Descubren nuevos datos sobre la extraña enfermedad que avergonzaba a Julio César

Un nuevo estudio ha roto el mito sobre el dictador romano desvelando que sufría de apoplejía, y no de epilepsia

cesar-enfermedad

La muerte de Julio César / WIKIMEDIA

Fuente: ABC     25/05/2015

Fue un general destacado en las Galias que, tras años de leal servicio a Roma, tomó el poder y ejerció como dictador. Sin embargo, no son pocos los textos que afirman que padecía una enfermedad que le provocaba unos extraños ataques de forma periódica. Su pequeño talón de Aquiles. Hasta ahora, esta dolencia había sido considerada como una mera epilepsia en base a los datos encontrados. Sin embargo, dos investigadores del Imperial College de Londres han publicado hace menos de un mes un estudio en el que se afirma que el genio militar que dirigió a las legiones romanas hasta innumerables victorias sufría realmente de apoplejía.

La extraña enfermedad que acompaña al César era, hasta hace poco, un misterio. Y es que, únicamente se sabe que –pocos años de ser asesinado en el año 44 a.C.- este líder contaba con una serie de problemas de salud tales cómo mareos, debilidad de las extremidades, dolores de cabeza, depresión y, finalmente, la que más le avergonzaba: una serie de ataques que hacían que se cayera repentinamente al suelo. Durante siglos, la mayoría de los historiadores han aceptado que se trataba de epilepsia.

No creen lo mismo los doctores Francesco M. Galassi y Hutan Ashrafian quienes, tras reevaluar los síntomas de César y estudiar su historial familiar, han establecido en un artículo publicado en la revista especializada «Ciencias Neurológicas» que –realmente- sufría de pequeños derrames cerebrales que dañaron seriamente su salud. «La teoría de que padecía epilepsia no parece tener bases muy serias. Reexaminando las pruebas cuidadosamente, los síntomas se asemejan más a los de una apoplejía», determinan los expertos en su investigación y recogidas por «Discovery News».

Con todo, estos expertos también determinan que, el problema de este diagnóstico, es que sólo se ha hecho en base a lo que algunos historiadores de la época escribieron sobre César. Y es que –a pesar de que él narró pormenorizadamente sus vivencias en los campos de batalla- nunca hizo referencia a su salud. Así pues, son conscientes de que esta teoría es imposible de demostrar.

Los síntomas

Entre los diferentes síntomas que padecía, el biógrafo romano Gayo Suetonio habló de «desmayos repentinos y pesadillas». El historiador Apiano señaló, por su parte, que sufría convulsiones, mientras que Mestrio Plutarco padecía «moquillo de cabeza y ataques epilépticos». En palabras de este último, César se derrumbó repentinamente en la campa de Córdoba (en el 46 a.C.) y, posteriormente, tuvo que retirarse de la batalla de Thapsus (Túnez) después de que su «enfermedad habitual» hiciese mella en él.

Por tanto, tras analizar nuevamente todos los textos, los expertos han determinado que esta enfermedad se correspondería con pequeños ataques cerebro vasculares, los cuales se producen cuando el cerebro se queda temporalmente sin sangre. A su vez, los investigadores han determinado que su personalidad y sus continuas depresiones podrían haber estado inducidos por esta dolencia. «Todos los síntomas cuadran y son compatibles con la apoplejía», explica Galassi en declaraciones recogidas por el diario «The Guardian».

Como prueba de que padecía realmente esta enfermedad, los investigadores hacen referencia a un curioso texto en el que se afirma que el César permaneció sentado mientras el Senado le hizo entrega de un premio. Plutarco señaló que eso se debía a su enfermedad, que hizo que «se sacudiera, girara, tuviese vértigos e insensibilidad». Estos síntomas, según determinan, nada tienen que ver con la epilepsia. «Esa idea es infundada. Creemos que se parte de la suposición de que la padecía, nuestra teoría es más simple y más lógica», añaden Galassi y Ashrafian.

A su vez, los investigadores han logrado establecer que en su familia había antecedentes de este tipo de dolencias. Así lo demuestra Plinio el Viejo, quien escribió que el padre del emperador y otro de sus familiares fallecieron sin previo aviso mientras se ponían sus zapatos. «Incluso si César participó en un estilo de vida activo y se vio beneficiado de una dieta mediterránea, existe la posibilidad añadida de la predisposición genética», completan en el estudio.

Entonces, ¿por qué se extendió la idea de que sufría epilepsia? Al parecer, porque en aquel momento podría haberse entendido como un signo de posesión divina (y aumentaba la leyenda que afirmaba que mantenía contacto directo con los dioses).

25 mayo 2015 at 9:43 pm Deja un comentario

Pedro Olalla: No hay vínculo genético entre democracias actuales y la ateniense

El helenista Pedro Olalla, que acaba de publicar en España “Grecia en el aire”, ha asegurado a Efe que “entre la democracia ateniense y las democracias actuales no hay ningún vínculo genético directo”, ni semejanzas, sino “básicamente diferencias fundamentales”

pedro-olalla

Foto: pedroolalla.com

Fuente: EFE  |  LA VANGUARDIA

grecia-en-el-aireBarcelona, 25 may.- Si en “Historia menor de Grecia” Olalla presentaba un libro de ética, “Grecia en el aire” (Acantilado) es complementario: “se trata de política en el sentido aristotélico” y para hacerlo el lugar ideal es Atenas, “no sólo por haber sido el escenario en el que nació la polis y la política, sino también en el que surgió la democracia y donde está siendo hoy sistemáticamente desmantelada”.

Para Olalla, es importante volver a las fuentes, para recuperar esos valores y oxigenarlos y poner en evidencia, señala, que “lo que tenemos actualmente no es como se nos quiere hacer creer una versión moderna y adaptada a la complejidad presente de la antigua democracia ateniense, sino que es su negación”.

Sostiene que desgraciadamente quienes gestionan nuestras democracias representativas parlamentarias actuales “utilizan el nombre, su prestigio, el sistema del voto y algunos otros rasgos formales de la antigua democracia ateniense para salvaguardar sus propios intereses de clase en oposición al interés general”.

En su opinión, la diferencia fundamental entre la antigua democracia ateniense y las actuales es que “antes el Estado era el conjunto de los ciudadanos, no era un organismo distanciado e independiente que actuaba de forma coercitiva sobre ellos; y ahora hay un ‘ellos’ y un ‘nosotros”.

Reconoce Olalla que en la Grecia clásica no todas las personas eran iguales ni igual de valiosas o de ricas, pero había un deseo de compensar las desigualdades económicas y de otra índole a través de la igualdad política, mientras que “en nuestro mundo actual las desigualdades económicas están en la base de la fuerza política y los más económicamente poderosos son los que más fuerza política consiguen”.

Añade el autor que la democracia griega actual es exactamente igual que la del resto de nuestro mundo: “es heredera de la tradición del republicanismo romano, pasada por el parlamentarismo liberal y reconvertida en instrumento al servicio de las elite económico-financieras, como en la mayoría de países”.

Admite Olalla que pueda haber diferencias de “matices de imperfección” entre las democracias actuales, pero existen “grandes diferencias estructurales entre la democracia antigua y las actuales”.

El experto subraya que el origen de esa imperfección se debe buscar “cuando a partir de la Ilustración y el liberalismo empiezan a surgir movimientos para ganar parcelas de poder frente al absolutismo, que acaban generando un sistema parlamentario inspirado en modelos y textos mucho más provenientes del republicanismo romano, marcadamente patricio, es decir, clasista”.

A su juicio, preceptos de la democracia ateniense como que ‘el ciudadano está facultado para gobernar y juzgar’ siguen siendo hoy “revolucionarios” más de dos mil años después.

Nosotros somos mucho más ciudadanos en el sentido romano, es decir, como “beneficiarios pasivos de una serie de derechos”, lejos de la visión griega ateniense, en la que los ciudadanos eran “portadores activos de la soberanía y protagonistas de su propio gobierno”.

En ese contexto, Olalla piensa que los movimientos que han surgido en algunos países europeos, como Syriza o Podemos, son “reacciones ante la evidencia de que las democracias son muy deficientes en el sentido soberanista del término”, aunque es consciente de que no se puede pasar de la noche a la mañana a un gobierno asambleísta eficaz y generalizado.

“Una dictadura se puede imponer de la noche a la mañana, pero una democracia no se puede imponer del mismo modo, necesita un cultivo profundo de una ciudadanía sobre la que sustentarse y este es un proceso largo y difícil”.

A su juicio, la llegada de Syriza al poder era “necesaria y esperable” y lo consiguió porque tuvo la precaución de no enarbolar un discurso demasiado rompedor con Europa, pero esta actitud está demostrándose, como también era previsible, que es “un corsé que imposibilita la opción de ruptura y que aboca a su gobierno hacia una opción de continuismo”.

Para convertirse en una opción de ruptura, Olalla aboga por que “Syriza plantee abiertamente la negación unilateral de la deuda, la impugnación de los memorandos y del acuerdo de préstamo, la ruptura con la moneda única e incluso la ruptura con la UE”.

Olalla muestra su convencimiento de que “Grecia no tiene vida dentro del euro”, ya que antes de entrar en el euro, “tenía más soberanía, peso económico y más autonomía, más capacidad de relación internacional, tenía pleno empleo, capacidad de ahorro, un crecimiento anual del 4 %, un importante tejido agrícola, y desde su entrada en la moneda única su deuda externa histórica se ha multiplicado por 2,5″.

En el supuesto de mantenerse en el euro, continúa el escritor helenista, “para poder afrontar los planes de rescate tendría que tener un ritmo de crecimiento superior al de China y dedicar al pago de la deuda en los próximos años una parte ingente de su PIB, algo que no es posible y los responsables que están en el gobierno lo saben”.

25 mayo 2015 at 2:10 pm Deja un comentario

Derecha e izquierda del latín

Artículo de Opinión firmado por Alma Bolón publicado en Brecha el pasado 21 de mayo

Hoy, Francia suprime las clases de latín y de griego del ciclo básico de secundaria. Esta iniciativa se conjuga con una reformulación de los programas de historia. La Ilustración pasa a ser bolilla optativa; la trata de esclavos y el colonialismo son obligatorios.

latin-izquierdas

En “Tradición clásica”, su discurso de ingreso a la Academia Nacional de Letras, Juan Introini, escritor, refinado latinista y docente de Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, recordaba a Alfonso Reyes que, en 1930, en ocasión del bimilenario del nacimiento de Virgilio, pedía: “Quiero el latín para las izquierdas”. Introini agregaba que la curiosa exigencia del mexicano podía ser entendida como una respuesta a los denuestos que a la sazón recibían la cultura clásica y el latín, acusados de aristocráticos, elitistas, antidemocráticos, ajenos al pueblo y a las izquierdas que, supuestamente, lo representan. Alfonso Reyes, el regiomontano universal, como se lo llama con tanta pompa como justeza, murió en 1959; Juan Introini nos dejó en 2013.

Hoy, en Francia, la enseñanza del latín y del griego están bajo el fuego nutrido de otro proyecto de reforma educativa, que suprime las clases de latín y de griego del ciclo básico de secundaria. El lector advertido adivinará los argumentos: para evitar su carácter elitista –“solamente” un liceal de cada cinco elige latín o griego– suprímase la fuente de la discriminación y alcáncese el democrático estado en que ningún liceal pueda elegir estudiar esas anticuallas que, además, son caras para el Estado.

Esta iniciativa democratizadora se conjuga con una reformulación de los programas de historia. La Ilustración pasa a ser bolilla optativa; la trata de esclavos y el colonialismo son obligatorios. Historiadores como Pierre Nora perciben en este proyecto una forma de culpabilidad nacional que tiende a reinterpretar la totalidad del desarrollo de Occidente y de Francia a través del prisma del colonialismo y de sus crímenes.

La reforma educativa socialista se basa en dos caballitos de batalla bien conocidos entre nosotros, puesto que forman parte de directivas “pedagógicas” bancomundialistas que Uruguay padece o se intenta que padezca: interdisciplinariedad y flexibilidad. Por “interdisciplinariedad”, simplemente, hay que entender cierto borramiento de lo disciplinar en aras de lo “transversal” (“información, comunicación, ciudadanía”, “ciencias y sociedad”, “cuerpo, salud, seguridad”, etcétera), especie de popurrí cuyo tratamiento efectivamente interdisciplinario exigiría muchísimas horas de preparación docente que nadie pagará. La “flexibilidad” impone que cada centro educativo disponga a piacere de 20 por ciento de la carga horaria, ofreciendo lo que mejor le plazca, a criterio de su director. Esto implica la creación de un mercado educativo, regido por la variedad de ofertas y la competitividad entre ellas, de acuerdo con la clientela enfocada, convertible en financiación estatal y privada así conseguida. Supone, como dice Jean-Claude Mélenchon, el fin del colegio único y la profundización del colegio inicuo.

En los blogs de la prensa electrónica se discute con ahínco. Allí se dan cita los malheridos de las declinaciones que buscan vengar el obligado esfuerzo pasado; los sospechosamente insistentes en los orígenes grecorromanos de Europa; los pseudo prácticos que abogan por el estudio del chino, del inglés y de la economía. Y los dichosos letrados que recuerdan a Théophile Gautier escribiendo en 1834 que, en una casa, la parte de mayor utilidad son las letrinas.

El martes 19, los sindicatos mayoritarios entre los docentes llamaron a paro y manifestación. Aunque la participación fue menos masiva de lo esperado, la suerte todavía no está echada.

23 mayo 2015 at 9:39 am Deja un comentario

Restauran “estatuas humanas” petrificadas en Pompeya

La lava del Vesubio sobre la antigua ciudad romana en el año 79 d.C. dejó decenas de figuras inmovilizadas en la posición previa a la muerte. Fotos impactantes

estatuas-humanas-pompeya-1

Fuente: Infobae
Crédito de las imágenes: AFP

Se calcula que entre 10.000 y 25.000 personas murieron por la terrible erupción volcánica que provocó un fenómeno único en la historia: la petrificación de cientos de hombres, mujeres y niños, que quedaron cubiertos por las sustancias emanadas por el Vesubio. Eso permitió que hoy, dos milenios después, se pueda tener un testimonio arqueológico inigualable de esa época y del trágico evento.

estatuas-humanas-pompeya-2

estatuas-humanas-pompeya-3

estatuas-humanas-pompeya-4

estatuas-humanas-pompeya-5

estatuas-humanas-pompeya-6

estatuas-humanas-pompeya-7

estatuas-humanas-pompeya-8

estatuas-humanas-pompeya-9

estatuas-humanas-pompeya-10

21 mayo 2015 at 10:49 pm Deja un comentario

El pecio Bou Ferrer: un naufragio en la época de Nerón

En 1999, dos buceadores deportivos hallaron los restos de un navío cargado con miles de ánforas hundido en Villajoyosa, en el siglo I d.C.

lingotes-bou-ferrer

Los lingotes de plomo descubiertos en la bodega del Bou Ferrer llevan impresa la leyenda IMP GER AUG, por lo que sólo pueden referirse a un emperador con triunfos en Germania como Calígula, Claudio, Nerón o Domiciano, aunque los investigadores se inclinan por Nerón. También llevan la leyenda CCV, que indica el peso del lingote: 205 libras romanas, que equivalen a 64 kilos cada uno.

Por Carme Mayans. Historiadora. Historia NG nº 136

En la década de 1990, José Bou y Antoine Ferrer, dos buceadores deportivos del Club Náutico de la localidad alicantina de Villajoyosa (La Vila Joiosa), se dedicaban a su afición de buscar barcos pesqueros hundidos en la zona. Una vez localizados, hacían fotografías de los restos de las barcas y de la fauna marina que se asentaba sobre ellas para luego mostrarlas  a los pescadores que tenían curiosidad por saber qué había sido de sus embarcaciones naufragadas.

A finales de 1999, un día en que regresaban de una inmersión que no había dado los resultados esperados, Bou y Ferrer decidieron que podría ser un buen momento para intentar localizar La Barqueta, una embarcación pesquera de madera en desuso que hacía poco había sido hundida intencionadamente en un punto muy cercano del puerto, aunque allí el suelo marino no tenía demasiado atractivo para los buceadores.

Vasijas en aguas turbias

Bou y Ferrer disponían de las coordenadas del hundimiento de La Barqueta, por lo que navegaron hasta el lugar para localizarla mediante una sonda acústica. Una vez fondeados, y cuando se estaban equipando para bajar, un inesperado viento de poniente les arrastró a unos veinte metros de su posición inicial. Los buceadores intentaron levar el ancla, pero al tirar de ella se dieron cuenta de que estaba enganchada y decidieron hacer una inmersión para liberarla.

Cuando hubieron descendido 25 metros, Bou y Ferrer descubrieron que el ancla estaba enganchada en una vasija. Y no una vasija cualquiera, sino que parecía tratarse de un ánfora romana. Los dos amigos realizaron ese día otras tres inmersiones para cerciorarse de su hallazgo y pudieron ver algunas ánforas más. Pero las aguas turbias les impedían la visión más allá de un metro de distancia, por lo que no se dieron cuenta de que en realidad había cientos de recipientes diseminados sobre la estructura de un antiguo navío sorprendentemente bien preservado. Más tarde, cuando las condiciones de visibilidad mejoraron, los dos buceadores volvieron a la zona armados con una cámara y pudieron tomar fotografías del fondo marino y de los espectaculares restos arqueológicos que se conservaban allí.

Huellas de saqueo

En abril del año 2000, Bou y Ferrer comunicaron su descubrimiento al Museo Municipal de Villajoyosa y entregaron las fotografías que habían realizado. El museo informó al Centro de Arqueología Subacuática de la Comunidad Valenciana, que tomó cartas en el asunto y en enero de 2001 encargó a los arqueólogos Carlos de Juan y Gustavo Vivar que acudiesen al enclave con los descubridores. Tras varios intentos fallidos localizaron el yacimiento, pero cuando Bou y Ferrer se sumergieron vieron enseguida que no se hallaba en el mismo estado. Sin duda, se había difundido la voz del hallazgo y en los meses anteriores otros buceadores habían sustraído gran número de ánforas. Los arqueólogos, alarmados, cobraron conciencia de que si no se ponía freno al expolio el yacimiento desaparecería en poco tiempo.

Fue así como en mayo de 2001 se puso en marcha un proyecto de protección que preveía la colocación de una estructura sobre el cargamento de ánforas. En 2006, un equipo dirigido por Carlos de Juan y Franca Cibecchini –con financiación de la Dirección General de Cultura de la Generalitat Valenciana, la Universidad de Alicante, el Vila Museu y el Club Náutico de Villajoyosa– emprendió las excavaciones en el pecio, que recibió el nombre de sus descubridores: Bou Ferrer. Los arqueólogos constataron que se trataba de una nave romana de unos treinta metros de eslora, lo que la convertía en el mayor barco romano en excavación de todo el Mediterráneo. El navío llevaba un enorme cargamento de ánforas, de las que hasta la fecha se han localizado unas tres mil. Cada una contenía 40 kilos de salsa de pescado elaborada con boquerón, caballa y jurel.

Travesía peligrosa

Las ánforas fueron colocadas en la bodega del navío entre sarmientos de vid para su protección durante el transporte. A ambos lados de la sobrequilla se localizaron doce lingotes de plomo de sierra Morena, de 64 kilos cada uno, con la contramarca «Emperador Germánico Augusto», por lo que los arqueólogos han podido datar el pecio en el siglo I d.C. También la madera del barco se hallaba en un excelente estado de conservación, lo que ha permitido estudiar su técnica constructiva. En un estudio publicado en 2014 se llegó a la conclusión de que el navío se construyó en algún astillero de la zona de Neápolis (la actual Nápoles).

Es posible incluso reconstruir de modo bastante fiable la historia del naufragio del Bou Ferrer. El navío zarpó a mediados del siglo I de algún puerto cerca de Cádiz, con destino posiblemente a Roma o Narbona, con su valioso cargamento de ánforas y lingotes. Tal vez en su tránsito hacia las Baleares tuvo problemas y, en un intento por salvarse, la tripulación hizo una maniobra de aproximación a la costa a favor del viento. Pero la tentativa resultó fallida y el pesado barco mercante romano naufragó a escasos mil metros de la costa, donde ha yacido imperturbado durante casi dos milenios.

Para saber más

facebook Pecio Bou Ferrer
Categoría: Organization
Website: https://twitter.com/bouferrer

21 mayo 2015 at 8:36 am Deja un comentario

El Gobierno sirio traslada estatuas de Palmira ante el avance yihadista

El Estado Islámico avanza en la zona nororiental de la ciudad moderna, en el este de Siria

palmira-efe

Una columna de humo se levanta por un misil lanzado por el régimen contra los yihadistas cerca de las ruinas de Palmira. / EFE

Fuente: EFE > Beirut  |  EL PAÍS     20/05/2015

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) logró este miércoles irrumpir de nuevo en la ciudad de Palmira, cuyas ruinas están incluidas en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, y tomó un tercio de la población, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Los yihadistas entraron en la urbe tras combates contra las fuerzas del régimen de Bachar al Asad, que el domingo pasado expulsaron a los radicales de los barrios del norte de la población.

En los enfrentamientos, ambos bandos se intercambian fuego de artillería. En paralelo, la aviación gubernamental está bombardeando posiciones de los extremistas en la localidad y sus alrededores. Según la ONG, hay un número indeterminado de bajas en ambas partes. Hasta el momento, los combates se han localizado en la parte nororiental de la ciudad moderna, lejos de la parte antigua, que está al suroeste.

El Gobierno ha informado de que cientos de estatuas han sido trasladadas de esta histórica ciudad para evitar que cayeran en manos del EI. Así lo ha asegurado Maamoun Abdulkarim, responsable de las antigüedades del país, a la agencia Reuters. “Nos preocupaba que cientos de estatuas pudieran ser destruidas o vendidas, pero ahora están en lugar seguro”, ha afirmado. “El temor se centra en el museo y en los grandes monumentos que no se pueden mover”, ha añadido.

El EI inició hace una semana una ofensiva en el este de la provincia central de Homs, donde se ubica Palmira. En este tiempo, ha tomado el control de los pueblos de Al Sujna y Al Ameriya, así como de los campos de gas de Al Arak y Al Hil. Ubicada en un oasis, Palmira fue en los siglos I y II d.C. uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el árido desierto del centro de Siria.

Tal es su riqueza monumental que es uno de los seis lugares sirios incluidos en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y también en su lista de Sitios en Peligro por el actual conflicto que asuela el país. El resto de lugares sirios que están en esas listas son: los cascos viejos de Alepo, Damasco y Busra; el Crac de los Caballeros y las aldeas antiguas del norte. Antes del inicio de la contienda en Siria, en marzo de 2011, sus ruinas eran una de las principales atracciones turísticas del país árabe y de la región.

A lo largo de estos años, Palmira ha sufrido el saqueo de sus antigüedades, ahora en riesgo con el ataque del EI, que ya ha destruido importantes sitios arqueológicos en Irak.

21 mayo 2015 at 8:31 am Deja un comentario

El Teatro Romano de Cádiz reabre al público tras cinco años de obras

Escolares gaditanos han tenido hoy la suerte de ser los primeros visitantes del Centro de Interpretación del Teatro Romano de Cádiz, que permitirá asomarse de manera real y virtual a este espacio escénico, considerado el segundo más grande del mundo y que llevaba cinco años cerrado por obras.

centro-interpretacion-teatro-romano-cadiz

Interior del Centro de Interpretación del Teatro Romano de Cádiz. EFE/Archivo

Fuente: EFE  |  YAHOO Noticias

Cádiz, 20 may.- La apertura al público, el próximo 27 de mayo, del Centro de Interpretación del Teatro Romano de Cádiz no permitirá, de momento, pisar sus suelos, pero sí asomarse a sus gradas desde unas grandes ventanas y recorrer su historia y su significado a través de restos arqueológicos hallados en las excavaciones, grabados, maquetas y un vídeo que recrea cómo fue este recinto escénico.

Mientras se abren las cinco salas que conforman este Centro de Interpretación, los arqueólogos continúan los trabajos que permitirán en breve abrir el acceso desde su interior a los vomitorios y la base de sus gradas.

Pero en tanto llega ese momento, Cádiz, cuyo subsuelo está salpicado de vestigios de sus más tres de tres mil años de historia, puede celebrar ya la puesta en valor de su Teatro Romano, seguramente el buque insignia de los numerosos restos arqueológicos hallados y por hallar en la ciudad más antigua de Occidente.

El Teatro Romano de Cádiz, el segundo de mayor tamaño de Occidente tras el de Pompeyo en Roma, fue construido en el siglo I antes de Cristo por encargo de Lucio Balbo el Menor, de una rica familia gaditana y cuyo tío, Lucio Cornelio Balbo Mayor, fue amigo de Pompeyo y César.

La ciudad era entonces un rico enclave comercial, que en la época romana amplió mucho su extensión y lo hizo al estilo de la capital del imperio e incluyendo edificios e infraestructuras como este teatro, que, según las referencias, tuvo 500 asientos.

El Teatro Romano de Cádiz fue abandonado en las postrimerías del siglo III y sobre sus restos se asentó durante las siguientes centurias el núcleo de la ciudad medieval, conocido hoy como barrio del Pópulo.

Por eso sus restos estuvieron ocultos hasta que en 1980 una parte salió a la luz tras un incendio.

Las excavaciones y las visitas al recinto convivieron hasta que en 2010 se cerraron para hacer unas obras de emergencia y consolidación muy delicadas, ya que los trabajos arqueológicos se realizan debajo de viviendas habitadas.

Además de las complicaciones técnicas, las obras de consolidación, que han contado con un presupuesto de 1.800.000 euros, han sufrido en los últimos años algún retraso por problemas de financiación.

Pero ahora, en apenas unas semanas, ya podrá ser disfrutado desde el colindante Centro de Interpretación, mientras continúan las excavaciones que permitirán en breve, según los técnicos, caminar por un vomitorio y pisar la base de la grada y en un futuro quizá abrir su escenario a funciones.

El Teatro Romano de Cádiz recibió el último año antes de su cierre, en el 2009, 103.000 visitas.

La ciudad no ha dejado de reclamar a la Junta de Andalucía en este tiempo la apertura de este espacio, para poder ofrecer a los turistas uno de los mayores vestigios de su historia.

21 mayo 2015 at 8:16 am Deja un comentario

Entradas antiguas


logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

National Geographic Historia-1

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2015
L M X J V S D
« abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Archivos

RSS Elementos compartidos

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.993 seguidores