Posts filed under ‘griego’

Griego antiguo: por qué un idioma muerto es más útil hoy que estudiar robótica

  • La lengua de los dioses’ se publica en España tras vender 150.000 ejemplares en Italia
  • Universidades como Harvard o Berkeley dedican programas de verano a los textos de Homero

Andrea Marcolongo, autora del ‘best seller’ en Italia ‘La lengua de los dioses’. SERGIO ENRÍQUEZ-NISTAL

Fuente: JOSE MARÍA ROBLES  |  EL MUNDO
4 de noviembre de 2017

«La primera reacción de cualquier alumno de instituto ante un texto griego oscila entre el terror y el miedo, hasta incluso el pánico». Andrea Marcolongo hace tiempo que dejó de traducir La odisea en clase, pero recuerda la sensación paralizante de enfrentarse a aquellos pasajes escritos en un alfabeto extraño. Y también el vértigo de asomarse a la Historia cuando se es menor de edad. «El griego lleva muerto más de 1.000 años y todavía sigue suscitando un miedo pavoroso en quien se acerca a él. Hasta tal punto que he llegado a pensar que el terror es una conditio sine qua non para su estudio», bromea.

Marcolongo (Milán, 1987) se ha convertido en uno de los fenómenos editoriales de la temporada en Italia después de vender 150.000 ejemplares de La lengua de los dioses. Nueve razones para amar el griego (Taurus). En el libro, que es más una colección de apuntes personales que un manual, la autora repasa el origen del idioma de nuestros tatarabuelos, sus singularidades, su evolución, su impacto en la cultura universal y su importancia como vehículo de pensamiento. Todo ello procurando no intimidar y sí hacer pensar. «He querido bajar el griego del pedestal y hacer ver que es accesible para cualquiera, no sólo para una élite», resume la helenista durante su estancia promocional en Madrid.

Quien vea el griego antiguo como una simple moda o una rareza debe saber que el idioma conserva intacto su prestigio intelectual, como corrobora la aparición de neologismos como xenofobia, nostalgia o televisión. Por no hablar de que algunas de las universidades más prestigiosas del mundo anglosajón (Harvard, Berkeley, CUNY) lo incluyen en su plan de estudios, y no como una polvorienta reliquia.

«EN UN MUNDO CADA VEZ MÁS DESHUMANIZADO, LOS CLÁSICOS OFRECEN LA ÚNICA CLAVE DE LO HUMANO»

«Las razones para aprender griego antiguo son tan diversas como las personas que quieren aprenderlo», comenta Michael L. Konieczny, especialista en Lenguas Clásicas y Literatura en Harvard. A su juicio, que el griego sea un idioma valioso para alguien de Connecticut tiene que ver con «la continuidad» (al leer textos en griego antiguo participamos en una tradición de siglos y contribuimos a su transmisión a las generaciones futuras) y con «el conocimiento» (muchas personas se acercan a esos textos para entender cuestiones básicas sobre la condición humana: el amor, la muerte, la política, la guerra, la religión, etc.).

«¿Ha leído a Homero? Yo en griego, en West Point», le dice con suficiencia el coronel Gordon Tall (Nick Nolte) al capitán Staros (Elias Koteas) en la película La delgada línea roja. Antony Makrinos pertenece al departamento de Griego y Latín de la University College de Londres (UCL). También es el coordinador del campus de verano dedicado a Homero. No le extraña en absoluto que estudiantes de habla inglesa encuentren «beneficioso» estudiar lo que se escribió en papiro o mármol en el lejano Peloponeso. «En un mundo cada vez más deshumanizado, los clásicos ofrecen la única clave de lo humano», razona el docente.

Y es que el éxito de La lengua de los dioses está en las ventas y, sobre todo, en el descubrimiento de que un idioma extinto, diferente del griego contemporáneo, vuelve a interesar en estos tiempos donde sólo parece haber sitio para lo práctico. Para lo supuestamente útil, que en realidad es una forma poco elegante de referirse a lo que se puede comprar o vender.

La famosa tribuna de las cariátides del Erecteón, en la Acrópolis, reinterpretada por Ulises Culebro.

«La cultura está para formar, no para producir clientes o consumidores», se rebela contra esa visión mercantilista Marcolongo. «Estudiar griego prepara para la vida de tres formas. Primero, porque es difícil. Yo rechazo la tentación contemporánea de la facilidad. La vida no es fácil, para conseguir cualquier cosa hace falta esforzarse; segundo, porque requiere tiempo, lo que choca con nuestra obsesión por la velocidad, por querer preparar una tarta con un tutorial de dos minutos en YouTube; y tercero, porque nos ayuda a conocernos mejor».

El griego antiguo permite expresar conceptos o ideas que no existen en ningún idioma. Es el caso del número dual (aplicable a los ojos o los amantes), el género neutro (que hace referencia a las cosas sin alma) o el optativo, un modo verbal que se emplea para expresar deseo.

Son algunas de las curiosidades que han encontrado los lectores italianos de La lengua de los dioses, entre los que se cuentan amantes de la antigüedad clásica ya canosos y también imberbes post millennials matriculados en el Liceo Clásico (una de las cuatro ramas de la enseñanza secundaria local). ¿Qué puede llevar con 14 años a elegir el griego antiguo en vez de asignaturas como robótica, estrategia digital o idiomas con los que sí se comunican en la actualidad millones de personas?

Rosa Mariño, vicesecretaria de la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC) y profesora de griego en el IES Gregorio Marañón (Madrid), plantea esa misma cuestión a sus alumnos al principio de cada curso. «Como jóvenes humanistas que son ya, tienen intereses muy amplios y no entienden la pregunta», señala la docente a propósito de chavales que aspiran a convertirse en profesionales en áreas como Traducción e Interpretación, Historia, Arqueología, Filología, Periodismo, Derecho e incluso Criminología. Chavales que sienten curiosidad por cómo un término como hipócrita ha adquirido connotaciones negativas cuando en griego antiguo simplemente designaba al actor de teatro. Chavales que, sin embargo, se ven obligados a pelear por hacer valer su decisión en su propio entorno, donde sufren incomprensión.

«Compañeros que estudian matemáticas me dicen que las voy a necesitar en el futuro, pero el griego me hace pensar y me servirá para estudiar Traducción», admite Blanca Velasco. Alumna de Mariño de 17 años, subraya que lo griego sobrevive incluso en aspectos de la cultura popular: «Mucha gente no sabe que la imagen del fantasma con cadenas viene de allí».

«ESTUDIAR GRIEGO ANTIGUO PREPARA PARA LA VIDA PORQUE ES DIFÍCIL, EXIGE TIEMPO Y AYUDA A CONOCERNOS MEJOR»

Lo de las salidas profesionales parece importar poco en la Accademia Vivarium Novum. Situada a las afueras de Roma, es la impulsora de Athenaze, un método inductivo-contextual que propone enseñar griego a los niños de forma natural. Es decir, como si se tratase de una lengua tan viva como el inglés. Sin dar tanto la matraca con las reglas gramaticales y priorizando lo visual, a través de viñetas que cuentan la vida del entrañable campesino Diceópolis.

Athenaze se presentó en 2009. Cinco años después entraba en vigor la LOMCE en España. Hasta entonces, el Bachillerato de Humanidades contemplaba la obligación de cursar dos años de griego. Ahora es una troncal optativa en 1º y 2º. «En muchos centros públicos y privados ha desaparecido, amparándose en la autonomía pedagógica de la que gozan para fijar los planes de estudios (y no impartir esa materia es ahorrar en un profesorado que requiere además una fuerte especialización) o bajo el pretexto de que no hay suficiente demanda para formar grupo, cuando en algunos casos ni siquiera se ofrece en la matrícula y los alumnos tienen que cambiar de centro para seguir su vocación. Años de fuertes recortes en la educación pública han agravado aún más el problema», critica la profesora Mariño.

Marcolongo sostiene que estudiar griego imprime carácter en la forma de hablar, escribir y pensar. Que declinar (colocarle a un sustantivo o adjetivo el sufijo correspondiente a su función sintáctica) es más una cuestión existencial que lingüística. «En cierto modo, ir al Liceo Clásico es como ser el protagonista (sin saberlo) de las tragedias y comedias griegas: en ellas se guarda el sentido primitivo y feroz del hecho de estar en el mundo», afirma.

Seguramente el paseo lunar de Neil Armstrong no hubiera sido posible si en la NASA alguien no hubiera leído -o traducido- el mito de Ícaro.

Matices del griego antiguo que se han perdido

Alejandro Magno logró que la koiné (la lengua común del helenismo) se hablase en el imperio que forjó desde Atenas a la India. Por el camino, sin embargo, el griego antiguo fue empobreciéndose.

  • Número dual: existía al margen del singular y el plural. Se utilizaba con una entidad doble que viene dada por la naturaleza (los ojos, las manos) o de forma circunstancial (los amantes).
  • Género neutro: existía al margen del masculino y el femenino. Se utilizaba para expresar conceptos abstractos (el regalo, los sueños), objetos inanimados (la lanza) y el cuerpo humano.
  • Modo optativo desiderativo: se utilizaba para expresar voluntad o súplica. En castellano se emplea el condicional.
  • Tema de aoristo: correspondía a una acción puntual e irrepetible, ajena a cualquier tiempo. Por ejemplo, amo, huelo y soy feliz.

 

 

Anuncios

4 noviembre 2017 at 10:29 am Deja un comentario

«Los políticos que leen a Platón nunca serán corruptos», afirma Andrea Marcolongo

La joven escritora italiana publica ‘La lengua de los dioses’, una de las revelaciones de la temporada literaria en su país con más de 100.000 ejemplares vendidos

Andrea Marcolongo.

Fuente: ÁLVARO SOTO > Madrid  |  Diario SUR
25 de septiembre de 2017

No corren buenos tiempos para el griego clásico, en una situación peor incluso que el latín. El idioma que hablaba Aristóteles prácticamente ha desaparecido del sistema educativo y en la calle se considera inútil, sobre todo respecto a los conocimientos considerados ‘útiles’, como los tecnológicos. Por eso resulta casi subversivo reinvindicarlo con la pasión con la que lo hace la joven escritora italiana Andrea Marcolongo (Milán, 1987), que publica en España ‘La lengua de los dioses’, que se ha convertido en uno de los libros revelación de la temporada literaria en Italia, con más de 100.000 ejemplares vendidos.

«El griego es parte de nuestra forma de vivir y nos da una visión del mundo. Aprenderlo nos enseña a enfrentarnos a la diversidad y, sobre todo, en tiempos como estos en que todos los que no piensan como nosotros son considerados enemigos, nos ofrece un elemento de unión», explica con pasión Marcolongo. La autora admite que el idioma, al principio, resulta difícil para los estudiantes, pero recuerda que en la etapa del colegio, el paso más duro es el de niño a adulto, y en eso el griego ayuda a aprobar «la asignatura de vivir».

Pero no solo los escolares deben acercarse al griego clásico; también los adultos y, sobre todo, los que tienen en sus manos los destinos de la sociedad. Marcolongo cree que «un político que lee a Platón nunca será corrupto». Los textos del filósofo «están llenos de lógica, que es algo que falta en nuestra sociedad», opina la autora, que recomienda, para empezar en el idioma, las lecturas de la Iliada y la Odisea de Homero.

 

26 septiembre 2017 at 7:35 am Deja un comentario

Arturo Pérez-Reverte: Demasiado lejos de Troya

Artículo de Arturo Pérez-Reverte publicado en  XL Semanal
24 de septiembre de 2017

Ayer anduve un rato tras la VI epístola de Horacio –nihil admirari– en la parte de mi biblioteca ocupada por los clásicos griegos y latinos, comparando varias traducciones. Al terminar, el azar me llevó a tomar de su estante un viejo y querido volumen que poseo desde hace medio siglo: Figuras y situaciones de la Eneida. Tengo devoción por ese libro, y su excelencia es una de las razones. La otra es que con él empecé a traducir a Virgilio a los dieciséis años; y en sus páginas, marcados a bolígrafo los hexámetros para diferenciar dáctilos y espondeos, figura mi propia traducción de cada verso: «Canto a las proezas y al hombre que de las costas de Troya / vino el primero a Italia y a la costa de Lavinia fugitivo del hado…».

Me senté a hojearlo, mientras recordaba, y luego lo devolví a su lugar con una sonrisa melancólica. Pensaba en don Antonio Gil, el profesor sabio y paciente que me guió por esos versos; y en Gloria, la profesora de Griego de bellas grebas que se casó –como era de esperar– con el profesor de gimnasia; y en José Luis Vallejo, el hermano marista con quien, en 2º de bachillerato, traduje mis primeras palabras de latín clásico: «Gallia est omnis divisa in partes tres». Y pensaba en mi amigo el profesor Arístides Mínguez, que en el colegio donde ahora se gana la vida suma veintiséis años peleando junto a las negras naves, cubierto del polvo de los héroes, intentando enseñar Cultura Clásica a chicos de quince años; y este curso no ha podido hacerlo porque, de un millar de alumnos inscritos en su instituto, sólo una docena había elegido esa asignatura, que carece de la utilidad inmediata de, por ejemplo, la informática o la lengua autonómica de turno. Y eso significa que una promoción entera de estudiantes, en ese colegio y en otros centenares de toda España, acabará la enseñanza secundaria sin tener ni remota idea de quiénes fueron Homero o Virgilio, sin saber lo que nuestro mundo debe a Solón, Clístenes o Pericles, sin recordar a Sócrates o buscar el camino a casa con Jenofonte, sin comprender las importantes consecuencias de la guerra por Hispania que enfrentó a Escipión y Aníbal. O sin poder, jamás, disfrutar de la belleza, la felicidad, de una frase tan perfecta y absoluta como «Nox atra cava circumvolat umbra».

El desinterés, cuando no la ignorancia criminal de los responsables de la educación en España en los últimos veinte o treinta años, no ha hecho sino ahondar el daño. En una sociedad resuelta a suicidarse culturalmente, como la nuestra, a los chicos brillantes se les aconseja estudiar sólo bachilleratos científicos o de ciencias sociales; a los torpes, humanidades; y a los zopencos, ciclos formativos. Tal es el triste mapa de nuestro futuro. Y en ese afán disparatado de borrar de las aulas todo lo inútil, las malnacidas leyes y reformas educativas del Pesoe y del Pepé han conseguido que los alumnos que con 16 años pueden optar por Humanidades –mi generación estudiaba latín básico y obligatorio con 11 o 12–, se encuentren ahí por primera vez con el latín, aunque descafeinado y de una simpleza aterradora. Pero esa opción, además, compite con otras socialmente mejor vistas: la científico-tecnológica y la profesional, de modo que sus posibilidades son mínimas.

Por no hablar del griego, claro. En algunas comunidades –que ésa es otra, cada cual a su aire–, en 1º de bachillerato puede elegirse, es cierto, entre Griego y Literatura Universal. Pero los chicos no son tontos, y saben que el griego es difícil y endurecerá la selectividad. Así que adiós para siempre a Homero y compañía. Decenas de profesores al paro, u obligados a impartir materias afines de las que no tienen ni zorra idea. Y lo que es peor: generaciones de jóvenes ciudadanos a los que se arrebata el derecho a una educación integral; echados al mundo sin saber, y sin importarles un carajo, quiénes fueron Arquímedes, Séneca o Catilina, ni lo que de verdad y en origen significan palabras como agonía, democracia o isonomía.

No olvido que la primera vez que vi arder una ciudad, Nicosia en 1974, con veintidós años, llevaba en la memoria –y en la mochila, aunque eso fue casual– el canto II de la Eneida. Y en los griegos armados que se despedían de sus familias reconocí sin dificultad a Héctor, el del tremolante casco. Y es que de eso se trata, a fin de cuentas. Sin el latín, sin el griego, sin aquellos profesores que me guiaron por ellos, nunca habría podido comprender Troya y cuanto hoy significa y esclarece. Me habría perdido entre los dardos aqueos, en la negra y cóncava noche, sin encontrar nunca el camino de Ítaca o de las costas de Italia. Sin la forma de mirar el mundo con la que hoy vivo, envejezco y escribo.

 

24 septiembre 2017 at 7:29 pm Deja un comentario

Descubierto en Jerusalén un mosaico en griego que menciona al emperador Justiniano

La inscripción menciona al emperador del Imperio bizantino y conmemora la fundación de un edificio que parece que fue usado como un albergue de peregrinos

Mosaico del Imperio bizantino. La inscripción dice lo siguiente: “En tiempos de nuestro más piadoso emperador Flavio Justiniano, también estableció y levantó todo este edificio Constantino, el sacerdote y abad que más ama a Dios, en la decimocuarta indicción”. FOTO: ASSAF PERETZ, ISRAEL ANTIQUITIES AUTHORITY

Fuente: ALEC FORSSMANN NATIONAL GEOGRAPHIC
23 de agosto de 2017

Un mosaico casi intacto con un inscripción en griego que menciona al emperador bizantino Justiniano ha sido descubierto este verano cerca de la Puerta de Damasco, que durante cientos de años fue la principal entrada norte de la Ciudad Vieja de Jerusalén. El mosaico, descubierto durante unos trabajos relacionados con la infraestructura de cables, ha sido fechado en el 550-551 d.C., durante el reinado de Justiniano, según ha revelado hoy la Autoridad de Antigüedades de Israel.

La inscripción dice lo siguiente: “En tiempos de nuestro más piadoso emperador Flavio Justiniano, también estableció y levantó todo este edificio Constantino, el sacerdote y abad que más ama a Dios, en la decimocuarta indicción”. La inscripción menciona a Justiniano, el emperador del Imperio bizantino, y conmemora la fundación, por parte del sacerdote Constantino, de “un edificio que parece que fue usado como un albergue para los peregrinos“, sostiene Leah Di Segni, de la Universidad Hebrea de Jerusalén. “La indicción es un antiguo método para contar años, con fines fiscales”, dice el experto en inscripciones griegas antiguas.

La zona del hallazgo fue una de las más importantes y activas de Jerusalén

Hallazgo casual. El mosaico ha aparecido casualmente durante unos trabajos relacionados con la infraestructura de cables cerca de la Puerta de Damasco, en Jerusalén. FOTO: ASSAF PERETZ, ISRAEL ANTIQUITIES AUTHORITY

 

“En el período bizantino, con la aparición del cristianismo, se construyeron iglesias, monasterios y albergues para peregrinos en la zona norte de la puerta, que se convirtió en una de las áreas más importantes y activas de la ciudad”, comenta David Gellman, el director de las excavaciones. En el año 543, Justiniano erigió una gran iglesia en Jerusalén, dedicada a María, la madre de Jesús, y conocida como la Iglesia Nea. Constantino fue el abad de la iglesia, la más grande construida en Jerusalén y una de las más grandes de todo el imperio.

 

Excavación del mosaico. El mosaico ha sido extraído para su futura conservación por parte de la Autoridad de Antigüedades de Israel. FOTO: ASSAF PERETZ, ISRAEL ANTIQUITIES AUTHORITY

 

28 agosto 2017 at 9:53 am Deja un comentario

El latín está muy vivo en Vivarium Novum

Cuarenta alumnos de todo el mundo estudian cultura clásica en un internado de Roma donde solo se habla la lengua de Ovidio

Alumnos de la academia Vivarium Novum ofrecen un recital en Villa Falconieri. / E.C.

Fuente: DARÍO MENOR > Roma  |  Diario Sur
8 de agosto de 2017

En la magnífica Villa Falconieri, ubicada en Frascati, a unos 20 kilómetros del centro de Roma, hay un «unicus in toto orbe terrarum locus». O sea, un lugar único en el mundo. Allí tiene su sede Vivarium Novum, una academia donde 40 jóvenes de entre 17 y 25 años de diversas nacionalidades estudian durante uno o dos años la cultura clásica con una gran peculiaridad: la vida transcurre allí en latín o en griego antiguo. Desde que se levantan hasta que se acuestan. «Todo el día te lo pasas hablando latín. La primera semana es algo difícil, pero los profesores te ayudan a que cojas rápidamente el nivel y aprendas expresiones de uso habitual. En este momento es como si habláramos en inglés o en francés. Tenemos bastante nivel y podemos expresar lo que queramos».

Guillermo Mora ha pasado el último curso en Vivarium Novum, que en verano mantiene su actividad con clases intensivas. En esta promoción es el único español, aunque en cursos anteriores ha habido otros estudiantes de nuestro país. Tiene 18 años y dice que está encantado de vivir esta experiencia, que le permite tener «la herramienta» para leer a los autores clásicos. «Llegó una carta a mi instituto y la profesora nos dijo que nos inscribiésemos si había algún interesado. Yo mandé un correo electrónico, hice luego una entrevista por Skype con los profesores y me dieron la beca», cuenta este joven zaragozano que, como el resto de los matriculados en Vivarium Novum, estudia y recibe alojamiento y comida de forma gratuita. «Yo ya me había matriculado en Zaragoza para estudiar Historia. Siempre me han gustado las lenguas clásicas, pero aquí las aprendemos con este método como si fueran lenguas vivas. Es mucho más dinámico, te lo pasas mejor en clase, aprendes más y en menos tiempo».

El proyecto de Vivariun Novum echó a andar en los años 80 gracias a la pasión por la cultura clásica de un grupo de profesores, liderados por Luigi Miraglia, que deseaban transmitir de un modo particular el conocimiento del latín y el griego como bases de la cultura occidental. Tras pasar por varias sedes en las regiones italianas de Campania y Lacio, se encuentra ahora ubicado en Villa Falconieri. De octubre a junio la academia imparte clases por la mañana y por la tarde a dos grupos, uno inicial y otro avanzado, que residen en el centro. De momento son sólo varones, aunque se piensa en abrir otra línea para chicas. Durante el verano hay clases intensivas a las que también pueden acceder mujeres. Con el beneficio que logra gracias a los cursos estivales y a los libros de texto que edita, el centro cubre los gastos de los alumnos de octubre a junio.

El mexicano Ignacio Armella, subdirector de la academia, defiende el método de inmersión total en la lengua. «Da la posibilidad a los alumnos de acceder al patrimonio cultural del latín y el griego en tiempos mucho más breves. Por eso prácticamente la vida en el campus es toda en latín», explica el docente, que aclara entre risas que «los más osados» pueden cambiar esta lengua por el griego antiguo.

En su opinión, resulta «algo ineficaz» la forma en que habitualmente se enseñan las lenguas clásicas. «Un joven que estudia latín y griego en el instituto no consigue saber por qué es importante escuchar la voz de los autores antiguos. Se frustra y acaba dejándolo. Siente que son lenguas muertas y llenas de polvo que difícilmente pueden aportarle algo». Esto hace que el número de alumnos se reduzca mucho conforme pasan los cursos. «En cambio, el sistema de Vivarium Novum apuesta por «la directa lectura de los textos a través de un uso cotidiano y bien organizado».

Mora lo confirma: «Aquí las clases se me hacen amenas. Estamos todo el día hablando, hay gente de todos los países y surgen conversaciones interesantes. Te lo pasas bien hablando con los compañeros y los profesores». A él este año tan peculiar de estudios le servirá para el futuro, aunque aún no tiene claro qué camino tomará. «No sé si quedarme un año más en la academia, probar a entrar en la universidad en Italia o irme a Zaragoza a estudiar Historia. Y más adelante no lo sé. Tal vez la docencia, la arqueología o la investigación…».

 

17 agosto 2017 at 8:46 am Deja un comentario

Sociedad Estudios Clásicos pide que no se eliminen itinerarios de Humanidades

 

Fuente: EFE | El Periódico
23 de mayo de 2017

El presidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos, Jesús de la Villa, ha pedido que “no se eliminen los itinerarios de Humanidades” y ha destacado que España, con varios idiomas derivados del latín y con un gran patrimonio, es donde menos tiempo se estudian lenguas y culturas clásicas.

“No nos olviden y hagan todo lo posible para que no desaparezcan”, ha demandado De la Villa en su comparecencia hoy en el Congreso de los Diputados hoy ante la Subcomisión del Pacto Educativo.

Ha propuesto que la cultura clásica (contenidos culturales y lingüísticos básicos) tenga carácter obligatorio, al menos, en el Primer Ciclo de la ESO y que también se ofrezca en el Segundo Ciclo “con una oferta real”.

Además, ha apostado por reintroducir una materia de lengua y literatura latinas obligatorias en un nivel semejante al de 4º de ESO actual y establecer también la obligatoriedad de lengua latina y su cultura para estudiantes de Humanidades y Ciencias Sociales de los estudios que ahora corresponden a Bachillerato.

Así mismo, si se mantuviera un itinerario de Humanidades en Bachillerato, la lengua griega y su cultura deberían tener un carácter obligatorio, según De la Villa, que ha pedido que se valoren en su justa medida las materias relacionadas con el mundo clásico, “base y núcleo de nuestra cultura”.

“En una época en que parece darse tan solo importancia a lo productivo de forma inmediata y a lo obtenido sin esfuerzo, nuestros profesores son capaces de formar las mentes de los estudiantes y sembrar en ellos la necesidad de pensar y de saber de dónde provenimos”, ha destacado, al lamentar “la reducción” a la que han sido sometidas las lenguas clásicas en la Lomce.

Según la ley educativa vigente, la cultura clásica es asignatura obligatoria en 3º de la ESO en Castilla y León y optativa en 2º, 3º y/o 4º (dependiendo de las comunidades autónomas); el latín es materia troncal de opción de 4º de ESO y troncal en 1º y 2º de Bachillerato en el itinerario de Humanidades y opcional en Ciencias Sociales; así como el griego es optativa para los itinerarios de Humanidades y Ciencias Sociales.

Desde el PP, Emilio del Rio ha calificado de “drama para España que no se pueda estudiar latín y griego en muchos institutos” y ha dicho que “es una urgencia recuperar estas materias”; mientras que el socialista Gregorio Cámara se preguntaba “¿En qué momento se nos fastidió una tradición que relegó la lengua de la que venimos?”.

 

23 mayo 2017 at 4:59 pm 2 comentarios

Aprende el alfabeto griego con Academia Play

Fuente: Canal de academiaplay en Youtube

 

10 mayo 2017 at 8:30 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente