Posts tagged ‘etruscos’

Hallada en Italia una nueva tumba etrusca de más de 2.600 años de antigüedad

La tumba conservaba los restos incinerados del difunto en un ánfora etrusco-corintia, además de vasijas para el consumo de vino y armas

Entrada de la tumba. La tumba 37 está compuesta por una pequeña cámara funeraria casi cuadrada precedida de un breve dromos (un corredor al aire libre). Foto: Carlo Casi

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
20 de noviembre de 2017

Una nueva tumba etrusca ha sido descubierta este mes en la necrópolis de Poggetto Mengarelli en Vulci, en la provincia de Viterbo, al norte de Roma, según informa Carlo Casi, el director de las excavaciones, a National Geographic. La tumba 37 está compuesta por una pequeña cámara funeraria casi cuadrada precedida de un breve dromos (un corredor al aire libre). El interior del hipogeo estaba parcialmente cubierto de tierra, que ha conservado el ajuar funerario del difunto, formado por 19 objetos prácticamente intactos.

«Los restos del difunto, incinerados, se han conservado en el interior de un ánfora etrusco-corintia de decoración lineal que permite fechar el complejo entre finales del siglo VII y comienzos del VI a.C.«, afirma Casi. También se han descubierto vasijas en bucchero (cerámica negra típica de la civilización etrusca) utilizadas para el consumo de vino: una enócoe, un attingitoio, una cótila, un cántaro y un cálice; además de vasos para contener líquidos y productos alimenticios.

La tumba perteneció a un hombre, a juzgar por las armas halladas en el interior de la misma

«El género masculino del difunto ha sido determinado por la presencia de una punta de hierro de una jabalina y de su terminal (el sauroter), y por dos cuchillas del mismo material; una probablemente sea un un cuchillo con la hoja ligeramente curva, con abundantes restos de madera del mango. Entre los ornamentos personales cabe destacar una fíbula, una especie de hebilla de hierro y una aguja de bronce», concluye el arqueólogo.

 

Interior de la tumba. El desprendimiento de una parte del techo ha conservado el ajuar funerario del difunto. Foto: Carlo Casi

 

Ajuar funerario. El ajuar funerario estaba formado por 19 objetos prácticamente intactos. Foto: Carlo Casi

 

Datación de la tumba. La tumba ha sido fechada entre finales del siglo VII y comienzos del VI a.C. Foto: Carlo Casi

 

Vasijas y vasos. Se han descubierto vasijas en bucchero (cerámica negra típica de la civilización etrusca) utilizadas para el consumo de vino: una enócoe, un attingitoio, una cótila, un cántaro y un cálice; además de vasos para contener líquidos y productos alimenticios. Foto: Carlo Casi

 

Carlo Casi. El arqueólogo Carlo Casi en el breve dromos que permite acceder a la tumba. Foto: Carlo Casi

 

20 noviembre 2017 at 6:38 pm Deja un comentario

Descubierto un templo etrusco en el Monte Giovi, cerca de Florencia; desde allí observaban los rayos

Los resultados de las excavaciones llevadas a cabo por la Universidad de Florencia han sido recogidos en un libro: los sacerdotes miraban al cielo para predecir el futuro, pero su religión sigue siendo un misterio

Estudiantes de la Universidad de Florencia trabajando en el Monte Giovi

Fuente: DANIELE ERLER  |  La Stampa
7 de noviembre de 2017

Un equipo de investigadores de la Universidad de Florencia ha descubierto un templo etrusco en el Monte Giovi, la montaña de Júpiter. Allí, en la cima, a casi mil metros sobre el nivel del mar, los etruscos estudiaban los rayos para interpretar la voluntad de los dioses y predecir el futuro.

Todavía sabemos muy poco sobre la religión etrusca y por esta razón la noticia fascina a los eruditos y amantes de la historia. También porque es una de las pocas áreas sagradas de Etruria que han sobrevivido hasta nuestros días. Para encontrarla han sido necesarios seis años de trabajo, con el concurso de estudiantes y doctorandos de la Universidad de Florencia, en un equipo de jóvenes dirigido por el arqueólogo Luca Cappuccini. Ahora los resultados de la investigación, que comenzó con las excavaciones en 2010, han sido recogidos en un libro.

La vista desde la cumbre del monte

Tres estratos diferentes

El monte forma parte de un sistema montañoso que separa el Mugello de la llanura de Florencia, sobre la ciudad etrusca de Fiesole. Desde arriba, gracias también a las fotografías aéreas, se percibe la presencia de un terraplén rectangular en la cumbre. «En los años setenta – ha relatado Cappuccini a La Stampa – en la zona ya se habían encontrado tres pequeños bronces y algunas puntas de hierro de flecha y de jabalina».

Las nuevas excavaciones han sacado a la luz tres estratos diferentes con asentamientos de diferentes épocas. En el más antiguo hay una cabaña con una zona pavimentada a su alrededor. En el suelo ha sido hallado un lituus, el instrumento de hierro utilizado por los sacerdotes para delimitar un área sagrada. Es uno de los más antiguos del mundo y uno de los pocos que se han encontrado en un templo, ya que la mayoría de estos hallazgos provienen de tumbas de sacerdotes.

Fragmento del lituus de hierro encontrado en el Monte Giovi

Un templo celeste

El lituus había sido roto y clavado en el suelo en medio del área pavimentada, señala Cappuchini. Por la posición se puede suponer que se trataba de un «auguraculum», un templo celeste. Un lugar utilizado para interpretar la voluntad de los dioses.

«Los etruscos dividían el cielo en dieciséis partes, cada una de ellas correspondiente a una divinidad diferente. Por eso para los etruscos era importante observar los fenómenos naturales, como los rayos», explica el arqueólogo.

Restos del muro perimetral del asentamiento

El significado de los rayos

Es probable que el templo estuviera dedicado a Tinia, la versión etrusca de Júpiter y de Zeus. No era la única divinidad que lanzaba sus flechas, los rayos, a los hombres. Pero era la más importante y probablemente dio también el nombre a la montaña, después llamada «de Júpiter» por los romanos.

El descubrimiento no resuelve los muchos misterios que aún envuelven a la religión de los etruscos: lo que sabemos se lo debemos a los textos latinos. De los rayos estudiaban probablemente la forma, la posición y el color, pero no sabemos qué significado daban a cada una de estas características.

 

7 noviembre 2017 at 9:53 pm Deja un comentario

Vulci, hallan una tumba principesca etrusca del siglo VIII a.C.

Una tumba etrusca principesca de fin del siglo VIII A. de C. fue hallada en las excavaciones de la necrópolis de Poggetto Mengarelli en la ciudad de Vulci, en la provincia italiana de Viterbo.

tomba Vulci

Fuente: ANSA Latina
Fotos: ANSA

ROMA, 21 NOV – Los arqueólogos se encontraron frente a un sitio intacto y de unos 2.800 años, destinado a honrar la memoria de una destacado miembro de la naciente aristocracia etrusca. Los restos que acompañaron al difunto en su último viaje son extraordinarios: corta lanza de hierro con espiral de anillos de bronce en el mango, algunas cerámicas entre las cuales hay una olla pintada de rojo y blanco del Grupo Bisenzio, recipientes de bronce con residuos orgánicos que pudieron ser una últiam comida.

Otros objetos de relevancia son un jarrón de bronce bicónico con una bola de tapa coronada por un casco decorado con cresta, que contiene las cenizas del importante personaje y un contenedor en bronce con decoración en relieve de la cubierta, tal vez con las cenizas de algún otro pariente cercano.

«La forma compleja antropomorfa del cinerario bicónico es único en el panorama de los hallazgos del período y confirma la voluntad de los señores de Vulci de proveer una buscada representación del cuerpo del difunto que no existe más a causa del rito funerario de la incineraciones», dijo Carlo Casi, Director Científico de la Fundación Vulci. «Otra importante pieza, útil para el conocimiento de la civilización etrusca que emerge de las excavaciones en curso en Vulci en este momento. Cada día salen a la luz pequeñas y grandes historias que nos ayudan a componer un cuadro que todavía se nos escapa», afirmó Alfonsina Russo, superintendente para la Arqueología, Bellas Artes y Paisajes del área metropolitana de Roma y la provincia de Viterbo.

tomba Vulci

 

tomba Vulci

 

tomba Vulci

 

tomba Vulci

22 noviembre 2016 at 8:43 pm Deja un comentario

Excavan 17 tumbas etruscas ricas en joyas, armas y otros objetos para la eternidad

La necrópolis etrusca de Poggetto Mengarelli, situada al norte de Roma, contiene ajuares funerarios intactos que han permanecido ocultos durante más de 2.000 años

vulci1_ng

Tumba etrusca con un rico ajuar funerario que incluye numerosas vasijas cerámicas. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria

Fuente: Alec Forssmann  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
4 de octubre de 2016

Unas 17 sepulturas etruscas han salido últimamente a la luz junto a la Tumba del Escarabeo Dorado, descubierta a comienzos de año en la necrópolis de Poggetto Mengarelli en Vulci, en la provincia de Viterbo, al norte de Roma. Esta tumba, perteneciente a una princesa de la aristocracia etrusca del siglo VIII a.C., fue bautizada así por los dos escarabeos egipcios que se hallaron en su interior.

Carlo Casi, el director de las excavaciones, explica a este medio que las tumbas se están excavando actualmente y que «esto es sólo el comienzo«. La necrópolis de Pogetto Mengarelli abraza toda la historia etrusca, desde la cultura de Villanova hasta la época romana. Los etruscos creían en la vida de ultratumba y los objetos hallados en las nuevas tumbas así lo atestiguan: un espejo en bronce para perpetuar el rostro que un día reflejó, anillos que nunca pierden su brillo y vasos para brindar en la eternidad, entre otras cosas.

Bajo una losa de piedra caliza blanca yacían los restos incinerados de una mujer junto a un ajuar funerario excepcional, formado por una fusayola que testimonia su afición por la hilatura, un juego de doce vasos y cinco fíbulas de bronce. En la tumba de un hombre han aparecido algunos anillos de plata y objetos de bronce como fíbulas, hebillas, vasos, empuñaduras y otras partes de armas. Y en la sepultura adyacente de una niña se han encontrado dos pares de pendientes de oro, un anillo de plata y dos estatuillas de bronce con forma de sirena.

vulci2_ng

Vasijas cerámicas de diferentes tamaños. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria

vulci_ng

La necrópolis etrusca de Poggetto Mengarelli se localiza en Vulci, en la provincia de Viterbo, al norte de Roma. Imagen: Google Maps

vulci3_ng

Espejo realizado en bronce. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria

vulci4_ng

Dos figurillas y un pendiente de oro. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria

vulci5_ng

Catalogación del espejo de bronce. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria

vulci6_ng

Botella de cerámica. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria

vulci7_ng

Vasija con asa y restos de pintura. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria

vulci8_ng

Vasija con asa y restos de pintura. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria

vulci9_ng

Figurillas halladas en la tumba de una niña. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria

vulci10_ng

Figurillas con forma de sirena. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria

vulci11_ng

Pendientes de oro. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria

vulci12_ng

Plato de bronce con figuras grabadas en su interior. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria

vulci13_ng

Daga etrusca en un estado de conservación bastante precario. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria

4 octubre 2016 at 4:37 pm Deja un comentario

La Tumba del Escarabeo Dorado sale a la luz

Descubren una tumba etrusca intacta en Vulci, al norte de Roma, que contenía dos escarabeos egipcios y otras piezas deslumbrantes

tumba_etrusca1_NG

Vasijas cerámicas halladas en el interior de la tumba etrusca. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria Meridionale

Fuente: NATIONAL GEOGRAPHIC

Los tombaroli o saqueadores de tumbas estaban al acecho, dispuestos a llevarse el botín, pero los arqueólogos llegaron a tiempo e interrumpieron las excavaciones clandestinas. Ocurrió el pasado mes de enero en la necrópolis etrusca de Poggetto Mengarelli en Vulci, en la provincia de Viterbo, al norte de Roma. La tumba en cuestión es etrusca y contenía un ajuar funerario deslumbrante que ha podido ser rescatado completamente intacto. Hay piezas de lugares tan opuestos como Egipto y el mar Báltico.

tumba_etrusca2_NG

Vasijas y objetos procedentes de lugares tan opuestos como Egipto y el mar Báltico. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria Meridionale

«La tumba seguramente perteneció a una princesa etrusca, no tanto la hija de un rey sino alguien de la naciente aristocracia etrusca de finales del siglo VIII a.C.», explica Carlo Casi, el responsable de las excavaciones, a National Geographic. «Hay dos escarabeos egipcios, uno de ellos de marfil y ambos montados en engastes dorados. También hay numerosas pastas vítreas, como cuentas de collar y colgantes, probablemente fenicias o egipcias, además de cuentas de ámbar del mar Báltico», añade el arqueólogo.

tumba_etrusca5_NG

Restos óseos de la princesa o aristócrata etrusca. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria Meridionale

Los arqueólogos también han recuperado vasijas y restos óseos no incinerados que estaban envueltos en una tela preciosa. El ajuar intacto de la Tumba del Escarabeo Dorado, como ha sido bautizada, se encuentra en proceso de restauración en un laboratorio del Parque Arqueológico y Natural de Vulci, donde permanecerá hasta finales de mayo. A continuación se exhibirá en una muestra específica en el Museo Arqueológico Nacional de Vulci.

tumba_etrusca6_NG

Restos óseos que se conservaban en el interior de la tumba. Foto: Carlo Casi / Soprintendenza per i Beni Archeologici dell’Etruria Meridionale

11 marzo 2016 at 6:25 pm 1 comentario

Vulci, encontrado el tesoro de la princesa etrusca

Terminada la microexcavación de la tumba. En abril una nueva campaña

Vulci. Tumba del escarabajo de oro

Foto: ANSA

Fuente: ANSA    08/03/2016

La microexcavación recién terminada del la «Tumba del escarabajo de oro» de Montalto di Castro (en Viterbo, en la región central del Lacio, en Italia), llevada a cabo en los laboratorios de la Fundación Vulci, ha sacado a la luz todo el esplendor de un ajuar funerario intacto.

Un collar de ámbar fenicio, dos escarabajos egipcios (uno de ellos, por cierto, de oro), fíbulas y vajilla de rara factura: son los «tesoros» surgidos del rocambolesco hallazgo, el pasado febrero, de un enterramiento en el Parque arqueológico de Vulci (que pertenece a la Superintendencia de Etruria Meridional) sustraído en el último momento al saqueo de ladrones de tumbas.

Foto: ANSA

Los estudios antropológicos han llevado también a la hipótesis de que la difunta era una princesa etrusca. De ella tan solo quedan algunos huesos sin quemar envueltos en una preciosa tela. Y el misterio de una dignataria perteneciente a la naciente aristocracia etrusca, cuya tumba, que data de los orígenes de esta civilización, alrededor del siglo VIII a.C., representa un importante descubrimiento. Tanto es así que a principios de abril, un equipo internacional de arqueólogos iniciará en Vulpi una nueva campaña de excavaciones.

tesoro Vulci

Foto: Il Messaggero

9 marzo 2016 at 8:26 pm 2 comentarios

Dioses, tumbas y faunos: el inagotable misterio del pueblo etrusco

Gatopardo Ediciones publica en España ‘Tumbas etruscas’, un librito breve y encantador en el que D.H. Lawrence relata su fascinación por la civilización etrusca

tumba-de-los-leopardos

‘Tumba de los Leopardos’. Necrópolis de Monterozzi, Tarquinia, Italia

Fuente: DANIEL ARJONA  |  El Confidencial    18/02/2016

Cuando el novelista británico D. H. Lawrence (1885-1930) emprendió al fin tras la primera guerra mundial su tantas veces aplazado viaje a la busca del secreto del pueblo etrusco, creyó ver a un fauno en las inmediaciones de Caere (hoy Cerveteri), en el accidentado Lacio. Se pavoneaba sonriente en la boca de una cueva con sus ojos amarillentos, su bigotito negro, sus piernas peludas y su morral. El sortilegio duró un instante, hasta que el campesino subió a su flaco caballo y desapareció. «Ahora apenas se ven a esos hombres con la expresión inconsciente e imperturbable del fauno. Al parecer los mataron a todos en la guerra: era imposible que sobrevivieran a semejante contienda».

Tampoco sobrevivió, muchos siglos antes, el majestuoso y pacífico pueblo etrusco al imparable empuje de Roma. No los exterminaron a todos porque eran demasiados, aclara el autor de ‘El amante de lady Chatterley’, pero sí su existencia como nación y como pueblo. Sólo quedan algunos breves y despectivos comentarios de los escritores latinos y, sobre todo, esas tumbas que han fascinado a generaciones de aventureros, buscavidas y arqueólogos. «Así que hemos ido a las tumbas, o a los museos que conservan lo que se saqueó de ellas«.

'Tumbas etruscas', de D. H. Lawrence (Gatopardo Ediciones, 2016)

‘Tumbas etruscas’, de D. H. Lawrence (Gatopardo Ediciones, 2016)

Lawrence fue uno de aquellos peregrinos hombres de letras que gastaban suelas y cuartillas en viajes que nunca terminaban. Acompañado de su inseparable Frieda recorrió Alemania, Austria, Italia, Ceilán, Estados Unidos, México… Él lo llamaba su «peregrinación salvaje» porque no era estrictamente voluntaria: su obra vitalista en la que exploraba sin tapujos la sexualidad humana y las amenazas de la modernidad atrajo sobre sí la censura y la persecución oficial. Ayer «pornógrafo», hoy «visionario», era imposible que la sensibilidad de Lawrence no se topara un día con los enigmas de Etruria.

Ahora Gatopardo Ediciones publica en España ‘Tumbas etruscas’, el librito breve y encantador en el que Lawrence registró su llegada a Caere una soleada tarde de abril. «En la ajetreada Caere, cuando Roma era todavía un mísero villorrio, había un barrio entero de colonos griegos, de Jonia, o tal vez de Atenas. En torno al año 390 a.C., los galos cayeron sobre Roma. Los romanos se llevaron a las vírgenes vestales, a las mujeres y a los niños a Caere, y los etruscos cuidaron de ellos en su opulenta ciudad. Es posible que alojaran a las vestales refugiadas en esta roca. Y también puede que no. De hecho Caere pudo no estar exactamente aquí…»

tumbas-etruscas-de-caere

Tumbas etruscas de Caere en la necrópolis de Banditaccia

Las tumbas pintadas de Tarquinia

Los etruscos lo construían todo con madera, las casas, los templos, todo menos las murallas de las fortificaciones, las puertas y los puentes. «Así que las ciudades etruscas desaparecieron por completo como flores«. Pero edificaban sus tumbas bajo tierra, en las laderas de los promontorios enfrentados a las colinas en cuyas cúspides se alzaban sus ciudades. De esta forma, enfrente de la ciudad de la vida podían contemplar la ciudadela de la muerte, esas vastas necrópolis que encarnaban su obsesión por la vida ultraterrena.

Músico etrusco - 'Tumba del Triclinio' - Tarquinia

Músico etrusco – ‘Tumba del Triclinio’ – Tarquinia

En aquellos palacios oscuros, como el de los Tarquinios, la familia cuyo reyes gobernaron los primeros días de Roma, Lawrence encontró una calma curiosa y peculiar. Dentro de los túmulos se depositaban las urnas con las cenizas de los esclavos mientras a los señores se les tumbaba en grandes sarcófagos de piedra o terracota con todas sus galas, o los depositaban sin más sobre un ancho banco de piedra. Nada de eso queda ya. Sólo sus sobrecogedoras pinturas que enseñan que para el etrusco la muerte sólo era una agradable continuación de la vida, «con joyas, vino, y al son de las flautas que invitaban a la danza». Por cierto que acompañaban a los féretros, cual pretoriana guardia, incontables símbolos fálicos, o ‘lingams’, tallados en roca.

Pero el centro de la obra de Lawrence lo ocupan las citadas tumbas pintadas de Tarquinia, la Tumba de la Caza y la Pesca, las innumerables representaciones de banquetes fúnebres en los que corre el vino mientras esclavos desnudos tocan extraños instrumentos musicales, la Tumba de los Leopardos o la de los delicados bailarines del Triclinio. «Las escenas sencillas encierran un misterio y un portento que va más allá de la vida normal. Todo parece alegre y luminoso, pero posee un peso, una profundidad de significado que sobrepasa la belleza estética«.

La Tumba de los Leones, la del Muerto, la de la Doncella, la de las Vasijas Pintadas, la del Viejo… Lawrence nos acerca en las páginas de este libro a aquel pueblo secreto que precedió a Roma para ser aniquilado por ella. Tan distinto…  «Para el etrusco todo está vivo; el universo entero vivía; y la labor del hombre era vivir en él. Tenía que insuflarse vida a partir de la enorme vitalidad del mundo. El cosmos estaba vivo, igual que una gigantesca criatura. Todo se agitaba y respiraba».

18 febrero 2016 at 2:39 pm 1 comentario

Descubierta en la Umbría italiana una valiosa tumba etrusca del siglo III a. C.

El hallazgo permitirá profundizar en el arte de esta misteriosa civilización

tumba-etrusca

Una de las esculturas encontradas en la sepultura – ABC

Fuente: ABC    09/01/2016

Fue un descubrimiento excepcional y, como ocurre con el hallazgo de muchos tesoros, completamente casual: un agricultor con su tractor, de faena en el campo, se llevó el susto de su vida cuando de improviso el terreno cedió. Después, repuesto del miedo ante el terreno que se abrió a sus pies, descubrió un tesoro etrusco: en una sepultura subterránea de unos cinco metros cuadrados había dos sarcófagos de grandes dimensiones y dos urnas cinerarias. Dicen los arqueólogos que este hallazgo en Città della Pieve, localidad de 7.500 habitantes en la provincia de Perugia (región de Umbria), en el centro de Italia, es excepcional e insólito, porque en este lugar no se habían encontrado restos etruscos parecidos. El material encontrado, de muy buena factura, está hecho de piedra alabastro y se ha datado en el siglo III a. C. Uno de los sarcófagos tiene inscripciones etruscas sobre la identidad del difunto y en las dos urnas cinerarias se reproduce a un hombre en posición reclinada.

Città della Pieve se revolucionó y emocionó por el impacto del descubrimiento. «Somos conscientes de que nos encontramos frente a una gran oportunidad para nuestro pueblo. Esperamos poder acoger esos magníficos restos arqueológicos en nuestro Museo de Santa Maria de los Siervos», manifestó de inmediato el alcalde, Fausto Scricciolo. Por su parte, el asesor de Cultura, Carmine Pugliese, explicó así la expectación que suscitó el tesoro etrusco: «Es tanta la atención y la curiosidad, que nos sentimos obligados a restituirlo cuanto antes a los ojos del público. El hallazgo enriquecerá nuestro patrimonio. Son muchísimos los testimonios de entusiasmo por el descubrimiento. Esperamos ahora contribuciones privadas, para profundizar en las investigaciones sobre la tumba y el arte etrusco», manifestó a ABC el asesor de Cultura.

Santa María de los Siervos

Una vez limpiados, los dos sarcófagos y las urnas funerarias se presentaron en las vísperas de Navidad en el Museo de Santa María de los Siervos, con la presencia de la subsecretaria del Ministerio de Bienes Culturales, Ilaria Borletti, que destacó «la gran importancia del hallazgo y la extraordinaria participación de los habitantes de Città delle Pieve, que han demostrado así su interés por descubrir sus propias raíces».

Los arqueólogos destacan que el gran relieve de este material etrusco se debe a la calidad de los materiales y su buena conservación, lo que se refleja en que aún son visibles elementos polícromos; en particular, una de las caras esculpidas en la parte superior de la urna funeraria tiene aún las pupilas pintadas. Esto permitirá profundizar en la pintura etrusca. Atención particular se está dedicando también a las inscripciones, una de las cuales se refiere al propio difunto y es motivo ya de investigación por la Columbia University de Nueva York.

Misterio

La civilización etrusca, que floreció en el segundo milenio antes de Cristo en la actual región de Toscana, extendiéndose después por el centro y norte de Italia, nació de la fusión entre corrientes migratorias procedentes de Asia Menor y poblaciones indígenas prelatinas. Durante mucho tiempo se consideró una civilización misteriosa y se habló de «misterio etrusco», alimentado también por fuentes antiguas. Pero hoy, aunque su lengua presenta lados oscuros, no puede considerarse ya un pueblo enigmático. El proceso formativo de los etruscos se consolidó desde el siglo X al IX a.C. en terrenos próximos a la costa italiana del mar Tirreno. En siglos posteriores, intercambios con Egipto, Siria, Fenicia y Anatolia permitieron que llegaran a Etruria objetos preciosos para la clase dominante. Su influencia cultural en la vecina Roma fue grande, fundiéndose prácticamente con la civilización romana al final del I siglo a. C. Los tres últimos reyes de Roma fueron de origen etrusco y reinaron, según la tradición, desde el 616 al 509 a. C.

En Etruria el culto de los muertos tuvo siempre un relieve particular y un preciso ritual. El hecho de que se hayan encontrado numerosos sepulcros etruscos se explica porque este antiguo pueblo itálico creía en la supervivencia de los difuntos. Concebían una vida tras la muerte y la consideraban idéntica a la terrena, con la diferencia de que era eterna. Por eso las tumbas se construían con materiales más nobles y más duraderos que los utilizados en las casas, se colocaba todo aquello que el difunto había tenido en vida y que no le podía faltar para su vida eterna: desde los muebles hasta los objetos de uso cotidiano, pasando por su ropa.

9 enero 2016 at 10:11 am Deja un comentario

Italia: Hallan una tumba etrusca intacta

Un agricultor topa con una tumba etrusca de finales del siglo IV a.C. que contenía dos sarcófagos espléndidos y otros objetos

tumba_etrusca_NG_1

Uno de los sarcófagos parcialmente excavado. Foto: Soprintendenza Archeologia dell’Umbria

Fuente: NATIONAL GEOGRAPHIC

A finales de octubre, un agricultor que estaba arando un terreno cerca de Città della Pieve, en la provincia de Perugia, se topó con una tumba etrusca intacta de finales del siglo IV a.C., que contenía dos sarcófagos espléndidos y unas urnas funerarias perfectamente conservadas. El pasado 28 de noviembre se retiró el último sarcófago de la cámara funeraria, según informa la Superintendencia Arqueología de Umbría en un comunicado. Un paso subterráneo de unos doce metros de longitud conducía al hipogeo, excavado en el terreno y sellado con una puerta de piedra de dos hojas.

tumba_etrusca_NG_2

El hipogeo tiene planta rectangular y ocupa unos cinco metros cuadrados. Foto: Soprintendenza Archeologia dell’Umbria

Un realismo casi grotesco

La cámara funeraria ocupaba unos cinco metros cuadrados y estaba parcialmente cubierta de tierra. En los sarcófagos aparecen talladas dos figuras masculinas, supuestamente los difuntos, cuyo aspecto resulta chocante. Difícilmente encarnan un ideal de belleza. Más bien fueron retratados con un realismo casi grotesco: el vientre abultado, el rostro redondo y una calvicie avanzada en uno de ellos. «La cabeza, realizada con la intención de expresar los rasgos anatómicos de forma precisa, presenta restos de colores y las pupilas dibujadas», explica el comunicado.

tumba_etrusca_NG_3

Sarcófago que representa a uno de los difuntos. Foto: Soprintendenza Archeologia dell’Umbria

Uno de los sarcófagos conserva la inscripción «Laris«, que ha sido relacionada con el nombre o apellido de uno de los difuntos. Los arqueólogos también han recuperado urnas y vasos cerámicos, además de fragmentos de un estrigilo (una rascadera de metal para limpiarse el cuerpo) y un ánfora ovoide.

tumba_etrusca_NG_4

Sarcófago que representa a uno de los difuntos. Foto: Soprintendenza Archeologia dell’Umbria

10 diciembre 2015 at 8:28 am 1 comentario

Vuelven a sonar las notas del carnyx después de 2000 años de silencio

carnyx.2jpg

Fuente: Stefano Petrella  |  La RepubblicaAntichi corni e note del passato: tornano a suonare gli strumenti degli Etruschi

Después de dos mil años de silencio volverá a sonar en Tarquinia el majestuoso carnyx –una especie de trompeta de bronce de casi dos metros de altura coronada por una siniestra campana zoomorfa-, junto con otros instrumentos y sofisticados dispositivos de sonido que se creían desaparecidos, como trompetas y cuernos etruscos adoptados también por los antiguos romanos con los nombres de lituus, cornu y tuba.

carnyx

Será en un concierto programado para el domingo 14 de diciembre a las 18:30 en la antigua Sala Capitular de los Agustinos de San Marcos (Tarquinia) y organizado por los arqueólogos musicales del Proyecto Europeo de Arqueología Musical (European Music Archaeology Project). El proyecto ha sido financiado por la Unión Europea para llevar a Tarquinia, cuna de la cultura etrusca, un equipo de investigadores, fabricantes de instrumentos musicales, compositores y músicos, así como también realizadores de cine, diseñadores de sonido y artistas multimedia procedentes de siete países diferentes.

strumenti-etruschi

El objetivo es reconstruir fielmente instrumentos musicales sobre la base de hallazgos arqueológicos y documentos antiguos para relatar el papel desempeñado por la música en el seno de las antiguas civilizaciones europeas, sacando a la luz los sonidos de todas las épocas, desde el Paleolítico Superior y la Edad de Hierro hasta los instrumentos medievales. De esta manera se descubren sonidos nunca mencionados por la historia de la música convencional y emergen conexiones y referencias entre las diversas culturas europeas con miles de años de anticipo a la idea misma de Europa.

strumenti-etruschi.2jpg

Aquí puede oírse cómo sonaría el carnyx. Y aquí la primera pieza musical compuesta para un carnyx

13 diciembre 2014 at 10:39 pm Deja un comentario

Entradas anteriores


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos

RSS Blogs en Χείρων·Chiron

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente