Posts tagged ‘fenicios’

Desvelado el origen del misterioso tesoro de El Carambolo

Un nuevo análisis revela el origen del legendario tesoro de El Carambolo, de 2.700 años de antigüedad y, pese a especulaciones previas, no tiene nada que ver con la Atlántida.

El tesoro de El Carambolo consta de 21 piezas de joyería de oro descubiertas por unos obreros cerca de Sevilla en 1958. FOTO POR KARSTEN MORAN, THE NEW YORK TIMES, REDUX

Fuente: Joshua Rapp Learn  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
10 de abril de 2018

Nuevos análisis químicos han resuelto el misterio del origen del tesoro de El Carambolo, un magnífico conjunto de antiguos objetos de oro descubiertos por unos obreros cerca de Sevilla en 1958.

Cuando se descubrió el tesoro de 2.700 años, enseguida generó mucha especulación y debates sobre Tartessos, una civilización que prosperó en el sur de España entre los siglos IX y VI a.C. Fuentes antiguas describían a los tartesios como una cultura rica y avanzada con un rey al frente. Dicha riqueza y el hecho de que los tartesios aparentemente «desaparecieran» de la historia hace unos 2.500 años, ha dado pie a teorías que equiparan a los tartesios con el lugar mítico de la Atlántida.

Otra parte del debate sostenía que las joyas eran de origen fenicio, una cultura semítica y marinera de Oriente Próximo que llegó al Mediterráneo occidental en el siglo VIII a.C. y estableció un puerto comercial en la actual Cádiz.

«Algunas personas creen que el tesoro de El Carambolo procede de Oriente, de los fenicios», afirma Ana Navarro, directora del Museo Arqueológico de Sevilla y una de las autoras del reciente estudio sobre el tesoro publicado en Journal of Archaeological Science. «Con este trabajo sabemos que el oro se extrajo de minas de España».

De origen local

El tesoro de El Carambolo es una colección de 21 piezas de oro, entre ellas un collar con medallones con grabados intrincados, varios adornos para el pecho en forma de piel de buey y espléndidas pulseras. Aunque los arqueólogos creen que el tesoro se enterró deliberadamente en el siglo VI a.C., es probable que la mayoría de las piezas se fabricaran dos siglos antes. Navarro afirma que no se ha descubierto nada de tal extravagancia que date de este periodo en España.

El tesoro incluye placas de oro en forma de rectángulos y pieles de buey, y pesa más de 2 kilogramos. FOTO POR JOSES LUCAS, ALAMY

Para zanjar el debate sobre el origen del tesoro de El Carambolo, Navarro y su equipo de investigación realizaron análisis químicos e isotópicos para examinar diminutos fragmentos de oro que se habían desprendido de una de las piezas. El análisis reveló que el material probablemente procedía de las mismas minas asociadas a los dólmenes de Valencina de la Concepción, que datan el 3.000 a.C. y también se encuentran cerca de Sevilla. Los autores del estudio afirman que las joyas del tesoro de El Carambolo marcan el final de una tradición continua de procesado de oro que comenzó unos 2.000 años antes con Valencina de la Concepción.

Patrimonio multicultural

Navarro afirma que, aunque el oro es de procedencia local, las joyas se fabricaron empleando técnicas fenicias. Se ha identificado un templo fenicio en la zona donde se descubrió el tesoro de El Carambolo, y el mismo tesoro es probablemente el producto de una cultura mixta de los fenicios de Oriente Próximo y los tartesios locales.

Alicia Perea, arqueóloga del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC especializada en tecnología del oro y que ha estudiado el tesoro de El Carambolo está de acuerdo en que los tartesios probablemente eran una cultura mixta de pueblos del Mediterráneo occidental y marineros de Oriente Próximo.

«Un chico fenicio se casa con una lugareña, es decir, para resumirlo de forma sencilla», explica.

Perea encomia el nuevo estudio en términos generales, especialmente porque los análisis químicos e isotópicos de objetos de oro son relativamente inusuales en España. Pero aborda la cuestión del vínculo directo entre la cultura en torno a los artefactos de El Carambolo y aquella en torno a los descubrimientos previos en Valencina.

«Esa línea no existe. La única línea que conecta ambos mundos es el material», afirma.

Algunos investigadores creen que este collar del tesoro podría tener su origen en la isla de Chipre, basándose en su diseño.

Algunos investigadores creen que este collar del tesoro podría tener su origen en la isla de Chipre, basándose en su diseño. FOTO POR DE AGOSTINI, GETTY IMAGES

Sin embargo, las conclusiones de los recientes análisis son ligeramente limitadas, ya que solo se han examinado los fragmentos de una de las 21 piezas del tesoro de El Carambolo. Perea ha publicado un estudio sobre los procesos tecnológicos empleados en la fabricación de joyas y afirma que, aunque algunas de las piezas probablemente se elaboraron a nivel local basándose en el estilo y la técnica, el collar con los medallones grabados podría proceder de Chipre, basándose en su diseño.

Aunque los investigadores siguen desentrañando los misterios en torno a los tartesios, Navarro y Perea están totalmente de acuerdo sobre la posible conexión entre la antigua civilización y la teoría de la Atlántida.

«Es una verdadera locura. No tiene nada que ver con la arqueología o la investigación científica», afirma Perea.

 

Anuncios

11 abril 2018 at 6:33 pm Deja un comentario

La última profesora de fenicio

Maria Josep Estanyol, de 67 años, lleva 43 impartiendo clases de cultura cartaginesa y lengua fenicia en la Universidad de Barcelona. Es la última maestra de esta especialidad en activo en España

Maria Josep Estanyol, profesora de la UB, es la única especialista en fenicio de España. Foto: GIANLUCA BATTISTA

Fuente: JUAN LEÓN GARCÍA / GUILLEM ANDRÉS > Madrid / Barcelona  |  EL PAÍS
25 de marzo de 2018

Si no hay nadie más que quiera coger la antorcha, evidentemente se acabarán las clases de fenicio”, asume Maria Josep Estanyol con una media sonrisa entre irónica y escéptica. Esta barcelonesa de 67 años lleva 43 dando clases de cultura cartaginesa y lengua fenicia en la Universidad de Barcelona (UB)

Estanyol no tiene ganas de dejarlo, aunque sienta cierta frustración porque ningún colega arqueólogo quiso seguirla en el camino de la docencia. “Yo ya intenté con algunos compañeros que hicieran trabajo de fenicio, pero no lo he conseguido”. Ella lo achaca a que, como parte de las lenguas semíticas, el fenicio se queda atrás respecto al hebreo o al arameo.

Estanyol es la primera y única autora de un manual de fenicio al catalán y al castellano

A pesar de ello, este curso ha sido de récord en su clase. Se matricularon siete alumnos. “Normalmente tengo menos, no sé qué ha ocurrido este año pero normalmente tengo tres, dos, uno. Muy pocos”, cuenta Estanyol. La mayoría de estudiantes proceden de la rama de lenguas semíticas. Hace años que ya no vienen de la carrera de arqueología. Los interesados en esta asignatura lo hacen”, reconoce, “por si algún día durante una excavación se pueden encontrar con una inscripción de fenicio en alguna piedra”.

Estanyol empezó a interesarse por la cultura cartaginesa cuando estudiaba tercero de carrera. “Hace muchísimos años”, bromea. “Me gustó y empecé a traducir muchas inscripciones. A partir de aquí hice una cosa que no existía: un diccionario de fenicio”. Es la única autora de un manual de fenicio al catalán y al castellano. Su labor como divulgadora llega hasta su círculo más íntimo. “He conseguido contagiar el amor por el fenicio en mi entorno familiar pero nadie ha llegado a estudiarlo”, admite.

Maria Josep Estanyol. GIANLUCA BATTISTA

Para Núria Domínguez Costa, una de sus siete alumnos del curso pasado, fue la pasión de Estanyol la que le hizo transmitir en su casa cada lección de fenicio. “Solía llegar a casa y quería transmitir eso que había aprendido. Incluso hicimos un taller de escritura en el que traduje el nombre de mi marido y mis hijos al fenicio”, señala Domínguez.

“Maria Josep nos hizo sentirnos como Sherlock Holmes cuando nos enfrentábamos a una traducción de fenicio. Era como un rompecabezas que querías resolver”, recuerda Aleix Permanyer, otro de sus cuatro alumnos en 2016 y proveniente de la rama de filología semítica.

Detalle de un collar fenicio. MARIA JOSEP ESTANYOL

La casa y el despacho de Estanyol son reductos de la historia cartaginesa. Conserva, en una vitrina repleta de libros, grabados de cerámica en letras fenicias; tomos sobre la historia de la civilización cartaginesa y algunos de sus objetos más simbólicos: ánforas, collares, máscaras y motivos funerarios, los hallazgos más habituales en las excavaciones. Ella misma luce un collar con una máscara fenicia. Explica que era tradicional en aquella civilización vestir collares, principalmente, con motivos religiosos o sociales.

Estanyol asume que imparte clases de una lengua muerta. O casi. “Tengo la sospecha de que hay restos de la lengua fenicia en la lengua bereber, en el amazigh”, característica del norte de Marruecos. No obstante, algunas ciudades españolas conservan un nombre que deriva del fenicio, como Cádiz, Málaga, Ibiza o Mahón, en Menorca. “La Dama de Elche”, continúa, “porta joyas fenicias, y el tesoro del carambolo (encontrado cerca de Sevilla) es también de factura cartaginesa”.

La labor de esta profesora casi siempre fue en la sombra. Reconoce que la UB la llamó hace poco para hacerle un reportaje. “¡Después de 43 años dando clase, se habían olvidado de que tenían una experta en fenicio!”, expresa. Un trabajo que extiende más allá de la universidad. De vez en cuando da clases particulares a un alumno por las que no cobra.

Por el momento, seguirá con las clases aunque no sabe hasta cuándo y sigue disfrutando en el aula. Esa energía acaba llegando a sus alumnos. “Muchos”, rememora, “empiezan con miedo porque no saben lo que se van a encontrar, sobre todo cuando ven el alfabeto, pero algunos me han llegado a decir al final del curso que se han divertido. Para mí, eso es lo más importante”.

 

25 marzo 2018 at 10:50 pm 1 comentario

Un test de ADN confirma que los fenicios eran un pueblo comerciante y no guerrero

Muestreo de la Tumba 351 Monte Sirai. / Universidad Libanesa Americana

Fuente: Beatriz de Vera  |  N + 1
11 de enero de 2018

La civilización fenicia surgió en 1800 a.C. en el Levante septentrional y en el siglo IX a.C. extendió su cultura por el Mediterráneo a partes de Asia, Europa y África a través de sus redes comerciales y asentamientos. Pero a pesar de su amplia influencia, la mayoría de lo que sabemos sobre los fenicios proviene de documentos griegos y egipcios. Ahora, una investigación sobre antiguo ADN fenicio rastreado en Cerdeña (Italia) y Líbano corrobora la idea histórica de que esta ancestral civilización mediterránea estaba más interesada en el comercio que en la guerra.

El estudio, publicado en Plos One, se ha centrado en analizar los genomas mitocondriales, que son heredados por la madre, en búsqueda de marcadores de ascendencia fenicia, que proporcionara pistas para saber cómo se integraron con las comunidades sardas (de Cerdeña). Los investigadores encontraron 14 nuevas secuencias mitogenómicas antiguas de muestras fenofénicas (1800 a. C.) y fenicias (700-400 d. C) de Líbano y Cerdeña y luego las compararon con 87 nuevos mitogenomas completos del libanés moderno y 21 mitogenomas antiguos prefenicios de Cerdeña recientemente publicados.

Los investigadores encontraron evidencia de la continuidad de algunos linajes de los indígenas sardos después del asentamiento fenicio, lo que sugiere que hubo integración entre estos dos pueblos en Monte Sirai. También hallaron evidencia de linajes mitocondriales nuevos y únicos en Cerdeña y Líbano, que pueden indicar el movimiento de mujeres de sitios de Oriente Próximo o África del Norte a Cerdeña y el movimiento de mujeres europeas al Líbano.

Sitio arqueológico de Monte Sirai, Cerdeña. /Wikipedia

Los autores indican que había un cierto grado de movilidad femenina y diversidad genética en las comunidades fenicias, lo que indica que la migración y la asimilación cultural eran frecuentes. “Esta evidencia de ADN refleja la naturaleza inclusiva y multicultural de la sociedad fenicia. Nunca fueron conquistadores, fueron exploradores y comerciantes”, explica Pierre Zalloua, de la Universidad Libanesa Americana, y primer autor del estudio.

Los fenicios prácticamente no dejaron ningún documento escrito, y hasta el día de hoy, no está claro quiénes fueron sus ancestros. Los historiadores de la Antigua Grecia creyeron que los cananeos llegaron de las orillas del Golfo Pérsico, pero los arqueólogos modernos consideran que ellos son descendientes de los habitantes antiguos del Mediterráneo que llegaron hace 9-10 mil años atrás. Un estudio de ADN publicado en pasado julio, que comparó la secuencia de los genomas de cerca de 300 hombres antiguos y más de 2500 contemporáneas, descubre que los libaneses contemporáneos son genéticamente parecidos a los fenicios, así como a los habitantes de las estepas de Europa del Este. Cerca del 93% del ADN analizado se correspondió con el genoma de los fenicios; y el 7% restante, al ADN de los habitantes de las estepas.

 

12 enero 2018 at 12:00 am Deja un comentario

El Museo Arqueológico de Almería acoge la exposición ‘Baria, ciudad fenicia y romana’, con más de 400 piezas

El Museo Arqueológico de Almería acoge desde este jueves la exposición ‘Dioses, tumbas y gentes. Baria, ciudad fenicia y romana’; una muestra organizada por la Consejería de Cultura, con la colaboración de Michelín y el Ayuntamiento de Cuevas de Almanzora (Almería), que quiere trasladar los resultados de más de un siglo de investigaciones sobre la ciudad de Baria que yace bajo el casco urbano de Villaricos.

Fuente: EUROPA PRESS  |  LA VANGUARDIA
30 de noviembre de 2017

Más de 400 piezas procedentes de los fondos del Museo de Almería y del Museo Arqueológico Nacional que relatan los catorce siglos en la historia de la urbe, desde su fundación por los fenicios hacia el siglo VII a.C hasta su completo abandono a finales del siglo VII o principios del VIII, coincidiendo con los inicios del periodo andalusí.

La exposición muestra las relaciones que los colonizadores fenicios tuvieron con griegos, íberos y romanos a lo largo de tan dilatada historia, según ha explicado la Junta en una nota. El argumento de la muestra se centra es aspectos temáticos sobre la sociedad fenicia y su plasmación en la ciudad de Baria, como las condiciones de vida, el trabajo o la religión, que aportan el atractivo panorama de una cultura completamente exótica en el suelo peninsular.

La exposición, que podrá visitarse hasta el 8 de julio de 2018, está dividida en siete ámbitos temáticos: Introducción: historia de la investigación en Baria y los orígenes de la presencia fenicia en la depresión de Vera. El territorio, los recursos, el poblamiento autóctono; La vida: la vivienda, el atuendo, el ajuar personal y doméstico; El comercio: la producción agrícola, ganadera, salazones, minería y metalurgia; Los griegos y los íberos: otros yacimientos como El Chucho; Los dioses: la religión fenicia en Baria: divinidades y santuarios; Amigos y enemigos: las relaciones exteriores a través del comercio anfórico. Las relaciones con los íberos. La conquista de Baria por Escisión; y La muerte: la necrópolis de Baria. Rituales y prácticas funerarias.

Durante el período de apertura de la exposición se prevé un amplio programa de acción cultural asociado a la misma, en colaboración con la Universidad de Almería y la Asociación Luis Siret de Amigos y Amigas del Museo de Almería. Entre otras, se ha diseñado un amplio programa didáctico sobre el mundo fenicio y romano para todas las edades: talleres, visitas, recreaciones, desde diciembre; se ha organizado un ciclo de conferencias ‘Baria y su tiempo’, a partir del 20 de diciembre.

Asimismo, se ha diseño un material didáctico, tanto para el docente como para el alumnado, como recurso de apoyo a la visita ya disponible; se han organizado una serie de rutas y visitas temáticas sobre el mundo fenicio que se llevaran a cabo desde enero 2018 un sábado al mes.

También se prevé la celebración de un curso para el profesorado con Baria fenicia y romana como eje central de la jornada formativa en febrero 2018; se presentará el catálogo de la exposición en marzo; y se celebrará un coloquio científico sobre Baria en relación a su territorio y las investigaciones sobre el sudeste durante los meses de mayo y junio.

 

1 diciembre 2017 at 2:45 pm Deja un comentario

Hallan un colgante de oro de época fenicia en Mazarrón

La pieza, del año 620 a. C., demuestra que en la zona no solo hubo rutas comerciales, sino también asentamientos con población aristócrata

El colgante, de unos dos centímetros de longitud – ABC

Fuente: EFE – Mazarrón (Murcia)  |  ABC
14 de septiembre de 2017

Investigadores de la Universidad de Murcia (UMU) han hallado en Mazarrón un colgante de oro de época fenicia que demuestra que en la zona hubo no solo rutas comerciales, sino también asentamientos con población aristócrata.

El hallazgo de esa pieza, de unos dos centímetros de longitud y forma de flecha, se ha producido en el tercer curso de arqueología subacuática que la UMU organiza en la localidad costera en colaboración con su Concejalía de Patrimonio Histórico.

En un comunicado, su coordinador, Juan Pinedo, ha explicado que el colgante es muy similar a otro encontrado en la necrópolis fenicia de Trayamar, en Vélez-Málaga, fechado en el 620 antes de nuestra era. La pieza se encontró en una prospección subacuática en la Isla de Adentro, en el entorno de la playa de La Isla, de Puerto de Mazarrón.

Según Pinedo, este colgante lleva a pensar que la zona no fue solo un lugar de paso para los comerciantes fenicios, sino que estos pudieron estar asentados en la zona y contar con un puerto propio. «Se trata de un salto cualitativo, pues a las piezas ya habituales, como ánforas, platos y vasijas, que hablan del comercio marítimo, se suma ahora este hallazgo que hace ver que estaríamos ante un asentamiento con residencia de aristócratas de la época», ha indicado.

La alcaldesa de la localidad, Alicia Jiménez, ha mostrado su satisfacción por este hallazgo y recordado que en el mismo entorno de la playa de La Isla se encontraron también dos barcos fenicios del siglo VII antes de nuestra era.

Uno de ellos, que aún está ubicado en el lugar en el que fue encontrado a la espera de poder ser extraído con garantías para su conservación, está considerado el barco más antiguo que se conserva completo, por lo que está declarado Bien de Interés Cultural.

 

14 septiembre 2017 at 9:35 pm Deja un comentario

Descubierto en Cádiz el mayor puerto púnico del Mediterráneo

Arqueólogos encuentran un gran asentamiento de tres hectáreas junto a la ciudad fenicia de Doña Blanca, gracias a un georradar

Miembros de la Universidad de Cádiz escanean con un georradar el terreno sobre el antiguo puerto fenicio, en el poblado de Doña Blanca. JUAN CARLOS TORO

Fuente: JESÚS A. CAÑAS > El Puerto de Santa María  |  EL PAÍS
5 de agosto de 2017

Los últimos rayos de sol tiñen de dorado el pasto de la finca ganadera de Miguel y Manuel Lavi. Las vacas no pierden de vista a un invitado desconocido. Al remolque de una ranchera conducida por el profesor de Historia Antigua de la Universidad de Cádiz Lázaro Lagóstena, un novedoso georradar escanea el subsuelo en profundidades de hasta cuatro metros. Aunque los terrenos lindan con el yacimiento fenicio de Doña Blanca, situado en El Puerto de Santa María (Cádiz), a simple vista no hay indicios de vestigios en la zona. De repente, el ordenador del georradar comienza a dibujar la retícula de lo que parecen calles y edificios. Lagóstena y su equipo acaban de confirmar lo que ya sabían: bajo esas tierras fértiles se esconde el desconocido puerto púnico de Doña Blanca, “el más extenso y mejor conservado del Mediterráneo”, como apostilla el profesor.

No es la primera vez que Lagóstena, coordinador de la Unidad de Geodetección de la universidad, visita la zona con su georradar. En la primavera de 2016 ya acudió a ese punto, ubicado en la falda de la Sierra de San Cristóbal y cercano al antiguo cauce del río Guadalete, para probar y entrenar su equipo de arqueología no invasiva. Exploró superficies no excavadas, pero sí documentadas del yacimiento. De paso, escaneó cinco hectáreas en los terrenos de los hermanos Lavi, inexploradas arqueológicamente y sin protección alguna, pero donde el conservador del museo de El Puerto Juan José López Amador ya teorizó, en 2008, sobre la posible existencia de estructuras enterradas. Sin embargo, la sorpresa fue mayúscula hasta para el propio Amador. La geofísica permitió averiguar la presencia de un gran asentamiento de 250 metros de largo, 125 de ancho; un perímetro de 700 metros y tres hectáreas aproximadas de superficie. Las estructuras comienzan a aparecer a 50 centímetros de profundidad y alcanzan hasta los 1,80 metros.

“Interpretamos que es el espacio portuario de la ciudad fenicia y púnica”, explica Lagóstena mientras escanea de nuevo, en los últimos días de julio, algunos puntos del terreno que se quedaron por analizar en la anterior campaña. Los hallazgos dejan poco lugar a la duda. Con sus pasadas de dos metros de ancho, el georradar dibuja una amplia e intrincada trama urbanística. “Se identifican diversos edificios con probable funcionalidad portuaria como almacenes, espacios productivos o edificios religiosos”, añade. A eso se suman estructuras como calles y espacios abiertos que permiten plantear “la hipótesis de su identificación con el área portuaria de la ciudad del Castillo de Doña Blanca durante el período púnico-cartaginés” (siglos V-III a.C.).

Tanto Lagóstena, como el profesor José Antonio Ruiz Gil, del área de Prehistoria de la Universidad, tienen claro que el espacio, de una única fase constructiva, se puede asociar a la etapa púnica, ya que presenta una trama “de tipo ortogonal o hipodámica”. “De clara influencia helenística muestra características urbanas conocidas en el Mediterráneo Central (Sicilia y Magna Grecia), sin olvidar sus similitudes con el barrio portuario de Cartago”, añade el coordinador de la Unidad de Geodetección.

La importancia del hallazgo es mayúscula y no solo porque hasta ahora se pensaba que la ciudad fenicia de Doña Blanca era una ciudad portuaria en sí, en lugar de una ciudad con puerto anexo, como se ha descubierto ahora. “La amplia extensión del yacimiento, su buena conservación, y su poca afección por construcciones de épocas posteriores, convierten este espacio portuario probablemente en el más extenso y mejor conservado de los conocidos para la antigüedad púnica en toda la cuenca mediterránea”, añade Lagóstena con rotundidad. De hecho, el doctor da un paso más y afirma que la trama urbana descubierta denota que se encuentran ante “uno de los puertos más importantes de la época”. La infraestructura denota el destacado peso en el comercio marítimo que todavía seguía teniendo la ciudad de origen fenicio, del siglo VIII a. C., durante su etapa púnica.

Detalle de la imagen del georradar que muestra (en blanco) la trama urbana descubierta.

Todo lo conocido hasta el momento ha sido posible gracias al georradar y el posterior estudio de las imágenes registradas, sin realizar excavación alguna ni estudio de material arqueológico. Ahora, Lagóstena y Ruiz Gil, junto a investigadores y doctorandos de su equipo, preparan un análisis detallado del hallazgo, con la idea de presentarlo a la comunidad científica a través de artículos en diversas publicaciones.

El nuevo hallazgo confirma el destacado peso del yacimiento de Doña Blanca para comprender la presencia de los fenicios en el sur español. En litoral gaditano están documentados hasta tres núcleos de asentamiento fenicios: Cádiz, el yacimiento del Castillo de Chiclana de la Frontera y la propia Doña Blanca, ubicada donde antes se encontraba la desembocadura del Guadalete. De ellas, la última es la más destacada, dada su extensión excavada y su buen estado de conservación. Todo ello cuando hasta ahora se creía que solo había salido a la luz un 5% (unos 8.500 metros cuadrados) de la ciudad. Sin embargo, este descubrimiento confirmaría que la urbe tiene un tamaño mucho mayor de lo estimado y una historia oculta que depara muchos más secretos por explorar.

 

16 agosto 2017 at 8:19 pm Deja un comentario

¿Quién era el soldado griego enterrado en la Málaga fenicia?

El misterio envuelve al primer enterramiento descubierto en la península con un ajuar mortuorio

Casco corintio de bronce de la Tumba del Guerrero, expuesto en el Museo de Málaga. GARCÍA-SANTOS

Fuente: ESPERANZA CODINA > Málaga  |  EL PAÍS
11 de abril de 2017

Era un varón con una estatura de entre 1,75 y 1,78 metros. En algún momento de su vida sufrió un golpe contundente en el hombro derecho y un traumatismo en la cabeza, causado por un objeto romo. Logró curarse. De complexión fuerte, vivió en el siglo VI antes de nuestra era, murió cuando tenía entre 40 y 45 años y fue enterrado extramuros de la ciudad fenicia de Málaga. El cuerpo de este hombre, sin identidad y rodeado por varias incógnitas aún por despejar, reposaba en la conocida como Tumba del Guerrero, el primer enterramiento descubierto en la península con el ajuar mortuorio y la indumentaria de un soldado griego.

Esta pieza es una de las más valiosas y llamativas de la sección de Arqueología del Museo de Málaga, inaugurado en diciembre pasado. “Lo especial es el contenido, más que el continente”, explica David García, el arqueólogo que dirigió los trabajos de excavación encargados a la empresa Arqueosur. El hallazgo se produjo en 2012, durante la construcción de una promoción inmobiliaria en un solar ubicado entre las calles Jinetes y Refino de la capital malagueña. Bajo niveles con estructuras del siglo XIX y de un barrio de época almohade, afloraron los sillares de la sepultura, a solo 30 centímetros de un bloque de viviendas anexo.

¿Quién era ese guerrero griego enterrado en la ciudad fenicia de Malaka? Se desconoce. Podría tratarse de un mercenario o simplemente de una evidencia de las relaciones comerciales y políticas entre esta urbe y las ciudades helenas del Mediterráneo. Málaga era en esa época “un crisol”, recuerda el arqueólogo, en la que incluso habitaban “indígenas” que habían adquirido hábitos fenicios, pero que seguían manteniendo sus tradiciones antiguas.

El ajuar localizado alrededor de los restos óseos, un esqueleto que miraba hacia el oeste, incluía elementos que se identifican con la armadura de un soldado hoplita, además de otros de carácter ritual y simbólico, vinculados a los enterramientos fenicios, que denotarían un elevado nivel social del individuo. Lo primero que apareció fue un anillo revestido de oro con una piedra tallada (escarabeo) con la representación de la diosa egipcia Sekhmet, joya que García tacha de “fascinante”. Junto al cráneo, en la parte izquierda, había un plato de plata, y en la derecha, trozos de marfil que todavía no han sido definidos.

A los pies del cuerpo descansaban dos varillas de plata con remates cónicos y a la derecha se halló la punta de una lanza doblada. En la tumba había fragmentos metálicos que podrían haber sido parte de un escudo, hipótesis que está en investigación, y un objeto de cerámica, posiblemente para la quema de esencias, encontrado junto a la que es sin duda la mejor pieza del conjunto: un casco corintio de bronce con un programa decorativo muy completo que ha sido datado en el siglo VI antes de nuestra era. Para llegar a esta conclusión se han revisado los 2.000 yelmos griegos documentados en el Mediterráneo. El casco, restaurado por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), tiene labradas una gran palmeta central, unas serpientes sobre las aberturas de los ojos y cuatro águilas.

Hasta el momento se sabe que el hombre tenía un estatus social alto. “No todo el mundo podía permitirse un ajuar de esas características”, subraya García. “¿Podría ser alguien que mandara sobre un grupo de personas relacionadas con la defensa de la ciudad? Pues a lo mejor”, añade. Malaka comenzó a amurallarse en el mismo siglo al que se remonta la sepultura del soldado. El arqueólogo recuerda lo difícil que resulta aventurar una teoría sobre el ocupante del yacimiento porque “no hay paralelos”. Fuera quien fuera el guerrero, su tumba y las mejores piezas de su rico ajuar se pueden contemplar ahora en el Museo de Málaga.

 

11 abril 2017 at 5:59 pm 1 comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

septiembre 2018
L M X J V S D
« Ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente