Posts filed under ‘cultura clásica’

La Victoria de Samotracia despierta en color de su sueño más largo

  • El Louvre detalla en una muestra las últimas restauraciones de la pieza
  • El proceso ha revelado detalles desconocidos del color original
  • Podrá visitarse entre este jueves 5 de marzo y el 15 de junio

traslado-victoria-samotracia

Traslado de la Victoria de Samotracia a la sala de las siete chimeneas, antes de su restauración | Antoine Mongodin

Fuente: JUANMA CUÉLLAR   |  RTVE     05/03/2015

Las alas de mármol de la Victoria de Samotracia vuelven a deslumbrar a los visitantes del Louvre desde que lo hicieran por última vez en julio de 2014, tras un año de restauración. Tallada en el siglo II antes de nuestra era, rindió pleitesía a los grandes dioses helenos desde la Samotracia griega por las victorias navales de sus patrocinadores.

El paso del tiempo la enterró y la despedazó hasta que en 1863 el arqueólogo francés Charles Champoiseau la descubrió en el santuario de la isla del mismo nombre, al norte del mar Egeo.

Desde entonces, varias restauraciones han despertado a la diosa alada que palpita en estos dos metros y medio de mármol ingrávido y perfecto. La cuarta y última, iniciada en 2013, ha sido la más profunda, y el Museo del Louvre muestra, entre este jueves 5 de marzo y el 15 de junio, el desarrollo de todas ellas en la exposición La Victoria de Samotracia, redescubrir una obra maestra.

victoria-samotracia-restauracion-1883

La Victoria de Samotracia después de su segunda restauración en 1883

Una diosa en color

La muestra detallará a los visitantes las peripecias de la Victoria desde su hallazgo en el Santuario de los Dioses en la isla de Samotracia, y cómo sobrevivió a los avatares de los siglos XIX y XX. También se mostrará al público por primera vez fragmentos del ala y del brazo derechos, que han permanecido preservados por el museo hasta ahora. Pero no solo eso. Esta última intervención ha revelado detalles como la naturaleza del color y las tintas que teñían originalmente el mármol de la escultura, conclusiones minuciosamente reflejadas en la documentación expuesta.

La mujer alada reposa sobre una base de mármol gris que emula la proa de un navío. La altura del conjunto en su emplazamiento de origen se estima en unos cinco metros -actualmente es de 5,7 m- , y en la exposición es posible contemplar una figura similar en monedas griegas acuñadas por Demetrio Poliorcetes, un tetradrecma datado entre los años 301 y 292 antes de Cristo.

victoria-samotracia-restaurada

Unos operarios elevan la estatua de la Victoria de Samotracia ya restaurada en el proceso de colocación en su lugar en una de las escaleras magnas del Museo del Louvre, la escalera Daru. © 2014 Musée du Louvre / Antoine Mongodin

Cuatro millones

La restauración ha permitido recolocar en su lugar trece fragmentos de los 30 conservados en el museo. Niké, su nombre griego, ha recuperado una mecha de su moño y tres plumas de su ala izquierda para seguir reinando en el Louvre junto con La Gioconda y La Venus de Milo.

La operación ha costado cuatro millones de euros (5,4 millones de dólares), uno de ellos reunido gracias a 6.700 donantes y el resto por grandes mecenas franceses y extranjeros.

Desde que Champoiseu devolvió al aire, hace ya siglo y medio, la alada Victoria de Samotracia ha fascinado a artistas y a estudiosos del arte clásico griego. La perfección de sus formas la ha convertido en icono y símbolo, inspirando émulos como la Victoria realizada por el artista Yves Klein en 1962 que conserva el Museo Reina Sofía, una diosa de un azul profundo, quizás parecido al que lució hace dos mil años.

5 marzo 2015 at 6:44 pm Deja un comentario

Obras comentadas: Atalanta y Meleagro cazando el jabalí de Calidonia de Rubens

Teresa Posada, conservadora del Departamento de Pintura Flamenca y de las Escuelas del Norte, comenta la obra Atalanta y Meleagro cazando el jabalí de Calidonia de Pedro Pablo Rubens

 

 

5 marzo 2015 at 12:01 pm Deja un comentario

La mano perdida de la Victoria de Samotracia

5 marzo 2015 at 12:15 am Deja un comentario

El ICAC buscará rastros en Tarragona de la guerra entre César y Pompeyo

El Instituto Catalán de Arqueología Clásica (ICAC) buscará rastros en L’Espluga del Fracolí (Tarragona) de las guerras civiles entre César y Pompeyo, y en concreto de la batalla de Ilerda, informa el Museo de la Vida Rural de la Fundación Carulla

firma-convenio-ICAC-Museo-Vida-Rural

El director del Museo de la Vida Rural (izquierda), Ramon Rosich, y el director del ICAC, Joan Gómez Pallarès, durante la firma del convenio el pasado día 2. Foto: Museo de la Vida Rural, vía ICAC

Fuente: EFE |  ABC        04/03/2015

El ICAC y el Museo de la Vida Rural han firmado un convenio que permitirá investigar un área de l’Espluga dónde se hallaron restos de armamento de época romana.

Es plausible que estén vinculados con las guerras civiles entre César y Pompeyo, en concreto con la célebre batalla de Ilerda (año 49 antes de Cristo).

La primera excavación se hará tras el verano con el objetivo de documentar este yacimiento y contribuir a llenar el vacío de la investigación sobre las guerras romanas en Cataluña.

Terminada la prospección arqueológica, se hará el estudio de materiales y la redacción de la correspondiente memoria y se valorará la continuidad de los trabajos con nuevas campañas anuales y actividades de difusión.

El convenio se enmarca en los proyectos de investigación “Testigos arqueológicos de la Segunda Guerra Púnica en el Camp de Tarragona” y “Guerra y conflicto en el noreste de la Península Ibérica en época romano-republicana (siglos III-I aC)”.

Ambos proyectos los dirigen los doctores Jordi López (ICAC) y Jaume Noguera, del Departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología Clásica de la Universidad de Barcelona (UB).

Otra campaña de los mismos investigadores ya descubrió a finales de diciembre un gran foso ibérico de más de 2.200 años de antigüedad que defendía la antigua ciudad de El Vilar de Valls, bajo el actual municipio de Valls (Tarragona).

Este asentamiento localizado en Valls podría haber sido destruido por los romanos durante la Segunda Guerra Púnica (218-202 a. C.), que enfrentó a Roma y Cartago por la hegemonía del Mediterráneo.

Según los historiadores, durante aquella guerra, las comarcas meridionales de la actual Cataluña constituyeron uno de los espacios de operaciones más importantes del conflicto bélico.

4 marzo 2015 at 8:12 pm Deja un comentario

Las gradas y el vomitorio del Teatro Romano de Cádiz serán visitables

El espacio gaditano se incluirá en la ruta de recintos similares andaluces

teatro-romano-cadiz

Obras en el Teatro romano de Cádiz. / EDUARDO RUIZ

Fuente: PEDRO ESPINOSA  |  EL PAÍS     03/03/2015

El Teatro Romano de Cádiz, considerado el segundo más grande del mundo, sólo superado por el Pompeyo de Roma, está a punto a reabrir sus puertas tras cinco años de obras. El principal monumento de la capital gaditana, con 100.000 visitas anuales, podrá ser recorrido desde un centro de interpretación y también desde su interior, por la base de sus gradas y uno de sus vomitorios, gracias a los últimos trabajos encargados por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte. La Junta de Andalucía tiene intención de incluir el gaditano en su ruta de teatros romanos de Andalucía que actualmente suma a Itálica (Sevilla), Baelo Claudia (Tarifa, Cádiz) y el de Málaga.

El Teatro Romano de Cádiz, a pesar de su enorme importancia, no fue descubierto hasta 1980 cuando fue hallado, casi de casualidad, tras el incendio de unos almacenes. Para poder destaparlo se aprovechó un solar del barrio del Pópulo, donde aparecieron las gradas y parte de los pasillos interiores. Sin embargo, la mayoría del monumento permanecía oculto bajo las casas y una guardería. Las excavaciones realizadas en los últimos años han permitido llegar hasta el escenario. Esos trabajos se realizaron en paralelo a las visitas de turistas que convirtieron el teatro gaditano es uno de los referentes de la ciudad. Sin embargo, en 2010 los técnicos advirtieron de que era incompatible continuar las visitas y seguir las excavaciones, que, en ese momento, afectaban a los bajos de los edificios colindantes. La Junta optó por cerrar el monumento, aunque la reapertura se esperaba en pocos meses. Han pasado cinco años y sigue sin abrir.

Ahora, tras estos años de problemas con las empresas contratadas y falta de financiación, hay dinero para terminar un centro de interpretación colindante, que tendrá entrada en el corazón del Pópulo, la calle Mesón. Este centro ya está construido y sólo falta que llegue el material museográfico, que se compondrá de paneles, fotografías, restos arqueológicos, maquetas y un audiovisual que explicará la importancia de este edificio encargado por Lucio Balbo El Menor, en el siglo I antes de Cristo. Las seis salas de este inmueble explicarán a los visitantes las dimensiones del teatro, su uso en la antigua Roma y su relación con otros monumentos similares en otras ciudades.

Lo más importante es que la Junta, tras plantearse incluir un mirador hacia el teatro como única vía de contacto con el edificio, finalmente ha encontrado financiación para conectar el centro de recepción de visitantes con el inmueble histórico. De esta manera se podrá tocar y pisar la base de las gradas y parte de los vomitorios. Todo esto mientras se asientan las últimas excavaciones, que han llegado hasta la primera fila de las gradas (inma cavea), donde se sentaban las clases más importantes de la ciudad, y parte del escenario (la orquestra). El consejero Luciano Alonso cree que, en un futuro próximo, “cuando acaben los trabajos de consolidación”, ese escenario podrá acoger funciones como las que están asumiendo los teatros de Itálica, Baelo o Málaga. Antes, en los próximos tres meses, está previsto que abra el centro de interpretación y se organicen las primeras visitas.

El Ayuntamiento de Cádiz (PP), comerciantes y empresarios hoteleros venían reclamando a la Junta celeridad para que, aunque no terminara los trabajos de excavación, sí habilitara una zona visitable para evitar que los turistas pasaran de largo por el barrio sin conocer el interior de uno de sus mayores valores históricos. El centro de interpretación pretende servir también para revitalizar la economía del barrio del Pópulo con el paso de turistas.

3 marzo 2015 at 7:11 pm Deja un comentario

“Sexo, desnudo y erotismo”, nueva muestra en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida

El Museo Nacional de Arte Romano de Mérida inaugura una nueva exposición sobre la sexualidad en la época de Emérita Augusta

MNAR-expo

Fuente: Alberto Santacruz – EFE  |  LA VANGUARDIA     03/03/2015
Foto: Canal Extremadura

Aunque algo hay de cierto en el desenfreno en torno al sexo en la Antigüedad, el hecho es que en el periodo grecorromano muchas asociaciones dadas al ámbito sexual nada tenían que ver con el erotismo. De hecho, la imagen de una mujer desnuda no era muy apropiada y el pene guardaba relación con un poder mágico.

Adentrarse en la sexualidad dentro del contexto grecorromano y, muy en particular, en el de la ciudad romana de Augusta Emérita -la actual Mérida- es la clave y el motivo de la exposición temporal que hoy ha abierto sus puertas en el Museo Nacional de Arte Romano.

Bajo el sugerente título “Sexo, desnudo y erotismo”, esta muestra repasa sin ropaje alguno el carácter mágico del atributo sexual, la imagen desnuda y su significado, las relaciones sexuales entre dioses y el sexo entre hombres.

Con solo una treintena de piezas, todas ellas procedentes de los almacenes del museo y del Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida, la exposición logra “excitar” la curiosidad del visitante, pues el sexo siempre ha sido atractivo y, en el caso de la época a la que se hace referencia, es bastante desconocido.

De hecho, en el plano de la religión tradicional grecorromana, el sexo tenía un papel importante. Las relaciones sexuales entre los dioses, y también entre estos y los humanos, eran frecuentes, y a veces incluso escandalosas, como así lo reflejan los paneles informativos y las piezas expuestas.

A juicio del comisario de la muestra, Rafael Sabio, este fue uno de los argumentos esgrimidos por los cristianos para atacar la religión pagana.

La importancia del sexo en el mundo clásico está representada por su propia divinidad del amor: la Afrodita griega, la Venus romana, que está presente en una escultura de mármol en la que muestra su pubis pero tapa su pecho.

También puede contemplarse una estatua de bronce de Hermafrodita -toma el nombre de su padre Hermes y su madre Afrodita-, que aparece con pechos y pene.

Resulta curioso, aunque no extraño pues ocurre actualmente, que el sexo en la Antigüedad ofrecía puntos de vista muy diferentes. Del conyugal (el privado o el íntimo) apenas quedan testimonios a excepción de las manifestaciones de amor. De las relaciones extraconyugales, cuya máxima expresión es la prostitución, hay soportes para dar y vender.

De hecho, se expone por primera vez un hallazgo reciente en la ciudad de Mérida. Una lápida de mármol con la representación de una mujer adulta “susceptible de ser interpretada como una prostituta de lujo”.

La muestra ofrece graffitis, lámparas y objetos ornamentales de temática variada, desde la zoofilia -entendida como relaciones entre dioses que encarnan animales mitológicos- al coito anal.

Y como si del ‘Papus’ se tratara, aquella mítica revista erótica de sello nacional, en la Antigüedad también había un cultura sexual socarrona o humorística. Si en Pompeya se han hallado graffitis en este sentido, en Mérida fue localizada -que también se expone- una inscripción con alusión a una felación sobre un fragmento de papel.

Frente al tabú que suponía la imagen desnuda del cuerpo humano en las religiones de sesgo judeocristiano, en la época clásica existía “cierta permisividad al respecto, pero no tanta como suele suponerse”.

La imagen desnuda, en opinión de Sabio, era más patente entre el varón y se consideraba “inapropiada” para la mujer dentro del ámbito más tradicional. Tal es así que el desnudo, al margen de su carácter mágico o erótico, era entendido en muchas ocasiones como “algo circunstancial o simplemente ornamental”.

Por contra, el desnudo femenino era “más raro” y la imagen de unos pechos descubiertos solo se justificaba en casos muy concretos.

Volviendo al hombre, su pene o falo fue un símbolo asociado a dos poderes mágicos: la protección ante los males y la llegada de buenos augurios.

De hecho, la exposición arranca con varios falos elaborados sobre diferentes soportes, bien protegiendo la esquina de una construcción -un guardacantos con un pene en diagonal- o dando carácter ornamental a un posible jardín -una herma o pilar en la que aislado bajo el busto de un varón figura un órgano sexual masculino-.

Amuletos fálicos, un sonajero que esconde la forma de un pene para proteger al niño que lo porte y falos representados en mangos y apliques cerámicos son otras de las piezas que se exhiben… sin pudor alguno.

3 marzo 2015 at 6:45 pm Deja un comentario

Cuando en la Ilíada se decía «tetilla» y no «pecho»

La epopeya griega escrita por Homero, una referencia constante en la literatura, posee tantas versiones como traducciones se han realizado

iliada

Fuente: Óscar Martínez, traductor de la «Ilíada»  |  LA RAZÓN

Aislada en el tiempo dentro de su propia calidad literaria, la «Ilíada» trae los ecos de un pasado en el que ejércitos de héroes combatieron en torno a una ciudad cuya destrucción estaba fijada de antemano. Con su «Ilíada» Homero fraguó una historia imperecedera sobre la que los antiguos griegos volvieron una y otra vez para modelar su espíritu y configurar de ahí en adelante todo un sentido de humanidad en Occidente. A través de los siglos hemos tornado la mirada hacia la obra homérica, guiados en buena medida por sus traductores. Es sabido que cuando la literatura latina dio sus primeros pasos lo hizo a través de la traducción de la «Odisea» realizada por el gramático de procedencia griega Livio Andrónico. La «Odusia» de Andrónico constituyó, pues, el primer peldaño hacia una de las cumbres de la literatura universal: la «Eneida» de Virgilio, que tanto temática como formalmente bebía explícitamente de Homero.

Como contrapartida, Virgilio supo mantener vivo el fuego homérico cuando se perdió de vista la noción de la lengua griega: todo el conocimiento que tenía Dante acerca de Homero cuando lo presentó como «poeta sovrano» en el primer círculo del Infierno se lo debía a Virgilio, ya que el autor de La «Divina comedia» nunca pudo leer a Homero. Petrarca, en cambio, aunque poseía una copia manuscrita de la «Ilíada», se confesaba sordo ante sus palabras al no saber griego. Fue la necesidad de leer al viejo aedo lo que dio lugar a la primera traducción europea de la «Ilíada»: en ello Boccaccio resultó decisivo, pues consiguió como traductor a un tosco monje calabrés llamado Leonzio Pilato que se hacía pasar por griego: hacia el año 1365 los humanistas italianos ya contaban con una traducción en latín –la primera de muchas– con que volver a leer a Homero.

Homero, una presencia constante

Gracias a estas traducciones latinas comenzaron a aparecer las primeras versiones homéricas en las lenguas nacionales (hacia el 1450 apareció en España la «Ilíada en romance» atribuida al hijo del Marqués de Santillana); desde entonces, la presencia de Homero fue constante en las literaturas europeas. En este sentido, George Steiner señala que el mito «natural» de los británicos, el artúrico, acabó cediendo su puesto al imaginario homérico: Chaucer, por ejemplo, abordó la temática troyana en «Troilo y Criseida» hacia 1385, y luego Shakespeare repitió título y temática en 1602: ¿tuvo Shakespeare alguna vez ante sus ojos la «Ilíada» traducida por Chapman (1598), su rival en la composición de sonetos?

Es preciso señalar que no todas las épocas fueron favorables a Homero. La consolidación de una estética neoclásica redundó en la pérdida de favor de sus poemas. Los literatos del momento pasaron a considerar a Homero (por extensión a todos los poetas antiguos) un autor de pésimo gusto: se trata de la famosa «Querella entre los modernos y los antiguos» en la que participaron escritores como Racine, de parte de los antiguos, y los hermanos Perrault o Voltaire por los modernos. Sin duda, en la «Ilíada» existen numerosos pasajes capaces de perturbar la sensibilidad neoclásica: que un rey pudiera disfrutar de un banquete a base de animales de corral trinchados por él mismo o que un héroe tropezara sobre una montaña de estiércol no eran precisamente cualidades versallescas. De esta manera, en España el traductor José Hermosilla se vio obligado a hacer estas aclaraciones a propósito de su traslado de la «Ilíada» (1831): «En general en todo el poema, donde se dice ‘‘tetilla’’, ‘‘ombligo’’, ‘‘nalga’’, ‘‘la vejiga’’, ‘‘las partes pudendas’’, he empleado los nombres de ‘‘pecho’’, ‘‘costado’’, ‘‘cuerpo’’, ‘‘vientre’’, ‘‘ijar’’, u otro equivalente. Porque si bien los términos griegos son más exactos, anatómicamente hablando, sus correspondientes son para nosotros menos poéticos».

La rebeldía de los héroes

Con el cambio de centuria, el mundo heroico de Homero cobró un nuevo sentido: sus héroes evocaban la rebeldía contra lo estático y lo vulgar en pos de unos valores superiores como la fuerza o el coraje. Es la época en que Joyce alcanzaba con su «Ulises» (1922) una de las cumbres de la literatura en lengua inglesa, mientras que en España Machado declaraba en sus «Proverbios y cantares» que en su infancia soñaba con los héroes de la «Ilíada». La nostalgia del héroe épico también se hacía sentir en la definición del esperpento que Valle Inclán plasmó en «Luces de bohemia». Por su lado, Baroja reproducía punto por punto en su «Zalacaín» (1909) la escena de despedida entre Héctor y Andrómaca del canto VI de la «Ilíada», y no es improbable que su inspiración procediera de la «Ilíada» (1908) de Luis Segalá, de marcados acentos modernista.

En cada época la obra homérica adopta su significado. El poeta portugués Manuel António Pina sostiene que tal vez la «Ilíada» no sea sólo un libro, sino la propia idea de la literatura y que todos los demás libros reescriben incesantemente algún verso suyo. El hecho es que en el siglo XXI la epopeya homérica mantiene intacta su capacidad de conmover y perturbar con su vigor expresivo: resaltar el carácter eminentemente narrativo de la «Ilíada» y verter en toda su fiereza la potencia de sus imágenes y su léxico es lo que hemos pretendido al presentar una traducción para el siglo XXI. Continuar leyendo la «Ilíada» a través de nuevas traducciones es una forma de ocupar el puesto que nos corresponde en el proceso de transmisión de toda una forma de humanismo y de cultura.

2 marzo 2015 at 9:07 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

FriendFeed

View my FriendFeed

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

marzo 2015
L M X J V S D
« feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
adultfreindfinder contadores para web Noticias sites

Archivos

RSS Elementos compartidos

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.884 seguidores