Posts filed under ‘Roma’

El palacio de Nerón, un museo oculto de pintura romana

Desde su redescubrimiento en 1480, los frescos de la Domus Aurea maravillaron a los artistas del Renacimiento e inspiraron sus obras

domus-aurea-boveda-dorada

Domus Aurea. Sala de la Bóveda Dorada, con los orificios por los que penetraron los primeros exploradores del Renacimiento. vincenzo pinto / getty images

Por Elena Castillo. Universidad Complutense, Historia NG nº 139

En 1480 se descubrieron en Roma, bajo el monte Oppio, frente al Coliseo, algunos inmensos corredores y cámaras. No hay información precisa sobre el modo en que se produjo el hallazgo, pero quizá sucedió durante la extracción de materiales antiguos que hacían los obreros empleados en la construcción de las nuevas villas renacentistas que se levantaron en aquella zona.

Nadie lo sabía entonces, pero habían dado con los restos de la Domus Aurea, la fabulosa residencia imperial de Nerón, que había quedado totalmente enterrada a principios del siglo II d.C., cuando el emperador Trajano, con el fin de crear un espacio en el centro de la Urbe donde levantar la basílica Ulpia y el mayor de los foros imperiales, hizo eliminar un monte entero y usar sus tierras para colmatar y enterrar por completo el pabellón septentrional de la Domus Aurea, devastado por un incendio. Sin embargo, inicialmente el lugar se confundió con las termas de Tito.

Aventura bajo tierra

Para visitar las estancias había que penetrar a través de estrechos agujeros excavados entre las ruinas de las termas de Trajano y la Domus Aurea. Luego se caminaba sobre varios metros de tierra acumulada sobre el suelo de las cámaras, y gracias a ello se podía admirar a corta distancia, a la luz de las antorchas, el principal atractivo del palacio: su refinada decoración de motivos fantásticos que cubría las bóvedas. No es extraño, por tanto, que enseguida empezaran a desfilar por las salas los principales artistas del Renacimiento, intrigados por aquellas muestras de la pintura romana milagrosamente resucitadas. La concurrencia era tal que un autor anónimo escribía, en torno a 1500: «Todo está lleno de pintores […]. Vamos bajo tierra con nuestra panceta, pan, jamón, manzana y vino para resultar más raros a los grutescos. Nuestro guía es el maestro Pinzino, quien nos hace mancharnos bien la cara y los ojos, hasta parecer verdaderos deshollinadores, y nos hace entrever sapos, ranas, búhos, lechuzas y murciélagos, rompiéndonos la espalda con las rodillas».

Aunque se conocían algunos restos de pintura imperial romana, aparecidos en el Coliseo y en la Villa de Adriano en Tívoli, «la frescura, belleza y calidad» de los frescos de la Domus Aurea (en palabras de Vasari) causaron tal furor a lo largo del siglo XVI que acabó dando lugar a un nuevo estilo pictórico: los grutescos. Se llamaron así, cuenta Benvenuto Cellini en su Vita, porque «los estudiosos habían hallado este tipo de pinturas en lugares cavernosos, y grotte es la palabra que define esos lugares subterráneos en Roma». Las salas a las que tuvieron acceso fueron relativamente escasas, pero su identificación ha sido fundamental para determinar las primeras pinturas que los artistas del Renacimiento copiaron y estudiaron. Ha sido posible reconstruir el recorrido de aquellos primeros exploradores por medio de las descripciones conservadas, los apuntes y las reproducciones de los frescos, así como de los grafitos grabados en las bóvedas o pintados con el tizne de las antorchas junto a los agujeros por los que penetraban.

En la parte oriental de la Domus Aurea, la llamada Sala de la Bóveda de los Estucos fue una de las más visitadas. En ella se situó erróneamente el hallazgo del Laocoonte, el gran conjunto escultórico helenístico que en realidad había aparecido en un viñedo próximo, junto a las ruinas de la cisterna de las termas de Trajano. Numerosos grafitos y diversas perforaciones en las bóvedas demuestran que también se visitó la Sala Octogonal, junto a las cinco habitaciones abiertas a ella, así como la sala de la Bóveda Dorada y el Criptopórtico. Mientras que la Bóveda de los Estucos destacaba por la geometría de su composición, subrayada por molduras de estuco, la Bóveda Dorada causaba admiración por sus dimensiones monumentales y su asombrosa policromía.

Un nuevo estilo

Desde finales del siglo XV se hicieron también incursiones en la parte occidental del palacio. Esta sección estaba decorada con un estilo más libre, con fondos de colores diversos sobre los que se disponían seres fantásticos y aves. En el Codex Escurialensis, un cuaderno de apuntes atribuido a un discípulo de Ghirlandaio, se conserva la reproducción de algunos detalles de la Bóveda de los Búhos, la Bóveda Amarilla y la Bóveda Negra.

Los artistas del Cinquecento copiaron motivos aislados de diferentes bóvedas del palacio neroniano y los utilizaron, en un principio, para la decoración de pilastras y frisos, sometiéndolos a las reglas del arte renacentista. El repertorio se fue enriqueciendo paulatinamente con la incorporación de grifos, centauros, tritones… inspirados en seres fantásticos, sugeridos con pinceladas rápidas y poco definidas sobre los frescos de las grutas.

A finales del siglo XVI, los subterráneos de la Domus Aurea quedaron prácticamente relegados al olvido. Casi dos siglos después, la reproducción de los frescos en magníficos grabados realizados por Vincenzo Brenna recuperó el gusto por los grutescos, que sirvieron de nuevo de inspiración para decorar los más refinados palacios neoclásicos de Europa.

Para saber más

El grutesco. A. Chastel. Akal, Madrid, 2001.

18 agosto 2015 at 9:57 am Deja un comentario

Roma: Excavan el santuario de las Curiae Veteres, del siglo VI a.C.

Arqueólogos que trabajan en el Monte Palatino en Roma excavaron este verano partes de los cimientos de una construcción del siglo VI a.C., que se conectan a un santuario de culto que según las fuentes antiguas se remonta a la figura de Rómulo, el mítico fundador de Roma –un descubrimiento poco común de tan antiguo período

curiae-veteres

The New York Times | Parte de una vasija encontrada en la excavación arqueológica que también dio con el santuario Curiae Veteres en Roma

Fuente: Elisabetta Povoledo / New York Times News Service |  Diario.mx   11/08/2015

El descubrimiento, según los arqueólogos, probablemente conlleve a una exploración más detallada en busca de elementos aún más antiguos del santuario llamado Curiae Veteres. Los restos salieron a la luz durante una continua excavación de la pendiente del noreste del monte. La más reciente fase de la excavación concluyó el mes pasado.

Las excavaciones en Roma no han encontrado muchos vestigios del siglo sexto a.C. a pesar de que la ciudad ya fungía como un importante centro en ese entonces, según dijo Antonio Ferrandes, subdirector de la excavación, la cual estuvo dirigida por la Universidad La Sapienza de Roma. “Nuestro conocimiento arqueológico es limitado”, en referencia a dicho período, dijo.

El Curiae Veteres era uno de los edificios más importantes de su época, un lugar de culto para los antiguos romanos, y uno de los puntos más característicos de la ciudad romuleana. Las fuentes antiguas sostienen la tradición de que Rómulo, quien fundó Roma en el año 753 a.C. dividió a la población en 30 curiae, o vecindarios, muy similares a los distritos de la actualidad.

Dos veces al año en los primeros años de Roma, los representantes de los 30 curiae se reunían en un salón de banquetes en el Curiae Veteres hasta que el santuario resultó ser muy pequeño y una nueva sede de reunión, también llamada la curia, fue construida. Los académicos dicen que los representantes de cuatro, o siete –el debate continúa– curiae continuaron reuniéndose en el viejo santuario, por lo cual es descrito en sentido plural.

El santuario, del que se cree que tuvo su origen en el siglo VIII a.C., fue destruido cuando un incendio arrasó con la ciudad en el año 64 d.C. Fue luego reconstruido unos años después por los emperadores flavios, y continuó siendo utilizado hasta finales de siglo cuarto, cuando los cultos paganos fueron prohibidos.

“Éste es el edificio que estuvo en uso continuo por unas 12 centurias”, señaló Camilla Panella, profesora de arqueología en la Universidad La Sapienza de Roma, quien estuvo al frente de la excavación, en la cual participaron 85 estudiantes este año. Los arqueólogos de la universidad ya habían identificado el santuario en el sitio, pero la excavación de dos meses de duración terminó a finales de julio –fue la primera vez que pudieron excavar directamente las porciones del periodo arcaico en el lugar.

“Estamos en una ciudad donde los edificios eran continuamente modificados”, dijo Panella. Una sección excavada, a la cual se accede por dos escaleras tambaleantes y luego ágilmente se tiene que circundar un pozo del siglo VI a.C., ofrece vestigios de una cloaca del siglo IV a.C., los cimientos de un templo restaurado en el siglo I d.C. por el emperador Claudio, y pilastras del siglo II d.C. durante el reinado de Septimio Severo.

“La ciudad tiene vida propia”, dijo Panella. “Se devora a sí misma”.

17 agosto 2015 at 8:37 pm Deja un comentario

Italia destinará 18,5 millones de euros a devolver la arena al Coliseo

  • El ministerio de Cultura aprueba un plan de inversión de 80 millones
  • El proyecto dedica otros 18 millones a ampliar el espacio expositivo de los Uffizi

coliseo_de_roma

El Coliseo de Roma

Fuente: EFE  |  EL PAÍS     05/08/2015

Italia destinará 18,5 millones de euros para devolver la arena al Coliseo, dentro de un plan de inversión que incluye una dotación económica de otros 61,5 millones de euros para restaurar otras obras artísticas del país entre este año y el próximo, informó hoy el Ministerio de Cultura.

El objetivo del proyecto es “consentir un uso sostenible [de la arena] para manifestaciones de altísimo nivel cultural, permitiendo a la vez a la ‘demanda’ mundial disfrutar de una nueva experiencia de visita de valor extraordinario”, defiende el ministerio en un comunicado. El propio ministro, Dario Franceschini, lo celebró en su cuenta de Twitter: “Un compromiso cumplido: el Coliseo recuperará su arena. Financiado el proyecto para la reconstrucción”.

En el mismo documento, el departamento precisó que se invertirán 18 millones de euros en la Galería de los Uffizi de Florencia para “completar el proyecto Grandi Uffizi, que incrementa los espacios expositivos del museo más visitado de Italia”. También se destinarán 7 millones de euros al Polo Reale de Turín, la misma cantidad que el Ministerio reserva para el Museo Nacional Hebreo de Ferrara y “dar respuesta a una demanda en constante crecimiento”.

Para el Museo delle Navi de Pisa la dotación será de 5 millones de euros, mientras que el Museo de Arte Contemporáneo del Palazzo Ardinghelli de L’Aquila se beneficiará de 2 millones de euros. El plan también incluye dotaciones al Museo Arqueológico Nacional de Aquileia o al Arsenal Pontificio de Roma, entre otras joyas culturales.

17 agosto 2015 at 6:09 pm Deja un comentario

Cornelio Sila, el dictador «depravado» y pelirrojo que odiaba al joven Julio César

Acusado de llevar «una existencia depravada», Sila bebía mucho y era un hombre sexualmente muy activo, con amantes tanto masculinos como femeninos. Entre los primeros destacaba un actor griego llamado Metrobio, que, junto a su esposa Valeria, formaron un triángulo amoroso hasta los últimos días de su vida

sila-dictador

Supuesto retrato de Lucio Cornelio Sila, de época augústea  /  GLIPTOTECA DE MÚNICH

Fuente: CÉSAR CERVERA  |  ABC     04/08/2015

Cuando Lucio Cornelio Sila decidió renunciar al cargo de dictador que había ejercido con mano dura durante dos años, el joven Julio Césarenemigo declarado del veterano romano– se burló de él diciendo que su decisión demostraba que no conocía ni las primeras letras del abecedario. Sila, el primero de los dos dictadores que dinamitaron la República, debía saber menos letras que Julio César, pero el murió por causas naturales y no acuchillado por medio centenar de senadores. Frente al desbordante encanto de Julio César, Sila ha quedado etiquetado injustamente como uno de los villanos de la historia, un hombre antipático, brutal, sanguinario y de inconmensurable apetito sexual. Tampoco ayudaba que el dictador romano fuera pelirrojo, que, sin ser excepcional, estaba considerado un mal presagio entre los romanos.

Nacido en el seno de una familia aristocrática de segunda fila, Lucio Cornelio Sila tuvo que ponerse al frente de una casa con más deudas que rentas a la muerte de su padre. Lejos del terrorífico aspecto físico que años después adquiriría, probablemente exagerado por la propaganda enemiga, el atractivo físico del joven Sila –pelirrojo y de piel clara– le permitió frecuentar con éxito el mundillo del teatro y seducir a varias cortesanas de lujo con amplios recursos económicos. Con el patrimonio que le legó una de ellas y el dinero que recibió con la muerte de su madrastra, el romano inició de forma tardía su carrera política a los 30 años de edad. Su primer cargo fue como cuestor, en el año 107 a.C, durante la guerra contra el rey de Numidia, Jugurta, y lo hizo bajo el mando de Cayo Mario.

Busto de Cayo Mario / ABC

Busto de Cayo Mario / ABC

Conocido como el tercer fundador de Roma por su reforma del ejército, Mario fue uno de los generales más brillantes en la historia de la República y ejerció el consulado siete veces a lo largo de su vida, una leyenda viva. Cuando Sila se puso bajo su servicio, Mario no pudo sino protestar por la imposición de un hombre considerado afeminado, a quien se rumoreaba que le faltaba un testículo, y manchado por las bajas pasiones debido a su vinculación con el mundo del teatro, según las consideraciones de la época.

No en vano, Sila destacó rápido por sus servicios a la República cuando trabó amistad con el rey Boco I de Mauritania, familiar de Jugurta, y consiguió que entregara al escurridizo rey africano a Roma. El prestigio militar de Sila creció de cero a cien, pero en vez de ganarse la admiración de Mario –según apunta el historiador clásico Plutarco– generó la primera fricción política entre ambos, puesto que aquél se volvió envidioso del éxito de su subordinado y éste no hacía sino echar leña al fuego con una actitud arrogante. Todavía bajo las órdenes de Mario en las sucesivas campañas contra las tribus bárbaras de los años 104 a. C. y 103 a. C, la disputa entre ambos se manifestó en toda su amplitud tras la victoria sobre los cimbrios, al reclamar Sila sin éxito que se le otorgara más reconocimientos por su actuación en la guerra. Nada, sin embargo, comparado con el odio primitivo que iba a desencadenar la guerra social de 91 a. C.

derrota-barbaros

La derrota de los cimbrios (1833), por Alexandre-Gabriel Decamps /  MUSEO DEL LOUVRE

Tras hacerse cargo de forma brillante del gobierno de Cilicia (en la actual Turquía) como propretor, Sila regresó a Roma a recoger los beneficios de tanto esfuerzo. Sin embargo, Mario se encargó de que en vez de honores le esperara un humillante proceso judicial por corrupción. Fue en este instante cuando las tensiones entre Sila y Mario se convirtieron en abierta hostilidad. Aunque se libró de una condena judicial, el prestigio de Sila quedó gravemente dañado por las acusaciones y hubo de retirarse de la actividad pública durante los siguientes tres años. La conocida como la Guerra Social removió los pilares de la República y abrió la oportunidad a que Sila regresara a la política, aunque no fuera de una forma muy convencional.

La Guerra Social convierte a Sila en un héroe

La reiterada reclamación de los aliados latinos de Roma, que servían en su ejército y eran injustamente tratados, de que no recibían los beneficios sociales que se merecían estalló en violencia a partir del 90 a.C, donde ejércitos con tácticas y doctrina militar similares se enfrentaron entre sí. Mario brilló en los primeros compases del conflicto, pero probablemente su mala salud impidió que obtuviera la victoria completa socavando su auctoritas. De esta forma, fue Sila quien se distinguió como comandante cuando estaba a punto de finalizar la guerra. Presentándose como el sofocador de la rebelión, el romano obtuvo su tan anhelado consulado en el año 88 a. C, junto a Quinto Pompeyo Rufo, y se postuló para obtener el mando en una guerra contra el rey Mitríades VI de Ponto. Sin embargo, Mario maniobró para recibir esta responsabilidad, lo cual cayó como una grave ofensa hacia Sila que, con las seis legiones que ya había alistado para la guerra, se lanzó contra Roma «para liberarla de sus tiranos».

La ciudad fue ocupada sin oposición y Cayo Mario salvó su vida por muy poco, aunque su salud mental quedó dañada. Se dice que padecía alucinaciones en las que creía dirigir tropas imaginarias. En tanto, Sila dirigió las tropas a luchar contra Mitrídates, en un conflicto que duro varios años y le dejó demacrado físicamente a causa de los rigores militares. Su piel quedó quemada –probablemente sufrió en su madurez alguna enfermedad degenerativa de la piel– y su cabello pelirrojo escaseó hasta clarear, dándole un aspecto terrorífico en el conjunto, siempre ataviado con un sombrero en su vejez, según las descripciones de la época.

Pese a su mala salud, Mario reunió apoyos y reconquistó Roma en el año 87 a.C. manchando las calles de sangre en una represión interna sin precedente contra los aliados de Sila. Mario y su aliado Cinna se declararon cónsules para maquillar el hecho de que habían asumido el poder a la fuerza, pero de forma repentina el veterano general falleció dejando descabezado el bando de los populares frente a los optimates, con Sila a la cabeza. Posteriormente, la muerte de Cina durante un motín militar dejó en bandeja la victoria de los optimates. Los encarnizados combates que tuvieron lugar en el verano de 83, la primavera y el verano de 82 pueden ser considerados la primera guerra civil entre romanos. Al final del conflicto, los optimates capturaron a 12.000 populares, que fueron recluidos en el Campo Marcio, donde 3.000 de ellos fueron ejecutados por orden de Sila. Ante los terribles gritos y lamentos, el veterano se sonrió y pidió calma: «Solo están castigando a unos golfos». La victoria de Lucio Cornelio Sila fue seguida de una dictadura ilimitada, un sistema que siempre había estado limitado en el tiempo.

Sila en un denario acuñado por su nieto / WIKIPEDIA

Sila en un denario acuñado por su nieto / WIKIPEDIA

La figura del dictadura era dentro del sistema republicano un mando extraordinario que se confería a una persona, el dictator, en momentos de extrema gravedad. Como ejemplo, Quinto Fabio Máximo fue designado dictator en 217 a. C, tras el desastre del Lago Trasimeno, para hacer frente a la enorme amenaza que suponía Aníbal Barca. Pero pasada la crisis, Quinto Fabio Máximo renunció al cargo y el Senado recuperó sus competencias. Al contrario, Sila se nombró dictator rei publicae constituendae («dictador para el restablecimiento de la República») por tiempo ilimitado e inició una represión política igual de sangrienta, o incluso superior, a la realizada por Mario años antes. Una lista de proscritos clavada en el Foro señalaba quienes debían perder todos sus derechos como romanos y morir, siendo perfectamente legal que fuera a través de un método violento. Las cabezas de cientos de proscritos terminaron decorando las paredes del Foro. Sus propiedades pasaron a ser propiedad de Sila y del Tesoro, que sin embargo se mostró muy generoso en el reparto entre sus seguidores. Entre estos beneficiados se encontraba Cneo Pompeyo Magno –conocido como el adulescentulus carnifex (el «adolescente carnicero») por ser el verdugo de muchos de los proscritos de la lista de Sila– que en el futuro formaría el primer triunvirato con Julio César y Marco Licinio Craso.

Además de por sanguinaria, la etapa de Sila al frente de Roma fue conocida por el profundo proceso de reformas aplicado en poco tiempo, solo igualado por Julio César cuando consiguió también el cargo de dictator décadas después. Aumentó el Senado hasta doblar su número de miembros, redujo poder a los tribunos de la plebe –que en el pasado habían sido usados por ambiciosos aristócratas del bando de los populares para iniciar sus carreras políticas–, reformó los tribunales y el acceso a las magistraturas.

Un retiro de orgias campestres

Una vez completadas las reformas, Sila sorprendió a sus rivales abandonando la dictadura a finales del año 80 a.C. Mucho más tarde, Julio César diría «Sila, al renunciar a la dictadura demostró que no sabía ni las primeras letras del abecedario». Sin interés por aprenderlas, el tirano se retiró en paz a una finca en el campo junto a su segunda esposa, Valeria. Su primera mujer, una rica patricia que había impulsado su carrera política, falleció en las complicaciones de un parto de gemelos y, siendo miembro del sacerdocio de augures, Sila se divorció cuando todavía agonizaba porque, según las normas de la orden, su casa no podía verse contaminada por una muerte en caso de festividad. Valeria y la escritura de sus memorias ocuparon todo su tiempo durante su retiro.

La mala salud influyó enormemente en la decisión de retirarse de Sila, al que las lenguas maliciosas le acusaban de llevar «una existencia depravada». Desde joven, Sila bebía mucho, se daba grandes festines y era tenido por un hombre sexualmente muy activo, con amantes tanto masculinos como femeninos. Entre los primeros destacaba un actor griego llamado Metrobio, que, junto a su esposa Valeria, formaron un triángulo amoroso hasta los últimos días de vida de Sila. Entre la leyenda negra y la realidad, los rumores sostienen que el retiro del dictador fue sucedido por desenfrenadas fiestas y orgias celebradas con su nueva esposa en la villa campestre de Puteoli, en Campania, donde participaban tanto hombres como mujeres, la mayoría procedentes del mundo del teatro. En el 78 a. C, Cornelio Sila falleció súbitamente provocando que Valeria y Metrobio tuvieran que huir a Grecia ante las acusaciones de depravación. Según las escabrosas fuentes del periodo, una extraña enfermedad causó la podredumbre de su carne y llenó su cuerpo de ácaros hasta matarlo.

orgia-romana

Detalle de una orgia romana en el cuadro «Antorchas de Nerón», de Henryk Siemiradzki

Tras Sila, Julio César sería el segundo dictador por tiempo ilimitado de la República Romana y también el último, dado que su asesinato marcó el principio del Imperio romano. En muchos sentidos, la carrera de Sila fue precursora de la de Julio César, aunque irónicamente fueran enemigos declarados. Sobrino de Cayo Mario y casado con la hija de Cinna, Julio César tenía 18 años cuando las tropas de Sila tomaron Roma por segunda vez y comenzaron la persecución del bando de los populares, con el que el joven estaba estrechamente vinculado. Sila le perdonó la vida, probablemente porque no era alguien con riquezas, pero le reclamó a cambio que se divorciarse de la hija de Cinna. César se negó, a pesar de las amenazas y ofertas de favores del dictador, y tuvo que abandonar la ciudad cuando empezó a temer por su vida.

La madre de Julio César consiguió el perdón para su hijo pidiéndo misericordia, pero Sila jamás olvido el desafío de ese joven que tanto le recordaba a su tío, Mario, y a él mismo de joven. Según la leyenda, cuando finalmente Sila cedió en permitir el regreso del molesto joven advirtió: «Salíos con la vuestra, quedaos con él, pero sabed que este hombre, que tanto afán deseáis incólume, llegará un día en que acabará con la nobleza por la que habéis luchado conmigo; pues en César hay muchos Marios». Solo tras la muerte del dictador, Julio César pudo despegar su carrera política y llevarla mucho más lejos de lo que había hecho su tío.

17 agosto 2015 at 6:01 pm Deja un comentario

Trajano, el emperador español que recuperó la perversión sexual más execrable de los griegos

Nacido cerca de la actual ciudad de Sevilla, Marco Ulpio Trajano estaba considerado el ejemplo de emperador óptimo, solo por detrás de César Augusto. Su enorme popularidad no se vio afectada ni siquiera por su atracción sexual por los niños

arco-trajano-benevento

Arco de Trajano en Benevento, el emperador aparece representado a la derecha / ABC

Fuente: CÉSAR CERVERA > MADRID  |  ABC         24/07/2015

Frente a la sucesión interminable de emperadores incompetentes e incluso dementes, se hizo costumbre desear con la muerte de cada princeps la llegada de un sucesor que fuera «mejor» (melior) que Marco Ulpio Trajano, como sinónimo de un dirigente digno de admiración, «el Optimus Princeps». Según la costumbre popular solo el primero, César Augusto, había sido mejor que el español Trajano, nacido en la ciudad romana de Itálica (junto a la actual Sevilla), al que incluso se le perdonó su censurable inclinación sexual por niños y adolescentes. Trajano fue el último gran conquistador romano, y el primer emperador nacido en Hispania.

Hispania (nombre del que deriva la palabra moderna España, aunque entonces solo fuera una designación geográfica) fue pionera en muchas cuestiones dentro de la República Romana y después en el Imperio. «Tú, Francia, fuiste sujeta por Césare, antes de tres años, Hispania lo fue por Catones, Escipiones, Sertorios, Pompeyos y Césares no antes de 200», recordó el escritor Juan Pablo Mártir como síntesis del paso de Roma por la Península Ibérica, en el contexto de un enfrentamiento dialéctico con Francia en 1626. Hispania fue uno de los primeros territorios de ultramar en los que Roma puso sus ojos, pero uno de los que más tiempo tardó en someter completamente. Fue, además, el lugar de nacimiento del primer cónsul nacido fuera de Italia, el gaditano Lucio Cornelio Balbo –amigo personal del emperador Augusto–, y de tres emperadores. Salvo Claudio, que nació de forma casual en la provincia de la Galia, ningún emperador había alcanzado la cabeza de Roma habiendo nacido fuera de Italia hasta la llegada de Trajano.

El general más destacado, convertido en emperador

El primero de ellos, Marco Ulpio Trajano, nació y se educó en la ciudad Itálica. Su familia decía descender de alguno de los soldados originarios de Roma que formaron esta colonia española establecida por Escipión «El Africano» después de su victoria en Ilipa, en el 206 a.C. Recientemente varias investigaciones han apuntado, no en vano, que los antepasados de la familia eran nativos de Hispania, siendo Trajano el Viejo en realidad un Traius adoptado por la familia de los Ulpii. La cuestión no tiene mayor importancia: si la aristocracia local ocupaba magistraturas públicas tenía derecho a la ciudadanía romana plena, y, en caso de contar con las riquezas necesarias, accedía a una plaza en el Senado Romano. El padre de Trajano siguió una carrera senatorial bastante destacada e incluso fue cónsul y legatus Augusti durante una campaña en Siria. El joven Trajano, que recibió una educación típicamente romana y sobresalió en los ejercicios físicos desde muy joven, acompañó a su padre como tribuno senatorial de una de las legiones destinadas en Siria. Trajano mostró gran disposición por la vida militar y alargó su servició por más tiempo de lo que era habitual entre los senadores.

foro-trajano

Ilustración moderna del Foro de Trajano y la Columna del mismo nombre / ABC

«A lo largo de diez campañas, conociste las costumbres de las naciones, la situación de los países, las ventajas de los lugares, te avezaste a soportar el diverso temperamento de las aguas y del cielo como las fuentes de la patria en el cielo patria. ¡Cuantas veces cambiaste los caballos, cambiaste las armas, ya fuera de uso!», recoge un relato de la época sobre la actividad militar de Trajano. Así, en el momento del asesinato del emperador Domiciano y el posterior ascenso de Nerva, el general romano ya era ampliamente respetado como uno de los hombres más dotados en lo militar de todo el Imperio romano. Frente a la presión pretoriana para que los asesinos de Domiciano fueran castigados, Nerva adoptó a Trajano en el 97 d.C, nombrándole su heredero, como concesión al pueblo y al ejército. La adopción de personas ajenas a la familia imperial era una constante en Roma, donde no era tan importante mantener la sangre como preservar el nombre de la familia. Un año después de la adopción, Nerva falleció y Trajano se convirtió en emperador.

Como intrépido militar, el emperador Trajano sondeó las posibilidades para iniciar con su reinado alguna campaña militar de renombre y puso sus ojos en Dacia, una área que corresponde aproximadamente con la actual Transilvania. Tras el agresivo reinado del líder local Decebalo, que había realizado importantes incursiones al otro lado del Danubio e infringido serias derrotas a los romanos, Domiciano solo pudo arrancar un tratado insatisfactorio, donde Roma pagaba una indemnización anual a este rey a cambio de no proseguir con los saqueos. En la concepción romana aquello era un grave agravio, dado que solo los tratados dictados con la derrota total del enemigo eran aceptables, pero el precario régimen de Domiciano se conformó por el momento con esta solución temporal. En tanto, Trajano no estaba dispuesto a tolerarlo y en el 101 d.C. desencadenó una invasión sobre Dacia que resultó un éxito. El hecho de que Trajano escribiera al final del conflicto unos «Comentarios», como hiciera Julio César en la guerra de la Galia, y de que los relieves en torno a la columna levantada para conmemorar el triunfo, la Columna Trajana, narren episodios de la campaña hacen que la invasión de Dacia sea especialmente conocida incluso hoy.

Trajano conquistó Dacia completamente en el año 106, enfrentándose en persona a los temidos guerreros dacios, que si no caían en la batalla se suicidaban por su dios Zalmoxis antes que rendirse. Los romanos tomaron la capital dacia, Sarmizegetusa, y la destruyeron. Decébalo se suicidó, y su cabeza cortada fue exhibida en Roma en los escalones que llevaban al Capitolio. Pese a que no era su intención inicial, el emperador español colonizó Dacia y la anexionó al imperio como una nueva provincia. Las campañas dacias de Trajano, además, beneficiaron las finanzas del Imperio a través de la adquisición de las importantes minas de oro de Dacia. Un año después, Trajano extendió todavía más las fronteras de Roma cuando el fallecimiento del rey Rabbel II Sóter sirvió en bandeja la anexión del reino nabateo, un territorio situado al Sur y al Este de Palestina.

Los vicios de un emperador «optimus»

Las victorias de Trajano, que pasó la mayor parte de su vida en el ejército, fueron celebradas con un amplio programa de construcciones, del que el complejo del Foro constituyó solo una ínfima parte. Nadie salvo Augusto gozó de un gobierno con la popularidad tan elevada como el hispano, al que incluso se le perdonó sus vicios: era propenso a sentir una desmesurada pasión por los niños y los adolescentes. El historiador de origen griego Dión Casio apunta en sus textos que Trajano bebía mucho y que tenía debilidad por los muchachos como hicieran los antiguos griegos: «Sé, por supuesto, que se dedicaba a los chicos y al vino, pero si él cometió o soportó algún acto abyecto o infame como resultado de esto, habría incurrido en censura; en cambio, bebió todo el vino que quiso, pero permanecía sobrio, y en relación con los chicos no hirió a nadie».

Busto de Trajano GLIPTOTECA DE MÚNICH

Busto de Trajano GLIPTOTECA DE MÚNICH

Rara vez esta perversión de su vida privada influyó en su buen gobierno, pero Dion cita al menos una ocasión en que ocurrió así, que, por aprecio al hermoso hijo de un dirigente, favoreció al rey de Edesa: «En esta ocasión, sin embargo, Abgaro, inducido en parte por la persuasión de su hijo Arbandes, que era hermoso y en plena y orgullosa juventud y por lo gozando del favor de Trajano, y en parte por miedo de la presencia de este último, lo encontró en el camino, se excusó con él y obtuvo el perdón, pues tenía un poderoso intercesor en el chico».

Sin alcanzar lo que los romanos consideraban una conducta excesiva o malintencionada, la vida privada de Trajano –que no llegó a tener hijos con su única esposa, Pompeya Plotina– nunca afectó a su fama de hombre sensato. Después de un período de relativa paz dentro del Imperio, lanzó una campaña final en 113 contra Partia, llegando hasta la ciudad de Susa en el 116, y alcanzando con ello la máxima expansión del Imperio romano en toda su historia. En un intento por emular las grandes conquistas de Alejandro Magno en Oriente, Trajano avanzó por las entrañas del continente sin cuidarse en asegurar plenamente sus conquistas recientes. En el año 116, estalló una rebelión entre la comunidad judía de Egipto y otras provincias que le obligó a volver sobre sus pasos. Durante el asedio a la ciudad de Hatra, en el desierto de Arabia, Trajano estuvo a punto de ser alcanzado por un proyectil que mató a uno de sus guardaespaldas mientras cabalgaba cerca de las murallas enemigas. Aunque el emperador se cuidaba de no llamar la atención con la vestimenta sobre su rango, su avanzada edad, 60 años, y su porte altivo denotaban al enemigo su importancia. Sin agua ni provisiones, los ejércitos romanos abandonaron el asedio y se retiraron a preparar nuevas operaciones. En la retirada, lo que no pudo la guerra lo deshizo la salud.

Antinoo-escultura

Busto de Antínoo de la Villa Adriana, en Tívoli / MUSEO DEL LOUVRE

La muerte alcanzó a Trajano en medio de la campaña en Oriente, cuando se vio afectado por un ataque de apoplegía. Le sucedió como emperador su primo Adriano, otro español, cuyo acento provinciano fue motivo de burla entre los senadores, pero que también fue considerado un buen emperador. Amante de la cultura y tradición griega, una de sus contribuciones más curiosas fue la introducción de la barba en la sociedad romana, lo cual evidenciaba su filohelenismo ya lejanamente presente en Trajano. Con la excepción de Nerón –otro amante de la cultura helena–, todos sus antecesores se habían afeitado cuidadosamente, pero a raíz del mandato de Adriano se puso de moda en las siguientes generaciones la costumbre griega. Al igual que Trajano, Adriano también mostró inclinación sexual por menores, siendo recordado sobre todo por su enfermiza obsesión por Antínoo, un joven que conoció cuando éste tenía 13 años y al que ordenó divinizar tras su prematura muerte. En su caso, se estimó que su orientación sexual derivaba de su devoción por la cultura helena, donde la pedofilia y la homosexualidad habían formado parte en el pasado de la introducción de los jóvenes a la vida adulta en muchas ciudades-estado griegos.

24 julio 2015 at 9:10 am Deja un comentario

Alarma en Formia: La villa de descanso de Cicerón corre peligro de derrumbe

Llamamiento desesperado del alcalde de Formia (Lazio, Italia) ante el preocupante estado de conservación del Formianum, la villa de descanso de Cicerón. La propiedad, hoy en manos privadas, fue también residencia de Fernando II

formianum-3

Fuente: ANSA
Fotos: Gazzetta di Parma

Villa de descanso y tesoro de esculturas y elementos decorativos. Lugar del corazón de uno de los más grandes pensadores de la antigua Roma, no muy lejos de donde quería que fuese enterrada su amada hija Tulia. Y, más recientemente, residencia también de Fernando II de Borbón, que pasaba aquí gran parte de su tiempo. Hoy, sin embargo, está condenada a su deterioro. ”No puede perderse una joya como esta sólo porque se encuentre en una propiedad privada: ayúdennos a salvar la Villa de Cicerón, antes de que se venga todo abajo”. El llamamiento llega directamente del alcalde de Formia (Lazio), Sandro Bartolomeo, desde el corazón de esta tierra con vistas al Golfo de Gaeta donde hace dos mil años los romanos hacían exhibición de poder y riqueza al son de sus casas, sus frescos y sus innovaciones arquitectónicas.

formianum-1

Marco Tulio Cicerón (106-43 a.C.), el gran orador, no fue una excepción y también él quiso tener aquí una suntuosa residencia, el mítico ”Formianum”, su lugar favorito para el estudio y refugio desde donde seguir los acontecimientos políticos de Roma en los tiempos de la guerra civil. En muchas cartas habla de ella, sobre todo en las que escribe a su amigo Tito Pomponio Ático, a quien dice ”Yo aquí no tengo una villa, sino una basílica, debido a las frecuentes visitas de los formianos. Cayo Arrio está muy cerca y no quiere ir a Roma por estar aquí conmigo y poder filosofar todos los días”.

formianum-2

Construida en tres alturas y con vistas directamente al mar, la villa dispone de un puerto privado que se corresponde con el actual puerto turístico de Caposele. La villa tenía también grandes estanques y dos ninfeos con decoraciones ”rústicas”, pilastras, columnas dóricas, techos abovedados, mármoles y pinturas con fuentes de agua. Como escribe también Séneca, Cicerón se encontraba aquí cuando se enteró de la llegada de los sicarios de Antonio. ”Trató de huir por mar – relata el alcalde Bartolomeo – pero una tormenta se lo impidió. Tomó entonces la Via Appia, mas sólo consiguió llegar hasta el punto que hoy conocemos como su Tumba, y que en realidad no es otra cosa que un sepulcro votivo”.

formianum-4

La historia de la villa prosigue después de su primer propietario: en el siglo XVII pasó a manos de los Laudato, los duques de Marzano, después a Carlo Ligny, príncipe de Caposele, hasta llegar al rey de Nápoles, Fernando II, quien la promovió como su residencia y la enriqueció con un gran jardín de cítricos. Se convirtió en el cuartel general de las operaciones del Asedio de Gaeta y fue aquí donde el 13 de febrero 1861 se firmó el armisticio tras la rendición de las tropas piamontesas del general Cialdini, un componente clave para el nacimiento del futuro Reino de Italia. Poco después, ”entre 1867 y 1868 – continúa Bartolomeo – la villa fue puesta a la venta por el Estado y fue adquirida por la familia Rubino”, que es actualmente la propietaria de los terrenos. Aún en pie y en gran parte sin descubrir, aunque por obligación, la villa parece ahora condenada al abandono, como también la histórica plantación de cítricos, cuyo mantenimiento correspondería por ley a los propietarios.

formianum-6

”Desde el momento de la venta hasta hoy – señala Bartolomé – no se ha llevado a cabo ninguna intervención. Se están perdiendo todos los elementos decorativos murales y los estucos, y el terraplén, si continúa en estado de abandono, también cederá. Antes de que los ninfeos colapsen – continúa – sería mejor advertir a los propietarios particulares de que no pueden apropiarse de un pedazo de la historia para a continuación dejar que se degrade”. En verdad, el alcalde ya llevó a cabo hace siete años una primera tentativa proponiendo a los Rubino la compra del área (alrededor de dos hectáreas), pero sin éxito, debido a desacuerdos dentro de la familia. ”Además de un grito de alarma – insta el alcalde -, el mío es un llamamiento a la responsabilidad de todos. La arqueología no termina en Roma”. Por ahora, ha respondido en masa la gente del FAI (Fondo Ambiente Italiano) al elegirlo como el primer sitio de la Región del Lacio entre los Luoghi del cuore para salvar. “Nuestro objetivo – concluye el alcalde – es comprar o expropiar el sitio. El presidente Zingaretti y el ministro Franceschini están convenientemente informados y sobre esto estamos trabajando con gran sinergia entre todas las instituciones”.

22 julio 2015 at 1:51 pm 4 comentarios

El “Cubículo de Orfeo”, el nuevo hallazgo pictórico en las catacumbas de San Calixto en Roma

Las Catacumbas de San Calixto en la antigua Via Appia de Roma cuentan con un nuevo hallazgo que ha sido bautizado con el nombre de “cubículo de Orfeo”. Se trata de una imagen pagana que para los Padres de la Iglesia y los primeros cristianos se convirtió en símbolo de Cristo y que en este caso ha sido encontrada rodeada de otras pinturas

San-Calixto

Una imagen del nuevo descubrimiento en las Catacumbas de San Calixto en Roma. Foto Petrik Bohumil / ACI Prensa

Fuente: Álvaro de Juana  |  ACI Prensa

ROMA, 15 Jul. 15.-San Calixto es uno de los cementerios subterráneos más grandes de la ciudad, con cerca de 500 mil sepulturas. Cada año recibe miles de turistas que, interrogados por la historia de la cristiandad, quieren conocer los vestigios de la Iglesia primitiva.

Con el nuevo descubrimiento y un recién inaugurado museo, los responsables de las Catacumbas esperan recordar aún mejor a los primeros cristianos.

Orfeo es un personaje de la mitología griega. Según los relatos, cuando tocaba su lira, los hombres se reunían para escucharlo y hacer descansar sus almas. De esta manera enamoró a la bella Eurídice y logró dormir al terrible Cerbero cuando bajó a los infiernos a intentar resucitarla.

Luego de un largo proceso de restauración, el Orfeo de San Calixto y las demás imágenes que componen todo el conjunto se pueden admirar en todo su esplendor. Para lograrlo, los técnicos de la Pontificia Comisión de Arqueología Sagrada concentraron sus esfuerzos en estas catacumbas cuyo nombre viene dado por el Papa Calixto, quien se encargó del complejo antes de ser Pontífice.

Delante de la Cripta de los Papas –llamada así porque allí se encuentran las sepulturas de varios Sumos Pontífices del siglo III– existe un pequeño cubículo o estancia que hasta hace poco estaba mal conservada.

Es ahí donde se iniciaron las labores y se descubrió todo el conjunto pictórico de Orfeo. Su figura está rodeada de imágenes como pavos reales, aves que vuelan, monstruos marinos y flores que representan el mundo y todos los elementos que lo componen. La pintura data del 230-240 d.C. y recuerda al Edén, al paraíso, en el que Orfeo es imagen de Cristo.

Gracias a los trabajos, se han descubierto también nuevas tumbas así como 300 monedas, fragmentos de lámparas de cristal y mármoles que cubrían las criptas de la zona.

Con todo este material y otros hallazgos que permanecían guardados, como sarcófagos e inscripciones de los siglos III y IV, la Comisión ha decidido crear el Museo de la Torreta.

Los responsables de las Catacumbas piensan que el hallazgo del Orfeo y la inauguración del museo son buenas opciones para visitar durante el Jubileo Extraordinario de la Misericordia que dará comienzo el próximo 8 de diciembre y que fue convocado por el Papa Francisco.

orfeo-san-calixto

Foto: Ministero dei beni culturali

16 julio 2015 at 9:53 am 1 comentario

Entradas antiguas


logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

National Geographic Historia-1

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

septiembre 2015
L M X J V S D
« ago    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Archivos

RSS Elementos compartidos

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.098 seguidores