Posts filed under ‘investigación’

Roma se convirtió en una superpotencia gracias a la plata ibérica

“Lo que demuestra nuestro trabajo es que la derrota de Aníbal y el auge de Roma están escritos en las monedas del Imperio romano”, dice Katrin Westner, quien ha analizado 70 monedas romanas

Moneda romana. Una de las 70 monedas romanas que han sido analizadas mediante la técnica de espectrometría de masas. Foto: Katrin Westner et al.

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
14 de agosto de 2017

Un equipo de científicos, dirigido por Fleur Kemmers y Katrin Westner, de la Universidad Goethe en Frankurt, ha analizado 70 monedas romanas fechadas entre el 310-300 a.C. y el 101 a.C., un período relacionado con la Segunda Guerra Púnica (218-201 a.C.), en la que el general cartaginés Aníbal marchó con sus elefantes de guerra a través de los Pirineos y los Alpes, aunque no llegó a entrar en Roma. “Las monedas romanas de antes de la guerra están hechas de plata del mismo origen que aquellas emitidas por las ciudades griegas en Italia y Sicilia, es decir, los isótopos de plomo característicos de las monedas están relacionados con los minerales de plata y con los productos metalúrgicos de la región del Egeo”, dice Westner. “Pero la derrota de Cartago implicó enormes indemnizaciones a Roma y, además, Roma obtuvo grandes cantidades procedentes de los botines y de la apropiación de las ricas minas de plata españolas. A partir del 209 a.C., la mayoría de monedas muestra unas características geoquímicas típicas de la plata ibérica“, destaca.

El hallazgo demuestra la importancia de la plata española en la conquista romana

El análisis de las antiguas monedas romanas demuestra, por tanto, que la derrota de Aníbal originó una abundancia de riquezas por todo el Imperio romano y que esa riqueza procedía de las minas de plata de Hispania. El hallazgo, una prueba tangible de la transición de Roma de un poder regional a un imperio, ha sido presentado en Goldschmidt, la conferencia de geoquímica más importante del mundo, que se está celebrando esta semana en París. La aplicación de técnicas de análisis geoquímicas ha demostrado la importancia de la plata española en la conquista romana, según revela hoy Goldschmidt en un comunicado. “Esta llegada masiva de plata ibérica cambió de manera significativa la economía romana, permitiendo que se convirtiera en la superpotencia de su tiempo. Esto lo sabemos por las historias de Tito Livio y Polibio, pero nuestro trabajo proporciona una prueba científica contemporánea sobre el ascenso de Roma. Lo que demuestra nuestro trabajo es que la derrota de Aníbal y el auge de Roma están escritos en las monedas del Imperio romano“, concluye Westner.

 

17 agosto 2017 at 1:03 pm Deja un comentario

Cantabria: Identifican en El Cincho el campamento desde el que Augusto culminó la conquista

Las campañas arqueológicas de la Universidad de Cantabria en Campoo reconstruyen episodios de la historia regional entre el siglo I antes de C. y el siglo III

Jóvenes participantes en el campo de trabajo y arqueólogos, en el yacimiento de La Cueva, en Camesa-Rebolledo (Valdeolea). / ROBERTO RUIZ

Fuente: JOSÉ LUIS PÉREZ > Santander |  El Diario Montañés
10 de agosto de 2017

El emperador Augusto viajó a Tarraco en el año 27 con la intención de participar y ponerse al frente de las guerras contra cántabros y astures y, de este modo, culminar la conquista de la Península y fortalecer su figura personal al frente del Imperio. Ahora, investigadores del Grupo Arqueología e Historia en el Imperio Romano de la Universidad de Cantabria (UC), dirigido por José Manuel Iglesias, en concreto el arqueólogo Manuel García Alonso, responsable de las excavaciones en el yacimiento de El Cincho (La Población, Campoo de Yuso), identifican los dos campamentos localizados en este enclave al norte del embalse del Ebro como el punto de partida para la batalla definitiva en las campañas del año 26 o del 25 antes de Cristo.

«Las tropas romanas avanzaban desde Sasamón y, después de haber mantenido enfrentamientos en Bernorio, Ornedo o La Poza, hacen retroceder a los cántabros hasta la Sierra del Escudo. Por ello manejamos la hipótesis de que estos campamentos de verano, de casi 17 hectáreas -muy grandes-, pudieron ser el punto de partida para la batalla definitiva tanto desde el punto de vista militar como desde el punto de vista histórico ya que esta victoria fue el triunfo más grande de las legiones romanas sobre las tribus cántabras, lo que permitió encumbrar al Emperador en Roma y cerrar el templo Ara Pacis -lo que significaba que la Paz se había establecido en todos los territorios del Imperio-», comenta Manuel García, descubridor de este yacimiento en el 2000 y que ahora está en dando grandes novedades arqueológicas.

Estas hipótesis de trabajo las conoció este martes de primera mano el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz, que visitó este yacimiento y el de Camesa acompañado por la directora de Cultura, Marina Bolado, por los respectivos alcaldes, Eduardo Ortiz (Campoo de Yuso) y Fernando Franco (Valdeolea) -ambas corporaciones colaboran con el proyecto- y por científicos de la UC que coordina el catedrático de Historia Antigua José Manuel Iglesias.

Excavaciones en El Cincho / ROBERTO RUIZ

Puertas en clavícula

En El Cincho, durante esta campaña los arqueólogos han excavado el muro de cierre de uno de los recintos campamentales, que saben -por análisis de polen- que se levantó entre mayo y junio. Además, han centrado sus trabajos en una de las puertas en clavícula sobre la que pudo haber una torre de vigilancia, de dos o tres plantas, así como una estructura de madera a modo de pasarela por encima del portón de madera. Este sistema es conocido en otros campamentos de los ‘limes’ (fronteras) germánico o británico, pero único hasta la fecha en la arqueología de la Península Ibérica. Se estima que la empalizada podía tener unos cuatro metros de altura.

Tiene claro el equipo que en esta zona coordina García Alonso, que se trataba de un campamento temporada, que apenas se usó algo más de un mes por una legión, que probablemente esperaba aquí la llegada de abastecimientos y refuerzos -por ello hay un segundo recinto más amplio y ligeramente posterior en el tiempo, para las tropas auxiliares- antes de afrontar la batalla decisiva. Ciertamente, el enclave de ambos campamentos superpuestos es estratégico ya que controlan el paso hacia la sierra del Escudo -unos 40 km a la redonda-; otra prueba de ello es que durante la Guerra Civil, en agosto de 1937, aquí hubo pozos de tiradores y trincheras desde el que se defendía la posición ante el avance de las tropas italianas.

Camesa: Unos baños públicos del siglo III

En Camesa, el consejero de Cultura Ramón Ruiz visitó e incidió en la importancia de poner en valor como recurso turístico los restos de unas termas romanas de carácter público que los investigadores datan en el siglo III. Durante los trabajos, que pueden ser visitados porque están a escasa distancia de las ruinas de El Conventón y del centro de interpretación, se han recuperado fragmentos de estucos con los que se decoraban las paredes, fragmentos de mosaicos que cubrían las estancias calefactadas por el hipocausto, fragmentos de cerámica sigillata, una canalización de agua, así como objetos de hierro y bronce. Estos hallazgos han dinamizado las visitas a Camesa un 20% en el último año.

Entre los hallazgos muebles de este área cabe destacarse proyectiles de piedra, la tachuela de la caliga de un legionario romano, el eslabón de una cadena y un quinario de plata que confirma el horizonte cronológico de las operaciones. Debieron ser estos campamentos de corta ocupación, por lo que es normal que no se encuentren muchos materiales, siendo lo más relevante las estructuras e interpretaciones que contextualizan históricamente los descubrimientos arqueológicos.

Sobre la desaparición de los campamentos, los arqueólogos tienen claro que éstos no fueron atacados por las tribus indígenas, sino que fueron destruidos por las propias legiones romanos en el momento en el que los abandonan para avanzar hacia el norte al tiempo que otras unidades procedentes de Aquitania desembarcaban en la costa con el fin de avanzar y sorprender por la retaguardia a los cántabros. En todas las zonas excavadas hay testimonios de incendio intencionados ya que para la estructura de los campamentos se empleó básicamente la madera.

Campo de trabajo en Camesa / ROBERTO RUIZ

Itinerario arqueológico

La Consejería de Cultura contempla la creación de un itinerario arqueológico en Campoo-Los Valles que englobe los tres yacimientos más emblemáticos y con mayores posibilidades didáctico-turísticas: Camesa–Rebolledo, el campamento romano de El Cincho y la ciudad romana de Julióbriga, así lo ha adelantado el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz, en el transcurso de la visita que ha realizado a los trabajos de excavaciones en El Cincho y en Camesa-Rebolledo.

Estos proyectos forman parte del programa de investigación Paisaje Histórico de Campoo-Los Valles que desarrolla el grupo ‘Arqueología e Historia en el Imperio Romano’ del Departamento de Ciencias Históricas de la Universidad de Cantabria, dirigido por José Manuel Iglesias y que estudia uno de los periodos más apasionantes de la historia que Cantabria.

El consejero Ramón Ruiz manifestó que estos tres yacimientos conforman entre todos «una interesante y atractiva zona arqueológica», motivo por el cual la Consejería estudiará el diseño de un itinerario «que dé a conocer esta secuencia histórica que va desde las guerras cántabras hasta los asentamientos romanos». Además de destacar su “innegable” valor científico, el consejero quiere que estos yacimientos sean “un motor de desarrollo y promoción para esta comarca”.

El titular de Cultura recordó que al inicio de esta legislatura se puso en marcha un ticket conjunto para visitar Julióbriga y Camesa Rebolledo que ha significado que este último yacimiento registre un sensible aumento de visitantes. En ese sentido, ha señalado que Camesa-Rebolledo recibió el año pasado 2.115 visitantes, lo que supuso un 20% más con respecto al 2015 (1.637). En cuanto a Julióbriga, fueron un total de 8.010 los visitantes, un 5% más con respecto al año 2015 (7.625), cifras éstas que, para Ramón Ruiz, «son estimables pero que también nos obligan a implantar iniciativas que nos ayuden a un crecimiento de las mismas de manera sostenible y a la largo de todo el año».

 

17 agosto 2017 at 9:07 am Deja un comentario

Descubierto en Cádiz el mayor puerto púnico del Mediterráneo

Arqueólogos encuentran un gran asentamiento de tres hectáreas junto a la ciudad fenicia de Doña Blanca, gracias a un georradar

Miembros de la Universidad de Cádiz escanean con un georradar el terreno sobre el antiguo puerto fenicio, en el poblado de Doña Blanca. JUAN CARLOS TORO

Fuente: JESÚS A. CAÑAS > El Puerto de Santa María  |  EL PAÍS
5 de agosto de 2017

Los últimos rayos de sol tiñen de dorado el pasto de la finca ganadera de Miguel y Manuel Lavi. Las vacas no pierden de vista a un invitado desconocido. Al remolque de una ranchera conducida por el profesor de Historia Antigua de la Universidad de Cádiz Lázaro Lagóstena, un novedoso georradar escanea el subsuelo en profundidades de hasta cuatro metros. Aunque los terrenos lindan con el yacimiento fenicio de Doña Blanca, situado en El Puerto de Santa María (Cádiz), a simple vista no hay indicios de vestigios en la zona. De repente, el ordenador del georradar comienza a dibujar la retícula de lo que parecen calles y edificios. Lagóstena y su equipo acaban de confirmar lo que ya sabían: bajo esas tierras fértiles se esconde el desconocido puerto púnico de Doña Blanca, “el más extenso y mejor conservado del Mediterráneo”, como apostilla el profesor.

No es la primera vez que Lagóstena, coordinador de la Unidad de Geodetección de la universidad, visita la zona con su georradar. En la primavera de 2016 ya acudió a ese punto, ubicado en la falda de la Sierra de San Cristóbal y cercano al antiguo cauce del río Guadalete, para probar y entrenar su equipo de arqueología no invasiva. Exploró superficies no excavadas, pero sí documentadas del yacimiento. De paso, escaneó cinco hectáreas en los terrenos de los hermanos Lavi, inexploradas arqueológicamente y sin protección alguna, pero donde el conservador del museo de El Puerto Juan José López Amador ya teorizó, en 2008, sobre la posible existencia de estructuras enterradas. Sin embargo, la sorpresa fue mayúscula hasta para el propio Amador. La geofísica permitió averiguar la presencia de un gran asentamiento de 250 metros de largo, 125 de ancho; un perímetro de 700 metros y tres hectáreas aproximadas de superficie. Las estructuras comienzan a aparecer a 50 centímetros de profundidad y alcanzan hasta los 1,80 metros.

“Interpretamos que es el espacio portuario de la ciudad fenicia y púnica”, explica Lagóstena mientras escanea de nuevo, en los últimos días de julio, algunos puntos del terreno que se quedaron por analizar en la anterior campaña. Los hallazgos dejan poco lugar a la duda. Con sus pasadas de dos metros de ancho, el georradar dibuja una amplia e intrincada trama urbanística. “Se identifican diversos edificios con probable funcionalidad portuaria como almacenes, espacios productivos o edificios religiosos”, añade. A eso se suman estructuras como calles y espacios abiertos que permiten plantear “la hipótesis de su identificación con el área portuaria de la ciudad del Castillo de Doña Blanca durante el período púnico-cartaginés” (siglos V-III a.C.).

Tanto Lagóstena, como el profesor José Antonio Ruiz Gil, del área de Prehistoria de la Universidad, tienen claro que el espacio, de una única fase constructiva, se puede asociar a la etapa púnica, ya que presenta una trama “de tipo ortogonal o hipodámica”. “De clara influencia helenística muestra características urbanas conocidas en el Mediterráneo Central (Sicilia y Magna Grecia), sin olvidar sus similitudes con el barrio portuario de Cartago”, añade el coordinador de la Unidad de Geodetección.

La importancia del hallazgo es mayúscula y no solo porque hasta ahora se pensaba que la ciudad fenicia de Doña Blanca era una ciudad portuaria en sí, en lugar de una ciudad con puerto anexo, como se ha descubierto ahora. “La amplia extensión del yacimiento, su buena conservación, y su poca afección por construcciones de épocas posteriores, convierten este espacio portuario probablemente en el más extenso y mejor conservado de los conocidos para la antigüedad púnica en toda la cuenca mediterránea”, añade Lagóstena con rotundidad. De hecho, el doctor da un paso más y afirma que la trama urbana descubierta denota que se encuentran ante “uno de los puertos más importantes de la época”. La infraestructura denota el destacado peso en el comercio marítimo que todavía seguía teniendo la ciudad de origen fenicio, del siglo VIII a. C., durante su etapa púnica.

Detalle de la imagen del georradar que muestra (en blanco) la trama urbana descubierta.

Todo lo conocido hasta el momento ha sido posible gracias al georradar y el posterior estudio de las imágenes registradas, sin realizar excavación alguna ni estudio de material arqueológico. Ahora, Lagóstena y Ruiz Gil, junto a investigadores y doctorandos de su equipo, preparan un análisis detallado del hallazgo, con la idea de presentarlo a la comunidad científica a través de artículos en diversas publicaciones.

El nuevo hallazgo confirma el destacado peso del yacimiento de Doña Blanca para comprender la presencia de los fenicios en el sur español. En litoral gaditano están documentados hasta tres núcleos de asentamiento fenicios: Cádiz, el yacimiento del Castillo de Chiclana de la Frontera y la propia Doña Blanca, ubicada donde antes se encontraba la desembocadura del Guadalete. De ellas, la última es la más destacada, dada su extensión excavada y su buen estado de conservación. Todo ello cuando hasta ahora se creía que solo había salido a la luz un 5% (unos 8.500 metros cuadrados) de la ciudad. Sin embargo, este descubrimiento confirmaría que la urbe tiene un tamaño mucho mayor de lo estimado y una historia oculta que depara muchos más secretos por explorar.

 

16 agosto 2017 at 8:19 pm Deja un comentario

El ADN revela de dónde venían los «padres» de Grecia

Minoicos y micénicos eran genéticamente similares entre sí y procedían de poblaciones neolíticas de granjeros de Anatolia. Los griegos modernos están estrechamente emparentados con ellos

Fresco minoico procedente del gran palacio de Knossos – Lapplaender/FLICKR

Fuente: ABC
4 de agosto de 2017

La civilización minoica (2.600 al 1.100 antes de Cristo) floreció en la isla de Creta entre los años 2.600 y 1.100 antes de Cristo. No solo fueron el primer pueblo alfabetizado de Europa, sino además los miembros de una cultura muy avanzada artística y tecnológicamente. Siglos después de su comienzo, la civilización micénica (1.700 al 1.050 antes de Cristo) se desarrolló en la península del Peloponeso. Esta tradición compartió muchos rasgos culturales de los minoicos y desarrolló una forma temprana del griego.

Pero, ¿de dónde procedía la gente que alumbró estas civilizaciones? La pregunta ha permanecido sin respuesta durante un siglo, pero un estudio publicado recientemente en la revista Nature, que ha analizado antiguas muestras de ADN, ha ofrecido por fin una explicación. Micenos y minoicos eran genéticamente similares y procedían de un mismo grupo de granjeros del Neolítico, y no de dos lugares distintos, como se pensaba hasta ahora.

Tabla inscrita en lenguaje micénico, a su vez procedente de una lengua minoica aún no descifrada– Vintagedept/FLICKR

«Minoicos, micénicos y griegos modernos tienen ancestros relacionados con antiguas poblaciones del Cáucaso, Armenia e Irán», ha resumido George Stamatoyannopoulos, investigador de la Universidad de Washington y autor senior del artículo.

Durante décadas, el origen de los minoicos ha sido un auténtico enigma. Sus innovaciones culturales, como el primer sistema de escritura de Europa, los grande palacios y su rico arte, aparecieron en la aislada Creta, lo que llevó a pensar que los minoicos venían de una sociedad avanzada localizada en otra parte. Por su parte, los micénicos, asentados más firmemente en Grecia, parecieron asimilar a los minoicos, pero no se sabe cómo estaban relacionados ambos.

Investigando en los genes

Los investigadores quisieron averiguar si ambos eran genéticamente distintos o no, quiénes eran sus ancestros, cómo estaban relacionados. Por eso, investigadores de la Universidad de Washington, la Escuela de Medicina de Harvard y el Instituto Max Planck de Historia Humana unieron fuerzas. Así, lograron recopilar una base de datos genética de los habitantes de Grecia, Creta y suroeste de Anatolia durante la edad del Bronce.

Inscripciones dejadas por la milenaria civilización minoica – Zde/WIKIPEDIA

Gracias a eso, han averiguado que grupos de granjeros del Neolítico migraron desde Anatolia hacia Grecia y Creta miles de años antes de que comenzase la Edad del Bronce. Además, han concluido que los griegos modernos son claramente descendientes de los micénicos.

Para hacer estos análisis, los investigadores recogieron muestras de dientes de los restos de 19 personas micénicos, minoicos y procedentes de Anatolia y los compararon con los genomas (conjuntos de genes) de 330 individuos de la antigüedad y con 2.600 de personas actuales.

Los resultados muestran que minoicos y micénicos eran genéticamente muy similares, pero que no eran idénticos. Los segundos tienen una huella dejada por antiguos pobladores del Norte y Este de Europa, una señal ancestral que está también presente en los europeos actuales.

Aunque quedan muchos interrogantes abiertos, el estudio descarta una importante teoría que decía que los micénicos no estaban relacionados con los minoicos, sino que eran una población extranjera que llegó al Egeo. También rechaza la idea de que los griegos modernos no descendían de los micénicos.

Más bien al contrario, esta investigación muestra que en la región hay una continuidad genética desde tiempos antiguos hasta la actualidad, enriquecida, eso sí, con la llegada de personas del Norte y Este de Europa.

 

16 agosto 2017 at 8:13 pm Deja un comentario

El Arco de Giano de Roma se levantó para conmemorar el triunfo del emperador Constancio II en el siglo IV

Las inscripciones repartidas por el arco, claves para conocer por qué se construyó y su cronología

Foto: EUROPA PRESS / UCO

Fuente: EUROPA PRESS  |  LA VANGUARDIA

CÓRDOBA, 31 Jul.- Una investigación desarrollada por el profesor titular de Arqueología de la Universidad de Córdoba (UCO) Ángel Ventura, en colaboración con los investigadores del Instituto de Arqueología del CSIC de Mérida, Pedro Mateos y Antonio Pizzo, ha permitido desvelar que el Arco de Giano de Roma (Italia), ubicado junto a la iglesia romana de San Giorgio al Velabro, se levantó para conmemorar el triunfo del emperador Constancio II en el siglo IV.

Según informa la UCO en un comunicado, un exhaustivo análisis de la estructura arquitectónica, un examen de la epigrafía y la exploración arqueológica en el área del monumento han llevado a este equipo científico a afirmar que este arco monumental cuadrifronte (de cuatro caras) fue construido bajo la dirección del senador de Roma Memmio Vitrasio Orfito a mediados del siglo IV para conmemorar el triunfo del emperador Constancio II tras vencer a Magnentio, asesino de su hermano.

Este trabajo de investigación, publicado recientemente en la revista ‘Journal of Roman Studies’, ha permitido desmentir la creencia de que el arco se situaba en una plaza para afirmar que se ubicaba entre dos calles, una que se dirigía hacia el Foro Boario y el Palatino y otra al Circo Máximo y el Foro Romano. Así, el monumento está justo en la vía triunfal por donde desfilaban los generales o emperadores de la época para celebrar sus victorias.

El estudio contiene un análisis topográfico realizado en colaboración con la Universidad de La Sapienza en Roma que ha permitido generar la planimetría completa del monumento con aplicación de las últimas novedades tecnológicas en esta materia. Gracias a ellos, se ha concluido que el monumento se construyó a base de distintos añadidos.

Según el profesor de la UCO Ángel Ventura, en los siglos III y IV a la ciudad de Roma llegaba poco mármol, lo que provocó que este arco se levantara con material de expolio de otros edificios que estaban en ruinas. Así, en esta edificación se han encontrado piezas procedentes por ejemplo del templo de Venus y Roma, muy cercano al Coliseo Romano y que sufrió un incendió a finales del siglo III.

La clave para conocer el motivo por el que se construyó el arco y aquilatar la cronología del mismo ha sido el estudio de las inscripciones repartidas por el arco, destacando la dedicatoria con que cuenta el ático del monumento.

En esta última, ha señalado Ventura, especialista en la materia, se hace referencia a Constancio II indicando que “visitó solo una vez Roma, en la primavera del 357 y fue entonces cuando se celebró su triunfo por haber vencido a los enemigos del Estado, igualando así las proezas de su padre Constatino el Grande”.

Esta investigación tiene una trascendencia añadida, puesto que ha contribuido a que se emprenda, por parte de las autoridades culturales de Roma, la restauración del arco. Según Ventura, el estudio publicado en ‘Journal Roman Studies’ está aportando mucha información para estos trabajos que permitirán sacar al monumento de la situación de decadencia en la que encontraba hasta el momento.

 

31 julio 2017 at 1:54 pm Deja un comentario

Los limones fueron un artículo de lujo para los romanos

Una investigación revela que ya conocían esta fruta diez siglos antes de que su cultivo fuera habitual en Europa


Fuente: Vicente Fernández  |  Quo.es
24 de julio de 2017

El limón es una fruta originaria de Asia, y su cultivo no comenzó a ser habitual en Europa hasta después de la conquista de la península ibérica por los árabes. Pero, anteriormente, hubo una excepción, y fue en la antigua Roma. Ahora, una nueva investigación realizada por especialistas de la Universidad de Tel Aviv, revela que que los limones fueron un auténtico artículo de lujo para los romanos.

Hasta la fecha, los investigadores no se ponían de acuerdo sobre si los antiguos romanos cultivaban o no limones. El historiador Plinio el Viejo mencionaba en su obra Historial Natural el cultivo de la cidra, una planta cuyo fruto es una calabaza con ciertas semejanzas con el limón. Pero sobre sobre esta última no existían certeza alguna.

Aunque en las ruinas de la llamada Casa del Huerto de Frutas, en Pompeya, habían aparecido frescos que mostraban una planta similar a un limonero. Y, ahora, los investigadores israelíes han encontrado semillas fósiles de limón en las ruinas del foro de Roma, cuya antigüedad ha sido datada en el siglo I antes de Cristo.

Según los autores del estudio, para los romanos el limón debió de ser un símbolo de lujo. Todo parece indicar que solo los más privilegiados podían permitirse cultivarlo. La planta y su fruto eran valorados por su exotismo, y puede que también por sus propiedades higiénicas. Parece probable que los romanos usasen los limones para frotarse el cuerpo cuando se bañaban. Pero no hay indicios de que fuera empleado con fines culinarios.

Fuente: LiveScience

 

24 julio 2017 at 6:38 pm Deja un comentario

Los niños del Imperio Romano crecían más rápido

Los niños de los tiempos del Imperio Romano crecían más rápidamente que hoy, según reveló el análisis de 18 dientes de leche pertenecientes a sendos bebés sepultados en el siglo II d.C. en la necrópolis de Velia, cerca de Salerno.

Los niños del Imperio Romano crecían más rápido. Foto: ANSA

Fuente: ANSA Latina
14 de julio de 2017

El estudio, publicado en la revista Plos One, fue realizado por biólogos de la Universidad La Sapienza de Roma en colaboración con el Museo de las Civilizaciones de Roma, la Universidad de Toulouse III y el University College de Londres.

“Los dientes son importantes archivos que encierran la historia de un individuo”, explicó la primera autora del estudio, Alessia Nava. “Los dientes de leche, en particular, se forman ya a partir del tercer mes de gestación y por ello pueden proporcionar importantes informaciones sobre el desarrollo intrauterino, un momento crucial de la vida que tiene inevitables repercusiones sobre la salud también en la edad adulta”.

Para examinar esta “máquina del tiempo” biológica, los investigadores examinaron 18 incisivos pertenecientes a sendos recién nacidos fallecidos en el término de los seis meses de edad.

“Los dientes se forman por la superposición de capas sucesivas de esmalte, que generan anillos de crecimiento semejantes a los de los troncos de los árboles. Seccionándolos longitudinalmente -subrayó Nava- podemos leer su secuencia, extrayendo una cronología detallada. Podemos descubrir si el embarazo fue perturbado por acontecimientos estresantes, si el niño nació prematuro e incluso su murió inmediatamente después del nacimiento.

Los datos obtenidos a partir de los análisis permitieron desarrollar un modelo estadístico que lleva a calcular en modo simplificado las tasas promedio de crecimiento de los dientes de leche y estimar el porcentaje de nacidos prematuros en las poblaciones arqueológicas.

Confrontando las tasas de crecimiento promedio con aquellas observables en los niños de época moderna, surge sorpresivamente que en los niños de la antigua Roma el desarrollo era más variable pero en promedio más alto.
“Nos esperábamos esta diferencia en la era preantibiótica y preindustrial -admitió la investigadora- pero para comprender las razones harán falta nuevas muestras más amplias”.

 

15 julio 2017 at 9:40 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente