Archive for junio, 2017

“Los romanos trepanaban para curar fracturas en el cráneo”

El presidente de la Real Academia de Medicina y cirugía de Galicia quiere alejarse de la medicina romana «de los libros» y se referirá solo a sus propios hallazgos antropológicos en distintas excavaciones. Esos restos servirán al doctor Carro Otero para repasar qué cirugías se hacían en la época romana en el noroeste peninsular en la ponencia que dará hoy en el Hula a partir de la una de la tarde

El doctor José Carro Otero

Fuente: María PiñeiroEl Progreso
29 de junio de 2017

La cirugía tal y como la conocemos necesitó de descubrimientos recientes para recibir un verdadero impulso, pero algunas intervenciones ya se realizaban con éxito en Roma.

¿Estaba muy desarrollada la cirugía en Roma o habían heredado todas las técnicas de los griegos?

La medicina romana es un tercer tiempo, secuenciado con dos fases previas: la griega y la egipcia. Los emperadores romanos procuraban contratar siempre como médicos de la corte a griegos porque estaban enormemente prestigiados.

¿Qué aprenden los romanos de ellos?

Todo, perfeccionando algunas cosas. Es obvio que no se podían hacer maravillas porque entonces no era posible. Para muchos aspectos, la cirugía necesita de unos descubrimientos que solo se van a producir en el siglo XIX, como la anestesia general. Conseguían adormecer de alguna manera a los pacientes porque tenían el opio y el enfermo llegaba con su administración a una fase de analgesia razonable pero, para ciertas cosas, no era suficiente. No podían abrir el abdomen porque al no poder suprimir el tono muscular, que solo se consigue con una anestesia a un nivel intenso, se saldrían las tripas y no habría quien las pudiera volver a meter. Lo que hacían se llamaba cirugía externa, que excluye la torácica y abdominal. Son las extremidades: pared y tronco, sin llegar a entrar; el cuello, por supuesto y, en la cabeza, sí trabajaban la cavidad encefálica porque hacían trepanaciones. En la conferencia voy a presentar la primera y única trepanación de época romana que hasta ahora se encontró en Galicia.

¿Para qué se hizo esa trepanación?

Es complicado saberlo. Sabemos que es grande y afecta a buena parte del hueso parietal derecho, está cicatricada al 50%, lo que quiere decir que el individuo tuvo una supervivencia que pudo haber sido de un año. El aspecto del área cicatrizada nos indica que no hubo infección grave, por tanto que no se murió como consecuencia de la trepanación en si. No sabemos si la trepanación se hizo para intentar aliviar algún problema del cerebro. Había una serie de enfermedades que el enfermo situaba en alguna zona porque sentía un dolor especial y se hacía entonces una trepanación en ese sitio, trepanaban bajo demanda. También se trepanaba para curar las fracturas locales en el cráneo. A alguien le daban con una piedra en un sitio determinado, le producían una fractura del hueso del cráneo que se rompía en trozos pequeños y entonces el cirujano hacía lo que haría cualquiera si tuviera cuerpos extraños: intenta sacárselos. Se trepanaría para eliminar los fragmentos óseos producidos en una fractura. Además, habían aprendido que era bueno sanear los bordes, cortar por lo sano…

¿Para las infecciones?

Exactamente. Y para que no quedaran trozos a medio romper. Trepanaban por lo sano, hacían el agujero más grande dejando un borde limpio. Luego reponían la piel y el agujero quedaba solo protegido por la piel, que cicatrizaba. Se cubrían después con un casco.

¿Qué otras cirugías eran comunes en esa época?

Aunque no se hacía cirugía de cavidades, se pueden operar muchas cosas en superficie. Las extremidades, en principio, no darían mayor problema y una de las cosas que se hacían, de las que llevo dos casos, son amputaciones. Llevo un caso, encontrado por mí y por primera vez en Galicia, de una amputación de las dos manos.

¿Por qué se le amputaron?

Es una amputación complicada de interpretar. Puede ser punitiva, de castigo, o terapéutica, para curar algo. En este segundo caso, tendría que ser, por ejemplo, que la cayese una piedra en ambas manos. Había dos formas de amputación: una con prestigio social y otra sin él. Con prestigio social, sería si el ciudadano es un prisionero de guerra y se le castiga amputándole las manos. Esto lo hacían muchísimo los romanos porque, de esa manera, no mataban a la persona pero la eliminaban como futuro combatiente: no podía usar el arco, ni la espada, ni el escudo… Y, además, castigaban a su familia y amigos porque tenían que atenderlo en todo, no podía ni vestirse solo, ni alimentarse… era una carga. En ocasiones estas amputaciones se hacían incluso de forma colectiva. No era degradante socialmente porque la hace el enemigo, luego para los suyos más bien era un héroe. Se ve porque el individuo está enterrado en un sepulcro muy correcto, no hay proscripción social.

¿Y la segunda amputación?

Es la amputación de una pierna, también con supervivencia, se hizo por encima del tobillo, en el tercio medio y quedó perfectamente cicatrizada. El hueso peroné y la tibia se unieron por un callo cicatricial que hace un puente de un hueso al otro. Usó durante un tiempo una pata postiza. Imagínese un palo al que arriba, forrado para que no lastime, se le hace una especie de copa. El muñón se mete en ese copa y con las correas se sujeta a la pierna. Al caminar, como el hueso es más bien convexo, se redondea y hace un inverso de la copa cóncava que se le ha puesto. No hay duda de que tuvo una prótesis.

“La romana más longeva es Severina, una mujer de 91 años enterrada en Parga”

¿Qué usaban los romanos para desinfectar?

Nada que se sepa eficaz con seguridad. La mayoría de heridas se infectaban porque no había antisepsia ni asepsia. Fíjese si estaban acostumbrados a las infecciones que, cuando una herida no supuraba, se preocupaban muchísimo porque no estaba siguiendo el patrón habitual. Se estima que el 80% de las fracturas se infectaban. Sabemos que lavaban las heridas con agua caliente. No tenían jabones eficaces, se usaban cosas hechas con sosa que más quemaban que limpiaban… Las heridas iban curando por la propia mecánica de las defensas naturales. Naturalmente, las curaciones tardaban mucho, con molestias y las heridas quedaban de aquella manera, con imperfecciones. Solo se consiguió una desinfección eficaz en la segunda mitad del siglo XIX; es decir, ayer.

Hablará también de la duración de la vida en Galicia en la época romana…

Se vivía muchísimo menos que ahora. Para este estudio utilicé lapidas romanas porque tienen inscripción con el nombre; por tanto sé si cada persona es hombre o mujer, y la edad a la que se muere. Resulta que la mujer más longeva con mucho es una señora cuya lápida se encontró en Parga, Guitiriz. Tenía 91 años y se llamaba Severina. Hay un Victorinus, que sale con 120, pero creo que debe ser un error. De 70 años solo pasaba el 20%. El 50% de la población no pasa de los 40 años.

 

Guardar

30 junio 2017 at 8:52 pm 1 comentario

En los proverbios latinos y griegos se esconde nuestro ADN europeo

“Dizionario delle sentenze latine e greche” de Renzo Tosi, publicado por Bur

Dos estatuas de la muestra Serial Classic (2015) en la Fundación Prada de Milán

Fuente: MARIO GAROFALO  |  Corriere della Sera
27 de junio de 2017

Hay varias maneras de utilizar un diccionario. Se puede tenerlo guardado en la estantería y consultarlo cuando hay necesidad, o bien navegar por él, aterrizando aquí y allá, disfrutando de cada voz que se ofrece a la vista, yendo de flor en flor, porque, como decía Séneca, apes debemus imitari, debemos imitar a las abejas.

Si además el diccionario es una recopilación de proverbios latinos y griegos, esta lectura a saltos puede ser algo diferente y más profundo que el simple deleite erudito, puede resultar una búsqueda útil del sentido de nuestra identidad europea, una búsqueda de las raíces profundas de nuestra cultura común.

Dizionario delle sentenze latine e greche, de Rezo Tosi

No es necesariamente preciso creer – como hace el autor Renzo Tosi- que sea posible construir una ciencia de la literatura que tenga la misma dignidad y la misma precisión que la física, la química o la astronomía. Es suficiente con dejarse transportar por las 2.412 olas de este vocabulario de instrucciones para la vida para entender que estos proverbios inventados hace cientos de años son parte de nuestro ADN común, del de los franceses, los británicos, los alemanes, los españoles. Y no -como creía Guicciardini- porque “los proverbios nacen de la experiencia o de la observación real de las cosas, que en todos los lugares es igual o similar”, sino más bien porque las sentencias se han propagado con el tiempo a todos los continentes.

Ha sucedido así, por ejemplo, con la máxima Vulpem pilum mutare, non mores (“la zorra cambia su pelo, no sus costumbres”) que nació cuando un pastor de bueyes, inmortalizado por Suetonio, reprendió al emperador Vespasiano por ser un avaro incorregible. Aquella zorra se convirtió en un lobo para los italianos (“il lupo cambia il pelo ma non il vizio”), pero fue adoptada también por los franceses (“Le renard change de poil, mais non de naturel”), por los alemanes (“Der Füchs ändert den Balg, und bleibt ein Schalk”) y por los portugueses (“Raposa, cai o cabelo, mas não deixa de comer galinha”).

Han tenido también un éxito internacional expresiones como Non omne id, quod fulget, aurum est (“no es oro todo lo que reluce”), que es de origen medieval, y Soles duabus sellis sedere (“acostumbras a sentarte en dos sillas”), que en italiano y español se ha convertido en “jugar a dos bandas”.

La pronunció por primera vez el mimo Laberio, cuando Cicerón se negó a dejarle sitio en el Senado en protesta por la decisión de César de ampliar la institución. A ello Laberio le respondió diciéndole que era su costumbre sentarse en dos sillas, en el sentido de que el de Arpino no tomaba partido por ninguno de los dos contendientes, Pompeyo o César, sino que adulaba a ambos por igual.

En el Dizionario delle sentenze latine e greche (Bur, edición actualizada con la incorporación de nuevas voces al volumen de 1991) la sabiduría está esculpida en una lengua de mármol. Es la solemnidad de las máximas que aún hoy utilizan los abogados para impresionar a los clientes, como el célebre Summum ius summa iniuria, “la justicia perfecta conduce a la perfecta injusticia”: Tosi explica que esta sentencia fue escrita por vez primera por Cicerón y recogida después con el paso de los siglos por Erasmo, Balzac, Dostoievski y Dürrenmatt. Es la poesía de la naturaleza madrastra, que antes que en Leopardi encontró en Lactancio su consagración: Naturam non matrem esse humani generis, sed novercam, “la naturaleza no es la madre del género humano, sino su madrastra”.

En lo que a consejos prácticos se refiere, tenemos que corregir nuestro modo de entender el Mens sana in corpore sano. En tiempos de los romanos no quería decir que tenemos que mantenernos en forma para pensar mejor. Juvenal escribió Orandum est ut sit mens sana in corpore sano para decir que hay que pedir a la divinidad un espíritu fuerte y un físico robusto para soportar las dificultades y no tener miedo a la muerte.

Y tan agradable es desvelar el origen de las sentencias conocidas cuanto descubrir otras menos conocidas, como la que advierte de aquel que ha leído un solo libro y pretende con ello conocer a fondo un tema (Timeo lectorem unius libri, atribuida a Santo Tomás de Aquino). O como aquella según la cual el veneno se bebe en copa de oro (Venenum in auro bibitur, escribió Séneca en el Tiestes), debido a que las cosas peores se ocultan a menudo entre las mejores. Hurgando hurgando, encontramos incluso similitudes con el lenguaje de la política y explicaciones a las inexplicables metáforas de Pier Luigi Bersani: antes del pavo fue el ”asno en el tejado” (Asinus in tegulis), que Petronio utilizó para referirse a una aparición mágica e inesperada, tal como para causar miedo. ¿Y la vaca en el pasillo? Livio, para evocar la misma atmósfera extraña que Petronio, describe dos bueyes que subieron las escaleras hasta llegar al tejado de la casa.

 

29 junio 2017 at 9:00 pm Deja un comentario

Nuevos estudios determinan quién fue el fabricante del pecio romano de Porto Cristo (Mallorca)

Se trata de un pecio de unos 30 metros de la época de Nerón construido por Caius Iulius en el I dC

Fuente: S. Sansó  |  Diario de Mallorca
29 de junio de 2017

El pecio romano de las llumetes hundido frente a la playa de Porto Cristo podría haber sido un barco de la época del emperador Nerón, de unos 30 metros de largo y posiblemente hecho por el fabricante Caius Iulius, según indican las tres inscripciones que este año se han localizado en las maderas que aún se conservan en el fondo submarino de la localidad.

Eso explica el arqueólogo submarino Javier Rodríguez, que junto con Sebastià Munar forma parte del equipo científico que dirige las excavaciones del yacimiento subacuático. “Nos encontramos ante una embarcación romana del siglo I dC que iba cargada de ánforas, llumetes, vino, aceite y materiales de obra que procedían del sur de la Península. Es la única excavación arqueológica que estudia un barco de época romana en Balears”, señala Munar.

“Tenemos que ser conscientes de que los tesoros que tenemos en las costas de nuestro municipio son de todos, es importante que los conservamos porque como en este caso, pueden contener informaciones únicas en el mundo”, comenta la concejala de Educación y Patrimonio, Catalina Riera.

Durante un mes un equipo formado por arqueólogos, restauradores, especialistas en estudios de materiales, especialistas en arqueología naval y algunos voluntarios han trabajado en el fondo marino de Porto Cristo. “El objetivo es seguir con la investigación de este barco de la antigüedad que realiza el Instituto Balear de Estudios en Arqueología Marítima (IBEAM), y que el Museo de Manacor pueda seguir desalinizando, restaurando y musealizando los importantes hallazgos que surgen de este yacimiento submarino”, ha explicado la concejala de Cultura y Turismo local, Antonia Llodrà.

Los arqueólogos han destacado que la arquitectura naval de la embarcación se encuentra en muy buen estado de conservación y esto posibilita que se pueda hacer un estudio cuidadoso de cómo era este barco romano. “El no es sacar el barco a la superficie, ni tampoco sacar muchas piezas porque los objetos han estado unos dos mil años en el mar y sacar las piezas podría ponerlas en peligro”, explica el codirector del excavación Sebastià Munar.

Con todo, las piezas con posibilidades de conservación se irán depositando en el Museo de Historia de Manacor para que puedan durar muchos años en las vitrinas y los almacenes, añade su directora, Magdalena Salas. Este proyecto cuenta con la financiación del Consell de Mallorca y del ayuntamiento de Manacor.

 

29 junio 2017 at 1:14 pm Deja un comentario

Aquiles descubierto por Ulises y Diómedes, de Rubens, con comentarios en latín

Aquiles descubierto por Ulises y Diómedes (1617 – 1618) de Pedro Pablo Rubens con comentarios en latín de Jorge Tárrega Garrido, Presidente del Collegium Latinitatis.

Esta presentación forma parte de una serie de recorridos didácticos impartidos en latín para conocer las principales obras mitológicas de Rubens entre las que también figuran El juicio de Paris, Las tres Gracias y El banquete de Tereo.

Esta iniciativa propone aunar la cultura artística y la lengua fundacional de la cultura europea, que sirvió de vehículo de comunicación durante siglos.

Más información sobre esta obra:
https://www.museodelprado.es/coleccio…

Fuente: Fuente: Canal del Museo Nacional del Prado en Youtube

 

28 junio 2017 at 9:05 pm Deja un comentario

Banquete de Tereo, de Rubens, con comentarios en latín

Banquete de Tereo (1636 – 1638) de Pedro Pablo Rubens (y taller) con comentarios en latín de Esteban Bérchez Castaño, vicepresidente del Collegium Latinitatis.

Esta presentación forma parte de una serie de recorridos didácticos impartidos en latín para conocer las principales obras mitológicas de Rubens entre las que también figuran Las tres Gracias, El juicio de Paris y Aquiles descubierto por Ulises y Diómedes.

Esta iniciativa propone aunar la cultura artística y la lengua fundacional de la cultura europea, que sirvió de vehículo de comunicación durante siglos.

Más información sobre esta obra:
https://www.museodelprado.es/coleccio…

Fuente: Fuente: Canal del Museo Nacional del Prado en Youtube

 

28 junio 2017 at 8:55 pm Deja un comentario

El juicio de Paris, de Rubens, con comentarios en latín

El juicio de Paris (h. 1638) de Pedro Pablo Rubens con comentarios en latín de Jorge Tárrega Garrido, presidente del Collegium Latinitatis.

Esta presentación forma parte de una serie de recorridos didácticos impartidos en latín para conocer las principales obras mitológicas de Rubens entre las que también figuran Las tres Gracias, El banquete de Tereo y Aquiles descubierto por Ulises y Diómedes.

Esta iniciativa propone aunar la cultura artística y la lengua fundacional de la cultura europea, que sirvió de vehículo de comunicación durante siglos.

Más información sobre esta obra:
https://www.museodelprado.es/coleccio…

Fuente: Canal del Museo Nacional del Prado en Youtube

 

28 junio 2017 at 8:45 pm Deja un comentario

Las tres Gracias, de Rubens, con comentarios en latín

Las tres Gracias (1630 – 1635) de Pedro Pablo Rubens con comentarios en latín de Esteban Bérchez Castaño, vicepresidente del Collegium Latinitatis.

Esta presentación forma parte de una serie de recorridos didácticos impartidos en latín para conocer las principales obras mitológicas de Rubens entre las que también figuran El juicio de Paris, El banquete de Tereo y Aquiles descubierto por Ulises y Diómedes.

Esta iniciativa propone aunar la cultura artística y la lengua fundacional de la cultura europea, que sirvió de vehículo de comunicación durante siglos.

Más información sobre esta obra:
https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/las-tres-gracias/145eadd9-0b54-4b2d-affe-09af370b6932?searchMeta=las%20tres%20gracias

Fuente: Canal del Museo Nacional del Prado en Youtube

 

28 junio 2017 at 8:35 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

junio 2017
L M X J V S D
« May   Jul »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente