Posts filed under ‘Roma’

Aníbal Barca, el inesperado genio de la guerra que dejó Roma al borde de la destrucción

Los romanos nunca entendieron el motivo de que su gran enemigo no hubiera intentado destruir Roma tras la batalla de Cannas y perpetuaron la imagen de un Aníbal a las puertas de la ciudad acobardado por el poder romano. Nada más lejos de la realidad

anibal-goya

Aníbal vencedor contemplando por primera vez Italia desde los Alpes (1770), óleo sobre lienzo de Francisco de Goya

Fuente: CÉSAR CERVERA  |  ABC     09/02/2016

Al final de su vida Aníbal Barca se vio obligado a exiliarse de Cartago y refugiarse en el Imperio Seleúcita. Allí sirvió como consejero militar y tuvo ocasión de encontrarse una vez más con su gran enemigo, Publio Cornelio Escipión «El Africano», en un ambiente lejos de los campos de batalla. Los viejos rivales tuvieron una despreocupada discusión en Éfeso sobre quién era el mejor general de la historia. La respuesta de Aníbal fue inmediata: «Alejandro Magno». Escipión estuvo de acuerdo, poniendo igualmente a Alejandro en primera posición. Después, preguntó a Aníbal a quién colocaría segundo. Éste respondió que a Pirro, porque consideraba que la primera virtud de un general era la audacia.

Escipión insistió tal vez buscándose en la lista. Aníbal no le dio esta satisfacción: «Yo mismo, en mi juventud he conquistado Hispania y atravesado los Alpes con un ejército, hechos que han sucedido por primera vez desde Heracles. He atravesado Italia y habéis temblado de terror, obligándoos a abandonar cuatrocientas de vuestras poblaciones, y a menudo he amenazado vuestra ciudad con extremo peligro, todo ello sin recibir dinero ni refuerzos de Cartago». Como el general romano vio que el púnico estaba dispuesto a seguir autopromocionándose, dijo riendo: «¿En qué posición te colocarías, Aníbal, si no hubieras sido derrotado por mí?». Aníbal notó sus celos y respondió: «En ese caso me habría colocado por delante de Alejandro».

El «rayo» que juró destruir a Roma

La ofensiva militar de Aníbal Barca contra la República de Roma marcó a varias generaciones de romanos, como lo había hecho Alejandro en el imaginario heleno. Aníbal cruzó los Alpes en noviembre del año 218 a.C. y cayó con violencia sobre la Italia septentrional. Los romanos no estaban acostumbrados a un ataque de esas características, y menos procedente de Cartago, que en la Primera Guerra Púnica se había limitado a una estrategia comedida y concentrada en Hispania. ¿Quién era ese genio inesperado capaz de dar un vuelco a la suerte de Cartago?

No era un hombre sino un rayo, pues «Barca» no era un apellido sino un apelativo de barqä («rayo», en lengua púnica). Hijo del general Amílcar Barca y de su mujer ibérica, Aníbal se crió en el ambiente helenístico propio de Cartago, una vieja colonia fenicia que había evolucionado hasta convertirse en un potente imperio con presencia en la Península Ibérica. Se sabe que aprendió de un preceptor espartano, llamado Sosilos, las letras griegas, y que juró a los 11 años que nunca sería amigo de Roma y emplearía «el fuego y el hierro para romper el destino» de esta ciudad. Así lo empezó a hacer con la conquista en el año 219 a.C de Sagunto, ciudad española aliada de Roma, cuyo ataque precipitó una nueva guerra entre las dos grandes potencias mediterráneas, la República de Roma contra Cartago.

anibal-turner

Tempestad de nieve: Aníbal y su ejército atravesando los Alpes: Joseph Mallord William Turner- Wikimedia

La respuesta de Roma fue inmediata: se preparó para llevar la guerra a África y a la Península Ibérica. Uno de los dos cónsules de ese año se dirigió a Sicilia a preparar un ataque sobre la propia Cartago, mientras el otro cónsul, Publio Cornelio Escipión (el padre de «El Africano»), se dirigió al encuentro de los hermanos Barca en la Península. No obstante, los planes de Aníbal iban más allá de combatir en España. Ante la sorpresa general, decidió invadir Roma por tierra, en parte obligado por la inferioridad naval y las dificultades financieras para armar una armada. Aníbal partió con un ejército compuesto por 90.000 soldados de infantería, 12.000 jinetes y 37 elefantes, que fue incrementándose al principio del camino con tropas celtas y galas, que también se sumaron a la ofensiva contra Roma. En su ausencia, confió el gobierno de España a su hermano Asdrúbal.

Escipión se enteró en Massilia (Marsella) de que Aníbal ya se encaminaba hacia Roma. La presencia cercana de las tropas romanas obligó a Aníbal a entrar en Italia atravesando los Alpes con ayuda de guías indígenas. La travesía, que tuvo lugar en invierno, se desarrolló en quince días, pero el precio pagado en vidas humanas fue muy alto, ya que al llegar a la altura de Turín tan solo quedaban vivos 20.000 infantes, 6.000 jinetes y un elefante. Aníbal, además, perdió su ojo derecho a causa de una infección durante el dificultoso trayecto.

Tras el dictador llega el desastre de Cannas

En las cercanías de Verceil, Escipión trató de cerrar el paso a las fuerzas invasoras y sufrió una grave derrota a manos de la caballería púnica. A continuación, su colega en el consulado, Sempronio Longo, unió su ejército a los restos del de Escipión y se enfrentó al cartaginés en Trebia, donde fue derrotado de forma estrepitosa. Al año siguiente fue Aníbal el que emboscó a uno de los cónsules, Flaminio, que pereció junto a 15.000 hombres. El genio militar había llegado a Italia para quedarse.

La ferocidad del ataque de Aníbal colocó a Roma a las puertas de la derrota total y obligó a la República a recurrir a dos veteranos

Las bajas romanas fueron aterradoras en esa fase de la Segunda Guerra Púnica y Aníbal demostró con creces que –como señala Adrian Goldsworthy en su libro «Grandes generales del ejército romano» (Ariel)– «era uno de los comandantes más capaces de la Antigüedad y comandaba un ejército superior en todos los aspectos a las inexpertas legiones romanas». La ferocidad del ataque de Aníbal colocó a Roma a las puertas de la derrota total y obligó a la República a recurrir a dos veteranos, Fabio Máximo y Marco Claudio Marcelo, que ni siquiera estaban en edad de disponer de mando directo sobre el terreno. Las reglas de ese tipo estaban para saltárselas en casos de emergencia.

Ninguno de los dos consiguió infligir una derrota decisiva a Aníbal pero al menos salvaron la ciudad cuando todo parecía perdido. Tras la muerte de Flaminio, Fabio Máximo fue nombrado dictador con imperium supremo para hacerse cargo de la defensa de Roma, que se encontraba completamente a merced del avance cartaginés. Fabio Máximo evitó trabar combate con Aníbal, si bien consiguió debilitarle lentamente aprovechando la dificultad que tenía de recibir refuerzos y suministros. Cuando Fabio Máximo llevaba seis meses como dictador, renunció al cargo al considerar que había logrado su objetivo de alejar la amenaza sobre Roma. Al año siguiente, no en vano, Roma perdió cualquier ventaja adquirida y se situó exactamente al borde del precipicio tras el desastre de Cannas.

batalla-cannas

Cuadro que representa la muerte de Lucio Emilio Paulo en la batalla de Cannas- Wikimedia

La más famosa de las batallas de la antigüedad tuvo lugar el 2 de agosto del 216 a.C. Aníbal venció a un ejército muy superior en número al suyo empleando una táctica envolvente y aprovechando las condiciones del terreno (estrecho y plano). Colocó en el centro a su infantería hispana y gala en un semicírculo convexo, poniendo en las alas a su infantería africana. El círculo de hombres se expandió , antes de cerrarse lentamente. Como resultado, las fuerzas de Aníbal causaron cerca de 50.000 muertos, entre los que figuraba el cónsul Lucio Emilio Paulo, dos ex-cónsules, dos cuestores, una treintena de tribunos militares y 80 senadores. Su movimiento en tenaza ha sido un recurrente objeto de análisis de la Historia Militar, siendo aplicado por los alemanes tanto en la Primera Guerra Mundial como en la Segunda.

La ciudad de Roma quedó, definitivamente, a la espera de que el cartaginés se decidiera a asediarla, lo cual jamás hizo. «Los dioses no han concedido al mismo hombre todos sus dones; sabes vencer, Aníbal, pero no sabes aprovecharte de la victoria», afirmó según la leyenda Maharbal, fiel lugarteniente de Aníbal. Los romanos nunca entendieron el motivo por el qué no intentó destruir la ciudad y perpetuaron la imagen de un Aníbal a las puertas de la ciudad acobardado por el poder romano. Lo cierto es que el genio militar no contaba con el equipamiento ni los suministros necesarios para acometer una empresa así. Su situación en la Península itálica era precaria, siendo su principal objetivo derrotar a Roma aislándola diplomáticamente y debilitando su poder frente a sus aliados latinos. Tras la batalla, Aníbal desplegó una intensa labor diplomática en el sur de Italia aprovechando el efecto de su victoria. Pactó con varias ciudades italianas y garantizó su autonomía con el fin de establecer un protectorado en el sur de Italia y Sicilia.

Escipión «El Africano» derrota a Aníbal

Tal vez con lo que Aníbal no contaba era la rápida capacidad de rehacerse de su enemigo. Roma contestó poniendo al frente de la República en el año 214 a.C. de nuevo a Fabio Máximo y al también veterano Claudio Marcelo. El escudo y la espada de Roma, como fueron apodados, contuvieron la herida de la ciudad a la espera de que la incursión de Aníbal perdiera fuerza. Lejos de sus bases de avituallamiento, sin posibilidad de recibir refuerzos, ya que su hermano Asdrúbal había sido derrotado y muerto por Claudio Nerón en la batalla de Metauro en 207 a.C, el ejército de Aníbal quedó aislado e inmovilizado en la Italia meridional durante varios años, situación que aprovecharon los romanos para contraatacar. Precisamente fue esa nueva generación de romanos, con Claudio Nerón y Publio Cornelio Escipión «El Africano», que estuvo presente en Cannas con un cargo menor, la que dio el golpe definitivo a Aníbal en los siguientes años.

«La clemencia de Escipión». Cuadro de Sebastiano Ricci.- Royal Art Colection de Londres

«La clemencia de Escipión». Cuadro de Sebastiano Ricci.- Royal Art Colection de Londres

Como había buscado sin éxito su padre, «El Africano» trasladó la guerra a Hispania y expulsó de allí a los cartagineses. Sus esfuerzos obligaron a Aníbal a regresar a África, donde fue vencido en la batalla de Zama, en el 202 a.C. A consecuencia de esta derrota, Cartago se vio obligada a firmar una paz humillante, que puso fin al sueño cartaginés de crear un gran imperio en el Mediterráneo occidental.

Pero Aníbal no se dio por vencido. Intentó reconstruir el poder militar cartaginés, pero, perseguido por los romanos y acosado por sus enemigos en el Senado de Cartago, tuvo que huir y refugiarse en la corte de Antíoco III de Siria. Fue la primera de las muchas etapas de su largo exilio, donde el más emblemático enemigo de Roma fue agasajado por distintos reyes asiáticos que aspiraban a aumentar las prestaciones militares de sus ejércitos.

Estando bajo la protección del Rey de Bitinia (un antiguo reino localizado al noroeste de Asia Menor), Aníbal decidió suicidarse al sospechar que agentes romanos estaban cerca de capturarle en el invierno del 183 a. C. empleando un veneno que llevó durante mucho tiempo en un anillo. Según el historiador clásico Tito Livio, Aníbal murió curiosamente el mismo año que Escipión «El Africano», cuando ya contaba 63 años.

9 febrero 2016 at 6:12 pm 2 comentarios

Roma: Termina la restauración. El Coliseo, libre de andamios tres años después

La restauración devuelve los colores originales al Anfiteatro Flavio. Iniciado el desmontaje de los andamios de la fachada exterior; en marcha los trabajos para la construcción del centro de servicios, con el bar y la librería

coliseo-restauracion-1

Fuente: CARLO ALBERTO BUCCI |  La Repubblica     06/02/2016
Fotos: Angelo Franceschi/F3Press

Los trabajos de limpieza y consolidación del Coliseo han concluido tres años después de su inicio. Pasarán sin embargo décadas antes de que la elipse exterior del monumento más visitado de Italia (6 millones de personas al año) deje de necesitar andamios. Los actuales estarán desmontados antes de Pascua. Mientras, puertas y rejas de hierro, al estilo antiguo, “estarán aquí a finales de febrero, de modo que podremos completar su instalación a lo largo de los 79 arcos”, anuncia el arquitecto Alex Amirfeiz, presidente de Aspera, la sociedad que en julio de 2014 sustituyó a Gherardi dando un importante impulso (doblando las fuerzas de trabajo) a las obras de la polémica. Sin embargo, nuevos andamios pronto rodearán otra vez el Coliseo.

coliseo-restauracion-11

Entretanto, en el interior, junto a una de las escaleras, está la zona de trabajo para la conservación extraordinaria de la parte superior de los muros, pagada por la Superintendencia Arqueológica. Y, sobre todo, para completar la financiación de 25 millones (22% de IVA) de Diego Della Valle (que para la fachada está desembolsando 6,5 millones), la zona de trabajo para la restauración de los subterráneos; y en el exterior, la zona de obras -que se llevarán a cabo casi al mismo tiempo- para la construcción del nuevo centro de servicios (con bar, aseos y librería) proyectado en el montículo de hierba junto al Arco de Constantino; Por último, como tercer paso, el andamiaje para la limpieza y la consolidación del travertino y los ladrillos de los corredores interiores.

coliseo-restauracion-15

Sí, porque ahora que los arcos, columnas, capiteles y pilastras exteriores están de vuelta para mostrar “todos los colores de la época, del dorado al rojo de los números impresos en las entradas, del marrón oscuro al negro de la pátina de oxalato aplicada para su mantenimiento”, en palabras de Rossella Rea, directora del monumento, salta a la vista la diferencia entre el negro y el oro, entre la suciedad y la luz. “¿Se cree usted que durante los trabajos de restauración dirigidos por Gisela Capponi, directora del Instituto Central, los 25 restauradores han encontrado un arreglo de los años 40-50 con betún? Sí, betún, para que el color estuviera en sintonía con el negro del travertino”, revela Rea.

Gaetano Correa, el capataz de las obras, desvela por su parte el trabajo en los tiempos de los Flavios. “Mis colegas del 80 d.C. estaban divididos en cuatro grupos. Trabajaron al mismo tiempo. Y hemos encontrado los puntos de encuentro de las construcciones de los cuatro equipos. Fue muy emocionante”.

coliseo-restauracion-7

6 febrero 2016 at 8:34 pm 5 comentarios

Limpian pirámide de 2.000 años en Roma

La única pirámide sobreviviente de la antigüedad en Roma tiene una nueva cara.

roma_piramide_cestia

Una mujer camina frente a la Pirámide Cestia en Roma el miércoles 3 de febrero de 2016. Foto AP / Domenico Stinellis

Fuente: AP | YAHOO Noticias  03/02/2016

Roma.- Después de que un magnate japonés de la industria textil pagara la limpieza, los arqueólogos están ansiosos por presumir el monumento, construido hace unos 2.000 años como una tumba para enterrar al pretor romano, o magistrado, llamado Cayo Cestio.

Aunque se eleva a 36 metros (119 pies) de altura, desde hace mucho la pirámide ha sido ignorada por los turistas. Décadas de suciedad han ennegrecido el exterior blanco de mármol de Carrara del monumento que se ubica cerca de una intersección muy transitada y una estación de metro. La base de la pirámide ahora está por debajo del nivel del suelo, ya que Roma se ha urbanizado a lo largo de los siglos, así que muchos no aprecian la altura de la pirámide.

Dos veces al mes y sujetas a reservación, se ofrecen visitas guiadas, incluso a la cámara de entierro con frescos, le dijo a la prensa el miércoles el arqueólogo Leonardo Guarnieri.

4 febrero 2016 at 12:02 am 1 comentario

La claudicación de la cultura europea indigna al mundo

«Fue una payasada, nuestros principios merecen respeto: es el reflejo de un mundo imbécil», declara Sartori a ABC

venus-roma

Un visitante fotografía a Venus en el Museo Capitalino – AFP

Fuente: ÁNGEL GÓMEZ FUENTES  |  ABC   31/01/2016

Produjo enfado y sonrojo a los italianos el ver a media docena de estatuas de desnudos cubiertas en los Museos Capitolinos para no molestar al presidente de Irán, Hasan Rohaní, y a la sensibilidad islámica de un país con reglas rígidas sobre la representación de desnudos. «Ha sido una payasada», manifiesta a ABC Giovanni Sartori, politólogo de fama internacional: «Cubrir las estatuas es ridículo, absurdo. Es el reflejo de un mundo imbécil que hace solamente lo que encuentra útil y conveniente al momento. Uno tiene derecho a que se respeten sus principios y tradiciones. Si Irán lo tiene, también lo tenemos nosotros. Se podía haber encontrado otra solución, con un recorrido distinto o un sitio diverso a un museo con desnudos, pero jamás se debió llegar a esta payasada inadmisible».

Sartorti dice que en lugar de los Museos Capitolinos se podía haber recibido al presidente iraní entre Ferraris, dado que, acompañado por un numeroso séquito, con seis ministros y un centenar de empresarios, Hasan Rohaní vino a hacer negocios tras levantarse las sanciones a Irán. Se habría evitado un grave error, que supone una cierta renuncia de nuestra cultura, lo que será recordado siempre y figurará seguramente en las guías turísticas.

2.500 años de libertad

Baste señalar la importancia de una de las obras cubiertas: la famosa y sensual Venus Capitolina, copia romana del original del maestro de los escultores clásicos Praxíteles (siglo IV a.C.). Es una escultura de inimitable belleza, pero además es importante como memoria del original de Praxíteles que se perdió. La Venus testimonia la profunda relación del arte romano con el griego. Ese desnudo de la Venus Capitolina nos da cuenta que la libertad artística forma parte de nuestra cultura desde hace 2.500 años.

Para encontrarnos con parecido disparate de censura, hay que remontarse a los tiempos de los famosos braguetones de Daniele da Volterra, pintor y escultor que pasó a la historia: Poco después de que el Concilio de Trento condenara el desnudo en el arte religioso, Volterra cubrió, por orden de Pio IV, las partes pudendas de las figuras masculinas del Juicio Final de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina.

Así ocurrió

¿Cómo fue posible que se llegara a lo que muchos consideran una humillación de una cultura milenaria? Emisarios de la delegación iraní hicieron notar que habría sido adecuado ocultar esas esculturas, pues la religión islámica prohíbe la representación del cuerpo desnudo. El protocolo italiano se lo tomó con «exceso de celo» y tapó los desnudos por «respeto» al presidente iraní, una actitud injustificable porque en realidad supuso una sumisión cultural. Obviamente, el presidente Rohaní aplaudió y con aire de satisfacción dijo en rueda de prensa: «No pedí nada, pero sé que los italianos son muy hospitalarios e intentan hacer de todo para que uno se encuentre a gusto. Les doy las gracias por ello».

Ni el primer ministro, Matteo Renzi, ni el titular de Bienes Culturales, Dario Franceschini, estaban al corriente de la censura. Irritado por la polémica, que ha adquirido una dimensión internacional, pues todos los medios le han dado gran relieve, Renzi ordenó una investigación. Todo indica que pagará los platos rotos la jefa del protocolo de Palacio Chigi, residencia del primer ministro, Ilva Sapora, de 64 años. De hecho, no viajó, como hace habitualmente, junto a Matteo Renzi en su visita a Berlín el pasado viernes.

La indignación ha sido general en el mundo político: «Cubrir nuestras obras es renegar de nuestra cultura», es el unánime comentario. Las críticas procedieron también del gobierno: Categórico fue el titulares de Exteriores, Paolo Gentiloni: «Cubrir las estatuas fue una estupidez incomprensible». Más severo fue el ministro de Bienes Culturales, Dario Franceschini: «Cualquier persona con sentido común comprende que fue un error trágico».

Analistas e historiadores comentaron también sin ninguna indulgencia el error, entre ellos el profesor Andrea Carandini, famoso arqueólogo: «Quien viene a Italia tendría que comportarse como nosotros cuando somos invitados a cenar. La casa del amigo o del extranjero nos puede gustar o no, nos puede parecer bien o no que se rece antes de comer, que se diga «buen provecho», pero no nos sentamos en el suelo si hay sillas y no tapamos sus cuadros si el arte no nos gusta. Tenemos el derecho de que las costumbres sean respetadas por parte de quienes vienen a visitarnos». Precisamente, existe un lema, convertido en regla para sobrevivir en la ciudad eterna: «En Roma haz como hacen los romanos». Pero esta vez se hizo como dijeron los iraníes, comprendida la cena de gala sin vino. En Italia ninguno osó hablarle al presidente iraní de derechos humanos, constantemente violados en su país. Pesaron más los negocios y el oro persa. Una humillación y una vergüenza, impropias del «made in Italy».

31 enero 2016 at 6:55 pm 3 comentarios

Roma muestra parte de la necrópolis en la que fue enterrado San Pablo

Roma mostrará desde hoy el sepulcro de la vía Ostiense, parte integrante de una necrópolis mucho más amplia y que aún permanece sepultada e inexplorada en la que, según la tradición, fue enterrado el Apóstol San Pablo.

necropoli_di_san_paolo

La necrópolis de San Pablo se extendía a lo largo de la Vía Ostiense, la vía que comunicaba Roma con el puerto de Ostia. Foto: Sovrintendenza Capitolina

Fuente: Gonzalo Sánchez – EFE  |  LA VANGUARDIA   30/01/2016

La apertura al público de este yacimiento arqueológico se enmarca en los actos del Año Santo Extraordinario de la Misericordia, convocado por el papa Francisco hasta el próximo 20 de noviembre.

Las visitas, gratuitas, tendrán lugar una vez al mes hasta el próximo junio y serán explicadas por los técnicos de la superintendencia cultural del ayuntamiento romano.

Estos restos, al aire libre desde que fueron desenterrados en 1917, son “una pequeña porción de una amplia necrópolis en la que fue enterrado el mártir San Pablo”, según explicó a Efe la arqueóloga Cristina Carta.

La mayor parte de este área sepulcral permanece sepultada y, como recuerdo de su remota existencia, en la actualidad puede verse este sepulcro y, unos metros más adelante, la imponente Basílica de San Pablo, donde fue enterrado el apóstol tras ser decapitado por Nerón, en aquellos años de persecuciones y cultos clandestinos.

Ahora el visitante podrá recorrer los laberínticos callejones que componen este sepulcro y adentrarse en los angostos panteones familiares que lo componen.

La necrópolis estuvo en funcionamiento entre el siglo I a.C y el IV d.C y se extendía a lo largo de la vía Ostiense, la que unía el corazón de la Roma “caput mundi” con el importante puerto de Ostia.

La vía Ostiense era hace dos milenios un concurrido camino recorrido por las numerosas personas que llegaban a la capital del Imperio desde múltiples lugares y, muestra de ello, son algunas lápidas con inscripciones en griego que pueden apreciarse.

Asimismo pueden visitarse las austeras salas en las que eran depositadas las cenizas de los difuntos, los columbarios, pero también los ricos receptáculos reservados a las más notables “gens”.

En cualquier caso, tanto los enterramientos más pobres como los más fastuosos de este área dan muestra de la importancia que la muerte tenía en el idiosincrasia romana.

El visitante podrá descubrir las delicadas decoraciones que han sobrevivido al paso de los siglos y que reproducen en asombroso buen estado iconografías como la paloma, el pavo real o el pegaso, símbolos todos del tránsito al más allá.

Pero si por algo es importante el sepulcro de vía Ostiense es porque, según la arqueóloga, “ofrece una documentación puntual sobre el paso del rito de la incineración al de la inhumación”, dos rituales vigentes de manera simultánea durante “mucho tiempo”.

La mayor parte de este lugar está destinado a acoger cenizas pero su nivel más reciente documente el empleo de las inhumaciones.

El punto de inflexión se ubica a partir del siglo II, cuando se impuso el rito del enterramiento debido a la preponderancia que estaba adquiriendo la nueva religión, el Cristianismo, en perjuicio de los credos paganos politeístas, condenados a la extinción.

“Todas las áreas sepulcrales suponen una importante documentación tanto desde el punto de vista del estudio de los grupos sociales y de las técnicas constructivas y decorativas, como de los rituales usados dentro de estos recintos”, explicó Carta.

Entre los objetos hallados están los usados durante ritos como el “refrigerium”, el banquete que se hacía en torno al finado, o el óbolo a Caronte, la moneda que se dejaba bajo la lengua del difunto para que este pagara su viaje al más allá.

También numerosas falanges ya que los romanos creían que una parte de su cuerpo debía permanecer intacta en el mundo de los vivos, por lo que era depositada junto a sus cenizas en las urnas funerarias.

Sea como fuere, Carta asegura que esta necrópolis fue, sin lugar a dudas, un espacio extenso que acogió numerosos enterramientos, entre ellos el del “apóstol de las gentes”, San Pablo.

Con el fin de las persecuciones, al comienzo del siglo IV, el emperador Constantino hizo construir una basílica sobre el lugar en el que los cristianos veneraban la memoria de San Pablo, enterrado en una necrópolis por su condición de ciudadano romano.

Este templo ha ido evolucionando con el paso de los siglos y en él puede verse un sarcófago en el que según la Iglesia Católica reposan los restos del apóstol.

30 enero 2016 at 9:50 pm 1 comentario

Italia halla una culpable por el ridículo de las estatuas desnudas

La jefa de protocolo del Gobierno, en el punto de mira

estatuas-cubiertas

Una de las estatuas cubiertas en los Museos Capitolinos (Giuseppe Lami – AP)

Fuente: EUSEBIO VAL > Roma  |  LA VANGUARDIA   29/01/2016

No hay nada más embarazoso para Italia que hacer una figuraccia (el ridículo) a escala internacional. Son muy sensibles a cómo les ven fuera. Por eso el primer ministro, Matteo Renzi, que tiene a gala ser un gobernante resolutivo, eficaz y a la altura de los tiempos, montó en cólera al comprobar la rechifla en la prensa mundial por la decisión de cubrir las estatuas de desnudos, en los Museos Capitolinos de Roma, durante la visita que efectuó el presidente iraní, Hasan Rohani, el pasado lunes.

La búsqueda de un culpable del desaguisado se hizo perentoria. En el palacio Chigi –sede de la jefatura del Gobierno– se abrió una investigación interna. Lo mismo decidió hacer el Ayuntamiento de Roma, del que dependen los museos en cuestión. Pero, según la prensa italiana, parece que el chivo expiatorio está ya bastante claro. A la espera de una conclusión definitiva, se atribuye la responsabilidad de lo sucedido a la jefa de protocolo de la presidencia del Gobierno, Ilva Sapora, una mujer de 64 años, elegante y atenta, que lleva en el puesto desde el año 2000 y que ha trabajado con varios primeros ministros de todos los colores políticos. Se dice que la relación con Renzi ha sido óptima desde el primer momento.

El exceso de celo de Sapora, su deseo de no ofender al huésped iraní –cuya delegación llegó dispuesta a firmar diversos contratos multimillonarios con empresas italianas–, al parecer llevó a la decisión de cubrir las estatuas con una especie de cajas, como si estuvieran embaladas y listas para una mudanza. Quizás no fue tanto el miedo a que Rohani pudiera escandalizarse con las venus romanas sino que fuera fotografiado mirándolas. En cualquier caso, aunque se la acabe responsabilizando del error, quedarán dudas sobre si toda la culpa debe recaer en ella o actuó por sugerencias de más arriba. El ministro de Cultura, Dario Franceschini, ya dijo no haber tenido nada que ver con la casta censura de las esculturas, y exculpó también ­al propio Renzi.

De Sapora han comenzado a airearse otros episodios comprometedores. Durante una cena en honor del rey de Jordania, en diciembre pasado, Renzi protestó porque la comida y el vino no estaban a la altura de los invitados. Peor aún fue el lío que se montó durante una reciente visita de Renzi a Arabia Saudí. Según desveló el rotativo Il Fatto Quotidiano, los generosos saudíes pretendían regalar relojes Rolex a toda la delegación italiana. No ha quedado claro si se rechazó el obsequio o si algunos en el séquito sí acabaron llevándose el preciado regalo en la muñeca.

De la jefa de protocolo, que pronto estará en edad de jubilación y que, según La Stampa, cobra 197.000 euros anuales, también se ha escrito que no habla nada bien el inglés, lo cual es una carencia grave e incomprensible en la función que desempeña.

El interés por el tema de las estatuas y la vergüenza sufrida llevó al Corriere della Sera a publicar los comentarios, algunos jocosos, dejados por ciudadanos iraníes en la red y a desvelar obras de arte que son públicas en Irán y que muestran desnudos, como una estatua de Hércules del año 153 antes de Cristo, en la provincia de Kermanshah, o los frescos de la catedral armenia de Vank, en Isfahan.

El tono de las críticas en comentarios y editoriales ha incidido en la innecesaria sumisión italiana a los valores del huésped y a la falta de reciprocidad en muchos países musulmanes. Ha dolido especialmente que el protagonista del incidente haya sido el patrimonio cultural, la riqueza nacional de la que Italia se siente muy orgullosa.

29 enero 2016 at 9:21 am 1 comentario

Los desnudos romanos que el presidente iraní no pudo ver

La decisión de tapar las esculturas de los Museos Capitolinos como señal de respeto a la cultura de Rohani y su séquito ha desatado la polémica en Italia

museos-capitolinos

Fuente: ASTRID MESEGUER, SILVIA COLOMÉ > Barcelona  |  LA VANGUARDIA   27/01/2016

Una gran polémica se ha desatado en Italia tras la visita a Roma del presidente iraní, Hasán Rohani. La noticia saltó el lunes por la tarde, cuando los asistentes al encuentro de Rohani con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, se dieron cuenta de que la mayoría de las estatuas clásicas de mujeres y hombres desnudos de los Museos Capitolinos habían sido escondidas tras cajones de madera blanca. ¿El motivo? Según la agencia de noticias italiana Ansa, la decisión fue tomada como una señal de respeto hacia el presidente iraní y su multitudinario séquito.

galata-capitolino

Galata Capitolino. Dotada de gran pathos, la estatua representa a un galo (gálata) herido. Museos Capitolinos

Las fotografías del encuentro de este lunes mostraban a ambos mandatarios posando al lado de una estatua de Marco Aurelio, el ecuestre emperador romano. Sin embargo, las esculturas nudistas de las proximidades habían sido escondidas tras los altos paneles.

Ni el Ayuntamiento de la ciudad ni la jefatura del Gobierno han querido desvelar de quién partió la iniciativa, pero, según sostiene el diario Il Messaggero, fue la propia delegación iraní la que, días antes de la llegada de Rohani, pidió que se cubriesen las Venus desnudas y otras estatuas “por respeto a su cultura”.

amor-y-psique

Amor y Psique. De un original griego del s. II a.C. Origen: Procedente de Roma, Aventino – cercanías de la iglesia de S. Balbina (Museos Capitolinos)

Esta decisión ha sido criticada por algunos políticos italianos, que han tildado el asunto de “cosa de locos”. Tampoco ha gustado en absoluto a algunos representantes de la cultura italiana. “No se puede esconder la propia cultura, la propia religión ni la propia historia. Ha sido una decisión equivocada”, ha asegurado a la emisora pública Rai3 el arqueólogo Giuliano Volpe, presidente del Consejo Superior para los Bienes Culturales del Ministerio italiano de Cultura.

venus-capitolina

Venus Capitolina. De un original de Praxíteles (siglo IV a.C.) (Museos Capitolinos)

En otro gesto conciliador por parte de los funcionarios italianos, no se sirvió tampoco alcohol en la cena oficial, un criterio diplomático normalizado durante la visita de personalidades musulmanas .

El martes por la tarde fue el turno de la reunión entre Rohani y el papa Francisco, al que se unieron otros altos cargos eclesiásticos en un encuentro donde los dos líderes mantuvieron una charla “cordial”, según fuentes del Vaticano, que añadieron que ambos compartieron “valores espirituales en común”. La reunión, en la que se abordaron temas como la lucha contra el terrorismo y el tráfico de armas, se prolongó durante 40 minutos e incluyó un intercambio de regalos.

apolo-del-omphalos

Estatua de Apolo. Copia del Apolo del Omphalos, atribuido al escultor Kalamis (480-460 a.C.) (Museos Capitolinos)

La visita de Rohani a Italia, la primera a Europa de un presidente iraní en 16 años, finaliza este miércoles por la mañana con una visita al Coliseo, donde no hay peligro de toparse con ninguna estatua desnuda.

No es la primera vez que Renzi , fiel defensor de la herencia cultural italiana, ha procurado ser delicado en materia cultural durante una reunión destacada. En octubre se acordonó la estatua desnuda del artista americano Jeff Koons durante una visita a Florencia de Renzi y el actual príncipe de la corona de Abu Dhabi. Sin embargo, en ese caso, la escultura del David de Miguel Ángel se mantuvo al descubierto.

antinoo-capitolino

Antinoo Capitolino. Época adrianea (Museos Capitolinos)

27 enero 2016 at 6:21 pm 1 comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

National Geographic Historia-1

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

febrero 2016
M T W T F S S
« Jan    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.355 seguidores