Posts tagged ‘Museo Arqueológico Nacional’

Un paseo por 150 años de historia

El Arqueológico Nacional cumple hoy siglo y medio de existencia. El real decreto que creó el centro originó la red de museos públicos españoles

Imagen del patio romano del Museo Arqueológico Nacional tomada desde la pasarela de la sección de numismática la pasada semana. Carlos Rosillo

Fuente: RUT DE LAS HERAS BRETÍN > Madrid  |  EL PAÍS
20 de marzo de 2017

No había luz. Las monedas más valiosas, sobre todo las de oro, se seleccionaron bajo los focos de unas linternas. Funcionarios del Gobierno de la República se personaron en el Museo Arqueológico Nacional (MAN) el 4 de noviembre de 1936 para llevarse parte de sus tesoros, pero al conservador del gabinete numismático, Felipe Mateu y Llopis, no le pareció una buena idea, pensaba que allí estarían a buen recaudo. La falta de iluminación le ayudó a usar diversas triquiñuelas para esconder algunas monedas y para hacer que confundieran la plata con el oro. Aún así, tuvo que vivir el horror de ver cómo muchas fueron volcadas en distintos sacos, incluso en las gorras de los guardias. Al mezclarse perdieron su identificación individual. Dos cajas salieron del MAN, junto con los bienes de la Biblioteca Nacional y del Museo del Prado, hacia Valencia, siguiendo al Gobierno republicano. La de las monedas nunca regresó. Doce días después, a las 19,40 del 16 de noviembre de 1936, 25 bombas incendiarias cayeron sobre el edificio de la Biblioteca y del Arqueológico. El museo estaba a punto de cumplir siete décadas y, sin duda, el desastre de la guerra ha sido uno de los hitos de sus 150 años de historia. Pero no el único.

Este lunes se cumple siglo y medio desde que la reina Isabel II firmara el Real Decreto de creación del MAN, el 20 de marzo de 1867. Una ley de gran trascendencia en la historia de la museología española, ya que no solo afectó a la creación de esta institución, es el germen de la red de museos públicos. El último artículo de esa norma añadía que para “atender” a todos estos centros se crearía una sección de anticuarios, dentro del cuerpo de archiveros y bibliotecarios del Estado que ya existía. Es el origen de los conservadores de museos que hoy los “atienden”. En 1901, pasarán a llamarse arqueólogos, y es que el término arqueológico no era tan común como lo es actualmente. Era una modernez. De hecho, el real decreto habla de crear un museo central de antigüedades que tenga lo mejor del patrimonio y extender esa red de museos locales a cada pueblo o ciudad con bienes importantes. Así, se van constituyendo los museos provinciales sin mucho orden ni concierto. Andrés Carretero, director del MAN desde 2010 y conservador de museos desde hace más de 30 años, hace hincapié en algo que no es un pequeño detalle: “El que se promoviera la creación, no quiere decir que se les dotara económicamente”. De esos polvos, estos lodos.

EL FUTURO DE LA DOMUS AUREA

La Domus Aurea reabrió a los visitantes hace poco más de dos años. Y ahora ha incorporado también las gafas de realidad virtual. Pero mucho queda por hacer, relata D’Alessio.

“Ante todo, tenemos que terminar las intervenciones de restauración estructural y apuntalamiento. Pero van por el buen camino, ya está realizado entre el 70 y el 80% del trabajo”, afirma el arqueólogo y responsable científico del monumento.

Mientras se refuerza por dentro, la Domus Aurea necesita también liberarse del peso que la oprime. Tras ser enterrada bajo las termas de Trajano, ahora la casa de Nerón carga en sus hombros con Colle Oppio, la colina que se alza sobre sus techos. De ahí que parte del proyecto consista en aliviar en un 70% ese peso. ¿Cómo? Sustituyendo el parque y sus árboles por un jardín ligero, mucho más llevadero para la Domus, y capaz además de controlar el flujo de agua y evitar las infiltraciones actuales. “Es un área que mide como unos tres campos de fútbol”, explica D’Alessio.

El espacio ha sido dividido en 22 porciones. Una ya ha sido completada, y en una segunda se está trabajando. Los 13 millones concedidos por el Ministerio de los Bienes Culturales han permitido poner en marcha la sustitucion de ocho porciones más. La otra mitad depende de que el proyecto reciba más fondos, hasta el total de 31 millones necesario para terminar las obras. D’Alessio cruza los dedos para que en “cinco o seis años” la intervención se haya completado.

A partir de ahí, una vez derrotadas las infiltraciones y estabilizado el clima dentro de la propia Domus Aurea, se podrá empezar una tercera fase, quizás la más interesante para los visitantes: restaurar todos los frescos, estucos y decoraciones que todavía acoge la residencia de Nerón y tratar de rescatar su brillo. Lo que D’Alessio considera en cambio prácticamente imposible es conseguir que la luz natural vuelva a entrar en el monumento. Por lo menos, para eso está la realidad virtual.

HACIA EL FUTURO

Que el MAN tenga estatus de organismo autónomo, del que gozan la Biblioteca Nacional y el Museo del Prado, empieza a ser más que necesario. Es un museo que gestiona medio millón de visitantes anuales y 1.250.000 piezas (el Prado no llega a las 25.000). El Partido Popular incluyó esta medida en su programa electoral y el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, se ha mostrado favorable a trabajar por esta nueva condición. Al director del MAN, Andrés Carretero, le consta que así se está haciendo en una fase muy previa y espera conseguir en esta legislatura el decreto inicial. Es un plan a largo plazo, hay que condicionar administrativamente a la institución y establecer los mecanismos de control.

“Esa gestión autónoma es vital”, dice el director, “para el patrocinio de actividades, para participar en proyectos de investigación”, añade. El imposibilitar esto es faltar a las funciones básicas de los museos: investigación, conservación, documentación y difusión.

 

Pero no solo entre polvo y barro vive el patrimonio arqueológico. Piedras más o menos preciosas, vidrio, metales más o menos nobles, aleaciones, madera, fibras textiles, materiales orgánicos… han construido la historia de la humanidad y el MAN hace un buen repaso de ella. Recorrer el museo es pasear por la historia, sobre todo la española, con piezas que no tienen parangón en otros museos de más relevancia internacional. En el Británico no se puede encontrar la colección de damas ibéricas del Arqueológico de Madrid, con la de Elche como joya de la corona; ni las coronas con joyas —sin metáfora que valga— del tesoro visigodo de Guarrazar.

El Arqueológico ha logrado ser doblemente histórico y eso se debe tanto a sus fondos como a las vicisitudes por las que ha pasado en sus 150 años. Él mismo es un reflejo de la arqueología española, y los que la ejercen se encuentran más en bibliotecas, universidades y museos que buscando arcas perdidas, látigo en ristre, a lo Indiana Jones. El real decreto de 1867, con la creación del cuerpo de anticuarios, proporcionó una unidad de trabajo. Por primera vez se normalizan las funciones de los departamentos de los museos y se habla de la redacción de fichas de inventario. Se crean unas pautas para que se trabaje de la misma manera en el MAN, o en el arqueológico de Tarragona o Córdoba, por ejemplo. A siglo y medio de distancia con el sistema de documentación y gestión museográfica (DOMUS) que se utiliza hoy, pero en el fondo, los mismos mimbres.

Patio romano del Museo Arqueológico Nacional en una imagen de 1917. MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL

No todo van a ser similitudes, solo hay que echar un vistazo a una de las primeras imágenes que se conserva del personal de museo: unos cuantos hombres con sus chisteras, levitas oscuras y bigotes del siglo XIX frente a la mayoría de mujeres que trabajan hoy en el MAN (la paradoja de las siglas). Mayoría también son las jefas de los distintos departamentos. La legislación en cuanto al patrimonio ha seguido el curso del siglo XX, con hitos que coinciden con fechas históricas en otras materias. Así, los sesenta fueron una revolución. En 1968 se crea el Patronato Nacional de Museos que era un organismo que reunía a todos los museos dotándoles de agilidad en la gestión ya que ya no dependía cada uno de su Ayuntamiento o Diputación. Pero eso quedó revertido en los ochenta con la transferencia de competencias en materia de arqueología y de museos a las Comunidades Autónomas. Ese es el estado actual, por tanto lo que se encuentra en las diversas excavaciones va al museo de la región donde esté situado el yacimiento.

Las celebraciones del sesquicentenario quieren ser una conmemoración conjunta. Para ello esta semana tendrá lugar un congreso sobre la historia de la arqueología; en otoño se inaugurará El poder del pasado. 150 años de arqueología en España, donde se expondrán las mejores piezas del patrimonio arqueológico español, procedentes de 63 museos, entre otras: el Tesoro del Carambolo, del Museo Arqueológico de Sevilla. También se tiene prevista una publicación única que reunirá la historia de todos los museos arqueológicos del país, y que quedará como referencia quién sabe si para otro siglo y medio más.

LOS EDIFICIOS: 150 AÑOS EN SEIS FECHAS CLAVE

21 de abril de 1866, la reina Isabel II coloca la primera piedra del que sería el Palacio de Biblioteca y Museos Nacionales, actual edificio de la Biblioteca Nacional y del Arqueológico, cuyas fachadas dan al madrileño Paseo de Recoletos y a la calle de Serrano, respectivamente.

20 de marzo de 1867. Real Decreto fundacional del MAN, del cuerpo de anticuarios y de la red pública de museos de antigüedades.

9 de julio de 1871. Inauguración en el Casino de la Reina (junto a la actual glorieta de Embajadores).

5 de julio 1895. Apertura de las sede actual del museo, aunque el personal y las colecciones se habían trasladado dos años antes.

De 1936 a 1951 (Guerra Civil y posguerra). El edificio protegió los fondos del propio museo como los de la iglesia de San Francisco el Grande, entre otros. Después de la contienda no se pudieron abrir todas las instalaciones hasta 1951. Mientras, se realizó una selección de las piezas más importantes y se expusieron en lo que se conoció como el museo breve.

1 de abril de 2014. Reapertura tras seis años de reforma del interior del inmueble para adaptarse a las necesidades museológicas actuales. El montaje, que databa de la década de los setenta, se había quedado obsoleto para el siglo XXI. El museo solo estuvo totalmente cerrado los dos últimos años de obras.

 

20 marzo 2017 at 2:26 pm Deja un comentario

Málaga quiere recuperar las tablas originales de la Lex Flavia

lex_flavia

Fuente: Andalucía Información
22 de noviembre de 2016

Cómo elegir y votar a los magistrados por las asambleas populares, designar patronos municipales o gestionar los fondos públicos dirigidos a los magistrados municipales. Son algunos de los 19 artículos que recogen las cinco tablas de bronce de La Lex Flavia Malacitana, descubiertas en 1851 en el Monte El Ejido.

Las tablas establecen incluso aspectos de máxima actualidad, como la obligación de que los propietarios de edificios destruidos sin motivo suficiente los reconstruyan en un año o afronten una multa, así como una organización censitaria que distribuye las deberes y los derechos en función de la capacidad económica de los individuos.

La dinastía Flavia, aliada de Hispania, fue la vencedora en las guerras civiles que estallaron en Roma en el año 69. En el año 74, en el marco de la concesión de latinidad a toda Hispania, el emperador Vespasiano otorgó a Malaca la Lex Flavia, un compendio de cinco tablas que reúnen los estatutos jurídicos según los cuales Malaca (Málaga) pasaba de ciudad federada a municipio de pleno derecho en el Imperio romano. De gran importancia, de hecho, es el reconocimiento de que los malagueños pudieran presentar a sus candidatos a ediles locales sin tener en cuenta las designaciones imperiales.

Las tablas formaron parte del Museo Lorginiano, en la finca de La Concepción, hasta que los propios Loring las vendieron al Estado, que en la actualidad las conserva en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Mientras tanto, la ciudadanía malagueña debe contentarse con algunas copias, entre ellas en el Salón de Plenos del Ayuntamiento.

Este jueves, Málaga Ahora, siguiendo varias demandas ciudadana, presentará una moción para que el gobierno municipal, en colaboración con la Junta de Andalucía, reclame al gobierno central las tablas de la Lex Flavia Malacitana. La moción pide que las tablas se sumen a las 15.000 piezas de la colección arqueológica del Museo de Málaga, cuya inauguración tendrá lugar el próximo 12 de diciembre.

 

22 noviembre 2016 at 6:05 pm 6 comentarios

Atrapa en tu móvil los espectaculares vasos griegos del Museo Arqueológico Nacional

El Laboratorio de Humanidades Digitales de la Real Academia de Bellas Artes rinde al 3D la cerámica griega y crea un nuevo método de digitalización

vasos_griegos_digitalizados

Néstor F. Marqués muestra uno de los vasos griegos digitalizados en el laboratorio de la Academia de Bellas Artes – MAYA BALANYA

Fuente: JESÚS GARCÍA CALERO  |  ABC
11 de octubre de 2016

Olvídense del «Pokémon Go» si lo que quieren es atrapar en su móvil lo mejor de la historia. Mejor que cazar monstruos virtuales es «atrapar» las piezas más valiosas y relevantes de nuestra cultura. Es algo que está empezando a hacerse con fines científicos, pero de lo que ya podemos disfrutar en las pantallas que llevamos con nosotros. Hay muy pocas instituciones en el mundo que dominen este juego, porque hay que manejar objetos muy delicados o demasiado grandes hasta convertirlos en fieles mapas de «bits». Y también porque hay problemas técnicos casi insalvables.

Pero en España ya se ha convertido en referencia mundial, por la innovación que está generando, la Real Academia de Bellas Artes. Hace un año creó un Laboratorio de Humanidades Digitales (LHD) desde el que se están explorando las nuevas maneras de aplicar la tecnología al patrimonio. Es el futuro. Con grandes resultados alcanzados. Y el primer gran ejemplo de tanta excelencia se ha logrado con un proyecto encargado por el Museo Arqueológico Nacional para digitalizar una de sus colecciones más bellas, financiado por Bolsas y Mercados Españoles.

A partir de hoy, el LHD de la Academia pone a disposición de los científicos y del público en general la primera colección temática cerrada en 3D. Se trata de los 30 vasos griegos más valiosos del Museo Arqueológico Nacional (MAN). Es visualmente espectacular y según comenta Nestor F. Marqués, responsable de la digitalización, ha sido el mayor desafío hasta ahora para el LHD. Primero porque se trata de objetos brillantes y una de las más difíciles pruebas a que se enfrenta este tipo de trabajos es a generar un objeto tan exacto como creíble.

Para lograrlo se emplea una técnica digna de efectos especiales de Hollywood. En realidad es una batería de técnicas: polarización, iluminación cruzada… hasta crear el método científico específico. «Hemos resuelto el fallo que tenían las técnicas 3D con los objetos brillantes. En el campo comercial suele elimiarse el brillo con sustancias, pero en el patrimonio no se puede correr ningún riesgo por el valor de las piezas», añade Marqués, que trabajó codo con codo con Paloma Cabrera, jefa del departamento en el MAN, directora del proyecto que ya se puede disfrutar en sala.

En algunos casos el brillo es como un espejo y ese método se ha consolidado a lo largo de este trabajo, tanto por la calidad geométrica de las digitalizaciones como por la manera exacta de mostrar la textura. Una idea sobre estos detalles la da el hecho de que estos trabajos reproducen incluso el volumen de la capa pictórica, que es menor a un milímetro. Tal es la exactitud que se pone a disposición de los estudiosos a partir de ahora. Desde el ordenador, situados en cualquier lugar del mundo, pueden realizar mediciones o investigar con un detalle que ni el contacto con la pieza original les puede ofrecer.

El LHD ha escaneado en su primer año desde pequeñas figuritas de marfil a iglesias románicas, como la Vera Cruz (Segovia); desde diminutas monedas romanas hasta el puente de Manterola, en Cádiz, de más de 200 metros de altura y que ahora se expone -digitalmente atrapado- en las salas del Museo de la Academia de Bellas Artes.

No hablamos de una foto, sino de fotogrametría, una técnica nacida para documentar yacimientos arqueológicos que mezcla miles de imágenes geoposicionadas (con sus coordenadas exactas), fotos que después un potentísimo ordenador engulle y «renderiza» con software de código abierto. El resultado es un objeto digital perfectamente fiel, que puede moverse, medirse, estudiarse y perder capa tras capa para conocer hasta el último secreto de su estructura o dimensión.

Así que desde hoy en la sala 36 del MAN el público encontrará una pantalla táctil con los vasos digitalizados. También se encuentran en la web del museo (www.man.es) y por supuesto en la página sketchfab.com/MAN, la plataforma de visualización tridimensional. Desde allí, también podemos cargar todos estos vasos griegos en nuestro móvil o tableta, compartirlos o incrustarlos en blogs o páginas web. El otro gran desafío ha sido que la imagen no perdiera calidad en ningún dispositivo, tenga la potencia gráfica que tenga. Antes solo se podía ver una cara de la mayor parte de los vasos expuestos, pero desde ahora se les puede mover, acercar, ampliar con un detalle maravilloso, en los 360 grados.

«El escáner láser está muerto», sentencia Marqués. Ese equipo, con el que la Academia digitalizó en Pompeya la Casa de la Diana Arcaizante, costaba entre veinte y cien mil euros. Ahora, con una cámara de 2.000 euros se puede hacer ese mismo trabajo. De hecho se está trabajando en objetos de esa domus pompeyana.

Los vasos elegidos son de diferentes tamaños. Hay piezas de un metro y medio de alto y otras de treinta o cuarenta centímetros de altura, como la última adquisición del MAN, que se ha digitalizado antes de exponerse. Proceden de las colecciones Real, del marqués de Salamanca y de Várez Fisa, fundamentalmente. Incluyen piezas como la copa de Aison, el célebre pintor del siglo V a. C., con escenas de la muerte del Minotauro; un ánfora panatenaica, que se otorgaba al vencedor de los juegos, o una ánfora «bilingüe», así llamada porque tiene figuras rojas en un lado y negras en el reverso.

El equipo impulsado por el académico José María Luzón, integrado en la Academia gracias al director Fernando Terán, tiene nuevos proyectos. En todos busca un sentido al uso de la tecnología en el patrimonio. La respuesta, en el MAN desde hoy.

Pompeya, Madrid y México unidos en una aventura gráfica en homenaje a Carlos III

El siguiente desafío del Laboratorio de Humanidades Digitales es la exposición de la Academia de Bellas Artes en homenaje a Carlos III que se inaugurará el próximo diciembre. Siendo Rey de Nápoles impulsó la excavación de Pompeya y Herculano. Venido a España se hacía traer copias de las piezas halladas junto al Vesubio, vaciados de escayola que la Academia aún conserva y expone. En esa exposición Pompeya, a través del Museo de Nápoles, estará unido con las Academias de San Fernando en Madrid y San Telmo en México gracias a la tecnología de una manera espectacular.

El visitante de la exposición de la Academia verá el vaciado de Carlos III en la sala, y a sus pies una tableta con el original de Nápoles digitalizado. Pero después de la muestra será invitado, con gafas HTC Vive (habrá unas cuantas pero si no quiere esperar podrá usar su propio móvil) a acompañar a un arqueólogo del siglo XVIII. Una gruta en la lava le permitira descubrir frescos, mosaicos y piezas en la incipiente exavación a la luz de una linterna. Después verá los vaciados que viajaron a España para el Rey y las copias que encargó el propio Carlos III para Nueva España. Estará en el patio de San Telmo, digitalizado para la ocasión, cuando lleguen en uno de los viejos navíos de Indias.

 

11 octubre 2016 at 4:56 pm 1 comentario

‘Saxa loquuntur’… o las piedras hablan

Más de un centenar de personas participa este fin de semana en visitas guiadas por el centro impartidas en latín

museo_arqueologico_latin

Visita guiada en latín al Museo Arqueológico de Madrid. / Jaime Villanueva (EL PAÍS)

Fuente: MARÍA ROBERT > Madrid  |  EL PAÍS
27 de agosto de 2016

Las piedras hablan. O saxa loquuntur. Entre tesoros arqueológicos, en un extremo del espacio dedicado a la Hispania Romana en el Museo Arqueológico Nacional, Antonio G. Amador dispara esta frase, en latín, en un lugar en el que cobra todo su sentido. Mientras, observa en un segundo plano a un grupo de una treintena de personas que oyen ensimismados la historia que esconden los milenarios tesoros. Todos, el que habla y los que escuchan, se comunican en latín, incluso se llaman entre sí por sus nombres traducidos a la lengua madre. Amador es el director de la Asociación Cultural culturaclasica.com y coordinador del Curso de Verano de Latín Vivo, Caelum, que organizan desde hace cuatro años en Madrid. Entre las actividades que más entusiasman a los alumnos, cuenta, resaltan las visitas guiadas en esa lengua por el museo, que se celebran este fin de semana.

La mayoría de los que participan –unas 120 personas– son alumnos y profesores de Filología Clásica, pero también se une gente de otras ramas a los que simplemente les interesa el estudio del latín como lengua, apunta Amador. “Hasta ahora se enseñaba por el método tradicional, destripando textos pero nunca disfrutando de ellos, y lejos de comprender lo que nos transmitían los escritores antiguos. Todos nuestros esfuerzos van encaminados a que los alumnos puedan llegar a leer y a disfrutar de la literatura clásica”, subraya.

Un buen número de los alumnos repiten año tras año. Como Ludovica (o Luisa Blecua), profesora y guía de la visita, que resalta que le supone una buena forma de “aprender herramientas para poder explicar la lengua por el método vivo”. Ante el éxito de convocatoria, han decidido ampliar el recorrido por el museo, y además de adentrarse por el pasado de Grecia y Roma, se pasea también por la exposición de Lusitania. Aparte de la lengua, para Blecua la visita es especial porque “hay mucha interacción con el público”, y eso, según su opinión, es fundamental en el aprendizaje de cualquier lengua.

Kevin Prell, o Eugenius en la jerga de sus compañeros, es estudiante universitario. “Vimos que el latín hablado era una buena forma de acercarse a la lengua, por una parte. Por otra, ayuda a aprender un vocabulario que es más complejo de adquirir solo de forma teórica. Roberto Carfgani, Robertus, completa su argumento. “No hay que olvidar que el latín es un patrimonio cultural. Más incluso que cualquier edificio”.

 

28 agosto 2016 at 9:25 am Deja un comentario

La nueva exposición del Museo Arqueológico Nacional cabe en tu móvil

La muestra «Lusitania romana» cuenta con una app pionera en el mercado

Lusitania2

Culto a Mitra – EFE

Fuente: SARA AGULLÓ  |  ABC
1 de julio de 2016

Imagínate entrar en la exposición «Lusitania romana, origen de dos pueblos», con piezas de más de 2.000 años y escuchar en tu móvil las voces en latín contándote lo que dicen las piedras y ofreciéndote imágenes e información detallada sobre todo lo que estás viendo. Sí, ahora es posible fusionar y complementar ambos mundos, y lo es gracias a Bemuseum, la nueva app del Museo Arqueológico Nacional (MAN).

El Museo Arqueológico Nacional abre al público la exposición «Lusitania romana, origen de dos pueblos» y lo hace con la ayuda de una nueva aplicación para móviles. La app Bemuseums ofrece a los visitantes la posibilidad de obtener todo tipo de información multimedia y textual para complementar las explicaciones físicas de la exposición.

La aplicación funciona a través de los sistemas de proximidad iBeacon y Geofencing y permite que varios dispositivos distribuidos por el museo geolocalicen los móviles de los visitantes y envíen información adicional. De este modo, los usuarios pueden recorrer todas las estancias de la exposición mientras sus móviles localizan la información correspondiente a cada pieza de la muestra.

Lusitania1

Busto de difuntos – EFE

Algunas de las experiencias que ofrece la app son numerosas imágenes, libros digitales con información complementaria, audios explicativos e incluso traducciones de los escritos en latín con los que cuenta la exposición. A esto se suman otras posibilidades como abrir una pestaña con la localización exacta del museo o acceder al plano del mismo.

Bemuseums ofrece varias vías para descargar la aplicación: a través de la web, accediendo a la aplicación desde Apple Store o Google Play o mediante un Código Bidi. Así, el usuario puede disponer de ella a través de la conexión Wi-Fi del Museo, para después utilizarla en el interior de la exposición sin necesidad de Internet.

La aplicación, que tan solo se ha utilizado en un museo más en España, el Museo de Ciencias Naturales, es una idea totalmente pionera que permite acceder a la información de distintos museos. «La aplicación sirve para diferentes museos. El sistema detecta en qué museo estás de forma automática y te dice que descargues el contenido de sus exposiciones» comenta Alejandro Ballesteros, CEO de Babooni Technologies, empresa desarrolladora de Bemuseums.

Sarcófago de las Estaciones - EFE

Sarcófago de las Estaciones – EFE

Otra de las diferencias con respecto a las audioguías tradicionales u otras apps es que esta ocupa menos espacio, ya que la información desaparece del móvil una vez que el usuario ha dejado de utilizarla.

Varios visitantes del Museo comentan a ABC que no han sido informados a cerca de la nueva aplicación. «No he leído nada sobre esto al entrar, me parece una idea innovadora y muy eficaz, puedo escuchar vídeos, ver imágenes y leer información extra sin necesidad de conectarme a Internet», explica un estudiante de Historia que visitaba la exposición.

Por otro lado, una de las guías de la exposición comenta que «es normal que mucha gente no conozca aún esta app, teniendo en cuenta que es el primer día que el MAN ofrece estas piezas y la app lleva menos de un día en funcionamiento». «Ni siquiera las guías que cubrimos esta exposición hasta el 16 de octubre sabemos todavía cómo funciona», añade una de sus compañeras.

No obstante, hay varios carteles a la entrada del Museo que informan sobre la aplicación Bemuseums. Además, la página web del Museo ofrece información detallada sobre la descarga y el uso de Bemuseum.

Sin embargo, esta no es la única app que geolocaliza al usuario dentro de un museo, otras como Museum Experience, en la Real Academia de Bellas Artes, también ofrece rutas guiadas mediante la tecnología de posicionamiento en interiores.

 

Guardar

2 julio 2016 at 9:25 am Deja un comentario

Lusitania romana, en los confines del mundo conocido

Una exposición del Museo Arqueológico Nacional nos traslada las últimas investigaciones de una de las provincias romanas más desconocidas

mosaico-de-las-musas

Mosaico de las Musas, cuya inscripción pide que se barra con cuidado y desea buena suerte – ABC

Fuente: JESÚS GARCÍA CALERO  |  ABC
30 de junio de 2016

Un impresionante guerrero galaico recibe al visitante con su imponente presencia. Nunca antes había salido de Portugal porque es un «tesoro nacional». Esculpido en un bloque de granito de más de dos metros de altura, es una de las obras principales de la exposición inaugurada en el Museo Arqueológico Nacional (MAN) que lleva por título «Lusitania romana, el origen de dos pueblos». Esa mirada de dos mil años, hoy gastada, vio llegar a los romanos al confín occidental de la Península Ibérica, dispuestos a combatir a los pueblos indígenas y también a explotar las riquezas de un territorio desconocido.

guerrero_lusitano

Guerrero lusitano, tesoro cultural portugués del Museo Nacional de Arqueología de Lisboa – ABC

Lusitania pasó en apenas dos siglos a ser una provincia romana en la que representar el éxito de aquella civilización que nos precede. Sin embargo hasta ahora ha sido la más desconocida de las regiones de la Hispania romana, en parte porque su estudio estaba también partido por la raya que separó durante siglos a España y Portugal. Desde hace décadas la ciencia ha borrado esa frontera y ha estudiado con nuevos ojos ese territorio de gran peso en nuestra historia, un lugar de mestizajes y batallas, de integración y economía «global», y sobre todo la orilla del océano temible que los pueblos que heredaron la pax romana en estos confines tardaron siglos en navegar.

espada_antenas

Espada de antenas

En la muestra del MAN percibimos el tiempo. Parte de la invasión y las culturas indígenas en pie de guerra, con espadas, falcatas y tesoros de plata. La llegada de los romanos lo trastoca todo, las armas, las monedas, cambian de diseño. Está la inscripción de Arronches, una pieza única, de gran valor, escrita en caracteres latinos pero en la perdida lengua lusitana.

Cuando los romanos se asientan y Augusto funda su capital para los eméritos, los veteranos de las guerras, se acelera la historia. Aparecen relatos con nombre propio. Siendo tierra de confín es el lugar perfecto para el exilio y la represalia. Así llega a Augusta Emerita el gobernador Lucius Fulcinius Trio, recordado por Tacito en sus Anales, enfrentado a Tiberio. Un hombre de carácter bajo cuyo mandato la romanización hierve.

Se establecen reglas y clientelas, de las que hablan muchas inscripciones como los pactos de hospitalidad, y se construyen las arterias de la nueva civilización, leyes y calzadas, a ritmo febril. Llegan los relojes de sol o de agua a regular la vida –hasta entonces pendiente de los gallos– según el uso imperial, y se colocan piedras miliares y estelas funerarias que nos hablan de una sociedad compleja y mestiza unida en su cúspide por la ciudadanía romana.

sarcofago_estaciones

Sarcófago de las estaciones, procedente de la región de Évora

Pero hay tumbas de señores y libertas, utensilios del día a día que retratan la vida en las villas, sobre los mosaicos multicolores, y en los templos. Hay aperos de labranza y cepos de ancla y ánforas de barcos de salazón. ¿Velocidad? Se expone la piedra miliar erigida en el 23 a.C., solo dos años tras la fundación de la capital, a 120 millas desde Mérida hacia el norte.

Decoración de la Quinta das Longas, villa romana

Decoración de la Quinta das Longas, villa romana

Junto al gobernador Trio, que acabó suicidándose en el 35, aparece su jefe de obras en las inscripciones, todo un personaje que aceleró el culto imperial, llamado Lucius Cornelius Bocchus, hombre de gran mérito y autor de obras perdidas, citadas por Plinio. El culto al emperador define la vida romana en la provincia.

Pero aquella sociedad mantiene a sus dioses (una estela de mármol arroja una maldición de la diosa Ataecina contra un ladrón de ropa), pero es permeable a cultos orientales, como el mitraico (una escultura espléndida y un altar entre las piezas) y finalmente el judaico (dos sinagogas hubo en Augusta Emerita) y el cristiano (la mártir Eulalia). También hay huellas de la caída de Roma y la entrada de los pueblos germanos.

La muestra tiene cuatro comisarios, dos a cada lado de la raya: los directores del Museo Nacional de Portugal, Antonio Carvalho, y del de Mérida, José María Álvarez Martínez, así como Trinidad Nogales, investigadora del MNAR, y Carlos Fabião, de la Universidad de Lisboa. Ellos han dibujado con todos estos fragmentos el camino de vuelta al origen, el arjé, de los dos pueblos.

inscriptio-kaDI

El reloj que marcó la hora oficial de la romanización

Entre las historias más singulares de la exposición destaca la de esta inscripción que nos habla de un regalo efectuado por un colono romano en el 16 a. C. Tan solo nueve años después de la fundación de Augusta Emerita, cuando aún no hay provincia, esta pieza muestra el momento en el que está sucediendo la romanización del territorio. Cuenta que un ciudadano regala un reloj a los habitantes indígenas y con él la «hora oficial» del imperio. Además de estrechar lazos, el elemento tecnológico pasaba a presidir la vida pública. El colono se llama Quintos Tallius, hijo de Sexto, y según queda dicho en esta piedra «dio un reloj a los habitantes de Idanja a Velha. El lugar fue indicado por los magistrados Toutono, hijo de Arco; Malgeino, hijo de Manlio; Celtio, hijo de Arantonio; Amino, hijo de Acio, siendo cónsules Lucio Domicio Enobarbo y Publio Cornelio Escipión». Hombres que hicieron la lusitania romana, nombres que evocan todo un mundo. Además, la pieza, única en el mundo, se muestra junto a los restos de un reloj de sol pensado para Augusta Emerita, que está exactamente a 38º 55’ de latitud.

 

 

1 julio 2016 at 12:23 pm Deja un comentario

La exposición ‘Lusitania romana, origen de dos pueblos’ abrirá al público el próximo 1 de julio en el Museo Arqueológico Nacional

Organizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Direçao-Geral do Patrimonio Cultural (Portugal) y Acción Cultural Española (AC/E), la muestra recorre cinco siglos de historia a través de más de 200 piezas, procedentes de 12 instituciones portuguesas y tres españolas, entre las que se encuentra el MNAR de Mérida.

lusitania-romana

Foto: MAN

Fuente: Región Digital
22 de junio de 2016

El Museo Arqueológico Nacional (MAN) abrirá al público el próximo 1 de julio la exposición ‘Lusitania romana, origen de dos pueblos’, que descubrirá “por primera vez en Madrid” la historia de esta provincia romana, creada hace más de 2.000 años en el territorio que hoy ocupan Portugal, Extremadura y el área más oriental de Andalucía.

Su capital, la colonia Augusta Emerita, se convirtió en la población más importante de la fachada occidental del Imperio y en la primera capital efectiva de la península ibérica, tras la reforma administrativa de Diocleciano, tal y como informa el MAN en una nota de prensa.

Organizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Direçao-Geral do Patrimonio Cultural (Portugal) y Acción Cultural Española (AC/E), la muestra recorre cinco siglos de historia a través de más de 200 piezas, procedentes de 12 instituciones portuguesas y tres españolas.

Además, entre los fondos destacan 15 objetos de gran valor histórico y arqueológico, clasificados por el Estado portugués como “Tesoros Nacionales”.

Así pues, hasta el próximo 16 de octubre los visitantes podrán ver piezas “tan significativas” como la estela de Arronches, un ejemplar único de inscripción en lengua lusitana; el mosaico de las Musas, procedente de la villa romana de Torre de Palma; o el sarcófago de las Estaciones, del Museu Nacional Soares dos Reis.

Cabe destacar que la presentación de la exposición, que tendrá lugar a las 11:00 horas, intervendrán Andrés Carretero, director del MAN; Elvira Marco, directora general de Acción Cultural Española (AC/E); Miguel González Suela, subdirector general de Museos Estatales; Trinidad Nogales, en representación del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida; y António Carvalho, del Museu Nacional de Arqueologia, Lisboa.

A continuación, a las 11:30 horas se desarrollará una visita guiada a la muestra con los comisarios y toma de recursos.

 

22 junio 2016 at 6:40 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

marzo 2017
L M X J V S D
« Feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente