Posts tagged ‘Torreparedones’

Torreparedones: buscaban el teatro romano, encontraron una bella casa

Las excavaciones de este año en el yacimiento de Baena terminan con el hallazgo de una domus con estucos de vivos colores

Zona de Torreparedones en la que se ha actuado este año – S. N. T.

Fuente: S. N. T. > Baena  |  ABC Andalucía
31 de julio de 2017

La campaña de excavación 2016-2017 en el parque arqueológico de Torreparedones ha finalizado con algo habitual cuando se busca en este conjunto del término municipal de Baena. Es decir, con el hallazgo de restos de una domus o casa, «ricamente decorada y quizás perteneciente a un personaje importante de la ciudad», según indica el arqueólogo municipal, José Antonio Morena. También se ha hallado un patio a través de dos sondeos autorizados por la Junta de Andalucía.

Estos últimos trabajos se han realizado «en la manzana localizada al oeste del foro romano» con la finalidad de «reconocer qué tipo de estructuras podrían existir y, especialmente, si cabía la posibilidad de que un gran edificio de espectáculos se encontrara aquí, probablemente, el teatro», explica el también director del parque arqueológico. Morena lamenta que «los resultados provisionales apuntan a que ese edificio de espectáculos no se encuentra en esta zona».

El primer sondeo realizado sacaba a la luz «restos de varios muros realizados en mampostería, con piedras trabadas con tierra, que presentan unos enlucidos con estucos pintados de varios colores».

Dado que el espacio en el que se ha intervenido es muy reducido «sólo se ha podido excavar una mínima parte de la estancia», señala Morena que destaca que «las paredes estaban decoradas con pinturas de varios colores, negro, azul, blanco y, sobre todo, rojo». El director del parque arqueológico apunta que es «similar a cómo se ve en la villa romana de Fuente Álamo», en Puente Genil.

Esta decoración «se conserva con un alzado de casi 1,5 metros en algunos sectores que se encuentra resquebrajada, por lo que ha sido sometida a un proceso de consolidación preventiva mediante su engasado» por un equipo técnico. Morena siente que «no se haya conservado el pavimento de la estancia que pudo ser expoliado durante el periodo de abandono de la ciudad, hacia el siglo III después de Cristo». Este sondeo también ha mostrado «al norte de esta estancia otra que no se ha excavado de momento y que presenta varios muros con revestimientos similares pintados».

 

Anuncios

16 agosto 2017 at 5:13 pm Deja un comentario

La calefacción de las termas orientales de Torreparedones, suelo radiante

Las termas «son el edificio mejor conservado de índole termal de Andalucía»

Parte del suelo radiante, hallados en las terceras termas, hypocaustum para los romanos – S.N.T. – BAENA

Fuente: SANDRA NÚÑEZ / S.N.T. > Baena  |  ABC Andalucía
21 de mayo de 2017

La pasión de los romanos por los baños públicos y que no les gustaba el frío queda patente en la ciudad íberorromana de Torreparedones. Lo constata las terceras termas halladas en la colonia, las segundas en construirse, a finales del s. I d.C., aproximadamente. Nada más comenzar la excavación salía a la luz una curiosa particularidad, según explicaba el profesor de la Universidad de Córdoba, Ángel Ventura, en la sala caliente o caldarium se ubican las taquillas del vestuario, cuando lo normal es que éstas estuvieran en una habitación en la entrada. Para Ventura esto obedece a «las condiciones climatológicas».

El frío de invierno en Ituci Virtus Iulia hacía optar a los romanos por instalar en estas termas para su calefacción lo que hoy es suelo radiante, hypocaustum para los romanos. Este sistema lo inventó el ingeniero Cayo Sergio Orata y se extendió por todo el imperio. Este sistema ya esta completamente excavado en la termas orientales de Torreparedones. Según indica el arqueólogo municipal, José Antonio Morena, «el hypocaustum era el suelo radiante que sería para calentar la sala mediante unos hornos que estaban en otra estancia, al exterior, pero conectada por el caldarium por unos conductos por los que circulaba el aire caliente».

La instalación de este sistema en las terceras termas de Torreparedones consistía en «el pavimento de la sala que era de opus sectile, formado por piezas romboidales de caliza y triangulares de mármol, que se sustentaba sobre unos grandes ladrillos y estos, a su vez, sobre unas pequeñas columnas de ladrillo o pilae», explicaba Morena. Con el fin de conseguir más temperatura, «entre los ladrillos y el pavimento se colocó una lámina de plomo por toda la superficie». El arqueólogo municipal lamentaba que «solo se ha conservado una parte del pavimento ya que tras el abandono de las termas fue expoliada la mayor parte del plomo y las piezas romboidalesy los triángulos se removieron de su lugar original» aunque apuntaba que «se han recuperado la mayor parte de ellas y se podrán reutilizar cuando se acometa la restauración del edificio».

Para Ángel Ventura, las termas orientales de Torreparedones «son el edificio mejor conservado de índole termal de Andalucía y puede que de España» y las califica como «una de las joyas del parque arqueológico» dado que su estado de conservación es «extraordinario».

 

21 mayo 2017 at 7:27 pm Deja un comentario

Torreparedones engrosa su lista de hallazgos con la aparición de una pieza dedicada a la Diosa de la Salud

Las excavaciones en el yacimiento arqueológico de Torreparedones, en Baena (Córdoba), han deparado un nuevo hallazgo, en este caso se trata de un pequeño altar con una inscripción dedicada a la ‘Dea Salus’ (Diosa de la Salud), que se ha hallado junto a las termas orientales, donde se está trabajando actualmente.

Foto: EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO DE BAEN

Fuente: EUROPA PRESS  |  lainformacion.com

BAENA (CÓRDOBA), 4 Abr.- Este nuevo hallazgo, según ha informado el Ayuntamiento de Baena, tiene grabada una inscripción en la que se puede leer ‘Fons dominae salutis salutaris’ (Fuente de la Señora de la Salud Salvadora), lo que vienen a reafirmar la importancia que tuvo el agua y sus cualidades curativas en la ciudad.

El arqueólogo y catedrático de la Universidad de Córdoba, Ángel Ventura, ha confirmado que “la antigua ciudad de Ituci Virtus Iulia era una ciudad que estaba volcada en los cultos relacionados con la salud y con la sanación”.

Ventura ha calificado de “verdadero prodigio” que este altar dedicado a la Diosa de la Salud se haya encontrado el 30 de marzo, precisamente el día que se celebraba la festividad de esta diosa en la antigua Roma, a lo que ha añadido que “la inscripción hallada, en su parte de arriba, es un altar, esa especie de cenicero donde los fieles hacían sus sacrificios más habituales junto con el rezo”.

En lo que al conjunto de las termas romanas se refiere, Ventura ha calificado el edificio como “uno de los monumentos de época romana mejor conservados de Andalucía y probablemente de España”. El experto en epigrafía considera que el yacimiento de Torreparedones “era una especie de ciudad balneario, con tres termas y dos santuarios, donde la gente venía realmente a sanarse”.

Por su parte, el alcalde de Baena, Jesús Rojano, ha resaltado la importancia de los datos y conclusiones que se están extrayendo de las termas orientales, “un edificio que está arrojando descubrimientos de muchísima relevancia”.

 

4 abril 2017 at 9:20 pm Deja un comentario

La química saca los colores a la escultura clásica romana

Un equipo de investigación de la Universidad de Córdoba en el Instituto Universitario de Química Fina y Nanoquímica documenta la existencia de pigmentos amarillos, azules y rojos en tres grandes estatuas de la ciudad romana de Torreparedones.

Fuente: Universidad de Córdoba
20 de marzo de 2017

A simple vista, las grandes estatuas romanas que llenan las calles de Roma, los museos arqueológicos de media Europa y siguen apareciendo en los yacimientos arqueológicos del territorio que ocupó el antiguo Imperio son de un blanco casi inmaculado. Así llevan siglos presentándose ante los ojos de quienes han querido mirarlas con más o menos pasión. Los artistas renacentistas las idolatraron y considerado un ejemplo de virtuosismo artístico. El arte clásico fue considerado la esencia del genio humano. Miguel Ángel creó su David y su Piedad imitando a los escultores griegos y romanos, tallando en la inmaculada piedra dos de las grandes obras de la Historia Universal del Arte.  Se le olvidada, sin embargo, un detalle. Las estatuas romanas no fueron blancas en su origen, estaban laboriosamente pintadas de vivos colores aunque ni los ojos de los renacentistas ni de cualquier persona del año 2017 sea capaz de verlos.

Así lo han sospechado durante décadas los arqueólogos y así lo ha demostrado recientemente la ciencia. Uno de los últimos trabajos en este sentido ha sido el publicado por un equipo de investigación de la Universidad de Córdoba en el Instituto de Química Fina y Nanoquímica integrado por los profesores José Rafael Ruiz Arrebola y César Jiménez Sanchidrián y los investigadores Daniel Cosano Hidalgo y Laura Dara Mateos Luque en la revista Microchemical Journal, en la que constatan la existencia de pigmentos de amarillo, azul y rojo en tres grandes estatuas aparecidas en el yacimiento arqueológico de Torreparedones (Baena, Córdoba), cuyas excavaciones dirige el profesor Carlos Márquez.

Para sacar los colores a las esculturas, el equipo de la UCO, perteneciente al Departamento de Química Orgánica, ha recurrido a la espectrometría Raman, consistente en irradiar la muestra con un láser y medir la luz dispersada, correlacionando el número de onda de dicha luz dispersada con diferentes enlaces químicos que hacen posible determinar la naturaleza del pigmento empleado en la pintura.

Según detallan en el artículo, para conseguir conocer los colores concretos que adornaron las vestimentas de los emperadores Augusto y Claudio y la que posiblemente representara a Livia, esposa del primero de ellos, los investigadores de la UCO calibraron el espectrómetro de acuerdo con los materiales que se pensaba que eran utilizados para colorear este tipo de estatuas. Tras someter las tres esculturas a este análisis, los investigadores concluyeron que los artistas de la Bética emplearon el oxihidróxido de hierro (goethita) para conseguir el amarillo, el óxido de hierro (hematites) para el rojo y el “azul egipcio”, un pigmento conocido desde la antigüedad, sintetizado a base de arena silícea, calcita y cobre.

El virtuosismo de aquellos antiguos pintores de estatuas no se limitó a emplear los colores planos, sino que los mezclaron con carbonato y fosfato cálcico y sulfatos para matizarlos, logrando diferentes tonalidades y dotando a sus esculturas de una profundidad, que, si se hubieran conservado, probablemente hubieran impresionado como hizo todo su arte a los renacentistas.

D. Cosano, L. Dara Mateos, C. Jiménez-Sanchidrián, J.R. Ruiz, Identification by Raman microspectroscopy of pigments in seated statues found in the Torreparedones Roman archaeological site (Baena, Spain), Microchemical Journal, 130 (2017) 191-197.

 

21 marzo 2017 at 12:17 am 1 comentario

Localizan un anfiteatro romano en Córdoba rastreando fotografías aéreas

Escondido entre miles de archivos digitales del Instituto Geográfico Nacional de España y sin mover un solo centímetro cúbico de tierra, investigadores de la Universidad de Córdoba han localizado el anfiteatro de la ciudad romana ubicada en el yacimiento de Torreparedones, en las localidades cordobeses de Baena y Castro del Río. Estos resultados servirán para activar las excavaciones que deberían sacar a la luz el edificio.

anfiteatro-uco

Ortofotografía sobre modelo digital del terreno. / UCO

Fuente: Agencia SINC
2 de marzo de 2017

El equipo investigación Antiguas Ciudades de Andalucía de la Universidad de Córdoba (UCO) ha conseguido localizar el anfiteatro de la ciudad romana que albergó el actual yacimiento de Torreparedones, ubicado en los términos municipales de Baena y Castro del Río.

El equipo analizó miles de archivos digitales del Instituto Geográfico Nacional de España

Los investigadores sabían que este anfiteatro existía, al fin y al cabo era lo habitual en ciudades del tamaño y relevancia económica de aquella época. También sospechaban que debía estar situado en alguno de los dos extremos de la ciudad por las que llegaban las vías principales de acceso, documentadas por los arqueólogos en los últimos años.

El problema era dar con él sin levantar el terreno o sin invertir demasiado tiempo y dinero en catas a veces infructuosas. Por eso, uno de los integrantes del grupo, el profesor Antonio Monterroso Checa recurrió al ordenador antes que al pico y pala.

Concretamente, el equipo de la UCO que desde 2006 excava este yacimiento rastreó en el Plan Nacional de Ortofotografía (PNOA) del Instituto Geográfico Nacional de España, que en la última década ha fotografiado mediantes vuelos LiDAR (Laser Imaging Detection and Ranging) todo el territorio peninsular. Buscó las coordenadas de Torreparedones y observó el terreno hasta dar con la ‘mancha’ sospechosamente elíptica bajo la que consideraban probable que estuviera el anfiteatro.

Análisis de imagen en 2D y 3D

El hallazgo ha sido confirmado a lo largo de los últimos cinco meses mediante la utilización de diferentes metodologías de análisis de imagen en dos y tres dimensiones. Una de las imágenes del PNOA tomada en plena primavera de 2009 dejaba ver incluso las marcas del graderío gracias a la diferencia entre el vigor de la hierba y cultivos de las zonas abiertas del anfiteatro y la debilidad de las zonas donde se alzarían los grandes muros de piedra.

Los resultados servirán para activar las excavaciones que deberían sacar a la luz el edificio del siglo II d.C

El hallazgo de los arqueólogos de la UCO ha sido reforzado gracias a la prospección geomagnética realizada por el Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Granada por encargo del Ayuntamiento de Castro del Río.

Estos resultados, publicados ayer en la revista Mediterranean Archaeology and Archaeometry servirán para activar las excavaciones que deberían sacar a la luz el edificio. Las dimensiones del anfiteatro oscilan en torno a los 70 metros de eje mayor y los 62 de eje menor, unas proporciones similares a los anfiteatros de Segóbriga, Saelices (Cuenca) o Contributa Iulia (Badajoz). Según la hipótesis de los autores, la datación del edificio es del siglo II d.C.

Referencia bibliográfica:

Monterroso-Checa A. et al. “Remote Sensing and Archaeology from Spanish LiDAR-PNOA: Identifying the Amphitheatre of the Roman City of Torreparedones (Córdoba-Andalucía-Spain)”. Mediterranean Archaeology and Archaeometry, Vol. 17, No 1 (febrero 2017).

 

2 marzo 2017 at 7:22 pm Deja un comentario

La fotografía aérea que detecta sin excavaciones el anfiteatro romano de Torreparedones

Investigadores de las Universidades de Córdoba y Granada hallan el lugar donde estuvo

torreparedones-anfiteatro-romano

Fuente: LUIS MIRANDA > Córdoba  |  ABC Andalucía
23 de febrero de 2017

¿Un hallazgo arqueológico sin necesidad de excavar en la tierra? ¿Conocer con exactitud lo que hay sin tocar el suelo? Lo han conseguido investigadores de las Universidades de Córdoba y Granada en el parque arqueológico de Torreparedones. Su voluntad era encontrar algo que tenía que existir en una ciudad importante: el anfiteatro. A través de la fotografía aérea y el georradar han conseguido encontrar el lugar donde estuvo.

Antonio Monterroso, de la Universidad de Córdoba, explicó que para lograrlo en primer lugar se intentó interpretar dónde estaría. En las ciudades romanas, se sitúa en un extremo, «porque quien iba a ellos era gente de la peor calaña». Allí se ofrecían espectáculos de peleas entre hombres y fieras. Se partió de las fotografías aéreas que distintos institutos públicos españoles tienen de la zona y se encontró, al analizar el terreno, una zona de distinta densidad y composición que las demás. Un óvalo perfecto.

Una vez que se sospechaba que podía estar allí, se siguieron haciendo pruebas y combinando distintos análisis, y los resultados confirmaron que había estructuras. Antonio Monterroso explicó que está situada al oeste de la ciudad, y existe incluso una calle que comunica la puerta con el anfiteatro, que mediría unos 64 metros del eje menor por 70 del mayor.

El Ayuntamiento de Castro del Río tendrá ahora que hacerse con los terrenos

El modelo sería el anfiteatro de Segorbe que, como este, corta una ladera. Según Monterroso, se pudo construir entre el año 95 y el 120, poco después del de Córdoba, situado también al oeste de la ciudad, tras lo que ahora es el Rectorado de la Universidad.

El paraje está en el término municipal de Castro del Río, a diferencia de la ciudad, que se sitúa en Baena, y el alcalde, José Luis Caravaca, aseguró que el propietario de los terrenos está en buena disposición para venderlos a la Administración. A partir de entonces, se buscarían vías de financiación para la excavación de estos restos arqueológicos.

 

23 febrero 2017 at 6:37 pm Deja un comentario

Torreparedones: Los primeros sondeos señalan la existencia del anfiteatro romano

  • La Universidad de Granada inició el pasado lunes los trabajos de investigación
  • Forma parte de Torreparedones aunque está en el término castreño

torreparedones_prospecciones

El alcalde, José Luis Caravaca, junto a los arqueólogos y miembros de la Universidad de Granada. – CAÑASVERAS

Fuente: F. CAÑASVERAS / M. ARIZA  |  Diario Córdoba
18 de enero de 2017

Los trabajos de prospección geomagnética para localizar el anfiteatro romano de Torreparedones se han iniciado esta semana.

Aunque aún faltan algunos datos que concluyan la confirmación del hallazgo, según ha podido saber Diario CÓRDOBA, los primeros trabajos señalan la existencia del anfiteatro romano, correspondiente al yacimiento de Torreparedones, aunque se encuentra en el término municipal de Castro del Río.

El Ayuntamiento contrató los servicios del Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Granada y los especialistas, provistos de un magnetómetro de vapor de potasio con varios sensores, han barrido una superficie de dos hectáreas, en la actualidad con cultivo de almendros.

El arqueólogo Antonio Monterroso ha estado presente en los trabajos, muy interesado en que se confirme su hipótesis, hecha pública hace unas semanas, en la que estima que el anfiteatro abarca un espacio de 77 por 65 metros con una altura aproximada de ocho metros y su aforo rondaría las 5.000 personas.

El anfiteatro no solo era lugar de espectáculos para la población de Torreparedones, sino para las colonias romanas cercanas como Izcar o Ucubbi, la actual Espejo. En la actualidad solo los anfiteatros de Itálica o Carmona son visitables, el de Torreparedones sería el sexto de la Bética, junto al recientemente localizado de Contributa Iulia, en Medina de las Torres en Badajoz. La puesta en valor de este gran edificio de espectáculos lo haría único en la provincia.

En dos semanas la Universidad de Granada presentará las conclusiones del estudio.

 

18 enero 2017 at 1:49 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente