Posts tagged ‘Universidad de Córdoba’

La Junta plantea cinco líneas de investigación en el yacimiento de Ategua en Santa Cruz (Córdoba)

Se hará una prospección geológica y se hará un control del movimiento de tierras, entre otras iniciativas

Yacimiento de Ategua – VALERIO MERINO

Fuente: ROCÍO LINARES > Córdoba  |  ABC Andalucía
30 de agosto de 2017

La grandeza del yacimiento arqueológico «Ruinas de Ategua» aún está por descubrir y tras casi dos décadas de reclamo para que no desaparezca, hay planes para ponerlo en valor. La Junta de Andalucía ha planificado cinco proyectos de investigación e intervención en el enclave, destinados a revelar nuevos tesoros y a conservar los vestigios ya descubiertos, según se publicó ayer en el Boletín Oficial del Parlamento de Andalucía (BOPA). Entre los planes está la prospección geotécnica —obtención de muestras del suelo—de la zona oeste del entorno del yacimiento, que comenzará en septiembre, para determinar la presencia de vestigios arqueológicos relacionados con los campamentos romanos de asedio y defensa de la antigua ciudad romana, en las inmediaciones de la ciudad amurallada. Esta actuación cuenta con un presupuesto de 18.000 euros y está promovida por la Consejería de Cultura.

Tanto esta como el resto de actuaciones se enmarcan en el Protocolo General de Colaboración que firmaron hace más de un año la Diputación de Córdoba, el Ayuntamiento, la Universidad de Córdoba (UCO) y la Asociación Cultural Amigos de Ategua con la Consejería de Cultura para apoyar e impulsar actividades de investigación y puesta en valor del patrimonio histórico en el enclave arqueológico. Hay que recordar que la citada asociación suma varios lustros en lucha por la puesta en valor de los restos de esta urbe, ubicada en la barriada periférica de Santa Cruz, del término municipal de Córdoba, y que constituye un yacimiento de los más importantes a nivel nacional y mundial, declarado Bien de Interés Cultural.

En la actualidad se está redactando un Proyecto General de Investigación de la zona en el que están participando un equipo de profesores de la UCO, junto con la coordinadora de Ategua. En el documento final se plasmarán las necesidades de protección, convservación e investigación de los vestigios del área, de excepcional riqueza arqueológica, donde durante varios años se han denunciado expolios en los alrededores. En los proyectos publicados por la Consejería de Cultura, también se incluye la documentación planimétrica y ejecución de modelos 3D del enclave, junto con el estudio geoténico en el entorno BIC de la zona de Ategua.

Una de las actuaciones más concretas es la que se centra en la zona denominada Barranco del Búho, en la que se proyecta la actividad arqueológica de documentación gráfica de yacimientos, con cargo a proyectos de investigación del Área de Prehistoria de la Universidad de Córdoba. Asimismo, está prevista una intervención para el control del movimiento de tierras, una actuación promovida por la Diputación con un presupuesto de 14.964,07 euros. Esta, junto con la prospección técnica, son las actividades más costosas dentro de las iniciativas planteadas por la Junta, cuya inversión total ronda los 46.000 euros.

 

Guardar

Anuncios

31 agosto 2017 at 10:56 am Deja un comentario

El Arco de Giano de Roma se levantó para conmemorar el triunfo del emperador Constancio II en el siglo IV

Las inscripciones repartidas por el arco, claves para conocer por qué se construyó y su cronología

Foto: EUROPA PRESS / UCO

Fuente: EUROPA PRESS  |  LA VANGUARDIA

CÓRDOBA, 31 Jul.- Una investigación desarrollada por el profesor titular de Arqueología de la Universidad de Córdoba (UCO) Ángel Ventura, en colaboración con los investigadores del Instituto de Arqueología del CSIC de Mérida, Pedro Mateos y Antonio Pizzo, ha permitido desvelar que el Arco de Giano de Roma (Italia), ubicado junto a la iglesia romana de San Giorgio al Velabro, se levantó para conmemorar el triunfo del emperador Constancio II en el siglo IV.

Según informa la UCO en un comunicado, un exhaustivo análisis de la estructura arquitectónica, un examen de la epigrafía y la exploración arqueológica en el área del monumento han llevado a este equipo científico a afirmar que este arco monumental cuadrifronte (de cuatro caras) fue construido bajo la dirección del senador de Roma Memmio Vitrasio Orfito a mediados del siglo IV para conmemorar el triunfo del emperador Constancio II tras vencer a Magnentio, asesino de su hermano.

Este trabajo de investigación, publicado recientemente en la revista ‘Journal of Roman Studies’, ha permitido desmentir la creencia de que el arco se situaba en una plaza para afirmar que se ubicaba entre dos calles, una que se dirigía hacia el Foro Boario y el Palatino y otra al Circo Máximo y el Foro Romano. Así, el monumento está justo en la vía triunfal por donde desfilaban los generales o emperadores de la época para celebrar sus victorias.

El estudio contiene un análisis topográfico realizado en colaboración con la Universidad de La Sapienza en Roma que ha permitido generar la planimetría completa del monumento con aplicación de las últimas novedades tecnológicas en esta materia. Gracias a ellos, se ha concluido que el monumento se construyó a base de distintos añadidos.

Según el profesor de la UCO Ángel Ventura, en los siglos III y IV a la ciudad de Roma llegaba poco mármol, lo que provocó que este arco se levantara con material de expolio de otros edificios que estaban en ruinas. Así, en esta edificación se han encontrado piezas procedentes por ejemplo del templo de Venus y Roma, muy cercano al Coliseo Romano y que sufrió un incendió a finales del siglo III.

La clave para conocer el motivo por el que se construyó el arco y aquilatar la cronología del mismo ha sido el estudio de las inscripciones repartidas por el arco, destacando la dedicatoria con que cuenta el ático del monumento.

En esta última, ha señalado Ventura, especialista en la materia, se hace referencia a Constancio II indicando que “visitó solo una vez Roma, en la primavera del 357 y fue entonces cuando se celebró su triunfo por haber vencido a los enemigos del Estado, igualando así las proezas de su padre Constatino el Grande”.

Esta investigación tiene una trascendencia añadida, puesto que ha contribuido a que se emprenda, por parte de las autoridades culturales de Roma, la restauración del arco. Según Ventura, el estudio publicado en ‘Journal Roman Studies’ está aportando mucha información para estos trabajos que permitirán sacar al monumento de la situación de decadencia en la que encontraba hasta el momento.

 

31 julio 2017 at 1:54 pm Deja un comentario

El proyecto ‘Ager Mellariensis’, liderado por la UCO, se presenta en el Museo Arqueológico Nacional

El proyecto de investigación ‘Ager Mellariensis’, liderado por la Universidad de Córdoba (UCO), ha sido presentado este jueves en el Museo Arqueológico Nacional, en Madrid, con motivo de la reunión científica ‘Paisajes urbanos y rurales de la antigua Beturia Turdula (Badajoz-Ciudad Real-Córdoba), estrategias de investigación y revalorización’.

Monterroso (Centro), Durante Su Intervención En El Museo Arqueológico Nacional (EUROPA PRESS/UCO)

Fuente: EUROPA PRESS  |  20minutos.es
5 de mayo de 2017

Así lo ha indicado la institución universitaria en una nota en la que ha señalado que, en el encuentro, investigadores de tres comunidades autónomas han realizado una puesta en común sobre sus investigaciones relacionadas con la antigua provincia romana Beturia Turdula, gracias a tres proyectos financiados por el Ministerio de Economía y Competitividad (Mineco) a través de su convocatoria ‘Retos para la sociedad 2016’ .

En el caso de Córdoba, el equipo liderado por el profesor Antonio Monterroso, trata de sacar a la luz cómo era el paisaje que rodeaba a la antigua ciudad romana de Mellaria, ubicada según los expertos en el entorno del Cerro del Masatrigo, así como los animales que era usual ver, qué cultivos eran los más populares o cómo eran las casas o los edificios comerciales de la época, ofreciendo una foto fija que servirá de base a diferentes propuestas divulgativas, entre las que destacan las restituciones virtuales.

Estas últimas servirán al Grupo de Desarrollo Rural Alto Guadiato de Córdoba como yacimiento para nuevas iniciativas empresariales que contribuyan al desarrollo económico de la zona.

Durante su intervención en el Museo Arqueológico Nacional, Monterroso ha expuesto las técnicas de teledetección satélite y aéreas de última generación aplicadas al estudio del territorio de la antigua Mellaria, que ponen al proyecto cordobés en la vanguardia de este tipo de aplicaciones a nivel nacional.

En concreto, esta investigación es la primera en aplicar a la arqueología las potencialidades de la constelación de satélites espía de la Agencia Espacial Italiana, ‘Cosmo Sky Med’, que son los de mayor resolución espacial a nivel mundial en fotografía radar por satélite en banda X.

La reunión científica se ha desarrollado en colaboración con los equipos del Instituto de Arqueología de Mérida y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) que estudian el resto del territorio de la antigua Beturia Turdula, concretamente de las provincias de Badajoz y Ciudad Real, cuyos trabajos de recuperación también se han expuesto.

 

7 mayo 2017 at 9:47 am Deja un comentario

La química saca los colores a la escultura clásica romana

Un equipo de investigación de la Universidad de Córdoba en el Instituto Universitario de Química Fina y Nanoquímica documenta la existencia de pigmentos amarillos, azules y rojos en tres grandes estatuas de la ciudad romana de Torreparedones.

Fuente: Universidad de Córdoba
20 de marzo de 2017

A simple vista, las grandes estatuas romanas que llenan las calles de Roma, los museos arqueológicos de media Europa y siguen apareciendo en los yacimientos arqueológicos del territorio que ocupó el antiguo Imperio son de un blanco casi inmaculado. Así llevan siglos presentándose ante los ojos de quienes han querido mirarlas con más o menos pasión. Los artistas renacentistas las idolatraron y considerado un ejemplo de virtuosismo artístico. El arte clásico fue considerado la esencia del genio humano. Miguel Ángel creó su David y su Piedad imitando a los escultores griegos y romanos, tallando en la inmaculada piedra dos de las grandes obras de la Historia Universal del Arte.  Se le olvidada, sin embargo, un detalle. Las estatuas romanas no fueron blancas en su origen, estaban laboriosamente pintadas de vivos colores aunque ni los ojos de los renacentistas ni de cualquier persona del año 2017 sea capaz de verlos.

Así lo han sospechado durante décadas los arqueólogos y así lo ha demostrado recientemente la ciencia. Uno de los últimos trabajos en este sentido ha sido el publicado por un equipo de investigación de la Universidad de Córdoba en el Instituto de Química Fina y Nanoquímica integrado por los profesores José Rafael Ruiz Arrebola y César Jiménez Sanchidrián y los investigadores Daniel Cosano Hidalgo y Laura Dara Mateos Luque en la revista Microchemical Journal, en la que constatan la existencia de pigmentos de amarillo, azul y rojo en tres grandes estatuas aparecidas en el yacimiento arqueológico de Torreparedones (Baena, Córdoba), cuyas excavaciones dirige el profesor Carlos Márquez.

Para sacar los colores a las esculturas, el equipo de la UCO, perteneciente al Departamento de Química Orgánica, ha recurrido a la espectrometría Raman, consistente en irradiar la muestra con un láser y medir la luz dispersada, correlacionando el número de onda de dicha luz dispersada con diferentes enlaces químicos que hacen posible determinar la naturaleza del pigmento empleado en la pintura.

Según detallan en el artículo, para conseguir conocer los colores concretos que adornaron las vestimentas de los emperadores Augusto y Claudio y la que posiblemente representara a Livia, esposa del primero de ellos, los investigadores de la UCO calibraron el espectrómetro de acuerdo con los materiales que se pensaba que eran utilizados para colorear este tipo de estatuas. Tras someter las tres esculturas a este análisis, los investigadores concluyeron que los artistas de la Bética emplearon el oxihidróxido de hierro (goethita) para conseguir el amarillo, el óxido de hierro (hematites) para el rojo y el “azul egipcio”, un pigmento conocido desde la antigüedad, sintetizado a base de arena silícea, calcita y cobre.

El virtuosismo de aquellos antiguos pintores de estatuas no se limitó a emplear los colores planos, sino que los mezclaron con carbonato y fosfato cálcico y sulfatos para matizarlos, logrando diferentes tonalidades y dotando a sus esculturas de una profundidad, que, si se hubieran conservado, probablemente hubieran impresionado como hizo todo su arte a los renacentistas.

D. Cosano, L. Dara Mateos, C. Jiménez-Sanchidrián, J.R. Ruiz, Identification by Raman microspectroscopy of pigments in seated statues found in the Torreparedones Roman archaeological site (Baena, Spain), Microchemical Journal, 130 (2017) 191-197.

 

21 marzo 2017 at 12:17 am 1 comentario

Localizan un anfiteatro romano en Córdoba rastreando fotografías aéreas

Escondido entre miles de archivos digitales del Instituto Geográfico Nacional de España y sin mover un solo centímetro cúbico de tierra, investigadores de la Universidad de Córdoba han localizado el anfiteatro de la ciudad romana ubicada en el yacimiento de Torreparedones, en las localidades cordobeses de Baena y Castro del Río. Estos resultados servirán para activar las excavaciones que deberían sacar a la luz el edificio.

anfiteatro-uco

Ortofotografía sobre modelo digital del terreno. / UCO

Fuente: Agencia SINC
2 de marzo de 2017

El equipo investigación Antiguas Ciudades de Andalucía de la Universidad de Córdoba (UCO) ha conseguido localizar el anfiteatro de la ciudad romana que albergó el actual yacimiento de Torreparedones, ubicado en los términos municipales de Baena y Castro del Río.

El equipo analizó miles de archivos digitales del Instituto Geográfico Nacional de España

Los investigadores sabían que este anfiteatro existía, al fin y al cabo era lo habitual en ciudades del tamaño y relevancia económica de aquella época. También sospechaban que debía estar situado en alguno de los dos extremos de la ciudad por las que llegaban las vías principales de acceso, documentadas por los arqueólogos en los últimos años.

El problema era dar con él sin levantar el terreno o sin invertir demasiado tiempo y dinero en catas a veces infructuosas. Por eso, uno de los integrantes del grupo, el profesor Antonio Monterroso Checa recurrió al ordenador antes que al pico y pala.

Concretamente, el equipo de la UCO que desde 2006 excava este yacimiento rastreó en el Plan Nacional de Ortofotografía (PNOA) del Instituto Geográfico Nacional de España, que en la última década ha fotografiado mediantes vuelos LiDAR (Laser Imaging Detection and Ranging) todo el territorio peninsular. Buscó las coordenadas de Torreparedones y observó el terreno hasta dar con la ‘mancha’ sospechosamente elíptica bajo la que consideraban probable que estuviera el anfiteatro.

Análisis de imagen en 2D y 3D

El hallazgo ha sido confirmado a lo largo de los últimos cinco meses mediante la utilización de diferentes metodologías de análisis de imagen en dos y tres dimensiones. Una de las imágenes del PNOA tomada en plena primavera de 2009 dejaba ver incluso las marcas del graderío gracias a la diferencia entre el vigor de la hierba y cultivos de las zonas abiertas del anfiteatro y la debilidad de las zonas donde se alzarían los grandes muros de piedra.

Los resultados servirán para activar las excavaciones que deberían sacar a la luz el edificio del siglo II d.C

El hallazgo de los arqueólogos de la UCO ha sido reforzado gracias a la prospección geomagnética realizada por el Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Granada por encargo del Ayuntamiento de Castro del Río.

Estos resultados, publicados ayer en la revista Mediterranean Archaeology and Archaeometry servirán para activar las excavaciones que deberían sacar a la luz el edificio. Las dimensiones del anfiteatro oscilan en torno a los 70 metros de eje mayor y los 62 de eje menor, unas proporciones similares a los anfiteatros de Segóbriga, Saelices (Cuenca) o Contributa Iulia (Badajoz). Según la hipótesis de los autores, la datación del edificio es del siglo II d.C.

Referencia bibliográfica:

Monterroso-Checa A. et al. “Remote Sensing and Archaeology from Spanish LiDAR-PNOA: Identifying the Amphitheatre of the Roman City of Torreparedones (Córdoba-Andalucía-Spain)”. Mediterranean Archaeology and Archaeometry, Vol. 17, No 1 (febrero 2017).

 

2 marzo 2017 at 7:22 pm Deja un comentario

La fotografía aérea que detecta sin excavaciones el anfiteatro romano de Torreparedones

Investigadores de las Universidades de Córdoba y Granada hallan el lugar donde estuvo

torreparedones-anfiteatro-romano

Fuente: LUIS MIRANDA > Córdoba  |  ABC Andalucía
23 de febrero de 2017

¿Un hallazgo arqueológico sin necesidad de excavar en la tierra? ¿Conocer con exactitud lo que hay sin tocar el suelo? Lo han conseguido investigadores de las Universidades de Córdoba y Granada en el parque arqueológico de Torreparedones. Su voluntad era encontrar algo que tenía que existir en una ciudad importante: el anfiteatro. A través de la fotografía aérea y el georradar han conseguido encontrar el lugar donde estuvo.

Antonio Monterroso, de la Universidad de Córdoba, explicó que para lograrlo en primer lugar se intentó interpretar dónde estaría. En las ciudades romanas, se sitúa en un extremo, «porque quien iba a ellos era gente de la peor calaña». Allí se ofrecían espectáculos de peleas entre hombres y fieras. Se partió de las fotografías aéreas que distintos institutos públicos españoles tienen de la zona y se encontró, al analizar el terreno, una zona de distinta densidad y composición que las demás. Un óvalo perfecto.

Una vez que se sospechaba que podía estar allí, se siguieron haciendo pruebas y combinando distintos análisis, y los resultados confirmaron que había estructuras. Antonio Monterroso explicó que está situada al oeste de la ciudad, y existe incluso una calle que comunica la puerta con el anfiteatro, que mediría unos 64 metros del eje menor por 70 del mayor.

El Ayuntamiento de Castro del Río tendrá ahora que hacerse con los terrenos

El modelo sería el anfiteatro de Segorbe que, como este, corta una ladera. Según Monterroso, se pudo construir entre el año 95 y el 120, poco después del de Córdoba, situado también al oeste de la ciudad, tras lo que ahora es el Rectorado de la Universidad.

El paraje está en el término municipal de Castro del Río, a diferencia de la ciudad, que se sitúa en Baena, y el alcalde, José Luis Caravaca, aseguró que el propietario de los terrenos está en buena disposición para venderlos a la Administración. A partir de entonces, se buscarían vías de financiación para la excavación de estos restos arqueológicos.

 

23 febrero 2017 at 6:37 pm Deja un comentario

Un equipo internacional recupera el patrimonio arqueológico, faunístico y botánico del territorio de la antigua ciudad romana de Mellaria

El proyecto, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, empleará la arqueología, la ingeniería y la biología para recomponer el espacio natural y arquitectónico que ocupaba la vieja ciudad y su entorno y que coincide con la actual comarca del Alto Guadiato

pantano_san_pedro

Pantano de San Pedro (Fuente Obejuna). Ubicación y parte del territorio de la ciudad romana de Mellaria.

Fuente: Universidad de Córdoba
12 de enero de 2017

Hace más de 2000 años, en el camino entre dos de las ciudades más destacadas del Imperio Romano, Corduba Colonia Patricia y Emérita Augusta, existió una ciudad “de no menor nobleza”, según transmite Plinio el Viejo, y de la que fue oriundo Cayo Sempronio Sperato, máximo responsable del Templo de la actual calle Claudio Marcelo en Córdoba capital. Era Mellaria, ubicada según los expertos en el entorno del Cerro del Masatrigo, en el término municipal de Fuente Obejuna, ocupando todo el límite territorial entre las provincias de Córdoba y Badajoz. De aquella antigua ciudad quedan algunos vestigios arqueológicos que están siendo estudiados gracias a un proyecto de la Universidad y la Diputación de Córdoba y el Grupo de Desarrollo Rural Alto Guadiato y muchos datos por conocer.

La localización de restos arquitectónicos, pero sobre todo, la recuperación del patrimonio ambiental y paisajístico de aquel territorio es la prioridad de un nuevo equipo internacional de investigadores procedentes de ámbitos tan diversos como la ingeniería rural, la biología y la arqueología, unidos en el proyecto Ager Mellariensis –así era como se designaba al espacio que gestionaba la ciudad de Mellaria y que alcanzaba los 2.200 kilómetros cuadrados- financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO) a través de su convocatoria “Retos para la sociedad 2016”.

Durante 4 años, el equipo liderado por los profesores de la Universidad de Córdoba Antonio Monterroso Checa, investigador del Programa Ramón y Cajal del MINECO en el Área de Arqueología, Alberto Redondo, profesor titular de Zoología y divulgador científico, y Francisco Montes y Rafael Hidalgo, del Área de Ingeniería Gráfica y Geomática, tratará de sacar a la luz cómo era el paisaje que rodeaba a la antigua Mellaria, qué animales era usual ver, qué cultivos eran los más populares o cómo eran las casas o los edificios comerciales de la época, ofreciendo una foto fija que servirá de base a diferentes propuestas divulgativas, entre las que destacan las restituciones virtuales, que servirán al Grupo de Desarrollo Rural Alto Guadiato como yacimiento para nuevas iniciativas empresariales que contribuyan al desarrollo económico de la zona.

De hecho, el proyecto Ager Mellariensis tiene una clara vocación de transferencia. Por eso cuenta con la colaboración de empresas de base tecnológica líderes en sus sectores, como la italiana Telespazio Iberica (dependiente de la Agencia Espacial Italiana) y Znir Sensing Solutions, especializadas en la teledetección satélite y aérea de vestigios arqueológicos, o Urbeproorbe, firma con amplia experiencia en el análisis y gestión del patrimonio histórico edificado. A ellas se sumarán otros equipos científicos como el Laboratorio de Teledetección Quantalab-IAS-CSIC que dirige Pablo Zarco, o el Departamento de Ingeniería Civil de la Universitá Politecnica delle Marche (Italia) dirigido por el profesor Paolo Clini, la Escuela Politécnica de Belmez y los investigadores de la Universitá degli Studi di Urbino Oscar Mei y Daniele Sacco.

 

12 enero 2017 at 8:55 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente