Posts filed under ‘yacimientos arqueológicos’

Pompeya, descubierto un tercer caballo

Los restos óseos han sido hallados en el mismo ambiente donde se encuentra el calco del ejemplar completo. Osanna: “Excavaremos toda la villa”

Fuente: ANTONIO FERRARARepubblica
13 de mayo de 2018

Había un tercer caballo en el establo de la villa romana excavada en Civita Giuliana, en la zona norte fuera de las murallas de Pompeya.

Nuevos huesos han salido a la luz en las últimas horas y según un primer examen realizado por la arqueozoóloga Chiara Corbino (que está siguiendo la excavación en la villa profanada por los ladrones de tumbas) pertenecen a un tercer animal, presumiblemente del mismo tipo del que se hizo el calco. “Quería ser sacado ese caballo – bromea Massimo Osanna, director del Parque Arqueológico – y la realización del calco nos ha dado información muy importante para la historia de Pompeya”.

El descubrimiento de los restos del tercer ejemplar ha tenido de nuevo lugar en el interior del establo de la villa romana de Civita Giuliana, un entorno que los arqueólogos han indicado con la letra “d” y que es el más devastado por los ladrones de tumbas. De hecho, en tres de los cuatro lados del entorno han sido realizados túneles clandestinos: uno de ellos ha interceptado por completo al segundo caballo, del cual, precisamente por el colapso del túnel, sólo se han recuperado hasta el momento sus patas. El tercer caballo estaba en otra área. El caballo del desfile del que se tomó el molde de yeso estaba de hecho en el centro del ambiente y todavía no había sido tocado por excavadores clandestinos. Pero el riesgo de destrucción era muy alto.

Por lo tanto, caballos importantes, al menos tres, destinados a las carreras y a los desfiles, encontrados enjaezados y con restos de las bridas. “Preparados probablemente – señala Osanna – para ser montados para huir. Por eso no podemos descartar que si continuamos la excavación, fuera del establo pudiéramos encontrar tanto los restos de un carro como los restos óseos de aquellos hombres que se preparaban para escapar de la furia de la erupción del 79 d.C.”.

Apagados los reflectores sobre el excepcional descubrimiento de Civita Giuliana, el Parque Arqueológico está trabajando para completar la exploración del sitio e imaginar su gestión futura. El coste de la intervención ha sido de 250.000 euros, incluidas las pruebas para localizar los túneles excavados por los ladrones de tumbas desde la casa de enfrente a lo largo de los años. Entre las áreas exploradas también una parte del campo de cultivo del 79 después de Cristo, todavía con restos de los surcos dejados por los antiguos campesinos: aquí, han sido tomadas muestras de terreno para rastrear a través de análisis de paleobotánica los cultivos típicos de la antigua Pompeya.

Dos semanas más de trabajo aguardan a los arqueólogos en la propiedad Russo sujeta a una ocupación temporal. La familia Russo produce Lacryma Christi desde 1948 en Trecase, un pueblo al pie del Vesubio, entre Torre Annunziata y Boscotrecase. Y de inmediato aceptó la solicitud de la Superintendencia de excavar en su propia parcela agrícola. El Parque Arqueológico está a punto de iniciar la expropiación de la zona, en tanto que una licitación está lista para excavar en la casa que se encuentra al borde de la carretera. En el presupuesto de 2019 se asignarán fondos para la recuperación de toda la villa y para llevar a cabo investigaciones más allá de la carretera, en la zona desde la que se ramifican los túneles clandestinos.

“Mi sueño – confiesa Osanna – es reestructurar la casa Russo, un bello ejemplo de arquitectura rural vesubiana, y convertirla en un centro de recepción para visitantes una vez que hayamos excavado y arreglado la villa. Aquí podría surgir un centro didáctico para contar la Pompeya después de la erupción, a la luz del descubrimiento de la tumba de un pompeyano que murió entre finales del siglo I y el siglo II d.C. Contaremos la microecología del Vesubio que sobrevive y de la que aún hoy se encuentran vestigios”.

 

Anuncios

13 mayo 2018 at 8:28 pm Deja un comentario

El ninfeo de Valeria, el más grande del mundo romano, afronta una nueva recreación

La empresa Carpetania Integra llevará a cabo labores de preservación y puesta en valor de uno de los cuerpos principales de esta fuente monumental

Muro del foro, ninfeo y tabernae de Valeria. / Ramón Belenguer (Facebook Carpetania Integra)

Fuente: PACO AUÑÓN – Cuenca  |  Cadena SER
12 de mayo de 2018

A lo largo de este mes de mayo comenzarán las obras de recreación del ninfeo de la antigua ciudad romana de Valeria, en Cuenca. Se trata de la fuente monumental más grande y más antigua de las documentadas en el antiguo Imperio Romano Occidental.

Recreación virtual del alzado del ninfeo de Valeria. / Facebook Carpetania Integra

Construida en el siglo I d. C, la fuente está adosada al foro de Valeria y junto a una serie de tabernae o tiendas. Es el ninfeo en fachada más grande de los conservados hasta el momento en el mundo romano y tiene una longitud de 86 metros. Aunque en la actualidad carece de la ornamentación y decoración que debió darle esplendor hace 2.000 años, aún es fácil imaginar cómo sería este espacio urbano con catorce caños de agua.

Las obras, que acaban de adjudicarse a la empresa de arqueología Carpetania Integra, consistirán en “destacar, preservar y poner en valor parte de los restos, de tal forma que en el contexto sean explicables”, como nos explicado el arqueólogo de esta empresa, Chema López, en el programa Hoy por Hoy Cuenca.

La empresa tiene previsto empezar las obras este mes de mayo y se prolongarían por un periodo de entre tres y cinco meses.

Además, también se han adjudicado a esta empresa las obras de rehabilitación de la ermita de Santa Catalina de Valeria que consistirán en el recrecido de los muros y la instalación de una cubierta.

Ambos proyectos están promovidos por la EATIM de Valeria y cuentan con el apoyo económico de la Diputación Provincial.

 

13 mayo 2018 at 12:13 pm 1 comentario

Arqueólogos de Jaén documentan una travesura infantil cometida hace 20 siglos

Niños extrajeron teselas durante la demolición de un palacio romano descubierto en Cástulo

Figura del mosaico de los amores a la que los niños romanos arrancaron teselas – ABC

Fuente: JAVIER LÓPEZ – Jaén |  ABC
12 de mayo de 2018

A finales del siglo I después de Cristo se demolió el edificio romano en el que se encuentra el mosaico de los Amores, uno de los principales hallazgos del yacimiento linarense de Cástulo. Más de 2.000 años después un grupo de arqueólogos ha constatado que algunas personas entraron en la ruina, y extrajeron teselas de pasta de vidrio de las zonas que aún eran visibles entre los escombros. Lo hicieron antes de que quedaran ocultas bajo los estucos de las paredes derribadas. Su hipótesis apunta a que los autores fueron niños romanos que protagonizaron una travesura.

Gracias a la estratigrafía se sabe que la demolición del edificio se produjo a finales del siglo I. También que el derribo se produjo de forma planificada, y que se retiraron previamente materiales susceptibles de ser reutilizados en otras construcciones, como las vigas del techo y el tejado. Retirar los mosaicos habría sido un trabajo arduo, de modo que permanecieron debajo de los sedimentos hasta que, 20 siglos más tarde, sus descubridores han captado detalles en ellos que sustentan su criterio de que una mano infantil está detrás de la mutilación artística.

El coordinador del yacimiento de Cástulo, Francisco Arias, enmarca el hecho en torno al año 96, cuando el emperador Domiciano fue asesinado en Roma tras una conspiración palaciega tramada por oficiales cortesanos y abanderada por el chambelán imperial. Tras el crimen, el edificio, destinado a rendirle culto, se convirtió, empero, en una víctima colateral arquitectónica, afectado directamente por la aplicación de la damnatio memoriae (condena de la memoria). Por entonces, el mosaico de los Amores ya se encontraba terminado.

El nuevo poder romano exigió su demolición. Arias sostiene que el proceso para demoler un edificio de casi 700 metros cuadrados duraría semanas y que en ese intervalo niños accedieron al interior con la intención de arrancar las teselas de color más llamativo, fabricadas con pasta de vidrio. Un adulto, aclara, habría actuado de otra forma, ya que habría tenido intencionalidad, bien de arramblar con el mosaico para reutilizarlo en otro lugar, bien de destruirlo para acabar así con cualquier vestigio que honrara la memoria de emperador con el que concluye la dinastía Flavia.

¿Qué teselas arrancaron previsiblemente niños de esta ciudad romana? El arqueólogo cita cuatro en concreto: las del pelo de la figura que representa el otoño, formado previsiblemente por hojas de parra, las de un carcaj, las de un manto y las de un faisán. Eran, asegura Arias, de colores muy vivos (naranjas, rojos, amarillos, azules y verdes). No lo intuye, lo sabe. Y esto porque existe un faisán exactamente igual, pero con las teselas en su sitio, en el mosaico de los Amores.

El mosaico objeto de la travesura se ha convertido en uno de los ejes arqueológicos de Cástulo, donde los hallazgos de piezas de gran relevancia histórica son constantes. Entre ellos destaca el de una patena del siglo IV de excepcional importancia por su singularidad y su calidad. Hallada en el yacimiento linarense hace tan sólo 4 años, es, según los expertos, la primera representación de la figura de Cristo de cuántas han sido descubiertas en España. En el vidrio transparente, fino y labrado, se refleja la figura de Jesús con dos apóstoles. Al parecer, San Pedro y San Pablo.

El hallazgo de esta pieza paleocristiana evidencia la gran riqueza arqueológica de Cástulo, cuyo director, Marcelo Castro, ha expuesto que el subsuelo esconde aún numerosos vestigios históricos. Como un circo romano, tal y como revelan las tomas de imágenes realizadas recientemente con tecnología avanzada por el Instituto Geográfico Nacional para elaborar mapas topográficos. La presencia de este monumento acredita la relevancia que adquirió esta ciudad durante la etapa romana, acrecentada tras apoyar a Roma en su enfrentamiento con Cartago.

 

12 mayo 2018 at 12:11 pm Deja un comentario

Descubren en Egipto restos de un templo romano del siglo II

Arqueólogos en Egipto descubrieron los restos de un templo que data del siglo II, informó el Ministerio de Antigüedades el jueves

Foto: MINISTERIO DE ANTIGÜEDADES

Fuente: AP  |  20minutos.com
10 de mayo de 2018

El templo, que data del reinado del emperador romano Antonino Pío, fue encontrado cerca del oasis de Siwa en el desierto occidental. Incluye los cimientos de un gran edificio de piedra caliza.

Abdel-Aziz al-Dimeiry, jefe de la misión arqueológica, dijo que encontraron una pintura de piedra caliza de cinco metros de largo con inscripciones griegas y decorada con el disco solar rodeado de cobras.

Agregó que la pintura, que se cree que es parte de la entrada del templo, se encuentra en buenas condiciones y se someterá a restauración.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

10 mayo 2018 at 6:26 pm 1 comentario

Patrimonio aprueba la extracción del mosaico romano del siglo II d. C. hallado en una calle de Cantillana

Fue hallado durante unas obras de la calle Sacristán José Díaz Hidalgo del casco histórico del municipio junto con un pozo de la misma época

La Junta ha dado luz verde para extraer el mosaico de Cantillana para su mejor conservación – ABC

Fuente: ABC de Sevilla
9 de mayo de 2018

La Comisión Provincial de Patrimonio, dependiente de la Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía en Sevilla, presidida por el delegado territorial, José Manuel Girela, aprobó ayer el proyecto de extracción y exposición pública del mosaico romano hallado durante las obras adscritas al Programa de Fomento de Empleo Agrario y Rural (Pfoea) de 2017 en la calle Sacristán José Díaz Hidalgo de Cantillana.

Este proyecto contempla la extracción del mosaico y todas las estructuras aledañas —como el pozo, cordones, columnas y otros— de su ubicación actual, y el traslado a un soporte inerte, con el fin de dotar a las piezas de una base estable que aísle al mosaico de humedades de capilaridad procedentes de la ubicación de origen, y que son el principal agente de deterioro de este tipo de piezas.

Este espectacular mosaico romano datado en el siglo II después de Cristo y hallado en el marco de unas obras planeadas en la citada calle del casco histórico constituye un legado de la antigua «Naeva» romana, de la que nace la actual Cantillana.

Además, después de aquel hallazgo acontecido en noviembre de 2017, en enero de este año la alcaldesa del municipio, Ángeles García, informaba a E.P. de que en la calle de la Iglesia, cercana a la calle Sacristán José Díaz, habían sido descubiertos diferentes segmentos de muro procedentes de edificaciones romanas y un gran trozo de friso de mármol decorado.

En esa misma fecha, se supo que el Ayuntamiento de Cantillana y la delegación territorial de la Consejería de Cultura iban a «trabajar» para que el mosaico romano fuera conservado en su enclave original y fuera objeto de un proyecto «arquitectónico y arqueológico que permita» su contemplación.

En ese sentido, remarcó que tratándose de una actuación próxima a la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y de los restos de la antigua muralla musulmana, construida a partir de la primigenia fortificación romana, estaba claro que la obra debía contar «con un arqueólogo desde el minuto uno», tratándose en este caso de un profesional aportado por la Diputación.

 

10 mayo 2018 at 7:43 am Deja un comentario

Tras dos mil años de misterio descubren cómo funcionaba la legendaria “Puerta del Infierno”

Entrada al Inframundo o Plutonium. Descubierto en 2012 en Hierápolis | imagen Wikipedia Creative commons

Fuente: Javier Peláez  |  YAHOO Noticias
6 de mayo de 2018

En la mitología griega y romana Plutón era el dios del Inframundo. Para los cultos romanos, al contrario que las creencias católicas, ese tenebroso lugar no era una idea abstracta sino que existía realmente en la Tierra e incluso se podía acceder a él a través de diferentes puertas.

A esos accesos al inframundo se les conocía como “Plutonium” y solían situarse cerca de cuevas y aguas termales que desprendían vapores tóxicos y olores putrefactos. En la actualidad conocemos tres de esas puertas romanas al infierno. Una se encuentra a mitad de camino de las ciudades turcas de Aydin y Nysa, una segunda se sitúa a orillas del lago Averno, y la tercera la podemos localizar en la ciudad de Hierápolis, también en Turquía.

De esta tercera puerta al infierno ubicada en Hierápolis, el cronista y geógrafo romano Estrabón, ya por el siglo I antes de Cristo, explicaba lo siguiente: “Su espacio está lleno de un vapor tan denso y brumoso que apenas se puede ver el suelo. Cualquier animal que pasa a su interior encuentra una muerte instantánea”. De hecho, el historiador quiso comprobar realmente el misterio de la Puerta al Inframundo y realizó un sencillo experimento: “Arrojé unos gorriones dentro de la cueva e inmediatamente dieron un último suspiro y cayeron muertos”.

Recreación artística del Plutonium de Hierapolis

La puerta del infierno en Hierápolis era un lugar común de sacrificios, allí los sacerdotes romanos entraban acompañados de animales como regalo a los dioses y en el interior de la cueva ocurría algo inquietante: Los animales (cabras, ovejas, aves) caían fulminadas a los pocos minutos de entrar, sin embargo los sacerdotes sobrevivían a la ceremonia. Por supuesto, aquello se interpretó como que los propios dioses elegían las ofrendas que les traían, dejando con vida a los sacerdotes que se las entregaban… así comenzó la leyenda del Plutonium de Hierápolis.

Una leyenda que incluso se vio confirmada recientemente, cuando en 2012, arqueólogos de la Universidad de Salento publicaron los resultados de sus excavaciones y descubrieron por fin la puerta de Hierápolis, donde además encontraron multitud de restos fósiles de animales y aves.

Piscinas termales de Pammukale, con grandes cantidades de bicarbonatos y calcio | imagen Wikipedia Creative Commons

Han pasado dos milenios desde las palabras de Estrabón y el misterio de la Puerta al Inframundo de Hierápolis seguía sin ser desvelado, hasta que hace unas semanas un equipo internacional de geólogos y vulcanólogos han descubierto la solución en un artículo, publicado en el Journal Archaeological and Anthropological Sciences, y titulado: “Deadly CO2 gases in the Plutonium of Hierapolis

Los investigadores entraron en el Plutonium portando instrumental para la medición de gases y encontraron altos niveles de dióxido de carbono concentrados en las capas más bajas de la cueva. Los datos indican que existen niveles de CO2 entre un 4% y un 53% dependiendo de la altura a la que te encuentres.

En los alrededores de la cueva se encuentran las célebres aguas termales de Pamukkale, donde dicen que se bañó la mismísima Cleopatra. Los gases que propician las abundantes fuentes termales también están presentes en la cueva y se acumulan a baja altura, afectando así a los animales que entraban.

El dióxido de carbono es más pesado que el aire, por lo que tiende a acumularse en las capas más bajas, cercanas al suelo, empujando el aire respirable hacia arriba. Los sacerdotes, al ser más altos, sobrevivían en aquella cueva… sus ofrendas caían asfixiadas, creando así un misterio que ha durado más de dos mil años.

 

7 mayo 2018 at 8:21 am Deja un comentario

El yacimiento romano de un pueblo de Guadalajara llega al New York Times

Un equipo de arqueólogos descubrió en 2016 bajo una ermita de Driebes (Guadalajara) la ciudad romana de Caraca, que se creía perdida

Diecinueve artistas del grafiti han cubierto los muros del pueblo con murales con temas romanos – Equipo arqueológico Caraca. Driebes/FACEBOOK

Fuente: ABC
5 de mayo de 2018

«Los 339 habitantes de Driebes tienen razones para estar preocupados: el pastor del pueblo ya tiene 82 años; a la escuela, construida para dar cabida hasta a cincuenta niños, solo asisten once; en lo que va del año, seis de sus residentes ancianos han muerto y no se ha registrado un solo nacimiento».

Así comienza The New York Times un artículo sobre Driebes, en la provincia de Guadalajara, y sobre la importancia del yacimiento arqueológico de Caraca en el aspecto cultural, histórico, patrimonial y turístico. Y sobre cómo un pequeño pueblo se aferra a esta posibilidad para sobrevivir a la despoblación del mundo rural.

Hace unos días se celebró en el Museo provincial de Guadalajara la conferencia «Primeras excavaciones en Caraca. Cerro de la Virgen de la Muela (Driebes)», en la que los directores de los trabajos de excavación, Emilio Gamo y Javier Fernández, expusieron los resultados de la primera campaña de excavación llevada a cabo en la zona.

I Jornadas Romanas de Driebes, en verano de 2017 -Equipo arqueológico Caraca. Driebes/FACEBOOK

La conferencia permitió conocer los resultados de esas primeras excavaciones que se llevaron a cabo el pasado año en el yacimiento de Caraca, con una financiación del Gobierno regional de 15.973 euros, a través de la orden de subvenciones para la realización de proyectos de investigación del patrimonio arqueológico y paleontológico de Castilla-La Mancha.

A través de esa subvención, se efectuaron excavaciones en la zona durante dos meses, para después llevar a cabo el trabajo de redacción de informes tras el estudio y análisis de los hallazgos y limpieza de los restos encontrados.

Lo que encontraron fueron los primeros restos de lo que alguna vez fue un importante asentamiento romano dedicado a la minería y la agricultura, con un foro, baños públicos y unos 1.800 habitantes.

Mediciones de los sillares de acceso a la ciudad en la calzada romana. La medición de estos elementos pueden darnos pistas de las dimensiones de los edificios públicos del Cerro de la Muela – Equipo arqueológico Caraca. Driebes

Ese núcleo urbano se remonta a los siglos I al II después de Cristo. Las catas efectuadas han permitido por ahora documentar la presencia de un foro y se ha registrado la existencia de columnas y un edifico público en dos platas superpuestas. También se ha excavado un segmento del «decumano», una de las principales vías de cualquier urbe romana.

Fue en 2016 cuando se iniciaron las tareas de investigación sobre Caraca en el propio terreno, junto a la Universidad Complutense de Madrid y con la financiación también del Gobierno regional, que destinó 3.572 euros al proyecto.

Esa primera fase consistió en una prospección arqueológica y geotécnica mediante la técnica de georadar, de cuyos resultados se dedujo que los restos del cerro de la Muela correspondían a la primera ciudad de época romana localizada en Guadalajara.

La antigua Caraca, la capital de la tribu celtibérica de los caracitanos, la única ciudad romana que existe en la provincia de Guadalajara, está bajo las ruinas de la ermita de la Virgen de la Muela de Driebes y tendría entre 8 y 12 hectáreas de dimensión.

Hasta ahora, el proyecto de Caraca tiene mucho de sueño y poco de realidad inmediata. «Es genial que los lugareños participen, pero las excavaciones suelen ser lentas y costosas», dice en el mencionado artículo Emilio Gamo, uno de los arqueólogos de Caraca.

Driebes – AYUNTAMIENTO DE DRIEBES/FACEBOOK

Ciudad Romana de Caraca

Caraca fue una ciudad romana de la provincia Tarraconense. Su conocimiento se debe a la referencia que hace Plutarco del asedio dirigido por Sertorio a sus habitantes, los caracitanos. Desde el siglo XVI, el río Tagonio fue identificado con el Henares y Caraca con la ciudad de Guadalajara, de ahí el uso de caracense como gentilicio para sus habitantes. Más tarde, Adolf Schulten la identificó con la localidad alcarreña de Taracena. Posteriormente, Caraca fue relacionada con Carabaña, en la Comunidad de Madrid, y el río Tagonio, con el Tajuña. En 1945, durante la construcción del canal de Estremera, apareció en Driebes el llamado tesoro de Driebes, compuesto de 13,8 kilogramos de piezas de orfebrería del siglo III a. C., hoy expuesto en el Museo Arqueológico Nacional. En 1981 Jorge Sánchez-Lafuente Pérez prospectó el cerro de la Virgen de la Muela, en el término municipal de Driebes, concluyendo que, por su situación, la importancia y extensión de sus ruinas, se trataba de un emplazamiento urbano altoimperial, posiblemente identificable con Caraca, siguiendo la opinión de Juan Manuel Abascal Palazón. A finales de 2016, una nueva prospección con georradar, de la mano de Emilio Gamo y Javier Fernández, confirmó la importancia del emplazamiento urbano y la posibilidad de que se tratase de la antigua Caraca. Fuente: Ayuntamiento de Driebes.

 

6 mayo 2018 at 9:18 am Deja un comentario

Entradas antiguas Entradas recientes


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2018
L M X J V S D
« Abr    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente