Posts tagged ‘batalla del bosque de Teutoburgo’

Hallazgo de 200 denarios en el escenario de la batalla del bosque de Teutoburgo

El Museo y Parque Kalkriese explica en un comunicado que se trata de la mayor acumulación de monedas romanas que se ha descubierto en el antiguo campo de batalla, situado en el norte de Alemania

Denarios de la época de Augusto. Denarios del reinado de Augusto descubiertos en Kalkriese, en el norte de Alemania. Foto: Friso Gentsch / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
12 de abril de 2017

Un espléndido tesoro formado por más de 200 monedas romanas de plata ha sido hallado por un equipo arqueológico en Kalkriese, en el norte de Alemania, en el escenario de la batalla del bosque de Teutoburgo, entre el ejército romano de Publio Quintilio Varo y una alianza de pueblos germanos dirigida por Arminio. El Museo y Parque Kalkriese explica en un comunicado que se trata de la mayor acumulación de monedas romanas que se ha descubierto en el antiguo campo de batalla. En 1987, Tony Clunn, un arqueólogo aficionado británico, descubrió 170 monedas de plata y más recientemente, el año pasado, se recuperaron ocho monedas de oro.

Los denarios, fechados entre finales de la República romana y comienzos o mediados del reinado de Augusto, se encontraban depositados en un mismo lugar, por lo que cabe imaginar que fueron enterrados a la vez. «Una vez más queda demostrada la importancia del lugar, después del hallazgo de monedas de oro realizado el año pasado. Aquí ocurrió, sin duda, un gran acontecimiento«, explica Joseph Rottmann, director del Museo y Parque Kalkriese. «¿El tesoro fue enterrado de forma premeditada o rápidamente por un legionario que quería esconder sus ahorros? ¿Formaba parte del caudal de las tropas? Unos 200 denarios era lo que cobraba aproximadamente un simple legionario al año. Aún quedan muchas cuestiones por resolver…», expresa el arqueólogo Marc Rappe.

Monedas romanas. Las monedas romanas comparadas con una moneda actual de un euro. Foto: Friso Gentsch / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

 

Denario del reinado de Augusto. Un denario del reinado de Augusto y otras monedas romanas. Foto: Friso Gentsch / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

 

Tesoro romano. Los denarios, fechados entre finales de la República romana y comienzos o mediados del reinado de Augusto, se encontraban depositados en un mismo lugar, por lo que cabe imaginar que fueron enterrados a la vez. Foto: Friso Gentsch / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

12 abril 2017 at 7:01 pm Deja un comentario

Hallan 8 áureos de la batalla del bosque de Teutoburgo

Un magnífico tesoro romano se extravió durante la sangrienta emboscada en el bosque de Teutoburgo, en el norte de Alemania

monedasromanas1_NG

Los ocho áureos o monedas romanas de oro halladas recientemente en Kalkriese, en el norte de Alemania. Foto: Hermann Pentermann / Varusschlacht im Osnabrücker Land

Fuente: Alec Forssmann  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
5 de julio de 2016

A finales del verano del año 9 d.C., el militar romano Publio Quintilio Varo perdió la vida y tres legiones formadas por miles de hombres durante una sangrienta emboscada en el bosque de Teutoburgo, en el norte de Alemania. El intento de los romanos de someter a las tribus germánicas culminó con la catastrófica derrota de los primeros y la victoria de los indomables y belicosos pueblos germanos, dirigidos por Arminio, el hijo de un jefe querusco. La batalla del bosque de Teutoburgo es uno de los conflictos más decisivos de la historia porque propició el inicio de la caída de Roma. Arminio está considerado un héroe del nacionalismo alemán y prueba de ello es el monumento en su honor que se erige al sur del llamado Bosque de Teutoburgo.

La victoria germánica en la batalla del bosque de Teutoburgo propició el inicio de la caída de Roma

monedasromanas3_NG

Anverso y reverso de las monedas: Augusto y sus nietos Lucio y Cayo respectivamente. Foto: Friso Gentsch / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

Durante siglos se ha especulado sobre la ubicación exacta de la batalla de Teutoburgo. Ocho monedas romanas de oro halladas recientemente se suman a otros rastros arqueológicos de finales de los años ochenta y confirman el lugar de la batalla en Kalkriese, al norte de Osnabrück, según informa la Universidad de Osnabrück en un comunicado. «Las monedas han sido excavadas un poco afuera del centro del campo de batalla, al borde de una ciénaga, pero datan de la época de Varo y están relacionadas con la batalla del bosque de Teutoburgo«, explica Salvatore Ortisi, el director científico de las excavaciones, a National Geographic. «Alguien pudo haber escondido o perdido el oro durante la huida», añade. En el anverso de los ocho áureos aparece representado el emperador Augusto y en el reverso aparecen Lucio y su hermano Cayo, los nietos de Augusto, cada uno portando una lanza, un lituus o bastón ritual y un escudo. Estos símbolos aluden a las funciones militares y religiosas de ambos príncipes, adoptados como sucesores por Augusto. El valor del tesoro equivalía a la manutención anual de una familia romana.

teutoburgo1_NG

Réplicas de estandartes romanos situados junto al museo de la batalla del bosque de Teutoburgo, en Kalkriese. Foto: Joerg Sarbach / AP Photo / Gtres

monedasromanas2_NG

En el anverso de los ocho áureos aparece representado el emperador Augusto y en el reverso aparecen Lucio y su hermano Cayo, los nietos de Augusto, cada uno portando una lanza, un lituus o bastón ritual y un escudo. Foto: Hermann Pentermann / Varusschlacht im Osnabrücker Land

teutoburgo2_NG

Niebla en el Bosque de Teutoburgo. Foto: Caroline Seidel / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

teutoburgo3_NG

Monumento en honor a Arminio, conocido como Hermannsdenkmal. Foto: Thomas Eisenhuth / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

teutoburgo4_NG

Hermann o Arminio, el hijo de un jefe querusco, dirigió a una alianza de pueblos germanos. Foto: Thomas Eisenhuth / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

7 julio 2016 at 1:44 pm 1 comentario

Las legiones sufren una barbaridad en el bosque

En Teutoburgo, en la actual Baja Sajonia alemana, las tribus germanas frenan con hierro la expansión de Roma y aniquilan tres legiones gracias al terreno a una emboscada perfecta

furor-teutonicus

‘Furor teutonicus'(1899). La batalla de Teutoburgo vista por el artista serbio Paja Jovanovic.

Fuente: JACINTO ANTÓN  |  EL PAÍS     25/07/2015

Cuando estoy muy mal y todo se desmorona alrededor cojo mi espada y me voy al bosque. La espada es una réplica perfecta de un gladio romano, el arma básica del legionario. Me la regaló Daniel Fernández, el editor de Edhasa, que no en balde publica a Lindsey Davis y a Simon Scarrow entre otros autores de novelas sobre la antigua Roma. Es una herramienta mortal, pensada para acuchillar más que para dar tajos. La extraigo de su vaina de cuero teñido de rojo y la sopeso en la mano notando en la palma los relieves del mango de hueso. Apuntando la hoja hacia los árboles y los arbustos y girando sobre mí mismo trato de imaginar cómo se sentían los soldados de Varo en el bosque de Teutoburgo, rodeados por los germanos que se aprestaban a matarlos con sus largas frámeas.

Teutoburgo: una de las grandes derrotas de Roma, tres legiones aniquiladas (XVII, XVIII y XIX) junto con sus tropas auxiliares (20.000 efectivos), las águilas —los sagrados estandartes— perdidos, el emperador Augusto golpeándose la cabeza contra los muros de palacio gritando como un poseso: “Quintili Vare, legiones redde!” (“Quintilio Varo, devuélveme mis legiones”), una reclamación injusta pues lo más que pudo devolver el comandante fue su propia cabeza enviada a Roma por Maraboduus, rey de los marcomanos, al que se la había regalado el vencedor de la batalla, el querusco Arminio, y que no debía saber muy bien dónde ponerla.

Anacronismo

En un anacronismo impropio —pues son de 170 años después—, mientras las sombras se ciernen y vuelan como venablos los chotacabras, recito armado en el bosque las frases del general Máximo Décimo Meridio, de Gladiator, comandante de los ejércitos del norte: “Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad, “No nos ocurre nada que no estemos preparados para soportar”, “Fuerza y honor”. Todo eso no soluciona los problemas, pero los relativiza, un poco, porque por mal que te vayan las cosas, peor les fueron a los legionarios de Varo.

El inolvidable arranque de Gladiator, junto con algunas escenas iniciales también de La caída del imperio romano, son lo mejor que tenemos para visualizar la lucha de Roma contra los bárbaros germanos. En ambos casos se trata de la guerras marcomanas de Marco Aurelio y no la que nos ocupa, muy anterior como he señalado, pero es que curiosamente no existe aún un filme memorable sobre la batalla de Teutoburgo. Esas imágenes de los germanos aullantes emergiendo de los bosques y lanzándose salvajemente sobre el orden de las cohortes a fin de desbaratarlas a base de fuerza bruta tienen una fuerte carga psicológica. Para los hombres de Varo fueron mucho más: la última visión antes de perecer. Eso los que tuvieron suerte. A los prisioneros, excepto algunos vendidos como esclavos, se los sacrificó de maneras atroces a los dioses germanos como Donar, que para eso eran poco sutiles. Las fuentes nos dicen que a algunos se los quemó vivos en cestas o hirvió en potes. Tácito menciona los altares en los bosques, “tristes lugares de aspecto y memoria siniestros”, donde se inmoló a los tribunos y centuriones, y que había cabezas clavadas en el tronco de los árboles.

Como sucede con todas las grandes batallas, la de Teutoburgo (en Kalkriese, Baja Sajonia) no es sencilla de explicar en toda su extensión. Una versión la presenta como una rápida masacre, con las legiones desarticuladas al llevarlas a un terreno donde no podían desplegarse efectivamente y los romanos convertidos en una masa desordenada y aterrada mientras los germanos los aniquilaban en una gran emboscada. Otra, más acorde con lo que debió pasar, nos ofrece una destrucción progresiva del ejército, una columna de 15 kilómetros, a lo largo de cuatro días en los que las legiones iban desangrándose y desintegrándose en pequeñas unidades, dejando atrás el bagaje y los heridos, culminando el 11 de septiembre (¡hay que ver cuantas cosas pasan esa fecha!) en una degollina final.

Desastre

Ambas versiones coinciden en que el desastre fue total y fruto de la brillante (y artera) mente de Arminio, noble querusco que había sido educado en Roma y a la sazón mandaba la caballería auxiliar de Varo mientras preparaba la trampa. El supuesto amigo germano planificó desde dentro la destrucción de las legiones: sabía cómo reaccionarían los romanos, en cada momento, los cegó al encargarse él mismo de las tareas de reconocimiento del terreno y logró que las tribus lucharan disciplinada y homogéneamente, ateniéndose a la estrategia diseñada. Arminio cambió la ruta de Varo —de regreso a sus cuarteles de invierno tras la campaña de verano por el Barbaricum que consistía básicamente en un imperial marcar paquete— inventando una pequeña revuelta que el comandante romano decidió sofocar. Atrajo así a las legiones a parajes donde quedaban imposibilitadas de marchar ordenadamente y maniobrar y las fue castigando concienzudamente con ataques que las iban diezmando en un verdadero vía crucis sembrado de cadáveres, miembros cortados y vísceras desparramadas. Además llovía.

En un punto de la extensa geografía de la batalla —la Killing zone, como la llama gráficamente Peter S. Wells en The battle that stopped Rome—, donde el paso se volvía estrecho entre las montañas y los pantanos, hizo levantar un terraplén, un cuello de botella artificial, para encajonar aún más a los legionarios y hostigarlos desde lo alto. La lucha en ese sector fue uno de los puntos culminantes de la batalla.

Varo, un hombre antipático que solía crucificar a los rebeldes, no estuvo a la altura; del reto hizo oídos sordos a los indicios de traición. A media batalla decidió matarse arrojándose sobre su espada como habían hecho su padre y su abuelo (hay que ver cómo pesa la familia). Veleyo Patérculo lo juzga sumariamente: “Tuvo más coraje para morir que para la lucha”. Los legionarios lo incineraron a medias —no estaba el ambiente para sutilezas— y lo enterraron, pero luego Arminio lo hizo desenterrar y decapitar.

Alemania hubiera sido muy distintaTeutoburgo no fue el peor desastre de las legiones -compiten en esa categoría Cannas, Carras y Adrianópolis (todas dignas de esta serie), pero fue la batalla que detuvo a Roma en el Rhin e impidió la incorporación plena de Germania al mundo romano. Tras el desastre de Varo y las turbulencias que le siguieron, los romanos abandonaron los planes de llevar su frontera noreste hasta el Elba y convertirlo en el límite de su civilización creando la provincia de Germania Magna. Resultaba demasiado costoso. Y eran otros tiempos: Hispania también había sido difícil de conquistar, con muchas guerras y revueltas, pero la República alentaba más la pugna de los cónsules -un cargo provisional- por conseguir nuevas provincias que la nueva formulación imperial unipersonal de Augusto y sus omnímodos sucesores. En todo caso lo más relevante es que de no haber sido por Arminio y su victoria en el bosque de Teutoburgo -convertidos ambos en iconos nacionalistas con un eco siniestro en la época nazi-, los alemanes seguramente hablarían hoy un idioma latino y quizá su cultura no hubiera dado un Kant, un Bach, un Goethe, pero tampoco un Bismarck ni un Hitler. Ni una Merkel. Una Alemania romanizada difícilmente hubiera desatado dos guerras mundiales y el Holocausto y sin duda entendería mucho mejor a los griegos.

26 julio 2015 at 9:33 am Deja un comentario

Hallan un campamento militar romano en Turingia (Alemania)

Fue identificado en 2010 durante la construcción de una carretera, pero no ha sido hasta fechas recientes que se ha podido confirmar su autenticidad

campamento-romano-Turingia

En el año 9 d.C. las legiones romanas sufrieron una dolorosa derrota en la batalla del bosque de Teutoburgo al intentar someter a las tribus germánicas, pero posteriormente no cejaron en su empeño de romanizar a los germanos. En ocasiones establecieron campamentos militares eventuales mientras marchaban al encuentro de los pueblos bárbaros. En 2010, y tras 200 años de búsqueda, los arqueólogos finalmente identificaron uno de estos campamentos que atestiguan la presencia de tropas militares romanas en el este de Alemania, pero este hallazgo no ha sido confirmado hasta mayo de 2014, por parte de las autoridades del Estado federado de Turingia. El campamento militar, fechado de momento entre los siglos I y III d.C., ha sido hallado en un área de cultivo junto al pueblo de Hachelbich, en Turingia, en el corazón de Alemania, pero su localización exacta no ha sido revelada para disuadir a los aficionados a los detectores de metales.

Ocho hornos de pan

Situado en un amplio valle, el campamento abarca un mínimo de 18 hectáreas y pudo haber alojado hasta 5.000 soldados. Forma un rectángulo irregular con las esquinas redondeadas y hasta el momento se han localizado dos zanjas perimetrales de un metro de profundidad y más de 400 metros de longitud cada una, además de una tercera que protegía una puerta situada en el extremo norte del recinto. Los arqueólogos, dirigidos por Mario Kuessner, también han hallado estructuras pertenecientes a ocho hornos de pan que fueron construidos de forma provisional y otros objetos, como por ejemplo cuatro clavos que fijaban las suelas de unas botas romanas, una pieza del aparejo de un caballo y parte de una vaina o funda de un arma afilada.

Fuente: Historia National Geographic

23 mayo 2014 at 5:26 pm Deja un comentario

Holanda y Alemania quieren que el Limes romano sea incluido en la lista de Patrimonio Cultural Mundial de la UNESCO

Holanda y Alemania podrían unir sus fuerzas para que la parte del «limes», ex frontera del Imperio romano que dividía el mundo romanizado del mundo germánico, sea incluida en la lista del patrimonio cultural mundial de la UNESCO, informó hoy la agencia de prensa holandesa ANP.

El «limes» original de los romanos definía la frontera entre el «mundo romano» y el «mundo germánico», sobre el cual Roma no pudo ejercer su control permanente. Fue utilizado por Roma hasta cerca del año 260 después de Cristo (DC), cuando fue abandonado tras el empuje de los «bárbaros» germanos.

En ese sentido, el secretario de Estado holandés de Cultura, Halbe Zijlstra, formuló hoy la propuesta de cooperación a sus colegas alemanes para la defensa de ese monumento, según la ANP.

La provincia holandesa de Gelderland es la que más restos romanos del «limes» fronterizo conserva en su territorio. Tanto en Alemania (la ex Germania romana) como en los Países Bajos existen restos en piedra que atestiguan ese «limes», aunque Holanda se lleva la mejor parte. A lo largo de su recorrido también hay restos de fortalezas y asentamientos, entre otros.

El «limes» fronterizo entre Holanda y Alemania corre paralelo a la actual frontera entre ambos países pasando por la ciudad holandesa de Arhnem a lo largo del Viejo Rin (Oude Rijn) hasta la localidad holandesa de Katwijk, según la ANP. Se trata de los restos arquelógicos más importantes de Holanda.

Según Annemieke Traag, diputada holandesa de la provincia de Gelderland, el «limes» es un «trozo destacado del patrimonio histórico cultural mundial, cuyo valor debería ser reconocido internacionalmente».

En la historia antigua fue especialente decisiva la batalla del bosque de Teutoburgo, también llamada Batalla de la selva de Teutoburgo. Su resultado definió en buena parte la división entre el mundo romano y el espacio germánico.

También bautizada como el «desastre de Varo», por el nombre del general romano Publio Quintilio Varo, fue un enfrentamiento en una zona montañosa cerca de Osnabrück, en Baja Sajonia, en el otoño del año 9 DC. La batalla se libró entre una alianza de pueblos germanos encabezada por los queruscos y su caudillo Arminio, y un ejército romano mandado por Varo, gobernador de la provincia de Germania Magna, que entonces se extendía hasta el Elba.

Fuente: El Comercio

Procedencia de la imagen: RNW

1 marzo 2012 at 2:26 pm Deja un comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos

RSS Blogs en Χείρων·Chiron

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente