Posts filed under ‘cultura clásica’

El Museu d’Arqueologia de Catalunya abre una exposición sobre el vino en la antigua Grecia

El Museu d’Arqueologia de Catalunya de Barcelona ha inaugurado este jueves la exposición ‘El vino griego. De la antigüedad a las bodegas catalanas actuales’, que explica el proceso por el que el vino llegó a protagonizar la vida social, política y religiosa de la antigua Grecia y la adaptación de esta tradición a la actualidad.

mac

CONSELLERIA DE CULTURA. EUROPA PRESS

Fuente: EUROPA PRESS  |  El Economista

BARCELONA, 29 de sep.- El Museu d’Arqueologia de Catalunya de Barcelona ha inaugurado este jueves la exposición ‘El vino griego. De la antigüedad a las bodegas catalanas actuales’, que explica el proceso por el que el vino llegó a protagonizar la vida social, política y religiosa de la antigua Grecia y la adaptación de esta tradición a la actualidad.

El director general de Archivos, Bibliotecas, Museos y Patrimonio de la Generalitat, Jùsep Boya, y el director del museo, Josep Manuel Rueda, han inaugurado con el comisario Xavier Aquilué la muestra, que podrá visitarse hasta el 29 de enero, ha explicado la Conselleria de Cultura en un comunicado.

También han participado en la inauguración el cofundador del Celler de Can Roca Josep Roca y la enóloga Sara Pérez, quienes han analizado los aspectos fundamentales del presente y el pasado de la cultura del vino.

La exposición trata esta realidad a partir de diversos ámbitos temáticos: el cultivo de la viña, la evolución de la obtención del vino, su consumo, el papel del dios Dioniso, la cultura del vino en la actualidad y la producción y el consumo de vinos griegos y íberos en Catalunya.

Cuenta también con una muestra de las bodegas catalanas actuales que recuperan en sus producciones esta tradición milenaria, y con una selección de la literatura que ha generado la cultura del vino, además de dos audiovisuales y unos 40 objetos arqueológicos singulares que ilustran el relato.

La exposición se complementa con un programa de actividades paralelas para ofrecer al visitante una nueva visión de las innovaciones a lo largo de la historia, con visitas guiadas, conferencias, catas de vinos, entre otras.

Esta muestra, que cierra un ciclo dedicado a la alimentación y al vino, ha sido desarrollada por el museo junto al Instituto Catalán de Arqueología Clásica y al Instituto Catalán de Investigación en Patrimonio Cultural, con la colaboración del Instituto Catalán de la Viña y el Vino.

 

30 septiembre 2016 at 10:51 am Deja un comentario

¿Qué hacían dos chinos en el Londres romano?

Un equipo arqueológico encuentra dos esqueletos de asiáticos en un antiguo cementerio del siglo II

londres-romano

Un mapa del Londres romano, el cementerio fue encontrado al sur. PETER FROSTE (MUSEO DE LONDRES)

Fuente: GUILLERMO ALTARES > Madrid  |  EL PAÍS
30 de septiembre de 2016

En las ciudades de la antigua Roma convivían culturas y pueblos, en sus calles podían escucharse decenas de lenguas que se mezclaban con olores de comida de todo el mundo. En los tiempos del politeísmo, los diferentes dioses se confundían y multiplicaban. Los viajes eran frecuentes y, muchas veces, lejanos. Sin embargo, un reciente descubrimiento puede ampliar todavía más esas fronteras. Un equipo de Museo de Londres ha investigado el origen de 22 individuos que fueron enterrados en un antiguo cementerio situado en el sur de la ciudad utilizado entre los siglos II y IV de nuestra era y se han llevado una tremenda sorpresa: dos ellos provenían casi con toda seguridad de Asia, probablemente de China. ¿Qué hacían dos chinos viviendo y muriendo en el Londres romano? Es un misterio al que, por ahora, la arqueología no puede responder sólo señalar que estuvieron allí.

“Estudiamos la morfología de los esqueletos”, explica por correo electrónico la arqueóloga Rebecca Redfern, conservadora del Museo de Londres y responsable de la investigación en el cementerio de Lant Street, que será publicada en el Journal of Archaeological Science. “Hemos utilizado técnicas macromorfoscópicas [un análisis forense que permite determinar los ancestros analizando la forma de la cara y otras aspectos morfológicos] y los hemos comparado con poblaciones actuales. Nuestros resultados nos muestran que tienen ancestros asiáticos y que estas dos personas no pasaron sus infancias en Inglaterra. Cuando nos lleguen los resultados genéticos sabremos con certeza si son asiáticos, pero por los datos que manejamos ahora estos individuos están más cerca de poblaciones japonesas o chinas que de cualquier otro lugar”.

No es la primera vez que aparecen asiáticos en el antiguo Imperio —en 2010 se realizó un hallazgo muy similar en Vagnari, en el sur de Italia, confirmado además por el ADN—; pero hasta ahora nunca habían sido encontrados en Gran Bretaña, que entonces se encontraba en la frontera occidental de Roma. Las relaciones entre Asia y Roma existían sin duda, porque las dos potencias intercambiaban bienes y eran conscientes de su existencia mutua, pero las pruebas arqueológicas son mínimas y muchas veces discutidas. De hecho, algunos expertos como la bioarqueóloga de la Universidad de West Florida Kristina Killgrove han pedido prudencia hasta que se conozcan los resultados genéticos definitivos. Pese a ello, en un artículo publicado en la revista Forbes asegura no tener “dudas de que personas de ascendencia asiática vivieron en diferentes lugares del Imperio”.

“Hemos realizado numerosos estudios de esqueletos de la época romana encontrados en Londres para determinar su origen y han revelado que los residentes de Londinium tenían ancestros que provenían de una enorme variedad de lugares de todo el Imperio, que incluyen el Mediterráneo, el norte de África y ahora Asia”, explica Redfern para explicar que se trata de un hallazgo raro, pero tampoco extraordinario en una civilización que era realmente global.

Las evidencias más sólidas de las relaciones entre China —entonces en manos del dinastía Han— y el Imperio romano provienen de Asia: la principal prueba es un relato chino del año 166 de nuestra era recoge la llegada de un embajador de Marco Aurelio, emperador de 161 a 180. La leyenda de la legión perdida, en cambio, nunca ha logrado ser corroborada con la arqueología: esta teoría, defendida entre otros en los años cincuenta por el sinólogo de Oxford Homer Dubs y sobre la que Santiago Posteguillo ha escrito una novela que lleva precisamente ese título, es tan apasionante como etérea. Según esta historia, una de las legiones que Craso comandó contra los partos, derrotada en la batalla de Carras (53 a. C., todavía en la República), acabó en las estepas asiáticas. Hace diez años se presentó una investigación del ADN la población china de Liqian, una localidad situada en el borde del desierto del Gobi , cuyos habitantes poseen un 56% de genes caucásicos y presentan rasgos extrañamente occidentales. ¿Son los descendientes de aquellos legionarios? También los habitantes de un valle de Pakistán dicen provenir de los soldados de Alejandro Magno (de cuya presencia sí aparecieron, en cambio, sólidas pruebas como la ciudad de Aï Khanun en Afganistán).

Los romanos llamaban a los chinos Seres, el pueblo de la seda, porque este producto estaba en la base de su comercio: enormemente codiciada y valiosa en el Imperio, el secreto de su producción no llegó a Occidente hasta el siglo VI a través de Bizanzio. Tal vez aquellos chinos de Londres eran comerciantes, tal vez embajadores, tal vez esclavos, tal vez ni siquiera eran chinos. En cualquier caso, el hallazgo del cementerio de Lant Street no hace más que agrandar el misterio.

 

30 septiembre 2016 at 10:27 am Deja un comentario

Las monedas romanas de Tomares se expondrán en el Arqueológico

Cultura trabaja en una muestra temporal de carácter “didáctico” prevista para el próximo mes de diciembre.

anforas-tomares

Dos de las diecinueve ánforas romanas descubiertas en Tomares. / EFE

Fuente: E. P. > Sevilla  |  Diario de Sevilla
29 de septiembre de 2016

La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía ha dado cuenta del proyecto expositivo que se prepara para el próximo mes de diciembre en el Museo Arqueológico de Sevilla, que acogerá para este periodo una muestra “didáctica” temporal sobre las monedas de época romana halladas el pasado mes de abril durante la realización de unas obras en el municipio sevillano de Tomares.

“Se pretende explicar, para su comprensión fácil, lo que significa este hallazgo”, ha precisado la titular del ramo, Rosa Aguilar, tras visitar junto al alcalde de Tomares, José Luis Sanz, las instalaciones del museo en las que se conservan las 19 ánforas que fueron localizadas, nueve de ellas cerradas y diez fragmentadas, de las cuales ya se han clasificado y sometido a una primera limpieza hasta 22.474 monedas. De hecho, la exposición no se limitará a éstas, sino que también comprenderá otros elementos que ya se conservan en el recinto, con el mismo contexto temporal, y que “aportarán la lectura que se pueda hacer de esa etapa histórica”.

Por el momento, los técnicos han trabajado en materia de conservación preventiva, para garantizar la integridad de las ánforas: algunas ya estaban fragmentadas y, por su peso, a la hora de manipularlas se podrían “desgajar”, por lo que se han habilitado contenedores recubiertos de espuma para eliminar ese riesgo, según ha precisado la directora del Arqueológico, Ana Navarro.

Se calcula un total de 53.000 monedas, si bien hasta nueve de estos recipientes -los hallazgos son del periodo tardorromano, entre los siglos III y IV d.C- se encuentran intactos y no se abrirán en tanto que “contextos arqueológicamente cerrados”, por lo que se someterán a microestudios con nuevas herramientas que podrían permitir conocer el número exacto de monedas que contienen.

“Es un trabajo de chinos”, ha resumido Navarro, que confirma que culminar esta labor llevará mucho tiempo -“ojalá para ese momento tengamos ampliado el Museo Arqueológico”, ha dicho Aguilar- y ha apuntado que el descubrimiento podría servir para comprender mejor qué pasaba en esa zona, pues el poner el dinero a buen recaudo –las ánforas estaban en el subsuelo de algún tipo de edificación– podía deberse a algún “conflicto” o “peligro”.

“Pocas veces” se dará la oportunidad de encontrar una colección como ésta, que permita “llegar y reconstruir científicamente la historia”, ha sentenciado la directora del recinto museístico respecto de unas monedas que parece que en muchos casos no llegaron a circular y tiene efigies de hasta cuatro emperadores de la época, como Diocleciano o Maximiano, siendo una de las hipótesis barajadas la de que estaban destinadas al pago de los soldados.

La consejera, que ha agradecido el trabajo de los técnicos, también se ha congratulado de la presencia de José Luis Sanz en la visita, apuntando al respecto que una vez que la localidad cuente con el museo que quiere habilitar, y ya con los trabajos avanzados, no habría ningún problema en la cesión de una parte de los hallazgos para que el municipio aljarafeño también pueda exponerlos.

A este respecto, Sanz ha felicitado y dado la enhorabuena a la Consejería y al museo, “que tiene una ardua tarea por delante”. Ha deseado que los trabajos finalicen “lo más pronto posible” para que la muestra pueda organizarse en un espacio físico “idóneo” que ya se busca, con los requisitos que establecizca la propia Consejería.

No sólo se organizará la muestra de diciembre, pues la Consejería de Cultura trabaja ya en un proyecto multi e interdisciplinar que permita poner una mirada global y transversal a este hallazgo. La finalidad del mismo, según han confirmado fuentes de Cultura, será eminentemente divulgativa.

Por otro lado, el hallazgo ha puesto al Museo Arqueológico, dependiente de la Consejería de Cultura, “en el punto de mira de muchas instituciones, organismos e investigadores de distintos ámbitos de todo el mundo”. De hecho, ha avanzado Aguilar, “estamos trabajando en una acción europea con otros países como Francia, Italia e Inglaterra en colaboración con las universidades andaluzas y organismos españoles, estableciendo una alianza con otros países porque queremos que los investigadores nos miren y también que trabajen con nosotros”.

El 27 de abril, de manera fortuita, trabajadores de la empresa Tragsa, que está llevando a cabo los trabajos de regeneración y recuperación del Parque del Olivar del Zaudín, de 45 hectáreas, en los que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y el Ayuntamiento están invirtiendo 2,7 millones de euros, se encontraron en una zanja de un metro de profundidad estas 19 ánforas con 600 kilos de monedas romanas. Según los primeros análisis de los expertos, podría ser uno de los descubrimientos arqueológicos de este tipo más importantes de España, e incluso a nivel mundial, debido al gran número de monedas encontradas y al buen estado de conservación de las mismas.

 

29 septiembre 2016 at 6:24 pm Deja un comentario

Antiguo mosaico podría representar a Alejandro Magno

mosaico-alejandro-magno

Los arqueólogos han descubierto mosaicos en el sitio de Huqoq desde 2012. Este es el que desvelaron más recientemente. Foto: Mark Thiessen, National Geographic

Fuente: A. R. Williams  |  National Geographic en Español
28 de septiembre de 2016

Luego de varios años de excavaciones y estudios, los arqueólogos han revelado un mosaico extraordinario –y enigmático- descubierto entre las ruinas de una sinagoga del periodo romano en el sitio de Huqoq, Israel. Los expertos afirman que nada semejante ha salido a la luz en algún otro edificio conocido del mundo antiguo.

Datado en el siglo V d.C., el mosaico describe el encuentro de dos personajes masculinos de alto rango, uno de los cuales parece ser un gran general al frente de sus soldados. Sin embargo, un obstáculo importante para interpretar la escena es la ausencia total de inscripciones identificadoras.

“En el arte bizantino temprano y tardío, es muy frecuente que los personajes de mosaicos y otros medios estén etiquetados –explica Karen Britt, historiadora del arte de la Universidad Western Carolina y la experta en mosaicos de la excavación-. El hecho de que estos personajes no están etiquetados es desconcertante para el espectador moderno”.

La escena incluye elefantes equipados para la batalla, detalle que, de inmediato, sugiere la historia de los macabeos, líderes judíos que organizaron una rebelión contra el Imperio Seléucida a mediados del siglo II a .C. Los seléucidas, descendientes de uno de los generales de Alejandro Magno, fueron famosos por incluir elefantes en sus ejércitos.

huqoq-sitio-de-excavacion-en-israel-1

El mosaico fue descubierto entre las ruinas de una sinagoga del periodo romano en el sitio de excavación de Huqoq, en Israel. Foto: huqoqexcavationproject.org

Sin embargo, Jodi Magness, arqueóloga de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, y directora de la excavación, ofrece una interpretación diferente. En su opinión, el líder del ejército no es otro que el propio Alejandro Magno. El legendario conquistador nunca se reunió con el sumo sacerdote de Jerusalén, mas el encuentro era un elemento de ficción histórica que debió ser muy conocido para los residentes de la antigua Huqoq.

Tras la muerte de Alejandro Magno, en 323 a.C., su fama y su importancia se hicieron evidentes por la manera como cambió la faz del Cercano Oriente, así que los judíos –igual que otros pueblos antiguos- trataron de vincularse con él y su grandeza –explica Magness-. Por ello, empezaron a circular numerosas historias, como esta leyenda”.

Magness cree que el mosaico debe leerse de abajo hacia arriba. En su opinión, el nivel, o registro, inferior representa una de las muchas batallas que libró Alejandro Magno mientras expandía su imperio en el Mediterráneo oriental.

mapa-de-alejandro-magno

Encrucijada del imperio. Los mosaicos descubiertos en el antiguo sitio de Huqoq, cerca del Mar de Galilea, reflejan la turbulenta historia de la región. Foto: Versión en español: José Luis Juárez Rodríguez/Jos

El registro intermedio muestra al sumo sacerdote de Jerusalén –el hombre mayor y barbado, en el centro- acompañado de nobles u otros sacerdotes. Todos se encuentran a las puertas de la ciudad, tal vez para recibir a Alejandro Magno.

La importancia de los hombres vestidos de blanco se manifiesta, claramente, en el monograma de una “H”, la letra griega eta. Los expertos no saben qué significa, aunque el arte del periodo la incluye a menudo en la indumentaria como símbolo de posición social elevada.

En el registro superior, el sumo sacerdote y sus acompañantes se reúnen con Alejandro Magno y sus tropas. Alejandro Magno posee todos los atributos de comandante militar y monarca griego, como el manto púrpura y una cinta que le ciñe la cabeza, llamada diadema. Alejandro fue el primero que adoptó la diadema y después, todos sus sucesores la usaron.

Como es de esperar de un comandante en campaña, este personaje va acompañado de soldados y de elefantes de guerra, los cuales también están asociados con Alejandro Magno y sus sucesores.

En opinión de Magness, el hecho de que los personajes del mosaico no estén identificados con inscripciones es una evidencia clave a favor de Alejandro Magno. “En la antigüedad, solo hubo un rey griego tan grandioso que no necesitaba de etiqueta”, asegura la arqueóloga.

Según su interpretación, el mosaico habría comunicado un mensaje de afirmación. “La finalidad de la leyenda de Alejandro Magno es demostrar que hasta él, el máximo de los reyes griegos, reconoció la grandeza del Dios de Israel –explica Magness, cuya investigación es financiada en parte por la Sociedad National Geographic-. Está tan impresionado por la presencia del sumo sacerdote que se inclina ante él y lleva un sacrificio para ofrecerlo en el templo. Así pues, si el mismísimo Alejandro Magno reconoció la grandeza del Dios de Israel, seguramente el Dios de Israel debe ser grandioso”.

¿Una lección de historia en tres partes?

Britt, la historiadora de arte, concuerda con Magness en que el mosaico relata una historia de gran significado para los antiguos asistentes a la sinagoga. No obstante, tiene una teoría distinta sobre el significado de dicha historia, situación que nada tiene de extraño entre los integrantes de un proyecto de investigación, quienes analizan las evidencias desde diferentes puntos de vista.

Britt y Ra’anan Boustan, especialista en historia de la religión en la Universidad de California en Los Ángeles y otro miembro del equipo de excavación, han pasado los últimos dos años consultando la literatura antigua, estudiando los personajes en escenas similares del arte antiguo, y visitando las ruinas de sinagogas en las inmediaciones del Mar de Galilea.

Ellos interpretan el mosaico como un relato del ataque seléucida contra Jerusalén en 132 a.C., dirigido por el rey Antíoco VII.

Al igual que Magness, Britt y Boustan leyeron el mosaico de abajo hacia arriba. Sin embargo, en su interpretación, el registro inferior describe una batalla en la que soldados seléucidas, un elefante y un toro son abatidos con lanzas. El combate se llevó a cabo fuera de Jerusalén, y los defensores judíos arrojan sus lanzas al ejército invasor desde la parte superior de los muros de la ciudad.

El registro intermedio muestra lo que ocurre dentro de la ciudad durante la batalla. Jóvenes judíos aguardan de pie con las manos en sus espadas, listos para enfrentar a cualquier invasor que pueda franquear los muros de la ciudad. Según esta interpretación, el líder judío es un sumo sacerdote llamado Juan Hircano I.

Como es de esperar, el líder seléucida lleva el manto y la diadema de la realeza griega, pero de manera anacrónica, luce una coraza romana, el único tipo de armadura que conocían los mosaiquistas del siglo V.

El día de la tregua es una festividad judía, de manera que Antíocoun hombre piadoso- entrega un toro a los judíos para que lo sacrifiquen en su templo. A cambio, Juan Hircano ofrece una moneda que simboliza el tributo que deben pagar los judíos.

“En muchos aspectos, la dinastía seléucida era una máquina militar enorme que cobraba tributo –señala Britt-. Marchaban a la guerra, conquistaban territorio, y exigían pago”.

Otra pista importante para Britt es el hecho de que el líder judío está apuntando hacia el cielo. “Indica al espectador que la tregua pactada ha sido sancionada por Dios”, explica.

Como lección de historia en tres partes, las escenas comunicaban un mensaje de resiliencia a los judíos de Huqoq, quienes vivían bajo el yugo del imperio romano. Y es que las invasiones, como la de los romanos, no eran novedad en esa región del mundo.

“Los judíos fueron conquistados a menudo por otros pueblos –comenta Britt-. El mensaje de este mosaico es que no solo podían defenderse en batalla; también podían llegar a un acuerdo honorable y mutuamente aceptable con sus regidores”.

Claro está, es imposible saber qué tenían en mente los creadores del mosaico, y ninguna explicación se ajusta a todos los detalles de las tres escenas de este panel.

“Considero que hay argumentos a favor para varias interpretaciones distintas”, reconoce Magness, quien espera que el debate inicie en cualquier momento, ahora que el mosaico ha sido revelado, y se han propuesto algunas posibilidades.

Mira los detalles de este antiguo mosaico en esta galería:

detalle-alejandro-magno-1

Foto: Mark, Thiessen, National Geographic Fuentes: Jodi Magness, Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill; Karen Britt, Universidad de Carolina del Norte, Western

29 septiembre 2016 at 6:19 pm Deja un comentario

El MNAR mostrará la vida de varias ciudades grecorromanas con una recreación histórica

‘Juego de espejos’ se desarrollará el próximo viernes en un pase y el sábado 1 de octubre en dos y se podrá asistir de forma gratuita

Momento de la presentación de la actividad ‘Juego de espejos’ en el Museo de Mérida /  j. m. romero

Fuente: M. ÁNGELES MORCILLO > Mérida  |  Hoy Digital
28 de septiembre de 2016

Los espejos reflejan lo que hay. Y lo que hay es un juego de piezas del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida que se combinan de distinta manera. Que al reflejarse unas en otras pueden aportar mensajes insólitos, nuevos y diferentes a lo que el público está acostumbrado a ver en su visita al edificio. ‘Juego de espejos’ es un recorrido por la nave principal del museo, envuelto en la magia de la noche, durante el cual los visitantes podrán admirar determinadas piezas, que han visto en otras muchas ocasiones, y que serán resaltadas con nuevas luces y colores, por lo que mostrarán otro significado. Se puede concebir como una recreación histórica con piezas de su colección para mostrar la vida cotidiana de varias ciudades grecorromanas.

Esta es una actividad incluida dentro de la programación de la celebración del XXX aniversario del museo en su nueva sede. De forma totalmente gratuita, se podrá acceder el viernes 30 de septiembre en un único pase a las 22 horas, y el sábado 1 de octubre en dos pases: a las 20.30 y a las 22 horas. Cada pase tendrá un aforo limitado para 120 personas, por lo que los que estén interesados en asistir pueden hacerlo reservando plaza a través de un teléfono.

‘Juego de espejos’ propone a los visitantes conocer nuevas miradas sobre las piezas más emblemáticas de su colección permanente. El conjunto de Proserpina, Ceres y Plutón, Mercurio o el grupo escultórico procedente del denominado Pórtico del Foro serán otras tantos espejos a través de los que poder introducirse en la mentalidad del hombre grecorromano. Así será posible realizar un viaje imaginario que se inicia en Troya y Cartago, pasa por Roma y finaliza en Augusta Emerita en los momentos en los que su historia comienza. Y con Augusto como especial protagonista.

El guión es original y pensado específicamente para la colección del MNAR. Será presentado por más de 50 personas pertenecientes al equipo técnico del museo y a la asociación de recreación histórica Ara Concordiae.

Términos latinos

Según explica la conservadora del museo, Pilar Caldera, la presencia del texto clásico es fundamental y se escucharán de forma recurrente términos latinos, que en ningún momento entorpecerán el hilo argumental de la historia que se quiere contar.

«Una historia que comienza en el origen de los dioses y que nos lleva hasta la figura de Augusto», explica Caldera. «Nos retrotraemos a los grandes héroes del mundo antiguo, el comienzo del hombre nuevo, y el hombre nuevo que es el marca Roma y el que marca Augusto», finaliza.

DATOS DE INTERÉS

  • Horarios y reserva. Actividad con aforo limitado a 120 personas por pase. Podrá realizarse reserva previa.
  • Horarios. Viernes 30 de septiembre: 22 horas. Sábado 1 de octubre: 20.30 y 22 horas.
  • Información y reserva de plazas. Teléfono 924 311 690. Extensión 44.

 

28 septiembre 2016 at 1:21 pm Deja un comentario

El amargo final de Escipión «El Africano», el general que derrotó a Aníbal acabó desterrado de Roma

A sus 30 años, uno de los hombres que salvaron Roma del desastre había logrado todo a lo que un senador puede aspirar en su vida. Solo cabía que el sistema republicano frenara de alguna forma su ascenso: le acusaron a él y a su hermano de apropiarse de un botín de guerra y se vio obligado a exiliarse

escipion-africano

Escipión «El Africano» ordena liberar al sobrino del Príncipe de Nubia después de que fuera capturado por Roma – The Walters Art Museum

Fuente: CÉSAR CERVERA  |  ABC
28 de septiembre de 2016

Cuando Aníbal Barca arrasó a un ejército romano muy superior en número al suyo en la batalla de Cannas, un joven oficial romano, de 20 años, destacó por su coraje en medio del desastre. Publio Cornelio Escipión actuó con la «virtus» que cabía esperar de un aristócrata romano y cargó contra aquellos supervivientes del ejército romano que proponían abandonar a la moribunda república. Prorrumpiendo en un «consilium» donde las tropas supervivientes discutían el asunto, el tribuno alzó la espada y juró por Júpiter Optimus Maximus que no abandonaría nunca Roma y mataría con sus manos a todos los que lo hicieran.

Inteligente, carismático y una gota supersticioso, Escipión se caracterizó desde muy joven por los golpes teatrales

Como relata Adrian Goldsworthy en «Grandes generales del Ejército romano» (Ariel), Escipión poseía desde joven de «la ilimitada confianza en sí mismo de un patricio, conocedor desde la infancia que estaba destinado a ocupar un papel preeminente en la vida pública de Roma».

Inteligente, carismático y una gota supersticioso, Escipión se caracterizó desde muy joven por los golpes teatrales envueltos en una supuesta aura de divinidad. Tal vez por ello se decía –como en el caso de Alejandro Magno– que se había descubierto a su madre yaciendo con una serpiente gigante antes de quedarse embarazada. ¿Creía el general romano realmente en aquellas leyendas y en que los dioses guiaron sus victorias? Probablemente no. Los historiadores se inclinan a pensar que simplemente Escipión se valía de estos gestos para motivar a sus tropas y aumentar su popularidad.

La guerra en Hispania: el origen de la leyenda

Durante la guerra contra Cartago, el padre y el tío de Escipión se hicieron cargo del frente en Hispania, buscando cortar el envío de más tropas y suministros a Aníbal. En el año 211 a.C, sin embargo, ambos fallecieron a consecuencia de la traición de las tribus celtíberas, entre ellas la ciudad de Iliturgi, y de la acometida de Asdrúbal, hermano del genio cartaginés. Los dos hermanos romanos llevaban años pidiendo más recursos y advirtiendo del riesgo, como así ocurrió, de que Roma perdiera todos sus aliados españoles si mostraba debilidad.

Fue en esas fechas cuando el joven Escipión se postuló para ponerse al frente de los escasos ejércitos de Roma en España. Incapaces de encontrar candidatos que quisieran ir a una misión tan incierta, el Senado convocó a los Comitia Centuriata para la elección. Solo Escipión se presentó y, por tanto, le fue otorgado automáticamente el cargo de España en calidad de procónsul. Eso a pesar de su juventud (25 años) y de su inexperiencia. Decisiones extraordinarias para una situación de urgencia.

Estatua de Escipión «El Africano»- Wikimedia

Estatua de Escipión «El Africano»- Wikimedia

Escipión inició la expulsión de los cartagineses de España con una fuerza de cerca de 28.000 soldados de infantería y 3.000 jinetes. Frente a él se encontraban tres poderosos ejércitos, si bien distantes entre sí: el de Asdrúbal Barca, el de Magón Barca y el de Asdrúbal Gisco. Su objetivo fue el de vencer a cada una de estas fuerzas por separado y sin que les diera tiempo a coordinarse.

Escipión eligió la conquista de la ciudad de Cartago Nova (la actual Cartagena) para anunciar su llegada a la península. Fundada por el padre de Aníbal, la ciudad era la principal base de operaciones de los cartagineses en España, la sede de su gobierno, su puerto más grande y una de sus plazas mejor fortificadas. Si bien un asedio en la Antigüedad podía durar meses, y eso precisamente es lo que querían evitar los romanos; Escipión logró rendir la ciudad en un asalto directo gracias a la información de unos marineros de la ciudad aliada de Tárraco (Tarragona), que le contaron que al norte de Cartago Nova había un lago por el cual se podía pasar cuando bajaba el nivel del mar. El propio general romano participó de la batalla, donde se disputó cada metro del recinto amurallado y la victoria romana dio paso al saqueo. Magón Barca estaba fuera de juego.

La conquista de Cartago Nova otorgó a Escipión prestigio, una base en la España meridional y al menos 18 navíos de guerra. Estas nuevas fuerzas permitieron a Escipión dirigirse con garantías al encuentro de Asdrúbal Barca en el año 206 a.C. No está claro hoy en día si hubo realmente un enfrentamiento a gran escala, pero lo cierto es que Asdrúbal tuvo que salir de la península para reforzar a su hermano en Italia (aunque nunca llegó a su destino; solo su cabeza decapitada) dejando un reguero de bajas tras de sí. Un ejército menos al que derrotar, debió tachar Escipión.

La conquista de Cartago Nova otorgó a Escipión una base en la España meridional, prestigio y al menos 18 navíos de guerra

En el año 206, Gisco unió sus fuerzas a los supervivientes del ejército de Magón y organizó una fuerza temible: 60.000 infantes y 4.000 jinetes, entre ellos la fuerza mercenaria de númidas dirigida por el príncipe Masinisa, más tarde aliado de Escipión en Zama.

En Ilipa, hoy cerca de Sevilla, se enfrentaron al fin ambos ejércitos. Tras una infinidad de escaramuzas en los días previos, al inicio del combate los vélites (infantería ligera reclutada entre las clases bajas) arrojaron lanzas contra la veintena de elefantes cartagineses. Los animales huyeron y dejaron paso a que las caballerías ligeras retomaran la lucha donde lo habían dejado en las vísperas. A continuación, las tropas romanas atacaron a los aliados españoles de Asdrúbal, situados en los flancos, con menos ganas que nadie de dar su vida en una guerra extranjera donde solo eran meros invitados locales.

Cuando los celtíberos empezaron a ceder terreno, Escipión mantuvo la calma y se contuvo de adelantar a su infantería aliada, puesto que confiaba ciegamente en la resistencia física de sus tropas puramente romanas. Sus soldados habían comido antes de la batalla y sabían que las horas correrían a su favor conforme aumentara el calor. Además, a diferencia de su rival, Escipión había situado a los hispanos en el centro porque no confiaba mucho en ellos (más cuando su padre y su tío habían muertos traicionados por tropas locales) y esperaba que la batalla se resolviera sin que apenas intervinieran. La diferencia entre la fe que ambos comandantes tenían en estas fuerzas auxiliares marcó el devenir de la jornada.

Camino de Zama, el ocaso de Aníbal

La presión romana obligó al ejército de Gisco a retirarse con cierto orden. Pero aunque volvieron a reorganizarse en la colina del campamento, en poco tiempo comenzaron las deserciones entre los cartagineses y muchos de los soldados fueron capturados en medio de la confusión. En los siguientes meses, uno a uno fueron cayendo en manos romanas todos los enclaves enemigos en España. Tras superar un motín de sus tropas y varias rebeliones de los celtíberos aliados, Públio Cornelio Escipión partió al fin hacia Roma con la misión cumplida.

Y lo cierto es que no le esperaban los vítores que él había imaginado. En el año 205 recibió uno de los consulados, a pesar de que no cumplía con la edad exigida, pero a cambio comenzó a formarse un partido de senadores que recelaba del poder creciente de Escipión. Solo su popularidad evitó que este grupo de senadores, encabezados el rígido Catón «El viejo», pudieran arrebatarle el consulado a raíz de un escándalo protagonizado por uno de los oficiales de Escipión.

batalla_zama

La batalla de Zama. Ilustración de Cornelis Cort (1567)

No obstante, Roma seguía en estado de guerra y necesitaba cerca a sus mejores militares. Las derrotas en España hicieron insostenible que Cartago pudiera seguir su guerra en Italia, aunque eso solo suponía la solución de la mitad del problema. Fabio Máximo, el escudo, y Marco Claudio Marcelo, la espada, habían contenido las acometidas de Aníbal en el momento más oscuro de la guerra, pero iba a ser ahora una generación más joven la que finiquitara el conflicto.

Los planes de Escipión pasaban por trasladar las operaciones al terreno enemigo, usando Sicilia primero como base de adiestramiento para desembarcar un ejército invasor en África cuanto antes. Una vez en este continente, el general romano venció sin dificultad a los dos primeros ejércitos que mandaron contra él valiéndose de ataques nocturnos a sus campamentos. Aníbal se vio obligado así a regresar a África, cuando Escipión exigió un comandante a su altura.

Los romanos se encargaron de que los nerviosos elefantes pasaran de largo a través de los pasillos que había dejado Escipión

El genio cartaginés fue vencido en la batalla de Zama, en el 202 a.C. y Cartago se vio obligada a firmar una paz humillante, que puso fin a su sueño de crear un gran imperio en el Mediterráneo occidental. Escipión neutralizó la amenaza de los 80 elefantes reunidos por el Aníbal aplicando varias tácticas: por un lado ordenó a sus hombres bruñir corazas, cascos y cualquier cosa de metal, de tal modo que el sol se reflejara en ellos y deslumbrara a los animales; además, pidió a varios músicos militares que desconcertaran con su ruido a los elefantes.

Los romanos se encargaron de que los nerviosos animales (aterrados por el ruido y los reflejos) pasaran de largo a través de los pasillos que había dejado Escipión entre sus tropas. Atacados desde los flancos por las lanzas de los legionarios, los elefantes murieron o retrocedieron hacia las líneas cartaginesas. Al final del combate, las bajas cartaginesas se elevaron a alrededor de 20.000 muertos y 15.000 prisioneros. Los romanos capturaron también 133 estandartes militares y once elefantes.

A Escipión le fue otorgado el apelativo de «El Africano» por su victoria, así como un espectacular triunfo a su vuelta a Roma.

Un final amargo, acusaciones y exilio forzado

El problema al que debió enfrentarse entonces era que, a sus 30 años, Escipión ya había logrado todo a lo que un senador puede aspirar en su vida. Solo cabía que el sistema republicano frenara de alguna forma su ascenso, como acostumbraba a hacer para evitar que un hombre acumulara demasiado poder. En 194 fue elegido para un segundo consulado, durante el cual dirigió sus tropas contra las tribus galas del norte de Italia. Nada que, en cualquier caso, le pudiera reportar grandes reconocimientos.

En el año 190, asistió a su hermano Lucio cuando le fue otorgado un consultado y se vio forzado a combatir contra el Imperio seléucida de Antíoco III, que curiosamente tenía a Aníbal contratado en calidad de consejero militar después de que éste hubiera tenido que huir de Cartago.

Durante la aplastante victoria de Lucio sobre Antíoco en la batalla de Magnesia, se insiste en los textos del periodo en que Escipión «El Africano» se encontraba gravemente enfermo y no pudo participar en la contienda. Tal vez es una forma de reseñar que Lucio fue el único responsable de la victoria, o precisamente de ocultar que pudo ser su hermano el que mandaba en verdad. Más fama es lo último que necesitaba Escipión en ese momento, con sus enemigos en Roma presumiendo de colmillos.

poussinscipio

Escipión caracterizado como un monarca muestra clemencia ante la captura equivocada de una joven

A su vuelta a la política romana, los dos hermanos fueron acusados de apropiación indebida del botín de guerra y de dar un trato de favor a Antíoco a cambio de que liberara al hijo secuestrado del general romano. Catón y los suyos lanzaron una campaña de acoso y derribo contra la familia Escipión que, de hecho, desembocó en un juicio donde «El Africano» trató de escabullirse invocando su popularidad. En una de las jornadas del juicio, que coincidía con el aniversario de la batalla Zama, Escipión se ausentó porque quería elevar sacrificios a los dioses en señal de agradecimiento. Este exceso de autoestima iba a costarle muy caro.

Los cargos siguieron en pie, a pesar de todas las maniobras populistas de los Escipiones, hasta el punto de que las propiedades de Lucio fueron violentamente confiscadas. La persecución, de hecho, solo se frenó cuando Escipión se vio forzado a una especie de destierro de Roma. «Yo mismo me destierro si es que crecí más de lo que te convenía», afirmó según la versión mitificada. Se exilió a su casa de campo en Liternum y pasó sus últimos cinco años allí. Al morir se dice que reclamó que su cuerpo no regresara a la ingrata tierra romana.

Si bien no hay unanimidad sobre el año exacto de su muerte, Polibio y Rutilio sostienen que falleció en el mismo año que murió su más íntimo enemigo, Aníbal, al que guardó siempre cierta admiración.

 

28 septiembre 2016 at 1:16 pm 1 comentario

Las estatuas de Augusto, Calígula y Livia muestran sus colores

La restauración de tres esculturas del siglo I, encontradas en el yacimiento de Torreparedones (Baena, Córdoba), ha permitido saber que dos de ellas representaban al emperador Augusto y a Calígula, en forma divinizada. La tercera podría corresponder a Livia, viuda de Augusto. Las tres estatuas sedentes estaban pintadas, según se deduce por los restos de pigmentos hallados en sus pliegues. Las dos masculinas, en tonalidades purpúreas, amarillas ocres y blancas, mientras la femenina era representada en tonos rojizos y azul egipcio.

estatuas_torreparedones

De izquierda a derecha, las esculturas sedentes de Calígula, de Augusto, y de una figura femenina (posiblemente Livia), halladas en el yacimiento de Torreparedones y exhibidas en el Museo Histórico de Baena (Córdoba). / UCO

Fuente: Agencia SINC
27 de septiembre de 2016

La Universidad de Córdoba (UCO) ha presentado los resultados de la investigación en torno al hallazgo de tres esculturas del siglo I en el yacimiento de Torreparedones (Baena, Córdoba). Dos representan a Augusto y Calígula de manera divinizada.

Con Augusto nació no sólo el Imperio Romano, sino también el culto religioso a su líder. A finales de 2011, un hallazgo sacudió el yacimiento de Torreparedones  y el pontífice máximo regresó a su trono. Amontonados y ordenados, aparecieron decenas de fragmentos de tres esculturas, dos masculinas y una femenina, sentadas y fabricadas en mármol.

Las estatuas están casi completas, pero descabezadas. Era normal que estas piezas fueran independientes y se ajustaran luego al cuerpo

La restauración de esas piezas ha permitido descubrir que dos de ellas representan a Augusto y a Calígula, otro conocido emperador de Roma, en un modelo único que no tiene parangón en cualquier otro lugar en Europa, África o Asia que fuera hollado por el estandarte del SPQR.

El valioso descubrimiento de las tres estatuas sedentes, las dos masculinas de los emperadores y otra femenina, posiblemente de Livia, viuda del propio Augusto, se halla ahora depositado en el Museo Histórico de Baena. Allí han sido presentadas a la sociedad, como resultado de un trabajo de investigación en el que han participado la Universidad de Córdoba, arquitectos municipales y restauradores de una empresa especializada.

Pigmentos

Recompuestas como si fueran un puzle desde las piezas encontradas en la curia de la colonia romana de Torreparedones, las esculturas presentan otra singularidad: en sus pliegues se hallaron pigmentos que permite reconstruir el color original con el que fueron adorados estos gobernantes pétreos.

“En ninguna parte del imperio se han localizado representaciones de este tipo”, subraya el catedrático de Arqueología de la UCO Carlos Márquez, responsable del equipo científico que ha estudiado las piezas arqueológicas. La primera de ellas se moldeó bajo el modelo divus Augustus Pater, esto es, a Augusto cuando fue elevado a los altares. Bajo este criterio se representa también a Calígula, calzado con botas militares, uno de sus rasgos identitarios. No en vano, Calígula es un diminutivo de caliga, la sandalia de los legionarios.

La representación femenina también responde al modelo. Después de que los restauradores recompusieran en los últimos meses los fragmentos hallados en el yacimiento, las estatuas se presentan casi completas, pero descabezadas. Era normal en la escultura romana que estas piezas fueran independientes y se ajustaran luego al cuerpo. En el Museo Histórico de Baena ya se conservaba la cabeza laureada del propio Augusto, otra valiosa pieza.

En el Museo Histórico de Baena ya se conservaba la cabeza laureada del propio Augusto, otra valiosa pieza.

Fabricadas en el siglo I de nuestra era (Augusto murió en el año 16, Calígula en el 41), las estatuas, según relata el director del museo, José Antonio Morena, “fueron ocultadas en algún momento de finales del siglo II”, probablemente por causa de una guerra civil romana. Los colonos querrían conservar a sus divinos emperadores, que presidían el foro, de los peligros de un ataque enemigo.

El hallazgo de los restos se produjo en la curia de la colonia Ituci Virtus Iulia, la actual Torreparedones. La curia era una sala de reuniones de la vida pública del asentamiento. Seguramente “procedieran del templo anexo”, ha explicado Morena. Gracias a la restauración, las esculturas sedentes “parecen haber cobrado vida”, ha valorado el especialista.

Sentadas, togadas y con un gesto mayestático, las representaciones conservaban además algo de su colorida estética. Las estatuas masculinas estaban pintadas en tonalidades purpúreas, amarillas ocres y blancas; mientras la femenina era representada en tonos rojizos y azul egipcio.

Las estatuas fueron ocultadas en algún momento de finales del siglo II, probablemente por causa de una guerra civil romana

Descubrir los mismos pigmentos que vieron los colonos hispanorromanos “es algo de gran novedad internacional”, afirma Márquez. Se ha logrado a partir de la aplicación de técnicas de espectrometría Raman, fotografía multiespectral e infarroja y estudios de luminescencia por parte de los arqueólogos de la UCO. Junto a la recuperación de las figuras se exhibe también una representación gráfica de cómo fueron sus entronizadas magnificencias.

Proceso trabajoso

La recuperación de este patrimonio no fue sencilla. En el momento de su descubrimiento, las piezas encontradas se encontraban “en un estado complicado y peligroso”, al hallarse en contacto con el suelo, con restos de humedad, con oxidación en los anclajes y por la aparición de microorganismos y sales solubles, recuerda restauradora Ana Infante, de la empresa Gestión y Restauración del Patrimonio Histórico. Armadas en el taller de restauración sus extremidades al tronco, la apariencia actual es muy completa. Las estatuas tienen unas dimensiones mayores que una figura humana al natural y se asientan sobre un atril, como pudieron estar en su apogeo.

 

27 septiembre 2016 at 5:07 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

septiembre 2016
L M X J V S D
« Ago    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente