Posts filed under ‘ancient rome’

Los 159 bombazos que destruyeron Pompeya por segunda vez

Una detallada reconstrucción de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando con 3D y drones permite estudiar con gran nivel de detalle las excavaciones de Pompeya y Numancia

Plano aéreo del Cerro de la Muela de Numancia

Fuente: JESÚS RUIZ MANTILLA – Madrid  |  EL PAÍS
17 de mayo de 2018

Entre el polvo que cubre las ruinas de Numancia y los destellos de grandeza desconchada que se adivinan en Pompeya bajo el Vesubio, se ha desatado demasiada fantasía. Pero ahora, con las herramientas digitales, cabe un rigor milimétrico. La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (RABASF) tenía una cuenta pendiente con las nuevas tecnologías. Tardaron en acoplarse al mundo de internet al ritmo de los demás museos. Pero cuando lo han hecho, han desarrollado programas a la última para volcar sus catálogos y explorar el universo de la edición multimedia.

José María Luzón, académico y delegado del museo de la institución, lidera el proyecto con un equipo a su mando de doctores y estudiantes de arte, arqueólogos e ingenieros expertos en nuevas tecnologías. Hace cuatro años, en la RABASF, empezaron a volcar la colección pintura en red. Continúan con la de dibujo, una de las más importantes del mundo con 15.300 obras que viajan de Velázquez a Picasso. Aparte de eso, se han lanzado a la edición multimedia de proyectos arqueológicos en los que andan involucrados.

Como Pompeya y Numancia. En el primer caso, un equipo de investigación compuesto a medias entre la Universidad Complutense, el Museo Arqueológico de Nápoles y la Academia de Bellas Artes, ha puesto en pie –gracias a la arquitectura simulada pero precisa de las nuevas tecnologías– lo que fue la Casa de Diana Arcaizante.

Han sido 11 años de excavaciones lideradas por Luzón y María del Carmen Alonso, arqueóloga y profesora de la Complutense y la universidad de Salerno, recogidas ahora en esta nueva plataforma. Han desarrollado un libro digital para el que se han utilizado herramientas que van desde drones a presentaciones en 3-D, estratigrafías, georradares y varias bases de datos combinadas. “Es toda una publicación no encuadernada, con su ISBN y registrado en la Biblioteca Nacional de España que desarrolla un lenguaje digital propio”, afirma Luzón.

Poco a poco Jorge Maier Allende va penetrando en los trazos de los 15.300 dibujos de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Los desnuda mediante una infinita paciencia y un buen acopio de mega pixels. De frente y por atrás. En el reverso indaga acerca de las filigranas. Es decir, sobre la procedencia del papel, que ofrece muchas pistas. “No hay que olvidar que la Academia era principalmente una escuela de artistas. Por eso conserva tantos dibujos. Se compraban o se guardaban para mostrar modelos a los que aproximarse”, afirma Maier. Lo dice en un cuarto donde tiene el estudio en el que van pasando día a día las joyas de la colección ante sus manos. Precede al lugar donde descansan los fondos. El asunto de las filigranas tiene su importancia. Por singular. “En otras colecciones no se incorporan a las fichas. Resulta muy útil porque según la procedencia del papel utilizado, se pueden situar muchas cosas dentro del contexto de cada obra”.

Las bombas aliadas

A través del mismo, vamos conociendo detalles de la excavación específica llevada a cabo por el equipo italoespañol. El de la casa conocida por este nombre debido a la estatua de Diana hallada en el patio. “Carlos III fue regularmente informado de este descubrimiento, como dan cuenta unas cartas que se encuentran en el archivo de Simancas y cuyos originales incluimos en la publicación”.

El rey seguía atentamente las excavaciones, e incluso daba consejos para la conservación de los hallazgos. Sus años en Nápoles guiaron una intensa curiosidad posterior, ya en el trono, por Pompeya, Herculano y Estabia. Bernardo Tanucci, regente en la zona, le mantenía al tanto. “Fue uno de los grandes proyectos de su vida”, asegura Carmen Alonso. “Su visión museística y el empeño en contarlo minuciosamente”.

El trabajo recoge no sólo los progresos en Pompeya. También los retrocesos. Como el daño que sufrieron las ruinas por los bombardeos aliados de la Operación Avalanche, previos al desembarco en Salerno en 1943, durante la Segunda Guerra Mundial. “Un bombardeo por el que fueron condecorados los pilotos”, añade Luzón. Rabiosas paradojas de la vida. Los daños ocasionados en el yacimiento quedaron registrados minuciosamente por el arqueólogo Amedeo Maiuri, que hizo un plano detallado de todos los puntos de la ciudad en los que habían caído las bombas.

Fueron 159 en total los impactos que redujeron la ciudad a escombros. Destrozaron buena parte de una reconstrucción previa que había durado dos siglos. La Casa de Diana Arcaizante también los sufrió. Tres bombas cayeron en sus contornos. “Una de ellas en la habitación 10, concretamente sobre una de las piletas que se habían fabricado en la fase final de vida de este edificio, cuando se estaba utilizando para la industria lanaria”, cuenta el estudio, que ha sido presentado ya en Roma, en Pompeya y Madrid.

Numancia al milímetro

El que aborda Numancia ha sido culminado bajo encargo de Acción Cultural Española (AC/E) y se presenta esta mañana en Madrid. Incluye un estudio del experto Alfredo Jimeno y utiliza los mismos avances, pero en este caso, con incidencia especial en la orografía y los terrenos. Es algo para lo que los drones han resultado determinantes. “Así como en Pompeya nos hemos centrado en un aspecto, el trabajo sobre Numancia lo trata en general”, anuncia Luzón.

Mapa de tintas hipsométricas del yacimiento numantino

Han reconstruido el aspecto de las casas mediante cámaras aéreas y fotogrametría. “Con auténtico rigor científico y una precisión milimétrica”, añade Carmen Alonso. “Tanto que mediante los vuelos del dron se ha podido establecer una nueva planimetría de la ciudad en que las curvas de desnivel apenas quedan separadas 15 centímetros una de otra. Eso supondrá todo un avance para nuevos estudios de los arqueólogos numantinos”.

Elvira Marco, directora de AC/E afirma que con este proyecto, la institución que lidera persigue un doble objetivo: “Por un lado, desarrollar una herramienta, el mapa virtual en 3D de Numancia, valiosísima para arqueólogos e investigadores. Y por otro, acercar la historia de Numancia al público general, especialmente a los más jóvenes, a través del uso de un lenguaje que les resulta atractivo y familiar, el de las nuevas tecnologías”. Este libro multimedia, como lo define Marco, “va a permitir, por poner un ejemplo, que un estudiante australiano pueda examinar y manipular virtualmente, incluso mediante el uso de gafas 3D, una vasija numantina que de otra manera no podría estudiar más que en libros, o desplazándose en persona al museo Numantino”. La Historia de un remoto pasado con vistas al futuro.

 

Anuncios

17 mayo 2018 at 9:24 pm Deja un comentario

¿Todos los caminos conducen a Roma? Un estudio intenta comprobar si es así y esta es su conclusión

Un equipo de investigadores decidió averiguar si el famoso dicho es cierto

Un mapa del proyecto ‘Roads to Rome’. moovellab.com

Fuente: RT Actualidad
8 de mayo de 2018

Un equipo de investigadores alemanes en el marco del proyecto ‘Roads to Rome‘ (Caminos a Roma) ha analizado las rutas terrestres para verificar el famoso dicho, que afirma que todos los caminos conducen a la ciudad eterna.

Los autores eligieron 486.713 puntos de partida, desde los cuales pretendían llegar a Roma, en una red de caminos que cubre 26.503.452 km². Para elaborar las rutas se usó un algoritmo, desarrollado específicamente para el proyecto, que eligió los caminos más cortos desde los puntos dados hasta la capital de Italia. El estudio utilizó datos de Open Street Map y ‘software’ de código abierto.

Como resultado, el equipo obtuvo un mapa: cuanto más a menudo se utiliza una determinada ruta, más intensamente se marca la línea en el mapa. “Al menos para Europa es obvio: ¡Todos los caminos conducen a Roma!”, fue la conclusión los autores.

En su apogeo, el Imperio romano creó una extensa red de carreteras en toda Europa, desde el Reino Unido hasta Turquía, conectando 113 provincias mediante 373 rutas con una longitud de más de 80.000 kilómetros. El estudio demostró que hasta el día de hoy, las principales vías públicas de Europa coinciden con los antiguos caminos romanos.

 

9 mayo 2018 at 5:36 pm Deja un comentario

SUPER, el nuevo itinerario en el Parque Arqueológico del Coliseo

Anfiteatro Flavio / AGF

Fuente: Repubblica
20 de abril de 2018

Criptopórtico de Nerón, Museo Palatino, Casa de Augusto, Casa de Livia, Sala Isíaca con la Loggia Mattei, Templo de Rómulo y Santa María Antiqua con el oratorio de los 40 Mártires y la Rampa de Domiciano. Esto es “SUPER”, acrónimo de “Seven unique places to experience in Rome”, las siete maravillas que desde mañana, con motivo del aniversario de la fundación de Roma, se podrán visitar en el corazón del Palatino. Las nuevas aperturas serán accesibles gracias a una “superentrada” de 18 euros que tendrá una validez de dos días para visitar los siete yacimientos del Palatino y el Foro Romano, pero que por un día incluirá también la entrada al Coliseo. Un proyecto innovador que enriquece estos lugares con aplicaciones tecnológicas que permitirán comprender el trabajo de los arqueólogos a través de reconstrucciones hi-tech realizadas sobre una base científica muy rigurosa. Y pronto se podrá adquirir un abono anual que costará “de 25 a 30 euros” para visitar durante todo el año el Coliseo, el Palatino y el Foro Romano. Lo ha anunciado la directora del Parque Arqueológico, Alfonsina Russo.

 

20 abril 2018 at 8:41 pm 7 comentarios

La UPO comienza este lunes en Roma la sexta campaña de excavaciones en Villa Adriana

El Seminario de Arqueología de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla ha iniciado este lunes una nueva campaña de excavación arqueológica en Villa Adriana, en la ciudad italiana de Roma, que se prolongará hasta el 26 de abril en la sexta campaña de excavaciones en el Palazzo, primer palacio construido por el emperador Adriano en la Villa romana.

UPO / EUROPA PRESS

Fuente: EUROPA PRESS  |  LA VANGUARDIA
9 de abril de 2018

El Seminario de Arqueología de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla ha iniciado este lunes una nueva campaña de excavación arqueológica en Villa Adriana, en la ciudad italiana de Roma, que se prolongará hasta el 26 de abril en la sexta campaña de excavaciones en el Palazzo, primer palacio construido por el emperador Adriano en la Villa romana.

Con esta actuación, se retoma el proyecto internacional de investigación sobre Villa Adriana que el Seminario emprendió en 2003 a petición y en colaboración con la Soprintendenza per i Beni Archeologici del Lazio del Ministerio de Cultura de Italia, fruto de un nuevo acuerdo de colaboración con el Instituto de Villa Adriana y Villa d’Este.

El equipo responsable de los trabajos de la campaña de 2018 está integrado por personal de investigación del Seminario de Arqueología y por estudiantes de Grado, Máster y Doctorado de la Facultad de Humanidades de la Universidad Pablo de Olavide. La campaña cuenta con la colaboración de personal investigador de otras universidades españolas y de la Escuela Española de Historia y Arqueología de Roma (CSIC), así como de expertos italianos adscritos a la Universidad de Tor Vergata y de la Sapienza de Roma, según ha explicado el director de este proyecto y profesor de Arqueología de la UPO, Rafael Hidalgo Prieto.

Las actuaciones forman parte de la experiencia de más de diez años de investigación centrada en el estudio del Teatro Greco de Villa Adriana, que ha proporcionado como resultado científico una monografía sobre las primeras campañas de excavación y diversos trabajos específicos sobre el monumento, fruto al trabajo del equipo de investigación de la UPO.

El Palazzo de Villa Adriana constituye un complejo de gran interés para el conocimiento de este enclave arqueológico. Se trata de la primera zona residencial que contó el emperador en la Villa, que se mantuvo en uso durante toda la vida del conjunto y en la que se asienta la llamada Villa Republicana, un edificio preexistente que fue en parte respetado por el emperador y englobado en la nueva edificación.

En concreto, la excavación arqueológica se centrará en ajustar la definición arquitectónica de dos de los grandes patios porticados con que contaba el conjunto. En uno de ellos se excavará un estanque perimetral que circunda al menos tres de los cuatro lados del patio y que se mantiene en uso desde la primigenia Villa Republicana; y, por otra parte, se definirá el patrio contiguo, conocido por la cartografía histórica de la villa pero del que no queda nada prácticamente a la vista en la actualidad.

El Ministerio de Cultura, con la participación de la Facultad de Humanidades y los proyectos de investigación del Seminario de Arqueología de la UPO financiarán estos trabajos, prueba del “compromiso y apuesta de esta universidad por la investigación de calidad y excelencia”.

Este proyecto es el único en el que un equipo español trabaja en Villa Adriana, uno de los más importantes yacimientos existentes en Roma, declarado Patrimonio de la Humanidad. Además, se trata del único equipo extranjero que en la actualidad mantiene un proyecto de excavación arqueológica consolidado en esta villa.

 

10 abril 2018 at 5:35 pm Deja un comentario

Qué tienen que ver los antiguos romanos con el gigante tecnológico Apple

En lugar de pensar en los romanos como grandes inventores, tal vez una analogía más apropiada sería considerarlos como la multinacional tecnológica Apple de su tiempo.

Minerva, la diosa de la sabiduría, las artes, la estrategia militar y la patrona de los artesanos, se corresponde con Atenea en la mitología griega, la deidad que ahora se asocia con tecnología e innovación.

Fuente: Jem Duducu BBC Mundo
25 de febrero de 2018

Apple no inventó el teléfono inteligente, ni creó el primer sistema para descargar música en internet y las tabletas electrónicas estuvieron presentes por más de una década antes de que el iPad saliera al mercado.

Lo que la multinacional estadounidense hizo fue tomar conceptos existentes y desarrollarlos de formas que no se habían hecho antes.

Y los romanos hicieron exactamente lo mismo: tomaron ideas, las optimizaron y pasaron a la historia.

Los ejemplos son muchos, y aquí te tenemos algunos de ellos.

Las carreteras

En el siglo V a.C., el rey Darío de Persia ordenó la construcción del Camino Real Persa para facilitar una comunicación rápida a través de su extenso imperio que abarcaba desde Susa (en el suroeste de la actual Irán) hasta Sardes (la actual Sart, en la provincia turca de Manisa).

Se extiende por unos 2.600 kilómetros, pero no todo estaba pavimentado, ni es recto.

El camino adoquinado más antiguo está en una cantera egipcia y tiene alrededor de 4.600 años.

Hubo un tiempo en el que todos los caminos conducían a Roma, que los había hecho mejor que los anteriores. GETTY IMAGES

Los romanos reconocieron el potencial en estas primeras rutas, por lo que tomaron prestada la idea y la mejoraron.

En la cima del imperio romano había 29 carreteras militares que irradiaban de la capital, con 113 provincias interconectadas por 372 carreteras, casi 400.000 kilómetros en total.

En ese momento, y en los años venideros, era el imperio mejor conectado que el mundo había visto jamás.

Los caminos rectos y pavimentados mejoraron la comunicación, el comercio y el movimiento de los ejércitos. Sin embargo, también eran caros de construir y mantener.

Solo el 20% de las vías romanas estaban pavimentadas en piedra, lo que significa que el 80% eran caminos de tierra o estaban cubiertos solo de grava, que se degradaba durante los meses de invierno.

Incluso los caminos de piedra no siempre fueron tan buenos.

En las tabletas de Vindolanda, una suerte de postales escritas en pedazos de madera y descartadas en un fuerte romano en el Muro de Adriano —una construcción defensiva levantada en los años 112-113 en la isla Britania, hoy territorio de Reino Unido—, es interesante leer las quejas sobre el estado de las carreteras por las que viajaban los soldados, demostrando que el mantenimiento no era siempre una prioridad.

2. Los romanos (más o menos) inventaron el concreto

Hay una forma de concreto que se produce naturalmente, por lo que técnicamente es anterior a los humanos.

Descartando esa, alrededor del 1200 a.C. los micénicos construyeron suelos de concreto. E independientemente, los beduinos en el norte de África también crearon su propio hormigón antes de la época romana.

El Coliseo romano es un ejemplo de una gran estructura hecha principalmente con concreto. GETTY IMAGES

Sin embargo, fueron los romanos los que utilizaron ese material, hecho de una mezcla de agua, cal viva, arena y ceniza volcánica, de forma extensa y consistente desde alrededor del año 300 a.C., hasta la caída de Roma en el siglo V d.C.

De hecho, nuestra palabra “concreto” proviene del latín concretus, que significa “compacto”. Irónicamente, los romanos no usaron la palabra latina concretus; lo llamaron opus caementicium.

Los romanos se dieron cuenta de que construir arcos y cúpulas usando un material líquido de secado rápido era mucho más fácil que tratar de lograr las mismas características en ladrillo o piedra.

También era mucho más barato y rápido que construir una gran estructura de mármol sólido.

Al material que usaron extensamente los romanos le llamaron “opus caementicium”. GETTY IMAGES

Además, fueron los romanos quienes desarrollaron la idea de hacer un armazón en concreto, antes de revestirlo con piedra.

El Coliseo en Roma es un ejemplo de una gran estructura romana, principalmente de hormigón.

El emperador Augusto dijo: “Encontré Roma una ciudad de ladrillos y la dejé como una ciudad de mármol”.

Si bien esta es una gran frase que resalta sus logros como emperador, olvidó del material de construcción romano más importante de todos: el concreto.

3. Los romanos eran los maestros de la guerra de asedio

Los romanos no inventaron la guerra de asedio, pero ciertamente la dominaron.

Es justo decir que si las legiones romanas llegaban a una ciudad o fuerte enemigo, los defensores estaban en desventaja, sin importar cuán altos o cuán gruesos fueran sus muros.

Junto a las tácticas brutales, los romanos tenían una serie de armas para llevar a un asedio a una conclusión exitosa.

El escorpión fue una de las muchas armas mejoradas por los romanos. GETTY IMAGES

Una de estas herramientas mortales era una balista (lo que el mundo moderno llamaría una catapulta), que arrojaba piedras o, a veces, vasijas de fuego griego, el antiguo equivalente del napalm.

Dependiendo de las circunstancias, las balistas también podrían montarse en buques de guerra.

Los romanos eran ingenieros excepcionales que normalmente podían determinar los puntos débiles en los muros de los defensores y no cesaban de golpearlos hasta que cayeran.

Una versión posterior de la balista se llamaba onager, y hacía más o menos el mismo trabajo pero era más barata y fácil de construir.

El escorpión, por otro lado, era como una versión grande de una ballesta. Podría disparar flechas a largas distancias (fuera del alcance de los arqueros enemigos) y fue diseñado para matar a los defensores despistados en las murallas de la ciudad.

Otra arma compleja y temible era la torre de asedio.

Los romanos también contaban con las temibles torres de asedio móviles. NASTASIC

Esta torre de madera móvil, diseñada para ser rodada hasta los muros del enemigo, permitía a las tropas que iban dentro descender sobre los defensores enemigos.

Aunque construir las torres de asedio tomaba tiempo, lo que le posibilitaba a los defensores ver lo que se venía y preparar un contraataque, rara vez fallaban.

Y si con todo esto no conseguían su cometido, usaban un ariete contra las puertas de los defensores. Estos arietes estaban protegidos con cueros de vaca húmedos para evitar que los defensores los quemaran.

Una vez que los muros enemigos se agrietaban, los soldados romanos avanzaban en una formación de testudo (tortuga).

Eso implicaba cubrir sus cabezas con sus escudos rectangulares, con otros escudos protegiendo sus partes frontal y lateral.

Tal formación absorbía flechas y rocas pequeñas, dándole a los hombres un valioso tiempo para llegar a la brecha relativamente ilesos.

6. Una cosa que los romanos definitivamente inventaron

Después de todos estos ejemplos de romanos mejorando ideas existentes en lugar de inventar nuevas, aquí hay una que fue genuinamente original.

Nadie les quita el crédito de haber inventado esta maravilla. GETTY IMAGES

El primer alfabeto reconocible, y por lo tanto escrito, se desarrolló en la antigua Babilonia alrededor de 3.100 a.C. Esta escritura se hizo en tabletas de arcilla, que no era el formato más portátil para la literatura escrita.

Los egipcios dieron un salto adelante con el papiro, unas láminas finas hechas con la médula de la planta de papiro. Con este material el conocimiento podía conservarse en rollos, que eran más fáciles de transportar, aunque aún voluminosos.

El papel en sí fue inventado en China a fines del siglo I d.C., pero no llegó a Europa sino hasta después de la caída del Imperio romano occidental.

Casi al mismo tiempo que el papel se estaba inventando en China, los romanos inventaron el códice.

Por primera vez, hojas de un tamaño uniforme se unieron a lo largo de un borde, entre dos cubiertas protectoras más grandes y más fuertes.

Fue así como nació el libro.

Por primera vez, grandes cantidades de información escrita podían concentrarse en un volumen altamente transportable.

Esa se convertiría en la forma estándar de escribir y almacenar información hasta el surgimiento del libro electrónico 1.900 años más tarde.

A través del imperio (tanto durante como después de la era romana), el libro se convirtió en el formato estándar para la escritura.

La palabra “biblia” es una variación de la palabra griega para “los libros” (ta biblia).

La invención del libro facilitó y mejoró el intercambio de ideas complejas, incluyendo todo, desde el Cristianismo hasta los anales sobre los emperadores.

Jem Duducu es el autor de “Los romanos en 100 hechos” (2015).

 

25 febrero 2018 at 1:45 pm Deja un comentario

Lo que se obvia de la homosexualidad en la Antigua Roma, entre la difamación y el mito

En Roma era prioritario diferenciar quién ejercía el papel de activo y quién el de pasivo, tanto a nivel sexual como social. El sexo se veía como un juego de poder y la homosexualidad era tolerada, en tanto, se mantuviera la distancia social

Fuente: CÉSAR CERVERA  |  ABC
7 de febrero de 2018

La vida sexual en la Antigüedad ha sido motivo de toda clase de mitificación. Grecia, y luego Roma, han sido fabulados como lugares donde la libertad sexual, indiferentemente de la inclinación de los amantes, se aceptaba a niveles que sonrojarían a puritanos de otros tiempos. Una idea simplista que ha dado como resultado afirmaciones erróneas como la de que Julio César o Alejandro Magno eran abiertamente homosexuales o que ir a una bacanal resultaba como quedar para tomar el aperitivo. La habitual morralla de cuando se analiza con ojos del presente acontecimientos y formas de pensar del pasado; y de cuando se trata de trasladar un concepto moderno a un tiempo donde ni siquiera existía una palabra equivalente a homosexualidad, ni en griego ni en latín.

El mito

Lejos del concepto moderno de homosexualidad entre adultos, los griegos practicaban la pederastia como una forma de introducción de los jóvenes (ya en la pubertad) a la sociedad adulta. Un mentor asumía la formación militar, académica y sexual de un joven –que no era considerado ni legal ni socialmente un hombre– hasta que alcanzaba la edad de casamiento. Lo tardío de los matrimonios y el papel limitado de la mujer en la sociedad alentaban este tipo de prácticas, que variaban radicalmente en función de qué ciudad-estado se trataba. Cosa distinta a la homosexualidad entre hombres adultos, que despertaba en muchas ocasiones comportamientos homófobos. Las relaciones entre hombres adultos de estatus social comparable, no así con esclavos, iban acompañadas de estigmatización social dada la importancia de la masculinidad en las sociedades griegas. La única excepción de normalidad social en estos casos se daba en antiguas relaciones pederastas que habían alcanzado la edad adulta.

Para los romanos la homosexualidad era también de carácter «punitivo», se sodomizaba a los prisioneros, a los enemigos, a los esclavos o a los extranjeros para dominarlos

A comienzos de la República romana, la homosexualidad estuvo penada incluso con la muerte por la ley Scantinia y quedó restringida en el ejército desde el siglo II a.C. Los elementos más conservadores de la sociedad romana calificaban estas relaciones como el «vicio griego» y lo atribuían a las causas de la decadencia de esta civilización. Solo el tiempo permitió que estas relaciones fueran aceptadas, aunque no faltaron los difamadores que sacaron provecho político al arte de los rumores de alcoba. Como recuerda el historiador Adrian Goldsworthy en el libro «César, la biografía definitiva», «aquellos senadores que tenían amantes varones solían hacerlo con discreción, a pesar de lo cual con frecuencia los opositores políticos les ridiculizaban públicamente».

Dos hombres y una mujer en un fresco de Pompeya.

Si bien en Grecia la línea roja la marcaba el que hubiera una diferencia de edad entre los amantes, en Roma era prioritario diferenciar quién ejercía el papel de activo y quién el de pasivo, tanto a nivel sexual como social. El sexo se veía como un juego de poder, donde lo aceptable venía marcado por la jerarquía social. Explica Javier Ramos en su libro «Eso no estaba en mi libro de Roma» (Almuzara) que «la pasividad en las relaciones entre hombres quedaba reservaba para los esclavos o para los adolescentes. Ser penetrado era la mayor de las humillaciones».

Asimismo, Alberto Angela, en su libro «Amor y sexo en la Antigua Roma» (Esfera de los libros), recuerda que para los romanos la homosexualidad era también de carácter «punitivo», se sodomizaba a los prisioneros, a los enemigos, a los esclavos o a los extranjeros para dominarlos. «Se sojuzgaba la virilidad ajena», apunta.

La difamación

Los opositores a Julio César usaron siempre los rumores de que en un viaje diplomático había mantenido relaciones homosexuales con Nicomedes IV, Rey de Bitinia, para erosionar la autoridad del dictador romano. La acusación era grave no por tratarse de una relación homosexual, la cual podía ser asumida, sino por haber ejercido supuestamente el papel de pasivo sexual con un extranjero. Julio César, que siempre negó la acusación, fue de hecho un conocido casanova con predilección por las esposas de otros senadores y cargos políticos. Aquel rumor supuso darle donde más le dolía.

La plebe y la aristocracia debían ser discretas en estas relaciones, no así los Emperadores. El historiador Edward Gibbon recuerda en su obra que de los doce primeros emperadores solo a Claudio le interesaban exclusivamente las mujeres. El emperador Nerón fue el primero que se casó con otro hombre, un joven eunuco de palacio llamado Esporo. Y de entre los amantes masculinos que se vinculan con Calígula se suele mencionar, entre los más conocidos, al histrión griego Mnéster y a su primo Emilio Lépido. Este último ejerció un papel protagonista a nivel político hasta que, a finales del 39, el emperador le acusó de encabezar un complot contra él y ordenó su ejecución. Lépido reconoció antes de morir que había tenido relaciones sexuales con el Emperador y que tenía el vientre dolorido de la pasión que en ellas había puesto, lo que insinuaba que había ejercido él el papel activo en el acto sexual.

Nada comparado con el escándalo que supuso el reinado de Heliogábalo. A principios del siglo III, este emperador asombró a sus contemporáneos casándose públicamente dos veces vestido de mujer, adoptando así explícitamente el papel pasivo en la relación.

Busto de Trajano

Con el reinado del emperador de origen hispano Trajano, que sentía gran admiración por la cultura helenística, se retornó parcialmente la práctica de la pederastia. A la conocida preferencia de este emperador por los jóvenes le siguió la que su sucesor, el también hispano Adriano, profesó especialmente a uno, el joven griego Antínoo. Tras su trágica muerte, ahogado en el río Nilo, Adriano erigió templos en Bitinia, Mantineia y Atenas en su honor, y hasta le dedicó una ciudad, Antinoópolis.

Por el contrario, el lesbianismo se estimaba una aberración a ojos romanos y la mayoría de autores pasan de puntillas por este tipo de relaciones. En su trabajo «Homosexualidad femenina en Grecia y Roma», el profesor Juan Francisco Martos Montiel, de la Universidad de Málaga concluye que la homosexualidad femenina, tenido por «condición de monstrum», «en la imaginación de griegos y romanos de época imperial no podía concebirse más que como el intento de una mujer de sustituir a un hombre, y de otra mujer de obtener de la relación homosexual, de modo completamente antinatural, el placer que solo los hombres podían proporcionar».

 

7 febrero 2018 at 6:32 pm Deja un comentario

La entrada al Panteón de Roma costará dos euros desde mayo

El templo dedicado a todos los dioses es el monumento más visitado de Italia, con más de siete millones de turistas cada año

Cúpula y ojo de buey del Panteón de Roma, de nueve metros de diámetro. GETTY IMAGES

Fuente: EL PAÍS
11  de diciembre de 2017

Italia ha aprobado hoy lo que se venía anunciando desde principios de año con respecto al Partenón de Agripa en Roma, el monumento más visitado de Italia, por encima del Coliseo y de Pompeya. Ya es oficial que, a partir de mayo de 2018, la entrada dejará de ser gratuita y pasará a costar dos euros. El Ministerio de Cultura italiano, que manejó inicialmente cobrar tres euros, defiende esta medida para mejorar la seguridad y el mantenimiento de un lugar que visitan al año unos siete millones de personas.

El Panteón, templo dedicado al conjunto de los dioses, se construyó durante el mandato del emperador Adriano entre los años 118 y 125, sobre las ruinas de un templo anterior que mandó erigir el general y político Agripa y que fue destruido por un incendio en el año 80. Hasta 1958, la arquitectura moderna no logró levantar una cúpula de hormigón más grande que la del Panteón.

Aunque el edificio es de Adriano, este prefirió dedicarlo a Agripa, creador del primer templo: “M. Agrippa L. F. cos tertium fecit” (Marco Agripa, hijo de Lucio, lo hizo en su tercer Consulado). El nombre sugiere que el templo se utilizaba para adorar a todos los dioses, aunque algunos historiadores lo consideran poco verosímil. Fuera para lo que fuera, siglos más tarde se convirtió en iglesia cristiana y todavía hoy se celebran misas.

Su ubicación, en el corazón de Roma, flanqueada por la plaza Navona y las iglesias de San Ignacio de Loyola y Santa María sopra Minerva, la única gótica de la ciudad, convierten la plaza de la Rotonda —que recibe su nombre de la planta circular del Panteón— en uno de los lugares de más tránsito. Miles de turistas pasean a diario por allí y traspasan el umbral del Panteón para ver la tumba del pintor Rafael Sanzio.

 

11 diciembre 2017 at 8:57 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2018
L M X J V S D
« Abr    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente