Posts tagged ‘Museo del Prado’

El Prado recupera e identifica uno de los escasos retratos del periodo helenístico

Se trata de una cabeza monumental de bronce que representa al general y rey helenístico Demetrio I

Cabeza monumental de bronce de Demetrio primero (307 a.C.) – Museo Nacional del Prado

Fuente: ABC
12 de junio de 2017

El Museo del Prado ha recuperado uno de los escasísimos bronces que se conservan del periodo helenístico. Se trata de una cabeza monumental, que los restauradores han identificado como el rostro del general y rey helenístico Demetrio I. Fechado hacia el 307 a.C., se trata de una pieza excepcional por su tamaño y calidad que se expone por primera vez al público tras su recuperación.

Cabeza monumental de bronce de Demetrio primero (307 a.C.) – Museo Nacional del Prado

Es uno de los pocos retratos helenísticos de este tamaño y de esta calidad que se conserva. La cabeza, de 45 centímetros, pertenecía a una estatua monumental de unos tres metros y medio de altura. La alta calidad de este bronce se aprecia particularmente en el preciosismo de la cabellera, sin duda una magistral elaboración del escultor, que dominaba la técnica de la cera perdida.

Investigaciones recientes han posibilitado la identificación del personaje representado como el general y rey helenístico Demetrio I, llamado Poliorcetes por sus clamorosos y exitosos asedios a ciudades enemigas (h. 336 – 283 a. C.). Junto con su padre, el diádoco Antígono I, Demetrio fue el primer sucesor de Alejandro Magno (356-323 a. C.)

La cabeza llegó a España en 1725, procedente de la colección de la reina Cristina de Suecia. Estuvo depositada en el Palacio de la Granja de San Ildefonso como parte de la colección de Felipe V e Isabel de Farnesio e ingresó en las colecciones del Museo del Prado hacia 1830.

 

Anuncios

12 junio 2017 at 2:08 pm Deja un comentario

La violencia de género en los grandes museos

Raptos, violaciones, humillaciones y toda clase de vejaciones hacia las mujeres están ampliamente representadas en cuadros, dibujos y esculturas

Susana y los Viejos’, de Artemisia Gentileschi. WIKIMEDIA

Fuente: CONCHA MAYORDOMO  |  EL PAÍS
9 de mayo de 2017

Visitar los grandes museos europeos, aquellos que recogen las obras que la historia del arte ha calificado como maestras, no es siempre una experiencia gratificante, independientemente de la perfección técnica, el tratamiento del color, el equilibrio en la composición, el ritmo, la luz, la atmósfera… A veces el tema, especialmente el de las escenas bíblicas o mitológicas, puede dejar sin aliento; raptos, violaciones, humillaciones y toda clase de vejaciones hacia las mujeres están ampliamente representadas en cuadros, dibujos y esculturas, y obedecen a una ideología visual en la que la situación social de la mujer queda explícitamente agraviada.

La obra de Pedro Pablo Rubens, Rapto de las hijas de Leucipo, que podemos contemplar en la Pinacoteca Antigua de Múnich, nos sitúa ante una de las escenas más violentas de todo el período barroco. En ella se desarrolla una brutal agresión. El secuestro de dos bellas jóvenes de la época, que desnudas, son atrapadas entre unos caballos encabritados por unos seres descomunales, con la evidente idea —así su título lo indica— de ser arrancadas de su entorno natural y forzadas hacia una vida desconocida. La mitología nos cuenta que ese rapto forma parte de una historia romántica, ya que incluye un pequeño cupido, pero a nadie se le escapa la desesperada resistencia de las dos mujeres y la ferocidad que desprende toda la composición.

‘El rapto de las hijas de Leucipo’, de Rubens. WIKIMEDIA

En el Museo del Prado también podemos asistir a este tipo de escenas violentas pintadas con gran maestría por Rubens, como El rapto de Hipodamía, en este caso realizado con la colaboración de su taller. Ilustra la escena del secuestro de una de las mujeres más hermosas de su generación el día de su boda por parte del centauro Éurito. Hipodamía aparece representada semidesnuda, con el pecho al aire y los ropajes desgarrados, probablemente debido a la resistencia que opuso ante la fuerza de su secuestrador y que Ovidio lo describe de la siguiente forma en Las Metamorfosis:

‘El rapto de Himodamía’, de Rubens. MUSEO NACIONAL DEL PRADO

“Porque a ti, el más bestial de los bestiales, Éurito, te ardía el corazón tanto por el vino como por la visión de la novia, y reinaba una embriaguez que duplicaba la lujuria”.

Al parecer Rubens se especializó en la escenificación de raptos: Rapto de Proserpina y la copia anónima de su obra Rapto de Deyanira, todos ellos pertenecientes a las colecciones del Museo del Prado.

La escultura tampoco fue ajena al tema, una de las obras más celebradas de esta disciplina artística es El rapto de las Sabinas de Juan de Bolonia, actualmente en la Galería de la Academia de Florencia. Algunas opiniones quieren ver en el grupo escultórico el carácter romántico de un ballet, pero una mujer extremadamente levantada mientras lucha por su libertad, agitando los brazos y gritando de desesperación para poder desprenderse de su secuestrador no convence como idea de consentimiento.

‘El rapto de Proserpina’, de Rubens. MUSEO NACIONAL DEL PRADO

El grupo escultórico fue expuesto en el exterior, concretamente en la Piazza della Signoria Loggia dei Lanzi de Florencia, donde fue agredido por unos vándalos, causándole graves daños. Pretendían colocar una botella en la mano de la secuestrada. Parece lógico pensar que el hecho de mostrar públicamente una vejación de derechos puede incitar a que esa actuación pueda ser compartida por otros que hacen alarde de los mismos principios.

“Cuando el objeto erótico es una mujer, la incitación al rapto se potencia porque también, en cierto modo, puso Dios en el mundo a la mujer para ser arrebatada, no digo que deba ser así, pero ¿qué le vamos a hacer si Dios lo ha arreglado de esa manera?”, se preguntaba Ortega y Gasset en Estudios sobre el amor (Editorial Plenitud, 1957).

Entre los grabados de la serie ‘Los Desastres de la Guerra’, el aguafuerte titulado ‘No quieren’, de Goya. WIKIMEDIA

En la producción de Francisco de Goya encontramos otras escenas que contienen violencia explícita contra las mujeres. Entre los grabados de la serie Los Desastres de la Guerra, el aguafuerte titulado No quieren representa a una mujer aparentemente joven que se defiende del acoso de un soldado francés mientras una anciana, cuchillo en mano, trata de protegerla. Con esta obra Goya parece ser sensible a la dignidad femenina, sorprendentemente en la serie Los Caprichos, junto a la estampa Que se la llevaron, incluye un comentario manuscrito en el que culpabiliza a la mujer de la agresión: “La mujer que no sabe guardar es del primero que la pilla y cuando no tiene remedio se admiran de que se la llevaron”.

Susana y los Viejos

La Historia de Susana y los Viejos es un breve texto independiente asociado al Libro de Daniel del Antiguo Testamento que ha sido ilustrado ampliamente: Rembrandt, Rubens, Artemisia Gentileschi, Lorenzo Lotto, Albrecht Altdorfer, Anthonis van Dyck, Tintoretto, Veronese, Guercino, Domenichino, Francesco Hayez, Franz von Stuck, Lovis Corinth, Bartolomeo Altomonte, Lukas Vorstermann o Johann Spillenberger plasmaron en sus lienzos el esplendor de la belleza desnuda de la joven.

Arquián y Sedequía eran dos ancianos jueces que acudían asiduamente a casa del rico Joaquín, esposo de Susana, para dirimir algunos pleitos. Un día de mucho calor Susana quiso bañarse en una de las fuentes de la casa sin percatarse de que los ancianos, que desde hacía tiempo la deseaban con pasión, se habían escondido para observarla. Trataron después de forzar su voluntad para ser sometida sexualmente, al resistirse ella, la calumniaron acusándola de adulterio. El juez Daniel demostró su inocencia y la sentencia a muerte que pendía sobre Susana acabó recayendo sobre los ancianos.

‘Susana y los Viejos’, de Tintoretto. GOOGLE ART PROJECT

En Susana y los Viejos de Tintoretto, que se encuentra en el Museo de Historia del Arte de Viena, el pintor se esmeran en presentar a una mujer en su espacio íntimo, cosificada y expuesta para su contemplación, no sólo para los rijosos que aparecen en la escena, también para todo aquel que contemple el cuadro. Susana es una mujer voluptuosa que se acicala en su baño mientras se contempla en un espejo sólo cubierta por una completa colección de joyas. Parece demostrar con ello, la magnífica fortuna del marido, y que fueron sus encantos los que le logró conquistar. Mantiene además, para mayor incitación, las piernas semiabiertas.

Por su parte Rubens, en la obra del mismo título, expuesta en Museo de la Real Academia de San Fernando de Madrid, pone especial énfasis en mostrar la carnalidad del cuerpo de la joven que es destapado por los viejos, uno de ellos con actitud decididamente amenazante.

‘El rapto de las Sabinas’, de Juan de Bolonia. RICARDO ANDRÉ / WIKIMEDIA

Muy al contrario, la versión que sobre el episodio realiza la italiana Artemisia Gentileschi, que se conserva en el Castillo de Weissenstein de Pommersfelden (Alemania) presenta a la joven Susana avergonzada, huidiza y asqueada del acoso de las dos figuras grotescas que traman sus estrategias.

En la mitología el rapto era un acto razonablemente legitimado, cuyas víctimas propiciatorias solían ser jóvenes vírgenes, o bien mujeres honestas que los pintores de todas las épocas —incluido Pablo Picasso— han representado de manera misógina para uso y disfrute no sólo de los cuerpos esteriotipados por los gustos de la época, sino también como demostración de la fuerza y la razón del género masculino frente al definido como débil. Estos hechos seguramente continuarían con una violación. Raptos, vulneración de la intimidad o calumnias pueden ser vistas en otras muchas obras maestras que componen la historia del arte con mayúsculas estetizando la violencia de género, por ello es importante que la belleza que encierran no desvíen la atención de que somos testigos también de la representación de delitos infames.

 

9 mayo 2017 at 6:57 pm Deja un comentario

El Prado ofrece recorridos en latín por la obra mitológica de Rubens

Tendrán lugar, de forma gratuita, los viernes 5, 19 y 26 de este mes a las 16.30 horas

«El juicio de Paris», de Rubens – MUSEO DEL PRADO

Fuente: ABC
3 de mayo de 2017

Durante este mes de mayo, el Museo del Prado ofrece recorridos didácticos impartidos en latín para conocer las principales obras mitológicas de Rubens, entre las que figuran «El juicio de Paris», «Las tres Gracias», «El banquete de Tereo» y «Aquiles descubierto por Ulises y Diómedes». Esta iniciativa propone aunar la cultura artística y la lengua fundacional de la cultura europea, que sirvió de vehículo de comunicación durante siglos. Las visitas serán conducidas por latinistas que comentarán cuadros de temática grecorromana.

Estos recorridos, que se celebrarán los viernes 5, 19 y 26 de mayo a las 16.30 horas, son de carácter gratuito para los visitantes del museo que se inscriban en el punto de encuentro de Educación 15 minutos antes del comienzo de la actividad, que está dirigida a un grupo máximo de 20 personas.

El primer viernes las explicaciones serán impartidas por Jorge Tárrega Garrido, presidente del Collegium Latinitatis, y Esteban Bérchez Castaño, vicepresidente del Collegium Latinitatis, asociación cultural que tiene el objetivo de promover y divulgar el uso del latín como lengua vehicular de la enorme herencia legada por la Antigüedad.

La segunda sesión estará a cargo Pablo Ortiz Sierra y Carles García Olmos, miembros del Collegium Latinitatis, al igual que Luisa Blecua del Álamo y David García Pérez, quienes guiarán el último de los itinerarios programados.

 

3 mayo 2017 at 6:37 pm Deja un comentario

“El perdón y la furia” de Antonio Altarriba y Keko

Partiendo de las imágenes de Ticio e Ixión de Ribera, que se exponen en la Rotonda Alta de Goya del Museo del Prado (primera planta del edificio Villanueva), Antonio Altarriba y Keko (José Antonio Godoy) proponen una intriga apasionante que transcurre entre la luz y la oscuridad, la redención y el dolor, la gracia y la penitencia, y el perdón y la furia.

Fuente: Canal del Museo del Prado en Youtube

 

4 febrero 2017 at 3:19 pm Deja un comentario

Goya, Velázquez o Rubens, al detalle en la web del Prado

Las obras protagonizan la renovada página del museo madrileño

las-tres-gracias

Detalle en la web del Prado del cuadro ‘Las tres Gracias’ de Rubens.

Fuente: JAVIER A. FERNÁNDEZ > Madrid  |  EL PAÍS    01/02/2016

Templos internacionales del arte como el MoMA, la Tate o el Rijksmuseum de Ámsterdam han modificado la manera de relacionarse con las audiencias a través de Internet. “Las páginas web de este tipo de instituciones deben estar centradas en crear una experiencia digital única para que el usuario quiera ir”, afirma Luz de León, responsable de la empresa de diseño digital Diga33!

El Rijksmuseum, elegido como la mejor pinacoteca continental por el Foro Europeo de Museos en 2015, ha sido uno de los primeros en acercar su colección al público a través de Internet. Después de un estudio, el responsable de su renovación digital, Peter Gorgels, llegó a la conclusión de que los visitantes consumen el arte como si se tratara de un aperitivo. Picotean obras de aquí y allá para crear su propio menú; los llamó culture snackers. “Aman el arte y les gusta compartirlo en las redes sociales”, explicó Gorgels en 2013 en el congreso internacional de museos MuseumNext.

Mejor navegación

A ese concepto de consumo también llegó el equipo de desarrollo digital del Prado, encabezado por Javier Pantoja y Carlos Navalón, de la firma cncstudio.org, la empresa responsable del proyecto, cuando se propuso renovar la web de la pinacoteca madrileña. Tras cuatro años de trabajo, dieron a luz a finales de 2015 una web en la que resulta más fácil navegar, con las obras de arte como protagonistas.

Hasta ese momento, la página había sido como “un escritorio con miles de cajones”, señalan. La información se hallaba muy compartimentada y era difícil acceder a ella, explican ambos creadores. El nuevo diseño reduce el número de secciones e incorpora un buscador semántico, similar al que tiene la pinacoteca holandesa. Es una especie de Google que interrelaciona conceptos para enriquecer los resultados.

Si se buscan los términos “cruz” y “santo”, por ejemplo, el sistema muestra todas las pinturas, los artículos y otra información relacionada con presencia de cruces y santos, desde una pintura al fresco de la ermita de la Vera Cruz de Maderuelo del siglo XII —la obra más antigua— hasta una moneda de plata conmemorativa de la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1915. Y entre ambas, decenas de piezas de Durero, Tiepolo, Ribera, Goya, Tiziano, Velázquez, El Bosco o Van der Weyden, entre otros, reproducidas con una resolución suficiente como para ser disfrutadas sin problema en cualquier tipo de pantalla.

“La calidad de las imágenes es otro de los éxitos de la web. Cada fotografía se puede ampliar para apreciar mejor la obra”, destaca De León. Además, se pueden descargar las instantáneas para darles un uso personal.

Se ha creado también Mi Prado, una red social similar a MyMet del Metropolitan de Nueva York, en la que los usuarios pueden confeccionar sus propios itinerarios a través de las exposiciones y compartirlos con los demás miembros registrados.

LAS ‘APPS’ DEL MUSEO

Obras en alta definición para perderse en los detalles y herramientas para hacerse un selfie con tu pintura favorita. El museo dispone de tres aplicaciones en varios idiomas.

La guía del Prado
Permite acceder a 50 obras maestras del Museo en alta definición y observarlas en un recorrido por colecciones o por autores. Está disponible en 9 idiomas. Su precio es de 5,99 euros.

Second Canvas
Los amantes del detalle pueden observar 14 obras maestras del Prado como Las meninas o El caballero de la mano en el pecho en formato Gigapixel (ultra HD), visión de rayos X y ultravioleta que se presentan acompañadas de documentación para comprenderla mejor en inglés y castellano. Su precio es de 5,99 euros.

Photo Prado
La utilización del móvil dentro del museo está desaconsejada. Pero se recomienda su uso en varios puntos señalados para que el visitante pueda sacarse una foto con alguna de las 50 obras maestras, sin ocupar el espacio expositivo de la original. Es necesario descargarse la aplicación gratuita Photo Prado y escanear el código de realidad aumentada.

1 febrero 2016 at 7:17 pm Deja un comentario

El Prado, a la carta, en su nueva web

El museo trata de atraer al público más joven con un ambicioso proyecto digital que permite conocer su colección según las necesidades de los usuarios y crear recorridos personalizados que se pueden compartir en las redes sociales

miprado

Captura de la nueva web del Prado – MUSEO DEL PRADO

Fuente: NATIVIDAD PULIDO  |  ABC    10/12/2015

En 2019 el Prado cumplirá 200 años. Pero este ya casi bicentenario museo, lejos de instalarse en la autocomplacencia mirando a su pasado, afronta el futuro con nuevos retos. El último, su nueva e innovadora página web, realizada con el apoyo de Telefónica y que se ha presentado hoy en la pinacoteca. Bajo el lema «Una nueva experiencia del Prado», el visitante podrá acercarse a más de 10.000 obras de arte, de unos 1.800 artistas, que conforman las colecciones del museo, de una forma más interactiva y personal que hasta ahora. Una nueva web que, según el director del Prado, Miguel Zugaza, sitúa a la pinacoteca española a la vanguardia de los museos internacionales: «El reto del mundo digital ha producido un cambio copernicano. Internet es una oportunidad inédita para el conocimiento y la difusión del patrimonio del Prado».

La principal novedad del proyecto es que se trata de una web semántica: los datos se estructuran semánticamente y, gracias a un buscador facetado, se pueden hacer búsquedas personales siguiendo cualquier tipo de criterio o filtro: por autores, escuelas, técnicas, soportes… Pero también por objetos: a través de personajes, lugares, fauna, flora… E incluso búsquedas combinadas. Podemos navegar buscando los artistas más destacados, las obras maestras de la colección… Como apunta Javier Pantoja, jefe del área de Desarrollo Digital del Prado, el público «podrá conocer la colección del museo según sus necesidades. Pero la tecnología estará al servicio del museo y sus colecciones».

buscador

Captura de la nueva web del Prado – MUSEO DEL PRADO

Seis canales

La página web del Prado se estructura en seis canales. El primero está dedicado al corazón del museo: su colección, explicada en vídeo por los distintos jefes de conservación de la pinacoteca. Además de la experiencia de navegar por las obras de arte en alta calidad (que se pueden guardar e imprimir), el visitante dispone de textos explicativos, fichas técnicas pormenorizadas de las obras y biografías de los artistas, una extensa bibliografía, exposición donde se encuentra cada obra, etiquetas relacionadas con las piezas, audioguías, contenidos relacionados: conferencias, actividades…

La web incluye diez recorridos temáticos por la colección del Prado con una selección musical realizada por Radio 3

Otro de los canales de la web en los que se ha puesto mayor énfasis es Aprende, dedicado a la labor educativa y de formación: Escuela del Prado, biblioteca, archivo y documentación, proyectos de investigación, etc. Pero, sin duda, uno de los más atractivos de la nueva web del museo es el canal llamado Mi Prado. A nadie escapa que uno de los mayores retos de la pinacoteca en el futuro es acercarse a los más jóvenes. Y, para lograr que éstos visiten el Prado, es necesario previamente que tengan curiosidad por conocerlo. Este canal permitirá crear recorridos personalizados por la colección del Prado, que el usuario puede guardar en una carpeta y hacer su propia galería, comentarla, compartirla en las redes sociales…

Este canal alberga, además, una sorpresa: «El viaje de los sentidos». Se trata de diez recorridos temáticos por la colección permanente del museo, que cuentan con el aliciente de una banda sonora muy especial: una selección musical realizada por Radio 3. En suma, una web compleja, en la que no se ha descuidado la estética ni los detalles y en la que prima la experiencia del usuario.

10 diciembre 2015 at 8:15 pm 1 comentario

El Museo del Prado presenta “Dánae, Venus y Adonis. Las primeras poesías de Tiziano para Felipe II”

El Museo del Prado exhibirá desde este miércoles 19 de noviembre hasta el próximo 1 de marzo de 2015 ‘Dánae’ y ‘Venus y Adonis’, las dos primeras ‘poesías’ que pintó Tiziano entre 1553 y 1554 para el entonces príncipe español Felipe, futuro Felipe II

Dánae_Prado

Dánae (después de la restauración), Tiziano, Oleo sobre lienzo, 192, 5 x 114, 6 cm, The Wellington Collection, Apsley House, vía  Museo del Prado

Según ha explicado el comisario de esta exposición, Miguel Falomir, estas pinturas recibieron del propio autor el nombre de ‘poesías’ en las cartas que enviaba a Felipe II. Las interpretaciones de esta denominación podrían ser varias, pero Falomir aclara que se centran en dos cuestiones.

Por un lado, el autor italiano reivindicaría de esta forma “una antigua aspiración” de los pintores para homologarse con los poetas. Por el otro, sería una forma de Tiziano de “reclamar la libertad” de la pintura para interpretar las fuentes escritas, en este caso tomando ‘Las Metamorfosis’ de Ovidio como texto original.

De hecho, en la obra ‘Venus y Adonis’ se puede observar como el protagonista masculino intenta desasirse del abrazo de Venus, quien se encuentra de espaldas al observador del cuadro. Esta recreación, según Falomir, es invención de Tiziano (puesto que la escena no estaba registrada en ningún texto) y, posteriormente, ha servido de inspiración para muchos escritores, incluido William Shakespeare.

Dentro de la producción de Tiziano se denomina ‘poesías’ al conjunto de obras mitológicas que pintó para Felipe II entre 1553 y 1562, integrado por estas dos obras además de ‘Perseo y Andrómeda’, ‘Diana y Adonis’, ‘Diana y Calisto’ y ‘El rapto de Europa’.

Probablemente fue el propio Felipe II quien encargó a Tiziano en Aubsburgo un conjunto de pinturas mitológicas, dándole libertad para elegir los temas y su plasmación pictórica. “Tiziano era el nuevo Ovidio, con capacidad para fecundar la mitología”, ha explicado el comisario.

En el caso de ‘Dánae’, ilustra el momento en que Júpiter la posee en forma de lluvia de oro. Tiziano ya había pintado una primera Dánae para el cardenal Alessandro Farnese y le sirvió de modelo para esta segunda, si bien cambiando al Cupido original por una anciana celadora.

Este cuadro (que durante muchos años permaneció en el Alcázar) terminó en manos del duque de Wellington gracias a la ayuda que prestó en la Guerra de la Independencia española evitando la fuga de estas y otras piezas a manos de José Bonaparte. Descripciones antiguas y una copia flamenca revelan que en el tercio superior del cuadro, eliminado por razones de conservación, se incluía el rostro de Júpiter y un águila con los rayos, atributos del dios.

PINTURA CONTRA ESCULTURA

Por su parte, ‘Venus y Adonis’ recoge el intento de la primera por retener a Adonis, fruto de la invención de Tiziano y tema que retomaría años después en varias composiciones. Esta obra recoge a la diosa de espaldas para demostrar que la pintura podía representar distintos puntos de vista, equiparándose con la cultura.

Esta exposición también cuenta con un tercer cuadro, otra ‘Dánae’ propiedad del Museo del Prado y, que según ha revelado Falomir, en un principio se creía parte de estas poesías. No obstante, las investigaciones para esta exposición han demostrado lo contrario.

En 1565, Tiziano pintó la ‘Dánae’ que se conserva en el Prado posiblemente para Francesco Vrins, mercader flamenco residente en Venecia. Velázquez compró esta obra durante su primer viaje a Italia y la vendió a Felipe VI con destino al Palacio del Buen Retiro y, más tarde, sustituyendo a la ‘Dánae’ de Felipe II en el Alcázar.

EL TIZIANO “MÁS ERÓTICO”

Para el director adjunto de conservación e investigación del Prado, Gabriele Finaldi, estas obras responden al Tiziano “más sensual y erótico”. En cuanto a Felipe II, estas obras fueron adquiridas durante una etapa de “interés” por la cultura mitológica que perderá más tarde con su “acentuamiento de la religiosidad”.

El proceso de restauración de estas obras ha sido llevado a cabo por la técnico del museo Elisa Mora con el apoyo de la Fundación Iberdrola. El trabajo ha consistido en eliminar todo aquello que interfería en la lectura correcta de las obras, realizando una limpieza de los barnices oxidados y una eliminación de los repintes.

Fuente: EUROPA PRESS

18 noviembre 2014 at 7:25 pm 1 comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente