Posts filed under ‘Literatura’

Un día en la vida del imperio de Trajano

Viaje en el tiempo para conocer la leyenda del emperador hispano

Marco Ulpio Trajano nunca concibió el fracaso. Sometidas Armenia y Mesopotamia a la autoridad romana, el emperador de origen hispano continúa imparable la conquista de Oriente. Es el año 115 después de Cristo. Sus fieles confían en la campaña de expansión, pero los opositores temen una derrota ante los partos. El autor de una saga superventas sobre Trajano recrea una jornada de aquellos tiempos legendarios.

foro-de-trajano

Magna obra. El Foro de Trajano fue el último de los foros imperiales. Corbis

Fuente: SANTIAGO POSTEGUILLO | EL PAÍS          21/01/2016

Roma, noviembre de 115 después de Cristo. En las tabernas del puerto fluvial no se habla de otra cosa: el emperador Trajano ha vuelto a cruzar el Éufrates y se dirige al Tigris.

–¡Nadie es capaz de detener al César! –afirma con rotundidad un veterano de las guerras de la Dacia golpeando con su copa ya vacía de vino la mesa.

Sus acompañantes asienten mientras se sirven más vino o cogen algo del queso cortado que ha traído el dueño de la cantina. Pero en las mesas de al lado se ven rostros más sombríos. Roma ya intentó conquistar territorios en Oriente y siempre que se cruzó el Éufrates todo terminó en terribles fracasos militares cuyos efectos adversos se dejaron sentir hasta en la misma capital del imperio. Todos en Roma recordaban el error del cónsul Craso, que fue derrotado brutalmente por los partos, murieron miles y toda una legión entera quedó apresada por el enemigo. La legión perdida, la llamaban en Roma desde entonces. ¿Qué pasó con aquella legión prisionera de los partos? Nadie lo sabe, pero muchos temen que con Trajano se repita aquel horror.

Busto de Trajano. / Ullstein Bild

Busto de Trajano. / Ullstein Bild

Del exterior han llegado nuevos barcos que acaban de ascender por el Tíber desde el puerto marítimo de Ostia, con las bodegas llenas de ánforas de aceite de oliva, salsa garum de Hispania y especias de la remota India. Un hombre maduro, recio, curtido por las guerras y el sol y el viento de mil lugares desciende de un barco militar. Con paso firme cruza por entre una patrulla de triunviros que velan por el orden en los muelles (al menos durante el día; la noche en Roma es otra historia, otra vida, otra muerte). Ninguno de los soldados se atreve a cortarle el paso al recién llegado: el hombre recio viste túnica roja propia del combate. Además, el guerrero se cubre con un gran paludamentum, una larga capa negra que lanza destellos a la luz del sol por el fino hilo de plata utilizado en su confección. La capa está fijada al hombro izquierdo de su portador por una preciosa fíbula de oro, y de la cintura cuelga una spatha, una espada más larga que un gladio convencional propia de la caballería romana. Los legionarios de vigilancia del puerto saben que están ante un pretoriano venido desde donde combate el César.

El pretoriano asciende cruzando las calles que discurren entre los grandes horrea o almacenes portuarios. De pronto arruga la nariz. Al girar la esquina ve la enorme montaña del Testacio, el gran vertedero de Roma donde los esclavos arrojan cientos de ánforas cada día que no pueden ser reutilizadas para nuevos transportes. Las gaviotas sobrevuelan buscando restos de comida.

En las tabernas no se habla de otra cosa: el emperador Trajano ha vuelto a cruzar el Éufrates y se dirige al Tigris. ¡Nadie es capaz de detener al César!

El pretoriano sigue avanzando en paralelo al río. Le habría gustado desviarse e ir al Circo Máximo. Como jinete siempre le han agradado las carreras de cuadrigas, pero eso ahora tendrá que esperar. Lleva un mensaje imperial que entregar. Su nariz percibe un cambio en el ambiente. Roma le habla a uno más por los olores que por otros sentidos. Está llegando a la zona del viejo Foro Boario, el mercado de la carne donde centenares de tenderos ofrecen pollos, terneros, corderos, todo tipo de animales a una muchedumbre de compradores, desde exigentes matronas hasta cocineros de grandes residencias senatoriales que se afanan en conseguir los mejores productos al mejor precio posible. Hay un comerciante que anuncia que tiene los mejores erizos, un manjar de la cocina romana, pero salta a la vista que están casi podridos y una matrona pasa al lado del puesto indicando con un gesto que aquel vendedor es sólo un charlatán.

El pretoriano se aleja del río y cruza varias plazas amplias porticadas recubiertas de mármoles traídos de África, Asia y Egipto. Es el gran Foro de Trajano. Pasa entonces junto a la altísima columna Trajana, con maravillosos relieves policromados con azules, rojos y amarillos que narran las gestas del emperador al norte del Danubio. Y por fin se detiene frente a la puerta de una gran domus. Llama con la rotundidad que da llevar un mensaje del emperador. Le abren y lo conducen a un gran atrio. El senador Palma, el conquistador de Arabia por orden de Trajano, lo recibe de inmediato. El pretoriano saluda marcialmente y extrae de debajo de su capa negra un papiro que entrega al senador. Palma lo lee y sonríe. Hay que convocar al Senado.

En La justicia de Trajano (1840), Delacroix recrea este episodio en el que Trajano, antes de partir a la guerra, atiende a una mujer que pide justicia para su hijo. / Album

En La justicia de Trajano (1840), Delacroix recrea este episodio en el que Trajano, antes de partir a la guerra, atiende a una mujer que pide justicia para su hijo. / Album

Palma sale de su casa en apenas media hora. Quiere ver qué cara pondrá el viejo Serviano, que con su cuñado Adriano se oponen a la política imperial de expansión en Oriente. El mensaje del pretoriano va a caer como un jarro de agua fría sobre los anhelos de algunos senadores de frenar las conquistas del César. En poco tiempo, todos los senadores de Roma están reunidos. Palma va directo al asunto:

Armenia et Mesopotamia in potestatem P.R. redactae… (Armenia y Mesopotamia han sido sometidas a la autoridad del pueblo romano. Una nueva gran victoria de Trajano).

La gran mayoría aplaude menos Serviano y sus más fieles, como su yerno Salinator. Roma está dividida entre los que temen que la campaña de Oriente de Trajano acabe como la legión perdida, con tropas romanas prisioneras de los partos con un destino terrible y desconocido, y los que como Palma están convencidos de que Trajano es imbatible.

A cierta distancia del Senado, nuestro pretoriano está ahora en los nuevos mercados de Trajano, frente a un puesto de telas, donde ha encontrado una preciosa palla, un manto para mujer, de la mejor seda de la remota Xeres (China). Acudirá primero a las termas que el emperador ha hecho construir al norte de la ciudad. Son más baratas. Aunque tenga buen sueldo, se ha dejado muchos sestercios en el manto.

Pero la Roma de Trajano es mucho más que la gran capital: al norte, en la frontera con la provincia de la Dacia, una cohorte de alistados en la legión VII Claudia custodia el mayor puente del mundo antiguo construido por orden imperial sobre el Danubio. Al sur, en Egipto, el gran arquitecto del César, Apolodoro de Damasco, excava en la arena junto al Nilo para abrir Amnis Traianus, el canal de Trajano, que conecte el Mediterráneo con la mar Eritrea (mar Rojo). Para este César no hay ni límites ni fronteras infranqueables. Pero… ¿dónde está el emperador?

columna-trajana-bajorrelieve

Fragmento del bajorrelieve que recorre la columna de Trajano en Roma. En la escena puede verse un sacrificio realizado antes de partir a Dacia. / Album

Cizre, Mesopotamia, seis meses después. Las legiones están detenidas en el río Tigris. Es el mismo lugar donde lo cruzó Alejandro Magno siglos atrás. Trajano sabe que es el único sitio por donde proseguir su avance hacia Oriente, pero 40.000 partos esperan con sus arcos en la otra ribera. Es el segundo intento en cruzar. El año pasado no lo consiguió. Esta vez Trajano ha lanzado a miles de legionarios en barcazas hacia la otra ribera y ha ordenado construir un puente con naves en medio de la batalla. Los partos van a rechazar el desem­barco. Todo parece perdido. Trajano mira al puente y azuza su caballo. Se lanza al galope sobre las barcas seguido por un centenar de capas negras pretorianas. El paludamentum púrpura del emperador resplandece bajo la luz del sol mientras los cascos de su caballo pisan con fuerza las endebles maderas flotantes de aquel puente improvisado. Hay emperadores que terminan un reinado, pero otros, como Trajano, cabalgan directos a la leyenda.

Santiago Posteguillo es autor de ‘La legión perdida’ (Planeta), último volumen de la trilogía de Trajano.

21 enero 2016 at 8:31 am Deja un comentario

Antonio Cabanas: “El siglo I a.C. tiene muchas similitudes con nuestro tiempo”

El escritor Antonio Cabanas, un apasionado de la cultura del Antiguo Egipto y autor de varias novelas de éxito sobre la época, vuelve a contactar con los lectores gracias a “El camino de los Dioses”, que ambienta en el siglo I a.C, un momento que “tiene muchas similitudes con nuestro tiempo”.

antonio-cabanas

El escritor Antonio Cabanas. EFE

Fuente: EFE  |  LA VANGUARDIA

Barcelona, 9 dic.- En un encuentro celebrado hoy con periodistas, Cabanas ha explicado que en su nuevo y monumental título aborda el conflicto existente entre las tres grandes civilizaciones clásicas: Egipto -en un momento de decadencia-, Grecia y la Roma emergente.

De la mano de Amosis, el lector que se enfrente a esta historia recorrerá treinta años de la vida de este personaje, desde su infancia en la zona egipcia de la Tebaida, a su paso por Alejandría como comerciante, o su enamoramiento de una mujer equivocada, en un momento en el que Roma empieza a imponerse.

Cabanas, que gracias a su profesión como piloto de aviación ha recorrido los cinco continentes, considera que el siglo I a.C, poco antes del reinado de la famosa Cleopatra, “es un mundo que no nos es desconocido”, a la vez que le ha permitido narrar un episodio de secesión que ocurrió en el Egipto de ese momento, con el pueblo sometido a la dinastía de los Ptolomeos.

A su juicio, hay aspectos de aquel movimiento que hoy son plenamente vigentes porque proceden de sentimientos siempre asociados con el ser humano como “la codicia, el poder del dinero, el ansia por gobernar, la falta de escrúpulos, la traición, la amistad o el amor”.

Antonio Cabanas subraya que aunque se documente profusamente para todas sus novelas lo que quiere es que sus obras “vayan más allá del trasfondo histórico y cuenten sobre los seres humanos”.

“Da un poco igual cuando sucedan, lo que quiero es que estos relatos nos hagan soñar, nos emocionen. Siempre con el máximo de rigor, quiero que el lector aprenda, sin volcarle miles de datos, sino que a través de unos personajes viva esos escenarios, de manera sencilla, y con una cuidada prosa”, precisa.

Además de tratar sobre un momento de secesión, con el que podrían verse unas ciertas concomitancias con el denominado proceso catalán, Antonio Cabanas ha querido adentrarse por la antigua ciudad de Alejandría, un lugar con su faro, sus bibliotecas, sus barrios y “un ambiente muy de la calle, festivo, mediterráneo”.

Asimismo, no ha desaprovechado para homenajear al oficio de los libreros y para mostrar cómo eran los banqueros de la ciudad, con un gran puerto. “El poder del dinero existe desde siempre y las prácticas que se hacían entonces son parecidas a las de ahora”, ha agregado.

En este punto, ha recordado que en aquel momento había banqueros que ofrecían su dinero a un 48 por ciento de interés, aunque, luego tuvieron que bajarlo, a un 24 por ciento.

Sobre la parte del libro que trata del auge de Roma, ha reconocido que aunque este imperio “nos dio muchas cosas, no sale muy bien parado, se muestra su lado sombrío”.

Respecto al título de la obra, “El camino de los Dioses” (Ediciones B), Cabanas señala que el protagonista, Amosis, “siempre despotrica de los dioses del destino y afirma que éste se lo forja cada uno, aunque al final se da cuenta de que es el destino el que ordena todo y el que lleva a lugares insospechados”.

Durante la presentación de su sexta novela sobre Egipto, Cabanas ha comentado que hace más de treinta años pasó una noche él solo dentro de la Gran Pirámide, en una experiencia que supone que en su vida haya “un antes y un después” de ese momento, “una suerte de fascinación”.

En su opinión, cuando uno permanece dentro del lugar nota “el poder del propio monumento, un gran acumulador de energía”, aunque no ha querido ahondar más en ello y ha aseverado que era la primera vez que hablaba de ello públicamente.

9 diciembre 2015 at 10:24 pm Deja un comentario

“En las puertas del infierno antiguo late nuestra cultura”

Entrevista a Fermín Bocos, periodista, autor de “Viaje a las puertas del Infierno”

fermin-bocos

Fuente: LA VANGUARDIA    02/12/2015

Tengo 65 años. Nací en Santander y vivo en Madrid. Soy periodista. Estoy casado con Julia Navarro y tengo tres hijos y dos nietos. ¿Política? Ciudadano ateniense del siglo XXI, sin esclavos. Soy agnóstico. Sin el estudio de las humanidades no entendemos las raíces de nuestra cultura

Ha viajado al infierno?

A los infiernos de la antigüedad, lugares sagrados hace miles de años.

¿Por qué sagrados?

Por temidos y venerados como entradas al Hades, al inframundo, al otro lado, al más allá, en el que vagan los muertos y hablan los dioses.

¿Cómo eran esos lugares?

Solían ser grutas, simas, pozos, grietas que conectan con la oscuridad de la tierra, y en algunos casos con emanaciones de gases…

Quizá psicoactivos.

Sí, por eso había a veces sibilas o profetas que dictaban oráculos, mensajes del otro mundo para orientarnos en este mundo.

¿Por dónde empezó su viaje “infernal”?

Por nuestra Península. Por nuestra boca del Hades más antigua, bajo el monasterio de La Rábida, en Huelva.

¿Ah, sí?

Fue un enclave tartesio que cita Avieno. Allí llegó Ulises, al estuario de los ríos Odiel y Tinto, de rojizas aguas, llamado “laguna del infierno”. Hubo una gruta, boca del infierno…

¿La encontró?

Yo no, pero aquel lugar es especial: en tiempos remotos se celebraron sacrificios humanos en honor de Perséfone, diosa del inframundo, que cada primavera emergía a la superficie con los primeros tallos de trigo.

¿Dónde buscó después?

Hubo en España otra boca del infierno: bajo El Escorial, que Felipe II ordenó edificar para taponarla, dicen. Y allí guardó libros esotéricos y albergó un laboratorio alquímico.

¿Descubrió algo especial?

Que es un lugar granítico, piedra radiactiva que emite gas radón, que puede aturdir. Hay cerca un altar prehistórico de sacrificios…

¿Nos vamos a otro sitio?

A Nápoles, solar predilecto de dioses: allí está el lago Averno y la gruta de Cumas, cuya sibila fue célebre en la antigüedad.

¿Qué me sorprendería del Averno?

Avernus viene del griego Aórnos (“sin aves”), porque las ahuyentaban las emanaciones sulfurosas… Y en las playas de Cumas desembarcó el troyano Eneas –lo canta Virgilio en su Eneida– y acto seguido acudió a consultar a la anciana sibila cumana…

¿Y qué le dijo ella?

Le guió en un descenso a los infiernos, al reino de Plutón, ¡y le confió que fundaría Roma! Y gracias a cierta rama dorada volvió a la superficie… ¡y cumplió su destino!

¿Qué le aportan a usted estas visitas?

Esa región es de las más hermosas del mundo… Belleza y cultura: si luego visito la Capilla Sixtina, ¡entiendo qué pintan ahí esas sibilas que plasmó Miguel Ángel!

Y no todo el mundo lo sabe.

Y por eso abogo por el estudio de las humanidades, el latín y el griego, la historia antigua y religiosa: sólo así accedemos a nuestra cultura literaria y plástica, como a mí me desvela visitar las bocas del infierno antiguo.

¿Y podemos viajar a bocas del Hades todavía más remotas?

¡Claro, vamos a Grecia! En el norte, en el Épiro, está el Necromanteion… Es el oráculo de los muertos, la más antigua boca del infierno.

¿Y qué tal la encontró?

Hoy existe encima un viejo cementerio cercado. Le caí bien al guardián y me dejó entrar. Así pude descender a las entrañas de aquel tétrico lugar…

¿Tétrico?

Sí. Desciendes hasta una penumbrosa cueva a la que también bajó Ulises en busca de noticias de ultratumba. Percibí un olor acre a humedad mezclado con un aroma dulzón que me evocó la sangre de los miles y miles de vacas y carneros allí ritualmente sacrificados desde la edad del bronce…

¿Y aquello les funcionaba?

Iban en ayunas y consumían sustancias alucinógenas, y los sacerdotes les mostraban unas fantasmagorías de sombras y humos y frases ambivalentes… ¡Salías convencido! Y por eso mantuvo prestigio durante siglos…

¿Más que Delfos o Eleusis?

Delfos era el más famoso oráculo de vivos: el paraje sigue siendo dramáticamente espectacular. Eleusis acogió durante siglos los “misterios”, enigmáticos y subterráneos ritos iniciáticos y catárticos, que incluían ingesta de kykéon, papilla de centeno alucinógeno: ¡salías nuevo! Y guardaban el secreto: no conocemos los detalles de los misterios…

¿Se conserva el lugar?

Lo destruyó el godo Alarico en el sigo IV: las estancias subterráneas deben de estar colmatadas, y alrededor se alzan hoy edificaciones modernas… ¡Aquí hay que saber mirar con los ojos de las lecturas y del conocimiento de la historia!

¿Y así mira usted?

¿Acaso hay otro modo de mirar? Así mismo me interné en el cabo Ténaro, la boca del infierno más apartada, en la zona más aislada y salvaje de Grecia…

¿Un fin del mundo antiguo?

Sí. Sus lugareños se tienen por descendientes de los espartanos… Restos de un templo de Apolo, testigos de innumerables naufragios, cubren una oquedad conectada a una sima… ¡Qué poderoso lugar! Allí la tierra y el mar respiran al compás… Merece la pena seguir buscando la puerta del infierno…

3 diciembre 2015 at 1:59 pm Deja un comentario

¿Sabías que ‘trabajo’ proviene del latín y significaría ‘tortura’? Juan Gil explica el origen de esta y otras 299 palabras

¿Quién diría que la palabra ‘trabajo’ tiene su origen en el latín vulgar ‘tripaliare’ y significaría ‘tortura’? ¿Y que el ‘chotis’, el popular baile madrileño, tiene en realidad su origen en el alemán? Juan Gil, catedrático de Filología Latina y miembro de la Real Academia Española, ha dirigido ‘300 historias de palabras’, un libro con el que descubrir el origen de las palabras y los lances y avatares que han sufrido muchas de ellas.

juan-gil

Fuente: Patricia Rodríguez > Madrid  |  Antena 3     25/11/2015

Las palabras encierran una historia que narra su viaje en el tiempo y en el espacio, y el español es especialmente rico en historias de palabras. Nuestra lengua está llena de préstamos del latín, el griego, el árabe, el francés o el inglés, que se han adaptado en su forma y muchas veces también en su significado.

Juan Gil, catedrático de Filología Latina (1971-2006) y miembro de la Real Academia Española, ha dirigido ‘300 historias de palabras’, un libro en el que descubrimos, por ejemplo, que la palabra ‘trabajo’ tiene su origen en el latín vulgar ‘tripaliare’ y significaría ‘tortura’. “Te ganarás la vida con el sudor de tu frente”, bromea Gil en una entrevista en Antena 3.

Explica que pretendía hacer un libro que atrajera a la gente, “que enseñara divirtiendo, que entretuviera y levantara el interés de las personas”, ya que, “la historia de las palabras es en definitiva la historia de España”.

Muchas de ellas tienen un origen singular e inimaginable:

Chotis es el baile popular madrileño que procede del alemán ‘schottisch’, ya que en realidad es un baile de origen alemán que adaptó danzas campesinas escocesas llegadas a territorio germánico. El chotis no se conoció en España hasta que, con el nombre de polca alemana, se bailó en el Palacio Real la noche del 3 de noviembre de 1850.

Chándal procede de la expresión marchand d’ail, ‘vendedor de ajos’, y se refiere al tipo de jersey que llevaban  en el siglo XIX en París, que fue llamado ‘chandail’ y pasó a usarse como prenda deportiva por su comodidad.

Broma es un pequeño molusco marino que perfora la madera y se usó como cosa molesta por la pesadez de los buques atacados de broma.

Esquirol viene del catalán y corresponde a aquellos ciudadanos de la población barcelonesa L’Esquirol que fueron a sustituir en el trabajo a los que se habían puesto en huelga.

No son las únicas de origen curioso, ya que, ¿quién diría que hay una serie de prendas de vestir que toman su nombre de las películas? La ‘rebeca‘ se denomina así por la protagonista de la película de Alfred Hitchcock, Rebeca, y lo mismo ocurre con ‘Pamela‘, el título de una novela de Samuel Richardson. La protagonista se llamaba Pamela y lucía un sombrero grande, que posteriormente se designaría ‘pamela’.

Lo mismo ocurre con Quevedo, ya que tener unos quevedos es tener una gafas extrañas y llamativas, como las que llevaba el famoso escritor.

Gil no descarta que después de ‘300 historias de palabras’ haga un nuevo libro sobre dichos y expresiones en latín y se despide con uno, ‘urbi et orbi’ (‘a la ciudad de Roma y al mundo’).

Descargar un extracto de la obra

26 noviembre 2015 at 6:52 pm Deja un comentario

Cavafis: La poesía como acto mínimo

La obra del griego Cavafis se ha convertido en indispensable para comprender la poesía del pasado siglo y pensar la del siglo XXI. Ahora la editorial Pre-Textos publica su «Poesía completa»

constantino-cavafis

Fuente: Toni Montesinos  |  LA RAZÓN     09/11/2015

La obra poética de Constantino Petrou Cavafis (Alejandría, 1863-1933) es la de un hombre que se convirtió en clásico sin pretender tal cosa. Su legado es exiguo: 154 poemas escritos a lo largo de 47 años, lo cual se hace más complejo al haberse comprobado que algunos de ellos los iría reescribiendo durante veinte años. Exigente consigo mismo hasta el paroxismo, por tanto, C. P. Cavafis habría eliminado sus piezas de juventud y pronto adquiriría la costumbre de escribir y publicar sus composiciones en hojas sueltas, aunque con mimo tipográfico y buen gusto, para, sobre todo, distribuir entre los amigos. Pero la alta literatura se abre paso de cualquier forma, y la crítica griega se haría haciendo eco de la poética de Cavafis, que en 1904 se animó a reunirla, aunque sólo con el propósito de compartirla en su círculo más cercano.

Estamos, pues, ante un poeta que en vida no tuvo ninguna edición significativa hasta que sus amigos, en 1935, es decir, póstumamente, se ocuparon de ello.

En España numerosos escritores y traductores se han acercado a este poeta misterioso, sensual, cosmopolita a raíz de toda su vida pasada en una Alejandría exótica y bulliciosa. A las versiones de poetas como José María Álvarez, preparada entre El Cairo y Alejandría en 1976, se le sumaría la de Ramón Irigoyen, en 1994, entre otras, y ahora hace lo propio Juan Manuel Macías (poeta, helenista y traductor, que recibió en el año 2013 un premio por parte de la Sociedad Griega de Traductores de Literatura). Así, se trata de una garantía desde el punto de vista literario y profesional, que está enmarcada en una exquisita edición que además cuenta con un epílogo de Vicente Fernández González (traductor y estudioso de la obra de Cavafis; Premio Nacional de Traducción dos veces), que completa lo dicho por Macías en el prólogo al respecto de un Cavafis al que llama «poeta secreto», pues, para él, «como pudo serlo también para los poetas griegos arcaicos, el parnaso de la poesía consistía, sobre todo, en un acto de intimidad».

El propio Cavafis se reconocía como «poeta histórico» –por algo era un experto en las épocas del reino macedonio y en la del Imperio romano y bizantino–, y aquí están los poemas del llamado «canon» cavafiano, junto con tres poemas en prosa inéditos. La edición tiene el aliciente de contar con comentarios de cada poema, para contextualizar las referencias «a personajes y hechos históricos de los que Cavafis se vale para urdir su particular mitología», al decir de Macías. Éste, que por cierto acaba de publicar el libro de prosas y ensayos «Sucede en la voz de otros» (editorial La Isla de Siltolá), es el artífice, pues, de una nueva manera de aproximarse a un poeta que elevó su arte a lo más privado, con una minuciosidad y entrega que han tenido la recompensa de la posteridad más respetuosa y refinada.

9 noviembre 2015 at 8:22 pm Deja un comentario

I Certamen Nacional de Relato Histórico ‘La Olmeda’ en Palencia

La Diputación de Palencia ha convocado el I Certamen Nacional de Relato Histórico ‘La Olmeda’ para fomentar el conocimiento de el yacimiento arqueológico de esta Villa Romana y despertar el gusto por la Antigüedad Clásica.

certamen-relato-historico-la-olmeda

Cartel del Certamen de Relato Histórico Villa de la Olmeda. Foto: DIPUTACIÓN DE PALENCIA

Fuente: EUROPA PRESS  |  20minutos.es     08/11/2015

Este concurso busca premiar “los mejores trabajos literarios” que fomenten el conocimiento de la Villa Romana La Olmeda a través del relato histórico, al tiempo que se busca “favorecer la educación de la cultura clásica en la sociedad actual”, según ha informado esta Institución Provincial en un comunicado recogido por Europa Press.

Asimismo, esta iniciativa tiene como objetivo desarrollar “capacidades de expresión y comunicación” que profundicen en la “adquisición de lenguajes por medio de la escritura”, que impulsen la valoración del patrimonio cultural de la provincia de Palencia a través de la Villa Romana La Olmeda, y el “respeto por el legado cultural grecolatino”.

Para este certamen se han establecido las modalidades de mitología griega y romana, y la de vida y sociedad griega y romana. El argumento de los relatos estará ambientando en la Antigüedad Clásica, es decir, “todas aquellas culturas y marcos geográficos en relación con la Grecia y la Roma Antigua”. Podrán participar todos los interesados desde los 12 años de edad, con residencia en España acreditada.

El concurso está dirigido a cualquier persona, mayor de doce años y residente en España, que podrán inscribirse desde este lunes, 9 de noviembre, y hasta el próximo 9 de diciembre. Los formularios de inscripción pueden consultarse en la página web de la Villa Romana La Olmeda y en la página web de la Diputación de Palencia. Los trabajos definitivos se podrán entregar desde el 18 de diciembre de 2015 hasta el 5 de Febrero de 2016 a las 23.30 horas.

Se concederán premios al Mejor Relato Histórico de Ficción y Premio especial a la Idea Creativa más original, dotados de un viaje cultural por la provincia de Palencia; a la Mejor Adaptación Histórica de no Ficción y Premio especial a la Mejor Difusión de la Olmeda, con un diploma, y Premio Especial al Mejor Relato Joven para estudiantes desde 12 años, dotado de un lote de libros.

8 noviembre 2015 at 7:09 pm Deja un comentario

“Las atrocidades de hoy son dignas del imperio romano”, dice Simon Scarrow

El ganador del III Premio Barcino de novela histórica recoge hoy el galardón

simon-scarrow

El novelista Simon Scarrow, ganador del III Premio Barcino, retratado ayer en Barcelona. / QUIQUE GARCÍA (EFE)

Fuente: JACINTO ANTÓN > Barcelona  |  EL PAÍS    05/11/2015

El escritor británico Simon Scarrow (1962), flamante ganador de la tercera edición del Premio Barcino de novela histórica y autor de una de las mejores series de romanos de todos los tiempos, la que protagonizan Cato y su amigo Macro bajo las águilas en tiempos de Claudio, sigue teniendo recio aspecto de legionario de confianza, de esos que desataban el infierno en los bosques de Germania bajo las órdenes del general Maximus. Y eso que ya no se ejercita, según me dijo ayer, con la balista, ni hace la instrucción con los frates de la reconstrucción histórica. Conserva, eso sí, su lorica musculata,la coraza con chocolatines de los tribunos y legados. Lo que le ha cambiado sobre todo, explica, es el carácter. Se ha vuelto —como su personaje Cato— menos idealista, menos flexible, más intransigente con las cosas que no le gustan, como, por ejemplo, dijo, David Cameron, al que le gustaría hacer morir “de manera horrible” en alguno de sus libros (en los que generalmente todo el mundo muere así), lo que sería una buena “venganza de los cerdos” (en referencia al Piggate y los actos de zoofilia del primer ministro en sus juergas estudiantiles). La edad, aduce, y un divorcio, lo han agriado un poco.

Ha llegado Scarrow a Barcelona, ciudad que conoce bien y que una vez, por Sant Jordi, incluso recorrió escoltado por un grupo de legionarios, para recoger el Barcino (esta tarde en el Saló de Cent del Ayuntamiento) y en feliz coincidencia con la aparición en España de la entrega 13 de su serie, Hermanos de sangre (Edhasa). En realidad, Scarrow ya está a punto de publicar en Gran Bretaña su siguiente título, el 14 º, y asegura que ya tiene contratados dos más y que proyecta llegar a los 25. Y eso que inicialmente su editor pensaba en 3, su agente en 5 y él mismo en 10. Cosas del éxito.

Explicó ayer Scarrow que había planeado matar al final a los camaradas Cato y Macro en el año 69, el tan tumultuoso de los cuatro emperadores (Galba, Otón, Vitelio y Vespasiano: véase Suetonio), haciéndolos enfrentarse el uno con el otro. Los lectores se opusieron vehemente a ello así que ha decidido dejarlos retirarse tranquilamente del ejército y montar una bodega en un sitio relajado como… Pompeya. En fin, ya veremos, que hay aún mucha novela por escribir. Es divertido porque en todo caso allí coincidirían a lo mejor con otro personaje romano cuyo final ha planificado también en la alegre villa del Vesubio otra novelista (asimismo de Edhasa y ganadora también, en su primera edición, del Barcino: Lindsey Davis): Marco Didio Falco.

A Davis (que se había enfadado mucho con él por bromear en una novela con su personaje) se refirió ayer Scarrow: “Hemos superado diferencias. Ahora somos amigos. Nunca pretendí ofenderla. Es una mujer muy inteligente y brillante, no tengo sino gratitud hacia ella: abrió el mercado para todos nosotros. Fue la primera en escribir de romanos desde el punto de vista de un personaje ordinario, un romano de la calle”.

Las novelas de Scarrow han aumentando en violencia. La última, Cuervos sangrientos —trasposición al limes de Britania de El corazón de las tinieblas, con un siniestro jefe de caballería llamado Quercus (Kurtz), era un literal baño de hemoglobina. El autor admite esa escalada, lo que achaca también a la edad, Añade que las guerras tienen eso y que basta con ver lo que hacen los bárbaros actuales que son los militantes de Estado Islámico. Reflexionó no obstante que las atrocidades bélicas de EE UU son dignas del Imperio romano. Y en ese sentido señaló que decapitar o dirigir con un dron la destrucción de un pueblo en Afganistán no son cosas tan diferentes. “Las legiones romanas también mataban en nombre de la civilización”

Scarrow recordó ayer que además de novelas romanas ha escrito de otras épocas. Como del sitio de Malta por los turcos en La espada y la cimitarra, en la que aparecía un personaje catalán llamado Mas, que era muy tozudo. El novelista agradeció a su editor español Daniel Fernández haberle introducido en nuestra historia y nuestra política. De la actualidad soberanista mostró una comprensión similar a la de Julio César con los eburones y calificó al procés, como al independentismo escocés, de “dificultades regionales” y “patriotismo parroquiano”.

Recientemente ha escrito una novela ambientada en Grecia en la II Guerra Mundial en la que los alemanes no salen bien parados, cosa que agradecerán mucho los griegos y, apuntó con sorna, los poseedores de un Volkswagen.

Scarrow prepara otra serie, ambientada en el siglo III, pero no quiere dar detalles porque ya una vez le levantó el tema (la marina romana) otro escritor. “Hay menos honorabilidad entre autores que entre ladrones”, sentenció.

Fragmentos de ‘Hermanos de sangre’

Macro blandió la espada sobre el brazo del lancero desgarrando carne y músculo y cortándolo por completo. Siguió corriendo, sabiendo que el miembro cortado se agitaba bajo su bota.

—¿Paz? —Caractaco escupió la palabra—. Habéis convertido nuestros pueblos y ciudades en un erial, y habéis sembrado las ruinas con los cadáveres de nuestra gente, ¿y a eso le llamáis paz?

—Un druida —dijo Cato—. Mierda.

El borde del hacha del guerrero brigante se estampó en el cráneo del legionario, reventándole las órbitas de los ojos y el puente de la nariz.

5 noviembre 2015 at 2:37 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

National Geographic Historia-1

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

febrero 2016
M T W T F S S
« Jan    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  

Archivos

RSS Blogs en Χείρων·Chiron

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.346 seguidores