Posts filed under ‘Coliseo’

El verdadero color del Coliseo

Restauradas totalmente cinco arcadas: se cumple así una etapa en el ambicioso plan de recuperar su aspecto

TRABAJOS DE RESTAURACIÓN DEL COLISEO ROMANO

Los trabajos efectuados ya afectan a 2.100 metros cuadrados de un total de 22.000. Se deben reparar 80 arcadas

Vuelve el nuevo Coliseo, el monumento símbolo de Roma y de Italia. Las primeras cinco arcadas del célebre Anfiteatro Flavio han sido restituidas a su antiguo esplendor. Al desmontarse los andamios, se ha cerrado así la primera fase del proyecto de restauración del monumento, iniciada en octubre pasado, gracias al patrocinio del empresario Diego Della Valle, propietario de Tod’s, marca de lujo en calzado y moda, que pagó 25 millones de euros, a cambio de mantener durante 15 años la exclusiva de la imagen del Coliseo.

Las cinco arcadas han renacido gracias a la limpieza que se ha hecho utilizando únicamente agua pulverizada a temperatura ambiente, sin añadirle disolventes. Es decir, en esta restauración de piedras milenarias no se han utilizado los chorros de arena, instrumentos más potentes y adecuados en otros casos. Aquí solo se empleó con gran precaución el agua pulverizada para disolver las impurezas acumuladas por años y años de contaminación atmosférica. Se han eliminado por completo las capas negras. De esta forma, las cinco arcadas aparecen con nueva luz y color. El monumento resplandece con los colores naturales que tenía hace siglos: desde el amarillo al ocre, pasando por el marfil o miel. «Hoy es la primera vez, después de muchos años de palabras, que podemos ver algo concreto. La primera parte del monumento la vemos finalmente restaurada», manifestó el empresario Diego Della Valle, al visitar los trabajos de restauración en compañía de los responsables de bienes arqueológicos de Roma.

Centro de servicios

El emperador Vespasiano comenzó la construcción del Coliseo en el año 72 d. C., y fue el emperador Tito el que lo inauguró ocho años después, con cien días dedicados a juegos, en los que se mataron más de 5.000 animales. Ahora se ha cumplido una etapa muy importante en el ambicioso proyecto de recuperar el aspecto que tenía tras su edificación el Anfiteatro Flavio, así llamado porque fueron emperadores de la dinastía Flavia quienes lo construyeron. Pero solo en marzo de 2016 será completada la tarea. Los trabajos efectuados ya afectan a 2.100 metros cuadrados, de un total de 22.000. Tarea queda, porque son 80 las arcadas que se deben reparar. Además, habrá también intervenciones de recuperación en los subterráneos y se construirá un centro de servicios. Un cierto retraso se ha producido en la restauración, a causa de los recursos planteados en los tribunales con objeciones sobre el patrocinio de Tod’s. La culpa la ha tenido la falta de una clara ley sobre patrocinios, cosa que ahora parece despejarse.

Della Valle considera que ha comenzado un cambio significativo para el patrocinio de la cultura en Italia. Entusiasta ante el retorno del nuevo Coliseo, Della Valle hace un llamamiento a otros empresarios: «Personalmente les pediré que introduzcan en los presupuestos de sus empresas recursos para ayudar a nuestro patrimonio». Y sin pelos en la lengua, el dueño de Tod’s dice que es una «vergüenza» el abandono y olvido que ha rodeado a monumentos símbolo del patrimonio italiano que todo el mundo desearía tener: «Pienso en Pompeya, en Caserta, en Venecia y en muchos monumentos de Roma. ¡Qué vergüenza! ¿Por qué estos lugares y monumentos no se arreglan?», se pregunta Della Valle. Obviamente, en la mente del empresario no hay solo monumentos, sino un plano industrial para Italia en el que el turismo sea un capítulo fundamental: «Los bienes culturales de Italia representan un patrimonio de belleza que no tiene ningún otro país. Valorizarlos y situarlos en su esplendor permitirá atraer cada día más turistas a nuestro país y, en consecuencia, crear empresas y empleo, sobre todo entre los jóvenes. Esto no debe ser un sueño, sino una realidad. Basta con quererlo realmente y ponerse a hacerlo de inmediato».

La restauración del Anfiteatro Flavio se completará con la constitución de la Asociación Amigos del Coliseo, un ente benéfico para acoger en el monumento a quienes deseen visitarlo y tengan alguna dificultad, como a escolares, ancianos o discapacitados.

Italia luce ya los resultados de un gran mecenazgo

«Es hora de invertir en el patrimonio cultural italiano», ha dicho el ministro de Bienes Culturales, entusiasmado con la ley que acaba de aprobar el Parlamento. A partir de ahora se podrán deducir el 65% de las donaciones que se hagan para restaurar bienes culturales públicos, las bibliotecas y los archivos, y las inversiones en teatros públicos, además de las aportaciones a fundaciones lírico-sinfónicas.

Un primer paso muy importante en este terreno se ha dado en el Coliseo, como ha subrayado el empresario Diego Della Valle, propietario de la marca de moda y calzado Tod’s, quien al visitar ayer la restauración del Anfiteatro Flavio manifestó: «Este es el inicio de una importante primavera para nuestro país. Creo que la operación Coliseo ha abierto un camino también desde el punto de vista legal. Todos los que deseen invertir para sostener el gran patrimonio cultural italiano pueden hacerlo a partir de ahora con más facilidad». Actualmente se está restaurando la Fontana di Trevi (Roma), que ha encontrado la financiación de la casa de moda Fendi, que aportó un total de 2.180.000 euros.

La fachada del Palacio de España en Roma, sede de la embajada de nuestro país ante la Santa Sede, fue restaurada con el patrocinio de Amancio Ortega, presidente de Inditex. El coste fue de un millón y medio de euros.

Fuente: ÁNGEL GÓMEZ | ABC

1 agosto 2014 at 8:40 am Deja un comentario

El Coliseo romano recupera el lustre

Retiran los andamios que cubrían el inmenso monumento italiano y queda al descubierto su piedra de tonos ocres, amarillos y marfiles

coliseo-romano

El Anfiteatro Flavio, el Coliseo de Roma, recupera poco a poco su esplendor y su piedra ya luce tonos ocres, amarillos y marfiles tras la retirada de los primeros andamios, colocados hoy hace un año y que cubrían parte de sus arcadas.

Se trata de la parte del monumento más próxima a la vía Labicana que comenzó a cubrirse ahora hace doce meses, en una operación destinada a limpiar el mármol travertino de su fachada.

Avanza así la primera de las tres fases en las que se divide la restauración del monumento, que hasta el siglo XX conservó el liderazgo como estadio del mundo con mayor aforo.

Unas 50.000 personas tenían cabida en el Anfiteatro Flavio, en el que se libraban luchas entre gladiadores y animales salvajes en los últimos siglos del Imperio Romano.

El plan contempla el saneamiento de las fachadas norte y sur del monumento, así como la sustitución de las 84 verjas exteriores para continuar, en las siguientes etapas, con la creación de un centro de servicios en el exterior de unos 1.600 metros cuadrados y la modernización de los espacios internos y lugares de tránsito.

No obstante, las obras no impiden la visita del anfiteatro a unas 17.000 personas al día -y hasta 34.000 los domingos, días de ingreso gratuito desde principios de este mes- con colas de turistas que en estos días de julio rodean prácticamente su perímetro para acceder a la arena y las gradas, de 52 metros de altura.

Cristina Rodríguez, mexicana de Monterrey que visitaba por primera vez Roma, se lamentó a Efe: “Estoy de vacaciones, llegamos anoche. No sabía que estaban restaurando el Coliseo”, aunque reconoció la belleza del monumento a pesar de los andamios.

Entre decenas de guías turísticos que ofrecen sus servicios en numerosos idiomas, vendedores ambulantes y varios figurantes vestidos al estilo de los soldados romanos imperiales pasea bajo el sol Jesús Sánchez, un profesor español de Murcia (sureste) que vive en Roma.

“Los turistas en principio se decepcionan cuando ven el andamiaje que rodea el Coliseo pero después les agrada que la arqueología romana sea restaurada, renovada y cuidada como se merece”, dijo a Efe.

Añadió que “a veces uno se encuentra en Roma con monumentos que dejan mucho que desear en cuanto al cuidado que se les da”.

Las obras comenzaron hace un año gracias al mecenazgo de la firma italiana de moda Tod’s, que aportó unos 25 millones de euros necesarios para su puesta en marcha tras dos años de retraso en el proyecto inicial debido a la falta de fondos públicos para abordar la operación.

La directora de la restauración del Coliseo, Rosella Rea, admitió esta semana que las obras van “de momento con un poco de retraso en los tiempos previstos, pero es normal en trabajos de estas dimensiones”.

La revalorización de uno de los símbolos de la Ciudad Eterna irá acompañada de la peatonalización de la vía de los Foros Imperiales, la arteria que lo conecta con la plaza de Venecia, cerrada al tráfico de particulares desde el 29 de junio de forma experimental.

Se trata de una de las medidas estrella del Nuevo Plan General del Tráfico Urbano impulsado por el Ayuntamiento romano, que además dividirá el centro histórico de la ciudad en 15 “islas ambientales”, esto es, conjuntos de calles cerradas al tráfico privado, que incluye la peatonalización total de la plaza de España.

“Es absolutamente necesaria porque uno de los complejos arqueológicos más importantes del mundo no puede estar rodeado completamente de tráfico, y menos del tráfico romano, que es bastante agresivo”, consideró el español Sánchez.

Incluso a los romanos más veteranos les sorprende el aspecto de las primeras arcadas del Coliseo restauradas.

Sentado junto al monumento, un jubilado romano Luciano Novella, apuntó que es mejor para los turistas e indicó, mirándolo, que siempre lo ha visto más oscuro: “Donde se ha restaurado ya no se ve más el color negro, y el Coliseo se ve mejor así”.

Fuente: EFE | ABC     12/07/2014

12 julio 2014 at 10:45 pm Deja un comentario

El “nuevo” Coliseo comienza a desvelarse

Coliseo-andamios

Vista general del Coliseo mientras se retira parte del andamiaje a su alrededor en Roma (Italia) ayer, lunes 7 de julio de 2014. Foto: Noticias24

Ya han concluido los trabajos de restauración de las cinco primeras arcadas del Coliseo. Los operarios comienzan a retirar los andamios y ya es posible admirar el color original del anfiteatro más grande del mundo.

 

8 julio 2014 at 9:10 pm Deja un comentario

El Coliseo no fue siempre un anfiteatro, una excavación revela un condominio

Identificada una ocupación medieval; entre los hallazgos piezas de vajilla y juguetes

++ Colosseo:ok 1/a fase restauro,7/7 via parte ponteggi ++

Es difícil de imaginar, pero el Coliseo no ha sido siempre un anfiteatro. En la Edad Media era en la práctica un condominio que alojaba a personas, animales, mercancías y talleres de artesanía. Ahora hay una prueba de ello gracias a una excavación low cost de un grupo de estudiantes universitarios dirigido por Riccardo Santangeli Valenzani, profesor de Arqueología Medieval de Roma Tre, en codirección con la Superintendencia Especial. Entre los hallazgos, piezas de cerámica, una estatuilla que representa a un mono y un comedero.

Fuente: ANSA | Colosseo, scavo svela un condominio

25 junio 2014 at 6:37 pm 1 comentario

La parte perdida del Coliseo de Roma, Nerón y su apasionante Historia

Coliseo-de-Roma

Cuando visitamos la ciudad eterna, Roma, hay una serie de monumentos que no podemos dejar de visitar, uno ellos es el magnífico Coliseo, hoy plagado de romanos disfrazados de centuriones y a la caza de una foto remunerada que hacerse con algún turista. Ese edificio es, sin dudas, uno de los más significativos cuya historia es apasionante.

Casi dos milenios después de su construcción el tiempo no lo ha tratado bien precisamente pues si nos detenemos a observarlo tranquilamente nos daremos cuenta que falta toda la zona sur del anfiteatro. El Coliseo fue una “cantera” para construir otros edificios de Roma, como ya ocurriera en Giza (Egipto) con su revestimiento exterior para la construcción de muchos edificios de El Cairo.

El responsable es variado pues de un lado tenemos al emperador Nerón, el “Martillo de los cristianos”, y de otro al terremoto de 1349Nerón, hacia el año 64 d.C., quiso construirse la llamada “Domus Aurea”, una imponante mansión o villa imperial en una gran extensión de terreno de 80 hectáreas que iría adornada de una estatua de él mismo -como dios romano que se creía- de 30 metros de altura. En la parte baja iría una laguna artificial amplia con todo tipo de lujos arquitectónicos y naturales (jardines, bosquecillos), allí pasaba el emperador Nerón sus momentos libres.Pero cuando el emperador Nerón fue asesinado se procede a la construcción del Coliseo, para ello aprovecharon el espacio de la laguna de la mansión de Nerón. La secaron rellenándola de tierra, la pusieron a nivel y comenzaron a construir, en el 72 d.C. el denominado Anfiteatro Flavio pues era la familia Flavia,-a la vez la del emperador- la que construía el edificio que concluyó ocho años después.

El Coliseo no tenía nada que envidiarle a ningún moderno estadio pues podía albergar a 50.000 personas, tenía unas dimensiones de 189 x 156 x 57 metros. Sólo se dejó la estatua colosal de Nerón de 30 metros de altura. De ahí precisamente tomó su nombre, de este coloso, y del coloso la palabra Coliseo.

La cimentación del edificio alcanzaba los 14 metros de profundidad pues los limos de la antigua laguna afectaban a la cimentación. Tuvo una época de esplendor donde miles de gladiadores pasaron por la arena, hasta que en el año 523 d.C. quedó abandonado y se dedicó a otros usos, pero su estado ruinoso era ya evidente.

Pasaba el tiempo y los romanos tenían en el Coliseo una cercana cantera de donde tomar material para construir sus edificios. Pero en 1349 se produjo un grave terremoto que tuvo como epicentro la cadena montañosa de los Apeninos, tan cercana a Italia. El terremoto llegó a tener una escala (estimada) de entre 8 y 9 grados en la escala de Mercalli y que dejó la ciudad en un lamentable estado, así lo dejó escrito el propio Petrarca en 1344.

El Coliseo aguantó el terremoto mientras a su alrededor se hundían múltiples edificios. El histórico edificio había sido construido añadiendo ceniza volcánica al mortero de su “hormigón” y ello confirió una extraordinaria dureza a la misma. Es uno de los secretos de la construcción del Coliseo pues tenía,gracias a ello, este sistema “anti-terremotos”.

Pero una parte del Coliseo fue construido encima del Stagnum Neronis, y los limos sobre los que descansa transmitieron las ondas sísmicas que hizo que la parte sur del anfiteatro se hundiera. La parte norte estaba construida fuera del lago y era más sólida, soportando bien el movimiento sísmico de 1349.

En su historia ha pasado otras vicisitudes como el bombardeo de la IIª Guerra Mundial, no obstante tampoco pudieron las bombas con el Coliseo teniendo cuantificados mayores desperfectos con el reseñado terremoto.

Hoy día aun nos maravillamos al contemplarlo, y no es para menos, hasta hoy la técnica de construcción de los antiguos romanos -en lo “precario” de hace 2000 años- no ha sido igualada, y si lo ha sido es con el conocimiento del siglo XXI, lo cual aporta aún más valor al ingenio de aquellos antiguos constructores.

Fuente: José Manuel García Bautista | Cádiz Directo

22 mayo 2014 at 4:26 pm Deja un comentario

Roma rememora “La biblioteca infinita” de su época imperial

La Roma imperial se forjó a golpe de espada, aunque bajo sus estandartes fluía una sociedad “poliédrica” en la que la literatura y la lectura jugaron un papel esencial y cuyo rol se analizará hasta octubre en la exposición “La biblioteca infinita”, que acoge el Coliseo romano

Rome: exhibition 'The infinite library. The places of knowledge in the ancient world'

En el Coliseo exposición “La biblioteca infinita. I luoghi del sapere nel mondo antico” hasta el 5 de octubre

“Poliédrico” es el término que utilizó Rosella Rea, comisaria de la muestra y directora del Anfiteatro Flavio, que, en una entrevista con Efe, resaltó que el romano era un pueblo muy militarizado, pero, sin embargo, alfabetizado.

“Permanecemos atónitos si pensamos que el gran centro policultural de la época, el Templo de la Paz, está a 300 metros del Coliseo y que ambos fueron construidos por Vespasiano. ¡El lugar de la sangre junto al lugar de la gran cultura!”, explicó.

Sin embargo, la comisaria señaló que la cultura latía bajo aquella sociedad y que las campañas bélicas no solo portaron riqueza material a Roma sino que también engrosaron un opulento botín intelectual en forma de todo tipo de tratados y documentos procedentes de, entre otros lugares, Grecia o Egipto.

La literatura era importante en Roma, pero no lo era menos la lectura, y eso es lo que pretende señalar esta muestra, que, según explicó Rea, surgió por dos motivos diferentes.

En primer lugar, sirve para dar a conocer los hallazgos surgidos durante las obras de la línea de metro C de la capital italiana, durante las cuales los ingenieros se toparon con los restos del auditorio de Adriano (117-138 d.C), en los aledaños de la céntrica plaza Venecia.

En segundo lugar, para publicar los estudios sobre el Templum Pacis (75 d.C), una de las sedes del saber más importantes de la antigüedad, mandada construir por el emperador Vespasiano (69-79 d.C) y que permanece sepultada, casi en su totalidad, por la vía de los Foros Imperiales, mandada construir por Benito Mussolini en 1924.

Este edificio ocupa un lugar prioritario en la exposición, porque, a juicio de los organizadores, era el escenario primordial de una rica vida pública al que los romanos del primer siglo acudían para leer en voz alta.

Pero este lugar no solo estaba consagrado a la lectura, sino que en sus pasillos también se exponían las obras de arte más preciadas provenientes de lugares, por entonces lejanos, como Grecia o Asia Menor.

No obstante, la parte más importante de este edificio era la biblioteca, dividida en dos secciones, griego y latín, y compuesta, además, por auditorios donde se celebraban conferencias, lecturas públicas o lecciones magistrales.

Fue ahí donde, por ejemplo, enseñó Quintiliano o donde alcanzaron la fama los satíricos legajos que el bilbilitano Marco Valerio Marcial dejaba volar por las calles romanas, criticando con ellos a todos los actores de aquella sociedad.

La directora del museo recuerda, divertida, que en las reglas ortográficas de aquella época no se contemplaban los signos de puntuación y que las palabras se escribían en mayúsculas y sin espacios entre ellas.

“Al esfuerzo de leer de este modo había que sumarle el esfuerzo físico que había que realizar para manejar un documento escrito”, explicó.

Y es que en los albores del Imperio, en Roma predominaba el uso de los “volumina”, largos rollos de fibras de papiro que podían llegar a medir decenas de metros y cuya lectura resultaba “aparatosa e incómoda”.

En este sentido, la muestra también ilustra la evolución que la lectura experimentó en la época imperial, ya que los textos pasaron de estar contenidos en rollos impracticable a ser compilados en una suerte del libro que conocemos en la actualidad y que favoreció dicho hábito.

La vida cultural en la capital a orillas del Tíber se fue apagando con el paso de los siglos mediante una lenta y constante decadencia que culminó con la caída del Imperio romano, en el siglo V d.C.

Pese a dicho deterioro, la exposición recuerda que Roma aún seguía siendo un reducto de conocimiento, esta vez por el mecenazgo de la nueva Iglesia Católica y por la custodia del conocimiento de sus sucesivos pontífices.

Entre bustos de escritores, filósofos y emperadores, y en el incomparable marco del Anfiteatro Flavio, la muestra toca a su fin no sin antes advertir de la importancia de la literatura y de la lectura en la sociedad.

Lo hace recordando trágicos pasajes históricos como la destrucción de la biblioteca de Alejandría (I a.C), la devastación de la de Constantinopla (1453) o los bombardeos, más recientes, de la Holland Parck Library de Londres durante la Segunda Guerra Mundial o la de Sarajevo (1992), en la Guerra de Bosnia.


Fuente: EFE | La Información

Procedencia de la imagen: archeologiavocidalpassato

3 mayo 2014 at 11:08 pm Deja un comentario

El mundo se sorprenderá al ver el color dorado original del Coliseo romano

La restauración se lleva a cabo solo con agua y está recuperando la tonalidad auténtica del mármol travertino

restauración-Coliseo

El Coliseo tardará aún dos años en ver concluida la restauración y limpieza que tanto va a sorprender

Vuelven los colores de hace dos mil años al Coliseo, probablemente el monumento más famoso del mundo. Las obras de restauración, que comenzaron en septiembre pasado y durarán cinco años, comienzan a desvelar el antiguo, y ahora completamente nuevo, color del travertino, la piedra natural característica de Roma desde el siglo I a.C., habitualmente utilizada en las construcciones. El color original en el Anfiteatro Flavio es de un tono claro y variado, que va desde la miel a ocre amarillo y castaño, con el resultado de una coloración oro, sorprendente.

El arquitecto Gisella Capponi, directora de los trabajos de restauración del Coliseo, explica al Corriere della Sera que se trata de un color que «lo definiría con la tonalidad de ámbar, derivada de la pátina del tiempo, rigurosamente preservada durante las operaciones de limpieza, fruto del oxalato de calcio que se forma naturalmente con el paso de los años. La cubierta de negro debida al tráfico y la contaminación desaparecerá por completo».

Solo se utiliza agua

Para la limpieza no se utiliza agentes químicos o agresivos, sino simplemente agua que se proyecta con más o menos intensidad a distancia de pocos centímetros. «No hemos utilizado los chorros de arena, instrumentos más potentes y adecuados en otros casos. Aquí el agua se debe utilizar con precaución, ya que debe disolver las impurezas, pero no raspar la superficie o dañar la preciosa pátina del tiempo», precisa el arquitecto Capponi.

El mundo se sorprenderá

Ante los primeros resultados de esta restauración, sus responsables muestran una gran emoción: «El mundo se sorprenderá al descubrir el verdadero color. Estoy segura de que cuando el andamio será desmantelado antes del verano, el Coliseo será capaz de sorprender incluso a nosotros que estamos habituados a convivir con el monumento», afirma Rossella Rea, directora del Coliseo.

Las tareas para la limpieza externa del Anfiteatro Flavio continuarán durante dos años. Después se realizará un Centro de Servicios y los trabajos se concluirán con otras obras en los subterráneos y galerías. En total, cinco años. La restauración ha sido financiada con 25 millones de euros por Tod’s, grupo de calzado y moda.

Fuente: Ángel Gómez Fuentes | ABC    17/04/2014

17 abril 2014 at 8:19 am 1 comentario

La Roma presentó proyecto de nuevo estadio inspirado en el Coliseo

Así será el “nuevo Coliseo” de Roma. Albergará a 52.000 espectadores

nuevo-estadio-Roma

El nuevo estadio de la Roma será diseñado por el arquitecto estadounidense Dan Meis (AFP)

El equipo de fútbol de la Roma presentó hoy el proyecto de un nuevo estadio que se inspirará en el Coliseo romano de la capital italiana, informó dpa.

El actual segundo clasificado de la Serie A pretende abandonar el Estadio Olímpico cuando terminen las obras de la nueva arena, cuya construcción está prevista que dure dos años en el área suroeste de la capital, en Tor di Valle.

El presidente de la Roma, James Pallotta, dijo en un evento en Roma que el nuevo estadio, con capacidad para 52.000 espectadores, será diseñado por el arquitecto estadounidense Dan Meis.

La Roma comparte el Estadio Olímpico con su vecino y rival Lazio.

Fuente: El Universal

Galería de imágenes del proyecto en La Gazzetta dello Sport

26 marzo 2014 at 9:09 pm Deja un comentario

La restauración del Coliseo empezará en días tras dos años de retraso, ¿o no?

El alcalde de Roma anuncia que en diez días comenzarán las obras que todavía siguen envueltas en polémica

Coliseo

La restauración del Coliseo de Roma comenzará en los próximos días, dos años más tarde de lo previsto en el proyecto inicial, aunque hay aún quien pone en duda el inminente inicio de las obras para la conservación del monumento, que cada año recibe cinco millones de visitas.

El nuevo alcalde de Roma, Ignazio Marino, anunció por sorpresa, el pasado lunes, que el inicio de las obras en el Anfiteatro Flavio, nombre original del Coliseo, sería cuestión de diez días, una vez que el Ayuntamiento ha entregado la gestión de las zonas adyacentes a la superintendencia encargada de la restauración.

Adelantándose al Ministerio de Cultura, que pretendía ser el encargado de hacer el anuncio, Marino lanzó este mensaje durante la presentación del proyecto de peatonalización de la avenida de los Foros Imperiales, que vertebra una de las zonas arqueológicas más importantes del planeta, en la que se localiza el Coliseo.

El monumento, «gracias a la peatonalización de la calle de los Foros Imperiales, perderá su función de separador del tráfico. Paralelamente a su restauración, tendrá que adueñarse de nuevo del espacio monumental que le rodea», dijo la directora del Coliseo, Rossella Rea, esta misma semana.

«A día de hoy la zona exterior es demasiado pequeña si se tienen en cuenta los 17.000 turistas al día que visitan el interior del Anfiteatro Flavio y los que, en un número indefinido, se detienen en sus alrededores. Yo el Coliseo del futuro lo imagino así: en un espacio amplio, libre (…) Imagino un espacio al servicio del Anfiteatro, con paneles didácticos», agregó.

Restauración con interrogantes

Pero, aunque el anuncio del alcalde sonó a que esta vez las obras en el Coliseo, que llegarán acompañadas del plan de viabilidad sin tráfico privado en los Foros Imperiales, son ya inminentes, aún persiste la duda de que el plazo dado por el nuevo alcalde de Roma sea factible.

Y es que el Consejo de Estado tiene pendiente la resolución de dos recursos de tipo administrativo relacionados con los concursos públicos abiertos para el patrocinio y la realización de la restauración, que será financiada por la compañía italiana Tod’s con unos 25 millones de euros y que permitirá mostrar a los turistas un 25 por ciento más de su superficie.

Uno de ellos ha sido planteado por la asociación de defensa de los derechos de los usuarios Codacons contra las presuntas irregularidades en la adjudicación del patrocinio de las obras a la firma de calzado.

El otro lo ha presentado la compañía Lucci, que quedó en segundo lugar en el concurso para la adjudicación de la primera parte de la ejecución de las obras, que fueron concedidas a la compañía Gherardi, con un contrato por valor de 8 millones de euros.

Estos recursos han retrasado el inicio de la restauración de este monumento del siglo I d.C., pues las autoridades italianas, incluido el Ministerio de Cultura, han querido esperar a que el contencioso administrativo quedara resuelto.

Y es esto lo que lleva a sospechar que, a pesar del anuncio de Marino, el inicio de las obras aún puede tardar en llegar, toda vez que, aunque el engranaje de la restauración empezara esta semana, el traslado de materiales y montaje de andamios haría que las obras no empezaran hasta agosto.

Las obras en el Coliseo, que se estiman de unos dos años y medio de duración y que no impedirá que siga abierto al público, pretenden reforzar la estructura del Anfiteatro Flavio, con andamios sobre las primeras cuatro arcadas.

Las obras se repartirán en tres fases: la primera permitirá la restauración de las fachadas norte y sur y la sustitución de las verjas exteriores; la segunda levantará un centro de servicios fuera del monumento de unos 1.600 metros cuadrados, y la tercera modernizará los espacios internos y los lugares de tránsito.

Desde que se anunció la restauración en enero de 2011 la polémica ha envuelto este proyecto, sobre por que la financiación de Tod’s pudiera conllevar para la compañía el derecho exclusivo del uso comercial durante 15 años de la imagen del Coliseo.

Fuente: EFE | ABC

13 julio 2013 at 6:09 pm 1 comentario

El Coliseo de Roma

Luchas entre bestias salvajes, condenados devorados por las fieras, combates entre gladiadores… Tales fueron los espectáculos que acogió desde su inauguración el Coliseo de Roma, el mayor anfiteatro del mundo romano

Artículo de Elena Castillo. Universidad de Roma I, La Sapienza, Historia NG nº 113

Coliseo-National-Geographic

En la construcción del Coliseo se usaron 100.000 metros cúbicos de mármol travertino. La piedra procedía de Tibur (la actual Tívoli) y para su transporte se creó una nueva calzada. GUIDO ALBERTO ROSSI / AGE FOTOSTOCK

En el año 80 d.C., la inauguración del Coliseo por el emperador Tito dio lugar a las fiestas más grandiosas de la historia de Roma. Años después, el poeta Marcial recordaba que gentes de todos los confines del Imperio, desde britanos, tracios y sármatas hasta árabes, egipcios y etíopes habían acudido a la capital del Imperio para contemplar las fieras más exóticas y a los más famosos gladiadores, envueltos en exhuberantes cacerías y emocionantes combates. A lo largo de los cien días que duraron los festejos se derramó la sangre de 9.000 animales salvajes, abatidos por cazadores profesionales (venatores), y se representaron truculentos combates terrestres en los que perdieron la vida cientos de personas, así como una naumaquia, una batalla naval entre corintios y corfiotas, la única ocasión en que el gran anfiteatro Flavio se llenó de agua.

Aquel programa de juegos del año 80 fue recordado por los historiadores precisamente por su originalidad y magnificencia. Pero el pueblo se mostraba igualmente entusiasmado con espectáculos más comunes, como los combates gladiatorios (munera gladiatoria) y las cacerías (venationes) que sufragaban cada año los magistrados durante sus campañas electorales, o que ofrecía la familia imperial en las principales fiestas del Estado. Los combates duraban habitualmente entre tres y seis días, y se anunciaban por medio de pintadas en las fachadas de casas, edificios públicos y tumbas. La víspera de los combates, los espectadores hacían cola a las puertas del anfiteatro para recoger las entradas gratuitas. Durante la noche, las fieras salvajes eran llevadas en jaulas hasta los subterráneos del anfiteatro desde los vivaria, los parques en los que estaban confinadas, situados al nordeste de Roma, cerca de los campamentos de la guardia pretoriana. Mientras tanto, los gladiadores celebraban en público una cena libera, en la que el pueblo podía ver de cerca a los héroes que más admiraba.

Empieza el espectáculo

El día de los juegos, desde primera hora de la mañana, las gradas del Coliseo se llenaban con 50.000 espectadores que llegaban, según Tertuliano, «fuera de sí, ya agitados, ya ciegos, ya excitados por sus apuestas». El programa empezaba con un espectáculo matutino protagonizado por animales salvajes. A menudo comenzaba con una exhibición de animales exóticos, que muchas veces eran totalmente desconocidos para el público. En el año 58 a.C., Emilio Escauro llevó a Roma desde Egipto hipopótamos y cocodrilos, y Pompeyo trajo rinocerontes que fueron descritos como «jabalíes con cuernos». Poco después, Julio César mostró la primera jirafa en la arena. Algunos animales estaban amaestrados y podían representar complejas coreografías e incluso ejecutar acrobacias como andar sobre la cuerda floja. Durante la inauguración del Coliseo, un elefante se postró en posición suplicante ante el emperador «sin que su domador se lo enseñara», afirmó Marcial.

Los combates entre fieras se disponían en series consecutivas (missiones) y se combinaban de tal manera que la lucha fuera lo más dramática y atrayente posible. Se podía lanzar a la arena simultáneamente a un elefante y un toro, un rinoceronte y un oso, un tigre y un león, o grupos de animales de una misma especie, a veces atados entre sí. Los lanzamientos mixtos de muchas fieras (missiones passivae) concluían por lo general con una batida de caza protagonizada por una multitud de venatores, que iban provistos de un venablo y vestían una túnica corta y correas de cuero en torno a sus piernas. El emperador Probo, por ejemplo, mandó a la arena al mismo tiempo cien leones, cien leopardos africanos y otros cien sirios, y trescientos osos, en un «espectáculo más grande que agradable», según anota Dión Casio.

La reacción de los animales no siempre era la esperada. Asustados por la algarabía de las gradas, enfermos o debilitados por una prolongada cautividad, podían negarse a salir de sus jaulas. En tales casos, los domadores los pinchaban, los azuzaban con antorchas o maniquíes en llamas o recurrían a medios más patéticos, como narra Séneca: «Los sirvientes del anfiteatro han encontrado un nuevo método para irritar a las bestias poco antes de enviarlas arriba desde los subterráneos de la arena. Para ponerlas feroces, se muestran ante ellas en el último momento atormentando a sus crías. Y he aquí que la naturaleza feroz de las fieras se triplica y el amor hacia sus cachorros las hace del todo indomables y las empuja como enloquecidas contra las lanzas de los cazadores».

Piruetas y ejecuciones

Con el paso del tiempo, y debido a la extinción de algunas especies de carnívoros en el norte de África por las terribles masacres del anfiteatro, se pusieron de moda las exhibiciones de agilidad de los cazadores, que se lucían haciendo piruetas y acrobacias ante las bestias, saltando con pértiga sobre ellas o tirándose desde un caballo a galope sobre el lomo de un toro bravo.

Los animales también se usaban en el espectáculo de mediodía, conocido como damnatio ad bestias y que servía de intermedio entre las venationes y los combates de gladiadores. Consistía en hacer salir a la arena a condenados a muerte, desnudos y desarmados, para que fueran devorados por las fieras. Con el fin de hacer la agonía más atractiva, a veces se disfrazaba al reo con los atributos de héroes míticos cuya vida había tenido un trágico fin, como Orfeo e Ícaro. En otras ocasiones, el entreacto se ocupaba con la actuación de cómicos que parodiaban las luchas de gladiadores.

El plato fuerte de los juegos

Los combates entre gladiadores se anunciaban con un toque de trompeta y comenzaban con un desfile por la arena, encabezado por el organizador de los juegos. Tras comprobar el estado de las armas, comenzaban las luchas y el público gritaba entusiasmado desde las gradas: «¡Lo ha tocado!», o «¡Mátalo!» o «¡Perdónalo!» cuando la lucha terminaba. Con mucha frecuencia, los vencidos que habían combatido con valentía y honor recibían el perdón del público. De hecho, Augusto prohibió los combates en los que se daba muerte a todos los vencidos por considerarlos una costumbre bárbara.

Los muertos eran retirados por la puerta Libitinaria y llevados al destrictorium, «un laboratorio infernal, repleto de hierbas de todo tipo, hojas cubiertas por signos incomprensibles y desechos humanos arrancados a los cadáveres antes de darles sepultura. Aquí narices y dedos, allá uñas con restos de carne arrancadas a los crucificados; más allá sangre también recogida de hombres muertos y pedazos de cráneos humanos arrancados a los dientes de las bestias feroces», describe Apuleyo. Los animales muertos se despedazaban y se vendían. La plebe, según Tertuliano, consumía la carne de leones y leopardos, y pedía las tripas de los osos, «donde se encuentra todavía mal digerida la carne humana». Ante nada retrocedían los romanos en su pasión por los espectáculos de gladiadores y nada los disuadió de acudir al Coliseo durante largo tiempo, ni siquiera el triunfo del cristianismo; el último espectáculo registrado en el gran anfiteatro fue una venatio, en el año 523.

Para saber más

La civilización romana. Pierre Grimal. Paidós Ibérica, Barcelona, 2007.

Gladiadores: el gran espectáculo de Roma. Alfonso Mañas. Ariel, Barcelona, 2013.

Gladiadores

1 junio 2013 at 5:11 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

FriendFeed

View my FriendFeed

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

agosto 2014
L M X J V S D
« jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
adultfreindfinder contadores para web Noticias sites

Archivos

RSS Elementos compartidos

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.507 seguidores