Posts tagged ‘Bimilenario de Augusto’

Los Foros Imperiales de Roma cobran vida por la noche

Dos espectáculos audiovisuales recrean las vida de la ciudad tal y como era hace dos milenios

foro-de-augusto-EP

Una de las imágenes proyectada en el espectáculo ‘Foro de Augusto. 2000 años después’.

Fuente: MARÍA SALAS ORAÁ > Roma  |  EL PAÍS    12/11/2015

Al ponerse el sol, vuelven a los Foros Imperiales de Roma los 1.500 obreros que hace más de dos milenios construyeron la ciudad más grande del momento. Dan forma a los majestuosos templos hoy destruidos, con sus suelos de mármol rojo, verde y blanco y edifican los tribunales que vieron nacer el Derecho romano. Levantan las prominentes columnas, el edificio de la Curia romana y también la antigua escuela.

Un viaje en el tiempo que han hecho posible dos espectáculos que triunfan en Roma y que desde la primavera han acumulado, noche tras noche, centenares de visitantes.

El primero de ellos es la representación audiovisual Foro de Augusto. 2.000 años después, estrenada el año pasado coincidiendo con el bimilenario de la muerte del primer emperador romano, que gobernó entre los años 27 a.C. y 14 a.C.

Con imágenes en 3D sobre los restos del foro, se reconstruye la decadencia y los diluvios e incendios que destrozaron el foro

Es un espectáculo que busca mostrar el foro del emperador en todo su esplendor y reconstruye la imponente estatua de 12 metros en homenaje a Augusto de la que hoy no quedan más que algunos diminutos fragmentos. Recuerda la época en la que Roma, con más de un millón de habitantes, era la ciudad más poblada del mundo y cabeza de un imperio que llegó a los confines de Iraq y conquistó gran parte de Europa, de Oriente Medio y del norte de África.

Con imágenes en 3D sobre los restos del foro, la proyección, para la que el Ayuntamiento instaló unas gradas frente a las ruinas, reconstruye también la decadencia de la Roma imperial y los diluvios e incendios que destrozaron el foro.

Otra de las proyecciones recrea el Templo de Venus, con el que el César quiso celebrar su triunfo contra el emperador Pompeyo

El segundo espectáculo es un recorrido por lugares antes inaccesibles del Foro de Julio César. Foro de César. Un nuevo viaje en la historia de la Roma Antigua abre por primera vez la galería subterránea que conecta los foros de César y Trajano, descubierta en las excavaciones de 1930.

Las proyecciones que acompañan el recorrido recrean el Templo de Venus, con el que Julio César quiso celebrar su triunfo contra el emperador Pompeyo y una escuela en la que los estudiantes aprenden a leer y escribir con textos de Horacio. Muestran también el interior de la Curia romana, sede del Senado que todavía está en pie, o detalles curiosos como los grandes servicios públicos de los que todavía quedan restos.

Para explicar los detalles, las exhibiciones cuentan con audioguías en ocho idiomas -entre ellos, español-. El narrador en italiano, el periodista y divulgador científico Piero Angela, una de las voces más reconocidas en Italia, celebró haber «revitalizado el foro para que el público vea cómo era realmente», porque las piedras que todavía quedan son «un testimonio vivo».

Con la llegada del invierno, los espectáculos, organizados por el Ayuntamiento de Roma con un precio combinado de 25 euros o 15 euros cada uno, quedarán suspendidos hasta la próxima temporada. Mientras tanto, los foros pasarán su primer invierno con la iluminación diseñada por el oscarizado director de fotografía italiano Vittorio Storaro, que permite apreciar con detalle los restos más antiguos de la ciudad eterna.

12 noviembre 2015 at 9:12 pm 1 comentario

Augusto, emperador también del tiempo

El bimilenario de Augusto, el primer emperador de Roma fallecido hace 2.000 años, llega a su fin con una exposición que repasa los cambios que el pontífice máximo hizo en el calendario, en el que encontró un aliado para gobernar la ciudad

retrato-Livia

Fotografía facilitada por la dirección de la exposición «Revolución Augusto. El emperador que reescribió el tiempo y la ciudad» de un retrato de Livia, tercera mujer del emperador Augusto. EFE

Fuente: EFE  |  YAHOO Noticias   20/12/2014

Bajo el título «Revolución Augusto. El emperador que reescribió el tiempo y la ciudad», la muestra reúne en el Museo Romano hasta el 2 de junio una veintena de esculturas relacionadas con los días que decidió hacer festivos quien fue testigo del fin de la sanguinaria República, sistema de gobierno que precedió a su Imperio.

Augusto modificó en el año 8 a.C. el calendario vigente por entonces, que había fijado en el 45 a.C. su antecesor y tío abuelo Julio César y que solo reconocía como días festivos las fiestas religiosas, a las que el nuevo emperador añadió celebraciones personales.

La semana en el calendario establecido por el emperador tenía ocho días, numerados con las letras de la A a la H y que terminaban con un noveno día festivo «nundina» o día del mercado.

El emperador siempre respetó estas festividades dedicadas a divinidades pero a ellas sumó otros días festivos relacionados con su propia vida, como un día para conmemorar el apelativo «Augusto» (16 de enero) o su matrimonio con Livia, su tercera y más amada mujer (17 de enero).

Quiso con esta nueva medición del tiempo darse a conocer como «princeps», título que ostentó tras el paso de República a Imperio, un cambio de gobierno para el que encontró en el calendario un elemento propagandístico.

Así, hizo festivos los días en los que ganó las batallas que resultaron decisivas para expandir el Imperio, como la de Accio, o la fecha en la que fue coronado y que la gente pasó a conmemorar.

Con estas modificaciones, Augusto reorganizó no solo la ciudad desde la que gobernaba, Roma, sino el estilo de vida de todo el Imperio, al que hizo celebrar nuevos ritos y dio a conocer la figura del emperador.

Con una práctica tan sutil como señalar días festivos, el emperador instaba a la gente a celebrar ceremonias en espacios ciudadanos y monumentos públicos, una práctica que creaba lazos de unión en un recién estrenado Imperio.

Augusto-Pontífice-Máximo

Fotografía facilitada por la dirección de la exposición «Revolución Augusto. El emperador que reescribió el tiempo y la ciudad» de una escultura del emperador Augusto Pontífice Máximo. EFE

Se trata de una idea que enlaza con la mentalidad de un personaje histórico que puso fin a la guerra e hizo de Roma la capital del arte y la literatura y quien vio en el calendario un elemento propagandístico para crear adhesión a través de celebraciones.

La superintendente del proyecto, Mariarosaria Barbera, destacó que Augusto, además del Imperio, «gobernó el tiempo», al que condicionó con una unión entre las fiestas públicas que ya estaban señaladas y acontecimientos relacionados con su propia familia.

«Crea una unión indisoluble entre la familia imperial, que vivía en el palacio Palatino, y la vida pública de los habitantes del Imperio», explicó.

«Una operación política genial», describió Barberá, con la que Augusto consiguió «organizar la ciudad e introducir el poder público en el ámbito privado».

La comisaria de la exposición, Rita Paris, incidió en este «singular poder» del primer emperador romano de controlar el tiempo y de «planificar la vida de los ciudadanos», que consultaban el calendario para organizar su día a día.

De esta manera, «Augusto transformó la ciudad de Roma en una gran familia» que compartía rutinas y celebraba los días festivos en lugares públicos, según explicó Paris.

La muestra culmina la explicación del calendario con un verdadero viaje en el tiempo a través de una pantalla multimedia que permite a los visitantes conocer la familia de Augusto a lo largo de los años.

Este árbol genealógico digital busca que el público comprenda a través de ella los personajes históricos, para adentrarse en las relaciones políticas y familiares de sus vidas.

Con esta exposición, la capital italiana cierra el programa de eventos celebrados para conmemorar la muerte al emperador, que tuvo su evento más espectacular en la proyección «Foro de Augusto. 2.000 años después», una reconstrucción de este espacio con proyectores láser.

20 diciembre 2014 at 12:36 pm Deja un comentario

Muestra en Roma rinde tributo al emperador Augusto

La exposición, titulada “Revolución de Augusto. El emperador que reescribe el tiempo y la ciudad”, podrá visitarse hasta el 2 de junio de 2015 en Palazzo Massimo

Mostra-Augusto

Fuente: Mario Osorio Beristain  |  Terra Noticias    16/12/2014

Una muestra dedicada a la revolución que introdujo Augusto con un nuevo calendario, que significó una reorganización de las costumbres y de la vida política y social de la Roma antigua, cierra el programa de celebraciones por los dos mil años de la muerte del primer emperador y “Pontífice Máximo” de la Ciudad Eterna.

Titulada “Revolución de Augusto. El emperador que reescribe el tiempo y la ciudad”, la exhibición, presentada hoy en el Museo Nacional Romano del Palazzo Massimo, incluye esculturas de época augustea que forman parte de las colecciones de ese recinto, así como de otros museos italianos y extranjeros.

“Otras muestras han tratado sobre los lugares de Augusto, como sus palacios, mientras que ésta trata sobre el tiempo de Augusto, que como Pontífice Máximo reformó lo que su padre adoptivo Julio César revisó en el año 46 antes de Cristo, es decir, el calendario”, dijo la superintendente de Bienes Arqueológicos de Roma, Mariarosaria Barbera.

En rueda de prensa explicó que la muestra ilustra la revolución que Augusto llevó a cabo a través de la manipulación del calendario, dentro del que incluyó, al lado de las antiguas fiestas -rigurosamente respetadas-, nuevos festejos para recordar episodios relacionados con la vida del propio emperador y de su familia, como nacimientos, muertes, victorias o condecoraciones.

“Fue un modo de conectar la vida privada con la vida pública del imperio que estaba fundando. Una operación política genial que cambió la organización y el orden del tiempo, determinando un nuevo modo de pensar y de vivir”, dijo.

La curadora Rita Parisi consideró que Augusto reescribió el tiempo, pero también la ciudad, pues, como heredero del patrimonio y del papel político de Julio César, generalizó las conmemoraciones de las fiestas dedicadas a los personajes protectores de cada barrio e, incluso, de cada casa, en una operación política que le permitió alcanzar mayor consenso.

Resaltó que la transformación del calendario determinó una revolución del tiempo público, social y religioso que afectó en modo sustancial a toda la ciudad, reorganizada y dividida en 14 regiones, dentro de las cuales había 265 “vici” o barrios en los que se desarrollaban la vida y las actividades de las clases más humildes.

Parisi recordó, por ejemplo, que el antiguo culto de los “Lari Compitali” (figuras protectoras de los lugares) en los que los ciudadanos realizaban sacrificios en los cruces de las calles, fue transformado en el culto de los “Lari Augusto” (protectores de Augusto), que se extendió por todo el imperio al lado de la veneración del “Genius” (ingenio) del príncipe.

De cualquier manera, el primer emperador de Roma hizo correcciones al calendario que ya en el año 46 antes de Cristo había sido reformado por su padre adoptivo y que, con los cambios realizados por el papa Gregorio XIII en 1582, es sustancialmente el que ha llegado hasta estos días.

Entre las piezas de la muestra se encuentra la extraordinaria e imponente estatua en mármol de “Augusto Pontífice Máximo”, del año 12 antes de Cristo, en la que el emperador aparece con una toga que lo cubre de la cabeza a los pies.

También hay bustos de su tercera esposa, Livia; de Julio César; de Agrippa, el comandante de la flota augustea que derrotó a Marco Antonio y Cleopatra en el año 31 antes de Cristo, así como de príncipes, nobles y altos dignatarios de la época.

Además, se exhibe el Altar del Belvedere, propiedad de los Museos Vaticanos, que data de entre los años 12 y 2 antes de Cristo y que describe las hazañas del emperador.

Se puede admirar el relieve con los 12 signos zodiacales, en el que sobresale el de Libra, bajo el cual nació, el 23 de septiembre del año 63 antes de Cristo, Cayo Julio César Octavio Augusto, que era el nombre completo del emperador.

Así como fragmentos de los Fasti Praenestini, de los Fasti Amiternini y de los Fasti Albenses, que no eran otra cosa que los calendarios en los que se establecían los días de fiesta y su significado.

La muestra, que estará abierta hasta el 2 de junio de 2015, incluye igualmente instrumentos multimediales, como la “Hyper-biografía”, en la que gracias al uso de una gran pantalla digital el publico puede interactuar con las figuras de los personajes históricos para comprender las vidas y las relaciones políticas y familiares.

17 diciembre 2014 at 7:25 pm Deja un comentario

Un congreso sobre Augusto en Tarragona

La estancia de Augusto en Tarraco constituye uno de los temas principales de un congreso que también conmemora el bimilenario de la muerte del primer emperador

Tarraco-Biennal

El comité científico del congreso y, en segundo término, el anfiteatro de la antigua Tarraco. / © TARRACO BIENNAL

poster-tarraco-biennalDel 26 al 29 de noviembre de 2014, Tarragona celebra el 2º Congreso Internacional de Arqueología y Mundo Antiguo, bajo el siguiente título: Augusto y las provincias occidentales. 2000 aniversario de la muerte de Augusto. Tarragona rememora así la época en que asumió la capitalidad del mundo romano, entre los años 27 y 24 a.C., cuando el emperador Augusto residió en la ciudad costera mientras se recuperaba de una enfermedad y recibía noticias de Roma y del desarrollo de las Guerras Cántabras. Este año se conmemora, además, el bimilenario de la muerte de Augusto, uno de los personajes más destacados de la historia antigua, que estuvo vinculado excepcionalmente a Tarragona. Durante su estancia en Tarraco se le dedicó un altar y después de su muerte fue deificado de forma oficial y se levantó un magnífico templo en su honor que fue citado por el historiador Tácito.

Investigadores nacionales e internacionales

Tras el XIV Congreso de Arqueología Clásica celebrado en Tarragona en 1993, que fue un hito a nivel mundial en este ámbito, en 2012 se decidió organizar un certamen bienal de características similares, denominado Tarraco Biennal. En esta segunda edición se celebra la efeméride de la muerte de Augusto concentrando a un selecto grupo de investigadores nacionales e internacionales, cuyas aportaciones científicas ofrecerán un conocimiento crítico del personaje, de su obra y de su legado. El congreso, organizado por la Fundació Privada Mútua Catalana, comenzará con la presentación de las seis ponencias y 55 comunicaciones que lo forman. Se realizarán, además, diferentes visitas, actividades, presentación de libros y el día 29 tendrá lugar una comida a modo de cierre.

Fuente: NATIONAL GEOGRAPHIC

25 noviembre 2014 at 6:04 pm 1 comentario

Las mayores termas de la antigüedad cobran vida

Una reconstrucción virtual permite pasearse por el impresionante complejo termal de Diocleciano en Roma

Termas-de-Diocleciano

Fuente: SÍLVIA COLOMÉ  |  LA VANGUARDIA     20/11/2014

La antigua Roma está viviendo un nuevo resurgir coincidiendo con el bimilenario de la muerte de su primer emperador, Augusto. Esta efeméride ha impulsado que muchas ciudades vinculadas a su figura hayan emprendido obras de restauración, recuperación o divulgación de su pasado romano, dando un especial protagonismo al uso de las nuevas tecnologías. Es el caso, por ejemplo, de Barcelona, que acaba de presentar la aplicación Bàrcino 3D con geolocalizador que recrea in situ la ciudad del siglo III después de Cristo. “Los planos arqueológicos cuestan de entender, incluso a los profesionales”, confiesa Carme Miró, responsable del Plan Bàrcino. “Las recreaciones virtuales dan una dimensión humana, ya que estamos acostumbrados a verlo todo en tres dimensiones, y ayudan a entender el pasado”, añade. La capital del Imperio, Roma, no podía ser menos, ni en la celebración del bimilenario ni en la aplicación de las nuevas tecnologías con tal fin, una tendencia que cada día gana más adeptos entre arqueólogos e historiadores.

Entre las diferentes acciones conmemorativas que se están realizando en Roma, se acaba de divulgar la espectacular recreación virtual de la mayor terma que tuvo el imperio, la de Diocleciano, y que se basa en los diseños realizados por Edmond Jean-Baptiste Paulin en el último tercio del siglo XIX. Los dibujos y planos que el arquitecto francés ejecutó de las ruinas de Roma se caracterizan por su meticulosidad, y en el caso de las termas de Diocleciano se suma el hecho de que en aquel momento se estaban destruyendo para dar paso a una remodelación urbana. Por lo tanto, Paulin pudo dejar constancia de cómo deberían haber sido las termas en el año 300 d.C, especialmente sus baños.

Con todo este material, la empresa Capware, que también ha realizado las recreaciones virtuales de Pompeya, Herculano y de las villas del Vesubio, ha reconstruido las termas de Diocleciano con todo lujo de detalles mostrando, por ejemplo, su fachada, una superposición de estilos arquitectónicos y con una exuberante decoración en la que no faltan columnas, frontones, nichos semicirculares y rectangulares, estatuas y elementos policromados. El espacio más destacado de la recreación virtual, no obstante, es su famosa piscina al aire libre de 4.000 metros cuadrados. Cabe recordar que la terma tenía capacidad para más de 3.000 personas y ocupaba unas 13 hectáreas. “Las termas imperiales de Diocleciano, como las de Caracalla, eran como pequeñas ciudades que contaban, además, con bibliotecas, jardines, salas de reuniones… eran concebidas no solo para la higiene del cuerpo, sino también para la de la mente”, explica Miró, especialista también en la historia de las termas romanas. “Se han conservado muy bien, mejor que las de Caracalla, porque su estructura se recicló para realizar construcciones posteriores”, explica.

De hecho, el recorrido virtual muestra tal y como eran los tres espacios que vuelven a ser visitables después de cincuenta años cerrados el público y tras seis de trabajos de recuperación: la ‘natatio’(recubierta de mármol), el Aula VIII (una superficie de 900 metros cuadrados donde se ve la base de las monumentales pilastras centrales) y el claustro pequeño de la Basílica de Santa María de los Ángeles y de los Mártires (construido en el siglo XVI sobre parte de la piscina descubierta). La reapertura se enmarca dentro del programa Bimillenario Augusteo y prevé ampliarse con nuevas salas. “Esperamos poder devolver a la ciudad esta estructura completa y abrir al público las catorce salas de las termas”, explicó Rosanna Friggeri, la directora del complejo monumental, a EFE cuando se presentó el resultado de  la primera fase de restauración a finales de septiembre.

Ave, Augusto

El programa de la conmemoración en Roma del 2.000 aniversario de la muerte de Augusto también ha incluido la restauración de la Villa de Livia, el Palatino y la apertura del antiguo recorrido del Vico Iugario de la Basílica Iulia. Uno de los actos más espectaculares fue el 19 de agosto, día de su deceso, cuando el Ara Pacis (altar que conmemora sus victoriosas campañas en la Galia e Hispania) recuperó su policromía original mediante proyecciones con láser. La simulación de los colores fue posible después de años de estudio y de los análisis de los pigmentos encontrados. “Las recreaciones virtuales deben hacerse con rigor”, apunta Miró. Por eso, se convierten, además, en “una herramienta de investigación muy importante”, apunta.

El uso de la tecnología también ha sido determinante para crear el espectáculo Foro de Augusto. 2.000 años después, una recreación audiovisual, con proyecciones láser y 3D, del foro en época de Augusto, presidido por el templo a Marte, dedicado a Julio César. Solo así se ha podido recuperar, además, la colosal estatua del primer emperador que, según los expertos, medía once metros, todo un homenaje de arquitectura virtual a quien dijo antes de morir: «Encontré una ciudad de ladrillos y dejo una ciudad de mármol».

20 noviembre 2014 at 9:39 am Deja un comentario

Yo, Augusto, el emperador

El retrato más completo de César Augusto, del historiador británico Adrian Goldsworthy

escultura-Augusto

Escultura de César Augusto / EM

ADRIAN COLDSWORTHY  |  EL MUNDO

César Augusto falleció el 19 de agosto del 14 d. C., de modo que acabamos de celebrar el aniversario 2.000 de su muerte, claro que siendo el centenario del comienzo de la Gran Guerra me atrevo a decir que la fecha ha pasado sin pena ni gloria. Le faltaba poco para celebrar su septuagésimo séptimo cumpleaños y había estado gobernando sin mucha oposición durante más de cuatro decenios, desde que Marco Antonio se quitara la vida en el 30 a.C. Le sucedió su hijo adoptivo, Tiberio, y a pesar de que el linaje familiar terminó con Nerón, los emperadores siguientes adoptaron los nombres de César y Augusto como títulos. A lo largo de su vida creó el sistema monárquico que gobernaría Roma durante siglos, teniendo el buen sentido de ocultar veladamente su poder sin por ello renunciar a él, pero evitando pese a todo títulos como rey o dictador.

Por algún motivo, a pesar de todos sus logros y de la crucial importancia de sus actos, Augusto ya no se encuentra entre las figuras del mundo antiguo que siguen deambulando por entre la imaginación del gran público. Julio César, Calígula o Nerón son reconocidos de inmediato -aunque a menudo sólo con una vaga idea de quiénes fueron-, no así Augusto. Hoy en día, su nombre se escucha sobre todo durante las misas navideñas, cuando se lee la descripción que hace Lucas de la Natividad. Augusto aparece en Julio César y Antonio y Cleopatra de Shakespeare -ambas representadas a menudo y estudiadas en el colegio, de modo que siguen siendo bien conocidas-; pero no mereció una obra de teatro propia. Quizá se deba a que murió de edad provecta, en vez de ser apuñalado hasta la muerte en una reunión del Senado, como César, o suicidándose, como Brutos y Casio, Antonio y Cleopatra.

Lo curioso es que la historia de Augusto no carece de drama. Cuando estudian los primeros momentos de su carrera hay que hacer un esfuerzo consciente para recordar que sólo tenía 18 años durante los idus de marzo del 44 a.C. No supo que el testamento de su tío abuelo lo nombraba su heredero principal hasta que éste fue asesinado. Durante la República los cargos públicos no podían ser heredados, como tampoco nadie podía ser adoptado de forma póstuma, a pesar de lo cual fue así como decidió interpretar lo que significaba su legado. Su ambición fue precoz, sobre todo en Roma, donde los cargos estaban ligados a la edad y la madurez, pero al principio nadie lo tomó en serio. Marco Antonio lo desdeñó refiriéndose a él como «un chico que se lo debe todo a un nombre». Cicerón pensaba que Antonio era el principal peligro y consideró al joven Augusto como un arma que usar en su contra: «Debemos alabar al joven, recompensarlo y deshacernos de él».

No salió como pensaba el orador. Augusto luchó primero por el Senado en contra de Antonio, para luego unirse a éste y a Lépido y formar el segundo triunvirato. Tomaron Roma y ejecutaron a sus enemigos, reviviendo la técnica de Sila de publicar listas de proscripciones. Un hombre que apareciera en ellas perdía todos sus derechos legales y podía ser asesinado por cualquiera. Cicerón fue atrapado y muerto antes de que se colgaran las listas. Años después, los triunviros intentaron echar las culpas de esta masacre a sus colegas; pero Augusto quedó marcado con una reputación de crueldad joven. De ese modo pragmático tan romano, se consideraba sorprendente que una persona tan joven tuviera ya tantos enemigos.

LIBERTAD FRENTE A TIRANÍA

Al final de sus días describió esos primeros años diciendo simplemente: «A la edad de 19 años, bajo mi propia responsabilidad y a mi cargo, reuní un ejército, con el cual triunfé luchando en pos de la libertad de la República cuando ésta se encontraba oprimida bajo la tiranía de una facción». No menciona el hecho de que se suponía que los ciudadanos particulares no podían reunir ejércitos. Como era de esperar, posteriormente Tácito juzgaría estos acontecimientos de forma más cínica: «Cuando el asesinato de Bruto y Casio desarmó al Estado; cuando [Sexto] Pompeyo fue aplastado en Sicilia y con Lépido dejado de lado y Antonio muerto, incluso el partido juliano carecía de líderes excepto César [Augusto]».

Augusto ganó y, tras la batalla de Accio, no hubo más aspirantes con el poder militar para oponérsele… circunstancia que se preocupó mucho por mantener así conservando un estrecho control sobre el ejército. El éxito no lo volvió popular, pero lo que tanto los romanos como los provinciales deseaban más que nada era paz y estabilidad.

La guerra civil llevaba asolando la República desde el 88 a.C., cuando Sila lanzó sus legiones contra Roma. Las bajas habían sido importantes, sobre todo entre las familias senatoriales, mientras que los ejércitos lucharon y saquearon por todo el Mediterráneo. Muchos líderes y comunidades apoyaron lealmente a Roma, sólo para encontrarse a menudo en el lado perdedor de una guerra civil y obligados a pagar muchísimo para complacer al vencedor. Las comunidades italianas habían sufrido confiscaciones cuando los caudillos como Augusto tuvieron que encontrar granjas que entregar a sus soldados licenciados. En los años 30 a.C., Virgilio imaginó los pensamientos de uno de esos desposeídos, quizá a partir de su propia experiencia; pues puede que su familia perdiera tierras por entonces. «¡Ah! ¿Acaso volveré, luengos años desde aquí, a mirar de nuevo a los límites de mi patria, a mi humilde casita de campo con su revestimiento de hierba… volveré, luengos años desde aquí, a mirar con asombro unas pocas espigas de trigo, antaño mi reino? ¿Es un impío soldado quien tiene ese bien labrado barbecho? ¿Un bárbaro esas cosechas? ¡Ved donde el conflicto ha llevado a nuestros infelices ciudadanos!».

Tras tantos trastornos, los ciudadanos querían asegurarse de que transcurridos unos años seguirían poseyendo sus propiedades y no serían llamados a filas para luchar en otra guerra civil. Los líderes y los órganos gobernantes de las provincias también querían tener la seguridad de que los honores y obligaciones que les habían repartido no cambiarían de un día para otro según fueran ascendiendo y cayendo los caudillos romanos. Décadas de inercia por parte de un Senado demasiado enfrascado en una enconada y a menudo violenta competencia por cargos y honores había dejado muchas apelaciones sin respuesta y muchas disputas sin resolver.

Augusto puso manos a la obra para solucionarlo. A menudo se olvida que viajó más que ningún otro emperador hasta Adriano. Augusto pasó más tiempo de su reinado en las provincias que en Roma e incluso Italia. Trabajó duro, recibiendo delegaciones y escuchando peticiones, algo que hacía donde quiera que estuviera. Las diputaciones iban a él ya estuviera en Roma, o en España, Galia, Grecia o Siria, esperaban a ser llamadas y al final eran escuchadas y recibían una respuesta.

Augusto se esforzó porque el Estado funcionara de nuevo y, al mismo tiempo, le proporcionó paz; un tema celebrado constantemente en el arte y la literatura, de forma destacada en el ara pacis augustae (el altar de la paz augustea), un honor concedido por el Senado en el 13 a.C. Se trataba de paz interna y de ausencia de guerra civil, pues al mismo tiempo fue uno de los grandes conquistadores de nuevos territorios. Derrotar a enemigos extranjeros era un logro completamente honorable y adecuado para un aristócrata romano. Como diría Virgilio: «Recuerda, romano -pues estas son tus artes- que has de gobernar naciones con tu poder, añadir buenas costumbres a la paz, perdonar a los conquistados y derrotar al orgulloso en la guerra».

EL PRINCIPAL SERVIDOR

El orden regresó al mundo, un orden basado en las victorias romanas y el respeto al poder de Roma. Ovidio escribió sobre el ara pacis en sus Fastii, reflexionando sobre cómo entendían la paz los romanos: «Ven, Paz, con tus delicados tirabuzones coronados por laureles accios, y deja que tu gentil presencia permanezca en todo el mundo. De tal modo que nunca haya enemigos, ni hambre de triunfos, tú debes ser para nuestros jefes una gloria mayor que la guerra. ¡Ojalá que el soldado sólo tenga que portar armas para controlar al agresor armado […]! ¡Ojalá que el mundo cercano y lejano tema a los hijos de Eneas y si hubiera tierra que no temiera a Roma, que la ame»». La paz y la prosperidad procedían de la victoria de Accio y el continuado poder de Roma bajo el liderazgo de Augusto.

Augusto se llamaba a sí mismo princeps -el principal servidor de la República- y presumía de haberle devuelto el poder al Senado y al Pueblo. Su posición constitucional evolucionó gradualmente mediante la improvisación tanto como mediante una cuidadosa planificación; pero nunca alteró la sencilla verdad de que él controlaba las legiones y no se podía hacer que las devolviera.

A los historiadores les gusta entrever una oposición senatorial que lo obligó a mantener una apariencia de conducta constitucional, pero aquélla existe mayormente en su imaginación. Como dijo Tácito, Augusto «sedujo al ejército con botines, a la gente con repartos de grano gratuito, al mundo entero con el confort de la paz y luego, gradualmente, asumió el poder del Senado, los magistrados y la creación de leyes. No había oposición, pues los más bravos de los hombres cayeron en la línea de batalla o ante las listas de la proscripción…». El único límite real al comportamiento de Augusto provino de su propio sentido de lo que era sensato y correcto.

No existía ninguna alternativa real, y atractiva aún menos, a su gobierno. Hasta donde alcanzaba la memoria, la República no había funcionado adecuadamente. Bruto y Casio asesinaron a César para restaurar la libertad, para seguidamente reclutar un ejército y actuar exactamente igual que el resto de caudillos de la época… y al final perdieron. Augusto le dio al imperio estabilidad e hizo que las instituciones funcionaran de nuevo o creó otras nuevas.

Requirió tiempo, pero los beneficios de su régimen no tardaron en ser evidentes -y su intención de mantener el poder fue tan obvia- que el triunviro empapado en sangre fue difuminándose en el recuerdo para dejar sólo al princeps, el padre de su país (pater patriae), como fue saludado en el 2 a.C. Pocos emperadores gobernaron durante más tiempo, o fueron tan llorados cuando murieron.

Adrian Goldsworthy es el autor de «Augusto. De revolucionario a emperador», ya a la venta. (La Esfera)

16 noviembre 2014 at 9:43 am Deja un comentario

Resplandece la calzada «Vicus Lugarius» en el corazón de Roma

Estuvo cerrada al público desde los ochenta. Hoy se abre al público, después de cuatro años de restauración, un antiguo trazado de los Foros Imperiales, donde se desarrollaba buena parte de la actividad comercial y civil

Vicus-Lugarius

La antigua calzada «Vicus Lugarius» se halla delante de la Basílica Giulia en los Foros Imperiales. ABC

Desde hoy, miércoles, se abre a los visitantes la antigua calzada «Vicus Lugarius», delante de la Basílica Giulia, en los Foros Imperiales, en el corazón de Roma. Estuvo cerrada al público desde la década de los ochenta del pasado siglo, y se abre ahora después de cuatro años de una restauración, que ha costado 1.350.000 euros. Con ello se pretende conmemorar los 2.000 años de la muerte de Augusto. el primer emperador romano con el reinado más largo de la historia: gobernó 41 años (27 a. C.-14 d. C). El «Vicus lugarius» fue una de las calzadas más antiguas de Roma, que en el siglo VI a.C. comunicaba el valle del Foro con la ribera izquierda del Tíber.

Ahora este recorrido permite contemplar la recuperada Basílica Giulia, inicialmente edificada por voluntad de Julio César sobre los restos de otra más antigua, y completada y reconstruida más tarde por Augusto. «Se trata de un punto cardinal de la ciudad donde se desarrollaba buena parte de la actividad comercial y civil del foro que estaba comenzando a crecer», afirmó la superintendente del proyecto, Mariarosaria Barbera. El entusiasmo por esta restauración le ha llevado a afirmar: «Concluimos con un trozo de paraíso las actividades del bimilenario de Agusto».

Este trazado flanquea también el Templo de Saturno, el santuario republicano más antiguo después del de Júpiter Capitolino. En esta zona del Foro Romano, y a una profundidad de nueve metros, las excavaciones revelaron además una estratigrafía perteneciente a la época carolingia de la ciudad, de los siglos IX-X d.C., expuesta ahora al público.

Bimilenario de Augusto

En el marco del bimilenario de Augusto, a lo largo del mes de septiembre fueron presentados también los trabajos de restauración efectuados en la Villa de Livia, en el Palatino y en las Termas de Diocleziano. En la Villa de Livia, tercera mujer de Augusto, fueron recuperados y abiertos al público hace tres semanas los pavimentos en mosaico y las pinturas murales de este complejo arquitectónico. Una semana después fueron presentadas las instalaciones completamente renovadas del Museo Palatino, junto a los recorridos arqueológicos por la Casa de Augusto y la Casa de su amadísima Livia, lugares de residencia de Augusto y su familia.

Gran parque arqueológico

Con estas obras de restauración, toda el área arqueológica representa un extraordinario testimonio de un pasado cuyo eco llega a nuestros días. «El Foro romano es un trozo de la ciudad que se debe vivir y no constituir una zona cerrada con acceso solamente para los especialistas», ha manifestado la superintendente Barbera. Se da así un paso importante para convertir toda el área de los Foros Imperiales en el mayor parque arqueológico del mundo, lo que constituye la gran aspiración del alcalde de Roma, Ignazio Marino, quien ha hecho peatonal toda el área, un objetivo que no entusiasma a los romanos, porque consideran que se les ha «robado» el poder contemplar diariamente una zona por la que podían pasar diariamente en moto o automóvil, y ahora se entrega casi en exclusiva a los turistas.

Fuente: ÁNGEL GÓMEZ FUENTES  |  ABC

1 octubre 2014 at 2:21 pm Deja un comentario

Así serán los museos del futuro: «Las llaves de Roma»

La muestra se puede ver simultáneamente en cuatro ciudades, y cuenta con novedosas aplicaciones tecnológicas que permiten un viaje a la época del emperador Augusto

llaves-roma-expo

Hasta mayo de 2015 estarán expuestas las colecciones romanas de los cuatro museos. ALPHAGALILEO.ORG

El año 2014 marca el 2 000 aniversario de la muerte de Augusto, fundador del Imperio Romano. Con motivo de esta efeméride se ha organizado una exposición nueva y singular de los últimos adelantos en tecnologías para museos virtuales originadas en Europa.

Varios integrantes de V-MUST.NET (Virtual Museum Transnational Network) son responsables de la conservación de «Keys to Rome» (Las llaves de Roma) , una exposición instalada a la vez en cuatro ciudades que representaron en claves emblemáticos del Imperio Romano: Alejandría, en Egipto (Bibliotheca Alexandrina) , Ámsterdam (Museo Allard Pierson) , Sarajevo (Ayuntamiento) y, por supuesto, Roma (Museo de los Foros Imperiales).

Hasta mayo de 2015 estarán expuestas las colecciones romanas de los cuatro museos y se difundirán también mediante una serie de «aplicaciones para móviles» y de tecnologías de inmersión creadas por los socios de V-MUST.NET. Los objetos expuestos en las cuatro ciudades podrán descubrirse siguiendo un itinerario digital para el que se han empleado vídeos con gráficos digitales, instalaciones enfocadas hacia interacciones naturales, medios audiovisuales y aplicaciones para teléfonos móviles.

La exposición, titulada «Keys to Rome» (Las llaves de Roma), se inauguró de forma oficial el 23 de septiembre, por coincidir ese día con la del nacimiento de Augusto. La muestra se reproduce simultáneamente en otras tres ciudades, por lo que no se trata de una simple exposición más de entre las muchas dedicadas a esta ciudad y su pasado lejano.

Una red de investigadores europeos (arqueólogos, historiadores del arte, arquitectos, informáticos y especialistas en comunicación) ha aprovechado esta celebración para mostrar nuevas tecnologías destinadas a museos virtuales. Su propósito es enseñar los usos posibles de estas tecnologías para cautivar el interés de los visitantes.

Durante el viaje a la época del emperador Augusto, que transcurre en el siglo posterior a la caída del Imperio Romano (siglo VI d. C.), se cuenta con dos guías, un viejo mercader y su sobrino. Los visitantes descubren gradualmente los secretos de la familia de estos dos guías por medio de objetos legados por sus antepasados. Así, «Las llaves de Roma» desvela los relatos que encierran los distintos artefactos expuestos.

Quienes visiten cualquiera de los museos donde se encuentra esta exposición podrán descargarse Matrix (creada por el Instituto Fraunhofer de Darmstadt, Alemania) a su móvil de forma gratuita y usar esta aplicación para escoger un personaje que sea su guía, encontrar objetos y acceder a las cuatro colecciones. Esta aplicación estará a disposición del público en el sitio web de «Las llaves de Roma».

Otra herramienta destacada es un sistema de identificación inalámbrica por radiofrecuencia (RFID), instalado en el Museo Allard Pierson de Ámsterdam, con el que los visitantes podrán personalizar los contenidos. En Roma se encuentra además un un «mapa ambulante» que ofrece al visitante la impresión de estar paseando por esta ciudad en el presente y hace dos mil años.

Se podrá imprimir una imagen tridimensional, equipada con sensores, del famoso altar Ara Pacis Augustae gracias a otra aplicación, Virtex. Se podrá pulsar sobre dicha impresión para obtener información sobre diversos aspectos de este altar.

El instituto francés de investigación INRIA ha creado otra aplicación de realidad aumentada llamada Nisar que permite al visitante obtener información sobre determinado objeto, sencillamente, señalándolo con el dedo. También se podrán explorar escenas tridimensionales reconstruidas a través de Admotum, un juego para Kinect que puede conectar con Holobox, el cual permite manipular hologramas de objetos. Estas dos últimas aplicaciones fueron creadas por el consejo italiano de investigación, CNR ITABC .

Aparte de los dieciocho socios del proyecto, V-MUST.NET cuenta con ciento veinte miembros asociados, algunos de ellos de fuera de Europa. Sus responsables han establecido un «Centro de Competencia» destinado a comercializar las tecnologías resultantes una vez concluya el proyecto.

V-MUST.NET es una Red de Excelencia europea dedicada a los museos virtuales. Se trata de un proyecto de cuatro años de duración que recibió de la Comisión Europea, a través del Séptimo Programa Marco, fondos por valor de 4,45 millones de euros. Dio comienzo el 1 de febrero de 2011 y finalizará el 31 de enero de 2015.

Fuente: ABC

30 septiembre 2014 at 5:40 pm 1 comentario

Las romanas Termas de Diocleciano revelan nuevos espacios al público

Las romanas Termas de Diocleciano exhiben desde hoy el resultado de la restauración hecha en tres espacios del complejo monumental de la capital italiana, que podrán visitarse a partir de mañana y después de cincuenta años cerrados al público

Termas-de-Diocleciano-natatio

Fotografía facilitada por el Ministerio para los Bienes y la Actividad Culturales italiano, del espacio de la «natatio» en las Termas de Diocleciano, en Roma. EFE

La «natatio», el Aula VIII y el claustro pequeño de la Basílica de Santa María de los Ángeles y de los Mártires se unen a las partes ya visitables de esta estructura arquitectónica para ofrecer un recorrido en profundidad de las mayores termas del mundo antiguo después de seis años de trabajos de recuperación.

Esta presentación es la tercera de las cuatro citas que la Superintendencia Especial para los Bienes Culturales de Roma está llevando a cabo dentro del programa «Bimillenario Augusteo» para conmemorar los 2.000 años de la muerte del emperador Augusto.

«El objetivo de las tareas de mantenimiento es que el espectador pueda recorrer las termas e imaginar cómo eran originalmente», explicó a Efe la arquitecta responsable del proyecto, Marina Magnani.

La recuperación del Aula VIII, con una superficie de 900 metros cuadrados, persigue mostrar la magnitud del recinto y dar visibilidad a la base de las monumentales pilastras centrales que tiempo atrás estuvieron recubiertas de mármoles de colores.

Adyacentes al aula se presentan además dos salas que albergan la placa de mármol con la que Diocleciano inauguró las termas y una maqueta que recrea el recinto en la Roma Antigua, acompañada de una proyección que reconstruye el espacio.

La natatio, otra de las zonas afectadas por las tareas de mantenimiento, reaparece recubierta completamente de mármol como en el antiguo Imperio Romano.

«Actualmente, las termas son solo el esqueleto del complejo original, que estaba lleno de decoración», matizó Magnani.

Asimismo, el claustro pequeño de la basílica de Santa María de los Ángeles y de los Mártires, construido en el siglo XVI sobre parte de los restos de la piscina descubierta de las termas, se abre ahora a los visitantes para mostrar el sistema constructivo y la estratificación histórica y arquitectónica del complejo.

Este espacio alberga además una exposición de esculturas, grabados, inscripciones y lápidas pertenecientes al recinto y a otras excavaciones del territorio urbano nunca antes exhibidas.

Las labores de recuperación permitieron también descubrir en el claustro un fresco inédito que muestra un Cristo tras ser crucificado sujeto por tres ángeles.

«Los monumentos hoy presentados son fruto de una ardua labor de restauración que comenzó en 2009. Ha sido un trabajo laborioso, ya que se trataba de construcciones un poco abandonadas a causa de la falta de fondos», señaló la arquitecta.

De este modo, después de «reforzar la seguridad y solucionar los problemas estructurales», se vencieron todas las barreras arquitectónicas antes presentes que imposibilitaban el tránsito de turistas.

Esta reapertura pretende ser solo el inicio de una serie de inauguraciones en las Termas de Diocleciano y no un acontecimiento aislado, según comentó a Efe la directora del complejo monumental, Rosanna Friggeri.

«Esperamos poder devolver a la ciudad esta estructura completa y abrir al público las catorce salas de las termas», señaló.

A lo largo del mes de septiembre ya fueron inaugurados en el marco de la iniciativa vinculada al bimilenario de Augusto los resultados de las labores de restauración realizadas en la Villa de Livia y en el Palatino.

El programa de actos para conmemorar el 2.000 aniversario de la muerte del primer emperador romano se completa con la apertura la próxima semana del antiguo recorrido del Vico lugario a través de la Basílica Iulia, otro importante monumento augusto.

En esta línea, a partir del 14 de noviembre de este año y hasta el 2 de junio de 2015 se podrá visitar la exposición «Los fastos y el calendario de la antigüedad» en el Palacio Massimo, que recuerda la reforma del calendario acometida por Julio César, padre adoptivo del emperador Augusto.

Fuente: EFE  |  YAHOO Noticias      23/09/2014

23 septiembre 2014 at 9:08 pm Deja un comentario

El emperador Augusto y su esposa Livia abren de nuevo su palacio

Hoy se abren al público las casas del primer emperador romano y de su tercera mujer en el Palatino, desvelándose salas y colores nunca vistos

casa-augusto-livia-

La emoción es la de recorrer las salas y habitaciones donde el emperador Augusto y su tercera mujer, la amadísima Livia, que tuvo un papel importantísimo en la vida política de Roma, decidieron el destino de la urbe y del mundo. Finalmente hoy se abren al público la casa de Augusto y la de Livia, situadas en el Palatino, la colina más antigua de Roma. Después de una restauración que ha costado 2,5 millones de euros, se restituye al público un patrimonio hasta ahora cerrado, con una belleza y refinamiento excepcionales.

En el Palatino levantaban sus residencias los emperadores y aquí nació Augusto, quien fue adoptado como hijo por su tío abuelo Julio César y se convirtió en el primer emperador romano con el reinado más largo de la historia: gobernó 41 años (27 a. C. – 14 d. C). Y en el Palatino quiso construir también su residencia Augusto, porque era un lugar cargado de gran simbolismo: el lugar donde vivieron Rómulo y Remo, los fundadores de Roma. Al abrirse estas dos residencias de augusto y Livia, solo en turnos de 20 personas durante 15 minutos, se rinde homenaje a Cayo Julio César Octaviano Augusto -nombre éste último por el que es conocido-, en las celebraciones del bimilenario de la muerte (murió el 19 de agosto del año 14 d.C.).

Austera parte privada, grandiosa la pública

Eran austeros Augusto y Livia y así lo reflejan las partes privadas, pero las públicas eran grandiosas: las bibliotecas, el triclinio (comedor) o la sala para recibir. El emperador que, como él mismo dijo, recibió una ciudad hecha de barro y la transformó en una metrópolis de mármol, tenía una gran pasión por los colores y por la naturaleza. En algunas de las salas resaltan los frescos con el profundo rojo pompeyano, que junto al ocre y el azul son los colores que forman el hilo conductor de los frescos de las salas.

Cada una de ellas tiene decoraciones que le dan su nombre: la de los Pinos, porque en los frescos predominan las guirnaldas de pino, o la de las Máscaras, sublime en las coreografías inspiradas en escenas teatrales. Las espléndidas decoraciones, obras maestras en la historia de la pintura romana, hacen de las residencias de Augusto y Livia el mayor complejo pictórico del llamado segundo estilo pompeyano.

Frescos como puzzles gigantescos

Excavadas en el siglo XIX, durante decenios estuvieron abandonadas y a la intemperie. Fue en el año 2008 cuando se abrieron por primera vez las dos casas de Augusto y Livia, y poco después se cerraron por graves problemas de humedad. Ahora se ha ampliado el recorrido, se han abierto salas nuevas y se les ha puesto techo a las que estaban a cielo descubierto. Los restauradores han tenido que hacer puzzles gigantescos.

Por ejemplo, los frescos del comedor de la casa de Livia se habían caído completamente al suelo, fragmentándose en más de quinientos trozos, pequeños y grandes, que se han recompuesto y colocado en las paredes. Gracias a esta extraordinaria obra de restauración, se nos desvelan los colores y la historia de las casas de Livia y de Augusto como nunca antes se habían visto.

Fuente: ÁNGEL GÓMEZ FUENTES  |  ABC       18/09/2014

18 septiembre 2014 at 8:17 am 3 comentarios

Entradas anteriores


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos

RSS Blogs en Χείρων·Chiron

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente