Posts tagged ‘Hispania prerromana’

Los celtas, entre la realidad y el mito

La arqueología durante el siglo XIX ha permitido aclarar la visión de Julio César sobre estas tribus

Castro celta Porto do Son, A Coruña – ABC

Fuente: Eugenia Miras   |  ABC Historia
9 de agosto de 2018

Los celtas conformaron una serie de pueblos -no uno solo, como se cree de manera extendida- que provenían de la zona del río Istro (Danubio), como aseguraba el historiador Herodoto (siglo V a.C.). Este colectivo se asentó en su mayoría en el noroeste europeo desde la última etapa de la Edad de Hierro hasta la Edad Media en la Península ibérica.

El legado de estas tribus ha disputado la legitimidad cultural entre las «siete naciones»: Bretaña, Gales, Cornualles, Escocia, Irlanda, Isla de Man y Galicia donde moraban los herederos de Breogán. Y aunque el legado celta se ha extendido en buena medida al centro de Europa, en esas tierras ya mencionadas es donde ha pervivido y trascendido con mayor fuerza la tradición de los pueblos del Danubio.

Poco antes de iniciarse la conquista romana (fines del siglo III a.C.) la Península gozaba de un crisol civil entre iberos y celtas, donde los segundos se habían adueñado del centro, oeste y norte. Y cuando los nuevos invasores observaron su desenvoltura es probable que vieran en ellos un obstáculo para iniciar su empresa. Pero al no existir una tradición escrita por parte de los celtas los estudiosos únicamente disponían de las fuentes romanas. Esta carencia se ha prestado durante las distintas investigaciones para múltiples interpretaciones en los estudios historiográficos, y de manera inevitable la confusión.

_____________________________________________________________________________________

El legado de estas tribus ha disputado la legitimidad cultural entre las «siete naciones»: Bretaña, Gales, Cornualles, Escocia, Irlanda, Isla de Man y Galicia donde moraban los herederos de Breogán

_____________________________________________________________________________________

Sin embargo con los inicios de la arqueología durante el siglo XIX, las excavaciones han permitido revelar gran parte del enigma céltico. ¿Vienen todos de la misma matriz étnica? ¿Eran nuestros ancestros los celtas como los romanos dejaron constancia?.

Estas mismas cuestiones sucedieron tanto a la exacerbación nacionalista de los distintos territorios herederos, como a la creación de un sinfín de mitos que dieron lugar al desarrollo de una cultura paralela cuasi mística. Pero es ese halo romántico con olor a bosque y mar envuelto en la magia lo que permitió la creación de una de las leyendas más apreciadas por todos: los celtas.

La propaganda romana

Durante el período «prerromano» -como bien lo dice el término, antes de la llegada de los mismos tanto la Península como el resto del norte de Europa- las costas sufrieron diferentes oleadas migratorias de las distintas tribus procedientes de la zona del Danubio, entre las cuales destacaron los celtas.

_________________________________________________________________________________________

Los celtas no tenían ningún interés en conquistar el mundo, pues bastante tenían en mantener la paz entre ellos mismos.

_________________________________________________________________________________________

Por derecho de antiguedad aquellas gentes pálidas de cabellos claros tenían una mayor influencia sobre las áreas que habitaban, y ante aquella realidad los romanos se mostraron muy incómodos. ¿Pues cómo iba a efectuarse la empresa expansionista con aquellos grupos cómodamente asentados? De esta manera, muy hábiles en la tradición escrita -a diferencia de los celtas quienes por cuestiones religiosas decidieron legar la Historia a través de la memoria oral a las siguientes generaciones- iniciaron una terrible propaganda contra el enemigo.

Los romanos los describieron como bárbaros y primitivos -cuando dominaban el trabajo de los metales como nunca se había visto antes, pues para su tiempo eran pioneros en la fabricación de armas. Tenían una cultura artesanal muy delicada, de la que ha quedado constancia en el extraordinario trabajo visto en fíbulas, torques, escudos ceremoniales etc. Asimismo gozaban de una estructura social muy organizada. No obstante el Imperio romano trataría de mermar la fuerza de aquellos pueblos, levantando falsos testimonios. Entre aquellos discursos aseguraban que los celtas eran crueles y que buscaban la hegemonía de su poder mediante la más violenta expansión.

Artesanía celta – C.C

Al final la misión propagandística romana sí causaría el efecto deseado por los mismos, porque las falsedades continuaron en la posterioridad, pues aún miles de años después todavía se cree que eran los más terribles salvajes despiadados.

Lo cierto es que nuestros antepasados territoriales no tenían ningún interés en iniciar tan tediosa tarea de conquistar el mundo, pues bastante tenían en mantener la paz entre ellos mismos. Para sorpresa del lector no eran un solo pueblo, la razón de tanta disputa entre las tribus celtas de aquí y de allá.

Cuando Julio César habló del «pueblo celta»

Los responsables de la falsa creencia de que los celtas eran un todo indivisible se la debemos primero a los historiadores grecorromanos Hecateo y Heródoto. Por aquel tiempo, estos señores decidieron reunir a los distintos colectivos -pero que compartían la misma raíz lingüística y ciertas costumbres que se habían traspasado los unos a los otros- de aquellas gentes rubias bajo el término griego «keltics», para referirse a aquellos pobladores del noroeste europeo.

__________________________________________________________________________________

Julio César casaría a todas las tribus bajo «el pueblo celta» por los diferentes nexos culturales compartidos

__________________________________________________________________________________

Después Julio César contribuiría a esa vaga apreciación demográfica en sus «Comentarios sobre la guerra de las Galias». Aún enfrentados entre sí todos aquellos clanes, el célebre militar los casaría a todos bajo «el pueblo celta» por los diferentes nexos culturales que compartían. Y aunque todos aquellas tribus pasaban más tiempo enemistadas que proyectando visiones conjuntas, pasaron a la Historia como una sola manifestación social.

El legado arquitectónico celta

Gracias a los inicios de la arqueología en el siglo XIX han podido desmitificarse ciertas creencias sobre la infraestructura celta, entre los cuales se hacía mucho énfasis en la pobreza arquitectónica de estos pueblos. Es cierto que comparados con los grandes levantamientos romanos, los materiales de construcción empleados por aquellos clanes resultaban mucho más vulnerables al tiempo.

Castro de Santa Tecla, Galicia – ABC

Sin embargo, estos poblados -rescatados durante las excavaciones a lo largo de dos siglos- demuestran lo contario. Tanto en la Galia como Bretaña y nuestra Galicia existen pruebas de que los distintos pueblos celtas podían presumir de una organizada complejidad en su infraestructura para la defensa contra los invasores.

Sin irnos muy lejos tenemos un gran ejemplo en el castro de San Cibrán de Las (Ourense). Esta joya histórica de los fortificados pensinsulares -en la que todavía siguen trabajando los arqueólogos- disponía de tres murallas y fosos para proteger a los habitantes de aquel asentamiento.

Eso sí, los menhires -o el reconocido círculo de piedras de Stonehenge (Inglaterra) no son parte del legado celta. A diferencia de lo que equívocamente se cree el célebre monumento es anterior a estos pueblos. Según las diversas fuentes históricas es probable que pertenezcan a un grupo conocido como «protoceltas», quienes -originarios también de los alrededores del Danubio- levantarían las piedras durante el neolítico británico.

 

Anuncios

16 agosto 2018 at 5:06 pm Deja un comentario

Intercatia, el heroico pueblo que resistió las embestidas romanas podría estar en Palencia

Los estudios y excavaciones que se desarrollan desde hace más de una década en Paredes de Nava avanzan en su demostración de que la ciudad vaccea mencionada por Plinio estuvo en Tierra de Campos

Excavaciones de la asociación cultural en «Busca de intercatia» – ABC

Fuente: ABC Cultura
8 de agosto de 2018

Los estudios y excavaciones que se desarrollan desde hace más de una década en el yacimiento arqueológico de La Ciudad, en Paredes de Nava (Palencia), avanzan en demostrar que la mítica ciudad vaccea de Intercatia, mencionada por Plinio, estuvo en este paraje palentino de Tierra de Campos.

«Nosotros creemos desde hace mucho tiempo que puede estar en Paredes casi con seguridad», ha afirmado José Herrero Vallejo-Nájera, director de las excavaciones y miembro de la Asociación En Busca de Intercatia, creada en 2007 con el objetivo de encontrar la ciudad que conquistaron los romanos en el año 150 A.C y que llamaron Intercatia.

Los vacceos eran un pueblo prerromano que se asentaron en la cuenca del río Duero, junto a otras culturas celtas de la península ibérica, dedicados a la agricultura cerealista y a la ganadería trashumante. Y que pasaron a las Historia por su heroica resistencia ante el ataque de las legiones de Roma. Plinio destaca esta labor ante la ambición de Lúculo, en donde llegaron incluso a establecer temporalmente un pacto con los romanos para mantener la independencia.

El hallazgo de cuatro teseras de hospitalidad (documentos de bronce de carácter jurídico por el que se establecían pactos y relaciones entre distintos pueblos) y de otros restos arqueológicos afianzó aun más la teoría de que la famosa ciudad, citada por Plinio como una de las principales ciudades vacceas, junto con Palantia, Cauca y Lacobriga, estuvo en Paredes de Nava, en el pago de La Ciudad.

Al hilo, Javier Pérez, director de las excavaciones, ha recordado que el asentamiento más antiguo en el yacimiento arqueológico de La Ciudad se remonta al siglo VIII a.d.C. con una pequeña aldea de la Primera Edad del Hierro. Posteriormente todas las aldeas que rodeaban la laguna de La Nava, se concentran, en torno al s.V a.d.C en el enclave y fundan la ciudad vaccea que después fue colonizada por los romanos y que puede ser Intercatia.

«En el siglo I d.C. da la sensación de que el sistema defensivo se arrasa y se crea un núcleo romano mucho más pequeño que la ciudad vaccea que ocupaba 50 hectáreas, y en torno al siglo VI desaparecería coincidiendo con la fundación del actual núcleo de Paredes de Nava», ha resumido.

«Espero que en unos años podamos demostrar que aquí estuvo la ciudad de Intercatia», ha agregado José Herrero, ya que situar esa ciudad serviría para desvelar otras muchas incógnitas relacionadas con el pueblo vacceo.

 

16 agosto 2018 at 1:12 pm Deja un comentario

Descubren una gran ciudad íbera bajo tierra en Banyeres del Penedès (Tarragona)

Gracias al georradar se han identificado unos 200 recintos, con plazas, edificios singulares, murallas, torres y un gran foso en la que, al parecer, fue la gran ciudad de la tribu ibérica de cesetanos oriental

Captura del vídeo explicando el hallazgo

Fuente: EFE – Banyeres del Penedès  |  ABC
4 de julio de 2018

Un georradar ha descubierto la trama urbana de una ciudad íbera abandonada aproximadamente en el año 200 antes de Cristo, enterrada en Banyeres del Penedès (Tarragona) y que ocupa una superficie aproximada de 2,5 hectáreas.

La ciudad se ha descubierto en el marco de un programa científico que llevan a cabo la Universidad de Barcelona (UB) y el Ayuntamiento de Banyeres del Penedès y cuyos primeros resultados se han presentado esta tarde en el palacete del siglo XVIII Heretat Sabartés, situado en Banyeres, a unos 500 metros al norte de la nueva ciudad íbera.

Los profesores Joan Sanmartí y Jaume Noguera, de la UB, y María Carmen Belarte (Instituto Catalán de Arqueología Clásica) han liderado el proyecto que ha descubierto una población de una importancia comparable a la de Ullastret, el mayor núcleo urbano de los íberos descubierto hasta ahora en Cataluña.

Los arqueólogos han explicado que los resultados de la prospección geofísica, desarrollada por la empresa SOT Prospección Arqueológica y dirigida por Roger Sala, «revelan buena parte de una ciudad con una estructura viaria bastante regular formada por unas calles aproximadamente paralelas y anchas, y cruzadas perpendicularmente por unas vías más estrechas».

De momento, se han identificado unos 200 recintos, con plazas, edificios singulares, murallas, torres y un gran foso en la que, al parecer, fue la gran ciudad de la tribu ibérica de cesetanos oriental.

Los cesetanos vivían en la zona que se extiende entre el macizo de Garraf y Balaguer, y que tenían su gran capital en Kesse, la actual Tarragona. Unas excavaciones de los años 80 y 90 ya apuntaron la posible existencia del gran asentamiento que ahora ha descubierto el georradar.

Los arqueólogos han asegurado que la recogida de material cerámico superficial y los antiguos trabajos de excavación indican que ya existía un núcleo de población en el siglo VI aC, que perduró hasta alrededor del año 200 aC, cuando fue abandonado con motivo de la Segunda Guerra Púnica o las revueltas indígenas inmediatamente posteriores.

Dentro del marco del programa, los investigadores tienen la intención de hacer este año una primera excavación, que será un sondeo para comprobar los resultados en las zonas de más difícil interpretación, y a continuación harán los trabajos de excavación en extensión.

El resultado del georradar «facilitará enormemente la tarea de excavación, ya que permitirá gestionar y planificar los trabajos, aunque se debe tener en cuenta que siempre hay elementos que no están claros», ha puntualizado el profesor Jaume Noguera.

El alcalde de Banyeres del Penedès, Amadeu Benach, ha dicho que el ayuntamiento tiene previsto adquirir los terrenos en los próximos meses y está haciendo los trámites para poder empezar las excavaciones con la universidad, siempre con la intención de divulgar y mostrar al público el yacimiento. Para Benach, éste «es un gran hallazgo, importante no sólo para nuestro municipio, sino para el conjunto de Cataluña».

La investigación sobre esta nueva ciudad se está llevando a cabo en el marco del proyecto ‘Caracterización de los asentamientos urbanos en la costa de la Iberia septentrional (siglos VI-III aC)’, financiado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad y el yacimiento forma parte del proyecto de investigación de la UB titulado ‘El cambio sociocultural en la cesetanos oriental durante la Protohistoria y la época romana republicana’.

 

4 julio 2018 at 6:01 pm Deja un comentario

Descubierta un ánfora ibérica del siglo IV a.C. en una playa de la provincia de Valencia

La pieza se encontraba a 17 metros de profundidad en un área habitual de buceo en una playa de El Puig de Santa Maria; en su interior había una tapadera de madera

Más de 2.300 años de antigüedad
Ánfora ibérica de terracota en buen estado de conservación, hallada el domingo 17 de junio en una playa de El Puig de Santa Maria, un municipio de la provincia de Valencia.

Foto: Generalitat Valenciana

Fuente: Alec Forssmann  |  National Geographic
27 de junio de 2018

Un ánfora ibérica fechada en el siglo IV a.C. fue descubierta a mediados de junio a 17 metros de profundidad en un área habitual de buceo en una playa de El Puig de Santa Maria, un municipio de la provincia de Valencia, según reveló la Generalitat Valenciana el pasado 21 de junio. El ánfora de terracota debió de servir para el almacenamiento y transporte de productos alimentarios. La pieza, en buen estado de conservación, pesa 25 kilos y tiene una capacidad de más de 25 litros.

El ánfora se trasladó al Centro de Arqueología Subacuática de la Generalitat Valenciana y la semana pasada se estaba desalando en el laboratorio. A continuación se tratará adecuadamente y se estabilizará con el propósito de que pueda ser expuesta y contemplada por los ciudadanos, posiblemente en el Museo Arqueológico de Sagunto. Las labores de recuperación consisten en limpiar las adherencias marinas, aplicar un barniz de protección y subsanar las fisuras detectadas.

La pieza se tratará y estabilizará para que pueda ser expuesta y contemplada por los ciudadanos

Durante las labores de limpieza e inspección de la pieza, los técnicos del Centro de Arqueología Subacuática han descubierto una tapadera de madera en el interior que encaja perfectamente en la boca del ánfora; es la primera vez que aparece un ánfora ibérica con tapa en aguas de la Comunitat Valenciana. Su extracción del fondo ha sido necesaria con el fin de evitar el expolio.

 

27 junio 2018 at 11:27 am Deja un comentario

Hallados en el yacimiento tartésico del Turuñuelo huesos humanos y una estatua de mármol única en la península

Un gran edificio de hace 2.500 años en Badajoz arroja luz sobre la última etapa de la mítica civilización

La antropóloga Victoria Peña junto a los huesos hallados en el yacimiento tartésico del Turuñuelo de Guareña (Badajoz). J. M. ROMERO

Fuente: J. A. AUNIÓN  – Guareña  |  EL PAÍS
6 de junio de 2018

A cada paso que avanza, el yacimiento del Turuñuelo de Guareña, en las Vegas Altas del Guadiana, en Badajoz, ofrece nuevos e insólitos descubrimientos sobre la etapa final de Tartesos, la mítica civilización que floreció en el suroeste de la península Ibérica en la primera mitad del primer milenio antes de Cristo. Destruido y sellado por sus propios moradores hace 2.500 años, el único edificio de dos plantas que se conserva de aquella época está ofreciendo valiosísima información gracias a sus avanzadas técnicas constructivas y los abundantes hallazgos materiales y de restos de vida que van apareciendo en su interior. La gran novedad de la actual campaña son los huesos de una persona adulta, probablemente un hombre de en torno a 1,67 metros de altura, que proporcionarán ADN para seguir investigando. Estos restos se han descubierto en una estancia distinta del patio en el que han aparecido medio centenar largo de caballos y otros animales sacrificados, creen los investigadores, en una especie de ritual.

A este descubrimiento se suma un gran corredor que rodea el enorme edificio (otro elemento inédito junto a la escalinata monumental de 11 peldaños y el más que probable uso de falsas bóvedas) y los pies de una escultura griega de mármol, un material que no se había documentado en la península hasta mucho tiempo después, en época romana.

Victoria Peña, arqueóloga y antropóloga de la Universidad Complutense de Madrid, se afanaba la semana pasada en extraer los huesos humanos encontrados en la primera planta, junto a otros objetos como dos braseros de bronce. Las piernas están muy bien conservadas, así como el cráneo, aunque esté completamente aplastado por el peso de los materiales depositados encima. Al igual que otros edificios de la zona, el del Turuñuelo fue incendiado y sepultado con arcilla tras una ceremonia en la que se sacrificaron los animales —tantos, que hacen pensar en los holocaustos religiosos que se describen en el Antiguo Testamento o en la Ilíada— y que incluyó un gran banquete.

Detalle de la dentadura humana hallada en el Turuñuelo. J. M. R.

“Al estar entre el relleno y al lado de una puerta —y además porque ha aparecido con unas puntas de lanza al lado—, pensamos que puede ser alguna especie de centinela que fue depositado allí”, explica el arqueólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Sebastián Celestino, codirector de la excavación junto a Esther Rodríguez. Celestino destaca lo inusual del descubrimiento en una época y una zona en la que habitualmente los individuos eran incinerados. “Esto nos permitirá hacer distintos análisis, entre ellos de su ADN, para conocer a grandes rasgos su tipo de alimentación, procedencia (la suya y la de sus ancestros) y estar completamente seguros de su sexo”, añade Peña sosteniendo los restos de la dentadura, tan perfectamente conservada que se puede apreciar el sarro o la retracción de las encías.

Pies de una escultura de mármol procedente del mar Egeo. PROYECTO CONSTRUYENDO TARTESO

Si la riqueza de los materiales y el tamaño del yacimiento evidencian un enorme poderío político y económico y una gran capacidad organizativa, los objetos dejan también clara su relación con otras culturas mediterráneas de la época: se han hallado vasijas y platos de origen griego, fenicio y etrusco, así como imitaciones hechas en la zona. Pero, además, en el último peldaño de la escalinata se han encontrado los pies de la primera escultura de mármol que aparece en la península Ibérica de época anterior a la llegada de la antigua Roma. Está tan excepcionalmente conservada que mantiene la policromía: el azul egipcio del pedestal y el rojo de los pies y las uñas.

Los análisis hechos indican que el mármol procede de las islas Cícladas, el archipiélago griego situado en el centro del mar Egeo. A la espera de localizar el resto de la escultura —que revelará si se trata de una figura masculina o femenina—, los investigadores explican que se trata probablemente de un encargo llegado al Badajoz de la protohistoria desde aquellas lejanas tierras.

Joya arquitectónica

Los directores del yacimiento, Sebastián Celestino y Esther Rodríguez (en el centro), junto a los obreros de la excavación. J. M. R.

Pero por sorprendentes y llamativos que sean los restos encontrados —la hecatombe de animales o una enorme cantidad de cerámicas y de bronces…—, Celestino y Rodríguez insisten una y otra vez en que la verdadera joya del Turuñuelo es la arquitectura, por la conservación casi completa de un insólito edificio de dos plantas que revela soluciones técnicas realmente avanzadas. Por ejemplo, unos muros de tres metros de ancho que seguramente servían para sostener una bóveda por aproximación de hiladas, un sistema en el que se van curvando y depositando los ladrillos entre sí hasta juntarse en la cima.

EXPERTOS DE UNA DECENA DE INSTITUCIONES

La última portada de Arqueology, una de las publicaciones del Archaeological Institute of America, estuvo dedicada al yacimiento tartésico del Turuñuelo de Guareña, en Badajoz. Es solo una muestra del gran interés que el proyecto ha despertado en tres años de excavaciones.

Hay otras. Por ejemplo, la capacidad que ha demostrado para atraer la colaboración de más de una veintena de especialistas de todo tipo de ámbitos (desde antropólogos y arqueozoólogos hasta ingenieros), de 11 instituciones españolas (CSIC, el Instituto de Restauración y Conservación de la Generalitat de Valencia y las universidades de Granada, Barcelona, Extremadura, Las Palmas, Alicante, Vigo, Complutense y Autónoma de Madrid) y extranjeras: la UNAM de México está haciendo análisis de geomagnetismo y en Cambridge estudian los tejidos, entre otros, el fragmento de lana más antiguo encontrado en la península Ibérica.

Aunque todos ellos colaboren, de momento, la investigación se hace a través de la Junta de Extremadura y la excavación la está financiando únicamente —este año con 36.000 euros, 6.000 más que el año anterior— la Diputación Provincial de Badajoz.

 

Ahora, según ha avanzado la excavación —se ha desenterrado en torno al 15% de la construcción, que se calcula que ocupa casi una hectárea de terreno— la sorpresa ha sido un corredor que da la vuelta al patio. “Existen en las culturas mesopotámicas muy antiguas, pero no conocíamos nada así en esta época y esta zona. Por ejemplo, llaman la atención los contrafuertes interiores para sujetar una fachada que debe ser bastante grande. Además, tiene unos muros en el suelo que son tirantas, una técnica muy avanzada para evitar que se venzan”, explica Celestino.

 

6 junio 2018 at 4:13 pm Deja un comentario

Desvelado el origen del misterioso tesoro de El Carambolo

Un nuevo análisis revela el origen del legendario tesoro de El Carambolo, de 2.700 años de antigüedad y, pese a especulaciones previas, no tiene nada que ver con la Atlántida.

El tesoro de El Carambolo consta de 21 piezas de joyería de oro descubiertas por unos obreros cerca de Sevilla en 1958. FOTO POR KARSTEN MORAN, THE NEW YORK TIMES, REDUX

Fuente: Joshua Rapp Learn  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
10 de abril de 2018

Nuevos análisis químicos han resuelto el misterio del origen del tesoro de El Carambolo, un magnífico conjunto de antiguos objetos de oro descubiertos por unos obreros cerca de Sevilla en 1958.

Cuando se descubrió el tesoro de 2.700 años, enseguida generó mucha especulación y debates sobre Tartessos, una civilización que prosperó en el sur de España entre los siglos IX y VI a.C. Fuentes antiguas describían a los tartesios como una cultura rica y avanzada con un rey al frente. Dicha riqueza y el hecho de que los tartesios aparentemente «desaparecieran» de la historia hace unos 2.500 años, ha dado pie a teorías que equiparan a los tartesios con el lugar mítico de la Atlántida.

Otra parte del debate sostenía que las joyas eran de origen fenicio, una cultura semítica y marinera de Oriente Próximo que llegó al Mediterráneo occidental en el siglo VIII a.C. y estableció un puerto comercial en la actual Cádiz.

«Algunas personas creen que el tesoro de El Carambolo procede de Oriente, de los fenicios», afirma Ana Navarro, directora del Museo Arqueológico de Sevilla y una de las autoras del reciente estudio sobre el tesoro publicado en Journal of Archaeological Science. «Con este trabajo sabemos que el oro se extrajo de minas de España».

De origen local

El tesoro de El Carambolo es una colección de 21 piezas de oro, entre ellas un collar con medallones con grabados intrincados, varios adornos para el pecho en forma de piel de buey y espléndidas pulseras. Aunque los arqueólogos creen que el tesoro se enterró deliberadamente en el siglo VI a.C., es probable que la mayoría de las piezas se fabricaran dos siglos antes. Navarro afirma que no se ha descubierto nada de tal extravagancia que date de este periodo en España.

El tesoro incluye placas de oro en forma de rectángulos y pieles de buey, y pesa más de 2 kilogramos. FOTO POR JOSES LUCAS, ALAMY

Para zanjar el debate sobre el origen del tesoro de El Carambolo, Navarro y su equipo de investigación realizaron análisis químicos e isotópicos para examinar diminutos fragmentos de oro que se habían desprendido de una de las piezas. El análisis reveló que el material probablemente procedía de las mismas minas asociadas a los dólmenes de Valencina de la Concepción, que datan el 3.000 a.C. y también se encuentran cerca de Sevilla. Los autores del estudio afirman que las joyas del tesoro de El Carambolo marcan el final de una tradición continua de procesado de oro que comenzó unos 2.000 años antes con Valencina de la Concepción.

Patrimonio multicultural

Navarro afirma que, aunque el oro es de procedencia local, las joyas se fabricaron empleando técnicas fenicias. Se ha identificado un templo fenicio en la zona donde se descubrió el tesoro de El Carambolo, y el mismo tesoro es probablemente el producto de una cultura mixta de los fenicios de Oriente Próximo y los tartesios locales.

Alicia Perea, arqueóloga del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC especializada en tecnología del oro y que ha estudiado el tesoro de El Carambolo está de acuerdo en que los tartesios probablemente eran una cultura mixta de pueblos del Mediterráneo occidental y marineros de Oriente Próximo.

«Un chico fenicio se casa con una lugareña, es decir, para resumirlo de forma sencilla», explica.

Perea encomia el nuevo estudio en términos generales, especialmente porque los análisis químicos e isotópicos de objetos de oro son relativamente inusuales en España. Pero aborda la cuestión del vínculo directo entre la cultura en torno a los artefactos de El Carambolo y aquella en torno a los descubrimientos previos en Valencina.

«Esa línea no existe. La única línea que conecta ambos mundos es el material», afirma.

Algunos investigadores creen que este collar del tesoro podría tener su origen en la isla de Chipre, basándose en su diseño.

Algunos investigadores creen que este collar del tesoro podría tener su origen en la isla de Chipre, basándose en su diseño. FOTO POR DE AGOSTINI, GETTY IMAGES

Sin embargo, las conclusiones de los recientes análisis son ligeramente limitadas, ya que solo se han examinado los fragmentos de una de las 21 piezas del tesoro de El Carambolo. Perea ha publicado un estudio sobre los procesos tecnológicos empleados en la fabricación de joyas y afirma que, aunque algunas de las piezas probablemente se elaboraron a nivel local basándose en el estilo y la técnica, el collar con los medallones grabados podría proceder de Chipre, basándose en su diseño.

Aunque los investigadores siguen desentrañando los misterios en torno a los tartesios, Navarro y Perea están totalmente de acuerdo sobre la posible conexión entre la antigua civilización y la teoría de la Atlántida.

«Es una verdadera locura. No tiene nada que ver con la arqueología o la investigación científica», afirma Perea.

 

11 abril 2018 at 6:33 pm Deja un comentario

El monumental expolio arqueológico por el que se juzga a dos jubilados en Zaragoza

Se enfrentan a penas de hasta siete años de cárcel, acusados de saquear durante décadas el yacimiento celtíbero de Aratis

Cascos celtíberos originarios de la ciudad celtíbera de Aratis (Aranda de Moncayo, Zaragoza)

Fuente: R. P. > Zaragoza  |  ABC
3 de abril de 2018

Dos jubilados de la provincia de Zaragoza se enfrentan a peticiones de condena de hasta siete años de cárcel y a cuantiosas multas e indemnizaciones, acusados de haber saqueado durante décadas el yacimiento celbíbero de Aratis o Aratikos, en la también zaragozana localidad de Aranda de Moncayo, y de haber comerciado ilegalmente con valiosas piezas obtenidas en ese enclave. Cuando fueron arrestados, hace cuatro años, la Guardia Civil les sorprendió con unas 6.000 piezas arqueológicas.

Los acusados, Ricardo Granada y Mariano Ostalé, fueron detenidos en marzo y agosto de 2013, respectivamente. Fue fruto de dos operaciones desarrolladas por la Guardia Civil, denominadas Helmet-I y Helmet-II. Helmet significa casco en inglés. Y 18 valiosos cascos celtíberos fueron, precisamente, el detonante de aquellas operaciones. Son los que fueron subastados entre 2008 y 2012 por entre 19.000 y 77.000 euros. Los pusieron a la venta en varias ciudades europeas los herederos de un coleccionista austriaco que se hizo con ellos en los años 90.

El caso puso en evidencia a las autoridades españolas, lo que salpicó de lleno al Gobierno aragonés, que es quien tiene las competencias en materia de patrimonio histórico-artístico. Desde algunos sectores se denunció la dejadez de la Administración, la falta de rigor para proteger el yacimiento y para intentar recuperar esos cascos que, según alertaron diversos expertos, procedían de Aranda de Moncayo, de esa antigua ciudad celtíbera. De hecho, no fue hasta la primavera de 2016 cuando el Gobierno de Aragón protegió el yacimiento de Aratis mediante su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC).

Al final, al menos, las reiteradas advertencias llegadas desde Alemania motivaron la apertura de una investigación que acabó con la detención de esos dos hombres que ahora, jubilados, se sientan en el banquillo en la Audiencia de Zaragoza. Este martes se celebra la segunda y última sesión de un juicio que quedará visto para sentencia cinco años después de que se formalizaran las acusaciones contra ellos. Este lunes, durante la primera sesión del juicio, ambos negaron todas las imputaciones, rechazaron que llevaran a cabo expolio alguno y afirmaron incluso que no se conocían entre sí.

Uno de los procesados es Ricardo Granada. Cuando fue detenido ya estaba jubilado. La Guardia Civil encontró en su poder, en marzo de 2013, la friolera de 4.000 piezas arqueológicas de lo más diverso, supuestamente obtenidas tras dos décadas de ilícitos rastreos con buscadores de metales. Ricardo Granada es vecino de Aranda de Moncayo, en cuyo término municipal se encuentran los restos de la vieja ciudad de Aratis, un poderoso enclave celtíbero que participó junto a Numancia (Soria) y Segeda (Mara, Zaragoza) en levantamientos contra los romanos.

Aquella operación de la Guardia Civil permitió obtener datos y documentación que dio de sí para una segunda fase de la investigación, la «Helmet-II» que, en agosto de 2013, condujo a Mariano Ostalé, un ebanista con taller en la localidad zaragozana de Utebo. Ahora también está jubilado. Cuando fue arrestado, en agosto de 2013, en inmuebles de su propiedad se localizaron 4.000 piezas arqueológicas de lo más diverso, abundante material celtíbero.

Queda por ver ahora en qué queda el proceso. De momento, la Fiscalía pide para Ricardo Granada cinco años de prisión por expolio arqueológico y venta ilegal de piezas del patrimonio histórico, además de 120.000 euros de multa. Y para Mariano Ostalé tres años de prisión y 180.000 euros de multa. El Gobierno aragonés, que ejerce la acusación particular, reclama para cada uno de ellos siete años de cárcel -tres de ellos por un delito de contrabando- y que hagan frente conjuntamente a una multa de 106.825 euros. El Ayuntamiento de Aranda de Moncayo también está personado, para tratar de resarcir al municipio del expolio arqueológico sufrido.

 

3 abril 2018 at 1:47 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente