Posts tagged ‘Luz Neira’

Jose María Blázquez, la voz y los ojos de los mosaicos hispanorromanos

mosaico-romano

Mosaico de la Casa nº 1 o Casa Taracena, Clunia (Burgos)

Fuente: LUZ NEIRA JIMÉNEZ * |  EL MUNDO    11/04/2016

Hace unos días falleció en Madrid el profesor y académico José María Blázquez Martínez, cuya pérdida deja abatidos a todos los que hemos tenido la inmensa fortuna de disfrutar de su magisterio y su arrolladora personalidad. Bien conocidos son sus relevantes méritos y su fructífera trayectoria científica, a la que no son ajenos los lectores de La Aventura de la Historia, pues el maestro consideraba de gran importancia la divulgación rigurosa y la transferencia del conocimiento más allá de los círculos estrictamente académicos.

Ardua tarea, en este sentido, la de intentar resumir su contribución decisiva a los estudios dedicados a la Antigüedad como profesor e investigador desde la cátedra de Historia Antigua Universal en las Universidades de Salamanca (1966-) y Complutense de Madrid (1969-), donde fue Profesor Emérito, también en el antiguo Instituto de Arqueología ‘Rodrigo Caro’ (CSIC), del que fue director (1973-1985), y en la Real Academia de la Historia, así como en otras universidades y centros de investigación extranjeros. Sin olvidar su liderazgo en la dirección de AEspA y Gerión y las numerosas campañas de excavación. Innumerables igualmente los premios y reconocimientos nacionales e internacionales más prestigiosos a su gran aportación científica a lo largo de una vida dedicada al mundo antiguo en toda su magnitud.

Profesor deslumbrante

Aun siendo numerosísimos y de indudable valor, la referencia a los logros y honores académicos que el maestro alcanzó no llegan, sin embargo, a reflejar la dimensión de su personalidad, única e irrepetible. Más allá de su reconocida labor a favor de la Historia Antigua como disciplina en el plan de estudios de Geografía e Historia, Blázquez deslumbraba como profesor – tuve la fortuna de pertenecer a una de aquellas promociones a las que impartió en 1º curso ‘Historia Antigua Universal’ – no solo por la lista de 24 libros, que los estudiantes de su asignatura anual debíamos leer para entrar en materia, sino por su sabiduría y la forma de transmitirla, ya que al hacer mención de yacimiento, hallazgo, museo o lugar, por remoto que fuera, lo hacía desde el conocimiento que le proporcionaba haberlo estudiado in situ.

jose-maria-blazquez

José María Blázquez

Era el año 1976, cuando no existía el turismo low cost, ni los jóvenes, españoles ni españolas de clase media, ni siquiera los que acudíamos a la universidad, viajaban como lo hacen en las últimas décadas. Como en tantos otros aspectos, José María Blázquez fue un pionero, y siguiendo una tradición que ya había iniciado en la Universidad de Salamanca, organizaba viajes culturales de bajo coste para que el importe no fuera un obstáculo para sus alumnos. De este modo, en febrero de 1977 en un charter repleto de adjuntos, ayudantes y alumnos de 1º,4º y 5º de carrera viajamos a Londres con el objetivo de asistir a una magna exposición sobre Pompeya, visitar museos y realizar excursiones a Bath, Oxford y Cambridge. ¡11 días por 9.500 ptas!.

Por esa combinación, mágica, entre sabiduría y cercanía, Blázquez, fascinaba. A este respecto, quisiera resaltar que, como el gran maestro que era, nunca perdió la comunicación con los doctorandos, con los estudiantes y, en definitiva, con los más jóvenes. Y atraía como nadie su atención. Era emocionante constatar, muchísimos años después de haber sido su alumna, luego su doctoranda y siempre su discípula, que en el transcurso de las nueve ediciones del Seminario de Mosaicos Romanos (SMR) en el Instituto de Cultura y Tecnología de la UC3M, a las que nunca faltó, mantenía intacta su extraordinaria capacidad de comunicación, despertando en la tradicional Conferencia de Clausura el interés de los estudiantes, jóvenes y mayores, ya que, lejos de circunscribirse únicamente a un grupo de colegas o discípulos elegidos, el profesor Blázquez seguía prestando atención a todos los participantes y asistentes. Sin duda, por su carácter entrañable y generoso, pero también por el profundo respeto que siempre manifestó por los alumnos y, en suma, por la docencia.

Los mosaicos del imperio

Estrechamente unida a la actividad docente, su dedicación a la investigación de muy diferentes temas de la Antigüedad le ha granjeado el reconocimiento unánime a nivel nacional e internacional. Valga el ejemplo de su contribución al estudio de los mosaicos hispanorromanos. Siguiendo una línea que apenas pudo iniciar su maestro García y Bellido, al que siempre recordaba, el profesor Blázquez fue desde el CSIC impulsor y director entre 1976 y 1997 del Corpus de Mosaicos de España, en el marco de un Proyecto Internacional, que, bajo los auspicios de la Association Internationale pour l’Étude de la Mosaïque Antique (AIEMA) tenía como objetivo el estudio y la publicación de todos los mosaicos del Imperio. En este sentido, su visión fue decisiva, ya que, en contraste con otros países de gran tradición investigadora, los mosaicos romanos en España apenas habían suscitado interés, más allá de su clasificación entre las “artes menores”.

Como gran aportación, a través de varios Proyectos de I+D+I y la formación de un equipo investigador, del que me honro haber formado parte, José María Blázquez publicó además numerosos artículos en las revistas más prestigiosas y presentó sus trabajos sobre los mosaicos hispanos, africanos y orientales del Imperio en los Congresos de referencia organizados periódicamente por la AIEMA y el Africa Romana, consiguiendo su justa valoración en el contexto global de la musivaria romana.

En esta línea, la finalidad de su magna obra no se limitó al análisis de los mosaicos hispanos sino a su contextualización en el marco más amplio del Imperio, gracias a su profundo conocimiento de las fuentes escritas y arqueológicas y de los mosaicos de otros territorios. Imborrable el recuerdo de aquellos viajes en busca de mosaicos que él contaba haber hecho “acompañado de las ninfas” por Siria, Túnez, Marruecos, Turquía, Libia…y tantos otros. Imborrable su conversación. Imborrable su sencillez.

Referencia en la bibliografía internacional, los estudiosos del mosaico que comparten nuestro dolor recuerdan hoy su vitalidad aun en el último Congreso celebrado en Madrid en septiembre de 2015, donde impartió la Conferencia inaugural. Como testimonio de su entusiasmo por los mosaicos, pensaba ya en viajar al próximo Congreso previsto para 2018 en Chipre y seguía escribiendo. Prueba de su generosidad infinita preparó sin descanso hasta el fin de sus días un texto sobre Diana en los mosaicos hispanos para el SMR en septiembre de 2016.

Era un genio de la Antigüedad y una persona genial. Por ambas razones, colegas, discípulos, estudiantes, amigos de diferentes países y, en definitiva, todos los que tuvimos la inmensa fortuna de conocer al profesor Blázquez y contar con su apoyo incondicional experimentamos un sentimiento de orfandad ante la pérdida irreparable del maestro.

______________________________

LUZ NEIRA JIMÉNEZ es profesora de Hª Antigua y vicerrectora adjunta de Comunicación y Cultura en la Universidad Carlos III de Madrid

Anuncios

11 abril 2016 at 8:28 pm 6 comentarios

Luz Neira: “Quedan muchísimos mosaicos de la Antigüedad por descubrir”

Entrevista con Luz Neira

luz-neira

Fuente: UC3M

La profesora de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) Luz Neira ha dirigido el último Congreso de la Association Internationale pour l’Étude de la Mosaïque Antique (AIEMA), un evento internacional que se celebra cada tres años. Esta decimotercera edición, celebrada por segunda vez en España tras 25 años, ha sido organizada por el Instituto de Cultura y Tecnología de la UC3M en colaboración con el Museo Arqueológico Nacional.

¿Qué se entiende por mosaico antiguo?

Al estudiar los mosaicos antiguos abordamos la investigación de mosaicos que datan desde la época helenística, la época imperial romana e incluso la etapa medieval.

En el congreso se ha hablado de nuevos hallazgos. ¿Cuáles destacaría?

Destacaría los recientes hallazgos en la isla de Chipre, donde ya se documentaban desde hace años magníficos conjuntos que reflejan la mentalidad, las creencias y los debates entre partidarios de los cultos tradicionales, las escuelas filosóficas y los iniciadores del nuevo credo cristiano. Precisamente será la Universidad de Chipre, en Nicosia, la próxima sede del XIV Congreso de la AIEMA en 2018

¿En España ha habido descubrimientos recientemente?

Sí, en Écija, donde se aprecia el auge de la antigua Astigi; y en Castulo (Jaén), en cuyo yacimiento arqueológico de diferentes épocas se ha descubierto un bellísimo mosaico con una representación inusual de escenas mitológicas antes nunca combinadas: el Juicio de Paris y los amores de Selene y Endymion. Y, por supuesto, el incomparable mosaico de Noheda (Cuenca), que probablemente es uno de los pavimentos más complejos e interesantes de todo el Imperio Romano.

¿Quedan muchos hallazgos por descubrir?

Sí, muchísimos. Tan solo conocemos una parte ínfima de los mosaicos de la Antigüedad. La clave es la reanudación de excavaciones arqueológicas científicas y sistemáticas. No obstante, solo pueden emprenderse campañas que tengan asegurada la conservación y protección de los hallazgos, en el caso que nos ocupa, de los mosaicos.

¿Qué posición ocupa España en el mundo en relación a este ámbito de investigación?

Una posición muy importante, tanto por el número y la calidad de los mosaicos hispanorromanos como por el nivel de los investigadores españoles que han contribuido tantísimo a la valoración de la musivaria romana de Hispania. Baste citar al gran maestro, el profesor Blázquez, la doctora López Monteagudo, la profesora San Nicolás, el doctor Álvarez Martínez y el doctor Fernández Galiano (recientemente fallecido), la doctora Durán o jóvenes doctores como Mañas y Bermejo.

 ¿Este congreso se había realizado antes en España?

Sí, el VI Congreso de la AIEMA, que se celebró en Palencia y Mérida en 1990. Ahora, después de 25 años, la elección de Madrid y en concreto de la UC3M para la organización de esta edición del Congreso (que los miembros del Conseil y de la Asamblea de AIEMA decidieron por unanimidad durante el anterior congreso en Venecia en 2012) respondía a varios aspectos: la significación de los hallazgos hispanos, la aportación de los investigadores españoles, el prestigio ascendente del Seminario en torno a los Mosaicos Romanos (SMR) que anualmente venimos organizando desde 2006 en el Instituto de Cultura y Tecnología (ICyT) de la Universidad, y el apoyo incondicional desde rectorado, antes con Daniel Peña y ahora con el rector Juan Romo.

¿Qué es lo que ha resultado más complicado a la hora de organizar un evento así?

Es un congreso que se realiza cada tres años y que requiere coordinar a muchas personas. Para la organización he contado, y quisiera subrayarlo, con un fantástico y entusiasta equipo de doctorandos del ICyT: Beatriz Fernández Bonet, Estela Martínez, Javier Caballero y Luigi Quattrocchi. Además, también debo agradecer su colaboración al Museo Arqueológico Nacional, y en particular a su subdirectora, Carmen Marcos, así como a los colegas de la UNED, el DAI de Madrid, Carranque, Complutum y Almenara de Adaja. Ha sido una satisfacción reunir tanto a colegas de gran prestigio como a jóvenes investigadores que garantizan la actividad investigadora en torno a los mosaicos en el futuro.

¿Cuál es su área de investigación dentro de los mosaicos?

La iconografía. En los últimos años, la representación tanto de la vida cotidiana como de las escenas mitológicas, pues tanto la figuración de un dominus y su universo como las representaciones femeninas, la alusión simbólica al binomio civilización/barbarie, las imágenes vinculadas a sus creencias, etc. reflejan las inquietudes y las pretensiones propagandísticas de las elites y su contribución a la construcción de determinados estereotipos, no sólo en el mundo romano sino en el transcurso de la historia hasta la actualidad.

Hace poco publicó un libro que analizaba la iconografía religiosa, ritual y mágica, ¿no?

Sí, coordiné la publicación del libro “Religiosidad, rituales y prácticas mágicas en los mosaicos romanos” (CVG, 2014). Las fuentes literarias antiguas y los datos proporcionados por la arqueología ofrecen mucha información acerca de las creencias religiosas de los romanos, como sus rituales y prácticas mágicas o funerarias. Con la investigación que desarrollamos para elaborar esta publicación pretendíamos conocer cómo se representan estas creencias en los mosaicos romanos de todo el Imperio.

¿Un mosaico destaca más como fuente artística o histórica?

Aunque la mayoría de las personas que contemplan un mosaico destacan su valor artístico, los mosaicos son fuente documental para el estudio de la historia tanto de quienes los encargaron como de aquellos que lo realizaron, ya que al conservarse en su contexto original constituyen un testimonio valioso de su época.

En el congreso precisamente se ha hablado de aplicaciones científicas y tecnológicas al estudio de los mosaicos, ¿no?

Sí, es otra de mis líneas de investigación. En este sentido, destacaría las investigaciones centradas en el análisis de las teselas que revelan la utilización de determinadas herramientas o las aplicaciones que contribuyen decisivamente a la difusión y a la accesibilidad de nuestros estudios entre sectores más amplios de la sociedad. La aplicación de la tecnología me parece fundamental y, además de contribuir a la difusión, estoy firmemente convencida de su aportación a la propia investigación.

19 octubre 2015 at 7:50 pm Deja un comentario

Mosaicos para contrarrestar el mal de ojo

Los mosaicos romanos tenían una finalidad estética, pero también un efecto apotropaico, es decir, funcionaban como un mecanismo de defensa para ahuyentar a los malos espíritus

Mosaico-Casa-del-Mal-de-Ojo-Antioquía

Fuente: Alec Forssmann  |  NATIONAL GEOGRAPHIC

Cuando la mala suerte ocurre de forma ocasional se puede achacar a la misteriosa casualidad que opera en la naturaleza. Pero cuando las desgracias se producen de forma reiterada, llegando hasta el extremo de la muerte, se busca la causa de tanto infortunio. Los antiguos romanos creían que una persona consumida por la envidia o los celos tenía la capacidad de lanzar un mal de ojo al envidiado y causarle todo tipo de males. No era una habilidad propia de magos y brujas, sino un poder sobrenatural dañino que se transmitía con la simple mirada, a veces incluso de forma involuntaria. El fenómeno del mal de ojo ha estado relacionado durante siglos con la envidia, entendida como un sentimiento nocivo. Estas creencias las compartían tanto el pueblo llano como las clases pudientes. Los mosaicos romanos son un reflejo de los gustos, inquietudes, preocupaciones e incluso creencias de quienes los encargaron. Se han documentado representaciones, en algunos casos acompañadas de inscripciones, que tenían la finalidad de contrarrestar el temido mal de ojo para preservar el espacio doméstico y a los habitantes de la residencia, explica Luz Neira, profesora de Historia Antigua en la Universidad Carlos III de Madrid, a Historia National Geographic. Neira ha coordinado un equipo de doce investigadores que ha analizado los rituales y las prácticas mágicas que aparecen representados en los mosaicos romanos. Un libro recientemente publicado recoge sus conclusiones: Religiosidad, rituales y prácticas mágicas en los mosaicos romanos.

mosaico-Cefalonia

Un ojo atravesado por una jabalina

Los mosaicos tenían una finalidad estética, pero también un efecto apotropaico, es decir, funcionaban como un mecanismo de defensa para ahuyentar a los malos espíritus o a esa especie de efluvio sobrenatural que se transmitía con la mirada. Entre las imágenes más frecuentes figura la representación de un ojo atravesado por una jabalina y rodeado de diferentes animales. La representación del falo o de seres mitológicos de falo prominente también tenía un efecto apotropaico, tal y como defiende María Pilar San Nicolás, afirma Neira. Y en la isla de Cefalonia, en Grecia, hay que resaltar un mosaico en una domus, en el que aparece representado un envidioso en el mismo instante en que se estrangula con sus propias manos mientras le atacan cuatro felinos. Una inscripción apotropaica, que pretende alejar a los envidiosos, describe los sentimientos de quienes no pueden soportar la contemplación de tanto belleza, añade. Los romanos también recurrieron a otras representaciones más comunes para proteger sus viviendas, como por ejemplo las imágenes de Medusa, el Minotauro y Escila, y motivos geométricos como la esvástica. Todo este universo simbólico perduró a lo largo del Imperio romano.

26 enero 2015 at 6:39 pm Deja un comentario

Los mosaicos en la Antigua Roma tenían la finalidad de ahuyentar la mala suerte y el mal de ojo

Ahuyentar la mala suerte, el mal de ojo y, en suma, a los envidiosos. Ese era uno de los cometidos de los mosaicos en la Antigua Roma, según una investigación coordinada por la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) que analiza los rituales y prácticas mágicas en estas representaciones artísticas

Mosaico-de-St.-Roman-en-Gal

Escena de sacrificio. Mosaico de St. Roman en Gal. Detalle del mes de junio. Foto: Luz Neira/UC3M.

Fuente: UC3M      15/12/2014

Las fuentes literarias antiguas y los datos proporcionados por la arqueología ofrecen mucha información acerca de las creencias religiosas de los romanos, como sus rituales y prácticas mágicas o funerarias. “Con esta investigación pretendíamos conocer cómo se representan estas creencias en los mosaicos romanos de todo el Imperio”, indica la profesora de Historia Antigua de la UC3M, Luz Neira, coordinadora del equipo de doce investigadores que acaba de publicar sus conclusiones en el libro Religiosidad, rituales y prácticas mágicas en los mosaicos romanos (CVG, 2014).

Los mosaicos no son solo una obra de arte, sino también una fuente documental de primera magnitud para el estudio de la historia, destacan los investigadores. Su análisis revela la visión que los ciudadanos más poderosos tenían sobre estos temas, ya que eran las élites, principalmente, quienes los encargaban para sus entornos domésticos y privados. “Las representaciones más habituales versan sobre el matrimonio, los sacrificios (el acto ritual de religiosidad por antonomasia), o escenas contra el mal del ojo y que intentan proteger contra la envidia”, explica la profesora Neira.

Este tipo de mosaicos tenía un efecto apotropaico, es decir, eran una especie de mecanismo de defensa en la superstición romana para alejar los malos espíritus. Para protegerse del mal de ojo, por ejemplo, recurrían a la representación del ojo atravesado por una lanza y rodeado de animales, en algunos casos con inscripciones. Para disuadir a los envidiosos, en los vestíbulos de las casas se situaban imágenes de personajes de la mitología con falos prominentes o escenas que los ahuyentaran, como un mosaico en la isla de Cefalonia donde aparece representado el envidioso como alguien que está retorciéndose y estrangulándose a sí mismo por la envidia que le produce la casa que está contemplando.

Una obra de historiadores y arqueólogos

Estos temas no se circunscriben a una época determinada, sino que están documentados a lo largo de toda la historia del Imperio Romano. “Esto es muy importante porque documenta la pervivencia de ciertas costumbres que procedían del imaginario pagano”, señala Luz Neira. En su estudio ha intervenido un gran elenco de especialistas. Jesús Bermejo, del Instituto de Cultura y Tecnología de la UC3M, ha analizado uno de los rituales fundamentales en la ordenación social y jurídica de la antigua Roma: el matrimonio. La profesora Neira ha tratado el tema de los sacrificios de animales, mientras que Ciro Parodo, de la Tünbingen Universität, ha investigado cómo se seleccionaban determinadas festividades religiosas para la representación de los meses en el calendario. Dimas Fernández Galiano, por su parte, ha examinado el cambio de mentalidad de los propietarios de la villa de Fortunatus en Fraga (Huesca) a través de su documentación musiva, mientras que el director del Museo Nacional de Arte Romano, José Mª Álvarez, ha analizado el influjo de héroes mitológicos del imaginario pagano en la configuración de personajes ligados al cristianismo.

El estudio de la compleja relación entre religión y magia se debe a Santiago Montero, catedrático de Historia Antigua de la Universidad Complutense de Madrid. En esta misma línea, Mª Pilar San Nicolás e Irene Mañas, profesoras de la UNED, han analizado las inscripciones destinadas a disuadir al envidioso y las representaciones alusivas a las supersticiones que revelan el pavor de los romanos al mal de ojo. Catia Mourao, del Instituto de Historia de Arte de la Universidade Nova de Lisboa, ha tomado en consideración la metamorfosis, en alusión a las consecuencias de las prácticas mágicas.

Además de introducirnos a las creencias y prácticas funerarias de los romanos, Desiderio Vaquerizo, catedrático de Arqueología de la UCO, desvela en su aportación el terror que suponían las muertes de personas con algún tipo de anomalía física o mental y las prácticas extraordinarias ligadas a sus inhumaciones. Nada que ver con el escenario tranquilo que documentan los mosaicos funerarios, en su mayoría ya de individuos convertidos al cristianismo, estudiados en Cerdeña por Luigi Quattrocchi, y por José María Blázquez, de la Real Academia de la Historia, en Hispania y el Norte de África.

Referencia bibliográfica:

“Religiosidad, rituales y prácticas mágicas en los mosaicos romanos”. Luz Neira (coordinación y edición). Creaciones Vincent Gabrielle (CVG), Madrid, 2014. ISBN: 978-84-92987-47-4.

15 diciembre 2014 at 8:17 pm 1 comentario

Fuente Álamo será un referente en el estudio de las villas romanas

Investigadores de España y Portugal destacan el enorme valor del yacimiento cordobés

mosaico-Fuente-Álamo

Mosaico que se encuentra en el yacimiento de Fuente Álamo

La villa romana de Fuente Álamo, en Puente Genil, no deja de ser un yacimiento permanente de revelaciones. Tras la reunión de trabajo que se ha celebrado esta semana — fruto de un acuerdo entre el Ayuntamiento, la UCO y la Universidad Carlos III de Madrid— en técnicos municipales junto a investigadores nacionales y portugueses han colocado a este enclave en el punto de mira de futuros estudios. El objetivo es convertirlo «en punto de referencia internacional en el estudio, no tanto de las villas romanas, sino del territorio y su evolución en la antigüedad», según precisó el catedrático de Arqueología de la Universidad de Córdoba Desiderio Vaquerizo.

Por su parte, el alcalde pontano, Esteban Morales, apuntó que se busca «profundizar en la investigación» para completar las excavaciones y puesta en valor del propio yacimiento, que ya desarrolla el Ayuntamiento.

Los investigadores que han participado en el encuentro destacaron de la villa «la transferencia del conocimiento de la investigación a la sociedad», o lo que es lo mismo, que se está consiguiendo «transformar el patrimonio en un elemento de reactivación sociocultural y económico en la propia sociedad», indicó la profesora madrileña Luz Neira.

Dentro del conjunto de las villas romanas, el yacimiento pontanés se caracteriza por ser un centro de población con doce siglos que ha evolucionado al dictado de los tiempos. Es decir, de ser un referente como balneario «como pocos en Hispania», apuntó Vaquerizo. Con el paso de los siglos se transformó y, más tarde, los musulmanes lo convirtieron en un centro de población diferente por lo que «estamos hablando de algo muy complejo y con unas posibilidades patrimoniales y de generación del conocimiento enormes», dijo el profesor de la UCO.

Lo cierto es que la villa está despertando gran interés tanto en el mundo de la arqueología como en el del turismo. De hecho, el Consistorio ya ha conseguido abrir el Centro de Visitantes hace unos pocos meses y, de cara al verano, pondrá en marcha un completo programa de actividades para su divulgación cultural.

Fuente: V. R. | ABC      19/05/2014

19 mayo 2014 at 10:21 am 2 comentarios

Los desnudos de los mosaicos romanos reflejan las relaciones de poder de la época

Una investigación de la UC3M ha analizado la construcción cultural y las implicaciones ideológicas de estas representaciones artísticas

El desnudo femenino en los mosaicos romanos exalta la belleza, la carnalidad y el erotismo, mientras que el del cuerpo masculino refleja determinación, fuerza y poder. Esa es una de las conclusiones de una investigación de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) que ha analizado la construcción cultural y las implicaciones ideológicas de estas representaciones artísticas, en las que predomina el desnudo de la mujer frente al del varón. Los resultados obtenidos han sido recogidos en un libro.

mosaico-Astigi-Zeus-y-Leda

Este mosaico originario de Astigi que se conserva en el Museo Municipal de Écija documenta uno de los episodios mitológicos de los “Amores de Zeus/Júpiter”, quien se metamorfoseó en cisne para unirse sin levantar sospechas a Leda, esposa del rey Tindáreo de Esparta. De aquella unión nacería la bella Helena, personaje crucial en el “casus belli” de la Guerra de Troya. Imagen: Luz Neira. Fuente: UC3M.

En otras investigaciones sobre las representaciones figuradas en los mosaicos romanos se analizaba la vestimenta como un elemento iconográfico fundamental para identificar a los personajes y determinar su estatus, pero este nuevo enfoque se centra en lo contrario: la ausencia de todo tipo de ropajes.

“La construcción de los cuerpos no es natural ni casual, como a veces se nos quiere hacer creer, sino más bien el resultado de relaciones de poder bien establecidas en una sociedad y promovidas por quienes ejercen ese poder”, explica la profesora de Historia Antigua de la UC3M, Luz Neira, en un comunicado de dicha Universidad.

El análisis de las representaciones de desnudo supera el estudio de la obra de arte y tiene implicaciones ideológicas muy significativas para la reconstrucción de la historia de las elites en el Imperio Romano y su grado de influencia en la posteridad. En eso indagan los ensayos de casi una decena de especialistas que reúne el reciente libro Desnudo y cultura: la construcción del cuerpo en los mosaicos romanos, coordinado y editado por la profesora Luz Neira.

“A juzgar por las imágenes del desnudo en los mosaicos, se exalta de modo general la belleza, la carnalidad y el erotismo de la figura femenina, por medio de una sutil combinación de distintas representaciones del busto y el vientre, o la espalda y las nalgas, que reflejan el cuidado del cuerpo y su disponibilidad; mientras el desnudo del cuerpo masculino, igualmente integral pero musculado, muestra determinación, fuerza y poder”, indica la investigadora del Instituto de Cultura y Tecnología de la UC3M.


Más desnudos femeninos que masculinos

El tratamiento profundamente asimétrico de los cuerpos masculino y femenino es evidente y, por tanto, constituye un reflejo de las relaciones de poder, según los investigadores. “Las figuras femeninas predominan en las escenas musivas, aunque también se documentan representaciones de algunos varones”, comenta la profesora. En este sentido, las principales figuras masculinas suelen ser o bien deidades, héroes y seres mitológicos, o bien luchadores y atletas.

En contra de lo que podría presuponerse, estas imágenes no estaban limitadas a las zonas más privadas de la vivienda. De hecho, se documentan en diferentes salas de recepción de la casa y en estancias termales, de titularidad tanto pública como privada, donde el impacto de estas imágenes, en ocasiones cubiertas por las aguas, debió de ser realmente sugerente, comentan los investigadores.

Un ejemplo muy revelador es la representación de Ariadna o de las Nereidas que muestra a una figura femenina desnuda recostada, con un brazo tras la cabeza en una posición y con un gesto que ha sido interpretado como de “disponibilidad hacia el otro”.

“Los desnudos elegidos para decorar pavimentos de estancias domésticas son el resultado de la elección de los individuos más privilegiados de las elites y reflejan su mentalidad, lo que nos lleva a plantearnos que su contemplación suscitaría una serie de sentimientos, respuestas y actitudes”, apunta Luz Neira.

“Tal y como se señala en el libro, la imagen reflejada es un dispositivo de evocación, un emblema de todo aquello que vemos sin ver y, a la vez, de lo que querríamos ver y no vemos. Y es que la imagen reflejada es, valga la redundancia, un reflejo del funcionamiento del cerebro, del subconsciente, un lenguaje de emociones”, concluye.

Fuente: UC3M – Tendencias 21

10 febrero 2014 at 5:46 pm Deja un comentario

Los romanos utilizaban mitos griegos en sus mosaicos como símbolos de civilización


Entrevista con la profesora Luz Neira de la UC3M en relación a una investigación coordinada en la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M).

Analiza las representaciones mitológicas en los mosaicos romanos y evidencia que los miembros más poderosos de las élites seleccionaban dioses y héroes griegos como símbolos con unos valores universales que reforzaban lo que significaba Roma.

Más información en: http://www.historiayarqueologia.com

15 mayo 2013 at 5:06 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente