Archive for 1 septiembre 2017

Valencia, ciudad de dioses y mitos

Historias de guerras, amores, incestos, pasiones, dioses y semidioses de la mitología clásica permenecen aún hoy en la sabiduría popular y en las calles de la capital del Túria

La transformación de una de las ninfas en árbol en el Jardín de las Hespérides. / AYUNTAMIENTO DE VALENCIA

Fuente: CONCHA MOLINA > Valencia  |  LAS PROVINCIAS
31 de agosto de 2017

En el principio, todo era Caos. Y de Caos surgieron Gea, Tártaro y Eros que dieron a luz a Erebos, Nyx, Eter y Hemera. Así explica la mitología clásica el origen del universo: de la tierra, el abismo y el amor nacieron las tinieblas, la noche y la luz del día. Resulta curiosa la pervivencia de los mitos clásicos hasta nuestros días, teniendo en cuenta que en su origen, a diferencia de las religiones monoteístas, fueron trasmitidos solo mediante el boca a boca.

Historias de guerras, furias, amores, incestos, templos, pasiones, dioses y semidioses de la mitología clásica permenecen aún hoy en la sabiduría popular: el nacimiento de Afrodita, la mirada petrificadora de Medusa, la historia de Dafne y Apolo, las aventuras de Hércules… Historias recordadas por muchos gracias a haberlas escuchado de boca de aquel profesor de Latín del instituto que las leía en voz alta con una pasión contagiosa.

Sin ir más lejos, Valencia debe su nombre a la Valentia romana, siendo fundada por la civilización del Imperio en el 138 a.C. sobre la actual Plaza de la Virgen. Allí se encontraba el foro y aún hoy puede leerse sobre el suelo una inscripción en latín sobre la fundación de la ciudad.

Así pues, debido a las raíces romanas de la ciudad y la fuerza de la tradición de la mitología clásica para ser trasmitida hasta la actualidad, en Valencia podemos encontrar múltiples referencias a los personajes que protagonizan los mitos, convirtiendo la ciudad en tierra de dioses y semidioses.

Fuentes de Valentia

Precisamente en la fuente de la Plaza de la Virgen se encuentra la figura de un hombre que sujeta en su mano un objeto del que salen frutos. El hombre representa el Río Túria y el objeto que sujeta en la mano una cornucopia o cuerno de la abundancia.

La cornucopia, presente en múltiples imágenes representativas de la mitología, hace referencia al mito griego de Zeus y Amaltea y simboliza la abundancia. Amaltea es la cabra que amamantó al dios Zeus, quien jugando con ella le rompió uno de sus cuernos.

Entonces, Zeus convirtió el cuerno en cornucopia de donde saldrían alimentos siempre que la cabra quisiera. La figura aparece en varios edificios y esculturas de la ciudad, en referencia a la fertilidad de la zona.

Fuente de la Plaza de / BIBLIOTECA VALENCIANA Y AYUNTAMIENTO DE VALENCIA

En otra plaza cercana a la Catedral, concretamente la Plaza de las Barcas, se encuentra otra fuente alegórica al mito de las Tres Gracias. Áglae, Talia y Eufrosine, representadas en la fuente central de la calle, son hijas de Zeus y la ninfa Eurínome.

Diosas del hechizo, la alegría y la belleza estaban presentes en todos los eventos en los que el placer fuera la protagonista como en los banquetes, la danza o el sexo para proporcionar alegría, belleza y fertilidad.

Entre al calle de la Paz y Colón se encuentra el jardín del Parterre donde, además de a Jaime I, encontramos una fuente que representa al dios de los mares, Poseidón que aparece rodeado siempre de criaturas marinas y con su tridente en la mano.

Jardines divinos

Si hay algún rincón de la ciudad en el que el caminante se envuelva en al mitología clásica este es sin duda el Jardín de las Hespérides. Su nombre, y las figuras distribuidas en su interior hacen referencia al mito de las manzanas doradas protegidas por las mélides.

Entre la lista de encargos que Euristeo hizo a Hércules, el undécimo recado consistía en robar las manzanas de oro que protegían las ninfas Hesperetusta, Egle y Eritia y Ladón, un dragón de tres cabezas. Dragón representado en una de las fuentes del jardín que tira el chorro de agua a la piscina.

Hércules se las ingenió para convencer al titán Atlas, encargado de sujetar el cielo, para que le trajera las manzanas mientras él sostenía su peso. El titán derrotó al dragón y Hércules logro los frutos. Precisamente en el jardín puede verse al hijo de Zeus sosteniendo una manzana y la metamorfosis de las ninfas en árboles ante la desesperación por el hurto.

Detalle del Jardín de las Hespérides. / AYUNTAMIENTO DE VALENCIA

Otros ejemplo de espacio verde con presencia de deidades son los Jardines de Viveros, donde las figuras divinas se esparcen como gotas de lluvia. En él encontramos cuatro estatuas que representan las “falsas estaciones”: Diana, Afrodita, Plutón y Apolo.

Estas estatuas fueron creadas por el artista Giacomo Antonio Ponzanelli, presente en muchas plazas y jardines de la capital del Túria y también en el Museo de la Ciudad, donde muchas de las estatuas han sido guardadas para protegerlas. De hecho, las figuras que están hoy en Viveros han pasado por los jardines de Pontons de Patraix y la Glorieta.

Así pues, Afrodita, diosa del amor y la belleza, aparece apoyada en un delfin en referencia a su nacimiento como hija de Urano; Apolo, siempre acompañado de una lira como dios de la música; Diana, diosa de la caza, con el arco, las flechas y el pecho izquierdo descubierto; Plutón, el dios de lo infiernos y de nuevo Poseidón, dios de los mares.

Detalle del Jardín de Monforte. / AYUNTAMIENTO DE VALENCIA

Conectado con los Jardines de Viveros se encuentran los Jardines de Monforte, donde se repite la presencia de Poseidón junto a una criatura marina que enrosca su cintura. Otra deidad presente es Flora, que porta la flor de óleno, una flor que producía fecundidad con solo tocarla, que entregó a Hera para que pudiese engendrar a Ares sin intervención de Zeus.

Otra estatua con mito propio es la de Dafnis y Cloe, dos bebés abandonados en un bosque que crecen juntos sin saber el lazo que les une y al alcanzar la adolescencia y con ella la sexualidad, se enamoran y acaban casándose. Uno de los ejemplos del incesto, bastante recurrente en la tradición mitológica: Zeus estaba casado con su hermana Hera; Mirra engendró a Adonis tras acostarse con su padre después de que Afrodita le castigara por no honrarla, y Urano se desfogaba con su madre Gea, aunqe estos encuentros servían para explicar la lluvia.

Al pasar lista por las murallas de Monforte, se encuentra también a Dioniso, dios del vino, con una copa alzada en al mano y un racimo de uva en la otra; Hebe, la diosa de la juventud y esposa de Hércules con un cáliza en la mano y una jarra en la otra, y Calíope, musa de la ciencia con un rollo de papiro.

Centros del conocimiento

UNIVERSIDAD DE VALENCIA

En el interior de Facultat de Filosofía y Ciencias del Conocimiento, en la Avenida Blasco Ibáñez, un mural representa Temis, diosa de la ley que aparece con los ojos vendados para no ver la maldad. Su presencia en esta facultad se explica porque hace años era la sede de los estudios de Derecho.

También en Blasco Ibáñez, frente a los Jardines de Viveros, aparece la escultura en cerámica de Atenea, diosa de la guerra y la estrategia. En su escudo, el rostro de Medusa; en la mano sujeta la victoria alada sobre el globo del mundo y a los pies una serpiente. En el pedestal una leyenda reza “Patria y escudo”.

En los jardines de la Biblioteca del Hospital se encuentran restos de la antigua Facultat de Medicina. Entre ellos, aparece la figura de Esculapio, dios de la medicina, con la vara de asclepio y una bebida curativa.

Detalles que pasaste por alto

Hay otros grandes edificios en los que ciertos detalles remiten a figuras mitológicas. Es el caso de los medallones del Templo de la Fama en la Lonja. En ellos aparecen representados emperadores y personajes míticos como Helena y Menelao, Héctor y Andrómaca, Filis y Demofón… Solo hay que afinar un poco la vista para descubrir uno a uno los personajes.

También hay que mirar muy de cerca la fachada del Teatro Principal para descubrir a Apolo, dios de la belleza y jefe de las musas, con una corona de laurel sobre la cabeza. En la del Teatro Olympia aparecen Hermes, dios del comercio y los viajeros, y Erato, musa de la poesía.

Así pues, Valencia queda protegida y vigilada por los dioses del Olimpo, quienes continuan aún tentados por la vida terrenal, siendo un reflejo de los defectos y pasiones humanas y velando por el destino de los valencianos que pasan por delante de ellos como si simples trozos de piedra se trataran. Y como desde siempre, sus historias seguirán estando entre nosotros in saecula saeculorum.

 

Anuncios

1 septiembre 2017 at 9:31 am 1 comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente