Posts tagged ‘arqueología romana en Hispania’

Badalona abre al público su nueva excavación arqueológica antes de taparla

Decenas de visitantes han pasado este fin de semana por la excavación del lateral de la C-31, de donde este lunes empiezan a ser extraídos los mosaicos encontrados

Cartel informativo en la excavación arqueológica de Badalona (Javier Torres)

Fuente: JAVIER TORRES > Badalona  |  LA VANGUARDIA
27 de marzo de 2017

Badalona se ha topado estos meses con una de las excavaciones arqueológicas activas más importantes de Catalunya en estos momentos, y no ha perdido la oportunidad de enseñársela al público, aunque haya sido de forma breve. Los trabajos de búsqueda se zanjarán en pocos días, pero antes, algunos vecinos y vecinas han podido contemplar los restos de las dos ‘domus’ encontradas.

Decenas de ciudadanos han asistido este fin de semana a las visitas organizadas desde el Museo de Badalona, con número de plazas limitado por el poco espacio de movimiento que existe dentro de la excavación. La actividad, por supuesto, ha sido guiada, y el público ha podido conocer el trasfondo encontrado en los dos imponentes conjuntos de mosaicos, la cabeza de mármol del dios del vino romano y el resto de elementos de valor.

Este lunes, los arqueólogos empiezan a trabajar para extraer los mosaicos, que serán llevados al Museo de Badalona, donde, a medio plazo, se restaurarán para poder ser expuestos. El resto de piezas, como la cara de Baco, ya se encuentran expuestas en el equipamiento cultural.

 

27 marzo 2017 at 1:49 pm Deja un comentario

Denuncian que obras de un riego han arrasado los restos de la ciudad romana de Iliturgi

El Seprona investiga la denuncia de la UJA en Cerro Maquiz (Mengíbar) en lo que puede ser uno de los mayores atentados contra el Patrimonio jienense

Mapa que acompaña a la denuncia con la situación de las zanjas en el recinto amurallado. ideal

Fuente: JUAN ESTEBAN POVEDA > Jaén  |  Ideal.es
26 de marzo de 2017

Catorce kilómetros de zanjas para instalar un riego en un olivar han arrasado los restos arqueológicos de la antigua ciudad romana de Iliturgi, en Cerro Maquiz (Mengíbar). Fue en su tiempo una de las más importantes de la Alta Andalucía. Un yacimiento conocido desde hace más de un siglo, y en el que se han hecho varias excavaciones. Según la denuncia que ha puesto ante la Justicia la Universidad de Jaén, UJA, y que ya investiga el Seprona de la Guardia Civil, podría haber sufrido una de las mayores agresiones al Patrimonio Histórico de Jaén, si se confirma la magnitud de los daños.

LAS CIFRAS

  • 15% de la superficie total del yacimiento, de la vieja ciudad romana, ha quedado afectada.
  • 32.000 metros cuadrados de terreno ocupan las zanjas excavadas recientemente.

«La estimación de la superficie afectada se ha realizado con un Sistema de Información Geográfica, el cual muestra 14 kilómetros lineales de tubería. Considerando una mínima afección de más de 32.000 metros cuadrados, es decir, que la obra ejecutada sin ningún tipo de control o vigilancia arqueológica y destruyendo el interior de una ciudad romana supera el 15% del total de su superficie fortificada. Valorar los daños causados al conocimiento y al patrimonio es incalculable. Valorar el coste de una intervención que documente lo afectado y restituya y consolide los restos es la mínima responsabilidad exigible», asegura el arqueólogo de la UJA Juan Pedro Bellón, que iba a iniciar una excavación con todos los permisos en Cerro Maquiz cuando se descubrieron los destrozos.

El Cerro Maquiz y su yacimiento arqueológico están inscritos en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, por lo que goza de «de una singular protección y tutela».

Propietarios

La ley andaluza establece que «las personas propietarias, titulares de derechos o simples poseedoras de bienes integrantes del Patrimonio Histórico Andaluz, se hallen o no catalogados, tienen el deber de conservarlos, mantenerlos y custodiarlos de manera que se garantice la salvaguarda de sus valores. A estos efectos, la Consejería competente en materia de patrimonio histórico podrá asesorar sobre aquellas obras y actuaciones precisas para el cumplimiento del deber de conservación».

PÉRDIDAS MONUMENTALES

  • El único templo romano que se había excavado en la provincia se ha visto afectado
  • El tamaño de los sillares levantados al remover la tierra da idea de los edificios enterrados

«Nos sorprende que la propiedad del terreno, conocedora del potencial arqueológico del sitio, haya afectado y destruido de esta manera uno de los sitios arqueológicos más emblemáticos de la Alta Andalucía, conocido desde finales del siglo XIX y cuyos materiales se exponen en la Real Academia de la Historia o el propio Museo Arqueológico Nacional de Madrid», añade el científico.

En un primer examen tras comprobar que se habían hecho obras para instalar un sistema de regadío, los científicos de la UJA estiman que se han abierto zanjas sin autorización alguna en más de 20 hectáreas, «destrozando a lo largo de su trazado numerosos sillares, materiales cerámicos y evidentemente estratigrafía arqueológica de la ciudad romana. En determinados puntos los sillares extraídos del subsuelo son de tal envergadura que no han podido ser cubiertos quedando en la superficie actual de la parcela».

Bellón considera «especialmente hiriente la afección de estas zanjas en el entorno de las grandes termas romanas, cuyos restos aún emergen en la zona central de Cerro Maquiz, en la que se ha destrozado parte de su estructura, arrancando grandes sillares de piedra arenisca que formaban parte de esta estructura monumental. Del mismo modo, el trazado de estas zanjas ha afectado a los restos de un templo romano y una plaza pública o foro, excavados por el Instituto Arqueológico Alemán a finales de los años 80 del siglo XX. En esta zona, la destrucción de la estratigrafía arqueológica de época romana ha favorecido la aparición de expoliadores con detector de metales que han sustraído los materiales metálicos procedentes de los depósitos arqueológicos destruidos».

El arqueológico reclama «una actividad de urgencia que valore los daños causados al único ejemplar de templo (sacellum) romano visible en nuestra provincia».

El informe preeliminar sobre los daños que obra en poder de la Justicia estima que «en la zona de la puerta norte de la ciudad, cerca de la ermita actual, se constatan remociones de tierra, sillares desplazados, y con seguridad pueden haber alterado la fortificación de la misma. En la zona de la puerta norte de la ciudad, o puerta de Aurgi, sobre la ladera de Cerro Maquiz que da a la vega del río Guadalbullón, se observa la destrucción de parte de la estructura de la posible puerta de la ciudad. En la zona oeste de la fortificación, en su entorno central y próximo a la propia fortificación, aparecen desplazados sillares de enorme tamaño (de 1.20 metros de lado), así como losas de dimensiones considerables, las cuales podrían constituir la cubierta de alguna cisterna o conducción hidráulica monumental. Por toda la finca han quedado esparcidos restos de estructuras monumentales, los cuales pertenecen a edificios de notable envergadura, posiblemente edificios públicos tales como templos, termas, estructuras de hábitat etc».

Investigación

Los científicos consideran que «la acción ha sido ejecutada en pocos días, de forma apresurada, que las zanjas más amplias y los pozos o arquetas han sido removidos y tapados sistemáticamente pero manifestando superficialmente la evidencia del daño patrimonial».

Juan Pedro Bellón explica que el proyecto de investigación que el equipo del que forma parte iba a emprender «se ve afectado también por esta destrucción sin precedentes, obligándonos a replantear nuestros objetivos».

«Manifestamos la necesidad de garantizar la protección patrimonial del sitio a través de su declaración como Bien de Interés Cultural para evitar, en lo posible, afecciones como la aquí presentada y nos ponemos a disposición de las autoridades competentes», asegura Bellón.

 

26 marzo 2017 at 11:25 am Deja un comentario

Museo Arqueológico de Murcia expone las estatuas romanas de la villa de Los Cantos de Bullas, del siglo II d.C.

La Consejería de Cultura y Portavocía exhibe a partir de este viernes, en el Museo Arqueológico de Murcia (MAM), las estatuas romanas de mármol procedentes de la villa de Los Cantos, en Bullas. Las piezas, que representan a tres niños, se recuperaron el pasado mes de septiembre por los agentes del Seprona de la Guardia Civil, en el marco de la operación ‘Kairos’ desarrollada en del Plan para la Defensa del Patrimonio Histórico Español.

Noelia Arroyo presenta las estatuas romanas de la villa de Los Cantos de Bullas. Foto: CARM.es

Fuente: EUROPA PRESS  |  LA VANGUARDIA

MURCIA, 24 Mar.- La Consejería de Cultura y Portavocía exhibe a partir de este viernes, en el Museo Arqueológico de Murcia (MAM), las estatuas romanas de mármol procedentes de la villa de Los Cantos, en Bullas. Las piezas, que representan a tres niños, se recuperaron el pasado mes de septiembre por los agentes del Seprona de la Guardia Civil, en el marco de la operación ‘Kairos’ desarrollada en del Plan para la Defensa del Patrimonio Histórico Español.

Las esculturas se exhibirán de forma temporal, aproximadamente durante dos meses, en una de las salas del museo que ha sido habilitada para esta ocasión, y junto a ellas se mostrarán también al público, en dos vitrinas, alrededor de una treintena de piezas arqueológicas de las que la Guardia Civil se ha incautado en diferentes operaciones.

La consejera y portavoz del Gobierno regional, Noelia Arroyo, ha presentado la nueva sala del MAM y ha destacado “la estrecha colaboración y coordinación existente entre la Guardia Civil y el Servicio de Patrimonio Histórico de la Dirección General de Bienes Culturales, lo que ha permitido recuperar y proteger importantes piezas de nuestro rico patrimonio que ahora, a través de su exhibición en este museo y tras ser sometidas a un proceso de limpieza y mejora, devolvemos de algún modo a la sociedad, a los ciudadanos”.

Arroyo ha recordado que entre las piezas seleccionadas se encuentran “las tres esculturas de mármol blanco que fueron halladas en muy buenas condiciones y cuya máxima protección ya se está tramitando desde Cultura”.

De hecho, “en noviembre se inició su declaración como Bien de Interés Cultural, una muestra más del compromiso del Gobierno regional con la conservación de nuestro patrimonio y con su puesta en valor gracias a acciones como esta exposición excepcional en la que también se podrán ver, por ejemplo, las piezas sustraídas del almacén del Museo Arqueológico de Caravaca de la Cruz y que fueron recuperadas en enero”.

La lucha contra el expolio del patrimonio ha experimentado durante los últimos años un especial auge, en particular gracias la promulgación, en el año 2012, del Plan de Protección del Patrimonio Histórico Español y a la Dirección Adjunta Operativa para la protección del Patrimonio Histórico en la Guardia Civil.

En la Región, explica la titular de Cultura, “estas acciones se han traducido en un aumento de las actuaciones de control y seguimiento”. “La ejecución de cerca de una decena de operativos ha permitido la incautación de miles de objetos de valor histórico, arqueológico, artístico y documental; asimismo, han crecido las sanciones a expoliadores y traficantes clandestinos y se han desarticulado redes de robos en yacimientos”, añadió.

A pesar de la escasa documentación de la que se dispone, las tres estatuas de mármol de época romana, a las que hay que sumar una cuarta en paradero desconocido, proceden de la villa de Los Cantos, yacimiento arqueológico de especial relevancia declarado BIC. Fueron halladas a comienzos del siglo XX, durante la realización de unos trabajos de excavación, aunque desde entonces se desconocía dónde se encontraban.

El tema del niño con mascota es un motivo recurrente en el arte griego desde la época clásica y helenística, en un principio con sentido funerario, aunque también con carácter decorativo. En el caso de las esculturas de Bullas, es posible que fuesen parte de la decoración de una fuente. Buena parte de estas estatuillas se fechan en el siglo II d.C., aunque en este caso las obras podrían tener una datación más tardía.

Las estatuillas de Los Cantos son mitológicas o de género. Las cuatro pueden caracterizarse como estatuas-fuente, pues el animal del kairos otoñal (la estatua aún no hallada, el ‘Niño de las uvas’) y los recipientes sustentados por los otros tres erotes están perforados para ser conectados a una tubería por donde correría el agua que abastecería una o varias fuentes.

La consejera ha dicho que “este conjunto escultórico constituye, según el informe realizado por nuestros técnicos, un excelente exponente del arte de época romana en la Región y, gracias a su buena conservación, tiene un extraordinario valor para los investigadores”.

Además de las esculturas de la villa de Los Cantos, se exhiben en el MAM cerca de una treintena de piezas arqueológicas también recuperadas por la Guardia Civil. En una vitrina se incluyen algunas de las piezas de titularidad regional que fueron sustraídas del almacén del Museo Arqueológico Municipal de Caravaca en 2014 y halladas en enero.

Entre ellas se encuentra un vaso o lebes ibérico de cerámica pintada, orza o vasija oxidante, vaso ibérico, cuenco romano, vaso calciforme ibérico, jarra romana de cocina gris, botella-frasco ibérico achatado, tinaja ibérica globular y una escudilla ibérica de cerámica pintada. La gran mayoría de los objetos pertenecen a la excavación de la necrópolis ibero-romana de El Villar de Archivel (Caravaca de la Cruz).

En relación con otras actuaciones llevadas a cabo por la Guardia Civil se muestran piezas como un lingote de plomo romano de la operación ‘Calarreona’; varias localizadas en Internet cuando trataban de ser vendidas, como una cruz de plata, anillos, puntas de flechas y monedas romanas; además de otros objetos como una terracota de bóvido, fósiles de amonites, un machacador de piedra pulimentada y un hacha de la edad de bronce.

 

24 marzo 2017 at 8:56 pm Deja un comentario

Un nuevo símbolo para Badalona: un busto del dios Baco

La impresionante pieza ha sido descubierta recientemente durante unas excavaciones arqueológicas previas a la construcción de un vial lateral en la C-31

Busto de Baco, el dios romano del vino y de la viña, excavado en un antiguo espacio de culto de una domus de Baetulo. Foto: Museu de Badalona

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
24  de marzo de 2017

Badalona, la ciudad que evolucionó de la antigua Baetulo romana, tiene un nuevo símbolo: un espléndido busto de Baco, quien fue adorado como el dios del vino y de los festines, de la embriaguez y del éxtasis. La impresionante pieza, descubierta recientemente durante unas excavaciones arqueológicas previas a la construcción de un vial lateral en la C-31, está hecha de mármol giallo antico, una variedad procedente de Túnez, y formaba parte de una herma, un pilar cuadrado o rectangular sobre el cual se colocaba un busto. El dios del vino y de la viña, el cultivo predominante en la antigua Baetulo, aparece aquí con una barba densa y elegante, con una estética claramente orientalizante, por lo que podría ser una copia de una pieza de época helenística, unas obras que durante la época altoimperial gozaron de mucha popularidad, según explica el Museu de Badalona. El busto de Baco ha sido excavado en un antiguo larario, un pequeño altar sagrado de una de las domus halladas en Baetulo, donde se realizaban ofrendas y oraciones a los dioses.

 

24 marzo 2017 at 12:02 pm Deja un comentario

León: Se derrumba parte del cubo de la muralla romana de Conde Rebolledo tras las obras de derribo de las casas adosadas

Parte de la muralla romana que se ha venido abajo. DL –

Fuente: Diario de León
23 de marzo de 2017

Una parte de la muralla romana que había quedado al descubierto tras el derribo de las casas de Conde Rebolledo se ha derrumbado. Se trata parte del cubo que el Ayuntamiento de León quería recuperar tras llegar a un acuerdo con los propietarios de dos infraviviendas que estaban adosadas a la muralla y que desde hace tiempo presentaba un estado de ruina. Los trabajos de derribo se han hecho a mano en un intento de evitar daños en la muralla que levantaron las legiones romanas.

La concejala de Urbanismo, Ana Franco, ha asegurado a este periódico que “no se puede hablar de derrumbe sino de caída de materiales”. Franco ha añadido además que “entraba dentro de lo predecible”. El tramo derrumbado será reconstruido, según ha confirmado la concejala, que ha atribuido el desprendimiento a la suciedad y a que “la muralla romana estaba apoyada en la pared de la casa”.

El alcalde de León, Antonio Silván, que visitó la pasada semana los comienzos de los trabajos de demolición de las viviendas, destacó  que ésta es una “actuación más en el monumento más grande y uno de los más emblemáticos de la ciudad y que, sin duda, es el corazón de su historia”.

La demolición, que afecta a los números 4 y 6 de esta vía -unas edificaciones con más de 100 años que presentaban un estado lamentable, como ya hizo constar el arqueólogo municipal el pasado verano- se ha realizado manualmente para evitar daños en el muralla. Su coste lo asumirán los propietarios del inmueble. Silván dijo que las obras “servirán para poner en valor este espacio tan leonés, ya que tras el derribo se habilitará una plaza con las mismas características que las calles del entorno”, ha explicado Silván.

“Llevábamos muchos años con la intención de realizar esta obra y en estos momentos comienza”, finalizó Silván, antes de subir a la primera planta del Palacio del Conde Luna, desde donde se aprecia perfectamente el cubo que será visible desde Conde Rebolledo.

La longitud total de la Muralla de Cubos (sin las Cercas medievales de ampliación del recinto) es de 1.850 metros, lo que la convierte en el monumento de mayores dimensiones de la ciudad. Su orientación es norte-sur, siendo el eje mayor de unos 580 metros y el menor de 340 metros.

La muralla se levantó adosada al exterior de la cerca del campamento romano: un muro de 1,80 metros de ancho, hecho con un núcleo de hormigón y un paramento externo de opus vittatum. La muralla de cubos adosada al exterior reproduce fielmente su trazado con las cuatro puertas originales y las esquinas redondeadas. Las Murallas de León fueron declaradas Bien de Interés Cultural (BIC) en 1931.

Estado en el que ha quedado la muralla de Conde Rebolledo. DL

 

23 marzo 2017 at 9:09 pm Deja un comentario

Los restos arqueológicos de la C-31 permiten imaginar una Badalona romana más alargada de lo que se creía

Las obras en el lateral de la autopista dejan al descubierto nuevos hallazgos como un busto del dios del vino

Busto encontrado en las excavaciones arqueológicas en el lateral de la C-31 en Badalona (Kim Manresa)

Fuente: ACN – Badalona  |  LA VANGUARDIA
21 de marzo de 2017

La antigua Baetulo era más grande de lo que se creía hasta el momento y su dimensión podría pasar de las 11 a las 13 hectáreas. Los investigadores del Museu de Badalona han confirmado que los restos arqueológicos que han dejado al descubierto las obras del lateral de la C-31 permiten replantear las dimensiones y la estructura de la ciudad romana. La aparición de los restos de lo que fueron dos casas en la parte alta de la antigua Baetulo permiten imaginar una ciudad “más alargada” que hace variar el plano de la ciudad romana “sin alterar las ideas básicas”, según afirma la directora del Museu de Badalona, Margarida Abras.

Ahora el calendario de obras del lateral de la autopista se verá modificado y los trabajos se retomarán el próximo mes de junio, cuando ya se hayan extraído para su museización algunas de las piezas de este yacimiento.

El descubrimiento arqueológico ha puesto al descubierto hasta cuatro estancias pertenecientes, posiblemente, a dos domus o casas señoriales de finales del siglo I a. C. Destacan unos pavimentos de mosaico que el Museu de Badalona quiere recuperar, restaurar y exponer,debido a su alto valor arqueológico. Se trata de mosaicos de unos baños privados de una de las casas y un larario -espacio de culto- en el segundo caso.

Excavaciones arqueológicas en el lateral de la C-31 en Badalona (Kim Manresa)

También se ha podido recuperar una escultura del dios Bacus, el dios del vino, que muy posiblemente estaba en alguna pared de la estancia del larario. Se trata de la única pieza encontrada hasta ahora en la Baetulo romana por lo que respecta a material, ya que está elaborada con un tipo de mármol de Túnez que ya se agotó en época romana. El Museu de Badalona quiere exponer también este busto, junto con los mosaicos, y a partir del lunes empezarán los trabajos para trasladar este material.

Durante la investigación también se ha identificado una zona agrícola destinada al cultivo de la viña que confirmaría la producción de vino para la prosperidad de la ciudad romana así como dos hornos vinculados a una estancia destinada al trabajo artesanal. El descubrimiento, inevitablemente, afectará ahora a las obras del lateral de la autopista que desde el mes de septiembre se estaban desarrollando en este entorno.

El secretario general del Departament de Territori i Sostenibilitat, el badalonés Ferran Falcó, ha explicado que las obras se retomarán en junio y que esto supondrá acabar el lateral en marzo de 2018. Falcó asegura que el enorme valor cultural del descubrimiento justifica plenamente que la obra del lateral se “dilate” ligeramente.

Por su parte, la alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater, ha celebrado el descubrimiento porque “incrementa la importancia de los restos romanos” de la ciudad y “enriquece” la documentación existente entorno a la antigua Baetulo. Para la alcaldesa, también es importante que la afectación sobre las obras de la C-31 sea mínima y pronto pueda continuar la construcción del lateral de la autopista para mejorar la conectividad de la ciudad.

 

21 marzo 2017 at 8:16 pm Deja un comentario

“¡Otra columna romana, aquí no hay quien cultive!”

Los arqueólogos confirman que los restos que los hermanos Zorita se encontraban al arar su terreno en Driebes forman parte de la ciudad perdida de Caraca

Ángel Zorita, copropietario donde se halla la ciudad perdida de Caraca

Fuente: NACHO CARRETERO > Driebes  |  EL PAÍS
19 de marzo de 2017

En Driebes, un pueblo de 350 habitantes de Guadalajara, los niños jugaban hasta no hace mucho a tirarle piedras a ánforas romanas de dos mil años de antigüedad. “También jugábamos a romper jarrones, vasijas, tejas y piedras. No teníamos ni idea de que estábamos destrozando piezas de un valor incalculable. Éramos solo críos”, explica Mariano Vadillo, 63 años, vecino del pueblo y pastor jubilado.

Lleva Mariano una gorra castiza y fuma tabaco de liar. El sol baña hoy un pueblo en el que los vecinos son como una familia numerosa, donde las casas blancas dibujan calles laberínticas y donde el silencio ofrece un respiro a menos de una hora de Madrid.

“Desde siempre -continúa Mariano en la entrada del bar del pueblo- han aparecido en los campos de alrededor restos de cosas antiguas, pero no hacíamos mucho caso. Nunca nos paramos a pensar en lo que era”. En realidad, lo que era, con lo que jugaban los chavales y lo que ignoraban los mayores, se puede resumir en una frase: el mayor hallazgo arqueológico de los últimos años.

Comienza esta historia en 1945, durante la construcción del canal de Estremera, que discurre entre las provincias de Cuenca, Guadalajara y Madrid, justo donde se encuadra Driebes. En el tramo que atraviesa un cerro pegado al pueblo, apareció ese año un tesoro. Casi 1.500 piezas romanas de plata, en forma de sortijas, monedas y lingotes. El hallazgo, hoy exhibido en el Museo Arqueológico Nacional, puso sobre la pista a los arqueólogos. Años después, en la década de los 80, dos de ellos, Jorge Sánchez-Lafuente y Juan Manuel Abascal, apuntaron por primera vez una jugosa posibilidad: bajo el suelo de Driebes, de donde brotan todos estos restos y tesoros, podría encontrarse la ciudad perdida de Caraca.

La sospecha acercaba la solución a un misterio de siglos. Desde la Antigüedad, investigadores y eruditos llevan buscando la desaparecida Caraca. Los libros de Historia de la Antigua Roma hablan de ella como una ciudad mediana de la provincia de Hispania, de unos 1.500 habitantes y núcleo importante en la ruta Segógriba (Saelices), Complutum (Alcalá de Henares) y Cartagho Nova (Cartagena). Pero no lograban definir dónde estaba exactamente. Mucho menos localizarla.

Mariano Vadillo, vecino de Driebes, muestra una teja romana en el terreno donde se encuentra la antigua ciudad. KIKE PARA

“Hasta las investigaciones de los 80, se creía que había desaparecido, que solo quedaban restos y que, probablemente, habría estado situada cerca de Cuenca. Incluso se creía que Caraca era el actual pueblo de Carabaña”. Lo explica Emilio Gamo, arqueólogo y profesor de la UNED, uno de los directores de la investigación. “Pero las investigaciones de las últimas décadas nos permitieron tener indicios claros de que Caraca existía aún. Y que estaba en Driebes”. En concreto, enterrada en una parcela de cultivo de seis hectáreas y perteneciente a los hermanos Zorita, Pedro y Ángel, vecinos del pueblo.

Comprar una ciudad romana a una monja

“Cada vez que arábamos, nos encontrábamos piedras y tejas. Y cerámica. Y de todo. Coño, aquello era imposible. Cogíamos las piedras y todo lo que encontrábamos y lo tirábamos. Para poder arar”. Lo cuenta en el salón de su casa del pueblo Ángel Zorita. En 1978, junto a su hermano Pedro, le compraron a la familia Roa un terreno de seis hectáreas a las afueras de Driebes. En concreto, se lo compraron a una heredera de la familia que era monja. “No recuerdo el precio, no era mucho”, dice Ángel. “Algunas pesetas”. Y por algunas pesetas, Ángel y Pedro compraron una ciudad romana.

“Era una tierra de baja calidad. Y encima estaba llena de piedras que ellos no tenían ni idea de qué eran”. Lo cuenta el hijo de Ángel, Roberto Zorita. “Se ponían a labrar y sacaban columnas, sillares, piedras talladas y las tiraban a tomar por saco. Y se agarraban un cabreo de la hostia. Claro, no sabían lo que era todo aquello. Lo único que les importaba era que no podían cultivar. Qué van a saber, si son labriegos de toda la vida. No tenían ni puta idea”, cuenta Roberto con una expresión mezcla de resignación y sonrisa. Todavía, alrededor del terreno, se amontonan las piedras, tejas y demás restos romanos tirados por los hermanos Zorita.

“Se ponían a labrar y sacaban columnas, sillares, tejas talladas y las tiraban a tomar por saco. Y se agarraban un cabreo de la hostia”

Su padre y su tío estaban arando -intentándolo- sobre la ciudad romana de Caraca. “Todos en el pueblo sabíamos que ahí había restos, pero ni idea de que era una ciudad o un yacimiento”. De hecho, hasta no hace mucho, a Driebes se acercaban decenas de cazatesoros en busca de vestigios. “Venían con aparatos, detectores de metales y eso, y se llevaban de todo. Hasta que empezaron a vigilar”, cuenta Mariano, el pastor. La Guardia Civil controla hoy en día el terreno.

“Hasta los vecinos cogieron cosas. Aquí hay casas que tienen ánforas romanas de adorno. Y monedas. Dicen que hay uno que tiene una armadura romana en casa”, cuenta Mariano. “Yo he visto en la tierra monedas de plata y no voy a decir si las cogí o no. Pero las había”.

La cosa cambió de forma radical el pasado mes de noviembre, cuando Pedro, Ángel y los demás vecinos recibieron la visita de los arqueólogos.

“Ya sabemos dónde va a ir el parking”

El arqueólogo Emilio Gamo mantuvo una reunión con Pedro Rincón, alcalde de Driebes, y con Javier Bachiller, concejal de Educación y Deportes. Les explicó que tenían la convicción de que en el terreno de los hermanos Zorita se escondía la ciudad de Caraca. Así que los tres fueron a hablar con los hermanos y les pidieron permiso para hacer una prospección. “Desde el primer momento han mostrado toda su colaboración. Eso, a pesar de que todavía el terreno está cultivado”, cuenta Pedro, el alcalde. En concreto de cebada. Y bajo la cebada miró el georradar y mostró lo que Emilio sospechaba: Caraca.

Uno de los sillares sacados de la tierra por los hermanos Zorita, con el Tajo de fondo. KIKE PARA

“La foto que nos enseñaron del georradar -dice Javier, el concejal- mostraba en rojo un foro romano, un mercado, varias casas, calles, canales… una ciudad completa”. En paralelo, los investigadores hallaron la prueba final de que aquello era más que una villa o un par de casas: un acueducto. “Una obra de ingeniería romana que se llevaba a cabo para abastecer de agua a las ciudades”, explica Emilio Gamo.

Con estos datos, tanto el Gobierno de Castilla-La Mancha como el Ayuntamiento de Driebes no se lo pensaron. Financiaron la primera fase de las excavaciones, que empezarán en unas semanas y prohibieron, por fin, tocar los restos con los que el pueblo llevaba conviviendo décadas. “Estamos hablando de uno de los hallazgos más importantes de los últimos años, un símbolo”, dice Emilio. Y el alcalde añade: “Algo único en Europa. Un bombazo”.

El descubrimiento podría cambiar la vida de Driebes. De toda la comarca, en realidad. El pueblo pierde población desde hace años, debido a la falta de empleo que hace que los jóvenes se larguen. Contener uno de los yacimientos romanos más importantes de España atraería un gran número de visitantes. “Desde que esto ha salido en la prensa, ya hemos recibido cientos de turistas. Y eso que ni siquiera hemos empezado las excavaciones”, dice el alcalde en el terreno del futuro yacimiento. En concreto, mientras habla, está subido a una piedra que, se sospecha, podría ser el techo de una de las casas.

El hallazgo es uno de los más importantes de Europa en los últimos años. Podría cambiar la vida de la comarca entera.

La idea es que los restos de Caraca se puedan visitar desde las primeras fases de la excavación, que sea posible ser testigo directo de los avances y descubrimientos. Además, Caraca está en un enclave de postal. Se aúpa sobre un pequeño cerro desde el que se puede ver la campiña de la Alcarria Baja y el paso del río Tajo. Alrededor del cultivo se ven restos de muralla y cientos de piedras talladas acumuladas que los hermanos Ángel y Pedro tiraban cuando les interrumpían en cultivo.

Pedro, el alcalde, señala con la cabeza, soñando despierto. “Allí podría ir el parking y allá el acceso al yacimiento a través de una pasarela”. Es como si ya pudiera ver a cientos de familias visitando el pueblo. “Mi sueño es que este descubrimiento nos ayude a dejar de perder población. Solo pido eso”, dice Pedro.

Javier, el concejal, añade: “El empleo es importante, pero siempre se habla de lo mismo. Hay otro asunto y para nosotros es igual de importante: el orgullo y el impulso cultural que esto supone para el pueblo. Ahora, los vecinos, son expertos en la Antigua Roma”, dice sonriendo.

Sospechan los expertos que Caraca fue abandonada porque se agotaron las minas de las que vivía. Otra teoría señala la peste como causante del abandono del enclave. Sea como sea, a Caraca le ha surgido ahora una segunda oportunidad, una resurrección. “Todo va a depender de la financiación”, dice Emilio, el arqueólogo jefe. “Si logramos que se mantenga, podremos revivir Caraca”. La ciudad perdida que los vecinos de Driebes han encontrado.

 

19 marzo 2017 at 11:59 am Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

marzo 2017
L M X J V S D
« Feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente