La pequeña Pompeya de Roma

Las excavaciones para la nueva línea del metro hallan una excepcional casa del siglo II d.C.

Uno de los frescos hallados en las excavaciones en Roma.

Fuente: LUCIA MAGI > Roma  |  EL PAÍS
28 de junio de 2017

Un incendio estalla de repente en una acomodada casa del Celio, una de las colinas del sureste de Roma. La vida que transcurre tranquila en su interior se detiene de golpe. Las llamas truncan un día cualquiera del año 200 d. C. y lo cristalizan para la eternidad. Porque los restos de aquella edificación de la época imperial media fueron hallados mil ochocientos años después por los obreros que excavan las entrañas de la capital italiana para ampliar la red del metro.

Los arqueólogos y los restauradores de la Superintendencia municipal velan en todo momento sobre las obras activas en la Ciudad Eterna. Estaban allí mientras, a pocos metros de la basílica San Juan en Laterán, se abría un pozo para airear las galerías donde correrán los trenes. A nueve metros de profundidad las excavadoras tuvieron que parar frente al descubrimiento de esta “pequeña Pompeya” (como la han definido los medios italianos) y dejar paso a los guantes, a los pinceles y a los ojos emocionados de los arqueólogos.

“Lo que acerca estas ruinas a Pompeya o Herculano es el hecho excepcional de que podamos contemplar un fragmento embalsamado de vida cotidiana, algo que sucede solo en condiciones ambientales y climáticas excepcionales o tras acontecimientos excepcionales —dice el superintendente especial para las áreas arqueológicas de Roma, Francesco Prosperetti—. El incendio provocó el desplome de la segunda planta sobre la primera. En pocos minutos quedó todo carbonizado, sellado”, agrega. Como para fortalecer su argumentación, se acerca a una caja llena de barro negro del que sobresale un pequeño esqueleto. “Esta es la única víctima segura del fuego: el perro de la casa. Estaba acurrucado frente a una puerta, probablemente quedó atrapado en la habitación”, explica.

El hallazgo incluye también fragmentos de un fresco pegado a una pared que conserva por detrás las tuberías donde corría el agua ardiente para calentar la habitación; un fragmento de pavimento de mosaico fino blanco y negro; partes de un entrepiso de madera perfectamente conservado (hasta se ve un gran clavo de hierro hundido en una viga). Es este último lo que hace brillar los ojos del equipo que desde diciembre excava y barre en el fondo del pozo. “No podíamos creerlo: las materias orgánicas no suelen llegar intactas hasta nosotros”, cuenta uno de los restauradores, Adone Pelly, encaramado en los andamios con casco amarillo y chaleco fluorescente. Nueve metros por debajo de sus botas, cuatro compañeros mueven con esmero los pinceles.

Del pasado también volvieron piezas del mobiliario: la pata carbonizada de un taburete, un gran cajón, el plano de una mesa. “Esta edificación se encuentra a la misma profundidad del cuartel romano descubierto en 2016 unos doscientos metros más allá. Por la riqueza de los adornos, la abundancia de los muebles y el nivel tecnológico del sistema de calefacción pienso que fue la casa del comandante”, baraja Simona Morretta, responsable científica de las excavaciones.

Este pozo de ocho metros de diámetro fue construido después de delicadas inspecciones. “Sabíamos que había algo allí abajo —explica Prosperetti—. En la colina del Celio surgían mansiones y jardines de las familias patricias. A sus pies, donde estamos ahora, se extendía un gigante acuartelamiento para los legionarios, que el emperador Aureliano ordenó derribar a mediados del tercer siglo d.C. para construir nuevas murallas”. Unos años antes, un incendio había engullido la casa del comandante. “Este tramo del metro correrá en un área tan tupida de historia que representa un unicum en el mundo. Por eso cuesta tanto abrirse paso en sus entrañas. Sacaremos las ruinas de aquí y las expondremos en la futura estación”, sonríe confiado Andrea Sciotti, el ingeniero que coordina las obras del nuevo tren subterráneo. Probablemente el suyo sea uno de los oficios más delicados de la capital: Sciotti tiene que preservar los restos de la Roma imperial y tutelar a la vez sus habitantes contemporáneos, que necesitan desplazarse por una ciudad inmensa y eternamente atascada.

 

28 junio 2017 at 6:54 pm Deja un comentario

Grecia restaurará la Acrópolis de Atenas gracias a la UE

El coste de la obra alcanzará los cinco millones de euros (5,5 millones de dólares) y se sufragará con los fondos de cohesión europeos

El Partenón de Atenas – AFP

Fuente: EFE – ABC
26 de junio de 2017

Desde que en 1983 se creara la Comisión para la Conservación de los Monumentos de Acrópolis, los trabajos de conservación y de restauración del monumento han permanecido ininterrumpidos. Ahora, el Ministerio de Cultura griego ha anunciado el inicio de una nueva fase de restauración y conservación del espacio que durará hasta 2020, con intervenciones en el Partenón, en los Propileos y en las murallas. La obra será financiada con los fondos de cohesión europeos.

El coste de la restauración alcanzará los cinco millones de euros (5,5 millones de dólares) y las acciones más importantes tendrán lugar en la parte occidental del Partenón e incluidos el frontón y las vigas del techo.

La semana pasada fue retirado el montante del tímpano del frontón occidental y el próximo paso será la retirada de tres piedras del tímpano y de otras cinco del muro situado detrás de esta pieza del frontón, que se han roto a causa de la corrosión de las uniones de hierro instaladas en los años 30. Esta intervención concreta durará dos años y ha sido considerada urgente.

Además, serán retiradas las vigas del techo en la parte occidental del monumento para su restauración y se trabajará en las estrías verticales de las columnas del vestíbulo, además de realizarse labores de restauración y conservación en la pared norte del monumento.

En los Propileos -acceso a la Acrópolis- se restaurarán partes que no han sido intervenidas desde hace muchos años. También habrá intervenciones en las partes norte y sureste de la muralla de la Acrópolis.

 

27 junio 2017 at 8:22 am Deja un comentario

La casa romana de madera que las llamas conservaron en Roma

Un incendio carbonizó y petrifico dos habitaciones de un edificio que data del siglo II y conservó el suelo, patas de sillas y mesas e incluso el esqueleto de un perro

La casa encontrada durante las excavaciones

Fuente: LA VANGUARDIA
26 de junio de 2017

Un suelo de madera, patas de mesas y taburetes, los esqueletos de un perro y probablemente de un gato… y preciosos mosaicos. Eso es lo que han descubierto unas excavaciones arqueológicas durante la ampliación de la línea C del metro de Roma, que han dejado a la luz los restos de un cuartel de soldados romanos.

Como en Pompeya (aunque sin volcán), el fuego de un incendio carbonizó y petrificó dos habitaciones de un edificio que data del siglo II después de Cristo. Este espacio se encontraba debajo de un perímetro de hormigón de ocho metros de diámetro y catorce de profundidad, de los cuales diez ya han sido excavados, según informa La Reppublica.

Las excavaciones arqueológicas coinciden con la ampliación de la línea C del metro de Roma

Iniciada en diciembre de 2016, la excavación de este pozo ha permitido encontrar dos espacios que datan de la época de Trajano (siglo II d. C.) con reordenamientos posteriores. El pasado 23 de mayo, sin embargo, sorprendió el descubrimiento de los primeros restos del piso de madera carbonizada.

En las capas más altas se encontraron grandes partes de un suelo de fragmentos blancos de mosaico y de yeso pintado procedente de las paredes y el techo. El fuego conservó las vigas de madera rectangulares. También se han encontrado unas patas de la silla o mesa y otra pieza que podría ser de una balaustrada de madera, además de una gran mesa rectangular.

Un mosaico descubierto durante las excavaciones

En la planta baja del edificio, una pared con un fresco de principios del siglo II, en la dinastía Severa, con paneles con motivos de fantasía. Durante la excavación han aparecido los esqueletos de un perro que estaba delante de una puerta y quedó atrapado en el edificio en el momento del incendio. Una hipótesis que barajan los investigadores es que el fuego pudo ser causado por un terremoto.

El edificio podría ser parte de los cuarteles militares que se encontrarían en medio de la Via Ipponio. En este caso, las habitaciones podrían ser las salas de recepción del edificio militar, teniendo en cuenta que ha aparecido un sistema de calefacción. O tal vez era algún tipo de spa y por eso habría los revestimientos, mosaicos, frescos y placas de mármol en algunas paredes.

El edificio podría ser parte de los cuarteles militares que se encontrarían en medio de la Via Ipponio

Otra hipótesis es que los entornos descubiertos son parte de uno de los módulos aristocrática del barrio de Celio. No muy lejos de esta zona se han encontrado espacios tales como la domus de los Valerios, que colapsó de la misma manera.

Las paredes y revestimientos serán desmontados y trasladados a espacio para ser analizados. El pozo se ha excavado para compensar cualquier desplazamiento del suelo debido a la ampliación de las galerías de la línea C del metro.

Otra hipótesis es que los entornos descubiertos son parte de uno de los módulos aristocrática del barrio de Celio

 

26 junio 2017 at 8:00 pm Deja un comentario

Excavan una tumba de carro de época romana en Budapest

El carro de Csillaghegy perteneció a los eraviscos, un pueblo celta que siguió manteniendo sus creencias tras la romanización del territorio

Tumba de carro. La tumba de carro fue excavada la pasada primavera en Csillaghegy, un barrio de Budapest situado al norte de la ciudad. Foto: Szilagyi Nora / Aquincumi Múzeum

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
26 de junio de 2017

Las magníficas piezas procedentes de una tumba de carro excavada la pasada primavera en Csillaghegy, un barrio de Budapest situado al norte de la ciudad, se exhiben actualmente restauradas en el Museo Aquincum de Budapest, ubicado en el sitio que ocupaba la antigua ciudad romana de Aquincum, en la frontera noroeste de la provincia romana de Panonia, en Hungría. Las tumbas de carro eran un tipo de enterramiento de los pueblos celtas, romanizados en esta parte de Europa a comienzos de la era cristiana. El carro enterrado con los caballos era necesario para el viaje del difunto al inframundo. El carro de Csillaghegy, ricamente decorado con figurillas mitológicas de bronce y de unos 1.700 años de antigüedad, perteneció a los eraviscos, un pueblo celta que siguió manteniendo sus creencias tras la romanización del territorio. Las figurillas, relacionadas con la comitiva del dios Baco, han sido excavadas conjuntamente por el Museo de Historia de Budapest y el Museo Nacional Húngaro.

Hallazgo arqueológico. El hallazgo estaba ubicado en el sitio que ocupaba la antigua ciudad romana de Aquincum, en la frontera noroeste de la provincia romana de Panonia, en Hungría. Foto: Szilagyi Nora / Aquincumi Múzeum

 

Excavaciones arqueológicas. La tumba de carro ha sido excavada conjuntamente por el Museo de Historia de Budapest y el Museo Nacional Húngaro. Foto: Szilagyi Nora / Aquincumi Múzeum

 

Figurilla de bronce. Figurilla de bronce que representa a una criatura de la comitiva de Baco. Foto: Szilagyi Nora / Aquincumi Múzeum

 

Tigre de bronce. Figurilla de bronce que representa a un tigre. Foto: Szilagyi Nora / Aquincumi Múzeum

 

Tigre de bronce. Vista detallada del tigre de bronce. Foto: Szilagyi Nora / Aquincumi Múzeum

 

Restauración. Restauración de una de las figurillas de bronce. Foto: Szilagyi Nora / Aquincumi Múzeum

 

Figurillas restauradas. Las figurillas restauradas se exhiben en el Museo Aquincum de Budapest. Foto: Zsolt Szigetvary/MTI via AP / Gtres

 

Figurilla de bronce. El carro de Csillaghegy estaba ricamente decorado con figurillas de bronce como esta. Foto: Zsolt Szigetvary/MTI via AP / Gtres

 

Figurilla de bronce. Criatura perteneciente a la comitiva del dios Baco. Foto: Zsolt Szigetvary/MTI via AP / Gtres

 

26 junio 2017 at 6:54 pm Deja un comentario

Descubierta una estatua romana en el centro histórico de Toledo

La estatua de mármol, excavada en el entorno del criptopórtico romano, representa a un personaje masculino desnudo y presenta una buena factura técnica

Estatua desmembrada. Sólo se ha conservado el torso y parte de las extremidades, pero el sitio aún no ha sido excavado por completo y podrían aparecer nuevos materiales arqueológicos. Foto: Consorcio de la Ciudad de Toledo

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
26  de junio de 2017

Una estatua romana de mármol, de aproximadamente un metro de longitud, ha aparecido durante unos trabajos arqueológicos en el centro histórico de Toledo, según anunció la semana pasada el Consorcio de la Ciudad de Toledo, que se hace cargo de las excavaciones. La estatua representa a un personaje masculino desnudo y presenta una buena factura técnica. Sólo se ha conservado el torso y parte de las extremidades, pero el sitio aún no ha sido excavado por completo y podrían aparecer nuevos materiales arqueológicos. A falta de estudios técnicos, se puede destacar el material en el que fue realizada, que revela la importancia que tuvo el núcleo de la ciudad en época romana.

El hallazgo se ha producido en el entorno del criptopórtico romano (una galería subterránea construida para compensar el desnivel del terreno), excavado por el Consorcio de la Ciudad de Toledo bajo la calle Navarro Ledesma. La nueva estatua “añade una pieza más al complejo puzle del Toletum romano“, según el Consorcio, una ciudad que estuvo situada en la vía que enlazaba las ciudades de Augusta Emerita (Mérida) y Caesaraugusta (Zaragoza) y que desarrolló una importante industria del hierro que la llevó a acuñar moneda. Las estructuras y materiales arqueológicos romanos descubiertos en Toledo están relacionados principalmente con las infraestructuras hidráulicas de la ciudad, pero también se puede destacar la aparición de otros restos estatuarios en el pasado, como el personaje togado hallado en 2008 en unas obras de la calle Plata.

Criptopórtico romano. El hallazgo se ha producido en el entorno del criptopórtico romano (una galería subterránea construida para compensar el desnivel del terreno). Foto: Consorcio de la Ciudad de Toledo

 

Torso de la estatua. El torso de la estatua durante las excavaciones. Foto: Consorcio de la Ciudad de Toledo

 

Buena factura técnica. La estatua representa a un personaje masculino desnudo y presenta una buena factura técnica. Foto: Consorcio de la Ciudad de Toledo

 

26 junio 2017 at 6:47 pm Deja un comentario

De Grecia a Valencia, para quedarse

La delegación valenciana de la Sociedad Española de Estudios Clásicos da el reconocimiento a aquellos que trabajan a día de hoy por la cultura grecorromana

Marco Antonio Coronel. / BIEL ALIÑO

Fuente: GUILLERMO GABARDA  |  EL MUNDO
22 de junio de 2017

Cicerón o Aristóteles son sólo dos nombres. Dos ejemplos de autores del mundo clásico. Pero hay mucho más. Y así lo quiere recalcar Marco Antonio Coronel, profesor titular de Filología Latina de la Universitat de València. «En esta idea de que entendemos el progreso como una línea recta, olvidamos, en muchas ocasiones, que el ser humano no evoluciona así, sino que somos estratos. Un estrato que se acumula al anterior, se remueven y dan otra cosa. Un mestizaje es lo que nos caracteriza y dentro de ese mestizaje hay una aportación que es el estrato antiguo».

El profesor Coronel, que es también desde febrero del año pasado el presidente de la Delegación de Valencia y Castellón de la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC), pone de relieve que «lo que se habla ahora es parte de la cultura clásica», del mismo modo que lo es «nuestra manera de ver la estética, nuestra literatura, nuestra concepción de las artes plásticas, los dichos, los chistes… », explica. «El mundo occidental no sería lo que hoy conocemos sin la aportación griega pasada por los romanos».

¿Cómo se puede interpretar la obra del valenciano Joan Roís de Corella? ¿Y la de Cervantes? ¿Qué quería decir Botticelli con sus cuadros? El presidente de la SEEC tiene claro que se consigue conociendo a los clásicos. «Si no tienes los referentes, eres incapaz de entrar en su profundidad [de las obras posteriores]», asegura Coronel, quien va mucho más allá: «Ir acabando con las humanidades significa ir quitando poco a poco ramas de nuestra cultura que son esenciales. Si a un árbol le vas podando una rama, otra y otra, conseguirás que el árbol se muera. O será otra cosa, pero no lo que nosotros somos. Sin el mundo antiguo en todas sus vertientes, nuestro mundo sería mucho más pobre».

De aquellos restos de la edad antigua todavía hay mucho. Y las artes no es lo único. «A veces, se oye hablar de la legalidad y la legitimidad como si fueran dos conceptos contradictorios, pero si tuviéramos presente la etimología de esas palabras, no diríamos esa barbaridad. La legitimidad es lo que surge de la legalidad. No son dos conceptos contradictorios, sino sucesivos», razona Coronel, para destacar que el espíritu grecorromano sigue vigente, en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

Entre el profesorado, existe el temor de que desaparezcan asignaturas de las aulas relacionadas con las humanidades, con “el pensamiento crítico», que tanto reivindica el profesor, como es la filosofía. Coronel quiere que los jóvenes «sean capaces de evaluar, no sólo lo que quieren comprar, sino lo que quieren ser, amar, sentir». En otras palabras, que el alumnado tenga criterio a la hora de tomar decisiones, lo que se consigue, según el profesor, con estos conocimientos porque «las humanidades son las que permiten a los estudiantes desarrollar el pensamiento crítico. Las clásicas dan capacidad de análisis, de plantearse lo que sentimos, cómo es o cómo no es [determinada cosa], si podemos estar de acuerdo o no [con una opinión]… ».

La delegación de Castellón y Valencia de la SEEC, siguiendo esa premisa, la de dar la importancia que se merece a la cultura clásica, entregará unos galardones muy especiales el próximo 26 de junio a las 18:30 en el Salón de Grados de la Facultat de Filologia, Traducció i Comunicació de la Universitat de València. El objetivo, con este acto, no es otro que hacer un reconocimiento a tres académicos que han «contribuido a la difusión de la cultura clásica» no sólo en este último año, sino por su trayectoria.

El Premio Mundo Clásico es, concretamente, para los profesores de secundaria Pascual de Pablo Martínez y Fernando Estébanez García, de los cuales Coronel destaca «su trabajo para favorecer la presencia social del mundo clásico». En este caso, por su implicación en Prósopon-Sagunto, uno de los festivales de teatro grecolatino más importantes de España, que tiene lugar en el municipio del Camp de Morvedre. Además, el catedrático emérito de Filología Griega de la Universitat de València Antonio Melero Bellido recibirá también esta distinción porque, como lo define el profesor Coronel, «es una autoridad mundial en lo que se refiere al teatro griego».

En la misma ceremonia, también recibirán unos diplomas de reconocimiento «por su esfuerzo» los estudiantes de secundaria, los profesores e, incluso, los institutos que han participado en el concurso internacional de traducción Ciceronianum o en la prueba nacional de lengua y cultura de la Antigua Grecia que recibe el nombre de Parnaso .

No sólo la alta cultura tiene cabida en esta fiesta. De hecho, «por haber hecho una recreación del mito del rey Midas maravillosa, bien planteada, muy bien resuelta, una actualización muy buena y con mucho humor de lo que es el mito clásico», como explica el presidente de la SEEC, la falla Almirante Cadarso-Conde de Altea recibirá el galardón Ars Brevis. «Hemos pensado que una forma de hacer presente el mundo antiguo en nuestra sociedad es reconociendo en manifestaciones populares tan importantes de Valencia como son las fallas mismo, entonces, reconocerles esa dedicación», dice Coronel. De este modo, se demuestra que la cultura grecolatina también está presente en los institutos, en la política, en la calle. No sólo en las universidades sino en todos los ámbitos de la vida.

 

22 junio 2017 at 9:06 pm Deja un comentario

La Macedonia de Alejandro Magno, los orígenes del temible imperio que nació entre las cabras

La tierra de Filipo II y Alejandro Magno es una gran desconocida en España más allá de la campaña de conquistas que estas huestes llevaron a cabo a través del Imperio persa. El libro «Macedonia: la cuna de Alejandro Magno» pretende remediar este vacío

Fuente: CÉSAR CERVERA  |  ABC
22 de junio de 2017

Un reino de pastores de cabras y jinetes de frontera pasó en cuestión de un siglo a convertirse en el imperio más grande conocido hasta entonces en Occidente. La Macedonia de Filipo II y Alejandro Magno es una gran desconocida en España más allá de la campaña de conquistas que estas huestes llevaron a cabo a través del Imperio persa. Para remediar este vacío, el periodista especializado en historia, arqueología y patrimonio Mario Agudo Villanueva ha publicado recientemente «Macedonia: la cuna de Alejandro Magno» (Colección DSTORIA- Antigua) sobre la evolución económica, política y religiosa de «este pequeño pero decisivo reino de la Antigüedad».

–Los atenienses consideraban a los macedonios unos bárbaros, aunque hoy se estime su historia irrenunciablemente helena, ¿por qué de esta contradicción?

–Macedonia no era a nivel cultural y político igual que el resto de Grecia. Todas las polis griegas tenían su propia idiosincrasia, pero es que Macedonia además era un reino. El rey tenía el poder absoluto, tanto político, militar como religioso. Su clima y su paisaje eran distintos, rodeados de montañas y en una planicie aluvial. Lo que les concedía mucha vegetación y riqueza minera y ganadera… Los rituales también eran muy distintos. Sus tradiciones de enterramiento con piras funerarias eran más propias de tiempos heroicos. Además, los jóvenes macedonios tenían que pasar por un ritual de acceso a la edad adulta que consistía en matar un animal por sus propios medios. Tenían valores arcaicos a ojos del resto de Grecia. Desde Atenas no los consideraban griegos y se los cita frecuentemente como bárbaros. Lo más curioso es que hoy es al revés. La historia de Macedonia es algo irrenunciable para los griegos actuales como consecuencia del impacto de la figura de Alejandro.

–Tal vez la primera pregunta es, ¿que se consideraba griego en aquel periodo?

–Sí usamos a Atenas como la propagadora del ideal griego, pues los macedonios estaban lejos de serlo. Pero es que ellos tenían una Democracia y su propia variante del idioma griego. Cada polis era distinta. Sabemos que el reino de Macedonia tenía la aspiración de ser considerados griegos, pero cabe preguntarse si eso fue real o fue una construcción propagandística posterior para justificar en tiempos de Filipo II su dominio sobre Atenas. La dinastía Argéada, que reinaría hasta la muerte del hijo de Alejandro Magno, presumía de tener un origen tebano (tres tebanos que emigraron hacia el norte), lo que demuestra cierto interés por vincularse con el mundo griego de alguna manera. También hay que tener en cuenta que varios reyes macedonios abrieron su corte a la llegada de intelectuales de polis griegas, como ocurrió con el rey Arquelao allá por el siglo cuarto antes de Cristo con la llegada del escultor Calímaco o el gran Eurípides. Eso sí demuestra claramente que mantenían interés por acercarse a la cultura griega.

–Tradicionalmente se presenta a Macedonia como una sociedad muy belicosa, poco interesada por la cultura.

–Los macedonios eran bastante aguerridos, entre otras cosas porque tenían vecinos terribles: los tracios en el norte y los ilirios por el oeste. Su posición estratégica, estando en la ruta terrestre entre Europa y Asia, y teniendo grandes cantidades de la madera fundamental para la flota ateniense; los situaba en un terreno bélico de primer orden y les involucró en muchos conflictos. De hecho, fue en las guerras del Peloponeso donde empezaron a despuntar un poquito. Pero eso no significa que no tuvieran también cierta vida cultural, con una orfebrería avanzada, exquisitos relieves, tallados de marfil… El problema es que cómo las fuentes son atenienses pues siempre se presentan deformados los macedonios y los tracios; porque en otro tiempo fueron sus enemigos.

–El filósofo Aristóteles era macedonio y rompe con esta idea de un pueblo de cabreros.

–Aristóteles es el caso más conocido. Nació en Estagira, un territorio que estaba cambiando de manos cada pocos años, pero que en tiempos de Aristóteles y su padre, el médico Nicómaco, quedó férreamente en manos macedonias. A Aristóteles le pesó ser macedonio a ojos de los atenienses y preceptor de Alejandro Magno. De hecho cuando Alejandro murió el filósofo se fue de Atenas.

–¿Cuándo y cómo se convirtió este reino de cabreros en una potencia militar?

–Hubo una serie de pasos previos. Alejandro I, un rey macedonio en tiempos de las Guerras Médicas, se movió con cierta astucia y apareció en los textos como un filoheleno (esto demuestra, de nuevo, que no eran considerados griegos). Macedonia entró con él en el primer plano de la historia de Grecia. Por su parte, el rey Arquelao reformó el Ejército y acogió a intelectuales griegos. Pero el salto definitivo es sin duda con Filipo II, el padre de Alejandro, cuando se gestó la hegemonía sobre Grecia. Alejandro no se puede entender sin la figura de su padre y es muy probable que no hubiera podido llegar tan lejos sin él.

–¿En qué consistieron los cambios encabezados por Filipo II?

–Filipo II heredó un reino en descomposición asediado por todos sus vecinos y lleno de peligros. Con astucia, habilidad diplomática y tácticas militares reunificó el reino, amplió sus fronteras y preparó la campaña asiática. Logró en la batalla de Queronea vencer a Tebas y Atenas, siendo el dominador del escenario político griego. Cuando Filipo fue asesinado por un tema de intrigas amorosas, había ya tropas macedonias en Asia. Filipo marcó el camino a Alejandro.

–¿Qué tenía diferente el ejército macedonio respecto al resto de griegos?

–En sus orígenes el ejército macedonio era en su mayoría caballería, con buenos jinetes y excelentes caballos. Su infantería no era poderosa y no tuvo un ejército en garantías hasta las reformas militares de Arquelao y de Filipo II. Filipo había sido rehén en Tebas y se había dado cuenta de que había otras formas de guerrear más allá de la caballería. Añadió a la buena caballería una poderosa infantería equipada con sarisas, que eran unas largas picas de 3 a 7 metros de longitud. El mayor peso de la pica se compensó con una reducción en el peso del escudo macedonio, que algunos autores apuntan que se inspiró en el tradicional escudo tracio. Asimismo, Filipo entrenó mucho a sus soldados y mejoró sus tácticas. Creó así la imbatible falange macedonia.

Otro de los éxitos macedonios es que fueron incorporando a otras fuerzas auxiliares a su ejército, como la caballería tesalia; y luego unidades procedentes del Imperio persa, ya en tiempos de Alejandro Magno.

–¿Da usted crédito a la idea de que Alejandro estuvo detrás del asesinato de su padre?

–A Filipo II le mató un amante llamado Pausanias por despecho, según las crónicas. No podemos saber lo que ocurrió realmente por la falta de materiales y testimonios. Alejandro salió beneficiado, pero eso era lógico. En el libro cuento que Filipo II nunca dudó de que su hijo le sucedería y cuando salió a hacer sus campañas fuera de Macedonia le dejó de regente, lo cual fue alabado por los emisarios extranjeros, a los que el joven les dejó alumbrados. En su cabeza era la única posibilidad de sucesión, pues era el más preparado y capaz.

–Filipo II fue asesinado y a la muerte de Alejandro también sus herederos y su madre fueron perseguidos, ¿por qué tenía la monarquía macedonia esta tendencia a las intrigas violentas?

–Hay ciertas turbulentas en la historia de Macedonia, con varios reyes en poco tiempo. Estaban en una zona muy peligrosa y era fácil que murieran en combate. No obstante, a partir de Filipo II si hubo cierta continuidad. Y en general desde que reinó la dinastía Argéada hubo más estabilidad, incluso más que en la democracia ateniense. Los macedonios consideraban a esta dinastía los padres fundadores de la patria, sin los cuales no hubiera existido el reino como tal. La dinastía era sólida dentro de las turbulencias.

–¿Cree usted que con Filipo II la campaña asiática hubiera llegado a buen puerto o carecía del talento de su hijo?

–Aquí entramos en el terreno de la historia ficción. Filipo II era un gran estratega, un buen político, un hábil diplomático y el diseñador del inicio de la campaña. El día de su muerte había destacamentos a punto de cruzar a Asia. Nunca sabremos qué hubiera ocurrido. Alejandro tenía un carácter diferente en algunas cosas a su padre, con el que tenía una relación de hostilidad y admiración a partes iguales. Eran diferentes y a la vez iguales.

–¿Alejandro tenía alguna idea de cómo gestionar el imperio creado o solo era un conquistador?

–Es un debate siempre abierto. Yo creo que Alejandro sí tenía una idea para gestionar este imperio. Fue adoptando las estructuras administrativas del imperio persa, las satrapías, y fue asumiendo decisiones sobre los territorios. Él se preocupaba por la gestión de estos territorios más allá de la campaña de conquista, aunque fuera para su explotación o para dejar a sus heridos. No es que tuviera una preocupación cosmopolita de expandir el helenismo, sino desde una perspectiva macedonia tenía preocupaciones muy inminentes.

–A quien dice que Alejandro terminó obsesionado con Asia y alejándose de Macedonia.

–Sí, hay una tendencia a presentar a Alejandro como la víctima de un hechizo persa, fascinado por esta cultura, pero en verdad tenemos la certeza de que se comportó como un macedonio hasta su muerte. Cuando falleció su amigo Hefestión mandó construir una pira funeraria como ordenaba el rito habitual de los macedonios. Además, se hacía acompañar de adivinos y él dirigía los sacrificios en persona. Para su pueblo, el poder del rey se lo daban los territorios que hubiera conquistado y cómo se comportaba, no el título en sí. Y aunque hay una evolución en su personalidad durante la campaña, lo cierto es que reinó como un macedonio toda su vida.

 

22 junio 2017 at 8:23 am Deja un comentario

Entradas antiguas Entradas recientes


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

junio 2017
L M X J V S D
« May    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente