Posts filed under ‘Literatura’

La US publica un trabajo que aborda el estudio de los contextos y paisajes pánicos en la cultura griega

La Editorial Universidad de Sevilla ha publicado el trabajo de la profesora María Cruz Cardete del Olmo titulado ‘El dios Pan y los paisajes pánicos. De la figura divina al paisaje religioso’, que aborda el estudio del dios Pan desde la complejidad de los paisajes religiosos, ideológicos, económicos, sociopolíticos y culturales de los que formó parte en el mundo griego antiguo, un libro que ofrece un completo estudio de los contextos y paisajes pánicos.

el_dios_pan_portada

Foto: US

Fuente: EUROPA PRESS  |  20minutos.es

SEVILLA, 23 Ago.- En una nota, la Universidad de Sevilla (US) ha explicado que Pan es un dios “flexible, apasionado y contradictorio que expresa a la perfección la versatilidad y profunda heterogeneidad de la cultura griega, así como su capacidad de adaptación a diversos espacios, tiempos y costumbres”.

Asimismo, los paisajes pánicos de los que forma parte resultan aún más significativos. Por eso, este libro avanza desde la figura divina al paisaje religioso y no se limita a trazar una biografía del dios, “sino que lo estudia en toda su profundidad histórica”.

A través de una gran diversidad de fuentes literarias, epigráficas y arqueológicas, así como imágenes y mapas que hacen más “completa y fácil” la lectura, la autora analiza a un dios de pastores y cazadores y los paisajes económicos que le dan sentido y que acercan al conocimiento de los modos de vida de los griegos clásicos.

También se introduce en los complejos procesos políticos y las construcciones identitarias que tienen a Pan como protagonista, especialmente en lo que se refiere a la fundación de Megalópolis en Arcadia y la aparición de Pan en Atenas.

Además, despliega la capacidad “transgresora” de Pan, que “salta sobre las convenciones sociales, sobre los límites de la cordura, sobre los dictados sexuales e incluso sobre fronteras físicas, para constituir norma, al tiempo que la destruye, y termina profundizando en el Pan que se alza como sinónimo de la Totalidad del Universo, generador de vida y señor absoluto del cosmos. Un largo y apasionante viaje para una cabra”, concluye la nota.

María Cruz Cardete del Olmo es profesora titular de Historia Antigua en la Universidad Complutense de Madrid y especializada en la construcción y utilización ideológica de paisajes simbólicos en la Grecia Antigua.

 

24 agosto 2016 at 10:38 am Deja un comentario

Medea vuelve al mar Negro

Una gran tormenta en Abjazia obligó a trasladar la ópera en plena función a un teatro con goteras

medea_sujum

Un momento de la representación de Medea en Sujum. Otto Lakoba EL PAÍS

Fuente: PILAR BONET  |  EL PAÍS
4 de agosto de 2016

Medea volvió a las costas del mar Negro donde, según la mitología griega, estuvo situado el reino de la Cólquida. Símbolo del retorno de la trágica figura a la tierra del vellocino de oro fue la representación de la ópera Medea, de Luigi Cherubini, el pasado miércoles en Sujum, una ciudad portuaria de 2.500 años de historia, que tiene sus orígenes en una colonia griega (Dioscurias).

Protagonistas del retorno fueron la soprano Jibla Gerzmava y la compañía del teatro musical Stanislavski y Nemirov-Danchenko de Moscú, dirigida por Alexandr Titel. Gerzmava, que ha actuado en los mejores escenarios del mundo, y Titel son figuras reconocidas internacionalmente. Jibla, además, nació en Abjazia en 1970 y aquí se inició en la música. Durante 15 años seguidos, la soprano ha organizado un festival musical exquisito (Jibla Gerzmava invita…) que con un repertorio clásico, de jazz y blues contribuye a romper el aislamiento político de Abjazia. Desgajado de Georgia durante la desintegración de la URSS, este territorio bello y exuberante entre el Cáucaso y el mar fue escenario de una sangrienta guerra (1992-93), cuyas secuelas son aún visibles en los edificios e infraestructuras destruidas. En 2008, Abjazia se autoproclamó independiente y fue reconocida como Estado por la vecina Rusia, que garantiza su seguridad económica y militar. Formalmente, la mayoría de países de la ONU siguen considerando a Abjazia como parte de Georgia.

El festival Jibla Gerzmava invita… es una joya para melómanos bien informados y su recaudación se dedica a fines benéficos. Este año, el evento tuvo un giro inesperado que confirmó los hechizos y los poderes atribuidos a la heroína de Eurípides.

En Sujum quedan todavía restos de una antigua fortaleza donde, se superponen los legados de distintas civilizaciones llegadas a este litoral, desde los romanos que iniciaron la construcción hasta los otomanos y los rusos, pasando por los bizantinos y los genoveses. En los años cincuenta del siglo pasado, las autoridades soviéticas demolieron parte de las murallas de la fortaleza para construir un paseo marítimo y, a fines de la década de los ochenta comenzaron las excavaciones en el interior de la destruida fortificación. La guerra de 1992-1993 entre abjazos y georgianos truncó aquella tarea. Durante más de dos décadas la zona a explorar se llenó de escombros urbanos. Hasta que la pasada primavera surgió la idea de continuar el trabajo interrumpido y trasladar la cita anual con Gerzmava al recinto de la fortificación, según cuenta Batal Kobajia, viceministro de Cultura de Abjazia. Con ello, Abjazia afirmaba la voluntad de recuperar el patrimonio arquitectónico y cultural descuidado durante la época en que la prioridad fue la supervivencia. La cantante aceptó el desafío y trajo a Sujum la ópera Medea, que se estrenó en Moscú en 2015 y que fue premiada en el festival la Máscara de Oro. Varios meses de intenso trabajo dejaron al descubierto el contorno de viejas ruinas, desde una lápida del siglo IV dedicada a un legionario romano convertido al cristianismo al perímetro de una basílica de planta octogonal, unas termas romanas y también los cuarteles de las tropas del imperio ruso que conquistaron el Cáucaso en el siglo XIX. Sobre este suelo saturado de historia fueron armados un escenario y unas gradas desmontables con un aforo para más de mil personas, todo ello, al aire libre. Tras un minuto de silencio por el gran escritor de Abjazia, Fazil Iskander, fallecido el pasado 31 de julio a los 87 años, comenzó la representación, para la que cerca de trescientas personas (entre músicos, cantantes y técnicos) se desplazaron desde Moscú a Sujum. En el horizonte, detrás del escenario, podían verse los mástiles iluminados de los buques que surcaban el mar Negro. Jasón y los argonautas, con botas hasta la rodilla, pantalones abombados y camisa de lino, sujeta a la cintura, evocaban a Stalin y sus camaradas del Cáucaso durante los años treinta. Gerzmava, de negro riguroso, intentaba en vano ejercer sus hechizos sobre Jasón.

Concluía el primer acto y la soprano invocaba a los dioses para que castigaran a Jasón, cuando comenzaron a caer las primeras gotas. El calor sofocante se disolvió en un aguacero primero, y en una espectacular tormenta después. Los espectadores huían despavoridos: las damas de traje largo hundiendo sus tacones afilados en el fango y los caballeros convertidos en esponjas a partir de las hombreras de sus americanas. Los “Mercedes” y coches de lujo de los espectadores representativos o adinerados se desplazaban como lanchas sobre los charcos. La naturaleza desencadenada parecía haber vencido sobre la cultura y la voluntad. Parecía. De amigo a amigo, se trasmitió el mensaje a quienes no se habían rendido ya: el espectáculo continuaba en otro lugar: el Teatro Nacional de Abjazia, un local (cerrado) a la orilla del mar Negro. Las puertas del teatro se abrieron, mientras la tormenta volvía a arreciar. En el techo del teatro, restaurado en 2013, aparecieron goteras y hubo que colocar cubos en el escenario para recoger el agua que llegó a caer a chorro. Hubo problemas para trasladar bajo la lluvia los instrumentos de la orquesta, especialmente las piezas delicadas como el violonchelo. Para todos los que se habían reunido en el teatro, entre los que se encontraba Raúl Jádzhimba, el presidente de Abjazia, estaba claro que la ópera debía seguir.

Pasaba de la una de la madrugada del jueves cuando dio comienzo el segundo acto y eran casi las tres cuando concluyó el tercero. Tras los aplausos ensordecedores, las flores, los “bravos” y la sensación de victoria, salimos a la calle, donde, en lugar de charcos, había verdaderos ríos, torrentes desbocados que arrastraban ramas y troncos arrancados de los árboles por el huracán. Por la mañana, Sujum era intransitable y en el centro de la ciudad el agua alcanzaba la altura de la rodilla. La electricidad funcionaba de forma intermitente y la alcaldía declaró estado de catástrofe natural, interrumpió el transporte público y recomendó a los particulares abstenerse de circular. La maldición de Medea había hecho efecto y los abjazos empapados de historia lo interpretaban como una clara señal de que la heroína de la tragedia griega había sido abjaza, es decir había pertenecido a una de las tribus que, junto con otras, formaron el conglomerado humano del reino de la Cólquida.

 

16 agosto 2016 at 7:48 pm Deja un comentario

El chándal y el olivo

Píndaro enunció que la gloria olímpica perdura más allá de la muerte

vasija_griega

Dibujos de una vasija de la antigua Grecia, del Museo Olímpico de Lausana.

Fuente: JUAN ANTONIO GONZÁLEZ IGLESIAS  |  EL PAÍS
3 de agosto de 2016

En el mundo antiguo los poetas y los escultores modulan la presencia social de lo divino. Por eso están en el corazón del certamen olímpico. Los atletas victoriosos ceñían sus sienes con una corona de olivo, cortada con una hoz de oro por un joven elegido. Después venían los honores a largo plazo: una estatua o un poema. Aunque ya no estamos en una época literaria, nuestra percepción del olimpismo sigue siendo estatuaria y poética. Queremos seguir teniendo los cuerpos proporcionados de los mármoles helénicos. Y, sin haber leído a Píndaro, anhelamos que se cumpla la promesa de sus odas triunfales. Él fue quien enunció (como los matemáticos enuncian un axioma) que la gloria olímpica perdura más allá de la muerte. En el siglo VI a. C. este poeta tebano representa ideales a la vez arcaicos y aristocráticos, dos líneas fuertes que permanecen agazapadas en el misterio del deporte olímpico, porque las innovaciones sociales y tecnológicas se desvanecen cuando llega el momento de la verdad. Aunque sucede en público, la gloria olímpica sigue siendo un secreto.

Píndaro escribió varias colecciones de odas. Las más famosas son las Olímpicas. En una sociedad educada en la literatura, los atletas competían poéticamente. Soñaban su futuro poema mientras lanzaban el disco. Con precisión y belleza, como debe hacer un poeta, Píndaro definió para siempre el mito del olimpismo: “el juicio sagrado de los Grandes Juegos / y la fiesta cada cuatro años”. El poeta retransmite, los Juegos Olímpicos en un diferido que vale más que cualquier directo: “el néctar destilado de los Juegos, ese don de las Musas, / yo los envío a los hombres”. Leerlo es difícil. Traducirlo requiere a veces un adivino más que un intérprete. Resulta oscuro hasta que destella. En el principio de su Olímpica primera estableció que lo mejor es el agua (“el agua es bien precioso/ y entre el rico tesoro / como el ardiente fuego en noche oscura /así relumbra el oro”). Profetizó las medallas de oro y hasta la natación olímpica, que en el mundo antiguo no existían.

La Grecia antigua se nos aparece ahora como metáfora en miniatura de nuestro mundo. El certamen olímpico daba cohesión nacional a los griegos, atomizados en ciudades-estado diferentes. Pitágoras comparó la vida con los Juegos Olímpicos, a los que acuden tres tipos de personas: los atletas, por la gloria; los comerciantes, por el dinero: los espectadores, que buscan solo la contemplación, son los mejores, como los filósofos.

Por otra parte, el ritmo cuatrienal pautaba la vida de los griegos. Los biógrafos nos cuentan que Platón vivió veinte olimpiadas. Bella manera de nombrar los ochenta años que quizá acabe retornando.

En el siglo I a. C. Horacio describe la literatura como deporte. En su Arte poética, la Carta Magna de la Literatura, describe los sacrificios del atleta, que han cambiado muy poco: “El que ahora se esfuerza por llegar /corriendo hasta la meta deseada, /mucho sufrió de niño, entrenó mucho, /sudó y se quedó frío, se privó / de Venus y de vinos”. No sabemos si los escritores deben también privarse de fiestas y de sexo. Pero si alguno quiere publicar algo verdaderamente nuevo “sude mucho y se esfuerce”. El premio será como el del atleta: “¡Tan grande honor le corresponde a los vocablos!”.

Cuando se restauró el olimpismo con los Juegos Modernos, Pierre Fredy de Coubertin (1863-1937) quiso recuperar el proyecto clásico, incluyendo competiciones literarias y artísticas, con medallas tan válidas como las deportivas. Como en el deporte, se intentó excluir a los profesionales, lo cual perjudicó la calidad. Curiosamente el mismo Coubertin ganó, bajo seudónimo, la primera edición literaria con una Oda al deporte.

Los Juegos Olímpicos de París en 1924 se vieron envueltos en una eclosión literaria digna de la Hélade. Se acuñó la categoría de “escritores deportivos”. Se debatió si debían ser también deportistas. La poetisa inglesa Margaret Stuart ganó la medalla de plata de París con Sword songs. La de bronce fue para Francia con Vers le dieu d’Olympie, de Charles Gonnet, quien además de escritor era jugador de rugby, nadador y patinador. En Berlín, el italiano Bruno Fattori se llevó la plata con unas odas triunfales tituladas Profili Azzuri. Estos escritores no solo han caído en el olvido. Sus obras están perdidas y, lo peor, sus nombres han sido borrados del medallero olímpico.

Meditaciones y relatos

La gran obra que queda de esa efervescencia poética son las Olímpicas de Henry de Montherlant, que en 1924 era un hidalgo aficionado a practicar el fútbol y el atletismo. Montherlant alterna poemas con meditaciones y relatos. Fue un acontecimiento la gran atención que dedicó al cuerpo femenino musculado, cosa no del todo incoherente con su misoginia. Describió mucho mejor los cuerpos masculinos, el sudor, la camaradería de los que compiten: “Si se rindiese culto a las Horas, adoraría la Hora en que puse mi pie en este estadio”, dejó escrito.

Cartel de los juegos de París en 1924, del Museo Olímpico de Lausana.

Cartel de los juegos de París en 1924, del Museo Olímpico de Lausana.

Las vanguardias literarias acogieron eufóricas todas las modalidades deportivas. Paradójicamente, al mismo tiempo, el olimpismo pasó a ser un fenómeno de masas, y se encargaron de representarlo otros: el cine, la televisión y últimamente internet.

De los recientes destellos olímpicos en nuestras letras, mencionaré solo tres, desordenadamente. La revista literaria Matador ha publicado hace menos de un mes un número espléndido dedicado a los Juegos Olímpicos. Su gran formato hace que las ilustraciones y los textos parezcan tener las dimensiones de la gran pantalla o incluso del estadio, magnitudes que se nos hacen inevitables cada vez que pensamos en el deporte olímpico.

Antes, Luis Antonio de Villena celebró al gimnasta ruso Alexei Nemov invocando el número de oro. Y, en fin, Aurora Luque, la más griega de nuestros poetas, nos dio en 2004 la síntesis perfecta, por posmoderna, de los Juegos Olímpicos de Atenas: “Esta mezcla del chándal y el olivo”.

Juan Antonio González Iglesias es poeta, autor de Olímpicas (2005) y Decatletas (2012), y profesor de Filología Latina en la Universidad de Salamanca.

EL ECLIPSE OLÍMPICO

Los Juegos Olímpicos antiguos contaron con la animadversión de las grandes religiones monoteístas. El historiador Flavio Josefo, que nació alrededor del año 37 después de cristo, cuenta que Herodes el Grande organizó competiciones deportivas entre los judíos, y llegó a ser uno de los más generosos patrocinadores de los Juegos griegos. Los judíos ortodoxos criticaron ese derroche por corromper sus tradiciones.

Algo similar les pasó a los primeros cristianos. El emperador Teodosio, en el año 393, consolidó el cristianismo como única religión y abolió los Juegos. El Islam llegó tarde a esta batalla. ¿Qué les molestaba? ¿El paganismo de la fiesta? Sí, y quizá más sus manifestaciones concretas: el cuerpo, el desnudo, el erotismo. La posibilidad de un cumplimiento pleno del ser en este mundo. También la felicidad física (y metafísica): el ánthropos en el kósmos, el continuum feliz de la piel con el mundo.

Aunque el Papa Juan XXIII bendijo los Juegos de Roma en 1960, la reconciliación del cristianismo con el olimpismo empieza antes, por vía literaria. En la Salamanca del XVI, Fray Luis de León tradujo la Olímpica Ide Píndaro, El agua es bien precioso. A finales del XIX, el obispo Montes de Oca tradujo todas las Odas de Píndaro en su México natal, comparándolo con la Biblia e imitando prudentemente a Fray Luis. También en esto el fraile es un adalid de nuestra modernidad literaria y un hito de la literatura olímpica. Merece la corona de olivo junto a la de laurel. Y un oro absoluto.

 

16 agosto 2016 at 5:06 pm Deja un comentario

Digitalizan el ‘Virgilio Vaticano’, uno de los manuscritos más antiguos que se conservan

El ‘Virgilio Vaticano’, creado en Roma alrededor del año 400 d.C., contiene fragmentos de la ‘Eneida’ y de las ‘Geórgicas’ del poeta Virgilio

virgilio-vaticano_1_NG

El Folio 22 recto incluye una ilustración de la Eneida que muestra a Creúsa tratando de retener a su marido Eneas, que se va a la guerra. Imagen: Biblioteca Apostolica Vaticana

Fuente: Alec Forssmann  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
15 de julio de 2016

Digita Vaticana, una organización sin ánimo de lucro que promueve un proyecto de digitalización de los manuscritos de la Biblioteca Vaticana, ha digitalizado el Virgilio Vaticano, un manuscrito creado en la Antigua Roma alrededor del año 400 d.C., que contiene fragmentos de la Eneida y de las Geórgicas, obras inmortales del poeta romano Virgilio.

El Virgilio Vaticano, probablemente creado para un noble pagano, es uno de los manuscritos más antiguos que se conservan y uno de los tres manuscritos ilustrados de la literatura clásica que han perdurado hasta hoy, junto con el Virgilio Romano y la Ilíada Ambrosiana. El manuscrito original debió de contener 440 folios con unas 280 ilustraciones, pero se han conservado 76 folios con 50 ilustraciones.

El original tenía 440 folios, pero se han conservado 76 folios, con 50 ilustraciones

virgilio-vaticano_2_NG

Folio 31 verso. Imagen: Biblioteca Apostolica Vaticana

El Folio 22 recto (recto es el anverso y verso el reverso de una hoja) incluye una ilustración de la Eneida que muestra a Creúsa tratando de retener a su marido Eneas, que se va a la guerra. Una edición limitada de este folio, reproducido con la última tecnología de Canon, ha sido enviada a las primeras 200 personas u organizaciones que han donado 500 euros o más para sostener este proyecto de digitalización, según informó Digita Vaticana el pasado 8 de julio. El Virgilio Romano se puede consultar de forma gratuita a través de este enlace.

En abril de 2014, la Biblioteca Apostólica Vaticana y la compañía NTT DATA emprendieron un proyecto para digitalizar y archivar numerosos manuscritos de la biblioteca del papa, una de las más antiguas bibliotecas del mundo. El proyecto culminará en marzo de 2018 con la digitalización de unos 3.000 manuscritos. La Biblioteca Vaticana documenta la historia y el pensamiento de la humanidad a través del arte, literatura, matemáticas, ciencia, derecho o medicina, desde comienzos de la era cristiana hasta la actualidad. Abarca obras de diferentes lenguas y culturas, desde el Extremo Oriente hasta la América precolombina.

virgilio-vaticano_3_NG

Folio 40 verso. Imagen: Biblioteca Apostolica Vaticana

virgilio-vaticano_4_NG

Folio 43 verso. Imagen: Biblioteca Apostolica Vaticana

virgilio-vaticano_5_NG

Folio 60 verso. Imagen: Biblioteca Apostolica Vaticana

virgilio-vaticano_6_NG

Folio 69 recto. Imagen: Biblioteca Apostolica Vaticana

15 julio 2016 at 1:22 pm Deja un comentario

Mary Beard. Una historia de la antigua Roma

El libro más reciente de la premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales es una panorámica de singular agudeza sobre el imperio romano

Henry Guttmann / Getty

HENRY GUTTMANN / GETTY

Fuente: CARLOS GARCÍA GUAL  |  Ahora
15 de julio de 2016

Incluso los lectores que ya conozcan muchas otras historias de Roma disfrutarán con esta visión panorámica de singular agudeza y tan atractiva, tanto por su perspectiva de conjunto como por su actualización puntual de muchos datos. Mary Beard, autora de monografías impresionantes por su espectacular colorido, como son Pompeya (Crítica, 2014) y El triunfo romano (Crítica, 2012), sabe combinar un agudo y personal sentido crítico con un excelente conocimiento de los textos clásicos de los historiadores antiguos y, a la vez, de las investigaciones arqueológicas más recientes sobre las ruinas y restos romanos. Esto le permite abordar en SPQR: una historia de la antigua Roma, con una mirada propia y reflexión personal, el largo recorrido del complejo auge y la formidable expansión de Roma, desde la fundación mítica de la ciudad por Rómulo hasta la época del emperador Caracalla, que en 212 concedió extender la ciudadanía romana a todos los súbditos de su inmenso imperio. Esta larga historia abarca casi un milenio.

Los testimonios de la historia

Para describirlo destacando los más famosos episodios e inolvidables figuras históricas, la autora sabe elegir y utilizar magistralmente los testimonios de los textos y los datos arqueológicos. Los discute, examina y sintetiza con refinada pericia hermenéutica, unida a un fino sentido analítico, no falto de toques irónicos. Es ejemplarmente admirable, por ejemplo, el análisis de algunas cartas de Cicerón, una de las figuras emblemáticas de la Roma republicana y uno de los personajes más citados y mejor retratados aquí, con sus triunfos y sus riquezas, y su desdichado y cruel final. Con un claro sentido dramático su estudio se abre con el conflicto entre Cicerón y Catilina como prólogo a la Roma clásica, para dirigirse luego a analizar los orígenes de la ciudad, en cuyo Senado se baten el cónsul y el supuesto revolucionario.

Sus páginas sobre Cicerón son una buena muestra de agudeza psicológica, como luego sus comentarios sobre Pompeyo, sobre César y sobre el “enigmático” Augusto, tan calculador en todo que tras sus victorias inaugura una nueva época de esplendor y paz. (Excelente el análisis de las Res Gestae como testimonio de la megalomanía del autócrata.)

Elige y utiliza magistralmente los testimonios de los textos y los datos arqueológicos

A lo largo de la progresiva expansión de esa Roma de humildes y conflictivos orígenes se pueden distinguir tres etapas. La que va desde la fundación de la ciudad hasta su dominio de Italia y toda la ribera mediterránea, una época de largos ecos míticos. Luego un tiempo de continuos conflictos y guerras internas y externas, con la extensión de su poderío militar por Italia y del pronto llamado Mare Nostrum. Esta etapa finaliza con la sumisión del Senado a Pompeyo y luego a César. Viene luego la época marcada por el “hijo de César”, Augusto, pacificador tras la victoria, que con indiscutible poder configura decisivamente el futuro de esa Roma imperial y marmórea que impulsó con afán de eternidad. Aunque se mantuvo el tradicional Senado (pronto con gran número de senadores de origen provincial) y los antiguos cargos del pueblo, ya todo es un montaje aparente, sometido en lo más importante a los designios imperiales. Tras Augusto viene la lista de los sucesores imperiales, en las primeras dinastías: desde Tiberio a Caracalla (14 emperadores en casi dos siglos; luego, en el turbulento siglo siguiente, más de 70 entre 193 y 293).

Las estructuras de dominio

No se detiene Beard en repasar el pintoresco anecdotario de muchos de esos emperadores —desde Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón—, sino que esboza con ágil rapidez el perfil de algunos. Subraya cómo el imperio mantuvo sus estructuras de dominio sin grandes cambios, a pesar de los finales violentos de algunos césares asesinados por puñal o veneno, y a pesar de sus escandalosas conductas, chismes que tal vez los enemigos del difunto exageraron tras su muerte. Pues es cierto que esos crímenes o caprichos imperiales no alteraron la marcha del imperio; mientras que la guardia pretoriana protegía y a veces deponía o imponía a los emperadores, el Senado se mantenía acogotado, temeroso, casi inoperante, con la mitad de sus miembros de origen provincial, en tanto que las poderosas legiones de soldados guardaban sus largas fronteras y de cuando en cuando se amotinaban a favor de un nuevo heredero al trono imperial. Todo esto es bien conocido, y Beard lo relata con muy buen estilo, atenta a la deriva general con finos apuntes sobre los personajes.

Una mirada a la vida cotidiana

Es de un interés excepcional la sección que cierra el libro —unas 150 páginas—, de enfoque sociológico. Son los capítulos titulados: “Los que tienen y los que no tienen” y “Roma fuera de Roma”, a los que sigue uno muy breve de colofón, “El primer milenio romano”. Ahí habla de la distribución de la población, de los ricos y los pobres, los esclavos y los libertos, las mujeres y los soldado, las angustias económicas y el reparto de tierras entre los veteranos, etc. Si ya Pompeya recogía cuadros pintorescos de la vida privada romana, aquí se añaden otros de cómo vivían y malvivían esas gentes. Estos apuntes y retratos se acompañan con selectas ilustraciones: lápidas, pinturas y monumentos tan curiosos como la tumba del panadero Eurisaces, y otros muchos. Esas miradas sobre la vida cotidiana infiltran un aire fresco y algo cómico a la austera perspectiva histórica.

Son excelentes las breves páginas dedicadas a las rebeliones en el imperio (como la de la britana Boadicea) y a las nuevas religiones, como el cristianismo.

Pero solo da unos apuntes sobre los nuevos cultos. (Lo que siguió está en el gran estudio clásico de Gibbon, entre otros.) Solo una frase digna de reflexión : “La ironía es que la única religión que los romanos intentaron erradicar fue la única cuyo éxito lo facilitó su propio imperio y que creció completamente dentro del imperio”.

En un atractivo epílogo Mary Beard cuenta por qué nos conviene estudiar aún a los antiguos romanos: “Tenemos muchísimo que aprender —tanto sobre nosotros mismos como sobre el pasado— interactuando con la historia de los romanos, con su poesía y su prosa, con sus polémicas y controversias… Desde el Renacimiento, por lo menos, muchos de nuestros supuestos más fundamentales sobre el poder, la ciudadanía, la responsabilidad, la violencia política, el imperio, el lujo y la belleza se han configurado, y puesto a prueba, en diálogo con los romanos y sus textos”.

Desde luego, esta amplia narración histórica invita a eso, con muy buen estilo.

s-p-q-rSPQR: una historia de la antigua Roma
Mary Beard
Traducción de Silvia Furió
Crítica, Barcelona, 2016, 664 págs.

 

 

 

15 julio 2016 at 9:07 am Deja un comentario

Jesús, crucificado por chavales de Tarragona

Una novela juega con la leyenda de que Pilato llevó a Judea una guardia personal de iberos de Tarraco

Tarraco_Viva_EP

Imagen captada en Tarragona durante las jornadas Tarraco viva. JOSEP LLUÍS SELLART

Fuente: JACINTO ANTÓN  |  EL PAÍS
11 de julio de 2016

El argumento tiene miga: durante una estancia en Tarraco, Poncio Pilato recluta una guardia personal de guerreros iberos de la zona y los lleva consigo a Jerusalén cuando lo nombran gobernador de Judea; finalmente, son ellos los soldados romanos encargados de crucificar en el Gólgota a un alborotador judío: Jesucristo, efectivamente. “Resulta que a Jesús lo acaban crucificando cuatro chavales de Tarragona”, sintetiza Xavier Maymó, autor de la novela histórica El siervo —que publica ahora en castellano tras su edición en catalán (Servi de Semma,Bondia) Penguin Random House—. El relato se centra en las peripecias del líder de esos soldados íberos (y jefe de la guardia de Pilato), Servio —descendiente de los iberos cosetanos—, de sus compañeros, y de tres nobles jóvenes romanos, tres hermanos que se han educado con él en la villa que posee el padre de estos, patricio y duunviro (magistrado municipal) de Tarraco, cerca de la ciudad.

Esa villa, Semma, que juega un papel importante en la narración como una especie de Brideshead de la antigüedad clásica, es en realidad la Villa de Els Munts, yacimiento arqueológico visitable y que Maymó conoce bien. “Mi familia tenía casa en Altafulla y desde pequeño he visitado el lugar de la villa, que estaba en ruinas hasta que lo excavaron y musealizaron”. Hoy la villa cuenta con visitas teatralizadas a cargo del propio Caius Valerius Avitus que fue su propietario y su esposa Faustina (ambos personajes de la novela).

Poncio Pilato, en una de las películas sobre el personaje

Poncio Pilato, en una de las películas sobre el personaje

El novelista explica que el origen de su libro es una leyenda que corría por Tarragona: que Pilato antes de ir a Jerusalén fue gobernador unos pocos años de la provincia de la tarraconense. Cuando Tiberio dejó en manos del cruel Sejano, prefecto del Pretorio, las riendas del poder, Pilato se guardó las espaldas reclutando una guardia personal de iberos que le fueran fieles a él. Se los llevó a Judea cuando, de alguna manera degradándolo, lo enviaron a la díscola provincia.

“Me pareció una historia muy buena para contar”, señala Maymó (Barcelona, 1966). El autor, que dice que ha tardado cinco años en escribir su novela, subraya que está muy documentada. “Es una leyenda verosímil”, apunta de la trama sobre el pretor, “no se apara de la lógica del momento”.

En realidad, de la vida y carrera de Pilato se sabe poco a ciencia cierta. Como resume la especialista en historia medieval y periodista de The Economist Ann Wroe en su Pilato, biografía de un hombre inventado (Tusquets, 2000), los únicos datos incontestables que tenemos sobre ese hombre esquivo son “una inscripción en una piedra y unas monedillas”. La inscripción es la de la célebre Piedra de Pilato hallada en 1961 en Cesarea Marítima y que es un fragmento de la dedicatoria de un templo a Tiberio por parte de “Pontius Pilatus Praefectus Iudaeae”. Hay que sumar como fuentes escritas unos cuantos párrafos de Flavio Josefo (que escribió cuarenta años después y nos dice que Pilato estuvo diez años en Judea y regresó a Roma a responder ante el emperador de acusaciones de los judíos por su brutalidad), unas páginas de Filón de Alejandría, un comentario de Tácito y las consabidas escenas del Nuevo Testamento, lavado de manos incluido.

La falta de datos históricos se ve compensada por un verdadero torrente de cuentos, fábulas, mitos, leyendas, novelas —incluida la fracasada que supuestamente escribe el personaje del título de El Maestro y Margarita de Bulkgakov— y películas, en las que el procurador ha tenido el rostro de Jean Marais, Rod Steiger, Telly Savallas o ¡David Bowie! (La última tentación de Cristo, de Scorsese). De Pilato se ha hecho un personaje trágico y hasta suicida, cuyo cuerpo es rechazado incluso por las aguas.

En su libro, Wroe cita la tradición de los orígenes hispanos de Pilato (en Sevilla existe aún la Casa de Pilato en la que se exhibe la presunta mesa sobre la que Judas arrojó las treinta monedas de plata) y menciona Tarragona. “Se supuso que de Tarragona procedía la legión que más tarde flageló a Cristo”, escribe.

De Pilato en realidad no sabemos el prenomen —la autora apunta la tradición hispana de que se llamara Lucio—. Pilatus podría derivar, y así lo recoje Maymó, de la habilidad de un ancestro de la familia en lanzar la jabalina.

EL PREFECTO DEBERÍA LAVARSE LA BOCA, NO LAS MANOS
J. A.

En la novela de Xavier Maymó, Pilato no debería lavarse las manos sino la boca. “¡Ya me he cagado en ese Jesús (…) Por un lado tengo al puto sanedrín que le quiere hacer añicos y por el otro, ni más ni menos que a ¡mi propia mujer tocándome los huevos día y noche para que le libere! (…) ¡Me cago en todo!”. Realmente el polvorín de Judea era como hacer perder los modales a cualquiera, hasta a un miembro del orden ecuestre.

El siervo incluye muchas otras cosas aparte de la conexión con Pilato, los judíos y Cristo. “Jesús aparece solo en la tercera parte de la novela, es un secundario”, puntualiza el autor. Hay pasajes que recuerdan Ben-Hur y otros Gladiator. A Menandro lo capturan tras sangrienta lucha los germanos y se desloma remando en una galera hasta que es rescatado. “No es premeditado, pero es lógico”, dice Maymó; “si hablas del imperio romano salen las galeras, las legiones, las guerras contra los bárbaros”.

Una escena de la novela parece un homenaje a Patrick Leigh Fermor: cuando Pilato recita unos versos de la Eneida, Servio, su jefe de guardia ibero de Tarraco, continúa la cita, para sorpresa del romano.

Sorprende de Maymó, que reside en Andorra, la prolija información personal extra curricular —en lo que atañe a un autor de novela histórica— que ofrece en la solapa de su libro. Doctor en Microbiología, director de la cartera de participaciones de Credit Andorrà, miembro del consejo de administración de Morabanc… No parece lo propio de un Robert Graves, que digamos… “Jajaja, y también toco el piano. Es bueno ser multidisciplinar y en el fondo todo ayuda a escribir”, dice el autor, que ya prepara una continuación de su novela.

 

11 julio 2016 at 8:51 am Deja un comentario

Javier Negrete: “Hay que atraer a la gente hacia la historia como lo hacía Heródoto: con un relato”

El escritor repasa su carrera, jalonada de fantasía épica, ciencia ficción y novela histórica

javier_negrete

Javier Negrete: artesano de la palabra, perfeccionista y concienzudo, transmite pasión por la historia y las historias

Fuente: José Miguel Vilar-Bou  |  eldiario.es
3 de julio de 2016

Hace apenas dos décadas era impensable que una editorial grande apostase por un escritor de fantasía o ciencia ficción si era español. Estos eran cotos reservados a los autores anglosajones, y además, el desprecio de la crítica estaba garantizado. Todo empezó a cambiar en 2003, con la aparición de “La espada de fuego”, el primer éxito de la fantasía épica nacional. Su autor, Javier Negrete (Madrid, 1964), se había ido fraguando en los noventa, a la sombra de una literatura oficial que ignoraba los géneros más aventureros e imaginativos. No era el único. Muchos otros escritores luchaban por salir de esa marginalidad histórica. Eran los años de la Generación X, marcados por una narrativa rabiosamente realista. Pero fenómenos como “Harry Potter”, “Matrix”, o la trilogía cinematográfica de “El señor de los anillos” fueron despertando en el público el gusto por lo fantástico. Era cuestión de tiempo que una oleada de narradores patrios llenara las librerías de mundos imposibles y futuros posibles. En esta entrevista, Negrete recuerda aquel momento germinal y repasa su carrera. Artesano de la palabra, perfeccionista y concienzudo, transmite pasión por la historia y las historias. De hecho, ha logrado exportar con éxito su sentido de la épica a la novela histórica, aunque no descarta volver al universo fantástico de “La espada de fuego”: “Puede que Tramórea aún dé de que hablar”, deja caer.

¿Cuándo sentiste la llamada del fabulador?

Si me retrotraigo del todo, me voy muy lejos en la infancia. Siempre he dormido mal. Puedo despertarme cuatro veces en una noche, y creo que por eso tiendo a recordar los sueños. Soñar es una manera de fabular, sobre todo cuando eres niño, ese momento de la vida en que, en ocasiones, no distingues lo que sueñas de lo que vives. A veces, yo continuaba en mi imaginación las películas que veía. Me convertía en el personaje, cambiaba el final… ese tipo de cosas.

Inventabas historias ya antes de empezar a leer.

Yo era un niño raro, como todos los que escribimos. Vivíamos en Ciudad de los Ángeles (Madrid) y luego en Vallecas, donde sigue viviendo mi madre. Siempre he sido un chico de barrio. Se me daba mal el fútbol. Me gusta verlo, pero jugando soy un paquete. Cuando los chiquillos echaban partidos en la calle, nunca me elegían, así que era frecuente que me subiera a casa frustrado, y entonces me dedicaba a otras aficiones, sobre todo a la lectura, que es una manera inigualable de evadirse de la realidad. Así la sigo considerando hoy. Creo que muchos escritores han pasado por experiencias parecidas: Niños con mucho mundo interior, que sienten el impuso de inventar universos…

¿Cómo entraron los libros en tu vida?

En mi casa siempre ha habido libros. No voy a decir que fuera un hogar de profesores universitarios, porque la educación formal de mis padres fue la que se daba en la época: Mi padre, en el Madrid de posguerra, tuvo que ponerse a trabajar casi desde niño. Y mi madre, parecido. Pero teníamos muchos libros. Éramos del Círculo de Lectores, y mi padre llegaba a menudo con novelas. Solía verlos a los dos sentados en silencio, leyendo o jugando al ajedrez. Por eso, ahora, de adulto, me gusta vivir en un ambiente tranquilo, poco ruidoso, de concentración.

¿Cuáles fueron tus primeras lecturas?

Los cómics. Los que más me gustaban eran los de Marvel, esas viejas ediciones de Vértice, horriblemente maquetadas, pero era lo que había y nosotros tan felices. También, por nuestros cumpleaños, a mis hermanos y a mí solían regalarnos novelas de la colección de Bruguera, aquellas medio cómic, medio novela. Así conocí a Julio Verne. Otra cosa que recuerdo con cariño: En el barrio no había bibliotecas, pero de vez en cuando venía el bibliobús. Entonces mi madre, mis hermanos y yo íbamos y cogíamos libros. De esa época recuerdo “Las minas del rey Salomón” y “Ella”, de H.R. Haggard, que me llegó al alma.

La ciencia ficción será clave en tu desarrollo posterior como escritor. ¿Cómo la descubriste?

Fue una mezcla de diversos ataques ambientales: A mi madre le gustaba la ciencia ficción y mi padre solía comprarle libros del género. También a mis hermanos se les pegó el gusto. A los niños les encantan los mundos de fantasía por ese elemento de evasión, de liberar la imaginación. Había ciencia ficción en los cómics de superhéroes que leíamos. Estaba también la colección RTV Biblioteca Básica de Salvat, de cien volúmenes, que mis padres compraron. Ahí venía “Una odisea espacial 2001”, traducida así, de Arthur C. Clark, que no sé ni cuántas veces leí. También “1984”, de Orwell, que, siendo tan pequeño, me horrorizó y fascinó a partes iguales. Otra cosa que recuerdo es la colección Novelas de anticipación, con la que, a los nueve años, descubrí historias que me marcaron. Sus autores se llamaban Ballard, Lovecraft… nombres que, entonces, no me decían nada…

La ciencia ficción asomaba también a la televisión.

Sí, series como “Guardianes del Espacio” o “Tierra de gigantes” que, vistas hoy, pueden ser bastante flojas, a mí me fascinaban. Y, por supuesto, mi favorita: “Star Treck”.

Otro elemento clave en la obra del Javier Negrete adulto será la antigüedad, en especial el mundo grecolatino. ¿Cómo llegaste a ella?

A través de libros como “Benhur” o “Quo Vadis”. También me marcó la serie “Benasur de Judea”, de Alejandro Núñez Alonso. Leí el primero de los cinco volúmenes a los diez años, durante una convalecencia. Era un autor extraordinario. Sus novelas, de haber sido americanas, se hubieran convertido en películas. Hoy, sin embargo, están casi olvidadas.

¿Y el paso a escribir?

Fueron precisamente estas novelas de romanos las que me empujaron. Me indujeron el ansia de narrar. Con diez años, empecé mi primera novela, que era de romanos, ambientada en Hispania. Fíjate que, sin saberlo, me fui al género fantástico porque, para documentarme, tenía sólo la enciclopedia que había en casa, así que me lo inventé casi todo: La historia de un imperio que había en Hispania y que derrotaba a los romanos… Eso es lo que ahora llamaríamos una ucronía, pero yo no lo sabía. Desde entonces no paré de escribir, aunque por supuesto tardé mucho en publicar.

¿Cuándo fuiste consciente de que querías ser escritor?

Ese recuerdo lo tengo claro: Un día llegó a casa la revista del Círculo de Lectores. Dentro venía anunciado el libro de “Benhur”. Aparecía un fotograma de la película, con Charlton Heston en plena carrera de cuadrigas. Pensé: “Quiero ver algún día en esta misma revista una novela con mi nombre”. Años después, cuando “La mirada de las furias” (1997) se publicó en Círculo de Lectores, como nos suele suceder a la mayoría de seres humanos y, en especial, a los escritores, que siempre nos sentimos insatisfechos, no me pareció para tanto.

Por el camino te convertiste en profesor de griego.

Me decanté por el griego por la lengua en sí, y porque me fascinaba la antigüedad, pero también por un motivo bastante prosaico: En ese momento, era más fácil sacarse la oposición de profesor de griego que la de latín.

Fantasía, ciencia ficción, novela histórica… los géneros a los que aspirabas no tenían mucho sitio en el mundo editorial de los ochenta y noventa si eras español. ¿Te fue difícil hacerte un camino?

Encontré un camino para escribir, pero para publicar estuvo muy complicado. Los editores me decían que los autores españoles no vendían. Ni siquiera se molestaban en probar. Simplemente, se les cerraba la puerta. El camino no estaba hecho en ese sentido.

La ciencia ficción no era algo nuevo en España: Había proliferado en colecciones populares desde los años sesenta. Pero, en los ochenta, algunos autores trataban de abrir brecha con nuevos planteamientos, más científicos, con gran influencia audiovisual.

Eran pocos y no excesivamente conocidos, pero existir, existían. Para mí eran dioses. Me daba igual si vendían cinco mil o cincuenta mil ejemplares: Rafa Marín, Juan Miguel Aguilera, Javier Redal, Ángel Torres Quesada, Domingo Santos…

En 1991 apareció el premio UPC de novela corta de ciencia ficción que, tanto para estos escritores como para noveles como tú, se convirtió en vivero creativo y punto de encuentro.

Ese año allí conocí a Rafa Marín y a Ángel Torres Quesada, ídolos a mis ojos. Ganaron el premio ex aequo. Entonces bromeamos diciendo que yo era el joven aprendiz padawan y ellos los maestros jedi. Quince años después, volvimos a coincidir como finalistas, pero del Premio Minotauro (de novela fantástica) y esta vez me tocó ganar a mí, aunque fuese por sólo un voto de diferencia. Desde entonces, les devuelvo la broma diciendo que el aprendiz ya es jedi.

También en 1991, surgió el premio Ignotus de la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror (AEFCFT). Algo se estaba moviendo. A los que empezabais a veces se os ha bautizado como la “Generación Hispacón” (Es en este congreso anual donde se libran los premios Ignotus).

No creo mucho en las generaciones, pero sí, a raíz de una convención en Barcelona en 1991 y otra en Cádiz en 1992, lo que llamamos el mundillo del fandom se animó mucho. Surgieron amistades que, veinticinco años después, conservo. También entré a formar parte de la TerMa, la tertulia de Madrid, porque, aunque yo ya vivía y trabajaba en Plasencia, iba mucho por allí. Nos juntábamos gente interesada en la fantasía y la ciencia ficción, ya fuésemos escritores o lectores. Había desde curiosos hasta quien aspiraba a la escritura como algo profesional. De la TerMa salieron autores como César Mallorquí o León Arsenal. O escritores que optaron por una literatura más personal, como Daniel Mares. Algunos tirábamos hacia la ciencia ficción, pero los gustos eran muy variados. Éramos muy abiertos. Y habría que mencionar también el papel de la Semana Negra, que se abrió desde la literatura policíaca a otros géneros como la novela histórica o la ciencia ficción.

En esta época, principios de los noventa, empiezas a publicar ciencia ficción. Te estrenas con “La luna quieta” (1991) finalista de aquel primer UPC.

Escribí la primera versión de ese libro pensando en enviarlo a una editorial. Tenía 250 páginas. Al aparecer el premio, cuyas bases establecían un máximo de 110 páginas, comprendí que había metido mucha paja, y logré dejarlo en menos de la mitad en una maratón salvaje de dos días.

Tienes fama de someterte a largas sesiones de trabajo. Has llegado a escribir diez horas diarias.

Siempre he sido muy obsesivo con estas cosas. De niño, una vecina me dio un manual de mecanografía y con él, yo solo, aprendí a escribir a máquina. Tengo la suerte de escribir rápido. Y la verdad es que me pego unas maratones que no son normales. De levantarme a escribir a las cuatro de la mañana y luego ir al instituto a dar clase.

El premio UPC se te resistiría hasta 2000, cuando venciste con “Buscador de sombras”. Pero antes, volviste a aspirar a él con “Estado crepuscular” (1993) y “Lux Aeterna” (1996), siempre ciencia ficción.

Dentro de que no soy físico de partículas ni nada de eso, trataba de documentarme, incluso para una novela como “Estado crepuscular” que, pese a ser más ligera, utilizaba conceptos físicos verosímiles. Y, aunque no llegó a la final del UPC, sí tuvo éxito en el mundo del fandom.

Otras obras tuyas de los noventa exploran caminos distintos y dejan intuir al escritor sin miedo a saltar de género que se consagrará en la década siguiente: “Nox perpetua” (1996) o “La mirada de las furias” (1997) son libros en los que, aun sin abandonar la especulación científica, el componente aventurero gana protagonismo.

De hecho “La mirada de las furias”, que fue la primera novela larga que publiqué, trataba de la búsqueda de la materia oscura. A lo mejor no he escrito mucha ciencia ficción, pero la afición la conservo, y disfruto descubriendo una buena novela de lo que llamamos ciencia ficción dura. Este género, además de hacer lo que hace la literatura en general, que es procurar evasión y cambiarnos la manera de ver las cosas, ofrece algo único: un desafío intelectual del que, creo, otras narrativas carecen.

2003 es un año clave: Publicas “La espada de fuego”, que se convertirá en el primer éxito de la fantasía épica española, sin olvidar a Laura Gallego que empezaba a hacer furor en el terreno juvenil. Fuiste, además, el primer autor nacional en entrar en Minotauro, editorial de “El señor de los anillos”. Todo un hito que abrió las puertas a muchos otros narradores españoles.

No seré yo el que lo diga, sería un poco pretencioso por mi parte. Yo creo que, simplemente, se normalizaron las cosas. Se empezó a abandonar esa mentalidad de que el escritor español no sabía hacer fantasía. Y, de hecho, hoy en día sí se publican libros de autores nacionales y quien quiera escribir literatura fantástica tiene dónde colocarla.

El viaje que va de la primera versión de “La espada de fuego” a la afortunada publicación final fue largo.

Yo había empezado a escribir el primer manuscrito con dieciséis años, lo rematé mientras terminaba de estudiar Filología Clásica, y traté de publicarlo cuando opositaba. Aquella primera versión la titulé “La jauca de la buena suerte”. Yo tenía veintidós años entonces, y descubrí que era imposible publicar aquel libro siendo fantasía de un autor español.

Cuando finalmente lo conseguiste, habían pasado diecisiete años. ¿Qué había cambiado en ese tiempo?

Varias cosas. Yo podría decir que en los ochenta el mercado era irracional, que no me habían entendido y que no me habían querido publicar. Pero el manuscrito de 1988 era muy mejorable. Cuando en 2002 me piden una novela, yo saco ésta del cajón. Mi plan era reescribirla en un par de meses, pero al final aquello se convirtió en una escritura completa de nueve meses. Entonces, yo creo que parte del éxito de “La espada de fuego” se debe a que ahora era una novela mucho mejor. Si la hubiera publicado en 1988, hubiera pasado sin pena ni gloria. Y gracias a quien fuera, al destino digamos, ese fracaso, que viví como algo muy frustrante, a la larga me benefició.

Entre 2001 y 2003 se estrenó en cine la trilogía de “El señor de los anillos”, de Peter Jackson. ¿Favoreció este fenómeno el éxito de “La espada de fuego”?

Sí. No es casualidad. En ese momento el fundador de Minotauro, Francisco Porrúa (y editor de “Rayuela”, “Cien años de soledad” y “El señor de los anillos”, entre otros), tiene ya una edad y decide vender su editorial. Planeta la compra porque sabe que “El señor de los anillos”, que de por sí funcionaba, con las películas iba a venderse ya como pan chino. Esto coincide con que el nuevo director editorial de Minotauro va a ser Paco García Lorenzana, a quien yo conocía de cuando publiqué “La mirada de las furias” en Círculo de Lectores. Fue él quien me llamó y me propuso ser el primer autor español de Minotauro.

Te siguieron otros escritores. Fue un momento dulce.

Hubo una pequeña, sorprendente, edad de oro. Coexistieron en sus mejores años los premios UPC y Minotauro de novela fantástica. Ahora la crisis del libro se ha generalizado a todos los géneros, pero hubo esa pequeña etapa en que un montón de gente se lanzó con tantas y tantas historias, relatos, novelas…

Se dice que las películas de “El señor de los anillos” movieron a mucha gente a escribir fantasía.

Hay películas que generan nuevas aficiones en el público, y yo creo que las imágenes épicas de “El señor de los anillos” despertaron el gusto de muchos por ese tipo de historias, tanto lectores como escritores. A mí mismo me sucedió: La batalla de “El espíritu del mago” (continuación de “La espada de fuego”, 2005) fue una respuesta a las sensaciones que viví viendo “Las dos torres”.

¿Con qué referentes creaste Tramórea, el mundo fantástico donde se desarrolla tu saga?

Tramórea viene de toda una vida de lecturas. Los héroes de “La espada de fuego”, con sus superpoderes, tienen algo de los superhéroes y supervillanos de cómic con los que crecí. También bebí de “El señor de los anillos”, pero la fascinación por crear mundos, inventar mapas, me viene de los cómics de Conan, que leí antes de leer a Tolkien. La riqueza visual de esas historietas, primero con Barry Smith y luego con John Buscema, se me quedó grabada. Pero en Tramórea también hay mucho de mis estudios del mundo antiguo: Las luchas entre Roma y Cartago, Esparta y Atenas, los griegos contra los persas, Mesopotamia… Mis lecturas de la carrera y la oposición. Todo eso fue creando el abono con que desarrollé mi propio universo.

Seguiste explorando la fantasía con “Señores del Olimpo” (2006), curiosa fórmula que combinaba fantasía épica y antigüedad, dos de tus constantes. Además, ganaste con esta novela un disputado premio Minotauro.

En efecto, es una historia griega, pero pura fantasía. Fantasía mitológica. Trata de la lucha de Zeus contra Tifón, monstruo que no sabemos qué forma tiene, pero se presupone que fue un dragón. Esta historia no pertenece sólo a la mitología griega: También la encontramos en la hitita, donde Teshub, dios del cielo y la tormenta, da muerte al dragón Illuyanka.

Es una novela en la que te salió el estudioso de la antigüedad, pero también el lector de Marvel.

Es verdad: Mercurio corre como Flash, Atenea es una especie de Wonder Woman, con su lanza, y Zeus tiene algo de Magneto o Superman… Me lo pasé en grande escribiendo esa historia. En la “Ilíada” o la “Odisea” los dioses tienen mucho peso, pero en realidad ejercen de secundarios. Los verdaderos héroes son Aquiles, Héctor… Yo quería escribir algo donde los dioses fueran los protagonistas. En el libro ya advierto al lector que no se lo tome como pura mitología, sino como algo en lo que pesa mucho la invención.

Una transición empieza con “Alejandro Magno y las águilas de Roma” (2007). El Negrete escritor de ciencia ficción y fantasía comienza a destaparse como autor de novela histórica, aunque sea con una ucronía en la que Alejandro Magno se enfrenta a la emergente Roma.

Fue una transición, sí, porque, aunque el libro tiene elementos fantásticos, la ambientación es histórica. Me documenté muchísimo. Yo ya había experimentado con el mundo clásico en “Amada de los dioses” (2003, finalista del premio de novela erótica La sonrisa vertical), lo que me vendría muy bien para posteriores empresas.

¿Por qué Alejandro Magno?

En principio la figura de Alejandro no me llamaba demasiado la atención. Me atrajo siempre el mundo romano antes que el griego. La idea de escribir “Alejandro Magno y las águilas de Roma” vino a raíz de mi novela corta “El mito de Er” (2002). Ésta se me ocurrió durante unas sesiones que di sobre astronomía antigua. El modelo de las esferas concéntricas de Ptolomeo (100-170 d.C.), aunque increíble, me resultaba tan bonito que pensé: ¿Por qué no hacer una historia en la que esta teoría sea verdad y la tierra sea el centro del universo? Luego me dije: ¿Quién es el personaje más desaforado de la antigüedad, tan ambicioso como para querer llegar a lo más alto, a los confines del mundo, conquistarlo todo? Y ese era Alejandro. Así surgió “El mito de Er”. A partir de ese momento, indagué más sobre el personaje. Años después, quise abordar este mismo planteamiento de manera más ambiciosa, y el resultado fue “Alejandro Magno y las águilas de Roma”.

El salto definitivo al género histórico lo das con tu novela de más éxito y que te lleva a un público más amplio: “Salamina” (2008), en torno a la batalla naval de griegos contra persas. ¿Qué te condujo a la novela histórica?

En el mundo de la fantasía y la ciencia ficción, aparte de pelotazos tipo “Juego de tronos” o “Harry Potter”, en general, el escritor alcanza un núcleo de seguidores muy reducido. Es un mundo un poco gueto. Yo no es que quisiera abandonarlo, pero sí ampliar miras, y era natural que me decantara por la novela histórica, porque me permitía escribir de manera épica, que, al fin y al cabo, es lo que había hecho en “La espada de fuego”. Tenía claro desde hacía tiempo que quería escribir “Salamina”, pero antes debía cumplir ciertos compromisos morales con Minotauro. Fue mi primera novela histórica y también la que más satisfacciones me ha dado.

Tu siguiente novela, “Atlántida” (2010), te lleva de vuelta a la ciencia ficción, eso sí, sin abandonar la antigüedad en su vertiente más legendaria.

De hecho, en su momento decidimos bautizar la novela como “thriller científico”, para evitar lo de ciencia ficción, que a muchos lectores, por prejuicios, les para. A mí siempre me interesó la geología, y en esa época me planteaba escribir un libro tipo ensayo sobre enigmas de la antigua Grecia… que algún día haré. Comentando esto con mis editoras, me dijeron que la Atlántida era interesante para una novela. Salí del despacho con sólo el título. Más tarde, dándole vueltas a cómo plantear la historia, pensé en enfocarla desde la ciencia ficción: Un futuro más o menos inmediato y, por variar, con personajes prosaicos, en vez del típico superarqueólogo americano que, como dijo Alfonso Merelo en una crítica, siempre encuentra sitio para aparcar en la puerta. Sobre la Atlántida, la teoría que siempre me ha convencido más es que el texto de Platón se basa en el recuerdo de alguna catástrofe cercana al mundo griego. Y la que más cumple estas características tanto en espacio como en tiempo es la erupción del volcán de Santorini. Así que ahí la situé.

Después diste una alegría a los seguidores de Tramórea al anunciar la culminación de la serie con la tercera y cuarta partes de la saga: “El sueño de los dioses” y “El corazón de Tramórea”, aparecidas en 2010 y 2011.

La escritura de “El corazón de Tramórea” me dejó exhausto. Escribí demasiados libros en demasiado poco tiempo. Pero Tramórea es, de todas mis historias, la que más he vivido. Mi propio universo de superhéroes. Esos personajes me han acompañado durante muchos años. Despedirme de ellos fue triste y alegre a la vez.

¿Has terminado con Tramórea?

Tengo algún proyecto, de momento guardado para mí. Ya veremos. Puede que Tramórea vuelva a dar de qué hablar.

Tu siguiente novela, “La zona” (2012), la escribes con Juan Miguel Aguilera, referente de la ciencia ficción española desde hace décadas. Con ella os sumasteis a la fiebre zombi de esos años. Se publicaron decenas y decenas de títulos en poco tiempo.

Todo partió de una idea Juanmi. Me gustó y decidimos ampliar su guión inicial de treinta páginas. Yo ya había colaborado con él a menudo como lector cero, pero esta vez decidimos ir más allá y escribimos a medias. Debatimos cada personaje, desarrollamos la historia. Todos los capítulos fueron tecleados por los dos una y otra vez hasta el punto de que hay párrafos que no sé si son míos o suyos. Trabajar a cuatro manos es complicado, pero a Juanmi le gusta y lo ha hecho muy a menudo. Si quienes escriben comparten una misma visión, se llega a buen puerto, como nos pasó con “La zona”. Pero tienes que tener claro qué historia quieres contar, con qué estilo. Sólo así la colaboración es posible.

“La zona” demuestra, además, que nunca te has acabado de alejar de la ciencia ficción.

Sí, pero aquí de nuevo tuvimos que “vender” el libro como “thriller científico”, aunque se encuadre perfectamente en la ciencia ficción. Es que hay gente que le tiene un rechazo al género que viene del desconocimiento. Creen que son cosas de platillos volantes y marcianos y a lo mejor no han leído nada. Pero en fin, le pusimos esa etiqueta a la novela. Y en efecto, no he abandonado la ciencia ficción: En 2014, cuando publiqué “Los centinelas del tiempo” en la antología distópica “Mañana todavía”, fue para mí una gran satisfacción que el mundillo del fandom, del que me había salido un poco, me premiara con el Ignotus a la mejor novela corta.

Tu última novela, de momento, es “La hija del Nilo” (2012), narración histórica en la que te atreves con personajes como Cleopatra o Julio César.

Julio César me atrae desde niño. En casa de mis abuelos, adonde me llevaban todos los domingos, como me aburría como una ostra, leía todos los libros que encontraba. Uno de ellos era una biografía de Julio César que me tenía empapada. Su “Guerra de las Galias” la leí ya de chaval en español. Pero a raíz de escribir “La hija del Nilo”, la leí en latín y lo que me llamó la atención del Julio César escritor es la pureza de su sintaxis, la organización intelectual del material. Una parte de lo que llamamos estilo es el modo en que ordenamos la información. Ésta debe estar organizada de tal manera que, cuando lees, todo discurra y se organice de modo natural, como si sólo pudiera haberse escrito así. En ese sentido, Julio César te da la impresión de ser un cerebro muy bien organizado. La lectura te entra con total fluidez. Así lo retraté a él en “La hija del Nilo”: como alguien cerebral, siempre cavilando. Por supuesto, en la “Guerra de las Galias” César te está vendiendo su moto. La escribió como una publicidad para promover su campaña de conquista. Hay omisiones, exageraciones, cosas de las que no te puedes fiar… pero, aun así, leerla en latín es una gozada. Imagínatelo en esa época en que escribir era mucho más incómodo que ahora: De noche, a la luz de una vela, con el rollo de papiro sujeto por pesas de plomo en los extremos. Mojando la pluma en la tinta. Imagínate luego para corregir lo ya escrito. En tiempos de los romanos, antes de volcar algo en el papiro debías tenerlo muy pensado y ordenado en la cabeza.

Tu pasión por la historia es contagiosa. Precisamente, con “La gran aventura de los griegos” (2009), “Roma victoriosa” (2011) y “Roma invicta” (2013) te lanzaste a la divulgación.

Es que de niño, entre otras cosas, quería ser historiador, aunque no sabía muy bien en qué consistía eso. Y bueno, historiador puede que no sea, pero sí he publicado libros de historia. La Esfera de los Libros me encargó uno sobre Grecia y otro sobre Roma en plan divulgativo. Supongo que esperaban dos libritos de trescientas páginas, pero las cosas no salieron así: Comprendí que podía despachar las guerras médicas, las Termópilas, Salamina… en ocho páginas, pero entonces quedaban como meros nombres que pasan ante los ojos del lector sin color ni personalidad, y al fin y al cabo, si me habían encargado esto, es porque me consideraban un buen narrador. Mi punto era que, para crear una historia, necesitas que el lector se encariñe con los personajes, se identifique con ellos. Y eso procuré: mezclar divulgación y profundidad. Pero, claro, los libros se fueron a un tamaño considerable, de más de 600 páginas…

¿Cómo atraer a los jóvenes a la historia?

Hay que hacerlo como lo hacía Heródoto: con un relato. Sus “Nueve libros de la Historia” son un continuo manantial de anécdotas, hechos apasionantes. Con él uno viaja a Egipto, Mesopotamia…

¿Qué otras fuentes consideras básicas para introducirse en la antigüedad?

Las “Vidas paralelas” de Plutarco, las “Historias” de Polibio, la “Historia de la guerra del Peloponeso” de Tucídides. También Platón es un autor con un estilo literario magistral. Aquí debo decir que la novela histórica es novela, o sea que los huecos que estos autores dejan el escritor los rellena, inventa. Cuando, por motivos narrativos, me es necesario cambiar la historia, no tengo muchas dudas en hacerlo. Eso sí, avisando al lector.

¿Cómo consigues combinar rigor histórico y agilidad narrativa?

Yo lo que intento es que los elementos informativos se conviertan en elementos narrativos también, aunque, si lo consigo o no, eso deben juzgarlo los lectores. Un ejemplo con el que quedé muy satisfecho está en “Salamina”: Antes de la batalla final, el lector tiene que saber qué es un trirreme: su forma, cómo funciona, las tácticas. Si doy esa información durante la batalla, interrumpo la acción. Entonces lo que hice fue armar una escena en la que Temístocles lleva de noche a su mujer Apolonia a ver un trirreme. La explicación de él acaba siendo algo muy personal y, de hecho, terminan haciéndolo entre los bancos de la embarcación, así que se funde la documentación con la parte emocional. A eso me refiero con imbricar elementos informativos en la narración.

Uno de los errores en los que puede caer el escritor de novela histórica es atribuir a personajes y sociedades del pasado percepciones y comportamientos de nuestro tiempo.

A veces no podemos evitar que nuestra mentalidad actual nos invada a nosotros y a nuestros personajes. En la antigua Grecia, un ejército podía tener al enemigo encima, pero, si los augurios del hígado de la cabra sacrificada no eran favorables, aguantaban sin luchar. O podían detener una retirada como hizo el ateniente Nicias en Sicilia por un eclipse de luna y aquello fue un desastre. Al escribir novela histórica debemos tener en cuenta estas mentalidades para evitar el anacronismo de meter nuestra forma de pensar en los personajes de antaño. Si visitáramos la antigua Atenas, nos parecería una sociedad muy lejana, distinta de la nuestra, con mucho más contacto físico, donde la expresión de las emociones era diferente…

Desde hace unos años se publica muchísima novela histórica en España. Hace no mucho esto era impensable: Otra brecha que habéis roto los autores de tu generación.

No creo que sea cosa de los autores, sino más bien de un cambio de percepción de editores y lectores. Aunque claro, los novelistas tendemos a ir hacia los temas que nos interesan. Y es verdad que antes había en España novela literaria, social, experimental… pero poca novela de género. Con el tiempo, ésta se ha ido desarrollando de manera muy rica y en todos los nichos: juvenil, romántica, erótica, negra, histórica, thrillers… Hay de todo. Campos que antes los editores dejaban en manos de autores extranjeros, ahora nos parece lo más natural que los llenen autores españoles.

De hecho se publica muchísimo. Uno se pregunta si se lee todo lo que aparece en los estantes de las librerías…

Ahora escribe más gente que antes, también en el caso de la novela histórica. Lo noto porque voy a jornadas, he sido jurado de concursos y ciertamente se percibe un gran auge, en el que caben novelas buenas, flojas y otras directamente horribles… Se cumple la ley de Sturgeon, según la cual el 90% de todo es basura. Luego, los índices de compra de libros se han hundido a la mitad, así que el que escribe tiene que hacerlo realmente por amor al arte.

Las asignaturas de humanidades se han visto reducidas en los últimos años: historia, literatura, latín… también la tuya: griego.

Eso se dice, pero no es del todo justo. Ahora hay muchas más asignaturas optativas que antes y las horas son limitadas, con lo que es complicado. Los chavales, entre clases y deberes, se meten unas jornadas de cuidado. Se puede aplicar el adagio latino “ars longa, vita brevis”: queremos abarcar mucho, pero es difícil. Yo soy profesor de griego, y a veces la gente me pregunta: ¿Todavía se enseña griego? Y es una asignatura que más o menos se mantiene. No creo que haya una campaña contra las humanidades, como tampoco creo en la separación tajante entre ciencias y letras. La biología o la geología, que enseñan el funcionamiento de nuestro planeta y de los seres que lo habitan, son tan importantes como la historia del arte. La genética o la teoría de la relatividad deberían formar parte del bagaje cultural de toda persona que se precie. Pero uno de los problemas de la educación es que todo el mundo opina. Y se dramatiza y exagera. Toma el caso de la polémica entre religión o educación para la ciudadanía, según se fuese de derechas o de izquierdas. Estábamos hablando de una hora lectiva a la semana. Este tipo de cosas no pueden ser el caballo de batalla en la educación.

¿La docencia es una vocación?

Hay quien tiene claro desde la infancia que quiere ser profesor. En mi caso no fue así. Pero dar clase es narrar, comunicar. Y si lo que enseñas te apasiona, y a mí me apasiona, a veces puedes transmitirlo. Cuando me estoy documentando para una novela, no puedo evitar compartirlo en clase, sea la Atlántida, los volcanes, la batalla de Salamina… Les enseño fotos a los alumnos… Entonces sí, la enseñanza es una vocación, pero a veces hablamos como si fuéramos la Madre Teresa de Calcuta, y tampoco es eso.

Debe de ser difícil interesar a los estudiantes en una lengua muerta…

Normalmente llegan sin saber muy bien de qué va el tema. Yo les explico que vamos a estudiar una lengua de cultura. Les enseño el alfabeto, y eso de poder escribir sus nombres o mensajes secretos con otras letras les atrae. O les digo que vamos a traducir textos de hace 2.500 años. Pruebo a ver si les entra el encanto por lo antiguo, lo exótico. Un compañero decía: En la enseñanza no quiero mesías, sino buenos profesionales. Gente que sepa el trabajo que hace, con quiénes se juega los cuartos, que son los adolescentes: chavales a los que tienes seis horas ahí sentados, con las hormonas revolucionadas y ahora encima con los móviles.

¿Es difícil captar la atención del lector en un mundo tan audiovisual y tecnológico?

Es complicado. Las tentaciones y distracciones son muchas. Las series se han convertido en la novelística de nuestra era. Así que para mantener al lector hay que utilizar todos los recursos: una narrativa intensa, que enganche, sin tiempos muertos ni digresiones inútiles… Todo esto sin renunciar a la calidad literaria ni olvidar que la lectura es una actividad interior, reflexiva.

¿Sigue la novela teniendo un espacio en nuestras vidas?

Eso espero, pero creo que la atención de la gente se nos va. El mayor enemigo no son las series, sino el whatsapp. No puedo hablar por los demás, pero yo al menos sigo leyendo mucho. Disfruto más de la lectura que de cualquier otra actividad. Recuerdo que, cuando mi hija nació, como la pobre lloraba mucho, me levantaba a las 6.30 sólo para leer antes de irme al instituto. Llegaba a tenerla a ella en una mano y el libro en la otra. En fin, espero que queden unos cuantos como yo, y que haya siempre escritores dispuestos a contar historias. Por mi parte, tengo claro que seguiré ofreciendo nuevos libros a los lectores.

 

4 julio 2016 at 8:04 am Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

agosto 2016
L M X J V S D
« Jul    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.652 seguidores