Posts tagged ‘astronomía antigua Grecia’

El Mecanismo de Antiquitera reúne el saber astronómico y astrológico de la época

La primera computadora mecánica conocida de la historia no era un instrumento para realizar predicciones, sino más bien un mecanismo pedagógico utilizado por un filósofo en sus enseñanzas

antikythera1_NG

Fragmento principal del Mecanismo de Antiquitera, con sus engranajes corroídos. Foto: Kostas Xenikakis / National Archaeological Museum, Athens / Antikythera

Fuente: Alec Forssmann  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
23 de junio de 2016

La computadora mecánica más antigua que se conoce permaneció casi 2.000 años en el fondo del mar, cerca de la isla griega de Antiquitera, y aunque hace tiempo que dejó de funcionar, al estar fragmentada y sus engranajes corroídos, aún conserva parte de su información original, inscrita en griego antiguo. Desde 2005, los miembros del Proyecto de Investigación del Mecanismo de Antiquitera han estudiado las enigmáticas inscripciones y han conseguido descifrar unos 3.500 caracteres, pero “puede que aún se conserven 10.000 o más caracteres bajo el agua“, explica Yanis Bitsakis, experto en descifrar inscripciones antiguas, a National Geographic.

Puede que aún se conserven 10.000 o más caracteres en el fondo del mar

antikythera2_NG

Los 82 fragmentos del Mecanismo de Antiquitera. Foto: Kostas Xenikakis / National Archaeological Museum, Athens / Hellenic

Los investigadores han realizado un trabajo arduo para averiguar la finalidad del artefacto: primero han obtenido imágenes precisas de las inscripciones mediante la tomografía computarizada y otras técnicas modernas, después han traducido las instrucciones originalmente escritas en la variedad koiné y, finalmente, han tratado de captar su significado. “Sin duda era un mecanismo astronómico, pero también astrológico, pues mediante la predicción del futuro, especialmente los eclipses, el conocimiento se vinculaba al poder”, sostiene Bitsakis, uno de los responsables del proyecto de investigación. La idea que se desprende de las últimas investigaciones, publicadas recientemente en Almagest, es que no era el instrumento de un astrónomo para realizar predicciones, o el de un astrólogo para realizar pronósticos, sino más bien un mecanismo pedagógico utilizado por un filósofo en sus enseñanzas. “El texto que lo acompaña describe las teorías astronómicas fundamentales y los fenómenos del cosmos vistos desde la Tierra”, afirma Bitsakis. “Las inscripciones clave son los números, relacionados con los períodos astronómicos de los antiguos y utilizados por el diseñador o diseñadores del artefacto a la hora de construir este complejo juego de engranajes”, agrega. Por tanto, no tenía una finalidad práctica, sino más bien teórica; era un compendio del saber astronómico y astrológico de la época.

El Mecanismo de Antiquitera ha sido fechado entre finales del siglo III y finales del siglo II a.C., pues no hay ninguna fecha acerca de su fabricación, pero se hundió en el siglo I a.C., cuando viajaba junto a otras reliquias griegas en un impresionante carguero romano que se fue a pique por causas desconocidas. La nave transportaba un cargamento de lujo que iba destinado a la aristocracia italiana, ávida de antigüedades griegas para decorar sus villas y jardines. El pecio y sus tesoros fueron descubiertos en 1900 por un grupo de buscadores de esponjas y desde entonces se han sucedido las campañas arqueológicas, con exploradores tan ilustres como Jacques Cousteau. La excavación que se ha llevado a cabo este mes ha permitido descubrir unas sesenta piezas nuevas, según informó el Ministerio de Cultura de Grecia el pasado 15 de junio. Se han descubierto los siguientes objetos a 55 metros de profundidad: cuatro fragmentos de estatuas de mármol, entre ellos una muñeca izquierda; una segunda lanza de bronce, después de la que se recuperó en 2014, perteneciente a una estatua gigante o a un grupo escultórico; fragmentos de vasijas de vidrio, piezas de plomo y un magnífico anillo de oro, entre otras cosas. Los arqueólogos sospechan que puede haber otro barco alrededor.

antikythera3_NG

Parte de la inscripción Parapegma en el Fragmento C-1. Foto: Antikythera Mechanism Research Project (www.antikythera-mechanism.gr)

antikythera4_NG

Fragmento 19 del Mecanismo de Antiquitera. Foto: Antikythera Mechanism Research Project (www.antikythera-mechanism.gr)

antikythera5_NG

Tomografía computarizada de una inscripción conservada en el Fragmento B. Foto: Antikythera Mechanism Research Project (www.antikythera-mechanism.gr)

 

antikythera6_NG

Inscripción de la parte posterior, conservada en A-2. Foto: Niels Bos / Antikythera Mechanism Research Project (www.antikythera-mechanism.gr)

antikythera7_NG

Fragmentos 19 y 67 y composición E. Foto: Niels Bos / Bayerische Staatsbibliothek, Rehmiana III 9 / Antikythera Mechanism Research Project (www.antikythera-mechanism.gr)

antikythera8_NG

Tomografía computarizada de los fragmentos de la parte anterior del Mecanismo de Antiquitera. Foto: Antikythera Mechanism Research Project (www.antikythera-mechanism.gr)

antikythera9_NG

Fragmento B-1 del Mecanismo de Antiquitera. Foto: Kostas Xenikakis / National Archaeological Museum, Athens / Hellenic Ministry of Culture and Sports / Archaeological Receipts Fund / Antikythera Mechanism Research Project (www.antikythera-mechanism.gr)

antikythera10_NG

Parte frontal de un modelo que recrea el Mecanismo de Antiquitera. Foto: model created by Hublot manufacture with data from the Antikythera Mechanism Research Project (www.antikythera-mechanism.gr)

antikythera11_NG

Parte trasera de un modelo que recrea el Mecanismo de Antiquitera. Foto: model created by Hublot manufacture with data from the Antikythera Mechanism Research Project (www.antikythera-mechanism.gr)

excavacionantikythera1_NG

Excavaciones arqueológicas desarrolladas en junio junto a la isla de Antiquitera, en Grecia. Foto: Hellenic Ministry of Culture and Sports

excavacionantikythera2_NG

La excavación que se ha llevado a cabo en junio ha permitido descubrir unas sesenta piezas nuevas. Foto: Hellenic Ministry of Culture and Sports

excavacionantikythera3_NG

Magnífico anillo de oro hallado durante las recientes excavaciones del pecio de Antiquitera. Foto: Hellenic Ministry of Culture and Sports

23 junio 2016 at 8:31 pm Deja un comentario

El ordenador más antiguo del mundo, el Mecanismo de Anticitera, sigue sorprendiendo

Se descifran las inscripciones milimétricas del objeto astronómico del siglo I a. C. hallado en un naufragio romano

anticitera-REUTERS

El mecanismo de Anticitera – REUTERS

Fuente: BEGOÑA CASTIELLA  |  ABC
14 de junio de 2016

Ya parecía que se sabía todo sobre el mecanismo de Anticitera, considerado la primera computadora de la historia, ya que fue construido en el siglo I antes de Cristo. Un mecanismo utilizado para complejos cálculos astronómicos y de calendario que fue descubierto por casualidad: formaba parte de un naufragio que se localizó cerca de la isla de Symi, en el Dodecaneso, a pocas millas de la isla de Rodas en el 1900. Lo descubrieron unos pescadores de esponjas y lo que se encontraba en el naufragio fue rescatado en 1901 y 1902. Valerios Stais, la persona encargada de hacerlo, ya entonces comprendió que el mecanismo era de uso astronómico.

El aparato, un complejo mecanismo dentro de un cajón de madera de 33 cms de altura, 18 de ancho y 8 de fondo, fue examinado durante muchos años y se descubrió su sofisticación ya que incluía dos círculos, uno para el zodiaco y otro para el calendario egipcio. Y gracias a un botón y muchos engranajes sobre diez ejes, se podían predecir las posiciones planetarias en días concretos, los eclipses solares y lunares, las fechas de los Juegos que tenían lugar en Olimpia, en Nemea, en Istmia (Corinto) y muchas cosas más.

El tomógrafo y las inscripciones

Pero ahora, gracias a la utilización de un tomógrafo diseñado y fabricado en Inglaterra únicamente para este proyecto, se ha podido descifrar los textos inscritos con letras de dos milímetros de tamaño en las partes laterales del cajón del mecanismo. Hasta ahora se habían descifrado menos de mil caracteres, pero gracias a los esfuerzos actuales, se han podido leer 3.400. Y se han necesitado los esfuerzos de muchos profesionales: astrónomos, historiadores, físicos, ingenieros y filólogos especializados en griego clásico. «Veinte cortes tomográficos» afirma que se necesitaron para poder leer cada letra el experto en paleografía Agamenón Tselikasa, cuando presentó estos descubrimientos la semana pasada en Atenas.

anticitera-detalle-REUTERS

Detalle con inscripciones del mecanismo – REUTERS

«Para mí lo más importante es que todo este mecanismo de Anticitera tiene inscripciones, explicando su funcionamiento. Por lo tanto, el mecanismo tiene su información abierta a todos. Esto concuerda perfectamente con el espíritu del humanismo griego, basado en poner el conocimiento al alcance de todo el mundo… porque el espíritu griego es universal y no puede estar encerrado en una caja», dijo emocionado el Sr. Tselikas

Y gracias al tomógrafo los científicos de las universidades de Tesalónica, Atenas, Nueva York y Cardiff han podido describir cómo funcionaba el mecanismo. También han entendido cuales son las partes que faltan: «sabemos que el mecanismo incluía un planetario completo que aún no se ha hallado» afirmó el físico Yánis Vitsakis a Efe. Lo que sí cree el físico es que este mecanismo es un compendio de todo el conocimiento astronómico de la época clásica, fabricado de forma que explicaba el funcionamiento del universo tal y como se entendía entonces.

Uno de sus colegas, Xenofón Músas, ha concluido que incluye todos los conocimientos del siglo I antes de Cristo en matemáticas, astronomía y física. No se conoce quién lo encargó y quién lo fabricó, pero ahora se sabe que los nombres de los meses que figuran en la parte frontal del mecanismo están escritos en el dialecto de Corinto: esto permite creer que el propietario o el fabricante del mecanismo era de esta ciudad o de una de sus colonias de la costa de Epiro, en el Mar Jónico.

 

15 junio 2016 at 7:31 am Deja un comentario

Los científicos logran descifrar las inscripciones del mecanismo de Anticitera

Tras once años de investigación un grupo de científicos consiguió descifrar las inscripciones del famoso “mecanismo de Anticitera”, conocido como la primera computadora de la Historia, construida en el siglo I a.C. y utilizado con fines astronómicos y calendáricos.

Anticitera-AP

El Mecanismo de Anticitera fue fabricado en el siglo I a.C. para estudiar los fenómenos del Universo. (Petros Giannakouris/AP)

Fuente: Yannis Chryssoverghis / EFE  |  La Nación
10 de junio de 2016

Este aparato fue hallado en 1900 en la isla griega de Symi, en el archipiélago del Dodecaneso. La clave que permitió entender mejor los fragmentos encontrados fue recurrir a un tomógrafo especial, fabricado en el Reino Unido exclusivamente para esta investigación.

Con ayuda de este tomógrafo, los expertos pudieron leer los textos escritos con letras de tan solo dos milímetros de tamaño, incrustadas en las partes laterales del cajón de madera que constituye el mecanismo de Anticítera.

“Para la lectura de cada letra fueron necesarios veinte cortes tomográficos”, explicó el especialista en paleografía Agamemnon Tselikasa.

Gracias a esta lectura el equipo de científicos de las universidades de Atenas, Salónica, Cardiff y Nueva York han podido hacer una descripción completa del funcionamiento del mecanismo, entender su finalidad y ver cuáles son las partes que todavía no se han recuperado de este artilugio.

Antikythera_mechanism

Inscripciones en el Mecanismo de Anticitera. Foto: The Antikythera Mechanism Research Project

“La lectura nos permitió entender con certeza cuáles son las partes que nos faltan. Sabemos que el mecanismo incluía un planetario completo que aún no ha sido hallado”, explicó a Yanis Bitsakis, físico y especialista en Historia de las Ciencias.

Según Bitsakis, ya no cabe duda de que el aparato había sido fabricado para explicar el universo, según el conocimiento astronómico de la época.

En la parte frontal del mecanismo -un cajón de madera de 33 centímetros de altura, 18 de anchura y 8 de profundidad- había dos círculos, uno para el zodíaco y otro para el calendario egipcio.

En la parte lateral había un botón que al girarlo ponía a funcionar una treintena de engranajes colocados sobre diez ejes que accionaban a su vez las manecillas de los dos círculos.

Mediante este mecanismo y a partir de las posiciones planetarias en un momento concreto se podían predecir eclipses solares y lunares con hasta 19 años de antelación.

El profesor de Física de Universo de la Universidad de Atenas, Xenofón Musás explicó que  “un sistema de cuatro engranajes permitía que los cinco planetas girasen alrededor del sol que a su vez giraba alrededor de la tierra”.

Xenofon-Musas

El profesor de Física de Universo Xenofón Musás explicó que en el mecanismo de Anticítera y en sus inscripciones está todo el conocimiento en materia de física, ingeniería, astronomía y matemáticas del siglo I a.C. (Petros Giannakouris/AP)

Según Musás, en el mecanismo de Anticítera y en sus inscripciones está todo el conocimiento en materia de física, ingeniería, astronomía y matemáticas del siglo I a.C.

El constructor y el propietario del mecanismo no han sido identificados pero el aparato sí ha dado información sobre ellos.

“Para fabricarlo era necesario un muy buen conocimiento de ingeniería y de astronomía, inimaginable tratándose de un periodo situado 1.700 años antes de la revolución científica de los siglos XVI y XVII ” , destacó el profesor emérito de Astrofísica de la Universidad de Cardiff, Mike Edmunds.

Además, los nombres de los meses en la parte frontal están escritos en el dialecto de la ciudad de Corinto, lo que hace suponer que el fabricante o el propietario era originario de esta ciudad o de alguna de sus colonias situadas en las costas de Epiro, en el mar Jónico.

La posibilidad de alguna relación con Epiro se refuerza por la mención -además de los Juegos Olímpicos, los Nemeos, los Ístmicos y los Píticos, donde participaban todas las ciudades del mundo heleno- de unos juegos locales, los del oráculo de Dodoni.

La mención de otros juegos locales de la isla de Rodas permite suponer también alguna relación con ella.

El mecanismo fue hallado en 1900 por buzos colectores de esponjas originarios de la isla de Dodecaneso Symi.

La primera operación de rescate fue organizada en 1901 y 1902 por Valerios Stais, que fue el primero en considerar que se trataba de un aparato astronómico.

Hasta 1972 habían sido descifrados tan solo 923 caracteres de las inscripciones, mientras que el equipo actual consiguió leer 3.400.

Bitsakis explicó que el éxito de este equipo se debe al hecho de que, por primera vez, unieron sus fuerzas filólogos, físicos, ingenieros, astrónomos e historiadores de ciencia y, sin duda, a la tecnología sofisticada utilizada por primera vez.

“Fue el primer objeto con engranajes descubierto de esa época. Hasta su hallazgo contábamos con descripciones de ese tipo de mecanismos en textos, pero nunca había sido hallado uno para estudiarlo” , añadió Bitsakis.

 

Guardar

Guardar

11 junio 2016 at 10:25 am 1 comentario

Una investigación sugiere que el mecanismo de Anticitera es más antiguo de lo que se creía

Una nueva investigación sitúa el inicio del calendario del mecanismo de Anticitera en el 205 a.C., casi 100 años antes de lo que se creía y tan sólo siete después de la muerte de Arquímedes

Antikythera-Mechanism

Parte del mecanismo de Anticitera, una calculadora astronómica rescatada de un naufragio en 1901. Crédito: Thanassis Stavrakis / Associated Press

Fuente: John Markoff  |  The New York Times  24/11/2014  (Traducción LTdN)

Un pequeño paso podría haberse dado para resolver uno de los mayores enigmas planteados durante los últimos tiempos: ¿Quién fabricó el famoso mecanismo de Anticitera, la calculadora astronómica que fue rescatada de un antiguo naufragio cerca de Creta en 1901?

Este complejo ensamblaje cronométrico de engranajes y esferas de bronce es anterior a otros ejemplos conocidos de una tecnología similar en más de 1.000 años. Predecía con exactitud los eclipses lunares y solares, así como la posición de la luna, el sol y los planetas.

En buena medida, el mecanismo daba también información de las fechas de los Juegos Olímpicos. Aunque no fuera programable en el sentido moderno, algunos lo han llamado el primer ordenador analógico.

Arqueólogos e historiadores han debatido durante mucho tiempo acerca de dónde pudo ser construido el dispositivo y quién lo hizo. Dada su sofisticación, algunos expertos creen que debió tener la influencia de al menos uno del pequeño panteón de legendarios científicos griegos – quizás Arquímedes, Hiparco o Posidonio.

Su propósito ha sido también objeto de debate. Ha sido descrito, entre otras cosas, como un instrumento para predecir eclipses, como un sistema de predicción astrológica y como un dispositivo de información astronómica.

Ahora, un nuevo análisis de la esfera utilizada para predecir los eclipses, situada en la parte posterior del mecanismo, ofrece una nueva pista para resolver uno de los enigmas más intrigantes de la historia. Christián C. Carman, un historiador de la ciencia de la Universidad Nacional de Quilmes en Argentina, y James Evans, un físico de la Universidad de Puget Sound, en Washington, sugieren que el calendario del misterioso dispositivo comenzó en el 205 a.C, sólo siete años después de la muerte de Arquímedes.

El mecanismo estuvo alojado probablemente en una caja de madera y era operado por medio de una manivela. El dispositivo en sí tiene inscripciones en la parte frontal y trasera. En la década de 1970, se consideró para los grabados una fecha de datación del 87 a.C. Pero más recientemente los científicos que examinaron las formas de las letras griegas de las inscripciones dataron el mecanismo entre el 150-100 a.C.

En un artículo publicado este mes en la revista Archive for History of Exact Sciences, los doctores Carman y Evans han tomado un rumbo diferente. A partir de la forma en que los patrones de eclipses del dispositivo se ajustan a los registros de eclipses babilónicos, los dos científicos utilizaron un proceso de eliminación para llegar a la conclusión de que el punto de partida del calendario del mecanismo de Anticitera fue entre 50 y 100 años anterior a lo que generalmente se creía.

El hallazgo que apoya la idea, indican los científicos, es que la estrategia de predicción de eclipses del mecanismo no se basa en la trigonometría griega, que no existía en ese momento, sino en métodos aritméticos babilónicos tomados prestados por los griegos.

inscription-Antikythera-Mechanism

Imagen digital de una inscripción en la superficie del mecanismo de Anticitera

Durante años, los científicos han especulado con el hecho de que el mecanismo podría haber estado vinculado de alguna manera a Arquímedes, uno de los matemáticos e inventores más famosos de la historia. En 2008, un grupo de investigadores informó de que la lengua inscrita en el dispositivo sugería que este había sido fabricado en Corinto o en Siracusa, donde vivió Arquímedes.

Pero Arquímedes fue asesinado por un soldado romano en el año 212 a.C., en tanto que, según se cree, el barco comercial que transportaba el mecanismo debió naufragar en algún momento entre el 85 y el 60 a.C. El nuevo hallazgo sugiere que el dispositivo podía tener cierta antigüedad en el momento del naufragio, pero la conexión con Arquímedes parece ahora aún menos probable.

Una inscripción en una pequeña esfera utilizada para datar los Juegos Olímpicos se refiere a una competición atlética que se celebró en Rodas, según una investigación de Paul Iversen, un académico griego de la Universidad Case Western Reserve.

“Si tuviera que apostar sobre dónde se hizo, creo que apostaría por Rodas, como la mayoría”, ha señalado Alexander Jones, especialista en Historia de las Ciencias Exactas en la Antigüedad de la Universidad de Nueva York.

El doctor Evans, por su parte, ha indicado que sigue siendo cauteloso sobre el intento de identificar definitivamente al fabricante.

“Sabemos muy poco acerca de la astronomía griega antigua”, señala. “Sólo se han conservado pequeños fragmentos de la obra. Probablemente sea más seguro no intentar atribuirlo a una única persona famosa en particular”. Desde que en 2006 empezaron a surgir nuevas informaciones sobre el mecanismo de Anticitera, este ha sido fuente de varios libros, réplicas y simulaciones por ordenador, incluso de una reconstrucción en LEGO. Una comunidad creciente de investigadores griegos, arqueólogos, astrónomos e historiadores está persiguiendo sus secretos.

El pasado otoño, una expedición liderada por Woods Hole y científicos del gobierno griego inició la primera investigación científica sistemática del lugar del naufragio donde se encontró el mecanismo. La inmersión quedó reducida a sólo cinco días debido al mal tiempo, pero los científicos planean volver la próxima primavera.

27 noviembre 2014 at 9:49 am 1 comentario

Nuevas investigaciones sobre el naufragio de Anticitera

Será financiado por marcas relojeras suizas

Mecanismo-de-Anticitera

Restos del llamado “Mecanismo de Anticitera”

La exposición de objetos que formaban parte del cargamento de un barco que viajaba hacia Roma entre los años 50 y 40 a.C. ha conseguido aumentar el 80 por ciento de los visitantes del Museo Arqueológico de Atenas… y poner en marcha una nueva investigación de arqueología submarina de gran interés. Se trata del naufragio, que fue descubierto hundido cerca de la isla de Anticitera (entre las islas de Creta y Citera en el Mar Egeo) en 1900 y que se inauguró el 5 de Abril del 2012 bajo el título «El naufragio de Anticitera: El Barco, el Tesoro, el Mecanismo». Ha cerrado el 29 de Junio, y ahora se prepara para ser expuesta el año próximo en Basilea (Suiza).

El Mecanismo de Anticitera y sus engranajes

El mas conocido de los objetos recuperados en este naufragio es el denominado Mecanismo de Anticitera, considerado el antepasado de los ordenadores. El arqueólogo heleno Valério Stáis, que estudió por primera vez los objetos encontrados por casualidad por un pescador de esponjas a mas de 40 metros del mar entre 1900 y 1901, describió un objeto que parecía una roca pero «mostraba un engranaje parecido al de los relojes»: se acabó descubriendo que se trataba de las partes de un mecanismo del que se recuperó mas de 30 engranajes de bronce y permite cálculos matemáticos,mecánicos y astronómicos de gran complejidad… aptos para calcular la posición de planetas,la fecha de los eclipses o la de los juegos olímpicos de la época. Todo ello fabricado en el s.I a.C.

Se encontraron junto a este mecanismo otros muchos objetos, 378 en total, muchos de los cuales no habían sido expuestos hasta ahora: ánforas, joyas, piezas de cristal, estatuas de mármol y de bronce (se dice que destinadas a ricos clientes romanos) y muchas cosas mas.

Nuevas investigaciones de suizos y norteamericanos

La consiguió, según declaró la vice Ministra de Cultura Angela Gereku que aumenten los visitantes del Museo Arqueológico de Atenas en mas del 81% y será de nuevo expuesta en el 2015, esta vez en el Museo de Arte Antiguo de Basilea, Suiza.

En el acto de cierre de la exposición en el Museo intervinieron el arqueólogo Yorgos Kakavas,Presidente del Museo Arqueológico Nacional, Theodosios Tassios,profesor emerito de la Universidad Politécnica de Atenas, Andrea Bignasca,el Director del Museo de Arte Antiguo de Basilea y Brendan Foley,el investigador principal del Instituto Oceanográfico de Woods Hole de Massachussets (EEUU).

Y entre discursos se anunció que a partir del 15 de septiembre de este año y durante un mes entero, se organizará una gran expedición submarina para investigar de nuevo el naufragio con nuevas tecnologías…que se espera aportará nuevos descubrimientos. Y la mejor noticia: ahora que por la crisis el estado griego tiene dificultades hasta para mantener sus hospitales públicos y proveer a sus asegurados de medicinas (y mucho menos para este tipo de investigaciones), la factura de esta expedición será pagada por la marca relojera suiza Hublot y otras compañías privadas griegas, norteamericanas y suizas. Menos mal, porque el coste supera los dos millones de dólares y podría alcanzar los tres millones.

Investigaciones anteriores

Este naufragio ya había sido estudiado dos veces:cuando fue descubierto por los pescadores de esponjas de la isla de Simi con el apoyo de la Marina Real griega entre 1900 y 1901 (alcanzando sus buzos los 75 metros de profundidad ) y con la ayuda del arqueólogo submarino francés Jacques Yves Cousteau y su mítica embarcación Calypso en 1976. Sin embargo ahora se sabe que los expertos tendrán mejores medios técnicos para investigar la zona marina dónde naufragó la embarcación. Brendan Foley, experto en arqueología submarina, está entusiasmado: es un proyecto que lleva preparando dos años gracias al Instituto Oceanográfico de Woods Hole de Massachussets, con la estrecha colaboración de las autoridades de la arqueología submarina griega .Está convencido de que al ser el naufragio el de un barco comercial, seguro que habrá mas objetos que formaban parte de su cargo. También se muestra seguro de la existencia de un segundo barco hundido a poca distancia que seguía la misma ruta,algo que se descubrió en sus recientes investigaciones .

Foley comenta que lleva desde el 2001 colaborando con el Departamento de Antigüedades submarinas, mientras terminaba su tesis doctoral en el MIT (Instituto de Tecnología de Massachussets).Y afirma que «estoy orgulloso de que Grecia es donde se está aplicando la tecnología mas moderna. Grecia es el campo de investigación mas grande en el ámbito de la arqueología submarina y el mundo entero está esperando sus resultados».

El Exosuit

exosuitLo mas interesante de la expedición submarina, en la que tomarán parte expertos griegos y extranjeros, será el uso de nuevo equipamiento: el Exosuit, un traje de buceo revolucionario que permite al buceador llegar a los 300 metros bajo el agua y permanecer ahí hasta 4 horas. Lo van a probar desde ahora hasta septiembre en Rhodes Island (EEUU) antes de ir a Anticitera. Los pescadores de esponja solo podían bucear hasta los 75 metros y mantenerse a esa profundidad unos pocos minutos… con lo que la diferencia del trabajo que podrán llevar a cabo los buzos con el Exosuit es espectacular.

Este traje de buceo ha sido diseñado por la compañía de sistemas de robótica Nuytco Research en aluminio con unas “articulaciones” que permiten delicados movimientos de pies y manos para los buzos que lo lleven. Tiene varios sistemas para permitir la oxigenación y la comunicación , cámaras de video … y muchas cosas mas. La nueva tecnología podrá aportar nuevos datos a este naufragio, que es ya una leyenda entre los investigadores marinos.

El mecanismo en números:

– Mide: 33 cms. de altura, 17 cms. de ancho, 9 cms. de fondo
– Fue creado entre el 150 y el 100 a.C. en bronce con más de 30 engranajes diferentes
– Tiene textos e inscripciones con mas de 2.000 caracteres (se puede leer la palabra ISPANIA)
– Calcula: posición de la luna, del sol, de otros planetas, fechas de los juegos olímpicos de Dodoni, Nemea, Delfos,Corinto,Olimpia
– Es el abuelo del astrolabio, del planetarium y del ordenador

Científicos de todo el mundo han unido sus fuerzas para entenderlo

El naufragio del barco dónde se encontraba el mecanismo fue descubierto por casualidad en 1900, por un pescador de esponjas a 42 metros de profundidad. Y se efectuaron trabajos para su rescate del fondo del mar entre 1900 y 1901, ya que se hundió cargado de obras de arte (desde estatuas hasta joyas, piezas de cristal y mármoles esculpidos de los siglos IV-I a.C). Pero también en una segunda fase en 1976 con la ayuda del comandante Jacques Yves Cousteau y su legendario barco Calypso.

32 ruedas dentadas

En 1901, el arqueólogo griego Valério Stáis que estudiaba los objetos rescatados, observó que un trozo de lo que parecía roca de dicho naufragio «mostraba un engranaje parecido al de los relojes». Un examen técnico mostró que se trataba de un complejo mecanismo corroído.

Desde entonces,científicos del mundo entero han estudiado este mecanismo, demostrando que los 82 fragmentos recuperados tienen mas de 30 ruedas y engranajes de bronce dentro de una caja de madera. Su utilización: cálculos matemáticos, astronómicos y mecánicos diseñados en el siglo I a.C.

Sol, luna, eclipses, olimpiadas…

Los investigadores del denominado «Proyecto de Investigación del Mecanismo de Anticitera» afirman que reproduce el movimiento de la luna en el cielo y sus fases durante un mes entero, predice los eclipses, cuenta el tiempo y es de hecho un calendario infinito. En la época fue utilizado para observaciones astronómicas y para la enseñanza de matemáticos y astrólogos.

En la caja pone ISPANIA, la cita más antigua a nuestro país. Y curiosamente, tras los últimos estudios exhaustivos del proyecto con un software especial se han descubierto mas inscripciones, llegando a la conclusión de que también podía calcular las fechas de los juegos olímpicos de la época (cada 4 años en distintos puntos de Grecia, siendo el mas conocido Olimpia) y varios textos con los nombres de planetas, del zodiaco y… la palabra ISPANIA, la referencia mas antigua sobre España del mundo clásico.

Uno de los patrocinadores de esta exposición, «El naufragio de Anticitera: El Barco, el Tesoro, el Mecanismo» (abierta hasta el 28 de Abril), es la compañía relojera suiza Hublot, que ha presentado una reconstrucción moderna exacta del mecanismo. Asimismo se exponen otros 377 objetos del naufragio, incluyendo esculturas como el denominado Efebo de Anticitera, joyas, vasijas y objetos de cristal, muchos nunca expuestos al público hasta ahora.

Fuente: Begoña Castiella | ABC

12 julio 2014 at 8:40 am Deja un comentario

El primer ordenador de la historia


Historia de uno de los hallazgos más extraordinarios de todos los tiempos. Una máquina que puede predecir el futuro y que fue construida hace 2000 años en la antigua Grecia. Es el mecanismo de Anticitera, encontrado por unos buceadores hace 100 años entre los restos de un naufragio.

El mecanismo de Anticitera es una calculadora mecánica antigua diseñada para el cálculo de la posición del Sol, la luna, y algunos planetas, permitiendo predecir eclipses. Fue descubierto en los restos de un naufragio cerca de la isla griega de Anticitera, entre Citera y Creta, y se cree que data del 87 a. C.

14 mayo 2013 at 12:21 pm Deja un comentario

Hublot regresa a la antigua Grecia con el nuevo reloj Antikythera SunMoon

antikythera-sunmoon-watch-1El reloj Antikytera SunMoon incluye un calendario solar y otro lunar, así como un indicador de la posición del Sol y de la Luna

El pasado año, Hublot sorprendía en la feria Baselworld 2012 con su edición limitada del reloj Antikythera, un reloj de pulsera inspirado en el mecanismo de Anticitera – la computadora analógica de 2.100 años de antigüedad encontrada en las costas de Creta y considerada la primera “calculadora astronómica.” La compañía ha mantenido el balón en juego en la feria Baselworld de este año con un nuevo dispositivo Antikythera, esta vez en forma del reloj MP-08 Antikythera SunMoon.

Al igual que el modelo anterior, el dispositivo SunMoon de Hublot es de edición limitada, aunque en esta ocasión se producirán 20 unidades, en lugar de las cuatro unidades que se fabricaron del reloj Antikythera. Y a diferencia de aquel, que presentaba 495 componentes y 14 funciones, el nuevo modelo SunMoon incluye características e indicaciones del sol y de la luna con 295 componentes y siete funciones.

El nuevo reloj Antikythera Sunmoon incluye un calendario solar y otro lunar, así como un indicador que muestra la posición sideral del Sol y de la Luna. Esto permite que el reloj sea capaz de determinar las fases de la luna, mostrar el nombre de las constelaciones situadas detrás de la Luna y el Sol, e indicar el tiempo que tarda el Sol en pasar a través de una constelación.

Si bien Hublot ha informado que sacará a subasta en 2.014 uno de los cuatro relojes Antikythera, la compañía no ha detallado aún los precios del MP-08 Antikythera.

El nuevo reloj de pulsera SunMoon de Hublot es un ejemplo más de la impresionante obra de ingeniería que consiguieron los antiguos griegos cuando construyeron el mecanismo original de Anticitera.

Fuente: Hublot, vía gizmag.com

1 mayo 2013 at 10:48 am Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

diciembre 2016
L M X J V S D
« Nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente