Posts filed under ‘epigrafía’

Descubren una lámina con escritura ibérica de gran valor arqueológico en la Illeta dels Banyets (Alicante)

El hallazgo en el yacimiento alicantino revela la probable llegada del primer alfabeto de los griegos a la antigua región Contestania

Yacimiento arqueológico de La Illeta dels Banyets. MARQ

Fuente: ABC Comunidad Valenciana
27 de febrero de 2018

La campaña de excavaciones en la Illeta dels Banyets en El Campello (Alicante) ha sacado a la luz dos hallazgos “excepcionales” por su relevancia: un fragmento de una escultura y una lámina con signos de escritura ibérica que podría situar allí la llegada del alfabeto grecoibérico a este territorio.

En el caso de esta última, se trata de una lámina de plomo que se presenta doblada y en la que se reconocen signos de escritura ibérica, concretamente grecoibérica propia de la Contestania, la región ibérica que ocupaba la actual provincia de Alicante y parte de Murcia. Precisamente láminas de plomo en grecoibérico se han encontrado varias en el poblado de Serreta (Penàguila-Cocentaina-Alcoi) y dos más en otros tantos yacimientos murcianos.

Que el íbero adopte este alfabeto para transmitir físicamente su lengua es una manifestación cultural de primer orden, ya que trasluce una fuerte influencia griega en estas tierras. El descubrimiento de esta lámina en la Illeta es muy importante, puesto que señalaría que, hoy por hoy, el punto de recepción y transmisión de este alfabeto se daría en este centro costero, según fuentes de la Diputación.

Aunque la excavación del Barrio Suroeste no ha finalizado, esta intervención a nivel arqueológico ha sido de suma importancia dada la calidad y cantidad de los objetos hallados, pues amplían de forma notable los conocimientos sobre el desarrollo urbano de la Illeta durante la segunda fase y han permitido conocer nuevas estructuras y espacios que no son comunes en otros yacimientos de época ibérica.

Zona visitable ampliada

A nivel museístico supone una ampliación de casi 400 metros cuadrados del espacio expositivo y propicia un cambio en los itinerarios de los visitantes que les permitirá recorrer el espacio dedicado a la protohistoria de una manera más libre, así como contemplar los distintos edificios desde puntos de vista hasta ahora desconocidos.

Según ha informado este martes la Diputación de Alicante, el resultado de las últimas actuaciones consolida “la singularidad y el valor” del enclave, “único en el litoral mediterráneo y de gran valor arqueológico”.

Los diputados de Cultura y Arquitectura, César Augusto Asencio y Jaume Lloret, respectivamente, han visitado el paraje, junto al director técnico del MARQ, Manuel Olcina, y el arquitecto de la Diputación, Rafael Pérez, para conocer de primera mano el nuevo tramo de la calle principal. Se trata de la arteria más amplia del paraje, con una anchura de cuatro metros, y las excavaciones han reafirmado que el poblado estaba dotado de un urbanismo complejo, bien desarrollado y planificado desde el inicio.

Además, los trabajos han sacado a la luz otro resto de interés: un fragmento de escultura en piedra, parte de la boca de un toro realizada en arenisca, que se confirma como la primera talla cierta de la Illeta dels Banyets, puesto que la única hallada hasta el momento era de origen más dudoso.

Se trata de un toro similar a otros descubiertos en los yacimientos de Benidorm, la Vila Joiosa, Monforte del Cid o Petrer que se presentan en posición echada con las cuatro patas flexionadas, con cuernos y orejas postizas y de otro material, quizá hueso o metal.

Esta pieza se ha encontrado en el poblado, un lugar que no le es propio ya que la escultura ibérica forma parte de monumentos funerarios, coronando las estructuras, o en santuarios extraurbanos. Por ello, todo indica que el fragmento seria transportado hasta el enclave, ya en época ibérica, desde el área de la necrópolis situada junto a la torre renacentista.

 

Anuncios

27 febrero 2018 at 10:10 pm 1 comentario

La arena en la que murió Germano

Excavación. Un epitafio hallado en Cádiz en 1932 por la muerte de un gladiador samnita apunta a la existencia en la Gades romana de un gran anfiteatro. Andalucía cuenta con grandes edificios aún bajo tierra

Fuente: ALBERTO CABELLO > Sevilla  |  El Correo de Andalucía
21 de febrero de 2018

Adoptado en el 97 d.C. por el emperador Nerva, Marco Ulpio Trajano se convirtió, al año siguiente, en el primer hombre de Roma tras la muerte de su padre. Cuentan las crónicas que para celebrar su ascenso al poder, se celebraron grande fastos a lo largo de todo el Imperio, y en especial en la provincia de la Baetica, pues el nuevo emperador había nacido en Itálica. Pelayo Quintero Atauri, director del Museo de Bellas Artes de Cádiz (desde 1918), y delegado de la Junta Superior de Excavaciones y Antigüedades, halló, durante una excavación organizada en 1932, un epitafio latino, que formaba parte de un columbario descubierto cerca de la gaditana Fábrica Nacional de Torpedos, la misma en la que el 18 de agosto de 1947 se produjo una explosión que causó más de 150 muertos y miles de heridos.

En 1960, Antonio García Bellido elabora un estudio de la inscripción, que interpreta las abreviaturas del texto y lanza una hipótesis sobre las letras que faltaban en alguna palabra incompleta. A partir de este trabajo, y según apunta el profesor de Filología Latina en la Universidad de Cádiz, Eduardo del Pino González, en un trabajo de investigación, el profesor Pablo Piernavieja Rozitis ofrece la siguiente traducción: «Germano, samnita, del ludus Iulianus, luchó catorce veces. Era de nación griega y tenía treinta años. Aquí está enterrado».

La inscripción hallada por Quintero Atauri ofrece una pista para determinar que la Gades romana contó con un anfiteatro, pues Germano el samnita fue un gladiador. Los luchadores se formaban en escuelas llamadas ludus, en la que se entrenaban tanto los aprendices como los más famosos. El primer ludus del que se tiene noticia es el de Capua, sí el mismo en el que acabó por revelarse Espartaco. Estaba ya en funcionamiento en el 105 a.C., cincuenta años después el ludus pasa a ser propiedad de Julio César, quien organizó un cuerpo de 5.000 secutores, un tipo de gladiador equipado con espada corta, escudo y casco esférico. La escuela de Capua empezó a ser conocido como ludus Iulianus y sus luchadores eran conocidos como iuliani.

Por tanto, Germano el samnita perteneció a esta escuela y, probablemente, murió en la arena del anfiteatro de Gades. Cerca de la zona en la que se halló la inscripción, Quintero Atauri sacó a la luz figuras de terracota que representaban a gladiadores.

Además de la inscripción, otras fuentes clásicas apuntan a la existencia del edificio, pero no hay evidencia material que lo demuestre. Si hubo anfiteatro, aún está bajo tierra, en la zona de las Puertas de Tierra, según mantienen algunos estudiosos.

Las primeras noticias en las fuentes clásicas de manera indirecta sobre el anfiteatro aparecen en Lucio Junio Moderato Columela, que en su De Re Rustica habla que a mediados del siglo I d.C. se llevaban hasta Gades animales para los juegos que allí se celebraban. Además utiliza el término munera que designa en sentido genérico a los combates de gladiadores, ejecuciones y venationes. También Asinio Polión, hablando de la crueldad de Balbo el Menor, menciona que un soldado de Pompeyo, de nombre Fadio, había combatido dos veces en la arena y Balbo le pidió que lo hiciera otra vez a lo que el soldado se negó refugiándose en el público que lo apoyó, aunque no le sirvió pues fue apresado y enterrado de medio cuerpo en el lodo para ser luego quemado ante todos.

Los Balbo desarrollan su importante labor en el siglo I antes de Cristo. Lucio Cornelio Balbo el menor construyó un puerto, un acueducto, el teatro y todo hace indicar que el anfiteatro. Intentó establecer en Gades la fisionomía que Augusto planteaba para Roma. La decadencia de los espectáculos de gladiadores en el Bajo Imperio dejó al anfiteatro de Cádiz en ruinas. Parece ser que el primer duque de Cádiz, Rodrigo Ponce de León, usó las piedras del mismo para construir el castillo de la villa. El paisajista flamenco Anton Van Wyngaerde pinta en 1567 un grabado de la ciudad en la que aparece el anfiteatro. Agustín de Horozco, también a finales del siglo XVI, aporta datos sobre la construcción, que llevan a pensar que la arena midió unos cien metros de largo por unos 38 de ancho.

La pista de los epitafios de gladiadores hallados en Hispania lleva hasta Córdoba. En la antigua Corduba se han encontrado casi la mitad de estas inscripciones, y todas en una misma zona: el entorno del camino antiguo de Almodóvar. La ciudad andaluza es la segunda ciudad del Imperio en epitafios después de Roma.

Como en el caso de la inscripción hallada en Cádiz, aparecen luchadores extranjeros, que pertenecen también al ludus Iulianis. El profesor Piernavieja Rozitis apuntó a una conmemoración especial la causa de la estancia masiva de gladiadores en Córdoba (de nuevo aparece la hipótesis de los festejos relacionados con el ascenso de Trajano como emperador en el 98 d.C.). Incluso apunta a la posibilidad de que Germano el samnita, el gladiador fallecido en la arena del anfiteatro de Cádiz hubiese estado instalado en primera instancia en Corduba para después desplazarse a pelear a la arena de Gades.

Con estas evidencias, era muy probable que en Córdoba existiera un anfiteatro importante en la ciudad, que era la capital de la provincia Betica.

En la zona de la antigua Facultad de Veterinaria, unas catas arqueológicas ofrecieron en el año 2003 las primeras pistas de un edificio de enormes dimensiones. Las proyecciones demostraron que bajo el suelo se hallaba un anfiteatro, datado en el siglo I d.C., con una capacidad de entre 30.000 y 50.000 espectadores. Se trata de la mayor construcción de la Hispania romana y el tercero de todo el imperio, sólo superado por el Coliseo de Roma y Cartago. Fueron hallados unos muros concéntricos y otros radiales cuyos ángulos no apuntaban a un centro común. Con ello se descartó la estructura circular típica del circo y comenzó a tomar forma la elipse del anfiteatro.

Pero la mayor parte del recinto en el que se dejaron la vida muchos gladiadores sigue bajo tierra, sólo un cinco por ciento está ya en la superficie. Los arqueólogos apuntan a que el anfiteatro fue cristianizado y algunos creen que allí fuer martirizado San Acisclo, patrón de Córdoba. A partir del siglo IV, los gladiadores perdieron mucha reputación y sus espectáculos dejaron de ser seguidos como en centurias anteriores. El emperador Constantino acabó por prohibirlos. Con posterioridad, y debido a la buena calidad de los materiales empleados, este lugar sufrió importantes expolios durante la época califal (siglo X) en la que se construyó un arrabal aprovechando los materiales existentes.

Las excavaciones han destapado hasta el momento la parte que ocupaba la fachada del anfiteatro hasta el podio que marcaba el inicio de la explanada de arena. De las tres plantas que le otorgaban una altura inicial de unos 15 o 20 metros, sólo se conservan unos cuatro metros.

El anfiteatro, que estuvo rodeado por un barrio residencial, contaba con la distribución habitual que rige este tipo de espacios: la arena (o zona central en la que se desarrollaban los espectáculos), el graderío (en el que se disponían los asistentes) y el podio (que separaba las anteriores).

 

22 febrero 2018 at 6:34 pm Deja un comentario

Hallazgo excepcional en la ciudad íbera de Ullastret: un objeto de plomo con una inscripción

El plomo, descubierto durante unas excavaciones arqueológicas en el foso defensivo, contiene una inscripción que pertenece a la escritura ibérica nororiental dual de 16 signos

Objeto de plomo. El objeto de plomo se encuentra actualmente en el laboratorio de restauración del Museu d’Arqueologia de Catalunya en Girona, donde se realizará un estudio más detallado de la pieza. Foto: Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya

Fuente: ALEC FORSSMANN  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
13 de febrero de 2018

Un pequeño objeto de plomo con una inscripción íbera ha aparecido durante unas excavaciones arqueológicas en el foso defensivo del Puig de Sant Andreu de la ciudad íbera de Ullastret, en la provincia de Girona, según reveló ayer la Generalitat de Catalunya en un comunicado. La inscripción, estructurada en dos líneas, pertenece a la escritura ibérica nororiental dual de 16 signos, según un estudio preliminar realizado por el investigador Joan Ferrer. Del signario ibérico nororiental, de esta parte de la península Ibérica, se conocen dos variantes, una de ellas la dual, que es casi exclusiva de las inscripciones más antiguas de los siglos V, IV y III a.C.

Las excavaciones permitirán recuperar 130 metros lineales del foso defensivo

El objeto de plomo, localizado en los niveles que cubrían el foso defensivo, pesa 65 gramos, mide 4 centímetros de largo y 3 de ancho y actualmente se encuentra en el laboratorio de restauración del Museu d’Arqueologia de Catalunya en Girona, donde se realizará un estudio más detallado de la pieza. Las excavaciones del foso defensivo, iniciadas en noviembre de 2017, forman parte de un proyecto de restauración de las murallas del yacimiento, que permitirá recuperar 130 metros lineales del foso que protegía el lado suroeste de la fortificación. La restauración de la muralla y la parte descubierta del foso mostrarán uno de los sistemas defensivos más importantes del mundo ibérico.

Foso defensivo. Excavaciones arqueológicas en el foso defensivo de la ciudad íbera de Ullastret. Foto: Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya

 

13 febrero 2018 at 2:59 pm Deja un comentario

Las tumbas de la élite de Pompeya

Un equipo de arqueólogos que trabaja en Pompeya anunció recientemente el descubrimiento de una tumba monumental de mármol con una inscripción epigráfica de cuatro metros de longitud.

Las excavaciones. Un equipo de arqueólogos trabaja en la excavación del gran mausoleo hallado en la necrópolis de la puerta de Estabia, en Pompeya. Foto: Cesare Abbate / Ap images / Gtres

Fuente: NATIONAL GEOGRAPHIC
29 de enero de 2018

“La calidad del mausoleo y las características del epígrafe funerario, el mayor encontrado hasta ahora en el yacimiento, permiten situar al difunto entre la élite pompeyana”, ha afirmado el arqueólogo de la Universidad de Leicester Rubén Montoya, que participa en un proyecto en el yacimiento italiano. Aunque el nombre del difunto no aparece mencionado en el monumento, podría tratarse de Nigidio Mayo, el más famoso organizador de espectáculos de Pompeya en época de Nerón y Vespasiano. De hecho, el sepulcro fue hallado muy cerca del lugar donde en el siglo XIX apareció un relieve con escenas de gladiadores, procesiones y caza, que actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.

Un difunto ilustre. El epígrafe de la tumba, encontrada en la necrópolis que jalonaba la vía de entrada de la ciudad por la puerta de Estabia (al sur), contiene un elogio fúnebre del difunto –caso único en Pompeya–, que menciona datos específicos de su vida, como el recibimiento de la toga viril o su matrimonio. Asimismo, alude a la preparación de banquetes públicos, donaciones y la organización de grandes espectáculos, en los que participaron un total de 416 gladiadores. Foto: Cesare Abbate / Ap images / Gtres

 

29 enero 2018 at 5:54 pm Deja un comentario

Los babilonios que se adelantaron mil años al teorema de Pitágoras

Una tablilla cuneiforme escrita hace más de tres mil años demuestra la genialidad matemática del antiguo pueblo de Oriente Medio

La tablilla, llamada Plimpton 322, y su descubridor, Edgar Banks – UNSW/Andrew Kelly/WIKIPEDIA

Fuente: Pedro Gargantilla  |  ABC
29 de enero de 2018

El nombre de Edgar Banks (1866-1945), un anticuario, arquitecto y novelista estadounidense, deja frío a la mayoría del gran público, posiblemente el interés por este personaje cambie cuando se añade que sirvió de inspiración a Georges Lucas para crear al popular Indiana Jones.

Con esta tarjeta de presentación es fácil imaginar que Banks fue un entusiasta del misterio, de la búsqueda de antigüedades y un apasionado de las antiguas civilizaciones, sabemos que hablaba varios idiomas y que llegó a ejercer de profesor de lenguas orientales y arqueología en la Universidad de Toledo.

Además, Banks fue durante un tiempo el cónsul estadounidense en la ciudad de Bagdad, trabajo que compaginaba con la realización de excavaciones sumerias en Tell Ibrahim o Babilonia. Durante esa época llevó a cabo dudosos negocios relacionados con la compra de antigüedades sumerias, que luego revendía a museos, universidades y bibliotecas norteamericanas por precios astronómicos.

Si hubo algo que fascinó sobremanera a Banks fue, sin lugar a dudas, la civilización sumeria. Hace ahora más de cinco mil años surgió en Mesopotamia, en lo que actualmente es Irak, la escritura cuneiforme, realizada a base de trazos de cuña en tablillas de arcilla. El análisis de decenas de miles de esas tablillas nos ha permitido acercarnos a la historia de la cuna de la civilización.

De esta forma hemos podido saber que los sumerios tenían conocimientos avanzados de astronomía, matemáticas y medicina. Sus tablillas pueden ser consideradas los primeros “libros” de la historia y, por qué no, los antecedentes de nuestras actuales “tablets”.

De su civilización hemos heredado muchas cosas, desde la notación posicional de los números (se les asigna un valor en función de la posición que ocupa el número en la cifra, así el valor del 6 es totalmente diferente en 692 que en 26) hasta el sistema sexagesimal o en base 60, que regula la forma de medir el tiempo en horas de 60 minutos.

Muy probablemente las matemáticas sumerias se desarrollaron inicialmente como respuesta a las necesidades burocráticas surgidas en torno una sobreproducción. Cuando se pasó de una economía de subsistencia agrícola a una economía excedente era preciso medir las parcelas, tributar riquezas, cuantificar la cosecha…

La tablilla Plimpton 322

Banks descubrió una tablilla cuneiforme –la llamada Plimpton 322- escrita entre los años 1822 y 1762 a.C, que produjo un giro inesperado en la historia de las matemáticas, ya que contiene una de las tablas trigonométricas más antiguas y precisas del mundo. Fue descubierta en la ciudad de Larsa, al sur de Irak, a comienzos del siglo veinte y actualmente permanece en la Biblioteca de Libros Raros y Manuscritos de la Universidad de Columbia (Nueva York). Su nombre hace referencia al editor neoyorkino George Arthur Plimpton que la compró en 1922.

El análisis de esta tablilla ha desconcertado a matemáticos de todo el mundo ya que ha permitido demostrar que los babilonios usaban el célebre teorema de Pitágoras incluso mil años antes de que el propio Pitágoras (569-475 a.C.) hubiese nacido. Fue en el siglo VI a.C. cuando el matemático griego se puso a divagar con los triángulos y formuló su conocido teorema: “en todo triángulo rectángulo el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los catetos”. Tiempo después Hiparco de Nicea (190-120 a.C.) “inventaría” la trigonometría.

La clave para poder descifrar la escritura cuneiforme, al igual que sucedió con los jeroglíficos egipcios, fue una inscripción trilingüe (elamita, babilonio y persa antiguo). Fue encontrada por una expedición británica dirigida por Henry Rawlinson (1810-1890). En aquel momento los tres lenguajes eran desconocidos, pero gracias a que el persa antiguo tiene únicamente 43 signos se lograron descifrar.

 

29 enero 2018 at 9:17 am Deja un comentario

La Audiencia de Álava confirma indicios de estafa y daños en el caso del yacimiento Iruña-Veleia

  • Se abre juicio contra los responsables de la excavación por falsificar hallazgos arqueológicos
  • Los expertos concluyen que los grafitos en euskara del siglo III son “totalmente falsos”

Eliseo Gil, en las Juntas Generales de Álava donde explicó la actuación en Iruña-Veleia. EL MUNDO

Fuente: EFE  |  EL MUNDO
11 de enero de 2018

La Audiencia Provincial de Álava ha confirmado la existencia de indicios suficientes para juzgar al ex director del yacimiento arqueológico alavés de Iruña-Veleia, Eliseo Gil, un socio y un trabajador suyos por presunta estafa y daños. Los arqueólogos anunciaron el hallazgo de numerosos grafitos con inscripciones en euskera y con temática cristiana que revolucionaban el mundo arqueológico y que después se demostró que eran falsos.

Así lo ha acordado en un auto hecho público hoy por la sección segunda de este tribunal que considera que, tal y como estableció el Juzgado de Instrucción número 1 de Vitoria, existen indicios suficientes como para continuar la causa e ir a juicio contra los tres imputados por delitos continuados de daños y estafa, aunque sobre este segundo delito la Audiencia Provincial de Álava reconoce en parte el recurso interpuesto por Gil.

En concreto el tribunal alavés analiza que los indicios de estafa que se recogen en la resolución que dictó el pasado mayo el juzgado de instrucción con el que se finalizó toda la fase de investigación giran en torno a dos acciones y que sólo se aprecia prueba de ese delito en uno de los casos.

El ex director del yacimiento de Iruña-Veleia está acusado de haber falsificado grafitos considerados históricos. Los hallazgos que se cuestionan, localizados entre 2005 y 2006 bajo la gestión de la empresa Lurmen, de la que era administrador Gil, son unos grafitos escritos en cerámicas de los siglos III, IV y V que en su día se calificaron como históricos porque, entre otras cosas, adelantaban al siglo III la aparición del euskera y la entrada del Cristianismo y que supuestamente fueron hechos por los acusados.

El auto que cerró la instrucción estableció que “la falta de autenticidad de estos grafitos” está acreditada por dos informes periciales del Instituto de Patrimonio Cultural de España y de la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales.

También añadió que los acusados actuaron con el “ánimo de obtener no solo un beneficio económico sino también un prestigio y reconocimiento profesional” y que acordaron elaborar en 2005 “informes falsos” para demostrar la autenticidad de los grafitos. Además supuestamente lograron que la Diputación alavesa pagase más de 12.500 euros por dos de ellos haciendo creer que habían sido redactados por unos laboratorios franceses.

Ahora la Audiencia Provincial de Álava analiza por separado los indicios recogidos sobre la presunta estafa. Por una parte los vinculados al cobro de los informes a la Diputación en la que estaría implicado Lurmen, cuyo representante era Gil, y otro de los acusados; y los relacionados con la muestra al público de esos hallazgos para “lograr un cierto prestigio profesional y obtener beneficios económicos”.

Respecto a los informes, el tribunal estima que hay suficientes indicios de una presunta estafa aunque considera que no sería aplicable el tipo agravado de este delito porque la cuantía no es superior a 36.000 euros.

Sin embargo no ve prueba suficiente para ampliar el delito de estafa al acto de mostrar al público la piezas ya que falta indicios sobre un posible lucro.

El Tribunal también corrobora la continuación de la causa respecto a los presuntos daños cometidos sobre los objetos del yacimiento y también que los tres investigados presuntamente intervinieron en estos hechos.

Añade que deberán ser las partes acusadoras -Ministerio Fiscal y Diputación de Álava- las que ahora delimiten en sus escritos la concreta intervención de cada acusado en los hechos. Este auto es firme y no cabe recurso contra él.

 

11 enero 2018 at 11:55 pm Deja un comentario

Un libro en homenaje a Géza Alföldy, el máximo especialista de la Tarraco romana

La Universitat Rovira i Virgili y el Instituto Catalán de Arqueología Clásica publican una selección de artículos suyos traducidos del alemán por primera vez

Inscripción de pedestal de estatua, dedicada al Genio de la Colonia Tarraco (MNAT

Fuente: Universitat Rovira i Virgili
30 de noviembre de 2017

El libro “Géza Alföldy. Estudios tarraconenses” se ha presentado hoy en la sede del Instituto Catalán de Arqueología Clásica (ICAC), coeditado por el mismo Instituto y la Universitat Rovira i Virgili, con motivo del 25 aniversario de la universidad. Al acto han asistido unas ochenta personas. El volumen es un homenaje al científico húngaro que fue el máximo especialista de la Tarraco romana y doctor honoris causa de la URV. Reúne una docena larga de artículos suyos sobre las inscripciones de la ciudad, publicados originalmente en alemán y alguno en latín, además de introducciones que los contextualizan y actualizan.

La obra, coordinada por la profesora de la URV y investigadora del ICAC Diana Gorostidi, ha contado con la colaboración de numerosos especialistas del ámbito hispánico y ha tenido el apoyo del DAI (Instituto Arqueológico Alemán). Como ha destacado Gorostidi, del Departamento de Historia e Historia del Arte de la URV, la obra evidencia que “la investigación del profesor Alföldy fue pionera en muchos ámbitos de la historia y de la arqueología de Tarraco, de la antigua provincia Tarraconensis y de Hispania en general”. Jaume Massó, del Museo de Arqueología Salvador Vilaseca de Reus y presidente del Centro de Lectura, ha glosado la figura del homenajeado y ha terminado afirmando que era “excepcional como epigrafista y como persona”.

De izquierda a derecha Jaume Massó, Begoña Floría, Josep Anton Ferré, Joan Gómez Pallarès y Diana Gorostidi, durante la presentación.

El acto también ha contado con la presencia de rector de la URV, Josep Anton Ferré, del director del ICAC, Joan Gómez Pallarès, y de la teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Tarragona y concejal de Fiestas, Cultura y Patrimonio Histórico, Begoña Floria.

El profesor Géza Alföldy (Budapest, 1935- Atenas 2011) formó parte del Consejo Científico Asesor del ICAC y fue nombrado doctor honoris causa por la URV en 2009. Fué uno de los historiadores de la antigüedad y epigrafistas de referencia de la segunda mitad del siglo XX e inicios del XXI. Doctor por la Universidad de Budapest, fue catedrático de la Universidad de Heildelberg (Alemania). Fue nombrado doctor honoris causa por varias universidades y también recibió la Creu de San Jordi del Goven de la Generalitat de Catalunya (2001) y la Medalla de Plata de la Ciudad de Tarragona (2008).

Su trabajo sobre las inscripciones de Tarraco contribuyó mucho a divulgar internacionalmente el patrimonio arqueológico y epigráfico de la ciudad, primero con la publicación de las Römischen Inschriften von Tarraco (1975) y, poco antes de su muerte, con el fascículo del Corpus Inscriptionum Latinarum, dedicado a Tarragona.

El investigador en Tarragona, en el año 2010.

 

1 diciembre 2017 at 2:49 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

abril 2018
L M X J V S D
« Mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente