Posts tagged ‘método Orberg’

Conversaciones con Cicerón a espaldas del Mediterráneo

Amantes del latín de una decena de países se reúnen en Madrid para hablarlo y reivindicarlo

Clases veraniegas de latín en el IES Ortega y Gasset de Madrid. KIKE PARA (EL PAÍS)

Fuente: JUAN JESÚS AZNAREZ – Madrid  |  EL PAÍS
25 de agosto de 2018

El verano de sol y playa en el Mediterráneo y el Atlántico puede resultar incordiante entre quienes aprovecharon las calenturas de agosto para sumergirse en la poesía de Catulo, las cartas de Cicerón o la oratoria de Tito Livio. La mayoría de las personas que acudieron al madrileño Colegio Mayor Marqués de la Ensenada para bucear en la lengua del imperio romano son españoles pero también estudiosos de Suiza, Alemania, Holanda, Francia, Chequia, Portugal, Italia, México y Brasil. Todos participaron de la sexta edición de Caelum, un foro que reúne anualmente a los amantes del Latín y de su resurrección. Se clausura hoy.

La lista alcanzó este año los 169 inscritos. Durante siete días convivieron utilizándolo para comunicarse. El éxito de la convocatoria desbordó las previsiones, y sitúa la experiencia como puntera entre otras similares de Alemania, Francia e Italia. Durante varias generaciones, España trató la lengua madre de la cultura europea como si de un espécimen singular se tratara, al que se escudriña con microscopio de laboratorio para guardar después en un frasco. La diletante aproximación cambió con la irrupción del denominado Método orbeguiano, que toma el nombre de Hans Henning Ørberg (1920-2010), lingüista danés, enamorado de las lenguas clásicas que en 1990 publicó Lingua Latina per se Illustrata, una adaptación renovada y ampliada de otra obra suya editada en 1955.

Inesperadamente, el éxito del libro fue inmediato. Acogido entusiastamente por las nuevas generaciones europeas y, más intensamente, en Estados Unidos, sus más de 300 páginas, ilustraciones, mapas y esquemas, describen con amenidad, las peripecias de una familia romana en los albores del cristianismo. Introducen conceptos históricos, económicos, religiosos sin recurrir al auxilio de la traducción vernácula. No existen el apoyo de otras lenguas: sólo Latín. Cada palabra tiene sentido en su contexto, sin interferencias, para evitar la memorización masiva de significados que descontextualizados, en lugar de ayudar pueden confundir

De forma sencilla, sin el menor conocimiento previo de la lengua, el aprendiz es capaz de comprender un texto y asimilar su estructura gramatical intuitivamente. Decenas de miles lo estudian.

Seguidores del método

España cuenta con numerosos seguidores del método; no sin dificultades y cierta incomprensión, se generaliza en España, con especial intensidad en Andalucía y la comunidad valenciana. Animado por la pujanza, el Museo del Prado repitió este año la visita guiada en latín. Las jornadas de Caelum se han desarrollado en las instalaciones del instituto Ortega y Gasset. Profesores, universitarios y escolares de 13 años convivieron con Ovidio, el latín clásico y émulos de disciplinas diversas, entre ellos informáticos, lingüistas, religiosos, académicos, filósofos y matemáticos. Participaron conscientes de su protagonismo en un cambio humanista que deberá ser refrendado por las instancias correspondientes.

Manos a la obra, la SEEC (Sociedad Española de Estudios Clásicos), Cultura Clásica y la SELAT (Sociedad de Estudios Latinos) han respaldado a los promotores del acercamiento del Latín a las nuevas generaciones, demostrando que lejos de ser una materia indigesta e incomprensible, puede resultar interesante y divertida, como se ha comprobado esta semana en Madrid, con 30 grados a la sombra.

 

25 agosto 2018 at 8:55 am Deja un comentario

La resurrección del latín

La lengua muerta por excelencia revive en universidades españolas a base de hablarla. Se acabó el rosa rosae. En las clases de ‘Alvarus magister’ se latinizan hasta los nombres

A1-51104491.jpg

Fuente: BORJA OLAIZOLA  |  Hoy Digital    03/04/2016

He alucinado cuando ha empezado a hablar en latín, pensaba que era una broma». Cuando el profesor Álvaro Sánchez-Ostiz (Pamplona, 1969) escuchó el comentario que intercambiaban dos de sus alumnos camino de la cafetería al acabar la primera clase que había impartido íntegramente en latín, tuvo la certeza de que había dado en el clavo. «Que algo de lo que había pasado en el aula retuviese su atención al salir de ella representaba un pequeño triunfo», admite con legítimo orgullo el docente.

Sánchez-Ostiz, doctor y profesor de Filología Clásica en la Universidad de Navarra, forma parte de un reducido grupo de educadores que han empezado a revolucionar el sistema de enseñanza del latín homologándolo a los métodos usados para aprender inglés o cualquier otro idioma moderno. En sus clases la lengua hablada ha desplazado a la tiranía académica de las reglas y las estructuras gramaticales. «La inmersión es desde el minuto cero porque incluso traduzco los nombres de los alumnos al latín». Cuando el profesor hace una pregunta a una alumna no se refiere a ella por su nombre de pila en castellano, Almudena pongamos por caso, sino por su traducción al latín: Maria Matricensis.

‘Alvarus magister’, que es como lo llaman en clase, no es un recién llegado a la enseñanza: empezó a dar clases de latín hace ya dos décadas. «Lo hacía como se ha hecho siempre, a base de gramática y diccionario, pero veía que era necesario actualizar la metodología porque los resultados no eran a veces los que se esperaban. Hace unos años escuché por primera vez lo de las clases en latín hablado y al principio me pareció un poco friki, pero me fui interesando hasta que hace tres veranos me apunté a un curso de un mes que daba en Roma una academia de idiomas de Jerusalén».

Resultó ser una pequeña revelación. «Disfruté muchísimo y descubrí sobre todo que hablar latín podía llegar a ser algo natural». Además de arrojar luz sobre una nueva metodología didáctica, la experiencia cambió su forma de relacionarse con los textos latinos. «Me daba la impresión de que estaban más vivos, que tenían significados que hasta entonces no había sido capaz de captar». El docente empezó a ensayar de forma aislada en algunas de sus clases y comprobó un cambio de actitud en los alumnos: «Hablarles en latín les hacía más participativos, estaban mucho más activos».

Visto el buen resultado, propuso a la dirección de la Universidad de Navarra incorporar este curso la nueva metodología al programa de enseñanza. «Era una iniciativa que cuadraba con la fuerte apuesta por la internacionalización académica que se está haciendo y la aceptaron de buen grado». Sánchez-Ostiz tiene de hecho alumnos de otros países con los que se comunica fuera del aula en latín porque lo dominan mejor que el castellano.

El profesor utiliza un método ideado por un lingüista danés, Hans Henning Orberg, que ha puesto patas arriba la enseñanza del latín. ‘Lingua latina per ser illustrata’ (la lengua latina ilustrada por sí misma) aprovecha la capacidad deductiva de los estudiantes para que encuentren ellos mismos el significado de palabras y expresiones a partir del contexto y las ilustraciones.

Espadas de madera

Como cualquier cambio, la nueva metodología requiere un esfuerzo extra. El primero y principal, soltarse en latín, un idioma que no es fácil de hablar correctamente dadas sus múltiples variables gramaticales. La preparación de las clases es también más laboriosa porque el objetivo es conseguir que el alumno participe, es decir, que se incorpore al diálogo usando siempre el latín. «Me valgo de la dramatización y eso me obliga a preparar hasta el último detalle de la clase con antelación, ahora mismo estoy pensando dónde he guardado los sombreros y las espadas de madera que necesito para la próxima», sonríe. Sánchez-Ostiz sabe que la clave está en la implicación de los alumnos y por eso les repite una y otra vez, en latín, por supuesto, que les está permitido equivocarse pero no quedarse callados: «Licet nobis errare, sed non tacere».

El latín, no es ningún secreto, nunca ha tenido muy buena prensa entre los estudiantes que lo han aprendido con el método ortodoxo, aquel de ‘La guerra de las Galias’, de Julio César.

La recompensa por el esfuerzo que requiere el dominio de su gramática -traducir con cierta destreza- no resulta muy gratificante más allá de añadir brillo (o sombras) al expediente académico. «Lo bueno que tiene la inmersión es que los progresos son evidentes, que descubres que comprendes lo que se dice desde el primer día», apunta Jerónimo Ayesta, estudiante de primer año de Filosofía y Periodismo y alumno de Sánchez-Ostiz. Su compañera María Fernanda Callejón lo corrobora: «He pasado de considerar el latín como un conjunto de tablas y reglas a contar chistes o hacer bromas con mis amigos en latín, es decir, me he vinculado mucho más con el idioma».

‘Alvarus magister’ admite que termina las clases exhausto por el enorme esfuerzo de concentración que tiene que hacer para hablar en latín, pero también deja entrever su satisfacción: «De alguna forma creo que hemos dado con la fórmula para romper el maleficio que pesaba sobre el latín como asignatura sin interés».

El profesor navarro no es el único capaz de expresarse con soltura en la lengua muerta por excelencia. En Madrid, Barcelona y Valencia funcionan círculos latinos que congregan a estudiosos o simples aficionados que se reúnen para intercambiar comentarios en torno a su pasión. Pablo Villoslada es el coordinador del Circulus Latinus Matritensis, cuyos integrantes se juntan los sábados en la Residencia de Estudiantes para charlar en latín. Son tertulias abiertas en las que participan profesores, catedráticos o ingenieros que quieren mejorar su idioma o evitar que se oxide lo aprendido.

«En la enseñanza del latín se ha abusado de la gramática y se ha despreciado el oído, es como si se hubiera perdido la perspectiva de que un idioma está hecho sobre todo para hablar», observa Villoslada. El coordinador del círculo madrileño aplaude el nuevo sistema didáctico basado en la inmersión y augura un renacimiento del latín ahora que ha pagado su peaje por su asociación al catolicismo más rancio o a sistemas de enseñanza trasnochados: «Hay una inquietud por la renovación de las metodologías pedagógicas que conecta con un movimiento de fondo de recuperación de la cultura clásica». La apuesta de este profesor por insuflar vida a lenguas muertas no admite medias tintas: «Estoy ensayando con el griego clásico pero me está costando un poco».

‘TOTUM REVOLUTUM’

John Wayne

Black Sabbath

Harry Potter

2004

Aunque no le pegue, el mítico actor hablaba latín. Fue presidente del club de su instituto.

No, Ozzy Osborne no ha aprendido latín de repente. El culpable de que encontremos canciones de la banda ‘heavy’ en este idioma es el grupo estonio de música medieval Rondellus. Su disco se llama ‘Sabbatum’.

El personaje de J. K. Rowling también ha sido traducido al latín. Su primera aventura, ‘Harrius Potter et Philosophi Lapis’, cuesta unos 20 euros en Amazon.

Fue el año en que salió el primer número del único diario en activo que se edita en latín, ‘Ephemeris’.

3 abril 2016 at 7:52 pm 1 comentario

¿Quién dijo que el latín era una lengua muerta?

  • Un profesor de la Universidad de Navarra imparte sus clases íntegramente en esta lengua
  • Los alumnos, además, interactúan con espadas o sombreros, objetos que tienen que ver con los textos que tratan en clase

sanchez-ostiz

Clase de Lengua Latina en la Universidad de Navarra.

Fuente: TATIANA MÁRQUEZ  |  EL MUNDO   21/12/2015

La lengua por excelencia del Antiguo Imperio Romano vuelve a cobrar vida en algunas clases de la Universidad de Navarra. El profesor de Filología Latina Álvaro Sánchez-Ostiz, que imparte la asignatura Lengua Latina y su cultura, entre otras, es el culpable de que muchos alumnos de primer grado de Filología Hispánica y de Filosofía sean capaces de hablar latín como quien aprende cualquier otro idioma extranjero.

«Los alumnos sufrieron una especie de shock el primer día porque las clases son íntegramente en latín, de principio a fin, además de participativas», explica el docente. Este profesor considera que todo el mundo debe comunicarse en latín lo mejor que pueda y, para empezar, cada estudiante debe escribir su nombre en la lengua latina (Lacobus, Beatrix, Hieronymus, etc.).

Sánchez-Ostiz está aplicando el Methodus Activa (Método Activo) al aprendizaje de este idioma, una técnica que se está abriendo paso también en Estados Unidos, Gran Bretaña o Italia. «Cuando estudié Filología Clásica eran muy pocos los que se acercaban a este tipo de métodos y, de hecho, yo siempre los había mirado con cierto escepticismo», recuerda. Sin embargo, hace tres años hizo un curso intensivo de latín hablado organizado en Roma por el Instituto Polis de Jerusalén, y entonces cambió de opinión. «Allí me di cuenta no sólo de que era posible dar una clase de latín en latín, sino también de que el alumno asimila mucho más rápidamente las estructuras y el vocabulario«.

Las clases son así

Utilizan un libro de texto clásico en la enseñanza activa del latín y hacen ejercicios prácticos en el aula. A parte de las estrategias que el profesor ha ido incluyendo de cursos, añade una pizca de sal al asunto saliéndose del guión. «Interactuamos con espadas, sombreros y otros objetos que tienen que ver con los textos«. Al interpretar algunas escenas los alumnos están recibiendo un aprendizaje visual sin darse cuenta. «Aprenden más palabras al hablar unos con otros y por los contextos».

«Después del shock inicial, mis alumnos se han ido lanzando poco a poco a intervenir en latín y han perdido el miedo a cometer fallos, algo esencial en el aprendizaje de cualquier idioma», asegura Sánchez-Ostiz, que puede apoyarse en sus veinte años de experiencia en la docencia.

Una de las leyes que rige en la asignatura es «licet nobis errare, sed non tacere», es decir, «tienen claro que pueden cometer errores, pero que no está permitido quedarse callado«. Y aunque haya tímidos en el aula, el hecho de pasárselo bien hace que se animen a participar. «A ellos les encantan las clases y aprenden mucho», afirma.

La receta lleva una dosis de gramática, de cultura romana y otra pizca de risa y buen humor«, revela. Y esa exitosa combinación se está reflejando en las buenas notas de los parciales de sus más de 100 alumnos, capaces de hablar, comprender y leer fluidamente en latín en poco tiempo.

22 diciembre 2015 at 8:37 am 4 comentarios

La extraña odisea del latín y el griego en Secundaria

Carlos Arroyo | Blogs EL PAÍS  10/10/2013

Selectividad-latín

Autor invitado: CARLOS MARTÍNEZ AGUIRRE, poeta, profesor de Latín y Griego de Secundaria, y autor de La extraña odisea. Confesiones de un filólogo clásico, de reciente publicación.

El mismísimo Baco en su carro de panteras parecía haber llegado a Almuñécar. O quizá un nuevo Hércules libertario dispuesto a romper las pesadas cadenas gramaticalistas que desde hace un siglo soportan los estudios latinos. Ocurrió a principios de abril del año 2005. El latinista danés Hans H. Ørberg pronunciaba una conferencia en la localidad granadina invitado por la Asociación Culturaclásica.com. Una entusiasta audiencia de profesores de Secundaria recibió y arropó al octogenario erudito con un cariño y admiración como pocas veces he visto en nuestra especialidad. Muy pocos profesores de Universidad aparecieron por el acto. Tan solo algún insigne heterodoxo como Ramón Irigoyen saludó la llegada del humilde sabio danés.

Y, sin embargo, la obra de Hans H. Ørberg ha supuesto en los últimos años una verdadera revolución en la enseñanza del latín en nuestro país. Estoy convencido de que merece la pena que los lectores que llevan años sin ningún contacto con el latín y el griego sigan leyendo este artículo, porque el de Ørberg es un caso muy interesante de éxito educativo en un ámbito, el de las lenguas clásicas, de gran complejidad y problemas estructurales. Su obra maestra de la didáctica, Lingua Latina per se illustrataes a día de hoy empleada por más de 500 centros de Secundaria de España. Es el manual de latín más vendido en Italia desde hace una década y la referencia absoluta en la enseñanza autodidacta del latín en todo el mundo.

¿Pero qué hace tan especial el método Ørberg? Muy sencillo: recupera la tradición humanista de la enseñanza del latín a partir de la propia lengua. Es decir, con su método ya no se aprende el latín como si se tratase de un complejo ejercicio de lógica, sino mediante el uso de la lengua (como se hace en las lenguas vivas), empezando con diálogos y textos muy sencillos, y avanzando poco a poco, de forma que los alumnos aprenden a hablar y escribir en latín fácil en vez de enfrentarse a golpe de diccionario y reglas gramaticales a complejos textos literarios que tuvieran que descifrar como si se tratase de resolver un sudoku o un código secreto.

El método Ørberg supone para los profesores que se aventuran con él un auténtico reto; ante todo, por la dificultad del cambio de metodología. Aunque pueda resultar extraordinariamente llamativo para los profanos, los profesores de Clásicas generalmente no saben hablar latín. Comenzar a enseñar la lengua como si se tratase de eso (una lengua, y no un mero conjunto de reglas de morfología y sintaxis) exige un enorme esfuerzo de preparación, estudio y reciclaje por parte del profesorado.

Pero los resultados obtenidos merecen la pena: los alumnos que completan con éxito el primer volumen del método (algo perfectamente posible en dos cursos de Bachillerato bien aprovechados) adquieren tal soltura en la lectura de textos latinos que incluso son capaces de leer a autores como César de corrido y sin diccionario. He tenido alumnos que resolvían la traducción del examen de selectividad de un vistazo y en menos de cinco minutos. Esto, con la metodología de gramática y traducción es algo de lo que no son capaces ni nuestros licenciados universitarios.

Musas
Eso respecto a la enseñanza del latín. ¿Pero qué pasa con el griego? Muchos profesores de Secundaria partidarios de la renovación metodológica nos hemos propuesto buscar nuevas vías para revitalizar la enseñanza de una de las asignaturas más necesarias y, sin embargo, amenazadas del actual sistema educativo.

Por desgracia no existe ningún manual similar a Lingua Latina per se Illustrata para enseñar griego clásico. Lo más parecido es el método Athenaze en su versión italiana, una adaptación del Curso de griego de Oxford, pero ni su metodología ni sus resultados se pueden comparar a los del método Ørberg.

En mi opinión, la revolución que tiene que llegar a la enseñanza del griego en España debería plantearse en términos distintos a la que se está viviendo con el latín.

Decía que el método Ørberg supone una vuelta a la tradición humanista y renacentista de la enseñanza del latín. Pues eso mismo debería hacerse con el griego. ¿Y cómo aprendían griego los humanistas? Pues igual que el latín, es decir, como una lengua viva. Con la diferencia de que el griego realmente era (y es) una lengua viva. Es decir: los humanistas aprendían el griego de sus contemporáneos griegos venidos de Constantinopla.

Existe el equivocado prejuicio de que el griego moderno y el antiguo son lenguas distintas (algo así como el latín y el castellano). Esto no es verdad. Es cierto que existen importantes diferencias en la sintaxis, y algo menores en la morfología (no tantas en la forma más culta del griego moderno), pero lo fundamental es que el 60% del léxico griego actual es exactamente igual que el del griego clásico (más otro 20% de neologismos de raíz clásica, palabras del tipo teléfono...).

De esta forma, un alumno que domine el griego actual (incluyendo su forma culta, llamada Katharévusa) no tendrá casi ningún problema a la hora de leer textos clásicos en el original. Esa era la forma que tenían los humanistas de aprender griego, a través del moderno: empezando por la conversación sencilla en la lengua cotidiana, siguiendo por el aprendizaje de la lengua culta contemporánea y los textos evangélicos, y terminando con la lectura de los grandes clásicos de la antigüedad.

¿Por qué no emplear este sencillo método también en nuestros centros de Secundaria? No sólo daría una nueva utilidad y atractivo a nuestra materia, sino que recuperaría uno de los principales valores del estudio del griego. Un valor extraordinario que, inexplicablemente, la mayoría de los helenistas ignoran: el griego es la única lengua europea con más de 3.000 años de continuidad, y unidad histórica y literaria. 

Acrópolis-Erecteion
No se trata de convertir la clase de Griego del Bachillerato en un curso de griego moderno conversacional que sólo sirva para comprar un billete de autobús en Atenas, sino de mantener la enseñanza de la cultura y la civilización griega, pero accediendo a su lengua a través de la forma moderna, mucho más próxima y atractiva para nuestros alumnos de Secundaria. La experiencia me demuestra que incluso aquellos alumnos que van a estudiar Filología Clásica tienen una ventaja enorme si al comenzar la carrera cuentan con una buena base de griego moderno.

Ofertar el griego de esta manera, además, permitiría que fuese accesible también a los alumnos del Bachillerato científico (quienes, inexplicablemente, hoy no pueden cursar lengua griega a pesar de la evidente utilidad que supone el conocimiento de léxico griego para cualquier episteme) y permitiría añadir un atractivo innegable a nuestra materia para aquellos alumnos interesados en carreras de turismo, comercio, diplomacia, etc.

Estoy seguro de que en pocos años, igual que sucede ya en Francia y otros países de nuestro entorno, nuestros centros de Secundaria comenzarán a ampliar la oferta de segundas lenguas de forma considerable (alemán, chino, árabe, italiano…). Si para entonces los profesores de griego no hemos comenzado a tomar posición, habremos desperdiciado la última oportunidad de mantener la presencia de nuestra querida lengua en los institutos. En beneficio no ya de nosotros mismos, sino de nuestros estudiantes.

10 octubre 2013 at 1:34 pm 1 comentario

Una radio de Antequera repasa la actualidad en el primer noticiario en latín en España

  • Sólo en Alemania y Finlandia existen espacios radiofónicos similares
  • Los seguidores del programa suelen entender las noticias en esta lengua
  • La iniciativa enlaza con la propuesta de enseñar el latín ‘de otra manera’

Oír que España ha vuelto a ganar la Eurocopa de «pediludium» (fútbol) o que sigue desbocada la «discriminis vectigal» (prima de riesgo) es posible en el único noticiario en latín en España, que ofrece cada viernes durante media hora una radio de la localidad malagueña de Antequera.

Estar atento a lo que se suele llamar la más rabiosa actualidad obliga a traducir conceptos de nuestros días que no existían en el mundo clásico, y así el oyente puede aprender que «fiscalis pretii additamenti ascensio» significa «subida del IVA» o que «impetum in multigenerem tabernam facere» es «asaltar un supermercado».

En Europa sólo existen dos espacios radiofónicos similares, en Alemania y en Finlandia, ha explicado a Efe el impulsor de la iniciativa, el periodista Antonio Arquillo, director de Contenidos de Radio Torcal, una emisora con licencia municipal de Antequera.

Arquillo cursó estudios de Filología Hispánica en los que conoció a fondo el latín y, para llevar a cabo esta iniciativa, contactó con Cristóbal Macías, director del Departamento de Filología Latina de la Universidad de Málaga, que traduce y redacta las noticias más destacadas de cada semana.

La experiencia les indica que los seguidores del programa suelen entender las noticias en latín, aunque sean personas que no han estudiado lenguas clásicas o no tienen estudios superiores, según Arquillo, que rechaza que sea «una lengua muerta».

«Estamos hablando en latín, y lo utilizamos día a día. Yo estoy sentado ahora junto a una ‘mensa’ (mesa) que está atada con una ‘catena’ (cadena) y me está dando en la espalda el ‘sol, solis’ (sol), de la quinta declinación», ha subrayado el periodista.

Para Cristóbal Macías supuso «un reto y una aventura» el hecho de «redactar noticias con temas de actualidad con conceptos que no existían en el mundo clásico».

Además, la iniciativa enlaza con la experiencia piloto puesta en marcha por la Universidad de Málaga para enseñar el latín «de otra manera», mediante el llamado «método Orberg» o «inductivo-contextual», que «implica enseñarlo como si fuera una lengua viva, no sólo para traducir, como tradicionalmente, sino para usarlo, por escrito y oralmente», ha explicado a Efe Macías.

El método ha dado «un buen resultado, porque se aprende de forma más rápida» ahora que los nuevos planes de estudios han limitado el latín a un cuatrimestre, y este noticiario «es una forma más de demostrar que esta forma de enseñar latín se puede aplicar», según el profesor.

Macías no quiere que esto se interprete «como la actitud quijotesca de un loco que en el sur de España reivindica el latín», y destaca que hay «un movimiento fuerte en Europa y EEUU que pide un uso activo de esta lengua, con sus estructuras básicas, sintaxis y pronunciación, y enriquecida con neologismos para decir, por ejemplo, fútbol».

El profesor no se considera «tan extremo», y ve el latín más como «un recurso pedagógico», aunque no renuncia a que pueda ser algún día una lengua internacional, como se intentó con el esperanto.

«El hecho de que el latín ahora mismo no se hable por circunstancias diversas no debe hacer olvidar que, hasta el siglo XVIII, el latín era la ‘lingua franca’, la de uso corriente entre personas que tenían distinta lengua, y no era el inglés como ahora o antes el francés», ha resaltado.

Mientras tanto, se puede oír este noticiario tanto por la radio como a través de Internet, en la plataforma Ivoox, para ir ampliando vocabulario y descubrir que «discrimen oeconomicum» significa crisis económica, «operis vacationis beneficium» es el seguro de desempleo, «opifices publici» son los funcionarios o «in litore esse», estar en la playa.

Fuente: EFE |  El Mundo          15/08/2012

15 agosto 2012 at 4:42 pm Deja un comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos

RSS Blogs en Χείρων·Chiron

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente