Posts tagged ‘MNAR’

La tradición romana del árbol de Navidad

Historiadores remontan la costumbre de decorar un árbol con bolas y estrellas a la fiesta de la Saturnalia que se celebraba en Roma

bolas-arbol-navidad

Reuters

Fuente: EFE  |  Sur Digital
25 de diciembre de 2016

Con la Navidad regresan a las plazas públicas y a los salones de casa los árboles decorados con bolitas de colores y tiras de espumillón, una tradición que tiene sus orígenes en el mundo antiguo, cuando la naturaleza era el eje central del día a día del ser humano.

Lo que hoy son bolas de plástico de mil colores, en la antigüedad eran de algodón. Lo que hoy es espumillón, en aquellas fechas eran objetos decorativos dirigidos a asegurar el ciclo de las estaciones.

Una forma de decir que, tras los días “oscuros” y “más cortos” del año como son los invernales, llegarán los “más luminosos”, en los que la luz da vida a la naturaleza, en referencia a la primavera y el verano.

La Saturnalia en el Imperio Romano tenía lugar originariamente el 17 de diciembre, pero la fiesta, dedicada a Saturno, dios de la agricultura y las cosechas, enraizó tanto en el pueblo que pasó a celebrarse durante una semana, del 17 al 23 de diciembre.

Se trataba, según la investigadora y conservadora del Museo Nacional de Arte Romano (MNAR) de Mérida, Pilar Caldera, de una festividad “asociada a la celebración de lo que los romanos llamaban los días angostos, los menos luminosos y más cortos del año”.

Pero también, según incide, “relacionada con el ciclo agrario, pues es cuando la simiente ya está en los campos, protegida por la tierra y a la espera de la vuelta de la primavera”.

Con el fin de asegurarse los regalos que la tierra les da a lo largo de los días largos y prósperos, en el tiempo de la cosecha y de la recolección, los romanos, “de forma simbólica”, le devuelven a la tierra lo que ésta les ha dado.

¿Cómo? Pues poniendo bolas de algodón o lana y figuritas de estrellas en los elementos vegetales que los ciudadanos tienen en sus casas.

No obstante, no puede asegurarse que la tradición concreta de poner un árbol de Navidad venga de Roma, ya que tal y como se conoce arranca en el siglo XVI y XVII en el centro y el norte de Europa.

“Las fiestas estacionales en Roma eran las más importantes. El mundo antiguo vivía muy acorde con la naturaleza. Son fiestas en las que se articulan las estaciones como eslabones de una cadena”, explica Caldera.

Por ello, cuando se hace algo en invierno, se piensa en la primavera; de ahí que en la Saturnalia tuviera mucho peso “el conceder y desear” lo mejor en las jornadas de los días ocultos “de cara a la llegada de los días luminosos”.

Son días de estar en la casa con la llegada del final de las tareas agrícolas. En la Saturnalia, las cenas familiares, que incluían música y danza, eran habituales y, además, compartidas con amigos y esclavos.

“Los esclavos tenían la oportunidad de formar parte activa de la familia. De hecho, eran atendidos y agasajaos por sus dueños”, apunta Caldera, que enmarca este hecho en los citados ciclos. “Desorden en esos días para garantizar el orden posterior”, añade.

Surge en esos festejos hogareños otra tradición que hoy aún pervive: la cesta de Navidad. Con ella, siempre elaborada en mimbre, se agasaja a la familia y a los amigos y con productos de obligada presencia: el olivo, el laurel, los higos y las nueces. Es una forma de “garantizar” los recursos para “los días largos”.

Todas estas tradiciones fueron “fagocitadas” por el cristianismo, que, curiosamente, en sus inicios y coincidiendo con estas fechas, “no tiene recuerdo alguno de Cristo”, según ha explicado el investigador Isaac Sastre. Es en el siglo II cuando comienza a recordarse su mito y su resurrección, especialmente en Egipto.

Sin embargo, tal como apunta Sastre, “algunas investigaciones fechan el nacimiento de Jesús entre finales de septiembre y principios de octubre”. Al parecer, el censo y registro de nacidos estaban cerrados en diciembre, y no parece muy lógico que los pastores durmieran a ras de suelo en pleno diciembre.

Es a mediados del siglo IV cuando se fija el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre, “como el nuevo sol, la luz que viene”, en clara consonancia con la filosofía de la Saturnalia sobre “los días largos” y de luz que vendrán tras el invierno.

De hecho, los romanos celebraban el 25 de diciembre la fiesta en honor del dios Mitra, cuya religión también estaba muy arraigada en el sentir de Roma y que suponía asimismo festejar el solsticio de invierno.

 

25 diciembre 2016 at 11:46 pm Deja un comentario

El Museo de Arte Romano de Mérida recreará esta Navidad la fiesta de Saturnalia

mnar_saturnalia

Fuente: EUROPA PRESS  |  El Periódico Extremadura
13 de diciembre de 2016

El Museo Nacional de Arte Romano de Mérida recreará los días 28, 29 y 30 de diciembre la fiesta romana de Saturnalia, que fue “en ciertos aspectos” precursora de la Navidad, una actividad lúdica para “disfrutar en familia” de las fiestas navideñas.

Asimismo, está dirigida para “todos los públicos”, tiene un precio de 5 € para adultos y 3€ para niños, y la inscripción deberá realizarse el viernes, 16 de diciembre, en horario de 11,00 a 14,00 horas, hasta cumplir el cupo máximo de cuarenta personas por grupo.

El museo invitará a “descubrir y revivir” cada uno de los momentos de la Saturnalia, desde los “rituales prescriptivos” al dios Saturno hasta los banquetes familiares de la época, así “muchos de sus espacios” se convertirán en los escenarios de una domus romana.

Además, contará con una sala de juegos para los niños y los adultos pasarán a una de las salas de la planta baja, “transformada” en una estancia de banquetes, donde comerán los alimentos “propios de esta época”.

El público que participe en esta recreación de la fiesta Saturnalia verá el gran salón central del Museo Romano “por unas horas” como el peristilo de una gran casa romana, donde se cantará y se bailará “como antaño”.

 

14 diciembre 2016 at 2:35 pm Deja un comentario

El Museo de Mérida acoge recreación del “Funus”, ritual romano del entierro

La cripta del Museo Nacional de Arte Romano (MNAR) acoge hoy, con motivo de la celebración del Día de Todos Los Santos, la recreación histórica “Funus”, el ritual romano de enterramiento en el entorno de los monumentos funerarios conservados in situ.

funus-romanum

Actores recrean un ‘funus’ en la cripta del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida

Fuente: EFE  |  LA VANGUARDIA

Mérida, 1 nov.- La actividad, que cuenta con la colaboración de la Asociación Recreacionista Ara Concordia, permite dar a conocer al visitante el mundo de la muerte en la civilización romana.

Los ritos funerarios en la antigua Roma, según el conservador del Museo, Agustín Velázquez, comenzaban incluso antes de que la persona falleciera y, así, cuando alguien estaba agonizando, “se le ponía en el suelo para que falleciera en contacto con la madre tierra y, a punto de suceder esto, el pariente más cercano recogía con un beso su último suspiro”.

Luego aparecían los representantes de las pompas fúnebres, “porque entonces era como ahora”, y se preparaba el cuerpo con ungüentos y perfumes, y se le ponía en el atrio de su vivienda con los pies dirigidos hacia la calle para recibir el homenaje de sus familiares, vecinos y amigos.

Posteriormente, la ceremonia del entierro, que podía durar hasta una semana, continuaba con un cortejo fúnebre, tal como se producen hoy y con plañideras o sin ellas según el presupuesto familiar, hasta la tumba, que podía ser una simple fosa común si se era esclavo o hasta palacetes en los que el muerto vivía como si estuviera vivo.

Para Velázquez, la visión romana de la muerte y el más allá pervive en la actualidad, ya que “seguimos exponiendo el cadáver, damos el pésame a la familia, asistimos a banquetes, cuidamos las tumbas, vamos a los cementerios como mínimo una vez al año y en fechas fijas, y hacemos fotografías para conservar la memoria de quienes ya faltan”.

Otro elemento que ha vuelto con fuerza es la costumbre romana, eliminada por el cristianismo, de incinerar a los muertos, ya que hasta el siglo II la forma de enterramiento más usual fue la incineración, sobre todo entre las familias más acomodadas.

Los funerales en el mundo romano tenían mucha importancia, según la también conservadora del MNAR, Pilar Caldera, porque ellos querían que su vida trascendiera tras su “primera muerte”, la física, para evitar la “segunda”, a la que más temían y que suponía el olvido de su recuerdo en este mundo.

Por ello, las ceremonias de despedida de los más poderosos perseguían ser recordados siempre y conllevaban a veces la construcción de monumentos funerarios.

Los romanos se aseguraban un enterramiento con todos los ritos funerarios para que su alma pudiera cruzar al otro lado de la vida, como la colocación de una moneda bajo la lengua para pagar a Caronte, el barquero del Hades, una tradición procedente de la mitología griega.

Además, el epitafio más popular de la Roma pre cristiana “Sit tibi terra levis” (que la tierra te sea ligera o leve) implica un deseo de trascendencia por la esperanza de permanecer poco tiempo en la sepultura, bajo el peso de la tierra, antes de pasar a una vida mejor.

Por otra parte, los romanos tenían miedo a los muertos, especialmente a los niños y a las mujeres fallecidas en el parto, pues consideraban que estaban enfadados por su muerte prematura y podían volver para vengarse de su desgracia con los vivos.

 

1 noviembre 2016 at 9:59 pm Deja un comentario

El MNAR mostrará la vida de varias ciudades grecorromanas con una recreación histórica

‘Juego de espejos’ se desarrollará el próximo viernes en un pase y el sábado 1 de octubre en dos y se podrá asistir de forma gratuita

Momento de la presentación de la actividad ‘Juego de espejos’ en el Museo de Mérida /  j. m. romero

Fuente: M. ÁNGELES MORCILLO > Mérida  |  Hoy Digital
28 de septiembre de 2016

Los espejos reflejan lo que hay. Y lo que hay es un juego de piezas del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida que se combinan de distinta manera. Que al reflejarse unas en otras pueden aportar mensajes insólitos, nuevos y diferentes a lo que el público está acostumbrado a ver en su visita al edificio. ‘Juego de espejos’ es un recorrido por la nave principal del museo, envuelto en la magia de la noche, durante el cual los visitantes podrán admirar determinadas piezas, que han visto en otras muchas ocasiones, y que serán resaltadas con nuevas luces y colores, por lo que mostrarán otro significado. Se puede concebir como una recreación histórica con piezas de su colección para mostrar la vida cotidiana de varias ciudades grecorromanas.

Esta es una actividad incluida dentro de la programación de la celebración del XXX aniversario del museo en su nueva sede. De forma totalmente gratuita, se podrá acceder el viernes 30 de septiembre en un único pase a las 22 horas, y el sábado 1 de octubre en dos pases: a las 20.30 y a las 22 horas. Cada pase tendrá un aforo limitado para 120 personas, por lo que los que estén interesados en asistir pueden hacerlo reservando plaza a través de un teléfono.

‘Juego de espejos’ propone a los visitantes conocer nuevas miradas sobre las piezas más emblemáticas de su colección permanente. El conjunto de Proserpina, Ceres y Plutón, Mercurio o el grupo escultórico procedente del denominado Pórtico del Foro serán otras tantos espejos a través de los que poder introducirse en la mentalidad del hombre grecorromano. Así será posible realizar un viaje imaginario que se inicia en Troya y Cartago, pasa por Roma y finaliza en Augusta Emerita en los momentos en los que su historia comienza. Y con Augusto como especial protagonista.

El guión es original y pensado específicamente para la colección del MNAR. Será presentado por más de 50 personas pertenecientes al equipo técnico del museo y a la asociación de recreación histórica Ara Concordiae.

Términos latinos

Según explica la conservadora del museo, Pilar Caldera, la presencia del texto clásico es fundamental y se escucharán de forma recurrente términos latinos, que en ningún momento entorpecerán el hilo argumental de la historia que se quiere contar.

«Una historia que comienza en el origen de los dioses y que nos lleva hasta la figura de Augusto», explica Caldera. «Nos retrotraemos a los grandes héroes del mundo antiguo, el comienzo del hombre nuevo, y el hombre nuevo que es el marca Roma y el que marca Augusto», finaliza.

DATOS DE INTERÉS

  • Horarios y reserva. Actividad con aforo limitado a 120 personas por pase. Podrá realizarse reserva previa.
  • Horarios. Viernes 30 de septiembre: 22 horas. Sábado 1 de octubre: 20.30 y 22 horas.
  • Información y reserva de plazas. Teléfono 924 311 690. Extensión 44.

 

28 septiembre 2016 at 1:21 pm Deja un comentario

‘Theatrum, escena y espacio’ recupera los orígenes del mundo escénico en la antigua Emérita Augusta

La exposición permanecerá hasta diciembre en el Museo Nacional de Arte Romano

expo_theatrum

Fuente: Región Digital Extremadura
7 de julio de 2016

El Museo Nacional de Arte Romano ha inaugurado una muestra sobre los orígenes y evolución de la actividad teatral en la ciudad emeritense que permanecerá visible hasta el próximo mes de diciembre. Con ella se pretende mostrar todo lo que envolvía y envuelve al teatro, desde el edificio mismo, hasta sus espectáculos y compañías de actores.

A través de Theatrum, los asistentes podrán conocer la función social, religiosa y propagandística que desempeñaba este edificio en la antigua Emérita Augusta y cómo ha mantenido ciertas funciones y modificado otras.

La exposición aglutina un total de 14 piezas y documentos teatrales procedentes en su mayoría, del yacimiento arqueológico emeritense que han sido distribuidas entre la segunda y tercera planta del museo. Entre ellas, se encuentran monumentos funerarios como la conocida estela de Lutatia Lupata o antiguas máscaras de mármol y terracota destinadas a la decoración de edificios teatrales.

Como novedad, se expone el fragmento de la estatua masculina de posible sileno, una figura mitológica que conserva el abdomen, glúteos, testículos y parte de las piernas. Esta pieza data del siglo I d.C. y servía para decorar los espacios ajardinados y el frente escénico.

El director del Museo de Arte Romano emeritense, José María Álvarez, ha presentado la exposición, junto a la secretaria general de Cultura, Miriam García Cabezas, además del director del Festival de Teatro Clásico, Jesús Cimarro, y la comisaria del Museo de Arte Romano Trinidad Nogales y, el delegado de Patrimonio Arqueológico del Ayuntamiento de Mérida, Félix Palma.

Durante el acto, José María Álvarez ha señalado que el Museo de Arte Romano “siempre” se ha sumado al “momento mágico” que vive la ciudad con el Festival de Teatro Clásico, a través de exposiciones que han tenido “mucho éxito”, y ha declarado que en este año, tendrá lugar una muestra “para hablar del teatro, su estructura, su morfología, elementos y connotaciones” sociales.Así, ha destacado la “fortalezas” que posee el museo, entre las que se encuentran la “versatilidad que tiene el edificio, para poder conjugar una exposición permanente con una temporal”, además de “la posibilidad de contemplar en altura diversas piezas”, así como “la luz” con la que cuenta el inmueble, añadiendo que la exposición estará presente en las salas 2 y tres del museo, y que servirá para complementar la información sobre el Teatro Romano, al que ha considerado “el buque insignia” de la ciudad emeritense.

Mientras, Trinidad Nogales ha destacado los “muchos” años de colaboración entre el museo y el festival teatral, con el desarrollo de actividades complementarias, como la mencionada exposición, que se centra tanto en el edificio, como en los que fueron los “protagonistas” de este espectáculo en el “mundo antiguo”.

Además, Nogales ha explicado que la palabra ‘theatrum’, en la roma antigua hacía alusión al edificio, mientras que el espectáculo se denominaba ‘ludi scaenici’, y que por tanto, la exposición estará centrada en el monumento. Así, a la colección de piezas que se exhiben dentro del “recorrido habitual” del museo (salas 2 y 3), se incorporan “importantes novedades”, entre otras, un sileno, del siglo I a.C, que “decoraba el centro escénico”.

De esta forma, el equipo del museo, ha articulado una recreación del frente escénico, cuyos autores han sido Rafael mesa y Jesús Martínez, que muestra “por primera vez” el “ideal” de como sería dicha parte del teatro, “algo muy desconocido”, “que no fue así siempre” y por donde se han sucedido diversas etapas, que han ido cambiando con el transcurso de los siglos hasta la actualidad.

Así, el museo pretende introducir al “gran” público en la “esencia” del monumento teatral, y “mostrar su alma”, “a veces desconocida”, y “todo lo que confluía en ella”, como quiénes eran sus protagonistas, cómo se organizaba una compañía profesional de artes escénicas, o los músicos e incluso propagandistas, que anunciaban las obras en las calles de la ciudad.

La muestra está conformada por “medios propios” de las colecciones del museo, que pondrán “en valor” las piezas que la componen, dentro de las actividades paralelas al Festival de Teatro Clásico, al que la comisaria ha definido como “seña de identidad” de la ciudad de Mérida.

El director del Festival, Jesús Cimarro, ha declarado que la colección sorprenderá a los asistentes, y ha señalado que el Festival de Teatro Clásico y el Museo de Arte Romano son “aliados” y que se enriquecen mutuamente, recordando que la muestra permanecerá en el edificio hasta “finales de año”.

En esta línea, Félix Palma ha indicado que estos dos elementos son los que “mejor” representan a la capital autonómica, y ha mencionado que la exposición “habla sobre el icono” de Mérida y de Extremadura.

Por su parte, Miriam García Cabezas ha explicado que el festival de teatro aporta la riqueza “inmaterial”, como centro que “aúna de las artes escénicas” mientras que el edificio del museo “atesora las piezas que representan” a la capital de Lusitania.

Así, las exposiciones presentes en el museo servirán para animar la espera de las personas que vienen a visitar el Festival de Teatro Clásico emeritense, y que ofrecen una imagen de “conjunto” de Mérida.

Concretamente, García Cabezas ha señalado el deber de las instituciones como difusoras de la cultura y de la realidad, que en esta ocasión tienen el compromiso de profundizar en el teatro y de ofrecer las pautas y el conocimiento que muestren como era el frentes escénico y los que se sentaban “hace dos mil año” en el monumento.

De esta forma, los visitantes al Festival de Teatro Clásico podrán regresar a sus lugares de origen “con las emociones” que aporta el mismo, además del “conocimiento y la sabiduría” acerca del “mundo romano” en “diferentes aspectos”, y “más si cabe” con la exposición ‘Theatrum, arte y escena en Augusta Emérita’, dedicada al monumento que es el “centro” del festival.

Los emeritenses y todos aquellos visitantes que lo deseen, podrán complementar las obras en el Teatro Romano con visitas guiadas a la exposición, que dispondrá de entrada libre todos los jueves entre las 20:00 y las 23:00.

 

8 julio 2016 at 9:05 am 1 comentario

Lusitania romana, en los confines del mundo conocido

Una exposición del Museo Arqueológico Nacional nos traslada las últimas investigaciones de una de las provincias romanas más desconocidas

mosaico-de-las-musas

Mosaico de las Musas, cuya inscripción pide que se barra con cuidado y desea buena suerte – ABC

Fuente: JESÚS GARCÍA CALERO  |  ABC
30 de junio de 2016

Un impresionante guerrero galaico recibe al visitante con su imponente presencia. Nunca antes había salido de Portugal porque es un «tesoro nacional». Esculpido en un bloque de granito de más de dos metros de altura, es una de las obras principales de la exposición inaugurada en el Museo Arqueológico Nacional (MAN) que lleva por título «Lusitania romana, el origen de dos pueblos». Esa mirada de dos mil años, hoy gastada, vio llegar a los romanos al confín occidental de la Península Ibérica, dispuestos a combatir a los pueblos indígenas y también a explotar las riquezas de un territorio desconocido.

guerrero_lusitano

Guerrero lusitano, tesoro cultural portugués del Museo Nacional de Arqueología de Lisboa – ABC

Lusitania pasó en apenas dos siglos a ser una provincia romana en la que representar el éxito de aquella civilización que nos precede. Sin embargo hasta ahora ha sido la más desconocida de las regiones de la Hispania romana, en parte porque su estudio estaba también partido por la raya que separó durante siglos a España y Portugal. Desde hace décadas la ciencia ha borrado esa frontera y ha estudiado con nuevos ojos ese territorio de gran peso en nuestra historia, un lugar de mestizajes y batallas, de integración y economía «global», y sobre todo la orilla del océano temible que los pueblos que heredaron la pax romana en estos confines tardaron siglos en navegar.

espada_antenas

Espada de antenas

En la muestra del MAN percibimos el tiempo. Parte de la invasión y las culturas indígenas en pie de guerra, con espadas, falcatas y tesoros de plata. La llegada de los romanos lo trastoca todo, las armas, las monedas, cambian de diseño. Está la inscripción de Arronches, una pieza única, de gran valor, escrita en caracteres latinos pero en la perdida lengua lusitana.

Cuando los romanos se asientan y Augusto funda su capital para los eméritos, los veteranos de las guerras, se acelera la historia. Aparecen relatos con nombre propio. Siendo tierra de confín es el lugar perfecto para el exilio y la represalia. Así llega a Augusta Emerita el gobernador Lucius Fulcinius Trio, recordado por Tacito en sus Anales, enfrentado a Tiberio. Un hombre de carácter bajo cuyo mandato la romanización hierve.

Se establecen reglas y clientelas, de las que hablan muchas inscripciones como los pactos de hospitalidad, y se construyen las arterias de la nueva civilización, leyes y calzadas, a ritmo febril. Llegan los relojes de sol o de agua a regular la vida –hasta entonces pendiente de los gallos– según el uso imperial, y se colocan piedras miliares y estelas funerarias que nos hablan de una sociedad compleja y mestiza unida en su cúspide por la ciudadanía romana.

sarcofago_estaciones

Sarcófago de las estaciones, procedente de la región de Évora

Pero hay tumbas de señores y libertas, utensilios del día a día que retratan la vida en las villas, sobre los mosaicos multicolores, y en los templos. Hay aperos de labranza y cepos de ancla y ánforas de barcos de salazón. ¿Velocidad? Se expone la piedra miliar erigida en el 23 a.C., solo dos años tras la fundación de la capital, a 120 millas desde Mérida hacia el norte.

Decoración de la Quinta das Longas, villa romana

Decoración de la Quinta das Longas, villa romana

Junto al gobernador Trio, que acabó suicidándose en el 35, aparece su jefe de obras en las inscripciones, todo un personaje que aceleró el culto imperial, llamado Lucius Cornelius Bocchus, hombre de gran mérito y autor de obras perdidas, citadas por Plinio. El culto al emperador define la vida romana en la provincia.

Pero aquella sociedad mantiene a sus dioses (una estela de mármol arroja una maldición de la diosa Ataecina contra un ladrón de ropa), pero es permeable a cultos orientales, como el mitraico (una escultura espléndida y un altar entre las piezas) y finalmente el judaico (dos sinagogas hubo en Augusta Emerita) y el cristiano (la mártir Eulalia). También hay huellas de la caída de Roma y la entrada de los pueblos germanos.

La muestra tiene cuatro comisarios, dos a cada lado de la raya: los directores del Museo Nacional de Portugal, Antonio Carvalho, y del de Mérida, José María Álvarez Martínez, así como Trinidad Nogales, investigadora del MNAR, y Carlos Fabião, de la Universidad de Lisboa. Ellos han dibujado con todos estos fragmentos el camino de vuelta al origen, el arjé, de los dos pueblos.

inscriptio-kaDI

El reloj que marcó la hora oficial de la romanización

Entre las historias más singulares de la exposición destaca la de esta inscripción que nos habla de un regalo efectuado por un colono romano en el 16 a. C. Tan solo nueve años después de la fundación de Augusta Emerita, cuando aún no hay provincia, esta pieza muestra el momento en el que está sucediendo la romanización del territorio. Cuenta que un ciudadano regala un reloj a los habitantes indígenas y con él la «hora oficial» del imperio. Además de estrechar lazos, el elemento tecnológico pasaba a presidir la vida pública. El colono se llama Quintos Tallius, hijo de Sexto, y según queda dicho en esta piedra «dio un reloj a los habitantes de Idanja a Velha. El lugar fue indicado por los magistrados Toutono, hijo de Arco; Malgeino, hijo de Manlio; Celtio, hijo de Arantonio; Amino, hijo de Acio, siendo cónsules Lucio Domicio Enobarbo y Publio Cornelio Escipión». Hombres que hicieron la lusitania romana, nombres que evocan todo un mundo. Además, la pieza, única en el mundo, se muestra junto a los restos de un reloj de sol pensado para Augusta Emerita, que está exactamente a 38º 55’ de latitud.

 

 

1 julio 2016 at 12:23 pm Deja un comentario

La exposición ‘Lusitania romana, origen de dos pueblos’ abrirá al público el próximo 1 de julio en el Museo Arqueológico Nacional

Organizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Direçao-Geral do Patrimonio Cultural (Portugal) y Acción Cultural Española (AC/E), la muestra recorre cinco siglos de historia a través de más de 200 piezas, procedentes de 12 instituciones portuguesas y tres españolas, entre las que se encuentra el MNAR de Mérida.

lusitania-romana

Foto: MAN

Fuente: Región Digital
22 de junio de 2016

El Museo Arqueológico Nacional (MAN) abrirá al público el próximo 1 de julio la exposición ‘Lusitania romana, origen de dos pueblos’, que descubrirá “por primera vez en Madrid” la historia de esta provincia romana, creada hace más de 2.000 años en el territorio que hoy ocupan Portugal, Extremadura y el área más oriental de Andalucía.

Su capital, la colonia Augusta Emerita, se convirtió en la población más importante de la fachada occidental del Imperio y en la primera capital efectiva de la península ibérica, tras la reforma administrativa de Diocleciano, tal y como informa el MAN en una nota de prensa.

Organizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Direçao-Geral do Patrimonio Cultural (Portugal) y Acción Cultural Española (AC/E), la muestra recorre cinco siglos de historia a través de más de 200 piezas, procedentes de 12 instituciones portuguesas y tres españolas.

Además, entre los fondos destacan 15 objetos de gran valor histórico y arqueológico, clasificados por el Estado portugués como “Tesoros Nacionales”.

Así pues, hasta el próximo 16 de octubre los visitantes podrán ver piezas “tan significativas” como la estela de Arronches, un ejemplar único de inscripción en lengua lusitana; el mosaico de las Musas, procedente de la villa romana de Torre de Palma; o el sarcófago de las Estaciones, del Museu Nacional Soares dos Reis.

Cabe destacar que la presentación de la exposición, que tendrá lugar a las 11:00 horas, intervendrán Andrés Carretero, director del MAN; Elvira Marco, directora general de Acción Cultural Española (AC/E); Miguel González Suela, subdirector general de Museos Estatales; Trinidad Nogales, en representación del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida; y António Carvalho, del Museu Nacional de Arqueologia, Lisboa.

A continuación, a las 11:30 horas se desarrollará una visita guiada a la muestra con los comisarios y toma de recursos.

 

22 junio 2016 at 6:40 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente