Posts tagged ‘Alec Forssmann’

Un posible teatro romano ha sido hallado bajo el Muro de las Lamentaciones de Jerusalén

Se invirtió mucho esfuerzo en la construcción del teatro, que contenía aproximadamente unos 200 asientos, pero curiosamente fue abandonado antes de ser usado

Excavación bajo el Arco de Wilson. Vista general de la excavación bajo el Arco de Wilson de Jerusalén, denominado así por su descubridor Charles William Wilson. Foto: Yaniv Berman, courtesy of the Israel Antiquities Authority

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
16 de octubre de 2017

Una estructura propia de un teatro romano ha sido excavada bajo ocho hileras de piedra completamente conservadas a unos ocho metros de profundidad en el Muro Occidental o Muro de las Lamentaciones de Jerusalén, según ha revelado hoy la Autoridad de Antigüedades de Israel. El hallazgo, situado concretamente bajo el Arco de Wilson, denominado así por su descubridor Charles William Wilson, confirma los escritos históricos que describen un teatro cerca del Monte del Templo de Jerusalén. Según parece se invirtió mucho esfuerzo en la construcción del teatro, que contenía aproximadamente unos 200 asientos, pero curiosamente fue abandonado antes de ser usado, quizá debido a un suceso histórico como la rebelión de Bar Kojba contra el Imperio romano, también conocida como la segunda guerra judeo-romana.

En las fuentes escritas del período del Segundo Templo, entre el 530 a.C. y el 70 d.C., entre ellas los escritos de Flavio Josefo, y también en fuentes posteriores a la destrucción del Segundo Templo, cuando Jerusalén se convirtió en la colonia romana Aelia Capitolina, se mencionan teatros o estructuras similares a teatros en Jerusalén. “Se trata de una estructura relativamente pequeña en comparación a otros teatros romanos conocidos como el de Cesarea, Bet She’an o Bet Guvrin. Este hecho, sumado a su localización bajo un espacio cubierto, en este caso bajo el Arco de Wilson, nos lleva a sugerir que se trata de una estructura similar a la de un teatro del tipo odeón. En la mayoría de casos semejantes estructuras se usaban para actuaciones acústicas. Otra posibilidad es que fuera una estructura conocida como bouleuterión, el edificio en el que se reunía el consejo municipal, en este caso el consejo de la colonia romana de Aelia Capitolina, en la Jerusalén romana”, señalan los excavadores Joe Uziel, Tehillah Lieberman y Avi Solomon.

Muro de piedra. Ocho hileras de piedra completamente conservadas han sido excavadas durante las excavaciones arqueológicas. Foto: Yaniv Berman, courtesy of the Israel Antiquities Authority

 

Teatro romano. La estructura similar a un teatro romano que ha aparecido durante las excavaciones arqueológicas. Foto: Yaniv Berman, courtesy of the Israel Antiquities Authority

 

Primeras fases de excavación. Primeras fases de excavación del Arco de Wilson de Jerusalén. Foto: Shai Halevi, Israel Antiquities Authority

 

Muro de las Lamentaciones. Vista general del Muro de las Lamentaciones, el lugar más sagrado del judaísmo. Foto: Yaniv Berman, courtesy of the Israel Antiquities Authority

 

Anuncios

16 octubre 2017 at 8:25 pm Deja un comentario

Una exposición reúne los tesoros de la arqueología española

El Museo Arqueológico Nacional celebra sus 150 años de existencia con una muestra que rinde homenaje a la historia y a la evolución de la ciencia arqueológica en España

Andalucía. Mitra tauróctono en mármol, de la segunda mitad del siglo II d.C. y hallado en 1952. De la villa romana de la Fuente de las Piedras, en Cabra (Córdoba). Pertenece al Museo Arqueológico de Córdoba. Foto: Museo Arqueológico de Córdoba, MECD y Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
10 de octubre de 2017

El Museo Arqueológico Nacional fue creado en Madrid el 20 de marzo de 1867, hace 150 años. La exposición El poder del pasado. 150 años de arqueología en España, del 11 de octubre de 2017 al 1 de abril de 2018, rinde homenaje a la historia y a la evolución de la ciencia arqueológica en España. La muestra, comisariada por Gonzalo Ruiz Zapatero, catedrático de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid, reúne una extraordinaria selección de 150 piezas, auténticos tesoros de la arqueología española procedentes de unos 70 museos, instituciones y colecciones privadas. Las piezas representan todo el territorio nacional y diversos contextos culturales.

En la muestra tienen cabida los descubrimientos más antiguos y los proyectos de investigación más recientes. Las piezas, de diferentes épocas y culturas, son fruto de hallazgos casuales o de campañas sistemáticas de excavación. La exposición se articula en tres ámbitos que corresponden a las etapas de la historia de la arqueología: los pioneros de la segunda mitad del siglo XIX (1867-1912), su consolidación como disciplina (1912-1960) y su evolución científica hasta nuestros días (1960-2017), un recorrido que muestra los cambios conceptuales y metodológicos que ha experimentado la arqueología en los últimos 150 años, descubriendo campos de estudio e introduciendo nuevas perspectivas.

Aragón. Retrato de Divus Augustus, fechado entre el 98 y el 103 d.C. y hallado en 1980 en el Yacimiento Colegio Nacional Allué Salvador, en Tarazona (Zaragoza). Pertenece al Museo de Zaragoza. Foto: José Garrido Lapeña / Museo de Zaragoza

 

Cataluña. Mosaico de las Tres Gracias en mármol y vidrio, del siglo III o IV d.C. Ingresa en el Museo de Antigüedades en 1878, hallado en el solar del antiguo convento de L’Ensenyança, en Barcelona. Pertenece al Museu d’Arqueologia de Catalunya (Barcelona). Foto: José Barea / Palacios y Museos / Museu d’Arqueologia de Catalunya

 

Canarias. Ídolo de Tara, de arcilla. Fechado entre los siglos I y XV d.C. y hallado hacia 1878, de procedencia desconocida. Pertenece al Museo Canario, en Las Palmas de Gran Canaria. Foto: Museo Canario

 

Cantabria. Falange de uro decorada, fechada entre el 14400 y el 13300 a.C. Hueso hallado en 2003 en La Garma (Omoño, Ribamontán al Monte, Cantabria). Pertenece al Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria. Foto: Pedro Saura / Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria, Santander

 

Castilla-La Mancha. Corona de Sancho IV, del siglo XII o XIII d.C., de plata, zafiros, ágatas y camafeos de marfil. Hallada en 1947 en el Presbiterio de la Catedral Primada (Toledo). Del Cabildo de la Catedral Primada de Toledo. Foto: Cabildo de la Catedral Primada de Toledo

 

Castilla y León. Pie “Prometeo” de Atapuerca, de unos 500.000 años de antigüedad. Hallado entre 1994 y 1999 en la Sima de los Huesos, en Atapuerca (Íbeas de Juarros, Burgos). Pertenece al Museo de la Evolución Humana en Burgos, de la Junta de Castilla y León. Foto: Museo de la Evolución Humana, Burgos / Junta de Castilla y León / Museo de León

 

Ceuta. Capitel de mármol, del 1.347 d.C. y hallado en 1892 en la Madrasa Al-Yadida de Ceuta. Pertenece al Museo de Ceuta. Foto: Museo de Ceuta

 

Comunidad de Madrid. Jarro de bronce fechado entre el 600 y el 500 a.C. Hallado a inicios del siglo XX, de procedencia desconocida. Pertenece al Museo Lázaro Galdiano (Madrid). Foto: Museo Lázaro Galdiano

 

Comunidad Foral de Navarra. Mapa de Abauntz, de arcilla carbonatada, hacia el 11660 a.C. Hallado en 1996 en la Cueva de Abauntz (Ultzama, Navarra). Pertenece al Museo de Navarra (Pamplona). Foto: Museo de Navarra

 

Comunidad Valenciana. Fragmento de escultura monumental, de bronce, del siglo I d.C. Hallado en 2005 en el Foro de Lucentum, en el Tossal de Manises (La Albufereta, Alicante). Pertenece al Museo Arqueológico de la Diputación Provincial de Alicante (MARQ). Foto: Museo Arqueológico de la Diputación Provincial de Alicante–MARQ

 

Extremadura. Cuenco azul en forma de pez, de vidrio, del 14-68 d.C. Hallado en 2003 en la avenida Vía de la Plata (Mérida). Del Museo Nacional de Arte Romano (Mérida). Foto: José Barea / Palacios y Museos

 

Galicia. Tesoro de Caldas de Reis, de oro, fechado entre el 1200 y el 1000 a.C. Hallado en 1940 en As Silgadas (Caldas de Reis, Pontevedra). Del Museo de Pontevedra. Foto: Museo de Pontevedra / Museo Municipal de Vigo “Quiñones de León”

 

Islas Baleares. Copa decorada de arcilla, del 600-200 a.C. Hallado en 2007 en Torre d’en Galmés (Alaior, Menorca). Del Museo de Menorca. Foto: Museo de Menorca

 

La Rioja. Arqueta de San Felices, de madera, marfil y plata sobredorada, del siglo XI d.C. Fecha de hallazgo desconocida, de San Millán de la Cogolla (La Rioja). Pertenece al Monasterio de Yuso de San Millán de la Cogolla. Foto: Monasterio de Yuso

 

Melilla. Candil Cerro del Cubo, de arcilla, fechado en el siglo IX o X d.C. Hallado en 1998 en el Cerro del Cubo (Melilla). Pertenece a Museos de Melilla. Foto: Museos de Melilla

 

País Vasco. Arpón de Urtiaga, asta de cérvido fechada entre el 14550 y el 8850 a.C. Ingresa en el Museo en 1932, del Yacimiento de Urtiaga (Deba, Gipuzkoa). Del Centro de Patrimonio Cultural Mueble de Gipuzkoa (Gordailua, Irún). Foto: Gordailua, Gipuzkoako Kultur Ondare Higigarriaren Zentroa

 

Asturias. Escultura-colgante, de asta, fechada entre el 11000 y el 9550 a.C. Hallada en 1983 en la Cueva de Tito Bustillo (Ribadesella, Asturias). Del Museo Arqueológico de Asturias (Oviedo). Foto: Museo Arqueológico de Asturias

 

Región de Murcia. Crátera griega de arcilla, del 375-350 a.C. Hallado en 1990 en el poblado ibérico de la Loma del Escorial (Los Nietos, Cartagena). Del Museo Arqueológico Municipal de Cartagena. Foto: Museo Arqueológico Municipal de Cartagena

 

11 octubre 2017 at 5:42 pm Deja un comentario

Una inscripción jeroglífica de los luvitas describe el final de la Edad del Bronce

La inscripción, del siglo XII a.C., fue encargada por Kupanta-Kurunta, conocido como el Gran Rey de Mira, un reino de Anatolia occidental a finales de la Edad del Bronce

Inscripción jeroglífica. La inscripción jeroglífica de los luvitas que fue copiada en 1878 por el arqueólogo francés Georges Perrot en Beyköy, en la actual Turquía. La inscripción fue realizada alrededor del 1190-1180 a.C. por encargo de Kupanta-Kurunta, conocido como el Gran Rey de Mira. Estas piedras hoy forman parte de los fundamentos de la mezquita de Beyköy. En los años ochenta, Bahadır Alkım determinó el orden correcto de las piedras, que es el que aparece en la imagen. Foto: Luwian Studies

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
10 de octubre de 2017

Una inscripción jeroglífica de los luvitas, cuya cultura floreció en Asia Menor occidental durante la Edad del Bronce, y que fueron tan importantes como los hititias, finalmente ha sido descifrada por un equipo de investigación suizo y neerlandés, según anunció el sábado la fundación Luwian Studies, con sede en Zúrich. Esta escritura jeroglífica luvita, de 29 metros de longitud, es la inscripción jeroglífica conocida más larga de la Edad del Bronce, que describe los acontecimientos que ocurrieron a finales de la Edad del Bronce en el Mediterráneo oriental.

El relieve de piedra caliza, de 35 centímetros de alto, fue hallado en 1878 en Beyköy, unos 34 kilómetros al norte de Afyonkarahisar, en la actual Turquía. Unos campesinos locales sacaron las piedras del suelo y, por fortuna, el arqueólogo francés Georges Perrot pudo copiar cuidadosamente la inscripción antes de que los aldeanos usaran las piedras para construir una mezquita.

La inscripción jeroglífica finalmente ha sido traducida, tras varios intentos fallidos, por el geoarqueólogo suizo Eberhard Zangger, el presidente de la fundación Luwian Studies, y por el lingüista neerlandés Fred Woudhuizen, un experto en el idioma luvita y en su escritura. La publicación académica de la inscripción aparecerá en diciembre de 2017 en TALANTA–Proceedings of the Dutch Archaeological and Historical Society.

Los luvitas contribuyeron decisivamente en las invasiones de los Pueblos del Mar

Eberhard Zangger. El profesor John (Chris) Kraft de la Universidad de Delaware y, a la derecha, el geoarqueólogo suizo Eberhard Zangger, presidente de la fundación Luwian Studies. Foto: Rainer Spitzenberger / Luwian Studies

La inscripción fue encargada por Kupanta-Kurunta, conocido como el Gran Rey de Mira, un reino de Anatolia occidental a finales de la Edad del Bronce. Cuando Kupanta-Kurunta reforzó su reino, justo antes del 1190 a.C., ordenó a sus ejércitos que avanzaran hacia el este para enfrentarse a los estados vasallos de los hititas. Tras unas exitosas conquistas por tierra, las fuerzas unidas de Asia Menor occidental también formaron una flota e invadieron varias ciudades costeras (cuyos nombres aparecen en la inscripción) en el sur y en el sureste de Asia Menor, pero también en Siria y en Palestina. Cuatro grandes príncipes comandaron las fuerzas navales, entre ellos Muskus de la Tróade, la región de la antigua Troya. Los luvitas de Asia Menor occidental avanzaron hasta las fronteras de Egipto e incluso construyeron una fortaleza en Ascalón, en el sur de Palestina. Los luvitas contribuyeron decisivamente en las invasiones de los Pueblos del Mar y, por tanto, en el fin de la Edad del Bronce en el Mediterráneo oriental.

Fred Woudhuizen. El lingüista neerlandés Fred Woudhuizen, un experto en el idioma luvita y en su escritura, ha sido uno de los artífices de la traducción de la escritura jeroglífica de la Edad de Bronce. Foto: Luwian Studies

 

10 octubre 2017 at 1:46 pm Deja un comentario

Un perro de bronce y otros tesoros romanos descubiertos con un detector de metales

La estatua del perro de bronce se ha conservado intacta y, según los arqueólogos, tenía fines curativos y podría estar relacionada con el templo romano de Lydney, que fue un templo curativo

Estatua completa. Estatua completa de bronce que representa a un perro sacando la lengua. Mide 214 milímetros de largo, 134 de alto y 50 de ancho. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

Fuente: ALEC FORSSMANN  NATIONAL GEOGRAPHIC
28 de septiembre de 2017

Un increíble bronce de un perro sacando la lengua y otros tesoros romanos han sido hallados con un detector de metales en el condado de Gloucestershire, en el suroeste de Inglaterra. El perro de bronce, en actitud de lamer, se ha conservado intacto y se trata de un hallazgo único en la historia británica, según informa hoy el Consejo del Condado de Gloucestershire. Los arqueólogos creen que la estatua tenía fines curativos y que podría estar relacionada con el templo romano de Lydney, un templo curativo donde se han encontrado varias ofrendas votivas, entre ellas representaciones de perros que sanaban las heridas lamiendo. También existe la posibilidad de que la estatua proceda de un templo romano que aún no ha sido descubierto en Gloucestershire.

“Este es el hallazgo de una vida”, expresa Pete Cresswell, un detectorista de metales

El tesoro romano ha sido hallado por Pete Cresswell y su cuñado Andrew Boughton. “No todos los días te encuentras con un tesoro romano de bronce. Sumamos 40 años usando detectores de metales, pero este es el hallazgo de nuestras vidas”, dice Cresswell, quien se puso en contacto con un equipo arqueológico local “para contribuir a la historia local y británica”. El tesoro romano, que incluye otras piezas excepcionales, ha sido datado en el siglo IV d.C. y “principalmente contiene objetos deliberadamente rotos, desde partes pequeñas de vasijas hasta una gran estatua de bronce. Lo más sorprendente de todo es la estatua del perro, completa y delicadamente detallada, que es un hallazgo único para la arqueología británica”, afirma el arqueólogo Kurt Adams, el agente de enlace de Portable Antiquities Scheme en Gloucestershire y Avon.

Fines curativos. Los arqueólogos creen que la estatua tenía fines curativos. En las cercanías se han encontrado otras representaciones de perros que sanaban las heridas lamiendo. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Hallazgo único. La estatua de bronce, que representa a un perro lamiendo, es un hallazgo único en la historia británica. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Detalles delicados. Detalles delicados en una de las patas del perro de bronce. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Fragmento de un rostro. Muchos objetos estaban deliberadamente rotos, entre ellos este fragmento de un rostro. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Tesoro romano. El tesoro romano incluye piezas excepcionales como este rostro del siglo IV d.C. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Inscripción. Placa de aleación de bronce que contiene la siguiente inscripción: (V?)MCONIA. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Cabeza de animal. Representación de una cabeza de animal, probablemente un león. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

28 septiembre 2017 at 5:12 pm Deja un comentario

Un mosaico romano con representaciones de Hércules y Cupido sale a la luz en Inglaterra

El mosaico, perteneciente a una villa romana de tamaño relativamente modesto, está decorado con personajes y criaturas de la mitología grecorromana, entre ellos Belerofonte y la Quimera

Mosaico romano de Boxford. El magnífico mosaico de más de seis metros de longitud durante las excavaciones arqueológicas de 2017 en Boxford, al oeste de Londres. FOTO: COTSWOLD ARCHAEOLOGY

Fuente: ALEC FORSSMANN NATIONAL GEOGRAPHIC
14 de septiembre de 2017

Unas excavaciones arqueológicas realizadas este año en Boxford, al oeste de Londres, han ido revelando unos hallazgos romanos cada vez más espectaculares: un brazalete de niño y unas monedas, cerámica y una baldosa con la huella de un animal, los restos de una villa, un probable granero y una piscina pequeña. Y, sobre todo, un magnífico mosaico de más de seis metros de longitud y decorado con personajes y criaturas de la mitología griega, según explica Cotswold Archaeology.

“El propietario del mosaico quería proyectar una imagen de persona cultivada, alguien familiarizado con la mitología clásica y con una elevada cultura romana, a pesar de que su villa era de tamaño relativamente modesto y estaba en una parte remota del Imperio romano”, afirma Neil Holbrook, un experto de Cotswold Archaeology.

Anthony Beeson, otro experto en temas romanos, sugiere que la escena lateral debería de ser interpretada como el héroe Belerofonte (quien montó al caballo alado Pegaso y mató en vuelo a la Quimera, un monstruo híbrido con cuerpo de león, cabra y serpiente) en la corte de Yóbates o de Proteo, el primero el rey de Licia y el segundo el anciano dios del mar. Otras figuras que aparecen en el mosaico posiblemente incluyen a Hércules luchando contra un centauro, Cupido con una guirnalda y representaciones de Telamón en las esquinas, que parecen sostener el panel central.

Elevada cultura romana. “El propietario del mosaico estaba familiarizado con la mitología clásica y atesoraba una elevada cultura romana”, dice Neil Holbrook. FOTO: COTSWOLD ARCHAEOLOGY

 

Hércules y Cupido. Panel del mosaico romano en el que presumiblemente aparecen Hércules luchando contra un centauro y Cupido rodeado por una guirnalda de flores. FOTO: COTSWOLD ARCHAEOLOGY

 

14 septiembre 2017 at 7:53 pm Deja un comentario

Desentierran objetos abandonados de la caballería romana junto al Muro de Adriano

Los arqueólogos han descubierto una espada de hierro conservada en su vaina de madera, la hoja de otra espada y dos pequeñas espadas de madera de juguete

Fuerte romano de Vindolanda. Imagen áerea del fuerte romano de Vindolanda, situado en el norte de Inglaterra. FOTO: THE VINDOLANDA TRUST

Fuente: ALEC FORSSMANN NATIONAL GEOGRAPHIC
12 de septiembre de 2017

La fructífera campaña arqueológica efectuada estas últimas semanas en el fuerte romano de Vindolanda, en el norte de Inglaterra y junto a la Muralla de Adriano, ha sacado a la luz varios objetos que fueron abandonados en un cuartel de caballería romana: una espada de hierro conservada en su vaina de madera y con la punta torcida, otra espada sin empuñadura, pomo ni vaina, pero con la hoja entera, incluida la espiga. Los arqueólogos también han desenterrado dos pequeñas espadas de madera de juguete y armas de la caballería romana como lanzas, puntas de flecha y restos de una balista, un arma de asedio que disparaba proyectiles. Los objetos fueron abandonados en el suelo, en diferentes espacios del cuartel de caballería, puede que debido a la precipitada huida de la guarnición romana, según informó el domingo The Vindolanda Trust.

Los espacios abandonados corresponden a establos para los caballos, alojamientos para los soldados, además de hornos y hogares para hacer fuego. Algunos objetos se han conservado de forma excepcional, por ejemplo piezas de aleación de cobre para ajustar la montura del caballo o procedentes del arnés. Alrededor del año 120 d.C., la guarnición de Vindolanda estaba formada por una combinación de soldados de los confines del Imperio romano, entre ellos un destacamento de caballería del norte de la actual España, conocidos como los várdulos. Los nuevos hallazgos datan de una época rebelión y guerra, antes de la construcción del Muro de Adriano en el año 122 d.C.

Cuartel de caballería romana. Los espacios abandonados corresponden a establos para los caballos, alojamientos para los soldados, además de hornos y hogares para hacer fuego. FOTO: THE VINDOLANDA TRUST

 

Montura del caballo. Pieza de aleación de cobre para ajustar la montura del caballo. FOTO: THE VINDOLANDA TRUST

 

Elemento decorativo. Elemento decorativo dorado del arnés. FOTO: THE VINDOLANDA TRUST

 

Espada de hierro. Espada de hierro conservada en su vaina de madera y con la punta torcida. FOTO: THE VINDOLANDA TRUST

 

Hoja de una espada. Espada sin empuñadura, pomo ni vaina, pero con la hoja entera, incluida la espiga. FOTO: THE VINDOLANDA TRUST

 

Espada de juguete. Pequeña espada de madera de juguete. FOTO: THE VINDOLANDA TRUST

 

12 septiembre 2017 at 8:28 pm Deja un comentario

El agua de mar refuerza el antiguo hormigón romano

El agua de mar que se ha filtrado durante siglos a través del hormigón romano ha favorecido el desarrollo de minerales entrelazados que le han proporcionado al hormigón una cohesión añadida

Perforando una estructura marina. Un investigador perfora una estructura marina de época romana en Portus Cosanus, en la Toscana, en el año 2003. La perforación fue realizada con permiso de la Superintendencia de Arqueología de la Toscana. FOTO: J.P. OLESON / THE UNIVERSITY OF UTAH

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
12 de septiembre de 2017

Las modernas estructuras marinas de hormigón se desmoronan a lo largo de las décadas, mientras que numerosos muelles y espigones romanos de 2.000 años de antigüedad siguen perdurando y de hecho son más sólidos que cuando se construyeron. Alrededor del año 79 d.C., el autor romano Plinio el Viejo escribió en su Naturalis historia que las estructuras de hormigón de los puertos, expuestas al constante embate de las olas de agua salada, se convierten “en una única masa de piedra, inexpugnable para las olas y cada día más fuerte“. El misterio de esta capacidad de resistencia ha sido desentrañado: el agua de mar que se filtra a través del hormigón favorece el desarrollo de minerales entrelazados que le proporcionan al hormigón una cohesión añadida, según explica la Universidad de Utah. El estudio ha sido publicado en American Mineralogist.

El hormigón romano consistía en una mezcla de ceniza volcánica, cal y agua de mar, un mortero con un agregado de trozos de roca volcánica. La combinación de ceniza, agua y cal viva producía la denominada reacción puzolánica (debe su nombre al municipio napolitano de Pozzuoli) y con este conglomerado de hormigón se erigieron edificios como el Panteón, el Mercado de Trajano y diferentes estructuras marinas. La interrelación de minerales entre el mortero y el agregado ha evitado la formación de fisuras longitudinales a lo largo de los siglos, mientras que con el cemento Portland las superficies de los agregados no reactivos (que son inertes, que no producen reacción) no hacen más que propagar las fisuras.

Los investigadores, entre ellos la geóloga Marie Jackson, han concluido lo siguiente: que el agua de mar se filtra en el hormigón de los muelles y espigones romanos, disolviendo componentes de la ceniza volcánica y permitiendo el desarrollo de nuevos minerales procedentes de los fluidos filtrados altamente alcalinos, particularmente la tobermorita aluminosa y la phillipsita. Esta tobermorita aluminosa tiene una composición rica en silíceo, similar a los cristales que se forman en las rocas volcánicas. Los cristales tienen formas laminares que refuerzan la matriz cementante y las placas entrelazadas incrementan la resistencia del hormigón ante una fractura por fragilidad. “Se trata de un sistema que se desarrolla en un intercambio químico abierto con el agua de mar“, destaca Jackson.

Imagen microscópica. Imagen microscópica que muestra el material grumoso y aglomerante de calcio, aluminio, silicato e hidrato que se forma al mezclarse la ceniza volcánica, la cal y el agua de mar. Se aprecian los cristales de tobermorita aluminosa aparecidos en la matriz de cementación. “C-A-S-H” corresponde a “calcium-aluminum-silicate-hydrate”. FOTO: COURTESY OF MARIE JACKSON / THE UNIVERSITY OF UTAH

 

12 septiembre 2017 at 1:42 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente