estén haciendo como norma una posibilidad que se plantea como excepcional».

 

14 septiembre 2011 at 9:47 pm Deja un comentario

Carta del Presidente de la SEEC en Castellón y Valencia al Sr. Conseller D’Educació, Formació i Ocupació, D. José Ciscar Bolufer

Carta del Presidente de la SEEC de Castellón y Valencia al nuevo Conseller d’Educació publicada hoy en la web de la SEEC Valencia y Castellón

Ilmo. Conseller:

Permítame que, como presidente de la Delegación de Valencia y Castellón de la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC), una sociedad que tiene entre sus objetivos la defensa, en la Enseñanza Secundaria y el Bachillerato, del legado clásico greco-latino y su influencia en nuestra tradición cultural, como una de las señas de identidad que más claramente nos constituyen y definen, y que asocia a la mayoría de profesores y seminarios de latín y griego de nuestra comunidad, una plantilla numerosa de profesores con una alta formación, dedicación y eficacia en sus tareas, me dirija a Vd. para felicitarle, en primer lugar, por su nombramiento como Conseller de Educación, Formación y Ocupación, cargo de una enorme responsabilidad social, de la que depende, en gran medida, el futuro de nuestra sociedad. Sinceramente le deseo, en nombre de nuestros socios y en el mío propio, los mayores éxitos en tan noble y difícil actividad. Como presidente de la Sociedad Española de Estudios clásicos quiero ofrecerle la colaboración y asesoramiento en todo aquello que afecte a nuestras materias. Así lo venimos haciendo desde hace mucho tiempo y debo decirle que siempre hemos sentido, si no la plena satisfacción por el cumplimientos de nuestras demandas, sí, desde luego, la sensibilidad y receptibilidad hacia las cuestiones que, en cada momento, hemos planteado.

Por ello debo expresarle también mi preocupación por la situación de nuestras materias en un momento clave en que se decide la presencia de nuestros estudios clásicos en el sistema educativo. Permítame recordarle que el número de materias que actualmente imparten los profesores de Latín y Griego, con formación específica de Filología Clásica, son ocho, en los diferentes niveles educativos: Latín en cuarto de ESO y en I y II de Bachillerato; Griego en I y II de Bachillerato, Cultura Clásica en tercero de ESO; Fundamentos léxicos de las Ciencias y de las Técnicas en I de Bachillerato; Referentes clásicos del arte y la cultura occidentales en II de Bachillerato.

No se me oculta que el momento es difícil y obliga a optimizar los recursos. Pero también creemos que ello ha de hacerse de un modo justo y equilibrado de forma que no se resientan ni la estructura de la oferta educativa, que funda la calidad y diversidad de la misma, ni las posibilidades de desarrollo académico y personal de todos los profesores.

No quiero trasladarle la casuística que, por diversos medios, me están haciendo llegar muchos de nuestros socios a propósito de las dificultades que encuentran en la oferta académica del próximo curso 2011-2012, con las indeseables consecuencias tanto para la impartición efectiva de dichas materias como para la confección de horarios coherentes. Sintetizando, las informaciones recibidas apuntan a:

a) Una reducción efectiva, en numerosos centros, en la oferta de las materias optativas de Latín y de Griego, que afecta, sobre todo, a las materias de Griego, Cultura Clásica, Referentes Clásicos y Fundamentos léxicos. La paulatina supresión de dichas materias conduce a una reducción del número de estudiantes que las siguen, lo que, luego, se utiliza como argumento para no ofertarla. No entendemos bien desde nuestra Sociedad cómo existiendo una plantilla suficiente y muy capacitada para impartir dichas materias, en ocasiones compartiendo diferentes centros, no se proceda a ofertar dichas materias de un modo sistemático, dejando dicha oferta al criterio, no siempre desinteresado, de los centros.

b) Nos preocupa también la tendencia innegable a suprimir o amortizar plaza de griego y de latín, en detrimento de la diversidad de la oferta o a costa de los horarios de los profesores.

c) Igualmente creemos que la materia de Cultura Clásica es competencia general de los profesores de latín y de griego, que son los que poseen una cualificación profesional adecuada para impartirla.

En la confianza de que entenderá nuestras aspiraciones, que no son otras que las de mantener la calidad de la enseñanza en la ESO y en el Bachillerato, quiero reiterarle mi felicitación y oferta de colaboración.

Muy cordialmente,

Antonio Melero Bellido

20 julio 2011 at 1:47 pm Deja un comentario

Mi primera promoción Ørberg

El curso va llegando a su fin, como siempre casi sin darnos cuenta. Son días de trabajo incesante en los centros: exámenes, evaluaciones, informes, reuniones…, y, para quienes damos 2º de Bachillerato, de inquietud por saber cómo les habrá ido a nuestros alumnos en las temidas (que no temibles) PAU, en otros tiempos llamada Selectividad.

Si algo bueno tiene la experiencia en cualquier faceta de la vida, es que te aporta perspectiva. Y en el caso concreto de la Selectividad (no me acostumbro a llamarlo PAU), quienes ya llevamos unos cuantos años en la docencia, hemos aprendido a relativizar “éxitos” y “fracasos”, entiéndase, buenos y malos resultados. Al menos en mi caso es así.

Dicho esto, he de decir que me gusta acompañar a mis alumnos a la prueba de Latín siempre que puedo. Tengo la impresión de que es el día que más útil puedo serles. Sé que el hecho de estar con ellos en esos momentos les da tranquilidad y les inspira confianza. Siempre suelo realizar un pequeño ritual pocos minutos antes de que entren al examen. Hacemos una asamblea y les doy unas indicaciones de última hora. Nada especial, simplemente aprovecho para recordarles algunas instrucciones y pequeños detalles de organización del examen.

Al salir de la prueba, como es lógico, me asaltan con las mil dudas que les han quedado: Ya se sabe, si tal o cual quod es relativo o conjunción, si este infinitivo es concertado o no, si tal término deriva de este verbo, o dónde narices nació Lucano… ¡Qué le vamos a hacer! Aunque les recuerdo aquello de alea iacta est para que intenten olvidar pronto el mal trago, no me funciona nunca, así que siempre terminamos repasando por encima el examen. A fin de cuentas, es lo que esperan de mí, y ya decía Juvenal aquello de maxima reverentia puero debetur…

He aprendido a relativizar buenos y malos resultados, decía. Sin embargo, en esta ocasión sí tenía cierta intranquilidad. Era mi primera promoción Ørberg. Ya en alguna ocasión he comentado las dudas que tuve en su momento cuando empecé a utilizarlo. No porque dudara del método en sí, ya que nada más conocerlo me pareció interesante e innovador, sino por el hecho de que los métodos anteriores con los que había trabajado (el Reading Latin primero y el Oxford después) me habían dado muy buenos resultados académicos. La duda fundamental era si con el Ørberg los alumnos podrían obtener iguales resultados en un tipo de prueba que, a priori, se adapta más bien poco a él. El caso es que finalmente nos atrevimos a dar el paso, y hace tres años, aprovechando la implantación del Latín en 4º de la ESO, empezamos a utilizar el nuevo método en nuestras clases. Todo un reto, tanto para los alumnos como para mí mismo, pero era lo que me apetecía hacer en aquel momento y con toda la ilusión iniciamos esa nueva andadura.

Ayer por fin pude disipar mis dudas. Las cinco alumnas que se han presentado en junio a las pruebas han obtenido unos resultados excelentes. Nada menos que un 9,3 de media, algo que ni en mis mejores sueños podía esperar. Para mis chicas ha sido una alegría, dado que -supongo- les ayudará a poder cursar los estudios que desean; para mí una liberación comprobar que en su momento no tomé una decisión equivocada. Por supuesto, este último año hemos tenido que hacer algunos cambios metodológicos para poder hacer la prueba de acceso con garantías: Introducción del uso del diccionario, y estudio a fondo de la morfología y de la sintaxis, principalmente; pero he podido comprobar que la base que los alumnos habían adquirido los años anteriores con el Ørberg les ha sido de gran utilidad para asimilar todas las novedades de este último curso.

He querido escribir este artículo por si puede servir a algún compañero que se encuentre en la situación en que yo me encontraba hace tres años: Que le apetezca probar el Ørberg pero que tenga dudas de si los alumnos podrán obtener con él buenas notas en las PAU. Yo acabo de descubrir que sí, que se puede. Y eso me hace feliz. Tanto que lo que más deseo ahora es que mis chicas vuelvan pronto de su viaje a Viena y poder darles a todas un abrazo.

23 junio 2011 at 12:38 pm 5 comentarios

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente