Posts tagged ‘emperador Adriano’

Renace el famoso Teatro Marítimo de Villa Adriana

Resplandece la alcoba secreta del emperador Adriano, en el 1900º aniversario de su acceso al poder

El Teatro Marino en la Villa Adriana – ABC

Fuente: ÁNGEL GÓMEZ > Tívoli  |  ABC
17 de agosto de 2017

Era uno de los lugares predilectos del emperador Adriano (Itálica, 76 – Bayas, 138 d.C. ) en su fabulosa Villa Adriana, que ocupaba 120 hectáreas, a las afueras de Tívoli, a unos 30 kilómetros de Roma. Ahora, cuando se cumple el 1900º aniversario de su acceso al poder, en el 117 d.C., sucediendo a su tío Trajano, renace la alcoba secreta del emperador Adriano: Se reabre el famoso Teatro Marítimo y la Sala de los filósofos, después de tres años de restauración. Son dos edificios contiguos: El primero dedicado al retiro del emperador Adriano, lugar para cultivar el otium literario y filosófico, una isla, zona privada para aislarse con sus reflexiones y sus amores. El segundo es una amplia sala rectangular dedicada a la biblioteca de la villa. El Teatro Marítimo es el lugar más emblemático de Villa Adriana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999. «Era un espacio dedicado al pensamiento, a la meditación, a la reflexión, un área fundamental del complejo residencial de Adriano», manifiesta el director de la Villa, Andrea Bruciati, quien añade con visible emoción: «El Teatro Marítimo es un lugar único, porque es íntimo, privado, que encierra toda la sensibilidad y la complejidad de quien estaba al centro del mundo».

Villa en la villa

Era una «villa en la Villa», según definición de los arqueólogos. Retiro íntimo del emperador para sus meditaciones, y quizás alcoba de amor con su Antinoo, bellísimo esclavo adolescente nacido en Bitinia (Asia Menor), durante cinco años favorito amante del emperador. Tras su trágica muerte, ahogado misteriosamente en las aguas del Nilo en el 130 d. C., a Antinoo se le rindió culto.

El público puede acceder hasta el peristilo, el recinto rodeado de columnas, y caminar a lo largo del anillo de agua, que era una auténtica piscina donde Adriano podía también bañarse. Y se puede observar la isla central, que en su tiempo estaba comunicada solo por dos puentes de madera que podían elevarse. En esa isla había una especie de apartamento completo: Contaba con atrio, triclinio, un estudio, dos habitaciones, baño termal y vestuario. En la interpretación más romántica, era también una alcoba de amor. Aquí, en estas salas el emperador filósofo habría comenzado, según crónicas y biografías, a escribir sus propias memorias. Es sugestivo imaginar a Adriano componer el famosísimo poema fúnebre, con estos versos existenciales: «Pequeña alma, blanda, errante/ Huésped y amiga del cuerpo» («Animula, vagula, blandula / Hosped comesque corporis»).

Cabe imaginar también la emoción que habría sentido la escritora Marguerite Yourcenar (Bélgica, 1903 – Estados Unidos, 1987) al ver renacer el Teatro Marítimo de esta legendaria Villa Adriana, en cuyo ambiente paseó y respiró para escribir las «Memorias de Adriano», su amado emperador que favoreció las artes, demostró humanidad teniendo consideración con los esclavos e hizo más grande la gloria de Roma al lograr durante su reinado que el imperio alcanzara la mayor extensión territorial de su historia.

 

Anuncios

17 agosto 2017 at 1:27 pm Deja un comentario

La residencia del emperador Adriano

La villa de Els Munts, junto a Tárraco, renace como colosal palacio

El gran pasillo. Este corredor, que conserva unas pinturas excepcionales en la Catalunya romana, comunicaba la parte superior e inferior de la villa (Vicenç Llurba)

Fuente: SARA SANS > Altafulla  |  LA VANGUARDIA
5 de agosto de 2017

En un lugar de ensueño, entre la Vía Augusta y el Mediterráneo, los romanos levantaron una villa colosal. A doce kilómetros de la entonces Imperial Tárraco, la residencia disponía de lujosas salas de recepción, un suntuoso comedor para banquetes, habitaciones con vistas al mar, amplios conjuntos termales, un jardín formidable y un templo dedicado al dios persa Mitra de dimensiones excepcionales. Una casa única. Una residencia para un emperador. La nueva interpretación de la villa romana de Els Munts d’Altafulla la sitúa como el lugar donde se alojaron Adriano y su séquito en su visita a Tárraco, en el invierno del año 122. El Museu Nacional Arqueològic de Tarragona (MNAT) y la Agència Catalana del Patrimoni invertirán más de 1,5 millones de euros para poner al día este monumento e incorporar en su relato su más que probable pasado imperial.

Ubicada entre la Vía Augusta y el mar, la villa contaba con todos los lujos imaginables

“En el siglo II se derriba la casa que había y se levanta otra que no se puede comparar con ninguna otra villa hallada en Hispania, todo aquí es excesivo… Se urbaniza todo el montículo como un conjunto concebido y dimensionado para alguien con mucho poder, alguien como el emperador Adriano”, mantiene Josep Anton Remolà, arqueólogo del MNAT y principal valedor de esta nueva interpretación. Y aunque no hay ninguna prueba concluyente, la suma de evidencias otorga consistencia a su tesis, en cuya publicación está trabajando. De lo que sí hay pruebas es de la visita imperial durante el invierno de 122 y 123. Sobre la estancia de Adriano, Historia Augusta relata una anécdota que vivió el emperador en Tárraco mientras paseaba por unos jardines –¿los de esta villa, quizás?– cuando el esclavo de uno de sus invitados le atacó con una espada; el propio emperador inmovilizó al agresor y lo entregó sin dar mucha importancia al suceso porque consideró que aquel esclavo estaba perturbado. Durante esa estancia, Adriano, el emperador viajero, el militar calculador pero también el hombre fascinado por la cultura griega, convocó en Tárraco una reunión de los concilios provinciales de Hispania que también está documentada. Se acababa de estrenar el teatro, quizás inaugurado por el propio emperador; se había reconstruido el templo de Augusto, y la ciudad, capital de la Hispania Citerior, vivía su momento de mayor esplendor urbanístico. “Era una visita programada, ¿en qué otro lugar se podría haber alojado al emperador y a todo su enorme séquito sino en una villa perfectamente comunicada y con todos los lujos y comodidades imaginables?”, plantea Remolà. Refuerza su hipótesis el hallazgo en la casa de la escultura de mármol blanco policromado de Antínoo, el amante predilecto del emperador que murió ahogado en el Nilo, en presencia del propio Adriano. Desde entonces, Antínoo recibió honores divinos de todo tipo, se fundaron ciudades con su nombre, se acuñaron monedas y se le dedicaron santuarios y también estatuas, pero principalmente en Oriente, por lo que resulta significativa la pieza hallada en Els Munts. Otro elemento que confiere a la villa una característica única es el santuario iniciático dedicado al dios persa Mitra de grandísimas dimensiones (30 metros por 8,10). “Era una especie de secta religiosa que daba una trascendencia a la muerte y eso entusiasmaba a los militares; de hecho, los mitreos suelen encontrarse en campamentos militares, no en villas, y este es el más grande hallado en Occidente… para un gran militar como era Adriano”, mantiene Remolà. Este arqueólogo también participó en las excavaciones del 2004 (las últimas realizadas en Els Munts), en las que se descubrió este templo iniciático, que según los arqueólogos podría dar cabida hasta a 135 personas, y también las conexiones de la casa, a través de un pasillo con columnas, hasta el espectacular conjunto termal. Junto al mar, la villa disponía de otras termas y, presumiblemente, de un pequeño muelle desde donde podían desplazarse en barco hasta Tárraco como alternativa a la Vía Augusta. El conjunto principal de la residencia se situaba en lo alto del montículo, con las habitaciones organizadas a partir de un gran peristilo con columnas e inmejorables vistas al mar. Poco queda de esta zona, en la que sí es visible la completa instalación de cañerías y depósitos de agua para abastecer las necesidades de la residencia, del enorme jardín y, especialmente, de las termas. Estas instalaciones disponían de espacios para baños de vapor, agua caliente y fría, con fuentes, terrazas para tomar el sol y también letrinas. La primera intervención –prevista para después del verano– por el MNAT y la Agència Catalana del Patrimoni Cultural prevé la mejora de la restauración de esta zona, con un presupuesto inicial de 130.000 euros. Sin embargo, la joya del yacimiento es la galería que da acceso a las habitaciones del piso inferior de la villa, que conservan pinturas murales en paredes de casi dos metros de altura y los pavimentos de mosaico. “Aquí se encontraron los restos de un pórtico superior con columnas salomónicas y capiteles”, añade Remolà. Lo que indica que habría un segundo piso en el que se podrían haber alojado el emperador y los huéspedes más distinguidos. Este pasillo inferior da acceso a varias habitaciones. En una de ellas se encontró un espectacular techo moldurado de casetones que todavía no se ha expuesto al público. En el museo sí pueden contemplarse otras piezas significativas halladas en el yacimiento, como la escultura de Antínoo o varios mosaicos. Otra de las habitaciones se reconvirtió más tarde en una cisterna para almacenar agua y es ahí donde se localizó el sello de bronce que ha permitido identificar a los propietarios o ocupantes de la casa después de la estancia del emperador: era Valerius Avitus. Los arqueólogos también localizaron un fresco que corrobora que Avitus y su esposa Faustina vivieron posteriormente en esta villa, que quedó destruida a finales del siglo III. Hasta entonces la villa de Els Munts destacó por sus dimensiones, por sus instalaciones y también por su imponente decoración a base de pinturas, mosaicos y esculturas, por encima del resto de villas localizadas hasta ahora en el entorno de Tárraco, como La Llosa de Cambrils, la de Calípolis (donde se localizó el gran mosaico de los peces) o la villa del Moro de Torredembarra.

Con más de 1,5 millones se mejorarán las termas, la cubierta y el centro de interpretación

“Tenemos prevista una actuación integral en la villa, es un lugar excepcional y hay que revisar y actualizar su explicación”, mantiene la directora del MNAT, Mònica Borrell. Tras la adecuación en las termas está previsto renovar la cubierta de la zona de la casa, actualmente de uralita. El plan director del MNAT y la Agència Catalana del Patrimoni Cultural, de más de un millón y medio de euros incluye también la renovación del centro de interpretación y la adecuación del recorrido. Otros especialistas como el arqueólogo Joaquín Ruiz de Arbulo, que asume plenamente la tesis de Els Munts como residencia del emperador Adriano, trabaja conjuntamente con la Agència del Patrimoni, para que en el futuro este pueda ser un yacimiento de referencia para los estudiantes. “Els Munts tienen un potencial de excavación impresionante, de hecho todavía no hemos situado la puerta de entrada de la villa y quedan muchas zonas por excavar”, mantiene Arbulo.

 

16 agosto 2017 at 8:24 pm Deja un comentario

El legado de Adriano en Sevilla

El segundo emperador hispano de origen itálico del Imperio romano y cuyo ascenso se produjo hace 1900 años, también benefició al desarrollo de la antigua ciudad de Híspalis

Espacio interior de la cisterna que mandó construir el emperador en la ciudad hispalense y arriba a la derecha, espacio exterior de la misma en la plaza del Pescadería. / Mariñas arquitectos

Fuente: FRANCISCO J. CÁRCELES > Sevilla  |  El Correo de Andalucía
13 de junio de 2017

El 1900 aniversario del ascenso al poder de Adriano, el emperador nacido en Itálica, uno de los más reconocidos por el Imperio Romano –junto al Emperador Trajano– y que pasaría a la posteridad en el transcurso de la historia universal, fue la excusa perfecta escogida por la Universidad Pablo de Olavide para trazar un ciclo de conferencias que quiso denominar como Adriano, de Itálica al Imperio.

Celebrado en el marco de los proyectos que tienen lugar en la Casa de los Poetas y las Letras del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), una de las lecciones más reveladoras de estas jornadas estuvo en las manos de Juan Manuel Cortés Copete, profesor titular de Historia Antigua, y de Rafael Hidalgo Prieto, profesor titular de Arqueología, ambos de la Universidad Pablo de la Olavide. La pericia de los docentes logró trasladar a los presentes hasta la Hispalis que en su día se vio agraciada por las obras del emperador.

«¿Qué nos lleva a relacionar Adriano con Sevilla?», reflexionaba Hidalgo Prieto antes de realizar una radiografía arqueológica por, la hasta ahora descubierta, Sevilla romana. Por un lado, el profesor afirmó que Itálica, situada en las inmediaciones de Santiponce, fue favorecida por un programa urbanístico excelente por parte directamente del emperador Adriano. Sin embargo, actualmente, y a partir de las excavaciones que se han realizado, «podemos saber que Itálica no fue la única beneficiada por Adriano», por lo que ese interés del emperador que hasta ahora se limitaba a esta ciudad, afecta también a las capitales de Conventus más cercanas como el Conventus Astigi (en Écija) o el Conventus Hispalensis (en Sevilla).

La cisterna romana

La evidencia arqueológica, que permite afirmar que la antigua Hispalis «fue objeto de un programa de transacción del emperador Adriano» a la ciudad de Sevilla, es la cisterna que en el año 2005 apareció en la Plaza de la Pescadería, cuando se estaba llevando a cabo la renovación del pavimento de la zona de La Alfalfa. Aunque está compuesta por tres grandes cisternas, la excavación se limitó solo a la mitad de la construcción. Este tipo de estructura, en el mundo de la arquitectura hidráulica romana era muy frecuente, ya que el agua no se conduce bajo presión sino a partir de la gravedad. El agua se llevaba a un «grandísimo depósito» que estaba siempre junto a la ciudad (el castellum aquae), y mediante tuberías se acometía el transporte por un triple circuito para abastecer a los edificios y fuentes públicas, mientras que otro recorrido llevaba el agua a las casas. Este depósito, según el profesor Hidalgo Prieto, «se ha podido fechar en la época de Adriano y tipológicamente coincide con la gran ampliación adrianea», que conlleva que la ciudad donde nace su tío Trajano, Itálica, triplique sus dimensiones. No obstante, el castellum aquae de la plaza de la Pescadería mide 45 metros de longitud por 20 de anchura, y el de Itálica mide 30 metros de longitud por 15 de anchura, por lo que, siendo sustancialmente más pequeño, «¿qué no abastecería este de la plaza de la Pescadería si el de la ciudad de Adriano abastecía a una de las poblaciones más importantes del Imperio?», se pregunta Hidalgo Prieto, a la misma vez que afirma que este gran contenedor de agua, que normalmente se colocaba a extramuros, esta vez al encontrarse situado en el centro de la ciudad, significaría «que existió una demanda de agua inmensa en esta localización». Por lo cual, «se puede afirmar que es un proyecto de época adrianea que conllevaba la utilización de una cantidad de agua descomunal», que se va a utilizar desde la plaza de la Pescadería –casi con total seguridad– a la calle Sierpes, plaza del Pan, Salvador y los alrededores más cercanos, y «que por otra parte es dónde tradicionalmente se ha situado el foro de la ciudad», uno de los espacios públicos más importantes de Hispalis.

La calle Mármoles

En la calle Mármoles aparecieron entre seis y ocho columnas, de las que «tres actualmente se encuentra en la misma calle in situ, dos se llevaron a la Alameda de Hércules y otra a los Reales Alcázares, la cual que se rompió en el transporte».

Tradicionalmente los arqueólogos han defendido que, al encontrarse en la parte más alta de la ciudad, se trataba de la zona del foro romano, pero un reciente estudio del profesor de Arqueología Carlos Márquez, de la Universidad de Córdoba, ha diseccionado el material de estas columnas para justificar su función y procedencia. De los capiteles solo se conservan los dos situados en la Alameda de Hércules y, por una parte, uno de ellos, desde un punto de vista estilístico, es claramente de la época de Adriano, ya que se encuentra directamente emparentado con el Traianeum de Itálica –que es el gran centro de culto de la ciudad y uno de los templos más importantes de la península ibérica–, y que contribuye a visualizar la arquitectura oficial de Adriano presente en Hispalis. Del otro se ha corregido su datación y «se plantea que sea un capitel que procede directamente de la basílica Ulpia de Roma, de las maestrías romanas», fabricado por los mismos artesanos y artistas que se encontraban haciendo la basílica en esta ciudad entre el 110 y 112 después de Cristo.

Todo ello indica que la ciudad hispalense no solo se beneficia por Adriano, sino también de Trajano, y que el emperador envía desde los talleres sus propios materiales a Sevilla, con los que además se estaba construyendo la basílica Ulpia. Los fustes igualmente «nos trasladan a la arquitectura de Adriano», porque en este caso el material de construcción utilizado es un granito muy característico en sus obras, procedente del centro de Turquía. Las basas, que indiscutiblemente pertenecen a esta época, están emparentadas con el Traianeum de Itálica. Las dos basas de la Alameda y dos de la calle Mármoles son corintias, y la que está más cerca del acerado es de basa ática, algo bastante extraño en la arquitectura de aquel entonces. La diferencia de basas corintias y áticas, junto con el intercolumnio de diferente longitud –la separación entre las columnas es dispar–, constatan que esas columnas «no son colocadas ahí en tiempos de Adriano, porque la arquitectura era geométricamente exacta y nunca se hubiera aplicado un criterio en el que se utilizasen diversas basas e intercolumnio diferente, aunque si pertenecen esta época», afirma Hidalgo Prieto. Todo ello permite plantear que son materiales procedentes del Traianeum de Itálica. La suposición que estos investigadores barajan es que estas columnas fueron traídas por un obispo de Sevilla de época tardoantigua y llevadas hasta la calle Mármoles para construir uno de los edificios más importantes del episcopado de aquel entonces.

Los fustes menos conocidos

Otras maneras de buscar a Adriano en Sevilla es «por las esquinas», afirma convencido el experto en arqueología. En el casco histórico de Sevilla hay bastantes guardacantones conformados por fustes monolíticos de columnas romanas, y entre estos se encuentran materiales de granito que nos permiten identificar claramente a Adriano. No obstante, muchos de los actuales guardacantones pueden proceder tanto de Adriano como de Trajano.

Perímetro de la Catedral

En el entorno de la Catedral se observa una gran cantidad de fustes que sujetan las cadenas que la rodean y que pertenecen a la época romana. Muchos de ellos son de granito, pero también se observa, entre los fustes, otro tipo de material, un mármol de tipo cipollino, caracterizado porque se compone de varias capas y otro componente, en este caso localizado en las tiendecitas de la Plaza del Pan –en la trasera del Salvador–, compuesto por granito y caracterizado por la presencia de un tipo de brecha en su estructura y que es muy frecuente en Itálica.

 

14 junio 2017 at 8:27 pm Deja un comentario

Los romanos vuelven a Tarragona

Cada año, el Festival Tarraco Viva nos lleva a vivir como romanos al lado del Mediterráneo

Tarraco Viva, un viaje al pasado. Con la nueva edición de Tarraco Viva viajaremos a Tarraco junto al emperador Adriano, el más viajero de todos los emperadores romanos. Esta es una estupenda ocasión para conocer un poco más la historia del Imperio Romano y de disfrutar de Tarragona, cuyo caso histórico está declarado como Patrimonio de la Humanidad. Foto: Manel R. Granell / Tarraco Viva

Fuente: JOSÉ ALEJANDRO ADAMUZ  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
12 de mayo de 2017

Este no es un viaje normal; se trata de un viaje en el tiempo para vivir en primera persona como un auténtico romano. Y es posible gracias a Tarraco Viva, el festival romano de Tarragona. Estos romanos no están locos, y aprender con ellos nunca fue tan divertido.

Nueva edición de Tarraco Viva

La divulgación histórica es el objetivo del exitoso festival cultural. Estas jornadas se empezaron a organizar en el año 1999 como apoyo ciudadano a la candidatura de Tarraco, la antigua ciudad romana de Hispania, como Patrimonio Mundial de la UNESCO. Fue tal el éxito que no ha dejado de repetirse años tras año hasta convertirse en una referencia internacional.

Del 15 al 28 de mayo, las calles, plazas y los principales monumentos arqueológicos de Tarragona, se convierten en el espacio de más de 430 actos públicos, gratuitos o de precios populares. Conciertos con instrumentos antiguos de la época, recreaciones históricas que te llevarán de paseo con el filósofo Demócrito o a presenciar el ritual de la momificación, lecturas, talleres, exposiciones, juegos, ferias, y gastronomía, para que conozcas Tarraco en la mesa. El programa de actividades del 2017, que se puede consultar en su web, cuenta con 180 páginas; pero, tranquilos, el de bolsillo, apenas son 92 páginas.

Tarraco Viva, eventos culturales. Tarraco Viva es el festival romano de Tarragona. En esta ocasión está dedicado al estudio de la relación entre Grecia y la antigua Roma. Más de 430 actos que se proponen a todos los públicos del 15 al 28 de mayo. Un lujo conocer Tarragona de esta forma. Foto: Manel R. Granell / Tarraco Viva

Este año, la XIX edición del festival, tiene como tema principal la relación entre Roma y Grecia. No se entiende una sin la otra, por lo que durante los eventos se analizará de qué modo se influyeron ambas civilizaciones. “La Grecia conquistada a su fiero vencedor conquistó e introdujo las artes en el agreste Lacio”, dejó escrito el poeta Horacio en una de sus Epístolas. Grecia se convirtió en maestra de los nuevos dueños del mundo.

Adriano, el emperador viajero

La helenización de la propia Roma empezó por sus élites, con Adriano como uno de sus máximos representantes. No obstante, en la edición de este año del festival destaca la figura del controvertido emperador.

Busto de Adriano del Museo Capitolino. El emperador Adriano es una figura apasionante y a la vez controvertida. Durante esta entrega del festival Tarraco Viva se estudiará como figura destacada en el proceso de helenización de la antigua Roma. A su vez, Adriano fue el más viajero de todos los emperadores. Foto: CC

Adriano pasó más de la mitad de su reinado viajando por todos los rincones del Imperio Romano: desde Britania e Hispania hasta las ciudades del oriente griego, las fronteras del Rin y del Danubio, Armenia, Turquí, Siria, y en muchos de los lugares que visitó, el emperador inauguró edificios, monumentos, caminos, fundó ciudades. De forma muy probable, Adriano visitó Tarraco en el invierno de 122-123 d. C. y celebró en ella un conventus para Hispania.

Conjunto arqueológico de Tarraco

Aquella Tarraco, fundada en el 218 a.C., que vio Adriano es la que podremos conocer nosotros durante el festival. Las actividades se desarrollarán en un marco espléndido, a orillas del Mediterráneo, con algunas de las mejores playas de la Costa Daurada cerca para una excursión. En el conjunto arqueológico de Tarraco, la antigua capital de la Hispania Citerior, se reservan algunos lugares emblemáticos para los eventos.

El circo romano de Tarraco, que mandó construir el emperador Domiciano, ya no es el escenario de los juegos teatrales o de las carreras de cuadriga, sino que lo ocuparán los participantes de una de las actividades programadas. Igual ocurrirá con el Anfiteatro, las murallas romanas, el Portal del Roser, el Pretorio, el antiguo ayuntamiento, y algunos otros de los lugares protegidos y declarados como Patrimonio de la Humanidad.

Obélix decía que los romanos estaban locos. En todo caso, los de Tarraco solo son unos locos de la divulgación histórica. Es la única forma de preparar con éxito un viaje como éste hacia atrás en el tiempo. ¿Nos vamos a disfrutar como romanos?

Tarragona. El anfiteatro romano de la antigua Tarraco destaca entre los lugares protegidos como Patrimonio de la Humanidad. Durante el Imperio romano fue capital de la Hispania Citerior, o Hispania Tarraconensis. Un marco incomparable para viajar a la civilización romana. XAVIER SUBIAS / GTRES

 

13 mayo 2017 at 8:51 am Deja un comentario

Magí Seritjol: “Un esclavo intentó asesinar al emperador Adriano en Tarraco”

Tarragona analizará a partir del 15 de mayo el rastro de la huella de la antigua Grecia en el Imperio Romano y rendirá homenaje al emperador más afín a esta cultura con una nueva edición de Tarraco Viva

El director del festival Tarraco viva, Magí Seritjol, nos cuenta los detalles de esta edición, que profundizará en el cruce de caminos entra la Grecia clásica y el Imperio Romano. (Agnès Llorens)

Fuente: AGNÈS LLORENS > Tarragona  |  LA VANGUARDIA
20 de abril de 2017

Se respiran nervios contenidos y, sobre todo, mucha organización. Aunque todavía faltan días para el festival de recreación histórica Tarraco Viva , la mesa del director del evento, Magí Seritjol, bulle en horarios, tablas y programas. Y no es para menos, ya que esta cita congregará 430 actos -tan solo Santa Tecla, por muy poco, le supera en grosor de agenda- dedicados a mostrar la historia en menos de 15 días. Tarragona profundizará durante este tiempo en el rastro de esta cultura ancestral de la mano de cerca de 1.000 colaboradores.

Con un presupuesto de 320.000 euros -280.000 provienen de arcas municipales y esponsorizaciones- la cita abre un ciclo de dos años que finalizará el 2018, con un acercamiento al espíritu olímpico que coincidirá con los Juegos del Mediterráneo. El director del festival nos da algunas ideas del ideario de esta nueva edición que llega cargada con propuestas para todos, abiertas a trasladarnos, como en un viaje en el tiempo, a miles de años atrás.

Recreación histórica durante el festival Tarraco Viva, que este año viaja hasta la antigua Grecia. (Laia Poblado / Archivo ACN)

Tarraco Viva viaja a la antigua Grecia este 2017. ¿Qué debemos esperar de este enfoque?

Más que hablar de la antigua Grecia, hablaremos de la relación de este imperio con el Imperio Romano. Queremos profundizar para ver de qué manera se influyeron las dos culturas entre ellas y poder analizar qué hay de griego en nuestro legado romano.

La cultura popular nos dice que ‘los romanos copiaron de los griegos’ muchas cosas. ¿Es así?

Es tremendo, cogieron muchas cosas de su cultura. No es que Grecia no sea importante, es aún más. Roma casi renunció a su propia cultura para extender la de otro pueblo, que eran los griegos. Seguramente, no tendríamos ahora el conocimiento que tenemos de la cultura griega sin la huella de los romanos, que actuaron como auténticos publicistas de la cultura helénica.

¿Copiaron o homenajearon?

Más que copiar, hicieron suyos los aspectos de la cultura de la antigua Grecia y los amplificaron. Para poner un ejemplo, es lo mismo que hicieron los Estados Unidos que, de alguna manera, cogieron la cultura de la Europa occidental medieval -desde el Renacimiento hasta el siglo XVIII- y potenciaron el idioma, el inglés, y otros aspectos, hasta darles un altavoz global. La constitución americana no es más que una adaptación de las ideas de los ilustrados europeos. Thomas Jefferson se inspiró en la Ilustración europea para elaborarla, del mismo modo que los romanos hicieron con la cultura griega.

“La organización en cuadrícula de Barcelona proviene de urbanistas de la Grecia clásica”

Así, pues, diremos que se inspiraron…

Lo que seguro que no hicieron fue imponer la cultura latina. Adquirieron los conocimientos más relevantes de los griegos en materias como la literatura, la filosofía de Cicerón y de Marco Aurelio, el arte, la arquitectura, o el urbanismo, por ejemplo. La organización de las ciudades en forma de cuadrícula es griega y proviene de expertos como Hipodamo de Mileto. También inspiró a Cerdà para organizar la ciudad de Barcelona del modo que hoy en día todavía se presenta en su actual planificación. Los antiguos helenos ya organizaban sus ciudades de esta forma y los romanos lo extendieron posteriormente.

En el programa habrá varias actividades que reflejaran este cruce cultural…

Muchas de las novedades que presentamos este 2017 van en esta dirección. El acto inaugural, previsto el 14 de mayo, será un debate que reflexiona sobre la relación de Roma y Grecia, pero también podremos disfrutar de las actuaciones musicales, las recreaciones de la vida cotidiana en la antigua Grecia o los monólogos basados ​​en personajes de la cultura griega, como Diógenes el Cínico.

¿Diógenes no es el de la acumulación de objetos?

Sí. Era un estoico, un hombre que vivía en una barrica que iba cambiando de lugar, casi como una especie de bungalow. Según los textos que conservamos, iba siempre muy descuidado y recogía cosas. Hay anécdotas muy curiosas. Por ejemplo, se dice que cuando Alejandro Magno preguntó quién era el hombre más sabio de Grecia le contestaron que era Diógenes. Fue a encontrarlo y se presentó como el rey de Macedonia, que había conquistado Grecia y quería hacer suyo el mundo. Alejandro le dijo a Diógenes que le concedería lo que quisiera y Diógenes, simplemente, le dijo que se apartara, que le tapaba el sol. Este personaje representa la filosofía estoica, que quiere renunciar al deseo para ser libre.

También nuestro teatro actual tiene una gran influencia de la antigua Grecia…

Analizaremos su evolución en una actividad que organiza Zona Zàlata, con el apoyo de la Universitat Rovira y Virgili (URV). Una experiencia que analizará como el teatro nace como una asamblea ciudadana y como se transforma en literatura dramática, como deriva en comedia, drama y tragedia, a partir de las aportaciones de Eurípides, Sófocles y Esquilo, los grandes autores que, posteriormente, influirían en la tradición romana y en nuestra tradición de narrar historias.

Durante el festival Tarraco Viva se pueden disfrutar de recreaciones históricas a cargo de grupos especializados de toda Europa, (Marc Arias)

En esta edición de 2017 se dedica a la influencia entre Grecia y Roma, pero también hay un apartado especial dedicado al emperador Adriano…

Adriano representa el nexo de unión entre los dos mundos. Este año se celebra el 1.900 aniversario de su ascensión al trono y, aprovechando la efeméride, reivindicaremos su figura, ya que es interesante porque era un ciudadano romano, un jefe del ejército que viajó a todas las provincias controlando al ejército. Era un militar y político de primer rango que, además, se sentía fascinado por la cultura griega. Su manera de vivir era muy griega para la época, con su barba y su amante Antínoo.

¿Su amante?

Aunque estaba casado, su relación homosexual era de dominio público, un aspecto que en aquella época también estaba muy ligado a la cultura griega. También invirtió mucho tiempo en la construcción de muchos recursos en la parte más oriental del Imperio. Adriano une los dos mundos en su modo de entender la vida. Por un lado, será el militar romano calculador y, por otro, el hombre fascinado por la cultura de la antigua Grecia.

Se dice que Adriano visitó Altafulla. ¿Hay evidencias de esto?

No tenemos pruebas, pero si sabemos que visitó Tarraco durante los años 122-123 dC y que, durante su visita, convocó una reunión de los concilios provinciales de Hispania, un encuentro totalmente insólito para la época. También sabemos que, durante su estancia en la ciudad, un esclavo intentó asesinarlo, pero él no le dio mucha importancia y alegó que, simplemente, estaba perturbado.

“El concilio provincial que se reunía en Tarraco una vez al año era como el Mobile World Congress de hoy en día”

El espíritu de estas reuniones importantes también se verá reflejado en el gran acto de clausura que planean…

Queremos recrear el concilio provincial que se reunía en Tarraco una vez al año, un acto importante que, para poner un símil, representaba lo que ahora sería el Mobile World Congress en Barcelona. ​​Una reunión de la élite que se encontraba en Tarraco para escoger al sacerdote imperial, pero también para hablar de política, de organización o de los impuestos. Era una reunión multitudinaria que reunía a miles de personas.

Sería difícil encontrar un lugar para facilitarla…

Los encuentros de este tipo se celebraban en el Foro Provincial de Tarraco, uno de los edificios más grandes de la provincia de la Tarraconense que, recordemos, abarcaba unas dos terceras partes de la península ibérica. El edificio ocupaba un espacio de 100.000 metros cuadrados, lo que significa que era un edificio que, en tamaño, hoy día, únicamente la supera la T1 del aeropuerto del Prat. El foro provincial fue construido por las autoridades locales, que quisieron poner de relieve su fuerza después de acceder a la ciudadanía latina durante el reinado del emperador Vespasiano, lo que casi equivalía a la ciudadanía romana.

¿El hecho de atrasar los Juegos Mediterráneos un año significa que en 2018 seguiremos hablando de la Grecia clásica y del olimpismo?

El año que viene nos centraremos en explicar cuál era el modelo de belleza en Grecia, que no se centraba únicamente en el plano estético, sino en la representación de los valores de la virtud y la plenitud humana. El deporte no tenía un único enfoque físico, sino que era mucho más y es, precisamente, uno de los grandes temas que trataremos en la próxima edición.

Por último, ¿qué es lo que más le maravilla de la manera de entender el mundo de los antigua Grecia?

El hecho de que, por primera vez en la historia de la humanidad, en la Grecia clásica el hombre se atrevió a pensar como si fuera dios. Los grandes sabios de este momento creían que eran igual que los dioses, unos seres que podían pensar y emocionarse. El pensamiento griego sitúa al hombre en el centro del mundo, como los ilustrados harían mucho después y esto hace muy interesante y digno de estudio este campo.

El conjunto arqueológico de Tarraco es el escenario de muchas de las recreaciones que propone, cada año, el festival Tarraco Viva. (Getty)

 

20 abril 2017 at 7:02 pm Deja un comentario

Una antigua calzada romana sale a la luz en Israel

La vía romana, de 2.000 años de antigüedad, ha sido descubierta durante unas excavaciones arqueológicas previas a la instalación de tuberías de agua hacia Jerusalén

Imagen área de la calzada romana de 2.000 años de antigüedad. Foto: The Griffin Aerial Photography Company, courtesy of the Israel

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
7 de marzo de 2017

Una calzada romana de 2.000 años de antigüedad, en un estado de conservación excepcional, ha salido a la luz junto a la carretera 375, cerca de Beit Shemesh y al oeste de Jerusalén, en Israel. La vía romana apareció el pasado mes de febrero durante unas excavaciones arqueológicas previas a la instalación de tuberías de agua hacia Jerusalén, según ha anunciado hoy la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA).

La calzada romana medía hasta seis metros de anchura y se extendía a lo largo de 1,5 kilómetros. Foto: The Griffin Aerial Photography Company, courtesy of the Israel

“La carretera que hemos descubierto, que hace 2.000 años seguía una ruta similar a la que sigue actualmente la 375, medía hasta seis metros de anchura, continuaba a lo largo de 1,5 kilómetros de distancia y al parecer conectaba un asentamiento romano que había en las proximidades de Beit Natif con la vía principal conocida como la Carretera del Emperador, que probablemente fue construida en la época en que el emperador Adriano visitó el país, alrededor del año 130 d.C. o poco después, durante la represión de la Rebelión de Bar Kojba, entre el 132 y el 135 d.C. La presencia de un hito con el nombre del emperador Adriano, descubierto en el pasado cerca de la carretera, refuerza esta hipótesis”, dice Irina Zilberbod, la directora de las excavaciones, de la IAA.

La vía romana se encuentra en un estado de conservación excepcional. Foto: Assaf Peretz, courtesy of the Israel Antiquities Authority

Los arqueólogos han encontrado monedas entre las piedras del pavimento: una moneda del año 67 d.C., el segundo año de la Gran Revuelta Judía; una moneda del período de los omeyas; una moneda de Poncio Pilato, prefecto de la provincia romana de Judea, fechada en el 29 d.C.; y una moneda de Agripa I del año 41 d.C., acuñada en Jerusalén. Durante el Imperio romano, y como consecuencia de las guerras y otras campañas, se desarrolló la red viaria del país a un ritmo sin precedentes.

Monedas halladas entre las piedras del pavimento: una moneda del año 67 d.C., el segundo año de la Gran Revuelta Judía; una moneda del período de los omeyas; una moneda de Poncio Pilato, prefecto de la provincia romana de Judea, fechada en el 29 d.C.; y una moneda de Agripa I del año 41 d.C., acuñada en Jerusalén. Foto: Clara Amit, courtesy of the Israel Antiquities Authority

7 marzo 2017 at 10:09 pm Deja un comentario

Atenas rinde tributo a Adriano con un retrato desconocido del emperador

El Museo de la Acrópolis de Atenas rememora el comienzo del reinado de Adriano, quien fue un admirador y benefector de la ciudad griega

retrato-de-adriano_ng

Retrato de Adriano fechado entre el 130 y el 140 d.C. y hallado en la avenida Syngrou de Atenas en 1933. Foto: Acropolis Museum

Fuente: ALEC FORSSMANN NATIONAL GEOGRAPHIC
31 de enero de 2017

En agosto del año 117, hace casi 1.900 años, murió Trajano y Adriano se convirtió en el nuevo emperador romano. El Museo de la Acrópolis de Atenas rinde tributo a Adriano con motivo de esta efeméride. La exposición Retrato del emperador Adriano en el Museo de la Acrópolis, del 15 de enero al 31 de marzo, recuerda al emperador viajero, quien fue un admirador y benefactor de Atenas. La muestra presenta un magnífico retrato de Adriano fechado entre el 130 y el 140 d.C. y hallado en la avenida Syngrou de Atenas en 1933. Lleva una corona de hojas de roble con un águila en el centro que simboliza a Zeus, su mirada se dirige al cielo como si estuviera alejándose de la vida terrenal y luce una barba, emulando quizá a los filósofos griegos.

Antínoo, un mito extraordinario que se resiste a morir

Adriano visitó Atenas durante su reinado y emprendió un programa constructivo para renovar y expandir la ciudad. La devoción de Adriano por Grecia y por Atenas significó el resurgimiento de la vida cultural griega en tiempos del Imperio romano. El Arco de Adriano aún sigue en pie en una antigua carretera que llevaba de la Acrópolis al Templo de Zeus Olímpico. Probablemente fue erigido para celebrar el adventus o llegada del emperador a la ciudad. El Templo de Zeus Olímpico, el doble de grande que el Partenón, se comenzó a construir en el siglo VI a.C., pero fue Adriano quien lo concluyó gracias a una generosa donación. Otro edificio importante que construyó fue el Panteón, cuyas ruinas han sido localizadas en la calle Adrianou, en el barrio de Plaka.

 

31 enero 2017 at 9:32 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente