Posts tagged ‘tesoro romano’

Tesoro de Hoxne: el mayor botín de la Britania romana

En 1992, un vecino de Hoxne descubrió con su detector de metales un extraordinario alijo de monedas, vajilla y joyas de época romana

Pulseras oro
La zona en la que se produjo el hallazgo se barrió con más detectores para asegurar que se recuperaba todo. En ese día, y en algunas puntuales revisiones posteriores del terreno, se recuperaron un total de 15.234 monedas de oro y plata, datadas entre los siglos IV y V, así como unos 150 objetos de ese mismo período. El tesoro contenía una colección de diecinueve brazaletes de este metal, guardados en tres paquetes separados.

FOTO: The Trustees of the British Museum / Scala, Firenze

Fuente: Rubén Montoya  |  National Geographic
11 de julio de 2018

“Eric encuentra un botín de 10 millones de libras. ¡Impresionante!”. Tal era el titular del diario británico The Sun el 19 de noviembre de 1992, la primera vez en su historia que una noticia arqueológica ocupaba la portada. La ocasión lo merecía. Acababa de filtrarse a la prensa el descubrimiento, en Hoxne, en el condado de Suffolk, del mayor tesoro de objetos de oro y plata jamás hallado en el Imperio romano. En la fotografía del diario, el descubridor, Eric Lawes, un vecino del pueblo descrito como un “cazador de tesoros”, aparecía ufano junto a su detector de metales.

Todo había sucedido tres días antes. El 16 de noviembre, Eric Lawes buscaba con su detector de metales el martillo que su amigo Peter Whatling había perdido mientras trabajaba cuando el aparato empezó a emitir señales que indicaban la presencia de objetos metálicos. No se trataba del martillo, sino de un conjunto de cadenas de oro, monedas y cucharas de plata. En total, llenó dos bolsas de plástico, pese a lo cual el detector, por su parte, seguía indicando la existencia de más objetos en el subsuelo. Tras hacérselo saber a su amigo Whatling, ambos decidieron notificar el hallazgo a las autoridades del condado de Suffolk, propietario del terreno.

A escasos centímetros de la superficie se encontraron diversos bloques de objetos metálicos ordenados, perfectamente conservados

Para evitar el expolio por parte de coleccionistas de antigüedades y aficionados, los responsables arqueológicos del condado decidieron realizar en secreto una excavación arqueológica de urgencia. Lo que no podían imaginar era la dimensión de lo que estaban a punto de descubrir. A escasos centímetros de la superficie se encontraron diversos bloques de objetos metálicos ordenados, perfectamente conservados; incluso algunos de ellos tenían aún restos de la tela que los envolvía.

Un hallazgo mediático

La zona se barrió con más detectores para asegurar que se recuperaba todo. En ese día, y en algunas puntuales revisiones posteriores del terreno, se recuperaron un total de 15.234 monedas de oro y plata, datadas entre los siglos IV y V, así como unos 150 objetos de ese mismo período, entre vajilla de mesa y joyería. También se recuperó el martillo que Whatling había perdido. Todo el material –incluido el martillo– fue llevado inmediatamente al Museo Británico para ser sometido a un meticuloso estudio.

Los intentos de mantener la excavación en secreto hasta investigar completamente el yacimiento resultaron fallidos. Apenas 72 horas después, The Sun se hizo eco del descubrimiento. Un día después, el 20 de noviembre, el Museo Británico convocó una rueda de prensa urgente y anunció oficialmente lo poco que se sabía sobre el hallazgo.

Se recuperaron un total de 15.234 monedas de oro y plata, datadas entre los siglos IV y V, así como unos 150 objetos de ese mismo período

Al cabo de un año se anunció que, de acuerdo con la ley británica, el tesoro no podía ser reclamado por los dueños del terreno debido a su antigüedad. En cambio, los descubridores recibirían un pago en metálico por el valor del hallazgo, que se fijó en 1,75 millones de libras por el Comite de Valoración de Hallazgos de Tesoros. Eric Lawes no dudó en compartir equitativamente esta cantidad con su amigo Whatling.

Guardado en un arca

Desde el principio se reconoció el honesto comportamiento de Lawes y Whatling, que permitió llevar a cabo una meticulosa excavación, aunque fuera de urgencia. Los arqueólogos pudieron así determinar que los objetos del tesoro habían sido colocados rectilíneamente. Esto, más la presencia de clavos y refuerzos de cajas, llevó a los investigadores a concluir que los objetos fueron depositados a propósito en diferentes contenedores que, a su vez, se colocaron dentro de un arca de roble de unos 60 centímetros de largo por 40 de ancho y 30 de alto, decorada con incrustaciones de hueso y cerrada con candados de plata.

Probablemente, se depositaron en primer lugar los enseres personales y la vajilla de mesa; tras ello, las monedas de oro, seguramente en una bolsa hoy desaparecida; por último, las monedas de plata se colocaron aleatoriamente sobre el arca, rellenando el hueco que aún quedaba libre en su interior. Además, los arqueólogos encontraron evidencias de un agujero en el suelo, que se cree pudo contener un poste, a modo de señal, bajo el cual el dueño de las pertenencias las habría enterrado.

La información proporcionada por las monedas permitió a los investigadores situar la ocultación del tesoro a comienzos del siglo V, probablemente al final de la primera década. Las más antiguas datan de época de Constantino II (337-340), mientras que las más modernas son del reinado de Constantino III (407-411).
En total se recuperaron cinco tipos de monedas: 579 sólidos de oro, 60 miliarenses de plata, 2 siliquas completas de plata, 5 medias siliquas de plata, 24 bronces y, 14.565 siliquas reducidas de plata. Estas 15.235 monedas se habrían acuñado en catorce lugares diferentes de las actuales Italia, Francia, Croacia, Serbia, Grecia y Turquía. Entre ellas, también había imitaciones de la moneda oficial en circulación.

Joyas y vajillas

Dentro del arca había también más de 150 objetos de uso cotidiano y personal, meticulosamente ordenados, envueltos en tela y metidos en diversas cajas. Las joyas, de las que se recuperaron 29 piezas entre cadenas, brazaletes, anillos y collares, eran de excelente calidad. Entre ellas destacaba un conjunto de cadenas de adorno corporal femenino, cuyo único paralelo es un ejemplar más tardío proveniente de Egipto. Entre los brazaletes, decorados con escenas de caza típicas del período, destaca uno con la inscripción Utere Felix Domina Iuliane, “Que lo disfrutes, señora Juliana”, tal vez un regalo de un miembro de su familia, o de alguien inferior.

Oculto 1.500 años

El resto de objetos estaban fabricados en plata y comprendían diversos ejemplares de vajilla de mesa: 19 cucharones y 118 cucharas de diferentes tipos, cuatro escurridores y embudos, y seis vasos y cuencos. La colección también contenía el asa de una bandeja en forma de tigresa, que había sido arrancada antes de la ocultación del tesoro, y diferentes utensilios de aseo personal como palillos de dientes y bastoncillos de oídos. Por su calidad destacaban cuatro pimenteros. El más exquisito representa el busto de una emperatriz, del siglo IV a juzgar por el peinado, que algunos estudiosos han identificado con Helena, la madre de Constantino, por su relación con el cristianismo. Los otros tres representan a los héroes Hércules y Anteo, una cabra y un perro atacando una liebre.

En el tesoro aparecieron un total de 52 inscripciones, entre ellas algunas que evidenciaban las creencias cristianas de sus dueños: un crismón (monograma de Cristo) decoraba una de las cadenas de oro, mientras que muchas cucharas presentaban otro tipo de crismón, formado a partir de una cruz. Entre los 22 nombres personales, relacionados con los dueños de los objetos o miembros de la familia propietaria, el que más se repetía –unas diez veces– era el de Aurelio Ursicino.

Lo más curioso es que no se han encontrado restos de asentamientos rurales o de otro tipo en un radio de tres kilómetros a la redonda

Lo más curioso del descubrimiento es su carácter aislado. No se han encontrado restos de asentamientos rurales o de otro tipo en un radio de tres kilómetros a la redonda. Los puntos más cercanos son Scole (a 3,2 kilómetros) y Stoke Ash (a 8 kilómetros), que están comunicados por una calzada romana hoy conocida como Pye Road.
Los estudiosos consideran que en el primero de ellos se puede localizar la llamada Villa Faustini, mencionada en el Itinerario de Antonino, un documento del siglo III en el que se recopilan las rutas del Imperio romano.

Aun así, cabe señalar que en la propia Hoxne se halló en 1732 una moneda de oro de similar cronología. A unos tres kilómetros al sudoeste de Hoxne, cerca del río Dove in Eye, en 1781 unos obreros hallaron una caja de plomo con 650 monedas de oro de entre los siglos IV y V; las similitudes con el tesoro de Hoxne han llevado a algunos investigadores a pensar que ambas cajas pertenecieron al mismo conjunto antes de ser enterradas.

En Britania se conocen más de 95 depósitos parecidos al de Hoxne. La mayoría se remontan al mismo período final del Imperio romano, cuando la ocupación romana de Britania tocaba a su fin. Por ello, se ha supuesto que un tesoro como el de Hoxne perteneció a una familia acomodada que decidió esconder temporalmente sus pertenencias y que, por las circunstancias que fueran, abandonó luego la zona.

Algunos investigadores relacionan este tipo de tesoros con determinadas tradiciones del mundo romano. Se trataría, en este caso, de un depósito votivo o de algún proceso de intercambio de bienes.

Comoquiera que sea, se puede afirmar que el lugar escogido para dejar el tesoro respondió a un propósito: esconderlo. Y así permaneció, inalterado, durante casi 1.500 años, hasta que una casualidad cambió el curso de la historia. Sus descubridores perdieron un martillo y encontraron un tesoro que, hoy en día, es uno de los más aclamados de Inglaterra y una de las joyas del Museo Británico.

Los elementos de vajilla del tesoro de Hoxne, aunque no son tan ricos como otros que se han descubierto, presentan algunas particularidades, como los pimenteros, un elemento poco habitual. La pimienta era una especia muy cara y estos objetos son muy raros en el Imperio romano. También contenía numerosas cucharas de distintos tamaños, cucharones,  jarras y platos.

FOTO: The Trustees of the British Museum / Scala, Firenze

 

Colocados deliberadamente
Los arqueólogos pudieron así determinar que los objetos del tesoro habían sido colocados rectilíneamente. Esto, más la presencia de clavos y refuerzos de cajas, llevó a los investigadores a concluir que los objetos fueron depositados a propósito. Sólido de oro de la imagen fue acuñado por el usurpador Magno Clemente Máximo, proclamado emperador por sus tropas en Britania en 383 d.C.

FOTO: The Trustees of the British Museum / Scala, Firenze

 

Pimentero en forma de emperatriz
El más exquisito representa el busto de una emperatriz, del siglo IV a juzgar por el peinado, que algunos estudiosos han identificado con Helena, la madre de Constantino, por su relación con el cristianismo.

FOTO: The Trustees of the British Museum / Scala, Firenze

 

Las cucharillas de una gran vajilla
Los objetos estaban fabricados en plata y comprendían diversos ejemplares de vajilla de mesa: 19 cucharones y 118 cucharas de diferentes tipos, cuatro escurridores y embudos, y seis vasos y cuencos.

FOTO: The Trustees of the British Museum / Scala, Firenze

 

Objetos decorados
Jarra de plata y plata dorada con una sola asa en forma de P, acabada en sus extremos en cabezas de aves. La decoración sigue un patrón vegetal.

FOTO: The Trustees of the British Museum / Scala, Firenze

 

Cadena corporal de oro y amatista
Se trata de un ejemplo de ornamento corporal muy usado en época helenística y romana. Las cadenas se pasaban sobre los hombros y bajo los brazos, y se unían en el pecho y la espalda. Por su reducido tamaño, ésta debió de pertenecer a una mujer joven.

FOTO: The Trustees of the British Museum / Scala, Firenze

 

Una vajilla de plata
Seis de las cucharas son de mango corto y cabeza cóncava más grande. El mango tiene forma de cabeza de ave. En Britania se conocen más de 95 depósitos parecidos al de Hoxne. La mayoría se remontan al mismo período final del Imperio romano

FOTO: The Trustees of the British Museum / Scala, Firenze

 

Motivos animales
Asa en forma de tigresa, animal asociado al dios del vino, Baco. Con otra asa, debió de formar parte de un recipiente que no se ha conservado.

FOTO: The Trustees of the British Museum / Scala, Firenze

 

Mondadientes
Estas curiosas piezas en forma de ave zancuda se usaron por un extremo como mondadientes y por el otro como bastoncillo para los oídos.

FOTO: The Trustees of the British Museum / Scala, Firenze

 

Anuncios

11 julio 2018 at 8:25 pm Deja un comentario

Un perro de bronce y otros tesoros romanos descubiertos con un detector de metales

La estatua del perro de bronce se ha conservado intacta y, según los arqueólogos, tenía fines curativos y podría estar relacionada con el templo romano de Lydney, que fue un templo curativo

Estatua completa. Estatua completa de bronce que representa a un perro sacando la lengua. Mide 214 milímetros de largo, 134 de alto y 50 de ancho. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

Fuente: ALEC FORSSMANN  NATIONAL GEOGRAPHIC
28 de septiembre de 2017

Un increíble bronce de un perro sacando la lengua y otros tesoros romanos han sido hallados con un detector de metales en el condado de Gloucestershire, en el suroeste de Inglaterra. El perro de bronce, en actitud de lamer, se ha conservado intacto y se trata de un hallazgo único en la historia británica, según informa hoy el Consejo del Condado de Gloucestershire. Los arqueólogos creen que la estatua tenía fines curativos y que podría estar relacionada con el templo romano de Lydney, un templo curativo donde se han encontrado varias ofrendas votivas, entre ellas representaciones de perros que sanaban las heridas lamiendo. También existe la posibilidad de que la estatua proceda de un templo romano que aún no ha sido descubierto en Gloucestershire.

“Este es el hallazgo de una vida”, expresa Pete Cresswell, un detectorista de metales

El tesoro romano ha sido hallado por Pete Cresswell y su cuñado Andrew Boughton. “No todos los días te encuentras con un tesoro romano de bronce. Sumamos 40 años usando detectores de metales, pero este es el hallazgo de nuestras vidas”, dice Cresswell, quien se puso en contacto con un equipo arqueológico local “para contribuir a la historia local y británica”. El tesoro romano, que incluye otras piezas excepcionales, ha sido datado en el siglo IV d.C. y “principalmente contiene objetos deliberadamente rotos, desde partes pequeñas de vasijas hasta una gran estatua de bronce. Lo más sorprendente de todo es la estatua del perro, completa y delicadamente detallada, que es un hallazgo único para la arqueología británica”, afirma el arqueólogo Kurt Adams, el agente de enlace de Portable Antiquities Scheme en Gloucestershire y Avon.

Fines curativos. Los arqueólogos creen que la estatua tenía fines curativos. En las cercanías se han encontrado otras representaciones de perros que sanaban las heridas lamiendo. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Hallazgo único. La estatua de bronce, que representa a un perro lamiendo, es un hallazgo único en la historia británica. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Detalles delicados. Detalles delicados en una de las patas del perro de bronce. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Fragmento de un rostro. Muchos objetos estaban deliberadamente rotos, entre ellos este fragmento de un rostro. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Tesoro romano. El tesoro romano incluye piezas excepcionales como este rostro del siglo IV d.C. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Inscripción. Placa de aleación de bronce que contiene la siguiente inscripción: (V?)MCONIA. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

Cabeza de animal. Representación de una cabeza de animal, probablemente un león. Foto: Eve Andreski / Portable Antiquities Scheme

 

28 septiembre 2017 at 5:12 pm Deja un comentario

Descubierto un tesoro de finales del Imperio romano en los Países Bajos

Las monedas cubren un amplio período de tiempo y en ellas aparecen representados los emperadores Valentiniano II, Honorio, Constantino III, Jovino y Mayoriano

Monedas de oro. Conjunto de monedas de oro de finales del Imperio romano. Foto: Museum Het Valkhof, Nijmegen

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
5 de junio de 2017

Un conjunto de al menos 41 monedas de oro, de los últimos años del Imperio romano, ha sido descubierto en una huerta de la provincia de Gelderland, en el este de los Países Bajos, según anunciaron el viernes pasado la Universidad Libre de Ámsterdam y el Museo Het Valkhof de Nimega. El tesoro romano incluye monedas con la efigie del emperador Mayoriano, quien reinó entre el 457 y el 461 d.C., es decir, unos pocos años antes del final del Imperio romano de Occidente, en el año 476 d.C.

Los investigadores creen que el tesoro pudo ser el pago realizado por los romanos a un caudillo del pueblo franco a cambio de ayuda en su lucha contras las tribus germánicas. En el siglo XIX había un montículo artificial en el lugar del hallazgo, probablemente levantado por el propietario de las monedas con el fin de regresar y recuperar el tesoro, pero nunca lo hizo, por motivos que se desconocen. Las monedas cubren un amplio período de tiempo, desde finales del siglo IV hasta finales del siglo V, y en ellas aparecen representados los siguientes emperadores: Valentiniano II, Honorio, Constantino III, Jovino y Mayoriano.

Anverso de una moneda. Anverso de un sólido de Mayoriano. Foto: Museum Het Valkhof, Nijmegen

 

Lugar del hallazgo. El tesoro ha sido descubierto en una huerta de la provincia de Gelderland. Foto: Museum Het Valkhof, Nijmegen

 

Hallazgo de monedas romanas. Hallazgo de monedas romanas en los alrededores de Leiden. Foto: Museum Het Valkhof, Nijmegen

 

5 junio 2017 at 8:43 pm Deja un comentario

Hallan un tesoro del Imperio Romano en Holanda

Las excavaciones para la construcción de un parque empresarial sacan a la luz inusuales y misteriosos restos, como piezas de bronce, una estatua de piedra de Júpiter y una lápida con la inscripción «DEAE»

Estatua de piedra encontrada en el yacimiento de Tiel (Holanda)

Fuente: IMANE RACHIDI – EFE >  La Haya  |  ABC
Fotos: NATIONAL GEOGRAPHIC
1 de abril de 2017

Las excavaciones para la construcción de un parque empresarial en Holanda descubrieron inusuales y misteriosos restos del Imperio Romano como piezas de bronce, una estatua de piedra de Júpiter y una lápida con la inscripción «DEAE» (la diosa), explicó hoy a Efe el arqueólogo holandés Henk van der Velde.

«Se trata de uno de los asentamientos más ricos de la expansión romana. Esta excavación ha demostrado el gran valor que aportó el Imperio romano a Holanda mientras trataba de dominar territorios», detalló el arqueólogo, que participa en el estudio de las piezas, cuyo valor se sigue calculando.

Entre los objetos más sorprendentes, destaca Van der Velde, hay dos estatuas de piedra, un material que no se podía encontrar en la región holandesa de esa época, lo que significa que lo transportaron desde otro lugar.

Una de las estatuas es una representación de 45 centímetros del dios Júpiter, el máximo exponente de la mitología romana.

También fue localizada una lápida con la inscripción de «DEAE» (la diosa) sobre la moldura, un lujo que solo unos pocos con recursos podían permitirse sobre su tumba.

Entre el barro, además, se escondían una jarra de barro, tazas y una copa de bronce decorada al milímetro y con «curiosos detalles», que se utilizaba para guardar aceite. Junto a ella, había un anillo grande «probablemente de un hombre», según el arqueólogo, y que muestra un centauro blanco, mitad hombre mitad animal, sobre fondo negro.

Un misterio

«El descubrimiento de estas piezas, muchas hechas de un material de gran valor durante la época, o incluso inexistente en este territorio, es todo un misterio que podrá arrojar luz sobre un carácter desconocido de los romanos», indicó.

Asimismo, el arqueólogo destacó el descubrimiento de unos 2.500 pequeños objetos de bronce, en su mayoría pertenecientes a los romanos, y cuyo significado y valor económico siguen estudiando los especialistas.

La excavación se llevó a cabo en Tiel, ciudad localizada en Betuwe, en la mitad sur de Holanda, una región rica en restos que datan incluso de la Edad de Piedra y la Edad del Hierro y que representó la frontera norte del Imperio Romano (27 a.C. – 476 d.C.)

La zona fue habitada por los agricultores bátavos que cultivaron las tierras fértiles a orillas del delta del Rin y que residían en casas simples hechas de madera y arcilla, pero con la llegada de los romanos sus objetos y técnicas se convirtieron en parte de la vida cotidiana bátava. «Esa zona se convirtió más tarde en un área militarizada y de fortalezas romanas. Los restos de unos y otros muestran una mezcla de culturas, así como su integración en lo que hoy es Holanda», agregó el arqueólogo.

Una residencia lujosa o un templo

Este descubrimiento, dice, puede significar dos cosas: «Que la zona fue una residencia lujosa donde vivió un distinguido bátavo que quiso crear un trozo de Roma rodeándose de este tipo de lujosos y atípicos objetos, o que estamos ante los restos de un antiguo templo».

Van der Velde lamenta que muchos tesoros arqueológicos fueran destruidos por la construcción de carreteras y advirtió de que eso podrá también ocurrir en este suelo, que equivale a unos 36 campos de fútbol y representa la investigación arqueológica más grande de las últimas décadas.

Las excavaciones comenzaron en noviembre de 2016 y se prolongarán hasta octubre de 2017; mientras, las piezas localizadas se expondrán el próximo 8 de abril en una jornada de puertas abiertas en la misma ciudad.

«La cultura romana es una de las más globalizadas de la historia. Muchos de estos objetos son parte de la mitología romana y acabaron de alguna manera en este territorio, lejos del centro y capital del Imperio», concluye este especialista holandés.

Monedas de Felipe II

Por otro lado, otros tres arqueólogos holandeses encontraron unas 90 monedas de plata del periodo 1524-1971 en un campo en Westwoud, en el norte del país, en su mayoría con la cara del monarca español Felipe II, que reinó en los Países Bajos.

Ese periodo de ocupación se caracterizó por las tensiones religiosas, la resistencia de los mendigos, los saqueos, los incendios provocados y la tributación española. «En esas circunstancias, es bastante comprensible que un agricultor pobre de Westwoud decidiese un día poner su capital en una olla y enterrarlo para tiempos más seguros», analizó por su parte el arqueólogo Michiel Bartels, que posee un tercio de este tesoro de sello español.

 

1 abril 2017 at 10:02 pm Deja un comentario

Hallan 91 denarios en un campo de Gales

Dos amigos hallan un tesoro romano formado por monedas de plata de emperadores como Nerón y Marco Aurelio

tesoro_romano_gales_NG_1

Monedas romanas halladas en un campo de Wick. Foto: National Museum Wales

Fuente: NATIONAL GEOGRAPHIC

El 13 de diciembre de 2014, Richard Annear y John Player salieron a pasear con sus detectores de metales por un campo de Wick, al sur de Gales. Los dos amigos hallaron un tesoro de monedas romanas parcialmente desperdigado por los trabajos de labranza. Dejaron la parte intacta en el suelo y contactaron con los arqueólogos.

El tesoro está formado por 91 denarios (de plata) que fueron depositados en un recipiente cerámico y enterrados en un campo. De eso hace ya más de 1.800 años. Las monedas se remontan a un período comprendido entre los reinados de Nerón (54-68 d.C.) y Marco Aurelio (161-180 d.C.). Catorce emperadores y emperatrices aparecen representados. La última moneda fue acuñada en los años 163-164 d.C.

“Cada moneda representa aproximadamente un día de salario de la época, por lo que el tesoro representa una suma significativa de dinero”, sostiene Edward Besly, numismático del Museo Nacional de Gales. En Monknash, a menos de dos kilómetros de Wick, se halló en el año 2000 otro tesoro, formado por 103 denarios que fueron enterrados algo más pronto, alrededor del año 150. Ambos son tesoros nacionales de Gales.

tesoro_romano_gales_NG_2

Recipiente cerámico que contenía las monedas. Foto: National Museum Wales

7 diciembre 2015 at 9:52 am Deja un comentario

Hallan una vasija romana repleta de monedas de plata cerca de La Haya

Un grupo de arqueólogos encontró el tesoro, que también contenía pulseras y un broche y estaba solidificado en una sola pieza, en mitad de unas excavaciones en la carretera

tesoro-La-Haya

Las monedas de plata, las pulseras y la vasija en la que se encontraban. Imagen: The Hague

Fuente: EFE  |  ABC    25/11/2014

Un grupo de arqueólogos ha encontrado un tesoro romano compuesto por una vasija repleta de monedas de plata, pulseras y un broche en las inmediaciones de La Haya (Holanda), en mitad de unas excavaciones en la carretera. El hallazgo se expone desde hoy en el Museo Histórico de esta ciudad como parte de la muestra «Arqueología detrás de las dunas».

La vasija apareció cuando los operarios trabajaban en una nueva conexión entre la zona residencial de Ypenburg y la carretera de circunvalación de La Haya, centro administrativo de Holanda.

Con el paso de los siglos, el tesoro se había solidificado en una única masa, pero los expertos han sido capaces de separar las diferentes piezas que pertenecen a la época romana, explicó un portavoz del ayuntamiento de La Haya.

Los arqueólogos han encontrado hasta 107 monedas de plata, tres pares de pulseras del mismo material, un broche plateado y varias cuentas de cristal que podrían proceder de un collar en el interior de la vasija. Según las fuentes, las monedas de plata son denarios y en ellas se puede observar el rostro de algunos de los emperadores romanos como Nerón, Otón o Marco Aurelio.

El tesoro pudo haber sido enterrado a propósito para realizar una ofrenda o para protegerlo de un peligro inminente como un ataque del enemigo, sospechan los expertos. «La investigación arqueológica demuestra que una vez hubo un asentamiento romano en la zona», pues no es la primera vez que aparecen restos, destacaron las fuentes, que indicaron que «no es habitual descubrir este tipo de tesoros en áreas rurales».

25 noviembre 2014 at 6:07 pm Deja un comentario

Inglaterra: Hallan un magnífico tesoro de época romana

Ha aparecido enterrado bajo unos grandes almacenes en Colchester y está compuesto por joyas de oro y plata como pendientes, collares, brazaletes, pulseras y anillos

tesoro-de-Colchester

Un equipo de arqueólogos de la Fundación Arqueológica de Colchester ha hallado en esta ciudad situada al noreste de Londres un magnífico tesoro de época romana compuesto por joyas de oro y plata que es uno de los más hermosos de este tipo hallados en el Reino Unido, según informa esta fundación en un comunicado. El tesoro permanecía oculto en un pequeño foso que había sido excavado en el suelo de una casa durante las primeras fases de la revuelta de Boudica en el año 61 d.C. La reina guerrera Boudica abanderó un levantamiento contra la ocupación romana que contó con el respaldo de varias tribus britanas. Colchester, Londres, St Albans y otras ciudades quedaron reducidas a cenizas y sus habitantes fueron brutalmente masacrados. Sin embargo, el ejército romano sofocó la revuelta y el territorio pasó a ser controlado por el Imperio romano. Los investigadores creen que las alhajas pudieron pertenecer a una mujer romana pudiente que vivió en Colchester. La ciudad fue arrasada, pero su tesoro permaneció intacto bajo una capa de cenizas y escombros. Según el historiador romano Dion Casio, algunas de las mujeres más adineradas fueron conducidas a un bosque sagrado y sacrificadas.

Restos óseos y comida carbonizada

El tesoro apareció recientemente durante unas excavaciones en los grandes almacenes Williams & Griffin, que estaban siendo sometidos a un proceso de renovación. Entre los escombros de época romana también han sido hallados dos fragmentos óseos humanos (parte de una mandíbula y una tibia), que parecen haber sido seccionados con un objeto cortante como una espada, además de los restos carbonizados de una estantería de madera y de comida (dátiles, higo, trigo, guisantes y cereales). La colección de joyas incluye tres brazaletes de oro, un collar de plata, dos pulseras de plata, un brazalete de plata, un puñado de monedas y una pequeña caja que contiene dos conjuntos de pendientes de oro y cuatro anillos de oro. Los hallazgos han sido trasladados a un laboratorio de conservación, donde se llevará a cabo la investigación arqueológica. Los especialistas limpiarán y estabilizarán las joyas y serán donadas al Servicio de Museos de Colchester e Ipswich.

Fuente: NATIONAL GEOGRAPHIC

10 septiembre 2014 at 5:54 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

julio 2018
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente