Posts filed under ‘arquitectura clásica’

Documentan la parte mejor conservada del ‘otro’ acueducto de Tarraco

  • Una intervención del Institut Català d’Arqueologia Clàssica (ICAC) determina 12 kilómetros de la estructura que captaba agua del Gaià y que subministraba a la ciudad en época romana
  • El trazado forma parte de un sistema diferente al del Francolí, que incluye el Pont del Diable

acueducto-del-Gaià

La intervención del ICAC ha permitido documentar 12 kilómetros del acueducto del Gaià a su paso por La Secuita. ICAC

No se conservan estructuras a la vista ni espectaculares arcadas, pero fue determinante para garantizar el suministro de agua a la flamante Tarraco a medida que crecía, cuando ya era capital de la principal provincia del Imperio. El acueducto del Gaià fue “el otro” acueducto, eclipsado de alguna manera por el del Francolí y, en concreto, por el tramo popularmente conocido como el Pont del Diable, pero ambas construcciones fueron muy importantes para cubrir las necesidades hídricas de la población a partir del siglo I d.C.

Y, tras tantos siglos en segundo plano, al acueducto olvidado de Tarraco le ha llegado su oportunidad. Una intervención llevada a cabo este años por el Institut Català d’Arqueologia Clàssica (ICAC) ha permitido documentar y localizar parte del recorrido, que nacía en el Pont d’Armentera y que tenía una longitud de más de 40 kilómetros. La actuación se ha centrado en el tramo de 12 kilómetros que pasa por la localidad de La Secuita, el mejor conservado de todos.

“Hemos podido determinar el trazado de esta parte a partir de los restos conservados y situar sobre un único mapa los que son visibles hoy en día, los que están soterrados y los que se han perdido, a la vez que se ha realizado la documentación fotográfica”, explica Jordi López, investigador del ICAC responsable de la actuación y que ha formado equipo con el topógrafo y arqueólogo Josep Maria Puche.

A partir del trabajo de campo se ha podido interpretar todo el trazado, “unos 12 km que se encuentran dentro del término municipal de La Secuita, donde hay numerosos tramos a la vista que suman aproximadamente un kilómetro en total”, detalla López. Añade que la documentación elaborada permitirá a las diferentes administraciones “proteger mejor el monumento, a la vez que da opción a planificar futuras campañas de exploración arqueológica e incluso de excavación y restauración de algunos de los puntos más cercanos al casco urbano”.

Diferente estado de conservación

Según López, el acueducto del Gaià se aprecia bien a su paso por La Secuita y se puede seguir con relativa facilidad porque la estructura romana fue reutilizada mayormente como margen de contención de los campos de cultivo. También goza de buena salud a la altura de Vallmoll y Nulles, pero no tanto en la zona de Els Pallaresos o a su llegada a la ciudad de Tarragona. “En las últimas dos décadas se ha construido mucho allí –en Els Pallaresos-, con grandes urbanizaciones, y muchos metros se vieron afectados porque nadie lo tuvo en cuenta”, dice.

En Tarragona pasó los mismo en la zona de la Muntanya de l’Oliva. El acueducto llegaba hasta allí y desde ese punto el agua era distribuida por la ciudad romana mediante dos ramales, uno que cruzaba la calle Rovira i Virgili y otro que se dirigía hacia el casco antiguo. “Entre l’Oliva y la parte antigua habría un puente más espectacular que el del Diable, pero no se conserva nada, sólo parte de los cimientos”, sostiene el investigador del ICAC.

La inmensa mayoría de los estudios sobre los acueductos de Tarraco se han centrado en el que captaba el agua del río Francolí porque el acueducto de les Ferreres o Pont del Diable formaba parte de él y esta parte tan espectacular sí fue preservada. Pero para Jordi López la actuación realizada ahora en La Secuita “es un primer paso” que puede propiciar muchos más: “Sería ideal poder hacer lo mismo con todo el trazado de 45 kilómetros y que los demás municipios por donde pasa se impliquen, como ha hecho La Secuita”. “Los ayuntamientos deberían apostar por recuperar y proteger el patrimonio”, señala. El acueducto del Gaià, que era de mayor longitud que el del Francolí, partía “de un punto por determinar” del Pont d’Armentera, a una cota de unos 350 metros sobre el nivel del mar. El trayecto abarca los términos de Pont d’Armentera, Aiguamúrcia, Vila-rodona, Alió, Puigpelat, Nulles, Vallmoll, La Secuita, El Catllar y Els Pallaresos, hasta llegar, finalmente, a la ciudad de Tarragona.

Acueducto-del-Gaià-La-Secuita

El tramo de La Secuita, con partes al descubierto y otras soterradas, es el que mejor se conserva del acueducto del Gaià. ICAC

Medidas de protección y proyectos de futuro

Las actuaciones que ha llevado a cabo el equipo del Institut Català d’Arqueologia Clàssica en este tramo del acueducto del Gaià han sido financiadas por el Ayuntamiento de La Secuita, que en la actualidad tiene en vigor dos convenios con el centro de investigación, con sede en Tarragona. “Por el término municipal pasan tramos aéreos y otros que están bajo tierra, pero muchos se conservan muy bien”, explica Eudald Roca, el alcalde de esta localidad del Tarragonès.

Según Roca, la apuesta por documentar la estructura tiene “el objetivo de protegerla mediante herramientas urbanísticas y para que en un futuro se puedan llevar a cabo excavaciones en los puntos más relevantes”. Actualmente el municipio está elaborando su nuevo Plan de Ordenación Urbanística Municipal (POUM).

Fuente: LAURA CASAS  |  LA VANGUARDIA

31 octubre 2014 at 8:18 am 1 comentario

Una nueva hipótesis sitúa el anfiteatro de Barcino bajo Santa Maria del Pi

  • El ingeniero y arqueólogo Luis Conde publica una tesina con diversos indicios
  • Comprobar con catas si existió “no está entre las prioridades actuales” del Ayuntamiento de Barcelona

Iglesia-de-Santa-Maria-del-Pi

Iglesia de Santa Maria del Pi, en Barcelona /  Wikimedia Commons / Maria Rosa Ferre

anfiteatro-de-BarcinoEl relato académico sobre la Barcelona romana ha pasado, en apenas tres años, de no situar ningún anfiteatro en la ciudad a teorizar dos ubicaciones distintas a lado y lado del núcleo amurallado. La primera hipótesis que se hizo pública, en 2011, fue la de la historiadora Jordina Sales, que sitúa el edificio bajo la actual basílica de Santa Maria del Mar. En paralelo, el doctor en ingeniería química e historiador Luís Conde trabajaba en otra hipótesis con epicentro en la basílica de Santa Maria del Pi, aunque ha esperado a darla a conocer hasta concluir su tesina y publicarla en una revista académica.

La investigación de Conde arrancó de la observación “con ojos de ingeniero de los bloques que componen la muralla romana de Barcelona. “Son heterogéneos en forma y tamaño, aunque según el consenso académico vigente la mayoría procederían de las canteras de Montjuïc, con algunas piedras de necrópolis reaprovechadas”, analizó Conde. “¿Qué sentido tendría destruir una necrópolis para tan pocas piedras, si ya estás trayendo la mayoría de tan lejos? ¿Por qué esculpirlas tan diferentes, si las sacas tú mismo de la montaña? ¿No habían ninguna solución más económica y práctica?”, cavilaba incrédulo Conde, máxime cuando la fama de los ingenieros romanos ha llegado hasta hoy precisamente por su pragmatismo y habilidad. “Lo más lógico, a mi entender, es que la mayoría procedan de construcciones canibalizadas”, sostiene.

En una guía de Barcelona de 1855, el historiador Antoni de Bofarull recogía una tradición oral que situaba un anfiteatro romano en las cercanías de la calle Boqueria. Conde, que poseía de un ejemplar de esta guía, buscó enseguida un mapa actual de Ciutat Vella. Pronto se fijó en dos calles muy concretas del barrio Gòtic, Cardenal Casañas y Cecs de la Boqueria, cuya forma arqueada coincide al encararse y converge en Santa Maria del Pi. Con un ordenador puso a prueba la curvatura y vio que encajaba con la mitad superior de una elipse matemáticamente perfecta. “La huella del anfiteatro ha quedado fosilizada en la trama urbana de Ciutat Vella”, asegura, como sucede en otras colonias romanas, como Lucca o Florencia (Italia). Aunque ha hallado otros indicios, para Conde la prueba del algodón es la geometría. “Los ingenieros no lo podemos evitar, ¡pensamos a través de las matemáticas!”, bromea.

La insospechada forma se convirtió en su tesina final del master de Arqueología, que cursó en la UB al terminar la carrera de Historia. Luís Conde (Palma de Mallorca 1937) se pasó a las letras puras una vez jubilado, por lo que asume que muchos expertos del sector todavía le ven “como un intruso”. Sin embargo, la tesina –apoyada en una amplia recopilación de datos y argumentos– recibió el visto bueno del profesorado y también el de los responsables de la revista Pyrenae, que edita el Departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología de la UB. En 2015 publicará la teoría en un libro monográfico.

Los indicios
Geometría a parte, varios indicios arqueológicos e historiográficos concordarían con la hipótesis de un anfiteatro romano frente a la puerta oeste de la ciudad antigua. Por ejemplo, la forma del ramal de la Via Augusta que llegaba a Barcino. Sabemos que baja desde Sants hacia Sant Antoni –bajo el mercado se ha hallado un tramo de calzada intacto– y recorre la calle Hospital, pero al llegar la Rambla hace un giro brusco hacia el norte para alcanzar la plaza Vila de Madrid, donde puede visitarse una necrópolis romana. “El tramo entre Rambla y Vila de Madrid es más nuevo que el resto, está fechado entre los siglos I y III dC, que es la época en la que habría existido el anfiteatro”, apunta Conde. “Y el codo del giro se ha localizado, sin poder darle una explicación clara”, añade. Su hipótesis es que, cuando llegó la moda de los anfiteatros, se construyó en la zona del Pi “porque era el único espacio libre en el promontorio donde estaba Barcino” y ello obligó a desviar la vía. “Construirlo en otro lugar hubiera sido menos práctico, por el desnivel de seis metros que rodeaba la ciudad amurallada”, razona.

El anfiteatro sólo habría durado un par de siglos, según Conde, a causa del auge de la moralidad cristiana y de los primeros ataques de los bárbaros. “En el siglo III dC muchas ciudades de las actuales España, Francia e Italia tuvieron unos sustos terribles con los anfiteatros extramuros, porque era muy peligrosos en momentos de asedio”, explica. “Los invasores podían aprovechar su altura y cercanía para atacar el interior de la ciudad, así que se modificaron murallas a toda prisa para engullirlos o simplemente se destruyeron y se usaron sus piedras para reforzar los muros”, señala. De ahí la hipótesis de Conde sobre los bloques heterogéneos en la muralla barcelonesa.

Otro ítem. Una intervención arqueológica exploratoria en la pequeña plaza que hay detrás de Santa Maria del Pi halló una hilera de tres pilares rectangulares, rodeados de una zanja. Según Conde, quedarían en la parte central del anfiteatro y podrían ser soportes de la fosa bestiaria que había bajo las arenas de los anfiteatros, donde estaban las fieras y los montajes de escenografía. La interpretación oficial, sin embargo, considera los pilares como una “cimentación” de uso indeterminado y los fecha en una época posterior, atendiéndose a la datación de la zanja. Según Conde, la zanja podría haberse construido más tarde para expoliarlos, ya que cubiertos de tierra se asemejarían a tumbas.

La tesina se apoya también en el fragmento “pequeño pero claro” de una bóveda descubierta bajo la puerta lateral de Santa María del Pi, que Conde interpreta como una de las cáveas, los túneles que sostenían las gradas del público, por la forma y porque su orientación cuadra con la elipse de la trama urbana. No obstante, el hallazgo de la cavidad no recibió gran repercusión ni una interpretación clara, “porque el sondeo se hacía para ver si estaban seguros los cimientos de la iglesia, sin buscar nada romano”.

Santa Eulàlia tiene la clave
También encontraron, incorporado a los cimientos del Pi, “un posible altar que ahora está expuesto junto a las columnas del Templo de August“: “Es una piedra con un agujero, en la que se depositarían las reliquias de un santo”. Conde sostiene que es anterior a la iglesia del Pi y que pudo servir para dar culto a Santa Eulàlia, la niña mártir que según la leyenda fue torturada por no renunciar a su fe cristiana y que aún hoy es copatrona de la ciudad. Alrededor de la plaza del Pi, el historiador e ingeniero ha contado hasta 17 topónimos que harían referencia a la santa: Arc de Santa Eulàlia, calle La Palma –la representación cristiana del martirio–, Baixada de Santa Eulàlia… Algunos perviven y otros cambiaron de nombre con los siglos o se perdieron, como la calle de la Boqueria –antes llamada de Santa Eulàlia–, la Puerta de Santa Eulàlia en la muralla antigua –en el Pla de la Boqueria– o la plaza Arenaria –entre las calle Ferran y Boquería, que “se edificó tras las persecuciones a los judíos del Call”–.

Y es que la pequeña Eulàlia es fundamental para ubicar el edificio. Según la tradición, sus restos fueron enterrados en el anfiteatro de Barcino, donde recibió martirio y sobre los que se erigió una primera iglesia. La llamaron ‘de Santa Eulàlia’ –no se ha localizado nunca– pero con los siglos pasó a llamarse ‘de Santa María’. Según consta en documentos eclesiásticos, en el año 878 el obispo Frodoino habría hallado los restos bajo una iglesia llamada Santa Maria de las Arenas y los habría trasladado solemnemente hasta la Catedral, donde hoy reposan.

Y ahí empieza el debate. ¿Aquella Santa Maria de las Arenas corresponde a la actual basílica del Mar o a la del Pi? Para Jordina Sales, la de las Arenas es la marítima que hoy tenemos en el Born, que ya se había asociado a este nombre por las arenas del mar y bajo la que se halló una necrópolis en los años 70. Para Conde, la de las Arenas es la del Pi, porque “en el siglo VII el obispado había convertido la pequeña iglesia de la mártir en un monasterio benedictino y sólo alrededor del Pi había los campos necesarios para cumplir con el Ora et labora“. “Pero no quiero polemizar con Jordina Sales, sólo expongo mi hipótesis”, avisa Conde, que ha estudiado el trabajo de la historiadora. “Aunque el anfiteatro no estuviera en Pi, hubo algo elíptico que dejó esta huella tan particular en el trazado de las calles”, resume.

Buscar el anfiteatro “no es prioritario”
El Institut de Cultura de Barcelona, de quien depende el Servicio de Arqueología de la ciudad, reconoce que está al corriente de la hipótesis de Luís Conde –que la explicó personalmente a Carme Miró, directora del servicio, y a Joan Roca, director del MUHBA– pero rehúsa valorarla o tomar partido por alguna de las dos ubicaciones propuestas. Avisa que “la única forma de comprobarla es realizar catas”, pero que “no está entre las prioridades actuales del Servicio de Arqueología” intervenir en la zona de Santa Maria del Pi ni en la de Santa Maria del Mar.

Actualmente el Pla Barcino concentra sus esfuerzos en la muralla, la domus de la calle Avinyó, el acueducto a su paso por Sant Andreu, el subsuelo de la Plaça del Rei y la basílica de Sant Just i Pastor, además de la villa romana de La Sagrera. Carme Miró, responsable del Servicio de Arqueología, también ha declinado pronunciarse sobre la validez de las dos hipótesis por no conocerlas suficientemente.

Conde atribuye el silencio municipal a problemas presupuestarios, pero asegura que tiene la conciencia muy tranquila: “Creo haber hecho lo suficiente para que esta teoría quede en la memoria de la gente que en el futuro participará en la investigación arqueológica en la ciudad”. “He dado mucho la tabarra, así que si un día excavan por la zona y encuentran algo, ¡ya se acordarán de mí, ya!”, se ríe. Hasta ese día, la existencia y ubicación exacta del anfiteatro de Barcino continuará siendo un misterio. Uno más de los muchos que aún quedan por desvelar sobre Barcino.

Fuente: MERITXELL M. PAUNÉ  |  LA VANGUARDIA

27 octubre 2014 at 2:21 pm 1 comentario

La Domus Aurea de Nerón invita a descubrir cómo avanza su restauración

El que fuera uno de los palacios más fastuosos de la Roma Clásica, la Domus Aurea del mítico emperador Nerón, ofrece desde este fin de semana la posibilidad de ver cómo avanzan sus labores de restauración a través de un recorrido guiado, que fue presentado hoy en la capital

Domus-Aurea-restauración

Roma, 24 Oct. (EFE).- El complejo arquitectónico, que en otra época estuvo recubierto de mármol y piedras preciosas, reabre así sus puertas con una visita articulada en 15 secciones que permitirá el acceso al ala occidental del pabellón, inaccesible al público hasta ahora.

“Como los trabajos se dilatarán bastante en el tiempo, es justo que los turistas, los visitantes y los ciudadanos puedan contemplar el esplendor de este monumento y ver las labores de recuperación”, señaló el Ministro de Bienes, Actividad Cultural y Turismo de Italia, Dario Franceschini.

Con numerosas estancias repletas de antiguos frescos e inscripciones, el recorrido irá evolucionando durante el tiempo que se prolonguen las obras, con el objetivo final de sanear la parte superior externa de la antigua residencia del emperador Nerón.

Este recinto monumental podrá visitarse únicamente los fines de semana, de forma guiada y bajo reserva, ya que el resto del tiempo los operarios trabajarán para culminar las labores de restauración y restituir lo antes posible esta joya del patrimonio romano a la humanidad.

A la conservación de la Domus Aurea contribuyó también el emperador Trajano, al construir un recinto termal sobre el pabellón de Nerón, lo que permitió preservar la extraordinaria decoración de la residencia imperial.

Sin embargo, la implantación ya en la edad moderna de un jardín público en la colina Oppio sobre la estructura antigua provocó graves daños en el complejo arquitectónico original.

Los trabajos de mantenimiento actuales comenzaron con la recuperación de la parte subterránea del recinto, objeto de la visita, y continuarán con la creación precisamente de un nuevo jardín sobre la colina.

“El jardín que actualmente se extiende sobre la Domus Aurea ha causado un gran daño a la estructura debido a las raíces de los árboles y las filtraciones de agua de lluvia”, explicó la superintendente del proyecto de restauración, Mariarosaria Barbera.

El objetivo de los trabajos de restauración es reducir un 70 % el peso del jardín existente y disminuir el espesor del terreno, que pasará de tres metros a uno.

Además, se instalarán sistemas de drenaje para garantizar la impermeabilización del monumento y la evaporación de la humedad hacia el exterior.

“Estamos convencidos de que estas medidas servirán para evitar futuros daños por parte del jardín a la construcción romana”, destacó Barbera.

Las obras de construcción de este nuevo jardín, que se desarrollarán en siete fases durante los próximos cuatro años, tendrán un coste aproximado de 31 millones de euros, de acuerdo con la información facilitada por los responsables del proyecto.

“Hasta el momento, se han invertido más de 18 millones de euros en el mantenimiento del espacio arquitectónico bajo el jardín, todos ellos provenientes de fondos del Estado, y se ha conseguido hacer grandes cosas”, puntualizó la superintendente.

De los 31 millones de euros que se prevé que cuesten las nuevas labores de mantenimiento, el Estado italiano aportará 6 millones, según informó Franceschini.

El resto de los fondos, recalcó el ministro, provendrán del micromecenazgo, es decir, de donaciones que particulares o empresas quieran realizar para financiar la recuperación de la Domus Aurea.

Estas contribuciones podrán llevarse a cabo a través de una plataforma en internet habilitada a tal propósito por la Superintendencia Especial para los Bienes Arqueológicos de Roma.

“Confiamos en que las empresas, tanto italianas como extranjeras, quieran colaborar en este proyecto. Este método de micromecenazgo es también una gran prueba de la madurez de un país”, añadió Franceschini.

La cadena de televisión italiana Sky aprovechó la ocasión para presentar el documental “Domus Aurea: El sueño de Nerón“, sobre el monumento y las labores de recuperación.

El documental persigue sensibilizar al público y concienciarlo de la necesidad de contribuir en la campaña de recogida de fondos de la restauración.

Fuente: África Albalá Soria – EFE  | lainformacion.com

24 octubre 2014 at 8:16 pm 1 comentario

Acueducto romano de Segovia: Una declaración con polémica

  • El Acueducto de Segovia celebró el pasado sábado 11 de octubre el 130 aniversario de su declaración como Monumento Histórico Artístico Nacional
  • La Academia de la Historia pidió la protección del Acueducto ante la «desidia» del municipio

acueducto-segovia-1888

El Acueducto, en 1888, en una fotografía de Levy / Colección de Juan Francisco Sáez Pajares

«Ninguna persona medianamente culta hubiera podido figurarse jamás que para mantener libre de vandálicos atentados el célebre acueducto romano de Segovia fuera menester ampararlo con declaraciones oficiales; pero es lo cierto que ha llegado en nuestros días á tal extremo el vergonzoso desconocimiento de su importancia arqueológica y de su arrogante belleza artística, que con razón se teme verlo bárbaramente afeado con construcciones adosadas á su venerada mole si no se dicta una medida que lo salve de tales profanaciones».

Así, de esta manera tan contundente, comienza el informe que la Real Academia de la Historia emitió el 5 de octubre de 1884. En su misiva, los académicos informan al director general de Instrucción Pública del Ministerio de Fomento de que el Ayuntamiento de Segovia no es capaz de proteger ni garantizar la integridad física del Acueducto, circunstancia que hace necesaria una urgente declaración como Monumento Nacional Artístico e Histórico para ponerlo bajo la custodia de la Comisión Provincial de Monumentos y evitar así que el Ayuntamiento dicte «medidas que puedan afectar á su integridad y belleza artística».

El Gobierno recibió el escrito y puso en marcha un proceso que, en cuestión de días, culminó con la declaración. El rey Alfonso XII sancionó la Real Orden el 11 de octubre, y la Gaceta de Madrid la hizo pública el día 20. Pero en su página 158, el boletín oficial incluyó también las opiniones de los académicos, lo que prendió la mecha de la polémica.

Una vez enterado, el Ayuntamiento de Segovia montó en cólera. También lo hicieron los semanarios locales, que sacaron la cara por el Consistorio al entender que el apunte ofendía a todo el pueblo segoviano. El alcalde, Mariano de la Torre Ajero, y los quince concejales de la Corporación escribieron al ministro de Fomento, Alejandro Pidal y Mon, exponiéndole que el Ayuntamiento se había sentido herido en su dignidad y decoro, por lo que exigían una reparación: «Si los actos de este Ayuntamiento y los de sus antepasados no estuvieron estrictamente ajustados al buen obrar para con su preamado Acueducto que es el distinguido emblema del Ayuntamiento y de los segovianos todos; y si exactos fueron los gratuitos fundamentos del informe citado para basar el móvil de la declaración de Monumento Nacional, Artístico é Histórico á Nuestro insigne Acueducto, el Ayuntamiento de hoy sabría guardar profundo silencio, avergonzarse de su presente y de su pasado, y pedir perdón para sus culpas; pero como felizmente para él se encuentra en caso diametralmente opuesto á las imputaciones incalificables sentadas en el informe, por ello que lo que reclama es desagravio de la ofensa recibida tan sin razón, y con la circunstancia agravante de la publicidad», señalan los concejales.

La prensa

El periodismo, entonces incipiente, se sintió muy ofendido y cargó contra la Academia de la Historia. Protestaron todos los semanarios. Uno de ellos, La Tempestad, expresó en su edición del 26 de octubre la amargura que la declaración causó en el pueblo de Segovia: «Los segovianos, poseídos, con tal motivo, de pena, no sin razón manifiestan que habrían preferido se omitiera la declaración de ser Monumento artístico nacional el Acueducto, que por sus dotes insignes entraña en sí esta misma declaración, y de ella goza en el mundo todo, á que por motivo á tal declaración oficial se diera aquella proposición de la Academia, inculpatoria del Ayuntamiento, que precisamente tiene fija su atención en la conservación de este timbre de honor de la Ciudad y elemento el más necesario á su existencia».

Idéntica opinión sostuvieron El Pardillo, El Adelantado e incluso la revista de la Sociedad Económica Segoviana de Amigos del País, institución presidida por Ezequiel González, que tan crítico se había mostrado con el Ayuntamiento solo un año antes debido al derribo de la puerta de San Martín.

El asunto coleó durante varias semanas. El alcalde, al comprobar que la reparación exigida no llegaba, elevó una queja al mismísimo presidente del Consejo de Ministros, Antonio Cánovas del Castillo, que además era director de la Real Academia de la Historia. Canovas le respondió que sus múltiples ocupaciones le habían impedido enterarse de lo ocurrido: «A fin de ver si los deseos de V. pueden quedar completamente satisfechos, he remitido su citada carta á dicha Real Academia para que en su vista emita de nuevo informe sobre el referido asunto, que desearé más satisfactorio que el anterior».

La Academia no dio marcha atrás en sus apreciaciones. Al contrario, se sintió profundamente herida por la queja expresada por el alcalde de Segovia y escribió a Cánovas justificando sus opiniones en las malas actuaciones que el Ayuntamiento cometió en épocas anteriores en el Acueducto, las cuales habían afeado y adulterado su clásica belleza: «Son testimonio elocuente de estos deplorables intentos, nacidos tal vez, de un celo generoso pero poco ilustrado, multitud de comunicaciones que mediaron entre la Real Academia de San Fernando y el Ayuntamiento unas veces, otras la Comisión de Monumentos de Segovia, acerca del modo de ejecutar aquellas obras», argumentó la Academia poniendo como ejemplo unos trabajos realizados en 1880 por el municipio, «inadecuados y dignos de censura».

El caso es que la polémica declaración entró en vigor y el Acueducto de Segovia quedó bajo la protección de la Comisión Provincial de Monumentos, que no tardó en emitir un estudio en el que detallaba todas las obras que era preciso acometer para preservar la integridad de la obra romana, entre ellas la demolición de seis cerbatanas antiguas adosadas al monumento y de «cuantos edificios impiden por su proximidad al Acueducto que éste ostente con toda su magnificencia». Afortunadamente, no hubo dinero para llevar a cabo las expropiaciones.

Protegido el Acueducto, la ciudad de Segovia recibió un nuevo espaldarazo en 1941, cuando su casco antiguo recibió la declaración de Monumento Nacional. Y el 6 de diciembre de 1985, Segovia, con su Acueducto incluido, era declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Para entonces, una asignatura continuaba pendiente: la eliminación del tráfico bajo los arcos. La reforma del entorno acometida a comienzos de la década de 1960 eliminó las construcciones existentes en el lado oriental, muy próximas al monumento. El Acueducto ganaba visibilidad y atractivo turístico, pero a la vez emergía un grave problema que las autoridades del momento no alcanzaron a prever: a los pies del Acueducto confluían varias carreteras nacionales y locales, lo que acabaría incrementado la circulación y la aglomeración de vehículos a escasos centímetros de las históricas piedras.

Finalmente, después de muchas polémicas y los informes de los expertos que alertaban del peligro que estaba ocasionando el deterioro, el Ayuntamiento decidió el corte de tráfico en julio de 1992. La Junta de Castilla y León acometió la segunda gran restauración del monumento –la primera se llevó a cabo a comienzos de la década de 1970–, que aseguró la estabilidad de los pilares y limpió la piedra de las impurezas acumuladas a lo largo de los siglos. En la actualidad, se interviene para erradicar de una vez por todas las filtraciones de agua, pero el ‘abuelo’ goza de una extraordinaria salud.

El diablo y no Roma, según la leyenda

La leyenda del Acueducto es una de las primeras historias sobre el monumento que escucha cualquier segoviano que se precie de serlo. Cuentan que fue el diablo, y no Roma, el auténtico artífice de la faraónica obra, historia que contribuye a fomentar el misterio que rodea el episodio de su construcción. Una joven aguadora, cansada de portar los cántaros por las empinadas calles de la ciudad, llegó a ofrecer el alma al diablo si a cambio le construía un acueducto que le llevara el agua a casa y le librara de tan penosa tarea. No tardó en materializarse la figura de Satán, que aceptó gustoso el reto y se comprometió a construir el puente en solo una noche. El alma de la joven sería suya si conseguía acabar el trabajo antes de que cantara el gallo. La segovianita rezó toda la noche para evitar el trance, mientras legiones de diablillos se empleaban a fondo colocando piedra sobre piedra y levantando la mole de granito. Pero las plegarias de la moza hicieron efecto: cuando el gallo cantó, al diablo solo le quedaba una piedra por colocar. Dicen que los agujeros de las piedras son las huellas de las pezuñas de Lucifer, que huyó con rabia.

Fuente: Carlos Álvaro  |  El Norte de Castilla

16 octubre 2014 at 9:23 am Deja un comentario

La modificación de una carretera descubre un conjunto termal romano en Girona

Las obras de la GI-524, en el municipio de Camós, han revelado unos restos del siglo II

termas-Camós

Un grupo de arqueólogos explorando los restos romanos en Camós /  Xavier Pi

La modificación del trazado de la carretera GI-524, que hasta el pasado año atravesaba los restos de la antigua villa romana de Vilauba, en el municipio gerundense de Camós, han permitido poner al descubierto un conjunto termal que ocupaba una superficie de 135 metros cuadrados.

Este hallazgo ha supuesto para el yacimiento dar “un enorme salto cualitativo”, según uno de los arqueólogos responsables de la excavación, Pere Castanyer.

Castanyer ha recordado que, a partir de ahora, este conjunto termal se convierte en uno de los más importantes de Catalunya en ámbito rural.
El excelente estado de conservación de este espacio llevó a los expertos a construir una cubierta provisional para garantizar la protección futura de las estructuras.

El recorrido en el interior de las termas comienza con un primer ámbito interpretado como el ‘apodyterium frigidarium’, un vestuario dotado de un banco lateral para sentarse y unos nichos inferiores para dejar la ropa y el calzado.

Al fondo, una piscina de agua fría, con una capacidad de unos 2.500 litros, y los accesos a dos salas con mayor temperatura denominadas ‘tepidarium’ (ambiente templado) y ‘caldarium’ (ambiente caliente).

Un característico sistema de construcción de la época permitía la circulación del aire caliente por el subsuelo, mientras que el ‘caldarium’, donde se solía alcanzar una temperatura de unos 40 o 50 grados, contaba también con una bañera que se disponía directamente sobre la boca de un horno.

La puesta en marcha del horno, así como el mantenimiento y la regulación de la temperatura de las salas o la recarga de la caldera, se llevaba a cabo en dos estancias situadas en la parte más baja del terreno, a las que se accedía desde del exterior.

Todo el conjunto termal está delimitado por varios canales de desagüe y recogida de las aguas pluviales, junto a las procedentes de las piscinas y bañeras, que aseguraban al mismo tiempo el buen funcionamiento de una pequeña letrina que se disponía en un rincón del edificio.

Para la construcción de este espacio se utilizó la piedra sedimentaria local denominada ‘travertino’, mientras que los pavimentos se hicieron de ‘opus signinum’, un tipo de conglomerado de cerámica y mortero.

Siguiendo las modas y costumbres del momento, esta zona de termas se construyó en el siglo II y se mantuvo en uso hasta bien entrado el siglo IV.

Durante las excavaciones, también se ha empezado a trabajar en la consolidación y restauración de los diversos pavimentos de las salas, así como en revestimientos hidráulicos de las piscinas y del piso inferior.

El objetivo es que, a partir del próximo año, se incorpore todo este conjunto a la visita del yacimiento para que el público conozca algunos aspectos hasta ahora inéditos sobre las condiciones de vida de sus habitantes.

Fuente: LA VANGUARDIA

15 octubre 2014 at 6:22 pm 1 comentario

El puente romano de Alcántara se ‘jubila’ tras 2.000 años de servicio

Se construirá uno nuevo por 12 millones para los vehículos

puente-Alcántara

El puente de Alcántara cerrará su uso a los vehículos. – Foto: FRANCIS VILLEGAS

El puente romano de Alcántara, después de su reciente galardón como Mejor Rincón de España, recibe una grata noticia: por fin llega a una merecida ‘jubilación’ después de 2.000 años de servicio. Sirva la comparación para explicar que el símbolo de Alcántara y reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad dejará de soportar un volumen de tráfico de 650 vehículos diarios, de los cuales 13 aproximadamente son pesados de más de 20 toneladas. El proyecto es que en cuatro año pase a ser sólo peatonal y su sustituto será un nuevo puente con una arquitectura singular, con unos 300 metros de longitud y un coste aproximado, según anunció ayer el presidente Monago, de aproximadamente 12 millones de euros. El nuevo concentrará todo el paso de los vehículos pero el viaducto contará con una zona peatonal que abarque ambos puentes para dar una nueva perspectiva del conjunto. Los estudios técnicos que ya han comenzado determinarán si el emplazamiento elegido, entre el puente romano y la presa, es el idóneo desde el punto de vista medioambiental y patrimonial. El puente padecía en un importante deterioro al soportar tanto tiempo el paso de los vehículos.

Fuente: David Vigario  |  El Periódico Extremadura

9 octubre 2014 at 10:01 am Deja un comentario

Florencia descubre al público ruinas romanas bajo el Palazzo Vecchio

El emblemático Palazzo Vecchio de la ciudad de Florencia, donde tiene su sede el Ayuntamiento, inauguró hoy un nuevo recorrido arqueológico bajo sus cimientos, donde se encuentran las ruinas de un antiguo teatro romano

Palazzo-Vecchio-teatro-romano

El teatro romano de Florencia bajo Palazzo Vecchio podrá visitarse hasta el próximo mes de diciembre. Imagen vía La Nazione

El acto de inauguración estuvo a cargo del alcalde de la ciudad, Dario Nardella, y de la directora general de Unesco, Irene Bokova, tras la clausura del tercer foro de esta organización sobre Cultura y empresas culturales que se ha celebrado en la ciudad italiana.

Los restos del teatro recorren una parte de los cimientos del Palazzo Vecchio (1299), ubicado en pleno centro de la ciudad, junto a la Piazza della Signoria, un espacio donde se concentran restos de la evolución de Florencia desde su fundación entre el 30 y el 15 a.C.

Bokova y Nardella visitaron el nuevo recorrido arqueológico acompañados de la sobreintendente de Bienes Arqueológicos de la región de Toscana (norte de Italia), Andrea Pessina, quien explicó las particularidades del sitio.

El teatro se calcula que tenía capacidad para unos 5.000 espectadores, y se ubicaba bajo dos los palacios Vecchio y Gondi, con la zona de las gradas hacia la piazza della Signoria.

Entrando por el patio de la Dogana, dentro del Palazzo Vecchio, un desnivel de tres metros, salvado por una escalera, conduce desde la actualidad hasta el siglo II d.C.

Las excavaciones han dejado al descubierto los muros romanos del “vomitorium”, el gran pasillo principal para acceder al escenario y que al final de las representaciones se usaba para que la gente saliera de manera rápida al exterior.

Asimismo, se pueden observar partes del “ambulacro” circular del teatro, que era el pasillo que servía para que los espectadores entraran hasta su puesto.

El recorrido, que también descubre una parte de una calle medieval del siglo XII, está apoyado por dos instalaciones de vídeo, en una de las cuales se proyecta en el muro del “vomitorium”, que recuerda con sombras y música el recorrido que hacían los espectadores para entrar en el teatro.

Fuente: EFE  |  ABC

4 octubre 2014 at 8:12 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

FriendFeed

View my FriendFeed

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

noviembre 2014
L M X J V S D
« oct    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
adultfreindfinder contadores para web Noticias sites

Archivos

RSS Elementos compartidos

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.641 seguidores