Posts filed under ‘cultura clásica’

¿Por qué Séneca no cae bien?

Fuente: David Hdez. de la Fuente |  LA RAZÓN   28/04/2016

seneca-emily-wilsonEs fama que los dos grandes filósofos del pensamiento romano, Cicerón y Séneca, dos personajes apabullantes de la historia de la República tardía y el comienzo del Principado, fueron los padres fundadores del modo de hacer filosofía en la lengua de Roma y supieron conjugar su vertiente teórica y especulativa con su vertiginosa experiencia como hombres de Estado en uno de los momentos más apasionantes y turbulentos de la historia de la antigüedad. Ambos supieron trasladar genialmente la filosofía griega al pragmatismo latino y crearon un lenguaje propio para expresar las sutilezas del pensamiento abstracto. Y, sin embargo, también se suele decir que son personajes contradictorios que, en ocasiones, arrastran una fama ambivalente e incluso negativa. Por decirlo de una manera discreta, sobre todo en el caso de Séneca, son personajes que no caen demasiado bien: el perfil histórico que tienen, según lo que refieren las fuentes de la época, no casa con lo que predicaban en sus escritos filosóficos. Tal vez esta sea la maldición y el riesgo que han corrido estos dos personajes brillantes e inolvidables, cuya obra ha marcado el pensamiento de la literatura de Occidente como modelo de expresión y de reflexión a la par, pero cuyas experiencias vitales resultan chocantes frente a sus ideas.

Séneca, sobre el que se han vertido ríos de tinta, es objeto ahora de una apasionante biografía de la clasicista norteamericana Emily Wilson, que consigue sintetizar en un libro modélico, divulgativo pero riguroso, las mil caras de este fascinante personaje. El filósofo hispano, gran representante del estoicismo romano, tutor de Nerón, superviviente de Calígula y exiliado por Claudio a raíz de un escándalo sexual, aparece como pensador irrepetible, hijo de un padre severo, enfermizo joven de provincias, hombre de familia que superó la muerte de un hijo, calumniador y adulador pero modelo ético para la época, prestamista de dudosa reputación, consejero áulico e intrigante, y, finalmente, suicida por necesidad tras varios intentos fallidos. Sus muchas facetas son tratadas en esta biografía ejemplar siguiendo un hilo cronológico que va comentando también las más conocidas páginas de su obra. Los temas principales que evoca su vida siguen muy presentes hoy.

FICHA

  • Título: «Séneca»
  • Autor: Emily Wilson
  • Editorial: Alianza
  • 376 Páginas
  • Precio: 25 euros

 

28 abril 2016 at 1:13 pm Deja un comentario

Divertíos ahora, antes de que los romanos lleguen por aquí

Arqueólogos turcos anuncian el descubrimiento de un nuevo icono del hedonismo: un mosaico del siglo III antes de Cristo que muestra a un esqueleto tumbado con una jarra de vino y una hogaza de pan y el texto: ‘Sed alegres, vivid vuestra vida’.

mosaico-zeugma

El esqueleto hedonista de Zeugma.

Fuente: LLUÍS MIQUEL HURTADO > Estambul  |  EL MUNDO    28/04/2016

El reciente hallazgo de un mosaico del siglo III a.C. en el sur de Turquía, con un particular mensaje hedonista, ha sorprendido a los mismos arqueólogos. “Sé alegre, vive tu vida”, reza el texto, escrito en griego clásico, compuesto junto a un esqueleto tumbado a la bartola al que acompañan una jarra de vino y una hogaza de pan.

Esta pieza ha sido encontrada en la provincia de Hatay, junto a Siria, una de las zonas del país más ricas en mosaicos antiguos. El artículo forma parte de un conjunto de restos artísticos desenterrados en lo que, se cree, era el domicilio de una familia acomodada de la antigua ciudad de Antioquía. Demet Kara, arqueólogo del museo local, asegura que el “mosaico del esqueleto” pertenece al comedor de la casa.

“Hay tres escenas en los mosaicos de cristal, hechos con piezas negras. Las élites del período romano tenían dos actividades muy importantes: la primera era el baño y la segunda la cena”, detalla Kara, según el periódico turco Hürriyet. “En la primera escena, una persona negra aviva el fuego. Eso simboliza el baño. En la escena del medio hay un reloj de sol y un hombre vestido, corriendo hacia él, con un mayordomo calvo detrás. El reloj marca entre las nueve y las diez de la noche. Las nueve era la hora del baño en la época romana. [El personaje] debe llegar a la cena al menos a las diez. A menos que lo haga, no será bien recibido. Hay una inscripción en esa escena que indica que llega tarde a la cena, y otra que habla del tiempo”.

La tercera representación es la del esqueleto bon vivant, que ya se ha hecho famosa en Turquía pese a la poca simpatía que sus autoridades islamistas muestran por el alcohol y la vida hedonista. El artículo es único en el país y raro en el mundo. Demet Kara, que subraya que trescientos años antes de Cristo Antioquía era la tercera ciudad más grande del mundo, matiza que “hay un mosaico similar en Italia, pero éste es más exhaustivo”.

Por su parte, un investigador y escritor turco, Murat Bardakçi, ha desafiado la interpretación del texto del mosaico asegurando que, en verdad, este dice “Usted obtiene el placer de la comida que come apresurado al morir”. Bardakçi publicó su versión en el periódico Habertürk tras la publicación de la noticia del descubrimiento, y opina que esta cita debió estar en boca de algún notable de aquella era.

El hallazgo de estos tres mosaicos se debe a unos trabajos arqueológicos iniciados en 2013, con el permiso del Ministerio de Cultura y Turismo. Un año antes, operarios que trabajaban en la construcción de un teleférico en la zona de Iplik Pazari, junto al encantador casco antiguo de la actual capital de Hatay, habían dado con una capa de restos históricos.

La zona de estas excavaciones, de acuerdo con Demet Kara, alberga capas de material de interés para arqueólogos desde la Edad Media hasta el periodo helenístico. El investigador cree que maestros entrenados en Antioquía, “donde había escuelas de mosaicos”, pudieron haberse establecido en Zeugma, en la próxima provincia de Gaziantep, también famosa por sus mosaicos.

Así como Hatay ha construido su propia exposición de mosaicos, las piezas de Zeugma forman el mayor museo del mundo de mosaicos, en la capital provincial. Entre sus 1.700 metros cuadrados de vestigios está el conocido “rostro de gitana”, desenterrado entre 1998 y 1999. Todavía se piensa que en Zeugma hay más piezas que no han visto la luz. Por ahora, desde Hatay, nos queda el recordatorio, de un artesano de hace 23 siglos, de que esta vida hay que vivirla con sencillez: a reposo, pan y vino.

 

28 abril 2016 at 1:08 pm Deja un comentario

El antiguo puerto imperial de Roma vuelve a mostrar sus restos arqueológicos

Los restos arqueológicos del puerto imperial de Claudio y Trajano, que fue el mayor del Mediterráneo y consolidó el poder de Roma en la Antigüedad, acaban de reabrirse al público y estarán accesibles este año durante seis meses.

puerto-de-trajano

Fuente: EFE  |  LA VANGUARDIA

Roma, 26 abr.- Fue el centro de operaciones más importante del mundo antiguo durante casi medio milenio pero hoy solo quedan restos de sus almacenes y dársenas que apenas permiten imaginar el bullicio de antaño, cuando se intercambiaban millones de ánforas de aceite de Andalucía o barricas de cereal egipcio.

Hace casi dos mil años era el lugar por el que transitaban personas y mercancías, procedentes de los confines del mundo conocido, para abastecer a todo el Imperio de vino, tejidos, metales para la construcción o también animales salvajes para los espectáculos de circo.

Además, servía como base defensiva para los navíos del ejército romano y como punto de partida de las campañas militares.

Estaba conectado al Tíber a través de un complejo sistema de canales que conseguían salvar el inconveniente de que el Mediterráneo es un mar que fundamentalmente se navegaba en verano y el río merma considerablemente su caudal en esa época.

Las mercancías llegaban al puerto y se reservaban en los almacenes, la parte que mejor se conserva, hasta que pasaban a embarcaciones menores que las distribuían al interior del imperio a través del río.

Estos locales han ayudado a dar testimonio de un sistema de medición y reparto de la mercancía.

A través de patios y pasillos, de los que aún se mantienen los cimientos, los productos se repartían en función de su destino y se computaban utilizando antiguos sistemas de medición: por ejemplo las ánforas para los líquidos, lo que permitía llevar un cálculo de las transacciones.

El puerto imperial es hoy “una de las piezas fundamentales para reconstruir la historia económica del imperio romano”, relata a Efe el arqueólogo responsable del proyecto de conservación del puerto, Renato Sebastiani.

El experto explica a Efe que uno de los objetivos es darlo a conocer tanto a visitantes italianos como a turistas extranjeros y para ello el aeropuerto de Fiumicino, cercano al lugar, ha habilitado un sistema de autobuses gratuitos hasta el parque arqueológico.

Comprender hoy el funcionamiento y las estructuras de este gran fondeadero requiere un ejercicio de imaginación, como en tantas obras de la Roma antigua.

Donde antes estaba el mar, ahora hay un inmenso parque colmado de eucaliptos, pinos y encinas ya que, a causa de la sedimentación, la línea de costa ha ganado unos cuatro kilómetros al agua; la zona fue recalificada y finalmente convertida en parque natural en las primeras décadas del siglo XX.

Aún se pueden percibir las marcas del salitre en los restos de los muros y el agua todavía emerge en algunas zonas cercanas a las antiguas dársenas.

También se adivinan los muelles de embarque, de los que se mantienen varios tramos de escaleras o las bitas para amarrar los barcos.

La historia del complejo portuario comienza en torno al 100 d.C., cuando la elevada población de Roma, cercana al millón y medio de habitantes, el equivalente a una concentración de 50 millones de personas en la época actual, exigía una infraestructura que pudiera garantizar el abastecimiento.

Sin el puerto imperial, “Roma no habría podido existir”, asegura a Efe el arqueólogo responsable del puerto de Claudio y Trajano.

Mientras que en el anterior puerto de Ostia solo podían atracar dos naves, en el nuevo complejo de Trajano podían hacerlo 200 embarcaciones.

Su cuenca hexagonal de 32 hectáreas lo convirtió en el centro de intercambios “más grande del mundo antiguo”, según el arqueólogo.

Ahora ese espacio es un enorme lago artificial pero que mantiene su forma regular de seis lados, sin precedentes en la antigüedad, más perceptible desde el aire o sobre los mapas que se pueden encontrar fácilmente en internet.

El acondicionamiento y la reapertura del sitio se está llevando a cabo gracias a la financiación de entes públicos y mecenas privados, como por otro lado ocurre en muchos bienes del patrimonio cultural romano como la reciente restauración de la Fontana di Trevi o el Coliseo romanos.

La fundación Benetton y el consorcio Aeropuertos de Roma participan en el proyecto de reacondicionamiento del puerto imperial de Claudio y Trajano.

26 abril 2016 at 1:46 pm 1 comentario

Los arqueólogos comienzan a descifrar la piedra etrusca hallada cerca de Florencia

  • Ha sido limpiada y los expertos trabajan ya traduciendo sus 100 inscripciones
  • Serían un “texto sagrado” que puede revelar parte de su sistema de creencias
  • Ayudarían a comprender a este enigmático pueblo de la península itálica

estela-etrusca

La piedra de 200 kilos ha sido sometida a un cuidadoso proceso de limpieza. REUTERS

Fuente: REUTERS  |  RTVE.es       25/04/2016

Las inscripciones halladas en una piedra desenterrada cerca de Florencia han llenado de optimismo a los arqueólogos que trabajan con ella, ya  que aseguran que puede ayudar a desvelar los secretos de los etruscos, uno de los primeros pueblos de la península itálica y cuya civilización sigue rodeada de grandes enigmas.

Los etruscos florecieron en el centro de lo que hoy es Italia hace 2.500 años pero su cultura y su lengua se asimilaron a las del Imperio Romano. Dejaron restos de lujosas tumbas, cerámicas y estatuas, pero pocos documentos escritos y pruebas de su vida diaria. Los etruscos solían escribir textos más largos en lino u otros materiales perecederos como la cera.

Por eso, los arqueólogos que excavan en la provincia toscana de Mugello supieron desde el primer instante que estaban ante un descubrimiento de primera magnitud cuando encontraron enterrada en la base de un templo una estela de piedra arenisca de aproximadamente 200 kilos de peso, en la que aparecían inscritos más de 100 caracteres.

estela_etrusca

Las inscripciones serían un “texto sagrado que puede revelar una parte importante del sistema de creencias de los etruscos”.

La piedra ha sido minuciosamente limpiada y, aunque sus inscripciones aún no se han descifrado completamente, los expertos están comenzando a entender su significado. “Encontrar algo así es el sueño de cualquier etruscólogo”, ha manifestado Gregory Warden, un profesor de arqueología cuyo equipo ha excavado allí durante 20 años antes del descubrimiento. Según explica, las inscripciones serían un “texto sagrado que puede revelar una parte importante del sistema de creencias de los etruscos”.

La piedra podría aportar una nueva perspectiva sobre la vida de los etruscos, ya que se ha encontrado en un santuario religioso en lugar de en uno de los lugares de enterramiento donde los arqueólogos han recogido la mayor parte de su comprensión de la vida de los etruscos.

Los dioses Tinia y Uni

Después de someterse a una limpieza cuidadosa, y tras la aplicación de pasta de papel y agua destilada, podrían haber aparecido los nombres de los dos dioses más importantes del panteón de los etruscos: Tinia y Uni, equivalentes a los Júpiter y Juno romanos o a los griegos Zeus y Hera. Sería “simple y maravillosamente emocionante” que la presencia de los nombres se confirma, ha dicho Warden.

A diferencia de muchas reliquias antiguas que se encuentran descontextualizadas, los investigadores esperan que esta estela pueda documentar la historia etrusca de la zona, que se encuentra entre las que hoy son las ciudades de Fiesole y Bolonia, levantadas donde hace dos milenios y medio estaban las principales poblaciones etruscas.

25 abril 2016 at 7:31 pm 1 comentario

La Torre de Hércules: Dos mil años de reformas

Las obras previstas en dos cámaras de la Torre de Hércules se suman a las numerosas intervenciones en el faro a lo largo de su historia

torre_hercules

Fuente: José Manuel Gutiérrez > A Coruña  |  La Opinión A Coruña    24/04/2016

Llevar en pie al borde del mar dos milenios es un reto para cualquier construcción. Y todavía más si como en el caso de la Torre ha habido un largo periodo de tiempo en el que estuvo abandonada. Desde el siglo II el faro coruñés ha tenido que ser sometido a diferentes reparaciones para garantizar su conservación, algunas de gran importancia como la del siglo XVIII, y otras de menor entidad como la que afectará este año a dos cámaras interiores del edificio

El Concello acaba de sacar a licitación la restauración de dos cámaras interiores de la Torre de Hércules cuyo estado de conservación hace precisa una intervención para evitar la caída de fragmentos de las paredes y las bóvedas. Este riesgo es el que hace que ambos espacios se encuentren cerrados al público, aunque tras la realización de las obras serán reabiertos para permitir una mejor visita del monumento.

Desde su construcción en el siglo II antes de Cristo, el faro romano levantado bajo la dirección de Gayo Sevio Lupo ha sido objeto de numerosas reformas para mejorar su estado, que durante varios siglos fue ciertamente preocupante debido al abandono en que quedó sumido. En el siglo V el historiador Paulo Orosio habla de la Torre de Hércules como de un “faro altísimo y digno de mención entre muy pocas cosas”, lo que hace pensar que aún se encontraba en buen estado. Pero poco después debieron comenzar los problemas, ya que el arqueólogo José María Bello calculó que entre los siglos V y X cayó el muro exterior del faro, a lo que se unió que en la Alta Edad Media se levantó en las proximidades una fortificación para la que probablemente se emplearon materiales de la Torre, que a pesar de todo debió seguir funcionando como ayuda a la navegación.

La profesora Ana Goy Diz sospecha que sillares del faro también pudieron ser empleados para construir la fortaleza de la Ciudad Vieja, además de la Colegiata de Santa María del Campo y la iglesia de Santiago, aunque en 1553 el Ayuntamiento inicia la protección del edificio mediante la prohibición de nuevos expolios. Posteriormente se ordenó reparar las escaleras y la puerta, los cimientos y finalmente la instalación de unas nuevas escaleras. Este elemento había sustituido a la rampa mediante la que se accedía originalmente a la parte superior del faro y cuyo recuerdo permanece en las líneas inclinadas que ahora recorren el revestimiento exterior del faro instalado en el siglo XVIII.

El entonces capitán general de Galicia, el duque de Uceda, fue el responsable de que en 1685 se instalara una nueva escalera de madera que obligó a perforar las antiguas bóvedas romanas y de que se construyesen dos pequeñas torres para montar sendos faroles. Se cree que esa obra fue aprovechada para retirar la parte superior de la cúpula con la que remataba el edificio y que en su lugar se colocó un tejado con forma cónica.

La destrucción de uno de esos faroles llevó al ministro de Marina José Patiño a solicitar a mediados del siglo XVIII informes sobre el estado de la Torre que, aunque destacaban la solidez de la construcción original, proponían la realización de reformas, aunque no se llevaron a cabo, incluso cuando en 1769 un rayo acabó con el farol que aún quedaba en lo alto de la Torre.

Hubo que esperar a que en 1785 se decidiese llevar a cabo un proyecto de mejora del puerto para incluir al faro entre los elementos que debían reformarse, para lo que el capitán general de Galicia, Pedro Martín Cermeño y García de Paredes encargó al ingeniero militar Eustaquio Giannini que acometiera una restauración a fondo del edificio.

El técnico cumplió la orden de Cermeño de mantener en pie los restos romanos por motivos económicos, pero también por admiración hacia la obra que había pervivido durante tantos siglos. Giannini apostó por rodear la estructura cuadrangular del edificio con un revestimiento de piedra de cantería, por lo que su trabajo está considerado como “una de las primeras restauraciones científicas de un monumento de la antigüedad realizada en España”, según figura en el proyecto que ahora afectará a dos cámaras de la Torre.

Las obras de Giannini, que se desarrollaron entre 1788 y 1790, fueron las de mayor calado entre las que se acometieron desde la construcción del faro, que en 1858 sufrió una pintoresca intervención con motivo de la visita de Isabel II, ya que las paredes interiores fueron recubiertas de papel estampado y telas, además de tabiques de barrotillo en la primera planta y falsos techos en las bóvedas. Estos añadidos se retiraron en 1902, año en que también se realizaron otras mejoras, mientras que en 1926 se instaló el equipamiento eléctrico y en 1956 se terminaron las nuevas viviendas para los torreros que sustituyeron a las construidas en 1861.

En 1992 se realizó una importante restauración del monumento para reparar los daños sufridos a lo largo del tiempo y justo después de concluirla fue necesario retirar el hollín generado por el incendio del petrolero Mar Egeo. En 2010 se efectuó una nueva limpieza interior del faro y en 2012 se restauró una de las cámaras interiores que se hallaba en mal estado, a la que este año seguirán otras dos, situadas en la planta baja y en la segunda.

 

24 abril 2016 at 8:16 pm Deja un comentario

Del latín a Harry Potter

Lo clásico se ha convertido mucho más en un partido de fútbol que en la herencia de Grecia y Roma de la que venimos

Fuente: ÓSCAR MARTÍNEZ  |  EL PAÍS    22/04/2016

Sala de lectura Loker Reading de la Universidad de Harvard, en 2011. Jonathan Wiggs Getty

Sala de lectura Loker Reading de la Universidad de Harvard, en 2011. Jonathan Wiggs Getty

No es improbable que “clásico” sea una de las palabras más buscadas en Internet, sobre todo desde que, de un tiempo a esta parte, sirve para designar ciertos partidos de máxima rivalidad. Pero la vida de esta palabra va mucho más allá. El término, derivado de la palabra latina classicus, significa en origen “lo de primera clase”, y pronto se comenzó a aplicar a los escritores dignos de imitar, hasta que más tarde pasó a referirse a la civilización grecorromana, considerada como ejemplo de plenitud.

La definición de clásico que encontramos en los diccionarios incide en esa idea de plenitud y de imitación. Sin embargo, hay algo en ellas que desprende una nota de lejanía y de frialdad que no alcanza a revelar su verdadera dimensión al aplicarla a las nociones de cultura y mundo clásicos. En estos casos lo mejor es acudir a los maestros: para George Steiner lo clásico es aquello alrededor de lo cual todo es permanentemente fructífero.

Llamamos cultura clásica al conjunto de obras artísticas y literarias, conocimientos, instituciones, lenguas y tradiciones que las civilizaciones de Grecia y Roma nos dejaron como legado sentando las bases de nuestra cultura occidental. Conviene, no obstante, subrayar que nuestra cultura no se ha forjado a partir de la pasiva admiración de la plenitud del mundo clásico ni de la mera imitación de sus logros, sino precisamente a partir del diálogo fructífero con un pasado que nos interroga y nos obliga a un continuo ejercicio de reflexión. Fruto de ese diálogo es el hecho de que tragedias como Antígona o Medea sean capaces de conmovernos 2.500 años después debido a que su mensaje nos sigue proponiendo dilemas sobre los que reflexionar tanto de forma colectiva como individual.

El prestigio del mundo clásico hace que los festivales de teatro grecolatino llenen los graderíos, que las exposiciones sobre temas de la Antigüedad colmen las expectativas, o que las empresas busquen en el repertorio del legado clásico el símbolo que proyecte la excelencia de su producto. Los géneros y temas literarios entonces inventados siguen suministrando materia creativa a los escritores de hoy: es conocido el sustrato clásico que existe en Harry Potter (cuya creadora se formó como filóloga clásica), y a nadie se le escapa la excelente acogida entre el público de las novelas y películas de tema clásico. El nombre de inspiración latina de un establecimiento, la estatua de un dios a la que los aficionados acuden a celebrar un campeonato… Dado que mucho de lo que nos rodea se mira en el espejo de lo clásico, su conocimiento constituye una lente de aumento de la realidad.

Pero a pesar del consenso general acerca del prestigio del mundo clásico, nos encontramos con la paradoja de que, tratándose de su aprendizaje, el interés por la cultura clásica se vuelve residual: “¿Para qué sirve?”, es una pregunta que a los profesores nos resulta familiar. Esta se nos formula, claro, en una lengua que procede del latín y cuyo vocabulario médico, filosófico, científico y jurídico fue forjado en las lenguas de Grecia y Roma por el detalle de que la medicina, la filosofía, la ciencia y el derecho surgieron allí. Tampoco es improbable que esa pregunta sea formulada en una localidad originariamente romana, o bien en el moderno ensanche de una ciudad que fue trazado según las bases urbanísticas con las que Hipodamo de Mileto diseñó el Pireo en el siglo V antes de Cristo. Quizá recorriendo una autopista costera que se superpone a las vías que los ingenieros romanos construyeron con destino a Roma.

La definición de clásico que encontramos en los diccionarios incide en esa idea de plenitud y de imitación

La respuesta se antoja tan obvia que uno se queda preguntándose si es que no se ve. Debe ser que a simple vista no se ve: en un mundo volcado hacia conocimientos a los que se supone una utilidad práctica inmediata, la rentabilidad del conocimiento humanista no resulta evidente a primera vista.

Sólo a primera vista: a través de sus mitos, la cultura clásica proporciona un dominio del lenguaje narrativo que, como apuntaba Martha Nussbaum (premio Príncipe de Asturias 2012), resulta fundamental en la formación intelectual y sentimental de los alumnos, además de influir en el desarrollo de su sensibilidad artística y literaria. Por lo que respecta al griego y al latín, su conocimiento no sólo incide en la mejora de su expresión en la lengua propia, sino que la dinámica de su aprendizaje (el continuo análisis de situaciones) proporciona a los alumnos los mecanismos intelectuales adecuados para afrontar cualquier análisis científico, al tiempo que estimula la conciencia crítica necesaria para conducirse en la época que les ha tocado vivir.

Si hacemos cuentas, resulta que el conocimiento de lo clásico fertiliza mente, corazón y lenguaje: las sedes que conforman nuestra humanidad.

Óscar Martínez es profesor de griego en el IES Julio Caro Baroja de Fuenlabrada y presidente de la delegación de Madrid de la Sociedad Española de Estudios Clásicos. Es traductor de Homero y autor de Héroes que miran a los ojos de los dioses (Edaf).

24 abril 2016 at 10:44 am Deja un comentario

Una caupona en Pompeya: Abre el primer restaurante inspirado en la antigua Roma

En “Caupona”, el restaurante arqueo-experiencial de Pompeya, se come como en los tiempos de los antiguos romanos

Caupona-1

Fuente: Napolike  22/04/2016
Fotos: MeteoWeb

Ha sido inaugurado en Pompeya el restaurante “Caupona”, un espacio donde será posible volver atrás en el tiempo y experimentar por primera vez cómo era una comida en la época de los antiguos romanos .

Caupona-4

Creado tras la restauración de un edificio rural en el número 2 de Via Masseria Curato y a poca distancia de la zona arqueológica, el proyecto nació a partir de una idea del diseñador Nello Petrucci y del apasionado de la cocina Francesco Di Martino. El menú y el ambiente están inspirados en los alojamientos y las casas de época romana.

Caupona-5

El jardín del restaurante arqueo-experiencial recuerda al de una domus, en tanto que en las paredes cuelgan los listados de precios en ases y sestercios. Los frescos y las pinturas murales han sido pintados a mano por Rosario Lamberti y Rosario Esposito.

Para respetar la ambientación en el pasado, el personal lleva ropa de época y los platos se sirven en vajilla de terracota.

Caupona-20

23 abril 2016 at 9:45 am 5 comentarios

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

abril 2016
L M X J V S D
« Mar    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.498 seguidores