Archive for 14 septiembre 2017

Hallan un colgante de oro de época fenicia en Mazarrón

La pieza, del año 620 a. C., demuestra que en la zona no solo hubo rutas comerciales, sino también asentamientos con población aristócrata

El colgante, de unos dos centímetros de longitud – ABC

Fuente: EFE – Mazarrón (Murcia)  |  ABC
14 de septiembre de 2017

Investigadores de la Universidad de Murcia (UMU) han hallado en Mazarrón un colgante de oro de época fenicia que demuestra que en la zona hubo no solo rutas comerciales, sino también asentamientos con población aristócrata.

El hallazgo de esa pieza, de unos dos centímetros de longitud y forma de flecha, se ha producido en el tercer curso de arqueología subacuática que la UMU organiza en la localidad costera en colaboración con su Concejalía de Patrimonio Histórico.

En un comunicado, su coordinador, Juan Pinedo, ha explicado que el colgante es muy similar a otro encontrado en la necrópolis fenicia de Trayamar, en Vélez-Málaga, fechado en el 620 antes de nuestra era. La pieza se encontró en una prospección subacuática en la Isla de Adentro, en el entorno de la playa de La Isla, de Puerto de Mazarrón.

Según Pinedo, este colgante lleva a pensar que la zona no fue solo un lugar de paso para los comerciantes fenicios, sino que estos pudieron estar asentados en la zona y contar con un puerto propio. «Se trata de un salto cualitativo, pues a las piezas ya habituales, como ánforas, platos y vasijas, que hablan del comercio marítimo, se suma ahora este hallazgo que hace ver que estaríamos ante un asentamiento con residencia de aristócratas de la época», ha indicado.

La alcaldesa de la localidad, Alicia Jiménez, ha mostrado su satisfacción por este hallazgo y recordado que en el mismo entorno de la playa de La Isla se encontraron también dos barcos fenicios del siglo VII antes de nuestra era.

Uno de ellos, que aún está ubicado en el lugar en el que fue encontrado a la espera de poder ser extraído con garantías para su conservación, está considerado el barco más antiguo que se conserva completo, por lo que está declarado Bien de Interés Cultural.

 

Anuncios

14 septiembre 2017 at 9:35 pm Deja un comentario

Un mosaico romano con representaciones de Hércules y Cupido sale a la luz en Inglaterra

El mosaico, perteneciente a una villa romana de tamaño relativamente modesto, está decorado con personajes y criaturas de la mitología grecorromana, entre ellos Belerofonte y la Quimera

Mosaico romano de Boxford. El magnífico mosaico de más de seis metros de longitud durante las excavaciones arqueológicas de 2017 en Boxford, al oeste de Londres. FOTO: COTSWOLD ARCHAEOLOGY

Fuente: ALEC FORSSMANN NATIONAL GEOGRAPHIC
14 de septiembre de 2017

Unas excavaciones arqueológicas realizadas este año en Boxford, al oeste de Londres, han ido revelando unos hallazgos romanos cada vez más espectaculares: un brazalete de niño y unas monedas, cerámica y una baldosa con la huella de un animal, los restos de una villa, un probable granero y una piscina pequeña. Y, sobre todo, un magnífico mosaico de más de seis metros de longitud y decorado con personajes y criaturas de la mitología griega, según explica Cotswold Archaeology.

“El propietario del mosaico quería proyectar una imagen de persona cultivada, alguien familiarizado con la mitología clásica y con una elevada cultura romana, a pesar de que su villa era de tamaño relativamente modesto y estaba en una parte remota del Imperio romano”, afirma Neil Holbrook, un experto de Cotswold Archaeology.

Anthony Beeson, otro experto en temas romanos, sugiere que la escena lateral debería de ser interpretada como el héroe Belerofonte (quien montó al caballo alado Pegaso y mató en vuelo a la Quimera, un monstruo híbrido con cuerpo de león, cabra y serpiente) en la corte de Yóbates o de Proteo, el primero el rey de Licia y el segundo el anciano dios del mar. Otras figuras que aparecen en el mosaico posiblemente incluyen a Hércules luchando contra un centauro, Cupido con una guirnalda y representaciones de Telamón en las esquinas, que parecen sostener el panel central.

Elevada cultura romana. “El propietario del mosaico estaba familiarizado con la mitología clásica y atesoraba una elevada cultura romana”, dice Neil Holbrook. FOTO: COTSWOLD ARCHAEOLOGY

 

Hércules y Cupido. Panel del mosaico romano en el que presumiblemente aparecen Hércules luchando contra un centauro y Cupido rodeado por una guirnalda de flores. FOTO: COTSWOLD ARCHAEOLOGY

 

14 septiembre 2017 at 7:53 pm Deja un comentario

La moneda hallada en Pompeya que cambia la historia

Fuente: Claudia Ausilio  |  Vesubio Live
12 de septiembre de 2017

Durante siglos se ha creído que la erupción del Vesubio, que destruyó las ciudades de Pompeya y Herculano, tuvo lugar el 24 de agosto del año 79 d.C.

Pero una moneda, hallada en Pompeya, podría cambiar la historia de ese día y más aún. La fecha de la erupción está documentada en las cartas de Plinio el Joven, donde se atestigua que se habría producido “Nonum Kal. Septembres”, es decir, nueve días antes de las Kalendas de septiembre (24 de agosto).

Siglos después de aquella terrible tragedia los arqueólogos especulan con la posibilidad de que el catastrófico evento hubiera tenido lugar en otoño, teoría apoyada por el hallazgo de frutas y frutos secos carbonizados, braseros y vino en fase de envejecimiento y precisamente el 24 de de octubre de ese año.

Reforzaría esta tesis la moneda en cuestión, hallada en el tesorillo de la “Casa del Brazalete de Oro” perteneciente a un pompeyano que huía de la furia del volcán. Se trata de un denario de plata con el rostro del emperador Tito (79-81 d.C.) impreso y al lado la inscripción “IMP XV”, haciendo mención a la decimoquinta aclamación imperial del “princeps“, que Tito habría recibido no antes de septiembre del 79 d.C., un terminus post quem para la fecha de la destrucción de la ciudad.

Sin embargo, debe tenerse también en cuenta otra investigación: la de la Dra. Teresa Giove, responsable del MANN. En la presentación de la moneda en el catálogo de la exposición “Historias de una erupción” sostiene que, después de una cuidadosa limpieza del denario, la leyenda resultante sería IMP IIII y no IMP XV.

La moneda, junto con otros hallazgos, se ha conservado durante años en los depósitos de la superintendencia y del Museo Arqueológico de Nápoles, pero ahora está de vuelta con la exposición “Tesoros bajo el lapilli” en el Antiquarium de Pompeya, que puede visitarse hasta el 31 de mayo.

 

14 septiembre 2017 at 7:49 pm Deja un comentario

Badalona adecúa una antigua ‘domus’ para incorporarla al itinerario de la ciudad romana

El Ministerio de Fomento invierte 416.000 euros en la museización de esta antigua casa de la época de Augusto

Obras de adecuación de la Casa de l’Heura, una ‘domus’ romana de la antigua Baetulo (Museu de Badalona)

Fuente: LA VANGUARDIA
7 de septiembre de 2017

El Museu de Badalona prevé que la primera fase de las obras de adecuación de la Casa de l’Heura termine a finales del mes de octubre. Se trata de una domus romana de la época de Augusto (63 aC – 4 dC) y que estuvo habitada hasta finales del siglo I dC. El Ministerio de Fomento ha invertido 416.000 euros para rehabilitar un espacio de patrimonio arquitectónico.

La casa se descubrió en 1999 cuando se realizaron obras en el terreno donde se ubicaba, en la actual calle Lladó. Cuando termine la primera fase de las obras, se ejecutarán trabajos de museización con una aportación municipal de 200.000 euros. Un importe que se destinará a las intervenciones para abrir la casa al público, una domus de 500 metros cuadrados situada en los bajos de un edificio de pisos en el barrio de Dalt la Vila, el casco antiguo de Badalona.

La Casa de l’Heura sigue la distribución propia de las domus de la época, con un atrio alrededor del que se encuentran ocho espacios. Además del área doméstica, los estudios arqueológicos constatan la existencia de un área de trabajo que estaba destinada a la producción y el almacén de vino.

Con este análisis arqueológico, el Museu de Badalona constata como la Casa de l’Heura y la Casa dels Dofins (en la misma zona) constituyen piezas fundamentales para entender la importancia de la economía del vino y el desarrollo urbanístico de la antigua Baetulo.

 

14 septiembre 2017 at 7:43 pm Deja un comentario

Las cinematográficas mentiras de los rocosos gladiadores: estrellas de Roma no tan fieras

Tras el periodo de la dinastía Julio-Claudio se prohibió en todas las partes del imperio, salvo en Roma, los combates a muerte. La cantidad de denarios que movía este negocio hacía que los patrocinadores tuvieran gran interés en que los gladiadores sobrevivieran a los combate

«Pollice Verso» (1872), del pintor francés Jean-Léon Gérôme – Museum purchase

Fuente: CÉSAR CERVERA ABC
14 de septiembre de 2017

Los gladiadores eran auténticas estrellas mediáticas, como hoy lo son los futbolistas o los tenistas, con la salvedad de que la impaciencia de los espectadores romanos no permitía que las competiciones se alargaran más de un día. Como si a un boxeador le obligaran a luchar varias veces en cuestión de pocas horas, la resistencia física era fundamental para poder aguantar ronda tras ronda combates interminables. No obstante, la gran mentira trasladada por películas como «Gladiator» o «Espartaco» es que la mayoría de gladiadores morían sobre la arena y que los espectadores acudían a ver sangre y vísceras. Lo último que querían los patrocinadores era ver muertos a los luchadores que los estaban haciendo de oro y proyectaban tantas cualidades que admiraba el pueblo romano. Nada había peor en estos espectáculos que un combate breve (mortal) o sin emoción.

La virtus era la principal cualidad masculina que regía la vida en la Antigua Roma. Se esperaba de los políticos, militares y ciudadanos que se mostraran varoniles, leales a la República (más tarde al Emperador) y dispuestos a sacrificarse por el bien común. De ahí la importancia social de los combates de gladiadores, que entretenían al pueblo con las hazañas de unos hombres que cumplían al detalle con la virtus y las cualidades marciales que habían engrandecido a Roma.

De rituales a espectáculo de masas

El nombre de gladiador deriva del arma principal que solían utilizar, una espada corta de hoja recta llamada gladius, que las legionarios romanas adaptaron a modo de imitación de las armas portadas por los mercenarios celtíberos de Aníbal Barca;. El origen más remoto de la lucha de gladiadores hay que buscarlo en la época etrusca (siglo IV a.C.), durante la cual se celebraban combates rituales entre los prisioneros en torno a las tumbas de los héroes para honrar a Saturno. En este sentido, como explica David Potter en su libro «Los emperadores de Roma» (Pasado&Presente, 2017), los combates públicos como entretenimiento, y no como rituales religiosos, ya se empezaron a celebrar en los años de la República, pero no adquirieron la magnitud de un espectáculo de masas, común en todas las regiones del Imperio, hasta después de la batalla de Accio (31 a.C.), cuando la Pax Romana permitió un periodo de relativa calma en las fronteras.

El formato más habitual de estos combates era el de una serie de asaltos entre dos o más hombres armados que finalizaban, por regla general, cuando uno de los contendientes resultaba herido. Al comienzo del evento, los gladiadores desfilaban por el circo con sus armas y distintivos. Cuando llegaban al palco del Emperador saludaban a las autoridades en muestra de respeto, pero es poco probable que pronunciaran el cinematográfico «Ave, Caesar, morituri te salutant» (Ave, César, los que van a morir te saludan), tras lo cual presentaban sus armas al promotor encargado de comprobar que estuvieran en buen estado y cumplieran con las reglas establecidas. Asimismo, los gladiadores realizaban un precombate simulado (prolusio) a modo del moderno calentamiento.

Gladiadores después del combate, por José Moreno Carbonero

Los vencedores en los combates iban acumulando prestigio y subían de categoría, de tal manera que a los veteranos les quedaba la opción al final de su carrera de convertirse en maestros de las escuelas o incluso en árbitros. Los combates estaban perfectamente reglados por un «suma rudis», un árbitro que vigilaba el desarrollo de la lucha y que mandaba parar el combate cuando uno de los contendientes no respetaba las normas. El «suma rudis» era siempre un gladiador retirado y portaba una espada de madera, símbolo de su pasado como luchador de la arena.

Las estrellas no pueden morir

La creencia de que todos los gladiadores eran esclavos o debían ganarse su libertad se desmiente con la existencia de numerosos hombres libres que se dedicaron a estos combates con fines lucrativos. Las filas de las escuelas de gladiadores se nutrían con prisioneros de guerra, condenado ad gladium, a trabajos forzados y esclavos destinados a las escuelas por sus amos para que los adiestraran y luego poder usarlos de guardia de corp en sus familias.

No en vano, la cantidad de denarios que movía este negocio, que los magistrados civiles tenían la obligación de organizar al menos una vez al año, hacía que los patrocinadores tuvieran gran interés en que los gladiadores sobrevivieran a los combates y, de paso, evitar el pago de los millonarios seguros de vida contratados por los hombres libres en caso de sufrir una desgracia.

Gladiadores victoriosos ofreciendo las armas a Hércules guardián

Según el jurista y escritor Gayo, los gladiadores de alquiler para un solo combate se cotizaban a 20 denarios si salían vivos y sin heridas del anfiteatro, mientras que la cifra se elevaba a los 1.000 por los hombres muertos o mal heridas. Los mejores gladiadores voluntarios firmaban contratos de cinco años y combatían dos o tres veces cada temporada.

Los combatientes se organizaban en «familiae», esto es, compañías en las que sus entrenadores tenían la potestad de vender, alquilar o intercambiar a los miembros de su equipo. Los propietarios de las escuelas de gladiadores, conocidos como «lanistas», eran los responsables de reclutar a los guerreros y de su entrenamiento. El adiestramiento diario en la escuela era en muchos casos extremo, pues se requería un gran aguante para soportar una sucesión maratoniana de combates sobre la arena. Por lo demás, los gladiadores vivían entre grandes comodidades para preservar su salud.

A cambio de los duros entrenamientos, los gladiadores obtenían buenas dietas, masajes y cuidados médicos diarios, algo al alcance de muy pocos en la época. En la víspera de la lucha –explican los autores de «Historia del deporte. De la Prehistoria al Renacimiento» (Editorial Wanceulen)– se ofrecía públicamente a los gladiadores una cena libera con los mejores manjares y bebidas, con el fin de que el pueblo pudiera observar de cerca a sus héroes. A nivel social, se daba la contradicción de que los patricios romanos denigraban a los gladiadores por su baja posición y, a la vez, los admiraban por su valentía y los elevaban por encima de otras grandes celebridades.

Sangre, sudor y habilidad

Ver un derramamiento de sangre no era lo que hacía tan seguidas las luchas entre gladiadores. La sociedad romana sentía fascinación por el dolor y el sufrimiento, hasta el punto de que los gladiadores eran admirados como símbolos de fortaleza extrema, individuos que arriesgaban la vida y la integridad física. Una pequeña dosis de sangre y sufrimiento era bienvenida, aun cuando las matanzas no eran deseables ni lo más probable (el índice de mortalidad estaba en torno al 5% en cualquiera de los espectáculos romanos). La muerte acaecía por accidente o cuando uno de los contendientes se comportaba de manera esquiva o inútil, en cuyo caso se le azuzaba con latigazos y hierros candentes. Si persistía en su actitud se le azotaba y mataba por cobarde.

A la muerte de Augusto, le siguió un periodo en el que sí fueron más frecuentes los combates «sine missione» (sin perdón). No obstante, tras el periodo de la dinastía Julio-Claudio se prohibió en todas las partes del imperio, salvo en Roma, los combates a muerte. E incluso en la capital solo cuando asistía el Emperador era habitual que las luchas acabaran con muertos. De ahí ha derivado la cinematográfica escena de la grada, sediento de sangre, pidiendo al Emperador la muerte o el perdón del gladiador derrotado con la señal del dedo pulgar hacia arriba (pollice verso, pulgar girado). Una interpretación errónea de este gesto, que se extendió originalmente por culpa de un cuadro del siglo XIX del pintor francés Jean Leon Gerome. En verdad, el pulgar hacia abajo significaba clemencia para el vencido, a través de un gesto que trataba de imitar una espada envainada de nuevo.

En la época del Emperador Marco Aurelio, fue habitual que en los enfrentamientos se usaran armas de madera en vez de espadas y tridentes de acero. Todo ello porque la verdadera esencia de estos combates era dar con un espectáculo de larga duración en el que se exhibieran las habilidades marciales de los combatientes y hubiera un toque teatral. En las raras situaciones en las que un gladiador moría, el operario que lo retiraba de la arena iba disfrazado como el dios etrusco del infierno blandiendo un enorme y teatral martillo.

Para ver sangre a raudales había otros entretenimientos públicos con una violencia más explícita y probable. Entre ellos –apunta David Potter– aquellos en los que uno o más cazadores profesionales acosaban y daban muerte a diferentes tipos de animales o en las ejecuciones de delincuentes, precedidas de torturas públicas, que se vestían de representación teatral. Y a veces se enfrentaban a muerte los condenados. Asimismo, «la exposición a las bestias» consistía en arrojar a convictos desarmados a la arena para que fueran devorados por leones, tigres, osos o lobos.

La decandencia de este tipo de entretenimientos fue acelerado por las prohibiciones. En el año 200 se prohibió que las mujeres lucharan y, finalmente, la lucha de gladiadores fue prohibido por el Emperador Constantino el Grande en el año 325, y retirado definitivamente por Horacio en el 404. El ascenso del cristianismo a fe oficial de Roma hizo que los espectáculos que tanto gustaban a la gente empezaron a ser mal vistos, por crueles y sanguinarios, así como por recordar la muerte de mártires cristianos a manos de bestias en los años de la persecución de los seguidores de Cristo.

 

14 septiembre 2017 at 7:59 am Deja un comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente