Posts filed under ‘Literatura’

«Commentariolum Petitionis», el manual de campaña de Cicerón que los políticos españoles deberían leer

Escrito hace más de 20 siglos, la guía de Quinto Tulio Cicerón – hermano del orador- para ganar las elecciones al consulado mantiene a juicio de expertos como los profesores Pablo Vicente Sapag y Francisco L. Lisi lecciones muy útiles para la política actual

Maccari-Cicero

El famoso cuadro de Cesare Maccari, representa el momento en que Cicerón acusa a Catilina de traición ante el Senado – WIKIPEDIA

Fuente: CARLOS MANSO CHICOTE – Madrid  |  ABC
14 de mayo de 2016

El próximo 26 de junio los españoles volveremos a las urnas para elegir unas nuevas Cortes. Cada uno de los principales candidatos cuentan con equipos, que estarán poniendo en práctica sus propias estrategias con las que convencer al electorado. Sin embargo, este tipo de asesores o agentes electorales no son cosa de la modernidad, ni de nuestras democracias actuales: «Una candidatura a un cargo público debe centrarse en el logro de dos objetivos: obtener la adhesión de los amigos y el favor popular», escribía Quinto Tulio Cicerón en su «Commentariolum petitionis» dirigido a su hermano el famoso orador Marco Tulio Cicerón.

Era el año 64 a.C. y Cicerón había lanzado su campaña al consulado, la máxima autoridad política y militar de la República romana, que tenía una periodicidad anual. Para el profesor – investigador del Departamento de Historia de la Comunicación Social de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Pablo Vicente Sapag Muñoz, este «Breviario de campaña electoral» tiene contenidos que son «aplicables» aunque adaptándolos «a una comunicación política mediatizada y de masas». A su juicio, en este contexto, «la estrella es la televisión y su complemento redes, de tal forma que lo que no aparece no existe».

Sapag señala que, en tiempos de Cicerón, «el político romano tenía que dirigirse personalmente a los electores, había cierto diálogo y tenían que llevar filtrados ciertos mensajes o políticas». Algo que contrapone a la actualidad en que observa «una política muy superficial, muy mediatizada, con poco contenido, así como con mucho eslogan o figuración». Este académico lamenta el nivel de las intervenciones de nuestros políticos y destaca que en la República romana, «te tenías que ganar al público con pieza completa de retórica, con introducción, argumentos y conclusiones…)». Al respecto, recuerda el rol esencial de la retórica en la educación de los romanos.

De campaña por el siglo I a.C.

En un contexto muy diferente, aparece este «Breviario de campaña electoral», con un evidente tono epistolar, y que junto a cuatro cartas constituyen la escasa producción literaria que nos ha llegado atribuida Quinto, aunque algunos expertos cuestionan su autoría. Al respecto, el catedrático de Estudios Clásicos de la Universidad Carlos III y director del Instituto de Estudios Clásicos sobre la Sociedad y la Política «Lucio Anneo Séneca» Francisco L. Lisi, advierte que «se trata de una correspondencia publicada, que podría estar corregida posteriormente por el propio Cicerón». El propósito no sería otro que presentarse ante la opinión pública romana como un hombre virtuoso. Especialmente, ante el asunto que marcó su consulado durante el 63 a.C., la conspiración de Catilina.

Catilina era un joven patricio populista, próximo al dictador Sila, que conspiró contra la República

Antes de alcanzar el cargo de mayor dignidad de la República, Cicerón tuvo que enfrentarse contra otros seis rivales, de los que destacaban Gayo Antonio Híbrida y Lucio Sergio Catilina. El primero sería compañero de Cicerón en el consulado – siempre se elegían de dos en dos, para que se turnaran mensualmente en las diferentes funciones y su mandato era por un año no prorrogable- y tío del famosísimo Marco Antonio, al que el orador eclipsó totalmente. Luego estaba el citado Catilina, un joven patricio próximo a otro dictador de la época de nombre Sila, que planificó un auténtico baño de sangre que acabara con la vida de los cónsules y de gran parte de los senadores. Una conspiración desbaratada por el propio Cicerón.

Sobre los citados Catilina y Gayo Antonio, el «Commentariolum» no muestra misericordia: A ambos los considera «asesinos desde la infancia», sobre Gayo Antonio asegura que «tiene miedo hasta de su sombra» mientras que Catilina no lo tiene ni de las leyes». Del primero recuerda que tenía sus bienes embargados o que había sido expulsado del Senado por los cuestores, mientras que al segundo le culpa de «derramar la sangre» de ciudadanos honorables mientras servía a Sila o de «aniquilar el orden ecuestre» (una suerte de clase emprendedora o burguesía de la época), entre ellos al marido de su hermana Quinto Cecilio.

«Homo novus»

Pero, ¿cuáles eran las recomendaciones que le daba a Cicerón? Quinto, en la correspondencia con su hermano, le hace ver que debe presentarse como un «homo novus» u hombre nuevo – sin antepasados aristocráticos ni tradición familiar en el Senado- pero que llega a ser el primero de su familia en acceder a cargos públicos relevantes. Cicerón es bastante fiel a ese retrato: nacido de una familia plebeya, del orden ecuestre, tuvo una formación sólida en literatura, retórica o derecho y tras un breve servicio militar su creciente prestigio como abogado le permitió acceder al consulado, tras ser cuestor en Sicilia (75 a.C.) y pretor (66 a.C.).

Cicerón nació en una familia plebeya, del orden ecuestre, que logró dar a sus hijos una educación de patricio

En este sentido como «homos novus» señala su hermano tendrá que estar preparado para hablar ante cualquier público «como si en cada una de las causas se fuera a someter a juicio todo su talento». También le aconseja hacer ostentación de las amistades que posee y hacerles ver a cada uno que la campaña es el momento oportuno para devolverle el favor por haber defendido su causa o como una forma de demostrar su estima: «Juzga y sopesa las posibilidades de cada persona», para saber cómo servirte de ellas.

Todo ello, con el objetivo de ampliar su base electoral que se concentraba en el orden ecuestre, beneficiados por sus servicios como abogado, estudiantes que le tenían por maestro o su círculo de amigos. En este sentido, recomienda atraerse la simpatía de los nobles y, especialmente, la de los excónsules, para que te consideren digno del puesto al que se aspira. Porque a juicio de Quinto «las promesas quedan en el aire, no tienen un plazo determinado de tiempo y afectan a un número limitado de gente, por el contrario, las negativas te granjean indudable e inmediatamente, muchas enemistades».

El hermano de Cicerón – o él mismo- atribuyen a tres razones el que alguien vote a un determinado candidato: «los beneficios, las expectativas y la simpatía sincera». Por este motivo, le urge a rodearse de un séquito numeroso, para demostrar con qué fuerzas se cuenta de cara a los comicios, que tenían lugar en el denominado Campo de Marte, una llanura situada en torno al Tíber.

Voto secreto

Unos comicios en los que ya existía el voto secreto, de tal forma que las 193 centurias en que se dividía el cuerpo electoral, cada una organizada en 5 clases según su riqueza, escribían el nombre de su candidato favorito en una tablilla. Como recuerda el profesor Lisi (Universidad Carlos III) en aquel momento sólo tenían derecho a votar los «ciudadanos libres», ni los esclavos, ni los libertos ni las mujeres o extranjeros podían participar en este proceso. Además, una gran parte de los electores provenían de las clases más privilegiadas.

Quinto aconsejaba a su hermano que las promesas «no tienen un plazo determinado»

El breviario también habla de tipos de enemigos y de cómo intentar atraerlos con argumentos; así como de hacer que «salten a la vista» los esfuerzos por conocer mejor a los electores y sus necesidades: «No hay nada, me parece, que haga a un candidato tan popular y tan grato». ¿Cómo? Con adulación, generosidad y variando o adaptando las palabras a las opiniones de cada público. Eso sí, «aquello de lo que no seas capaz niégate amablemente a hacerlo o no te niegues», como haría un buen candidato.

Cínico o no, el hermano de Cicerón en su correspondencia constata que los hombres se dejan seducir «por el aspecto y por las palabras, antes que por la realidad de su propio beneficio»; y que es preferible que, de vez en cuando, haya gente que salga frustrada por una promesa incumplida (una mentira) que por una negativa. En resumen, recomienda que Cicerón en su campaña ofrezca «buenas expectativas» y sea tenido por «persona íntegra», que no va a ir contra los intereses de los patricios ni de las masas.

Lectura recomendable

Para el profesor de la Universidad Carlos III, este brevario se trata de «un libro que nuestros políticos deberían leer todos los días». En su opinión, refleja perfectamente el ideal político de los romanos ya que plantea tres cuestiones importantes como conocerse a uno mismo, fijar cuál es mi horizonte («persevera todavía más en seguir el camino que te has marcado: sobresalir en la elocuencia») y qué espero o cuáles son mis metas («…como aspiras al más alto cargo de la ciudad …»).

«Un libro que nuestros políticos deberían leer todos los días», concluye el catedrático Franciso L. Lisi

En este sentido, añade que el «Commentariolum» también habla de desenmascarar las malas artes de los rivales poniéndolas en evidencia «y no a través de mentiras». En su opinión, Cicerón «idealizaba» a Platón y «era partidario de volver a la República romana primitiva» en un siglo en que ya padecía una prolongada crisis. Lo que le convertía en un conservador, enfrentado a otros prohombres de la primera mitad del siglo I a.C. como Craso, Julio César o Cneo Pompeyo, a quien apoyó en algunas ocasiones. De ahí su actuación contundente contra Catilina y sus cómplices, que le granjeará gran fama y también un exilio a Macedonia durante el 58 a.C., así como una de sus obras cumbre: las Catilinarias.

Héroe de Roma, salvador de la República , la suerte del conocido orador cambió dramáticamente al socaire de la guerra civil entre Julio César y Pompeyo. Cicerón fue ejecutado como enemigo del Estado un año después del asesinato del conquistador de las Galias, en el 43 a.C.

 

14 mayo 2016 at 8:00 pm Deja un comentario

Un cómic nos recuerda cómo nació la Democracia

  • Los griegos Alecos Papadatos, Abraham Kawa y Annie Di Donna son los autores de Democracia
  • El cómic comienza en Atenas en 490 a. C., en la víspera de la batalla de Maratón

democracia-fragmento-portada

Fragmento de la portada de ‘Democracia’ / ALIANZA

Fuente: EFE – RTVE.es
11 de mayo de 2016

En un momento en el que la palabra democracia está en boca de muchos, sea el país que sea, tres autores griegos se han atrevido a contarnos en el lenguaje del cómic los principales hechos que dieron lugar a la democracia más antigua, la nacida en Atenas durante el s.V a.C.

“Nunca se había contado esta historia a través de un medio tan popular como la viñeta”, resalta Alecos Papadatos, quien junto a Abraham Kawa y Annie Di Donna han escrito y dibujado Democracia, el cómic publicado en España por editorial Alianza y que tiene como dos “grandes protagonistas” a la población de Atenas y el gran estadista Clístenes.

Pero el pueblo ateniense en Democracia tiene unos ojos muy concretos, los de Leandro, un artesano que vive en primera persona este tiempo en el que se construye la más antigua de las democracias: “Elegí contar la historia a través de este personaje para estar más cerca de la propia percepción de los hechos”.

democracia-viñeta

Viñeta de ‘Democracia’

Atenas, 490 a.C.

Democracia comienza en Atenas en 490 a. C., en la víspera de la batalla de Maratón, fecha en la que el héroe de esta historia comienza a narrar sus vivencias, unas historias que llevarán al lector a aprender cómo fue concebida la democracia a partir de “una combinación de suerte y de contingencias históricas”, además de a partir de “la astucia, valentía y arrojo de un grupo de hombres excepcionales”.

Para la realización de esta ficción en primera persona, tanto Papadatos como sus compañeros de viaje han “estudiado” a historiadores antiguos como Herodoto, Aristóteles o Tucídides, pero también han acudido a otros actuales como Josiah Ober, quien fue una “gran inspiración” para ellos; además de Jaqueline de Romilly, Jean-Pierre Vernant, Pierre Lévêque o Gustave Glotz.

Aunque, según recuerda Papadatos, desde su infancia tiene la “curiosidad” de saber qué significaba la palabra democracia, tanto que se convirtió en un “asunto personal”.

“En la década de los 60, cuando yo tenía unos diez años, mis padres solían invitar a amigos y familiares a comer los domingos. Tras el almuerzo todos se iban al salón a tomar café, fumar y conversar. Durante estas discusiones la palabra democracia estaba en cada boca, pero cada uno le daba un significado diferente: libertad, otros de igualdad, otros socialismo o capitalismo”, cuenta.

democracia-paginas

Páginas de ‘Democracia’

La Democracia es fundamental para saber quiénes somos

Por eso, Papadatos confiesa que estaría “feliz” si esta novela gráfica histórica llegada al “público adolescente” ya que no sólo han puesto todo su esfuerzo e imaginación en explicar los fundamentos básicos de este sistema político, sino que también han tenido cuidado en no incluir escenas de violencia o sexo para que la obra “sea accesible” a los niños y jóvenes.

Y es que, según explica, a través de la historia “comprendemos” quiénes somos y “hacia donde vamos”.

“Nosotros -añade- hemos abiertos nuestros ojos para analizarlo y no hemos hecho un libro que promocione la idea de la llamada democracia, sino que se trata de una obra que pone de relieve que cada momento de la historia fue mucho más complejo de lo que nosotros creemos que fue“.

Así, en la obra los tres autores hacen que el lector presencie cómo fue concebida la democracia a partir de una combinación de suerte y de contingencias históricas, pero también a partir de la astucia, valentía y arrojo de un grupo de “hombres excepcionales”.

Además, los amantes de esta época histórica podrán ver, con todo lujo de detalles, y con viñetas a color, detalles de la vida como los templos, vasijas o vestimentas de la Atenas del s.V a.C.

democracia-portada

Portada y página de ‘Democracia’

12 mayo 2016 at 4:54 pm Deja un comentario

Unas jornadas en la Universitat de Barcelona analizan los clásicos en la literatura infantil y juvenil

classics-ub

En estas jornadas se quiere ofrecer una mirada sobre el camino que ha hecho pervivir la antigüedad grecolatina en el imaginario infantil y juvenil.

Fuente: Universitat de Barcelona
11 de mayo de 2016

El Grupo de Investigación Consolidado Aula Carles Riba de la Universidad de Barcelona organiza los días 12 y 13 de mayo las jornadas «Los clásicos en la literatura infantil y juvenil». A través de diferentes conferencias y debates, el simposio quiere ofrecer una mirada sobre el camino que ha hecho pervivir la antigüedad grecolatina en el imaginario infantil y juvenil. Las sesiones se repartirán entre el edificio Josep Carner de la Universidad de Barcelona y el Instituto de Estudios Catalanes (IEC). La asistencia es gratuita.

Los temas relacionados con Grecia y Roma han formado parte de la literatura para niños y adolescentes desde hace mucho tiempo: tanto en textos de ficción histórica, fantasía o misterio, como en recopilaciones o adaptaciones de relatos mitológicos. Las descripciones y recreaciones del mundo clásico han ido variando, reflejando los cambios sociales y culturales de cada época, y configurando recepciones diversas, a menudo con la intención de educar al joven lector con los ejemplos del mundo heroico. Es el caso de Las aventuras de Telémaco, de François Fénelon (1699): «Tenían como finalidad educar a un príncipe y a todos los jóvenes con el ejemplo del hijo de Ulises. Fue el libro más leído durante los siglos XVIII y XIX en todo el mundo, con más de mil ediciones entre traducciones y reediciones», explica Montserrat Jufresa, catedrática emérita de Filología Griega de la Universidad de Barcelona y una de las organizadoras de las jornadas. No es, ni mucho menos, el único caso. Existen otros más cercanos: «En la cultura catalana, también aparecen muchos mitos en cuentos, fábulas y cómics, como en Cavall Fort», continúa Jufresa. En este sentido, las jornadas quieren hacer visible «el papel relevante» que tiene la presencia de Grecia y Roma en la literatura infantil y juvenil.

La sesión del jueves 12 de mayo tendrá lugar por la tarde, en la sala de profesorado del edificio Josep Carner de la Universidad de Barcelona. La primera conferencia estará a cargo de Cristina Garreta, del Servicio Municipal de Bibliotecas del Ayuntamiento de Reus, que hablará de la pervivencia de los clásicos griegos en la literatura infantil actual. También intervendrán dos profesores de la Universidad de Barcelona: Rosa Navarro, catedrática de Filología Hispánica, ofrecerá la charla «La gruta de Calipso, un tesoro para los niños», y Jaume Almirall, del Departamento de Filología Griega, analizará los motivos odiseicos en los cuentos catalanes.

El viernes 13 de mayo las jornadas se trasladarán a la sala Nicolau d’Olwer del IEC. Albert Jané, miembro del Instituto, hablará de la presencia de los mitos clásicos en Cavall Fort, revista infantil que él mismo dirigió. Jufresa abordará el caso de Las aventuras de Telémaco, de Fénelon, y Eloi Creus, profesor del Departamento de Filología Griega de la Universidad de Barcelona, tratará las adaptaciones de Homero para niños que realizó Carles Riba. Finalmente, la también profesora de la Universidad de Barcelona, Teresa Duran, del Departamento de Didáctica de la Educación Visual y Plástica, abordará la presencia de los clásicos en las fábulas en la conferencia «Un món fabulós».

Estas jornadas se enmarcan en la colaboración entre los departamentos de Filología Griega y de Filología Catalana de la Universidad de Barcelona con las universidades de Lleida y de Valencia para trabajar en torno a la influencia del mundo clásico en la literatura catalana.

El Aula Carles Riba, fundada a principios de los años 70 en la Universidad de Barcelona, es un espacio de debate entre los estudiosos de la cultura clásica y la catalana, que tiene el objetivo de dilucidar el papel de los autores clásicos y del humanismo en nuestra historia literaria e ideológica. Reconocida como grupo de investigación consolidado de la Generalitat de Cataluña, en 2013 inició una nueva etapa bajo los auspicios de la Universidad de Barcelona y del IEC.

Es posible consultar el programa completo de las jornadas en este enlace.

 

12 mayo 2016 at 2:18 pm 1 comentario

¿Por qué Séneca no cae bien?

Fuente: David Hdez. de la Fuente |  LA RAZÓN   28/04/2016

seneca-emily-wilsonEs fama que los dos grandes filósofos del pensamiento romano, Cicerón y Séneca, dos personajes apabullantes de la historia de la República tardía y el comienzo del Principado, fueron los padres fundadores del modo de hacer filosofía en la lengua de Roma y supieron conjugar su vertiente teórica y especulativa con su vertiginosa experiencia como hombres de Estado en uno de los momentos más apasionantes y turbulentos de la historia de la antigüedad. Ambos supieron trasladar genialmente la filosofía griega al pragmatismo latino y crearon un lenguaje propio para expresar las sutilezas del pensamiento abstracto. Y, sin embargo, también se suele decir que son personajes contradictorios que, en ocasiones, arrastran una fama ambivalente e incluso negativa. Por decirlo de una manera discreta, sobre todo en el caso de Séneca, son personajes que no caen demasiado bien: el perfil histórico que tienen, según lo que refieren las fuentes de la época, no casa con lo que predicaban en sus escritos filosóficos. Tal vez esta sea la maldición y el riesgo que han corrido estos dos personajes brillantes e inolvidables, cuya obra ha marcado el pensamiento de la literatura de Occidente como modelo de expresión y de reflexión a la par, pero cuyas experiencias vitales resultan chocantes frente a sus ideas.

Séneca, sobre el que se han vertido ríos de tinta, es objeto ahora de una apasionante biografía de la clasicista norteamericana Emily Wilson, que consigue sintetizar en un libro modélico, divulgativo pero riguroso, las mil caras de este fascinante personaje. El filósofo hispano, gran representante del estoicismo romano, tutor de Nerón, superviviente de Calígula y exiliado por Claudio a raíz de un escándalo sexual, aparece como pensador irrepetible, hijo de un padre severo, enfermizo joven de provincias, hombre de familia que superó la muerte de un hijo, calumniador y adulador pero modelo ético para la época, prestamista de dudosa reputación, consejero áulico e intrigante, y, finalmente, suicida por necesidad tras varios intentos fallidos. Sus muchas facetas son tratadas en esta biografía ejemplar siguiendo un hilo cronológico que va comentando también las más conocidas páginas de su obra. Los temas principales que evoca su vida siguen muy presentes hoy.

FICHA

  • Título: «Séneca»
  • Autor: Emily Wilson
  • Editorial: Alianza
  • 376 Páginas
  • Precio: 25 euros

 

28 abril 2016 at 1:13 pm Deja un comentario

Del latín a Harry Potter

Lo clásico se ha convertido mucho más en un partido de fútbol que en la herencia de Grecia y Roma de la que venimos

Fuente: ÓSCAR MARTÍNEZ  |  EL PAÍS    22/04/2016

Sala de lectura Loker Reading de la Universidad de Harvard, en 2011. Jonathan Wiggs Getty

Sala de lectura Loker Reading de la Universidad de Harvard, en 2011. Jonathan Wiggs Getty

No es improbable que “clásico” sea una de las palabras más buscadas en Internet, sobre todo desde que, de un tiempo a esta parte, sirve para designar ciertos partidos de máxima rivalidad. Pero la vida de esta palabra va mucho más allá. El término, derivado de la palabra latina classicus, significa en origen “lo de primera clase”, y pronto se comenzó a aplicar a los escritores dignos de imitar, hasta que más tarde pasó a referirse a la civilización grecorromana, considerada como ejemplo de plenitud.

La definición de clásico que encontramos en los diccionarios incide en esa idea de plenitud y de imitación. Sin embargo, hay algo en ellas que desprende una nota de lejanía y de frialdad que no alcanza a revelar su verdadera dimensión al aplicarla a las nociones de cultura y mundo clásicos. En estos casos lo mejor es acudir a los maestros: para George Steiner lo clásico es aquello alrededor de lo cual todo es permanentemente fructífero.

Llamamos cultura clásica al conjunto de obras artísticas y literarias, conocimientos, instituciones, lenguas y tradiciones que las civilizaciones de Grecia y Roma nos dejaron como legado sentando las bases de nuestra cultura occidental. Conviene, no obstante, subrayar que nuestra cultura no se ha forjado a partir de la pasiva admiración de la plenitud del mundo clásico ni de la mera imitación de sus logros, sino precisamente a partir del diálogo fructífero con un pasado que nos interroga y nos obliga a un continuo ejercicio de reflexión. Fruto de ese diálogo es el hecho de que tragedias como Antígona o Medea sean capaces de conmovernos 2.500 años después debido a que su mensaje nos sigue proponiendo dilemas sobre los que reflexionar tanto de forma colectiva como individual.

El prestigio del mundo clásico hace que los festivales de teatro grecolatino llenen los graderíos, que las exposiciones sobre temas de la Antigüedad colmen las expectativas, o que las empresas busquen en el repertorio del legado clásico el símbolo que proyecte la excelencia de su producto. Los géneros y temas literarios entonces inventados siguen suministrando materia creativa a los escritores de hoy: es conocido el sustrato clásico que existe en Harry Potter (cuya creadora se formó como filóloga clásica), y a nadie se le escapa la excelente acogida entre el público de las novelas y películas de tema clásico. El nombre de inspiración latina de un establecimiento, la estatua de un dios a la que los aficionados acuden a celebrar un campeonato… Dado que mucho de lo que nos rodea se mira en el espejo de lo clásico, su conocimiento constituye una lente de aumento de la realidad.

Pero a pesar del consenso general acerca del prestigio del mundo clásico, nos encontramos con la paradoja de que, tratándose de su aprendizaje, el interés por la cultura clásica se vuelve residual: “¿Para qué sirve?”, es una pregunta que a los profesores nos resulta familiar. Esta se nos formula, claro, en una lengua que procede del latín y cuyo vocabulario médico, filosófico, científico y jurídico fue forjado en las lenguas de Grecia y Roma por el detalle de que la medicina, la filosofía, la ciencia y el derecho surgieron allí. Tampoco es improbable que esa pregunta sea formulada en una localidad originariamente romana, o bien en el moderno ensanche de una ciudad que fue trazado según las bases urbanísticas con las que Hipodamo de Mileto diseñó el Pireo en el siglo V antes de Cristo. Quizá recorriendo una autopista costera que se superpone a las vías que los ingenieros romanos construyeron con destino a Roma.

La definición de clásico que encontramos en los diccionarios incide en esa idea de plenitud y de imitación

La respuesta se antoja tan obvia que uno se queda preguntándose si es que no se ve. Debe ser que a simple vista no se ve: en un mundo volcado hacia conocimientos a los que se supone una utilidad práctica inmediata, la rentabilidad del conocimiento humanista no resulta evidente a primera vista.

Sólo a primera vista: a través de sus mitos, la cultura clásica proporciona un dominio del lenguaje narrativo que, como apuntaba Martha Nussbaum (premio Príncipe de Asturias 2012), resulta fundamental en la formación intelectual y sentimental de los alumnos, además de influir en el desarrollo de su sensibilidad artística y literaria. Por lo que respecta al griego y al latín, su conocimiento no sólo incide en la mejora de su expresión en la lengua propia, sino que la dinámica de su aprendizaje (el continuo análisis de situaciones) proporciona a los alumnos los mecanismos intelectuales adecuados para afrontar cualquier análisis científico, al tiempo que estimula la conciencia crítica necesaria para conducirse en la época que les ha tocado vivir.

Si hacemos cuentas, resulta que el conocimiento de lo clásico fertiliza mente, corazón y lenguaje: las sedes que conforman nuestra humanidad.

Óscar Martínez es profesor de griego en el IES Julio Caro Baroja de Fuenlabrada y presidente de la delegación de Madrid de la Sociedad Española de Estudios Clásicos. Es traductor de Homero y autor de Héroes que miran a los ojos de los dioses (Edaf).

24 abril 2016 at 10:44 am Deja un comentario

La villa romana de La Olmeda (Palencia) celebrará el Día del Libro con textos de Homero y Virgilio

La lectura de textos de autores clásicos como Ovidio, Homero, Virgilio, Columela, Juvenal y Plinio servirá para celebrar el Día del Libro (23 de abril) en la villa romana de La Olmeda, situada en Pedrosa de la Vega (Palencia) y gestionada por la Diputación Provincial.

diadellibroWEB

Foto: Villa Romana La Olmeda

Fuente: EFE  |  LA VANGUARDIA

Palencia, 18 abr.- En lengua española, latín o griego, esta actividad incluye también la lectura de fragmentos de autores como Catón, Catulo, Claudiano, Columela, Horacio, Lucilio, Lucrecio, Marcial y Petronio, dentro de la iniciativa que con el lema “Leemos a los clásicos”, festejará el Día del Libro.

El objetivo es el de rendir homenaje a la literatura, al libro y a los autores clásicos que han servido para reconstruir la historia de las grandes civilizaciones de Grecia y Roma, han informado hoy fuentes de la organización.

Entre los textos seleccionados figuran fragmentos de poemas amorosos, recuerdan obras de ingenieros agrónomos, evocan la vida en el campo, recuerdan el pálpito urbano, escenas de caza y realzan la belleza, de la vida cotidiana, la sociedad y sus personajes.

18 abril 2016 at 8:44 pm Deja un comentario

Eslava Galán: «Ahora sabemos todo de la Batalla de Baecula»

La UJA reconstruye a través de la arqueología, en un libro presentado por el escritor, el célebre enfrentamiento con una metodología pionera

eslava-galan

El rector de la UJA, Juan Gómez, con el investigador Arturo Ruiz y el escritor Juan Eslava Galán ayer en la presentación del libro. / M. Á. C.

Fuente: MIGUEL ÁNGEL CONTRERAS > Jaén  |  Ideal Digital     16/04/2016

«Era un apunte a pie de página en la Historia de Jaén y en la universal y gracias al trabajo que ha hecho la Universidad de Jaén (UJA) ahora se pone como cabecero de un capítulo». Así de rotundo se mostró el escritor Juan Eslava Galán ayer en la presentación de la obra ‘La Segunda Guerra Púnica en la Península Ibérica. Baecula, arqueología de una batalla’, coordinada por los investigadores de la UJA Juan P. Bellón, Arturo Ruiz, Manuel Molinos, Carmen Rueda y Francisco Gómez. «Es un trabajo impecable y una aportación a la historiografía general. Trasciende con mucho a la de Jaén. Es una maravilla de libro», añadió el reconocido escritor sobre la obra, editada por el Servicio de Publicaciones de la UJA, en colaboración con el Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica.

«Ahora sabemos todo sobre la Batalla de Baecula. Antes sabíamos una descripción un poco general pero esta gente ha pateado el campo de batalla y la ha reconstruido a partir de los datos arqueológicos. Es una arqueología puntera, de gente joven, vigorosa. Se nota que la UJA es una universidad joven, sin los vicios de otras. Para mí es un hito», subrayó.

La Segunda Guerra Púnica (218-201 a. C.) cambió la historia del Mediterráneo Antiguo y convirtió al Alto Guadalquivir en uno de sus escenarios principales. El jienense lo analizó aceptando paralelismos con la situación actual. «No es comparable, pero sí hay algo extrapolable en general. Hoy en día no hay una situación bélica, pero sí un choque de culturas. Ahí no solo chocan dos ejércitos, sino dos culturas, la púnica de los cartagineses que dominan todo el sur Mediterráneo y la romana, que aspira a dominar el norte. Confluyen sur y norte en España. Eso ya es importante, pero es que aparte los romanos a consecuencia de la batalla ponen ya un puente de lo que va a ser Andalucía, la Bética, las raíces de nuestra cultura», apostilló.

Capaz de novelarla en el futuro

«Antes teníamos apenas tres páginas de autores romanos sobre la batalla, con los datos que tenemos ahora ya uno puede reconstruirla en una novela. No digo que lo haga yo, que últimamente he novelado muchas batallas, pero tampoco lo descarto, porque interesante es desde luego», avanzó el autor de La madre del cordero, su última publicación.

El libro es el fruto de trabajo de años con un sistema novedoso. «Desde el punto de vista de la metodología cambia, ya se lo están planteando para estudiar otras batallas así», aseguró el director del Instituto Universitario de Arqueología Ibérica y editor de la obra, Arturo Ruiz. «Para Jaén es un recurso si se sabe utilizar bien. Es la batalla más antigua de Europa encontrada, la primera batalla de la II Guerra Púnica, con personajes tan importantes como Escipión o Asdrúbal. Sabiendo utilizarlo tienen una potencialidad enorme para el turismo cultural, rutas, etcétera», recalcó.

16 abril 2016 at 10:07 am Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2016
L M X J V S D
« Abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.537 seguidores