Posts tagged ‘esculturas sedentes’

La química saca los colores a la escultura clásica romana

Un equipo de investigación de la Universidad de Córdoba en el Instituto Universitario de Química Fina y Nanoquímica documenta la existencia de pigmentos amarillos, azules y rojos en tres grandes estatuas de la ciudad romana de Torreparedones.

Fuente: Universidad de Córdoba
20 de marzo de 2017

A simple vista, las grandes estatuas romanas que llenan las calles de Roma, los museos arqueológicos de media Europa y siguen apareciendo en los yacimientos arqueológicos del territorio que ocupó el antiguo Imperio son de un blanco casi inmaculado. Así llevan siglos presentándose ante los ojos de quienes han querido mirarlas con más o menos pasión. Los artistas renacentistas las idolatraron y considerado un ejemplo de virtuosismo artístico. El arte clásico fue considerado la esencia del genio humano. Miguel Ángel creó su David y su Piedad imitando a los escultores griegos y romanos, tallando en la inmaculada piedra dos de las grandes obras de la Historia Universal del Arte.  Se le olvidada, sin embargo, un detalle. Las estatuas romanas no fueron blancas en su origen, estaban laboriosamente pintadas de vivos colores aunque ni los ojos de los renacentistas ni de cualquier persona del año 2017 sea capaz de verlos.

Así lo han sospechado durante décadas los arqueólogos y así lo ha demostrado recientemente la ciencia. Uno de los últimos trabajos en este sentido ha sido el publicado por un equipo de investigación de la Universidad de Córdoba en el Instituto de Química Fina y Nanoquímica integrado por los profesores José Rafael Ruiz Arrebola y César Jiménez Sanchidrián y los investigadores Daniel Cosano Hidalgo y Laura Dara Mateos Luque en la revista Microchemical Journal, en la que constatan la existencia de pigmentos de amarillo, azul y rojo en tres grandes estatuas aparecidas en el yacimiento arqueológico de Torreparedones (Baena, Córdoba), cuyas excavaciones dirige el profesor Carlos Márquez.

Para sacar los colores a las esculturas, el equipo de la UCO, perteneciente al Departamento de Química Orgánica, ha recurrido a la espectrometría Raman, consistente en irradiar la muestra con un láser y medir la luz dispersada, correlacionando el número de onda de dicha luz dispersada con diferentes enlaces químicos que hacen posible determinar la naturaleza del pigmento empleado en la pintura.

Según detallan en el artículo, para conseguir conocer los colores concretos que adornaron las vestimentas de los emperadores Augusto y Claudio y la que posiblemente representara a Livia, esposa del primero de ellos, los investigadores de la UCO calibraron el espectrómetro de acuerdo con los materiales que se pensaba que eran utilizados para colorear este tipo de estatuas. Tras someter las tres esculturas a este análisis, los investigadores concluyeron que los artistas de la Bética emplearon el oxihidróxido de hierro (goethita) para conseguir el amarillo, el óxido de hierro (hematites) para el rojo y el “azul egipcio”, un pigmento conocido desde la antigüedad, sintetizado a base de arena silícea, calcita y cobre.

El virtuosismo de aquellos antiguos pintores de estatuas no se limitó a emplear los colores planos, sino que los mezclaron con carbonato y fosfato cálcico y sulfatos para matizarlos, logrando diferentes tonalidades y dotando a sus esculturas de una profundidad, que, si se hubieran conservado, probablemente hubieran impresionado como hizo todo su arte a los renacentistas.

D. Cosano, L. Dara Mateos, C. Jiménez-Sanchidrián, J.R. Ruiz, Identification by Raman microspectroscopy of pigments in seated statues found in the Torreparedones Roman archaeological site (Baena, Spain), Microchemical Journal, 130 (2017) 191-197.

 

21 marzo 2017 at 12:17 am 1 comentario

Las estatuas de Augusto y Calígula recuperan la cabeza en Torreparedones

El Ayuntamiento manda construir dos réplicas idénticas a los bustos originales

estatua_torreparedones

Busto reconstruido del emperador Augusto para sus estatua en Torreparedones – S.N.T.

Fuente: S. N. T. > Baena  |  La Voz Digital
26 de diciembre de 2016

Las esculturas masculinas sedentes halladas en la curia del parque arqueológico de Torreparedones de Baena en diciembre de 2011 cuentan ya con sus respectivas cabezas. Se trata de los emperadores Augusto y Calígula-Claudio divinizados.

Estas esculturas se presentaron en sociedad tras su restauración el pasado 26 de septiembre acéfalas y quedando así expuestas en el patio del Museo Histórico Municipal a pesar de que «se conservan los dos bustos masculinos, que están expuestos en la sala II del recinto dedicada a la estatuaria romana», según informaron desde el Ayuntamiento banense. Las cabezas originales expuestas no están completas ya que les falta parte del cuello, sobre todo a la de Augusto.

Con el objetivo de «dar más prestancia y valor a las esculturas», indican desde el Consistorio, «se han realizado sendas copias, a escala natural, en poliestireno expandido en las que se ha incorporado ya la parte perdida del cuello». Dichas copias son las que se han colocado en las esculturas.

Desde el departamento de arqueología municipal apuntan que «las dos esculturas masculinas han ganado mucho desde el punto de vista museográfico».

El catedrático de la Universidad de Córdoba, Carlos Márquez, resaltó de ellas que son piezas «absolutamente extraordinarias» y «únicas en todo el imperio romano» por lo que «resulta excepcional su aparición» en Torreparedones.

 

26 diciembre 2016 at 1:50 pm Deja un comentario

Las estatuas de Augusto, Calígula y Livia muestran sus colores

La restauración de tres esculturas del siglo I, encontradas en el yacimiento de Torreparedones (Baena, Córdoba), ha permitido saber que dos de ellas representaban al emperador Augusto y a Calígula, en forma divinizada. La tercera podría corresponder a Livia, viuda de Augusto. Las tres estatuas sedentes estaban pintadas, según se deduce por los restos de pigmentos hallados en sus pliegues. Las dos masculinas, en tonalidades purpúreas, amarillas ocres y blancas, mientras la femenina era representada en tonos rojizos y azul egipcio.

estatuas_torreparedones

De izquierda a derecha, las esculturas sedentes de Calígula, de Augusto, y de una figura femenina (posiblemente Livia), halladas en el yacimiento de Torreparedones y exhibidas en el Museo Histórico de Baena (Córdoba). / UCO

Fuente: Agencia SINC
27 de septiembre de 2016

La Universidad de Córdoba (UCO) ha presentado los resultados de la investigación en torno al hallazgo de tres esculturas del siglo I en el yacimiento de Torreparedones (Baena, Córdoba). Dos representan a Augusto y Calígula de manera divinizada.

Con Augusto nació no sólo el Imperio Romano, sino también el culto religioso a su líder. A finales de 2011, un hallazgo sacudió el yacimiento de Torreparedones  y el pontífice máximo regresó a su trono. Amontonados y ordenados, aparecieron decenas de fragmentos de tres esculturas, dos masculinas y una femenina, sentadas y fabricadas en mármol.

Las estatuas están casi completas, pero descabezadas. Era normal que estas piezas fueran independientes y se ajustaran luego al cuerpo

La restauración de esas piezas ha permitido descubrir que dos de ellas representan a Augusto y a Calígula, otro conocido emperador de Roma, en un modelo único que no tiene parangón en cualquier otro lugar en Europa, África o Asia que fuera hollado por el estandarte del SPQR.

El valioso descubrimiento de las tres estatuas sedentes, las dos masculinas de los emperadores y otra femenina, posiblemente de Livia, viuda del propio Augusto, se halla ahora depositado en el Museo Histórico de Baena. Allí han sido presentadas a la sociedad, como resultado de un trabajo de investigación en el que han participado la Universidad de Córdoba, arquitectos municipales y restauradores de una empresa especializada.

Pigmentos

Recompuestas como si fueran un puzle desde las piezas encontradas en la curia de la colonia romana de Torreparedones, las esculturas presentan otra singularidad: en sus pliegues se hallaron pigmentos que permite reconstruir el color original con el que fueron adorados estos gobernantes pétreos.

“En ninguna parte del imperio se han localizado representaciones de este tipo”, subraya el catedrático de Arqueología de la UCO Carlos Márquez, responsable del equipo científico que ha estudiado las piezas arqueológicas. La primera de ellas se moldeó bajo el modelo divus Augustus Pater, esto es, a Augusto cuando fue elevado a los altares. Bajo este criterio se representa también a Calígula, calzado con botas militares, uno de sus rasgos identitarios. No en vano, Calígula es un diminutivo de caliga, la sandalia de los legionarios.

La representación femenina también responde al modelo. Después de que los restauradores recompusieran en los últimos meses los fragmentos hallados en el yacimiento, las estatuas se presentan casi completas, pero descabezadas. Era normal en la escultura romana que estas piezas fueran independientes y se ajustaran luego al cuerpo. En el Museo Histórico de Baena ya se conservaba la cabeza laureada del propio Augusto, otra valiosa pieza.

En el Museo Histórico de Baena ya se conservaba la cabeza laureada del propio Augusto, otra valiosa pieza.

Fabricadas en el siglo I de nuestra era (Augusto murió en el año 16, Calígula en el 41), las estatuas, según relata el director del museo, José Antonio Morena, “fueron ocultadas en algún momento de finales del siglo II”, probablemente por causa de una guerra civil romana. Los colonos querrían conservar a sus divinos emperadores, que presidían el foro, de los peligros de un ataque enemigo.

El hallazgo de los restos se produjo en la curia de la colonia Ituci Virtus Iulia, la actual Torreparedones. La curia era una sala de reuniones de la vida pública del asentamiento. Seguramente “procedieran del templo anexo”, ha explicado Morena. Gracias a la restauración, las esculturas sedentes “parecen haber cobrado vida”, ha valorado el especialista.

Sentadas, togadas y con un gesto mayestático, las representaciones conservaban además algo de su colorida estética. Las estatuas masculinas estaban pintadas en tonalidades purpúreas, amarillas ocres y blancas; mientras la femenina era representada en tonos rojizos y azul egipcio.

Las estatuas fueron ocultadas en algún momento de finales del siglo II, probablemente por causa de una guerra civil romana

Descubrir los mismos pigmentos que vieron los colonos hispanorromanos “es algo de gran novedad internacional”, afirma Márquez. Se ha logrado a partir de la aplicación de técnicas de espectrometría Raman, fotografía multiespectral e infarroja y estudios de luminescencia por parte de los arqueólogos de la UCO. Junto a la recuperación de las figuras se exhibe también una representación gráfica de cómo fueron sus entronizadas magnificencias.

Proceso trabajoso

La recuperación de este patrimonio no fue sencilla. En el momento de su descubrimiento, las piezas encontradas se encontraban “en un estado complicado y peligroso”, al hallarse en contacto con el suelo, con restos de humedad, con oxidación en los anclajes y por la aparición de microorganismos y sales solubles, recuerda restauradora Ana Infante, de la empresa Gestión y Restauración del Patrimonio Histórico. Armadas en el taller de restauración sus extremidades al tronco, la apariencia actual es muy completa. Las estatuas tienen unas dimensiones mayores que una figura humana al natural y se asientan sobre un atril, como pudieron estar en su apogeo.

 

27 septiembre 2016 at 5:07 pm Deja un comentario

Las estatuas sedentes de Torreparedones son únicas en el Imperio Romano

Pertenecen a Calígula, Augusto y su esposa Livia, son de un tamaño colosal y su presencia en Baena es «excepcional»

estatuas-cordoba-baena

Estado en que han quedado las estatuas tras su restauración de cinco años – ABC

Fuente: S. N. T. > Baena  |  ABC Andalucía
26 de septiembre de 2016

En diciembre de 2011, durante una excavación en la curia de la colonia Ituci Virtus Iulia, el parque arqueológico de Torreparedones en Baena, se hallaron «amontonados pero intencionadamente ordenados», según el arqueólogo municipal, José Antonio Morena, decenas de fragmentos pertenecientes a tres esculturas sedentes de tamaño colosal, que se pueden fechar «en la mitad del siglo I de nuestra era».

Casi cinco años después, ayer, el grupo de investigación de la Universidad de Córdoba (UCO) y el Ayuntamiento daban a conocer el resultado de los trabajos realizados durante los últimos años con los restos hallados. Se trata de dos esculturas masculinas y una femenina. Sobre las primeras, el director del grupo y catedrático de la UCO, Carlos Márquez, resaltó que «son piezas absolutamente extraordinarias». Explicó que tras los trabajos e investigaciones realizadas «hemos podido determinar que son únicas en todo el Imperio Romano», por lo que «resulta excepcional su aparición» en Torreparedones.

Una de las esculturas representa el modelo divus Augustus Pater, Augusto cuando fue elevado a los altares. La segunda se trata de divus Claudius, reelaborado de un retrato de Calígula, pues el cuerpo togado y calzado con mulleus representa al emperador Calígula, del que apenas se conservan esculturas. La tercera es «probablemente diva Augusta, la emperatriz Livia, viuda de Augusto, que fue elevada a los altares».

Márquez recalcó que «es una circunstancia realmente extraordinaria contar con ellas aquí». El catedrático explicó que durante la restauración «se han podido aplicar una serie de técnicas que nos permiten conocer el color original de las esculturas», en lo que supone «una novedad puesta en relieve a nivel internacional».

 

27 septiembre 2016 at 7:54 am Deja un comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2017
L M X J V S D
« Abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente