Posts tagged ‘enterramientos romanos’

Aquí yace Junia Rufina, la enigmática y poderosa romana de Baelo Claudia

Localizan en Cádiz un mausoleo único en Hispania por conservar inscripciones en bronce y por estar dedicado a una importante mujer

La escultura que representa a Junia Rufina, expuesta en el Museo de Baelo.

Fuente: JESÚS A. CAÑAS – Cádiz  |  EL PAÍS
24 de agosto de 2018

Junia Rufina fue una mujer muy poderosa. No necesitó ser madre o mujer de ningún romano. Fue por méritos propios. Su espectacular tumba en el yacimiento de Baelo Claudia (Tarifa, Cádiz) solo habla de ella. En honor a esta noble romana se levantó un excepcional mausoleo con inscripciones de bronce y los mejores mármoles. Debió impactar al que lo viese en pie, allá por el II siglo de nuestra era, y 1.800 años después vuelve a sobrecoger. Su Junia quiso dejar clara su importancia, lo consiguió con creces. Su sepulcro se ha convertido ahora en uno de los hallazgos más sobresalientes de la Hispania romana por ser la única tumba dedicada a una mujer por sí misma y por conservar la inscripciones original en bronce con la que fue concebida.

El singular descubrimiento se produjo el pasado 4 de junio, en el transcurso de unas excavaciones en la necrópolis de Baelo Claudia (ciudad romana desde el siglo II a.C.), y ha sido presentado la mañana de este viernes. “Es espectacular, un hallazgo excepcional”, reconoce Fernando Prados, director del proyecto investigador y profesor de Arqueología de la Universidad de Alicante. De un lado, es “una prueba del poder femenino en la época”, tal y como ha resumido el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez en la presentación. De otro, el propio estado de conservación de la inscripción de bronce la convierte en un hallazgo romano inédito en España.

La tumba de Junia Rufina se encontraba en el punto más cercano a la puerta de la ciudad, un lugar reservado para el enterramiento de las personas más destacadas. La elección de esa zona en la excavación en esta campaña no ha sido casual. Allí mismo apareció hace dos décadas una importante escultura femenina togada desconocida que no conservaba la cabeza y que hoy se expone en el museo del Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia, tal y como reconoce Iván García, arqueólogo del espacio. Los investigadores -integrados también por las universidades de Granada, Murcia y Madrid- albergaban esperanzas de encontrar algo destacado, pero el hallazgo ha superado todas sus expectativas.

Ahora han podido poner nombre a esa escultura aparecida hace 20 años. “Ha sido una sorpresa. La tumba más cercana a la puerta, la más grande e importante y de una mujer”, añade Prados. No es la primera vez que en España aparece un enterramiento romano dedicado a al sexo femenino, pero en esta ocasión ha sido distinto. “Normalmente, hacen referencia a que era mujer o madre de alguien, en este caso no. Era una mujer importante por sí misma”, detalla el profesor de Arqueología. García añade: “Es el primer monumento en Hispania cuya promotora es una mujer y con este tamaño”.

“Para los dioses Manes de Junia Rufina, hija de Marco”, reza en la lápida, encontrada con letras de bronce engastadas y siguiendo la pauta habitual de las inscripciones funerarias romanas. Y precisamente la conservación de estos caracteres es, precisamente, otro de las causas de la excepcionalidad del hallazgo. El uso del metal para la realización de las inscripciones era común en tiempos romanos.

Sin embargo, no es nada usual que esta técnica llegue intacta hasta nuestros días. “No hay ninguna pieza en la que tengamos un epígrafe con letras de bronce completo. La gente los solía expoliar. Normalmente se conserva solo la huella, pero en este caso no, está completo. Entre letra y letra se conservan hasta las interpunciones (caracteres a modo de puntos que se insertaban entre algunas letras)”, explica Prados en referencia a un hallazgo único en la antigua Hispania hasta ahora.

El motivo de este extraordinario estado de conservación radica en un hecho catastrófico que destruyó la ciudad de Baelo Claudia en torno al siglo IV de nuestra era. “Un terremoto afectó a la ciudad y quedó todo sepultado, como una pequeña Pompeya, y se quedó así hasta hoy. Es una suerte, la gente solía expoliar en tiempos de necesidad”, reconoce el director de la investigación. El temblor hizo que la losa con la inscripción cayese bocabajo sobre el pavimento de la necrópolis. Los arqueólogos han localizado incluso monedas del monedas del 340 d.C. que, al caer, quedaron atrapadas entre el suelo y la inscripción.

En las excavaciones han aparecido más piezas que muestran la grandiosidad del monumento funerario. Además de la inscripción en bronce y la escultura ya localizada anteriormente, los arqueólogos han localizado piezas de mármol de origen importado. “Se trata de un conjunto de gran monumentalidad, donde han aparecido columnas y capiteles corintios y otros elementos decorativos de un sepulcro que refleja el esplendor y la brillantez artística de esta ciudad hispanorromana”, explica el consejero.

Sin embargo, el valor del hallazgo, que también incluye restos óseos- radica también en las posibles vías de investigación que se abren para resolver la incógnita de quién fue Julia Rufina y porqué llegó a ser tan importante. De momento, los arqueólogos tienen una hipótesis, a partir del nombre de la mujer. “Junia hace referencia una importante diosa romana. De hecho, la escultura es un cuerpo en serie de esta diosa”, explica Prados. El apellido da más pistas, como abunda el arqueólogo: “Sabemos que es hija de un tal Marco y que Rufina es uno de los apellidos clásicos que las familias nobles de Cádiz usaron después de la conquista romana”. A partir de ahí, poco más se sabe de esta enigmática mujer. La primera gaditana empoderada. O al menos que, de momento, se sepa.

 

24 agosto 2018 at 6:15 pm Deja un comentario

Los espléndidos objetos funerarios hallados en un sarcófago romano, en Alemania

El sarcófago, del siglo III d.C., contenía el esqueleto de una mujer adinerada a juzgar por sus pertenencias: un espejo de mano de plata maciza, objetos para aplicar cosméticos y frascos de fragancias, entre otras cosas

Sarcófago intacto
Excavación del sarcófago romano en Zülpich, al suroeste de Colonia y al oeste de Bonn, en Alemania.

Foto: J. Vogel, LVR-LandesMuseum Bonn

Fuente: Alec Forssmann National Geographic
31 de julio de 2018

El pesado sarcófago romano fue sellado con su pesada tapa de arenisca y permaneció enterrado y silencioso durante unos 1.800 años, desde el siglo III d.C., hasta que fue extraído el año pasado en Zülpich, al suroeste de Colonia y al oeste de Bonn, en Alemania, tras ser descubierto como consecuencia de la expansión de un polígono industrial por parte de la corporación pública Erftverband, que se ocupa de la gestión del agua. Dieciocho siglos, eso es lo que duró el descanso fúnebre del difunto; sus restos funerarios han sido manipulados, pero por el bien de la ciencia: para saber lo que somos primero tenemos que entender lo que fuimos. Y los espléndidos objetos funerarios hallados junto a los restos mortales de una mujer, probablemente una aristócrata, son un reflejo del pasado grecorromano y mediterráneo de Europa. Por ejemplo, uno de los objetos hallados en el interior del sarcófago, completamente excepcional: una navaja plegable cuyo mango de madera fue tallado con la imagen de un Hércules fatigado apoyado en su bastón.

«No conozco una pieza similar, es una pequeña obra de arte que recuerda a una estatua colosal del semidiós Hércules Farnesio, que fue creada en Grecia en el siglo IV a.C. y cuya copia alcanzó gran popularidad en época romana», explica Susanne Willer, consultora sobre arqueología romana provincial en el LVR-LandesMuseum Bonn, a National Geographic España.

El LVR-LandesMuseum Bonn, el museo de historia cultural de la región de Renania, presentó ayer los objetos funerarios ya restaurados del sarcófago romano de Zülpich, «el primer sarcófago romano descubierto en Renania, fuera de Colonia, en más de diez años», asegura el museo en un comunicado. El sarcófago ha sido excavado cerca de una antigua villa rústica romana ya conocida, junto a la actual carretera B265, que pasa por Zülpich y que sigue el recorrido de una de las vías más importantes de la antigua provincia romana de la Germania Inferior: la Vía Agrippa, que permitía ir desde Colonia (Colonia Claudia Ara Agrippinensium) hasta el mar Mediterráneo, en el sur de Francia. «En las inmediaciones del sarcófago se han encontrado dos tumbas más«, señala Willer.

«En las inmediaciones se han encontrado dos tumbas más», señala Susanne Willer

El sarcófago conservaba el esqueleto de una mujer rica, de unos 25-30 años de edad, y sus bienes preciados: un plato de vidrio con mango que se usaba en ceremonias y ritos religiosos; un pequeño espejo de mano de plata maciza cuya pieza de agarre tiene la forma de dos dedos; una paleta de pizarra para el maquillaje y una espátula para aplicar cosméticos o ungüentos; tres frascos de vidrio que contenían ungüentos y fragancias; otro frasco de vidrio con la leyenda utere felix (úsalo con felicidad); un pequeño recipiente esférico de bronce para el aceite; anillos de azabache y plata, un collar de cuentas de azabache, dos colgantes del mismo material, agujas de hueso y otras piezas.

 

Traslado al museo
El sarcófago romano durante su traslado al LVR-LandesMuseum Bonn.

Foto: J. Vogel, LVR-LandesMuseum Bonn

 

Momento de la apertura
El sarcófago, una vez abierto, contenía los restos de una mujer y sus bienes preciados.

Foto: J. Vogel, LVR-LandesMuseum Bonn

 

Objeto excepcional
Una navaja plegable cuyo mango de madera fue tallado con la imagen de un Hércules fatigado apoyado en su bastón.

Foto: J. Vogel, LVR-LandesMuseum Bonn

 

Espejo de plata
Pequeño espejo de mano de plata maciza cuya pieza de agarre tiene la forma de dos dedos.

Foto: J. Vogel, LVR-LandesMuseum Bonn

 

Para el aceite
Recipiente esférico de bronce que contenía aceite.

Foto: J. Vogel, LVR-LandesMuseum Bonn

 

Frascos de vidrio… vacíos
Tres frascos de vidrio que contenían ungüentos y fragancias. «Por desgracia, el contenido ya no se conserva», explica Susanne Willer a National Geographic España.

Foto: J. Vogel, LVR-LandesMuseum Bonn

 

Plato de vidrio con mango
Plato de vidrio de poco fondo, con mango y decoraciones en azul y en blanco.

Foto: J. Vogel, LVR-LandesMuseum Bonn

 

Negro azabache
Collar y colgantes de azabache.

Foto: J. Vogel, LVR-LandesMuseum Bonn

 

¡Úsame con felicidad!
Frasco de vidrio con la leyenda utere felix (úsalo con felicidad).

Foto: J. Vogel, LVR-LandesMuseum Bonn

 

Varios anillos
Anillos de azabache y plata.

Foto: J. Vogel, LVR-LandesMuseum Bonn

 

Para el maquillaje
Paleta de pizarra y espátula para el maquillaje.

Foto: J. Vogel, LVR-LandesMuseum Bonn

 

Así eran las horquillas para el pelo
Horquillas (con remates de oro) y aguja de coser.

Foto: J. Vogel, LVR-LandesMuseum Bonn

 

2 agosto 2018 at 7:28 pm Deja un comentario

Localizan restos de un edificio de época romana fuera de las murallas de Tarragona

Una vez terminada la intervención arqueológica, en el solar del antiguo cuartel de la Guardia Civil, se empezará la construcción de viviendas

El solar del antiguo cuartel de la Guardia Civil de Tarragona excavado. (Sílvia Jardí / ACN)

Fuente: ACN – Tarragona |  LA VANGUARDIA
25 de julio de 2018

La segunda fase de la intervención arqueológica en el solar del antiguo cuartel de la Guardia Civil de Tarragona ha permitido documentar la existencia de un extenso edificio de época romana situada extramuros, en el suburbio noroccidental de Tarraco. El edificio data de una cronología inicial del siglo II dC, de época flavia, aunque también hay evidencias de actividad anterior. La actividad constructiva y funeraria, con hasta cuatro enterramientos detectados, se reanuda a partir de época bajo imperial, entre los siglos IV y VI. Uno de los hallazgos destacados es la documentación de una estructura bajo imperial destinada a la captación de aguas subterráneas.

La directora de la excavación, Judith Siurana, explica que “los indicios llevan a pensar que no es un espacio residencial, sino un espacio productivo y de almacenamiento muy bien ubicado, cerca de una de las puertas de la muralla de la ciudad“. Pasado el verano se comenzará la construcción de un edificio con 30 viviendas a precio social ya vendidos, 27 aparcamientos, 31 trasteros y dos locales comerciales en la planta baja. La construcción no afectará los restos arqueológicos.

Los trabajos en el antiguo cuartel de la Guardia Civil, situada en el número 1 de la calle López Peláez, se han desarrollado en dos fases. La primera, iniciada a mediados de 2016, permitió localizar un gran edificio rectangular levantado en época flavia, del siglo I en el siglo II. La segunda fase, iniciada a finales del 2017 y que se dio por finalizada hace dos semanas, ha permitido definir toda la zona perimetral y acabar con la exhumación de otros restos. Así, se ha acabado documentando que este es un asentamiento importante extramuros.

Imagen de los restos en el antiguo solar del cuartel de la Guardia Civil en Tarragona, con la directora de excavación en el fondo. (Sílvia Jardí / ACN)

La segunda fase ha sido la que ha conseguido localizar una serie de estructuras asociadas a la captación de vetas acuíferas en la zona, datadas del siglo IV o V. Concretamente, según explicó la arqueóloga municipal Pilar Bravo, se ha encontrado una galería excavada en la roca, con peldaños y cubierta de bóveda de cañón. En su tramo final se encuentra recortando el nivel natural de márgenes, por lo que queda condicionado el espacio con acceso a la veta acuífera natural.

Por otra parte, se ha documentado otra cavidad subterránea, del siglo II, con acceso mediante un arco de medio punto abierto en el muro que delimita el gran edificio del siglo II por su Limira oeste. Al fondo de esta cavidad se ha encontrado otra surgencia de aguas naturales, aunque su funcionalidad no parece asociada al aprovechamiento de aguas sino más bien al control de las humedades que provoca la veta acuífera.

La directora de la excavación ha explicado que el espacio queda ordenado con una serie de habitáculos, con zonas orientadas al noroeste, sureste, en la que destacan “dos grandes naves dedicadas al almacenamiento de productos y una serie de pequeñas cámaras perimetrales “pavimentadas con opus caementicium ‘, el cemento romano, utilizado en cisternas, almacenamiento de líquidos o espacios de trabajo. Por todo ello, se apunta a que el edificio podría corresponder a un espacio productivo o de almacenamiento, junto a una de las puertas de la muralla.

Construcción de un promotor con mucho poder económico

“Avanzar esto es atrevido, pero parece una construcción si no de carácter público de un promotor con mucho poder económico”, explica Siurana, que justifica su opinión señalando que la edificación parece que tenía más de una planta de altura, además de estar construida con opus caementicium ‘y reforzada con grandes sillares de piedra. “Hace pensar en construcciones que encontramos dentro de las murallas, como el foro provincial”, detalla.

Por otra parte, se aventura que a mediados del siglo III, el edificio comienza a ser abandonado y acaba degradándose y se reciclan elementos, como los sillares, que son extraídos. Este siglo registra una importante crisis: “hay invasiones bárbaras e incendios, situaciones muy convulsas”, explica el arqueólogo municipal, Joan Menchón.

A partir del siglo IV, el edificio se vuelve a recuperar y se reanuda la actividad, con muros que definen nuevas cámaras. Es en este contexto en que se produce “otra manera de pensar”, según Menchón: “la convivencia entre los espacios de los muertos y de los vivos”. “En la época tardorromana encuentras viviendas junto con enterramientos”, a diferencia de lo que se hacía hace unos años y que también se hace ahora. En el solar del antiguo cuartel se registran cuatro enterramientos.

A partir del siglo V y VI, ya no disponen de los acueductos en condiciones óptimas: “esta estructura habla de que los recursos hídricos son difíciles de encontrar y se construye este elemento”, con al menos una cavidad, “para aprovechar el agua de esta zona“, explica Siurana.

La concejala de Patrimonio de Tarragona, Begoña Floria, celebra como se han llevado a cabo los trabajos en este espacio en el marco de los conjuntos arqueológicos de Tarragona como Patrimonio Mundial para la Unesco: “el hallazgo que tenemos es el exponente de integración del urbanismo contemporáneo, del siglo XXI, con edificios con 2.000 años de historia”.

De hecho, se garantiza que las obras de construcción de una treintena de viviendas, de entre 65 y 105 metros cuadrados, no tendrán ningún efecto en los restos. Así, se pondrá una losa de cimentación que quedará sustentada con pilotajes que sortearán los restos, por lo que prácticamente “todo quedará cubierto”, según Bravo. El espacio será accesible, pero sólo para los investigadores.

En este espacio, hace dos años se recuperaron también dos piezas escultóricas de cabezas de équido, consideradas de alto valor, en bronce de época romana. También hace dos años se encontró la tumba con el esqueleto de un chico joven.

 

25 julio 2018 at 8:48 pm 1 comentario

16 nuevos enterramientos de época romana en el barrio de la Ribera de Barcelona

«Estamos ante un espacio cementerial que perduró a lo largo de los siglos a pesar de las diferencias religiosas de los individuos enterrados», explica el Servei d’Arqueologia de Barcelona

Enterramiento de época romana. Enterramiento de época romana con ajuar, jarra y lucerna. Foto: Walter Alegría / Servei d’Arqueologia de Barcelona

Fuente: Alec Forssmann NATIONAL GEOGRAPHIC
21 de marzo de 2018

Hasta 16 nuevos enterramientos de una necrópolis romana, fechados entre los siglos II y IV d.C., han salido a la luz durante la intervención arqueológica que se está realizando en la calle Antic de Sant Joan de Barcelona, entre el paseo del Born y la estación de França, donde recientemente apareció una sepultura islámica anterior al siglo XIII. El Servei d’Arqueologia de Barcelona informó el lunes sobre el hallazgo de estos nuevos enterramientos de época romana, que estarían relacionados con la extensa necrópolis romana situada en medio del barrio de la Ribera. «Estamos ante un espacio cementerial que perduró a lo largo de los siglos a pesar de las diferencias religiosas de los individuos enterrados, como demuestra el hallazgo de diferentes necrópolis de época romana, de la Antigüedad tardía y de época medieval, incluido un cementerio islámico, representado por el hallazgo de una sepultura islámica en esta misma obra», señala el comunicado del Servei d’Arqueologia de Barcelona.

Se han hallado necrópolis de época romana, de la Antigüedad tardía y de época medieval

Los trabajos arqueológicos, dirigidos por Walter Alegría Tejedor, han permitido recuperar hasta 16 individuos de diferente sexo, edad y estado de conservación, según ha podido constatar la antropóloga Izaskun Ambrosio. Las sepulturas estaban excavadas directamente en las arenas naturales, en fosas simples y muchas de ellas con ataúdes, pues se han recuperado los clavos de hierro con los que se construyeron las cajas de madera, generalmente unos 13 clavos por tumba. Unos individuos estaban orientados aproximadamente de norte a sur y otros de este a oeste. Muchas de estas tumbas contenían sus respectivos ajuares funerarios, además de diversos recipientes cerámicos, entre los que destacan dos lucernas (las antiguas lámparas romanas), un ungüentario de vidrio y los restos de dos cáligas, las sandalias de cuero típicamente romanas, cuyas suelas estaban tachonadas con clavos de hierro.

 

Estratos arqueológicos. Diferentes estratos arqueológicos y tumba excavada directamente en las arenas naturales. Foto: Walter Alegría / Servei d’Arqueologia de Barcelona

 

Inhumación romana. Inhumación de época romana en el barrio de la Ribera, en Barcelona. Foto: Walter Alegría / Servei d’Arqueologia de Barcelona

 

Esqueleto completo. Excavación de un esqueleto de época romana prácticamente completo. Foto: Walter Alegría / Servei d’Arqueologia de Barcelona

 

Lucerna. Una lucerna o lámpara de época romana junto a los pies de un esqueleto. Foto: Walter Alegría / Servei d’Arqueologia de Barcelona

 

Vasijas de cerámica. Vasijas de cerámica junto al cráneo de un esqueleto con la mandíbula perfectamente conservada. Foto: Walter Alegría / Servei d’Arqueologia de Barcelona

 

Inhumación medieval. Inhumación de época medieval. Foto: Walter Alegría / Servei d’Arqueologia de Barcelona

 

Restos de una cáliga. Restos de una cáliga, la sandalia típicamente romana. Foto: Walter Alegría / Servei d’Arqueologia de Barcelona

 

21 marzo 2018 at 8:20 pm Deja un comentario

Confirman la existencia de una necrópolis romana en la playa de Sitges

Los restos hallados a principios de año en la playa de Les Coves de Sitges en Barcelona pertenecen a una necrópolis romana situada en el aparcamiento de la antigua discoteca La Atlántida.

Fuente: EFE – Sitges  |  Público
6 de septiembre de 2017

Los restos hallados a principios de año en la playa de Les Coves de Sitges (Barcelona) pertenecen a una necrópolis romana situada en el aparcamiento de la antigua discoteca La Atlántida, según ha confirmado una investigación liderada por el el arqueólogo Joan García Targa y la antropóloga Núria Armentano.

El hallazgo, que permitía identificar a simple vista restos craneales, una mandíbula con piezas dentarias y algunos fragmentos de tejas romanas, reveló tres enterramientos individuales a raíz de la excavación que se efectuó el pasado mes de febrero. Según el estudio antropológico, uno de los esqueletos corresponden a un hombre de 30-35 años de edad, de constitución robusta, y una altura de 1,65 metros.

Este esqueleto presenta una lesión traumática consolidada en la clavícula izquierda, mientras que los otros esqueletos corresponden a una chica de unos 15 años y a un bebé de menos de seis meses de vida. Pese a estar enterrados casi juntos, los investigadores no han encontrado evidencias que permitan relacionar familiarmente estos tres individuos, y por ello, los arqueólogos, apuntan que más bien su hallazgo indica un posible cementerio o zona de necrópolis mucho más amplia, de la que sólo se han recuperado tres individuos.

Durante el proceso de excavación el único material que indicaba que podían ser romanos eran los fragmentos de tejas que delimitaban una especie de ataúd dentro del que se encontraba el entierro de la chica joven. Los arqueólogos han mostrado su sorpresa por el buen estado de conservación de algunos huesos a pesar de haber estado en prácticamente constante contacto con el agua y también la posición de los esqueletos, que en general mantenían una muy buena articulación anatómica.

A finales de mayo, cuatro piezas dentarias correspondientes al individuo adulto y a la chica joven fueron enviados al laboratorio Beta Analytic de Miami en EEUU para efectuar los estudios de Carbono 14. La empresa Altima, de servicios funerarios, gestora del cementerio de Sitges, entre otros, ha patrocinado este estudio, cuyo resultado fue notificado a finales de la primera quincena de junio.

Así, el estudio determinó que uno de los esqueletos correspondía a 50-180 años después de Cristo, y el otro a 222-385 después de Cristo, por lo tanto, fueron enterrados en diferentes momentos. De esta manera, los arqueólogos han concluido la continuidad en el uso de este espacio como zona de enterramiento durante varios decenios.

Considerando que la línea costera en época romana se encontraría 150 metros más lejos que en la actualidad, los arqueólogos han planteado la posibilidad de que se puedan documentar otros enterramientos cerca de los recuperados en febrero de este año. La concejal de Cultura, Tradiciones y Fiestas del Ayuntamiento de Sitges, Rosa Tubau, ha declarado que «la última excavación arqueológica realizada en la playa de Les Coves ha permitido dar un paso importante más para conocer el origen de nuestra villa, saber de dónde venimos».

«El hallazgo podría poner al descubierto una posible necrópolis romana junto a la discoteca La Atlántida. De confirmarse esta hipótesis, permitiría descubrir más información relacionada con la historia antigua de Sitges, que el año pasado permitió realizar visitas guiadas por el casco antiguo de la ciudad para dar a conocer el origen de la villa mediante los restos arqueológicos que tenemos por diferentes espacios de Sitges», ha añadido Tubau.

 

Guardar

6 septiembre 2017 at 1:37 pm Deja un comentario

‘Octavia’, una niña de Barcino encontrada en una obra

Hallados enterramientos romanos en el barrio de la Ribera

excavacion_la_ribera

La excavación del barrio de la Ribera de Barcelona

Fuente: BLANCA CIA > Barcelona  |  EL PAÍS
23 de diciembre de 2016

Era una sombra que se confundía entre la tierra con un ligero cambio de textura y de color. El arqueólogo no dudó de que había encontrado algo. Poco a poco y con delicadeza, con brochas y pinceles, fue retirando la tierra que estaba adherida hasta que emergió con toda claridad la forma de un cráneo con la dentadura prácticamente intacta. A falta de los estudios antropológicos, las primeras conclusiones apuntan a que se trata de una niña —por la forma del mentón ligeramente hacia dentro de la cavidad— que todavía tenía varios dientes de leche cuando murió: entre los siglos I a III.

Todo eso ocurría en un hueco realizado en el subsuelo de una finca de la calle Canvis Nous de Barcelona para colocar un ascensor. Exactamente en el taller de la escultora Maïs Jorba que decidió tomarse el hallazgo con filosofía —era evidente que las obras del ascensor se retrasarían— y decidió abrir un debate con sus amistades sobre cómo bautizar a la niña romana. “Los nombres que barajamos fueron Julia, Augusta y Octavia y se impuso ella entre otras cosas porque hay una escultura con ese nombre y de esa época precisamente”, explica.

Cuando pidió el permiso para colocar el ascensor, el Ayuntamiento ya le informó de que debido a la ubicación de la finca era preceptivo realizar una intervención arqueológica porque en otras excavaciones cercanas ya se habían descubierto otros vestigios de la época romana. No muy lejos de Canvis Nous aparecieron restos de 11 personas en lo que era la necrópolis que rodeaba el perímetro de la muralla de Barcino. Como aquellas, el edificio de la calle de Canvis Nous tiene un «alto interés histórico y arqueológico» según sostiene un informe municipal que detalla que esa finca se encuentra dentro de la zona denominada el suburbium de la ciudad romana —una expansión de la Barcino intramurallas—, porque está dentro del recinto amurallado de la época medieval y porque muy cerca, en el año 2001, se encontraron evidencias de la necrópolis romana situada cronológicamente entre los siglos IV-VI.

En el agujero de Canvis Nous lo primero que apareció fue el cráneo de la niña y al seguir horadando surgieron más restos humanos que por la dimensión de los huesos podrían pertenecer a una persona adulta. Estaba enterrado como era costumbre en aquella época: con la cabeza hacia el interior y los pies mirando al mar. Otro día entre las piedras y la arena de la playa —la línea de la costa se situaba muy cerca en ese periodo— se halló una cerámica con un relieve de un animal.

Documentalmente el cementerio de la época se ha situado al noreste de Barcino, inmediatamente después de las murallas de la ciudad a lado y lado de la Vía Augusta. Un cementerio que, según el informe que razona la intervención arqueológica, se ubica entre la plaza de Antoni Maura, discurriría en paralelo a la entonces línea litoral y se prolongaría por la zona del Born y la de la actual avenida de Francesc Cambó. A principios de este mismo año y en otra finca muy cercana, en la calle dels Consellers, se documentó una necrópolis donde hallaron bajo una tumba de teulas -que se utilizaba en aquella época para dar sepultura- los restos de un hombre adulto y fragmentos de cerámica que posteriormente fueron datados entre los siglos IV y V.

Mientras el arqueólogo ha trabajado —la intervención empezó hace unas semanas— en el hueco del subsuelo del edificio de Canvis Nous los trabajadores que tenían que empezar con la base del ascensor seguían atentamente lo que ocurría. La impaciencia para que todo acabara lo antes posible era compartida por la propietaria que, además, es la que tiene que pagar el coste de los trabajos de arqueología a razón de 200 euros por día. Una factura que confía en poder recuperar parcialmente a través de una línea de subvención de la Generalitat.

Todos los restos hallados se iban disponiendo en bolsas para trasladarlos a unas dependencias municipales de la Zona Franca donde se realizarán los trabajos de documentación. “Vengo a ver al muerto”, soltaba con toda naturalidad uno de los trabajadores en la mañana del jueves. Porque el hallazgo de los restos a poco más de un metro del suelo del taller ha provocado la curiosidad de todo el vecindario. Esa misma mañana, siguiendo con las excavaciones, se había descubierto otra capa de teulas por lo que ya esperaban encontrar algo más. No ocurrió así y los trabajos de arqueología se dieron por terminados. Los restos de Octavia y todo lo demás emprendieron su último viaje a la Zona Franca con una despedida en la que no faltó el cava.

 

24 diciembre 2016 at 11:49 am Deja un comentario

Arqueólogos valencianos descubren un lecho funerario único en Pompeya

Según los investigadores de la Necrópolis de Porta Nola, el hallazgo obliga a reescribir la historia de la cultura clásica y romana

lecho_funerario_porta_nola

Un miembro del equipo de arqueólogos valencianos trabaja en lecho funerario descubierto / Death Archaeology Project, Porta Nola (Facebook)

Fuente: ELENA MORALES > Valencia  |  Cadena SER
18 de agosto de 2016

Un equipo de arqueólogos valencianos liderados por el investigador Llorenç Alapont, han descubierto un lecho funerario cubierto de hueso trabajado y pan de oro, que contituye una pieza única en Pompeya.

Las excavaciones se han realizado en el entorno de la tumba de Olellius Firmus, en la Necrópolis de Porta Nola. Además del citado lecho funerario, han encontrado el lugar donde se quemó al difunto, otra urna llena de huesos quemados y un ungüentario de vidrio casi intacto.

Gracias a la metodología de excavación que aplica este equipo de profesionales, se están descubriendo detalles que obligarán a reescribir la historia de la cultura clásica y romana. Con estas investigaciones han concluido que en ocasiones se sacralizaban espacios públicos con el objetivo de ofrecer a ciertos difuntos un lugar donde enterrarse. Así se transformaba el urbanismo de la ciudad para facilitar que personas de rango social muy elevado, tuvieran un lugar exclusivo para su entierro.

El arqueólogo-antrópologo valenciano, Llorenç Alapont, lleva doce años excavando e investigando en Pompeya y afirma que es un lugar de inagotables posibilidades y mágico para su profesión.

 

19 agosto 2016 at 9:15 am Deja un comentario

Vigo: Aparece una tumba romana con clavos dentro en la excavación del Casco Vello

El riesgo de derrumbes ralentiza el trabajo arqueológico en el pazo de los Valladares

pazo-de-los-valladares

La empresa de arqueológica Anta de Moura trabaja en este solar del Casco Vello desde hace varias semanas. Foto: XOÁN CARLOS GIL

Fuente: JORGE LAMAS > Vigo  |  La Voz de Galicia    01/02/2016

Una nueva tumba romana ha aparecido en la excavación arqueológica en área que se está realizando en el pazo de los marqueses de Valladares, solar delimitado por las calles Oliva, Laxe, Xuanelo y Baixada á Fonte. Se trata de una sepultura excavada en el sustrato, similar a otras halladas en las primeras semanas de la excavación situada en el Casco Vello. La novedad respecto a las anteriores es la aparición de clavos en su interior. Esta circunstancia indica que el cadáver fue enterrado dentro de un ataúd. La cronología del hallazgo todavía no está muy clara, pero todo apunta a que se sitúa en los momentos tardíos de la presencia romana en la península.

El equipo arqueológico de la empresa Anta de Moura sigue trabajando en la zona bajo la dirección de Juan Carlos Castro. La mayor parte del terreno está concluido, pero el peligro de derrumbes está demorando la excavación. Los temporales de las últimas semanas tampoco favorecieron la labor sobre el terreno.

Junto a esta tumba con clavos, la prospección arqueológica ha dejado otros hallazgos también relacionados con el enterramiento en la antigüedad. Se trata de dos tumbas con tégulas y ladrillos de época aún poco definida. Se sitúan en el amplio período que va desde el bajo imperial (siglo III) y el período tardorromano (que llega al siglo VII). Además, los arqueólogos localizaron en este mismo solar otras tres posibles tumbas excavadas en el sustrato.

En la prospección arqueológica también aparecieron estructuras más modernas, que pueden corresponderse con el siglo XVIII o XIX.

Aunque en un primer momento se dijo que eran las primeras tumbas de época romana que aparecían en el Casco Vello, el arqueólogo Xurxo Constela recordó que en el año 2006, en el transcurso de una excavación en la casa que hace esquina entre la calle Real y la plaza de A Igrexa, encontró algunas. «Non cheguei a publicalo, é algo que teño pendente», explicaba Constela a La Voz hace un par de semanas. En aquella campaña, la estrella fue un sarcófago altomedieval con la tapa de estola. Estaba ocupado, aunque su inquilino carecía de cráneo. El experto determinó entonces que la tumba había sido profanada en el pasado. Aquel elemento se llevó todo el protagonismo.

Pero ahora, con la aparición de nuevas tumbas a pocos metros de este lugar, lleva a replantearse la cuestión a todos los entendidos en la materia.

La empresa propietaria del solar tiene la intención de rehabilitar el pazo, que hasta comienzos del siglo XX perteneció a los marqueses de Valladares, para desarrollar posteriormente otros proyectos inmobiliarios. Debido a ser un punto incluido en al cautela arqueológica, y tras la aparición de restos durante los primeros sondeos, Patrimonio decidió ordenar una excavación en área, el máximo nivel de prospección que se puede dar.

Los expertos consultados por este periódico señalan que lo más probable es que estas tumbas sean levantadas y trasladadas a algún museo. Después, el terreno quedaría liberado de cualquier cautela para que la empresa propietaria pueda continuar con los objetivos marcados.

1 marzo 2016 at 2:59 pm Deja un comentario

Vigo: Las tumbas romanas recién halladas el pazo de los marqueses de Valladares tienen continuidad en la concatedral

Xurxo Constela encontró más enterramientos romanos pero no lo hizo público

vigo-enterramientos-romanos

Foto: XOAN CARLOS GIL

Fuente: JORGE LAMAS > Vigo  |  La Voz de Galicia    07/02/2016

La mayor parte de los arqueólogos consultados muestran su extrañeza por la aparición de tumbas romanas en el solar del pazo de los marqueses de Valladares. «No se puede explicar. Hay que tener más datos, no es coherente. Los galaicos romanos, por sentido común, no coincidían vivos y muertos», afirma Ángel Acuña, uno de los arqueólogos más experimentados en el subsuelo del Casco Vello.

«¿Como conviven os que viven alí cos que morren?, non hai datos para responder a iso», explica otro arqueólogo también con mucha experiencia en la zona. Los romanos, y sus herederos galaico-romanos, tenían la sana costumbre de realizar sus enterramientos en zonas alejadas de donde se levantaban las casas, de ahí la extrañeza y el desconcierto entre la arqueología viguesa. Por otro lado, para todos ellos, es la primera vez que se encuentran tumbas romanas en el Casco Vello.

Sin embargo, todos desconocen un dato manejado por un colega. Xurxo Constela en el año 2006, en el transcurso de una excavación en la casa que hace esquina entre la calle Real y la plaza de A Igrexa, encontró tumbas romanas. «Non cheguei a publicalo, é algo que teño pendente», explica Constela. En aquella campaña, la estrella fue un sarcófago altomedieval con la tapa de estola. El sarcófago estaba ocupado aunque su inquilino carecía de cráneo. Xurxo Constela determinó entonces que la tumba había sido profanada en el pasado.

Aquel elemento se llevó todo el protagonismo. Pero, ahora, con la aparición de nuevas tumbas a pocos metros de este lugar lleva a replantearse la cuestión a todos los entendidos.

«Parece determinar que en Vigo houbo dous poboamentos romanos separados, cos seus propios lugares de enterramento», dice Eduardo Rodríguez, otro arqueólogo experto en el subsuelo vigués.

En cualquier caso, todavía quedan dos semanas de excavaciones para concluir la campaña en el solar de los marqueses de Valladares. Para los arqueólogos es tan importante los grandes elementos que encuentran como los pequeños y, sobre todo, el contexto en el que localizan los restos del pasado. Quizá entonces, se pueda tener una visión más global y amplia de lo localizado hasta ahora.

«A colexiata é un lugar de enterramento dende antes da construción do primeiro templo»

Xurxo Constela realizou unha escavación no 2006 cuxos resultados non foron todos publicados.

-¿Como foi aquela campaña?

-Nós protagonizamos unha casualidade bastante grande porque era unha intervención moi pequeniña nunha vella zapatería na esquina de Real e praza da Igrexa. Foi moi soado cando apareceu un sartego medieval decorada a tapa cunha estola que podería ser do século IX ou así. Pero o que non transcendeu foi que durante aquela intervención a fosa realizada para introducir o sartego estaba escavando outras tumbas anteriores e, algunhas delas, construídas con tégula romana. Ou sexa que podemos poñelas en tempos avanzados da romanización, pero non deixan de ser tumbas con ese tipo de estrutura.

-¿Que concluíu?

-Demostraba que ese espazo, ocupado actualmente pola concatedral, foi un lugar de enterramentos dende hai moitísimos séculos, antes da construción do primeiro templo. Os arredores da concatedral está ateigados de tumbas, aínda que sempre se pensou que eran tumbas medievais, tamén as hai anteriores.

-¿E como se explica a coincidencia dunha zona habitacional e outra de enterramentos?

-As novas tumbas descoñezo o contexto delas, pero si que é certo que todo o Areal e o Casco Vello, parece que despois da ocupación romana houbo un certo abandono porque se colmatou todo cun leito de arcilas caídas en aluvión dende o Castro. Ao mellor, nesa conxuntura de desaparición do hábitat habitacional, o mellor se pode utilizar todo o contorno para soterrar a defuntos.

-¿Hai algunha norma de colocación das tumbas?

-Nesta época soen orientarse de este ao oeste. Foi así en outras moitas épocas.

7 febrero 2016 at 9:40 pm Deja un comentario

Vigo: Hallan tumbas romanas en el pazo de los marqueses de Valladares

Es la primera vez que aparecen en esta zona enterramientos en una excavación

vigo-tumbas-romanas

FOTO: XOAN CARLOS GIL

Fuente: JORGE LAMAS > Vigo  |  La Voz de Galicia     04/02/2016

En el solar del pazo de los marqueses de Valladares, ubicado entre las calles Oliva, Laxe, Xuanelo y Baixada ao Forte, se han hallado restos romanos importantes para conocer mejor el pasado de la ciudad. Por primera vez en una excavación, han aparecido sepulturas de época romana. Son dos tumbas con tégulas y ladrillos de época aún poco definida, pero que se sitúan en el amplio período que va desde el bajo imperial (siglo III) y el período tardorromano (que llega al siglo VII). Además, los arqueólogos que están trabajando en la zona también han localizado otras tres tumbas, pero que todavía están en fase de excavación.

grafico-tumbas-vigo

El hallazgo se enmarca en las medidas cautelares ordenadas por la Dirección Xeral de Patrimonio para esta zona. Tras los sondeos iniciales, que permitieron detectar restos arqueológicos, la Xunta de Galicia ordenó realizar una excavación en área, que es la medida máxima en este tipo de actuaciones. Estos trabajos se ampliarán por espacio de dos semanas más ya que se pretende excavar prácticamente todo el solar, que se quiere preparar para la futura construcción de apartamentos.

No son los únicos restos aparecidos. Se completa el panorama con una serie de estructuras de piedra datadas entre finales del siglo XVIII y el siglo XX. El panorama podía ampliarse ya que todavía restan dos semanas de trabajos.

Expertos consultados por este periódico señalan que lo más probable es que estas tumbas sean levantadas y trasladadas a algún museo arqueológico.

Es la primera vez que se encuentran sepulturas en el Casco Vello en el contexto de una excavación. Sin embargo, sí hay noticias recogidas por el cronista de la ciudad Avelino Rodríguez Elías a comienzos del siglo XX, en las que citaba la aparición de una sepultura en la esquina de las calles Carral y Gamboa. Este solar fue calificado hace un par de meses por varios arqueólogos de la ciudad como único en el Casco Vello desde el punto de vista arqueológico. Una empresa ha comprado este inmueble en ruinas, que formó parte del pazo de los marqueses de Valladares, para su vaciado interno con el objeto de iniciar más adelante algún proyecto inmobiliario. La Dirección Xeral de Patrimonio exigió la realización de una excavación en área, que es el nivel máximo de exigencia en el ámbito arqueológico.

En el año 2008 se realizaron en el solar unos sondeos, cuyos resultados fueron los que marcaron que se actuase en la zona. El lugar donde se encuentra el edificio está rodeado de calles que ya han sido exploradas por arqueólogos con resultados muy buenos. En la calle Xuanelo y en A Laxe salieron restos romanos y medievales en muy buen estado de conservación durante sendos controles dirigidos por el arqueólogo Ángel Acuña.

Amplia presencia en la zona

Varios expertos consultados por La Voz apuntan que en el Casco Vello apenas quedan restos arqueológicos debido a las sucesivas construcciones realizadas a lo largo de los siglos, y a la presencia de roca muy cerca de la superficie. Esta roca se ha puesto ahora de evidencia en los trabajos actuales.

Los restos localizados en el pasado en Xuanelo, la calle con la que limita el inmueble por el norte, se correspondían con los últimos momentos de presencia romana en la zona, así como también hay un pavimento medieval. Las dos sepulturas de tégulas y ladrillos localizadas ahora se encuentran pegadas al citado muro. Asimismo, en la calle Laxe se localizaron en el pasado los restos de la muralla viguesa, aunque por debajo salían también materiales romanos muy desmantelados.

El inmueble también está protegido por el Plan Especial de Reforma Interior del Casco Vello. Los promotores de la obra, en un futuro, deberán proteger las fachadas de piedra, las carpinterías de madera, el portal, las galerías, los jardines y el patio, los balcones y barandillas y el muro de cierre de la parcela. El edificio es descrito como un palacio urbano del siglo XIX.

Los restos encontrados plantean un problema

¿Cómo conviven los que viven con los que mueren? Es la cuestión que arrojan estos descubrimientos entre los expertos consultados por La Voz. Todos coinciden que todavía no hay datos objetivos para responder a la pregunta. «Habería que saber como era o borde da rúa Xuanelo, se xa comezaba o acantilado; nin tampouco sabemos no Casco Vello onde está a zona habitada e onde se ocupa, nin en que momento», apunta un arqueólogo.

La cuestión surgió en su momento en O Areal, ya que en el mismo lugar aparecían enterramiento y una zona habitacional, aunque en fases distintas. «Probablemente, non conviven os cemiterios cos lugares de habitación e hai un momento no medio», añade.

Cristina Toscano, Javier Luaces y Xulio Carballo, en el catálogo de Patrimonio, hacen una serie de consideraciones sobre este periódico histórico. Recuerdan que hay evidencias de edificaciones de época tardorromano en un extremo del Casco Vello, concretamente en el área de la calle Fermín Penzol y la plaza de la Constitución.

Debajo de la biblioteca pública aparecieron restos de edificaciones romanas del siglo III-IV y materiales, sobre todo, cerámicos de esa época. En la calle Fermín Penzol, durante el levantamiento de la calle con el objeto de cambiar tuberías, volvieron ha aparecer restos abundantes de época romana.

Más de un yacimiento

En la obras previas a la rehabilitación del edificio que acoge hoy en día el Instituto Camões, el arqueólogo Juan Carlos Castro localizó material romano.

Los tres arqueólogos desestimaron en aquella publicación la posibilidad, con los datos que tenían entonces, de que hubiese un solo yacimiento habitacional de época romana. Preferían distinguir entre dos espacios, el de O Areal y el del Casco Vello, con sus respectivos enterramientos.

La aparición ahora de estas tumbas en el borde costero de la zona antigua viguesa podría consolidar esta teoría, aunque todavía el Casco Vello es una zona muy machada para la arqueología.

4 febrero 2016 at 7:49 pm 1 comentario

Entradas anteriores


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos

RSS Blogs en Χείρων·Chiron

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente