Posts filed under ‘epigrafía’

La escritura más antigua de Iberia, ¿en la estela de Montoro?

Los signos grabados en piedra son compatibles con las escrituras ibéricas más antiguas conocidas y con otras de origen oriental

La estela de Montoro apareció en esta localidad cordobesa, en superficie – US

Fuente: ABC
23 de octubre de 2017

Los signos descubiertos en la estela de Montoro (Córdoba) podrían ser la escritura más antigua de la Península Ibérica. Un grupo de expertos de las universidades de Sevilla, Granada, Cardiff y Southampton y del CSIC, han identificado en esta inscripción monumental grafemas compatibles con las escrituras ibéricas más antiguas conocidas y con otras de origen oriental, que ayudan a entender los orígenes de la escritura en Europa Occidental.

Estos signos presentes en la estela son compatibles con antiguas escrituras ibéricas como la levantina, la tartésica, y la meridional, pero también con otras orientales, como la fenicia, la protosinaítica, la protocananea y la sudarábiga. Sin embargo, no tienen sentido en su conjunto dentro de ninguno de estos ‘alfabetos’ tempranos.

Estela de Montoro – US

Los investigadores aseguran que el autor o autores de la monumental estela de Montoro utilizaron signos que no tienen coherencia como sistema de escritura en sí, sino que parecen haber sido usados de una manera peculiarmente selectiva. «Esto constituye en sí mismo una situación extraordinaria, pues sería como si hoy día encontrásemos una inscripción con signos de los alfabetos latino, cirílico y chino combinados», explica el profesor de la Universidad de Sevilla (US) Leonardo García Sanjuán.

Los expertos señalan en este estudio, publicado en la revista Antiquity, dos posibles explicaciones para esta extraña combinación de signos. Es posible que en algún momento de los primeros contactos con los navegantes orientales que frecuentaron el sur de la Península, algunos individuos de las poblaciones del valle del Guadalquivir, que eran ágrafas (no usaban la escritura), quedaran fascinados por el poder de la escritura y realizaran un monumento gráfico con signos que no podían leer, pero que ellos asociaban a sociedades tecnológicamente más desarrolladas, distantes y exóticas. Esta hipótesis tendría mayor verosimilitud si la estela se datase en la fase inicial de la Edad del Hierro, cuestión que no ha podido ser establecida con certeza, admiten en un comunicado.

Si la estela correspondiese a una fase más avanzada de la Edad del Hierro, creen que quienes grabaron la estela de Montoro sí podían conocer y entender el significado de los signos que estaban reproduciendo. Pudieron usarlos, deliberadamente, de forma no gramaticalmente significativa. No como parte de «frases» comprensibles, sino como códigos para designar alguna realidad. De ser así, la estela de Montoro podría haber designado grupos humanos (clanes, tribus, ciudades), unidades militares o algún otro tipo de colectivo o realidad social.

«En uno u otro caso, lo que sí podemos afirmar es que la estela de Montoro ofrece nuevas evidencias para entender los orígenes de la escritura en la Península Ibérica, sugiriendo que las pautas de incorporación y uso iniciales de esta compleja tecnología en un territorio poblado de sociedades ágrafas fueron complejas», comenta el profesor García Sanjuán.

Preservada en un edificio o bajo tierra

En el lugar donde se halló la estela en Córdoba, en las cercanías de la finca conocida como Torre Villaverde, en superficie y fuera de contexto arqueológico de ningún tipo, las prospecciones geofísicas mediante magnetometría sugieren la existencia de un edificio o recinto de planta rectangular y grandes dimensiones. El siguiente paso sería tratar de aclarar qué uso tenía esta construcción y así fechar la estela con más precisión, mediante dataciones radiocarbónicas.

Las estelas (piedras de gran tamaño grabadas o pintadas con diversos motivos gráficos) constituyeron, en la Prehistoria reciente, la Protohistoria y la Antigüedad, elementos conmemorativos y monumentales análogos a las estatuas. La de Montoro, que actualmente se conserva en el museo arqueológico de la localidad cordobesa, tiene unas dimensiones de 1,5 m de alto, 0,85 m de anchura máxima y 0,31 m de espesor máximo. Su estado de conservación es bastante bueno y llama poderosamente la atención la ausencia de líquenes y evidencias de desgaste por agua en la superficie del anverso y los laterales.

En la estela se han identificado 31 motivos gráficos grabados, de los cuales 21 podrían ser posibles signos de escritura aunque solo 13 son susceptibles de ser interpretados como grafemas

Esto ha llevado al equipo investigador a deducir que la pieza pudo haber estado originalmente protegida en un edificio, a salvo de la acción de los elementos, o bien que estuvo poco tiempo en uso antes de quedar enterrada, o ambos. Además, cabe pensar que el lugar del hallazgo probablemente no estaba lejos de su instalación original, pues no hay evidencias de desgaste por rodamiento ni por reutilización.

En la estela se han identificado 31 motivos gráficos grabados. Algunos de estos motivos son muy someros y por tanto difíciles de apreciar con el ojo desnudo, por lo que su reproducción digital ha sido de gran importancia. Según el análisis gráfico y epigráfico combinado realizado por Marta Díaz-Guardamino y Juan Pablo Vita Barra, del Grupo de Investigación ATLAS de la US y del CSIC, respectivamente, 21 de estos motivos gráficos podrían ser posibles signos de escritura, aunque de éstos sólo 13 son susceptibles de ser interpretados como grafemas.

El grupo ATLAS se encuentra actualmente desarrollando una línea de investigación de estelas de la Edad del Bronce y la Edad del Hierro. Incluye algunas nuevas como las halladas en Almadén de la Plata y Mirasiviene (Sevilla) y la revisión de estelas ya conocidas como las de Almargen (Málaga) y Setefilla (Sevilla).

 

Anuncios

23 octubre 2017 at 5:15 pm Deja un comentario

Una inscripción jeroglífica de los luvitas describe el final de la Edad del Bronce

La inscripción, del siglo XII a.C., fue encargada por Kupanta-Kurunta, conocido como el Gran Rey de Mira, un reino de Anatolia occidental a finales de la Edad del Bronce

Inscripción jeroglífica. La inscripción jeroglífica de los luvitas que fue copiada en 1878 por el arqueólogo francés Georges Perrot en Beyköy, en la actual Turquía. La inscripción fue realizada alrededor del 1190-1180 a.C. por encargo de Kupanta-Kurunta, conocido como el Gran Rey de Mira. Estas piedras hoy forman parte de los fundamentos de la mezquita de Beyköy. En los años ochenta, Bahadır Alkım determinó el orden correcto de las piedras, que es el que aparece en la imagen. Foto: Luwian Studies

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
10 de octubre de 2017

Una inscripción jeroglífica de los luvitas, cuya cultura floreció en Asia Menor occidental durante la Edad del Bronce, y que fueron tan importantes como los hititias, finalmente ha sido descifrada por un equipo de investigación suizo y neerlandés, según anunció el sábado la fundación Luwian Studies, con sede en Zúrich. Esta escritura jeroglífica luvita, de 29 metros de longitud, es la inscripción jeroglífica conocida más larga de la Edad del Bronce, que describe los acontecimientos que ocurrieron a finales de la Edad del Bronce en el Mediterráneo oriental.

El relieve de piedra caliza, de 35 centímetros de alto, fue hallado en 1878 en Beyköy, unos 34 kilómetros al norte de Afyonkarahisar, en la actual Turquía. Unos campesinos locales sacaron las piedras del suelo y, por fortuna, el arqueólogo francés Georges Perrot pudo copiar cuidadosamente la inscripción antes de que los aldeanos usaran las piedras para construir una mezquita.

La inscripción jeroglífica finalmente ha sido traducida, tras varios intentos fallidos, por el geoarqueólogo suizo Eberhard Zangger, el presidente de la fundación Luwian Studies, y por el lingüista neerlandés Fred Woudhuizen, un experto en el idioma luvita y en su escritura. La publicación académica de la inscripción aparecerá en diciembre de 2017 en TALANTA–Proceedings of the Dutch Archaeological and Historical Society.

Los luvitas contribuyeron decisivamente en las invasiones de los Pueblos del Mar

Eberhard Zangger. El profesor John (Chris) Kraft de la Universidad de Delaware y, a la derecha, el geoarqueólogo suizo Eberhard Zangger, presidente de la fundación Luwian Studies. Foto: Rainer Spitzenberger / Luwian Studies

La inscripción fue encargada por Kupanta-Kurunta, conocido como el Gran Rey de Mira, un reino de Anatolia occidental a finales de la Edad del Bronce. Cuando Kupanta-Kurunta reforzó su reino, justo antes del 1190 a.C., ordenó a sus ejércitos que avanzaran hacia el este para enfrentarse a los estados vasallos de los hititas. Tras unas exitosas conquistas por tierra, las fuerzas unidas de Asia Menor occidental también formaron una flota e invadieron varias ciudades costeras (cuyos nombres aparecen en la inscripción) en el sur y en el sureste de Asia Menor, pero también en Siria y en Palestina. Cuatro grandes príncipes comandaron las fuerzas navales, entre ellos Muskus de la Tróade, la región de la antigua Troya. Los luvitas de Asia Menor occidental avanzaron hasta las fronteras de Egipto e incluso construyeron una fortaleza en Ascalón, en el sur de Palestina. Los luvitas contribuyeron decisivamente en las invasiones de los Pueblos del Mar y, por tanto, en el fin de la Edad del Bronce en el Mediterráneo oriental.

Fred Woudhuizen. El lingüista neerlandés Fred Woudhuizen, un experto en el idioma luvita y en su escritura, ha sido uno de los artífices de la traducción de la escritura jeroglífica de la Edad de Bronce. Foto: Luwian Studies

 

10 octubre 2017 at 1:46 pm Deja un comentario

Mucho antes de Pitágoras

El más célebre de los teoremas matemáticos no fue descubierto por el griego, sino por los babilonios que le precedieron por un milenio

Imagen de la tablilla Plimton 322. UNSW

Fuente: JAVIER SAMPEDRO  |  EL PAÍS
25 de agosto de 2017

¿Hay noticias de hace 3.700 años? Sí, en las matemáticas. Lee en Materia la última. Aprenderás allí cómo dos investigadores australianos han logrado mostrar el significado último de una tableta de arcilla que fue escrita por entonces. Se llama Plimpton 322, y fue hallada hace tiempo en la antigua ciudad de Larsa, la bíblica Ellasar, hoy 250 kilómetros al sur de la castigada Bagdad. Allí, entre los ríos Tigris y Éufrates, nació la civilización moderna, en las mismas tierras en que 7.000 años antes se había inventado la agricultura, y con ella los primeros asentamientos de una especie que llevaba 100.000 años vagando por el mundo en busca del almuerzo. No debería extrañarnos que también las matemáticas surgieran y arraigaran allí. Son las cosas que pasan cuando dejas pensar a la gente que sabe hacerlo.

La tableta Plimpton 322 es una lista de “tripletes pitagóricos”, como ya sospechaban algunos estudiosos y refuerzan ahora los científicos australianos. El primer triplete pitagórico es (3, 4, 5). Eso quiere decir que, si dibujas un triángulo con esos lados, la figura no tiene más remedio que ser un triángulo rectángulo (en el que uno de los tres ángulos es recto, o de 90º). Es una exhibición del teorema de Pitágoras en acción: 32 más 42 da 52, ¿no es cierto? Hay una lista inacabable de tripletes pitagóricos, o listas de tres números que conforman por necesidad un triángulo rectángulo –(5, 12, 13), (7, 24, 25), (21, 20, 29) y así hasta la saciedad—, y su cartografía genera asombrosos patrones geométricos y peculiaridades aritméticas. Ya no hay duda de que los babilonios le pisaron a Pitágoras el teorema.

Tal vez el gran logro de Pitágoras fue descubrir que el placer (o al menos el placer musical) tiene una base matemática

No es un caso único. Tal vez el gran logro de Pitágoras fue descubrir que el placer (o al menos el placer musical) tiene una base matemática. Las combinaciones de sonidos que nos satisfacen guardan las relaciones de longitud de onda más simples (la octava ½; la quinta 2/3; la cuarta ¾, etcétera). Y la escala natural, a menudo llamada pitagórica (do re mi fa sol la si do y vuelta a empezar), emerge de la aplicación reiterativa del algoritmo más simple (cortar a la mitad la longitud de la cuerda). Esta fue la base de la “armonía de las esferas”, la religión de Pitágoras y su secta que sostenía que el cosmos se basaba en los números naturales (1, 2, 3…) y sus fracciones. Otras tablillas encontradas en Mesopotamia demuestran que los babilonios, o como se llamaran en aquel tiempo, ya conocían la “escala pitagórica”. Nuestro Pitágoras leía más literatura antigua de la que nos dio a entender.

El teorema de Pitágoras es uno de los cimientos de nuestra comprensión matemática del mundo. Una de las pocas verdades que se han sostenido durante cuatro milenios. Pero de Pitágoras, lo que se dice de Pitágoras, no parece que fuera.

 

28 agosto 2017 at 9:58 am Deja un comentario

Descubierto en Jerusalén un mosaico en griego que menciona al emperador Justiniano

La inscripción menciona al emperador del Imperio bizantino y conmemora la fundación de un edificio que parece que fue usado como un albergue de peregrinos

Mosaico del Imperio bizantino. La inscripción dice lo siguiente: “En tiempos de nuestro más piadoso emperador Flavio Justiniano, también estableció y levantó todo este edificio Constantino, el sacerdote y abad que más ama a Dios, en la decimocuarta indicción”. FOTO: ASSAF PERETZ, ISRAEL ANTIQUITIES AUTHORITY

Fuente: ALEC FORSSMANN NATIONAL GEOGRAPHIC
23 de agosto de 2017

Un mosaico casi intacto con un inscripción en griego que menciona al emperador bizantino Justiniano ha sido descubierto este verano cerca de la Puerta de Damasco, que durante cientos de años fue la principal entrada norte de la Ciudad Vieja de Jerusalén. El mosaico, descubierto durante unos trabajos relacionados con la infraestructura de cables, ha sido fechado en el 550-551 d.C., durante el reinado de Justiniano, según ha revelado hoy la Autoridad de Antigüedades de Israel.

La inscripción dice lo siguiente: “En tiempos de nuestro más piadoso emperador Flavio Justiniano, también estableció y levantó todo este edificio Constantino, el sacerdote y abad que más ama a Dios, en la decimocuarta indicción”. La inscripción menciona a Justiniano, el emperador del Imperio bizantino, y conmemora la fundación, por parte del sacerdote Constantino, de “un edificio que parece que fue usado como un albergue para los peregrinos“, sostiene Leah Di Segni, de la Universidad Hebrea de Jerusalén. “La indicción es un antiguo método para contar años, con fines fiscales”, dice el experto en inscripciones griegas antiguas.

La zona del hallazgo fue una de las más importantes y activas de Jerusalén

Hallazgo casual. El mosaico ha aparecido casualmente durante unos trabajos relacionados con la infraestructura de cables cerca de la Puerta de Damasco, en Jerusalén. FOTO: ASSAF PERETZ, ISRAEL ANTIQUITIES AUTHORITY

 

“En el período bizantino, con la aparición del cristianismo, se construyeron iglesias, monasterios y albergues para peregrinos en la zona norte de la puerta, que se convirtió en una de las áreas más importantes y activas de la ciudad”, comenta David Gellman, el director de las excavaciones. En el año 543, Justiniano erigió una gran iglesia en Jerusalén, dedicada a María, la madre de Jesús, y conocida como la Iglesia Nea. Constantino fue el abad de la iglesia, la más grande construida en Jerusalén y una de las más grandes de todo el imperio.

 

Excavación del mosaico. El mosaico ha sido extraído para su futura conservación por parte de la Autoridad de Antigüedades de Israel. FOTO: ASSAF PERETZ, ISRAEL ANTIQUITIES AUTHORITY

 

28 agosto 2017 at 9:53 am Deja un comentario

El Arco de Giano de Roma se levantó para conmemorar el triunfo del emperador Constancio II en el siglo IV

Las inscripciones repartidas por el arco, claves para conocer por qué se construyó y su cronología

Foto: EUROPA PRESS / UCO

Fuente: EUROPA PRESS  |  LA VANGUARDIA

CÓRDOBA, 31 Jul.- Una investigación desarrollada por el profesor titular de Arqueología de la Universidad de Córdoba (UCO) Ángel Ventura, en colaboración con los investigadores del Instituto de Arqueología del CSIC de Mérida, Pedro Mateos y Antonio Pizzo, ha permitido desvelar que el Arco de Giano de Roma (Italia), ubicado junto a la iglesia romana de San Giorgio al Velabro, se levantó para conmemorar el triunfo del emperador Constancio II en el siglo IV.

Según informa la UCO en un comunicado, un exhaustivo análisis de la estructura arquitectónica, un examen de la epigrafía y la exploración arqueológica en el área del monumento han llevado a este equipo científico a afirmar que este arco monumental cuadrifronte (de cuatro caras) fue construido bajo la dirección del senador de Roma Memmio Vitrasio Orfito a mediados del siglo IV para conmemorar el triunfo del emperador Constancio II tras vencer a Magnentio, asesino de su hermano.

Este trabajo de investigación, publicado recientemente en la revista ‘Journal of Roman Studies’, ha permitido desmentir la creencia de que el arco se situaba en una plaza para afirmar que se ubicaba entre dos calles, una que se dirigía hacia el Foro Boario y el Palatino y otra al Circo Máximo y el Foro Romano. Así, el monumento está justo en la vía triunfal por donde desfilaban los generales o emperadores de la época para celebrar sus victorias.

El estudio contiene un análisis topográfico realizado en colaboración con la Universidad de La Sapienza en Roma que ha permitido generar la planimetría completa del monumento con aplicación de las últimas novedades tecnológicas en esta materia. Gracias a ellos, se ha concluido que el monumento se construyó a base de distintos añadidos.

Según el profesor de la UCO Ángel Ventura, en los siglos III y IV a la ciudad de Roma llegaba poco mármol, lo que provocó que este arco se levantara con material de expolio de otros edificios que estaban en ruinas. Así, en esta edificación se han encontrado piezas procedentes por ejemplo del templo de Venus y Roma, muy cercano al Coliseo Romano y que sufrió un incendió a finales del siglo III.

La clave para conocer el motivo por el que se construyó el arco y aquilatar la cronología del mismo ha sido el estudio de las inscripciones repartidas por el arco, destacando la dedicatoria con que cuenta el ático del monumento.

En esta última, ha señalado Ventura, especialista en la materia, se hace referencia a Constancio II indicando que “visitó solo una vez Roma, en la primavera del 357 y fue entonces cuando se celebró su triunfo por haber vencido a los enemigos del Estado, igualando así las proezas de su padre Constatino el Grande”.

Esta investigación tiene una trascendencia añadida, puesto que ha contribuido a que se emprenda, por parte de las autoridades culturales de Roma, la restauración del arco. Según Ventura, el estudio publicado en ‘Journal Roman Studies’ está aportando mucha información para estos trabajos que permitirán sacar al monumento de la situación de decadencia en la que encontraba hasta el momento.

 

31 julio 2017 at 1:54 pm Deja un comentario

Excavan una tumba monumental en Pompeya

La inscripción presente en la tumba de mármol no incluye el nombre del difunto, pero en cambio corrobora ciertos eventos de la historia pompeyana y aporta datos nuevos

Tumba monumental. Excavación de una tumba monumental de mármol cerca de Porta Stabia, en Pompeya. Foto: PARCO ARCHEOLOGICO DI POMPEI

Fuente: ALEC FORSSMANN NATIONAL GEOGRAPHIC
28 de julio de 2017

Una tumba monumental de mármol, de un influyente personaje pompeyano, ha sido excavada cerca de Porta Stabia, uno de los accesos a la antigua ciudad de Pompeya, según informó el miércoles el Parque Arqueológico de Pompeya. La tumba monumental, construida poco antes de la violenta erupción del Vesubio en el año 79 d.C., conserva una inscripción funeraria de más de cuatro metros de largo y siete líneas, la más extensa que se ha descubierto hasta ahora en Pompeya. El epígrafe no incluye el nombre del difunto, pero sí sus res gestae o empresas realizadas en vida: adquisición de la toga viril (el paso de la infancia a la adolescencia), casamiento, banquetes públicos, donaciones de dinero, organización de combates de gladiadores y con bestias feroces.

El epígrafe corrobora ciertos eventos de la historia pompeyana, por ejemplo un episodio famoso narrado por Tácito, que ocurrió en Pompeya en el 59 d.C., “cuando durante un combate de gladiadores en el anfiteatro se desencadenó una pelea que degeneró en una lucha armada“, según explica Massimo Osanna, el director general de Parque Arqueológico de Pompeya. La trifulca llegó a oídos del emperador Nerón y, tras las pertinentes indagaciones por parte de las autoridades, a los pompeyanos se les prohibió organizar juegos de gladiadores durante diez años. La tipología del sepulcro y el contenido del epígrafe respaldan la hipótesis según la cual el monumento lo completaba un famoso bajorrelieve marmóreo (con escenas de procesiones, combates de gladiadores y venationes) que se conserva actualmente en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.

Por otro lado, Osanna sostiene que el difunto podría estar relacionado con la familia de M. Alleius Minius, cuya tumba, semicircular y más antigua, está ubicada en el mismo lado que la tumba monumental recientemente descubierta. “Cn. Alleius Nigidius Maius, uno de los personajes más destacados de la época neroniana-flavia, perteneció a la familia de los Alleii”, afirma Osanna. La tumba pudo ser construida para este Nigidius, “el más conocido de los empresarios de espectáculos de gladiadores de la ciudad“.

Personaje influyente. La impresionante tumba perteneció a un influyente personaje pompeyano. Foto: CESARE ABBATE / ANSA VIA AP / GTRES

 

Difunto anónimo. El difunto podría estar relacionado con la familia de M. Alleius Minius, cuya tumba, semicircular y más antigua, está ubicada en el mismo lado que la tumba monumental recientemente descubierta. Foto: CESARE ABBATE / ANSA VIA AP / GTRES

 

Inscripción funeraria. La tumba conserva una inscripción funeraria de más de cuatro metros de largo y siete líneas. Foto: CESARE ABBATE / ANSA VIA AP / GTRES

 

Epígrafe. El epígrafe no incluye el nombre del difunto, pero sí sus empresas realizadas en vida. Foto: PARCO ARCHEOLOGICO DI POMPEI

 

Nuevos datos sobre Pompeya. El epígrafe corrobora ciertos eventos de la historia pompeyana y aporta nuevos datos acerca de los últimos decenios de Pompeya, antes de la violenta erupción del Vesubio en el 79 d.C. Foto: CESARE ABBATE / ANSA VIA AP / GTRES

 

Bajorrelieve marmóreo. Famoso bajorrelieve marmóreo (con escenas de procesiones, combates de gladiadores y venationes) que se conserva actualmente en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles y que pudo completar la tumba recientemente descubierta. Foto: PARCO ARCHEOLOGICO DI POMPEI

 

28 julio 2017 at 8:29 pm Deja un comentario

Hallan nuevas tablillas romanas junto al Muro de Adriano

Las delicadas piezas de madera, con sus textos aún visibles, se han conservado milagrosamente gracias a la humedad y a las condiciones anaeróbicas del terreno

Tablillas de Vindolanda. Algunas tablillas se encuentran completas y otras fragmentadas, pero con sus textos aún visibles. Foto: THE VINDOLANDA TRUST

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
11 de julio de 2017

Unas 25 nuevas tablillas de madera han sido excavadas en el fuerte romano de Vindolanda, junto a la Muralla de Adriano, al norte de Inglaterra, según anunció ayer The Vindolanda Trust. El hallazgo, realizado el pasado 22 de junio, es uno de los más importantes en este sitio arqueológico desde 1992. Las tablillas de Vindolanda son tablillas finas de madera, de menos de 2 milímetros de grosor y del tamaño de una postal, que contienen textos escritos con tinta por los romanos. Las delicadas piezas de madera, con sus textos aún visibles, se han conservado milagrosamente gracias a la humedad y a las condiciones anaeróbicas del terreno (baja concentración de oxígeno), desde que fueron desechadas a finales del siglo I d.C.

Algunas tablillas se encuentran completas y otras fragmentadas. “Algunas de estas nuevas tablillas están tan bien conservadas que se pueden leer sin la habitual fotografía infrarroja y antes de pasar por el largo proceso de conservación. No hay nada más emocionante que leer estos mensajes personales del pasado lejano“, dice el arqueólogo británico Robin Birley. Unos pocos nombres presentes en los textos ya han sido descifrados, entre ellos un hombre llamado Masclus, conocido por una tablilla anterior en la que se dirige a su superior pidiendo más cerveza para su avanzada. En una de las nuevas cartas parece solicitar un permiso para ausentarse (commeatus).

Las tablillas están siendo sometidas a un meticuloso proceso de conservación y de fotografía infrarroja para tratar de descifrar el contenido de todos los textos.

Sitio arqueológico. Las tablillas de madera han sido excavadas en el fuerte romano de Vindolanda, junto a la Muralla de Adriano, al norte de Inglaterra. Foto: THE VINDOLANDA TRUST

 

Conservación milagrosa. Las delicadas piezas de madera se han conservado milagrosamente gracias a la humedad y a las condiciones anaeróbicas del terreno. Foto: THE VINDOLANDA TRUST

 

Limpieza de una tablilla. Limpieza meticulosa de una de las tablillas de madera. Foto: THE VINDOLANDA TRUST

 

Fuerte romano de Vindolanda. Fotografía aérea del fuerte romano de Vindolanda, situado al norte de Inglaterra. Foto: THE VINDOLANDA TRUST

 

11 julio 2017 at 5:29 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente