Posts filed under ‘museos’

El Museo Nacional Arqueológico de Tarragona cierra cuatro años por obras

El Museo Nacional Arqueológico de Tarragona (MNAT) cierra durante cuatro años para modernizar sus instalaciones y pronto iniciará el traslado al Tinglado número 4, según informa el MNAT.

Foto: patrimoni.gencat.cat

Fuente: EFE  |  LA VANGUARDIA
11 de abril de 2018

En el Tinglado, en el Moll de Costa portuario, se exhibirá la exposición “Tarraco/MNAT”, que consiste en una selección de las colecciones del centro.

Las obras de modernización de la sede central, en pleno casco histórico, en la plaza del Rei, comienzan la semana que viene y este fin de semana, del 14 al 15 de abril, se ofrece una jornada de puertas abiertas para visitar las colecciones antes del cierre.

El proyecto de reforma del MNAT está organizado en cuatro fases, la primera de las cuales durará hasta el año 2020, y consiste en las obras de acondicionamiento arquitectónico y climatización a cargo del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes -titular del centro- con un presupuesto de poco más de 4 millones de euros.

El traslado y restauración de las piezas expuestas va a cargo de la Generalitat, gestora del MNAT, con un presupuesto de 210.000 euros.

El proyecto arquitectónico lo firman los arquitectos Miguel Orellana y Rubén Las Heras y debe solucionar las actuales condiciones de precariedad del museo.

La mayor parte de las colecciones se trasladará temporalmente a los almacenes del MNAT para su conservación y restauración, mientras una excepcional selección de piezas, especialmente representativa de los fondos, se expondrá en el Tinglado 4.

Destacan piezas procedentes del Teatro romano (dos estatuas de togados y un acorazado) y las colecciones de bronce.

La exposición se inaugurará el próximo 16 de junio con motivo de la celebración de los Juegos Mediterráneos, programados del 22 de junio al 1 de julio.

En el 2020, una vez terminadas las obras, se aplicará el proyecto museográfico, que se está terminando de redactar actualmente a cargo del Departamento de Cultura de la Generalitat, con una inversión de 1,1 millones de euros.

Finalmente, la tercera fase concertará un itinerario conceptual y museográfico que unirá el MNAT con el Pretorio y las bóvedas del Circo romano.

Se trata de un proyecto conjunto con el Museo de Historia de la Ciudad del Ayuntamiento de Tarragona, con el objetivo de ser un polo de conocimiento del pasado romano de Tarragona y de la huella romana en Cataluña.

 

Anuncios

12 abril 2018 at 6:07 pm Deja un comentario

Una deslumbrante exposición en Bulgaria que rememora el viaje de los Argonautas

Los legendarios Argonautas, los héroes griegos comandados por Jasón, viajaron a bordo de la nave ‘Argo’ desde Yolco hacia la Cólquide en busca del vellocino de oro

Sileno reclinado. El sátiro Sileno aparece reclinado sobre una piel de leopardo, en el extremo de un ritón de plata. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

Fuente: Alec Forssmann NATIONAL GEOGRAPHIC
6 de abril de 2018

La exposición El vellocino de oro. La búsqueda de los Argonautas, hasta el 10 de junio de 2018 en el Palacio de la Galería Nacional de Bulgaria, en Sofía, reúne los deslumbrantes tesoros de la civilización tracia, que rememoran el legendario viaje de los Argonautas, los héroes griegos comandados por Jasón que viajaron a bordo de la nave Argo desde Yolco hacia la Cólquide en busca del vellocino de oro, la piel del carnero alado sacrificado por Frixo, que colgaba de un árbol custodiado por una serpiente o dragón que nunca dormía.

Quienes visiten la exposición podrán viajar a lugares sagrados como Delfos y Samotracia, a los reinos de Tracia, a los territorios donde habitaban las amazonas, a la Cólquide y a Creta. Un cántaro, nunca antes expuesto al público, que representa el sacrificio del carnero dorado sobre el cual huyeron volando Hele y Frixo hasta la Cólquide (Hele cayó al mar sobre los Dardanelos), es la pieza central de la exposición.

La colección reúne más de 3.000 piezas antiguas descubiertas desde 2005, incluyendo objetos de diferentes materiales fechados entre el Neolítico y la Antigüedad tardía. Una impresionante selección de recipientes en bronce, plata y oro, entre ellos los ritones usados para beber o para verter líquidos en las ceremonias, representan el grueso de la colección, incluidas tres vasijas de plata dorada que representan a Orfeo y que son las únicas representaciones conocidas en vasijas metálicas del mítico músico, de origen tracio y que se unió a la expedición de los Argonautas.

Un total de 62 reliquias rememoran la fabulosa aventura de los Argonautas y, 16 de ellas, de la Colección Vassil Bojkov, se presentan al público general por primera vez, por ejemplo un ritón de plata con la expresiva figura del sátiro Sileno reclinado sobre una piel de leopardo, un espléndido ejemplo de la sofisticación de la época. También se exhiben dos recipientes de plata con la imagen de Teseo, el mítico rey de Atenas, y un cántaro de plata dorada con la imagen de Heracles, entre otras piezas inolvidables.

 

Ritón de plata. Sileno reclinado en el extremo de un ritón de plata. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Cántaro de plata. Cántaro de plata con ornamentos de oro y una escena que representa el sacrificio del carnero. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Sacrificio del carnero. Representación del sacrificio del carnero en un cántaro de plata, la pieza central de la exposición. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Ritón de plata con forma de cuerno. Ritón de plata con forma de cuerno con la cabeza de un carnero en un extremo y representaciones humanas en el otro. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Representaciones de ciervos. Ritones de plata con representaciones de ciervos (cabeza y patas delanteras), cuerno de plata con terminación en forma de serpiente de oro, cubo de plata y espada, entre otras piezas. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Cántaro y enócoes. Cántaro de plata con la imagen de Heracles (Hércules) en un medallón dorado, enócoe de bronce con la representación de la cabeza de Heracles en el asa y enócoe de plata con la cabeza dorada de Heracles. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Muerte de Orfeo. Ritón de plata con una cabeza de cabra y la representación de la muerte de Orfeo. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Íbice alado. Ritón de plata con un íbice alado. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Cabeza de león. Ritón de plata con forma de cuerno y cabeza de león. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Sala de la exposición. Sala de la exposición, en la Galería Nacional de Bulgaria. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Pélice y crátera. Pélice con figuras rojas y crátera de campana con figuras rojas. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Cuerno de plata. Cuerno de plata con cabeza de león en oro. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Ritones de plata. Ritones de plata con representaciones de ciervos. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Representaciones de ciervos. Representaciones de ciervos en ritones de plata con detalles en oro. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Cabeza de carnero. Recipiente de plata que representa la cabeza de un carnero. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Teseo en Creta. Cántaro de plata con la representación de Teseo en Creta. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

Máscara de Dioniso. Karkhesion de plata con máscaras de Dioniso. Foto: Vassil Bojkov Collection / The National Gallery and the Thrace Foundation, Bulgaria

 

6 abril 2018 at 6:52 pm Deja un comentario

Ver el arte oculto o reconstruir piezas destruidas ya es posible

Los museos viven una segunda revolución tecnológica de la mano de la realidad virtual, las guías multimedia y el ‘big data’

Una visitante del Museo Arqueológico Nacional usa gafas de realidad virtual. (Emilia Gutiérrez)

Fuente: FERNANDO GARCÍA > Madrid  |  LA VANGUARDIA
3 de abril de 2018

Una vez generalizada y consolidada su presencia en la web y las redes sociales, los museos viven una segunda revolución digital tanto o más ambiciosa y prometedora. Realidad virtual, contenidos multimedia y big data son los términos clave de una trasformación total en el modo de acceder a las obras de arte.

Pronto ese acceso será mayor pero también más afinado, más estructurado y personalizado en función de los intereses de cada visitante o grupo: en el propio museo, en casa si no se puede acudir o si la cola es demasiado larga o bien, como opción ideal, combinando la experiencia directa con la virtual.

Gafas 3D y 360 grados

Uso de gafas de realidad virtual en el MAN. (Emilia Gutiérrez)

Es lo último y lo más vistoso. El Museo Arqueológico Nacional (MAN) instaló en noviembre cinco estaciones para inmersión en realidad virtual con gafas especiales gracias a las cuales el visitante puede saltar a la Prehistoria, la Protohistoria, la Hispania Romana, la Edad Media y la Edad Moderna.

El Thyssen prepara el mismo dispositivo para activarlo “en semanas”. Y casi todos los grandes centros de exposición del país, entre ellos los del Prado, la Fundación Mapfre, el Guggenheim o el MNAC, ofrecen visitas virtuales tanto en vídeo convencional como en 360 grados. En período de pruebas están asimismo las ofertas de Realidad Aumentada, que suma imágenes reales y elementos artificiales para complementar y añadir información.

Y con paso firme avanzan las aplicaciones de móvil -específicas o para varios museos como es el caso de Visitmuseum en Catalunya- y las tarjetas de código o apps para visitas guiadas con un amplio menú de opciones de idiomas, subtítulos, lenguaje de signos y descripciones complementarias para ciegos.

Reproducción en 3 dimensiones

Imagen de la digitalización de los sepulcros de los condes de Urgell. (The Cloister Museum – MET Nova York / ACN)

Las técnicas de impresión en 3D y similares abren opciones muy útiles para los museos y el público. La visualización digital tridimensional permite la reconstrucción virtual de esculturas y restos arquitectónicos y arqueológicos aunque estén dañados: mediante animación digital, color e iluminación se pueden mostrar cómo eran las piezas originalmente e incluso simular cómo se fueron deteriorando. La reproducción en tres dimensiones tiene aplicaciones impagables en la restauración y conservación de objetos, así como en la comercialización de reproducciones a pequeña escala.

La Diputación de Lleida se dispone a recoger en estos días los trabajos de digitalización de los cuatro sepulcros góticos de los condes de Urgell, los cuales se conservan en el museo The Cloisters de Nueva York y con los que iniciará reproducción de las tumbas en piedra para instalarlas donde estaban los originales, el Monasterio de Santa Maria de Bellpuig de les Avellanes, en Os de Balaguer. Los sepulcros se han sometido a un minucioso escaneado con láser para generar reproducciones en 3D muy precisas. El Centre de Restauració de Béns Mobles de Catalunya y un comité de expertos se harán cargo de la réplica final en piedra.

Acceso a lo invisible

Gracias a estas últimas tecnologías y a otras menos nuevas pero en continuo desarrollo, como la digitalización y la fotografía de altísima definición, instituciones como la Biblioteca Nacional (BNE) y el Museo del Prado están abriendo al público sus tesoros más preciados y –por razones de conservación- también más ocultos.

La BNE, junto con la entidad pública Red.es, llevan digitalizados más de 250.000 títulos para cuya difusión y reutilización a efectos educativos y de investigación han creado un espacio virtual específico. El Quijote y los Códices de Leonardo pueden consultarse libremente en sendos libros interactivos.

El Prado, con un modélico sitio de Internet que ya venía permitiendo ver en HD todas sus obras, acaba de abrir sus archivos mediante su digitalización y su liberación en el portal correspondiente, ‘archivo.museodelprado.es’. Son 12.000 documentos internos y de los grandes artistas y coleccionistas que ilustran tanto la historia de la pinacoteca como el contexto de las obras allí expuestas. El acta de defunción de Goya o el expediente por el que se nombró director del Museo del Prado a Picasso son botones de muestra. El propio Prado pero también la Alhambra se valen además de las guías multimedia -en dos dimensiones o 360 grados- para mostrar sus talleres y lugares cerrados a las visitas directas.

Ante una explosión de ‘big data’

El MNAC, la Fundación Telefónica o el Reina Sofía, entre otras entidades, estudian las posibilidades del previsible estallido de los sistemas de metadatos o big data dentro del sector. Los algoritmos correspondientes permitirán conocer la demanda y los gustos de los distintos públicos -por segmentos, grupos e individuos- a fin de adecuar y personalizar sus ofertas.

Los datos pueden recogerse de diversas formas: mediante sondeos directos con tabletas y en quioscos virtuales, como señala el jefe de Acción Comercial de la Fundación La Caixa, Alejandro Fernández de las Peñas; a través de guías multimedia como las que ofrece la empresa especializada Gvam, que pueden registrar con GPS los itinerarios seguidos por los visitantes; o bien con grandes operaciones de colecta de información como la que el Reina Sofía realizó con Telefónica y su consultora Synergic Partners durante la exposición conmemorativa del 80 aniversario del Guernica. En ella, la teleco analizó los perfiles de 680.000 personas para conocer sus características, procedencias, preferencias y hasta horarios más usuales -según edades y nacionalidades por ejemplo-, con vistas mejorar la gestión del centro y ajustar la programación y ofertas dirigidas a grupos concretos.

Tecnología en los museos en el Caixa forum (Emilia Gutiérrez)

Conexión global entre museos

Una de las derivaciones más promisorias de los metadatos que agrupan y relacionan indicadores de manera cada vez más inteligente está en la posibilidad de cruzar información entre instituciones culturales de no importa cuáles ni cuántos países. Con los medios disponibles y por venir, ¿por qué no informar a un visitante del Museo Picasso de Barcelona sobre la relación del cuadro que está contemplando allí con otros del Picasso de Málaga o del Louvre de París?

De hecho, once empresas e instituciones de siete países europeos se han puesto ya a ello con un proyecto llamado CrossCult; de momento, se trata de “poner en relación los contenidos de distintas entidades culturales, diversas en tipología y ubicación, con un objetivo múltiple. Uno de estos fines es ofrecer a los usuarios ‘narrativas personalizadas’ y recomendaciones a través de una app. A su vez, los usuarios pueden generar contenido que será de interés para los historiadores y conservadores, quienes tendrán la oportunidad de descubrir conexiones (hasta entonces ocultas) a raíz de esta interacción y emplearlas en el diseño de nuevas experiencias”, explican los socios.

Utilidad pedagógica

La nueva revolución tecnológica no debería limitarse a abrir más puertas y ventanas sino que habría de crear escaparates para atraer a nuevos visitantes e invitar a entrar a los estudiantes de todos los niveles. Como dice el director del MAN, Andrés Carretero, “el reto está en pasar del uso de estas nuevas tecnologías como divertimento –pues no deja de ser divertido ver imágenes en 360 grados o entrar en la realidad aumentada- a su empleo con fines realmente pedagógicos”. Tanto el Arqueológico como el resto de centros citados buscan poner las nuevas herramientas a disposición de los profesores para que preparen mejor sus lecciones y visitas.

¿Menos visitas presenciales? Todo lo contrario, y en esto coinciden todos los consultados. “En el año 2001, cuando empezamos con la web, la pregunta era la misma: si dabas la posibilidad de ver las obras en el ordenador, ¿no desincentivarías las visitas presenciales al museo?”, recuerda Javier Espadas, jefe del Área de Tecnología del Thyssen. Y la respuesta que dio la sociedad fue clara: “Cuanto más atractivo es el plano virtual, más aumentan las visitas presenciales”. Alejandro Fernández, de Fundación La Caixa, añade que ya existen análisis que prueban que “a más visionados de la visita virtual, más visitas en vivo”.

Un visitante con una guía auditiva en el Caixa Forum (Emilia Gutiérrez)

Un nicho económico apetecible

La patronal española de la tecnología, Ametic, celebró hace unas semanas en Madrid una jornada sobre transformación digital en museos a la que acudieron tanto las grandes firmas del sector como algunas de las más importantes instituciones culturales. Nadie quiere perder este tren. Multinacionales como Samsung y Google están detrás de la mayoría de proyectos de este nuevo boom en los museos occidentales, con Estados Unidos, Reino Unido y Países Bajos a la cabeza de la innovación.

Pero los avances son también una oportunidad clara de negocio para empresas locales de tamaño limitado. En España, el exponente más notable es Gvam, que arrancó en el 2013 con 10 empleados y una oferta orientada a la actualización de las audioguías -vía móvil- y hoy tiene 90 empleados y está presente en el Palacio Real, el MNAC o la Alhambra. Un crecimiento que ilustra lo incontenible de esta evolución. Los museos han roto definitivamente sus muros.

 

3 abril 2018 at 1:51 pm Deja un comentario

Nacen las visitas en latín por el Museo de Málaga para redescubrir sus obras

El círculo Latino, Mane Latinum Malacitanum, se reúne una vez a la semana para hablar en la lengua madre y promover su uso

Fuente: EUROPA PRESS  |  Diario SUR
11 de marzo de 2018

El latín está vivo. Ésta es la reivindicación de un grupo de filólogos clásicos que se resiste a la idea de que su conocimiento se reduzca a la traducción de escritos. Por ello, no sólo se reúnen para leer textos o ver vídeos y comentarlos en la lengua de Cicerón y Virgilio, sino que, incluso, la utilizan para comunicarse entre ellos en situaciones habituales como salir a cenar y ahora también visitar las obras del Museo de Málaga. Su objetivo es que los recorridos didácticos por este espacio cultural puedan realizarse periódicamente.

Así, este domingo el Mane Latinum Malacitanum, que es el nombre que recibe el círculo latino de Málaga, ha realizado por primera vez un recorrido por los fondos de Arqueología y Bellas Artes del museo que acoge el Palacio de la Aduana. Con esta iniciativa se pretende aunar el arte y la lengua fundacional de la cultura europea, que sirvió de vehículo de comunicación durante siglos.

Mane Latinum Malacitanum, que tiene una cuenta en Twitter (@MLMalacitanum) y una página en Facebook (@manelatinummalacitanum), fue fundado de forma oficial por Alba Pozuelo y Gema Navarro en octubre de 2016, aunque ya venía gestándose desde 2015, motivadas por los integrantes del Vesper Latinus, uno de los círculos de Valencia. Actualmente, está formado por casi una decena de personas, especialmente profesores en institutos de Latín, Griego y Cultura Clásica.

Para la realización del itinerario en latín por el Museo de Málaga, el círculo malagueño se ha inspirado en el Museo del Prado de Madrid, que el año pasado, de la mano del Collegium Latinitatis, estrenó estos recorridos didácticos para conocer las principales obras mitológicas. El objetivo es seguir llevando a cabo esta iniciativa y que pueda beneficiarse el público en general; especialmente, los universitarios que cursan estudios de Filología Clásica, según ha explicado a Europa Press Alba Pozuelo, encargada, además, de organizar la visita de este domingo.

El recorrido ha comenzado con la colección arqueológica; concretamente, en la Tumba del Guerrero, y ha continuado con otras piezas como la Cabeza de Baco o el mosaico El Nacimiento de Venus. Se ha destacado, además, la importante labor del matrimonio compuesto por Jorge Loring y Amalia Heredia, cuya colección sirvió de germen del Museo Arqueológico Provincial.

A continuación, en la parte de Bellas Artes se han detenido ante cuadros como ‘Alegoría de la Historia, Industria y Comercio de Málaga’, de Ferrándiz y Muñoz Degrain; ‘Orfeo amansa a las fieras’, de Bernardo Ferrándiz Badenes; ‘Una esclava en venta’, de José Jiménez Aranda, o ‘El juicio de Paris’, de Enrique Simonet Lombardo. Finalmente, también han podido disfrutar de algunos de los restos arqueológicos que se guardan en el almacén.

Hablar en latín

El objetivo del Mane Latinum Malacitanum es hablar en latín y abrir esta iniciativa al público en general, se dedique o no a su enseñanza. Pese al auge de las carreras técnicas y el debate entre la formación humanista y científica, este grupo de latinistas se reúne cada domingo por la mañana, durante unas dos horas y media, para disfrutar de esta lengua a través de diferentes actividades.

En suma, su finalidad es promover y divulgar el uso del latín como lengua vehicular “de la gran herencia legada por la Antigüedad”. Y es que tal y como ha precisado Pozuelo, aparte de que las lenguas clásicas ayuden a pensar o que con su aprendizaje se adquieran ciertas habilidades para ordenar mejor la información y los conocimientos, el hecho de hablarlas contribuye, al menos en su caso, a que “la conexión con estas culturas antiguas sea mayor de la que puedo tener con una simple traducción”.

 

11 marzo 2018 at 10:10 pm Deja un comentario

Turquía abrirá un museo en Troya para rescatar los 4.000 años de historia de las ruinas de Homero

En el vigésimo aniversario de la declaración del sitio arqueológico de Troya como patrimonio cultural mundial por la UNESCO, Turquía anuncia la apertura de un nuevo museo que recorrerá los más de 4.000 años de historia de las ruinas inmortalizadas por Homero

Recreación virtual del proyecto del museo – ABC

Fuente: Alicia Alamillos > El Cairo  |  ABC
7 de marzo de 2018

Más de diez Troyas se asientan, unas sobre las ruinas de otras, en la ahora provincia turca de Çanakkale, a apenas 4,8 kilómetros del estrecho de Dardanelos (noroeste del país). Su leyenda y la de sus habitantes, desde el infortunado Héctor «el domador de caballos» al príncipe Paris, pasando por su fértil padre el rey Príamo y por supuesto la bella Helena, inmortalizados por el poeta Homero, ha eclipsado quizá el también fabuloso interés histórico de las ruinas, con más de 4.000 años de historia y donde se han encontrado tesoros como los miles de anillos de oro, diademas y copas del conocido como «tesoro de Príamo».

Este año, con motivo del 20 aniversario de la declaración de las ruinas como patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO, el Gobierno de Turquía ha anunciado la apertura de un nuevo museo en el sitio arqueológico de Troya, que ayudará a traer a los más de «un millón de turistas» que espera el Ministerio de Turismo turco.

Con una simple forma de cubo de 32 metros de alto, construido por debajo del nivel del suelo y de color rojo óxido-tierra, el museo ocupará un área de 10.000 metros cuadrados, de los cuales 3.000 serán salas de exhibición en las que se expondrán, entre otras piezas, veinticuatro objetos de oro conocidos como «los tesoros de Helena de Troya» (2.400 a.C.), devueltos a Turquía desde el museo Penn en Estados Unidos en un «préstamo indefinido» en 2012.

Conversaciones con museos

Con la intención de equipar el museo y recuperar su patrimonio, el Gobierno turco ha relanzado conversaciones con museos de todo del mundo que poseen piezas arqueológicas turcas en un intento de repatriarlas de vuelta a su país de origen, entre ellas el «tesoro de Príamo», una colección de oro, armas, cálices y otras joyas llevadas de contrabando por el arqueólogo Heinrich Schliemann a Berlín y ahora en el Museo Pushkin de Moscú tras la Segunda Guerra Mundial.

«La forma del diseño tiene la intención de aislar gradualmente al visitante en una rampa descendente donde las ruinas y el suelo fértil de Troya quedan atrás para llevarte al pasado, esa parte de la historia esperando ser descubierta. Para desconectar y percibir así el complejo del museo como un hallazgo arqueológico gigante que surge de la tierra», explica el estudio arquitectónico Yalin Mimarlik, encargado del proyecto original.

Este museo completará así el viaje del visitante a las ruinas de la que se considera el germen de la mítica Troya de la epopeya de Homero, hoy día un impresionante sitio arqueológico abierto con 23 secciones de murallas defensivas alrededor de la ciudadela, once puertas, una rampa de piedra pavimentada y porciones inferiores de otros cinco bastiones defensivos pero en el que, quizá, se requiera de la imaginación para recrear las enormes murallas contra las que se estrellaron durante diez años las fuerzas de Aquiles, Agamenón, Menelao o Ulises.

Localización

Pese a que la localización de la Troya de Homero en las ruinas de Çanakkale no ha sido autentificada con seguridad, la mayoría de los arqueólogos aceptan la premisa de que estos restos -con una secuencia de asentamientos ininterrumpida durante más de 4.000 años y testigo de la sucesión de civilizaciones- demuestran significativamente el primer contacto entre las civilizaciones de Anatolia (la actual Turquía) y el mundo mediterráneo a través de la migración, el comercio pero también la guerra y la ocupación. Así, el asedio de Troya por los guerreros espartanos y aqueos venidos en «negras naves» de Grecia en el siglo XII o XIII a.C. bien pudo inspirarse en una de aquellas incursiones que destruyeron, una y otra vez, la ciudad de Troya.

Con un presupuesto de 50 millones de liras turcas (10,63 millones de euros), el museo lleva en construcción desde 2012, pero en 2015 problemas de sobrecostes paralizaron el proyecto, que no fue reanudado hasta mediados de 2017. «Troya ha sido testigo de miles de años de historia de Çanakkale. Aunque anteriormente tuvimos algunos problemas de infraestructura, hemos logrado resolver gran cantidad de ellos, y ahora tendremos un museo que servirá de ejemplo para otros sitios antiguos en el mundo», señaló entonces a la prensa local el vicepresidente del Partido Justicia y Desarrollo (AKP) en la provincia, Bülent Turan.

La inauguración del museo, de la que todavía no se conoce fecha exacta, será sólo la guinda del llamado «Año de Troya», para el que el Gobierno turco ha organizado numerosos eventos que incluyen recreaciones de la mítica contienda, ciclos temáticos de ópera y ballet, así como los «Juegos Internacionales de Troya», que se espera que traigan a atletas de todo el mundo para competir en múltiples eventos en el sitio histórico, según recopiló en rueda de prensa el director de Cultura y Turismo de Çanakkale, Kemal Dokuz, el pasado enero.

Para promocionar el «Año de Troya» el Gobierno turco no escatima en fuegos artificiales: según recogen medios locales, Turquía ha invitado también a varias estrellas de Hollywood a la inauguración del museo, especialmente a los protagonistas de la popular película «Troya» (2004), protagonizada por Brad Pitt, Eric Bana, Orlando Bloom y Diane Kruger. Se desconoce todavía si han aceptado la invitación.

 

7 marzo 2018 at 8:35 am Deja un comentario

Cómo eran los robots y los cines que ya existían en la antigua Grecia

 

Fuente: Dalia Ventura  |  BBC Mundo
17 de febrero de 2018

Clitemnestra, amante de Egisto, quien trató de matar a Orestes cuando era niño, mata a su esposo Agamenón. Orestes vuelve a matar a su madre y a su amante… ¡la vida no era sencilla en la Antigua Grecia!

Clitemnestra, la esposa de Agamenón, lo mata poco después de su llegada triunfal de Troya. Orestes, el hijo de ambos, llega a vengar la muerte de su padre y mata a su madre. Pero ahora, él mismo está a punto de convertirse en otra víctima de un asesinato de honor.

¿Cómo terminará esta historia de venganzas sin final?

Cuando los relatos se complicaba mucho y no parecía haber salida, los antiguos griegos tenían una solución, a la que el filósofo Aristóteles llamó deus ex machina.

Quizás el concepto te sea familiar: así se conoce al artificio literario que introduce un elemento, personaje o fuerza externa que no tiene mucho que ver con la lógica interna de la trama para solucionar el problema.

El deus en este caso -el de “La Orestíada” de Esquilo- es Apolo, quien salva a Orestes y declara que un juicio pondrá fin al baño de sangre de generaciones que ha plagado a la familia.

Pero, ¿cómo era la machina misma?

Porque aunque con el tiempo la frase se volvió metafórica, en la antigua Grecia era lo que su nombre indicaba: un dios en una máquina.

Y alguien que sabe cómo era esa máquina es Konstantinos Kotsanas.

“La danza mágica”, cuyo mecanismo hacía que se movieran las figuras de abajo. (Imagen cortesía del Museo Kotsanas de Atenas).

El ingeniero mecánico no sólo es un apasionado de la tecnología de la antigua Grecia sino que, notando que a diferencia de la Filosofía, las Bellas Artes y la Ciencia, la contribución de sus antepasados en este campo no es tan conocida, no se conformó con convertirse en un perito y dictar conferencias.

Lejos de eso.

A costo propio, y con exhibiciones personales, Kotsanas ha fundado hasta la fecha tres museos que alojan aproximadamente 450 modelos funcionales de inventos griegos antiguos.

Es decir, basándose en descripciones de los aparatos que aparecen en textos de la época, recreó las máquinas que se usaban en ese entonces.

Hay desde las más sencillas -como la deus ex machina- hasta aquellas creadas por Arquímedes y el prodigioso mecanismo de Anticitera.

A Kotsanas le pedimos que escogiera -aparte de esas- tres máquinas de todas las que ha recreado: la que más lo sorprendió, la que lo maravilló y la que más lo divirtió.

Sorprendente

La primera elección de Kotsanas concuerda con su objetivo de “demostrar que la tecnología justo antes del final del mundo griego antiguo era extremadamente similar al comienzo de nuestra tecnología moderna“.

El sirviente automático de Philon. (Foto cortesía del Museo Kotsanas)

El sirviente automático de Philon es el primer robot operativo de la humanidad… Es más que sorprendente: ¡es un logro! ¡Una verdadera innovación!”, le dijo a BBC Mundo.

Tenía forma humana y en su mano derecha sostenía una jarra de vino. Cuando le ponían una copa en la palma de la mano izquierda, automáticamente vertía vino primero y luego agua, mezclándolos si se deseaba.

¿Cómo lo lograba?

Ilustraciones del Museo Kotsanas en Atenas.

1. Dentro del ‘sirviente’ había dos contenedores herméticos (con vino y agua, respectivamente). En su parte inferior, dos tubos que llevaban su contenido a través de su mano derecha hasta el borde de la jarra de vino. Cuando la copa se coloca en la palma, su mano baja y los tubos de la articulación se levantan. El orificio de una tubería está alineado con el tubo de aire del contenedor de vino, el aire ingresa al contenedor y el vino fluye desde el tubo hacia la copa.

2. Cuando la copa de vino está medio llena, la mano (debido al peso) desciende más, el paso del tubo de aire de vino se obstruye y el flujo se detiene. Al mismo tiempo, el otro tubo se alinea con el tubo de aire del recipiente de agua y comienza a fluir, diluyendo así el vino.

3. Cuando la copa está llena, la mano (debido al peso) desciende más, el paso del tubo de aire con agua se obstruye y el flujo se detiene.

4. Además, si se retira la copa en cualquier momento, la mano izquierda se eleva, los tubos de la articulación descienden, cortando las tuberías de aire, creando vacío en los contenedores y deteniendo el flujo de líquido.

Maravilloso

En cuanto a la máquina que mejor ilustra cuán maravilloso es la tecnología de los antiguos griegos, para Kotsana “sin duda es el teatro automático de Garza de Alejandría, el llamado ‘cine’ de los antiguos griegos”.

“Los antiguos griegos tenían exactamente las mismas necesidades que nosotros. Cuando se trata de entretenimiento, buscaban una historia con elementos de gran estética y sorpresa”.

En este caso esa historia es “una serie de la Guerra de Troya y los diferentes episodios describen el mito de Nauplio”, explica Kotsanas.

¿Cómo? Con una máquina que “contiene 32 mecanismos, muestra una historia y tiene imagen en movimiento“, detalla.

El teatro automático de Herón de Alejandría. (Foto cortesía del Museo Kotsanas).

Fíjate en la parte de abajo de esta la imagen, en el pie del pedestal, en el medio de la parte roja, puedes ver una cuerda: el único movimiento manual que se requería para hacer funcionar el teatro automático era halar esa cuerda… y la historia empezaba (y sigue haciéndolo de igual manera en el modelo que hizo Kotsanas).

Entre las escenas, las puertas del teatro se abre y se cierran. (Imagen cortesía del Museo Kotsanas de Atenas).

En la primera escena, aparecen los aqueos reparando sus barcos -las figuras se mueven mientras martillan o serruchan, y se escuchan los sonidos que hacen las herramientas.

(Imagen cortesía del Museo Kotsanas de Atenas)

En la segunda y tercera escena, empujan los barcos al mar. En la tercera, van navegando de derecha a izquierda del la imagen, mientras los delfines saltan a su lado. El mar se va poniendo más picado.

(Imagen cortesía del Museo Kotsanas de Atenas)

En la cuarta escena, Nauplio, parado en un promontorio, con una antorcha encendida, envía una señal falsa a los aqueos instigado por la diosa Atenea.

(Imagen cortesía del Museo Kotsanas de Atenas)

En las últimas escenas, se ven los restos dispersos de los barcos naufragados y Aeas nadando en el mar. Atenea aparece (como deus ex machina), cruza el escenario y desaparece. Mientras se escuchan rayos y truenos, la figura de Aeas se pierde.

(Imagen cortesía del Museo Kotsanas de Atenas)

Divertido

Para Kotsanas, la máquina más entretenida es sin duda el “pájaro gorjeador y el búho giratorio”.

Se trata del autómata hidráulico de Filón.

“Los pájaros están cantando pero cuando el búho se vuelve hacia ellos, les da miedo y detienen su hermosa canción. Cuando el búho se aleja de ellos, comienzan a cantar otra vez”.

Cuando el búho esta de espaldas, los pájaros cantan; cuando el mecanismo hace que se voltee y los mire, los pájaros se callan. (Imagen cortesía del Museo Katsanos de Atenas).

“Vale la pena mencionar que esta pieza está a la entrada del Museo Kotsanas en Atenas, de manera que a lo largo de toda la calle Pindaru, en el corazón de la capital griega, se oyen el cantar de los pájaros. La gente nos dice que se siente como si la naturaleza estuviera floreciendo, aunque estemos en medio del invierno”, señala Kotsanas.

¿Y qué fue de deus ex machina, la máquina que traía un dios cuando todo se complicaba demasiado?

Pues aquí está: una sencilla palanca que hacía aparecer a los actores con roles divinos en el escenario.

Te la dejamos, en caso de que la necesites.

¡Siempre vale la pena tener un dios a la mano… uno nunca sabe cuándo lo va a necesitar, en la vida o en el teatro!

(Imagen cortesía del Museo Kotsanas de Atenas)

 

18 febrero 2018 at 2:26 pm Deja un comentario

Magia negra en el hipódromo de la mítica Écija romana

En el Museo Histórico se exhibe una ‘tabella defixionis’, una lámina de plomo que invoca maldiciones de un empresario de los juegos circenses del siglo I

Fuente: MANUEL RODRÍGUEZ > Écija  |  El Correo de Andalucía
17 de febrero de 2018

A menudo se nos escapa que el mundo romano tenía más puntos en común con nuestra contemporaneidad que, por ejemplo, con la Edad Media. El Imperio romano, una sociedad globalizada que se extendía desde la península ibérica hasta Oriente Próximo y el norte de África, era un sistema mundo en el que las modas fluían paralelas a los intercambios comerciales. Justo como en nuestro siglo XXI.

Parte de los usos comunes a prácticamente todo el Imperio eran los espectáculos ecuestres y circenses. No había ciudad romana en que no se organizaran juegos de este tipo. Y las carreras de cuadrigas en el circo romano eran el espectáculo estrella, la diversión preferida de las masas, algo así como el fútbol o la fórmula 1 de nuestra posmodernidad.

La Colonia Augusta Firma Astigi, la Écija romana, no fue una excepción. Una población –fundada por el propio ‘princeps’, Octavio Augusto– debía tener por fuerza un circo, aunque hasta hace relativamente poco no ha sido confirmado por el hallazgo de dos inscripciones datadas en los primeros siglos de nuestra era, una en que un liberto dedica unos juegos circenses a su antiguo amo, que llevaba el inequívoco nombre de Publio Numerio Marcial Astigitano; la otra, de una gran propietaria de Astigi, Aponia Montana, que también organiza unos juegos en la ciudad.

Otros hallazgos revelan la existencia de un hipódromo en Écija. Son un mosaico hallado en 2010 en la calle Elvira, con escenas de una carrera de cuadrigas, y la aparición, en unas excavaciones en la calle Antequera, de uno de los extremos del estadio, cuya envergadura se desconoce pero que debía extenderse más allá de la actual Avenida de los Emigrantes.

Y a apenas 200 metros de los límites de ese hipódromo astigitano se desenterró la nueva pieza que, desde este fin de semana, se exhibe en el Museo Histórico Municipal, ya documentada. Se trata de una ‘tabella defixionis’, una lámina de plomo de apenas dos milímetros de espesor, de forma triangular y de menos de 12 por 14,7 centímetros, que contiene una maldición contra los aurigas y caballos de un empresario. Una prueba más de que los ciudadanos de Astigi se divertían con carreras de cuadrigas en el hipódromo de la ciudad.

El autor de la maldición invocaba todos los males contra la gens Antoniana, los equipos, caballos y aurigas que corrían en el circo astigitano y que eran propiedad de un tal Antonianus. La pequeña tablilla detalla escrupulosamente los nombres de los caballos –hasta doce–, de los equipos –el rojo y el azul– y de los aurigas, para cerrar con una maldición a «tota grex Antoniani».

«Es un texto casi administrativo», señala el arqueólogo municipal, Sergio García-Dils, al que ha costado prácticamente trece años descifrar el texto de la tablilla, desenterrada en 2001 en la calle Bellidos. «No se da por supuesto nada, lo concreta todo, no sea que la deidad infernal o el demonio al que invoca se equivoque de objetivo», explica el arqueólogo. Por eso hay ejemplos en que el objetivo de la maldición es señalado apuntando los nombres de su madre y su abuela, «porque el padre podía no ser el padre, pero con la madre no había duda», señala no sin sorna el arqueólogo. Hay además otro detalle: el uso de magia negra estaba condenado en Roma «porque creían de verdad que funcionaba». Y se penaba con la muerte. «Y nadie se juega la vida si no es por algo concreto», apunta García-Dils.

Ese algo concreto es desearles todos los males del infierno a los empleados del empresario Antonianus. Y lo hace en plomo que es el metal infernal por excelencia, el metal de Saturno. La ‘tabella defixionis’ estaba doblada por la mitad y un clavo unía esas dos mitades plegadas. Así cerrada estaba dentro de un enterramiento. «Era otra parte del proceso de la maldición: se esperaba que el difunto en cuya tumba se metía hiciera de intermediario ante la deidad infernal cuya mediación se pedía».

Según el arqueólogo municipal, esta tabla que pide la intercesión de la magia negra en una carrera de cuadrigas de la Écija romana es la única pieza de este tipo que se ha encontrado en Europa fuera de Roma, ya que la gran mayoría se encuentra en Oriente Próximo y en el norte de África. Eso supone un valor añadido al nuevo tesoro del museo ecijano. Pero para García-Dils, lo mejor de la ‘tabella defixionis’ es que los ecijanos del siglo XXI son los primeros lectores de algo escrito en el siglo I de nuestra era por alguien que sabía que se jugaba la vida si alguien leía en su tiempo su invocación a que se abrieran las puertas del infierno para sus rivales en un espectáculo de masas de Astigi.

 

18 febrero 2018 at 11:20 am Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

abril 2018
L M X J V S D
« Mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente