Posts filed under ‘Roma’

El Palatino revive en la reconstrucción digital del CNR

Fuente: PAOLO BOCCACCI – LAURA MARI  |  La Repubblica
23 de mayo de 2017

Un museo virtual de personajes, monumentos y jardines que a lo largo de los siglos han ido sucediéndose en la terraza de Vigna Barberini: desde la supuesta Coenatio Rotunda de Nerón hasta los viñedos adquiridos por los Barberini en el siglo XV, pasando por los espléndidos “Jardines de Adonis” de Domiciano, que borraron la memoria de Nerón. Y también el templo de Heliogábalo, después iglesia de San Sebastián en el siglo X. Es el escenario de la instalación digital que se inaugurará el 20 de junio y estará abierta para todos los visitantes del Palatino.

Realizada por el CNR con la Superintendencia Arqueológica, ha sido financiada curiosamente por los organizadores del controvertido musical “Divino Nerón”, cuya celebración ha suscitado en los últimos días las encendidas críticas de arqueólogos del calibre de Adriano La Regina, Andrea Carandini o Filippo Corarelli.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

23 mayo 2017 at 6:48 pm Deja un comentario

El favorito de los Papas en Roma

Bernini dejó en el siglo XVII en las calles y los templos romanos obras maestras de exaltada tensión barroca. De Villa Borghese al Vaticano, una ruta escultórica

Fuente: DAVID TORRES  |  EL PAÍS
22 de mayo de 2017

La mujer grita, pero su voz no se oye. La mujer corre sin moverse del sitio, lleva siglos parada en su metamorfosis, cabellos cuajados de ramas, hojas tiernas brotando de los dedos, una rodilla fundida en una corteza de árbol. El hombre la alcanza justo en el momento de perderla, una pareja condenada por los siglos de los siglos a tocarse y no tocarse. Hay muchas maneras de decirlo, pero en realidad no hay ninguna manera: quizá la belleza se encuentre más allá de las palabras. Un deseo truncado, un mito trágico, un intento de violación, un bloque de mármol blanco resuelto en energía pura.

JAVIER BELLOSO

Estoy de pie en una sala de la Galería Borghese, en Roma, solo e indefenso ante el Apolo y Dafne de Bernini, rodeado de docenas de turistas y solo ante la eternidad, sin poder hacer nada. He visto antes este bloque escultórico docenas de veces, en fotografías, en documentales, en ilustraciones de libros de arte, pero realmente nunca lo había visto. Garcilaso lo anticipó en un soneto que leí por primera vez hace treinta y tantos años: A Dafne ya los brazos le crecían… Pero nada, ni Garcilaso, ni Ovidio, ni los bancos de imágenes, ni las guías de viaje, me había preparado para la experiencia de primera mano; nada puede compararse realmente a esta conmoción, a esta explosión de luz, al momento exacto en que una piedra cobra vida.

David no está detenido en el combate, sino que arquea su cuerpo un segundo antes de lanzar la piedra

Roma merece un viaje por muchos motivos, y entre esos motivos siempre estará Bernini. La presencia del gran escultor y arquitecto napolitano en calles, iglesias y museos es uno de los sellos distintivos de la Ciudad Eterna, como también lo son Bramante, Miguel Ángel o Caravaggio. Si se escoge el orden cronológico, el recorrido por la Roma de Bernini bien puede empezar por la Galería Borghese. Allí se alzan cuatro de las primeras grandes esculturas de Gian Lorenzo Bernini (1598-1680), cuatro obras maestras que realizó cuando solo era un joven que trabajaba a las órdenes del cardenal Scipione Borghese. El Eneas, Anquises y Ascanio parece un verso de Virgilio puesto en pie. En El rapto de Proserpina, los dedos de Plutón se hunden para siempre en la carne de mármol. Con su David, Bernini se atrevió a seguir los pasos de Miguel Ángel: el pastor ya no está detenido en el momento previo al combate, sino que estira la honda entre sus brazos mientras que arquea el cuerpo un segundo antes de lanzar la piedra. Ese es el momento en el que se instala el arte de Bernini, pleno de tensión, barroco hasta el tuétano.

El Pulcino della Minerva, en Roma. FRANZ-MARC FREI

El reloj de arena

Bernini fue el artista favorito de los Papas durante el siglo XVII, y de las muchas obras que atestiguan su talento como arquitecto destaca la iglesia de Sant’Andrea al Quirinale, una asombrosa síntesis de curvas y elipses. En el Vaticano, Bernini diseñó la plaza de forma oval con dos semicírculos ante los que se levanta la columnata rematada con una balaustrada adornada con las figuras de 140 santos. En el interior del templo, bajo la cúpula, realizó el inmenso baldaquino de bronce con sus prodigiosas columnas salomónicas. También proyectó la decoración de los cuatro pilares que sustentan la cúpula en forma de nichos que albergan cuatro enormes esculturas, una de las cuales, San Longinos, es obra suya. El Vaticano guarda también una de sus últimas obras: el sepulcro de Alejandro VII, una majestuosa alegoría donde la figura de la Muerte, agazapada bajo un cortinaje de mármol sanguinolento, muestra un reloj de arena con el tiempo que se acaba.

En la plaza Navona, Bernini aprovechó el encargo del papa Inocencio X para levantar la fuente más fastuosa e impresionante de Roma —y en ninguna otra ciudad del mundo hay tanta competencia—. Coronada por un obelisco egipcio, festoneada de animales y vegetales petrificados, la Fontana dei Quattro Fiumi es una monumental alegoría de los cuatro ríos más grandes conocidos en la época: el Nilo, el Ganges, el Danubio y el Río de la Plata. La otra gran fuente de la plaza, la Fontana del Moro, sigue un diseño de Giacomo della Porta, pero fue Bernini quien esculpió la estatua central. No muy lejos, casi junto al Panteón, se encuentra el Obelisco della Minerva, cuyo pedestal en forma de elefante también es de Bernini.

Si la temática mitológica encumbró a Bernini en sus comienzos, fueron dos encargos religiosos los que representan la cúspide de su arte en su madurez. El Éxtasis de la beata Ludovica Albertoni, en la iglesia de San Francesco a Ripa, una composición horizontal de una ternura insoportable en la que los pliegues de los ropajes son caricias; el Éxtasis de Santa Teresa, en la iglesia de Santa Maria della Vittoria, una obra sublime en la que asistimos a la transverberación de la santa desde lejos, casi a escondidas. Nuevamente las fotos nos engañan con detalles sacados a través de teleobjetivos y a los que no tenemos ningún derecho. La Santa Teresa está hecha para asomarse a ella de puntillas, de igual modo que en Apolo y Dafne hay que girar en torno a la estatua para ver a la mujer floreciendo, las ramas brotando, el instante exacto de la metamorfosis. Ese instante, el de la transfiguración, es el que se atrevió a esculpir Bernini, un artista que plasmó a la mujer acosada, zarandeada, desgarrada, raptada, extasiada en luz, en amor, en árboles, en vida.

David Torres es autor de la novela Todos los buenos soldados (Planeta, 2014).

 

22 mayo 2017 at 8:04 pm Deja un comentario

Roma: Sorpresa en el Foro Boario. El Arco de Jano era en realidad de Constantino

Foto:  ANSA

Fuente: Daniela Giammusso | ANSA
17 de mayo de 2017

Han bastado tres letras – COS -, sacadas a la luz del mármol ennegrecido, para confirmar lo que los arqueólogos sospechaban desde hace tiempo. A la vez, el que durante siglos ha sido el Arco de Jano ha reencontrado la belleza de su fachada frente al Tíber y ha vuelto a ser, como en el siglo IV dC, el arco honorífico dedicado al emperador Constantino por sus hijos.

Se inicia así la primera etapa de la restauración de una de las joyas supervivientes del Foro Boario, la zona frente al río a los pies del Palatino, que durante siglos fue el centro del comercio procedente de todo el Mediterráneo. Y que ahora recupera parte de su belleza gracias a la World Monuments Fund que, con American Express, ha donado 215.000 dólares (después de haberse intervenido ya en el Foro Boario en los templos de Hércules Olivario y de Portuno), y que se añaden a los 100.000 euros ya destinados por la Superintendencia Especial para la Arqueología, Bellas Artes y Paisajes de Roma. El camino para una restauración completa del monumento está aún por escribir (los trabajos en la primera cara terminarán en julio), pero por ahora – señalan Maria Grazia Filetici y Mirella Serlorenzi, directora de restauración y directora científico – “se ha podido estudiar el estado de todo el arco tanto desde el punto de vista de conservación como estructural, mapeando sus 16 caras”.

Foto: ANSA

Único arco honorífico de planta cuadrada, adornado en un tiempo con 48 estatuas incrustadas en sus nichos, convertido en la Edad Media en fortaleza por los Frangipani (como el Coliseo) y parcialmente enterrado hasta 1827, ha sido durante los trabajos cuando el coloso ha mostrado estas letras – COS – grabadas en un bloque de la escalera que conduce al ático. “Es el primer mito en saltar por los aires – dice Serlorenzi -. No era un arco para Jano. Fue llamado así por anticuarios del Renacimiento” debido a sus cuatro entradas que recuerdan el reflejo de las dos caras del dios. “Por los catálogos regionales del siglo IV – dice – sabíamos que en la zona había un Arcus Divi Constantini.  Esta marca de cantera hoy nos indica que era precisamente este”.

Los problemas a resolver son muchos, desde el desagüe de aguas pluviales del ático (“construido como una calzada, con adoquines”) hasta los agentes atmosféricos, sobre lo que se está interviniendo con los últimos hallazgos biocompatibles, o el robo a lo largo de los siglos de las juntas de metal de los bloques. Pero, mientras tanto, se festeja con una noche de Luce al Foro Boario (25 de mayo) y con la apertura excepcional al público para un Watch Day (26), con talleres, subida a los andamios y un concierto. Después, una semana de visitas guiadas gratuitas con cita previa y una nueva guida Electa (www.coopculture.it). Ahora el anhelo del superintendente Francesco Prosperetti es restituir el Arco a los ciudadanos eliminando las cancelas que lo mantienen cerrado desde el atentado en San Giorgio in Velabro en el 93. “Espero – dice – que se reanude pronto el diálogo con el Ayuntamiento respecto a un plan presentado en tiempos del comisario Tronca”, con una apertura de día con vigilancia.

 

20 mayo 2017 at 12:58 pm 2 comentarios

Todo lo que debes saber antes de visitar el Coliseo romano

El monumento más emblemático de la capital italiana esconde innumerables secretos

Imagen del Coliseo con el sol matinal (vwalakte / Getty Images/iStockphoto)

Fuente: LA VANGUARDIA
16 de mayo de 2017

Convertido en un auténtico símbolo de la Ciudad Eterna, el Coliseo romano atrae cada año a más de cinco millones de viajeros de todo el mundo, dispuestos a descubrir de cerca un monumento que esconde entre sus piedras mil y un secretos.

Tras su inauguración en el año 80 d.C., el anfiteatro Flavio -es su nombre original- se erigió como el más grande del imperio y en el buque insignia de la ingeniería romana de la época. Dos mil años después, sus dimensiones y los restos de su complejo entramado de túneles subterráneos, rampas y ascensores continúan sorprendiendo al mundo entero.

Interior del Coliseo de Roma (BarryKearney / Getty Images/iStockphoto)

Terremotos, siglos de abandono y pillaje y, a partir de la Edad Media, su uso para fines diversos -templo pagano, almacén, fortaleza o cantera- han destruido gran parte de la estructura, pero no han conseguido despojarla de su majestuosidad. A pesar de que su estado de conservación no es precisamente excelente, sus restos nos permiten soñar e imaginar cómo debió ser en su máximo esplendor.

Una maravilla arquitectónica del mundo moderno

El anfiteatro, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y elegida también como una de las siete maravillas del mundo moderno, llegó a acoger a más de 50.000 espectadores ávidos por presenciar luchas de animales y de gladiadores, representaciones teatrales e incluso, en alguna ocasión, batallas navales, conocidas como naumaquias.

En otras palabras, el Coliseo era escenario de grandes acontecimientos sociales que reunían a romanos de todos los estamentos, aunque estrictamente diferenciados. El emperador ocupaba una fila de asientos en el ala sur del edificio, sacerdotes, magistrados y senadores se situaban en la primera tribuna, y por encima de ellos, aristócratas, ciudadanos adinerados, pobres y mujeres, en un riguroso orden. En total, 80 filas de gradas a las que se accedía por 80 puertas numeradas.

Litografía de una imagen de lucha de gladiadores en el Coliseo romano (duncan1890 / Getty Images)

Y es que sus dimensiones son impresionantes: proyectada en forma de óvalo, se extiende 189 metros de largo por 156 metros de ancho, con una altura en la parte más elevada, de 48 metros. En su construcción se usaron 700.000 toneladas de piedra de tonos claros y luminosos, unidas por 300 toneladas de abrazaderas de hierro. Coronaba el edificio un sofisticado sistema de carpas móviles a modo de cubierta que permitía protegerse del sol.

Asistir a cualquier evento era gratuito y la forma de acceso y evacuación (podían vaciarse completamente las instalaciones en tres minutos a través de los vomitorios ) distaba poco de la utilizada en la actualidad en los estadios de fútbol u otros recintos deportivos.

Alrededor de 400.000 hombres y un millón de animales murieron en la arena”

Luchas de vértigo

Los espectáculos del Coliseo, que toma su nombre de una antigua estatua de bronce de grandes proporciones conocida como el Coloso de Nerón y situada a poca distancia, tenían habitualmente las luchas y la violencia como protagonistas. Alrededor de 400.000 hombres y un millón de animales, entre los que se encontraban leones, tigres, hienas, elefantes, cebras, osos o jirafas, murieron en la arena ante la sed de sangre de un público enloquecido.

Las crónicas relatan luchas épicas entre fieras -las preferidas por los espectadores- como la que ordenó el emperador Probo en el siglo III, en la que se enfrentaron más de medio millar de leones, leopardos y osos a la vez.

Imagen nocturna del Coliseo de Roma (Flickr / Renégat)

Visitar el Coliseo

Visitar el Coliseo supone toda una experiencia cultural, histórica y, sobre todo, sensorial. Por cuestiones de seguridad, el aforo al Coliseo se ha limitado a tres mil personas simultáneas, algo que da una idea de la cantidad de público que suele atraer. Si quieres evitar colas, sobre todo en épocas en las que la ciudad se llena de turistas, tienes distintas opciones.

La más práctica, aunque no más económica -tiene un recargo de cuatro euros- es la compra de entradas a través de internet. El precio es de 16 euros para los adultos (4,5 € menos para los europeos menores de 18 años y tarifas reducidas para niños), e incluye el acceso a los foros Romano y Palatino, y te permitirá pasar de forma preferente.

Templo de Venus y Roma, en el extremo oriental del Foro Romano, cerca del Coliseo (piola666 / Getty Images)

Otra opción es empezar la visita por los foros, adquiriendo los billetes en uno de ellos, de forma que al terminar el recorrido, podrás pasar directamente al interior del Coliseo.

Si tu estancia en la capital italiana se prolonga durante varios días y tienes previsto visitar distintos monumentos, te recomendamos que te hagas con la Roma Pass, una tarjeta turística de 48 o 72 horas (por 28 o 38,50 € respectivamente), que incluye la entrada al anfiteatro, que también evita tener que perder el tiempo antes de acceder.

Elijas la opción que elijas, no pierdas la ocasión de contemplar el Coliseo por la tarde, cuando el reflejo de la luz del sol en la piedra de la fachada ofrece un espectáculo de belleza incomparable.

“Visitar el Coliseo supone toda una experiencia cultural, histórica y, sobre todo, sensorial”

 

16 mayo 2017 at 6:53 pm Deja un comentario

Una línea de metro de Roma expone 40.000 piezas arqueológicas halladas durante su construcción

Un viaje en el tiempo desde la Prehistoria hasta la Edad Contemporánea es lo que propone la nueva estación de la línea de metro C de Roma, donde se expone una selección de las 40.000 piezas arqueológicas halladas durante su construcción.

Fotografía facilitada por la Superintendencia Especial de Arqueología de Roma de una horca agrícola rodeada de tiestos de terracota de edad imperial romana que se exponen en la nueva estación de la línea de metro C de Roma, dentro de las 40.000 piezas arqueológicas halladas durante su construcción. EFE

Fuente: EFE  |  eldiario.es
5 de mayo de 2017

La estación, que se presentó hoy a la prensa pero que no abrirá al público hasta al menos octubre, forma parte de la conocida como línea arqueológica del metro, cuyo trazado atravesará el centro de Roma cuando se complete su construcción.

Los trabajos de excavación en la parada de San Giovanni comenzaron en 2010 y el resultado final es una estación que alberga una especie de museo en el que, a medida que los usuarios descienden hasta los binarios, lo hacen también en el tiempo, acompañados de paneles didácticos y piezas arqueológicas.

El superintendente de Bienes Arqueológicos de Roma, Francesco Prosperetti, describió la estación, que ha tenido un costo de 50 millones de euros, como una “máquina del tiempo que traslada al pasado” a los usuarios del servicio público de transportes.

“Quien entra en la estación de San Giovanni entiende que está en un lugar particular, único en el mundo, porque en el subsuelo de Roma hay algo que no existe en el de gran parte de las ciudades del mundo: la historia”, añadió.

La parte más interesante del recorrido y que cuenta con mayor número de vestigios arqueológicos corresponde al período entre la edad republicana y la imperial de Roma, donde se han encontrado los restos de una granja agrícola que son testigo de una serie de actividades de gran riqueza y de sistemas muy evolucionados de cultivo.

Por ejemplo, se pueden observar los huesos de los primeros melocotones que llegaron en esa época a Occidente, probablemente procedentes de Persia, ánforas de drenaje y otras que contenían aceite y que arribaron desde la península Ibérica.

Además, también han llegado hasta nuestros días las raíces de diversas plantas de jardín y flores que confirman la condición noble de esta granja que producía bienes de lujo.

En los pasillos de la estación de metro también se exponen monedas cuya acuñación se remonta al siglo I a.C., una horca agrícola, fragmentos de tuberías de la época y tiestos de terracota que se que se conservan casi intactos y muestran el terreno pantanoso y húmedo que provocó la creación de la granja.

Las excavaciones han revelado la progresiva desertización de la zona de San Giovanni, que con el tiempo dejó de utilizarse con fines agrícolas de lujo y a la que el papa Calixto II dirigió un canal artificial de agua que formaba un lago en sus aledaños.

El objetivo final de los usuarios serán, obviamente, las vías del tren metropolitano, que están en el nivel de la edad prehistórica y que marcan el final de un viaje en el tiempo en el que paneles explicativos de diferentes colores, además de imágenes y vídeos, clasifican e ilustran los períodos históricos.

Las excavaciones de la estación, desarrolladas con técnicas estratigráficas, se han adentrado hasta más de treinta metros, algo inédito en una obra del género porque normalmente la perforación y vaciado del terreno se detienen cuando se encuentran los primeros restos de la edad imperial.

Filippo Lambertucci, uno de los arquitectos que han comisariado la instalación, afirmó a Efe que espera que esta estación de metro sirva para que los ciudadanos romanos “puedan finalmente darse cuenta de qué está hecha su ciudad”.

“Esta instalación ofrece al público una experiencia (…) probablemente nueva para él”, explicó Lambertucci, que pertenece al grupo investigador del Departamento de Arquitectura de la Universidad de Roma que ha trabajado en el proyecto junto a la Superintendencia y el Ayuntamiento.

“Aunque Roma sea estratificada sobre una cantidad de siglos, de hallazgos y de testimonios que atraviesan su subsuelo, (los ciudadanos) no se dan cuenta nunca, o casi nunca, de esta gran riqueza” y esperó que esta constituya “una nueva perspectiva” para las próximas estaciones de la capital italiana.

Durante el próximo fin de semana los ciudadanos de Roma podrán observar el montaje final de la estación con motivo del evento “Open House”, que abrirá al público diversos de edificios de notable importancia arquitectónica.

 

5 mayo 2017 at 8:50 pm Deja un comentario

El Mausoleo de Augusto abrirá en 2019

El mausoleo de Augusto en Roma ha guardado desde su construcción, en el siglo I a.C, secretos aún hoy por desvelar, pero que comenzarán a ser mostrados al público gracias a las obras de rehabilitación que se desarrollan desde octubre.

Foto: La Repubblica

Fuente: Jaime García Castro – EFE  |  LA VANGUARDIA
2 de mayo de 2017

El edificio, en evidente estado de abandono, se ubica en el corazón de la capital italiana y ahora está siendo rehabilitado, junto a sus descuidadas inmediaciones, para mostrar un nuevo tesoro arqueológico de la ciudad prácticamente desconocido.

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, presentó hoy el proyecto “El renacimiento del Mausoleo de Augusto”, que una vez concluya será reconvertido en un museo multimedia.

El superintendente municipal de Bienes Culturales, Claudio Parisi, explicó a Efe que durante las investigaciones que se están desarrollando gracias a los trabajos de restauración se ha podido confirmar la inspiración del mausoleo en modelos helenísticos.

“Tenía en el centro una cámara sepulcral a la que se accedía a través de tres corredores anulares concéntricos que permitían un recogimiento ritual muy particular”, explicó.

Parisi apuntó que esta ritualidad “ha sido documentada en algunos modelos de época helenística” y añadió que su inspiración fue el monumento funerario de Alejandro Magno.

El mausoleo es el más grande sepulcro circular conocido, un impresionante monumento con un diámetro de unos 87 metros y una altura de 45 mandado construir por Augusto en el 28 a.C para perpetuar una sucesión dinástica que mantuviese estable su poder.

Parisi aclaró que en su interior se han encontrado objetos que permiten comprender cómo funcionaban las capillas donde se depositaban las urnas con las cenizas de los difuntos y las inscripciones con elogios que recordaban las gestas del emperador y de sus descendientes.

Además, afirmó que se han descubierto diferentes esculturas y elementos arquitectónicos, hasta 153, que se están restaurando, entre los que destaca una cabeza femenina que procede de una figura imperial, probablemente de la dinastía Severa, entre los siglos II y III d.C.

Con el paso de los años la estructura del mausoleo se utilizó como fortaleza, residencia privada e incluso como espacio para corridas o atracciones con búfalos.

El mausoleo también realizó funciones de auditorio cuando pasó a manos de la administración pública, a partir de 1907, pero desde la primera mitad del siglo pasado se caracterizó por su abandono y su cierre a la población por motivos de seguridad.

Los trabajos de restauración se están desarrollando desde octubre de 2016 gracias a un proyecto en el que trabajan conjuntamente el ayuntamiento de Roma y la Fundación TIM de telefonía y que tiene como finalidad hacer del Mausoleo de Augusto un museo multimedia.

Raggi se congratuló del “nuevo modelo de colaboración entre el ente público y el privado” que tiene como objetivo “un nuevo modo de narrar Roma”, como ya se ha hecho con otros monumentos como la Fontana de Trevi o el Coliseo.

Raggi defendió el proyecto argumentando que “el arte no debe ser aprovechado solo para su uso turístico” y afirmó que las obras en las que todavía se encuentra inmerso el mausoleo no hacen de él un “monumento cerrado”.

Y es que actualmente, en la parte externa del recinto se han instalado diversos paneles didácticos sobre la historia del monumento a los que se añade un sistema de luces y música que ilustra las obras.

Se espera que los trabajos de rehabilitación finalicen en abril de 2019 pero antes de esa fecha se prevén aperturas extraordinarias que permitirían a los ciudadanos visitar el interior y comprobar el avance de las obras, informó el superintendente.

De este modo los visitantes podrán adentrarse en el interior de un lugar de gran importancia histórica para la Ciudad Eterna, que acogió los restos de las más importantes personalidades del Imperio romano, desde su fundador hasta toda la dinastía Julio-Claudia, incluido Claudio, primer emperador nacido fuera de la península itálica.

[Galería de imágenes: La Repubblica]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por otra parte, según informa la Sovrintendenza Capitolina ai Beni Culturali en su página de Facebook, el Mausoleo de Augusto estrena hoy nueva web. En http://www.mausoleodiaugusto.it podremos conocer, con el apoyo de imágenes en 3D, la historia de Augusto, las numerosas transformaciones del Mausoleo y las fases de su restauración, permitiendo así a los apasionados de todo el mundo hacer un viaje interactivo en las secciones dedicadas a los diferentes contenidos. El sitio está disponible también en inglés y está optimizado para su visualización desde PC, smartphone y tablet.

2 mayo 2017 at 7:40 pm Deja un comentario

Nerón «incendia» Roma por segunda vez

El emperador, cuya figura está siendo restituida, es objeto de un musical, a partir del 1 de junio, cuyo escenario se está montando en los Foros Imperiales

Giorgio Adamo interpreta a Nerón – ABC

Fuente: ÁNGEL GÓMEZ FUENTES ABC
24 de abril de 2017

Roma se dispone a vivir un verano con el polémico emperador Nerón (37-68 d. C.) como gran protagonista. Su vida se convierte en un gran musical que «incendiará» Roma a partir del 1 de junio. «Divo Nerón-Opera Rock» es el título de la obra que se presenta como «el musical más ardiente de la historia». Se está montando ya un imponente escenario en los Foros Imperiales, exactamente en los lugares donde tuvo lugar la historia, los fastos imperiales de la época neroniana, en el Colle Palatino, a unos pasos la Domus Aurea (Casa Dorada). El musical cuenta 14 años de la vida del tirano, con amores e intrigas y sus múltiples facetas: poeta, cantante, actor, escritor, auriga, curioso de la ciencia y la técnica. El elenco artístico es realmente excepcional: 24 bailarines y acróbatas, 12 cantantes-actores con otros 100 profesionales trabajando en un escenario de gran impacto visual: mide 36 metros de ancho, 27 de profundidad y 14 de altura, una estructura que divide a la ciudad.

Algunos consideran que es la última locura de Nerón, mientras otros aplauden, sobre todo porque en el proyecto, ideado por Franco Migliaci, ganador de dos Grammy y productor discográfico de fama mundial, que ha embarcado a cuatro premios Oscar de fama mundial: el escenógrafo Dante Ferretti, los decorados son de Francesca Lo Schiavo, amada en Hollywood; Gabriella Pescucci ha diseñado el vestuario, y la música es de Luis Bacalov, pianista y compositor argentino.

Seguramente los historiadores Tácito y Suetonio no habrían compartido mucho del renacimiento que vive la figura de Nerón, porque en parte contrasta con la detallada descripción que ellos hicieron de su delirante megalomanía, paranoia, carácter caprichoso, extravagante y locura hasta llegar a cometer matricidio. Pero, sin absolverlo de las atrocidades que cometió, para el emperador romano que subió al trono a los 17 años (54 d.C.) bajo la guía del filósofo, político y escritor Séneca, están llegando en los últimos años nuevas aportaciones sobre su biografía.

Nuevos documentos

Estudiosos reescriben su figura a través de convenios internacionales y publicaciones, con aportaciones de nuevos datos. Marisa Ranieri Panetta, arqueóloga y estudiosa de Nerón, que participó en una gran exposición en el Coliseo con nuevos documentos sobre el último emperador de la dinastía Claudia, advierte: «Nerón no fue un personaje negativo 360 grados. Ni Suetonio y Tácito pueden callar su gran popularidad, la fidelidad de los soldados -Nerón nunca puso pie en un campo militar porque detestaba la guerra- y munificencia o generosidad al gobernar. Desde el punto de vista arquitectónico y urbanístico, Nerón dio una impronta grandiosa y escenográfica a Roma. Sus termas, próximas al Panteón, eran famosas por el lujo y confort. Para sí mismo pretendió le mejor. Se construyó la Domus Aurea. Tenía además un gran sentido de la propaganda».

En este último campo Nerón fue un adelantado de los tiempos. Precisamente, el corazón de las nuevas investigaciones se centra en el área arqueológica de la Domus Aurea, el palacio de Nerón en el Colle Oppio, una de las siete colinas de Roma, donde se está sacando a la luz la «cenatio rotunda», famoso refectorio circular, descubierto en 2009, que giraba día y noche para imitar el movimiento de la Tierra e impresionar a los invitados.

Roma, dividida

La Domus Arena – ABC

En este delicado contexto arqueológico, simbólicamente muy ligado a la Domus Aurea, se ha montado el gran escenario del musical sobre Nerón. Se ha construido además la Domus Arena, con 3.025 puestos, subdividida en los mismos órdenes que las antiguas Arenas romanas: Platea Senadores con 480 sillas (180 euros es el coste del billete) y tres tipos diversos de gradas (a 125, 80 y 45 euros), que permiten una bella perspectiva del anfiteatro. Teniendo en cuenta la especial ubicación, un parque arqueológico único en el mundo, tuvo que dar su aprobación el ministro de Bienes Culturales, Dario Franceschini. Pero Roma se divide y se ha generado una gran polémica ante esta imponente estructura para el musical de Nerón, justo en el área donde vivía en la antigua Roma y desde la que se divisa el Coliseo y los Foros Imperiales.

Vittorio Emiliani, presidente del Comité para la Belleza de Roma, considera que se trata de «una locura»: «Se pueden usar estructuras antiguas cuando existen, como el teatro de Ostia antigua, pero construir expresamente uno nuevo en un lugar delicado como Vigna Barberini, en el Colle Palatino, no está ni en cielo ni en tierra», afirma Emiliani. Contrario es también el profesor de Historia del arte Tomasso Montanari, quien estima que «un musical no da valor al patrimonio». Otros expertos subrayan que las alarmas suscitadas son excesivas. Francesco Prosperetti, superintendente del área arqueológica de Roma, ha tenido que salir al paso de las críticas: «El musical no tendrá impacto en el delicadísimo contexto del Palatino. He visto las pruebas y es un musical de alta calidad. El canon de utilización del área es de 250.000 euros, además del 3% de los ingresos por entradas, que servirán para la restauración de la Domus Aurea». Su apertura definitiva al público está prevista para 2020.

Nueva imagen

¿Servirá el musical para, si no rehabilitar, al menos dar una nueva imagen de Nerón? Para el arqueólogo Alessandro D’Alessio, responsable científico de la Domus Aurea, se trata de una operación necesaria para restituir justicia a esta figura: «Se trata de proyectar de nuevo de manera diversa los focos sobre un personaje que la literatura, pero también el cine, nos han transmitido con una determinada imagen». Cabe recordar a este respecto «Quo Vadis» (1951), en la que Peter Ustinov encarna a un histriónico Nerón, una película que alimentó su imagen de emperador cruel y despreciable. Su nombre está ligado al terrible incendio de Roma, iniciado en la noche del 18 de julio del 64 d. C., que duró varios días y destruyó gran parte de la ciudad. Tácito recuerda que, de los 14 barrios de la ciudad, solo se salvaron 4, un dato confirmado por recientes excavaciones. «Hoy sabemos que Nerón no incendió Roma», afirma el arqueólogo D’Alessio, quien añade: «Él se encontraba en Anzio (en esa ciudad, a unos 60 kilómetros al sur de Roma, tenía un gran palacio) y volvió de inmediato a Roma para organizar las ayudas. Sucesivamente hizo reformas positivas en obras y urbanismo. Fue un emperador muy cercano al pueblo». Nerón no incendió Roma, pero sí ha vuelto a «incendiarla» musicalmente, con una ópera rock sin precedentes. Se espera que la aventura ayude al turismo de Roma.

 

Guardar

24 abril 2017 at 9:31 am Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2017
L M X J V S D
« Abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente