Posts filed under ‘langues anciennes’

«Las lenguas indoeuropeas pudieron llegar a Europa a través de las estepas»

  • Entrevista a Iosif Lazaridis, genetista de la Escuela Médica de Harvard
  • Lazaridis destaca la importancia de un movimiento migratorio procedente de las estepas que ocurrió hace unos 4.500 años y que reemplazó a buena parte de la población europea

iosif_lazaridis

Fuente: Alec Forssmann  |  NATIONAL GEOGRAPHIC

Iosif Lazaridis es un genetista de la Escuela Médica de Harvard, ubicada en Boston. Es uno de los principales investigadores de un estudio publicado recientemente en Nature sobre los orígenes genéticos de los europeos y sobre la introducción de las lenguas indoeuropeas en el continente europeo, un misterio que sigue siendo objeto de debate entre lingüistas y arqueólogos. Las tesis predominantes son dos: una que considera que las lenguas indoeuropeas nacieron en Anatolia (la actual Turquía) y que llegaron a Europa con la difusión de la agricultura hace unos 8.000 años, durante la llamada Revolución Neolítica; y otra que sitúa el idioma protoindoeuropeo, que originó las lenguas indoeuropeas, en la estepa euroasiática (al norte de los mares Negro y Caspio), donde el caballo fue domesticado por primera vez y el uso de la rueda revolucionó la economía. Según esta tesis, las lenguas indoeuropeas llegaron a Europa hace unos 4.500 años, a través de los movimientos migratorios procedentes de las estepas. Durante el presente estudio se ha hallado una estrecha relación genética entre los restos óseos de individuos de la cultura yamna, que habitó las estepas al norte de los mares Negro y Caspio, y de la cultura de la cerámica cordada, que ocupó el norte de Europa, por ejemplo Alemania. No sabemos cuál fue la patria común de todas las lenguas indoeuropeas, pero sí que tenemos indicios de que hubo una gran migración desde las estepas que pudo traer consigo las lenguas indoeuropeas, expresa Lazaridis en una entrevista con este medio.

¿Los orígenes genéticos de los europeos son más complicados de lo que se creía?

Sí, hay quienes pensaron que la agricultura llegó a Europa sin que se dieran migraciones masivas, puede que a través de un grupo pequeño de personas que transmitió la idea a los cazadores-recolectores indígenas europeos, quienes se convirtieron también en agricultores. Sabemos que había una población de primeros agricultores que se extendió por toda Europa y que era muy similar en diferentes partes del continente, por ejemplo en España y en Alemania. Los estudiosos en la materia no creían en la existencia de rotaciones posteriores en la población tras la llegada de la agricultura a Europa y consideraban que las migraciones históricas sólo tuvieron un impacto limitado entre las grandes poblaciones de agricultores.

¿Y no fue así?

Ahora sabemos que se dio al menos una rotación posterior de la población, alrededor del 2500 a.C., cuando tres cuartas partes de la población central de Europa, sobre todo Alemania, fueron reemplazadas por una población oriental procedente de las estepas. Esta forma de ascendencia esteparia se encuentra en toda Europa, en más de la mitad de la población en el caso de los europeos del norte.

¿De cuántos grupos humanos descienden los europeos actuales?

Casi todos los europeos tienen ascendencia de al menos tres grupos: los cazadores-recolectores occidentales, quienes formaron una población muy homogénea, identificable en España, Luxemburgo y Hungría; los primeros agricultores; y gente de las estepas como el pastoralismo de la cultura yamna, que se extendió desde Rusia a partir del año 3000 a.C. Los europeos difieren en las proporciones de estas ascendencias y el mayor componente en los españoles de hoy es el de los primeros agricultores. También hay ascendencias adicionales del norte de África, Oriente Medio y Siberia que han afectado a subgrupos de poblaciones europeas, pero a grandes rasgos son tres los componentes principales en la ascendencia de la mayoría de los europeos.

Los primeros agricultores europeos aparecen a comienzos del Neolítico, ¿no?

Sí, los primeros agricultores eran muy diferentes a los cazadores-recolectores del occidente de Europa (Luxemburgo, España y Hungría). Los cazadores-recolectores orientales, que detectamos en dos lugares de Rusia muy alejados entre sí, también eran diferentes a los cazadores-recolectores europeos. Estos cazadores-recolectores orientales fueron los principales ascendentes de la cultura yamna de las estepas, quienes son a su vez ascendentes de los europeos modernos.

¿Los pastores de las estepas eran nómadas?

Los pastores que ocuparon la actual Rusia vivieron principalmente de la explotación de rebaños, sobre todo de vacas, ovejas y caballos. Parece que la agricultura no desempeñó un papel importante en su economía. No sabemos exactamente cómo alcanzaron tanta éxito, pero se cree que fue debido a sus caballos y vehículos de ruedas, que les proporcionaron una mayor movilidad que los agricultores sedentarios y esto favoreció su expansión.

¿Las lenguas indoeuropeas entraron en Europa a través de estas migraciones?

Las opiniones difieren al respecto. Se ha dudado de que la migración del pastoralismo estepario haya traído las lenguas indoeuropeas, porque se cree que su influencia fue demasiado limitada o porque no penetró profundamente en Europa. Pero en nuestro estudio demostramos que sí que fue una gran migración y que contribuyó en gran parte de la ascendencia de los europeos modernos, especialmente en el norte. Nuestros resultados inclinan la balanza a favor de la hipótesis de las estepas.

¿En las estepas podría encontrarse el origen de las lenguas indoeuropeas?

No sabemos cuál es la fuente originaria de las lenguas indoeuropeas. Para saberlo primero deberíamos comprender cómo cambiaron las poblaciones de otras partes de Eurasia, como Irán o la India, donde también se hablan las lenguas indoeuropeas. La migración que hemos detectado en Europa alrededor del año 2500 a.C. corresponde a un subgrupo de las lenguas indoeuropeas, pero no sabemos cuál fue la patria común de todas las lenguas indoeuropeas. Trataremos de encontrar la respuesta.

21 marzo 2015 at 7:10 pm Deja un comentario

Carlos García Gual: “La cultura te ayuda a vivir mejor contigo mismo”

A.Petit /Fotos: Mario Sánchez / 21 octubre 2014     Ritmos XXI

García-Gual-1

Carlos García Gual (Palma de Mallorca, 1943) es, sin duda, uno de los intelectuales y escritores más respetados del panorama nacional. Sus obras de divulgación sobre la antigüedad clásica, los mitos y, en definitiva, “las grandes historias, es por todos conocida. Entre ellas destacan su Diccionario de mitos, Enigmático Edipo o Prometeo: mito y tragedia. Catedrático de Griego en la Universidad Complutense de Madrid, es también traductor (ha ganado el Premio Nacional de Traducción y el Fray Luis de León). A él se debe, entre otras muchas, la única traducción de la Vida y hazañas de Alejandro de Macedonia de Pseudo-Calístenes. También dirige la los Clásicos Gredos, colección mítica de clásicos greco-latinos.

Hombre afable, educado y acogedor, nos citamos con él en su casa madrileña. Un piso atiborrado por libros en el que, en seguida, García Gual hace sentirse bienvenido.

Pregunta. ¿Qué es un mito?
Respuesta. La palabra mito se utiliza ahora con sentidos muy vagos. Basta leer la prensa para ver que se llama mito a una figura excepcional como un futbolista o un actor. También se utiliza con el sentido con el que la utilizaron los marxistas, en el sentido de ilusión, de ficción que alcanza un cierto desarrollo engañoso. En un sentido más clásico, yo he definido el mito como una narración tradicional y ejemplar que habla de unos personajes extraordinarios, dioses y héroes, que han realizado una acción memorable en un tiempo lejano y prestigioso.

P. A toda mi generación por lo menos, nos explicaron eso del paso del mito al logos, como el paso de la irracionalidad a la racionalidad. ¿Qué le parece?
R. Un poco inexacta. Ahora voy a publicar un libro La mitología mínima en Turner y precisamente hablo de esa frase y de cómo pensadores del siglo XX la han criticado porque ya en el mito hay logos, ya hay un intento de explicación del mundo, aunque es indudable el avance en el paso de uno a otro.

P. Su trabajo es el trabajo de un pontífice: tender puentes entre la antigüedad, la edad media y la actualidad.
R. Siempre he concebido el estudio de los clásicos y la filología como un ejercicio abierto a todo el mundo. La tendencia ahora es hacia una especialización muy rígida, con un lenguaje esotérico que sólo pueden comprender los iniciados. Yo siempre he procurado darles, a los textos clásicos y antiguos, una difusión actual, porque lo importante de los libros es que todavía nos dicen muchas cosas.

Es verdad que por profesión, me he dedicado más a los clásicos griegos, pero siempre he sentido una gran fascinación por las grandes historias, como los mitos artúricos que, curiosamente proceden más de la literatura francesa medieval que de la inglesa.

P. ¿Qué podemos hoy aprender de los mitos griegos?
R. Las grandes historias como los mitos son, en el fondo, historias inmortales. Llevamos muchos siglos de literatura, pero los grandes personajes míticos siguen teniendo una gran fuerza. Ulises, Edipo, Casandra, Medea y tantos otros, nos siguen diciendo cosas. Por su lado, el mundo medieval ha resurgido ahora, gracias sobre todo a Tolkien y en parte, a Las Guerras de las Galaxias. Esas grandes historias hacen que la imaginación de nuestro tiempo tenga unas referencias vivas que vienen de muy lejos.

García-Gual-2

P. ¿La sociedad actual es incapaz de generar mitos?
R. Bueno… son mitos en calderilla. En esta sociedad hay héroes, pero héroes que no son como los antiguos. Falta sensibilidad para ver figuras heroicas. Por ejemplo, todas esas películas sobre Heracles, tan malísimas. O Superman, que es una especie de bombero, pero es un tipo conservador que defiende a la sociedad capitalista de los malos, unos malos de pega que una vez los machaca, desaparecen y queda restaurado el buen orden burgués.

P. ¿Y los soldados, por ejemplo, o los bomberos o los médicos?
R. La limitada grandeza de su acción nos impide verlos como héroes. El héroe es aquel que es capaz de exponer su vida por otra o por lograr un ideal o una mejora y eso, que lo tenían los héroes antiguos, también lo tienen los bomberos, por ejemplo, o los militares o los médicos. Lo que no tienen son las historias que había. Los mitos son unas historias fascinantes y a estos héroes modernos les faltan las grandes historias. Nos queda el heroísmo, pero en una especie de heroísmo civil que pasa inadvertido por lo que decíamos antes del uso de la palabra mito.

P. Y ese afán por entrar en la posteridad, ¿también se ha perdido?
R. No sé hasta que punto se habrá perdido en algunos escritores. Algunos pienso que aún escriben pensando en dejar una obra duradera. No creo que sean muchos, desde luego no los escritores de best-seller no, pero quizá haya algunos que piensen en la posteridad. Pero sí, a grandes rasgos, sí se ha perdido. Algo que es muy propio de la civilización en la que vivimos; una civilización de usar y tirar; un mundo en el que todo se consume, también el sentido de ansiar una posteridad.

P. “Los griegos somos nosotros” vinieron a decir Keats o Zubiri. Qué quiere que le diga, no he viso a ninguno…
R. A veces cito esa frase. Cada vez somos menos griegos, aunque algunos lo somos más que otros. Pero si lo comparamos con otras civilizaciones, nos damos cuenta de hasta qué punto somos griegos. Nuestra democracia no tiene mucho que ver con la griega, pero sí algo. La mentalidad del cultivo del cuerpo, también estaba en los antiguos. La hospitalidad, la tolerancia, son valores que ya existían en Grecia y que hoy estamos perdiendo. En cuanto a la mujer, sí es cierto que estaba sometida y apartada de la vida política, pero aún así si uno compara la libertad de las mujeres griegas con la que tenían las asiáticas, queda clara la diferencia. Y sobre todo recordemos que las mujeres no han actuado con plena libertad hasta el siglo XVIII y el XIX.

P. ¿Tenía razón  Mario Vegetti cuando dijo que los clásicos pueden iluminar “los grandes conflictos del hombre, sus dolores y esperanzas”?
R. Por supuesto, y además siempre me gusta insistir en que esos claros mensajes de los clásicos pueden estar al alcance de todo el mundo. Incluso los niños sienten mucha afición a la mitología, siguen gustando mucho de Ulises, de Troya y los dioses griegos. Todo esto sigue teniendo un encanto especial y quienes no conocen esas grandes historias, creo, se han perdido algo importante en la vida.

García-Gual-3

P. ¿Qué papel juegan la televisión y los medios de comunicación en la difusión de la antigüedad clásica?
R. Juegan un papel, pero no muy importante. Es positivo que haya películas como Troya o Alejandro, pero son de muy escasa calidad literaria e imaginativa. Hubo una etapa mejor, en el Ulises o Espartaco de Kirk Douglas. Esas películas eran mejores. Troya era una versión mala de la saga troyana. Alejandro una mediocridad y 300 es una obra horrorosa. Son obras que contrastan con la belleza de los relatos del mundo antiguo. Entre los Persas de Esquilo y la película 300, hay una diferencia demoledora a favor de los textos antiguos. Las adaptaciones para jóvenes de los textos, en ediciones escolares y para niños, son mucho más positivas porque inculcan un gusto y una curiosidad temprana por el mundo clásico.

P. Cuando hoy un joven dice que quiere estudiar filología, la respuesta que recibe es: “te vas a morir de hambre”
R.  Hay cierto prejuicio actual de que sólo importa aprender lo rentable, lo que da dinero. Y eso falsifica mucho la vida. Es importante la memoria, la imaginación, la reflexión… Y para esto, las Humanidades son perfectas. Por eso yo siempre estoy a favor de la difusión atractiva. Pues si a un grupo de pescadores les cuentas la Odisea quedan encantados y cualquiera a quien le cuenten bien las  historias de los dioses griegos. Creo que ese era un mundo muy atractivo. Esto es algo que sucede también con las grandes obras literarias. Y esto es muy importante para una  vida agradable, pero la evolución del mundo moderno, con el abuso de la tecnología, la devaluación de la memoria y tantas otras cosas nos está llevando a un empobrecimiento de la vida.

P. ¿Y en qué puede acabar?
R. No lo tengo muy claro. A veces pienso que la cultura de nuestra tradición sirve para todas las épocas y edades. Pienso que una persona que ha trabajado horas y horas toda su vida, que no ha aprendido nada memorable, de viejo se encuentra mucho más pobre que el que ha leído y conoce la historia, la literatura o los mitos. Me gusta citar un  consejo del poeta Píndaro, “llega a ser el que eres”; es decir: “desarrolla tus capacidades”. La cultura te ayuda a vivir mejor contigo mismo.

P. El traductor, ¡qué importante y qué poco reconocido! ¿no?
R. Desde luego. La traducción es un trabajo muy útil y que debe renovarse en el caso de los textos clásicos.  Pues  cada generación debe tener su traducción y suele ser así. Por  ejemplo, yo he traducido la Odisea y hay muchas Odiseas vertidas al español. Cada traducción debe ser hija de su tiempo, porque si no, el texto aparece desfasado. Además, la traducción universaliza los textos, hace que pasen las fronteras de las lenguas. No es justo que los traductores estén, como suele suceder, poco considerados y mal pagados…

P. …Algo que me cuesta entender, sobre todo por la importancia que tiene o el daño que puede hacer una mala traducción
R. Es cierto; una obra mal traducida puede hacer más mal que bien, pero he de decir que ahora, en España, hay muy buenos traductores y por ejemplo, ha mejorado mucho las ediciones de bolsillo, sus traducciones, generalmente, están muy bien hechas. Pero es una pena, que la gente no sepa apreciarlo, porque lee menos.

R. Qué panorama
P. Mire, mis alumnos leen poco por sí mismos. Hay que darles una lista de lecturas obligatorias. Algunos, en otro caso, no leen ni la Odisea.

P. Y son alumnos de filología clásica. ¿Por qué cree usted que están cayendo tanto los índices de lectura?
R. Es la evolución de la sociedad. La mayor parte de la gente vive pendiente de la pantalla. Basta ir en el metro para ver que la gente no se miran unos a otros. Todo eso hace que la memoria, la imaginación y la reflexión disminuyan. Además, fíjate el poco tiempo que le queda a la gente, entre pantallas varias y trabajo obsesivo, para leer. Porque leer requiere silencio, soledad, cierto sosiego…

P. Con lo que me está diciendo; estamos ante una sociedad epicúrea…
R. Sí, pero la sociedad actual está muy marcada por las influencias mediáticas, por lo que se lleva, por las modas. Realmente parece que todo está muy hecho ya. La cultura debe ayuda a ser un individuo más personal, pero eso es difícil por las influencias exteriores en una cultura de masas. Date cuenta de en qué mundo vivimos: un mundo de ruido. Ya hasta los hospitales tienen música de fondo. Da la sensación de que no se quiere dejar pensar.

El silencio y la soledad son bienes escasos, pero además hay falta de tiempo. La evolución de la sociedad es tremenda en ese sentido. La gente tiene muy poco tiempo libre. Los jóvenes trabajan muchísimas horas, y andan mal pagados… La evolución actual me parece malísima porque cada vez la gente vive menos personalmente, tiene menos tiempo y, como consecuencia de esos hábitos, menos gusto por la alta cultura.

P. ¿Y esto qué genera?
R. Una sociedad intelectualmente mezquina y uniformizada, pendiente de unos valores que realmente no lo son… No hemos logrado vencer esa tendencia a creer que lo fundamental es el dinero y el enriquecerse. A pesar de que vivimos en una sociedad que en un status medio, se vive bastante bien. Y sin embargo, la desigualdad entre ricos y pobres es cada vez mayor. ¡Menudo progreso! Una mayoría obligada a trabajar muchas horas y otros que se dedican a amontonar millones y millones y sin saber para qué, porque al final la capacidad de disfrute es limitada.

P. Usted lleva 50 años hablando de Ulises y es feliz ¿no?
R. En cierta medida. No me he hecho millonario, pero soy feliz. También es verdad que yo empecé en una época en la que era más fácil dedicarse a las humanidades. Cuando yo empecé, los licenciados en latín y griego se colocaban bastante bien en la enseñanza media. Nuestros licenciados  de ahora, lo tienen más difícil.

García-Gual-4

P. Dice usted: toda cultura tiene sus mitos. ¿Cuáles son los nuestros? Lo digo porque parece que no pasamos de Don Quijote y Carmen la Cigarrera…

R. Tenemos también el mito de Don Juan, pero está un poco pasado de moda, porque está ligado a que sea difícil conquistar mujeres porque haya una represión sexual fuerte. He leído que algún actor de cine decía que se había acostado con 1.500 mujeres; el discreto  Don Juan Tenorio no llegaba ni a la centésima parte. Pero es que además, el donjuanismo hoy no tiene  ningún tipo de interés.

El del pícaro es un buen mito. En la sociedad actual los pícaros son, paradójicamente, los banqueros. Era más simpatico aquél pícaro que intentaba matar el hambre cambiando de dueños.

Lo que me sorprende es que no haya cuajado en la literatura española el mito del conquistador porque realmente, la conquista de América, aunque se subrayan los aspectos más negativos, fue una gesta increíble. Las enormes caminatas, los avances de un pequeño grupo por territorio ignoto… No ha logrado cuajar por ejemplo la gesta de Hernán Cortes, que quizá fue el más notable de esos increíbles aventureros hispanos.

P. La leyenda negra…
R. En el caso de Cortés pesa más esa leyenda. Hemos tenido mala suerte con eso. En parte, la propaganda negativa europea ha ensombrecido mucho nuestra Historia. Hemos tenido muy mala prensa

P. Y sobre todo, que ahora parece que si reivindicas ese legado ya te estás posicionando ideológicamente
R. Sí, pero eso quizá se deba a que en España ha habido mucha represión clerical e intelectual. Es cierto que hemos tenido momentos de gloria como lo de América o el liberalismo de las Cortes de Cádiz, unos tipos admirables.

P. ¿Y no podríamos recuperar hoy toda esa historia y traerla a la palestra?
R. Sí, pero es difícil porque hoy la propaganda es universal. Un país como España puede influir relativamente poco en el panorama de conjunto, que está dominado por el cine o la literatura americana o de naciones europeas más ricas o poderosas.

Además, la cultura española ha tenido sus épocas. El XVIII y el XIX han sido siglos de decadencia, con figuras positivas, pero escasas frente al gran despegue de Europa con la Revolución Industrial. España se quedó al margen, y su Ilsutración fue mucho más pobre. En el siglo XX sí ha tenido notables aportes a la cultura europea, en arte y en literatura.

P. No hay más que entrar en su casa para saber que es un gran lector. ¿Cómo ve el panorama literario actual?
R. Creo que es una buena época de la novela española. Se traduce, tiene éxito fuera. Javier Marías o Pérez-Reverte tienen una amplísima difusión. Otros como Luis Mateo Díez o Zúñiga que quizá sean menos conocidos fuera, son grandísimos escritores. En novela, España está a un buen nivel, superior al de otros países europeos.

En pensamiento es más difícil de saber. No sé si hay grandes pensadores. Sí tenemos grandes ensayistas. Para mí, el mejor y más claro es Fernando Savater. Siempre me ha parecido una persona tan aguda como valiente y estoy de acuerdo con todo lo que dice. Y no faltan articulistas muy inteligentes. Por eso siento mucho que la Universidad española no fuera más fuerte, más combativa, porque si lo hubiera sido podríamos haber influido más en los países de la América Hispana.

García-Gual-5

P. Usted es catedrático de griego y ha he leído que pasa un poco de los “cargos y cargas” de la Universidad…
R. En la Universidad hay bastantes trepadores y a eso no me he apuntado nunca. No hay, por otra parte, un sentido universitario claro. Es cierto que hay ciertas Facultades que son ante todo de profesionales, como Medicina que sigue siendo una gran Facultad. Pero no marcan la vida universitaria. En la visión de “la misión de la Universidad”, como decía Ortega,  deberían tener más que decir las de Letras y éstas no tienen la fuerza que deberían tener. Solemos tener estudiantes muy pasivos, flojos, rutinarios. Quizá porque nuestros alumnos son limitados o porque los alumnos inteligentes que quieren estudiar Letras acaban estudiando otra cosa por imposición de sus familias… Es una pena que no sea como en las universidades americanas en las que se pueden estudiar asignaturas sueltas de muy varias materias y enfoques aparte de la titulación.

P. Vamos, una universidad un poco pobre…
R. Sí, sí. Que cuenta con buenos profesores sueltos. Pero como conjunto, bastante floja. Las estadísticas esas que dicen que no estamos entre las cincuenta primeras me parecen una tontería. Entre otros motivos, porque si comparamos la inversión por estudiante entre el ámbito español y el americano, hay muchas veces una diferencia de 1 a 10. ¿Cómo vamos a competir con eso?

P. ¿Y las facultades? Son un tanto depresivas, destrozadas…
R. Es verdad. Y pobretonas, si uno compara con esas Facultades americanas, que tienen unas bibliotecas espléndidas, y un personal de servicio preparado. Por ejemplo; incluso en Europa los catedráticos suelen tener una secretaria. En mi departamento tenemos una secretaria para 25 personas. Y, por otro lado, se va burocratizando todo cada vez más.

P. Bueno, pero para solucionar todo esto tenemos el Plan  Bolonia ¿no?
R. No. El Plan era mucho más abierto. Cada país podía retocarlo y aquí se ha retocado mal. Nosotros tenemos cuatros años de grado y uno de master y en la mayoría de los países son tres de grado y dos de master; y en general ha rebajado los niveles e impuesto una especialización que no sirve de nada, sobre todo ahora que los alumnos llegan de la enseñanza media con un nivel mucho menor. En general, la gente sabe muy poco, llegan a la Universidad con muy pocas lecturas, y es imposible reparar bien eso con estos planes.

P. Intelectuales y Universidad, ¿cuándo se rompió el matrimonio?
R. Eso sí que no lo sé. Es verdad que se han ido los intelectuales. Todavía, si pensamos en la universidad de la República, vemos que había muchos intelectuales. Aún hoy  los hay. Por ejemplo, J. Álvarez Junco o Santos Juliá, son ejemplo de intelectuales, con prestigio universitario y resonancia crítica.Pero creo que cada día son menos en círculos académicos. Y destacan otros con más agudeza en la prensa. En El País por ejemplo, se mantiene una buena sección de opinión, con intelectuales como Vargas Llosa, que es un gran articulista. Dese cuenta de que en la universidad de hoy  dominan los especialistas y trepan los especialistas (y los burócratas) y claro, el intelectual clásico acaba por no tener cabida en esos cotos, sin miras lejanas. Hay mucho especialista, pero poca gente culta de verdad. Lo decía Ortega, hay una amenaza en la barbarie del especialismo.

Quisiera, desde luego, que no se interpretaran mal mis críticas a la invasiva tecnología de la comunicación ni al especialismo. La tecnología actualizada es necesaria para el progreso y la especialización científica es necesaria. De hecho, todos los investigadores y profesores universitarios somos especialistas en una u otra materia, y debemos usar los mejores recursos de al tecnología oportuna para estar al día. Pero lo que critico es que esos avances – y los soportes mediáticos y publicitarios – sean una especie de telón último, que limite el horizonte intelectual y una perspectiva más libre del individuo ante la complejidad del mundo. Para esa se necesita una cultura que no olvide el pasado ni las preguntas fundamentales de la existencia humana y su conciencia histórica.

García-Gual-6

23 octubre 2014 at 10:56 am Deja un comentario

El diccionario que tardó 101 años en terminarse

Después de más de un siglo registrando palabras, los autores del Diccionario de Latín Medieval de Fuentes Británicas finalmente lo han dado por terminado

Richard-Ashdowne

Ashdowne es el tercer editor que ha tenido el diccionario

La culminación de los 17 volúmenes llegó después de que se escribiera la definición de su última vocablo, “zythum”, un tipo de bebida de malta fermentada.

El editor, Richard Ashdowne, de la Facultad de Clásicas de la Universidad de Oxford (Reino Unido), dijo que un proyecto tan laborioso y de tan largo tiempo no podría ser lanzado en la actualidad.

“Algunos de verdad dudaban que jamás llegáramos a terminarlo”, dijo Ashdowne.

El proyecto se inició cuando el historiador Robert Whitwell le escribió una carta al diario The Times pidiendo voluntarios para ayudarle con la investigación del diccionario.

El plan era producir un equivalente en latín medieval del popular diccionario de inglés de Oxford.

Tras 101 años, el Diccionario de Latín Medieval de Fuentes Británicas fue finalmente dado por finalizado.

diccionario-latín-medieval

Las entradas iniciales eran escritas a mano

La obra viene a llenar un nicho académico que Whitewell ya había identificado antes de la Primera Guerra Mundial.

El latín había sido el idioma de los archivos judiciales de la Edad Media, así como de la religión, ciencia y política, pero los investigadores académicos todavía tenían que encomendarse a un libro de referencia publicado en el siglo XVII.

Historiadores aficionados

Ashdowne dice que se trataba de un mundo académico distinto, en el que muchos de los expertos llamados para ayudar eran aficionados y no tanto profesionales de universidades.

Esta temprana manera de “crowdsourcing” dependía de un diverso espectro de voluntarios, incluido un clérigo, un héroe de la guerra y un comisionado colonial en Birmania que tenía reputación por haber seguido con sus estudios mientras montaba sobre un elefante.

diccionario-the-times

El proyecto comenzó con una carta a The Times antes de la Primera Guerra Mundial

La compilación del diccionario también ofrece píldoras de cómo era la vida en la Edad Media.

Al definir la palabra latina para “bozal”, se encontró un registro de 1252 que señalaba que hubo que hacer un bozal para un oso polar que era mantenido en la Torre de Londres y que tenía que ser controlado cuando era llevado a pescar en el río Támesis.

El vocablo para “chimenea”, “caminus”, fue obtenido de una descripción de un terremoto que afectó a Inglaterra en la década de 1340 y que derribó numerosas chimeneas.

También hay extrañas historias de jueces de instrucción, como el relato de un gato que tratando de cazar un ratón cayó a un pozo y luego una mujer se ahogó tratando de rescatarlo.

Tecnología

Ashdowne es el tercer editor. Se unió al proyecto en 2008, cuando el diccionario iba por la letra “s”.

Tras completar la tarea, expresó su “enorme sentimiento de satisfacción”, pero también un reconocimiento para los muchos que contribuyeron.

zythum

La última entrada, “zythum”

Un proyecto con tal carácter épico sería un emprendimiento muy poco probable en la actualidad, comenta. Sobre todo porque los fondos para proyectos académicos siempre van para el corto plazo.

Ashdowne reconoce que la incorporación de las nuevas tecnologías hizo posible que se acelerara el ritmo de trabajo en los últimos años.

Las entradas eran inicialmente ensambladas a mano muy cuidadosamente. El proceso de impresión era también mucho más lento.

La informática también hizo posible que los investigadores pudieran recopilar el material mucho más rápido cuando los documentos habían sido digitalizados.

La edición final tiene unas 4.000 páginas con más de 100.000 acepciones diferentes y 400.000 citas.

Publicado por la Academia Británica por unos US$1.000, también hay planes de publicación electrónica.

Fuente: Sean Coughlan  | BBC Mundo

2 septiembre 2014 at 9:19 am Deja un comentario

Michael Von Albrecht: ´En su tiempo, los clásicos eran literatura de consumo´

“Los estudios de música son una escuela de concentración y de autocrítica permanente”

von-Albrecht

El filólogo Michael von Albrecht. / lluis urbina

Considerado uno de los filólogos clásicos más reputados internacionalmente, Michael von Albrecht ha estado en España para asistir a la presentación de dos de sus libros: Virgilio y Grandes maestros de la prosa latina: de Catón a Apuleyo.

Hijo de un compositor, y estudiante de música en su juventud, está convencido de que poesía y música se sustentan mutuamente. Michael von Albrecht nació en Stuttgart y ha sido, durante mucho tiempo, profesor de la Universidad de Heidelberg. Sus traducciones de obras latinas, sobre todo de Virgilio y Ovidio, están consideradas modélicas, y así lo atestigua la concesión del premio Johan Heinrich Voss de Traducción en 2004.

-Poesía y música conviven y se sostienen una a la otra. En su Stuttgart natal usted estudió música. ¿Ayuda su condición de conocedor del mundo musical a la traducción de poetas latinos? ¿Le sirvieron esos estudios en su labor como filólogo?

-Los estudios de música son una escuela de concentración y de autocrítica permanente y, por eso, pueden servir de preparación para el estudio de todas las ciencias. En particular, para traducir textos poéticos es una ventaja tener un oído musical. Además, los criterios muy severos de exactitud y de pureza, indispensables en la música, sirven también en la labor filológica.

-¿Qué le hizo interesarse por el latín?

-Mi primer encuentro con el latín fue cuando tenía diez años y mi padre hablaba latín conmigo jugando. Cuando tenía once años me gustaron mucho las Metamorfosis de Ovidio.

-¿Cuál es la labor del traductor de unas obras tan emblemáticas, pero tan lejanas en el tiempo como los clásicos latinos?

-El traductor debe transformar el texto latino en un texto que se lea como si estuviese escrito en la lengua materna. Sin embargo, para conservar al máximo el sabor del original, tenemos que descubrir y activar todos los recursos que posee la lengua materna.

-¿Qué aportan los clásicos con respecto a la literatura más de consumo?

-En su tiempo, los clásicos eran literatura de consumo, pero de una calidad que no se agota nunca. Superaron la prueba más dura: no existía la imprenta, sobrevivían solo los libros que merecía la pena copiar a mano.

-Usted es partidario del método directo para la enseñanza del latín. Háblenos de ello.

-El latín es una lengua como las otras. Así pues, es natural hablarlo. Sin embargo, al estudiarlo, debemos combinar dos métodos. La gramática es muy importante; perfecciona la reflexión lingüística y, por eso, facilita además el aprendizaje de las lenguas modernas.

-Se queja de que se ha hecho del latín algo ajeno a la realidad, un simple objeto de estudio. ¿Cómo debería ser en su opinión el estudio de esta lengua clásica?

-La enseñanza ideal consiste en una combinación de los métodos directo y analítico. La base debe ser la lectura de textos no artificiales, sino de textos originales de gran importancia, aquellos que merece la pena recitar en voz alta y aprender de memoria.

-Hace tiempo que el latín está arrinconado en los planes de estudio en España, ¿qué opina de esta situación?

-Aunque tenemos pocas horas de latín, pienso que ya hemos pasado el fondo del valle. Veo que en España hay muchos profesores de instituto -y de universidad- que se interesan por el método directo y lo combinan con el estudio tradicional. El resultado es que la práctica del latín hablado ayuda, facilita y acelera el acceso a la lectura de los textos originales latinos.

-¿Qué les diría a quienes se empeñan en que esto sea así?

-Diría que quizás han olvidado que ellos mismos una vez aprendieron latín, y sin eso no habrían podido conseguir los empleos importantes que ocupan ahora.

-¿Qué puede aportar el latín en la formación del hombre?

-Primero, el latín, gracias a su estructura gramatical y lógica, representa un instrumento muy útil de formación; además la retórica latina es un instrumento excelente de autoeducación: ayuda a liberar la propia personalidad y, en una sociedad democrática, sirve para convencer a otros.

-Los romanos fueron los artífices del primer fenómeno de globalización de la historia ¿Qué aportó y qué queda hoy de esa lengua que introdujeron en su imperio y que se extendió por medio mundo?

-El latín sobrevive no solo en las lenguas románicas y en el inglés, sino también en casi todas las otras lenguas, especialmente en la terminología de las ciencias. La jurisprudencia en todos los países del mundo está siempre basada en el derecho romano y sus principios de humanidad.

-En poco más de un año, Editum ha publicado dos de sus obras más conocidas: Virgilio y Grandes maestros de la prosa latina: de Catón a Apuleyo, ¿qué le parecen estas ediciones? ¿Cómo le gustaría que fuesen recibidas por los interesados?

-Estoy entusiasmado con la traducción de Antonio Mauriz y con la espléndida introducción de mi admirada colega Francisca Moya del Baño. Mi único objetivo es invitar a mis lectores a leer y estudiar los grandes textos latinos con gusto.

-En el prólogo de Virgilio se pregunta: “¿Leer a Virgilio hoy en día?”. Yo le traslado una pregunta similar: ¿Leer latín hoy día?

-El latín no ha pasado de moda. Cada día vemos en todas las ciudades del mundo muchas inscripciones latinas. Además, utilizamos siempre palabras latinas, a menudo sin percibirlo. Si aprendemos el latín, conocemos mejor la lengua materna. Además, encontramos a los grandes espíritus de Europa y, al dialogar con ellos, nos conocemos mejor a nosotros mismos.

-Sus alumnos siempre han estado muy presentes en toda su actividad académica. El libro Grandes maestros de la prosa latina? está dedicado a ellos.

-He trabajado en muchos países muy a gusto con alumnos, estudiantes y profesores, y siempre he aprendido mucho de las preguntas que me hacían. Al inicio de cada lección resumía en latín el contenido de la precedente. Entre dos lecciones seguidas permitía siempre discusiones.

Fuente: Pascual Vera | La Opinión de A Coruña

19 febrero 2014 at 9:27 am 1 comentario

El CSIC lleva a internet los 7 volúmenes de su diccionario de griego antiguo

El Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha llevado a internet su Diccionario Griego-Español, una herramienta de acceso abierto que comprende 60.000 entradas de las palabras de griego antiguo que van de alfa hasta casi el final de épsilon.

El diccionario, disponible en http://dge.cchs.csic.es/xdge, abarca los siete volúmenes del diccionario publicados hasta la fecha por el CSIC —que van de alfa a exauos—.

Esos volúmenes accesibles ahora en internet fueron elaborados a lo largo de 25 años y contienen alrededor del 40 % de lo que será el diccionario completo, ha explicado a Efe el investigador del CSIC Juan Rodríguez Somolinos.

A medida que se vayan completando los volúmenes —el año que viene se publicará el tomo octavo que concluye la épsilon— se irán incluyendo en el traductor online.

La obra que el CSIC ha trasladado a la red es un diccionario de autoridades, es decir, que sus traducciones y acepciones están documentadas con citas de hasta 3.000 autores de textos antiguos, textos documentales y también con bibliografía moderna.

Esta herramienta, con 60.000 entradas y 370.000 citas, se centra en el griego antiguo, aquel que se usó entre el segundo milenio antes de Cristo y el siglo VI d.C.

Según el CSIC, éste es el «diccionario bilingüe más completo y actualizado de la lengua griega antigua a una lengua moderna».

El Diccionario Griego-Español se elabora en el Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo y Oriente Próximo del CSIC bajo la dirección de Francisco R. Adrados.

Fuente: Fundéu BBVA

17 enero 2013 at 1:06 pm Deja un comentario

La Biblioteca Británica sube a la red sus manuscritos griegos

La Biblioteca Británica de Londres ha colgado en Internet en torno a la cuarta parte de sus manuscritos griegos, lo que supone más de 280 volúmenes, en el último paso en la digitalización de documentos antiguos importantes.

Los manuscritos, disponibles gratis en www.bl.uk/manuscripts, forman parte de lo que la biblioteca describe como una de las colecciones más importantes que hay fuera de Grecia sobre más de 2.000 años de cultura helena.

El centro tiene un total de unos 1.000 manuscritos griegos, unos 3.000 papiros griegos y una amplia colección de los primeros documentos griegos impresos.

“Esto es exactamente lo que todos hemos esperado de las nuevas tecnologías, y conseguimos tan pocas veces”, dijo Mary Beard, profesora de clásicos en la Universidad de Cambridge.

“Abre un recurso precioso a todo el mundo, desde los especialistas hasta los curiosos, en todo el mundo, gratis”, añadió.

Algunos de los manuscritos digitalizados más destacados son el profusamente ilustrado Salterio de Teodoro, creado en Constantinopla en 1066 y las Fábulas de Babrio, descubiertas en el monte Athos en 1842 y que contienen 123 fábulas de Esopo corregidas por el gran académico bizantino Demetrio Triclinio.

La iniciativa, financiada por una subvención de la Fundación Stavros Niarchos, es la última que lleva a cabo la biblioteca para poner documentos frágiles y raros a disposición de un público más amplio.

Otros proyectos digitales son un cuadernos del siglo XVI de Leonardo Da Vinci y el Códex Sinaiticus, del siglo IV, que contiene el ejemplar más antiguo conservado del Nuevo Testamento completo.

Leído en Reuters

27 septiembre 2010 at 9:35 pm Deja un comentario

Trusenna

Posiblemente el Telegraph o el Guardian no lleguen nunca a hacerse eco de esta noticia, pero es el tipo de experiencias que conviene que sean conocidas y reconocidas por todos.

Un grupo de alumnos y padres de alumnos del IES Río Júcar de Madrigueras, Albacete, ha iniciado el ambicioso proyecto de rodar una película en cinco idiomas: etrusco, latín arcaico, latín de Ardea, celta y griego. Bajo la dirección de Alfredo Alcahud, profesor de griego, un grupo de 70 estudiantes rueda Trusenna, un film sobre el fin de la hegemonía etrusca en el Lacio y que se centra en el episodio de la violación de Lucrecia y sus consecuencias. Además, cuenta con el interés añadido de ser la primera película que se rodará en etrusco.

No sabemos aún si Trusenna estará a la altura de Ágora de Amenábar, pero seguro este grupo de actores no desmerece en ilusión y entusiasmo a Raquel Weisz y compañía. Desde aquí animamos al grupo a seguir adelante con el proyecto y a hacernos partícipes del resultado final.

En todo caso la experiencia ha llamado la atención del CMTV, que ha recogido la noticia en un reportaje:

8 octubre 2009 at 11:07 am Deja un comentario

Entradas antiguas


logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

National Geographic Historia-1

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2015
L M X J V S D
« abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Archivos

RSS Elementos compartidos

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.990 seguidores