Posts tagged ‘reconstrucción 3D’

Así se vería el Amfiteatre de Tarragona en un videojuego

Un grupo de alumnos de cuarto de la ESO del Col·legi Sant Pau ha construido el monumento en 3D en colaboración con otros centros de Italia y Grecia

El grupo de alumnos del Col·legi Sant Pau que participó en el proyecto junto a sus profesores y el director del colegio. Lluís Milián

Fuente: Norian Muñoz Diari de Tarragona
17 de noviembre de 2017

Unai estudia cuarto de la ESO en el Col·legi Sant Pau y si se ve lo que aparece en la pantalla de su ordenador es fácil suponer que está jugando a un videojuego. Lo que es más difícil de sospechar es que el sitio por donde está volando su avatar (el personaje que es su alter ego) es el Amfiteatre de Tarragona tal como debió verse en el siglo III D.C y que todo lo que aparece fue construido, desde cero, por él y sus compañeros.

El grupo forma parte del proyecto Erasmus+ en el que colaboran centros educativos de Grecia, Italia y España. De hecho, quien les enseñó a usar el programa de animación virtual con el que trabajan y que lleva por nombre Edmondo, fue un profesor italiano que hizo una instrucción a distancia. Después todo fue aprender haciendo y trabajando en red, casi siempre en el tiempo libre. «Al principio poníamos piedra por piedra», reconocen entre risas.

Imagen de la reconstrucción del Amfiteatre en 3D tal como sería en el siglo III D.C.

Calcado con detalle

Igual que en Tarragona han optado por el Amfiteatre, otros dos grupos están reconstruyendo el teatro romano de Verona y el teatro griego de Messenia, tal como explica Pere Boluda, uno de los profesores responsables del proyecto.

Montserrat Arbó, la otra docente implicada, explica que una de las ventajas es que, para hacer la reconstrucción, cada alumno trabajó en un área de acuerdo a sus intereses: matemáticas, geometría, biología, geología, tecnología, historia…  Para la reconstrucción no se ahorraron detalles, sobre todo históricos, para lo que contaron con la valiosa ayuda del arqueólogo Andreu Muñoz.

Se puede comprobar haciendo junto a los chicos la visita virtual por cada recoveco. El paseo permite descubrir detalles como la inscripción que había en las paredes que rodeaban la arena o los toldos de tela tirados por cuerdas que protegían a los espectadores en los días de más sol.

Cada detalle ha sido investigado a conciencia, como el diseño de las sillas del palco donde se sentaban las autoridades, el significado de usar el mármol blanco o la textura de los muros. De hecho, para la recreación hicieron fotos de las piedras de la Pedrera del Mèdol o de la arena de la Platja del Miracle.

En todo el proceso pudieron estar en contacto y recibir visitas virtuales de profesores y alumnos de los otros centros de Italia y Grecia que también trabajaban en la reconstrucción de monumentos.

Para comunicarse estuvieron en contacto con otros idiomas y practicaron el inglés, que es con el que se entendían todos los participantes.

Un nuevo solar virtual

Además de la reconstrucción como tal, los alumnos tuvieron acceso a hablar con profesionales de diferentes áreas. Investigaron temas de lo más variados, como la democracia en Grecia y Roma, aspectos de geología o las tanagras, unas pequeñas figuras de terracota que podían servir para representar la moda. Boluda explica que todo pasa a formar parte de la plataforma Knowledge Forum 6 en la que participan los distintos centros.

Más allá de todos los conocimientos técnicos que han adquirido, Unai pone voz al otro gran descubrimiento: «La historia no tiene por qué ser aburrida». La profesora Arbó le mira orgullosa. «Así es como hay que conseguir que los jóvenes se acerquen al patrimonio», dice.

Ahora que ha acabado el proyecto del Amfiteatre, cuentan con otro trozo de tierra virtual en Edmondo en el que están deseosos de construir, probablemente, una réplica de la Catedral de Tarragona, aunque todavía está por definir. Mientras construyen enseñarán a sus compañeros de cursos inferiores a manejar el programa.
El proyecto: La arqueología del futuro

La reconstrucción del Amfiteatre forma parte del proyecto  Erasmus+ ‘ArchaeoSchool for the future’, que busca la coooperación, la innovación y el intercambio de buenas prácticas entre centros educativos de Grecia, Italia y España (Catalunya). Participan el Environmental Education Center de Kalamata, el Ephorate of Antiquities de Messenia, el Gymnasio Thourias y el Epaggelmatiko Lykeio, de Messinias de Grecia. En Italia, la Foscari University de Venècia, el Liceo Scientifico Statale Girolamo Fracastoro y el Educandato Statale Agli Angeli de Verona. En Catalunya: el Col·legi de Doctors i Llicenciats en Filosofia i Lletres i Ciències de Catalunya, el Institut Baix Camp de Reus y el Col·legi Sant Pau Apòstol de Tarragona.

 

Anuncios

17 noviembre 2017 at 2:45 pm Deja un comentario

Realidad virtual para viajar al antiguo Jerusalén

Una aplicación y accesorios de realidad virtual para dispositivos móviles permiten recorrer Jerusalén en la época en que murió Cristo. Un equipo de arqueólogos ha asesorado a la empresa que ha desarrollado este sistema, con el que se pueden visualizar escenarios del mundo antiguo, reconstruidos hoy con técnicas de modelado en 3D.

La aplicación y los accesorios de realidad virtual permiten visualizar Jerusalén hace dos mil años. / Lithodomos VR

Fuente: Agencia SINC
12 de abril de 2017

Cuando se visita algún lugar histórico es inevitable retroceder mentalmente a los tiempos en los que estaba en su apogeo e imaginar cómo fue en el pasado.

Ahora, una aplicación ayuda a realizar ese viaje a través de dispositivos móviles y de realidad virtual para que el usuario pueda explorar con sus propios ojos escenarios del pasado, como la ciudad de Jerusalén hace dos mil años. Los visitantes la pueden ver en la época de Cristo y el rey Herodes, observando detalles como el aspecto original del Muro de las Lamentaciones.

La precisión histórica de la app hace que esté dirigida tanto a turistas como a investigadores y educadores

La app y la empresa que lo ha desarrollado se llaman Lithodomos ­–albañil en griego antiguo–. Un equipo multidisciplinar de especialistas en programación en 3D, historiadores y arqueólogos han trabajado en el sistema y en todos los elementos de la reconstrucción.

“Lo que hace a Lithodomos VR algo único es su compromiso con la precisión arqueológica. No somos solo un grupo de informáticos, también somos doctores en arqueología que comprobamos varias veces cada detalle”, explica Simon Young, presidente de la compañía.

Las representaciones que muestra Lithodomos VR se han creado usando fotogrametría (filmando y digitalizando previamente los objetos que se quieren representar) y el modelado de texturas en 3D.

Herramienta para el ocio y el aprendizaje

El software permite ofrecer una reconstrucción no solo de Jerusalén, también de otros lugares del mundo antiguo, como Grecia y Roma. Los usuarios pueden observarlos a través de sus dispositivos de realidad virtual o móviles adaptados –por ejemplo con el accesorio Google Cardboard–, mientras caminan entre las ruinas actuales.

La realidad virtual permite recrear el mundo antiguo en 3D. / Lithodomos VR

La aplicación va dirigida tanto a los turistas visitantes de esos lugares o museos como a investigadores y educadores que quieran usar esta tecnología como herramienta de aprendizaje. El equipo hace hincapié en su vertiente educativa debido al rigor histórico con el que se han realizado las representaciones.

“Nuestro trabajo parte de años de investigación y reflejan las mejores prácticas académicas para asegurar que, al final, el producto sea lo más preciso e informativo posible para el usuario”, afirma el equipo en su página web.

Entre los proyectos desarrollados por Lithodomos VR se encuentran reconstrucciones virtuales del Templo de Venus y la antigua ciudad de Roma, las Arenas de Lutecia en París o, la más reciente, además de la representación de la antigua Jerusalén durante el año 35 DC.

A pesar de estar especializada en representaciones del mundo grecorromano, la empresa está trabajando en un proyecto junto a la Universidad de Córdoba para reconstruir virtualmente el castillo de Bélmez y su entorno durante la época romana y la Edad Media.

 

13 abril 2017 at 8:14 pm Deja un comentario

Bienvenidos a casa de Nerón

La Domus Aurea de Roma, enorme residencia del emperador, lanza una visita con realidad virtual que permite descubrir su majestuosidad original

Fuente: TOMMASO KOCH > Roma  |  EL PAÍS
20 DE MARZO DE 2017

Roma acababa de arder. De las llamas salió una urbe destruida. Pero, también, una oportunidad. O así lo vio Nerón en el 64 d. C: la reconstrucción de la città eterna empezaría… en su casa. Privilegios de ser emperador. Así que expropió parte del centro histórico y encargó una residencia de 80 hectáreas, con paredes de mármol y bóvedas de oro, rodeada de bosques, un lago artificial y hasta una colosal estatua del propio princeps. No por nada fue bautizada Domus Aurea, la casa áurea. Cuando Nerón la pisó, se mostró satisfecho: “Por fin puedo vivir como un hombre”. Y ahora, por primera vez, cualquiera puede comprobar la humildad del emperador: la Domus Aurea ha inaugurado una visita con realidad virtual que permite sumergirse en su esplendor original.

“Te vas con la sensación de haber vivido una experiencia en lugar de haber visitado un museo. La realidad virtual me hizo sentir como una niña. Te lleva automáticamente a la Roma clásica: puedes caminar por los salones, los ninfeos, contemplar desde la terraza la ciudad, tan majestuosa”, contaba tras la experiencia Sara, una joven turista española. Porque, hacia la mitad de un itinerario de 75 minutos, el grupo de 25 visitantes alcanza la Sala de la Bóveda Dorada, se coloca un casco y viaja por el tiempo. “La oscuridad se va de un plumazo y el espacio se transforma: las paredes se caen y vuelve a entrar la luz originaria”, relataba Amaya, otra turista española.

“NERÓN FUE UN BUEN EMPERADOR”

“Nos ha llegado una imagen fuertemente distorsionada de Nerón”, asegura Alessandro D’Alessio. El arqueólogo cree que el Senado, marginado por completo en la fase final de su reinado, se vengó del emperador: su recuerdo fue manchado, primero, y luego destruido. Y así quedó para la posteridad la leyenda, que hoy los estudiosos tienden a desmontar, de que incendiara él mismo la ciudad. A la vez, buena parte de los historiadores de la época, afines al Senado, contribuyeron a retratarle como un “loco maniático”, según D’Alessio. Lo que el arqueólogo sí reconoce es la megalomanía del emperador: ¿cómo se explicaría si no una residencia de 80 hectáreas?

“Podemos decir que fue un buen emperador. Tomó medidas importantes para el pueblo y la ciudad tras el incendio, como normativas edilicias que limitaran el riesgo de fuegos. Sacó adelante la primera reforma monetaria, para combatir la inflación. Mostró cierta indulgencia con las clases menos ricas. Y fue un gran amante de la cultura griega”, enumera D’Alessio.


Sus afirmaciones harían feliz a Alessandro D’Alessio, arqueólogo y responsable científico de la Domus Aurea. “La luz era el aspecto fundamental, perdido para siempre. Reintroducirla era posible solo así. Es una reconstrucción muy rigurosa, no un dibujo animado. Enseñamos la Domus Aurea como era, dentro de la Domus Aurea como es”, defiende. En efecto, sin la realidad virtual costaría imaginar aquel monumento al ingenio y la egolatría. El resto de la visita transcurre en la sombra, entre muros y columnas prácticamente desnudos, que apenas narran el pasado glorioso que presenciaron.

Cosas de la damnatio memoriae, el castigo que el Senado infligió a Nerón: su recuerdo sería borrado de la faz de la tierra. El Coliseo cubrió el lago artificial; la estatua fue derribada; y los preciosos salones, expoliados y enterrados en el 109 d.C. bajo las termas de Trajano. Hasta que, con el Renacimiento, la Domus Aurea también resucitó. Fueron artistas tan célebres como Rafael o Pinturicchio quienes redescubrieron aquel tesoro: creían introducirse en unas grutas, pero se encontraron con la Historia sepultada.

Una de las salas de la actual Domus Aurea.

“El propio Rafael escribió al papa León X que de la arquitectura antigua solo percibía los huesos y la carne, pero faltaba la piel. Quizás hayamos logrado devolver la sensación de ese mundo”, se sincera Stefano Borghini, arquitecto y coordinador del proyecto virtual. Con un coste de unos 300.000 euros, esa tecnología juntaba tres virtudes: una inmersión emotiva, la corrección científica y el “menor impacto posible” en una estructura subterránea y con su propio microclima, según Borghini. Aun así, optaron por una experiencia de pocos minutos, ante la duda de cómo reaccionaría el público. Ni a Sara ni a Amaya les hubiera importado que durara más. Y no son las únicas, a juzgar por las visitas ya reservadas al menos hasta mayo —solo los sábados y domingos, por 14 euros; durante la semana continúan las obras de restauración—. Tanto que a posteriori Borghini cree que se podría haber prolongado “un pelín”.

Eso sí, mientras la Domus Aurea no muestre síntomas de rechazo, el experimento ha llegado para quedarse. O tal vez para expandirse. Tras las proyecciones nocturnas que desde hace dos veranos reviven los foros tal y como fueron, y ahora la visita virtual a Nerón, algo en Roma parece haber despertado. “Es una ciudad un poco replegada sobre sí misma. Estas iniciativas de modernidad son bienvenidas”, asevera D’Alessio. Y tanto él como Borghini sugieren que esta innovación podría abrazar pronto más iconos del patrimonio. El arqueólogo no añade más —“me matan”—, pero el arquitecto sí ofrece una pista: “Creemos mucho en esta posibilidad. Hay ideas, aún muy embrionarias, sobre el foro Palatino. Aunque tendría una complejidad enorme”.

Sea como fuere, D’Alessio quiere que el futuro ayude al pasado sin devorarlo: “El patrimonio arqueológico de una ciudad como Roma no se debe convertir en un parque de atracciones. La comunicación de lo antiguo de manera adecuada al público es justa, pero es importante la imagen de las ruinas como son. Hay conservar un recuerdo, una memoria”. Nerón, desde luego, no podría estar más de acuerdo.

EL FUTURO DE LA DOMUS AUREA

La Domus Aurea reabrió a los visitantes hace poco más de dos años. Y ahora ha incorporado también las gafas de realidad virtual. Pero mucho queda por hacer, relata D’Alessio.

“Ante todo, tenemos que terminar las intervenciones de restauración estructural y apuntalamiento. Pero van por el buen camino, ya está realizado entre el 70 y el 80% del trabajo”, afirma el arqueólogo y responsable científico del monumento.

Mientras se refuerza por dentro, la Domus Aurea necesita también liberarse del peso que la oprime. Tras ser enterrada bajo las termas de Trajano, ahora la casa de Nerón carga en sus hombros con Colle Oppio, la colina que se alza sobre sus techos. De ahí que parte del proyecto consista en aliviar en un 70% ese peso. ¿Cómo? Sustituyendo el parque y sus árboles por un jardín ligero, mucho más llevadero para la Domus, y capaz además de controlar el flujo de agua y evitar las infiltraciones actuales. “Es un área que mide como unos tres campos de fútbol”, explica D’Alessio.

El espacio ha sido dividido en 22 porciones. Una ya ha sido completada, y en una segunda se está trabajando. Los 13 millones concedidos por el Ministerio de los Bienes Culturales han permitido poner en marcha la sustitucion de ocho porciones más. La otra mitad depende de que el proyecto reciba más fondos, hasta el total de 31 millones necesario para terminar las obras. D’Alessio cruza los dedos para que en “cinco o seis años” la intervención se haya completado.

A partir de ahí, una vez derrotadas las infiltraciones y estabilizado el clima dentro de la propia Domus Aurea, se podrá empezar una tercera fase, quizás la más interesante para los visitantes: restaurar todos los frescos, estucos y decoraciones que todavía acoge la residencia de Nerón y tratar de rescatar su brillo. Lo que D’Alessio considera en cambio prácticamente imposible es conseguir que la luz natural vuelva a entrar en el monumento. Por lo menos, para eso está la realidad virtual.

 

Guardar

20 marzo 2017 at 2:10 pm Deja un comentario

La Domus Aurea de Nerón renace en 3D

Gracias a las nuevas tecnologías es posible un espectacular viaje en realidad virtual con inmersión en el célebre palacio, el más grande jamás construido, tal y como se mostraba en el siglo I d. C

domus-aurea-2-abc

La reconstrucción del célebre palacio, en 3D – ABC

Fuente: ÁNGEL GÓMEZ FUENTES  |  ABC
4 de febrero de 2017

«Ahora por fin podré vivir como un ser humano», exclamó Nerón cuando vio terminada la Domus Aurea (en latín, casa de oro), uno de los más grandes palacios jamás construidos. La espectacular residencia levantada por orden del emperador Nerón, entre el 65 y el 68 d.C, después del gran incendio que destruyó Roma en el año 64, vuelve a mostrarse con la magnificencia que dejó incluso estupefacto a su creador.

La Domus Aurea ha renacido mediante una reconstrucción en 3D, lo que nos permite realizar un increíble viaje en el tiempo por la villa imperial en la que «todo estaba recubierto de oro y decorado con piedras preciosas», según describe el historiador romano Gayo Suetonio, que añade: «El techo de los salones para banquetes está hecho de piezas de marfil móviles que se abrían para que pudieran caer sobre los invitados flores y perfumes». Basta colocarse un visor virtual para adentrarse en los antiguos fastos de la Domus Aurea, con sus colosales paredes milenarias, estucos dorados y frescos poblados de ninfas y divinidades del Olimpo.

domus-aurea-3-abc

Entre las salas resplandecía el comedor, que imitaba el movimiento de la tierra, girando día y noche. Era la «coenatio rotunda», descrita por Suetonio en la «Vida de los doce césares»: «Era redonda y giraba sobre sí misma todo el día sin pararse, como la tierra. En las termas fluían las aguas marinas».

domus-aurea1-abc

Este viaje virtual por la Domus Aurea se inicia con un vídeo de introducción proyectado en una pared nada más entrar: pasan los siglos y milenios, con imágenes digitales y una columna sonora que dan vida a secuencias espectaculares y episodios del legendario palacio (en realidad, no se trataba de una sola gran residencia, sino de un conjunto de edificios y de espacios verdes), incluyendo su descubrimiento en pleno Renacimiento cuando los artistas, entre ellos Rafael, se introducían en las salas secretas guiados por la luz de antorchas.

Tras la muerte de Nerón (68 d. C), sucesivos emperadores acabaron «restituyendo al pueblo romano» los terrenos de la Domus Aurea. Trajano, el primer emperador de origen hispano, que reinó desde el 98 hasta su muerte en el 118, construyó las espectaculares termas que llevan su nombre sobre los cimientos de la Domus Aurea.

Un proyecto personal

La originalidad de este proyecto de vanguardia tecnológica aplicada a la arqueología es que no se trata de ver un vídeo en una simple sala, sino que se ofrece una «experiencia multisensorial y dinámica» en el interior de doce ambientes seleccionados. Adquiere así especial valor un monumento complejo y legendario, situado a dos pasos del Coliseo. «Es la primera vez que se realiza un proyecto de tales dimensiones. Gracias a las nuevas tecnologías se ofrece una experiencia multisensorial sin precedentes, capaz de recuperar una memoria cancelada desde los tiempos de Trajano», explica Francesco Prosperetti, superintendente de bienes arqueológicos de Roma.

Prosperetti añade que este viaje virtual y «real» ofrece una perspectiva extraordinaria de la casa de Nerón, superior incluso a la que se mostrará con la completa restauración de la Domus. Es decir, hoy podemos ver la Domus Aurea tal y como era para Nerón. Mientras, continúan los trabajos de restauración, tanto en el interior como en el exterior del palacio. «La Domus podrá renacer en cuatro o cinco años. Y en el 2.022 podrá abrirse enteramente al público», añade Prosperetti.

Esta aventura digital a la Casa Dorada, entre oros, luces y jardines, se realizará solamente los sábados y domingos, desde el 4 de febrero, en grupos de 25 personas, con reserva en la web oficial www.coopculture.it, al precio de 14 euros.

 

4 febrero 2017 at 11:17 am Deja un comentario

Los arqueólogos reproducen en 3D el segundo barco íbero localizado en el Cap de Creus

  • Descubren por qué se hundió
  • La nave, que hacía entre 9 y 10 metros de eslora y llevaba un cargamento de más de 150 ánforas de vino, naufragó en el siglo I aC

cala_cativa_i_3d

La imagen en 3D del yacimiento Cala Cativa I, que permite ver la extensión y los restos que se conservan. (ACN / CASC)

Fuente: LA VANGUARDIA
1 de enero de 2017

Antes de cubrir de arena sus restos para evitar expolios y dejarlos reposar en el fondo del mar, los arqueólogos han hecho cientos de fotografías del segundo barco íbero localizado en el Cap de Creus para reconstruir lo que queda de él en 3D. El resultado es una imagen interactiva que permite ver en detalle este yacimiento. La nave, del siglo I aC, que hacía entre 9 y 10 metros de eslora, naufragó tras chocar contra unos arrecifes.

A bordo iban dos tripulantes y llevaba un cargamento de entre 150 y 200 ánforas de vino. Este 2016, el Centro de Arqueología Subacuática de Catalunya (CASC) ha hecho la segunda y última campaña de excavación del pecio, bautizado como Cala Cativa I. Se han podido documentar 25 cuadernas ligadas con cuerdas, características de la técnica naval de los íberos.

El resultado de los trabajos arqueológicos se podrá ver en una exposición. Se inaugurará el 30 de marzo del próximo año, en la sede del Museo de Arqueología de Catalunya (MAC) de Barcelona. La muestra llevará por título Navegants d’Aiguamolls y versará sobre la arquitectura y la técnica naval de los íberos, aprendida a partir del estudio del Cap de Vol y el Cala Cativa I.

Del Cala Cativa I hacía más de 120 años que se conocía su existencia, pero las técnicas del siglo XIX no permitieron descubrir el tesoro que esconden los restos. Se trata de una técnica constructiva que se distancia de la de los romanos y que, como subraya el director del CASC, Gustau Vivar, “es claramente característica de los indígenas locales de la época”.

Las primeras ánforas, extraídas por coraleros

Quien descubrió el barco fue un prohombre del Port de la Selva, Romualdo Alfaràs, que en 1894 contrató unos coraleros de la zona y llegó a extraer un centenar de ánforas del fondo marino. Alfaràs las dio a un museo, pero cuando quiso sacar más a la superficie topó con los impedimentos del Estado.

Hace cinco años, el CASC hizo una primera inspección en esta parte del subsuelo marino y relocalizó los restos de la nave. El hallazgo fue casi simultáneo al estudio del pecio del Cap de Vol, también hundido en el Cap de Creus, y que permitió documentar, por primera vez en la Península, la arquitectura naval de los iberos.

Del Cap de Vol al Cala Cativa I

El año pasado, con la ayuda del submarino Ictineu, se exploraron los restos del Cala Cativa I, situados a unos 30 metros de profundidad. Ya entonces, los arqueólogos concluyeron que se encontraban ante el segundo exponente de arquitectura naval ibera. Según concreta Vivar, a diferencia de los buques romanos, en este caso las cuadernas se ataban con cuerdas.

Además, otra característica que se escapa de la tradición romana es el hecho de que la quilla era totalmente plana; en aquella época, la costa estaba formada por marismas, y estos barcos se diseñaban específicamente para navegar. “El Cala Cativa I era un barco muy pequeño, adaptado para hacer navegaciones de entre tres o cuatro días”, concreta Vivar. Y añade: “Precisamente, sus dimensiones y el hecho de que creemos que no venía de otro lugar refuerzan la conclusión de que se trata de una nave hecha con técnicas navales indígenas”, subraya Gustau Vivar.

Este 2016, la segunda y última campaña en el Cala Cativa I ha permitido sacar a la luz incógnitas que aún se cernían sobre el barco. De la nave se conservan 7 metros de la carcasa del casco, aunque el barco hacía entre 9 y 10 de eslora. Lo que falta no ha sobrevivido al paso de los siglos.

Los arqueólogos han destapado la mitad de los restos (el año pasado, estudiaron la otra) y han descubierto que, en el momento de naufragar, en la nave había dos tripulantes. “Esto lo sabemos porque hemos encontrado trozos de objetos de su vida cotidiana, como platos y ollas”, precisa Gustau Vivar. Gracias a estos objetos, los arqueólogos también han datado con precisión el hundimiento: a mediados del siglo I aC.

Además, esta última excavación también ha permitido saber por qué se hundió la nave. “El barco se estrelló contra unas piedras y se le abrió una vía de agua importante”, concreta el director del CASC. “Pero cuando naufragó no se desmembró, porque eso habría hecho que las ánforas quedaran repartidas por el fondo del mar”, añade.

Más cargamento del que se sospechaba

Inicialmente, basándose en las que se habían extraído del agua a finales del siglo XIX, los arqueólogos creían que el Cala Cativa I llevaba un cargamento de 100 ánforas de vino. Procedían de la zona del Baix Llobregat y, seguramente, su destino final era Narbona. Ahora, sin embargo, el director del CASC subraya que probablemente la nave llevaba más carga: entre 150 y 200 ánforas.

Por un lado, porque al lado del pecio se han localizado diferentes fragmentos. Y, por el otro, porque mediante un estudio los arqueólogos han visto que estos barcos podían llevar hasta 40 ánforas en 1 metro lineal de buque. “Lo más seguro es que fuese cargado, por tanto, podemos afirmar que al menos llevaba 100 ánforas, que son las que se extrajeron del fondo; pero además nosotros creemos que la carga era mayor y llegaba hasta las 200”, precisa el director del CASC.

Vivar confía en que este barco y el otro que se descubrió, el de Cap de Vol, no serán los únicos yacimientos de la época que se esconden bajo las aguas del Cap de Creus. En los próximos años, si las partidas presupuestarias lo permiten, podría haber nuevos hallazgos.

 

Guardar

Guardar

1 enero 2017 at 7:39 pm Deja un comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente