Posts tagged ‘Historia National Geographic’

El legado de Grecia en Sicilia

Columnas dóricas, teatros, dioses de mármol… En la mayor isla del Mediterráneo los colonos griegos construyeron algunas de las más hermosas edificaciones de su civilización

Agrigento. Acragas (siglo VI a.C.) fue una de las mayores ciudades griegas. El templo de la Concordia es el que mejor se conserva de los que se alzan en el Valle de los Reyes. Foto: Ylli Lamaj / Age fotostock

Fuente: ALEJANDRO LUQUE  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
29 de mayo de 2017

En la Antigüedad se llamó Magna Grecia al territorio del sur de la península itálica y de Sicilia donde se establecieron los colonos griegos. Hoy sus vestigios pueden competir con los de Atenas o el Peloponeso: columnas rematadas en capiteles dóricos y frontones, teatros esplendentes, deidades esculpidas según los cánones… La isla italiana propone un viaje único a través del tiempo, hasta tal punto de que en cualquier momento al visitante le resultará difícil saber en qué momento histórico se halla.

El templo de Segesta se alza en lo alto de un monte tapizado de vegetación, solo 50 kilómetros al oeste de la capital siciliana, Palermo. Esta edificación inacabada del siglo V a.C. ha llegado a nuestros días en un magnífico estado gracias a su aislamiento de los núcleos urbanos. Ante él se entiende, como en pocos lugares, por qué los griegos relacionaban la armonía dórica con la calma del espíritu. El escritor y viajero Guy de Maupassant (1850-1893) afirmó que, al acercarse a esta campiña, tuvo la convicción de que “no cabía colocar allí nada más que un templo griego, y que era aquel el único sitio en que cabía colocarlo”. Pero su mejor perspectiva se halla un poco más arriba, cuando remontando otro cerro –a pie o en microbús– se alcanza un teatro griego con capacidad para tres mil personas. Las gradas superiores, las más afectadas por el paso del tiempo, brindan una magnífica vista de todo el valle, y hasta del Mediterráneo al fondo.

En Segesta se pone de manifiesto el exquisito gusto de los griegos al seleccionar enclaves, pero es solo un primer aviso. Más al sur, sin salir de la provincia de Trapani, se encuentra Selinunte. Una gran playa de arenas rubias y aguas de un azul metálico se extiende a los pies de este parque arqueológico, compuesto por varios templos dóricos y santuarios. “La primera impresión es de gran soledad y melancolía”, escribió sobre este lugar Lawrence Durrell (1912-1990) en su amena obra Carrusel siciliano. Pero, de nuevo, el aislamiento de las ciudades –aunque sea gracias a colinas artificiales– resulta confortante: la brisa del mar se confunde con el aroma de los pinos y refuerza la sugestión de estar en perfecta comunión con la naturaleza.

Al ser imposible determinar a qué divinidades estaban consagrados, los templos de Selinunte han sido designados con letras del abecedario. Aquellos que lucen en pie, como el E, fueron objeto de un concienzudo trabajo de rehabilitación, pues hace mucho que la ciudad fue destruida cuando los segestinos, tal vez envidiosos del esplendor de Selinunte, se aliaron con Cartago hacia el 409 a.C. y comenzaron un asedio que arrasó la ciudad. Lo que quedó en pie fue demolido por los seísmos que se han abatido sobre Sicilia a lo largo de la historia. No obstante, el tamaño de las columnas, tanto de las erguidas como de las yacentes, es impresionante. Caminando hacia el mar asoma la Acrópolis, con restos de seis templos y otras edificaciones menores, junto al degradado santuario de Malophoros, dedicado a Deméter, diosa de la agricultura.

La brisa del mar se confunde con el aroma de los pinos y refuerza la sugestión de estar en perfecta comunión con la naturaleza

Muy distinta es la impresión que transmite el Valle de los Templos, a una hora y media de carretera de Selinunte. Aquí resulta ineludible la visión de la ciudad, Agrigento, que aparece como una cortina tras las ruinas. En cambio, estas se hallan muy bien restauradas. Tras pasar ante el descomunal altar donde en su día se sacrificaban animales, aparece el templo de Zeus Olímpico, de más de 100 metros de largo y columnas de más de 18: tal vez el mayor de la Antigua Grecia.

Templos para los dioses

A continuación aparece el templo de Cástor y Pólux, los héroes mellizos hijos de Zeus, junto a restos de otros cuatro templos y varios altares. Completan la familia, entre otros vestigios, el templo de Hércules, el más antiguo; el templo de la Concordia, de singular elegancia, también consagrado a Cástor y Pólux; y el templo de Juno Lacinia, del que solo resisten en pie 25 columnas de algo más de seis metros. En todo caso, es el conjunto lo que produce un poderoso efecto escenográfico, que multiplica su belleza al atardecer, cuando las últimas luces del día tiñen de naranja sus piedras.

El periplo puede concluir en la costa oriental. En la isla Ortigia, comunicada por un puente con Siracusa, se halla una catedral cuya portada, como una máscara barroca, da paso a un espacio que antaño fue templo griego para mayor gloria de Atenea y que todavía conserva las columnas dóricas del siglo V a.C. En las afueras de Siracusa, además, se abre un Parque Arqueológico en el que destaca un espléndido teatro griego. También puede verse allí el Ara de Gerón y las latomias, canteras de piedra calcárea que fueron usadas también como cárcel para los prisioneros atenienses en tiempos del tirano Dionisio.

Más al norte, en Taormina, otro gran teatro insiste en la perfecta armonía de lo griego con el paisaje circundante: desde sus gradas más altas se divisa la costa de la Península Itálica, así como la mole humeante del Etna. La primera crónica de su actividad eruptiva procede, cómo no, de un historiador griego, Diodoro Sículo.

Scala dei Turchi. La playa de Scala dei Turchi, al oeste de Porto Empedocle, tiene unos espectaculares acantilados de marga. Foto: Luca Mancuso / Age fotostock

 

Segesta. Este templo dórico se conserva bien gracias a su aislamiento y a que no llegó a ser concluido –carece de techo y las columnas, de estrías–, ni por ello saqueado. Foto: Martin Stoiser

 

Palermo y sus museos. Entre los museos de Palermo donde se recoge la huella de Grecia en tierras sicilianas destaca el Museo Arqueológico Regional Antonio Salinas, ubicado en el convento de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri y levantado en torno a tres acogedores claustros. Junto a piezas fenicias, etruscas y cartaginesas, sobresalen las obras de arte griego: capiteles, sarcófagos, magníficas metopas, un fragmento del friso oriental del Partenón y estatuas de deidades, así como monedas y enseres domésticos. Por su parte, el Museo de Arte y Arqueología Ignazio Mormino acoge obras de Selinunte, como este bajorrelieve de Perseo cortando la cabeza de Medusa, mientras evita mirarla directamente para no quedar petrificado por el horror. Foto: Age Fotostock

 

Taormina. A partir del vino de Marsala se elabora el vino de almendras, un producto de Taormina. Foto: Salvo Olimpo / 500px

 

Dioniso Yaco. En 1882 un niño de Castelvetrano halló esta estatua en bronce del siglo V a.C., conocida como el Efebo de Selinunte, que parece representar a Dioniso Yaco. En 1962 fue robada y se recuperó en 1968 gracias a una operación policial. Tras exhibirse en el Museo A. Salinas de Palermo, retornó a Castelvetrano en 1997. Foto: Age Fotostock

 

Taormina. Una perla con vistas al Etna. Esta ciudad situada sobre una terraza del monte Tauro –del que deriva su nombre– es uno de los enclaves más atractivos de la costa oriental de Sicilia. El ferrocarril que la unía a Mesina desde 1866 convirtió Taormina en un gran destino turístico, donde la burguesía finisecular de media Europa festejaba su amor al Mediterráneo y al legado griego. Su gran teatro de más de 100 metros de diámetro, con la silueta del Etna al fondo, acabaría siendo un escenario romano, en el que la catarsis de las tragedias daría paso a luchas de gladiadores. El recinto y la ciudad que lo envuelve enamoraron a Goethe, André Gide, Thomas Mann, Jean Cocteau o Tennessee Williams. Woody Allen rodó en el teatro escenas de Poderosa Afrodita (1995). Foto: Antonino Bartuccio / Fototeca 9×12

 

Placa de terracota, Museo Paolo Orsi, Siracusa. Foto: Fototeca 9×12

 

Cerámica de Selinunte, Palacio Branciforte, Palermo. Foto: Fototeca 9×12

 

Sarcófago del Valle de los Templos, Museo Nacional de Agrigento. Foto: Fototeca 9×12

 

Los telamones de Agrigento. El templo de Zeus Olímpico o de los Gigantes, en Agrigento, contaba con diversos telamones o atlantes, unas figuras masculinas colosales, de 7,5 metros de altura, con los brazos doblados por encima de los hombros y que servían como columnas, de modo similar a las cariátides. La que se ve en la imagen se halla en el Museo Nacional de Agrigento, una de las ciudades más poderosas en la edad de oro de la Magna Grecia (siglos VI y V a.C) y cuna del filósofo Empédocles. Su Valle de los Reyes –Patrimonio de la Humanidad– posee algunos de los edificios más antiguos y mejor conservados fuera de la propia Grecia. Foto: Claudio Cassaro / Fototeca 9×12

 

Una vuelta a Sicilia en seis etapas

1. Palermo. La gran capital siciliana posee rincones llenos de encanto y un gran patrimonio artístico.

2. Cefalú. Además de su playa, este pueblo de pescadores tiene tres imponentes edificios religiosos.

3. Taormina. La ciudad más aristocrática y glamurosa de la isla.

4. Etna. Varios caminos remontan sus laderas y se acercan al cráter.

5. Agrigento. Un conjunto de templos fascinantes próximo al mar.

6. Prizzi y Corleone. En estos pueblos que coronan promontorios, y cuyos nombres ha inmortalizado el cine, late la Sicilia más genuina.

 

29 mayo 2017 at 8:38 pm Deja un comentario

Los romanos vuelven a Tarragona

Cada año, el Festival Tarraco Viva nos lleva a vivir como romanos al lado del Mediterráneo

Tarraco Viva, un viaje al pasado. Con la nueva edición de Tarraco Viva viajaremos a Tarraco junto al emperador Adriano, el más viajero de todos los emperadores romanos. Esta es una estupenda ocasión para conocer un poco más la historia del Imperio Romano y de disfrutar de Tarragona, cuyo caso histórico está declarado como Patrimonio de la Humanidad. Foto: Manel R. Granell / Tarraco Viva

Fuente: JOSÉ ALEJANDRO ADAMUZ  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
12 de mayo de 2017

Este no es un viaje normal; se trata de un viaje en el tiempo para vivir en primera persona como un auténtico romano. Y es posible gracias a Tarraco Viva, el festival romano de Tarragona. Estos romanos no están locos, y aprender con ellos nunca fue tan divertido.

Nueva edición de Tarraco Viva

La divulgación histórica es el objetivo del exitoso festival cultural. Estas jornadas se empezaron a organizar en el año 1999 como apoyo ciudadano a la candidatura de Tarraco, la antigua ciudad romana de Hispania, como Patrimonio Mundial de la UNESCO. Fue tal el éxito que no ha dejado de repetirse años tras año hasta convertirse en una referencia internacional.

Del 15 al 28 de mayo, las calles, plazas y los principales monumentos arqueológicos de Tarragona, se convierten en el espacio de más de 430 actos públicos, gratuitos o de precios populares. Conciertos con instrumentos antiguos de la época, recreaciones históricas que te llevarán de paseo con el filósofo Demócrito o a presenciar el ritual de la momificación, lecturas, talleres, exposiciones, juegos, ferias, y gastronomía, para que conozcas Tarraco en la mesa. El programa de actividades del 2017, que se puede consultar en su web, cuenta con 180 páginas; pero, tranquilos, el de bolsillo, apenas son 92 páginas.

Tarraco Viva, eventos culturales. Tarraco Viva es el festival romano de Tarragona. En esta ocasión está dedicado al estudio de la relación entre Grecia y la antigua Roma. Más de 430 actos que se proponen a todos los públicos del 15 al 28 de mayo. Un lujo conocer Tarragona de esta forma. Foto: Manel R. Granell / Tarraco Viva

Este año, la XIX edición del festival, tiene como tema principal la relación entre Roma y Grecia. No se entiende una sin la otra, por lo que durante los eventos se analizará de qué modo se influyeron ambas civilizaciones. “La Grecia conquistada a su fiero vencedor conquistó e introdujo las artes en el agreste Lacio”, dejó escrito el poeta Horacio en una de sus Epístolas. Grecia se convirtió en maestra de los nuevos dueños del mundo.

Adriano, el emperador viajero

La helenización de la propia Roma empezó por sus élites, con Adriano como uno de sus máximos representantes. No obstante, en la edición de este año del festival destaca la figura del controvertido emperador.

Busto de Adriano del Museo Capitolino. El emperador Adriano es una figura apasionante y a la vez controvertida. Durante esta entrega del festival Tarraco Viva se estudiará como figura destacada en el proceso de helenización de la antigua Roma. A su vez, Adriano fue el más viajero de todos los emperadores. Foto: CC

Adriano pasó más de la mitad de su reinado viajando por todos los rincones del Imperio Romano: desde Britania e Hispania hasta las ciudades del oriente griego, las fronteras del Rin y del Danubio, Armenia, Turquí, Siria, y en muchos de los lugares que visitó, el emperador inauguró edificios, monumentos, caminos, fundó ciudades. De forma muy probable, Adriano visitó Tarraco en el invierno de 122-123 d. C. y celebró en ella un conventus para Hispania.

Conjunto arqueológico de Tarraco

Aquella Tarraco, fundada en el 218 a.C., que vio Adriano es la que podremos conocer nosotros durante el festival. Las actividades se desarrollarán en un marco espléndido, a orillas del Mediterráneo, con algunas de las mejores playas de la Costa Daurada cerca para una excursión. En el conjunto arqueológico de Tarraco, la antigua capital de la Hispania Citerior, se reservan algunos lugares emblemáticos para los eventos.

El circo romano de Tarraco, que mandó construir el emperador Domiciano, ya no es el escenario de los juegos teatrales o de las carreras de cuadriga, sino que lo ocuparán los participantes de una de las actividades programadas. Igual ocurrirá con el Anfiteatro, las murallas romanas, el Portal del Roser, el Pretorio, el antiguo ayuntamiento, y algunos otros de los lugares protegidos y declarados como Patrimonio de la Humanidad.

Obélix decía que los romanos estaban locos. En todo caso, los de Tarraco solo son unos locos de la divulgación histórica. Es la única forma de preparar con éxito un viaje como éste hacia atrás en el tiempo. ¿Nos vamos a disfrutar como romanos?

Tarragona. El anfiteatro romano de la antigua Tarraco destaca entre los lugares protegidos como Patrimonio de la Humanidad. Durante el Imperio romano fue capital de la Hispania Citerior, o Hispania Tarraconensis. Un marco incomparable para viajar a la civilización romana. XAVIER SUBIAS / GTRES

 

13 mayo 2017 at 8:51 am Deja un comentario

Hallado en Denia un monumento erigido por Quintus Sulpicius Cratus

Quintus Sulpicius Cratus fue un personaje de la élite municipal de la Dianium romana, quien dedicó un monumento a un destinatario cuya identidad se desconoce

Monumento del siglo II d.C. Monumento erigido a mediados del siglo II d.C. por el edil Quintus Sulpicius Cratus. Foto: Ajuntament de Dénia

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
26 de abril de 2017

Unos trabajos de limpieza en un área de 2.900 m² en el Hort de Morand, donde se concentra la mayor parte de vestigios de la Dianium romana, la actual Denia, han sacado a la luz una inscripción romana del siglo II d.C., según anunció la semana pasada el Ayuntamiento de Denia. El hallazgo, de interés excepcional y realizado de manera fortuita, consiste en una inscripción sobre un bloque de piedra caliza del imponente macizo del Montgó, situado cerca de Denia, y que ha sido fechado en la segunda mitad del siglo II d.C.

En la inscripción aparecen los tria nomina (los tres nombres que distinguían a los ciudadanos romanos de los extranjeros y de los esclavos) de un personaje de la élite municipal de Dianium: el edil Quintus Sulpicius Cratus, quien dedicó el monumento a un destinatario cuya identidad se desconoce. Como magistrado municipal desempeñó las funciones de control de pesos y medidas, vital para el ejercicio del comercio, el control de la organización de los juegos y el control y funcionamiento de los mercados, según la transcripción realizada por Josep Antoni Gisbert, el director del Museo Arqueológico de Denia.

Hort de Morand. El hallazgo ha sido realizado en el Hort de Morand, donde se concentra la mayor parte de vestigios de la Dianium romana. Foto: Ajuntament de Dénia

 

Bloque de piedra caliza. El bloque de piedra caliza procede del imponente macizo del Montgó, situado cerca de Denia. Foto: Ajuntament de Dénia

 

Quintus Sulpicius Cratus. Quintus Sulpicius Cratus desempeñó las funciones de control de pesos y medidas, vital para el ejercicio del comercio, el control de la organización de los juegos y el control y funcionamiento de los mercados. Foto: Ajuntament de Dénia

 

Denia. La ciudad de Denia, la antigua Dianium romana, está situada en la provincia de Alicante. Imagen: Google Maps

 

26 abril 2017 at 12:56 pm Deja un comentario

Centenares de piezas de la antigua Numancia regresan a España con motivo de una exposición

Una muestra en el Museo Arqueológico Regional (Alcalá de Henares) presenta las piezas que fueron excavadas por Adolf Schulten en el cerro de La Muela y que él mismo depositó en el Museo de Mainz

Cabeza de lobo. Cabeza de lobo de terracota, fechada entre los siglos II y I a.C. Foto: A. Martínez Levas / MAN

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
21 de abril de 2017

Se habla de resistencia numantina cuando se resiste con tenacidad, hasta el límite y en condiciones precarias. La actitud de los numantinos, una población celtíbera que durante varios años repelió los continuos ataques romanos, impresionó a Roma y a sus escritores, quienes mitificaron a Numancia, cuyo yacimiento arqueológico está situado actualmente en el norte de la ciudad de Soria. A mediados del siglo XIX, Eduardo Saavedra descubrió el emplazamiento de las ruinas de Numancia sobre el cerro de La Muela en Garray, pero hay que atribuir al alemán Adolf Schulten (1870-1960) la excavación del impresionante cerco que Escipión Emiliano levantó a su alrededor para consumar la victoria en el siglo II a.C. La toma de Numancia y su legendaria resistencia al invasor romano no pasaron desapercibidas para el joven profesor alemán, quien hizo de su supuesto descubrimiento la piedra angular de su carrera.

La exposición Schulten y el descubrimiento de Numancia, hasta el 9 de julio de 2017 en el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid (Alcalá de Henares), presenta por primera vez en España las piezas que fueron excavadas por el propio Schulten en el cerro de La Muela y que él mismo depositó en el Museo de Mainz. Esta exposición, que se celebra primero en Alcalá y después en el Museo Numantino de Soria, supone el retorno de casi 500 piezas. En total se exhiben casi 700 piezas que reflejan la vida cotidiana de los soldados en los campamentos que se construyeron para el asedio, la realidad indígena y fondos documentales y bibilográficos de gran variedad y riqueza. Algunas piezas destacables: el vaso celtibérico de la doma del caballo, el diario de excavación de Schulten y sigilatas romanas procedentes de los yacimientos de Numancia, cedidas pr el Museo Arqueológico Nacional.

Adolf Schulten: polémico y renovador, odiado por unos y un sabio para otros

De esta forma, el Museo Arqueológico Regional (MAR) conmemora los acontecimientos que se desarrollaron en la ciudad de Numancia hace 2.150 años. Un audiovisual, que recibe al visitante, presenta la ciudad de Numancia y la intervención que Schulten realizó en 1905. “Polémico y renovador, de fuerte y narcisista personalidad, odiado por unos y considerado un sabio por otros, lo cierto es que el legado de Schulten ha sido una larga sombra en el panorama académico español, hasta el punto de que muchas de sus conclusiones tras excavar el cerro de La Muela siguen vigentes o no han conocido una revisión hasta hace poco”, indica el MAR en una nota de prensa.

‘Campamento romano’. Campamento romano, ilustración de Albert Álvarez Marsal. Ilustración: Albert Álvarez Marsal

 

‘Incendio de Numancia’. Incendio de Numancia, del ilustrador Albert Álvarez Marsal. Ilustración: Albert Álvarez Marsal

 

‘El final de Numancia’. El final de Numancia, ilustración de Albert Álvarez Marsal. La escena transcurre en el verano del año 133 a.C., tras 15 meses de asedio. Ilustración: Albert Álvarez Marsal

 

‘Circunvallatio’ escipiónica. La circunvallatio escipiónica de Numancia según Schulten (1927). Foto: Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid

 

Cerámica celtibérica. Jarra del domador de caballos, cerámica celtibérica de Numancia del siglo II a.C. Foto: A. Plaza / Museo Numantino de Soria

 

Adolf Schulten. Adolf Schulten durante las excavaciones de 1906 en Peña Redonda. Foto: Juan Patterson

 

Puntas de flecha. Conjunto de puntas de flecha de gancho (134-133 a.C.) de los campamentos circumvallatio de Numancia. Piezas procedentes del Museo Central Romano-Germánico de Mainz. Foto: Mario Torquemada / MAR

 

Jarra con pitorro. Jarra con pitorro decorada con cuadrúpedos monocromos, del siglo I a.C. Foto: A. Plaza / Museo Numantino de Soria

 

Copa decorada. Copa de la abubilla (siglo I a.C.) con decoración polícroma, de la excavación de 1918. Foto: A. Plaza / Museo Numantino de Soria

 

Hoja de puñal. Hoja de puñal biglobular, del 134-133 a.C. Procedente del Museo Central Romano-Germánico de Mainz. Foto: Mario Torquemada / MAR

 

Placa de cinturón. Placa de cinturón con decoración incisa y con motivo trenzado enmarcado, del 134-133 a.C. Procedente del Museo Central Romano-Germánico de Mainz. Foto: Mario Torquemada / MAR

 

Placas articuladas de cinturón. Placas articuladas de cinturón, del 134-133 a.C. Procedentes del Museo Central Romano-Germánico de Mainz. Foto: Mario Torquemada / MAR

 

Fíbula de espiral. Fíbula de espiral de la Meseta Oriental, fechada entre los siglos VI y IV a.C. Procedente del Museo Central Romano-Germánico de Mainz. Foto: Mario Torquemada / MAR

 

Vista de la exposición. Vista de la exposición Schulten y el descubrimiento de Numancia, en el Museo Arqueológico Regional. Foto: Mario Torquemada / MAR

 

21 abril 2017 at 7:33 pm Deja un comentario

National Geographic sitúa La Olmeda entre las grandes villas romanas de mundo

La revista Historia de National Geographic resalta el valor del yacimiento romano de La Olmeda, en la localidad palentina de Pedrosa de la Vega, dentro del patrimonio arqueológico mundial, a través de un reportaje dedicado a las grandes villas romanas del Bajo Imperio.

Villa romana de La Olmeda, reconstrucción virtual. Foto: Villa de La Olmeda

Fuente: EFE – Palencia  |  LA VANGUARDIA
12 de abril de 2017

El número de abril de la revista Historia de National Geographic, que cuenta con edición internacional en inglés, incluye el reportaje “La vida de los ricos en el campo. Villas Romanas”, del profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, Oriol Olesti Vila, según ha informado en un comunicado la Diputación de Palencia.

En él, el autor sitúa la villa romana de La Olmeda entre los más importantes recintos arqueológicos del mundo, y en concreto entre las fastuosas residencias rurales y de lujo de los grandes terratenientes erigidas entre los siglos III y IV d.C.

La importancia arqueológica e histórica de la villa romana palentina aparece junto a la de otros yacimientos de la época como las Cuevas de Cátulo, en el norte de Italia, en el lago de Garda; la Casa de la Pajarera en el norte de África, en Cartago (Túnez); o la Villa del Casale, en Sicilia.

En el reportaje se recogen importantes aportaciones visuales y textuales de la villa romana La Olmeda, entre las que destacan el mosaico figurativo del oecus, la arquería del peristilo del jardín o la placa de bronce procedente de un juego de dados donde el “Vinare Letari” (Beber Alegrarse) parece ser un lema de lo que allí se vivía.

La villa romana La Olmeda, declarada Bien de Interés Cultural el 3 de abril de 1996, es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo romano hispánico.

Se trata de una gran mansión del Bajo Imperio (siglo IV d.C.), cuyo edificio principal de planta cuadrada flanqueada por dos torres, se dispone en torno a un patio central y peristilo al que se abren las distintas dependencias, la mayoría de ellas con pavimentos de mosaicos.

El salón principal u oecus, de 175 metros cuadrados, conserva en muy buen estado uno de los principales mosaicos del mundo romano en el que se puede contemplar el conocido episodio de Ulises en Skyros, orlado por una bella cenefa con una serie de retratos, probablemente de los dueños de la mansión, además de una cacería de gran realismo.

Desde la Diputación de Palencia, tanto la presidenta, Ángeles Armisén como la responsable del Área de Cultura, Carmen Fernández, han agradecido la atención que presta la revista Historia de National Geographic a la Olmeda y han destacado el interés que despierta el yacimiento como emblema del mundo romano.

De hecho, no es la primera vez que esta revista remarca la importancia científica, arqueológica e histórica del yacimiento, destacando la importancia de La Olmeda como uno de los mejores legados del patrimonio mundial y clave para estudiar el imperio romano y sus costumbres.

En 2013 la revista dedicó un amplio reportaje a la villa romana de Pedrosa de La Vega que además se convirtió en protagonista del mes de septiembre en el calendario 2016 que edita esta publicación, con una imagen del mosaico de Ulises de Skyros.

La villa romana La Olmeda fue descubierta de forma casual por Javier Cortes en el verano de 1968, cuando realizando unas labores agrícolas en una finca de su propiedad se topó con los restos de una vieja pared que fueron el principio de una investigación arqueológica que costeó él mismo.

En 1980 Javier Cortes donó el yacimiento a la Diputación de Palencia, que ha continuado con la labor arqueológica y ha realizado importantes inversiones para modernizar el edificio que alberga los restos arqueológicos y la musealización de su contenido, y para dotarlo de actividad cultural complementaria a las visitas.

 

13 abril 2017 at 8:08 pm Deja un comentario

Hallazgo de 200 denarios en el escenario de la batalla del bosque de Teutoburgo

El Museo y Parque Kalkriese explica en un comunicado que se trata de la mayor acumulación de monedas romanas que se ha descubierto en el antiguo campo de batalla, situado en el norte de Alemania

Denarios de la época de Augusto. Denarios del reinado de Augusto descubiertos en Kalkriese, en el norte de Alemania. Foto: Friso Gentsch / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
12 de abril de 2017

Un espléndido tesoro formado por más de 200 monedas romanas de plata ha sido hallado por un equipo arqueológico en Kalkriese, en el norte de Alemania, en el escenario de la batalla del bosque de Teutoburgo, entre el ejército romano de Publio Quintilio Varo y una alianza de pueblos germanos dirigida por Arminio. El Museo y Parque Kalkriese explica en un comunicado que se trata de la mayor acumulación de monedas romanas que se ha descubierto en el antiguo campo de batalla. En 1987, Tony Clunn, un arqueólogo aficionado británico, descubrió 170 monedas de plata y más recientemente, el año pasado, se recuperaron ocho monedas de oro.

Los denarios, fechados entre finales de la República romana y comienzos o mediados del reinado de Augusto, se encontraban depositados en un mismo lugar, por lo que cabe imaginar que fueron enterrados a la vez. “Una vez más queda demostrada la importancia del lugar, después del hallazgo de monedas de oro realizado el año pasado. Aquí ocurrió, sin duda, un gran acontecimiento“, explica Joseph Rottmann, director del Museo y Parque Kalkriese. “¿El tesoro fue enterrado de forma premeditada o rápidamente por un legionario que quería esconder sus ahorros? ¿Formaba parte del caudal de las tropas? Unos 200 denarios era lo que cobraba aproximadamente un simple legionario al año. Aún quedan muchas cuestiones por resolver…”, expresa el arqueólogo Marc Rappe.

Monedas romanas. Las monedas romanas comparadas con una moneda actual de un euro. Foto: Friso Gentsch / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

 

Denario del reinado de Augusto. Un denario del reinado de Augusto y otras monedas romanas. Foto: Friso Gentsch / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

 

Tesoro romano. Los denarios, fechados entre finales de la República romana y comienzos o mediados del reinado de Augusto, se encontraban depositados en un mismo lugar, por lo que cabe imaginar que fueron enterrados a la vez. Foto: Friso Gentsch / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

12 abril 2017 at 7:01 pm Deja un comentario

Zapatos, llaves, joyas y otros objetos romanos del norte de Inglaterra

Los trabajos de mejora de la autopista A1 en Yorkshire del Norte están sacando a la luz numerosos objetos de época romana, que revelan un pasado culto y próspero

Anillo de plata. Anillo de plata con forma de serpiente hallado en Catterick. Foto: Northern Archaeological Associates

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
11 de abril de 2017

Los trabajos de mejora en la autopista A1, una carretera histórica de Inglaterra, están sacando a la luz numerosos objetos de época romana en el condado de Yorkshire del Norte, entre Leeming y Barton, según anunció el viernes pasado el organismo público Historic England. Los arqueólogos que trabajan en este proyecto viario han descubierto unos objetos excepcionales que revelan cómo era la vida en época romana: zapatos, llaves y diferentes piezas artísticas, entre ellas un anillo de plata con forma de serpiente y un fragmento de una figurilla en ámbar que representa a un actor ataviado con una toga.

Los restos de unos talleres de orfebrería en Scotch Corner, donde se fabricaban monedas de oro, plata y bronce, constituyen el ejemplo de producción de monedas antiguas más septentrional que se ha descubierto en Europa. Estos vestigios demuestran que los romanos desarrollaron una notable actividad industrial en el norte de Inglaterra, probablemente produciendo monedas de gran valor. La gran cantidad de llaves halladas en Catterick demuestra, asimismo, que los ciudadanos intentaron proteger sus bienes más preciados. Y, según destaca Historic England, el gran número de instrumentos de escritura (estiletes y tinteros) sugiere que había una parte importante de la población que sabía leer y escribir.

Figurilla en ámbar. Fragmento de una figurilla realizada en ámbar que representa a un actor ataviado con una toga. En Pompeya se ha encontrado una figurilla similar, pero nunca en el Reino Unido. Foto: Northern Archaeological Associates

 

Zapato de cuero. Uno de los muchos zapatos de cuero que se han descubierto en Catterick. Foto: Northern Archaeological Associates

 

Llave. Llave descubierta en Catterick. La gran cantidad de llaves halladas en Catterick demuestra que los ciudadanos intentaron proteger sus bienes más preciados. Foto: Northern Archaeological Associates

 

Plomada. La plomada es un peso que pende de una cuerda y que marca una línea vertical. En la fotografía aparece una plomada romana de plomo junto a un ejemplo moderno. Foto: Northern Archaeological Associates

 

Recipientes. Dos recipientes de terra sigillata hallados en Scotch Corner. Foto: Northern Archaeological Associates

 

Esqueleto de un niño. Esqueleto de un niño procedente del cementerio Bainesse. En la imagen se pueden distinguir algunas cuentas y pulseras que adornaban su cuerpo. Foto: Dr Jonathan Shipley

 

Cabeza de Baco. Una cabeza de Baco hallada en Scotch Corner, procedente de una jarra de cristal. A la derecha, un molde en yeso de la misma pieza. Foto: Northern Archaeological Associates

 

Excavación de un cementerio. Excavación del cementerio de Bainesse, el cementerio romano más grande que se ha descubierto en el norte de Inglaterra. Foto: Dr Jonathan Shipley

 

Muralla ciudadana. Excavación de los cimientos de la muralla ciudadana de Catterick. Foto: Dr Jonathan Shipley

 

11 abril 2017 at 8:02 pm 1 comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2017
L M X J V S D
« Abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente