Posts filed under ‘cultura clásica’

Así comían los romanos

Una exposición en el Museo del Ara Pacis de Roma explora el complejo sistema de la alimentación romana a través de piezas arqueológicas excepcionales, tecnología multimedia y reconstrucciones

alimentar_el_imperio_historias_alimentarias_de_roma_a_pompeya

Fuente: NATIONAL GEOGRAPHIC

En El Satiricón de Petronio, el liberto Trimalción se muestra desolado en un banquete porque “toda una criatura humana es nada” cuando muere y por ello propone vivir “mientras nos sea posible disfrutar”. La reflexión sobre la muerte en el apogeo de la vida constituye aquí una invitación al carpe diem. En tiempos antiguos, los romanos eran sobre todo vegetarianos, hasta el extremo que fueron descritos por Plauto como “comedores de hierbas”, pero ya en época imperial consumieron productos procedentes de todos los rincones del mundo, a pesar de que “la vida del pueblo romano cada día está expuesta a la incertidumbre del mar y de las tempestades”, en palabras de Tácito.

alimentar_el_imperio_historias_alimentarias_de_roma_a_pompeya_2

El aceite fue utilizado en la alimentación, pero también en la iluminación, calefacción, cosmética, medicina y en los oficios artesanales. El aceite italiano era muy apreciado por los sibaritas en las comidas. Sin embargo, la colina de Testaccio en Roma, formada artificialmente con los fragmentos de las ánforas, “evidencia una cantidad masiva de aceite proveniente de la Bética, la actual Andalucía”, según explican Claudio Parisi y Orietta Rossini, coordinadores de la muestra Alimentar el Imperio. Historias alimentarias de Roma a Pompeya, que se puede visitar en el Museo del Ara Pacis de Roma desde el 2 de julio hasta el 15 de noviembre de 2015.

alimentar_el_imperio_historias_alimentarias_de_roma_a_pompeya_3

Vino de la Tarraconense y «garum» de Cádiz

Hispania suministraba otros productos de calidad al centro del Imperio romano, por ejemplo vino de la Tarraconense y el célebre garum procedente de Cádiz, pues el Atlántico era particularmente rico en esta variedad de pescado. El garum era una salsa a base de pescado, salada y macerada largamente al sol, muy usada y apreciada en la cocina romana para realzar el sabor, a pesar de que “su olor era notoriamente pésimo, tanto que Marcial bromea a las espaldas de un amigo capaz de frecuentar mujeres amantes del garum“, comentan los coordinadores de la muestra en un texto.

alimentar_el_imperio_historias_alimentarias_de_roma_a_pompeya_4

La exposición plantea las siguientes preguntas: ¿qué comían y cómo comían los antiguos romanos? ¿Cómo transportaron tantas toneladas de víveres desde los lugares más recónditos de la tierra? ¿Cómo trasladaron estos alimentos por el Tíber hasta el corazón de la ciudad? ¿Y cómo los conservaron durante todo el año? La muestra explora esta primera globalización del consumo en la historia, caracterizada por una deslocalización productiva de los bienes primarios. Reúne préstamos importantes de Pompeya, Herculano y Oplontis, además se puede contemplar el Tesoro Moregine, un juego de plata completo, que regresa a Italia después de cinco años de exposición en el Metropolitan Museum de Nueva York.

alimentar_el_imperio_historias_alimentarias_de_roma_a_pompeya_5

2 julio 2015 at 5:43 pm Deja un comentario

Los imprescindibles de Mérida

Ana Belén en el papel de Medea abre el festival de teatro que comienza este miércoles

ana-belen-medea

Ana Belén en ‘Medea’, obra dirigida por José Carlos Plaza. / JERO MORALES

Fuente: R. H. B.  | EL PAÍS   01/07/2015

Comienzan las noches de teatro clásico en Mérida. La luna llena de este miércoles, 1 de julio, iluminará el escenario emeritense que volverá a pisar Ana Belén en el papel de Medea, uno de los hitos de esta 61ª edición del Festival Internacional del Teatro Clásico de Mérida. Los 3.000 espectadores que se sentarán las próximas cinco noches en las gradas verán el montaje dirigido por José Carlos Plaza, que junto a la actriz madrileña culmina una trilogía de mujeres: Fedra, representada en 2007, y Electra en 2012. El texto lo firma el escritor y dramaturgo Vicente Molina Foix y se podrá ver hasta el domingo 5 de julio. Esta Medea abre el telón de Mérida que se bajará el 27 de agosto, pero no será la única. El 15 de julio Aitana Sánchez-Gijón encarnará a la Medea de Séneca bajo las órdenes de Andrés Lima.

El relevo lo toma otro estreno absoluto Sócrates. Juicio y muerte de un ciudadano, de Mario Gas. José María Pou dará vida del 8 al 15 de julio al filósofo ateniense condenado a muerte por denunciar la corrupción y la superstición.

Otro texto griego ocupará la escena de este teatro romano, la adaptación de Alfredo Sanzol de Edipo rey. Del 29 de julio al 9 de agosto llegará uno de los momentos más esperados, Juan Echanove se estrena como director en la capital extremeña con La asamblea de las mujeres, de Aristófanes, liderada por Lolita, que también debuta en este festival y estará acompañada, entre otras, por María Galiana y Pastora Vega.

La erótica del poder y el poder de la erótica de César & Cleopatra ocuparán del 22 al 16 de julio el escenario con 2.000 años de historia. Una dramaturgia de Emilio Hernández dirigida por Magüi Mira, con Ángela Molina y Emilio Gutiérrez Caba en escena.

La última representación será la producción extremeña El cerco de Numancia, de Miguel de Cervantes, en versión de Florián Recio bajo la dirección de Paco Carrillo.

No solo en el teatro romano vive Mérida, el templo de Diana también será lugar de representaciones de la parte Off del festival. Allí se podrán ver Mujeres de Roma y Andrómaca. El foro será el espacio de proyecciones de películas con temática más o menos clásica como Ágora, de Alejandro Amenábar el 6 de julio; Poderosa Afrodita de Woody Allen, el 13 de julio, y Caravana de Mujeres, de William A. Wellman el 17 de agosto.

El homenaje en las calles de Mérida será para las musas. Durante los días 4, 11, 18 y 25 de julio; y 1, 8, 15, 22 y 27 de agosto, tomarán la ciudad en un pasacalles dedicado a estas divinidades que inspiran a los creadores que tendrán su protagonismo en las veraniegas noches extremeñas.

Más información

1 julio 2015 at 8:16 pm Deja un comentario

Localizan en el yacimiento de Cástulo una joya de cristal grabado con un Erote perteneciente al siglo I

Los arqueólogos que trabajan en el yacimiento arqueológico de Cástulo de Linares (Jaén), dependiente de la Consejería de Cultura, han hallado un Erote, dios alado griego del amor, grabado en un cristal de roca que mide en su lado largo 16 milímetros y fechado en el siglo I

castulo-erote

Foto: EUROPA PRESS/JUNTA

Fuente: EUROPA PRESS  |  20minutos.es

JAÉN, 1 Jul.- Los arqueólogos que trabajan en el yacimiento arqueológico de Cástulo de Linares (Jaén), dependiente de la Consejería de Cultura, han hallado un Erote, dios alado griego del amor, grabado en un cristal de roca que mide en su lado largo 16 milímetros y fechado en el siglo I.

La delegada territorial de Educación, Cultura y Deporte, Yolanda Caballero, ha señalado, durante su visita este miércoles al I Campo Internacional de Trabajo ‘Cástulo, Puerto de Encuentros’, que se trata de un muestra excelente de la joyería de los siglos I y II. “Pese a ser una pieza muy pequeña, podemos apreciar como en el cristal de roca hay grabado un dios alado del amor que intenta alcanzar con su vara la parte superior de un árbol y junto a él se apoyan unas escaleras en las ramas de este”, ha destacado.

Este hallazgo se ha producido, según ha apuntado la delegada, en una de las cinco áreas en las que se desarrollan trabajos arqueológicos durante estos días. En concreto, se trata del área 4 denominada como Torre Púnica en la que se intenta conocer la planta y la secuencia de singular arquitectura que guarda un estrecho paralelismo con las fortificaciones del propio Cartago.

“Se trata de un área en la que trabajan técnicos de la Universidad Complutense de Madrid que han certificado la recuperación de esta torre en época alto-imperial como edificio religioso tal y como muestra el ara ceremonial aún conservada en su posición original o un vaso de ofrendas”, ha apuntado.

Además de los trabajos en el área 4, la dirección del conjunto arqueológico de Cástulo coordina trabajo en otras cuatro áreas más. En el área 1 donde se sitúa el edificio público alto-imperial y la judería, se trabaja en la conexión de dos calles adyacentes al edificio monumental, así como en el acabado de la cloaca de la calle principal para mejorar las posibilidades de su presentación pública.

“Los materiales que contienen los últimos lodos depositados nos datarán en qué momento la ciudad abandonó el mantenimiento del saneamiento público y podremos precisar el tiempo de la crisis urbana de los siglos II y III, tal y como perseguía uno de los objetivos iniciales del proyecto Forvm MMX”, ha resaltado Yolanda Caballero.

Por otro lado, en el área 2 donde se encuentra el Edificio Cristiano, las labores se han centrado en la conexión de esta arquitectura con otros ámbitos excavados en años anteriores. Estos trabajos han permitido, según ha indicado la responsable de Cultura, que aparezcan junto al edificio religioso otras edificaciones adyacentes que indican la existencia ahí de una comunidad de vida en los siglos IV y V.

En el área 3 trabaja el equipo de la Universidad de Chapman (California, EEUU), que lidera Justin St. Paul Walsh junto con dos arqueólogos nacionales. Los trabajos se centran en la delimitación de una casa del siglo III a. C con el objetivo de conocer como se modificaron a través del tiempo los circuitos comerciales que unieron Cástulo con Roma e Italia Meridional y el norte de África.

“Se trata de un trabajo que se desarrolla en un área de 900 m2 en la que han aparecido monedas de Adriano y su esposa, Sabina, sin apenas desgaste, junto a monedas de Gordiano que acuña un siglo después”, ha señalado la delegada de Cultura.

Por último, este martes se han iniciado los trabajos en el área 5 ‘Necrópolis de Puerta Argentaria’ en la que se recuperan dos nuevas tumbas dejadas al descubierto por una escorrentía que datan del siglo I y, por sus características, corresponden a personas con un nivel medio de riqueza.

El Campo Internacional de Trabajo llega a su ecuador esta semana

La delegada territorial de Cultura ha mantenido un encuentro con los arqueólogos del primero de los dos turnos que tiene el Campo Internacional de Trabajo ‘Cástulo: Puerto de Encuentros’ que se prolongará hasta el próximo 24 de julio. En este proyecto participan un total de cuarenta arqueólogos, 30 son españoles, cinco proceden de Bélgica y otros cinco de Estados Unidos

“Esta semana finaliza el primer turno de un campo de trabajo que es muy productivo, tanto por el desarrollo de las excavaciones como por la perspectiva internacional que los jóvenes arqueólogos imprimen al yacimiento arqueológico de Linares”, ha subrayado.

La delegada territorial de Cultura ha destacado que el periodo de excavaciones en 2015 se caracteriza por el aumento considerable de voluntarios que se unen al proyecto, bien a título personal como a través de la asociación ’28 de febrero’ y los vecinos de municipios cercanos como Ibros.

1 julio 2015 at 6:35 pm Deja un comentario

Una exposición de 85 grabados repasa el uso de las máscaras en el teatro grecolatino

La exposición ‘El libro de las máscaras’ repasará en Mérida hasta el próximo 31 de agosto la variedad, uso y significado de este elemento de atrezzo en el teatro grecolatino

merida-mascaras

Fuente: EUROPA PRESS  |  20minutos.es

MÉRIDA, 1 Jul. – Esta muestra, inaugurada este miércoles, expone ilustraciones de una publicación del estudioso de la cultura clásica Francisco Ficorini en 1750 y que pertenecen a la Colección Espínola.

En la presentación de la muestra han estado presentes, entre otras personalidades, el director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, Jesús Cimarro; una de las autoras de los textos que acompañan a la exposición Pilar Caldera; y el titular de la Colección Espínola, Luis Ramírez.

En esta línea, el director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, Jesús Cimarro, ha señalado que el certamen “ha apostado por extender” la cultura clásica “más allá de los espectáculos teatrales”.

Asimismo, Cimarro ha explicado que la exposición de grabados sobre máscaras ofrece un acercamiento a este elemento de atrezzo “tan característico” del teatro grecolatino, y que permitía que los actores se convirtieran en otros personajes.

Además, ha indicado que las representaciones teatrales han rescatado la “tradición del uso de las máscaras”, ya que el pasado año hubo una obra, ‘Pluto’, que utilizó este atrezzo en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida.

Por lo tanto, la importancia de la máscara “es indudable” para la cultura grecolatina, y por esto el festival ha querido abrir la exposición para “su conocimiento”.

Así, Jesús Cimarro ha destacado que estos grabados “por primera vez” se van a exponer al público, por lo que es “una doble satisfacción” para el festival poder contar con esta exposición.

COMPLETA LA OFERTA CULTURAL

Por su parte, el director general de Promoción Cultural en funciones del Gobierno de Extremadura, José Antonio Agúndez, también presente en la presentación, ha explicado que esta exposición es “una más de las múltiples actividades” que “habitualmente regala” el festival, y que “completan y amplían la variada oferta cultural” de Mérida y Extremadura.

Además, Agúndez ha destacado que el festival se ha asumido como “el gran estandarte” de la cultura en Extremadura, y por lo tanto hay que conseguir que este acontecimiento “cale poco a poco” en la identidad cultural de la región.

Asimismo, la inclusión de ciclos de conferencias, de cine, de exposiciones o nuevas sedes como Regina, Medellín o Madrid son “contribuciones a materializar” la identidad cultural, ya que la Consejería de Educación y Cultura entiende que el certamen es “el gran escaparate que Extremadura necesita para mostrarse a nivel nacional e internacional”.

Este festival es “único por su esencia grecolatina”, y se muestra con exposiciones, como la que se ha presentado este miércoles sobre la máscara en el teatro.

Además, Agúndez ha explicado que los visitantes que acudan a la exposición “podrán imbuirse de lleno en la función escénica de la máscara” como objeto de caracterización de los personajes, ya que la máscara “no solo ha tenido una función teatral”, sino que también trascendió a las liturgias funerarias y a las fiestas.

TRABAJO EN EQUIPO

Así, una de las autoras de los textos de la exposición Pilar Caldera ha manifestado que esta exposición muestra “el trabajo en equipo” del MNAR, para la realización de los textos y el montaje de la muestras.

De esta forma, ha indicado que esta exposición es una “mirada múltiple” hacia un elemento como la máscara que es “poliédrico en su significado en el mundo antiguo”, ya que este atrezzo “separa la delgada línea de la mirada de quien detrás de la máscara observa”.

Ante esta línea, ha dicho, está “toda la representación de la sociedad romana”, y ante la máscara se escondían “hombres y mujeres que tenían una vida distinta y anónima”, por lo que hay un “doble sentido entre espectador y actor”.

La fiesta del teatro en Roma era “mucho más que el ir a contemplar una obra”, ya que duraba un día, y esto se puede observar en los paneles explicativos de la exposición, ha señalado Pilar Caldera.

Por lo tanto, los textos que acompañan a la exposición de grabados de máscaras van “de lo general al detalle en todos los aspectos” del teatro, quiénes eran los artistas y los actores, y cómo se comportaba el público en las gradas del teatro.

“TODO HAN SIDO FACILIDADES”

Por su parte, el presidente de la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, Rafael Mesa, ha explicado que los inicios de la posibilidad de traer la exposición a Mérida fueron “gracias a las nuevas tecnologías, a través de un correo” de la Colección Espínola.

Además, sobre los gastos para el montaje de la exposición, Rafael Mesa ha señalado que “todo han sido facilidades”, por lo que ha mostradi su agradecimiento al MNAR y al festival de teatro.

Los grabados que se muestran son de Francisco Ficorini, “gran conocedor” de la cultura romana, que realizó excavaciones en la Vía Apia, y que fue nombrado miembro de la Royal Society de Londres.

MÉRIDA, “EPICENTRO DE CULTURA”

Por su parte, la edil de Cultura del Ayuntamiento de Mérida, Ana Aragoneses, ha señalado que la capital autonómica se convierte con el festival de teatro en el “epicentro de la cultura” y en un “referente indiscutible para la ruta turística”.

Las visitas al Festival Internacional de Teatro Clásico supone para Mérida y Extremadura la “puesta en marcha del tejido social, turístico y empresarial”, además de estar en la “actualidad informativa durante estos dos meses”.

Así, como ha indicado, el festival también ofrece una “amplia programación paralela” a las representaciones, como pasacalles, cine al aire libre, conferencias o exposiciones.

Por lo tanto, el Ayuntamiento de Mérida “se va a volcar con el festival” para aspirar al reconocimiento de la Unesco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, ha indicado Ana Aragoneses.

GRABADOS COMO MÉTODO PROPAGANDÍSTICO

Por otro lado, el titular de la Colección Espínola, Luis Ramírez, ha explicado que “la gran parte del patrimonio” de la organización se basa en grabados, que se utilizaban como “método propagandístico” a partir de la Guerra de Sucesión en el siglo XVIII.

Además, estos grabados de 1750 intentan “mostrar y educar” los descubrimientos de los diferentes reinos que conforman Italia, como Herculano y Pompeya.

Así, Luis Ramírez ha señalado que si Ficorini estuviera vivo, “estaría orgulloso de Mérida, de sus instituciones” y sobre todo el “gran apoyo y sensibilidad” por parte del MNAR, y ha indicado que “es muy agradable ver” como una ciudad y una región “se mueve y apuesta por la cultura”.

La muestra se podrá contemplar en la Sala de Exposiciones Santa Julia, sede del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, ubicada en la Calle Santa Julia de la capital extremeña.

1 julio 2015 at 5:48 pm Deja un comentario

¿Qué se comía en Gades hace 2.000 años?

Los hallazgos arqueológicos dan testimonio de la gastronomía de la época romana

cocina-roma

Foto: RTVE.es

Fuente: C. I. > Cádiz  |  La Voz Digital    30/06/2015

Todos los días nos comemos un pedazo de Historia. Muchos platos de la cocina gaditana apenas han evolucionado en medio siglo, pero su materia prima viene siendo utilizada desde la época romana y mucho más atrás en el tiempo. Lola López de La Orden, Conservadora del Museo de Cádiz, activa bloguera aficionada a la gastronomía, y gran conocedora de la cultura romana, cuenta cómo las características y peculiaridades de la provincia han asentado las bases de recetas que seguimos preparando.

– ¿Cómo es posible conocer qué comían en la época romana?

La investigación se basa fundamentalmente en los documentos que nos aportan los yacimientos arqueológicos y los textos escritos en la Antigüedad. Entre los primeros están las ciudades de Pompeya y Herculano, que fueron sepultadas por las cenizas del Vesubio en el año 79 d.C., lo que hizo que se conservaran estupendamente sus restos. También las ciudades de Ostia, Tarraco, Mérida, Gades…

Todos estos yacimientos han proporcionado una gran cantidad de objetos de uso cotidiano en las cocinas romanas y mosaicos, pinturas murales y relieves que ilustran cómo se usaban.

Entre los segundos la conocidísima obra de Gavio Apicio, De Re Coquinaria. Este antiguo recetario latino de cocina ha llegado hasta nosotros gracias a su transmisión a través de códices medievales. Recoge varias recetas de cocina bajo el nombre, probablemente ficticio, de este conocido cocinero. Otros textos de importancia para conocer la gastronomía de la época son la obra de Catón y Columela, sobre agricultura y El Satiricón de Petronio.

– ¿Cuáles eran los productos más consumidos en la época?

A finales del siglo I a.C. ya había muchos productos hispanos con gran fama en Roma: el vino, el trigo, el aceite, los jamones, la pesca, los metales, el lino, el esparto, la miel. Se consumía mucho pan, como en la actualidad, las panaderías eran muy numerosas, Pompeya es un ejemplo claro. En ellas se concentraban el molino, el horno y la tienda. Anteriormente, el pan se elaboraba en las casas, pero a partir de esta fecha deja de ser una actividad doméstica y pasa a ser una actividad artesanal y pública. Por ejemplo en la panadería de Modestus, en Pompeya, se encontraron 81 tipos de pan, íntegros, perfectamente conservados carbonizados.

Otro producto que se consumía en grandes cantidades, al igual que hoy, es el aceite de oliva. La Bética era la principal zona productora de aceite del Imperio. El aceite fue un producto muy solicitado y era  exportado a Roma.

– Hay evidencias de que la producción de vino se remonta milenios años atrás

El vino era la bebida preferida y más difundida. El vino hispánico se bebía en las mesas más selectas. El valle del Betis fue una de las zonas donde primero se implantó una explotación vinícola de calidad.

Se consumía en las casas lujosas pero también en las tabernas vinarias, de diferente calidad y coste, como se puede leer en una taberna de Pompeya, la de Hedoné: «Aquí se bebe por un solo as; con dos beberás vino mejor; con cuatro beberás del Falerno». El falerno era un vino de gran calidad y muy cotizado.

En este tema del vino también podemos apreciar cómo las costumbres siguen básicamente siendo las mismas, y tenemos vinos mas baratos y más caros, más o menos cotizados.

– ¿Qué importancia tenía el pescado de la zona en la economía y la gastronomía del Imperio Romano?

Estando en Cádiz no podemos dejar de hablar del pescado. Tanto las fuentes literarias como las arqueológicas confirman la riqueza pesquera del sur hispano. Cádiz era famosa por la explotación del atún. Atunes que llegaban del Atlántico en su migración anual, sabrosos y repletos de grasa, cualidad que Estrabón atribuye al hecho de que, según él, se alimentaban de las bellotas de una encina que crecía junto al mar.

El pescado se aprovechaba de manera integral. La carne se salaba dando lugar a las salazones. Las vísceras y la sangre se usaba para hacer salsa, de diferentes variedades. Las espinas se trituraban para fabricar harina de pescado, que se usaba como alimento para animales y fertilizante.

De todos es conocida la fama de nuestro Garum, salsa muy codiciada y solicitada en todo el Imperio y, especialmente, en Roma.

– ¿Qué tradiciones de entonces siguen presentes en la gastronomía gaditana?

Cádiz durante el Alto Imperio tuvo una gran importancia en todos los aspectos, político, económico, gastronómico, y en los aspectos relacionados con los espectáculos, el teatro, los bailes y cantes…, El poeta del siglo I, Marcial en sus Epigramas la calificaba como Iocosae Gades, es decir, «alegre y viciosa».

Su vida comercial e industrial era paralela a su vida gozosa y alegre, en el sentido de que sus habitantes disfrutaban de la vida al máximo. En este sentido, creo que seguimos siendo de la misma forma.

Y una manera de disfrutar era y es, sin duda, la degustación de comida y vinos de la tierra.

Cádiz tiene muchos bares, la gente sale mucho a tapear. Cocinamos con aceite de oliva, aderezamos muchos platos con vinos… Otra tradición conservada es la de los mercados, el mercado romano o macellum era un hervidero de gente comprando pan, fruta, pescado, carnes… Igual que ahora.

30 junio 2015 at 8:58 am Deja un comentario

El pacto político que pudo hacer que Cleopatra viviera en España

Las alianzas no han nacido en el S.XX, se llevan practicando durante siglos y, algunas, con trágicos resultados. Una de las más famosas de la Historia vino del amor entre la reina de Egipto y Marco Antonio

cleopatra-marco-antonio

Su pacto político pretendía unir Roma y Egipto, pero acabó en tragedia para ambos / WIKIMEDIA

Fuente: MANUEL P. VILLATORO  |   ABC      29/06/2015

Hace meses que estamos inmersos en una vorágine de pactos. Desde Andalucía, hasta Madrid y, todo ello, haciendo un pequeño desvío a través de regiones como Valencia. Cualquier zona es susceptible de caer bajo el yugo de las conversaciones, los acuerdos de gobierno y, en definitiva, la alta política. La práctica como tal parece sumamente moderna de tan habituados que estamos a verla a diario (elecciones mediante), pero la realidad es bien distinta, pues las alianzas entre partidos, asociaciones y personalidades de la clase dirigente se encuentran en nuestra Historia desde que el hombre empezó a caminar sobre dos patas. Algunas de ellas, como la de Marco Antonio y Cleopatra, prometían acabar con Roma, hacer resurgir a Egipto como capital de un nuevo imperio e, incluso, pudieron terminar con la reina viviendo en Hispania (lugar al que la reina barajó huir cuando su imperio empezó a tambalearse).

Sin embargo, aquel pacto político acabó como tantos otros que se han firmado a lo largo de la Historia: en absoluto desastre. De hecho, terminó con sus dos firmantes bajo tierra al más puro estilo Romeo y Julieta. Es decir, por un doble suicidio que perpetraron cuando sus enemigos (Octavio y sus legiones) les dieron de bofetadas en la batalla de Actium. Y es que, sabedores de que habían sido derrotados por Roma y que poco podían hacer para recuperar su antigua gloria, decidieron acabar con sus vidas para evitar la vergüenza de la derrota y las consecuencias de sus actos. En la actualidad –y por suerte- las asociaciones entre partidos no concluyen con sus firmantes muertos, pero sí suelen finalizar con alguna que otra «torta» política llena de rencor (y si no, solo hay que ver lo sucedido en Andalucía entre el PSOE e IU).

Odio, triunvirato y Cleopatra

Para encontrar el origen del pacto que pudo acabar con Roma y dar con los huesos de Cleopatra en Hispania es necesario viajar en el tiempo hasta el 15 de marzo del año 44 A.C. Fue entonces cuando Julio César fue asesinado a las puertas del Senado en una conspiración en la que, según el historiador Suetonio, participaron más de sesenta personas. Entre ellas destacaban Cayo Casio y Marco Bruto, perpetradores de un plan que se saldó con una muerte «anunciada» que se llevó a cabo mediante una veintena de sangrientas puñaladas. Después del entierro del líder (a manos de la 13ª Legión, sumamente dolorida por su cercanía con el dictador) comenzó un curioso «juego de tronos» que marcó la Historia.

Tras esta muerte se produjo el caos en Roma. Cada general inició el camino que más le interesaba seguir sin tener en cuenta ninguna lealtad. Uno de los primeros en armarse fue Marco Antonio quien, haciendo valer sus años al servicio de César, tomó el mando de varias legiones y exigió a uno de los asesinos de su mentor que le entregase la región que administraba en nombre del pueblo romano. Tampoco se quedó atrás Cayo Octavio (sobrino nieto de César y elegido heredero legítimo por él). Y es que, al saber que su enemigo natural para acceder a la poltrona se había marchado de Roma, se decidió a combatir y obtener por su «pilum» el poder que estaba ejerciendo, de facto, Antonio. La guerra civil estaba asegurada, y duró varios meses en los que las tropas de ambos se repartieron flechas y estocadas de «gladius» en plena contienda. Los dos luchaban por heredar un imperio.

cleopatra-marco-antonio-2

Cleopatra, la reina que robó el corazón a César y Marco Antonio (Wikimedia)

Sin embargo, parece que la cordura (o el interés político, tan patente en Roma por cierto) acabó imperando entre los contendientes. Así pues, Octavio y Marco Antonio decidieron que eran mucho mejor aguantarse mutuamente y dirigir su odio contra los asesinos de César. Y es que, estos andaban armándose para, llegado el momento, saltar sobre los «cesarianos», como eran conocidos los valedores del dictador. De esta forma nació el Triunvirato, un pacto político mediante el que estos dos líderes y el banquero Lépido –otra de las personalidades de entonces- formaron un gobierno dictatorial sobre Roma. Se convirtieron, en definitiva, en los amos del mundo conocido.

«En este Triunvirato, Marco Antonio, Octavio y Lépido se aliaron con el objetivo de encontrar y capturar a los asesinos de César. Como necesitaban ayuda para perpetrar esta venganza, Egipto buscó acercarse a ellos en su propio beneficio. A los romanos tampoco les vino mal porque se querían acercar a las provincias orientales, así que llegaron rápidamente a un acuerdo. Cleopatra, reina de Egipto, se comprometió a ofrecerles apoyo económico a cambio de que Cesarión (el hijo que había tenido con César) fuera considerado el heredero de su trono en Egipto. La jugada fue astuta, pues así no entraba en conflictos con Octavio (el heredero legal de César) que quería tomar el poder en Roma», explica, en declaraciones a ABC Aroa Velasco, historiadora especializada en el Antiguo Egipto y autora de la página Web «Papiros perdidos».

Antonio y Cleopatra: amor, y orgías

El Triunvirato dio cierta tranquilidad a los romanos, pero lo cierto es que era difícil que un mero pacto político acabase con el odio entre Marco Antonio y Octavio, ambos dignos valedores de suceder a César. Por ello comenzaron a abundar las «puñaladas traperas» -que podríamos decir hoy en día- entre ambos. «Octavio siempre había querido gobernar solo y, para lograrlo, envió a Marco Antonio a luchar contra los partos en los territorios romanos de Siria y Oriente. La idea era sencilla: ponerle en peligro para que muriese en batalla», explica Velasco. Con todo, el oficial romano podía ser muchas cosas, pero no estúpido, por lo que -cuando vio la difícil situación militar que se le presentaba- corrió bajo las faldas de Cleopatra a solicitarle ayuda militar en un encuentro privado.

marco-antonio-busto

Busto de Marco Antonio durante su juventud (Wikimedia)

La reina de Egipto aceptó el encuentro, aunque solicitó que se hiciese en su navío con el objetivo de impresionar al romano. «Cleopatra fue al encuentro de Marco Antonio en un barco majestuoso con remos de plata. Quiso demostrar la riqueza de su pueblo, para lo que decidió regalar los cubiertos de oro a los soldados e invitados tras cada comida. La leyenda negra dice que estuvieron rodeados de orgías, explica Velasco. De la misma opinión es Pilar Rivero, de la Universidad de Zaragoza, quien, en su dossier «La política exterior de Cleopatra VII Filópator», remarca la forma en que la reina de Egipto se presentó ante Antonio: «Cleopatra llegó con una gran pompa, remontando el rio como si de la diosa Isis y su cortejo se tratara».

Lo cierto es que la majestuosidad de Cleopatra pareció funcionar, pues Marco Antonio (quien ya se sentía bastante atraído por Oriente) se quedó encandilado con ella y no ofreció demasiadas reticencias a las condiciones de su pacto. Se dice que tal fue el despliegue de los egipcios, que entre banquete y banquete se dieron las negociaciones. Aunque no se sabe a ciencia cierta, lo cierto es que no tardaron en llegar a un acuerdo. «Marco Antonio propuso a Cleopatra que le diese su apoyo militar contra los partos a cambio de eliminar a Sione IV (la hermana de Cleopatra, que quería acceder al trono). Ella acepto», añade la experta.

Además de aquel pacto político, en el barco también se vivió una historia de amor, pues ambos se encapricharon del otro y comenzaron una relación muy criticada desde Roma y que aprovechó, entre otros, el sobrino nieto de César. «Con el acercamiento entre ambos, Octavio vio una oportunidad para acabar con la credibilidad de Antonio. Por ello inició una campaña con la que buscó minar su imagen entre los romanos, le acusó de adorar la cultura oriental, de pedir ayuda a Cleopatra y de dejarse hechizar por sus extrañas artes. Todo ello fue incentivado por el filósofo Plutarco, contrario también a Antonio», completa Velasco. La treta funcionó y, a pesar de que el Triunvirato siguió activo, Marco Antonio se fue ganando, poco a poco, el odio de sus conciudadanos. Lo cierto es que tampoco ayudó que el romano trasladase su residencia a Alejandría y pasase las horas muertas con su nueva «novia».

Comienza la guerra

En los meses siguientes, Marco Antonio, el que en su día fue el primer general de César y el hijo predilecto de Roma, siguió viendo a Cleopatra y probó las miles de las riquezas y los lujos de Egipto. Eso sí, dando de lado a sus conciudadanos y al Triunvirato. Octavio, por su parte, supo usar desde cada comilona que su enemigo se daba en Alejandría, hasta las relaciones sexuales que este tenía con la reina de Egipto (con quien tuvo tres hijos, Alejandro Helios, Cleopatra Selene II y Ptolomeo Filadelfo) para que el pueblo le viese como un adorador de Oriente. El sobrino nieto de César no podía estar más feliz, pues –poco a poco- estaba acercándose a su plan: acceder al gobierno en solitario y no tener que rendir cuentas de ello a nadie.

El de Octavio no era un plan para tomar el poder rápidamente, sino eliminando, poco a poco, el poder de sus competidores. Hubo que esperar hasta el año 37 A.C. para que –con la renovación del Triunvirato- el sobrino nieto de César pusiera la última piedra para lograr acabar con su enemigo. Fue ese año cuando, a cambio de que el grupo siguiese gobernando en terna, exigió a Marco Antonio que se casase con su hermana Octavia. Oficialmente dijo que era para buscar un acercamiento entre ambos, pero la realidad era que diferente: buscaba poder cargar contra él cuando engañase a su nueva esposa con Cleopatra. «Marco Antonio, por su parte, pidió a Octavio que le enviase tropas para combatir contra los partos, con los que seguía en guerra. Este aceptó, pero nunca llegaron a su destino», añade la experta.

Casado con Octavia y al verse traicionado por Octavio, Marco Antonio se marchó desesperado a los brazos de Cleopatra. La reina de Egipto no dudó y aprovechó la desesperación de su amante. Podían ser compañeros de cama, pero el poder, era el poder (debió pensar). «Cleopatra aceptó el trato y le dio dinero, provisiones, tropas y barcos. A cambio, sin embargo, le solicitó que otorgara posesiones a los tres hijos que ambos tenían en común. Así pues, debía nombrar a Alejandro Elios rey de Armenia y Partia, a Cleopatra Selene, de Cirenaica y Lidia y, finalmente, a Ptolomeo Filadelfo de Siria y Ciricia. Además de todo ello, Cleopatra debía ser nombrada reina de reyes y reina de Egipto y Cesarión su heredero. El tratado fue conocido como las “Donaciones de Alejandría”», completa Velasco. A su vez, ambos contrajeron matrimonio según las costumbres egipcias. Un nuevo varapalo (y una nueva excusa) para Octavio.

Octavio, al fin, tenía una excusa para iniciar la contienda. De esta forma, y tras quitarse de encima a Lépido, cargó política y dialécticamente contra su enemigo hasta que consiguió tener de su parte al pueblo. Tras ello, nombró enemigo de Roma a Marco Antonio y declaró la guerra a la pareja. «Curiosamente no se la declaró a Marco Antonio, pues sabía que, de ser así, provocaría recelos entre sus legionarios, que luchaban más contra Cleopatra y el imperio oriental. Sin embargo, sabía que Antonio ayudaría a la reina», destaca la experta a ABC. Había comenzado la contienda, una lucha a muerte que llevaba tejiéndose y fraguándose años.

El plan para exiliarse a España

El enfrentamiento entre ambos se terminó decidiendo en el año 31 A.C. en la batalla de Actium (una región ubicada en la costa oeste de Grecia). En principio, Marco Antonio quería combatir en Italia, pero Cleopatra volvió a manipular al romano afirmando que sus tropas sólo acompañarían a las legiones de Oriente (las que se habían mantenido fieles a su amante) si se luchaba en la costa griega. No hubo más que hablar para el romano, que aceptó sin rechistar. El 2 de septiembre se combatió. Sin embargo, no fue en tierra, sino en el mar (donde el general romano no tenía ninguna experiencia). La contienda no había comenzado y la ventaja ya era para Octavio y sus buques.

En la contienda, los buques de Marco Antonio se pusieron en vanguardia; tras ellos se destacaron como reserva, los de Cleopatra. En total, los amantes sumaban unos 400 navíos. En frente suya se ubicaron imponentes los 400 de Octavio al mando de Marco Agripa. Los dos contenientes habían decidió usar estrategias similares. «Antonio, mediante un movimiento envolvente, trataría de desbordar el flanco siniestro enemigo (Agripa). De este modo quedaría abierto un hueco entre las naves que conformaban el centro de la línea octaviana y las que se situaban a su izquierda. Ese vacío sería rápidamente cubierto por las galeras de Cleopatra, que avanzarían desde la retaguardia, partiendo en dos la flota rival. Por su parte, Octavio buscaría hacer lo propio en el ala derecha de la armada contraria (Antonio)», explica el doctor en geografía Antonio García Palacios en su dossier «Octavio frente a Marco Antonio».

batalla-actium-cuadro

La batalla de Actium, de Lorenzo A. Castro. (Wikimedia)

La victoria parecía plausible para los amantes, pero, según el Plutarco, la maniobrabilidad de los buques de Agripa y el arrojo de sus legiones terminaron siendo letales. Aun así, fueron necesarias varias horas de batalla para poder doblegar a Antonio y Cleopatra. «La batalla adquirió el carácter de un combate en tierra firme o, para ser exactos, el de un ataque a una ciudad fortificada. Tres o cuatro barcos de Octavio se agruparon en torno a cada uno de los de Antonio, y la lucha se llevó a cabo con escudos de mimbre, lanzas, palos y proyectiles incendiarios, mientras que los soldados de Antonio también disparaban con catapultas desde torres de madera», señaló el historiador romano.

Cuando Marco Antonio se vio desbordado y la batalla empezó a tornarse del lado de Agripa, Cleopatra inició la retirada con su flota hacia mar abierto, dejando sin apoyo a su esposo. Al parecer, ver huir a la mujer más poderosa de Oriente hizo acobardarse al romano, que giró su barcaza y siguió, como alma que lleva el diablo, a la egipcia. Sin su líder natural, solo fue cuestión de horas que las legiones aliadas se retirasen de forma pactada. Por su parte, marido y mujer decidieron cobijarse en Egipto. «Cuando Marco Antonio llegó a Alejandría, se refugió en una pequeña casa junto con dos criados, situada en el pequeño puerto de Paretorio; quizá pensaba en la posibilidad de una recuperación y de otro posible ataque a Octavio. La reina se fue a su palacio y se dedicó a planear la estrategia a seguir en el encuentro seguro, pero que se hizo esperar con Octavio», explica Rosa María Cid López, del departamento de Historia de la Universidad de Oviedo, en su obra «Cleopatra: Mito, leyenda e historia».

¿Cuál era su plan? En principio, reclutar todos los hombres que pudiese para poder plantar cara al romano. Sin embargo, si eso no daba resultado, tenía pensada una curiosa serie de alternativas. «Por si acaso era preciso huir, mandó mensajeros a sus aliados de Media y Partia, preparó embarcaciones para pasar el mar Rojo en dirección a Arabia e, incluso, estableció la posibilidad de huir a Hispania», explica, en este caso, Rivero. Lo cierto es que esta opción la habría permitido hacerse fuerte en la Península para iniciar un contraataque contra Octavio con ayuda de Antonio. Desde allí, también podría haber iniciado los preparativos para marcharse hacia otra parte de Europa. Sin embargo, nada de eso pudo suceder, pues la pareja acabó muerta (ambos se suicidaron) y su enemigo tomó el poder. Su pacto político, por lo tanto, terminó en desastre.

Tres preguntas a Aroa Velasco

MANUEL P. VILLATORIO / MADRID

¿Cleopatra usó sus encantos para aliarse con Antonio?

Puede que usase sus armas de mujer para conquistarle y ganarse su favor, pero era una mujer lo suficientemente lista como para conseguir sus objetivos políticos sin necesidad de ello.

¿Trató Cleopatra de buscar otras aliados antes de firmar una con Antonio?

Curiosamente, Cleopatra tuvo un “tonteo” político con Octavio, aunque no cuajó y rápidamente se puso del lado de Marco Antonio. Fue mínimo, antes de que Antonio iniciase su campaña contra los partos.

¿Cómo pudo extenderse tanto la imagen negativa de Marco Antonio?

En Roma se veía a Marco Antonio como un romano obsesionado por la cultura oriental. Vestía como ellos, se decía que participaba en sus orgías etc. Esa maña imagen la generaron Plutarco y Dion Casio.

29 junio 2015 at 8:47 am Deja un comentario

Málaga: Un equipo de 40 personas adapta el Teatro Romano para acoger representaciones teatrales

Se pondrán en escena un total de cuatro obras clásicas grecorromanas del 2 al 25 de julio

teatro-romano-malaga

Fuente: EUROPA PRESS  |  20minutos.es

MÁLAGA, 26 Jun.- Un equipo técnico de 40 personas trabaja para ultimar el montaje y la adaptación del Teatro Romano de la capital con el fin de acoger las representaciones teatrales de obras clásicas grecorromanas del ciclo Teatros Romanos, que se celebrará del 2 al 25 de julio.

Así, arqueólogos, restauradores, arquitectos, ingenieros, técnicos de sonido, iluminación, maquinaria escénica, carpinteros, electricistas, productores y promotores culturales unen sus esfuerzos para que esté todo listo para las representaciones, tras el adelanto del ciclo al mes de julio y la ampliación de su aforo en 80 plazas mediante una plataforma y módulos de sillares que acercarán en 3,60 metros el público a la escena.

Esta tercera edición se adelanta a julio con el objetivo de atender la demanda de turismo cultural, según han informado desde el Teatro Cánovas, en uno de los meses con mayor afluencia de visitantes y mayor tiempo de ocio que invite al público local al disfrute de las noches veraniegas.

“La zona denominada ‘orchestra’, ubicada frente a la escena, ha sido revestida este año por una estructura metálica recubierta de madera y tres módulos de sillares que permiten avanzar 3,60 metros, aumentando así el aforo hasta alcanzar las 510 plazas”, ha explicado, a través de un comunicado, el director del Teatro Romano, Manolo Corrales. Se recupera así un espacio en el que se sentaban las autoridades y actuaba el coro de la antigua Roma, y además ha sido habilitado para personas de movilidad reducida.

Al pasar por calle Alcazabilla llama la atención una estructura metálica que ocupa buena parte de los 200 metros cuadrados de escenario, y que junto a los pasillos de acceso aledaños, han llevado unas 100 horas de montaje y un trabajo previo de casi un mes.

“Lo más laborioso de la adecuación del yacimiento para uso escénico no ha sido la gran plataforma del escenario, sino salvar los desniveles en los diferentes pasillos de acceso al graderío”, ha apuntado Juan Carlos Montoro, director de la empresa responsable.

Las torres de iluminación y sonido ya están instaladas y en los próximos días albergarán un equipo de 8.000 vatios de sonido y de 80.000 de iluminación. Todo este montaje no interrumpe el funcionamiento habitual del Teatro Romano, que continúa realizando visitas guiadas, aunque con algunas modificaciones en el itinerario.

OBRAS

Organizado por la Consejería de Cultura, el ciclo Teatros Romanos se concibe para que el espectador disfrute del teatro clásico como un ciudadano romano del siglo I antes de Cristo, bajo la premisa de la conservación del espacio.

Esta edición se desarrolla entre el 2 y el 25 de julio y viene con cuatro clásicos en manos de compañías de la talla de La Tarasca, TNT, Compañía de Clásicos Contemporáneos e Induo Teatro Producciones.

Abre el ciclo ‘Memorias de Adriano’, un relato admirable y una obra maestra de la literatura protagonizada por uno de los actores más laureados de Andalucía e impulsor del Centro Andaluz del Teatro, Roberto Quintana.

Del 8 al 11 de julio la Compañía Clásicos Contemporáneos estrena la divertida comedia ‘Miles Gloriosus’, sobre Pirgopolínices, un soldado fanfarrón del que se burlan hasta los esclavos. Del 16 al 18 de julio llega el turno a ‘Restos/Fedra’, otro estreno, además llevado a escena por Juana Casado, Premio del Certamen Nacional de Directoras de Escena por Medea.

Cierra el programa la compañía malagueña Induo Teatro Producciones con la obra ‘Medea de Eurípides’, entre el 23 y el 25 de julio, que retrata a la perfección la figura de la mujer subordinada a las decisiones de una sociedad patriarcal y lo hace además uniendo flamenco y teatro. Las entradas pueden adquirirse en http://www.ticketmaster.com y los precios oscilan entre los 12 y los 25 euros, según descuentos habituales.

27 junio 2015 at 10:25 am Deja un comentario

Entradas antiguas


logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

National Geographic Historia-1

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

julio 2015
L M X J V S D
« jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

RSS Elementos compartidos

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.041 seguidores