Posts tagged ‘Apolo’

Increíbles hallazgos en el Muro de Adriano: 350 piezas de calzado romano y otros objetos

La última campaña de excavaciones arqueológicas ha sacado a la luz unos objetos de lo más variopinto: figuras de bronce, cucharas, huesos e incluso un retrete

zapatoromano_ng

Suela de un zapato romano fechado alrededor del año 212 d.C. Foto: Hadrian’s Wall Country

Fuente: Alec Forssmann  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
16 de septiembre de 2016

Las excavaciones arqueológicas iniciadas en abril a lo largo del Muro de Adriano, en el norte de Inglaterra, han deparado unos hallazgos increíbles: más de 350 piezas de calzado romano, un busto de bronce del dios Apolo, una figura también de bronce de la diosa Ceres, duelas de barril, cucharas y una gran cantidad de huesos, cerámica y hierro, según informó el martes Hadrian’s Wall Country, que promociona este sitio reconocido como Patrimonio Mundial por la Unesco. También se han realizado los siguientes hallazgos: cuarteles de caballería, un retrete, hornos, suelos embaldosados y de tierra apisonada, patios exteriores pavimentados e impresionantes desagües, entre otras cosas.

Los arqueólogos han hallado dos figuras de bronce que representan a Apolo y a Ceres

bustodeapolo_ng

Busto de Apolo hallado durante las recientes excavaciones en Vindolanda, uno de los fuertes que custodiaban el Muro de Adriano.  Foto: Hadrian’s Wall Country

El calzado romano, encontrado durante las excavaciones en Vindolanda, incluye zapatos pequeños para niños, zapatos de mujeres y grandes botas que usaban los soldados para marchar. El calzado está desgastado o algunas de sus partes recicladas y los arqueólogos creen que los zapatos de cuero fueron arrojados intencionadamente alrededor del año 212 d.C., un año después de la muerte de Septimio Severo, quien reocupó y reforzó el Muro de Adriano. Respecto a la figura de Ceres, la segunda encontrada en el Fuerte Romano de Arbeia en los dos últimos años, encaja perfectamente con el lugar, ya que Ceres era la diosa de la agricultura y Arbeia fue originalmente un centro de abastecimiento de grano, para alimentar al ejército estacionado en el Muro de Adriano.

dueladebarril_ng

Duela de barril con una inscripción. Foto: Hadrian’s Wall Country

16 septiembre 2016 at 6:28 pm 1 comentario

Descubren restos antiguos en la isla sagrada de Delos

Los arqueólogos subacuáticos han detectado vestigios pertenecientes a antiguas instalaciones portuarias y ocho barcos naufragados en las inmediaciones

delos1_NG

Pavimento formado por grandes losas que pudo formar parte de las antiguas instalaciones portuarias. Foto: Hellenic Ministry of Culture and Sports

Fuente: Alec Forssmann  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
29 de junio de 2016

Entre el 25 de mayo y el 15 de junio, la Eforía de Antigüedades Subacuáticas de Grecia ha continuado investigando la zona costera de Delos, especialmente la bahía de Skardana, con unos resultados sorprendentes, según informó ayer el Ministerio de Cultura de Grecia. Delos es una isla pequeña, árida y deshabitada, situada cerca de la concurrida Miconos y accesible en barco, pero está protegida y no se permite pernoctar en la isla. Delos es sagrada, la cuna del legendario nacimiento de Apolo, una isla flotante y errante que quedó fijada al mar cuando Leto engendró a Apolo.

Delos es una isla pequeña pero sagrada, la cuna del legendario nacimiento de Apolo

delos2_NG

Suroeste de la bahía de Skardana, a unos 35 metros de la cual han aparecido los restos de una nave del período helenístico tardío. Foto: Hellenic Ministry of Culture and Sports

Los arqueólogos subacuáticos han detectado restos de unos muros a lo largo de la costa y fragmentos de una columna caída, a menos de cinco metros de profundidad. Un pavimento formado por grandes losas pudo formar parte de las antiguas instalaciones portuarias, pero aún se desconoce su función. Por otro lado, a unos 35 metros al noroeste de la bahía de Skardana han aparecido los restos de una nave del período helenístico tardío y, entre Delos y la isla de Rhenia, se han descubierto los restos de siete mercantes antiguos: cinco del período helenístico tardío, uno de época romana y otro que transportaba material de construcción, concretamente pizarra. “Estos hallazgos indican que Delos experimentó un rápido crecimiento económico después del año 167 a.C., cuando los romanos convirtieron la isla en un enclave comercial que conectaba el Mediterráneo oriental y occidental”, señala el comunicado.

delos3_NG

Restos de una nave naufragada de época romana. Foto: Hellenic Ministry of Culture and Sports

delos4_NG

Exploración de restos arqueológicos en la bahía de Skardana. Foto: Hellenic Ministry of Culture and Sports

29 junio 2016 at 12:39 pm Deja un comentario

Hallan una estatua de Artemisa y otra de Apolo en la isla de Creta

Ambas estatuas están fechadas a comienzos de la era cristiana y probablemente decoraron el altar de una suntuosa residencia romana

artemisa_NG

La diosa protectora de los animales salvajes fue representada con su inseparable arco y a punto de disparar una flecha. Foto: Ministry of Culture, Greece

Fuente: NATIONAL GEOGRAPHIC

Maravillosos hallazgos en el sitio arqueológico de Áptera, situado al sureste de La Canea, en la isla de Creta. El Ministerio de Cultura de Grecia anunció ayer el hallazgo de dos estatuas, de medio metro de altura aproximadamente, que representan a Artemisa y a Apolo, su hermano gemelo. La estatua de Artemisa está hecha en cobre y la de Apolo en mármol. Ambas han sido fechadas a finales del siglo I o comienzos del siglo II d.C.

artemisa_2_NG

Parte posterior de la estatua de Artemisa. Foto: Ministry of Culture, Greece

La diosa protectora de los animales salvajes fue representada con su inseparable arco y a punto de disparar una flecha, aunque su arma mortífera no se ha conservado. Cubre su cuerpo con un quitón y su gélida mirada conserva el material blanco usado a modo de esclerótica.

El dios Apolo, la quintaesencia de lo griego, fue representado con el cuerpo desnudo, rígido y en reposo, en contraste al movimiento que expresa su hermana. Conserva restos de pintura roja.

apolo_NG

El dios Apolo fue representado con el cuerpo desnudo, rígido y en reposo. Foto: Ministry of Culture, Greece

Sus respectivos pedestales han sido hallados uno al lado del otro, por lo que probablemente formaban un conjunto. Los arqueólogos creen que ambas esculturas fueron importadas de centros artísticos fuera de Creta, con la intención de decorar un altar de una suntuosa residencia romana.

pedestales_NG

Sus respectivos pedestales han sido hallados uno al lado del otro, por lo que probablemente formaban un conjunto. Foto: Ministry of Culture, Greece

27 enero 2016 at 6:25 pm Deja un comentario

Una excavación revela dos magníficas estatuillas en Creta

Importante hallazgo en el sitio arqueológico de Áptera, en la región de Chania, en Creta (Grecia)

Aptera

Fuente: ANA-MPA  | A. Makris – Greek Reporter     26/01/2016

Se trata de dos esculturas de pequeño tamaño (de 0.54 cm. de altura aproximadamente), una de Ártemis de cobre y una segunda de su hermano Apolo de mármol . La estatua de Ártemis, diosa protectora de Áptera, se encuentra en excelentes condiciones y estaba de pie sobre una base cuadrada de cobre. Lleva un chiton o túnica corta y está lista para disparar su arco. La conservación del material blanco utilizado para el iris de sus ojos es espectacular.

La estatuilla de Apolo es más simple y en total contraste con la representación enfática de la diosa protectora dominante. Sin embargo, la escultura es de excelente ejecución artística, con un uso aparente del color rojo.

Ambas estatuillas fueron importadas probablemente de centros artísticos de fuera de Creta con la intención de servir de decoración para un altar de una residencia de lujo romana. Las primeras estimaciones datan ambas estatuillas entre finales del siglo I – principios del siglo II d.C.

26 enero 2016 at 9:55 pm 1 comentario

Descubren un antiguo oráculo en el centro de Atenas

Un pozo situado en el antiguo barrio de los alfareros fue utilizado en algún tipo de ritual de hidromancia, un método de adivinación por medio del agua

oraculo_de_atenas

Fuente: Alec Forssman  |  NATIONAL GEOGRAPHIC

El Kerameikos o Cerámico, situado al noroeste de la Acrópolis, en pleno centro de Atenas, fue el barrio de los alfareros en la Antigua Grecia, regado por el riachuelo Erídanos, que aún corre por las entrañas de la ciudad. El antiguo barrio de los ceramistas también es conocido por su extensa necrópolis, repleta de estelas y monumentos funerarios de diferentes épocas. En las cercanías se conservan los restos de un gran santuario atribuido primero a Hécate, protectora de la descendencia pero también poseedora de las llaves del infierno, y posteriormente a Ártemis Soteira, la que cura y alivia el sufrimiento de los mortales. Las excavaciones emprendidas por Kyriakos Mylonas a finales del siglo XIX sacaron a la luz un ónfalo de mármol en el centro de un recinto rectangular, entre un altar y la base de una estatua.

El ónfalo era una piedra cónica que representaba el ombligo del mundo, desde donde se había iniciado la creación del cosmos. “En 2012, unas labores de limpieza revelaron que el ónfalo estaba perfectamente montado sobre una losa de mármol que cubría una abertura”, revela Jutta Stroszeck, directora de las excavaciones en Kerameikos, a Historia National Geographic. “Esto motivó una investigación posterior, que se ha desarrollado este año. El ónfalo fue levantado de forma segura con la ayuda de una grúa. Y entonces empezaron las emociones…”, añade Stroszeck, del Instituto Arqueológico Alemán de Atenas.

oraculo_de_atenas_2

Bajo el ónfalo apareció un pozo circular que dejó estupefactos a los arqueólogos. Estaba construido con cilindros de arcilla y cubierto con más de veinte inscripciones en griego, todas repitiendo la misma frase: “Ven a mí, oh Peán, trae el oráculo verdadero”. El término “Peán” es uno de los epítetos con que se designaba al dios Apolo, el hijo de Zeus. Hasta ahora se conocía el oráculo de Delfos, dedicado a Apolo, pero ninguno en Atenas. El pozo fue utilizado en algún tipo de ritual de hidromancia, un método de adivinación por medio del agua. “El hallazgo es importante porque por primera vez se ha descubierto un antiguo oráculo que estaba justo en el centro de Atenas”, afirma Stroszeck. “Los trabajos de restauración continúan. La presentación de los hallazgos se realizará durante la segunda mitad de este año”, concluye.

oraculo_de_atenas_3

8 septiembre 2015 at 11:33 pm Deja un comentario

Importantes hallazgos arqueológicos en el centro de Atenas

El Ministerio de Cultura de Grecia anunció el pasado viernes dos importantes hallazgos en las zonas arqueológicas del cementerio del Cerámico y del Ágora romana, en el centro de Atenas

pozo-apolo-ceramico

Vista de la boca del pozo descubierto en el antiguo cementerio del Cerámico, en Atenas. Crédito de la foto: Ministerio de Cultura de Grecia

Fuente: Archaeology       31/08/2015

En el sitio arqueológico del Cerámico, arqueólogos del Instituto Arqueológico Alemán han sacado a la luz un pozo utilizado probablemente para rituales de hidromancia. El pozo fue descubierto cuando los arqueólogos retiraron una losa de mármol; en sus paredes figuraba una inscripción dirigida a Apolo, el antiguo dios griego de la profecía, y fue probablemente utilizado para la adivinación en época romana temprana, según las letras. El hallazgo es excepcionalmente significativo, ya que identifica este lugar como el primer y único sitio de adivinación de Apolo en Atenas, lo que confirma el culto al antiguo dios junto con su el de su hermana Artemisa y restaura la correcta interpretación de K. Mylonas hecha a finales del siglo XIX como un santuario dedicado a una tercera diosa, a Hécate.

Torre de los Vientos

La Torre de los Vientos, donde se han encontrado fragmentos pinturas murales cristianas. Crédito de la foto: Ministerio de Cultura de Grecia.

La invocación que figura en las paredes del pozo es “ΕΛΘΕ ΜΟΙ Ω ΠΑΙΑΝ ΦΕΡΩΝ ΤΟ ΜΑΝΤΕΙΟΝ ΑΛΗΘΕC”. Según el comunicado del Ministerio de Cultura griego, la identificación de más de 20 inscripciones con contenido relevante refleja la conexión del pozo con el santuario de Apolo en Atenas.

La excavación se ha llevado a cabo bajo la dirección del Dr. Jutta Stroszeck, del Instituto Arqueológico Alemán, y la supervisión del Eforato de Antigüedades de Atenas.

Otro hallazgo significativo es el que ha tenido lugar en el Ágora romana, en el Horologion de Andrónico de Cirro, más conocido como la “Torre de los Vientos”. Durante unos trabajos de mantenimiento en este edificio del siglo II a.C. han salido a la luz por primera vez restos de pinturas murales de tema cristiano. El Eforato de Antigüedades de Atenas publicará una datación más precisa de los hallazgo a la conclusión de los trabajos. Con todo, se confirma así el uso reiterado del monumento en época bizantina, lo que ha contribuido probablemente a la preservación de la Torre.

torre-de-los-vientos-frescos

Interior del Horologion de Andrónico de Cirro o Torre de los Vientos. Vista de las pinturas murales. Crédito de la foto: Ministerio de Cultura de Grecia.

1 septiembre 2015 at 10:06 am Deja un comentario

Inventos griegos: Los autómatas de Herón

Desde el siglo III a.C. surgió en Alejandría una escuela de científicos que crearon sofisticadas máquinas, incluidos autómatas que imitaban los movimientos de seres vivos. Herón fue el más célebre de estos inventores

inventos_griegos

Herón hace una demostración ante los sabios de Alejandría de uno de sus mecanismos más emblemáticos, la eolípila, una bola hueca que rotaba por el vapor que salía del recipiente colocado debajo. Grabado del siglo XX. SCIENCE PHOTO LIBRARY / AGE FOTOSTOCK

Por Paloma Ortiz. Licenciada en Filología Clásica y traductora de los tratados de Arquímedes, Historia NG nº 138

Aunque suele decirse que los antiguos griegos mostraban desprecio por las materias técnicas, en realidad esta actitud era propia de una minoría intelectual, no del conjunto de la población. De hecho, hay muchos indicios que muestran que la destreza manual y el trabajo especializado eran apreciados y admirados por la mayoría de los helenos. Incluso existía una categoría de inventores llamados prôtoi heuretaí, «descubridores primeros», que gozaron de gran estima, hasta el punto de que algunos fueron considerados divinos, como en el caso de Apolo, inventor de la lira.

Los griegos inventaron gran número de técnicas y máquinas. La mayoría eran de uso práctico y se utilizaban en la construcción, la carpintería, la navegación o la guerra. Muchas llegaron a ser notablemente complejas: incorporaban palancas, ruedas, ejes, poleas e incluso tornillos, y se accionaban no sólo mediante la fuerza humana o animal, sino también por energía hidráulica o aire comprimido. Pero quizá la máxima expresión de la inventiva griega se encuentre en unos artilugios que no tenían una función económica concreta, pensados para asombrar a los espectadores con su capacidad para moverse por sí mismos e imitar las acciones de un ser vivo: los autómatas.

El interés de los griegos por estos mecanismos se remonta muy atrás en el tiempo; por ejemplo, ya Homero habla en la Ilíada de los autómatas creados por Hefesto, el dios del fuego y la forja. Sabemos, asimismo, que existieron obras que se ocupaban de estas materias, pero casi todas se han perdido, por lo cual sólo conocemos los logros de los inventores más antiguos por las anécdotas que se cuentan sobre ellos. Es el caso del primer inventor documentado, el pitagórico Arquitas de Tarento que entre los siglos IV y III a.C. compaginó la dedicación a la matemática teórica con la ingeniería, como hicieron muchos de los grandes inventores griegos. A Arquitas se le atribuían, además de la invención del tornillo, la fabricación de una paloma de madera que llegó a volar y que «se sostenía por contrapesos y se movía a base de aire encerrado dentro».

El siglo de los inventos

Sin duda, el siglo III a.C. fue el «gran siglo de los inventos» griegos. Arquímedes, el gran matemático de Siracusa (Sicilia), ideó sistemas de poleas para desplazar grandes cargas, su famoso tornillo –que facilitaba sacar a la superficie el agua acumulada en el fondo de las minas– y múltiples ingenios de guerra, entre ellos poderosas catapultas. En Alejandría, Ctesibio construyó el primer órgano hidráulico y el primer reloj de agua preciso, y también fue el primero en emplear la fuerza del aire y del agua a presión en sus mecanismos, dando así los primeros pasos en el desarrollo de la hidráulica. De él derivan probablemente muchas de las ideas básicas desarrolladas por su discípulo Filón de Bizancio y, más tarde, por Herón de Alejandría en el siglo I d.C.

No es casual que Ctesibio, Filón y Herón desarrollaran su actividad en Alejandría. Desde su fundación en 332 a.C. por Alejandro Magno, la ciudad se convirtió en la gran capital cultural del Mediterráneo y atrajo a una larga serie de estudiosos que trabajaron en sus célebres biblioteca y museo. Al mismo tiempo, el ambiente alejandrino tuvo mucho que ver con el interés de estos mismos científicos por el desarrollo de los autómatas. Muchos fueron creados ex profeso para las celebraciones públicas, con el objetivo de entretener, sorprender y, al mismo tiempo, mostrar la magnificencia y el poderío de los gobernantes que organizaban los eventos.

Alejandría, destino de sabios

Demetrio de Falero fue un político y filósofo ateniense que se trasladó a Alejandría a principios del siglo III a.C. Allí se dedicó, entre otras cosas, a organizar procesiones que «iban precedidas por un caracol mecánico que se movía por sí mismo y que escupía baba», según recoge el historiador Polibio (aunque hay quien interpreta que lo que escupía era agua perfumada). El rey Ptolomeo II Filadelfo, por su parte, organizó en Alejandría una gran procesión dionisíaca en la que, según Ateneo, participaron, ricamente ataviados a expensas del rey, cortejos de silenos, sátiros, victorias con alas de oro, niños con incienso y mirra, bacantes… y un autómata que representaba a Nisa, la ninfa que amamantó a Dioniso, sentada en un carro. La figura, de unos dos metros de alto, iba «revestida con una túnica amarilla con bordados de oro y envuelta en un manto laconio. Se ponía en pie mecánicamente, sin que nadie le acercara las manos, y tras hacer una libación de leche con una pátera de oro, se sentaba de nuevo. En la mano izquierda llevaba un tirso atado con vendas, y portaba una corona de hiedra de oro y racimos de piedras preciosas muy valiosos».

Al igual que otros muchos sabios, Ctesibio también ideó artilugios mecánicos destinados a los espectáculos públicos. Concretamente se le atribuye un ritón –un vaso ritual para las libaciones– que representaba al dios egipcio Bes y que cuando se abría para que corriera el vino emitía un sonido de trompeta. Se lo había encargado el almirante Calícrates, perteneciente al círculo ptolemaico, y estaba depositado como ofrenda en el templo de Arsínoe-Afrodita, cerca de Alejandría. Pero quien dejó mayor número de estas invenciones espectaculares fue Herón de Alejandría, al que se ha considerado como el inventor por excelencia de la historia griega.

Las creaciones de Herón

No queda mucha información sobre la vida de Herón. Sólo sabemos que nació en Alejandría y que algunos manuscritos le dan el sobrenombre de mechanikós, término que se aplica a personas astutas, ingeniosas o hábiles para inventar o construir instrumentos para un fin concreto. Se ha debatido incluso sobre cuándo vivió, aunque hoy día se lo sitúa de modo prácticamente unánime a mediados del siglo I d.C.

Matemático e ingeniero, como sus predecesores, Herón no fue un gran creador. Él mismo reconocía su deuda con quienes le precedieron, pues en el prólogo de su Pneumática afirma que escribe porque «hay poner en orden lo que nos transmitieron los antiguos y añadir lo que nosotros mismos hemos descubierto». Escribió tratados sobre instrumentos de carácter práctico, como el dedicado a la dioptra –un instrumento que se usaba para medir distancias angulares en topografía y astronomía– o a la construcción de máquinas de tiro. Sin embargo, los más recordados hoy en día son los que dedicó a la pneumática y la construcción de autómatas, en los que se describen numerosos mecanismos ideados por el propio Herón o perfeccionados a partir de modelos anteriores.

Muchos de ellos pretendían producir sorpresa y asombro en los espectadores, para lo que Herón ponía cuidado en dejar oculto el mecanismo. Y es que ya decía Aristóteles, en la Mecánica, que «los artesanos […] fabrican el instrumento ocultando su principio para que quede a la vista sólo lo admirable del mecanismo, mientras que la causa queda invisible». Herón era muy consciente de la importancia del efecto sorpresa. En uno de sus tratados escribe: «Tenemos que servirnos necesariamente de las medidas indicadas, pues si son mayores cabrá sospecha respecto al espectáculo de que haya alguien dentro moviéndolo. Por eso, tanto en los autómatas fijos como en los que andan hay que tener cuidado con los tamaños, por si surge la sospecha». Entre sus proyectos encontramos «ritones mágicos» de los que mana agua, vino o una mezcla de ambos; pájaros que emiten sus trinos cuando se acercan a beber, o jarras que «cantan» cuando se las llena. Herón diseñó un método para que al abrirse la puerta de un templo sonara una trompeta, e incluso un sistema de apertura automática de las puertas de un templo cuando el sacerdote prendía fuego en un altar para realizar un sacrificio; cuando el fuego se apagaba, las puertas se cerraban. Hasta ideó una especie de «máquina tragaperras»: una vasija que dejaba fluir el agua de las abluciones cuando se le echaba una moneda.

Juguetes sofisticados

Ciertos investigadores piensan que todas las invenciones de Herón tenían una función religiosa, pero el ritón del que manaban ora agua, ora vino parece una broma poco piadosa, y tener que pagar por el agua de las abluciones raya en lo irrespetuoso. En cuanto a las «puertas automáticas» de los templos, es impensable que el mecanismo estuviera pensado para puertas y edificios auténticos; de hecho, Herón no habla de «templos» (naoí), sino de «maquetas de templos» o «templos pequeñitos» (naískoi).

Cabe suponer más bien que las piezas cuya construcción describe Herón estaban hechas a imitación de los grandes autómatas que aparecían en los eventos públicos sufragados por los gobernantes: eran encargadas por personajes de las clases pudientes para exhibirlas ante sus invitados en un banquete. Como sólo las iban a contemplar grupos reducidos, las piezas no debían ser grandes y podían ser mecanismos delicados y de bellas proporciones. Al igual que los grandes autómatas en las procesiones, debían despertar el asombro de los espectadores y poner de relieve la magnificencia del dueño de la casa. Eran, pues, en cierto modo, juguetes, pero juguetes de enorme sofisticación, ilustrativos del extraordinario nivel que los griegos alcanzaron en la mecánica, en la hidráulica y en la artesanía de precisión.

Para saber más

Ciencia griega. Benjamin Farrington. Icaria, Barcelona, 1986.
Arquímedes, el gran inventor de Grecia. Historia NG, n.º 122.
Alejandría. Lindsey Davis. Edhasa, Barcelona, 2009.

7 julio 2015 at 8:50 am 1 comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2017
L M X J V S D
« Abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente