Posts filed under ‘teatro’

¿Cómo sería el Teatro de Gades?

La intervención que actualmente se está llevando a cabo en las caballerizas de la Posada del Mesón permitirá descubrir una parte desconocida del diseño arquitectónico del coliseo

Fuente: T. GARCÍA / V. LEÓN  |  Diario de Cádiz
17 de diciembre de 2017

¿Cómo sería el teatro? La respuesta a esta pregunta se esconde bajo lienzos de historia escritos en piedra por diferentes culturas y se despeja con la destreza, paciencia y rigurosidad científica de los expertos y con la inversión económica de las administraciones públicas. ¿Cómo sería el teatro?, el Teatro Romano de Cádiz, es una incógnita cada vez más cerca de ser resuelta gracias a los últimos trabajos que se están llevando a cabo en el yacimiento que en este 2017 ha recibido la primera partida presupuestaria, 226.000 euros, de los 5 millones que se le han destinado de los fondos ITI (Inversión Territorial Integrada) para su puesta en valor hasta 2020. Sin duda, este año ha sido el año del coliseo más antiguo, y el segundo más grande, de Hispania.

¿Cómo sería el teatro? Juan de Dios Borrego es una de las personas que mejor puede responder a la cuestión puesto que lleva más de una década investigando los secretos que se asientan en el corazón de la construcción que se levanta frente al paseo del Vendaval, además de ser el arqueólogo al mando de las excavaciones en este teatro fechado a finales del siglo I a. C.

Excavaciones que, como ha podido saber este periódico a través de la delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, se sitúan ahora mismo bajo techo, en la antigua caballeriza de la Posada del Mesón, y cuyos resultados permitirán conocer en un futuro próximo el diseño arquitectónico de este edificio en una zona muy interesante y desconocida, la comunicación de la galería anular (el túnel que es visitable) con la orchestra y el exterior del teatro, ya que los diseños utilizados por los arquitectos romanos para resolver la configuración de estos espacios fueron muy variados, llegando incluso a tenerse en cuenta la configuración topográfica del entorno para darle la solución más adecuada.

Así, y aunque el estado actual de esta investigación no permite adelantar todavía conclusión alguna, sí se espera que estos trabajos también ayuden a valorar el grado de conservación de esta zona del teatro y a esclarecer la relación con otras estructuras arquitectónicas romanas ya conocidas como las situadas bajo la Casa Estopiñan y el Palacio de la Contaduría.

Eso sí, desde Cultura reconocen que el ritmo de las excavaciones va más lento que en experiencias anteriores ya que esta intervención va por debajo de los niveles de cimentación de edificaciones que actualmente se encuentran en uso, con lo que ha sido necesario realizar previamente el desmonte y derribo de algunas estructuras arquitectónicas.

Esta actuación arqueológica, junto con el levantamiento topográfico y de alta definición del yacimiento mediante láser escáner 3D, corona las intervenciones de la primera fase de actuación en el Teatro Romano que ya ha dado sus frutos con los trabajos en su área exterior, en el graderío que Diario de Cádiz recorre de la mano de Juan de Dios Borrego.

Así, hace unos meses se descubrieron dos filas más de gradas, además, en muy buen estado. Se trata de las primeras filas de la ima cavea que, a su vez, va precedida de un escabel (reposapiés) cuya orilla termina en el praecinctio (pasillo). Un hallazgo que también arroja luz sobre este interrogante que planteamos de cómo sería nuestro teatro puesto que con esta excavación ya se puede ver toda la sección completa de la cavea, desde el frente escénico hasta la zona superior. Una visión completamente despejada tras la retirada de la grúa que durante 5 años ha impedido ver el tramo de escalera en el eje descubierto en el año 2000 por el arqueólogo Ramón Corzo, tras el que el experto de la Universidad de Cádiz Darío Bernal excavó en la zona de la proedria.

De esta forma, con Borrego de cicerone es fácil viajar en el tiempo y hasta conseguir ver cómo los designatores (los acomodadores en época romana) llevaban a los altos magistrados de Gades a sus sillas de tijera situadas justo en esta proedria, bien cerquita del escenario para que no se perdieran un detalle; cómo los equites (caballeros), que poseían cierto patrimonio u ostentaban cargos políticos y administrativos, se sentaban en las 14 filas de la ima cavea; o los ciudadanos libres en algunas de las localidades de la media cavea, que estaba dividida por una especie de podium que no se conserva.

Pero no nos cuesta imaginar lo que ya no existe con las explicaciones del arqueólogo. Así, como el azote del tiempo sólo nos ha dejado hasta la mitad de la media cavea ya que el resto del graderío se lo ha tragado el mar, tenemos que proyectar con la mente las cinco filas que formaban la summa cavea que era ocupada por los peregrinos (extranjeros), por las personas que no iban adecuadamente vestidas para acceder a otras partes del teatro y por los esclavos. Un poco más arriba, en el pórtico, se relegaba a las mujeres, a todas, ya fueran esposas o hijas de magistrados o de pescador, ya que se pensaba que había que preservar “su pudor y su inocencia” frente “a los movimientos lascivos” de los actores en el escenario.

Diez mil almas, se calcula, se daban cita en el Teatro de Balbo para ver, en un principio, tragedias y comedias (géneros más elevados porque el objetivo original del teatro era el de culturizar al pueblo) que pronto degeneraron en géneros más populares como mimos y pantomimos e incluso, cuando comenzaron a actuar mujeres, se empezaron a coronar las representaciones con la nudatio mimarum (un ¡que se desnuden! de la época).

Un teatro repleto de Historia y de historias como las que guardaría aquel otro coliseo anterior de madera y desmontable que tenía Cádiz en el año 43 a. C. según cuenta Asinio Polión en su carta a Cicerón, donde dice que Balbo hizo quemar vivo a un actor por ser muy feo o que el mandatario se emocionó y lloró en la representación de una obra sobre sus peripecias durante las guerras civiles, de hecho, también se cuenta que Balbo regaló al actor Herennius Gallo un anillo de oro en agradecimiento.

Diez mil almas, baraja Borrego sobre el teatro conservado cuya construcción oscila entre los años 25 al 19 a. C., que se maravillarían ante la visión de un coliseo con una ostentosa escena y llena de los colores que, según se presupone, le impregnarían el amarillo del alabastro, el africano negro con mácula roja, el azul del bardiglio, la brecha coralina, el biancoynero, el pórfido verde y el rojo junto al blanco del mármol de Luni o en su variedad azulada con la que estaba hecha el balteus (la baranda que separaba la ima cavea de la proedria).

Un imponente teatro de 400 pies de diámetro (118 metros de fachada a fachada) marcados, como todos los teatros romanos, por el diseño de la orquesta, de 100 pies (29,57 metros que incluyen la proedria, el balteus y la orchestra propiamente dicha), y con 30 metros de altura. Un coliseo que se construyó sobre un acantilado que asomaba al mar, aunque todavía sigue siendo una incógnita (una bien difícil de resolver ya que se ha perdido el nivel de suelo de la época romana) si a su espalda se extendía inmediatamente el Atlántico o si la ciudad aún se prolongaba hacia el oceáno algo más. Lo que sí parece seguro es que la parte alta del teatro (summa cavea y la mitad de la media cavea) la engulló el mar.

Sin embargo, hoy día, como le hemos ganado terreno a las aguas con el Campo del Sur y el frente del Vendaval, los ciudadanos podrán tener una visión externa del edificio gracias a una gran pieza basamental que se colocará en la que será la segunda fase de los trabajos en el Teatro Romano junto con la restauración y conservación del graderío y la ampliación del Centro de Interpretación de Visitantes, un lugar por el que este año (a fecha de 11 de diciembre) han pasado más de 99.700 personas -una cifra cercana a los 100.000 usuarios con los que contaba el teatro antes de su reapertura- y donde los que gustan echar la vista atrás para poder mirar con claridad hacia delante podrán encontrar respuestas a algunas de sus preguntas. La nuestra, ¿cómo sería el Teatro de Gades?

 

Anuncios

17 diciembre 2017 at 8:25 pm Deja un comentario

El pórtico del Teatro Romano de Cartagena será excavado a partir de 2021

Los arqueólogos harán en tres años los proyectos para convertir en visitable toda la zona posterior a la escena del edificio y unirla al recorrido actual

El Teatro Romano, con la zona del pórtico al fondo a la derecha, en una imagen de archivo. / A. Gil/ AGM

Fuente: EDUARDO RIBELLES > Cartagena  |  La Verdad
15 de diciembre de 2017

El consejero de Cultura, Javier Celdrán, anunció ayer que en 2021 comenzará la excavación arqueológica del pórtico del Teatro Romano, para incorporarlo al recorrido visitable en el futuro. La entrada por la que los romanos ingresaban en el recinto, hace dos mil años, está a cubierto en una parte del recinto situada tras el escenario y se extiende hacia la fachada de la Cuesta de la Baronesa y hacia la calle Cuatro Santos. En el inmueble que da a esta última travesía se ha dejado el sótano diáfano y se ha llegado a un acuerdo para hacer lo mismo en el solar que hay al lado, en espera de que llegara este momento.

«Pondremos en marcha el plan de acción 2018-2021 para avanzar en lo que será la nueva ampliación del Teatro Romano», explicó Celdrán.

La primera actuación será promocional y divulgativa, con la celebración, el año que viene, según Celdrán, de «un congreso internacional de pórticos tras la escena». «De esa manera, se empezará a recoger información para la ampliación del Teatro por su parte posterior», donde está la entrada al escenario.

El proyecto para definir la intervención llevará «un par de años», advirtió Celdrán. Los anteproyectos detallarán la forma de actuar en «esta atracción fundamental para el turismo regional». El próximo año, arqueólogos y otros expertos harán una investigación y una planificación completa. Entre 2019 y 2020 deben tener listos los anteproyectos y los planes de ampliación y en 2021 comenzarían las obras.

En los primeros años «haremos una inversión en los preparativos», subrayó el consejero. A partir de 2021 «tendremos que poner mucho dinero en la obra y buscaremos para ello la misma colaboración público-privada que permitió hacer la primera fase, con el museo», añadió

A la reunión del patronato de la fundación asistieron el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, y la alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón. Ambos recibieron la buena noticia de que el monumento ha superado los 1,5 millones de visitantes desde su apertura en 2008. Las cifras acumuladas entre enero y noviembre alcanzan los 211.131 turistas y superan en un 6,5% los visitantes de 2016. «Este museo se consolida así como el más visto de la Región», apuntó el consejero, instantes antes de entrar en la reunión ordinaria del patronato.

En lo que va de año, se han superado la mayoría de los indicadores y objetivos propuestos para 2017 en relación a este conjunto monumental considerado ejemplo internacional de la recuperación patrimonial. Asimismo se conseguido un mayor impacto de la promoción y se ha mejorado la atención y de la acogida al visitante, así como por la diversificación de los servicios ofertados.

Celdrán recordó la promesa de poner en marcha un proyecto de realidad virtual por inmersión, que permitirá al visitante ver el edificio romano como era en la antigüedad, con unas gafas. Es un programa anunciado hace un año y que aún no se ha puesto en marcha.

 

15 diciembre 2017 at 3:05 pm Deja un comentario

El Teatro Romano de Guadix, del siglo I, abierto por “obras”

El proyecto de construir un aparcamiento subterráneo en Guadix (Granada) desenterró hace una década su Teatro Romano, una edificación del siglo I que destaca por su buen estado de conservación y sus peculiaridades, y que ha vuelto a ser escenario de actuaciones que le permiten estar “abierto por obras”.

Fuente: EFE  |  Canal Sur
19 de noviembre de 2017

Cuando Guadix se llamaba Julia Gemella Acci, en el siglo I, los romanos construyeron un teatro, un gran edificio que ordenó levantar el emperador Tiberio hacia el año 25 y que echó el telón en el año 300.

Los espectáculos abandonaron su escenario y la imponente gradería quedó como mero atrezo hasta que tomó una nueva vida, ya en época andalusí, cuando los árabes la expoliaron y usaron como cantera para construir otros símbolos de esta ciudad que ha vuelto a dar vida a su gran teatro.

El proyecto de un aparcamiento subterráneo tropezó hace una década con los restos arqueológicos de un monumento, el Teatro Romano, que ocupó unos 5.000 metros cuadrados, y ofreció a Guadix las claves para escribir otra obra, un texto que combina turismo y cultura para recuperar el pasado y mejorar el futuro.

El arqueólogo Antonio López se convirtió en 2008 en el director de este espectáculo teatral y desde entonces, con siete intervenciones, ha constatado las peculiaridades de un Teatro Romano que destaca por el buen estado de sus restos, la importancia de sus estructuras y elementos exclusivos, como los frescos que decoraban el frente del escenario cuando la moda marcaba hacerlo con mármol.

López ha explicado que el Teatro Romano de Guadix destaca además por las dos entradas principales a ‘orchestra’, curvas y no rectas, y por sus jardines, galerías porticadas con fuentes que solo se han documentado en cuatro de la veintena de teatros de la época.

Dos inundaciones cubrieron con cuatro y dos metros de lodo la estructura del teatro y de sus jardines y, como si fuera una tragicomedia, salvaron la infraestructura del expolio y el deterioro.

Desde que comenzaron las excavaciones arqueológicas, el Ayuntamiento de Guadix combina los trabajos de campo con “microespectáculos” que han devuelto el teatro al Teatro, y suma visitas guiadas para descubrir parte de la poderosa Acci, que quedó enterrada en barro, y refleja el poderío romano oculto a escasos metros de la imponente catedral que silueteó la época cristiana.

El Teatro Romano permanece abierto por obras desde que el año pasado inició visitas didácticas para exponer su valor a escolares, tres citas semanales en las que López desgrana los entresijos de estos restos y que tuvieron que ampliarse por la creciente demanda.

Además, la oficina de Turismo de Guadix inició el pasado febrero visitas guiadas los sábados que también estudia ampliar.

Las tablas -o sillares- que pisaron entonces los romanos han recuperado el pulso para convertirse en escenario de espectáculos nocturnos gracias a recitales de poesía y música, representaciones teatrales e incluso espectáculos flamencos que han logrado el lleno en cada uno de sus pases.

Hasta el momento, solo se ha descubierto una parte de este teatro con 49 metros de longitud y al menos otros 38 de ancho, que se seguirá excavando el próximo año con fondos europeos y un proyecto del Grupo de Desarrollo Local, para resucitarlo paso a paso.

Guadix sigue así escribiendo su particular obra teatral, un texto que combina investigación arqueológica con turismo y espectáculos y que pretende concluir, quizá en una década, con la musealización y puesta en escena de un teatro romano que seguirá abierto por obras.

 

19 noviembre 2017 at 7:15 pm Deja un comentario

Un teatro griego aflora en un campo de olivos de Mesenia

Las excavaciones arqueológicas han sacado a la luz todo el perímetro de la ‘orchestra’ (el espacio central, donde el coro cantaba y bailaba), cuyo diámetro es de 16,30 metros

Descubierto en 2016. El teatro griego fue descubierto el año pasado en la antigua Touria, en Mesenia, al suroeste del Peloponeso. Foto: Hellenic Ministry of Culture and Sports

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
19 de octubre de 2017

Un teatro griego descubierto el año pasado en la antigua Touria, en Mesenia, al suroeste del Peloponeso, en Grecia, ha sido excavado por la Sociedad Arqueológica de Atenas y bajo la dirección de Xeni Arapogianni, según ha revelado hoy el Ministerio de Cultura de Grecia. Las excavaciones arqueológicas han sacado a la luz todo el perímetro de la orchestra (el espacio central, donde el coro cantaba y bailaba), cuyo diámetro es de 16,30 metros. También se distingue claramente la canalización por la que discurría el agua, entre la orchestra y la primera fila de asientos.

Detrás de la primera fila de asientos hay numerosos elementos arquitectónicos caídos de los niveles superpuestos, entre ellos muchas partes de asientos intactos; en la parte derecha se han conservado cinco filas de asientos con una gran parte de los asientos en su lugar original. El koilon, el conjunto de gradas reservado para el público, disponía de escaleras y de pasillos. Especialmente significativo es el hallazgo de una parte del escenario, en el lado norte del teatro, donde se conservan tres ranuras paralelas para acomodar el escenario móvil.

Perímetro de la ‘orchestra’. Las excavaciones han sacado a la luz todo el perímetro de la orchestra. Foto: Hellenic Ministry of Culture and Sports

 

Elementos arquitectónicos. Detrás de la primera fila de asientos hay numerosos elementos arquitectónicos caídos de los niveles superpuestos. Foto: Hellenic Ministry of Culture and Sports

 

Filas de asientos. Cinco filas de asientos con una gran parte de los asientos en su lugar original. Foto: Hellenic Ministry of Culture and Sports

 

Ranuras paralelas. Tres ranuras paralelas para acomodar el escenario móvil. Foto: Hellenic Ministry of Culture and Sports

 

Período helenístico. El antiguo teatro ha sido fechado provisionalmente a comienzos del período helenístico. Foto: Hellenic Ministry of Culture and Sports

 

19 octubre 2017 at 7:55 pm Deja un comentario

Un posible teatro romano ha sido hallado bajo el Muro de las Lamentaciones de Jerusalén

Se invirtió mucho esfuerzo en la construcción del teatro, que contenía aproximadamente unos 200 asientos, pero curiosamente fue abandonado antes de ser usado

Excavación bajo el Arco de Wilson. Vista general de la excavación bajo el Arco de Wilson de Jerusalén, denominado así por su descubridor Charles William Wilson. Foto: Yaniv Berman, courtesy of the Israel Antiquities Authority

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
16 de octubre de 2017

Una estructura propia de un teatro romano ha sido excavada bajo ocho hileras de piedra completamente conservadas a unos ocho metros de profundidad en el Muro Occidental o Muro de las Lamentaciones de Jerusalén, según ha revelado hoy la Autoridad de Antigüedades de Israel. El hallazgo, situado concretamente bajo el Arco de Wilson, denominado así por su descubridor Charles William Wilson, confirma los escritos históricos que describen un teatro cerca del Monte del Templo de Jerusalén. Según parece se invirtió mucho esfuerzo en la construcción del teatro, que contenía aproximadamente unos 200 asientos, pero curiosamente fue abandonado antes de ser usado, quizá debido a un suceso histórico como la rebelión de Bar Kojba contra el Imperio romano, también conocida como la segunda guerra judeo-romana.

En las fuentes escritas del período del Segundo Templo, entre el 530 a.C. y el 70 d.C., entre ellas los escritos de Flavio Josefo, y también en fuentes posteriores a la destrucción del Segundo Templo, cuando Jerusalén se convirtió en la colonia romana Aelia Capitolina, se mencionan teatros o estructuras similares a teatros en Jerusalén. “Se trata de una estructura relativamente pequeña en comparación a otros teatros romanos conocidos como el de Cesarea, Bet She’an o Bet Guvrin. Este hecho, sumado a su localización bajo un espacio cubierto, en este caso bajo el Arco de Wilson, nos lleva a sugerir que se trata de una estructura similar a la de un teatro del tipo odeón. En la mayoría de casos semejantes estructuras se usaban para actuaciones acústicas. Otra posibilidad es que fuera una estructura conocida como bouleuterión, el edificio en el que se reunía el consejo municipal, en este caso el consejo de la colonia romana de Aelia Capitolina, en la Jerusalén romana”, señalan los excavadores Joe Uziel, Tehillah Lieberman y Avi Solomon.

Muro de piedra. Ocho hileras de piedra completamente conservadas han sido excavadas durante las excavaciones arqueológicas. Foto: Yaniv Berman, courtesy of the Israel Antiquities Authority

 

Teatro romano. La estructura similar a un teatro romano que ha aparecido durante las excavaciones arqueológicas. Foto: Yaniv Berman, courtesy of the Israel Antiquities Authority

 

Primeras fases de excavación. Primeras fases de excavación del Arco de Wilson de Jerusalén. Foto: Shai Halevi, Israel Antiquities Authority

 

Muro de las Lamentaciones. Vista general del Muro de las Lamentaciones, el lugar más sagrado del judaísmo. Foto: Yaniv Berman, courtesy of the Israel Antiquities Authority

 

16 octubre 2017 at 8:25 pm Deja un comentario

El teatro romano de Tarraco estará abierto al público a partir del mes de marzo

Tanto la Generalitat como el Ayuntamiento quieren ampliar el proyecto inicial, ya que ven en esta zona una oportunidad para construir un parque arqueológico que revitalice el barrio

Los visitantes podrán pasar por encima de la estructura metálica. Foto: Lluís Milián

Fuente: Carla Pomerol   |  Diari de Tarragona
27 de septiembre de 2017

El teatro romano de Tarraco se abrirá al público en primavera de 2018, concretamente, en el mes de marzo. Se trata de uno de los restos romanos peor conservados de la ciudad y hasta hace unos meses era un agujero en medio de Tarragona. Ahora, ya no. Las obras de interpretación ya son visibles: una gran estructura metálica llama la atención de aquellos que pasan. La intención es que la gente se haga una idea de cómo era el teatro romano. Está previsto que en noviembre finalicen las obras de la fase 1 del proyecto. «Entonces, solamente faltará ordenar un poco la zona y ya se podrá abrir al público», explica Xavier Llovera, jefe de la división de actuación del teatro romano de Tarragona, quien asegura que las obras de la fase 1 están en un 70% de la ejecución.

La idea inicial es que, a partir de marzo, se abrirá el recinto durante los fines de semana y las fiestas escolares, como julio y agosto. «Se trata de una apertura puntual y provisional, ya que queda mucho por reflexionar acerca de esta zona», asegura Llovera. El equipo que conforma el proyecto se ha visto obligado a no acabar con la fase 1, ya que «a medida que hemos ido avanzando nos hemos dado cuenta del potencial urbanístico de la zona», explica Llovera, quien define esta primera fase como «una manera de empezar a activar el lugar».

Y es que la intención, tanto de la Generalitat como del Ayuntamiento, es crear un parque arqueológico en la zona baja de la ciudad y así revitalizar un barrio que se encuentra degradado. «Es por esto que hemos decidido parar antes de continuar con las obras, para reflexionar sobre cómo queremos que sea este parque arqueológico», explica Xavi Llovera, quien calcula que «la idea debe estar lista en primavera». Por su lado, el concejal de Urbanisme del Ayuntamiento de Tarragona, Josep Maria Milà, asegura que «la importancia de los restos que hay en la zona sobrepasa la intervención puntual del teatro», aunque reconoce que «es importante la actuación en el teatro, ya que se trataba de un espacio olvidado».

El metal de la estructura tiene un aspecto oxidado.

Unir Part Alta y Part Baixa

El objetivo es que desde el teatro romano se abra un gran paseo arqueológico que muera en les Termes de Sant Miquel. Los expertos ven así una oportunidad para unir los restos arqueológicos de la Part Alta con la Part Baixa y creen que, de esta manera, la zona del Puerto se reactivará, «con un espacio dedicado a los más pequeños, abierto, con diferentes accesos y con plazas». Por todo esto, es necesario reflexionar hasta encontrar la fórmula que combine historia con actualidad.

A partir del mes de marzo se podrá acceder al recinto por la puerta de la calle Sant Magí. Al entrar, el visitante se encontrará con una pasarela que permitirá ver los restos de la scaena –el espacio escénico donde se hacían las representaciones–, en primera fila, de bien cerca. También de la orchestra –hemiciclo a pie de gradas reservadas a las personalidades– y de la cavea –gradería–. Por otro lado, los visitantes podrán subir, a través de unas escaleras, hasta la estructura metálica, que permitirá «hacernos una idea sobre las dimensiones del teatro romano», explica Llovera. En un principio, en esta primera fase también estaba prevista la construcción de unas gradas que llegaban hasta la calle Caputxins, pero finalmente, y después de modificar el proyecto, solamente se ponen unas cuantas gradas –hechas con hierros–.

Xavier Llovera, jefe de actuación.

Actualmente, se está llevando a cabo la instalación para iluminar la zona. De momento, solamente se pondrán dos focos para que se puedan ver los restos romanos. «No será un parque nocturno», explica Llovera. Lo más característico de la gran estructura es que el metal quedará oxidado. «Creemos que este tono queda integrado en el conjunto», explica Llovera, jefe de la actuación.

La segunda fase

«Se trata de un proyecto complejo, difícil de coordinar. Ahora toca reflexionar sobre cómo encarar la segunda fase, a través de un plan director que vaya marcando los pasos», asegura Llovera, quien añade que «hay muchos metros cuadrados para excavar». La primera fase es un estímulo, una manera de dar el pistoletazo de salida al parque arqueológico de la Part Baixa. Por otro lado, estaba previsto que las obras acabaran en julio, pero finalmente se han alargado unos meses más, hasta el mes de noviembre, según Llovera.

Un proyecto complejo

Las obras de adecuación del teatro romano, uno de los grandes monumentos de la ciudad, empezaron el pasado mes de enero. Las obras forman parte del paquete de medidas adoptadas por el Departament de Cultura  para la puesta en valor del Patrimoni Mundial de Tarraco. Cuentan con una inversión de 711.587 euros y una participación del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en el proyecto arquitectónico a través del 1% Cultural. El teatro romano fue construido en época del emperador Augusto sobre los restos de unos posibles almacenes portuarios. El teatro se fue ampliando y se utilizó hasta el siglo II dC. Fue redescubierto a finales del siglo XIX, sufriendo importantes destrucciones a lo largo del siglo XX. Actualmente, se conservan las cinco primeras filas de la parte baja de la cavea, el entorno de la orchestra y dos de las tres escaleras que la dividen en sectores.

Los visitantes podrán pasar por encima de la pasarela.

La complejidad de su ubicación –un solar de 5.380 metros cuadrados y limitado por la calle Caputxins, la calle Sant Magí, el Fòrum de la Colònia y la zona portuaria– y su tamaño requerían de un proyecto cuidadoso y compatible con los restos arqueológicos que aún se conservan. La puesta en valor de la zona monumental del teatro romano se complementará con la integración de los espacios adyacentes que envuelven la zona, como la Font dels Lleons, para ser un parque arqueológico estratégico que una la Part Alta de la ciudad con la Part Baixa.

 

Guardar

27 septiembre 2017 at 5:18 pm Deja un comentario

Hallan cuatro nuevas gradas en el Teatro Romano de Cádiz

  • Se trata de las primeras filas de la cavea
  • También buscarán nuevas conexiones entre la galería y el ‘aditus’, por donde entraba la clase política

Imagen de las cuatro filas del graderío que ha sido hallado. JULIO GONZÁLEZ

Fuente: VIRGINIA LEÓN > Cádiz  |  Diario de Cádiz
17 de septiembre de 2017

Cuatro nuevas filas del graderío del Teatro Romano resurgen, imponentes, en las excavaciones que acaban de arrancar a fin de asomarnos un poco más a la ventana de la historia de Gades, dentro del ambicioso plan previsto con los 5 millones procedentes de la ITI (Inversión Territorial Integrada), como anunció la Junta de Andalucía, que se invertirán de aquí a 2020. Frente a ellas, se ve el teatro de otra manera, con la presencia ya de casi todo el graderío, prácticamente toda la sección de la cavea, desde el frente escénico hasta la zona superior.

Y así lo cuenta Juan de Dios Borrego, que es el arqueólogo que está al frente de estos trabajos previos al gran proyecto que encauzará el futuro del único testigo del Gades romano, y cuyos primeros pasos serán eliminar paulatinamente el tacón de tierra sobre la orchestra, proedria y parte de la ima cavea, la excavación bajo los arcos proyectados bajo las viviendas y el Centro de Interpretación, la excavación en las caballerizas -a fin de dar continuidad a las galerías y descubrir la articulación de los espacios- y la limpieza de todo.

“Han aparecido dos filas más de gradas de las que pensábamos que se conservaban, y están en muy buen estado. Se trata de las primeras cuatro gradas de la ima cavea, que a su vez va precedida de un reposapiés o escabel y ante el que está el pasillo denominado praecinctio“. Un tramo de gradas que durante estos siglos atrás han permanecido reservadas, pero que en tiempos de Balbo se destinaban a los caballeros o equites, perteneciente a una parte de la sociedad que poseía patrimonio e incluso ostentaban cargos políticos o administrativos, explica muy contento con lo hallado hasta ahora el arqueólogo.

Y no es para menos, porque en apenas un mes han dado mucho de sí estos primeros trabajos que ya permiten proyectar desde el gran ventanal del Centro de Interpretación “cómo era todo, cómo era el graderío, pues tenemos ya una sección casi completa de la cavea”, comenta a pie de los recientes hallazgos, mientras los trabajadores de la empresa Miguel Bernal continúan evacuando arena por la cinta mecánica, que por fin se ve en movimiento.

El material con que se construyeron las flamantes gradas también parece distinto al del resto, luce mejor y es calcarenita, “un material más compacto que la piedra ostionera, una beta más compacta”, describe. “Se decía que el asiento original era el hormigón, pero ya vemos que estaba revestido de sillares”, explica mientras reconstruye esta nueva pieza del gran puzzle romano que sigue destapándose.

Para seguir recomponiéndolo también se liberará el espacio eliminando todos los rellenos de tierra del yacimiento, los paquetes estratigráficos que quedan, y se retirará la plancha de hormigón bajo el graderío que pisamos mientras hacemos la visita, “para dejar visible lo máximo posible”. Junto en esta zona se encontraba el tramo que separaba la ima cavea de la proedria y el canal de balteus, que es la baranda que separaba ambos espacios.

Aparte se emprenderá la excavación en la franja de un metro que se extiende debajo de los arcos que se levantaron para consolidar los bloques de edificios frente al teatro. “Aquí hay poco relleno, unos 40 o 50 centímetros de tierra hasta llegar a los restos arqueológicos”.

En este apartado decir que, de momento, no está previsto excavar en extensión bajo los arcos, como apuntaron durante el cierre del teatro, al encontrarse muy cimentado y sólido.

Y de forma paralela ya se está trabajando en otro de los grandes hitos como es el levantamiento planimétrico y topográfico del Teatro, tanto de la zona que se conserva en abierto como no, para lo que se realizará un láser scan, que proporcionará “una fotografía en 3D del Teatro que nos será muy útil como documento de trabajo, de cara a la restitución y a la conservación”, asevera el arqueólogo sobre la relevancia de este trabajo que será afrontado por el mismo equipo que lo hizo en Itálica y con el que obtendrán el plano en conjunto de todo lo que se conserva en el barrio. Pues, tal y como explicó el arquitecto Paco Reina, ideólogo del proyecto que marcará las pautas a seguir de aquí a 2020, “el objetivo es situar el teatro en su barrio natural, el Pópulo”.

Dentro de esta primera fase se procederá al drenaje provisional y la evacuación de aguas de lluvia. Todo ello con una partida en total de 226.560 euros, según informó en su día desde el propio teatro la ex consejera de Cultura, Rosa Aguilar, y corroboró el nuevo consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, en su última visita al edificio.

Los operarios trabajan en la retirada de tierra

La cara oculta del teatro

Uno de los trabajos más fascinantes que puede deparar el Teatro Romano pertenece a su cara más oculta, la que va más allá de la galería abierta al público, ese tramo que discurre bajo el propio Centro de Interpretación, y que podría llevarnos a nuevas áreas del monumento. Para ello se excavará en las propias caballerizas de la Posada del Mesón, “para dar continuidad a la galería porque se conserva un tramo no abovedado”, explica Juan de Dios Borrego. Se trata de un tramo de la galería anular que conecta en este punto con otra radial, y que podría ser el nuevo punto de entrada a la galería.

También se buscará otra zona denominada aditus, que es la entrada principal que une la fachada del teatro con la orchestra, “por donde entraba el público que se sentaba en la proedria como son los concejales, el gobernador, Balbo y los cargos políticos”.

Un trabajo que, “a nivel científico, supone conocer cómo se articulan los espacios del teatro, pues se vería la conexión entre la galería, el aditus, una bóveda que se conserva en la casa de Estopiñán”. Podría añadirse la excavación del frons pulpiti, del que se ha localizado un fragmento en estos trabajos, y que se ubica entre el primer y segundo pozo excavados en el Centro de Interpretación Theatrum Balbi.

En total son tres los meses que abarcarán esta primera fase de estudios previos, “y sin cerrar el teatro al público, que es lo que pretendemos”, compatibilizando así las visitas con estos trabajos.

Y hasta aquí los trabajos de esta fase, que servirán para recopilar el máximo de información posible de cara a la segunda fase, en la que se redactará el proyecto de intervención en el Teatro. Y es que son dos las dos grandes líneas de actuación que se desarrollarán simultáneamente, la primera de las cuales persigue el acondicionamiento de los accesos al Teatro Romano, con la puesta en valor para los nuevos usos de Posada del Mesón, con lo que se ampliará el Centro de Recepción de Visitantes. La segunda se basa en los trabajos de conservación y restauración del graderío, actualmente en muy mal estado, así como la reivindicación de la presencia que el edificio tuvo por su entrada por el Campo del Sur, para lo que se propone la construcción de una gran pieza basamental.

Todo ello de la mano de la reordenación urbana del entorno del yacimiento, implicando el tratamiento de los espacios abiertos, las excavaciones arqueológicas que se realizan en la actualidad y la adecuación para ser usado como espacio escénico, lo que lo integraría en la Red de Teatro Romanos de Andalucía.

Un trozo del frons pulpiti, entre los nuevos hallazgos

Un nuevo fragmento del frons pulpiti ha aprecido al hilo de las primeras excavaciones que se realizan en el Teatro Romano de Cádiz. El tipo de cenefa, similar a un tramo original hallado y expuesto en el Centro de Interpretación, muestra “un tipo de decoración vegetal diferente”, con tulipanes, lo que da lugar a interpretar que “la ornamentación variaba y que era más rica”. Aparte, también han aparecido rellenos de colmatacion desde el siglo V y algún trazo de mármol, alguno de cornisa e inscripción funeraria fuera de contexto. Este nuevo hallazgo puede ser el primero de otros al hilo de la excavación que posiblemente se lleve a cabo en el frons pulpiti, que es el muro que delimita la orchestra con el el escenario, y que estaba excesivamente ornamentado, pero del que se conoce muy poco de su aspecto original.

 

17 septiembre 2017 at 6:26 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

enero 2018
L M X J V S D
« Dic    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente

http://panel.xcom.es/scripts/f7c7w1l?a_aid=553&a_bid=54121c2b&desturl=https%3A%2F%2Flatunicadeneso.wordpress.com