Posts tagged ‘arqueología subacuática’

Las ánforas del barco hundido en las Illes Formigues llevaban salsa de pescado

Los restos de resina, polen y espinar permitirán realizar un estudio pionero a nivel internacional sobre la receta

Arqueólogos vaciando el contenido de una de las ánforas romanas (ACN / Xavier Pi)

Fuente: ACN – Girona  |  LA VANGUARDIA
16 de abril de 2018

Los arqueólogos han vaciado ánforas de hace 2.000 años procedentes del barco romano hundido junto a las Illes Formigues y han confirmado que llevaban salsa de pescado. Se han pasado dos milenios a más de 45 metros de profundidad, pero hace pocos meses volvieron a la superficie. Formaban parte de la carga del barco romano que a principios del siglo I d.C. se hundió en el litoral del Baix Empordà.

Un derelicto que los arqueólogos descubrieron en 2016 y que ya se ha empezado a excavar en profundidad. De momento, quitando parte de la arena que recubre el yacimiento, ya se han contabilizado 135 ánforas. Y de éstas, durante la última campaña los arqueólogos extrajeron tres. Se habían desprendido de la estiba del barco y, a diferencia del resto de ánforas que todavía descansan bajo el mar, no había riesgo de que se rompieran en el momento de cogerlas.

Las ánforas se han desalinizado tras ser sacadas del fondo del mar (ACN / Xavier Pi)

Pese a que estas tres ánforas habían perdido el tapón (en el yacimiento, muchas lo conservan) los arqueólogos las han vaciado para intentar encontrar restos de su contenido. Y después de retirar los sedimentos acumulados en el interior durante siglos, las ánforas han revelado parte de los secretos de la nave. Y a partir de ahora, también se espera que lo hagan de la cultura culinaria de los romanos.

En su fondo, los arqueólogos han encontrado partes de la resina que se usaba para impermeabilizar las ánforas. Pero también escamas y trozos de espinas, que han permitido descubrir con certidumbre qué transportaba el barco hundido en las Formigues. “Hasta ahora teníamos dos hipótesis: o llevaba salsa de pescado o salazones”, concreta añade el responsable del Centre d’Arqueologia Subaquàtica de Catalunya (CASC), el arqueólogo Gustau Vivar. “Pero por la clase y el tamaño de los restos, es decir más bien partes de distintos pescados, ahora ya podemos concluir que llevaba un cargamento de salsa”, añade Gustau Vivar.

Pionero e internacional

Ahora, las tres ánforas descansarán en las estanterías del almacén del CASC, junto con los centenares de restos procedentes de los yacimientos submarinos que hay en el litoral catalán. Pero las muestras que se han extraído de su contenido viajarán hasta laboratorios de Francia y Noruega. Formarán parte de un estudio pionero a nivel internacional que intentará descubrir qué contenía la salsa de pescado que elaboraban los romanos.

También conocido como garum, este condimento se elaboraba con distintas clases de pescado, que se troceaban y se ponían a macerar durante un año a sol y serena. Ahora, a través del microscopio, se mirarán los restos de polen y de ADN que contenían las ánforas para ver qué plantas y pescados se ponían en la salsa.

El sedimento en el fondo de una de las ánforas (ACN / Xavier Pi)

Por eso, dos arqueólogos expertos en palinología (el análisis del polen) se han desplazado hasta la sede del CASC en Girona para extraer las muestras que se enviarán a los laboratorios. “Esta es la primera vez que hacemos un estudio polínico sobre estas salsas romanad”, concreta Anna Ejarque, que trabaja en el laboratorio Geolab que el Centro Nacional de Investigación Científica francés, en CNRS, tiene en Clermont-Ferrand.

Como el polen se conserva durante milenios, Ejarque concreta que podrán determinar qué plantas se usaban para elaborar el garum. “Eso sí, siempre que sean partes en florescencia; por ejemplo, si se ha usado romero para aromatizar la salsa, encontraremos su polen en una proporción muy alta”, concreta la palinóloga.

Además, según explica Santi Riera, palinólogo y profesor de Arqueología de la Universitat de Barcelona (UB), también habrá muestras vegetales que, junto con las escamas y restos de espinas se enviarán a analizar a Noruega. Allí se mirará si se ha conservado el ADN, lo que permitirá determinar qué plantas y qué pescados usaban los romanos para elaborar la salsa.

Una de las muestras extraídas de las ánforas (ACN / Xavier Pi)

En paralelo, los palinólogos también estudiarán la resina que se ha conservado en el fondo y parte de la pared de las paredes de las ánforas (y que se usaba para impermeabilizarlas). El objetivo, en este caso, es ver de qué árbol se extraía.

“Por lo que hemos leído, se ve que para trasportar vino la resina de pino de alta montaña era muy apreciada, pero también sabemos que se extraía del roble”, concreta Ejarque. “El uso de la resina en el mundo antiguo es muy desconocido, y ahora podremos analizar de dónde procedía la que llevaban las ánforas del barco localizando en las Formigues”, añade la palinóloga. “Una de las cosas buenas que tendrá este estudio es que puede servir para aportar información novedosa y descubrir incógnitas”, concluye.

Una arqueóloga rasca restos de resina de una de las ánforas (ACN / Xavier Pi)

 

Anuncios

17 abril 2018 at 1:43 pm Deja un comentario

El barco romano hallado cerca de las islas Formigues conserva parte de la madera del casco

El hallazgo, pionero en el Baix Empordà, permitirá estudiar a fondo la arquitectura de la nave y abre nuevas hipótesis sobre el comercio marítimo

Un arqueólogo junto a algunas de las 135 ánforas descubiertas en el yacimiento ante las islas Formigues. Imagen cedida por el CASC

Fuente: El Periódico
20 de marzo de 2018

Los arqueólogos han descubierto que el barco romano hundido ante las islas Formigues conserva parte de la madera del casco. El hallazgo es pionero en el Baix Empordà, ya que los pecios localizados hasta ahora en la zona de Begur y Aiguablava solo conservaban la carga (es decir, las ánforas).

Los restos del barco, que posiblemente data de principios del siglo I dC, se encuentran a unos 45 metros de profundidad. Durante la última campaña, los arqueólogos han excavado parte de la carga y han podido documentar 135 ánforas. Se sabe que la nave tendría entre 10 y 15 metros de longitud y que se dedicaba a redistribuir mercancías por los pequeños puertos de la zona. Cuando se hundió, seguramente iba cargada con salsa de pescado o salazones. El responsable del Centro de Arqueología Subacuática (CASC), Gustau Vivar, asegura que haber encontrado madera conservada permitirá estudiar a fondo la arquitectura naval del barco y que el hallazgo abre nuevas hipótesis sobre el comercio marítimo de la época.

Algunas de les 135 ánforas que los arqueólogos han desenterrado del pecio que se descubrió ante las islas Formigues. Imagen cedida por el CASC

El pecio hundido cerca de las islas Formigues se descubrió a finales del 2016, durante la campaña que los arqueólogos del CASC y el submarino Ictíneo 3 hicieron conjuntamente en el litoral del Baix Empordà. El barco destaca por su buen estado de conservación (de hecho, en todo el Mediterráneo, hay pocos más como este). Ahora, el yacimiento ha comenzado a excavar en profundidad. Lo ha hecho un equipo especializado de ocho buceadores, que han bajado hasta profundidades de más de 45 metros.

Durante esta campaña, los arqueólogos han centrado en descubrir cuáles eran las medidas del barco. “Podría ser una gran nave de carga o bien una más pequeña, que se dedicara a redistribuir mercancía por los pequeños puertos de la zona”, precisa Vivar. Por ello, a partir de allí donde creían que se encontraba la parte central del barco, han comenzado a retirar la arena que cubría las ánforas. El resto del pecio se irá limpiando de arena, y documentando, en próximos años. “Que la madera se conserve es muy difícil, porque a menudo los pecios aparecen junto a la costa, es decir, son barcos que chocaron contra los arrecifes, se reventaron y sólo se conserva parte del cargamento de ánforas que transportaban “, concreta Vivar.

 

20 marzo 2018 at 3:04 pm Deja un comentario

Descubiertas las estructuras portuarias de la antigua colonia griega de Nápoles

“Estamos ante la presencia de unas estructuras humanas que fueron realizadas cuando la zona no estaba sumergida”, señala el arqueólogo subacuático Filippo Avilia

A pocos metros de la superficie. Galería trapezoidal tallada en el tufo volcánico y a unos 4-6,5 metros de profundidad, junto al histórico Castel dell’Ovo de Nápoles. Foto: Filippo Avilia, IULM

Fuente: Alec Forssmann  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
20 de marzo de 2018

Los arqueólogos todavía no han encontrado monedas u otros objetos fechables. De momento todo son hipótesis, pero a unos 4 metros de profundidad, en la zona que hay delante de la Via Partenope, en el paseo marítimo de Nápoles, se ocultan unas estructuras talladas en el tufo volcánico que “son indudablemente humanas”, según explica Filippo Avilia, un arqueólogo subacuático de la Universidad Libre de Lengua y Comunicación de Milán, a National Geographic. Avilia es el director de un proyecto científico, denominado Sea.Re.N., que ha documentado la existencia de unas estructuras sumergidas probablemente pertenecientes a la antigua Parténope, fundada por los griegos alrededor del 700 a.C. y refundada como Neápolis alrededor del 500 a.C. Los hallazgos fueron presentados el pasado 15 de marzo en el Palacio Real de Nápoles.

Las estructuras sumergidas se encuentran a una profundidad de entre 4 y 6,5 metros

En la zona marítima que se extiende delante de la Via Partenope se ha descubierto el trazado de una calle tallada en el tufo volcánico con las huellas aún visibles de las ruedas de los carros que pasaron por ahí, como ocurre también en la Pompeya romana. En la toba volcánica se distingue, además, un corte semicircular y un canal de unos 36 metros de largo. En la zona que se extiende delante del lado occidental del histórico Castel dell’Ovo (Castillo del Huevo), el más antiguo de la ciudad de Nápoles, se ha descubierto, a una profundidad de entre 4 y 6,5 metros, una cresta de tufo volcánico atravesada por cuatro galerías con corte trapezoidal y, aproximadamente, de 2 metros de alto, 1,5 metros de ancho y entre 4 y 7 metros de largo.

“El único dato cierto actualmente es que estamos ante la presencia de unas estructuras humanas que fueron realizadas cuando la zona no estaba sumergida. Todavía hay que profundizar pero, hipotéticamente, podrían corresponder a una zona de atraque de la antigua colonia de Palépolis-Parténope, habitada desde la mitad del siglo VII hasta la mitad del siglo VI a.C., en la colina de Pizzofalcone”, señala Avilia.

 

Frente al castillo más antiguo de la ciudad. Estructuras sumergidas frente a la Via Partenope y, a la derecha, la calle que permite acceder al histórico Castel dell’Ovo (Castillo del Huevo), el más antiguo de la ciudad de Nápoles. Foto: Google Maps / Filippo Avilia, IULM

 

Parténope. Galería de la antigua Parténope griega, la actual Nápoles. Foto: Filippo Avilia, IULM

 

Estructuras portuarias. Los arqueólogos subacuáticos han documentado las antiguas estructuras portuarias de Nápoles. Foto: Filippo Avilia, IULM

 

Galería trapezoidal. Se ha descubierto una cresta de tufo volcánico atravesada por cuatro galerías con corte trapezoidal y, aproximadamente, de 2 metros de alto, 1,5 metros de ancho y entre 4 y 7 metros de largo. Foto: Filippo Avilia, IULM

 

La marca de las ruedas de los carros. Calle sumergida tallada en el tufo volcánico con las huellas aún visibles de las ruedas de los carros que pasaron por ahí. Foto: Filippo Avilia, IULM

 

20 marzo 2018 at 2:58 pm Deja un comentario

Imágenes inéditas de las naves romanas de Piazza Municipio de Nápoles

Los excepcionales barcos hallados durante las obras del metro de Nápoles se conservan en enormes tanques de agua dulce en un almacén en Piscinola.

Restos de las naves. Foto Riccardo Siano 

Fuente: TIZIANA COZZI  |  Repubblica Napoli
19 de febrero de 2018

Los dos barcos de época romana de 11 metros de largo hallados en 2004 en Piazza Municipio durante las excavaciones para la construcción del metro están ahora sumergidos en agua. Un metro de agua dulce cubre por completo los restos de los dos barcos que fueron encontrados enteros y que ahora se conservan en dos grandes tanques en el interior de una cubierta construida ex professo en los almacenes del metro en Piscinola, abierta en exclusiva para “Repubblica”. Tanques vaciados y llenados cada cada dos semanas, regulados a una temperatura constante de 8 grados mediante un sistema de refrigeración. Es la única manera de evitar que se desintegren, la única posibilidad de conservación a la espera de ser restaurados. Resguardados durante milenios en agua, a tres metros bajo el nivel del mar, ahora de nuevo han vuelto a ser sumergidos.

Los maderos cubiertos de resina, desgastados pero intactos y con la forma del casco, se ven claramente en el espejo de agua que los rodea. Hay en total 7 embarcaciones hundidas y halladas en el lodo de las excavaciones del metro de Piazza Municipio entre 2003 y 2005. Una de ellas, la más pequeña, está siendo restaurada en el Instituto Central de Roma. Las demás se conservan todas en estos tanques especiales: dos enteras, las otras en piezas, dado que se encontraron en muy mal estado y por este motivo fueron desmontadas tras una cuidadosa excavación y un estudio analítico con el escáner láser. Fragmentos separados, catalogados, sumergidos también en un metro de agua en tanques refrigerados.

Un patrimonio a proteger, a la espera de que todos puedan verlo en un museo. “Se trata de hallazgos excepcionales – explica Daniela Giampaola, funcionaria responsable del centro histórico de Nápoles para la sección arqueológica de la Superintendencia para la Arqueología, Bellas Artes y Paisajes de Nápoles- porque generalmente es rara la conservación de restos orgánicos de madera antiguos, que normalmente perecen si no se insertan en un entorno húmedo. En Piazza Municipio, la presencia de las aguas subterráneas ha conservado los pecios durante siglos, hasta el momento de la excavación”. “En Italia estos hallazgos han sido pocos; por nombrar sólo algunos: Comacchio, Portus, Nemi, Pisa”, enfatiza Giampaola.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

19 febrero 2018 at 9:38 pm Deja un comentario

Lo que Nerón perdió en Alicante

Gracias a unas monedas, una expedición resuelve el misterio del pecio romano hundido a un kilómetro de Villajoyosa

A la izquierda, el dupondio de tiempos de Nerón encontrado en el pecio (a la derecha, otro similar en mejor estado). El hallazgo ha permitido fechar el naufragio porque las monedas de Nerón se retiraron de circulación tras su muerte.

Fuente: Carlos Manuel Sánchez  |  XLSemanal
20 de enero de 2018

Zarpó de Cádiz. Llevaba plomo para fabricar tuberías y garum -la salsa de pescado que nunca faltaba en los banquetes imperiales-, pero se hundió a un kilómetro de Villajoyosa (Alicante). El Bou Ferrer -bautizado con los apellidos de los submarinistas que lo hallaron en 1999- es el pecio romano mejor conservado. Primero hubo que protegerlo del saqueo, pues solo está a 25 metros de profundidad. Y desde entonces no deja de deparar sorpresas.

El barco llevaba plomo para reconstruir las cloacas de roma y un afrodisiaco para la mesa del emperador

La Unesco considera modélica la intervención arqueológica. Y en la última excavación, dirigida por Carlos de Juan, se ha resuelto el misterio de su datación gracias al hallazgo de dos monedas -un sestercio y un dupondio- que sitúan el naufragio entre el año 64 y el 68 d. C., siendo Nerón emperador. Hasta ahora, los investigadores dudaban si el navío podía pertenecer a Calígula u otro miembro de la familia Claudia.

Afrodisiaco en vasija

Entre el cargamento se han encontrado más de 3000 ánforas, colocadas entre sarmientos de vid. Cada una contenía unos cuarenta litros de garum, una carísima salsa de vísceras de pescado muy apreciada por la alta sociedad romana, cuya receta no ha sobrevivido. El garum se dejaba fermentar durante semanas y se usaba para potenciar el sabor. Dicen que tenía propiedades afrodisiacas. Las imágenes de José Antonio Moya, de la Universidad de Alicante, permiten apreciar la magnífica conservación del pecio.

La última expedición resuelve el misterio del pecio Bou Ferrer, hundido en un naufragio en torno al año 64

 

 

20 enero 2018 at 11:41 am Deja un comentario

Una exposición en Grecia reúne los últimos hallazgos del naufragio de Antiquitera

Las piezas recuperadas el verano de 2017 se exponen en el interior de depósitos de agua, pues debido a su conservación se encuentran en la fase de desalinización

Hallazgo del disco de bronce. Hallazgo del disco de bronce que oculta la imagen de un toro. Foto: Brett Seymour, EUA, Argo 2017

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
9 de enero de 2018

La exposición temporal El naufragio de Antiquitera. La aventura continúa, hasta el 18 de marzo de 2018 en la Fundación Aikaterini Laskaridis, en El Pireo, el puerto de Atenas, reúne los últimos hallazgos realizados cerca de la isla griega de Antiquitera, donde en el siglo I a.C. se hundió una imponente nave cargada de reliquias griegas. Destacan las siguientes piezas, recuperadas el pasado verano: un misterioso disco de bronce que, observado con rayos X, contiene la imagen de un toro; un brazo de bronce y un pedazo de vestimenta de bronce, pertenecientes a unas estatuas que estarían bajo unas grandes piedras que rodaron debido a un evento sísmico violento; una losa de mármol rojizo que formaba parte de una mesa; y partes de las decoraciones de bronce de un elaborado mobiliario de madera. Estos hallazgos recientes se exponen en el interior de depósitos de agua, pues debido a su conservación se encuentran en la fase de desalinización.

Se exhibe el misterioso disco de bronce que oculta la imagen de un toro

La exposición, inaugurada el pasado 11 de diciembre por Prokopis Pavlópulos, el presidente de Grecia, reúne un total de 37 objetos, descubiertos gracias a las excavaciones realizadas desde 2014. Entre ellos el anillo de oro de la campaña de 2016, piezas de excepcionales vasos de cristal del cargamento del barco, además de restos del mismo barco, unos objetos que permiten reconstruir el célebre naufragio de Antiquitera. El diario de excavaciones de Lazaros Kolonas, el arqueólogo que supervisó las investigaciones desarrolladas en 1976 por el francés Jacques-Yves Cousteau y por arqueólogos griegos, es otro de los reclamos de la exposición, pues incluye descripciones detalladas e ilustraciones de los trabajos y hallazgos arqueológicos. El diario se exhibe junto a unos objetos asociados a la campaña de 1976, que fueron recuperados este año.

Disco de bronce. Una radiografía ha revelado la imagen de un toro en el disco de bronce hallado en septiembre de 2017. Foto: EUA

 

Tecnología subacuática. Cada hallazgo ha sido correctamente posicionado en un mapa digital mediante la tecnología subacuática GIS. Foto: Brett Seymour, EUA, Argo 2017

 

Detector de metales. Excavación subacuática con la ayuda de un detector de metales. Foto: Brett Seymour, EUA, Argo 2017

 

Hallazgos recientes. Dos de los hallazgos de septiembre de 2017: un brazo de bronce y un elemento de la vestimenta de una estatua de bronce. Foto: Aikaterini Laskaridis Foundation

 

Cerámica. Cerámica procedente del naufragio de Antiquitera. Foto: Aikaterini Laskaridis Foundation

 

Inauguración de la exposición. La exposición fue inaugurada el pasado 11 de diciembre por Prokopis Pavlópulos, el presidente de Grecia, y Lydia Koniordou, la ministra de Cultura y Deportes. Foto: Aikaterini Laskaridis Foundation

 

9 enero 2018 at 3:05 pm Deja un comentario

Descubren tres barcos romanos hundidos en la costa norte de Egipto

Estaban en la costa de Alejandría y tenían diversos artefactos en su interior como monedas, vasijas de cerámica y piezas de cristal

En la misión se ha hallado también una barca votiva del dios Osiris

Fuente: EFE  |  LA VANGUARDIA      21/11/2017
Fotos: Ministerio de Antigüedades de Egipto

Tres naves del Imperio romano han sido descubiertas en la costa de Alejandría, en el norte de Egipto, con diversos artefactos en su interior como monedas, vasijas de cerámica y piezas de cristal, informó hoy el Ministerio egipcio de Antigüedades.

Los arqueólogos han hallado tres monedas de oro de la época del emperador romano Octavio Augusto (63 a. C. – 14 d. C.), además de un busto de cristal que se cree que perteneció al general romano Marco Antonio, contemporáneo de Octavio Augusto.

Los arqueólogos han hallado tres monedas de oro de la época del emperador romano Octavio Augusto

Los pecios han sido descubiertos en un yacimiento submarino situado en la bahía de Abu Qir, en las afueras de la ciudad mediterránea de Alejandría (norte), por un equipo formado por el departamento Central de Antigüedades Submarinas en colaboración con el Instituto Europeo de Arqueología Submarina de Alejandría.

En opinión del presidente del Departamento Central de Antigüedades Submarinas, el doctor Osama Alnahas, “las excavaciones indican que un cuarto barco será descubierto en la próxima temporada”, en Abu Qir, puesto que “se han encontrado tablas y restos de vasijas de cerámica que podrían ser la carga del barco”.

La bahía de Abu Quir ya es celebre por albergar los yacimientos de Thonis-Heraclion y Canopus, ciudades hundidas del siglo VIII a.c. que fueron descubiertas por el arqueólogo francés Franck Goddio en el año 2000 y albergan un importante yacimiento arqueológico.

La bahía de Abu Quir ya es celebre por albergar los yacimientos de Thonis-Heraclion y Canopus

 

 

 

 

21 noviembre 2017 at 9:30 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

abril 2018
L M X J V S D
« Mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente