Posts filed under ‘mármoles del Partenón’

Recuperan objetos del ‘Mentor’, el barco naufragado de lord Elgin

El bergantín de lord Elgin se hundió en 1802 durante una tormenta en la isla griega de Citera, mientras transportaba un cargamento de mármoles del Partenón y de otros monumentos de la Acrópolis

Casco destruido de la nave. El naufragio del Mentor no se encuentra en buenas condiciones, como se puede apreciar en esta fotografía del casco destruido de la nave. FOTO: MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS, GREECE

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
15 de agosto de 2017

Entre el 8 y el 27 de julio, el Eforato de Antigüedades Subacuáticas de Grecia ha llevado a cabo nuevas investigaciones en el Mentor, el bergantín de lord Elgin, que se hundió en septiembre de 1802 durante una tormenta en la isla griega de Citera. El cargamento de mármoles que transportaba, del Partenón y de otros monumentos de la Acrópolis, fue recuperado tres años después.

Gregorios Logothetis, un cronista de Citera, relató el naufragio de la siguiente manera: “Un barco procedente de Atenas iba a anclar en Avlemonas cargado de cajas con varias estatuas preciosas de mármol y, puesto que la tripulación se quedó dormida, golpeó contra una roca y se rompió. Los mármoles en las cajas se hundieron en el fondo del mar y sólo las personas se salvaron, desnudas”.

Los arqueólogos subacuáticos han encontrado pertenencias personales de la tripulación y de los pasajeros del Mentor: piezas de ajedrez, pipas, viales (frasquitos para contener medicamentos inyectables), un cepillo de dientes, monedas de oro (una de Utrecht fechada en 1756), elementos decorativos de instrumentos musicales y dos botones metálicos con el símbolo del ancla, procedentes de un uniforme de la marina. El naufragio no se encuentra en buenas condiciones debido a la destrucción ocasionada durante las tareas de salvamento de 1802-1804 y en acciones posteriores.

Polea y restos de madera. Los arqueólogos subacuáticos han hallado restos de cuerdas y poleas entre la madera, empleadas durante las operaciones de salvamento de las reliquias. FOTO: MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS, GREECE

 

Objetos de hierro. Objetos de hierro hallados durante las exploraciones realizadas en julio de 2017. FOTO: MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS, GREECE

 

Restos de un mueble. Restos de un cajón que formaba parte de un mueble de madera. FOTO: MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS, GREECE

 

Anuncios

17 agosto 2017 at 1:17 pm Deja un comentario

Melina Mercouri, la ministra griega que se enfrentó al expolio de Gran Bretaña

La era una estrella antes de ser política, desde donde luchó por una Europa construida sobre la cultura.

mercouri_partenon

Melina Mercouri ante el Partenón

Fuente: MIGUEL A. DELGADO  |  El Español
7 de enero de 2017

En un momento en el que Europa no parece saber muy bien qué es, y en el que nadie tiene demasiado interés en recordar que la cultura debía ser uno de los ejes que marcarían la identidad de su proyecto, resulta aún más ilustrativo hablar de Melina Mercouri, probablemente una de las mujeres que más han hecho por definir lo que debía haber sido el sueño europeísta.

Pero lo más curioso es que lo hizo desde una apuesta por recuperar primero lo local. Cuando se convirtió en la primera mujer ministra de Cultura griega, en 1981 y con 61 años, ya era toda una estrella, después de protagonizar películas como Nunca en domingo (por la que fue galardonada en Cannes y nominada a un Oscar), Fedra o Topkapi, dirigidas por su marido Jules Dassin, y en las que compartió cartel con estrellas como Anthony Perkins, Peter Ustinov o James Mason, y de rodar con Juan Antonio Bardem Los pianos mecánicos. Además, había destacado también en el teatro y como cantante.

mercouri1

La actriz en la película Nunca en domingo (1960)

Sin embargo, nunca estuvo ajena a la política: era nieta de un histórico alcalde ateniense, y durante el Régimen de los Coroneles (1967-1974), que la sorprendió en el extranjero, se convirtió en uno de los mayores altavoces contra la dictadura, a la que atacó desde todos los púlpitos mundiales a los que tuvo acceso. Cuando a causa de ello le retiraron la nacionalidad, declaró: “nací griega y moriré griega. El señor Patakós [ministro del Interior de la Junta Militar] nació fascista y morirá fascista.”

Cuando accedió al ministerio, diseñó una política que buscó recuperar el inmenso legado clásico de Grecia. No sólo lo hizo promoviendo el establecimiento de parques arqueológicos donde los monumentos pudieran ser estudiados y disfrutados igualmente por los visitantes, sino que hizo de ello una reivindicación nacional. Hasta tal punto que impulsó la remodelación del Museo de la Acrópolis, para el que pretendía además recuperar los conocidos como Mármoles de Elgin, una gran colección escultórica que el británico lord Elgin se llevó a Inglaterra entre 1801 y 1805 tras ordenar retirarlos del Partenón. En aquellos años, Grecia estaba bajo gobierno otomano, y la península helénica era el tablero en el que se medían todas las grandes potencias del momento.

Deben entender lo que los mármoles del Partenón significan para nosotros: son nuestro orgullo, son nuestros sacrificios, son nuestro símbolo de excelencia más noble

La parte más destacada de la valiosísima colección, que puede visitarse en una sala especial del Museo Británico desde 1939, son dos tercios del friso del Partenón, la parte más simbólica y cuya vuelta a territorio griego ha sido reivindicada a lo largo de las décadas. Pero pocas veces con tanta virulencia como lo hizo Mercouri, que tanto durante su primer mandato como ministra, entre 1981 y 1989, como en el breve entre 1993 y 1994, se esforzó en aprovechar cualquier oportunidad que se le presentara para hacer la reclamación. En 1986 no dudó en afirmar en Oxford que “deben entender lo que los mármoles del Partenón significan para nosotros: son nuestro orgullo, son nuestros sacrificios, son nuestro símbolo de excelencia más noble, son un tributo a la filosofía democrática, son nuestras aspiraciones y nuestro nombre, son la esencia del ser griego”.

mercouri2

Melina Mercuri, actriz y ministra griega.(Melina Mercouri Foundation

Sin embargo, la cultura para Mercouri tenía una importancia que iba más allá de lo exclusivamente nacionalista. Fue suya la idea de que anualmente se designaran capitales culturales europeas (la primera de ellas fue Atenas, en 1985). También se esforzó en crear estrategias comunes entre los países miembros, dado que el Tratado de Roma que había dado origen al proyecto europeo en ningún momento se preocupaba de la cultura. De la misma forma, luchó porque Grecia volviera a acoger unos juegos olímpicos, sobre todo con la vista puesta en el primer centenario de su instauración en la era moderna, lo que tendría que haber ocurrido en 1996. Pero para ese año se fueron a Atlanta, cuna de la Coca-Cola, y Atenas tuvo que esperar al 2004 (con unos resultados económicos catastróficos, por cierto).

Ella no llegaría a verlo: por entonces, llevaba ya una década muerta. Fumadora empedernida, un cáncer de pulmón acabó con ella a los 73 años, mientras era tratada en Nueva York. A su muerte recibió el reconocimiento y el cariño de todo su pueblo, que incluso depositó numerosas cajetillas de tabaco ante su féretro. En su honor, la UNESCO creó un premio que lleva su nombre para reconocer las iniciativas más destacadas que busquen recuperar los paisajes más emblemáticos de todo el mundo. Su viudo creó la Fundación Melina Mercouri para mantener vivo su legado, que gestionó hasta su muerte en el 2008, aunque la fundación sigue en activo. Y cómo no, uno de sus objetivos principales sigue siendo conseguir que los mármoles del Partenón regresen a Grecia. Una difícil tarea: ni Grecia, ni desde luego Europa, son ya lo que eran cuando ella fue ministra.

 

7 enero 2017 at 2:35 pm 1 comentario

¿‘Brexit’ a favor del Partenón?

Una docena de diputados británicos propone devolver a Atenas los mármoles sustraídos en el siglo XIX que se exhiben en Londres

friso_partenon

Friso del Partenón de Atenas, en el Museo Británico de Londres.

Fuente: MARÍA ANTONIA SÁNCHEZ-VALLEJO > Madrid  |  EL PAÍS
19 de julio de 2016

En julio de 1816, Thomas Bruce, séptimo conde de Elgin, vendió al Estado británico por 35.000 libras de la época una colección de relieves escultóricos procedentes de la Acrópolis de Atenas. Por eso más de la mitad de la decoración del Partenón, el templo del que se extirparon los motivos, debe verse en el Museo Británico de Londres, pese a la insistencia griega en recuperar el patrimonio y completar la exposición del conjunto en Atenas.

Dos siglos después, y en plena resaca del Brexit, una docena de parlamentarios británicos presentaba la semana pasada en Westminster un proyecto de ley para impulsar la devolución de los denominados “mármoles de Elgin” a Grecia. Los diputados, proeuropeos y de varios partidos (laboristas, liberal-demócratas, el nacionalista escocés SNP o el galés Plaid Cymru; ningún tory), vuelven a poner sobre la mesa la añeja pelea entre Atenas y Londres —y por extensión, entre el resto del mundo expoliado y las antiguas metrópolis— sobre derechos patrimoniales, legado histórico e identidad cultural.

El robo —según la terminología griega— perpetrado por Elgin, a la sazón embajador británico ante la Sublime Puerta (Imperio otomano), dejó al templo dedicado a la diosa Atenea Parthena (una de sus invocaciones, de ahí Partenón) demediado, sin metros del friso y un centenar de metopas. La Acrópolis vivía tiempos oscuros, y sus templos servían de aprisco, polvorín o mezquita, entre otras funciones espurias, de manera que la rapiña pasó desapercibida. Pero desde los ochenta, gracias a la actriz Melina Mercouri, durante un tiempo ministra de Cultura, la campaña de la devolución fue ganando entidad, y hoy personalidades como Bill Clinton, Georges Clooney —su esposa, abogada, acaba de asesorar al Gobierno griego— o Vanessa Redgrave respaldan la restitución de los mármoles. El nuevo museo de la Acrópolis tiene espacio más que suficiente para albergar los miembros expoliados ya que su galería dedicada al friso del Partenón muestra, junto a los relieves que quedaron en Grecia, imponentes vacíos: los de las piezas que se exhiben en Londres.

El nuevo museo de la Acrópolis, inaugurado en 2004, tiene espacio para las piezas expoliadas

El catedrático emérito de Arqueología y director del museo de la Acrópolis, Dimitris Pantermalís, subraya la “amputación del patrimonio” al valorar la iniciativa parlamentaria. “Es una petición muy correcta, y no sólo para los griegos, sino como oportunidad de restablecer la unidad física de un monumento patrimonio de la humanidad. Desde el expolio, muchas de las esculturas están divididas, la figura de Poseidón tiene la cabeza en un sitio y el torso en otro, y así sucesivamente. Pero insisto, no es un problema sólo griego, sino universal. Los griegos tenemos derecho a reunir todas las piezas en un mismo sitio, donde fueron creadas. Y para ello es esencial que la cuestión se mantenga viva”, explica Pantermalís, miembro del comité especial del Ministerio de Cultura griego para los mármoles.

Moneda de cambio

El profesor Paul Cartledge, vicepresidente del Comité Británico para la Reunificación de los Mármoles —creado en 1983—, enfría sin embargo toda expectativa de que la iniciativa legislativa pueda dar frutos. “Es improbable que el proyecto se convierta en ley, pero lo que sí hace es introducir el asunto en las conversaciones de pasillo en Westminster”, cuenta por correo electrónico. “Y ello contribuirá también a reverdecer la conciencia del resto del mundo”, añade Cartledge. El próximo trámite legislativo, empero, no tendrá lugar “hasta el 20 de enero”, avisa.

El movimiento, en plena onda expansiva del Brexit, puede o no tener que ver con el seísmo político, aunque no faltan quienes ven en él una moneda de cambio —o un gesto amable— para mejorar las condiciones de desconexión de Reino Unido de la UE. Pandermalís no osa pronunciarse sobre ello: “Ese análisis no me corresponde a mí, pero creo que los acontecimientos en curso conducirán a una Europa más abierta en la que los museos puedan colaborar”.

Otros tiran de hemeroteca y sacan a relucir una añeja fotografía de 1986 en la que se ve a Melina Mercouri y a un joven Boris Johnson, eurófobo de pro, hoy ministro de Exteriores y en esa época, presidente de la Oxford Union, antes de un debate sobre, precisamente, los mármoles de Elgin. Mercouri, con la melena leonina y su poderío de diosa griega; Johnson, barbilampiño y de etiqueta: una instantánea que parece una carambola de la historia.

El director del Museo Británico rechaza el retorno

El director del Británico, Hartwig Fischer —primer responsable extranjero del venerable museo, el segundo más visitado del mundo tras el Louvre—, no se ha pronunciado sobre la iniciativa parlamentaria, pero tiene muy clara su postura sobre la hipotética devolución de las piezas griegas del Británico. En una entrevista concedida al diario The Guardian a primeros de julio —pocos días después del referéndum—, Fischer apuntaba que el papel de la institución que dirige será aún más importante tras el Brexit y que los mármoles están donde deben estar, “en el contexto de una exposición de obras de la cultura universal”, en referencia a las otras salas del establecimiento, dedicadas al Antiguo Egipto, Roma u Oriente Próximo, entre otras. “Hay mucha, mucha gente que aprecia que estén aquí, y yo soy uno de ellos”, recalcó.

 

19 julio 2016 at 9:06 pm Deja un comentario

Proyecto de ley en Reino Unido para devolver a Grecia los mármoles del Partenón

El proyecto, elaborado por una docena de parlamentarios de varios partidos políticos, podría ayudar a Reino Unido en las negociaciones con la UE sobre el Brexit.

marmoles-partenon-EB

Fuente: EL BOLETÍN
11 de julio de 2016

Un grupo transversal de parlamentarios británicos tienen previsto presentar un proyecto de ley para que Inglaterra devuelva los mármoles del Partenón, cuando se cumplen 200 años de que Lord Elgin, embajador británico del entonces Imperio Otomano vendiera a su gobierno por 35.000 libras buena parte del friso interior y las metopas. El proyecto, revelado por el diario The Independent podría ayudar a Reino Unido en las negociaciones con la UE sobre el Brexit.

Estos mármoles han sido durante mucho tiempo una fuente de tensión entre, por un lado, Grecia y los partidarios internacionales de reunificar los mármoles del templo de 2.500 años y antigüedad y, por otro, Reino Unido y el British Museum, que construyó una sala especial para el friso y las esculturas.

Entre los parlamentarios que presentarán este proyecto de ley se encuentran el diputado liberal demócrata Mark Williams, el conservador Jeremy Lefroy y otros diez laboristas, del SNP y del Plaid Cymru. “Es hora de que se corrija un error de 200 años”, ha asegurado Williams.

Las circunstancias en que Lord Elgin se hizo con estas esculturas están en disputa, algunos afirman que los robó de manera deliberada. Atenas ha solicitado su devolución sin éxito desde la victoria en la Guerra de la Independencia en 1832. Durante la contienda, los combatientes griegos llegaron a dar balas a los soldados otomanos sitiados en la Acrópolis, ya que estaban dañando el Partenón mediante la eliminación de los accesorios de plomo para hacer municiones.

Andrew George, presidente de la Asociación Británica para la Reunificación de los mármoles del Partenón, ha dicho son “algunas de las antigüedades más notables en el mundo” y la gente debería poder ver este símbolo nacional de Grecia en un solo lugar.

 

12 julio 2016 at 10:43 am 1 comentario

Grecia, obligada a abandonar el litigio por los mármoles del Partenón

El Gobierno no quiere enfrentarse a la catástrofe nacional que supondría la derrota y prefiere continuar con la reivindicación política y diplomática

marmoles-partenon-museo-britanico

La sala del Museo Británico que acoge los mármoles del Partenón – REUTERS

Fuente: BEGOÑA CASTIELLA |  ABC      06/01/2016

El pasado 8 de diciembre, el ministro de Cultura griego, Aristidis Baltás, declaró ante el Comité de Asuntos Educativos del Parlamento que en este momento «la inclinación (del Gobierno) es de no continuar la reclamación legal de los frisos del Partenón porque, fundamentalmente, corremos el peligro de perder en el tribunal». Esta declaración significaba que el Gobierno griego no seguirá, por el momento, su reclamación legal ante los tribunales internacionales para conseguir el regreso de las preciosas esculturas de mármol provenientes de los distintos templos de la Acrópolis, que se encuentran expuestas desde el siglo pasado en el Museo Británico.

Estaba previsto que la reclamación legal se presentara, hace más de un año, a través de un importante bufete de abogados británico, Doughty Street Chambers, especializado en temas internacionales y derechos humanos, en el que trabaja, desde hace años, la abogada Amal Alamuddin, esposa del actor estadounidense George Clooney. Este bufete está dirigido por el reputado abogado australiano Geoffrey Robertson y, en los primeros meses del año pasado, dio a conocer su opinión, que en inglés se describe como «counsel», a las autoridades griegas a través de su embajada en Londres, con una factura de 200.000 libras (unos 270.000 euros) que fue abonada por un griego patriota residente en Inglaterra.

La opinión del bufete dirigido por Robertson era que Grecia debía acudir de inmediato a los tribunales internacionales. El entonces ministro de Cultura griego, Nikos Xidákis, dio a entender que el nuevo Gobierno prefería seguir la vía «diplomática y política», recordando que «no se puede ir a juicio sobre cada tema y en los tribunales internacionales el resultado es incierto y las cosas no son fáciles».

Sin embargo, ha sido ahora cuando ha salido a la luz la verdadera razón de dicha decisión: el coste de una reclamación oficial a nivel internacional es altísimo y no puede asumirlo en este momento el Estado heleno y, mucho menos, su Gobierno, que está preparando una difícil reforma del sistema de pensiones. Además, todos saben que si la decisión es contraria a los griegos (es decir, al regreso de las esculturas que se encuentran en el Museo Británico), habría que acatarla y no se podría apelar.

El que fuera ministro de Cultura durante el Gobierno de coalición entre conservadores y socialistas, Costas Tassúlas, ha reaccionado a la decisión del Gobierno heleno asegurando que la negociación actual es «inaceptable». Tassúlas considera que cuando se decidió acudir al tribunal internacional con un gran bufete de abogados, mientras él dirigía el Ministerio de Cultura, tres diputados británicos habían solicitado, a su vez, ante el Parlamento inglés que las mencionadas esculturas regresaran a Grecia. De ese modo, según el diputado, se consiguió concentrar la atención y la simpatía internacional en favor del argumento griego de que las esculturas regresaran a Atenas para juntarse con las restantes en su hábitat natural, siendo expuestas todas ellas en el magnífico nuevo Museo de la Acrópolis para ser admiradas como un conjunto. En este sentido, Tassúlas también ha criticado la actitud derrotista del ministro Baltás, que considera que Grecia puede perder el caso en los tribunales internacionales cuando, de hecho, el país tiene alegatos sólidos y apoyo internacional a su favor.

Negociaciones políticas y diplomáticas

Las autoridades culturales griegas han preferido seguir negociando y luchando por el regreso de las esculturas de la Acrópolis de otra manera: en Naciones Unidas y ante la UNESCO. Negociaciones laboriosas y diplomáticas, pero efectuadas por funcionarios griegos y por la embajadora de buena voluntad ante la UNESCO, Mariana Vardinoyani, con el apoyo de los múltiples comités, extraordinariamente activos, a favor del regreso de estas esculturas a su cuna, tanto en Grecia como en Inglaterra y el resto del mundo.

La última victoria griega tuvo lugar en la Asamblea General de Naciones Unidas el pasado mes de diciembre, cuando, por unanimidad, se adoptó una decisión a favor del regreso de las esculturas del Partenón a Grecia. La resolución seguía una iniciativa griega anterior sobre «La Restitución o Regreso de Propiedad Cultural a su país de origen», que incluye una referencia directa al regreso de los mármoles griegos. Esta iniciativa cuenta con el apoyo de 74 países, que incluyen a muchos europeos, hispanos, árabes y africanos, y es especialmente importante en un momento en el que Oriente Medio sufre, a diario, la destrucción de su patrimonio cultural, viendo como el contrabando ilegal de bienes culturales se utiliza como forma de financiación del terrorismo.

6 enero 2016 at 12:16 pm Deja un comentario

Las esculturas del Partenón “visten” de GUCCI

gucci

Fuente: Ioann Zikakou  |  Greek Reporter     30/12/2015

El nacimiento de Atenea, Dioniso vistiendo unos coloridos shorts, con un bolso de mano y haciendo un selfie son sólo algunos de los vídeos subidos por Gucci en su cuenta oficial de Instagram. Otros videos muestran a Cécrope vestido como un hippy, a Ilissos vistiendo accesorios de mujer y a Calírroe sosteniendo un iPhone mientras observa el combate entre Poseidón y Atenea sobre la ciudad de Atenas.

El vídeo, publicado en la cuenta de la casa de moda en Instagram , ha provocado una fuerte reacción del Club de la UNESCO de El Pireo y las Islas, que ha emitido un comunicado condenando este acto. De hecho, el comunicado oficial señala que las antiguas esculturas griegas han sido objeto de vandalismo.

Estas imágenes no muestran ningún respeto por uno de los monumentos Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, ha escrito la asociación. Los vídeos se están burlando de los símbolos que han inspirado a artistas de todo el mundo durante siglos. La compañía ha bromeado con la lucha del pueblo griego para la devolución de los mármoles del Partenón, que la hace parecer como un detalle insignificante, frente a las ganancias de las ventas de la compañía, añade el comunicado.

“La intervención de la compañía muestra a los antiguos dioses griegos con ropa de GUCCI con total desprecio por el significado cultural de las esculturas”, continúa la declaración de la asociación.

El Club de la UNESCO de El Pireo y las Islas tiene como objetivo promover y proteger los monumentos Patrimonio de la Humanidad. La organización está luchando también por la devolución de los mármoles del Partenón.

31 diciembre 2015 at 12:22 am Deja un comentario

El Heidelberg Museum valora devolver a Grecia fragmentos del Erecteion

erecteion_acropolis

Fuente: ANA-MPA |  Greek Reporter    10/10/2015

El Ministerio de Cultura de Grecia anunció el pasado viernes que curadores del Museo de Historia Antigua de Heidelberg (Alemania) han expresado su intención de devolver fragmentos del Erecteion a Grecia.

El Erecteión es el antiguo templo griego situado en el lado norte de la Acrópolis.

El anuncio se produjo tras una reunión celebrada el jueves entre el ministro de Cultura griego Aristides Baltas y el presidente del Comité Alemán para la Reunificación de los Mármoles del Partenón, el Dr. Reinhard Stupperich. En la reunión estuvieron presentes también el presidente de la Asociación Internacional para la Reunificación de las esculturas del Partenón, David Hill, y el presidente del Marbles Reunited, Andrew George.

“Mantenemos todas nuestras opciones abiertas”, señaló Baltas tras la reunión, y agradeció a los representantes extranjeros el apoyo activo que ofrecen al Estado griego.

11 octubre 2015 at 9:51 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente