Inventos griegos: Los autómatas de Herón

Desde el siglo III a.C. surgió en Alejandría una escuela de científicos que crearon sofisticadas máquinas, incluidos autómatas que imitaban los movimientos de seres vivos. Herón fue el más célebre de estos inventores

inventos_griegos

Herón hace una demostración ante los sabios de Alejandría de uno de sus mecanismos más emblemáticos, la eolípila, una bola hueca que rotaba por el vapor que salía del recipiente colocado debajo. Grabado del siglo XX. SCIENCE PHOTO LIBRARY / AGE FOTOSTOCK

Por Paloma Ortiz. Licenciada en Filología Clásica y traductora de los tratados de Arquímedes, Historia NG nº 138

Aunque suele decirse que los antiguos griegos mostraban desprecio por las materias técnicas, en realidad esta actitud era propia de una minoría intelectual, no del conjunto de la población. De hecho, hay muchos indicios que muestran que la destreza manual y el trabajo especializado eran apreciados y admirados por la mayoría de los helenos. Incluso existía una categoría de inventores llamados prôtoi heuretaí, «descubridores primeros», que gozaron de gran estima, hasta el punto de que algunos fueron considerados divinos, como en el caso de Apolo, inventor de la lira.

Los griegos inventaron gran número de técnicas y máquinas. La mayoría eran de uso práctico y se utilizaban en la construcción, la carpintería, la navegación o la guerra. Muchas llegaron a ser notablemente complejas: incorporaban palancas, ruedas, ejes, poleas e incluso tornillos, y se accionaban no sólo mediante la fuerza humana o animal, sino también por energía hidráulica o aire comprimido. Pero quizá la máxima expresión de la inventiva griega se encuentre en unos artilugios que no tenían una función económica concreta, pensados para asombrar a los espectadores con su capacidad para moverse por sí mismos e imitar las acciones de un ser vivo: los autómatas.

El interés de los griegos por estos mecanismos se remonta muy atrás en el tiempo; por ejemplo, ya Homero habla en la Ilíada de los autómatas creados por Hefesto, el dios del fuego y la forja. Sabemos, asimismo, que existieron obras que se ocupaban de estas materias, pero casi todas se han perdido, por lo cual sólo conocemos los logros de los inventores más antiguos por las anécdotas que se cuentan sobre ellos. Es el caso del primer inventor documentado, el pitagórico Arquitas de Tarento que entre los siglos IV y III a.C. compaginó la dedicación a la matemática teórica con la ingeniería, como hicieron muchos de los grandes inventores griegos. A Arquitas se le atribuían, además de la invención del tornillo, la fabricación de una paloma de madera que llegó a volar y que «se sostenía por contrapesos y se movía a base de aire encerrado dentro».

El siglo de los inventos

Sin duda, el siglo III a.C. fue el «gran siglo de los inventos» griegos. Arquímedes, el gran matemático de Siracusa (Sicilia), ideó sistemas de poleas para desplazar grandes cargas, su famoso tornillo –que facilitaba sacar a la superficie el agua acumulada en el fondo de las minas– y múltiples ingenios de guerra, entre ellos poderosas catapultas. En Alejandría, Ctesibio construyó el primer órgano hidráulico y el primer reloj de agua preciso, y también fue el primero en emplear la fuerza del aire y del agua a presión en sus mecanismos, dando así los primeros pasos en el desarrollo de la hidráulica. De él derivan probablemente muchas de las ideas básicas desarrolladas por su discípulo Filón de Bizancio y, más tarde, por Herón de Alejandría en el siglo I d.C.

No es casual que Ctesibio, Filón y Herón desarrollaran su actividad en Alejandría. Desde su fundación en 332 a.C. por Alejandro Magno, la ciudad se convirtió en la gran capital cultural del Mediterráneo y atrajo a una larga serie de estudiosos que trabajaron en sus célebres biblioteca y museo. Al mismo tiempo, el ambiente alejandrino tuvo mucho que ver con el interés de estos mismos científicos por el desarrollo de los autómatas. Muchos fueron creados ex profeso para las celebraciones públicas, con el objetivo de entretener, sorprender y, al mismo tiempo, mostrar la magnificencia y el poderío de los gobernantes que organizaban los eventos.

Alejandría, destino de sabios

Demetrio de Falero fue un político y filósofo ateniense que se trasladó a Alejandría a principios del siglo III a.C. Allí se dedicó, entre otras cosas, a organizar procesiones que «iban precedidas por un caracol mecánico que se movía por sí mismo y que escupía baba», según recoge el historiador Polibio (aunque hay quien interpreta que lo que escupía era agua perfumada). El rey Ptolomeo II Filadelfo, por su parte, organizó en Alejandría una gran procesión dionisíaca en la que, según Ateneo, participaron, ricamente ataviados a expensas del rey, cortejos de silenos, sátiros, victorias con alas de oro, niños con incienso y mirra, bacantes… y un autómata que representaba a Nisa, la ninfa que amamantó a Dioniso, sentada en un carro. La figura, de unos dos metros de alto, iba «revestida con una túnica amarilla con bordados de oro y envuelta en un manto laconio. Se ponía en pie mecánicamente, sin que nadie le acercara las manos, y tras hacer una libación de leche con una pátera de oro, se sentaba de nuevo. En la mano izquierda llevaba un tirso atado con vendas, y portaba una corona de hiedra de oro y racimos de piedras preciosas muy valiosos».

Al igual que otros muchos sabios, Ctesibio también ideó artilugios mecánicos destinados a los espectáculos públicos. Concretamente se le atribuye un ritón –un vaso ritual para las libaciones– que representaba al dios egipcio Bes y que cuando se abría para que corriera el vino emitía un sonido de trompeta. Se lo había encargado el almirante Calícrates, perteneciente al círculo ptolemaico, y estaba depositado como ofrenda en el templo de Arsínoe-Afrodita, cerca de Alejandría. Pero quien dejó mayor número de estas invenciones espectaculares fue Herón de Alejandría, al que se ha considerado como el inventor por excelencia de la historia griega.

Las creaciones de Herón

No queda mucha información sobre la vida de Herón. Sólo sabemos que nació en Alejandría y que algunos manuscritos le dan el sobrenombre de mechanikós, término que se aplica a personas astutas, ingeniosas o hábiles para inventar o construir instrumentos para un fin concreto. Se ha debatido incluso sobre cuándo vivió, aunque hoy día se lo sitúa de modo prácticamente unánime a mediados del siglo I d.C.

Matemático e ingeniero, como sus predecesores, Herón no fue un gran creador. Él mismo reconocía su deuda con quienes le precedieron, pues en el prólogo de su Pneumática afirma que escribe porque «hay poner en orden lo que nos transmitieron los antiguos y añadir lo que nosotros mismos hemos descubierto». Escribió tratados sobre instrumentos de carácter práctico, como el dedicado a la dioptra –un instrumento que se usaba para medir distancias angulares en topografía y astronomía– o a la construcción de máquinas de tiro. Sin embargo, los más recordados hoy en día son los que dedicó a la pneumática y la construcción de autómatas, en los que se describen numerosos mecanismos ideados por el propio Herón o perfeccionados a partir de modelos anteriores.

Muchos de ellos pretendían producir sorpresa y asombro en los espectadores, para lo que Herón ponía cuidado en dejar oculto el mecanismo. Y es que ya decía Aristóteles, en la Mecánica, que «los artesanos […] fabrican el instrumento ocultando su principio para que quede a la vista sólo lo admirable del mecanismo, mientras que la causa queda invisible». Herón era muy consciente de la importancia del efecto sorpresa. En uno de sus tratados escribe: «Tenemos que servirnos necesariamente de las medidas indicadas, pues si son mayores cabrá sospecha respecto al espectáculo de que haya alguien dentro moviéndolo. Por eso, tanto en los autómatas fijos como en los que andan hay que tener cuidado con los tamaños, por si surge la sospecha». Entre sus proyectos encontramos «ritones mágicos» de los que mana agua, vino o una mezcla de ambos; pájaros que emiten sus trinos cuando se acercan a beber, o jarras que «cantan» cuando se las llena. Herón diseñó un método para que al abrirse la puerta de un templo sonara una trompeta, e incluso un sistema de apertura automática de las puertas de un templo cuando el sacerdote prendía fuego en un altar para realizar un sacrificio; cuando el fuego se apagaba, las puertas se cerraban. Hasta ideó una especie de «máquina tragaperras»: una vasija que dejaba fluir el agua de las abluciones cuando se le echaba una moneda.

Juguetes sofisticados

Ciertos investigadores piensan que todas las invenciones de Herón tenían una función religiosa, pero el ritón del que manaban ora agua, ora vino parece una broma poco piadosa, y tener que pagar por el agua de las abluciones raya en lo irrespetuoso. En cuanto a las «puertas automáticas» de los templos, es impensable que el mecanismo estuviera pensado para puertas y edificios auténticos; de hecho, Herón no habla de «templos» (naoí), sino de «maquetas de templos» o «templos pequeñitos» (naískoi).

Cabe suponer más bien que las piezas cuya construcción describe Herón estaban hechas a imitación de los grandes autómatas que aparecían en los eventos públicos sufragados por los gobernantes: eran encargadas por personajes de las clases pudientes para exhibirlas ante sus invitados en un banquete. Como sólo las iban a contemplar grupos reducidos, las piezas no debían ser grandes y podían ser mecanismos delicados y de bellas proporciones. Al igual que los grandes autómatas en las procesiones, debían despertar el asombro de los espectadores y poner de relieve la magnificencia del dueño de la casa. Eran, pues, en cierto modo, juguetes, pero juguetes de enorme sofisticación, ilustrativos del extraordinario nivel que los griegos alcanzaron en la mecánica, en la hidráulica y en la artesanía de precisión.

Para saber más

Ciencia griega. Benjamin Farrington. Icaria, Barcelona, 1986.
Arquímedes, el gran inventor de Grecia. Historia NG, n.º 122.
Alejandría. Lindsey Davis. Edhasa, Barcelona, 2009.

7 julio 2015 at 8:50 am Deja un comentario

En busca de la eternidad

Una exposición en el MuCEM de Marsella reúne más de 200 piezas relacionadas con las creencias de las tres grandes civilizaciones de la cuenca mediterránea: Egipto, Grecia y Roma

migraciones_divinas_1

Fuente: NATIONAL GEOGRAPHIC

La exposición temporal Migraciones divinas, sobre las creencias religiosas que se dispersaron por la cuenca mediterránea en tiempos antiguos, se puede visitar hasta el 16 de noviembre en el Museo de las Civilizaciones de Europa y del Mediterráneo (MuCEM), inaugurado junto al puerto de Marsella en 2013. La muestra reúne más de 200 piezas, fechadas entre el III o II milenio a.C. y el siglo III d.C., procedentes de las tres grandes áreas de la civilización mediterránea antigua: Egipto, Grecia y Roma. El mar Mediterráneo favoreció el intercambio entre estas tres culturas, unas veces a través de las actividades marítimas y el comercio y otras veces como consecuencia de los conflictos militares y las conquistas. Las religiones politeístas generalmente aceptaron a los dioses de las civilizaciones extranjeras, hasta el punto de que fueron asimilados y se crearon nuevos cultos y formas divinas. Serapis, por ejemplo, es un caso ejemplar de divinidad sincrética greco-egipcia. Asimismo, el culto a la divinidad Mitra, de origen indoiranio, fue adoptado por los soldados romanos.

migraciones_divinas_3

La esperanza de renacer

Desde tiempos remotos, los integrantes de cada cultura buscaron respuestas a sus propias cuestiones existenciales. En el prólogo de la exposición se exhiben dos piezas tremendamente antiguas que sumergen al visitante en un mundo misterioso e inconcebible: un ídolo de la cultura cicládica y una estatuilla del período predinástico de Egipto que representa a una mujer con los brazos levantados. La primera parte de la muestra está dedicada al panteón como concepto, es decir, el conjunto de dioses de una mitología politeísta, de tipo jerárquico en el caso egipcio y familiar en el caso griego, con Zeus originando toda esta genealogía tan compleja. Dioniso es el dios griego más representado en esta exposición, en un total de quince piezas. La segunda parte explora los caminos que siguió la humanidad en su búsqueda desesperada por la eternidad: a través de los ritos, los cultos públicos y privados e incluso la magia. Al escoger una escena dionisíaca  para decorar su sarcófago, un romano abrigaba la esperanza de renacer. La última parte está dedicada a los encuentros e intercambios de los diferentes cultos en la cuenca mediterránea y reúne unas piezas tan maravillosas como una cabeza de Vajrapani, una deidad del budismo, identificada aquí como Heracles, procedente de la cultura sincrética que floreció en Gandhara.

migraciones_divinas_4

7 julio 2015 at 8:45 am Deja un comentario

Obras comentadas: Las Hilanderas de Velázquez

Con motivo de la celebración del Día internacional de la mujer y dentro del III Festival Miradas de Mujeres, Ángela Molina, critica de arte, comenta la obra Las Hilanderas de Diego Velázquez

6 julio 2015 at 7:00 pm Deja un comentario

Valencia, próximo destino de Romanorum Vita

romanorum-vita

Fuente: Romanorum Vita

El próximo 22 de julio, Romanorum Vita se instala en el paseo de Neptuno de Valencia, donde podrá visitarse durante todo el verano, hasta el 9 de septiembre. Sumérgete en nuestra carpa y descubre cómo era la vida cotidiana en una ciudad de la Antigua Roma. Podrás disfrutar de una fiel reproducción de calles y hasta de una domus romana, basadas en testimonios arqueológicos de hace 2.000 años. Una experiencia museográfica llena de sorpresas que te transportará en el tiempo…

6 julio 2015 at 8:31 am Deja un comentario

Amfípolis, en Grecia, la tumba de Europa

Atenas no tiene fondos para su inmenso patrimonio. El Parlamento Europeo trata de mantener la financiación del gigantesco sepulcro relacionado con Alejandro Magno

amfipolis-cariatide

Cariátide hallada en Amfípolis, hoy sin fondos para la excavación / ABC

Fuente: BEGOÑA CASTIELLA  |  ABC      06/07/2105

Hace apenas unos días Silvia Costa, la eurodiputada italiana que preside la Comisión de Cultura y Educación del Parlamento Europeo, visitó la excavación de Amfípolis, en Macedonia, un yacimiento gigantesco relacionado con Alejandro Magno. Lo ha hecho acompañada de ocho representantes de su comité y de la arqueóloga griega responsable, Katerina Peristéri. La mera posibilidad de la salida griega del euro y la quiebra del Estado hacen temer por este y muchos otros yacimientos en los que la arqueología cifra el origen de la cultura occidental.

La eurodiputada italiana insistió que era obligación de todos los parlamentarios europeos el apoyar el trabajo realizado en este sitio arqueológico para que continúen las excavaciones y la labor de restauración, pero sobre todo para que se reconozca como un monumento protegido de la Unesco. Y añadió que esperaba que haya una solución en el conflicto de Grecia y la UE para que se puedan utilizar fondos comunitarios para proteger el monumento.

La noticia fue acogida con alegría por Katerina Peristéri, la arqueóloga encargada por el Ministerio de Cultura de esta excavación desde hace varios años. Porque el actual gobierno ha dejado claro que en este momento no existe posibilidad de seguir financiando los trabajos de restauración con fondos del ministerio: el Ministro Alterno de Cultura, Níkos Xidákis, visitó recientemente Amfípolis y declaró que ya ha recibido la ayuda financiera programada, comentando que «no existen muchas excavaciones en Grecia recibiendo semejante ayuda. Esto no es necesario todo el tiempo». Añadió que la excavación se estaba tomando un respiro necesario y que la señora Peristéri había comenzado ahora el estudio de lo que se había descubierto, así como el del mantenimiento del sitio arqueológico.

La situación actual refleja el cambio de gobierno y la desesperada falta de liquidez del Estado griego. Situación muy diferente de la de la primavera y verano de 2014, cuando se dieron a conocer los grandes hallazgos de este enterramiento (las esfinges, las cariátides, las tres salas ,el mosaico y las tumbas) y el gobierno presidido por el conservador Andónis Samarás le dio gran importancia. Samarás visitó personalmente la excavación con su esposa, y supo encontrar financiación extraordinaria (y algunas empresas privadas de la zona donaron más dinero y materiales).

Se nombró entonces una encargada exclusivamente para las relaciones con los medios a una conocida periodista, Ana Panayótarea, que es también profesora adjunta de periodismo y medios de comunicación de la Universidad de Tesalónica (también estuvo casada unos años con el arqueólogo Dimitris Patermalis, Director del Museo de la Acrópolis). Era algo nunca visto en Grecia: una excavación con su propia encargada relaciones públicas (se comenta que no cobró por este trabajo que abandonó antes de las elecciones generales). Todo ello mostraba el interés del gobierno en este enterramiento, no solo por la calidad de esta tumba del siglo IV a. C., sino por su situación geográfica.

Comenzaron entonces rumores nunca confirmados: que si podía ser la tumba final del propio Alejandro Magno, de su madre, de sus generales mas cercanos… Pero Amfípolis está situada en la región de Macedonia. Y es conocido el interés de Atenas por dejar bien claro que toda Macedonia era griega, parte del reino de Filipo II de Macedonia. Una manera de reforzar su posición en el conflicto con el nombre del vecino Estado conocido oficialmente como la Antigua República Yugoslava de Macedonia (y por sus siglas en inglés, FYROM), que los griegos no quieren reconocer formalmente como República de Macedonia. Aun se sigue negociando el nombre.

El patrimonio, en peligro

En estos últimos meses se ha visto algo muy claro: el patrimonio cultural griego está en peligro. Sin medios, sus arqueólogos y expertos trabajan con dificultad, sus museos no pueden estar abiertos suficientes horas, no hay fondos para asegurar la vigilancia de todos los sitios arqueológicos, muchos de los cuales permanecen cerrados. Y cabe pensar que la cultura es también Europa. La prioridad es pagar sueldos y pensiones, el funcionamiento de hospitales y demás servicios imprescindibles. Fuera de la UE, la quiebra tendrá un precio elevado para el patrimonio y consecuencias dramáticas para la cuna de la cultura occidental. Pero Atenas no puede ahora por sí misma cuidar de la memoria de Europa.

Un lugar único

Amfípolis es un caso único en la arqueología griega: un lugar habitado desde 3.000 a. C., donde los atenienses, debido a su situación estratégica y a los minerales encontrados en la zona, fundaron una primera colonia en 497 a.C. Aquí reinó después Filipo II de Macedonia y nació Alejandro, conquistador de medio mundo. Tras la hegemonía romana siguió siendo una zona influyente durante siglos. El yacimiento fue descubierto en el s.XIX e investigado por la Escuela arqueológica francesa, y posteriormente por arqueólogos griegos. La tumba, en la colina Kasta, fue desenterrada en el 2012 y su perímetro, de 497 metros, la convirtió en la mas grande descubierta en el país. Los posteriores descubrimientos de la entrada con dos impresionantes esfinges, las cariátides en una de las salas, el magnífico mosaico y las tumbas demostraron que se trataba de un enterramiento importante y de gran calidad artística.

6 julio 2015 at 8:22 am Deja un comentario

Una pistola láser desvelará el misterio del Lapis Niger

lapis-niger-1

Fuente: Sara Grattoggi  |  La Repubblica     04/07/2015
Fotos: Franz Bienvenido / F3PRESS

Una “pistola láser” para resolver el misterio de una de las inscripciones latinas más antiguas que existen. Es el cipo del Comicio, descubierto a finales del siglo XIX bajo el Lapis Niger (piedra negra) por Giacomo Boni. Para facilitar el trabajo de los epigrafistas estarán los resultados del proyecto que ha realizado la Superintendencia Especial para el Coliseo y los Bienes Arqueológicos de Roma bajo la dirección de la arqueóloga Patrizia Fortini y la arquitecta Maddalena Scoccianti. De hecho, por primera vez se experimenta en el campo de la arqueología con la tecnología de última generación de escáner láser Cam2 Arm. Será utilizada para realizar una lectura digital en alta definición de la inscripción sagrada presente en el santuario arcaico bajo el Lapis Niger, en el centro del Foro Romano junto a la Curia. Se podrá disponer así de una “fotografía” fiel de la inscripción del 575 a. C., oculta parcialmente por capas sucesivas.

lapis-niger-2

lapis-niger-5

lapis-niger-7

lapis-niger-14

lapis-niger-19

5 julio 2015 at 12:59 pm Deja un comentario

Hallada en Salento (sur de Italia) la estatua de Minerva cantada en la Eneida

Salento, la diosa de 4 metros en el lugar del desembarco de Eneas

salento-minerva

Fuente: Lorenzo Madaro  |  La Repubblica    04/07/2015
Fotos: Pasquale Rizzo

La “fortaleza con el templo de Minerva” donde, según Virgilio, desembarcó Eneas tras la caída de Troya podría estar en Salento. En los últimos días en Castro un grupo de arqueólogos dirigidos por Amedeo Galati ha encontrado una estatua femenina mutilada de grandes dimensiones. La obra data presumiblemente del siglo IV antes de Cristo y podría representar a la diosa Minerva, confirmando así la hipótesis de los descubridores del hallazgo, aunque por el tipo de vestido corto también podría tratarse de Ártemis. En tal sentido, serán de utilidad las investigaciones que se llevarán a cabo próximamente en colaboración con la Superintendencia de Bienes Arqueológicos, la Universidad de Salento y el municipio de Castro.

salento-minerva-2jpg

Hallada a tres metros de profundidad en el centro de Castro, la estatua está desprovista de la cabeza y otros detalles anatómicos, pero muestra rastros excepcionales de púrpura. Los descubrimientos continúan: los arqueólogos han descubierto también la falange de un dedo y un brazo, y se espera poder encontrar con el tiempo los otros elementos que faltan. Si fuera posible recomponerla, la estatua tendría al menos cuatro metros de altura.

salento-minerva-3jpg

5 julio 2015 at 10:44 am Deja un comentario

Entradas antiguas


logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

National Geographic Historia-1

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

julio 2015
L M X J V S D
« jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

RSS Elementos compartidos

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.046 seguidores