Posts tagged ‘arqueología romana’

10 fantásticos restos romanos en España

El Imperio dejó su huella en la Península erigiendo colosales obras arquitectónicas. ¡Descubre la Hispania de los romanos!

Fuente: NATIONAL GEOGRAPHIC
7 de febrero de 2017

Los magníficos vestigios que hoy se esparcen por el país atestiguan el auge que alcanzó la provincia romana de Hispania. Desde el año 218 a.C. y durante siete siglos, el Imperio creó campamentos inexpugnables –la muralla de Lugo sigue acorazada con 10 puertas y 71 torreones–, infraestructuras civiles –el acueducto de Segovia fue erigido con sillares prodigiosamente armados sin argamasa– o colonias diseñadas para el retiro de sus soldados veteranos.

En ellas se vivía entre villas, termas y templos, viendo luchar a los gladiadores en anfiteatros como el de Itálica, uno de los mayores del Imperio con aforo para 25.000 espectadores, y deleitándose en teatros como el de Emerita Augusta, cuyo escenario resonaba con una acústica que sigue maravillando.

1.- Ruinas de Itálica, en Santiponce, Sevilla

italica_ng

Foto: Depositphotos

En sus inicios, esta ciudad romana fue fundada por el general romano Publio Cornelio Escipión para que sus soldados pudieran descansar tras la victoria conseguida frente los cartagineses en el siglo III a.C. Experimentó una larga época de bonanza hasta que el declive del Imperio romano causó su decadencia. En la imagen, mosaicos romanos que se colocaban en el suelo de las casas como decoración con motivos animales.

2.- Basílica de Baelo Claudia, Cádiz

basilica-de-baelo-claudia-ng

Foto: Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia

Cerca de la ciudad de Tarifa y dentro del Parque Natural del Estrecho, los romanos fundaron esta ciudad en el siglo II a.C., situada en un precioso enclave a pocos metros del mar. En la imagen aparecen los restos de la basílica y en primer plano la plaza sur, pero uno de los lugares más importantes de este yacimiento era la factoría de salazón y garum. Además también se puede visitar las ruinas del antiguo teatro –con capacidad para 2.000 personas–, varios templos, tiendas, termas y murallas.

3.- Acueducto de Segovia

segovia_ng

Foto: Turismo Segovia

Una de las construcciones romanas mejor conservadas de toda la Península ibérica es el acueducto de Segovia. Esta obra de ingeniería da cuenta de las grandes aportaciones que llevaron a cabo los arquitectos romanos en cuanto a la funcionalidad de sus edificios. Gracias a este acueducto todos los habitantes de la ciudad recibían agua en sus casas.

4.- Murallas romanas de Lugo

muralla_lugo_ng

Foto: Turismo Lugo

Con el romanticismo de las luces nocturnas, las murallas romanas de Lugo –declaradas Patrimonio de la Humanidad– muestran una de sus mejores imágenes. Fue levantada en el siglo I a.C. por orden del emperador Augusto en la antigua ciudad romana de Lucus Augusti. Actualmente, la muralla rodea el casco antiguo de la ciudad, perfecto para recorrer callejeando, un posee un adarve de 2 kilómetros de largo que permite pasearla de principio a fin.

5.- Teatro romano de Cartagena

teatro_cartagena_ng

Foto: AP Images

El Mueseo del teatro romano de Cartagena fue diseñado de manera que el visitante inicia un camino mediante el cual se va sumergiendo poco a poco en un mundo antiguo cuyo final es la entrada al gran teatro romano. Los trabajos de restauración llevados a cabo a principio del siglo XXI permiten apreciar todas las partes que formaban la estructura: la cávea (gradas), la orchestra (dónde actuaba el coro), el proscenium (donde se situaban los actores), la scaena frons (el frente escénico) y el patio porticado detrás de la escena.

6.- Anfiteatro romano en Tarragona

anfiteatro_tarragona_ng

Foto: Gtres

La ciudad tiene unos orígenes comunes con los de las primeras ciudades de Itálica, donde lo primeros asentamientos fueron los campamentos de las legiones que descansaban después de las batallas de conquista. Con el paso del tiempo, Tárraco se convirtió en una ciudad de gran importancia para el Imperio romano, siendo la capital de la provincia Tarraconensis. El anfiteatro, construido en la época de Augusto, junto con las murallas, templos, el foro y un acueducto son los vestigios que todavía se pueden visitar actualmente.

7.- Ruinas de Ampurias, Girona

empuries_ng

Foto: Deposiphotos

La conquista de este puerto y mercado griego supuso la vía de entrada de la romanización a la Península ibérica, que se produjo durante la Segunda Guerra Púnica con el desembarco del ejército romano en las costas de la ciudad en el año 218 a.C. Entre las ruinas de Ampurias todavía se pueden observar los restos de varias domus, con los mosaicos que se colocaban en el suelo y la ínsula que formaba un grupo de casas, la basílica, el forum y las tabernae.

8.- Minas de Las Médulas, León

medulas-ng

Foto: Odonell Ramón, Patronato de Turismo de El Bierzo

En plena comarca de El Bierzo, las montañas de la Médulas fueron una de las fuentes más importantes de oro para el Imperio romano. La explotación de estas minas por parte de los romanos se inició durante la época del emperador Augusto. El historiador Plinio el Viejo ya habla de la excavaciones en las minas de oro de esta zona, remarcando la dureza de las condiciones en las que trabajaban los obreros.

9.- Mosaicos romanos, Mérida

Foto: Gtres

Uno de los elementos artísticos que más caracterizan el arte romano fueron los mosaicos con los que decoraban las paredes y el suelo de los lugares más cotidianos. En Mérida, antigua Emérita Augusta, se puede visitar el teatro romano –uno de los mejor conservados–, el anfiteatro, el circo, el acueducto, el puente y el arco de Trajano además de algunos mosaicos. En la imagen, las pequeñas piezas de forma cuadrada, las teselas, recrean una escena cotidiana de caza.

10.- Casa de las columnas, Numancia, Soria

numancia_ng

Foto: Diputación Provincial de Soria

Se trata de una ciudad antigua ya desaparecida que fue fundada por celtíberos. Los numantinos ofrecieron una fuerte oposición al Imperio, que tuvo que enviar diferentes cónsules para tratar de negociar con la resistencia. Finalmente, la ciudad cayó después de un largo sitio del ejército de Escipión en el año 133 a.C. Hoy en día, entre sus vestigios, de pueden visitar las murallas y algunos templos romanos.

 

7 febrero 2017 at 11:39 pm Deja un comentario

Buscarán más restos del templo de Augusto en el Museo Bíblico de Tarragona

El monumento era el primero dedicado al emperador fuera de Roma, data del siglo I antes de Cristo; era de grandes dimisiones y con una gran plaza porticada

tarraco_templo_augusto

Imagen de los restos de la planta semicircular y de la puerta monumental de 7 metros de luz que se han musealizado y este diciembre abrieron al público.

Fuente: EFE – Tarragona  |  LA VANGUARDIA
24 de enero de 2017

Los arqueólogos buscarán más restos del templo de Augusto en el Museo Bíblico Tarraconense el próximo mes de septiembre, informa el Arzobispado de Tarragona. La nueva intervención arqueológica se llevará a cabo en el patio interior del museo para encontrar la cimentación del muro perimetral del templo de Augusto, situado en la acrópolis de la ciudad.

El templo era el primero dedicado al emperador fuera de Roma, data del siglo I antes de Cristo; era de grandes dimensiones y con una gran plaza porticada, aunque apenas hay restos porque encima se erigió la actual catedral.

Un equipo del Institut Català d’Arqueologia Clàssica (ICAC), el Capítulo Catedralicio, la Generalitat y el Ayuntamiento estudia desde el año 2007 la transformación urbanística de la acrópolis tarraconense, desde la etapa romana hasta el período medieval. El templo de Augusto, pese a su majestuosidad colosal, solo se conocía por una monedas acuñadas en el año 15 dC que lo mostraban en una de sus caras.

La escasez de textos dificulta la investigación del equipo de arqueólogos, que aspiran a hallar más elementos que ayuden a entender la posterior ocupación musulmana, visigoda y medieval del templo de Augusto. Tras la intervención de septiembre, el patio del Museo Bíblico se convertirá en un jardín bíblico, un espacio pedagógico e interpretativo, pero también de encuentro y de paz para los visitantes.

 

Guardar

24 enero 2017 at 9:17 pm Deja un comentario

Diez maravillas romanas sin pisar Roma

Del coliseo de ‘Gladiator’, en Túnez, al palacio Diocleciano, en Split, ruta por los restos del gran imperio

el_djem_anfiteatro_ep

Turistas en el interior del anfiteatro de El Djem, en Túnez. / BAILEY-COOPER (AGEFOTOSTOCK)

Fuente: El Viajero – EL PAÍS
8 de diciembre de 2016

Para viajar a la antigua Roma no hace falta visitar la capital italiana. Por toda Europa, el Norte de África y Oriente Próximo también encontraremos todavía sus huellas, 2.000 años más tarde, en restos monumentales que acaparan las fotos de los viajeros: desde ciudades completas, como Pompeya, a baños termales, teatros, palacios, anfiteatros, murallas y obras de ingeniería increíbles. Hemos seleccionado 10 yacimientos para regresar a la gran Roma… sin pisarla.

01 Pompeya, la cápsula del tiempo
ITALIA

Comenzaremos por uno de los vestigios más famosos de la vida en la antigua Roma: Pompeya. Al pasear por las calles de esta antigua ciudad, inquietantemente bien conservadas, no se puede evitar ir echando vistazos al oscuro y amenazante cono del monte Vesubio, volcán aún activo de 1.280 metros de altura. Se dice que el Vesubio explota a lo grande cada 2.000 años y su último cataclismo se produjo en el año 79. Echando cuentas, la visita resulta todavía más escalofriante.

pompeya_ep

Una calle de la antigua ciudad de Pompeya (Italia). / HONGJIONG SHI (AGEFOTOSTOCK)

Pompeya se llevó la peor parte de la ira incendiaria del Vesubio en el siglo I. La ciudad, fundada en torno al siglo VII antes de Cristo, se convirtió en el sitio de moda para las vacaciones en la bahía de Nápoles. En la explosión que la arrasó por completo murieron miles de personas: Pompeya quedó sepultada bajo una capa de lapilli (piroclastos pequeños) durante cerca de 1.000 años, una especie de cápsula del tiempo, aunque enterrada en terribles circunstancias.

Pompeya tenía una extensión de 66 hectáreas y de lo excavado hasta ahora (quedan partes sin desenterrar) no se puede visitar todo en un día.

Puesto que la mayoría de los millones de turistas que la visitan van a cotillear los frescos del burdel romano, hay suficientes callejuelas interesantes para alejarse del gentío. Pero, ¿por dónde empezar? Por el ancho foro, por ejemplo, entre cuyos pilares aún se puede oír a los comerciantes vendiendo y a los filósofos, filosofando. Se puede deambular por calles de enormes y desgastados adoquines por las rodadas de los carros, o visitar el impresionante anfiteatro, el más antiguo entre los que siguen en pie (150 años más viejo que el famoso Coliseo de Roma). Y luego queda lo más macabro: moldes de yeso de personas encogidas de miedo, realizados a partir de los fantasmales huecos que sus cuerpos dejaron en la ceniza.

Pompeya está a unos 40 minutos en tren desde Nápoles o Sorrento, y la entrada al yacimiento se encuentra a solo 50 metros de la estación.

02 Bath, un baño de belleza
REINO UNIDO

bath_ep

Los antiguos baños termales romanos en Bath, en Inglaterra. / VICTOR KORCHENKO (AGEFOTOSTOCK)

Todo empezó con el rey Bladud y sus cerdos leprosos: cuando las bestias se curaron al revolcarse en estas aguas, se descubrió el manantial curativo. Los romanos llegaron en el siglo I y las bautizaron como las aguas de la diosa Sulis. Actualmente, este enclave inglés de majestuosos baños y templos a 90 minutos en tren de Londres se llama Bath (baño). Lo que a la localidad le falta en imaginación respecto a su nombre se compensa con su magnificencia. Es patrimonio mundial de la Unesco y sus baños (hoy convertidos en museo) ofrecen una visión del pasado romano.

03 Timgad, símbolo de Roma en África
ARGELIA

timgad_ep

Ruinas de la colonia romana de Timgad, en Argelia, con el arco de Trajano al fondo. / WITOLD RYKA (ISTOCK)

En esta extraordinaria colonia militar romana, ubicada en la actual Argelia, cuesta apreciar el aspecto de conjunto de las ruinas por lo extenso de sus cuarteles, termas, capillas y columnatas. Esta ciudad, concebida como un cuadrado perfecto, se extendió por nuevos territorios durante su apogeo (entre los siglos II y III) y constituye una muestra del poder romano en África, aunque albergó también un fuerte bizantino. El elemento más impresionante entre lo que queda en pie es el arco de Trajano, pero no hay que perderse el museo de Timgad.

Timgad está en los montes Aurés. La ciudad de acceso es Batna, a unos 40 kilómetros de distancia.

04 Beit She’an, las provincias romanas
ISRAEL

beit_shean_ep

La antigua ciudad de Beit She’an, en Israel. / ALEXEY STIOP (ISTOCK)

En Israel, la vida tras Jesucristo fue una época de esplendor y decadencia, algo que queda patente en las ruinas de Beit She’an. Pueden verse calles con columnatas, un teatro con capacidad para 7.000 personas que se conserva casi igual que hace 1.800 años –los baños públicos originales quedan cerca de allí– y dos casas de baños, además de enormes columnas de piedra que descansan en el sitio exacto donde se derrumbaron durante el terremoto que arrasó la ciudad en el año 749.

Se puede llegar al yacimiento en autobús desde Jerusalén, en unas dos horas. Sobre todo, no hay que perderse el espectáculo multimedia al anochecer que devuelve las ruinas a la vida.

05 Baalbek, la ciudad del sol
LÍBANO

baalbek_el

Restos de la ciudad romana de Baalbek, en Líbano. / AGEFOTOSTOCK

Las ruinas de uno de los proyectos arquitectónicos más atrevidos del Imperio Romano no se encuentran en Roma, sino en el altiplano del valle de Bekaa, en Líbano. Esta increíble colección de templos colosales, que se transformó en la Ciudad Sagrada del Sol, eclipsa por su monumentalidad a cualquier otra construcción que intentaran realizar los antiguos romanos. Al subir las escaleras del templo de Júpiter, el visitante se convierte en una hormiguita entre gigantescas columnas de granito. Bajo la gran entrada al templo de Baco es posible maravillarse con sus increíbles tallas y, luego, sentado sobre una de las gigantescas losas de caliza del peristilo, observar el alcance y la visión de este monumento, construido para gigantes.

La razón por la que los romanos decidieron construir sus templos más ambiciosos tan alejados de su capital sigue siendo un misterio. Pero estos restos, muy bien conservados, que han sobrevivido a terremotos, pillajes y guerras a los largo de los siglos, conforman uno de los lugares más fascinantes de Oriente Medio y una auténtica maravilla de la ingeniería y la arquitectura de la antigüedad.

Baalbek está a dos horas en coche de Beirut. La seguridad en el valle para los viajeros cambia bastante, así que conviene informarse antes de viajar hasta allí.

06 Split, historia viva del Adriático
CROACIA

split_ep

Turistas visitan el Peristilo del Palacio de Diocleciano, en Split (Croacia). / GONZALO AZUMENDI (AGEFOTOSTOCK)

En muchas ciudades de Europa hay ruinas romanas, pero las de Split forman parte del moderno entramado de la ciudad. El palacio central de este animado puerto dálmata fue construido por el emperador Diocleciano, que importó el mármol de Italia y Grecia, y trajo columnas y esfinges desde Egipto para decorar su majestuosa casa. Algunos de los callejones están desiertos, otros están llenos de bares y cafés, los vecinos cuelgan en ellos su colada y los niños juegan al futbol en el interior de los antiguos muros romanos.

A Split es muy fácil llegar en avión directo desde muchas ciudades europeas y hay numerosos ferris. Es un destino imprescindible de cualquier viaje por Croacia.

07 El muro de las maravillas
REINO UNIDO

muro_adriano_ep

Senderistas junto a restos del Muro de Adriano, cerca de Housesteads (Inglaterra). / STEPHAN GOERLICH (AGEFOTOSTOCK)

Al recorrer el camino del Muro de Adriano, un sendero de 117 Kilómetros que cruza el norte de Inglaterra de costa a costa –desde Wallsend, en el este, hasta Bowness-on-Solway, en el oeste–, se descubre lo interesados que estaban los romanos en mantener a los escoceses a raya. Levantado entre los años 122 y 128, y bautizado con el nombre del emperador que ordenó su construcción, el Muro de Adriano fue una obra de ingeniería increíble. La estructura contaba con una puerta vigilada en cada milla romana.

Se pueden contemplar restos del muro en Housesteads, cerca de Hexham.

08 Museo Nacional del Bardo
TÚNEZ

bardo_ep

Una de las salas del Museo Nacional del Bardo, en Túnez. / KEVIN O´HARA (AGEFOTOSTOCK)

Con una espectacular colección de mosaicos romanos, el Bardo es el museo más importante de Túnez. En su interior se ofrece una vívida representación de cómo era la vida en el norte de África en la antigüedad gracias a sus mosaicos, muy bien conservados. Observar el más famoso del museo, el de Virgilio, invita a la reflexión sobre el esplendor del imperio romano. También es posible ver una increíble colección de objetos de valor incalculable recuperados por arqueólogos submarinos de un pecio romano frente a la costa de Túnez.

El Bardo está a cuatro kilómetros del centro de Túnez y se puede llegar en tranvía (línea 4).

09 Un símbolo segoviano (y del ingenio romano)
ESPAÑA

segovia_acueducto_ep

Vista elevada del Acueducto de Segovia. / SEAN PAVONE (ISTOCK)

Que un monumento romano tan espectacular como el Acueducto de Segovia haya sobrevivido en pleno corazón de una capital provincial es un milagro. En una visión totalmente incongruente, pues sus famosos arcos se alzan desde el casco urbano como si fueran una obra de Escher, repitiéndose hasta el infinito. Levantado por los romanos en el siglo I, sus 163 arcadas y sus 28 metros de altura (en el punto más elevado) dejan con la boca abierta a todo el que visita la ciudad. Para descubrir una perspectiva distinta hay que subir las escaleras que hay al lado del monumento.

El AVE conecta Segovia con Madrid en 30 minutos.

10 El Djem, el coliseo africano
TÚNEZ

el_djem_ep

Panorámica del anfiteatro de El Djem, en Túnez, donde se rodaron algunas escenas de ‘Gladiator’, de Ridley Scott. / Brian Brake (AGEFOTOSTOCK)

¿Qué hicieron los romanos por nosotros? Bastantes cosas, probablemente, pero en El Djem, concretamente, construyeron una de las grandes maravillas del norte de África. En su momento de máximo esplendor, en el siglo III, este gran anfiteatro tenía cabida para 35.000 espectadores, que rugían pidiendo sangre mientras los gladiadores luchaban a golpe de músculo y metal contra animales salvajes, o combatían entre sí para entretener al emperador. Era el tercer anfiteatro más grande del Imperio y se conserva casi intacto, demostrando lo maravilloso que es el legado romano.

A diferencia del Coliseo, en el que claramente se inspiró, el gran teatro de El Djem se alza sobre la localidad homónima que lo rodea, formada por las típicas casas árabes, bajas y de techo plano. Aún puede imaginarse el subidón de adrenalina que debía de dar cuando se liberaban las bestias en la arena. Y si les parece haberlo visto antes, tranquilidad, no están delirando: apareció en dos películas tan distintas como archiconocidas, Gladiador y La vida de Brian.

El anfiteatro domina el centro de la localidad tunecina de El Djem que se puede visitar en una excursión desde Susa o Sfax.

 

9 diciembre 2016 at 12:06 am Deja un comentario

Abren al público los restos del templo de Augusto en la catedral de Tarragona

Los restos del templo de Augusto -el segundo mayor de la antigua Roma dedicado al emperador- hallados bajo la catedral de Tarragona hace un año ya se pueden visitar.

templo_augusto_tarragona1

Los restos del templo de Augusto -el segundo mayor de la antigua Roma dedicado al emperador- hallados bajo la catedral de Tarragona hace un año, una exedra romana datada en el siglo I d. C que formaba parte del conjunto de las seis exedras que tenía el templo de Augusto, ya se pueden visitar. EFE

Fuente: EFE  |  YAHOO Noticias

Tarragona, 1 dic.- En una visita convocada por el Arzobispado de Tarragona, se han mostrado estos restos de una exedra romana datada en el siglo I d. C que formaba parte del conjunto de las seis exedras que tenía el templo de Augusto, una suerte de recintos de culto equiparables a las capillas cristianas pero en clave pagana.

Los restos se localizaron en el claustro, en unas obras del Museo Diocesano, y ahora se abren al público para hacer más comprensible la historia de Tarragona desde el siglo I y hasta el XX.

La exedra se destrozó durante la ocupación visigoda y se recuperó en la edad media (entre los siglos XII-XIII) para los canónigos, y ahora pueden observarse los restos gracias a una pasarela que permite pasear por encima.

templo_augusto_tarragona2

En un espacio de unos 100 metros cuadrados se condensa toda esta evolución histórica, que el arqueólogo del arzobispado, Andreu Muñoz, ha comparado con una “fosilización del tiempo”.

En este proyecto han intervenido el Museo Bíblico Tarraconense y el Institut Català d’Arqueologia Clàssica y ha colaborado Cultura de la Generalitat, la Diputación de Tarragona, la Fundación Privada Mutua Catalana, el Capítulo Catedralicio y el arzobispado.

templo_augusto_tarragona3

 

Guardar

Guardar

1 diciembre 2016 at 7:43 pm Deja un comentario

La ciudad romana de Rhapta podría estar sumergida frente a la costa de Tanzania

Unos arqueólogos afirman haber descubierto las ruinas de Rhapta, una célebre metrópoli romana que desapareció tras la irrupción de la plaga de Justiniano

rhapta1_NG

Ruinas monumentales sumergidas en la paradisíaca isla de Mafia, frente a la costa de Tanzania. Foto: Alan Sutton, Seaunseen

Fuente: Alec Forssmann | NATIONAL GEOGRAPHIC
14 de junio de 2016

Unas ruinas monumentales sumergidas en la paradisíaca isla de Mafia, frente a la costa de Tanzania, podrían corresponder a Rhapta, una metrópoli romana que fue célebre por su marfil, carey y cuerno de rinoceronte, pero que desapareció tras la irrupción de la plaga de Justiniano en el siglo VI, que probablemente se originó en la misma ciudad.

Rhapta fue un enclave comercial célebre por su marfil, carey y cuerno de rinoceronte

rhapta2_NG

Las colosales estructuras romanas aparecen rodeadas de misterio durante la marea baja. Foto: Alan Sutton, Seaunseen

Alan Sutton, un fotógrafo subacuático, se topó con las ruinas recientemente, mientras buscaba un antiguo fuerte portugués, y a continuación mostró las fotografías al arqueólogo Felix Chami, de la Universidad de Dar es Salaam. “Tiene que ser Rhapta, estas ruinas no pueden pertenecer a otro período cultural: los portugueses no habrían construido un asentamiento de cinco kilómetros de largo y tres de ancho sin tan siquiera documentarlo. Y sabemos exactamente dónde construyeron los últimos colonialistas”, explica Chami a National Geographic.

Chami asegura que han encontrado algunas piezas romanas, pero la falta de financiación les impide avanzar con las investigaciones. Las colosales estructuras romanas, posiblemente pertenecientes al antiguo mercado metropolitano, aparecen rodeadas de misterio durante la marea baja. Sutton ha tomado unas fotografías impactantes, en las que se distinguen los restos de un muro que debió de tener entre cinco y seis metros de altura y unos bloques sumergidos de hasta cinco metros de largo. “En el sitio arqueológico hemos hallado restos cerámicos y unas tejas que parecen ser de origen romano”, destaca Chami.

rhapta3_NG

Los arqueólogos han hallado bloques sumergidos de hasta cinco metros de largo. Foto: Alan Sutton, Seaunseen

rhapta4_NG

Rhapta desapareció tras la irrupción de la plaga de Justiniano en el siglo VI, que probablemente se originó en la misma ciudad. Foto: Alan Sutton, Seaunseen

rhapta5_NG

El buzo Alan Sutton se topó con las ruinas mientras buscaba un antiguo fuerte portugués. Foto: Alan Sutton, Seaunseen

rhapta6_NG

El buzo Alan Sutton se topó con las ruinas mientras buscaba un antiguo fuerte portugués. Foto: Alan Sutton, Seaunseen

rhapta7_NG

Estructuras sumergidas frente a la costa de la paradisíaca isla de Mafia. Foto: Alan Sutton, Seaunseen

rhapta8_NG

“Tiene que ser Rhapta, estas ruinas no pueden pertenecer a otro período cultural”, afirma el arqueólogo Felix Chami. Foto: Alan Sutton, Seaunseen

rhapta9_NG

Chami asegura que han encontrado algunas piezas romanas, pero la falta de financiación les impide avanzar con las investigaciones. Foto: Alan Sutton, Seaunseen

Guardar

Guardar

14 junio 2016 at 1:22 pm Deja un comentario

Identifican la inscripción con el nombre del personaje enterrado en la torre funeraria romana de Sant Josep en Villajoyosa (Alicante)

El centro social acoge los días 17 y 18 unas jornadas sobre la torre en la que se explicarán este último descubrimiento

inscripcion-torre-sant-josep

Fuente: Ajuntament de La Vila Joiosa
16 de mayo de 2016

El equipo científico que investiga la torre funeraria romana de Sant Josep, en Villajoyosa, ha descubierto la inscripción que, con toda probabilidad, da el nombre del difunto allí enterrado entre 150 y 170 d. C. Es un hallazgo de gran importancia arqueológica, porque es la única inscripción que se conserva de las tres grandes torres funerarias romanas conservadas en la Península Ibérica.

Curiosamente, la inscripción llevaba años depositada en los fondos de Vilamuseu, y solo una serie de proyectos de investigación concatenados ha permitido este  descubrimiento.

inscripcion-torre-sant-josep-2

Los trabajos de recuperación del monumento comenzaron en 2008 con la demolición de la casa adosada, y siguieron varias campañas de excavaciones desarrolladas por el Servicio Municipal de Arqueología y la Universidad de Alicante dentro del proyecto Villajoyosa Romana. Se hallaron 25 nuevos sillares procedentes del monumento, que según el cronista Escolano se desmontaron en 1543 para obtener piedra para reparar las murallas de La Vila, destruidas ese año por corsarios turcos; pero los sillares nunca llegaron a trasladarse a La Vila y se quedaron en las inmediaciones de la torre.

Estas nuevas piezas fueron cruciales para la restauración del monumento, realizada y patrocinada en 2015 por la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Villajoyosa, con el copatrocinio de Elaine Evans, que también ha costeado los jardines funerarios romanos recién inaugurados. Se realizó la fotogrametría y 3D de la torre, y se publicó todo el proyecto en la revista Lucentum de la Universidad de Alicante, lo que aportó una gran cantidad de datos  y mediciones de los que antes se carecía.

Durante la preparación de la publicación del trabajo de Fin de Grado de Historia de Antonio Sellés y Antonio Espinosa, director de Vilamuseu, al dibujar una inscripción que durante siglos estuvo en la finca de la Almiserà, a 2 Km de la torre, se descubrió que tanto ésta como dos bases de pedestales de piedra que había en la zona procedían, muy probablemente, de la torre de Sant Josep.

Se trabajó conjuntamente con los arqueólogos Diego Ruiz, codirector de las excavaciones, y Ana Charquero, especialista en virtualización del patrimonio, y se comprobó que todas las mediciones coincidían exactamente, y que el tipo de inscripción era característico de estos monumentos funerarios. La inscripción está tallada en un bloque de mármol de Buixcarró (Valencia), que sobre todo se usó desde mediados del s. I y durante el s. II, precisamente cuando se construyó la torre. La inscripción debió estar empotrada en la cara norte de la torre, y solo encaja exactamente en la 7ª hilada, que tiene la misma altura que el epígrafe, 68 cm., y el fondo necesario para entrar. Es justamente la hilada en la que se suponía que estuvo la inscripción. Eso explicaba que las letras de la inscripción fuesen de gran tamaño, porque debían ser leídas a 5 m de altura.

La inscripción está dedicada a Lucio Terencio Mancino, hijo de Marco, y solo se ha perdido la mención de su tribu (en las que se dividía el pueblo romano para ejercer su derecho al voto). Por el momento no se sabe más de este Terencio, que debió ser un personaje principal de la época de esplendor del municipium romano de Allon (Villajoyosa), a juzgar por la costosísima tumba que se mandó construir, rodeada de uno de los mayores recintos funerarios conocidos en Europa.

Estas investigaciones se presentarán en una conferencia durante las jornadas sobre la Torre de Sant Josep que tendrán lugar en el salón de actos del Centro Social, los días 17 y 18 de mayo, para celebrar el Día Internacional de los Museos, este año con el lema ‘Museos y Paisajes Culturales’, ya que la torre y su jardín funerario, recién restaurados, forman uno de los paisajes culturales más atractivos y relevantes de Villajoyosa.  Las jornadas contarán con la presencia de arqueólogos tan prestigiosos como Manuel Bendala y Lorenzo Abad, catedráticos de Arqueología de las Universidades Autónoma de Madrid y de Alicante, respectivamente, que publicaron el primer estudio sobre la torre en 1984.

inscripcion-torre-sant-josep-3

 

16 mayo 2016 at 8:29 pm 1 comentario

La Vila restaura el recinto funerario que rodea la torre romana de Sant Josep

La Concejalía de Patrimonio Histórico pone en marcha los trabajos para ejecutar el recrecimiento del muro

la-vila-sant-josep

Torre de Sant Josep de Villajoyosa. Foto: Villajoyosa.tv

Fuente: Diario Información    18/02/2016

Lavado de cara a uno de los puntos más emblemáticos de La Vila Joiosa. La Concejalía de Patrimonio Histórico, dirigida por la edil Mª Ángeles Gualde, ha iniciado los trabajos de restauración y musealización del entorno que rodea la torre de Sant Josep, considerado como uno de los recintos funerarios romanos mejor conservados de toda Hispania.

La torre de Sant Josep, que data del siglo II d.C., fue restaurada el año pasado y ahora la actuación continuará con la mejora del recinto que envuelve esta construcción romana, como pudo comprobar ayer el alcalde de La Vila, Andreu Verdú, quien junto a la edil de Patrimonio Histórico visitó la zona.

El recinto funerario que rodea la torre de Sant Josep es uno de los más conocidos del territorio peninsular. Para su restauración se está realizando un recrecido sobre un total de 32 metros lineales que servirá para una mejor comprensión del mismo y como método preventivo para su conservación. El proyecto está patrocinado por Elaine Evans y dirigido por el arquitecto Santiago Varela, de la Unidad de Patrimonio Histórico Artístico de la Delegación de Consellería de Educación, Investigación, Cultura y Deporte en Alicante, así como el arqueólogo Diego Ruiz de Vilamuseu. Además cuenta con la participación de Alicia Gomis, arquitecta técnica municipal de La Vila.

Técnica

Los trabajos de restauración, que están siendo ejecutados por la restauradora María José Velázquez de Vilamuseu y por los servicios municipales, consisten en un recrecimiento del muro funerario, con mortero de cal, arena lavada y áridos de granulometría diversa. El mortero se está aplicando con las mismas técnicas utilizadas en época romana, mediante pequeños encofrados o bien con mampostería irregular para proteger el muro original.

Para diferenciar la obra antigua del nuevo recrecido se ha separado con una malla de geotextil que garantiza la reversibilidad de la intervención. Así, en un futuro se podrá deshacer la obra nueva sin afectar a los restos originales.

18 febrero 2016 at 2:35 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente