Archive for 17 julio 2018

Pompeya y Herculano se visten de arte contemporáneo

La artista alemana Catrin Huber reinterpreta e interviene los dos sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO con murales y objetos de diseño actual

Criptopórtico intervenido en Pompeya / UNIVERSIDAD DE NEWCASTLE

Fuente: SOFÍA MERINO L. – Madrid  |  EL PAÍS
17 de julio de 2018

Catrin Huber encontró su pasión por las ruinas romanas desde que en 2008 tuvo la oportunidad como estudiante de visitar frecuentemente Nápoles. La originalidad de las pinturas, además de los avances en arquitectura en cuanto a la perspectiva, la conquistaron profundamente. Y entonces comenzó a crear espacios ficticios en los que combinaba estas características con rasgos contemporáneos. Con ellas expuso en lugares como Hatton Gallery de Londres. Pero todo ese trabajo no le bastó, sentía que solo estaba haciendo un repaso superficial, cuando lo que necesitaba era profundizar y sumergirse en ese mundo.

Catrin Huber en su exposición de Herculano / UNIVERSIDAD DE NEWCASTLE

Traducir el pasado en el presente se convirtió en su objetivo y para eso intervino dos espacios característicos de las ruinas romanas: la Casa del Bel Cortile en Herculano y la Casa del Criptopórtico en Pompeya. “La riqueza histórica y las particularidades arquitectónicas de estos dos lugares, los hacían perfectos para nuestra idea”, explica la artista. El proyecto tomó por nombre Expanded Interiors y consistió en crear diseños digitales y réplicas de objetos romanos que se expondrían allí mismo. Huber, quien además es profesora del Departamento de Bellas Artes de la Universidad de Newcastle, reunió a un equipo de expertos en arqueología, tecnología digital y arte contemporáneo de la misma universidad con quienes trabajó durante tres años.

El primer paso fue investigar sobre estas ciudades que quedaron enterradas bajo toneladas de ceniza y piedra pómez cuando estalló el Monte Vesubio en el año 79 d.C. La relación entre la pintura y los espacios en el mundo romano (muros y objetos) fue el foco de atención. La razón es que para Huber, “los objetos mismos son testigos poderosos de la historia del sitio y nos confrontan con nuestra propia vulnerabilidad”. La siguiente etapa fue reinterpretar de un modo contemporáneo, escanear los lugares en 3D para coger las medidas justas, diseñar e imprimir.

Dos exposiciones a la vez

De Herculano poco se sabe debido a la profundidad que quedó sepultada después de la erupción volcánica. Dice la leyenda que el mismo Hércules fue quien la fundó. Aquí se encuentra la Casa del Bel Cortile, cuya excepcional y larga sala de recepción la hace particular. El 17 de mayo, la artista alemana abrió aquí la primera de sus intervenciones. El foco estuvo en la reproducción en objetos e imágenes de extraños artefactos que allí se han encontrado, además de figuras y caras humanas (particularmente estatuillas femeninas). Para el diseño de todas estas réplicas, Huber estudió con especial atención la etapa previa y posterior de la erupción. En la exhibición también se encuentran textos que explican la historia y el contexto del sitio, como por ejemplo que fue el hogar de un Antiquarium (pequeño museo) inaugurado en 1956 por Amedeo Maiuri, arqueólogo y director del sitio en ese momento.

Murales de la artista en Pompeya / UNIVERSIDAD DE NEWCASTLE

La inauguración de la segunda intervención fue el 14 de julio en la Casa del Criptopórtico en Pompeya. Este sitio ha tomado ese nombre por tener uno de los pocos cryptoporticus, pasadizo subterráneo que conecta con una sala de estar (cuyas paredes originalmente estaban decoradas por una serie de escenas inspiradas en la Ilíada de Homero) y cuatro baños termales, que aún no se sabe si eran semi o completamente privados. También fueron pintadas con exquisitas imágenes escénicas. Algunas de ellas han sido recientemente restauradas.

La importancia de estos murales es que responden a las distintas funciones de cada sala, lo que le permitió a la creativa alemana estudiar y responder a diferentes tipos de pinturas. Por eso, las dos exposiciones que realizó aquí se centraron justamente en ello. La primera está compuesta por paneles pintados que van yuxtapuestos al friso romano, además de réplicas de objetos romanos cotidianos como lámparas de aceites y ollas faciales. En la segunda instalación relacionada con los peculiares baños, también destacan pinturas contemporáneas. Huber trasladó la irregularidad y el ritmo que seguía la arquitectura romana a estos paneles cuyos rojos, celestes, amarillos y morados intensos impactan al replicar el efecto de perspectiva de antaño en un plano completamente vanguardista. “Ser conscientes de la importancia que tienen las pinturas murales y los objetos romanos en la práctica contemporánea de las bellas artes era el objetivo final y creo que se cumplió”, añade la artista.

Ambas exposiciones pretenden ser muy diferentes, pero, como las dos exploran la relación entre la decoración de la pared y los objetos, se complementan. La recomendación de la artista es que se visiten en conjunto. Hasta enero de 2019 estarán disponibles.

 

17 julio 2018 at 7:32 pm Deja un comentario

Bayas, la ciudad sumergida en el golfo de Nápoles

Unas fotografías aéreas descubrieron frente a Bayas (Italia) los restos, cubiertos por el mar, de un ninfeo y dos lujosas villas romanas

Estatua sumergida
Un arqueólogo submarino observa una de las estatuas sumergidas que en su día adornaron la villa de los Pisones, en la localidad costera de Bayas.

FOTO: Antonio Busiello

Fuente: Rubén Montoya  |  National Geographic
17 de julio de 2018

En la década de 1940, unas fotografías aéreas realizadas por el piloto Raimondo Baucher en el golfo de Pozzuoli, 23 kilómetros al norte de Nápoles, revelaron un amplio conjunto de estructuras ocultas en el fondo del mar. Las imágenes crearon gran expectación y llamaron la atención de aficionados y estudiosos, siempre atentos a nuevos hallazgos arqueológicos en un área muy próxima a los célebres yacimientos de Pompeya y Herculano, perfectamente conservados gracias a la erupción del Vesubio del año 79 d.C.

Pronto se comprobó que esta erupción no fue la única que propició milagros arqueológicos en la región. Desde principios de la Edad Media, un proceso denominado bradisismo, característico del área volcánica vesubiana, había hundido en el mar gran parte de la costa entre Pozzuoli (la antigua Puteoli) y Cumas, y con ella un conjunto de lujosas construcciones romanas que la arqueología podía ahora rescatar. Los restos detectados en las fotografías se encontraban en el pequeño golfo que se extiende ante Bayas, la antigua Baiae. Este lugar era ya conocido por los arqueólogos y amantes de las antigüedades, pues allí, en el área costera que no se había sumergido, se conservaban importantes vestigios arquitectónicos de época romana como edificios termales con salas abovedadas y cúpulas, e incluso restos de lo que pudo haber sido un palacio imperial de finales del siglo II.

Área residencial

A lo largo del siglo I a.C., la zona se desarrolló como lugar de retiro y diversión para los romanos ricos, y luego para los emperadores, debido a la calidad de sus aguas. Autores clásicos como Horacio, Estacio y Marcial elogiaron su belleza, mientras que otros, como Séneca y Varrón, criticaron los vicios y excesos de sus ricos inquilinos estacionales.

En el siglo I a.C., Bayas se convirtió en lugar de retiro y diversión para los romanos ricos

Por otra parte, en 37 a.C. se emprendió en el golfo de Pozzuoli la construcción de un gran complejo portuario, el llamado Portus Iulius, destinado a servir de base a la armada romana. El puerto estaba cerrado por un muelle de 371 metros de longitud, que iba desde Pozzuoli hasta punta Epitafio, y comprendía dos grandes «lagos», el lacus Avernus y el lacus Locrinus. Más allá de la punta Epitafio o el Portus Iulius conectaba con la bahía de Bayas, que también se cerró mediante una serie de construcciones para formar un tercer «lago» o puerto, el Baianus lacus. El puerto de Bayas tuvo un carácter de recreo y comercial, y en él se construyeron una serie de villas residenciales con espectaculares vistas al mar.

Entre los siglos III y V, y de nuevo entre los siglos VII y VIII, los movimientos tectónicos de nidos como bradisismo provocaron el hundimiento de gran parte de la costa entre Pozzuoli y Cumas, incluida Bayas. Pese a ello, ésta mantuvo su fama como balneario: en el siglo VI, el rey godo Atalarico y su secretario Aurelio Casiodoro recomendaban la zona por sus aguas termales, y durante el Renacimiento humanistas como Flavio Biondo y Ciríaco de Ancona mencionaban las propiedades terapéuticas del agua del golfo. A finales del siglo XV se construyó, sobre restos de época romana, el castillo Aragonés, sede del Museo Arqueológico de Bayas, donde se reunieron los hallazgos arqueológicos que se realizaban en la zona.

Primeros hallazgos

Siguiendo la pista de las fotografías de Baucher, en 1959 se realizaron las primeras prospecciones submarinas a cargo de Nino Lambolia –precursor de la arqueología subacuática italiana– y bajo las directrices de Amedeo Maiuri. Se escogió para ello una zona del golfo de Bayas a orillas de punta Epitafio, en cuyas inmediaciones habían aflorado, de manera fortuita, diversas esculturas, elementos arquitectónicos y estructuras desde 1920, durante la urbanización de la zona portuaria. Valiéndose de los medios disponibles entonces, los exploradores hallaron, a 6 metros de profundidad, una calle enlosada, bordeada por dos edificios y restos de estructuras que continuaban mar adentro.

Diez años después, en 1969, la marea descubrió, en el ábside de un edificio, dos esculturas de mármol de gran calidad: ambas formaban parte de un grupo escultórico entre cuyos personajes se reconoció a Odiseo (Ulises), lo que parecía estar relacionado con una antigua tradición que recoge Estrabón, según la cual Bayas derivaría su nombre de un personaje de la Odisea de Homero, el timonel Bayo, enterrado allí por Odiseo.

Según una tradición, el nombre de Bayas derivaría de Bayo, un compañero del héroe Odiseo

En 1980, la primera excavación subacuática sistemática puso al descubierto diversas estancias ricamente decoradas con mármoles. Los investigadores concluyeron que las estructuras correspondían a un complejo termal y a un ninfeo –un espacio con función de triclinio o sala de banquetes–, construidos en época del emperador Claudio (41-54). El ninfeo tenía una planta rectangular rematada por un ábside –donde habían aparecido las estatuas del grupo escultórico de Polifemo y Odiseo–, así como una serie de nichos ornados con dos estatuas de Dioniso, una de Antonia la Menor, madre del emperador Claudio, y posiblemente una hija de éste. Las paredes estaban decoradas con mármoles polícromos. Se especula con que las termas y el ninfeo formasen parte de una residencia imperial.

Mansiones de lujo

El trabajo de los arqueólogos desveló también otros restos sumergidos en la misma zona. Entre ellos destaca la denominada villa de los Pisones, una lujosa residencia con una extensión aproximada de 2.000 metros cuadrados. El complejo, situado a unos 150 metros de la costa y a unos ocho metros de profundidad, fue construido a finales del siglo I a.C. y constaba de diferentes estancias termales y residenciales distribuidas en torno a un amplio jardín porticado; la zona abierta al mar estaba dispuesta en terrazas. La villa contaba con una serie de piscinas ligadas a la actividad pesquera. Los restos de mosaicos y pinturas de algunas habitaciones manifiestan la riqueza de sus propietarios. El nombre de la familia de los Pisones aparece en sellos de plomo hallados en tuberías del complejo, lo que ha llevado a identificar esta residencia con la villa de Cayo Calpurnio Pisón en Bayas, donde Tácito sitúa el origen de la conjura liderada por este personaje contra Nerón. Al final, el emperador confiscó la propiedad y se cree que el complejo fue remodelado para acoger una segunda villa marítima en época de Adriano (117-138).

En la villa de los Pisones, Tácito sitúa el origen de una conjura contra el emperador Nerón

La villa de Protiro

La zona urbanizada de Bayas se comunicaba hacia el suroeste con otras propiedades a través de una calle a la que se abrían numerosas tabernas y que conducía a la entrada monumental de otra villa privada con vistas al Baianus lacus. Los arqueólogos la bautizaron como villa de Protiro porque contaba con un pórtico columnado frente a la puerta de entrada (en griego, pro thyra). La villa se dividía en dos secciones, una residencial y otra de termas privadas, separadas por una piscina de agua marina anqueada por numerosas esculturas. Destacan algunas estancias decoradas con mosaicos geométricos de tema mitológico y revestimientos de mármol. En la zona también se han hallado restos de pórticos y otras estructuras.

La villa de Protiro bordea el canal de más de doscientos metros de largo que comunicaba el mar con el lago artificial, y que ahora está hundido a entre seis y ocho metros de profundidad. Se cree que más allá de este canal, en la mitad meridional del muelle que cerraba el Baianus lacus, había construcciones similares, pero no se conservan restos debido a la erosión causada por siglos de fondeos y actividades portuarias. En esta zona tan sólo se han recuperado restos de estructuras asociadas a la pesca y algunos cimientos.

 

Estatua rescatada
Los buzos extraen del mar, en 1969, la estatua de uno de los compañeros del héroe Odiseo, que lleva un odre con vino para emborrachar al cíclope Polifemo. Esta pieza formaba parte de un grupo escultórico.

FOTO: Paul Fearn / Alamy / ACI

 

Una minuciosa restauración
Unos especialistas limpian y restauran una de las estatuas recuperadas en el yacimiento submarino de Bayas.

FOTO: Jonathan Blair / Getty images

 

El dios Dioniso
Estatua del dios del vino procedente del ninfeo o fuente monumental de Bayas. Museo Arqueológico de los Campos Flégreos.

FOTO: DEA / Album

 

El golfo de Pozzuoli
Mapa que muestra cómo era el golfo de Pozzuoli en el siglo XVI.

FOTO: Bridgeman / ACI

 

17 julio 2018 at 11:45 am Deja un comentario

3 mensajes secretos para que los descifres como lo hacían Julio César, los espartanos y los masones

Cifrados, códigos y claves son parte integral de nuestras vidas

Mensajes cifrados creados especialmente para ti…  GETTY IMAGES

Fuente: BBC Mundo
15 de julio de 2018

Cuando nos comunicamos con nuestros celulares o compramos algo por internet se trasmiten mensajes en formas pensadas para prevenir que la gente no autorizada los entienda.

Han existido diferentes métodos de cifrado a lo largo de la historia. Lo que ha cambiado es que ahora es que dejamos que sean las computadoras las que se ocupen de codificar y descodificar la información.

¿Qué te parece si volvemos a los tiempos en los que la tecnología existente requería más participación de los humanos?

Trata de descifrar estas frases de un ingenioso escritor (y no te preocupes: si no puedes, te damos las claves).

Empecemos con una en…

El cifrado de César

Aquí está la frase para descifrar:

KZ QDZKHCZC EQDBTDMSDLDMSD DR HLOQDBHRZ

Este método fue nombrado en honor al líder militar y político romano Julio César (100-44 a.C) quien -según el historiador y biógrafo romano Gayo Suetonio Tranquilo- lo usaba en mensajes militares y oficiales.

El de César no era el método criptográfico más difícil de descifrar, pero dadas las circunstancias en su época funcionaba muy bien. PIXABAY

El cifrado de César fue una forma segura de mantener secretos durante un tiempo, gracias a que la mayoría de los enemigos de Roma eran analfabetos.

Sin embargo, hay registros que muestran que para el siglo IX d.C. ya había métodos para descodificar ese tipo de comunicaciones utilizando el análisis de frecuencia de Abū Yūsuf Ya´qūb ibn Isḥāq al-Kindī.

Al-Kindi, nació en Kufa y murió en Bagdad -entonces parte del Califato abasí, hoy Irak- alrededor de 801-873 d.C. y además de muchas otras cosas, fue uno de los padres de la criptografía.

Su libro «Manuscrito sobre descifrar mensajes criptográficos» dio lugar al nacimiento del criptoanálisis e incluía varios métodos nuevos para descifrar códigos.

Respecto al cifrado de César -también conocido como cifrado por desplazamiento, código de César o desplazamiento de César- es un simple cifrado por sustitución.

Lo que se hace es reemplazar todas las letras por otras del alfabeto, que están en un número fijo de posiciones más adelante o atrás: lo que necesitas descubrir entonces es cuántas posiciones y en qué dirección.

Julio César, cuenta Suetonio, solía desplazar tres espacios hacia la derecha.

«Si tenía que decir algo confidencial, lo escribía usando el cifrado, esto es, cambiando el orden de las letras del alfabeto, para que ninguna palabra pudiera entenderse. Si alguien quería descodificarlo, y entender su significado, debía sustituir la cuarta letra del alfabeto, es decir, la D por la A, y así con las demás«, cuenta en «La vida de los Césares».

Para la frase que encriptamos, la clave es más sencilla: 1 posición a la derecha.

Así que en vez de escribir A escribimos B; en vez de B, C; en vez de C, D, etc.

Y nuestra frase era: KZ QDZKHCZC EQDBTDMSDLDMSD DR HLOQDBHRZ

Así de fácil: la A es B, la B es C, la C es D… y la Z es la A.

¿Ya la descifraste?

Aquí va la siguiente, con…

La técnica criptográfica de los espartanos

En este caso, lo que recibirías es una cinta con estas letras escritas a lo largo de ella:

MGSEPNUDNAUEOPRRTCOORENAOEEAIQSESIRNSGAEUÉSTEEDAUDNELPA

¿Complicado? De acuerdo, aunque los conocedores describen este cifrado como «elemental».

Apareció en la Antigua Grecia, fue creado por los éforos de Esparta y, según la Enciclopedia Británica, es la primera criptografía registrada.

En el año 400 a.C. los comandantes militares empleaban un dispositivo de cifrado llamado escítala, el cual consistía en una vara cónica con un cierto número de caras.

A esa vara la envolvían en una tira de pergamino o cuero sobre la cual se escribía el mensaje.

Al desenvolverla, las letras quedaban en otro orden y el mensaje, cifrado.

Aquí, por ejemplo, el mensaje empieza con la «palabra» KEISERAU, pero al desenrollar la tira, lo que se vería serían las letras en otro orden: de la punta de la tira hacia abajo KGR. DOMINIO PÚBLICO

El destinatario tenía que tener un bastón de proporciones idénticas al original para que cuando envolviera la tira a su rededor, reaparecía el texto.

Como no contamos con una escítala para descodificar nuestro mensaje tendremos que valernos de otro método, que no es tan bonito pero funciona: una tabla.

En este caso, imaginamos que nuestra vara tenía 10 caras y que enrollamos la cinta 5 veces. Así, abajo verás una tabla con esas medidas que hace las veces de la vara gemela que tendría el destinatario.

Recordemos el mensaje:

MGSEPNUDNAUEOPRRTCOORENAOEEAIQSESIRNSGAEUÉSTEEDAUDNELPA

Como verás, las letras que te dimos son las que aparecen de arriba hacia abajo en la tabla, como se verían en la tira desenvuelta; pero si las ves de izquierda a derecha, como se verían al enrollar la cinta, podrás develar el mensaje.

Lo único que tienes que agregar son espacios entre las palabras.

Si quieres experimentar con este sistema pero quieres algo más parecido a una escítala, puedes usar un lápiz y una tira de papel.

GETTY IMAGES

¿Listo para el último?

Cifrado francmasón

No se sabe cuándo apareció, pero se cree que antes de 1531.

Es un código escrito que utiliza una variedad de símbolos hechos de construcciones espaciales para representar letras de un alfabeto, a diferencia de otros códigos tradicionales que reemplazan una letra alfabética por otra.

Se lo conoce también como el cifrado rosacruz, pues se le atribuye a un grupo religioso esotérico o sociedad secreta de la Alemania medieval, y como el método masónico, debido a su uso por parte de grupos secretos que supuestamente protegen sus prácticas del escrutinio público.

Lo cierto es que fue utilizado por los francmasones en muchos aspectos de sus vidas; hoy en día se pueden ver lápidas con mensajes cifrados, como éste, especialmente hecho para que trates de resolverlo:

¿Largo y difícil? Lo último que haríamos es subestimar tus capacidades. Pero necesitas las herramientas, así que he aquí cómo funciona:

El proceso de cifrado es bastante sencillo; se reemplaza cada aparición de una letra con el símbolo designado.

Los símbolos se asignan a las letras mediante la clave que verás a continuación.

La letra es reemplazada por la parte de la imagen en la que se encuentra. Así, en los ejemplos que pusimos abajo, de derecha a izquierda, el primer símbolo representa la A; el segundo, la T; el tercero, la M y el cuarto, la W.

Por supuesto, la clave no era siempre la misma: a veces movían las letras de lugar o usaban solo cruces, etc.

Pero ésta es la que utilizamos para encriptar la frase para ti.

¿Te animas a descifrarla… o prefieres leerla aquí abajo?

El autor y las frases (por si no las descifraste

Una pausa, para que no veas las respuestas sin querer. GETTY IMAGES

La realidad frecuentemente es imprecisa

Me niego a responder esa pregunta aduciendo que no sé la respuesta

A alguien que sea capaz de lograr que lo elijan como presidente no se le debería permitir serlo bajo ninguna circunstancia

Todas son frases del escritor y guionista radiofónico e historiador galáctico Cntfzr Zczr (¡no te lo íbamos a hacer tan fácil! Está en cifrado de César, 1 posición a la derecha).

 

17 julio 2018 at 11:38 am Deja un comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

julio 2018
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos

RSS Blogs en Χείρων·Chiron

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente